Ruffini: «Los homosexuales no pueden quedar fuera de la pastoral»


EL HERMANO ALOIS, DE TAIZÉ, DESTACA LA «CONTRIBUCIÓN ECUMÉNICA» DURANTE EL SÍNODO

Lepori: «No queremos ser carteros que traen un texto, sino testigos de lo que sucede»Jesús Bastante, 17 de octubre de 2018 a las 17:30  

El hermano Alois, de Taizé, destaca la «contribución ecuménica» durante el SínodoVatican NewsRELIGIÓN | VATICANO

El Sínodo es como una obra de comunión. Una obra en proceso (…) Debemos escuchar al Espíritu Santo, y no solo a nosotros mismos

(Jesús Bastante).- Mujeres, homosexuales, ecumenismo, ecología… Los grandes temas continúan saliendo en el debate de los padres sinodales, cuando las discusiones afrontan el final de la segunda semana. Así, el prefecto de Comunicación, Paolo Ruffini, destacó en el briefing de este mediodía que «los homosexuales no pueden quedar fuera de la pastoral«.

En el encuentro de hoy, participaron también el prior de Taizé, el hermano Alois; el abad cisterciense, Mauro Lepori; el obispo de Islancia, David Bartimej; y el delegado fraterno, pastor Marco Fornerone.

En su intervención, el hermano Alois subrayó cómo «es importante mostrar la disponibilidad de la Iglesia para acoger y escuchar a las personas que desean compartir una alegría o un dolor». «Muchas personas de diversas confesiones desean orar juntas«, destacó el religioso francés, quien apuntó que «este tema debe estar más presente en el Sínodo».

Por su parte, Ruffini insistió en que en esta fase del Sínodo «están muy presentes los temas del participar con los jóvenes en el ambiente digital y del acompañamiento por parte de la Iglesia. En estos ámbitos es necesario un verdadero diálogo intergeneracional«.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Mons. Tencer: Este #Sínodo ha estado muy bien preparado. Tenemos información sobre los #jóvenes de todo el mundo. Los padres sinodales se han acercado de manera positiva a la cultura digital. Hemos de valorizar las posibilidades que nos ofrecen los nuevos medios #Synod2018Live

Información y privacidad de Twitter Ads

Lepori insistió en que los padres sinodales «no queremos ser ‘carteros que traen un texto’, sino testigos de lo que sucede en el Sínodo». Así, subrayó, los obispos están «están escuchando muchas intervenciones y testimonios importantes que nos llegan al corazón y que llevaremos a casa como experiencia de comunión».

«La contribución ecuménica es importante en este Sínodo«, recalcó el hermano Alois, destacando la diferencia con lo sucedido en Sínodos precedentes. «Es un modo más de reforzar la comunión», recalcó el prior de Taizé, una opinión compartida con el abad cisterciense: «El Sínodo es como una obra de comunión. Una obra en proceso».

«Debemos escuchar al Espíritu Santo, y no solo a nosotros mismos«, añadió Lepori. Por su parte, monseñor Tencer apuntó que «este Sínodo ha estado muy bien preparado», pues ha habido comunicación «con jóvenes de todo el mundo». «Hemos de valorizar las posibilidades que nos ofrecen los nuevos medios», resaltó.

«Veo una experiencia de conversión en la que todos nosotros experimentamos la amistad con Cristo y con la Iglesia. Hemos de escuchar a los jóvenes y testimoniar una Iglesia que pone la comunión en el centro», culminó el hermano Alois.

Fornerone, por su parte, mostró la alegría de los valdenses por «el diálogo sobre el lenguaje», y por el deseo mayoritario de «una mayor participación de las mujeres». Ruffini concluyó el breafing resaltando que en las últimas intervenciones se ha hablado de la Iglesia en el mundo digital, la migración, el medio ambiente y la familia, y «se ha reafirmado el valor sagrado de la vida».Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Ruffini: En últimas intervenciones se ha hablado de la #Iglesia en el mundo digital. Temas muy presentes: migración, medio ambiente y #familia. Se ha reafirmado el valor sagrado de la vida. Se ha dicho que los homosexuales no pueden quedar fuera de la pastoral. #Synod2018Live

https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2018/10/17/ruffini-los-homosexuales-no-pueden-quedar-fuera-de-la-pastoral-sinodo-iglesia-vaticano-r

TENGO MIEDO, ME VAN A MATAR. Jose María Castillo


Rate this item

Nadie pone en duda que Monseñor Romero fue un obispo ejemplar. Tan ejemplar que cuanto más se va conociendo su vida, más se le aprecia y más se le admira. Esto es lo más claro y lo más seguro que puedo afirmar, después de los 17 años que fui profesor de Teología en la UCA, la Universidad que tienen los jesuitas en El Salvador (CA).

Yo no conocí a Romero. Porque cuando empecé a ir a Centro América, hacía ya nueve años que a él lo habían matado. Pero su recuerdo estaba entonces -y sigue ahora- tan vivo en el pueblo, en la gente, que todo el mundo habla de él. Sin duda alguna, Monseñor Romero es el salvadoreño más universal, que ha regalado aquel entrañable país a la Iglesia y al mundo.

Ahora, cuando el papa Francisco lo propone como ejemplo de creyente y de obispo, se recuerdan sus mejores ejemplos de vida y de fidelidad al Evangelio. Pero, en la vida de un hombre como Romero, siempre hay datos y detalles que nadie se imagina. Romero fue un santo. Pero, antes que un santo, fue un ser humano, profundamente humano. Y eso es lo que quiero recordar aquí.

Cuando el domingo 23 de marzo de 1980, el arzobispo Romero dijo en su homilía de la catedral de San Salvador: «¡En nombre de Dios, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: ¡cese la represión!». Con estas palabras, Romero firmó su sentencia de muerte.

Aquel mismo domingo, por la tarde, un sacerdote -que pasados los años me lo contó- fue a ver a Monseñor Romero. El arzobispo estaba solo, en la pequeña casita que le habían dejado en «El Hospitalito». El cura, que me contó esta escena, se encontró a Romero solo y emocionalmente «hundido». Sus palabras fueron pocas y tremendas: «Tengo miedo, mucho miedo. Me van a matar. Y yo no quiero morir, porque amo la vida. Lo peor de todo es que me cuesta mucho rezar… No siento a Dios».

El sacerdote que oyó estas palabras, intentó decirle algo, que pudiera dar aliento al arzobispo en «su Getsemaní». Le pidió que insistiera en la plegaria. Y que intentara descansar. A la mañana siguiente, el mismo sacerdote volvió a ver a Romero. Había podido dormir un rato. Y estaba más animado. El final fue aquella misma tarde. Ya lo conocemos.

La Biblia nos dice que Jesús tuvo miedo antes de morir. Y «ofreció oraciones y súplicas, a gritos y con lágrimas, al que podía salvarlo de la muerte; y Dios lo escuchó, pero después de aquella angustia» (Heb 5, 7). Identificarse con el destino de los peor tratados por la vida es duro, muy duro. Y nadie se escapa de semejante destino. Si es que se toma en serio, y con todas sus consecuencias, el anhelo de justicia, que puede hacer más soportable este mundo. En esto consiste el centro del cristianismo, que no es una Religión. Es un «proyecto de vida», que consiste en la lucha y el dolor por aliviar el sufrimiento que lleva consigo la vida.

Y que nadie me diga que esto es quedarse en la tierra, negando el cielo. Nada más -y nada menos- que Inmanuel Kant lo dejó dicho en una frase lapidaria: «La praxis ha de ser tal que no se pueda pensar que no existe un más allá». Si esto se acepta de verdad y se integra en nuestras vidas, terminaremos gritando y con lágrimas. Pero eso será el precio de un mundo más humano, que nos abre la esperanza al más allá.

José María Castillo

FRANCIA: Lágrimas, preguntas en el funeral del sacerdote francés que se suicidó.


El arzobispo Dominique Lebrun de Rouen enfatizó su preocupación por no descuidar ningún aspecto de lo que caracterizó como un drama complejo.

Julien Duriez y Gauthier Vaillant, Rouen 
Francia28 de septiembre de 2018

Iglesia de San Román en Ruán durante el funeral del padre Jean-Baptiste Sèbe (Foto de Julien Duriez / La Croix)

El arzobispo francés Dominique Lebrun de Rouen presidió un funeral lleno para el Padre Jean-Baptiste Sèbe, de 38 años, quien se suicidó la semana pasada.

La ceremonia concluyó solemnemente un período de prueba de diez días para la comunidad católica en Rouen y más allá.

Ubicado en el centro de Rouen, la iglesia de St. Romain, donde el padre Sèbe se suicidó en el desván, proporcionó el telón de fondo para su servicio funerario el jueves.

«¿Por qué, Jean-Baptiste? ¿Por qué una salida tan rápida y brutal? ”, Preguntó el padre Christophe Potel, quien trabajó durante varios años con el padre Sèbe, al comienzo del servicio.

Pero esta pregunta «no recibirá una respuesta satisfactoria aquí en esta tierra», dijo.

Momentos antes, seis sacerdotes, seguidos por otros 100, habían llevado el ataúd del padre Sèbe por el pasillo central de la iglesia.

Un drama complejo

¿Por qué? Esta es la pregunta que ha perseguido a toda la comunidad desde el trágico evento. En su homilía, el arzobispo Lebrun, quien presidió el funeral, reconoció su impotencia ante las circunstancias.

«Nuestros ‘por qué’ han continuado fluyendo incluso cuando nuestra razón dice que es imposible de entender», dijo a la multitud reunida.

«Con ustedes esta tarde, me gustaría aceptar mi propia pobreza», admitió.

Dadas las circunstancias, el arzobispo Lebrun quiso enfatizar su preocupación por no descuidar ningún aspecto de lo que caracterizó como un drama complejo. El dolor y la incomprensión de la familia del padre Sèbe, evidentemente, pero también la gravedad del suicidio en los ojos de la Iglesia.

Tampoco pasó por alto las acusaciones que la madre de la joven había presentado contra el padre Sèbe, acusaciones que el sacerdote había admitido en una reunión con el arzobispo Lebrun en la víspera de su suicidio.

«A petición de muchos, no olvidemos en nuestras oraciones, si lo deseamos, si podemos, la familia herida que desafió a Jean-Baptiste», agregó el Arzobispo Lebrun durante la oración universal.

Vigilias de oración

La multitud que vino a desear «A Dieu» (A Dios) al Padre Sèbe era demasiado grande para la iglesia y se desbordó en el jardín y las calles locales.

La noche anterior, cien católicos locales se habían reunido en la iglesia de St. Romain para un servicio de oración donde varias personas que habían estado cerca del Padre Sèbe rindieron su homenaje.

Feligreses, amigos, scouts, colegas docentes del Instituto Católico de París compartieron sus recuerdos y sus heridas.

Después de la vigilia, los rostros llorosos buscaron consuelo en abrazarse unos a otros mientras las personas hablaban en voz baja en pequeños grupos frente a la iglesia.

Si bien los comentarios del Arzobispo Lebrun en su conferencia de prensa la semana pasada ayudaron a proporcionar los inicios de la reconciliación, el dolor sigue siendo crudo.

Varias horas antes del funeral, los líderes del ministerio juvenil arquidiocesano de Ruán compartieron sus pensamientos y sentimientos.

«Tuvimos dificultades para controlar nuestras emociones después del evento», dijo Eugénie Paris, una líder juvenil local.

Eugénie y sus colegas, Thérèse Gohel y Pierre-Jean Hardy, de veintitantos años, se encontraron rápidamente a la vanguardia de los acontecimientos tras el anuncio de la muerte del padre Sèbe, que era muy apreciado por muchos jóvenes.

«Antes de la carta oficial del arzobispo, recibimos decenas de llamadas de personas que querían saber si era verdad», recordó Thérèse, para quien el padre Sèbe era su director espiritual.

«Durante los dos primeros días, vagabundeamos por los pasillos del centro diocesano», dijo Eugenia.

“Estábamos en un estado de shock, pero también había mucha solidaridad. Actuamos como muletas el uno para el otro «, dijo.

Tampoco evitaron los problemas que condujeron a la muerte del padre Sèbe.

«La persona que se abrió al obispo tenía razón», dijo Pierre-Jean.

«La situación debe ser muy difícil para ella y para su hija, y debemos orar por ellas», dijo.

Una vez concluido el funeral, las personas presentes dijeron que era necesario avanzar, lo que significaba aceptar el misterio sobre el acto final del Padre Sèbe.

«Aceptar que no tendremos una respuesta también es parte de la aflicción», dijo Eugenia. «No quita nada de todo lo que ha dado».

https://international.la-croix.com/news/tears-questions-at-funeral-for-french-priest-who-committed-suicide/8514

Ordenación de 2 diáconas en Nueva York en la región este de RCWO.USA, Judy Lee RCWP


https://www.judyabl.blog/2018/10/16/two-women-ordained-roman-catholic-deacons-in-new-york-on-sunday-october-142018/

Dos mujeres ordenadas diáconos católicos romanos en Nueva York el domingo 14 de octubre de 1818.

Leslie Frances Handy, de 60 años, y Celie Katovitch, de 29, fueron ordenadas diáconos católicos romanos de transición en una ceremonia de ordenación tradicional sagrada y alegre en el Centro de Conferencias Stony Point en Stony Point, Nueva York, por la Obispo Andrea Johnson, de las Sacerdotes Católicas Romanas, del Este. Región el 14 de octubre de 2018. Cada mujer está bien preparada para el diaconado por su vida, servicio, experiencia ministerial y educativa y prestará servicios en 2019 en sus respectivas comunidades de Baltimore, Maryland y Rochester, Nueva York.

20181014_105249

Fran Handy, como le gusta que la llamen, ha llevado una vida de servicio. Ella fue una Hermana religiosa por muchos años antes de regresar a la posición de laico y continuar buscando oportunidades para servir al pueblo de Dios. Ella tiene una maestría en educación infantil temprana y está completando una maestría en teología y servicio pastoral en Global Ministries University. Ella es parte de la comunidad católica de Living Waters Inclusive en Maryland y servirá como diácono con ellos. Está casada con Mimi Giguere, trabaja a tiempo completo y vive en Baltimore, Maryland. Su pasión es servir a los pobres, los marginados, los niños y las familias y la comunidad LGBTQ.Celie Katovitch de Syracuse, Nueva York, tiene experiencia ministerial como pastor ordenada en la Iglesia Unitaria Universalista antes de regresar al catolicismo romano y ser miembro de la comunidad católica Spiritus Christi en Rochester, Nueva York. Su licenciatura es en Filosofía, Paz y Justicia de la Universidad de Gettysburg. Tiene una maestría en Divinidad de la Escuela de Divinidad de la Universidad de Harvard (2013) y también se graduó en Dirección Espiritual en el Instituto Haden (2018). Su compromiso es servir a los pobres y marginados.Estamos verdaderamente bendecidos y felices de tener a Fran y Celie como diáconos en las mujeres sacerdotes católicas romanas, región oriental. 
La primera imagen a continuación es de los diáconos Celie y Fran con el sacerdote Jackie Clarys. 
El segundo es todos los sacerdotes de la Región Oriental que pudieron asistir a esta celebración gozosa.

https://bridgetmarys.blogspot.com/2018/10/ordination-of-2-deacons-in-new-york-in.html?spref=fb&fbclid=IwAR19xoH8uRZrTirv4kwrLctVYHhjHECU

El día 16 en Roma, la UISG y la USG se unen para obtener el voto de las mujeres; Excluir a las mujeres es indefendible; Reconociendo el llamado al sacerdocio de Santa Teresa de Lisieux y, admito que estoy luchando por Deborah Rose-Milavec, Iglesia del futuro


Hoy, la Hna. María Luisa Berzosa Gonzales, quien también habló en la sesión informativa de prensa, habló anoche, el cardenal Louis Raphael Sako de Irak, el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para la promoción del desarrollo humano integral y el arzobispo Jaime Spengler , OFM de Brasil.
Hubo un intercambio muy interesante entre el cardenal Sako de Irak y el cardenal Turkson sobre las complejidades involucradas en brindar ayuda a los iraquíes cuyas vidas han sido destruidas por la guerra.
También hubo más información sobre los procedimientos del sínodo, aunque no estoy seguro de cuántas veces tenemos que pasar por esto, excepto para calmar la desconfianza que se manifiesta en la sala.
El prefecto Ruffini reiteró lo siguiente:
Se publican los reglamentos y trámites de votación.Habrá un borrador provisional que se leerá con traducciones simultáneas y se discutirá en el aula. Será posible proponer cambios.El documento escrito estará en italiano.En la mañana del último día, habrá tiempo para volver a leer el borrador final con todas las modificaciones.Luego se votará, párrafo por párrafo, con una mayoría de dos tercios necesaria para todo el documento.
UISG y USG unen sus fuerzas – ¡Dejen que las mujeres voten!
Joshua McElwee informó que la Unión Internacional de Superiores Generales y la Unión de Superiores Generales están uniendo fuerzas para encontrar una manera para que las mujeres voten en el sínodo. 
Aquí hay un gran extracto de su emocionante informe. 
Los dos grupos paraguas con sede en Roma que representan a casi un millón de miembros de órdenes religiosas católicas masculinas y femeninas de todo el mundo planean presentar al Papa Francisco una propuesta para otorgar a las mujeres un papel más importante en el Sínodo de los Obispos.Tanto la Unión de Superiores Generales, que representa a unos 185,000 sacerdotes y hermanos, como la  Unión Internacional de Superiores Generales , que representan a unas 600,000 hermanas y monjas, están trabajando juntas en la iniciativa, dijo a NCR un miembro del consejo ejecutivo de la Unión de Superiores Generales.
Schieler, quien lidera a los hermanos De La Salle a nivel mundial  , dijo en una entrevista el 15 de octubre que los grupos paraguas planean preguntarle al Papa sobre la participación de más religiosas y la posibilidad de otorgar a aquellos que participan el poder de votar en el discusiones
«Es correcto», dijo el hermano superior, uno de los 10 miembros del Consejo de la Unión de Superiores Generales. «Quiero decir, Dios mío, las hermanas son las que están todos los días con los jóvenes, más que cualquier otro grupo, en todo tipo de capacidades».Si bien siete religiosas han sido autorizadas a participar en el sínodo de este mes, están desempeñando cargos de no miembros, lo que significa que, si bien pueden participar plenamente en las discusiones de un mes, no se les otorga una votación sobre el documento final esperado de la reunión.
Según la teología de la Iglesia Católica, los hermanos y hermanas tienen roles análogos. Son miembros no ordenados y profesos de órdenes religiosas.
Schieler dijo que los miembros de su grupo paraguas habían preguntado a los funcionarios del sínodo acerca de la discrepancia de permitir que los hombres no ordenados pero no las mujeres ordenadas tengan un voto en la reunión.
Explicó que dos de las personas que ayudaron a redactar el documento de trabajo del sínodo, conocido como instrumentum laboris, asistieron a la reunión bianual de la Unión de Superiores Generales en mayo pasado.
«Uno de ellos recibió la pregunta sobre lo que el Vaticano está diciendo sobre por qué las hermanas no pueden votar», dijo Schieler. «Y él dijo: ‘Bueno, porque tienes que ser ordenado para votar’. «
«No estoy ordenado», dijo Schieler. «Así que me pregunto, ¿es esa la razón o no?»
Excluir a las mujeres es indefendible
El jesuita Thomas Reese siempre ha sido una voz de la razón dentro de la Iglesia, y en ocasiones su talento especial para expresar las rarezas y contradicciones que observamos en el Vaticano es, como diría mi hijo, «dulce».
Tom escribe :
Por un lado, todos los miembros votantes del sínodo son hombres, con mujeres presentes solo como expertas y auditoras sin derecho a voto. Fuera del Vaticano, la policía italiana  disolvió una manifestación  donde las mujeres cantaban: «Golpee, golpee. ¿Quién está ahí? Más de la mitad de la iglesia».
El problema es que, si bien el sínodo incluye principalmente a obispos, también hay algunos sacerdotes y dos hermanos religiosos. Mientras que los obispos y sacerdotes son «clérigos ordenados» según la ley de la iglesia, los hermanos son laicos. La única diferencia teológica o canónica entre un hermano religioso y una hermana religiosa es el género. 
Excluir a las mujeres es, por lo tanto, indefendible.
Si no puedes tener mujeres, solo tiene sentido deshacerse de los sacerdotes y hermanos. De hecho, deshacerse de los cardenales y obispos de la curia romana, de modo que solo los obispos diocesanos voten a los miembros del sínodo.
A pesar de estos problemas, el sínodo realiza una función valiosa. 
El hecho de que obispos de todo el mundo vengan a Roma proporciona información desde fuera del Vaticano. Todos los obispos dan testimonio de la experiencia positiva de escuchar a los obispos de diferentes países y culturas hablar sobre la situación de la iglesia.
Reconociendo el llamado al sacerdocio de Santa Teresa de Lisieux y, admito que estoy luchando
He estado leyendo los  informes de los catorce pequeños grupos lingüísticos después de la segunda semana. 
Los informes de la primera semana evocaron la esperanza en la medida en que los grupos parecían capturar y esperar la posibilidad emocionante de un nuevo tipo de iglesia: una iglesia que escucha.
Y los informes de la segunda semana que se centran en las vocaciones  ofrecen una sorpresa .
El grupo de inglés C, moderado por el cardenal Joseph Coutts, recuerda que Santa Teresa de Lisieux sintió su propio llamado al sacerdocio.
El mayor signo de santidad es, por supuesto, la caridad (ágape). Proponemos que la historia de Santa Teresa de Lisieux, que se sintió atraída por todas las vocaciones particulares (incluso el sacerdocio), encontró la unidad de todos ellos enamorados como una maravillosa ilustración de este director.
Y el informe alemán parece retener algo de la magia de este momento de nuevas posibilidades.
Pero, admito que estoy luchando.Sé que no estoy en los grupos pequeños, por lo que realmente no puedo capturar el espíritu sentido que está entretejido en las palabras ofrecidas por las personas comprometidas y dedicadas de cada grupo que creo que están realmente conectadas y que están verdaderamente felices por esa conexión.
Pero, más allá de esta reunión auténtica y alegre de los católicos, los informes de la segunda semana están surgiendo los defectos en este proceso del sínodo.
Me preocupa nuevamente lo que se producirá, o lo que es más importante, se reproducirá en la iglesia en general.
Los informes del grupo de inglés de la segunda semana me parecen planos, más bien como asignaciones de tareas requeridas completadas por estudiantes entusiastas que se entregarán al profesor poco imaginativo que les asignó.
Completas con modi (propuestas) para el documento final, cuadros y esquemas de organización, no reflejan los esfuerzos que informó la Sra. Sally Hodgdon;que aquellos en su pequeño grupo dialogaron sobre las mujeres en la Iglesia y pasaron por el  Instrumentum Laboris,  párrafo por párrafo, eliminando el lenguaje patriarcal.
Y  no abordan las realidades vividas de nuestras hermanas y hermanos católicos LGBT que a menudo se han alejado de la iglesia que les ha hecho daño.Y donde se usa la palabra homosexualidad, como en el Grupo A español, liderado por el Cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga y en el Grupo Portugués liderado por el Cardenal Joao Braz De Aviz, las palabras son ofensivas o confusas.
Lo que me lleva de vuelta al proceso en general.
Sé por las sesiones informativas de prensa y otras entrevistas e informes, que los participantes del sínodo, jóvenes y viejos por igual, están discutiendo temas como la inclusión LGBT, los roles de las mujeres en la iglesia, la crisis de abuso sexual del clero y otros temas críticos.
La promesa de una «iglesia que escucha» nace de una necesidad crítica de renovar a la Iglesia para que pueda amar y abrazar mejor a todo el pueblo de Dios hoy y asociarse con ellos en la obra del Evangelio.
Entonces, ¿por qué el lenguaje es tan insípido?
¿Por qué las ideas que aparecen en los informes se parecen más a la obra de una palabra en vez de a la poesía de asumir riesgos, de abrir el corazón de una iglesia que durante muchas décadas fue rígida y fría?
Y tal vez, lo que es más importante, ¿por qué la iglesia no ha sido más valiente al traer, al frente y al centro, directamente al corazón de la sala del sínodo? Aquellos que ya no se consideran parte de la iglesia … las voces en el desierto … nuestros amigos y seres queridos en la diáspora que han emigrado lejos del gigante que temían (con buena causa) preferirían masticarlos que tiernos y amarlos.
Los extrañamos mucho.
Así que estoy luchando.
Y, tal vez, duelo un poco.
Aún así, sé que si este esfuerzo fracasa, y espero que no, nosotros, el Pueblo de Dios, no fallaremos en nuestros esfuerzos por llamar a los que amamos en nuestros brazos abiertos.
Somos el pueblo de Dios y aún no hemos terminado.
Deborah Rose-MilavecReportando desde Roma
PD: Tenemos cerca de 7,000 firmas en nuestra campaña «Votos para las mujeres católicas». Por favor firme y comparta . ¡Comenzaremos a entregar las firmas esta semana!

Publicado por Bridget Mary Meehan a las 12:44 PM

https://bridgetmarys.blogspot.com/2018/10/day-16-in-rome-uisg-and-usg-join-forces.html

Activistas en Nicaragua exigen la liberación de Ortega a 30 manifestantes.


El presidente prohibió las protestas contra el gobierno el mes pasado debido a que los disturbios empeoran

La Croix International staff 
Nicaragua17 de octubre de 2018

Las manifestaciones son reprimidas violentamente en Managua. (Foto de Carlos Herrera / Zuma Press / REA)

Activistas por los derechos en Nicaragua exigen la liberación de 30 manifestantes arrestados en una manifestación en la capital, Managua, el 14 de octubre, ya que el gobierno ha liberado a solo ocho personas de la detención.

El presidente Daniel Ortega, quien se dice que enfrenta una de las mayores amenazas para su carrera desde que estallaron las protestas en abril, ha acusado a los manifestantes de «pedir marchas no por la paz, sino por la sangre», según latinousa.org .

Prohibió las manifestaciones contra el gobierno el 28 de septiembre.

Mientras tanto, la policía emitió una advertencia antes de la protesta no autorizada que amenazaba con una importante represión, ya que los disturbios provocados por los recortes sociales, las reformas sanitarias, los aumentos de los precios del petróleo y las políticas represivas del régimen siguen aumentando.

Los informes afirman que el personal de seguridad utilizó gas lacrimógeno y pistolas paralizantes, pero no se mencionaron heridos graves ni víctimas.

Dos activistas fueron detenidos cuando intentaban abordar un avión poco después de que terminara la manifestación, mientras que un tercero fue trasladado a la prisión de El Chipote, dijo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Entre las ocho personas liberadas el 15 de octubre después de participar en la marcha «Unidos por la libertad» se encontraba la defensora de los derechos indígenas Lottie Cunningham, dijo la agencia de derechos humanos.

Cerca de 300 personas han muerto en protestas desde mediados de abril, según grupos de derechos humanos. El gobierno de Ortega expulsó a las Naciones Unidas en agosto después de que denunciara violaciones generalizadas de derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias.

La conferencia de obispos nicaragüenses convocó un diálogo nacional después de que estallaron las protestas en abril, pero los obispos suspendieron las conversaciones y dijeron que faltaba consenso.

MI EXPERIENCIA MEDELLIN 68 DESPUÉS. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


Medellín 68 después, reconozco, que, no tenía la consciencia que hoy tengo de cara a este gran acontecimiento. Sabia que era un acontecimiento de Iglesia muy importante, algo así, como el pequeño Concilio Latinoamericano, pero lo veía con los rasgos de mi formación patriarcal-machista. Como que eso es cosa de la Iglesia (varonil) no me toca a mí.  Me demoré un tiempo en asumir y asimilar, lo que había vivido.

A pesar de lo vivido, en Medellín 68, también tuve que desandar lo andado de mi formación religiosa-patriarcal. Es cuando se me envía a prepararme en Catequesis Superior del ICLA-Manizales, instituto creado por el CELAM, dándole continuidad a Medellín 68. Allí, empezó mi formación y crecimiento en la Teología de la Liberación.

Cuando fui enviada al campo misionero, en mi contacto con la población indígena y afro, es dónde confronto que la teoría aprendida, no la puedo aplicar…que tengo que aprender a escuchar, que el cambio viene en serio. Hay que darle la palabra al Pueblo Iglesia de Dios. Ese fue mi mejor aprendizaje.

¿Qué herramienta me sirvió y me sigue sirviendo? La Lectura Popular de la Biblia, provocando a la gente a desentrañar que nos dice la Palabra de Dios hoy, en nuestro medio. Estimulándoles, animándoles, dándoles confianza, de que ellos/as, también pueden leer, aprender y comentar la Palabra.

Es así como he visto el fortalecimiento de las Comunidades Eclesiales de Base, como pequeñas iglesias locales, en la experiencia de las primeras comunidades cristianas, Casa-Iglesia.

A pesar de la represión desatada contra la oficina (SCCS) que nos prestaba el servicio de materiales, cartillas, boletines, audiovisuales (Servicio Colombiano de Comunicación Social), desde donde se realizaban talleres, en diferentes sitios del país, como Bogotá, Barranquilla,(Las Malvinas, Las Domitilas) Cartagena, (Funsarep) Popayán (con las Lauritas) ,Granada, con las Salesianas (Meta) Nariño (Cia de Maria), quienes siguieron la labor misionera, con el método de Ver, Juzgar y Actuar, realizando una Hermenéutica desde el saber de la gente, fueron las religiosas, y religiosos, que están en el sector popular, apoyando al campesinado, indígenas, en su lucha de la Reforma Agraria (ANUC Asociación Nal. de Campesinos), el CRIC (Consejo Regional Indígena del Cauca. Organizando y apoyando las Madres Comunitarias.

Estos fueron los movimientos iniciales después de Medellín 68, en los que participé directamente, y fuera del país, estuvimos participando en la capacitación organizativa de campesinos, maestros, estudiantes, y padres de Familia, en Nicaragua (1979).

Lógico, que este trabajo, a los dueños de este país, no les agradó mucho, porque, además, a los líderes se les dio formación usando Pedagogía del Oprimido, de Paulo Freire, esto nos hacía tomar más consciencia, para desembobar a la gente.

No hay represión mala, por dolorosa que haya sido, nosotros y la gente aprendimos a protegernos mutuamente. La represión también nos dio lecciones dolorosas, lideres laicos, asesinados, religiosas y sacerdotes asesinados y otros encarcelados y cambiados de lugares, para alejarlos de las comunidades.

Hoy, después de todo lo amargo sucedido, incluido el fatal accidente de Mons. Gerardo Valencia Cano, promotor de la descolonización del Evangelio en América Latina, vemos una Iglesia germinando en plena primavera, los grupos mencionados anteriormente, persisten y resisten. Cada vez más dentro del camino Ecuménico, que aunque desacreditado y manejado por las jerarquías, hoy vemos un ecumenismo de base, que nos une cada vez, en la Justicia, la Paz y Solidaridad. Fruto de ello: CEDEBI (Colectivo Ecuménico de Biblistas), la Mesa Ecuménica por la Paz, Justicia y Paz Intereclesial, Redes Cristianas por la Paz, Pax Christi-Medellin y todos los movimientos que van apareciendo de mujeres reclamando sus derechos no solo en la Sociedad, sino dentro de la Iglesia, como la presencia del Movimiento de Presbiteras católicas romanas (ARCWP).

Sentimos en ellos la acción de Pentecostés que se hizo presente en Medellín 68, renovando continuamente nuestra Iglesia Latinoamericana, -Aquí y Ahora-  

*Presbitera católica.

A %d blogueros les gusta esto: