Mons. Tissera: El Sínodo, una oportunidad para rejuvenecer a la Iglesia


Jueves 4 Oct 2018 | 12:54 pm« Volver

ver másCiudad del Vaticano (AICA): “Este Sínodo es un momento privilegiado para la Iglesia. Para la Iglesia es una oportunidad de rejuvenecernos, porque envejecemos cuando perdemos la fuerza del Evangelio”, expresó el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, padre sinodal electo por la Conferencia Episcopal Argentina, durante la conferencia de prensa, este jueves 4 de octubre, en la Sala de Prensa de la Santa Sede al finalizar las primeras sesiones de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. 

  Imprimir  

  Enviar por mail  | Comparte:

  “Este Sínodo es un momento privilegiado para la Iglesia. Para la Iglesia es una oportunidad de rejuvenecernos, porque envejecemos cuando perdemos la fuerza del Evangelio”, expresó el obispo de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera, padre sinodal electo por la Conferencia Episcopal Argentina, durante la conferencia de prensa, este jueves 4 de octubre, en la Sala de Prensa de la Santa Sede al finalizar las primeras sesiones de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos. 

La rueda de prensa, en la que participó monseñor Tissera, fue coordinada por el prefecto del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, que dijo que en esta 2ª sesión participaron 25 padres sinodales y el tema de la escucha fue una constante en todas ellas. 

El obispo de Quilmes recordó en primer lugar a los periodistas presentes que “América Latina es el continente que acoge a la mayoría de los cristianos” y añadió: “Estamos aquí para escuchar profundamente los clamores de la juventud de todo el mundo. Hay que caminar con un oído en el pueblo y con otro en el Evangelio, y en este caso, con un oído en los jóvenes y otro en el Evangelio”, subrayó. 

En este sentido, señaló que uno de los retos es “provocar el encuentro entre Jesús y los jóvenes de hoy, y nosotros, como cualquier cristiano, somos un intermediario”. 

Aclaró que cuando los padres sinodales hablan de “la llamada” a los jóvenes, del discernimiento vocacional, no es únicamente una referencia a la llamada al sacerdocio, sino que es una llamada “a vivir, a seguir, el camino de Jesús”. 

Sobre el acento que se está poniendo en la necesidad de escucha, afirmó que “hay que escuchar a esos jóvenes para hacerles entender que Dios los ama. Los jóvenes no están perdidos, quizás la que está perdida es la sociedad que no les abre las puertas. Por lo tanto, estos días estamos escuchando”, concluyó monseñor Tissera 

Recuperar la capacidad de escucha
El prefecto del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, explicó que los trabajos del Sínodo se organizaron en una estructura de tres partes, siendo la primera dedicada a la Iglesia en escucha de la realidad, que se alargará durante esta primera semana del Sínodo. Las otras dos son interpretar y escoger. 

Seguidamente señaló en las intervenciones de los 25 padres sinodales se habló sobre el problema del descarte, la credibilidad de la Iglesia, afectividad y la sexualidad, la vocación en sentido amplio: laical y religiosa, la acogida de los migrantes, “ya que de hecho, los migrantes son casi todos jóvenes”, indicó el prefecto. 

Otros temas fueron la necesidad de recuperar la capacidad de escucha y de recuperar la paternidad de la Iglesia. Se ha reflexionado sobre la familia como lugar de la fe; sobre cómo los jóvenes viven la propia religiosidad; sobre cómo se puede hacer para que las religiones permanezcan abiertas al diálogo y al testimonio. 

Por otra parte, también se prestó atención a cómo debe ser la pastoral juvenil, y se señaló “que no debe ser un intento de domesticar”. 

Asimismo se mencionó la capacidad de profecía de los jóvenes, de su capacidad de mirar al futuro. Se habló del perdón de la Iglesia cuando no estuvo a la altura de sus compromisos. Se abordó el tema de los abusos. La necesidad de la Iglesia de ser empática y las relaciones entre diferentes generaciones. 

“El clima era muy participativo. Se prestó gran atención a los participantes que no eran padres sinodales”, comentó sobre las intervenciones Paolo Ruffini, agregando: “Se percibió en todas las intervenciones un constante deseo de soñar junto con los jóvenes, de intentar mirar el mundo con los ojos de los jóvenes”, concluyó el prefecto. 

http://www.aica.org/35826-mons-tissera-el-sinodo-una-oportunidad-para-rejuvenecer-la-iglesia.html

LAS MUJERES SEGUIMOS RECLAMANDO…Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


 

Existe un dicho muy español, de Don Quijote de la Macha: “Con la Iglesia hemos topado”. Queriendo decir, que ante esto pues no hay nada que hacer. Pero, las mujeres seguimos insistiendo, porque “la gota, cala la roca” dice un dicho popular.

Las mujeres nos estamos haciendo sentir, no solo en la Plaza de San Pedro en Roma, también en otros países, el hecho de reclamar, en justicia nuestros derechos y reconocimiento como plenas hijas de Dios creadas a su imagen y semejanza, no nos hace delincuentes, ni herejes, y menos ateas.

Ante el mundo, 280 mujeres presbiteras, somos un “punto”. Pero no estamos quietas, el Movimiento Internacional de Presbiteras Católicas Romanas, RCWP-ARCWP, no es un movimiento desconocido, los medios de comunicación y las redes sociales, con respeto y dignidad, ya dan buena cuenta de nuestras actividades dentro de la Iglesia.

Es hora de que la Iglesia Pueblo de Dios, conozca los atropellos patriarcales y misóginos de la Jerarquía Eclesiástica, no para abandonar la Iglesia, no para faltar al respeto a insultar a los presbíteros, no para acabar con la Iglesia. Pero, si como Asamblea Pueblo de Dios, debemos estar informados/as, para reclamar pidiendo se corrijan los errores del pasado, regresando a las fuentes frescas y siempre nuevas que se desbordan en el Evangelio…

Ante el silencio, la falta de escucha, y respuestas a nuestros reclamos, la Jerarquía, a través de “Latae sententiae”, anuncia que estamos excomulgadas, según el Código del Derecho Canónico de la Iglesia Católica, se trata de una excomunión automática, “La excomunión prohíbe el ejercicio de ciertos derechos bautismales, y puede implicar restricciones en cuanto a la participación en los acontecimientos litúrgicos y el gobierno de la Iglesia, y la recepción de beneficios de la Iglesia”. (Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Latae_sententiae).

Los presbíteros que han incluido en el delito de la pedofilia, también están “Latae sententiae”, sin embargo, hasta el momento, nadie hace mención de ello. En cambio, las mujeres presbiteras, por ejercer el ministerio sacerdotal, se nos declara “Latae sententiae”, es decir al mismo nivel del delito de la pedofilia. Sentencia que no asumimos, ni aceptamos porque nosotras no nos hemos retirado de la Iglesia, no hemos renunciado a nuestro Bautismo, nada, ni nadie nos puede borrar el Bautismo, y menos hemos arrebatado la inocencia, o escandalizados a los niños/as. (Mateo 18:6)

¡Reclamamos a la Jerarquía Católica como personas bautizadas, el poder ejercer en plenitud nuestro Bautismo! Que se corrijan los errores, y se nos permita dar nuestro aporte a la reforma y futuro de la Iglesia. Deseamos plenamente que la Iglesia, sea una Iglesia inclusiva, donde tengan acogida, todas aquellas personas que han sido rechazadas, maltratadas, despreciadas, como la Comunidad del LGTBI, los inmigrantes, los desplazados, divorciados/as, los líderes sociales cuidadores del planeta, y las mujeres que hayan abortado. Son ellas/os, los nuevos leprosos, los nuevos pobres, que Jesús acogería en su regazo, liberándoles de una sentencia tortuosa, brindándoles su Amor Sanador, reconciliador, reparador.  

*Presbitera católica.

Escándalos de la iglesia católica (la excomunión a las mujeres sacerdotes debe ser corregida) por Susan Talana Harris, Orlando Sentinel


Escándalos de la Iglesia católica:  aunque la noticia no era «nueva», aún estaba conmocionado, enojado y consternado al enterarme de que «… el clero abusó de al menos 3.677 personas entre 1946 y 2014» en Alemania («el obispo alemán se disculpa por miles de Casos de abuso sexual «, Orlando Sentinel, 26 de septiembre.

De nuevo, pregunto: ¿Cómo podrían los que se suponía que representaban a Cristo cometer delitos tan atroces, no solo en Alemania, sino también en los Estados Unidos y otros países? Por supuesto, este mundo es solo un lugar de prueba, e incluso aquellos que deben representar a Cristo tienen el libre albedrío para cometer el mal. Me consuela el hecho de que la mayoría de los sacerdotes son fieles a Dios y, confío, se han tomado medidas para evitar que incluso un niño sea maltratado.Por más doloroso que sea el escándalo de la pedofilia, creo que hay otro escándalo en la Iglesia Católica que necesita ser corregido: la excomunión a las mujeres que quieren servir al Señor de la mejor manera posible como sacerdotes, en particular, las miembros de la Asociación de las sacerdotes católicas romanas.¿Por qué las mujeres que solo quieren servir a Dios como buenos sacerdotes están siendo excomulgadas?Espero y oro para que estos dos escándalos terminen. Espero y oro para que las mujeres pronto sean ordenadas sacerdotes en mi querida Iglesia Católica.
Susan Talana Harris  Orlando

http://bridgetmarys.blogspot.com/2018/10/catholic-church-scandals.html

A %d blogueros les gusta esto: