Sanciones, abuso sexual y silencio: una introducción a la saga del Papa


Nicole Winfield

10 de septiembre de 2018

Sanciones, abuso sexual y silencio: una introducción a la saga del Papa

En esta foto de archivo del 22 de agosto de 2018, el Papa Francisco se queda pensativo durante su audiencia general semanal en el Vaticano. (Crédito: Andrew Medichini / AP.)

ROMA. Dos semanas después de que el Papa Francisco entrara en crisis por las acusaciones de que encubrió la mala conducta sexual del ex cardenal Theodore McCarrick, Francis se negó a responder, su acusador cambió su historia y una gran cantidad de nuevos personajes entraron en la refriega.

Cardenales, obispos, sacerdotes y fieles comunes están exigiendo respuestas, dado que el Vaticano sabía desde al menos 2000 sobre las acusaciones de que McCarrick había acostado a seminaristas.

Francis está bajo una creciente presión para responder a los reclamos del arzobispo Carlo Maria Vigano de que rehabilitó a McCarrick de las sanciones que el Papa Benedicto XVI había impuesto.

Aquí hay una mirada al escándalo, que ha dividido a la jerarquía católica de los EE. UU. Y ha empañado aún más el historial de abuso de Francis.

¿Cuál fue la acusación original?

Vigano dijo en su exposición del 26 de agosto que Benedicto impuso «sanciones canónicas» a McCarrick en 2009 o 2010 que eran similares a lo que impuso Francisco este verano después de que McCarrick fuera acusado de manosear a un menor.

«El cardenal debía abandonar el seminario donde vivía, se le prohibía celebrar Misa en público, participar en reuniones públicas, dar conferencias, viajar, con la obligación de dedicarse a una vida de oración y penitencia». Vigano escribió.

Vigano dijo que le dijo a Francis el 23 de junio de 2013, que McCarrick había «corrompido a una generación de seminaristas y sacerdotes» y que Benedicto «le ordenó retirarse a una vida de oración y penitencia».

Pero dijo que Francis efectivamente rehabilitó a McCarrick y lo convirtió en un consejero de confianza mientras buscaba rehacer el liderazgo de la Iglesia de EE. UU. Para que se centrara menos en las guerras culturales.

El registro público, sin embargo, está plagado de evidencia de que McCarrick vivió una vida sin sanción a partir de 2009, viajando ampliamente por la iglesia, asistiendo a funciones oficiales, incluso en el Vaticano junto a Benedicto y Vigano, quien como embajador del Vaticano en 2012 tuvo la deber de honrarlo en una ceremonia de premios en Nueva York.

¿Cómo ha cambiado la historia de Vigano? 

Ante tal evidencia, Vigano modificó su historia para decir que mientras las medidas de Benedicto estaban en su lugar, McCarrick «no las obedeció» y Vigano no pudo imponerlas.

Vigano le dijo a LifeSiteNews , un sitio ultraconservador, que Benedicto había hecho las sanciones «privadas» probablemente porque McCarrick estaba retirado y Benedicto, tratando de evitar el escándalo, pensó que obedecería.

Incluso el conservador National Catholic Register , que publicó originalmente la revelación de Vigano, reconoció que la gravedad de las medidas informadas por Vigano ahora es una pregunta abierta.

Citando a alguien cercano a Benedicto, el Registro informó que Benedicto no podía recordar cómo manejó el asunto, pero que no había un decreto formal contra McCarrick, «solo una petición privada» para mantener un perfil bajo.

De ser cierto, eso socavaría la acusación central de Vigano de que Francis rehabilitó a McCarrick de las actuales sanciones canónicas.

¿Cómo ha respondido el Papa?

Horas después de que las acusaciones de Vigano salieran a la luz, Francisco dijo en una conferencia de prensa en vuelo: «No voy a decir una palabra sobre esto». Reto a los periodistas a investigar las afirmaciones de Vigano y dijo: «Si pasa el tiempo y saca sus conclusiones, tal vez voy a hablar «.

Dicho esto, Francisco se ha referido indirectamente al escándalo algunas veces desde entonces. Él ha dicho que «el silencio y la oración» a menudo son la mejor respuesta para las personas que buscan escándalo. Él ha dicho que no es cristiano acusar a otras personas, pero es necesario acusarse a sí mismo para reconocer el pecado. Y les ha dicho a los obispos recién ordenados que trabajen en comunión, no como actores solitarios empeñados en establecer puntajes personales.

La oficina de prensa del Vaticano ha rechazado todos los comentarios, negándose a decir qué sanciones se aplicaron, si es que hubo alguna, a McCarrick y qué hizo, si es que lo hizo, con Francis.

¿Qué estaba pasando en 2013?

Cuando Francisco y Vigano se conocieron en junio de 2013, Francisco tenía tres meses en un nuevo trabajo en el que sabía que iba a enemistarse con el tipo de guerreros de la cultura conservadora que Vigano defendió.

Un mes después del encuentro informado sobre el pasado sexual de McCarrick, Francisco continuaría ganando elogios del mundo católico liberal por decir de otro presunto sacerdote gay que había nombrado como consejero cercano: «¿Quién soy yo para juzgar?»

Eso sugiere que Francisco, al menos en 2013, no consideró que la vida sexual pasada o la orientación homosexual de sus consejeros fuera una ofensa de despido, ni reconoció que esas relaciones pudieran constituir un abuso de poder.

Pero Francisco sí reconoció que algo andaba mal cuando envió al principal experto en abuso sexual del Vaticano para investigar al cardenal escocés Keith O’Brien, quien se retiró del cónclave que eligió al papa Francisco debido a las acusaciones de que se acostó con seminaristas.

O’Brien era un conservador de línea dura sobre la homosexualidad cuyos pecadillos sexuales se transmitían públicamente, lo que podría explicar la disparidad en el tratamiento.

¿Cómo se ha recibido esto en los Estados Unidos?

Más de una semana antes de la revelación de Vigano, el jefe de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, el cardenal Daniel DiNardo, anunció que quería una audiencia con Francisco para presentar su solicitud de una investigación completa del Vaticano sobre el caso McCarrick.

En ese momento, el llamado de DiNardo fue visto como un juego de poder por parte de los obispos estadounidenses, quienes fueron criticados por haber cubierto a McCarrick durante décadas, para transferir la culpa al Vaticano. McCarrick fue nombrado arzobispo de Washington y cardenal en 2001 por el Papa Juan Pablo II, a pesar de saber en el Vaticano que se acostó con seminaristas.

DiNardo siguió su pedido de una investigación del Vaticano con una declaración diciendo que las acusaciones de Vigano merecen respuestas. Más de una docena de obispos estadounidenses se han hecho eco del llamado, aunque otros, incluido un alto cargo designado por Francisco, el cardenal Blase Cupich, han objetado. Cupich ha dicho que Francisco no debería ir al «agujero del conejo» respondiendo.

No se ha establecido ninguna fecha para una audiencia DiNardo. Pero él debe llegar a Roma el 27 de septiembre para presidir una ceremonia de ordenación de diáconos para los seminaristas del Colegio Norteamericano, el seminario estadounidense que se encuentra justo arriba del Vaticano.

Mientras tanto, Francisco se ha reunido con el asediado cardenal de Washington Donald Wuerl, quien enfrenta pedidos para renunciar tanto al escándalo de McCarrick como por maltratar algunos casos de abuso cuando era obispo en Pittsburgh. Esos casos fueron expuestos en un reciente informe del gran jurado de Pensilvania.

En otro golpe a la capacidad de Wuerl para dirigir, uno de sus propios diáconos dijo en una carta publicada el domingo que podía, con buena conciencia, no asistirlo más a la misa y le pidió que renunciara.

Wuerl en verdad ofreció renunciar hace dos años cuando cumplió 75 años, por lo que la decisión de cuándo se va solo le queda a Francisco.

¿Quién está hablando ahora?

En medio del silencio oficial del Vaticano, algunos nuevos jugadores han surgido para tratar de desacreditar la versión de los hechos de Vigano y defender a Francisco.

Uno de ellos es un rostro familiar, el padre Federico Lombardi, el jesuita que sirvió como portavoz del Vaticano para Benedicto y Francisco hasta 2016. El fin de semana pasado, en medio de una crisis de comunicaciones para el Vaticano, se anunció que Lombardi se reincorporaría a la revista jesuita La Civilta Cattolica , que sirve como un portavoz no oficial para el papado.

También el pasado fin de semana, Lombardi y su asistente de habla inglesa, el padre Thomas Rosica, emitieron una declaración conjunta impugnando la versión de Vigano de los eventos sobre la controvertida reunión que Vigano orquestó entre el Papa y el activista anti-matrimonio matrimonial estadounidense Kim Davis durante la visita de Francisco a la NOS

El encuentro fue noticia porque fue visto como un respaldo papal a la campaña altamente politizada de Davis, algo que Francisco había querido evitar.

Vigano afirmó que Francisco solo recibió elogios por su manejo de la visita. Pero Lombardi y Rosica emitieron una declaración, basada en las notas manuscritas de Rosica de la época, recordando que Vigano mismo había informado que Francisco lo regañó por haberlo «engañado» acerca de Davis y omitiendo que ella había estado casada cuatro veces.

https://cruxnow.com/vatican/2018/09/10/sanctions-sex-abuse-and-silence-a-primer-on-the-pope-saga/

El cardenal O’Malley defiende el manejo de la carta sobre McCarrick


10 de septiembre de 2018

La Arquidiócesis de Boston ha publicado una declaración que explica por qué el Cardenal Sean O’Malley no recibió una carta de advertencia de junio de 2015 sobre la conducta sexual inapropiada por parte del ex cardenal Theodore McCarrick.

El Cardenal O’Malley ha dicho que él personalmente no recibió la carta del Padre Bonifacio Ramsey, aunque fue dirigida a su atención. Explicó que su sacerdote secretario, el padre Robert Kickham, abrió y respondió a la carta.

En una nueva declaración pública, que no alude directamente a la carta del padre Ramsey, la arquidiócesis de Boston dice que debido a que el cardenal O’Malley recibe una gran cantidad de correspondencia en su cargo como presidente de una comisión papal sobre abuso sexual, «el proceso ha sido para su sacerdote secretario revisar la correspondencia y responder sobre asuntos que cayeron fuera del mandato de la Comisión. Sin embargo, la declaración continúa, el cardenal ahora ha «revisado el protocolo» para que él «revise personalmente todas las cartas que lleguen a su oficina» si están relacionadas con el abuso sexual.

El padre Kickham ha sido criticado por aparentemente no alertar al Cardenal O’Malley sobre las quejas contra McCarrick. Pero la declaración de la arquidiócesis enfatiza que «el padre Kickham es un miembro esencial y valorado del personal superior del cardenal», que tiene «la fe y la confianza plenas del cardenal y el apoyo de sus hermanos sacerdotes».

https://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=38525

La carta confirma que los funcionarios del Vaticano conocían las acusaciones de McCarrick en 2000


La cúpula de la Basílica de San Pedro en el Vaticano está enmarcada por árboles. (Foto CNS / Paul Haring)

Por Robert Duncan y Junno Arocho Esteves
Catholic News Service

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Un alto funcionario de la Secretaría de Estado del Vaticano reconoció las acusaciones hechas por un sacerdote de Nueva York en 2000 sobre el arzobispo Theodore E. McCarrick, según una carta obtenida por Catholic News Service.

El padre Bonifacio Ramsey, pastor de la iglesia San José Yorkville en la ciudad de Nueva York, dijo un CNS el 7 de septiembre que recibió la carta del 11 de octubre de 2006, del entonces arzobispo Leonardo Sandri, el ex sustituto del Vaticano para temas generales, solicitando información sobre un sacerdote de la Arquidiócesis de Newark que estudió en el Seminario de la Inmaculada Concepción y que estaba siendo examinado para un puesto en una oficina del Vaticano. Hizo la carta disponible para CNS.

Entonces, el arzobispo Sandri le escribió al padre Ramsey: «Pregunto con especial referencia a los asuntos seriales que involucran a algunos estudiantes del Seminario de la Inmaculada Concepción, que en noviembre de 2000 es lo que menos bueno para llamar confidencialmente al entonces Nuncio Apostólico en los Estados Unidos, el difunto arzobispo Gabriel Montalvo «.

Una carta fechada el 11 de octubre de 2006 del Arzobispo Leonardo Sandri, entonces sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, al Padre Bonifacio Ramsey hace referencia a una carta de noviembre de 2000 que el Padre Ramsey había escrito en Arzobispo Mons. Gabriel Montalvo, nuncio del Vaticano ante los Estados Unidos. abuso sexual cometido por el arzobispo Theodore E. McCarrick. La carta, escaneada y entregada por el Padre Ramsey al Servicio Noticioso Católico el 7 de septiembre, confirma los comentarios pasados ​​del Padre Ramsey y también confirma elementos del testimonio del 26 de agosto del Arzobispo Carlo María Vigano, ex nuncio de los Estados Unidos . (Foto CNS / cortesía del Padre Bonifacio Ramsey) (Nombre del sacerdote redactado por el Padre Ramsey y el CNS).

El padre Ramsey había estado en la facultad de medicina de 1986 a 1996 y había enviado una carta al arzobispo Montalvo en 2000 informándoles de las quejas que escuchó de los seminaristas que estudiaban en el laboratorio, ubicado en South Orange, Nueva Jersey.

En la carta, el padre Ramsey le dijo a CNS: «Me quejé de las relaciones de McCarrick con los seminaristas y todo el asunto de acostarme con seminaristas y todo eso», dijo el padre Ramsey.

El padre Ramsey dijo que asumió la razón por la cual la carta del entonces arzobispo Sandri, que ahora es cardenal y el prefecto de la Congregación para las Iglesias orientales, solo que hablaba de «asuntos serios que involucraban», un seminarista y no el comportamiento del arzobispo McCarrick porque las acusaciones contra el ex cardenal «Demasiado sensible».

«Mi carta del 22 de noviembre de 2000 habla sobre McCarrick y no acusaba a los seminaristas de nada; estaba acusando a McCarrick».

Mientras el padre Ramsey dijo que nunca había recibido una respuesta formal a la carta que había enviado en 2000, dijo que el CNS estaba seguro de que la carta había sido recibida por la nota que recibió de entonces, el arzobispo Sandri en 2006, reconociendo las acusaciones que había planteado en 2000.

La carta de 2006 no solo confirma comentarios anteriores hechos por el Padre Ramsey, sino también elementos de un documento escrito por el Arzobispo Carlo María Vigano, quien se desempeñó como nuncio en los Estados Unidos de 2011 a 2016.

En una declaración de 11 páginas, publicada el 26 de agosto, el Arzobispo Vigano acusó a los funcionarios de la iglesia, incluido el Papa Francisco, de no actuar sobre las acusaciones de abuso sexual, como el abuso de conciencia y poder por ahora, el Arzobispo McCarrick.

El arzobispo Vigano declaró que el Vaticano se había enviado en 2000, cuando era un funcionario de la Secretaría de Estado, de las acusaciones de que el arzobispo McCarrick compartió su lecho con seminaristas. El arzobispo Vigano dijo que el Vaticano escuchó la acusación de los nombres de los estadounidenses en el tiempo: el arzobispo Montalvo, que sirvió desde 1998 hasta 2005 y el arzobispo Pietro Sambi, que sirvió desde 2005 hasta 2011.

A multas de junio, el entonces cardenal McCarrick, arzobispo jubilado de Washington de 88 años, dijo que ya no ejercía ningún ministerio público «en obediencia» al Vaticano después de una acusación de abuso de un adolescente hace 47 años en la Arquidiócesis de Nueva York fue encontrado creíble. El entonces cardenal ha dicho que es inocente.

Desde entonces, varios ex seminaristas han declarado que el entonces cardenal invitaría a grupos de ellos a una casa en la playa e insistiría que los miembros del grupo compartan una cama con él.

– – –

Copyright © 2018 Catholic News Service / Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Envíe sus preguntas sobre este sitio a cns@catholicnews.com

https://cnstopstories.com/2018/09/07

El Consejo de Cardenales respalda al Papa, sugiere reemplazar a algunos miembros      


10 de septiembre de 2018

El Consejo de Cardenales ha emitido una declaración inusual de apoyo para el Papa Francisco, mientras que también sugiere que el Pontífice considere reemplazar a algunos de sus miembros.

Reunido en Roma para una serie de reuniones de 3 días que comenzó el 10 de septiembre, el Consejo pronunció una declaración pública expresando «plena solidaridad con el Papa Francisco ante lo sucedido en las últimas semanas». La declaración continuó diciendo que «la Santa Sede está a punto de formular las aclaraciones necesarias». Obviamente, el Consejo estaba respondiendo a las críticas públicas sobre el manejo por parte del Papa de las denuncias de abuso sexual. La declaración no aludía directamente a los cargos planteados por el arzobispo Carlo Maria Vigano. El propio Papa Francisco ha dicho que no responderá a los cargos, pero la declaración del Consejo parece indicar que se puede esperar alguna respuesta del Vaticano.

El Consejo también dijo que había «decidido pedir al Papa una reflexión sobre el trabajo, la estructura y la composición del propio Consejo, teniendo en cuenta la edad avanzada de algunos miembros». Cinco miembros del grupo están más allá de lo legal edad de jubilación de 75: los cardenales Maradiaga, Errazuriz, Monsengwo, Pell y Bertello.

La declaración del Consejo no refleja el hecho de que tres miembros -los Cardenales Errázuriz, Maradiaga y O’Malley- también hayan sido criticados por no responder a las denuncias de abuso sexual. El propio Cardenal Pell ha sido acusado de abuso sexual y se ha retirado de sus funciones mientras respondía por cargos criminales en su Australia natal.

El Papa Francisco creó el Consejo de Cardenales en 2013 y nombró a los ocho miembros originales por 5 años. (Más tarde añadió al cardenal Pietro Parolin, el Secretario de Estado, para formar un consejo de nueve miembros). Esos términos originales ya han expirado, pero el Pontífice no ha hecho ningún cambio en el grupo.

La declaración pública del 10 de septiembre del Consejo de Cardenales, emitida el día de la apertura de la reunión del grupo, era en sí misma inusual. En sus 25 reuniones públicas anteriores, el Consejo generalmente no ha emitido ninguna declaración hasta la conclusión de su sesión de 3 días.

https://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=38535

LLORAR POR NUESTRA TAN QUERIDA Y DOLORIDA NICARAGUA CON Y COMO JESÚS


PARA LEER EL ARTICULO, ABRA EL SIGUIENTE ENLACE:

5a Entrega Nicaragua Dolorida y Jesús.

 

http://sicsal.net/articulos2/node/964

CONFIRMADO: EE.UU. CIERRA OFICINA DE LA OLP EN WASHINGTON


Confirmado: EE.UU. cierra oficina de la OLP en Washington

Enlace Judío México e Israel – El gobierno del presidente Donald Trump confirmó su decisión de clausurar la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Washington.

De acuerdo al comunicado oficial del Departamento de Estado emitido por su vocera Heather Nauert, “después de una revisión cuidadosa”, el gobierno decidió tomar esta decisión dado que la OLP “no ha tomado los pasos para avanzar el inicio de negociaciones directas y significativas con Israel” desde el pasado mes de noviembre de 2017, cuando renovó el permiso para que la oficina opere en EE.UU.

La administración asegura que en vez de ello, la OLP se enfocado en condenar el plan propuesto por Trump para resolver el conflicto palestino israelí sin que ni siquiera este se haya presentado, y que se han negado a acercarse a los norteamericanos con respecto a este esfuerzo  de paz.

De la misma manera, otra de las razones otorgadas para el cierre de la oficina son los “intentos palestinos para promover una investigación sobre Israel por la Corte Penal Internacional”, se lee en el comunicado.

Nauert finaliza señalando que EE.UU. continúa creyendo en las negociaciones entre israelíes y palestinos y su compromiso para lograr la paz sigue firme, añadiendo que esto “no debería ser explotado por aquellos que buscan actuar como saqueadores para una distracción del imperativo de lograr un acuerdo de paz”.

Esta decisión llega a una semana de que la administración Trump también anunciara la detención de ayuda financiera de EE.UU. a la UNRWA, la agencia de la ONU encargada de los refugiados palestinos, de la cual era su mayor aportador.

La decisión se argumento bajo el hecho de que el gobierno de Trump considera a la UNRWA un organismo ineficiente e “irremediablemente” fallido en su estructura para canalizar los fondos que recibe a nivel mundial, los cuales ascienden a más de mil millones de dólares anuales.

Al tenor de esto, este fin de semana el gobierno norteamericano también anunció el recorte de una ayuda de 25 millones de dólares para hospitales palestinos en Jerusalén Oriental, indicando que los recanalizará hacia “proyectos de alta prioridad en otros lugares”.

La Casa Blanca apunta a estas acciones como maneras de presión sobre los palestinos para canalizarlos de nuevo a un nuevo proceso de paz con los israelíes, después de meses en que se han apartado de entablar conversaciones con EE.UU. debido al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por Trump el pasado mes de diciembre,

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

https://www.enlacejudio.com/2018/09/10/confirmado-ee-uu-cierra-oficina-de-la-olp-en-washington/

La devoción a María Sacerdote es una tradición «latente» que sugiere que las mujeres pueden ser ordenadas


La tradición implícita

A través de los siglos, los fieles habían tenido una devoción a María como sacerdote. Intuitivamente vieron, con su «sentido católico», que María compartía el sacerdocio de Cristo más que nadie. Implícitamente, su devoción contenía una fuerte, aunque inusual, convicción silente de que María, aún siendo mujer, podría haber sido ordenada como sacerdote tanto como un hombre. Por momentos, esta convicción era expresada explícitamente.

GalleriaLa Iglesia siempre ha creído que su verdadera Tradición no se expresa totalmente por argumentos o prácticar externas solamente. La Tradición contiene «el evangelio que nuestro Señor no escribió, pero enseñó de palabra e implantó en el corazón de la gente, y parte de él fue escrito por los evangelistas, mientras que mucho de él fue simplemente confiada al corazón de los fieles» (Joseph Ratzinger, ‘On the Interpretation of the Tridentine Decree on Tradition’, en Revelation and Tradition por K. Rahmer y J. Ratzinger, Burns & Oates, Londres, págs. 50-68). Esta tradición es conocida como «el Evangelio en el corazón».

Es mi argumento que, a través de los siglos, los católicos han sabido, en sus corazones y en la médula de sus huesos, que las mujeres son iguales ante Dios y que no puede haber una objeciión fundamental a la ordenación de las mujeres al sacerdocio. Esta convicción interior fue el «sensus fidelium», el sentido cristiano de fe, la mente de la Iglesia: Ecclesiae Catholicae sensus, también llamado consensus Ecclesiae, recordando en estas últimas expresiones que la «Iglesia» sobrevive y se mantiene por toda la comunidad de los fieles.

Lea cómo el Cardenal Henry Newman y el Fr. Yves Congar describen esta tradición «latente».

A medida que examinamos la historia de la Iglesia – nuestra historia como la comunidad creyente en Crisot – descubrimos bajo la oposición cultural a las mujeres sacerdotes, una percepción constante que va contra las ideas sociales y culturales oficialmente aceptadas. Una forma en que este sensus fidelium expresaba su convicción es a través de la aceptación, por mucho tiempo, de María como el más eminente de los sacerdotes.

La devoción a María Sacerdote

Esta devoción puede ser documentada de varias maneras:

  1. Consistía en la fuerte creencia de que María era, sin duda, un sacerdote.
    La Tradición indica cuatro razones principales: María provenía de una familia de sacerdotes; María ejercía funciones sacerdotales; María nos dio la Eucaristía y María procuró el perdón de nuestros pecados.
  2. La Tradición enfatizaba especialmente el rol de María como sacerdote sacrificatorio
    El rol de María como sacerdote sacrificatorio es visto particularmente en su ofrecimiento de Jesús en la presentación en el Templo y durante la cruxificción en el Calvario.
  3. La devoción a María Sacerdote creció principalmente entre los ministros ordenados
    Se consideraba que María tenía una relación especial con los sacerdotes, no tan sólo en la celebración de la Eucaristía.
  4. La devoción a María Sacerdote ha estado presente a través de la historia de la Iglesia.
    Lea el testimonio de teólogos y escritores espirituales, con referencias a citas extensas.
  5. La devoción a María Sacerdote también fue expresada en el arte sacro.
    Visite nuestra Galería de Imágenes de María Sacerdote.

María y el Sacramento del Orden

Los antiguos escritores estaban bien conscientes del detalle de que, de acuerdo con las percepciones culturales y teológicas de su tiempo, las mujeres no podían ser ordenadas. ¿Cómo se relaciona esto con María?

La solución que ofrecieron fue que, aunque María no recibió el Sacramento del Orden como lo reciben los sacerdotes hoy día, ella poseía un sacerdocio equivalente y eminente. Señalaban en particular:

  • María fue ordenada por una consagración interior, distinto al exterior dado a los sacerdotes hoy día en la ordenación. Fue el mismo Espíritu Santo quien ordenó a María.
  • Otros dicen que fue Cristo quien consagró a María, haciéndola sacerdote. Cristo extendió su propio sacerdocio a ella. Él delegó su espiritualidad y le comunicó su propia dignidad a ella.
  • María compartía el carácter sacerdotal propio de Jesús.
  • A pesar de que María no fue ordenada sacramentalmente, poseía la sustancia del sacerdocio al más alto grado. La eminencia del sacerdocio residía en María.
  • En María, el obstáculo de su sexo fue salvado.

Lea María y el Sacramento del Orden para más detalles.

Lea también el excelente artículo de la Dra. Tina Beattie, «¿María la Virgen Sacerdote?».

Conclusión

La devoción de María Sacerdote revela una tradición latente, de acuerdo a la cual, no hay razón válida para excluir a las mujeres de la ordenación, simplemente por ser mujeres.

Texto: John Wijngaards
Traducción: Ivelisse Colón-Nevárez

http://www.womenpriests.org/sp/mrpriest/m_gen.asp

«Terror, Trump y Trama»


September 10, 2018

Es esta una nueva llamada de artículos para la edición 2019 de la revista de ESWTR con el título «Terror, Trump y Trauma».

El tema del próximo número de la Revista 2019 de la European Society of Women in Theological Research (ESWTR) estará dedicado a las reflexiones teológicas sobre experiencias religiosas en las situaciones sociales de frontera, así como de los acontecimientos traumáticos que desde Europa están relacionados, tanto de hecho como simbólicamente, con las recientes elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América.

Con esta revista que adopta conscientemente una perspectiva interreligiosa y teológica, se quiere contribuir al debate político acerca de los acontecimientos que tienen lugar en Europa.

Se nos invita a enviar reflexiones en torno a los siguientes temas:

  1. Creemos en aquello que queremos: clima y teología post-fáctica.

  2. Mujeres, política y fe: terror ideológico y enfrentamiento interreligioso.

  3. Apertura y límites: fundamentalismo en las micro y macro estructuras

El plazo de presentación de los artículos para el número de 2019 finaliza el día 15 de octubre de 2018.

Cada artículo enviado a la revista ESWTR será revisado por las editoras y después evaluado anónimamente por dos grupos diferentes. Serán aceptados para su evaluación solo aquellos artículos que hayan sido escritos en la lengua materna de cada autora o bien que hayan sido traducidos de modo adecuado[1]. Además, deben también adecuarse rigurosamente a las normas de citación de la revista. Podrán encontrar estas normas en: http://www.eswtr.org/es/publicaciones/revista/formatvorlagen.

Para cualquier información, por favor, poneos en contacto con Sabine Dievenkorn: sabine.dievenkorn@gmail.com.

[1] Las editoras de la revista pueden ofrecer alguna ayuda u orientación en los tres idiomas.

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2018/09/10/Terror-Trump-y-Trama?message_id=77feca59-1356-4f27-9c6d-f9c0d6e5dd1f

CÓMO HABLAR A LOS NIÑOS SOBRE EL ABUSO SEXUAL EN LA IGLESIA


shutterstock 11562090282

Washington DC, 9 de septiembre de 2018 CNA.- Al hablar con sus hijos sobre los escándalos de abusos sexuales en la Iglesia, los padres deben escuchar las preocupaciones de sus hijos y tener cuidado de no hacer suposiciones, dijeron expertos a la CNA.

Al hablar sobre el tema del abuso, «el primer paso es ser sensible [a] la edad y la etapa en la que se encuentra el niño», dijo el Dr. Gregory Popcak, fundador y director ejecutivo del Pastoral Solutions Institute, a CNA.

«Ciertamente, un jardín de infantes el niño de la edad no necesitaría saber tanto como lo haría un adolescente, o incluso un estudiante de escuela intermedia «.

Al abordar el tema, Popcak dijo que los padres deberían preguntarles a sus hijos sobre lo que entendieron sobre lo que escucharon o lo que piensan que sucedió.

Los padres deberían determinar lo que sus hijos realmente saben antes de preguntarles qué piensan sobre la situación, explicó Popcak. Sugirió a los padres que hicieran preguntas para ayudar a enmarcar la discusión, dando ejemplos como «¿Cuándo oíste eso? ¿Qué significa eso para ti?» Y «¿Qué opinas de eso?» Para tratar de discernir dónde comenzar a hablar de abuso sexual.

Los niños más pequeños, especialmente, pueden no saber cómo poner sus sentimientos en palabras. Popcak sugirió que los padres deberían proporcionar múltiples opciones de respuestas, como «miedo», «triste» o «confundido». Es primordial en este tipo de conversación identificar el conocimiento, la comprensión y la reacción de un niño ante una situación, dijo. , por lo que un padre puede abordar la principal preocupación del niño.

Los padres, explicó, tienden a «ponerse realmente ansiosos y, a veces, tratar de resolver en exceso al niño», y es por eso que es importante determinar qué es exactamente lo que un niño necesita de sus padres.

En lugar de intentar sobreexplicar o resolver un problema, Popcak dijo que lo más importante que un padre podría hacer es tranquilizar a su hijo diciéndole que, aunque tenga miedo o confusión, sus padres estarán allí para cuidarlos y protegerlos. . A los niños pequeños también se les debe recordar que pueden y deben ir con sus padres para hablar sobre cosas que los molestan o los hacen sentir incómodos.

Roy Petitfils, un consejero profesional con licencia que ha trabajado con adolescentes durante los últimos 25 años, estuvo de acuerdo con muchos de los puntos de Popcak. Le dijo a la CNA que aconsejaría a los padres que consideren cuidadosamente la edad de sus hijos antes de comenzar a hablar de la crisis de abuso, y que los niños más pequeños simplemente no necesitan o quieren saber más de lo necesario, o que pueden ignorar todo.

«No se debe decir todo lo que se puede decir. El hecho de que haya sucedido o esté sucediendo no significa que necesiten saberlo al respecto «, dijo Petitfils a la CNA.

«Como padres, nuestro papel es permitir que nuestros hijos tengan acceso a información apropiada para su edad».

Petitfils también dijo que los padres no deberían asistir a sesiones de terapia con sus hijos, ya que los adultos manejan los sentimientos y las emociones de manera diferente a los niños. Los adultos «no deben procesar [sus] sentimientos con los jóvenes, porque esto solo aumentará su ansiedad y confusión», explicó.

Los padres deberían esforzarse por validar los pensamientos y sentimientos de sus hijos, dijo Petitfils. Podrían decir cosas como: «Tiene perfecto sentido para mí que estés enojado, asustado y confundido acerca de todo esto» y explicar que estos sentimientos son normales.

Llegar a un acuerdo con el trauma del abuso sexual en la Iglesia afecta a los católicos de todas las edades. Pero aunque los padres pueden estar molestos al leer los informes gráficos de algunos casos, es muy importante que mantengan sus emociones bajo control cuando hablan de ello con sus hijos, dijo Petitfils. De lo contrario, esto puede empeorar la situación.

«Decirle a tu hijo que estás enojado en un tono calmado pero serio es útil. Gritar, pisotear y golpear cosas mientras estás enojado solo asustará y confundirá a tu hijo aún más «.

https://www.thebostonpilot.com/article.asp?h=How_to_talk_to_children_about_the_Church_sex_abuse_scandal&utm_source=ConstantContact&utm_med

Ser heroína bíblica, creyente y feminista | Jael de la Luz


 

christian feminism

POSTED ON 10/09/2018BY IN OPINIÓNPORTADAWITH 15 VIEWS

Algunas mujeres nacidas en las tradiciones protestantes, llevamos algún nombre bíblico porque nuestras madres, nuevas abuelas, nuestras pastoras y hermanas en la fe, al leer la biblia se identificaron con mujeres que protagonizan relatos bíblicos que se convirtieron en sus favoritos. Al nombrarnos María, Eliza, Dorcas, Jael, Débora, Betsaida, Eva y demás, seguramente las mujeres de nuestros linajes familiares descubrieron en esas historias un cierto sentido de redención y un reflejo de sus propias vidas, de sus propias aspiraciones, de sus propias frustraciones y sus propias victorias como mujeres de fe. A su manera, ellas tomaron la Biblia para hacer sus propias lecturas y se apropiaron de esas historias como mantras, haciéndonos saber que nuestra vida como mujeres ya era una bendición…

Al salir de esos espacios sagrados, de esas narrativas bíblicas que tomaban sentido dentro de nuestras comunidades locales de fe, enfrentarse a la sociedad como mujer y como protestante, teniendo un nombre por que cual siempre se preguntaba y al que se debía de dar respuesta, descubrimos que en la bendición llevábamos la opresión. Algunas mujeres que nacimos en países donde ser protestante es ser minoría, nos colocaba en un espacio de exclusión del cual luchamos por salir y demostrar a la sociedad que ser hija de Dios no era atentar contra la nación; luchamos porque en la escuela y en los vecindarios, no se burlaran de nuestros nombres, de nuestras creencias y de nuestras apariencias físicas. Y no siempre ganamos la batalla. Y luego, al crecer descubrimos que nuestros cuerpos infantiles dejaron de serlo cuando nuestros senos y caderas crecieron. Entonces María, Eliza, Dorcas, Jael, Débora, dejaban de ser las heroínas bíblicas para ser mujeres del siglo XXI donde ninguna mujer está a salvo…. Y por más que oramos y releimos la biblia en busca de consuelo, repasando las historias que de niñas nos contaron, no bastó cuando en la calle nos acosaron o nos violaron dentro y fuera de la iglesia, no basto cuando la pobreza obligó a nuestros padres y hermanos a migrar al norte… Tal pareciera ser que el espíritu guerrero de nuestras heroínas nos abandono…

Pero María, Eliza, Dorcas, Jael, Débora siguieron abriendo camino y releyeron la biblia con ojos y experiencias nuevas. Decidieron que creer y a quién creer para alimentar su espiritualidad. Comenzaron a buscar espacios y conocimientos para sanarse y restaurarse. Cuestionaron lo que les enseñaron de niñas y rompieron los silencios que en nombre de Dios se les impuso. Algunas Marías, Elizas, Dorcas, Jaels, Déboras, Evas, comenzaron a deconstruir a ese Yahvé, Jehová y Dios porque fue capaz de sacrificar a sus propias hijas y ponerlas como moneda de cambio por salvar a sus patriarcas. Se rebelaron contra ese Dios que en momentos dejó vacíos sin suplir. Y aún así, lo buscaron con otros rostros reencontrandolo en la vida cotidiana. Al reencontrarlo, algunas Marías, Elizas, Dorcas, Jaels, Déboras, Evas escucharon historias de otras mujeres fuera de la iglesia, y comprendieron que las violencias hacia las mujeres van más allá de la identidad religiosa. Y abrazaron a otras hermanas no de fe, sino de lucha.

Estas mujeres creyentes del siglo XXI comenzaron a cambiar sus maneras de mirarse a sí mismas, cambiaron sus maneras de relacionarse con sus linajes familiares y las mujeres de su comunidad de fe, y algunas nos autonombramos feministas porque encontramos como un evangelio que “el feminismo es la idea radical que las mujeres somos personas.” Esta idea me suena muy en consonancia con algunos principios de la Reforma, que al pensar el papel del hombre -hoy decimos las feministas, la humanidad-, le pensaron como personas que gozan de la libertad para acercarse Dios sin intermediarios (Lutero); o como la humanidad siendo la gloria de Dios (Calvino), o bien, haciendo énfasis sobre el momento en que “nuestras hijas e hijos tendrán sueños y visiones y todx aquel que invoque el nombre de Dios será salvx” (Pentecostalismo clásico).

Muchas Marías, Elizas, Dorcas, Jaels, Déboras, Evas nacerán y seguirán creciendo en nuestras comunidades de fe. Yo espero que quienes les antecedimos y sobrevivimos a las diversas violencias que vivimos por ser creyentes, mujeres y feministas, no se repitan en ellas. Yo espero para ellas un cielo lleno de estrellas donde la Biblia sea un libro de esperanza y liberación, donde su voz sea escuchada y no silenciada en nombre de sus ministerios, que sean libres al vivir su fe y alimentar su espiritualidad, que luchen dentro y fuera de las iglesias por su vida, por su autonomía, por sus derechos como mujeres y que se opongan a todo lo que en nombre de Dios les impongan. Espero que abracen su vulnerabilidad y sean amorosas consigo mismas, que rompan las dicotomías de lo sagrado y lo profano y que si el feminismo las hace libres, sigan donde su discernimiento les lleve que siempre una comunidad nos espera.

http://www.lupaprotestante.com/blog/ser-heroina-biblica-creyente-y-feminista-jael-de-la-luz/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: