Exclusivo: Cardenal Cupich dice que los obispos deben ceder la autoridad, permitir la supervisión laica de las acusaciones


15 de octubre de 2018por Joshua J. McElwee , Heidi SchlumpfResponsabilidadVaticano

20181011T0928-2285-CNS-SYNOD-CUPICH.jpg

El Cardenal Blase Cupich de Chicago deja una sesión del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional en el Vaticano el 11 de octubre (CNS / Paul Haring)

ROMA – Los obispos católicos individuales de los Estados Unidos deben renunciar a parte de la autoridad suprema que tienen sobre sus diócesis para permitir la creación de un nuevo organismo nacional para investigar las denuncias de conducta indebida, dijo el cardenal Blase Cupich de Chicago.

Cuando los obispos de EE. UU. Se reúnen en noviembre para considerar la continua crisis de abuso sexual del clero, Cupich dijo que los prelados «tienen que ser muy claros sobre un procedimiento de rendición de cuentas para las acusaciones sobre los obispos».

«Los obispos tienen que, como grupo, decir: ‘Cedemos nuestros derechos como obispos para que alguien más venga e investigue’ ‘, dijo el cardenal a NCR. «Todo obispo tiene que estar dispuesto a decir: ‘Me permitiré ser investigado por un grupo independiente si hay una acusación en mi contra’. «

Recibe NCR entregado en tu bandeja de entrada. Regístrese para recibir boletines gratuitos .

En una entrevista exclusiva del 13 de octubre, Cupich habló sobre lo que los obispos de Estados Unidos deberían hacer durante su reunión anual, que se celebrará en Baltimore del 12 al 14 de noviembre, para abordar las preocupaciones planteadas después de las revelaciones sobre el abuso de los seminaristas del ahora cardenal Theodore McCarrick. .

El cardenal de Chicago, que participa en el Sínodo de los Obispos del 3 al 28 de octubre como representante papal, también habló sobre su propia experiencia con los sobrevivientes de abusos, la mentalidad que los obispos deben adoptar para permitirles rendir cuentas, y el Chivo expiatorio de los sacerdotes con orientación homosexual.

También abordó por primera vez la renuncia del cardenal Donald Wuerl de Washington,  quien terminó una carrera de cinco décadas el 12 de octubre  a raíz de los hallazgos de un informe del gran jurado de Pensilvania sobre su manejo de sacerdotes abusivos a principios de los años noventa.

«No me sorprendió que él decidiera que era importante para él hacerse a un lado por el bien de la iglesia, porque siempre ponía el bien de la iglesia por encima de todo lo demás … incluso hasta el punto de decir, ‘hice errores «, dijo Cupich, refiriéndose a las varias disculpas de Wuerl por algunas de sus decisiones como obispo de Pittsburgh desde 1988 hasta 2006.

«Ese es el hombre que conozco», dijo Cupich sobre Wuerl. «Es un hombre honesto que siempre ha tratado de hacer lo mejor en su amor por la iglesia, hasta el punto en que es lo suficientemente grande como para admitir que cometió esos errores».

Cupich, hablando en una entrevista de 40 minutos que fue la primera durante el sínodo, dijo que la renuncia de Wuerl es «un momento para que la gente retroceda y también vea todas las formas en que ha contribuido a la vida de la iglesia».

Las contribuciones de Wuerl son «enormes», dijo Cupich. «Si realmente vamos a decir la verdad, debemos asegurarnos de decir toda la verdad y aprovechar este momento para apreciar sus contribuciones».

Sobre la cuestión de los sacerdotes homosexuales, Cupich dijo: «Tenemos que asegurarnos de que todos en la iglesia vivan una vida auténtica y casta. Eso es sin lugar a dudas».

«Pero la investigación ha demostrado que la crisis de abuso, el abuso de menores, de hecho se debió a otros factores además de que alguien es gay», dijo. «Eso está muy claro. La investigación mostró esto. Esta no es mi opinión».

«Creo que nos quitamos el ojo si no nos ocupamos del negocio del privilegio, el poder y la protección de una cultura clerical», dijo. «Esos tres elementos deben ser erradicados de la vida de la iglesia. Todo lo demás es un espectáculo secundario si no llegamos a eso».

Al discutir la necesidad de que los prelados católicos individuales cedan la autoridad para permitir la creación de un nuevo cuerpo de investigación nacional, Cupich reconoció que la conferencia nacional de obispos no tiene el poder de instituir un cuerpo de este tipo por sí solo.

«La conferencia de obispos no puede hacerlo», dijo. «Tiene que venir de Roma o [del] obispo individual».

Aunque Cupich dijo que no estaba exactamente seguro de cómo debería ser la estructura del nuevo cuerpo de investigación, especificó que «tiene que ser algún tipo de comité de supervisión laico encargado de recibir acusaciones, denuncias sobre obispos o mal manejo de obispos». estos casos [de abuso] «.

Dijo que se necesita el nuevo organismo nacional para reconstruir la confianza entre los laicos y los obispos y «para asegurarse de que no haya siquiera la apariencia de favoritismo» cuando se investiga una denuncia contra un prelado.

«Nuestra gente no está tratando de atraparnos», dijo Cupich. «Quieren que la iglesia tenga éxito. Quieren que los obispos tengan éxito».

«Pero ellos también quieren ayudar y no debemos tener miedo de eso», dijo.

20180914T0603-204-CNS-ABUSE-POPE-USCCB-DINARDO.jpg

El Papa Francisco se reúne con funcionarios que representan a la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. En el Vaticano el 13 de septiembre. De izquierda a derecha, el arzobispo José Gómez de Los Ángeles, vicepresidente de la conferencia, el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la conferencia, el cardenal Sean O’Malley de Boston, presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, y Msgr. J. Brian Bransfield, secretario general de la conferencia. (CNS / Vatican Media)

Las revelaciones de este verano sobre McCarrick, uno de los líderes más influyentes de la iglesia de los Estados Unidos en el último cuarto de siglo, han llevado a muchos católicos a preguntar por qué las denuncias sobre él no se informaron antes y solicitar un proceso independiente para evaluar futuras acusaciones contra los obispos.

McCarrick sirvió como arzobispo de Washington desde 2000-06. El Vaticano lo retiró del ministerio en junio después de que una acusación fuera considerada creíble. Desde entonces han surgido otras acusaciones, y en julio se convirtió en el primer prelado de los Estados Unidos en  renunciar a su lugar  en el Colegio de Cardenales.

El comité administrativo de los obispos de Estados Unidos  anunció en septiembre  que aprobaron la creación de un «sistema de información de terceros» para las denuncias contra los prelados, pero no dieron detalles. Se espera que el asunto tome el centro de atención en noviembre.

Cupich, quien no sirve en el liderazgo de la conferencia de obispos, dijo que aún no había recibido ningún material preparatorio para la reunión de noviembre. «Estoy seguro de que están trabajando en ello, pero en este momento no hemos recibido nada», dijo.

«Esto no es ciencia espacial», dijo. «Podemos ser transparentes. Podemos tener un método de rendición de cuentas. Podemos lograr esto. Esto no debería ser algo que nos resulte laborioso».

«Creo que nos quitamos el ojo si no nos ocupamos del asunto del privilegio, el poder y la protección de una cultura clerical. Esos tres elementos deben ser erradicados de la vida de la iglesia. Todo lo demás es un espectáculo secundario si no llegamos a eso «.

– Cardenal Blase Cupich

tuitea esto

Listado de sacerdotes acusados ​​creíblemente

Cupich dijo que su motivación para lidiar con el abuso sexual del clero «tan honestamente como sea posible, y con transparencia y responsabilidad» proviene de sus encuentros con sobrevivientes.

El cardenal compartió su recuerdo de su primer encuentro con un sobreviviente, que dijo que llegó mientras se desempeñaba como obispo de Rapid City, Dakota del Sur, de 1998 a 2010. Él relató haber hablado con un hombre de unos 50 años que había sido maltratado por un sacerdote décadas antes.

«Mientras pensaba, se me ocurrió que estaba escuchando a un niño de nueve años», dijo Cupich. «Fue desgarrador la forma en que contó la historia porque contó los detalles de una manera muy gráfica, de una manera muy real».

«Creo que es algo con lo que tenemos que estar en contacto», dijo. «Nuestras palabras de disculpa no significan nada a menos que estemos en contacto con eso y nos sentemos frente a las víctimas y realmente nos dejemos impactar por el trauma, el dolor, que sufrieron».

Cupich dijo que su primera reacción al escuchar la historia del hombre fue «enojo, enojo profundo», pero que «convirtió ese enojo en una resolución de que iba a asegurarme de que las víctimas siempre son lo primero, que voy a buscar un manera de asegurarse de que la iglesia haga esto bien «.

Esa experiencia lo motivó a servir varias veces en el comité de obispos de EE. UU. Que se ocupa de proteger a los niños del abuso, que ha presidido en el pasado.

Cupich dijo que después de escuchar la historia del sobreviviente, fue a la parroquia donde había servido el sacerdote, le sacó una foto, le envió cartas a todas las demás parroquias donde había trabajado e hizo un anuncio público sobre el asunto.

«Quería saturar esta historia entre todas las parroquias, para que otras víctimas tuvieran la libertad de presentarse», dijo el cardenal, y agregó que espera que la cobertura reciente también permita a las víctimas reportar sus abusos.

«La gente me pregunta todo el tiempo: ‘¿Estás cansado de esta avalancha de noticias? Sigue regresando'», explicó. «Digo: ‘No, porque esta publicidad, esta noticia, está liberando a las víctimas para que se den a conocer’. «

El dolor que causa esa publicidad a la iglesia «es un pequeño precio que pagar si libera a personas como este hombre que se presentó», dijo.

«Simplemente me dio la resolución de que no vamos a meternos en esto», dijo sobre la experiencia. «Voy a ver a las víctimas sobrevivientes cuando quieran venir y hablar conmigo, vamos a llegar a ellos, vamos a ser transparentes».

Además de la cuestión de un organismo nacional para investigar las denuncias contra prelados, Cupich dijo que cree que los obispos estadounidenses también deben abordar en su reunión de noviembre las revelaciones de abuso contenidas en el informe del gran jurado de Pensilvania.

Ese informe, que se publicó el 14 de agosto y analizó cómo la iglesia manejó los abusos en seis de las diócesis del estado,  identificó a al menos 1,000 niños como víctimas  durante un período de siete décadas.

Cupich dijo que la Carta de Obispos para la Protección de Niños y Jóvenes, adoptada en 2002 después de una serie de informes sobre abusos en Boston, ordenó que los prelados «deben ser transparentes con la gente y llegar a las víctimas».

«¿Sabemos si todas esas víctimas recibieron cuidado y atención pastoral?» Preguntó a los 1.000 supervivientes. «O los sacerdotes: ¿fueron retirados todos esos sacerdotes? ¿Fueron denunciados a Roma, como deberían haber sido, incluso si fueran casos más antiguos?»

Reconociendo que el estatuto no obliga a los obispos a incluir públicamente a los sacerdotes en su diócesis que han sido acusados ​​creíblemente de abuso, Cupich preguntó: «¿Deberían haber sido publicados para que otras víctimas puedan presentarse?»

«Creo que tenemos que decir que las personas que tienen casos justificados, acusaciones creíbles, deben ser incluidas públicamente para que las víctimas se den a conocer», dijo. «Siempre lo he hecho. Ahora, no todas las diócesis lo han hecho. Pero creo que tenemos que estar de acuerdo en que esa es la mejor manera de avanzar».

Cuando le preguntaron si pensaba que la conferencia de los obispos debería decirle a sus miembros que enumeraran a todos los sacerdotes con acusaciones creíbles, Cupich respondió: «Creo que eso es parte de la responsabilidad a la que debemos someternos, sí».

20180821T1434-19573-CNS-ABUSE-SURVIVORS-BISHOP.jpg

Los miembros de la Red de Sobrevivientes de aquellos Abusados ​​por Sacerdotes tienen carteles durante una conferencia de prensa frente a la sede de la Diócesis de Erie, Pennsylvania, el 21 de agosto. Se reunieron varios días después de que un gran jurado de Pennsylvania emitió un informe punzante que decía más de 300 sacerdotes abusaron sexualmente de más de 1,000 niños durante varias décadas. (CNS / Chaz Muth)

‘El liderazgo exige que demos un paso adelante’

En términos de la mentalidad que deben adoptar los obispos para responsabilizarse, Cupich dijo que es importante que los prelados se comuniquen constantemente con las personas de su diócesis y aprendan de los sacerdotes lo que sus feligreses están experimentando.

«Tienes que asegurarte de ser responsable ante tus sacerdotes, porque son los que están en la línea del frente con la gente», dijo. «Te dicen lo que dice la gente, tal vez antes de que la gente lo haga».

Cupich dijo que cuando se reúne con grupos de sus sacerdotes diocesanos, siempre trata de tener al menos media hora disponible para una sesión de preguntas y respuestas.

«Les digo que no hay nada fuera de la mesa, y que nada me va a insultar», dijo. «Creo que la comunicación es una gran parte de la responsabilidad».

Cupich dijo que trata de reconocer que incluso cuando alguien se queja de la iglesia, lo hace por el deseo de hacerlo mejor.

«Debajo de esa ira también hay una tristeza en el corazón de muchas personas que saben que podemos mejorar», continuó. «Y tenemos que ser lo suficientemente grandes como para no reaccionar ante la ira, sino para estar en contacto con el dolor».

«No puedes ponerte a la defensiva», dijo. «Eso no funciona. No llegas a ningún lado. El liderazgo exige que demos un paso adelante y estemos dispuestos a absorber la ira de la gente, pero mira debajo de lo que está sucediendo, lo que está ahí».

«Creo que debemos decir que las personas que tienen casos justificados, acusaciones creíbles, deben ser incluidas públicamente para que las víctimas se presenten. Siempre lo he hecho. Ahora, no todas las diócesis lo han hecho. Pero creo que tenemos que hacerlo». Estoy de acuerdo en que esa es la mejor manera de avanzar «.

– Cardenal Blase Cupich

tuitea esto

Este sínodo, que se centra en las necesidades de los jóvenes de hoy, es el segundo en el que participa Cupich, después del Sínodo de 2015 sobre temas de la vida familiar.

El cardenal dijo que su experiencia de la reunión, que ha llevado a 267 prelados y 72 auditores a Roma para sus discusiones, ha sido tanto «enriquecedora como perturbadora».

«Creo que esto es discordante para nosotros … en el mundo occidental, especialmente en los Estados Unidos, de estar en contacto con el trauma, las dificultades, las luchas, los desafíos de los jóvenes en todo el mundo», dijo Cupich, mencionando en particular, el discurso de un joven de Irak que habló sobre cómo vivir la violencia en su país.

«Me encuentro cayendo en la trampa de vivir en mi propia zona sobre los problemas y las preocupaciones que tenemos en los Estados Unidos», dijo.

Consultado sobre cómo el sínodo estaba equilibrando las preocupaciones de las áreas desarrolladas y en desarrollo del mundo, Cupich dijo que un punto de convergencia entre los jóvenes de todo el mundo es su búsqueda de autenticidad.

«No es como si estuvieran buscando una iglesia perfecta», dijo. «Están buscando uno auténtico. Pueden tolerar los errores, pero no pueden tolerar la falta de autenticidad o la falta de honestidad sobre los temas difíciles del día».

[Joshua J. McElwee es corresponsal de NCR en el Vaticano. Su dirección de correo electrónico es  jmcelwee@ncronline.org . Heidi Schlumpf es corresponsal nacional de NCR. Su dirección de correo electrónico es  hschlumpf@ncronline.org .]

https://www.ncronline.org/news/accountability/exclusive-cupich-says-bishops-must-cede-authority-allow-lay-oversight?utm_source=Oct+15+_+Cup

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: