Cómo el feminismo se convirtió en la sierva del capitalismo – y cómo reclamarlo Nancy Fraser


Un movimiento que comenzó como una crítica a la explotación capitalista 
terminó aportando ideas clave a su última fase neoliberal

Como feminista, siempre he asumido que al luchar por la emancipación de 
la mujer estaba construyendo un mundo mejor, más igualitario, justo y 
libre. Pero últimamente he empezado a preocuparme de que los ideales 
iniciados por las feministas estén sirviendo para fines muy diferentes. 
Me preocupa, en concreto, que nuestra crítica al sexismo esté ahora 
justificando nuevas formas de desigualdad y explotación.

En un giro cruel del destino, me temo que el movimiento por la 
liberación de la mujer se ha enredado en una peligrosa relación con los 
esfuerzos neoliberales para construir una sociedad de libre mercado. Eso 
explicaría cómo sucedió que las ideas feministas que antes formaban 
parte de una cosmovisión radical se expresaran cada vez más en términos 
individualistas. Mientras que las feministas criticaban antes a una 
sociedad que promovía el profesionalismo, ahora aconsejan a las mujeres 
que se «inclinen». Un movimiento que antes priorizaba la solidaridad 
social ahora celebra a las mujeres empresarias. Una perspectiva que 
antes valoraba el «cuidado» y la interdependencia, ahora fomenta el 
avance individual y la meritocracia.

Lo que hay detrás de este cambio es un cambio radical en el carácter del 
capitalismo. El capitalismo dirigido por el Estado de la posguerra ha 
dado paso a una nueva forma de capitalismo: «desorganizado», 
globalizador y neoliberal. El feminismo de la segunda ola surgió como 
una crítica de la primera, pero se ha convertido en la sierva de la 
segunda.

Con el beneficio de la retrospectiva, ahora podemos ver que el 
movimiento por la liberación de la mujer apuntó simultáneamente a dos 
futuros posibles diferentes. En un primer escenario, prefiguró un mundo 
en el que la emancipación de género iba de la mano de la democracia 
participativa y la solidaridad social; en un segundo, prometió una nueva 
forma de liberalismo, capaz de otorgar a las mujeres y a los hombres los 
bienes de la autonomía individual, el aumento de las opciones y el 
avance meritocrático. El feminismo de la segunda ola era en este sentido 
ambivalente. Compatible con cualquiera de las dos visiones diferentes de 
la sociedad, era susceptible a dos elaboraciones históricas diferentes.

En mi opinión, la ambivalencia del feminismo se ha resuelto en los 
últimos años a favor del segundo escenario, el del individualismo 
liberal, pero no porque hayamos sido víctimas pasivas de las seducciones 
neoliberales. Por el contrario, nosotras mismas contribuimos con tres 
ideas importantes a este desarrollo.

Una de las contribuciones fue nuestra crítica al «salario familiar»: el 
ideal de una familia de proveedor masculino / ama de casa que fue 
central en el capitalismo organizado por el estado. La crítica feminista 
a ese ideal sirve ahora para legitimar el «capitalismo flexible». 
Después de todo, esta forma de capitalismo depende en gran medida del 
trabajo asalariado de las mujeres, especialmente el trabajo de baja 
remuneración en los servicios y la manufactura, realizado no sólo por 
mujeres jóvenes solteras sino también por mujeres casadas y mujeres con 
hijos; no sólo por mujeres racializadas, sino por mujeres de 
prácticamente todas las nacionalidades y etnias. A medida que las 
mujeres se han ido incorporando a los mercados laborales de todo el 
mundo, el ideal del capitalismo organizado por el Estado sobre el 
salario familiar está siendo reemplazado por la norma más nueva y 
moderna -aparentemente sancionada por el feminismo- de la familia de dos 
asalariados.

No importa que la realidad que subyace al nuevo ideal sea la disminución 
de los niveles salariales, la disminución de la seguridad laboral, la 
disminución de los niveles de vida, un aumento pronunciado del número de 
horas trabajadas a cambio de un salario por hogar, la exacerbación del 
doble turno -ahora a menudo triple o cuádruple- y un aumento de la 
pobreza, cada vez más concentrada en los hogares encabezados por 
mujeres. El neoliberalismo convierte la oreja de una cerda en un 
monedero de seda al elaborar una narrativa sobre el empoderamiento 
femenino. Invocando la crítica feminista del salario familiar para 
justificar la explotación, aprovecha el sueño de la emancipación de la 
mujer como motor de la acumulación de capital.

El feminismo también ha hecho una segunda contribución al ethos 
neoliberal. En la era del capitalismo organizado por el Estado, 
criticamos con razón una visión política restringida que se centraba tan 
intensamente en la desigualdad de clases que no podía ver injusticias 
«no económicas» como la violencia doméstica, la agresión sexual y la 
opresión reproductiva. Rechazando el «economicismo» y politizando «lo 
personal», las feministas ampliaron la agenda política para desafiar las 
jerarquías de estatus basadas en las construcciones culturales de la 
diferencia de género. El resultado debería haber sido ampliar la lucha 
por la justicia para que abarcara tanto la cultura como la economía. 
Pero el resultado real fue un enfoque unilateral de la «identidad de 
género» a expensas de las cuestiones de pan y mantequilla. Peor aún, el 
giro feminista hacia la política de identidad encajaba perfectamente con 
un neoliberalismo en ascenso que no quería otra cosa que reprimir toda 
la memoria de la igualdad social. En efecto, absolutizamos la crítica 
del sexismo cultural precisamente en el momento en que las 
circunstancias exigían una atención redoblada a la crítica de la 
economía política.

Finalmente, el feminismo aportó una tercera idea al neoliberalismo: la 
crítica al paternalismo del Estado del bienestar. Innegablemente 
progresista en la era del capitalismo organizado por el Estado, esa 
crítica ha convergido desde entonces con la guerra del neoliberalismo 
contra «el estado niñera» y su más reciente y cínica aceptación de las 
ONG. Un ejemplo elocuente es el «microcrédito», el programa de pequeños 
préstamos bancarios a mujeres pobres en el sur del mundo. El 
microcrédito se presenta como una alternativa de empoderamiento, de 
abajo hacia arriba, a la burocracia de arriba hacia abajo de los 
proyectos del Estado, y se promociona como el antídoto feminista para la 
pobreza y el sometimiento de las mujeres. Sin embargo, lo que se ha 
pasado por alto es una coincidencia inquietante: el microcrédito ha 
florecido al igual que los Estados han abandonado los esfuerzos 
macroestructurales para luchar contra la pobreza, esfuerzos que los 
préstamos a pequeña escala no pueden reemplazar. También en este caso, 
una idea feminista ha sido recuperada por el neoliberalismo. Una 
perspectiva dirigida originalmente a democratizar el poder estatal con 
el fin de empoderar a lxs ciudadanxs se utiliza ahora para legitimar la 
comercialización y el recorte del Estado.

En todos estos casos, la ambivalencia del feminismo se ha resuelto a 
favor del individualismo (neo)liberal. Pero el otro escenario, el 
solidario, puede seguir vivo. La crisis actual ofrece la oportunidad de 
retomar su hilo una vez más, reconectando el sueño de la liberación de 
la mujer con la visión de una sociedad solidaria. Para ello, las 
feministas deben romper nuestro peligroso vínculo con el neoliberalismo 
y reclamar nuestras tres «contribuciones» para nuestros propios fines.

En primer lugar, podríamos romper el espurio vínculo entre nuestra 
crítica del salario familiar y el capitalismo flexible militando por una 
forma de vida que descentralizara el trabajo asalariado y valorizara las 
actividades no remuneradas, incluyendo -pero no sólo- el trabajo de 
cuidado. En segundo lugar, podríamos interrumpir el paso de nuestra 
crítica del economicismo a la política de identidad integrando la lucha 
por transformar un orden de estatus basado en valores culturales 
masculinistas con la lucha por la justicia económica. Por último, 
podríamos romper el falso vínculo entre nuestra crítica de la burocracia 
y el fundamentalismo del libre mercado reclamando el manto de la 
democracia participativa como medio para fortalecer los poderes públicos 
necesarios para restringir el capital en aras de la justicia.

Fuetne: 
https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/oct/14/feminism-capitalist-handmaiden-neoliberal?CMP=share_btn_tw

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: