En Riga, el llamamiento del papa Francisco a un ecumenismo misionero


image: https://es.la-croix.com/images/1000/en-riga-el-llamamiento-del-papa-francisco-a-un-ecumenismo-misionero.jpg

En Riga, el llamamiento del papa Francisco a un ecumenismo misionero

 El papa Francisco preside una oración ecuménica, el 24 de septiembre por la mañana, en la Catedral luterana de Riga. /Vincenzo Pinto/AFP 26 sep 2018, 14:24  0 Comentarios6VECES COMPARTIDO

En una Letonia de mayoría luterana, el papa Francisco aportó a la tercera jornada de su viaje a los países bálticos, el lunes 24 de septiembre, un carácter muy ecuménico.

En la Catedral luterana de Riga, destaca un órgano majestuoso que fue, en el momento de su construcción en el siglo XIX, el más grande del mundo. Frente a este monumento, el papa Francisco presidió una oración ecuménica, el lunes 24 de septiembre por la mañana, en el tercer día de su viaje a los países bálticos, consagrado a Letonia.

Refiriéndose a este órgano, orgullo de la historia letona, advirtió contra una fe convertida en “una pieza del pasado, una atracción turística y de museo que recuerda las gestas de antaño, de alto valor histórico, pero que ha dejado de movilizar el corazón de aquellos que lo escuchan”.

“No apagar la melodía que nos desafiaba a luchar por la dignidad de todo hombre y mujer”

“Nuestra fe no es para ocultarla, sino para darla a conocer y hacerla resonar en diferentes ámbitos de la sociedad”, afirmó durante esta oración acompañada por los magníficos cantos de un coro femenino.

Utilizando la metáfora musical, destacó que, “si la música del evangelio deja de ejecutarse en nuestra vida y se convierte en una bella partitura del pasado, dejará de romper las monotonías asfixiantes que impiden movilizar la esperanza, volviendo así estériles nuestros esfuerzos”.

“Si la música del evangelio deja de sonar en nuestras casas, en nuestras plazas, en los trabajos, en la política y en la economía, habremos apagado la melodía que nos desafiaba a luchar por la dignidad de todo hombre y mujer, sea cual sea su proveniencia”, continuó. “Habremos perdido los sonidos que conducirán nuestras vidas al cielo, encerrándonos en uno de los peores males de nuestro tiempo: la soledad y el aislamiento”.

Unidad misionera

Recordando la urgencia de un ecumenismo misionero, el Papa pidió dejar “de mirar las heridas del pasado”, reconociendo que los “tiempos difíciles y complejos que nos toca vivir” pueden “conducir a una actitud de encierro, de defensa”, e incluso “de resignación”.

Pero “la unidad a la que el Señor nos llama es una unidad siempre en clave misionera, que nos pide salir y llegar al corazón de nuestros pueblos y culturas, a la sociedad posmoderna en la que vivimos”, repitió.

“Seguir apostando por la libertad”

Un mensaje que Francisco ya había desarrollado un poco antes ante las autoridades y la sociedad civil letonas reunidas en el Castillo de Riga.

“Hoy el Evangelio puede seguir abriendo caminos para afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias y especialmente fomentando la común-unión entre todos”, aseguró en este país muy marcado por la secularización tras 50 años de comunismo.

Y mientras que Letonia celebra este año el centenario de su independencia, el Papa exhortó a “seguir apostando por la libertad”.

“Crecer y multiplicarse”

“Trabajar por la libertad es comprometerse por un desarrollo integral e integrador de las personas y de la comunidad”, explicó, invitando a centrase “en los rostros concretos de estas familias, ancianos, niños y jóvenes, más que en el primado de la economía sobre la vida”.

“El índice de desarrollo humano también se mide por la capacidad de crecer y multiplicarse”, afirmó efectivamente en este país que, treinta años después de su emancipación de la Unión Soviética perdió un cuarto de su población, a causa de una débil natalidad y de una fuerte emigración.

“Confianza y esperanza en el mañana”

“El desarrollo de las comunidades no se produce únicamente, y menos se mide, por la capacidad de bienes o recursos que se posean, sino por las ganas que se tenga de engendrar vida y crear futuro”, advirtió.

“Esto solo es posible en la medida que haya arraigo en el pasado, creatividad en el presente y confianza y esperanza en el mañana”, concluyó, invitando a Letonia a encontrar su “maternidad”, especialmente generando “fuentes de trabajo para que nadie necesite desarraigarse por construir su futuro”.

Nicolas Senèze, en Riga (Letonia). La Croix
Lea más en https://es.la-croix.com/vaticano/en-riga-el-llamamiento-del-papa-francisco-a-un-ecumenismo-misionero#Wf8Rm6wOcGjTooEK.99

https://es.la-croix.com/vaticano/en-riga-el-llamamiento-del-papa-francisco-a-un-ecumenismo-misionero

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: