LAS TROCHAS QUE NADIE VE…


Desde que comenzó el éxodo desde ese país existen estos pasos informales para cruzar la frontera. Ahora, al día unos 1.200 personas los usan, así les cueste la vida. SEMANA estuvo en uno de ellos.

Image
 

CRÓNICAS DESDE MEDELLIN-V: “Las mujeres reivindicamos la autonomía, la igualdad originaria y la equidad de género” Juan Jose Tamayo


Director de la Cátedra de teología y Ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría”. Universidad Carlos III de Madrid y secretario general de la Asociación de teólogas y Teólogos Juan XXIII

            En la crónica anterior expuse la lúcida e interpelante reflexión de la pastora presbiteriana colombiana Gloria Ulloa en el panel “Mujeres” del Encuentro Medellín + 50 ·El grito por los pobres, grito por la vida Luces y sombras a 50 años de Medellín, que tuvo lugar en la ciudad colombiana del mismo nombre del 28 de agosto al 1 de septiembre de 2018. En esta V Crónica desde Medellín voy a presentar la excelente intervención de María del Carmen Montes Castillo, antropóloga mexicana, miembro del SICSAL y colaboradora de Don Samuel Ruiz, obispo de Chiapas, que compartió el panel con Gloria Ulloa.         

María del Carmen Montes Castillo hizo un recorrido en clave dialéctica por las luces y sombras del caminar de las mujeres en América Latina durante los cincuenta años posteriores a Medellín. Su primera constatación fue que, constituyendo la mayoría en la Iglesia, son colocadas en lugares subalternos, en papeles secundarios y en las labores domésticas, sus cuerpos son objeto de control punitivo y sus derechos sexuales y reproductivos negados. No es un análisis para sentirnos optimistas, pero es una descripción empíricamente verificable, que nos lleva a abrir los ojos a una realidad que es necesario cambiar. 

            La segunda constatación es que en los años 1965-1970, de profunda renovación eclesial, las mujeres estuvieron presentes y asumieron compromisos importantes en las luchas de los barrios, de los pueblos, pero fueron invisibles. Quizá el avance más importante llevado a cabo por las mujeres desde el punto e vita religioso fue tomar en sus manos la Biblia, empoderarse en el trabajo pastoral y en los estudios teológicos, “reivindicar la autonomía, la igualdad originaria y la equidad de género” y reconocerse “autoridad moral, capaces de tomar decisiones en todos los ámbitos de nuestras vidas…, imagen y semejanza de Dios con quien compartimos la libertad, la dignidad  y decisiones”. Es este, sin duda, un elemento esperanzador que conduce al optimismo.

            Sin embargo, la jerarquía de la Iglesia católica no reconoce las importantes contribuciones prestadas por el feminismo a la vida de las mujeres y de los hombres. “Seguimos padeciendo –afirma- el control punitivo que hay sobre nuestros cuerpos, nuestra sexualidad, la estigmatización  por decidir libre y responsablemente acerca del número y el esparcimiento de nuestras hijas e hijos, aun cuando los derechos sexuales y reproductivos han sido reconocidos”.

            A las luces expuestas anteriormente hay que añadir igualmente esperanzadoras: actuación autónoma de las mujeres, conscientes de las decisiones que toman; su incursión en el estudio, desde la perspectiva de género, de la antropología, la teología feminista; la formación de redes y alianzas de mujeres; la construcción de un cuerpo teórico que las fortalece y da seguridad.

            Entre las sombras, se refirió también a las resistencias frente a los avances conseguidos y a los retrocesos, a nivel de ideologías y prácticas, de las jerarquías que rechazan los avances legislativos, laborales, sociales y políticos en materia de igualdad. La sombra mayor es, sin duda, el sistema patriarcal, muy presente y actuante en la Iglesia católica.

Ofreció una propuesta de la Iglesia que anhelamos con estas características: que recupere el mensaje evangélico de solidaridad los pobres y excluidos; inclusiva y respetuosa de las diferencias; reconozca la libertad de conciencia, de expresión y asociación y los derechos humanos en su interior; anteponga la vida a las normas, acepte el ecumenismo real, respete los Estados laicos, renuncie a ser Estado y se comprometa con los pobres; renueve su doctrina moral en materia de sexualidad, reproducción, aborto, homosexualidad, eutanasia, modelos de familia, SIDA, métodos anticonceptivos; fomente la participación, la descentralización, el diálogo, la corresponsabilidad y la rendición de cuentas.

María del Carmen Montes puso especial acento en la incorporación de las mujeres y la juventud en la toma de decisiones y el reconocimiento de su autoridad moral. Exigió, asimismo, el reconocimiento del daño moral causado a las víctimas de abusos sexuales, de discriminación y de exclusión, y el castigo a los culpables del delito de pederastia “suspendiéndolos del ministerio sacerdotal y sometiéndolos ante las leyes civiles”.

Terminó su intervención con un bello texto de la hermana Leonor Aida Concha en torno a las mujeres cristianas en el presente milenio. Es el sueño de una Iglesia:

– Que desmonta en su interior el mito de la superioridad masculina y proclama el fin de un mundo binario, es decir, el de una realidad dual antagónica.

– Elimina la dominación basada en la masculinidad y toma en cuenta a las mujeres como sujetos y logre “dar el paso a estructuras de justicia igualitaria como coherencia evangélica”.

– No estará conducida por clérigos, que abandonarán su condición sacral, sino por seglares, hombres y mujeres.

– “Ya no se sentirá dueña y controladora de Dios”, sino que  contribuirá con otras religiones y con los hombres y mujeres de todo el mundo a construir mejores realidades.

– Estará ligada al conjunto del cosmos, que sustituya las ideas jerárquicas del universo por las relaciones de interdependencia en todos los niveles de la existencia.

– Que baja de la cruz a las personas y colectivos empobrecidos y no hace del sufrimiento su eje central, sino que contribuye a mejorar la vida cotidiana de la gente oprimida.

– Que habrá eliminado el enfoque biologicista que tiene de las mujeres y tratará a estas con amor misericordioso y no de manera condenatoria.

– En la que las mujeres elaborarán una teología que supere las concepciones e imágenes exclusivamente masculinas de Dios.

– En la que las mujeres participarán en la reformulación de una nueva ética que considere la sexualidad y el gozo como algo positivo.

– En la que las mujeres coordinarán sus Iglesias locales, animadas por dios liberador.

– En la que las mujeres ayudarán a superar los miedos y a eliminar las esclavitudes, injusticias y sufrimientos de la humanidad.

 – En la que se hará memoria de los orígenes del cristianismo como momentos liberadores de las mujeres.

La mujer del presente milenio, concluye el utópico relato de Leonor Aida Concha, “observará cómo terminó el miedo que la humanidad de los pasados milenios tuvo a lo femenino porque expresaba las fuerzas de la vida que son oscuras, inmensas, seductoras, unas veces silenciosas, otras ruidosas, que parecen escapar al control de la razón, pero que son temidas por su grandeza. La humanidad en sus dimensiones femenina y masculina se habrá reconciliado consigo misma”.

Remitido al e-mail

La Iglesia Católica en América Latina y el Caribe hace 50 años.


XCV.

Por: DIALOGANTESPublicado en: PAZ&DESARROLLOSEGUIR ESTE BLOG

CAPÍTULO XCV

En estos CAFÉS DOMINICALES con Monseñor DARIO  ÁLVAREZ  BOTERO  ,Párroco de la Inmaculada Concepción , nos cuenta parte de esos momentos en los que la  REFLEXIÓN se mezcla  con la  INQUIETUD  de conocer momentos de la IDENTIDAD  y de la histor¡a de un país que siempre busca construir su PERSONALIDAD… Allí se encuentran estos RESULTADOS…

¨La Iglesia Católica en América Latina y el Caribe hace 50 años

Sin duda pasó por alto la noticia del encuentro en Medellín para conmemorar los 50 años de la conferencia de obispos de américa latina y del caribe, en esa ciudad. Cuando Pablo VI visitó nuestro país en 1968, los obispos se reunieron para entender, conocer y vivir las esperanzas y las ilusiones del pueblo latinoamericano y del caribe, que acababa de celebrar el concilio vaticano II, y estaba viviendo los grandes cambios de la humanidad en esa década de los 60.

¿Cómo era américa latina y el caribe hace 50 años? ¿Qué quedó de esa problemática que todavía no se ha resuelto, 50 años más tarde? ¿Qué tipo de Iglesia vivían los cristianos en ese momento, que hoy no se comprenda o se haya superado?

Estas preguntas nos permiten comprender y tener una mirada histórica de un acontecimiento para nuestros países de especial importancia. Pablo VI habló a los campesinos en Mosquera y dirigió su mirada a los pueblos del continente que vivían en condiciones de marginación y pobreza, y propuso el desarrollo integral y el bienestar de todos los hombres como algo inherente a la condición humana. Los países vivían sus conflictos internos. Casi todos los países de américa latina vivían bajo la dictadura militar. La Iglesia estaba desarrollando en buena parte del continente, una teología de la liberación, que no fue siempre bien entendida y comprendida. Había una gran preocupación por parte de los pastores de conocer y acompañar con iniciativas y proyectos las necesidades más sentidas de la población. América latina y el caribe, vivía en un total subdesarrollo, es decir en pobreza, no obstante el rico y basto subsuelo de cada país. No había mucha participación de los laicos, ni tampoco de las mujeres en la vida de la Iglesia. Los jóvenes no eran tenidos en cuenta, los religiosos no estaban muy integrados a la pastoral de la diócesis. El mundo se dividía en dos potencias, no había integración entre los países, la cultura no conocía las hondas implicaciones del modernismo.

Hoy, el mundo está dividido en grandes poderes económicos, en alianzas estratégicas, los hombres migran de un continente a otro, la pobreza no se ha erradicado, las personas se preguntan por el sentido de la vida, los grandes avances de la civilización, contrastan con las desigualdades sociales al interior de muchos países. La pobreza extrema se reduce poco a poco, las comunicaciones dominan el mundo de las personas.

La pobreza de hace 50 años no se ha exterminado en nuestros países. La desigualdad se hace cada vez más honda.¨

¿Qué pasará dentro de 50 años?

Hummm pensémos JUNTOS estas letras y busquemos PUNTOS de ENCUENTROS…y en lo posible construyamos esa SOCIEDAD ideal a la que queremos llegar , como un  ASPIRACIONAL  para VIVIR MEJOR…

Los EXPERTOS que siempren tratan AMPLIAR nuestras vivencias o aquellos que PROFETIZAN aquello que creen que  se vendrá…nos dicen cositas asi…

Recapacite y síganos aquí o en…

http://www.docsocialiglesia.com

Twitter @docsocialiglesi

Facebook docsocialiglesia

LOS DIALOGANTES DE HOY

Parroco MONSEÑOR DARIO ALVAREZ BOTERO 

72E15984-3D3E-4BB7-B6A7-30AC7E628BF7

ALEJANDRO LOPEZ CONDE A.

FOTOS : CAROLINA SANCHEZ MONTEALEGRE

http://blogs.eltiempo.com/pazydesarrollo/2018/10/07/xcv-la-iglesia-catolica-america-latina-caribe-50-anos/

La unidad no es un milagro, es la diversidad de Aquel que es el milagro, la vigilia de oración interreligiosa en Utah, Clare Julian ARCWP participó con personas de tradiciones y religiones de múltiples religiones


Publicado por Bridget Mary Meehan a las 7:36 PM

http://bridgetmarys.blogspot.com/2018/10/interfaith-prayer-vigil-in-utah-clare.html

Anitalia Pijache: «La religión en la Amazonía genera disputas por un credo, por un Dios»


LA INDÍGENA DE LA REPAM INVITA A LA IGLESIA «A ESCUCHAR Y RESPETAR LOS ESPACIOS DE LOS PUEBLOS»

Es necesario que la Iglesia encuentre nuevos caminos de presencia evangelizadoraJosé Manuel Vidal, 07 de octubre de 2018 a las 21:29  

Anitalia PijacheRELIGIÓN | OPINIÓN

No hay nada que sentarse a meditar cuando los monseñores le huyen a los espacios propios de los pueblos

(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- Escuchar de verdad nos trastoca el interior, mueve nuestros corazones. Este movimiento de conversión no sólo nos debe afectar personalmente, sino también como Iglesia. Sin duda, ese es uno de los propósito del Papa Francisco al insistir en la necesidad de vivir en una actitud de escucha, una práctica que ha movido la preparación del Sínodo de la Juventud y que también quiere que sea asumida de cara al Sínodo de la Amazonía.

En ese proceso de ser oídos de la Iglesia está teniendo un papel decisivo la Red Eclesial Panamazónica – REPAM. Anitalia Pijache es una indígena colombiana, que forma parte de la REPAM, y en estos días ha recorrido las comunidades del Río Putumayo, en la frontera entre Perú y Colombia. Su testimonio quiere «ser la voz de las mujeres de la Amazonía», una voz profética que cuestiona las políticas del gobierno, pero también las actitudes de la Iglesia, cuya presencia en la región no siempre responde a las necesidades reales de los pueblos.

La indígena colombiana afirma que «los gobiernos y sus políticas de estado no ayudan mucho con sus supuestos programas de superación de la extrema pobreza en las comunidades». Por el contrario, prosigue diciendo que «eso ha generado, en esas pequeñas comunidades de quechuas, muinamuru y kokamas una baja autoestima de sus identidades culturales y un desarraigo al territorio». En sus afirmaciones resuenan las palabras del Papa Francisco a los pueblos indígenas, en Puerto Maldonado, el pasado mes de enero, «se nos pide un especial cuidado para no dejarnos atrapar por colonialismos ideológicos disfrazados de progreso que poco a poco ingresan dilapidando identidades culturales y estableciendo un pensamiento uniforme, único… y débil».

En la medida en que la religión divide, no sólo nos apartamos de los otros como también de Dios. En ese sentido, Anitalia Pijache, denuncia que en la región del Putumayo, como en muchas otras de la Amazonía, «la religión acá les tiene divididos, hay presencia de evangélicos y católicos, lo que genera disputas por un credo, por un Dios, y les lleva a perder el sentido de la vida como pueblos originarios. Eso me tiene triste».

Para combatir esa dinámica es necesario actitudes diferentes, como las que la indígena ve en el Padre Fernando Flores y la hermana Judith, que acompañan las comunidades de la región, y «que hacen una diferencia a la hora de intervenir en estos espacios comunitarios, pequeños y complejos, no como sacerdotes o monjas, sino como seres humanos, como seres humanizantes, como seres que promueven la unidad, el arraigo territorial, y que, por encima de religiones y credos, ayudan a no olvidar nuestros usos y costumbres, nuestros principios y orígenes y sobre el valor y el sentir de la vida que tenemos nosotros arraigados al territorio, a la tierra, a la naturaleza».

Por eso, según Anitalia Pijache, es necesario que la Iglesia encuentre nuevos caminos de presencia evangelizadora en la Amazonía, uno de los propósitos del Sínodo. Es necesario descubrir, según ella, que «ese es llamado a la Iglesia católica, encontrar las voces de mujeres líderes y cacicas en el territorio». Para eso, es necesario un mayor interacción de los sacerdotes y obispos con el pueblo, estar dispuestos a gastar su tiempo desde la sencillez de una presencia hermana, humilde y callada. Anitalia resalta «que los curas y los monseñores les invitan (a los indígenas a los templos), pero ellos no son capaces de ir a los templos de ceremonias que les invita el pueblo indígena para sentir la espiritualidad allí».

La indígena colombiana, después de recorrer durante cuatro días las comunidades indígenas del Putumayo, hace «un llamado a los monseñores, que, así como los caciques son tan importantes en sus territorios, los monseñores son los caciques de los blancos en los templos«. Desde esa perspectiva, afirma que «están ambos llamados a sentarse en sus espacios autónomos para compartir y para celebrar». Como alguien que forma parte del universo indígena y conoce sus sentimientos, dice a los obispos y sacerdotes «que no lleguen solamente para los rituales de bautismos, de confirmación».

Estas palabras surgen del proceso de oír a las comunidades, especialmente a las mujeres de la región fronteriza entre Perú y Colombia, que a través de las cacicas dicen «que si esto es así, que si el monseñor recibe la invitación sagrada o especial de estos pueblos y no llega, entonces no hay nada guardado como Iglesia. No hay nada que sentarse a meditar cuando los monseñores le huyen a los espacios propios de los pueblos«.

Lo que Anitalia recoge, es una continuación de lo que el Papa Francisco decía en Puerto Maldonado, «está bien, que ahora sean ustedes mismos quienes se auto definan y nos muestren su identidad. Necesitamos escucharles». Es una llamada de Dios, de los espíritus de la selva, de sus cuidadores ancestrales, que nos desafían una vez más a una conversión ecológica y pastoral de la que no podemos pasar de largo. Abramos nuestro corazón para escuchar y acoger las voces profundas que hablan de esperanza, que nos humanizan, que llaman y generan llama dentro de cada uno de nosotros y de nuestra Iglesia. Son ellos quienes nos muestran que se puede optar por otro mundo posible, por el Reino.

https://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/10/07/anitalia-pijache-la-religion-en-la-amazonia-iglesia-repam-religion-dios-je

Perdoname hermana


Con las denuncias de violación contra los sacerdotes, el ritual de confesión está bajo escrutinio. Como la Comisión Nacional de la Mujer solicita su enmienda, Lounge analiza la lucha entre la ley y la fe

Última publicación: domingo, 07 de octubre de 2018. 12 51 PM ISTBenita Fernando

Monjas que protestaban en Kochi en septiembre y exigían justicia en el caso del obispo Mulakkal.  Foto: AP

Monjas que protestaban en Kochi en septiembre y exigían justicia en el caso del obispo Mulakkal. Foto: AP

Kerala está en medio de una agitación socio-religiosa. Solo un par de meses antes del veredicto de Sabarimala del 29 de septiembre en la Corte Suprema, el estado fue testigo de dos acusaciones contra sacerdotes de la iglesia. Los seguidores de las iglesias católica romana y siria ortodoxa de Malankara vieron estos casos como una prueba de la creciente lista de presuntos delitos sexuales cometidos por sacerdotes en todo el mundo.

Desde entonces, monjas y activistas han salido a las calles, protestando frente a la corte superior de Kerala. En junio, una monja alegó que el obispo de Jalandhar, Franco Mulakkal, la había sometido a relaciones sexuales poco naturales varias veces en un pequeño pueblo cerca de Kottayam entre 2014 y 2016. También se alega que las autoridades de la iglesia ignoraron sus quejas iniciales. En otro caso, un hombre de 36 años en Kottayam circuló un clip de audio en junio, alegando que su esposa había sido violada desde que tenía 15 años por cinco sacerdotes de la Iglesia Ortodoxa Siria de Malankara durante más de 20 años. Los sacerdotes supuestamente habían usado la confesión de la mujer para chantajearla y forzarla a tener relaciones sexuales.

En julio, la Comisión Nacional de Mujeres (NCW) constituyó un comité de investigación de tres miembros sobre estas presuntas agresiones sexuales. Rekha Sharma, presidente de NCW, recomendó abolir la confesión, ya que podría llevar al chantaje a las mujeres, en el informe del comité al Ministerio del Interior de la Unión, enviado el 25 de julio. «Los sacerdotes presionan a las mujeres para que cuenten sus secretos y tenemos uno de esos casos frente a nosotros, debe haber muchos más casos similares y lo que tenemos ahora es solo una punta del iceberg», dijo ella en ese momento.

Siguió una protesta y la propuesta fue calificada de absurda e inconstitucional. La Arquidiócesis de Bombay emitió una contrasestación el 27 de julio. En la declaración, el cardenal Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, dijo que la demanda de la NCW sería «una infracción directa a nuestra libertad de religión garantizada por la Constitución de la India». También dijo que el NCW traicionó una falta de comprensión de la Santa Cena y «una ignorancia de las estrictas leyes de la iglesia para prevenir cualquier abuso». Al cardenal se unió un coro de voces similares, como el cardenal Baselios Cleemis, el jefe de la Iglesia Católica Syro-Malankara. Según noticias del Vaticano, dijo, «si hay un crimen, la ley de la tierra debe tratar con él. No se puede culpar a las costumbres religiosas citando esto ”. Las autoridades y los creyentes dijeron que la propuesta de la NCW interfirió con uno de los siete sacramentos que estas iglesias tienen como piedra angular de la fe: la penitencia y la reconciliación. Además, la NCW estaba basando su propuesta en un solo caso reportado.

Dada la oposición, Sharma dice que el NCW enmendó la propuesta el 1 de agosto. “Sentimos que la confesión ha sido mal utilizada, pero también es una práctica seguida por varias mujeres. Por lo tanto, proponemos que la confesión debe ser por elección y que la iglesia debe garantizar que sea segura para las mujeres «, dice ella.

Haga clic aquí para ampliar

La propuesta será difícil de responder para el ministro de Interior. Recuerda la prohibición francesa del velo y todas sus repeticiones en 2010. Se estima que Francia tiene cinco millones de musulmanes.. Para muchas mujeres musulmanas francesas, el velo no era un símbolo de la opresión patriarcal, sino una práctica que decidieron seguir voluntariamente. La prohibición francesa fue condenada por muchos, como Amnistía Internacional, que calificó de una violación de la libertad de expresión. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por otro lado, argumentó que el velo era «inhumano y degradante». ¿Debería haberse dejado la elección a las mujeres?

«Si lo piensas», dice Sharma, «el problema con la confesión es muy parecido al caso Sabarimala». El veredicto de la Corte Suprema puso fin a una antigua tradición que rechazaba a las mujeres entre los 10 y los 50 años, que se presume son de edad menstruante. De entrar en el templo de Sabarimala. El tribunal de ápice puso los derechos constitucionales por encima de los principios de la fe. Para las mujeres en toda la India, este fue un movimiento bienvenido. Pero, también ha habido tantas voces que se han opuesto al veredicto, calificándolo de un alcance judicial. Argumentan que ganar acceso a un centro de peregrinos es secundario para defender la tradición. Sharma dice: «Sin embargo, después del veredicto, la buena noticia es que muchas mujeres ahora tienen una opción, ya sea que pueden ir a Sabarimala o no, algo que no tenían antes».

La confesión es una elección

La prohibición francesa es el polo opuesto del veredicto de la Corte Suprema en Sabarimala. Uno quitó la elección; Este último ha abierto opciones. ¿En qué sentido avanzará el debate de la confesión en el choque entre la ley y la religión?

Si el mal uso de la confesión puede resultar en el supuesto chantaje de mujeres, entonces la práctica cae en un espacio altamente disputado entre el derecho fundamental a la dignidad y el derecho fundamental a la religión. “La confesión es un sacramento y una parte fundamental de la iglesia. Imagínese si el gobierno dijera que no puede hacer namaaz el viernes ”, dice la abogada Flavia Agnes. Según la abogada de derechos de la mujer de Mumbai, la propuesta original de la NCW parecía particularmente dirigida contra los derechos de una comunidad religiosa minoritaria.

¿Pero es la confesión obligatoria y fundamental para la iglesia?

El padre Julian Saldanha, teólogo y profesor en el seminario arquidiocesano de Mumbai, arroja luz sobre el ritual de la confesión, que comienza con la famosa inauguración: “Perdóname, padre, porque he pecado”. Odie el pecado y no al pecador, ese es el mensaje detrás de esta limpieza espiritual. La ideología se remonta a las muchas veces en la Biblia que Cristo perdonó a los pecadores, y recalcó la misericordia de Dios para el verdadero arrepentido.

“Al sacramento de penitencia y reconciliación se le ha dado erróneamente el nombre de confesión. La confesión es solo una parte de este sacramento más grande «, dice el padre Julian. Explica que la confesión ha evolucionado en la iglesia católica. Durante siglos, la iglesia había reservado una penitencia pública, una vez en la vida, para los pecados graves, como el adulterio o el asesinato. En el siglo VIII d. C., se estaba produciendo un cambio. Las confesiones se volvieron privadas y se alentaron varias veces al año. El Concilio Vaticano II, que se llevó a cabo en la década de 1960, dio seguimiento y brindó a los fieles «salas de reconciliación», que son más informales que los puestos y las sillas confesionales. “Hoy, los penitentes pueden solicitar esta opción de la sala de reconciliación, ya que sienten que están hablando con una persona y no solo con una voz detrás de una pantalla. Se siente más humano ”, observa.

Aun así, los números de los que practican la confesión han disminuido significativamente a nivel mundial. En una encuesta de 2008 de católicos adultos en los EE. UU., El Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado registró que solo el 2% de las personas se confesaban una vez al mes y el 12% confesaba una vez al año. La Iglesia ortodoxa, los luteranos y los anglicanos, dice el padre Julian, también tienen confesión, pero no se espera que la sigan con tanta frecuencia como los católicos romanos.

El padre Nigel Barrett, portavoz de la Arquidiócesis de Bombay, dice que la confesión, aunque no es obligatoria, está lejos de ser obsoleta. “Hay penitentes escrupulosos que sienten la necesidad de confesar. Al mismo tiempo, hay quienes no han confesado en 10-15 años, y eso también está bien «, dice. La razón por la que las personas confiesan, explica, es que la práctica se parece mucho a la asesoría con un componente espiritual y psicosocial adicional. Agrega: «Las confesiones están limitadas por un sello sacramental y los sacerdotes pueden ser excomulgados si divulgan detalles o hacen un mal uso».

Rekha Sharma, presidente de la NCW, inicialmente recomendó abolir la confesión, ya que podría llevar al chantaje a las mujeres, en el informe del comité al Ministerio del Interior de la Unión, enviado el 25 de julio.  Foto: @ncwindia

Rekha Sharma, presidente de la NCW, inicialmente recomendó abolir la confesión, ya que podría llevar al chantaje a las mujeres, en el informe del comité al Ministerio del Interior de la Unión, enviado el 25 de julio. Foto: @ncwindia

Un espacio seguro para las mujeres.

¿Qué pasa con las mujeres que eligen seguir el ritual? ¿Cómo puede garantizarse su seguridad?

En este momento, hay grupos de reforma en Kerala que presionan para que las monjas sean confesoras con el argumento de que los sacerdotes solicitan detalles cuando discuten los pecados de naturaleza sexual. Es una demanda desde 2017, después de que se registró un caso contra el padre Robin de la Iglesia Católica Syro-Malabar, quien supuestamente violó e impregnó a una niña de 16 años dentro de las instalaciones de la iglesia.

Entre las activistas se encuentra Maria Thomas, una ex monja que dejó su congregación porque «no quería lidiar con la dominación masculina». Cínica de la propuesta de NCW, ella dice: “El Vaticano ha permitido que los laicos y las monjas sean ministros de la Eucaristía y den comunión. Sin embargo, encontrarás mujeres haciendo cola para recibir la comunión del sacerdote, porque creen que Dios lo ha designado ”, dice ella.

Sandhya Raju, quien representa al Movimiento de Reforma de la Iglesia Católica de Kerala, que registró la queja en nombre de la monja que supuestamente fue violada por el Obispo Mulakkal, dice que dada la estructura de la iglesia, las monjas no pueden afirmar que tienen tanto poder como los sacerdotes. Muchos provienen de grupos de bajos ingresos, y se apoyan en la iglesia por su estipendio mensual de alrededor de ₹ 500 por mes.

En 2002, The Boston Globe , en una serie de historias, descubrió escándalos sexuales y pedofilia dentro de la iglesia católica en el área de Boston. La serie fue retomada en la película de Hollywood ganadora de un Oscar, Spotlight. Mathew N. Schmalz, investigador del catolicismo en Asia y África, en una de las historias de Globe declaró: «En la India, habría chismes y rumores, pero nunca llega al nivel de cargos o controversias formales».

Más de 15 años después, las cosas están empezando a cambiar, aunque lentamente. Raju dice que hay denuncias verbales de mujeres y niños presuntamente abusados ​​por sacerdotes, pero muchos no están registrados debido a la cultura del silencio. Ella percibe que el problema es que varias iglesias son apoyadas por las iglesias. Ya sean hospitales, instituciones educativas o incluso ONG que trabajan con mujeres y niños, donde la iglesia está involucrada, hay sacerdotes en posiciones de poder. “Si una mujer se queja de abuso sexual por parte de una autoridad de la iglesia, es muy probable que no le crean. Hay una cultura de secreto que prevalece aquí. Las mujeres que se acercan a estas instituciones son asesoradas de una manera que protege la configuración patriarcal (iglesia) y prefieren guardar silencio ”, dice Raju.

Sin embargo, puede haber personas, como la monja que supuestamente fue violada por el obispo Mulakkal, que puede haber encontrado que la confesión es el sacramento que promete ser. La monja afirmó que en un retiro religioso, ella confesó a un sacerdote sobre el abuso. El sacerdote le aconsejó que se quejara a las autoridades de la iglesia y a la policía. Sin embargo, durante las investigaciones, la policía no ha podido encontrar a este sacerdote, ya que la confesión está sujeta a la confidencialidad.

Confesiones en curso en una iglesia en Kerala.  De archivo: Alamy

Confesiones en curso en una iglesia en Kerala. De archivo: Alamy

Síntoma de un problema mayor

El problema no es la confesión, argumenta Flavia Agnes. El problema es el poder.

Virginia Saldanha es una de las pocas teólogas femeninas en India que trabajó por los derechos de las mujeres en la iglesia católica en Mumbai, solo para sentirse desilusionada. Ocupó varios cargos en la iglesia desde la década de 1990 hasta 2010 en los niveles diocesano, nacional y asiático, y afirma que solo podía hacer lo que los obispos querían.

Ella dice que la NCW no tiene por qué interferir en la conducción de los rituales de ninguna fe, y que debería dejarse en manos de las mujeres dentro de la iglesia para plantear el problema. Pero, ella admite que esta será una larga lucha ya que el liderazgo de la iglesia con poder de decisión es todo masculino.

Virginia dice: “Tenemos que deshacernos del clericalismo, no de la confesión, para deshacernos del abuso sexual. Lamentablemente, el clericalismo es una cultura creada por la estructura patriarcal de la iglesia. Solo los hombres ordenados pueden ser líderes, el argumento es que Jesús era hombre. Por lo tanto, las mujeres laicas y las monjas no pueden ser parte de la estructura de toma de decisiones. La iglesia ni siquiera es una democracia, o entonces podríamos tener poder democrático. El único poder que nos queda por utilizar son las leyes del país cuando se comete violencia «.

Con el clericalismo, la clase sacerdotal se protege a sí misma incluso cuando ocurren actos criminales. Los sentimientos de Virginia se hacen eco de los del Papa Francisco, quien en una declaración en agosto dijo: «Decir» no «al abuso es decir un» no «enfático a todas las formas de clericalismo».

Tales incidentes no están reservados solo a las iglesias. Dioses hindúes como Asaram Bapu y Swami Nithyananda tienen casos de agresión sexual en su contra. El primero fue condenado a cadena perpetua este año luego de la violación de una niña de 16 años en 2013. El mes pasado, el juicio de Nithyananda por la presunta violación de su discípulo en 2010 comenzó en Karnataka. El propio hombre de los dioses Gurmeet Ram Rahim Singh, quien se apodó a sí mismo «Mensajero de Dios», fue condenado en 2017 por dos cargos de violación. Miles de sus devotos tomaron represalias en su arresto, dañando la propiedad pública.

El presidente de NCW ciertamente agitó un nido de avispas, pero en el proceso, pudo haber hecho un gesto de indiferencia ante un malestar más profundo que afectaba a las instituciones religiosas. Como dice Virginia: «Cuando agregas poder y dinero a la espiritualidad, obtienes una mezcla embriagadora y peligrosa».

https://www.livemint.com/Leisure/Yb0v18pkUwZvMf56fBoqAM/Forgive-me-sister.html

LAS MONJAS EN BUS: Vamos a viajar por todo el país para enseñar y construir nuestra comunidad de justicia de asilo


Estimada comunidad: 

Esta es la hermana Mary Ellen Lacy, DC – y estoy dispuesto a unirme a mis compañeros de monjas en el autobús en otro viaje por carretera! Ya sea o no que se suman a nosotros a lo largo de nuestro viaje de 27 días, 21-estado, espero que apoyar nuestra misión!

Cuando Jesús envió a los discípulos al final del Evangelio de Mateo a salir y enseñar la verdad, Él permitió no hay límites o barreras para este acto de amor. En consecuencia, hermanas conseguir en un autobús para hacer frente a la injusticia fiscal y la codicia encaja perfectamente en esta comisión universal a predicar la verdad y promover la necesidad de responsabilidad entre sí.

Janice, hay sólo un día a la izquierda hasta que llegamos a la carretera.

Junto con la hermana Simone y las otras hermanas en esta gira, vamos a estar amplificando la verdad sobre las víctimas humanas de la Ley del Impuesto 2017. Simplemente se perpetúa una distribución desigual, excluyente de la riqueza. Nos vamos a encontrar, y mantienen, los afectados por esta ley hiperpartidista. Se margina aún más nuestras hermanas y hermanos que habitan en la pobreza para el beneficio de las empresas y los que pasan con abandono imprudente.

Vamos a viajar por todo el país para enseñar y construir nuestra comunidad de justicia de asilo.Vamos a ir a ciudades, pueblos urbanos y rurales, oficinas de distrito para construir una ola de preocupación por el 100%. Y, vamos a sentar estas historias en la puerta de entrada del Mar-a-Lago, el pináculo de la desigualdad del ingreso en nuestro país.

Los invito a participar!

Mi fe me llama a hacer todo lo posible para oponerse a una política que dará lugar a la disminución de los fondos para los programas sociales a payfor ganancias inesperadas corporativos. Debo rendir cuentas a los funcionarios electos que votaron por esta ley.

Janice, todos podemos ser «Monjas en el autobús!» Todos estamos divinamente para ir con propósito y vivir la verdad: somos nuestras hermanas y hermanos guardianes. A veces, thatmeans ir en un autobús para crear esa realidad para los demás. Otros, significa ir a su cartera para el gas que los combustibles que los autobuses. E incluso otras veces, eso significa ir a las monjas en los eventos de bus cuando llegamos a su área.

todo lo que tenemos que hacer algo. Todos jugamos un papel. ¿Cuál es su papel?

Gracias por su apoyo y su generosidad.

Se sinodiza el sínodo para que haya más espacio para los líderes jóvenes y para las mujeres.


La hermana Briana Santiago, miembro de los Apóstoles de la Vida Interior de San Antonio, habla en una sesión del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional en el Vaticano el 4 de octubre. (Foto CNS / Vatican Media)

Por Cindy Wooden • Servicio de noticias católico • Publicado el 5 de octubre de 2018

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) – Dos religiosas religiosas instaron al Sínodo de los Obispos a abrir más espacio en la Iglesia Católica, incluso en los roles de toma de decisiones, para mujeres y jóvenes.

Los jóvenes católicos pueden «desafiar a todo el pueblo de Dios al vivir nuestro propósito común de revelar el amor de Dios», dijo la hermana Sally M. Hodgdon, superiora general de las Hermanas de San José de Chambéry. «¿Podemos dejar ir y caminar el camino con ellos?»

La hermana Hodgdon y la hermana coreana Mina Kwon, de las Hermanas de San Pablo de Chartres, se encontraban entre los observadores sinodales sin voto que fueron invitados a dirigirse a la reunión el 5 de octubre.

Los miembros del Sínodo deben tratar de confiar en el Espíritu Santo, dijo la hermana Hodgdon, y confiar en los jóvenes «para diseñar lo que es una iglesia abierta y acogedora como es hoy».

Además del horror por el escándalo del abuso sexual, dijo, los miembros de la iglesia traicionaron a los jóvenes «a través de la falta de aceptación, la falta de integridad y transparencia y la falta de una vida auténtica del Evangelio».

Revertir eso, dijo la hermana Hodgdon, podría hacerse expandiendo el liderazgo de la parroquia para incluir a los jóvenes y dándoles «la libertad de liderar de una manera diferente», nombrando a consejeros juveniles para las diócesis y estableciendo «un consejo internacional de jóvenes» para compartir ideas con el Vaticano Oficinas, conferencias de obispos y los sindicatos internacionales de superiores generales de órdenes religiosas.

La hermana Kwon se dirigió a la llamada de los jóvenes católicos de todo el mundo para «mentores espirituales».

«Este papel no es y no puede limitarse a los sacerdotes», dijo.

La hermana Kwon, proveniente de Corea, donde la fe católica echó raíces y se difundió durante décadas compartiendo laicos y no sacerdotes, dijo que «es irónico» que la iglesia de Corea del Sur, al igual que en todo el mundo, haya adoptado una «nueva jerarquía medieval». ”Que pone toda responsabilidad en manos de sacerdotes y obispos.

Viviendo en una sociedad rígidamente ordenada, los coreanos se sintieron atraídos por el catolicismo hace 200 años en parte porque profesaba que todos los seres humanos son hijos de Dios, dijo. “El catolicismo brindó nuevas oportunidades para que las mujeres se conviertan en líderes y maestras. En otras palabras, a las mujeres se les dio un lugar casi igual en la etapa inicial de la iglesia coreana «.

«Los jóvenes son sensibles al tema de la desigualdad y la exclusión», dijo la hermana Kwon al sínodo. Y necesitan mentores tanto masculinos como femeninos.

«Vivir en una iglesia más auténtica es lo que los jóvenes anhelan», dijo.

El Vaticano está publicando los textos de los discursos del observador en el sínodo, aunque no está publicando los discursos de los miembros votantes del sínodo, ni tampoco sus resúmenes. Las reuniones informativas oficiales de prensa proporcionan impresiones de los discursos del día en lugar de resúmenes de los mismos.

Sin embargo, los periodistas de Vatican News están presentes en la sala y ofrecen amplios resúmenes de la discusión, y muchos obispos están publicando los textos de sus discursos.

La agencia de noticias francesa AFP informó el 4 de octubre que el obispo auxiliar Emmanuel Gobillard de Lyon les dijo a los miembros del sínodo que debían «hablar libremente sobre la sexualidad» y encontrar formas de proporcionar educación sexual a los jóvenes, incluidos los seminaristas.

«Muy a menudo, los jóvenes descubren la sexualidad a través del prisma de la pornografía o el silencio embarazoso de las generaciones mayores», dijo el obispo, según AFP.

El obispo de 50 años dijo que cuando ingresó al seminario en 1989, hablar sobre la sexualidad de los estudiantes se limitó a que los miembros del personal del seminario les dijeran a los jóvenes que se duchen con agua fría o salgan a correr.

Los miembros del Sínodo pidieron «una reflexión sobre la sexualidad, un regalo del Señor sobre el cual los jóvenes quieren una palabra constructiva de la iglesia», informó Vatican News. «La sexualidad no debe ser ignorada, negada o idealizada, dijeron los padres sinodales», pero la iglesia debe encontrar formas efectivas de enseñar sobre la sexualidad.

Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación, dijo a los reporteros el 5 de octubre que uno de los miembros del sínodo dijo que los obispos tenían que discutir formas de presentar la enseñanza de la iglesia sobre la abstinencia sexual fuera del matrimonio y formas de responder a los jóvenes que ignoran esa enseñanza o Encuentro demasiado difícil y eventualmente se aleja de la iglesia.

Con la primera semana del sínodo centrado en describir la realidad en la que viven los jóvenes hoy en día, muchos de los discursos iniciales solicitaron una atención especial a las jóvenes víctimas de lo que el Papa Francisco ha llamado la «cultura desechable».

Los discursos en la sesión de la tarde del 4 de octubre, dijo Vatican News, incluyeron peticiones para llegar a ex niños soldados, hijos del divorcio, jóvenes que están luchando o tienen padres que luchan con la adicción o el desempleo y con jóvenes migrantes «como esos, que «Después de graduarse, abandonan su tierra natal en busca de una vida mejor y terminan perdiendo sus raíces, alejándose de la fe y sin desarrollar sus talentos».

Las liturgias que son hermosas y las homilías de los poderosos fueron citadas repetidamente del 4 al 5 de octubre como elementos importantes para atraer a los jóvenes a la iglesia y alentar su plena participación.

Consultado por un joven periodista que prefiere la «forma extraordinaria» o la misa en latín anterior al Vaticano II si los obispos se dieron cuenta de cuántos jóvenes son como él, el arzobispo australiano Anthony Fisher de Sydney explicó el 5 de octubre que «los jóvenes son muy diversos» pero si aprecian la música «fuerte y pegadiza» o el canto gregoriano, son «elevados e inspirados por lo bello», y eso requiere una cuidadosa preparación litúrgica.

En cuanto a las homilías, «incluso un minuto es demasiado largo si es aburrido», dijo el arzobispo en la sesión informativa.

Ruffini dijo que algunos participantes sinodales también hablaron sobre la importancia del silencio y la oración silenciosa, que muchos jóvenes anhelan y muy pocos programas para alentarlos.

http://catholicphilly.com/2018/10/news/world-news/synod-urged-to-make-more-room-for-young-leaders-and-for-women/

NICARAGUA: LA DICTADURA ORTEGUISTA PROHIBE EL ABORTO CON CARCEL Y EN LA CARCEL HACE ABORTAR A LAS PRISIONERAS


Ciento setenta días después de iniciada la insurrección cívica y pacífica contra los abusos del gobierno Ortega-Murillo en Nicaragua, la dictadura continua con su política de terror y muerte, ensañándose con las mujeres y jóvenes a quienes secuestra, tortura y enjuicia, aplicándoles la recién aprobada ley contra el terrorismo.

Ortega y su partido -junto a conservadores y liberales- son responsables de la penalización absoluta del aborto, desde el 26 de octubre del 2006. Además de acusar a defensoras de Derechos Humanos, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos–por “apología del delito y asociación ilícita para delinquir” entre los años 2007 y 2008-, oculta las muertes maternas, cambia la clasificación internacional bajando de manera artificial la Tasa nacional, enmascara las muertes por aborto e impide conocer cualquier estadística nacional sobre la salud de las mujeres.

La protesta social que demanda el fin de la dictadura, encabezada por el movimiento estudiantil con apoyo de toda la ciudadanía y sostenida desde hace varias décadas por las feministas nicaragüenses, ha llevado al gobierno nacional a aplicar una política de terror y represión que ya contabiliza 512 personas asesinadas y más de 360 prisioneras y prisioneros políticos.

En el mes de mayo pasado una de las jóvenes detenidas denunció que fue sometida a torturas por las cuales abortó mientras permanecía detenida en la cárcel de El Chipote, donde funciona la Dirección de Auxilio Judicial, encargada de interrogar y remitir a juicio a manifestantes pacíficos y desarmados, de todas las edades. El Chipote, una tétrica cárcel en lo alto de la Loma de Tiscapa, fue uno de los principales centros de tortura de la dictadura somocista. Cuarenta años después, sus celdas encierran a las nietas y los nietos de la Revolución Sandinista y a toda clase de defensores de derechos humanos que participaron de la propia revolución.

Elsa Valle, una joven universitaria que pasó seis días en el Chipote y luego en la Cárcel de Mujeres La Esperanza denunció que pasó con mareos y vómitos por los que pidió ayuda e informó que estaba embarazada; sin embargo por los malos tratos recibidos y la falta de atención a su salud finalmente abortó luego de tener importante sangrado. El diagnóstico se hizo una vez que recuperó la libertad, cuando se detectó una infección por restos del aborto, que pudo costarle la vida. Elsa además, camina con muletas dado que sufrió un esguince que nunca fue tratado.

La pareja gobernante exhibe su enorme hipocresía desde sus medios oficiales donde proclama la paz, el amor, la tolerancia, reivindica la unidad familiar y los valores cristianos, mientras establece la eliminación de toda posibilidad de interrumpir el embarazo, condena con cárcel a las mujeres y al personal de salud y acusa a defensoras de derechos humanos que luchan por el Derecho a Decidir.

Su falso discurso contrasta con la realidad que sufren jóvenes mujeres que han denunciado violaciones múltiples y toda clase de abusos sexuales que no pueden ser llevados ante la justicia, dada la complicidad de todo el sistema de acceso a la justicia.

Desde el Punto Focal Nicaragua de la Campaña por la Legalización y Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, llamamos a la solidaridad internacional a denunciar estos atropellos y demandar la liberación de todas las presas y presos políticos de Nicaragua.

Managua 2 de octubre 2018

Campaña 28 de SetiembrePor la Despenalización del Aborto en
América Latina y el CaribePunto Focal – Nicaragua

El obispo no le gusta el papa Francisco


Hemos tenido que esperar SEIS SIGLOS para ver un papa dimitir, pero también para ver cómo unos obispos cuestionan la dirección”

por Juan Amado07/10/2018
Compartir en WhatsappCompartir en Facebook

En los últimos años la Iglesia ha dado sorpresas inesperadas. Benedicto XVI sorprendió al mundo cuando decidió renunciar al pontificado de la Iglesia Católica. Seis siglos hemos tenido que esperar para ver a un papa dimitir. Hemos visto a dos papas abrazarse y compartir confidencias. No sé lo que se dijeron, pero seguro que le diría “menudo marrón te dejo”.

El papa Francisco trajo un aire nuevo a la Iglesia y millones de católicos comenzaron a percibir un papa más cercano, más actual, más en la tierra. Un hombre que sabe del mundo y acepta lo inaceptable para una parte importante del clero.

Las palabras del papa Francisco sobre la homosexualidad dieron la vuelta al mundo, porque dejó de considerar la homosexualidad como un pecado. Nunca, hasta ese momento, la Iglesia había hecho un guiño de comprensión y aceptación a los homosexuales. Sin embargo, Francisco, aunque con matices, abría esa puerta a la diversidad. También derribó barreras  a los divorciados, manifestando que “los divorciados no están excomulgados, son parte de la Iglesia; la Iglesia no tiene las puertas cerradas a nadie”. Admitió, entre otras cuestiones,  la posibilidad de usar anticonceptivos para evitar embarazos ante determinados virus. Estas opiniones acercan al papa a gente, pero quiebra la confianza de determinados sectores de la Iglesia y abre una brecha importante entre los obispos más ortodoxos.

Obispos que piensan que se está más cerca de Dios comiendo jamón de pata negra y, entre bocado y bocado, aprovechan para condenar el hambre en el mundo, la homosexualidad y el uso de preservativos.

Entre los críticos no podía faltar nuestro querido y primitivo obispo Juan Antonio Reig Pla, abanderado en condenar al infierno a los homosexuales y a las mujeres que abortan. Decía que hemos tenido que esperar SEIS SIGLOS para ver a un papa dimitir, pero también para ver cómo unos obispos empiezan a cuestionar abiertamente la dirección de la Iglesia Católica.

Me sorprende, porque estos obispos conservadores entre los que se encuentra nuestro querido y primitivo  Pla, no quieren cambios en la Iglesia, pero se saltan a la torera un principio básico entre los que han decidido ejercer un ministerio dentro: el de la obediencia al representante de Cristo, el papa. El colmo del cinismo es intentar disfrazar las críticas a Francisco como “un acto de amor al papa”.

Te pongo verde, te cuestionó abiertamente porque te considero un peligro para la iglesia; no soporta un papa que habla cosas sensatas, que no está dispuesto a condenar al infierno a gente decente por su condición sexual, por usar preservativos o divorciarse si no pasa por taquilla y se gasta un montón de dinero en anular el matrimonio.

Posicionarse contra el papa Francisco es lo más ruin y cobarde que ha hecho nuestro obispo Pla, porque cuestiona los principios de la Iglesia y la posiciona al mismo nivel que una asociación de vecinos que puede elegir o destituir al presidente por votación. Pla cuestiona si el papa es elegido por la invocación del Espíritu Santo, por eso decía que nuestro obispo más ultraconservador es un demócrata de la Iglesia, porque en caso de destitución iríamos a las urnas.

Lo que no me queda claro es si Francisco se podría presentar a la reelección, aunque le adelanto que puede contar con mi voto. Lo que sí es evidente es que a Reig Pla no le gusta el papa Francisco; que sigue poniendo en la picota a la iglesia por sus comentarios y posicionamiento.

A mí tampoco me gusta el obispo. Ya veré a quién voto, porque todos formamos parte de esta nueva Iglesia democrática que quiere poner en marcha nuestro amado  Reig Pla.

https://elfarodeceuta.es/al-obispo-no-le-gusta-el-papa-francisco/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: