Thomas Keating, pionero en centrar la oración, el diálogo interreligioso, muere a los 95 años.


26 de octubre de 2018por Dan Morris-YoungGenteEspiritualidad

Keating 1 crop.jpg

Trapista p.  Thomas Keating (foto de archivo NCR)

Trapista p. Thomas Keating: “Me enseñó el valor de la amistad con miembros de diferentes religiones. Me enseñó el valor del silencio y el pensamiento cuidadoso”. (Foto de archivo NCR)

Trapista p. Thomas Keating, una figura global tanto en el diálogo interreligioso como en la oración contemplativa cristiana, murió a la edad de 95 años.

Keating murió el 25 de octubre en la abadía de St. Joseph  en Spencer, Massachusetts, donde había sido abad desde 1961 hasta 1981, y comenzó su papel como uno de los principales arquitectos de lo que ahora se conoce como la oración central.

Aclamado internacionalmente por sus extensos escritos, conferencias y enseñanzas sobre la práctica contemporánea de la oración meditativa y sobre el discurso interreligioso, Keating fue trasladado a la enfermería del monasterio Spencer el 26 de marzo desde el Monasterio de San Benito  en Snowmass, Colorado, para un mejor apoyo médico, St Los funcionarios de Benedicto dijeron a NCR.

Según la abadía de San José, el funeral se llevará a cabo en Spencer, con un entierro privado en Snowmass.

Una declaración del 26 de octubre de Contemplative Outreach, la organización internacional cofundada por Keating, dijo: “Con profunda pena compartimos la noticia del fallecimiento de nuestro querido maestro y padre espiritual”.

NCR-Podcast-logo_web.jpg


Explora las noticias de la semana con el podcast de NCR. 
Escucha ahora>

“Él modeló para nosotros las increíbles riquezas y humildad derivadas de una relación divina que no solo es posible sino que ya es el hecho en cada ser humano”, dijo la declaración. “Tal fue su enseñanza, tal fue su vida. Ahora ilumina su luz desde las alturas y las profundidades del corazón de la Trinidad”.

“Se darán detalles para una vigilia de oración mundial de 24 horas”, agregó la publicación.

Keating, nacido el 7 de marzo de 1923, fue el tercero de los cuatro hijos nacidos en una familia acomodada de la Ciudad de Nueva York, hijo y nieto de destacados abogados marítimos. Probablemente para seguir un camino similar, lanzó su educación universitaria en la Universidad de Yale en 1940.

Su madre era una lectora de la Biblia y su padre un católico fallido. Sin embargo, Keating se sintió atraído por la religión y dijo que se había escapado de su casa para asistir a misa.

En un documental de 2014, ” Thomas Keating: una marea creciente de silencio “, Keating recordó: “A los 5 años, tenía una enfermedad grave. Oí a adultos en la habitación contigua preguntándome si viviría. Me tomé esto muy en serio, y en mi primera misa negociada con Dios: ‘Si me dejas vivir hasta las 21, me convertiré en sacerdote’. Después de eso, me saldría temprano por la mañana antes de ir a la escuela e iría a misa. Sabía que mis padres no lo aprobarían, así que nunca les dije “.

Durante su primer año en Yale, Keating se sintió cada vez más atraído por la historia de la iglesia y los escritos de sus místicos.

Se trasladó a la Universidad jesuita de Fordham en la ciudad de Nueva York, donde se graduó de un plan de estudios acelerado en diciembre de 1943. Mientras estaba allí, el director espiritual de un campamento en el que Keating había trabajado, lo llevó a él ya otros a visitar a Nuestra Señora del Valle . un monasterio trapense en Rhode Island, que fue destruido por un incendio en 1950.

“Keating fue hipnotizado”, informa una historia de la revista 5280 sobre el monje.

Keating, de 20 años de edad, ingresó en la estricta comunidad trapense de Valley Falls, Rhode Island, en enero de 1944. Fue ordenado sacerdote en 1949.

En el documental, él describe la dolorosa ruptura de la familia y los amigos: “Rompí la comunicación con todos los que conocía … y oré por mi familia todos los días. Sentí que cuanto más austera era la vida, antes lograría la vida contemplativa que buscaba. “Pasé los siguientes cinco a seis años observando un silencio casi total. No podía irme. Mi única comunicación fue con dos abades, ninguno de los cuales podría brindarte amistad o igualdad”.

Su abuela, dijo, le escribió desde su lecho de enfermo: “Te extraño tanto. Estoy acostada en la cama y le dije a la enfermera: ‘Si mi nieto no viene a casa, ¿podría usted simplemente tirarme por la ventana? “

Incapaz de responder, Keating dijo que rezaba más por los que había dejado atrás.

Keating había residido en St. Benedict’s en Snowmass durante cuatro décadas, sin haber abandonado el campus durante varios años, dijo el abad Joseph Boyle de St. Benedict a NCR en julio pasado. Boyle murió de cáncer el 21 de octubre.

Recuperando la oración contemplativa cristiana.

En gran parte en respuesta al llamado del Concilio Vaticano II de 1962-65 a las órdenes religiosas de renovación, Keating y sus compañeros monjes cistercienses, p. William Meninger y el difunto p. Basil Pennington (1931-2005), trabajó en conjunto en la década de 1970 para desarrollar un método de oración contemplativa que se basaba en tradiciones antiguas pero que sería fácilmente accesible para el mundo moderno.

La observación de Keating de que muchas personas, especialmente las más jóvenes, se sentían atraídas por las prácticas de meditación orientales ayudó a estimular su trabajo para recuperar la oración contemplativa cristiana.

Los problemas internos y el trabajo contemplativo, centrado en entender el silencio como el lenguaje de Dios, supuestamente crearon cierta inquietud dentro de la comunidad trapense Spencer. Algunos lo han descrito como tensión entre el ascetismo monástico y la contemplación.

Una votación en 1981 sobre la continuación de Keating como abad de Spencer se dividió en partes iguales. Keating renunció en lugar de tratar de liderar una comunidad dividida. Regresó a St. Benedict’s en Snowmass, donde había servido desde 1958 hasta 1961 durante su fundación.

Liberado de las demandas administrativas del monasterio de Spencer, Keating no solo amplió su trabajo para centrar la oración, sino que también encabezó la formación de las Conferencias Interreligiosas de Snowmass a fines de 1983, una reunión anual de figuras importantes de diversos orígenes religiosos que se desarrolló durante tres décadas.

Durante ese mismo período de tiempo, la creciente popularidad de la oración central llevó a Keating a dirigir retiros y talleres en todo el mundo. Esa red, a su vez, despertó un creciente interés en la estructuración organizativa y educativa.

De ahí surgió Contemplative Outreach Ltd., incorporada oficialmente en 1986. Su sitio web describe la redcomo una consolidación del “experimento de los tres monjes”. Keating fue su primer presidente.

P. Carl Arico , un sacerdote de la Arquidiócesis de Newark, Nueva Jersey, también ayudó a fundar Contemplative Outreach, y ha hecho extensas enseñanzas y divulgación con formas de oración contemplativas.

El sacerdote le contó a NCR una idea clave que obtuvo de Keating, a quien conocía desde 1969: Centrar la oración “es más conmovedor en lugar de mentalidad. Está arraigado en la tradición cristiana, que enfatiza la relación con Cristo, que es su fuente”.

El amor importa del 2 al 9: la oración central debería pensarse como una conmoción

En el documental de 2014 sobre Keating, Arico describe haber asistido a uno de los primeros retiros de oración centrada intensiva del trapense en la Fundación Lama en San Cristóbal, Nuevo México, a la que también asistieron varios otros que se convertirían en miembros fundadores de Contemplative Outreach.

“Fui a retirarme con él en 1983”, dijo Arico. “Subí a esa montaña como el sacerdote Carl. Salí de esa montaña como Carl, el ser humano que resulta ser un sacerdote”.

“El crecimiento que ha tenido lugar en el alcance contemplativo es un milagro de la gracia de Dios y el poder de la oración”, afirma Arico en el sitio web de la organización.

El sitio web también informa que el alcance contemplativo:

  • Anualmente sirve a más 40,000 personas;
  • Soporta más de 90 capítulos contemplativos activos en 39 países;
  • Nutre unos 800 grupos de oración;
  • Enseña a más de 15,000 personas centrando la oración y otras prácticas contemplativas a través de talleres locales;
  • “Proporciona capacitación y recursos a los capítulos locales y voluntarios”.

Mientras que las oficinas internacionales de la organización ahora están ubicadas en Butler, Nueva Jersey, su sede inicial era la mesa del comedor de Gail Fitzpatrick-Hopler , miembro de la junta directiva fundadora y fideicomisaria hasta 2014. Ahora se retiró, fue directora ejecutiva de Contemplative Outreach De 1985 a 1999 y fue presidente desde el 2000 hasta el 2015.

“Mi relación con el Padre Thomas abarca casi 40 años y hemos compartido muchos momentos importantes en el crecimiento y el desarrollo de Contemplative Outreach, y es difícil concentrarse en los detalles”, escribió Fitzpatrick-Hopler a NCR por correo electrónico.

Visitó Keating en el monasterio de San José a principios de julio.

“Fue muy dulce recordar juntos y tener algunas buenas risas y derramar algunas lágrimas. Con los años nos hemos convertido en buenos amigos y compañeros en el camino contemplativo”, dijo.

En el documental de Keating, Fitzpatrick-Hopler dice que, “en unas pocas frases,” Keating “reunió a la vez toda mi experiencia oriental y mi educación católica, y lo reconocí como mi maestro. Casi no se trataba de lo que dijo, pero casi quién es él y su presencia. Y él podría simplemente juntarlo de tal manera que significara algo para mí muy, muy profundamente … “Algo realmente resonó”.

Hablando en el documental, Keating proporciona una visión de su sentido general de lo divino.

“El don de Dios es absolutamente gratuito”, dijo. “No es algo que ganas. Es algo que está ahí. Es algo que solo tienes que aceptar. Este es el regalo que se ha dado. No hay a dónde ir para conseguirlo. No hay un lugar al que puedas ir para evitarlo. Simplemente Es. Es parte de nuestra propia existencia. Y, por lo tanto, el propósito de todas las grandes religiones es llevarnos a esta relación con la realidad que es tan íntima que ninguna palabra pueda describirla “.

Además del alcance contemplativo, Keating también se ha desempeñado como presidente tanto del Diálogo interreligioso monástico como del Templo del entendimiento . El Templo del Entendimiento entregó al sacerdote el Premio Juliet Hollister por “figuras religiosas que aportan valores interreligiosos al lugar de culto donde se congregan los fieles”.

Un participante de 25 años en las conferencias de Snowmass, el autor y profesor Rabbi Henoch Dov Hoffman dijo que él y otros atesoraban sus amistades con Keating.

“Me enseñó el valor de la amistad con miembros de diferentes religiones. Me enseñó el valor del silencio y el pensamiento cuidadoso”, dijo.

Ibrahim Gamard, el representante musulmán sufí en las Conferencias Interreligiosas de Snowmass de 1988 a 2004, escribió en una declaración proporcionada a NCR: “El Padre Thomas pudo ser alimentado por otros místicos y tradiciones místicas, no solo para su propio crecimiento espiritual, sino por el mayor propósito de ayudar a revivir el misticismo y la contemplación cristianos, por eso ayudó a desarrollar y difundir el interés en la Oración Central. “

A lo largo de los años, Keating compartió escenarios con muchos de los pensadores y líderes religiosos más conocidos del mundo, incluido el Dalai Lama y el filósofo Ken Wilber .

Keating Dalai Lama.jpg

El Dalai Lama y el trapense p.  Thomas Keating en 1991 (foto de archivo de NCR)

El Dalai Lama y el trapense p. Thomas Keating en 1991 (foto de archivo de NCR)

Franciscano p. Richard Rohr , conocido autor y orador sobre espiritualidad, dijo a NCR: “En mi vida, hay pocos sacerdotes o maestros que ejemplifiquen y enseñen una verdadera espiritualidad transformadora, así como Thomas Keating”.

“Cambió vidas y no solo ideas. Cambió las mentes y los corazones y no solo las afiliaciones de grupos de personas”, dijo Rohr, fundador del Centro para la Acción y la Contemplación en Albuquerque, Nuevo México.

“Combinó la buena teología con la buena psicología sin comprometer a ninguno de ellos”, agregó Rohr. “Fuimos amigos personales y extrañaremos su compañía aquí en Snowmass, pero seguiremos teniendo su amor y sus libros, que siempre permanecerán como clásicos espirituales”.

Keating publicó casi tres docenas de libros y participó en varios proyectos audiovisuales.

Algunos de sus volúmenes más vendidos incluyen Open Mind, Open Heart ; Frutos y Dones del Espíritu ; Santa Teresa de Lisieux: una transformación en Cristo ; Dios que se manifiesta ; La transformación del sufrimiento: Reflexiones sobre el 11 de septiembre y la fiesta de bodas en Caná en Galilea ; y la terapia divina y la adicción: la oración centrada y los doce pasos .

Uno de los proyectos multimedia más populares de Keating es el ” Centrado de la oración: un curso de capacitación para la apertura de la presencia de Dios ” , autodirigido de nueve horas , “apodado por un crítico como” un monasterio en una caja “.

Keating aparece en varias publicaciones de videos de YouTube. El sitio web Contemplative Outreach proporciona enlaces a varios segmentos de video breves con el monje.

Una importante colección del trabajo de Keating está archivada en la Universidad Emory de Atlanta, que también alberga una colección de producción de otro famoso trapense, el Padre. Thomas Merton .

La oración centrada toma su nombre de una referencia en un texto de Merton .

Centrar la oración en las cárceles.

Una pieza del documental de 2014 se centra en las visitas de Keating a Jens Soering , un doble asesino convicto que cumple cadena perpetua.

Keating dijo que, con el tiempo, la oración centrada tuvo un gran impacto en Soering, que se convirtió al catolicismo y ha escrito varios libros y numerosos artículos sobre religión, reforma penitenciaria, meditación y su propio caso.

El impacto todavía creciente de centrar la oración en las poblaciones de la prisión es notable, según los practicantes y proponentes del método.

“Los materiales que enseñan esta práctica contemplativa tradicional, actualizada a través del trabajo del Padre Keating, se envían directamente a los presos en más de 600 prisiones en todo el país”, según Ray Leonardini, un abogado retirado que ha sido capellán en la prisión Folsom en California para Una década y es el director fundador de la Confraternidad Contemplativa .

Autor de Finding God Within: Oración contemplativa para los presos , Leonardini dijo que más de “70 voluntarios, en todo el país, van a las prisiones semanalmente enseñando la Oración Centrado en la forma descrita y descrita por el Padre Keating”.

Leonardini enfatizó lo que llamó “el enorme poder de la Oración Central para la transformación personal en el contexto draconiano de los presos”.

“Revolucionó la dinámica de las prisiones para los practicantes en ese momento, y continúa haciéndolo incluso en mayor medida ahora”, dijo a NCR en un correo electrónico. “Creo, y he sido testigo, que el fenómeno de la Oración Centralizada desencadenada por el trabajo de Thomas Keating y llevado al contexto de la prisión tiene el poder de contrarrestar las fuerzas deshumanizantes encontradas por los encarcelados. Gracias al Padre Keating, todavía no hemos visto sus límites “.

Según Mike Kelley, quien tiene una larga historia de centrarse en el ministerio de oración en Folsom y que invitó a Keating allí, “el Padre Keating era una persona amable, cálida y amable, un buen oyente”.

Kelley describió cómo, durante la conversación con los reclusos u otras personas, el monje “susurró suavemente en voz baja y un” Sí “alentador. “

Kelley se rió al recordar cómo un recluso le dijo a Keating que “estaba feliz como un perro de caza” que el sacerdote los visitaría, y luego agregó: “Eres realmente famoso, como Billy Graham. … Tienes mejores cosas que hacer. que nos visite en la prisión de Folsom “.

Kelley dijo que cuando Keating se reunió con Arico después de la visita de Folsom, el monje dijo: “Nunca tendré que preguntarme si lo que estamos haciendo merece la pena”. Arico confirmó la anécdota.

Kelley recordó cómo Keating había visitado cinco prisiones en el norte de California en un lapso de tres días en el año 2000. “El Padre Keating claramente comenzó a amar a estas personas y tenía un lugar especial en su corazón para cada una de ellas. Durante ese viaje, el Padre. “Keating también visitó a los presos moribundos en una prisión de Vacaville que tenía un centro de cuidados paliativos”, dijo Kelley.

Benedictine Sor Mary Margaret Funk evolucionó de una estudiante de Keating a una practicante y maestra muy conocida de la oración contemplativa cristiana, en particular lectio divina , un enfoque meditativo para rezar las Escrituras.

Como priora de su comunidad benedictina en Beech Grove, Indiana, de 1985 a 1993, había sido acusada de “recuperar, reclamar y reasignar el monasticismo a las mujeres”.

Keating fue recomendado. Funk viajó a Snowmass para reunirse con él y quedó profundamente impresionado por los intensos retiros de oración centrada.

Más tarde invitó a Keating a Beech Grove y “toda la comunidad aprendió a centrar la oración”.

“Thomas era un tipo grande y tenía mucha presencia, y podría ser muy apropiado”, dijo Funk, quien luego se convirtió en miembro de la facultad de alcance contemplativo. Después de su mandato como priora, por invitación de Keating, ella estaba sentada en la junta del Diálogo Interreligioso Monástico. Ella sirvió 10 años como directora ejecutiva.

Keating 2 crop.jpg

Trapista p.  Thomas Keating: "No era tanto un conversador como un maestro".  (Foto de NCR / Arthur Jones)

Trapista p. Thomas Keating: “No era tanto un conversador como un maestro”. (Foto de NCR / Arthur Jones)

“Disfrutó los detalles de las cosas”, dijo Funk, señalando que Keating podría ser “propenso a las historias largas”.

“No era tanto un conversador como un maestro, y tenía opiniones definidas”, agregó Funk. “Y, francamente, nadie cambió su opinión, aunque podría capitular de vez en cuando. Fue definitivo en sus pensamientos”.

Al mismo tiempo, dijo, Keating “realmente se extendió uno a uno a muchas personas durante los retiros y en sus viajes, extraordinariamente. Pero, definitivamente era un director, como un abad incluso para practicantes laicos”.

“Thomas se quedó en su propia piel, en su propio dominio. Tenía su propia organización y su manera muy directa de iniciar sus programas y retiros y cursos de estudio”, observó Funk, autor de varios libros sobre práctica contemplativa y espiritualidad.

“Tenía una mente bastante aguda, bastante excelente”, dijo. “Probablemente era un genio. Sin embargo, no creo que leyera demasiado; no leía los idiomas originales como el griego o el hebreo, pero podía penetrar profundamente. Fue uno de los que llegó a los niveles más profundos de las conclusiones. Vivía en su mente. Estaba fascinado con la búsqueda de ideas y aspectos de la conciencia “.

Funk elogió la “gran afinidad y profunda lealtad de Keating con sus amigos”. La desventaja, agregó, fue que se hizo totalmente accesible con poca limitación a un “círculo interno grande”.

“Podría ser un problema el hecho de que todos tuvieran acceso inmediato, y él iría con la última persona que visitó”, dijo. “Escuchaba con atención, y cada pensamiento que tuvieran podría cambiar su forma de pensar, pero se mantendría firme en su posición original predeterminada”.

Keating no tenía “amor por las organizaciones lineales” y “una aversión a la autoridad”, dijo, “lo cual fue irónico porque él tenía mucha autoridad y no la abandonó”.

El fallecido Snowmass Abbot Boyle, bajo cuya autoridad vivió Keating desde que Boyle fue elegido abad en 1985, compartió una perspectiva diferente en julio.

Cuando Boyle se unió a la comunidad de Snowmass en 1959, Keating era su superior y se mantuvo así “hasta el día de mis simples votos, dos años más tarde”, justo antes de que Keating fuera elegido abad en Spencer.

“Entonces, mi primera experiencia con Thomas fue como el superior que me introdujo en la vida monástica”, dijo Boyle a NCR.

Desde que se convirtió en el abad de St. Benedict, Boyle dijo que “tenía la costumbre de pasar una hora con Thomas todos los lunes por la tarde. Eso incluiría todo, desde discusiones espirituales hasta problemas de liderazgo particulares conmigo e incluso a veces con problemas que estaba tratando. Su El consejo siempre fue atesorado “.

“En realidad, el padre Thomas era una persona muy fácil de tener en comunidad y no dudaría en pedir permiso para cualquier cosa fuera de lo común que quisiera hacer”, agregó Boyle. “Por supuesto, él era mi maestro cuando ingresé por primera vez, y como abad no me consideré su maestro”.

Cuando Keating regresó a St. Benedict’s en Snowmass en 1981, Boyle dijo: “Imaginé que usaría su tiempo sentado en silencio en un rincón de la iglesia, meditando día y noche. En cambio, el Señor pareció ponerlo en su corazón para comenzar. una nueva empresa que difundiría la práctica contemplativa entre los cristianos y los apoyaría en ella. Como tal, volaría por todo el país difundiendo esa palabra dondequiera que hubiera una audiencia que la deseara “.

Ubicada en casi 4,000 acres bucólicos rodeados por las montañas Elk, la comunidad de Snowmass de unos 15 monjes lo acogió.

“Aunque es muy inusual que un monje trapense se involucre en un ministerio como este, la comunidad monástica aquí, y yo mismo como abad, sentimos que Thomas realmente tuvo un llamado de Dios para hacer este ministerio, y lo apoyamos en él. lo mejor que pudimos “, dijo Boyle.

“Esto significó que la participación del padre Thomas en la vida monástica en Snowmass necesitaba ser modificada para adaptarse a este ministerio”, continuó. “Pero ya que sentimos que esta fue una respuesta al llamado de Dios a Tomás, no afectó negativamente a la comunidad, sino que lo alentamos”.

Boyle se hizo eco de lo que muchos dijeron sobre Keating, subrayando el “enfoque pastoral de las personas y sus situaciones” y el “temperamento amable” del sacerdote.

“Era tan fácil de acercarse”, dijo el monje.

El temperamento, la accesibilidad y la inteligencia de Keating claramente jugaron un papel clave en el éxito de las Conferencias Interreligiosas de Snowmass.

“Los participantes se reunieron a un nivel muy personal, sin querer publicidad, y solo compartieron sus propias experiencias religiosas”, dijo Boyle.

El amor importa 22: Enriqueciendo la sabiduría de la familia humana a través de todas las religiones

Gamard, el representante musulmán sufí, insinuó la intimidad y franqueza del intercambio interreligioso, describiendo un incidente durante la conferencia de 1995 cuando Keating “nos contó algunas de sus luchas personales, como la crisis de fe que estaba experimentando, sobre la cual Expresó en un poema que nos leyó “.

“Con él en mente”, escribió Gamard, “más tarde le envié algunos versos de Jalaluddin Rumi, el gran poeta musulmán sufí del siglo XIII, que traduje de persa, como por ejemplo:” (Dios dijo), “Eso lo llamó”. ¡Dios!’ tuyo es mi ‘¡Aquí estoy!’ Y esa necesidad y doloroso anhelo tuyo es Mi mensajero (para ti). … Debajo de cada ‘¡Oh Señor!’ de ustedes es (muchos a) ‘Aquí estoy’ (de Mí). “

Keating escribió a Gamard un mes después, cuando el sacerdote “estaba en un retiro de cinco meses”, declaró Gamard, y luego le citó la nota del monje: “Estoy agradecido por su amabilidad al enviarme las maravillosas traducciones de Rumi, que leí con gran gratitud y beneficio. Muchos de los textos se referían a mi estado de ánimo y corazón en general. Me han refrescado enormemente … De hecho, soy uno con ustedes en el corazón mientras reflexiono sobre estas ideas preciosas “.

Aunque existe poco registro directo de las conversaciones de las conferencias, un libro de 2006, El corazón común: una experiencia de diálogo interreligioso , ofrece un resumen y un análisis de las reuniones.

‘Un proceso espiritual enseñable’

Entre la comunidad de Snowmass Trappist que apoya la difusión de la oración central se encuentra Meninger, un colaborador original de Keating y Pennington.

El descubrimiento de 1974 de Meninger de un volumen polvoriento en la biblioteca del monasterio de Spencer resultó central en el desarrollo de la oración central. El anónimo siglo 14, The Cloud of Unknowing, señala el sitio web de Meninger, “presentó la meditación contemplativa como un proceso espiritual enseñable que permite a la persona común entrar y recibir una experiencia directa de unión con Dios”.

Según el sitio web, Meninger rápidamente comenzó a enseñar la oración contemplativa según The Cloud of Unknowing en la Casa de Retiros de Abbey. Un año después, su taller fue ocupado por su abad, Thomas Keating y Basil Pennington, quienes habían estado buscando una forma enseñable de meditación contemplativa cristiana para compensar el movimiento de los jóvenes católicos hacia las técnicas de meditación orientales “.

En un correo electrónico a NCR, Meninger dijo que la obra de Keating “representa lo mejor de la mística tradición católica, con sus orígenes en los primeros siglos de la iglesia”.

Keating, escribió Meninger, “también fue un maestro muy querido en todo el mundo y será recordado durante mucho tiempo en los corazones de los místicos y contemplativos”.

El obispo Joseph Bambera de Scranton, Pensilvania, durante mucho tiempo activo en los esfuerzos interreligiosos, elogió el trabajo de la vida de Keating, los éxitos del alcance contemplativo y el ejemplo de las conferencias de Snowmass.

Bambera, quien fue elegida para un mandato de tres años como presidente del Comité de Obispos de Estados Unidos sobre Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos en 2016, dijo a NCR en un correo electrónico:

Entre los muchos regalos p. Keating llegó a la comunidad católica más amplia, no solo por el éxito que logró tanto para llevar la rica tradición contemplativa de la Lectio Divina, enseñada de manera brillante como la Oración Centrada, a un público mundial, y al establecimiento de Contemplative Outreach, una organización comprometida con la propagación. Al centrar la oración, también fue un destacado defensor católico del diálogo interreligioso, cultivando lazos de amistad y entendimiento entre las religiones. Uno piensa, por ejemplo, en la Conferencia Snowmass que instituyó … como un modelo maravilloso de cómo hacer un diálogo interreligioso en la era posterior al Vaticano II.

En 2013, lo que se describió como “la primera reunión de líderes religiosos de uno de los diálogos interreligiosos más antiguos que se haya llevado a cabo” se convocó en lo que entonces era el Cascadia Center en Mount Vernon, Washington.

Participaron treinta y siete “pioneros espirituales y líderes religiosos”, incluidos Keating y otros varios participantes de la conferencia Snowmass.

El anfitrión principal fue el padre. William Treacy , entonces jefe del Centro Cascadia, y él mismo, un pionero del trabajo interreligioso.

Treacy y Keating habían sido amigos desde 1975 cuando el sacerdote arquidiocesano de Seattle viajó a St. Joseph’s en Spencer para ser tutelado por el monje sobre la oración central.

St_Josephs_Abbey, _Spencer_MA CROP.jpg

La abadía de San José en Spencer, Massachusetts (Wikimedia Commons / John Phelan)

La abadía de San José en Spencer, Massachusetts (Wikimedia Commons / John Phelan)

“Cambió mi vida de oración y la introduje en las parroquias donde servía. En un mundo dividido de muchas maneras, puede traer un sentido de paz y unidad”, dijo Treacy, quien a los 99 años aún medita media hora cada mañana. y la tarde.

“Su fallecimiento es una pérdida para toda la familia humana y para mí en particular”, dijo Treacy.

Otra presentadora en la asamblea de Cascadia 2013, Santa Cruz de Chavanod, la Hna. Lucy Kurien , está de acuerdo.

Kurien, el fundador de Maher (“el hogar de mi madre” en el lenguaje marathi), una serie de hogares para los muy pobres en varias partes de la India, dijo que “la mentoría espiritual, el consejo y el liderazgo de Keating han sido invaluables para mí” y que “escucharlo ha sido una profunda experiencia e inspiración espiritual”.

“El padre Thomas me conmovió profundamente y me ayudó mucho en mi propia vocación de monja católica”, compartió Kurien, quien se reunió por primera vez con Keating en una conferencia de oración centrada en 2007 en Houston. “Su humor y su vida alegre hicieron un fuerte impacto personal en mi vida. Dicha gracia y franqueza en un anciano espiritual me hicieron sentir muy cómodo en su compañía, y sentí que podía compartir abiertamente con él mis luchas personales, así como la Prácticas interreligiosas únicas en mi propio proyecto, Maher “.

“El padre Thomas pudo entender muy bien mis luchas y mi profunda convicción de cultivar prácticas interreligiosas e interreligiosas, que siempre alentaba”, agregó Kurien. “En vista de esto, pude iniciar la Asociación Interreligiosa para el Servicio a la Humanidad y la Naturaleza en Maher”.

“Siempre estaré agradecido por su profunda guía, amabilidad y ayuda monetaria hacia Maher, y él estará en mi corazón y en mis oraciones para siempre”.

[Dan Morris-Young es corresponsal de la costa oeste de NCR. Su correo electrónico es  dmyoung@ncronline.org .]

https://www.ncronline.org/news/people/thomas-keating-pioneer-centering-prayer-interfaith-dialogue-dies-95?utm_source=OCT_26_M-YO

REFLEXIÓN: EL PUENTE DE LOS DOS HERMANOS.



Para ver el video, abrir el siguiente enlace: 
https://www.youtube.com/watch?v=GMtBGIxGt8U

En busca de historias que nos ayuden  a identificarnos con sus protagonistas, hacer introspección y  efectuar un cambio favorable en nuestras vidas, hoy les traigo esta reflexión sobre una situación  común en muchos hogares, y aún, entre amigos y socios.

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas contiguas, tuvieron un conflicto. Éste era el primer problema que tuvieron después de 40 años de cultivar las tierras hombro a hombro, compartir el duro trabajo y de intercambiar cosechas y bienes en forma continua.

Esta larga y beneficiosa colaboración terminó repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido que fue creciendo hasta llegar a abrir una tremenda brecha entre ellos, que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. “Estoy buscando trabajo”, dijo el extraño, “quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda serle de ayuda”.

“Sí”, dijo el mayor de los hermanos, tengo un trabajo para usted. Mire, al otro lado del arroyo, en aquella granja, ahí vive mi vecino, es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y él tomó su buldózer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros.

Bueno, él pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca, de dos metros de alto, para no verlo nunca más.

El carpintero le dijo: Creo que comprendo la situación. Muéstreme dónde están la madera, los clavos y las herramientas y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho. El hermano mayor ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir a comprar provisiones al pueblo.

El carpintero trabajó duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del atardecer, cuando el granjero regresó, el carpintero había terminado con su trabajo. El granjero quedó, perplejo con lo que vio. No había ninguna cerca de dos metros; en su lugar había un puente. Un puente que unía las dos granjas a través del arroyo. Era una verdadera obra de arte.

En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja, cruzando el puente, abrazó a su hermano, con los ojos llenos de lágrimas, le dijo: Eres un gran hombre, por construir este hermoso puente después de lo que te he hecho, gracias y perdóname.

En silencio el carpintero guardó las herramientas y se dispuso a marchar, cuando Luis, el hermano que le había contratado grito: ¡No te vayas espera!, quédate, tengo muchos proyectos para ti.

-Me gustaría quedarme dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes por construir.

Fuente: Destellos del Corazón

¿Cuantos puentes rotos existen en nuestras vidas? El orgullo es un espíritu que aparece cuando nuestro ego quiere “hacerse sentir” o “imponer”, en otras palabras, aparece cuando tomamos una posición altiva. Es en ese momento que silenciosamente aparece este espíritu de orgullo para “sostener” (soportar y dar firmeza) esa  posición que hemos tomado y muchas veces para evitar “el que dirán”, que mucho nos importa porque dejaría ver nuestra “supuesta debilidad”, sin darnos cuenta que nuestra misma actitud dará mucho de que hablar de nosotros al resto de las personas que nos rodean, es una actitud que  invita la entrada del chisme, el juicio y a la condenación (que ya esta en nosotros a causa de nuestro puente roto) a quienes nos observan, nuestro prójimo. Haciéndolos pecar, pecamos nosotros.

Un puente roto nos aleja de personas queridas, creando también en ellas dolor y frustración (Sentimiento de tristeza, decepción y desilusión que esta imposibilidad provoca). 

Realmente ¿qué posición es la que “necesitamos adoptar” si queremos alcanzar una vida de paz interior y crecer hasta alcanzar la estatura del Mesías?

El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro. Lucas 6: 40

Y para aquellos que están en la posición de observador, ¿qué enseñanza nos da el Mesías para que la pongamos en practica?

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 
Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.  Lucas 6: 37-38

Espero que estas palabras hayan sido de provecho y hagan nido en cada uno de nosotros. El Eterno los bendiga.

Una víctima acusa al cardenal Dolan de encubrir al sacerdote que abusó de él


  • DIRECTOR: JOSÉ MANUEL VIDAL

EL HOY ARZOBISPO DE NY VIVÍA EN LA MISMA CASA DONDE SE PRODUJERON, EN LOS 70, LOS CRÍMENES

Una víctima acusa al cardenal Dolan de encubrir al sacerdote que abusó de él

Chris O’Leary: “Dolan no es ningún pastor, es un lobo. No es parte de la solución, sino del problema”Cameron Doody, 25 de octubre de 2018 a las 12:56  

El cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva YorkRELIGIÓN | AMÉRICA

“Dolan borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”, asegura Chris. Sus denuncias, en efecto, no aparecen en el expediente

(Cameron Doody).- El cardenal de Nueva York,Timothy Dolan, encubrió a un sacerdote que, en los años 70 y 80, abusó de un menor en la misma casa parroquial de San Luis donde el hoy purpurado residía, según denuncia la propia víctima, Chris O’Leary, en conversación exclusiva con RD. Este diario ha intentado, sin éxito, recabar la opinión de Dolan.

Chris, superviviente reconocido, apenas era un niño cuando comenzó a sufrir abusos por parte parte del padre LeRoy Valentine, abusos que duraron varios años. Hablando con RD, Chris desvela que Dolan ocultó deliberadamente a las autoridades eclesiales la denuncia que él formuló contra un cura con el que Dolan vivió en la iglesia de la Immacolata en Richmond Heights, Misuri, un barrio de San Luis.

La pesadilla de Chris empezó a finales de la década de los 70, cuando fue abusado por Valetine. Las cicatrices físicas y emocionales sufridas durante años hicieron que no fuera hasta 2002 cuando se atrevió a contar su drama. Valentine fue apartado del sacerdocio en 2013 tras confirmarse otros abusos en la diócesis.

En marzo de aquel año, justo cuando salía a la luz el escándalo de Spotlight, otras tres víctimas de Valentine, que ya habían llegado a un acuerdo judicial con la archidiócesis de San Luis, se enteraron de que el cura abusador seguía en el ministerio activo, en una escuela de primaria. En contra de las promesas del entonces arzobispo (luego cardenal) Justin Rigali. Se desató el escándalo, y la archidiócesis invitó a otras posibles víctimas de Valentine a presentarse. Chris aceptó la invitación.

“Había pasado mucho tiempo con el padre Valentine, a solas y ayudándole en sus misas, y pensaba: ‘Si alguien le conoció, fui yo'”, dice Chris.

Chris denunció los abusos de Valentine a una fiscal de su distrito, a una periodista de la televisión local y al entonces obispo auxiliar y vicario de curas en la archidiócesis de San Luis, Timothy Dolan. Solo Dolan se puso en contacto con él, pero el hoy cardenal de Nueva York le contó que no había pasado nada. Que sus recuerdos no significaron nada. Así es como Chris recuerda las palabras exactas de Dolan:

Conozco bien al padre Valentine. Estuvimos juntos en el seminario. Vivimos y trabajamos juntos en la Immacolata. Sé que LeRoy Valentine no hizo nada de lo que se le acusa. Sé que nunca haría nada para hacerle daño a un niño.

Aún así, si todavía quieres hablar con alguien, podría organizar algo. 

En otras palabras, Dolan no creyó a Chris, sino a su abusador, Valentine. Un hombre con el que Dolan vivió en la parroquia de la Immacolata, en la habitación contigua a la que Valentine traía a sus víctimas. Chris afirma que otra víctima le contó después que Dolan sabía, y veía a Valentine traer a niños a su habitación.

Chris acusa a Dolan de haberle hecho “ver lo blanco negro” al no creerle, y dice que esta tortura psicológica le hirió profundamente. El daño provino del hombre que protagoniza el más pronto recuerdo de Chris de un cura, cuando Dolan mandó a su clase representar el episodio de la curación de Jesucristo del hombre ciego en Marcos 8, y encomendó a Chris el papel de Cristo.

Aún así, Chris aceptó la oferta de Dolan de ponerle en contacto con alguien que le podría ayudar. Chris se encontró pocas semanas después con una mujer que cree recordar fue Nancy Brown, la entonces directora adjunta de la Oficina de la Protección del Menor en la archidiócesis de San Luis. Brown, como Dolan, le dijo que no pasó nada con Valentine. Le manifestó que estaba “malinterpretando” las acciones e intenciones de su depredador. De igual forma que con el obispo, Chris creyó en la palabra de la psicóloga y, durante los siguientes nueve años, continuó con su vida.

Cardenales Rigali, Dolan y Burke juntos, en una foto que Chris denuncia que la archidiócesis de San Luis ha intentado quitar de Internet y de las redes sociales

“Dolan borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”

Dolan dejó la archidiócesis de San Luis rumbo a Milwaukee en agosto de 2002, y Rigali partió rumbo a Filadelfia en julio de 2003. Pero aunque estos protectores de Valentine siguieron adelante, Chris no pudo hacerlo, y empezó a sufrir ataques de pánico, cada vez más frecuentes e intensos conforme iban pasando los años.

Chris perdió su trabajo, vio cómo se desintegró su matrimonio y se distanció de su familia. Entre tanto, nunca supo nada de la archidiócesis, ahora encabezada por el entonces arzobispo (y ahora cardenal) Raymond Burke.

El 9 de mayo de 2011, Chris no pudo aguantar más el dolor, y regresó a la archidiócesis de San Luis. El diácono Philip Hengen -entonces director de la Oficina de la Protección del Menor- se puso a la defensiva desde el principio. El religioso trajo consigo dos abogados a su primera reunión con Chris, en contra de la política archidiocesana sobre reuniones con víctimas de abusos sexuales.

La Iglesia no había cambiado su actitud ante el abusador Valentine desde que Chris se reuniera con Dolan nueve años atrás. Sus representantes repitieron que los abusos de Chris nunca se produjeron. Pero Chris descubrió algo más perturbador en su reunión con Hengen y los abogados en 2011: que la archidiócesis no tenía constancia de sus conversaciones con Dolan en 2002. Una laguna que hizo pensar a Chris que Dolan había encubierto deliberadamente a Valentine.

“Dolan borró toda prueba de nuestras conversaciones del expediente del padre Valentine”, denuncia Chris. Un hecho que, según la víctima, fue corroborado por el sucesor de Dolan como vicario de curas en San Luis, el ahora obispo Rick Stika, en un tuit de agosto de 2018.

Stika confirmó que Dolan seguía a cargo de la protección del menor en la archidiócesis cuando Chris hizo su primera denuncia, y que no había partido aún para Milwaukee. Stika le dijo a Chris que no había encontrado ningún rastro de sus acusaciones en el expediente de Valentine.

“Dolan no es ningún pastor. Es un lobo”

La archidiócesis de San Luis no sólo insistió en no tener constancia de la denuncia de 2002 de Chris. Hengen también achacó a problemas paternales la ansiedad que Chris padecía ya en 2011. Las negaciones de los abusos que había sufrido le sumieron en una espiral descendente que solo se intensificó cuando Hengen prometió en julio de 2011, a insistencia de Chris, hablar con su psicólogo. Nunca lo hizo.

El 10 de mayo de 2013 la archidiócesis de San Luis anunció que Valentine sería apartado del ministerio debido a otra denuncia recibida contra él en 2012. Dicha denuncia, a diferencia de la de Chris, había sido considerada sustanciada. Pero ni siquiera entonces la Iglesia se puso en contacto con él para interesarse por su caso. Se limitó a repetir sus ofertas poco precisas de colaborar en un plan de tratamiento que Chris tendría que costear.

Chris se sintió frustrado con la que dice fue la estrategia de la archidiócesis “de hacer simplemente que desapareciera”, e intentó ir al superior de Hengen, monseñor Richard Hanneke, entonces vicario de curas. Hanneke acabó mandándole de vuelta a Hengen.

Chris lo había perdido todo y se había visto obligado a volver a vivir en casa de sus padres, pero lo peor estaba todavía por llegar. En octubre de 2015 demandó a la archidiócesis de San Luis y dos meses después descubrió que tenía en el brazo unmelanoma maligno. Aunque parece que ya se ha recuperado de ese cáncer, Chris dice que el estrés de luchar contra la Iglesia le ha supuesto otro problema serio de salud: la diabetes tipo II.

Chris se vio forzado a llegar a un acuerdo judicial con la archidiócesis de San Luis en septiembre de 2017. Fue debido a un problema con los plazos de prescripción que Chris dice surgió de los esfuerzos de la archidiócesis de manipularle psicológicamente y de darle largas. Chris sigue luchando, no obstante, en la que él llama la “guerra” en la Iglesia entre los “convencidos de que el escándalo [de abusos] es real y sigue siendo un problema” y los “escépticos, negadores y apañadores que cree ‘que todo son calumnias'”. Su sitio web es la trinchera desde la que libra su lucha.

En febrero de este año, Chris recibió un email de la directora de la Oficina de la Protección del Menor de la archidiócesis de San Luis que admitía que sus acusaciones de abusos contra Valentine “fueron reconocidas por el diácono Philip Hengen, la archidiócesis de San Luis y los tribunales”. Solo unas semanas después, no obstante, un portavoz de la archidiócesis insistió en que “el historial de las acusaciones del señor O’Leary que tiene la archidiócesis es sensiblemente distinto” al que mantiene Chris. Y que “la información que compartió O’Leary cambió múltiples veces”, negándole así a esta víctima de abusos el cierre de heridas que tanto busca.

Chris busca también contarle a todo el que quiera escuchar el papel que jugó el ahora cardenal Dolan en los abusos sexuales, emocionales y psicológicos que sufrió a manos de la Iglesia. Esta es una parte de su relato que dice que nunca ha sido reconocida.

El cardenal Dolan “es un lobo”, dice Chris. “Esto hace sea aún más asqueroso que… se esté presentado como un pastor”. “El cardenal Dolan no es parte de la solución. Es parte del problema”.

Esta es la primera parte de una serie de RD sobre acusaciones de encubrimiento de abusos contra el cardenal Timothy Dolan. Publicaremos la segunda parte en los próximos días.

El cardenal Dolan

Chris O’Leary says the archbishop of New York covered up for the priest who abused him

“On sex abuse, Cardinal Dolan isn’t part of the solution, he’s part of the problem”

“It’s disgusting that this wolf is putting himself forward as a shepherd”

(Cameron Doody).- The Cardinal Archbishop of New York, Timothy Dolan, “isn’t part of the solution” to the sex abuse crisis but “part of the problem”, says Chris O’Leary, an acknowledged survivor of clergy sex abuse in St. Louis, Missouri, in this exclusive conversation with RD.

Chris says Dolan covered up the priest who sexually abused him as a child. A complicity that extended to Dolan’s deliberately hiding from Church authorities the complaint Chris made against a priest Dolan lived with at the Church of the Immacolata in Richmond Heights, Missouri, a suburb of St. Louis.

Chris’ nightmare began in the late 70s, when he was abused by Fr. LeRoy Valentine. The physical and emotional scars he sustained over a period that extended into the early 80s meant that it wasn’t until 2002 that he dared to tell someone what he’d been through.

In March of that year, just as the Spotlight scandal in Boston was breaking, three other victims of Valentine’s who had settled with the Archdiocese of St. Louis four years earlier learnt that, contrary to the promises of then Archbishop (and later Cardinal) Justin Rigali, Valentine continued in active ministry, attached to a primary school. The scandal was served, and the Archdiocese invited other potential victims of Valentine’s to come forward. Chris took them up on their offer.

“I had spent a lot of time -including one-on-one time serving masses- with Fr. Valentine and I figured, if anyone knew anything about Fr. V, I did”, says Chris.

Chris told a district prosecutor, a local TV reporter, and tthen Auxiliary Bishop and vicar of priests in the Archdiocese of St. Louis, Timothy Dolan, about his experiences with Valentine. Only Dolan called him back, but the now Cardinal Archbishop of New York told Chris that nothing happened; that his memories didn’t mean anything. As Chris remembers Dolan’s exact words:

I know Fr. Valentine well. We were at the seminary together. We lived and worked together at Immacolata. I know LeRoy Valentine didn’t do any of things he’s being accused of. I know he would never do anything to hurt a child.

However, if you still want to talk to someone, I can arrange something. 

In other words: Dolan didn’t believe Chris, but believed in the innocence of his abuser, Valentine. The man Dolan lived with at the parish of the Immacolata, in the room adjacent to the one to which Valentine would bring his victims. Chris says at least one other victim has since told him that Dolan knew and saw Valentine bring boys up to his room.

Chris accuses Dolan of having “gaslighted” him, and says this brainwashing cut particularly deeply. It came from the man who stars in Chris’ very first memory of a priest, when Dolan had his class act out the story of Jesus healing the blind man in Mark 8 and had Chris play the role of Christ.

Nonetheless, Chris took Dolan up on his offer to point him in the direction of someone who could help him, and Chris found himself meeting a few weeks later with a woman he believes was Nancy Brown, then Assistant Director of Child and Youth Protection in the Archdiocese of St. Louis.

Brown, like Dolan, told him nothing had happened with Valentine; she told him he was just “misinterpreting” Valentine’s actions and intentions. As with the Bishop, Chris took the psychologist at her word, and, for the next nine years, just went on with his life.

Cardinals Rigali, Dolan, and Burke, together in a photo that Chris says the Archdiocese of St. Louis has tried to take down from the internet and social media

“Dolan erased all evidence of our conversations from the file of Fr. Valentine”

Dolan left the Archdiocese of St. Louis for Milwaukee in August 2002, and Rigali left for Philadelphia in July 2003. But though these protectors of Valentine moved on, Chris couldn’t, and found himself suffering panic attacks that become more and more frequent and intense as the years went by.

Chris lost his job, saw his marriage fall apart, and became estranged from his family. All the while he never heard back from the Archdiocese, now headed up by then Archbishop (and now Cardinal) Raymond Burke.

By May 9, 2011, Chris couldn’t take the pain anymore, so he decided to return to the Archdiocese of St. Louis. Deacon Philip Hengen -the then-head of the Office for Child and Youth Protection- was on the defensive from the outset, bringing two lawyers with him to his first meeting with Chris, contrary to archdiocesan policy on meetings with sex abuse victims.

The Church hadn’t changed its tune on the abuser Valentine since Chris had met with Dolan some nine years before. Its representatives repeated that Chris’ abuse hadn’t happened. But Chris was to discover something even more disturbing in his 2011 meeting with Hengen and the lawyers: that the Archdiocese had no record of his 2002 conversations with Dolan. A gap which made Chris think that Dolan had deliberately covered up for Valentine.

“Dolan erased all evidence of our conversations from the file of Fr. Valentine”, says Chris. A fact which Chris says was corroborated by Dolan’s successor as vicar of priests in St. Louis, now Bishop Rick Stika, in an August 2018 tweet. Stika confirmed that Dolan was still in charge of child protection in the Archdiocese when Chris made his initial complaint, and hadn’t left yet for Milwaukee. Stika told Chris he had found no trace of Chris’ allegations in Valentine’s file.

“Dolan isn’t a shepherd. He’s a wolf”

Not only did the Archdiocese of St. Louis insist they had no record of Chris’ 2002 complaint, but Hengen blamed the debilitating anxiety problems Chris was having in 2011 on father issues. The denials of the abuse he had suffered sent Chris into a downward spiral that only intensified when Hengen promised in July 2011, at Chris’ insistence, to speak to Chris’ therapist, only to never do so.

On May 10, 2013 the Archdiocese of St. Louis announced Valentine would be removed from the ministry due to another complaint received against him in 2012 which, unlike Chris’, had been deemed to be credible. But not even then did the Church check in with Chris to see how he was going, instead sticking to its vague offers to collaborate on a treatment plan that Chris would have to pay for.

Chris grew frustrated with what he says was the strategy of the archdiocese “to make me just go away” and tried to go over Hengen’s head to Monsignor Richard Hanneke, then vicar for priests, who ended up simply referring him back to Hengen.

Chris had lost everything and had been reduced to living in his parents’ house, but the worse was yet to come. In October 2015 he filed a lawsuit against the archdiocese of St. Louis, only to find two months later that he had a malignant melanoma on his arm. Though Chris seems to have successfully recovered from the cancer, he says the stress of battling the Church has led to another serious health problem: type II diabetes.

Chris was forced to settle his lawsuit against the Archdiocese of St. Louis in September 2017, due to a problem with the Statute of Limitations that he says was created by the efforts of the Archdiocese to gaslight him and give him the run-around. Chris continues to fight, however, in what he calls the “war” in the Church between the “believers who believe the [sex abuse] scandal happened and remains a problem” and the “doubters, deniers, and fixers who believe, to quote the Pope, ‘it’s all calumny'”. His website is the trench from which he fights.

Though in February this year Chris received an email from the Director of the Office of Child and Youth Protection of the Archdiocese of St. Louis that recognized that his claims of Valentine’s abuse “were acknowledged by Deacon Phil Hengen, the archdiocese of Saint Louis and the court system”, just a few weeks later an archdiocesan spokesman claimed “the Archdiocese’s record of Mr. O’Leary’s allegations are significantly different” to how Chris remembers them and that “the information O’Leary shared initially changed multiple times”, thereby denying this sex abuse victim the closure he so desperately seeks.

Chris seeks too to tell anyone who’ll listen the role now-Cardinal Dolan played in the sexual, emotional, and psychological abuse he suffered at the hands of the Church. Apart of the story, he says, has never been acknowledged.

Cardinal Dolan “is a wolf”, says Chris. “That makes it all the more disgusting that… he is putting himself forward as a shepherd”.

“Cardinal Dolan isn’t part of the solution. He’s part of the problem”.

This is the first part of a series in RD on accusations of abuse cover-ups against Cardinal Dolan. The second part of the series will be published in coming days.

Cardinal Dolan

https://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/10/25/religion-iglesia-america-eeuu-abusos-cardenal-dolan-parte-problema-encub

S.O.S. Nicaragua


22 octubre, 2018 By Pepa Úbeda Leave a Comment

PDF ImprimirCon dolor pero sin sorpresas me van llegando noticias de Nicaragua.

Compartí con las nicaragüenses A. y S. el XXX Congreso Feminista de Valencia en 2007. Al año siguiente, me invitaron a visitar su país. Eran niñas cuando su pueblo se levantó contra Somoza, pero sus familias formaron parte de la Revolución Popular Sandinista (1979).

Hasta entonces, Nicaragua había sido el cortijo de unas pocas familias apoyadas por los EEUU, con sólidos intereses económicos en el país. Los Somoza eran sus últimos protegidos y, tal como Roosevelt apuntó, “Puede que Somoza sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

Tras la revolución, el primer gobierno del Frente Sandinista de Liberación nacional (FSLN) pierde el poder en 1990. Le sucederán los muy conservadores y neoliberales Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. Aunque en 2006 Daniel Ortega, líder del FSLN, ya había recuperado el poder, la corrupción y la represión continuaron afianzándose sin que los nicaragüenses pudiesen denunciarlo, pues las democracias progresistas confiaban en Ortega. La cuestión es cómo se ha podido llegar a la actual situación.

LUIS NIETO PEREIRA —militante internacionalista y profesor de Historia Moderna y Contemporánea— y MÓNICA BALTODANO —historiadora, excomandanta guerrillera y exmiembra de la Dirección del FSLN— desvelan algunas claves en CTXT (Ortega-Murillo, ¿los nuevos Somoza?, 26/09/2018).

Ambos acusan a la pareja de haber convertido el partido en una maquinaria electoral y represiva, controlar a través de sus hijos los medios de comunicación públicos, nombrar y destituir cargos de acuerdo con su lealtad al tándem gobernante, haber potenciado escuadrones paramilitares que someten y aterrorizan a la población, manipular a los cuadros jóvenes del FSLN y aniquilar a los viejos, y negar las violaciones que, durante 20 años y desde los 11, padeció Zoilamérica, hija de Murillo, a manos de Ortega.

Todo empezó cuando algunos cuadros sandinistas se repartieron propiedades públicas en la “piñata” tras la derrota electoral de 1990. Adujeron que pretendían acumular medios para trabajar desde la oposición. Sin embargo, Alemán y Ortega hicieron un pacto: el primero, condenado por corrupción, salía de la cárcel y el segundo recuperaba el poder tras unas elecciones fraudulentas en 2011 y 2016.

No se puede obviar la profunda división de la iglesia católica nicaragüense. El sector popular siempre estuvo al lado del pueblo y la revolución. La alta jerarquía —encabezada por monseñor Obando y Bravo— y algunas iglesias evangélicas apoyaron la contrarrevolución armada y financiada por los EEUU. La caída del FSLN en 1990 coincide con el declive de la Teología de la Liberación en Latinoamérica a causa de la persecución de que es objeto por parte del Vaticano. Es cuando Ortega se acerca al sector reaccionario y llegan a un acuerdo: silencio y protección eclesial frente a la corrupción gubernamental por un lado y aumento de poder en el seno de la iglesia por el otro. Ortega nombrará a Obando “prócer de la paz y la reconciliación”, le pedirá perdón por los “errores del pasado” en el 25º aniversario de la Revolución, le otorgará la medalla a la orden de la Independencia Cultural Rubén Darío, apoyará su Universidad Católica y su emisora de radio, y lo nombrará gran aliado y consejero espiritual. A cambio, Obando dejará de atacarlo, lo alabará como estadista y lo defenderá ante el Vaticano.

Consecuencia grave de dicha alianza —fruto del profundo odio que Murillo siente hacia los movimientos feministas—, pues dejó totalmente desasistidas a las mujeres, es la derogación de la Ley del Aborto más antigua de Latinoamérica (1837) y el establecimiento de una dura penalización ante todo tipo de abortos, incluidos los terapéuticos y los embarazos provocados por abuso y/o violación en una sociedad en la que son habituales en muchas familias.

Ortega-Murillo alardean de haber conseguido una Nicaragua socialista y económicamente igualitaria. Sin embargo, los hechos desmienten sus palabras: Ortega se alió con el gran capital, el Banco Mundial, las grandes corporaciones y los inversionistas; se puso a las órdenes del FMI y vendió las riquezas del país a transnacionales y multinacionales; elevó los impuestos a la clase trabajadora y abortó la reforma agraria; la cúpula empresarial y militar salieron fortalecidas; la nueva burguesía sandinista se enriqueció en negocios poco

transparentes; y se expulsó de sus tierras a los indígenas para construir urbanizaciones de lujo y el canal interoceánico. En cuanto a política social, la financiación en salud, educación y vivienda es totalmente insuficiente; no existe separación de poderes; las políticas de género son inexistentes y/o retrógradas; y se han consolidado las camarillas orteguista y murillista. Han conseguido, pues, generalizar la crisis, agudizar las desigualdades, promover una atención clientelista y afianzar la corrupción.

ÓSCAR RENÉ VARGAS (71 años), cofundó en los 60 el FSLN y salvó la vida de Ortega de la Guardia Nacional de Somoza, vivió la insurrección y revolución en directo e hizo una intensa campaña por Ortega en 2006, pero dijo que en las filas del FSLN “pensar es peligroso” y tuvo que abandonar el partido. Este sociólogo, analista político y autor y coautor de medio centenar de libros, examina la crisis nicaragüense y el estado de salud del FSLN y afirma que la protesta generalizada no viene del exterior, que tiene líderes locales y que Ortega ha perdido la calle; añade que, en la actualidad, el FSLN no supera las mil personas.

La líder campesina FRANCISCA RAMÍREZ (La Vanguardia, septiembre), que vive refugiada en Costa Rica amenazada de muerte, confirma que el objetivo de las protestas es echar a Ortega, porque está matando a su propio pueblo. Ha liderado el movimiento contra el canal interoceánico y ha instado a la comunidad internacional a presionar para que haya elecciones anticipadas con supervisión internacional y un Consejo Supremo Electoral imparcial que garantice la transparencia. Piensa continuar luchando desde Costa Rica para desenmascarar al dictador y recuperar la democracia. Espera que el pueblo no se desmovilice a pesar del asesinato de jóvenes por los paramilitares, de torturas y violaciones a detenidos y sus familiares por la policía, y de que el ejército no haya parado la carnicería.

El estallido social de abril y el abandono del gran capital y la Conferencia Episcopal a Ortega, lo obligaron a abrir un diálogo nacional.

Diversos organismos internacionales han denunciado secuestros masivos, detenciones ilegales, huida a miles del país, torturas, procesos judiciales sin garantías, terror gubernamental, “operaciones de limpieza” y criminalización de la protesta. A pesar de ello, hay sectores de la izquierda extranjera que afirman que todo es resultado de maniobras neoliberales. Parecen haber olvidado que el pueblo nicaragüense es sandinista, antiimperialista y de izquierdas; que quiere derrocar a un gobierno corrupto y represor; y que una parte importante del sandinismo histórico se ha alejado de Ortega y su camarilla.

El detonador de las protestas fue el incendio forestal de la Reserva Indio Maíz (13 de abril) a causa de la desidia del gobierno; seguido de una reforma de la Seguridad Social que asfixia al pueblo y que provocó las primeras concentraciones pacíficas. El gobierno ordenó contramarchas y reprimió las marchas. Ante las primeras víctimas, las protestas arreciaron y la represión gubernamental se agudizó. Aunque Ortega retiró la reforma, era demasiado tarde: los estudiantes exigieron acabar con la corrupción y la falta de libertad; Ortega aumentó la represión, que lleva ya casi medio millar de muertos y 3.325 víctimas (cifras de Naciones Unidas negadas por el gobierno).

“The Boston Globe” (30/08/2918) corroboró dicha represión y pidió al Alto Comisionado de Naciones Unidas que exigiese al gobierno que acabase con ella, además de desarmar a los civiles responsables de los asesinatos y las detenciones arbitrarias. Otros medios internacionales han denunciado arrestos ilegales, torturas, tribunales cerrados y pérdida de empleo de los profesionales (profesores, doctores, jueces…) que se han pronunciado en contra. Miles de nicaragüenses han pedido asilo político en Costa Rica. El mismo jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein, anuncia que “el mundo mira hacia otro lado” y urge a la comunidad internacional a “tomar los pasos concretos para que la actual crisis en Nicaragua no descienda hacia un más profundo disturbio social y político”.

El gobierno de Ortega ha rechazado los informes críticos y los atribuye a la oposición, pero no permite la presencia de representantes independientes. Argumenta que los pensionistas no protestaron y que fueron los estudiantes de universidades privadas, empresarios y opositores, porque su intención es establecer una estructura neoliberal; que el FMI lo obligó introducir la reforma de las pensiones; que la violencia procede de maras y víctimas; que los medios de comunicación mienten porque están en manos de neoliberales; y que la crisis es fruto de la injerencia de poderes económicos interiores y exteriores que quieren quedarse con el país mediante elecciones anticipadas. Ante la violencia policial, aceptó la investigación de la Corte Interamericana de DDHH, la OEA y la ONU y prometió tomar medidas contra los responsables en caso de demostrarse. Aseguró que la Mesa por la Paz y el Diálogo Nacional constituida por gobierno, oposición, representantes estudiantiles, empresarios, sindicatos e iglesia católica seguía adelante. Que el origen del problema eran los EEUU, porque la construcción del canal interoceánico había recaído en empresas británicas, holandesas y chinas, no norteamericanas, y que presionaba a Nicaragua con sanciones para que no recibiese ayudas internacionales. Terminaba afirmando que, desde 2017, había habido importantes logros sociales y económicos.

Ante estas noticias, resulta incomprensible la oposición a analizar seriamente la situación de cierta izquierda española. ¿Quizás es porque han sido muy bien atendidos por el gobierno al ir allí como cooperantes o partido político? Con todo, ¿tan difícil es llevar a cabo un análisis objetivo? ¿qué les costaría enviar de incógnito a algún representante y comprobar in situ la realidad?

Redes Cristianas (RC) ha publicado una carta abierta que reitera todo lo anterior, invitan a la izquierda a informarse adecuadamente porque cuentan con suficientes datos y le recuerdan que debe solidarizarse con quien sufre una brutal represión: el pueblo. Insiste en que los sectores que animaron el levantamiento —espontáneo, autoconvocado y pacífico— fueron estudiantes, barrios populares, campesinado, sectores urbanos y ecologistas…

RC se sorprende de afirmaciones de esa izquierda: “el gobierno nicaragüense es uno de los últimos bastiones de la izquierda latinoamericana” y considerar a Ortega “uno de los nuestros” (‘El imperio contra Nicaragua’ (10-06-2018), firmado por el responsable de relaciones internacionales del PCE, y ‘Sobre Nicaragua y el feminismo’ (10-07-2018), comunicado del área de feminismo del PCE).

Y se pregunta por qué silencian o ignoran las denuncias de importantes y valientes sandinistas como Ernesto Cardenal, Gioconda Belli, Sergio Ramírez, Dora María Téllez, Mónica Baltodano, Henry Ruiz o Edmundo Jarquín, solo por citar a algunos…

La acusa de ignorar o despreciar los testimonios de protagonistas como las estudiantes nicaragüenses que han recorrido Europa para explicar la situación (Caravana Informativa de la Solidaridad Internacional para Nicaragua) y preferir la lealtad a unas siglas corrompidas y a la complicidad de casta, a defender una ideología progresista y de izquierdas que aboga por la democracia, los derechos humanos, la justicia social y la defensa del planeta. Con su actitud, solo han conseguido el fortalecimiento de la derecha, el neoliberalismo y una nueva dictadura.

Afortunadamente, ha habido muchos ejemplos de objetividad, como la ‘Declaración urgente por Nicaragua’ (17 de julio), firmada por intelectuales y activistas latinoamericanos o las asociaciones feministas (más de 1.000 en España), que intentaron entregar sin éxito en la Embajada en Madrid y el consulado en Barcelona de Nicaragua un escrito de solidaridad con las compañeras nicaragüenses (25/09/2018). Sin embargo, la embajada respondió con “la firme decisión política de las más altas autoridades del país de no aceptar ningún mensaje de nuestra parte”.

Pepa Úbeda

Filed Under: Revista SurRS Sur global

https://www.sur.org.co/s-o-s-nicaragua/

Sínodo 2018: María Luisa Berzosa quiere “defender la Iglesia desde dentro”


María Luisa Berzosa © Hijas de Jesús

María Luisa Berzosa © Hijas De Jesús

Entrevista a la única religiosa española en la AsambleaOCTUBRE 25, 2018 21:48ROSA DIE ALCOLEAEL SÍNODO DE LOS OBISPOSENTREVISTAS

(ZENIT – 25 oct. 2018).- “¡Usted es el altavoz del Sínodo!” le dijo el Papa Francisco tras verla en la portada de la revista Vida Nueva, junto a un joven que portaba un altavoz.

María Luisa Berzosa es la única religiosa española que participa en el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, y admite que lo hace con muchas inquietudes y deseos “en la línea de que haya más inclusión, de que no seamos tan pocas mujeres, de que la Iglesia esté más presente como pueblo de Dios, no solo como jerarquía”.

“El deseo va unido al compromiso. En la medida que yo pueda, pues aquí estoy, jugando por ese compromiso”, indica. “Si en la Iglesia no tenemos las mujeres la puerta muy abierta, y se nos abre una rendija, yo entro por ahí. Esta vez se me abrió la rendija y aquí estoy”, dice sin tapujos.

“Defender la Iglesia desde dentro”

A la jesuitina María Luisa Berzosa le llegó por sorpresa la invitación a participar en el Sínodo de los Obispos, que se celebra en el Vaticano estos días, convocado por el Santo Padre para debatir las inquietudes y los problemas de los jóvenes de todo el mundo.

La consagrada de la Congregación Hijas de Jesús colabora en Entre culturas, que forma parte de Fe y Alegría, fue propuesta por un amigo para participar en esta XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo, y vive esta experiencia como una ocasión para “hablar, luchar y defender la Iglesia desde dentro”, describe. “No sentirme espectadora”.

Ofrecemos la entrevista concedida en exclusiva a Zenit por María Luisa Berzosa:

***

ZENIT: ¿Cómo es su participación en el Sínodo?

María Luisa: Yo pertenezco a la comisión de expertos. Nuestra comisión tiene como objetivo escuchar, recoger todo lo que dice tanto en el aula como en los Círculos Menores y pasarlo a los dos secretarios especiales. Los que coordinan nuestra comisión son los secretarios especiales y nosotros somos colaboradores de esos secretarios. Después, en los grupos por lenguas, en los Círculos Menores, estamos también en cada uno dos expertos, entonces ayudamos también un poco el proceso de discernimiento de grupo y todos los días nos reunimos la comisión de expertos y ahí volcamos como va el proceso de los grupos, qué puntos son más incisivos, qué puntos son más debatidos… Hacemos recuento de lo que vaya pasando.

Nosotros recogemos y aportamos. También damos nuestra opinión, obviamente. Y en los grupos también hemos participado.

ZENIT: ¿Cuál  es su misión con los jóvenes?

María Luisa: Yo soy voluntaria en Entre Culturas, parte de Fe y Alegría, que está en España. Entonces allí hago mucha formación a voluntarios, que son jóvenes y adultos, digamos, porque para salir a países de fuera se exige tener 21 años. De ahí en adelante, es cuando yo hago la formación, hago mucho acompañamiento espiritual, y ahí hay todo tipo de gente.

Fui directora durante 11 años de la escuela Fe y Alegría en Italia para inmigrantes latinoamericanos, y a la vez trabajé en Fe y Alegría Argentina. Entonces, como trabajaba en Argentina, en este movimiento, mi congregación me pidió me pidió venir a coordinar esta escuela.

ZENIT: ¿Qué mensaje, y sobre todo, qué proposiciones concretas, va a llevar a España después de participar en este Sínodo?

María Luisa: Los jóvenes han pedido mucho –y yo también lo veo en mi tarea de acompañamiento– ser acompañados, ser escuchados, estar cerca, porque no solo el discernimiento –decían ellos, y es verdad– es para decidir si eres religioso o sacerdote, sino para muchas decisiones que hay que tomar en la vida, y yo lo siento en el acompañamiento espiritual que hago con las personas, que tengo que elegir carrera, que tengo que decidir novio/novia, que tengo que optar por decidir o aceptar un trabajo que me mandan a no sé donde…Estamos siempre decidiendo, ¿no? Entonces yo, si tengo que subrayar algo indicaría la escucha que indica la cercanía, la empatía, ponerse un poco en el lugar de los jóvenes de hoy, los que somos mayores tendemos a identificarnos con lo que fuimos o con lo que ya fue, y creo que hay que situarse en los jóvenes de hoy.

ZENIT: Hace unos días veíamos en Internet una iniciativa de mujeres católicas que piden poder votar en el Sínodo de los obispos, concretamente. ¿Qué le parece esta petición? Está siendo muy comentado por todos los que participan en el Sínodo, ¿cree que Francisco cambiará esto?

María Luisa: Yo espero que sí, por lo menos nos hemos empeñado mucho en que se oyeran esas voces. En una conferencia de prensa que dimos las religiosas en Radio Vaticana, me enteré de que había una petición de firmas, no me había llegado la noticia. Pero yo lo que sostengo es que para votar, primero hay que entrar –una cosa obvia–. Entonces yo para lo que estoy luchando es para que se amplíe la participación. Si uno participa, con pleno derecho tiene que votar. Entonces, es muy llamativo, –yo lo dije en mi grupo– es anti-testimonio que haya 10 superiores religiosos y 1 superiora general, que no puede votar, es una desproporción clamorosa.

Yo creo que si hay otro Sínodo, que lo habrá, yo creo que será de otra manera. También se habló el otro día de un Sínodo de las mujeres, y yo digo: “Con esta estructura no quiero Sínodo de las mujeres”, porque si va a haber 250 obispos y 30 mujeres (o 20 ó 25…). Entonces, si a mí me preguntan… porque claro, hay mucho derecho canónico por medio, no sé, yo no soy especialista, pero sería un Sínodo de pueblo de Dios, de Iglesia en sentido amplio. La jerarquía, por supuesto que es parte pero no solo. Entonces, jóvenes, ancianos… donde haya jóvenes, ancianos… monjas, gente soltera, gente divorciada… Esa es la Iglesia del Pueblo de Dios, que la sinodalidad tiene que ver que ver con el Vaticano II, es participación, es ampliación… Sínodo significa “todos juntos”, pues ¡todos juntos! No solo jerarquía y una proporción mínima. Hay que empujar la inclusión y la amplitud, en mi opinión.

ZENIT: ¿Cómo les trata el Papa en el día a día del Sínodo?

María Luisa: Estos días tengo unas fotos… ¡todas con anécdotas! Porque él se acerca a saludarme. Yo un día me puse en la fila para saludarle y hacerme la foto, y luego ya dije “ya está”. Pero el otro día pasó y yo me di cuenta de que me miraba y me dijo: A usted la he visto yo el otro día en la portada de la revista Vida Nueva. Me han puesto en la portada con un joven con un altavoz. Entonces me dijo: Sí, sí, la he visto. Entonces entramos en el ascensor, que estaba Baldisseri. Y subimos, y todavía en el ascensor, me dijo: “¡Pero que famosa es usted! El altavoz del Sínodo”. Y dije: “¡No, no! No exageremos, es el altavoz de los jóvenes, que me han buscado porque tengo mucha juventud acumulada, por nada más”. Se mató de la risa. Y el otro día salía él del ascensor, y estaba con unos compañeros esperando que pasara, y lo mismo, iba con el ordenador y me dijo: “¿Qué estás haciendo?”, digo: “Trabajando”. Dijo: “Bueno, pues si te cansas, este compañero tuyo, que tiene un buen licor… que te ponga una copa”, un portugués, de Radio Vaticana, jajaja, riéndose a carcajada limpia. Él rompe mucho el protocolo, es muy espontáneo.

ZENIT: Usted dijo que quiere defender la Iglesia desde dentro. Con este Papa, con este Sínodo… ¿Qué cosas cree que cambiarán?

María Luisa: Yo deseo que cambie la participación de la mujer, que se extienda, que se amplíe… que no puede ser que no haya presencia ni participación, y también en campos de responsabilidad de la Iglesia, porque no puede ser solo otro tipo de labores. Entonces, tomar partido como personas adultas dentro de la Iglesia, como se va haciendo… se va haciendo en la sociedad, es un ritmo lento, pero yo espero que sea así. Y también que sea un empuje, pero eso ya se tiene que hacer en cada diócesis, en cada lugar, en cada parroquia, para el mundo juvenil. Para el mundo juvenil, que yo no quiero verlo como un gueto: “Ay, estos son los jóvenes”, no. Un mundo que estemos interrelacionados, porque todos estamos con gente joven, con gente de mediana edad y con gente mayor, esas son las etapas de la vida, y no hacer guetos ni de ancianos, ni de jóvenes, ni de mujeres… No, yo soy de la inclusión. La diversidad. Es la mayor riqueza, y además es la realidad de la vida.

https://es.zenit.org/articles/sinodo-2018-maria-luisa-berzosa-quiere-defender-la-iglesia-desde-dentro/

La declaración del Sínodo planteará una “reforma histórica” para erradicar la pederastia en la Iglesia


SE CONSTATA “LA URGENCIA DE UN CAMBIO NECESARIO E INEVITABLE” SOBRE EL PAPEL DE LA MUJER, ADELANTA IL MESSAGERO

La mayor polémica está en la inclusión o no en el texto final de términos relacionados con la cultura LGTBIJesús Bastante, 25 de octubre de 2018 a las 17:54  

Mujeres en el Sínodo de los JóvenesRELIGIÓN | VATICANO

“Se quiere utilizar un lenguaje inclusivo, pero no enredarnos con las palabras, sino ofrecer una propuesta para todos”, apuntó a RD un padre sinodal, que entiende que el borrador “es bastante rico”, y que “no defraudará”

(Jesús Bastante).- “Es necesario reconocer con humildad que detrás de la propagación de la cultura del abuso hay un vacío espiritual que se enfrenta a una conversión decisiva del corazón”. El documento final del Sínodo, cuyo borrador votarán los padres sinodales el sábado antes de presentarlo al Papa, incluirá un rotundo mea culpa de la pederastia eclesial, al tiempo que planteará una “reforma eclesial de importancia histórica” para erradicar los abusos de la Iglesia católica.

Al menos así lo adelanta Il Messagero, que ha tenido acceso al borrador de texto que debaten los padres sinodales. En la línea de lo adelantado por los cardenales Marx y Tagle, el documento recogerá cómo “los abusos sexuales son también abusos de poder“, que se achacan a “la falta de responsabilidad y transparencia con la que se han manejado”.

“Desafortunadamente, la Iglesia ha acabado asumiendo un estilo de ejercicio de poder que marca la historia del mundo, hecha de violencia contra los pequeños y vulnerables”, apunta el borrador.

Y es que, pese a algunas oposiciones internas, el objetivo de Francisco no es otro que reflejan, ante el mundo y ante los jóvenes, “una Iglesia que se pone verdaderamente a la escucha y que no tiene siempre una respuesta prefabricada ya lista”. Pese a todo, y al deseo del Papa de ofrecer un documento que arriesgue, se mantiene hasta el final la duda de si el texto final incluirá o no referencia a la terminología asociada con la cultura LGTBI.

“Se quiere utilizar un lenguaje inclusivo, pero no enredarnos con las palabras, sino ofrecer una propuesta para todos”, apuntó a RD un padre sinodal, que entiende que el borrador “es bastante rico”, y que “no defraudará”.

Sin embargo, según lo adelantado por Il Messagero, las referencias al papel de la mujer en la Iglesia se limitan a dos puntos del documento, en concreto los 62 y 155. En los mismos, se dice que “entre los jóvenes surge la exigencia de un mayor reconocimiento y valorización de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia”, y se reconoce que “muchas mujeres desempeñan un papel insustituible en las comunidades cristianas, pero rara vez participan en los procesos de toma de decisiones, incluso cuando tales procesos no requieren responsabilidades ministeriales específicas o reconocimiento eclesial”.

La ausencia de la voz y la mirada femeninas empobrecen el debate y quitan al discernimiento una contribución preciosa. Es importante emprender procesos que hagan a todos más conscientes de la urgencia de un cambio necesario e inevitable“, recalca el primero de los puntos.

Por su parte, el número 155 añade que “un aspecto de particular importancia en este sentido es el de la presencia femenina en los cuerpos eclesiales en todos los niveles, también en función del liderazgo, y de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones eclesiales”.

“Es un deber de justicia, que se inspira tanto en la forma en que Jesús se relacionó con los hombres y mujeres de su tiempo, como en la importancia del papel de algunas figuras femeninas en la historia de la Iglesia. El tema de la presencia femenina en las asambleas sinodales también se planteó, evitando la disparidad entre la representación de la vida religiosa masculina y femenina“, se apunta.

Al Sinodo il documento finale contiene solo 2 paragrafi sulle donne e la parità di genere https://www.ilmessaggero.it/vaticano/donne_papa_francesco_parita_genere_sinodo_chiesa_vaticano_suore_abusi-4063218.html … @ilmessaggeroit

Città del Vaticano – Altro che serie B. L’interesse per la condizione della donna nella Chiesa – segnata da una pesante discriminazione di genere – è stata…

https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2018/10/25/la-declaracion-del-sinodo-plantea-una-reforma-historica-para-erradica

“LA VIDA ES SAGRADA” MARGARITA ROSA DE FRANCISCO.


 24 de octubre 2018 , 11:22 p.m.

El argumento que no me cuadra de los que condenan el aborto es el de ‘la vida es sagrada’. ¿Por qué entonces no se lo aplican a TODO lo que atente contra ella? Me pregunto por qué la decisión íntima de una mujer de no continuar el proceso de gestación produce más escándalo que el estilo genocídico que históricamente han practicado los Estados para perpetuar su hegemonía, como es el de reclutar obligatoriamente a jóvenes para echarlos como carne de segunda a quemarse en la guerra.

Ese acto tan masculino y oficial que es penetrar tierras ajenas con ejércitos de víctimas a las que llaman soldados y héroes de la patria no lo consideran pecado, y se les dice ‘bajas’ a los asesinatos que se cometen en ese marco. Pero resulta que una mujer que renuncia a darle curso al desarrollo de un feto en su cuerpo sí es una criminal. Ese delito lo carga solo la mujer, pues el hombre que no quiere a su hijo y se desaparece no es más que un irresponsable.

No legalizar el aborto libre por miedo a que se vuelva un anticonceptivo es lo mismo que creer que por legalizar la droga se va a volver drogadicto todo el mundo. Tal vez el aborto como asunto de salud pública no sería elegido como anticonceptivo, porque es un proceso riesgoso. Pero ¿qué podemos esperar las mujeres de una lógica cultural cimentada en la Biblia, un libro fascinante pero lleno de símbolos misóginos que desde el Génesis ilustra la creación de la mujer a partir de la existencia del varón, reduciéndola a ser un ente sin potestad sobre su propio cuerpo ni derecho a una identidad independiente? ¿Qué nos enseñan los pasajes que cuentan cómo un padre sí puede sacrificar a su primogénito para negociar con un Dios chantajista?

La mujer es juzgada por “matar” a un ser humano potencial, mientras que en el hombre está representado el ‘deber divino y patriótico’ de asesinar a miles en acto y a la vista de todo el mundo, apoyado hasta por las leyes internacionales que acuñan expresiones aberrantes como ‘guerra humanitaria’. No, perdón, señoras y señores defensores de la vida, eso es lo que tiene de sospechoso la moral, que es creada a conveniencia de este falogocentrismo que nos tiene jodidas desde hace miles de años y a través del cual hacen pasar todo tipo de preceptos como si fueran universales y que, tristemente, las mujeres mismas, sus damnificadas directas, defienden sin darse cuenta.

MARGARITA ROSA DE FRANCISCO

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/margarita-rosa-de-francisco/la-vida-es-sagrada-por-que-entonces-no-se-lo-aplican-

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: