Martina Viktorie-Kopecha, la unica sacerdote en el Sinodo.


Has clik en el enlace para poderlo ver y leer.

http://www.vidanuevadigital.com/2018/10/23/martina-viktorie-kopecka-la-unica-sacerdote-del-sinodo-es-millennial/?fbclid=IwAR1

Día 20 en Roma «¿Una sección separada sobre la inclusión LGBT ?; Las voces ausentes cruciales; La iglesia debería ser mejor que esto» por Deborah Rose-Milavec


Temprano esta mañana, recibí una llamada telefónica del obispo Everard Johannes de Jong, de los Países Bajos. Y organizamos una reunión para discutir más a fondo los temas relacionados con los roles de las mujeres en la iglesia que surgieron la semana pasada. Nos reuniremos el lunes por la mañana para más diálogo. Estoy deseando que llegue.
Las calles siempre están llenas los sábados, y es difícil permanecer en las aceras porque la multitud de cuerpos puede enviarte a tropezar en la calle donde los autobuses turísticos no tienen piedad.
Mientras me dirigía a la oficina de prensa que recibía a las personas que me rodeaban, pensé en lo difícil que debía ser reunir suficientes recursos para lo más básico.
Cada diez pies aproximadamente, hay una persona que vende boletos para visitas turísticas y museos.
A lo largo de los bordes de la calle, la gente vende sus productos: un cuenco de madera que se derrumba, bufandas, palos autofotos, rosarios, cabezas del Papa Francisco Bobble (uno de mis favoritos), paraguas y algo de plástico de colores brillantes que creo que parece un cargador de teléfono.
Hay un anciano con su colorido vestido cuadrado tendido en la acera. Se agacha mientras arregla cuidadosamente una variedad de letras de madera sobre pequeñas ruedas rojas, del tipo que se enganchan para formar un tren con su nombre. Tantas veces como lo he pasado, nunca lo he visto vender algo que me entristece.
Un joven que paso todos los días toca su guitarra eléctrica todo el día hasta altas horas de la noche. Su funda de guitarra gastada está abierta para que la gente pueda ofrecer un poco de gratitud que estoy seguro que lo ayuda a comer. Un día, un niño pequeño no seguiría a su madre mientras ella lo llamaba. No pude entender al italiano, pero sí entiendo el arte de negociar con un niño de cuatro años. Ella finalmente le dio una moneda para colocar en el estuche de la guitarra. Después de dejarla caer sobre la suave tapa de color arena, él felizmente saltó hacia ella y siguieron caminando.
En el medio de la pasarela, una persona se sienta en una silla al sol con un traje que le hace parecer que literalmente ha perdido la cabeza. Tengo que sonreir La gente es tan inventiva.
Otra persona se esconde en una caja de tamaño jumbo con una variedad de carteles y animales de peluche sentados en ella. De vez en cuando salta de un agujero en la parte superior y asusta a los amantes de la gente que pasa. No estoy seguro de cómo ganas dinero haciendo eso, pero la gente parece ser buena persona al respecto. Salté.
Hay una mujer con su hijo bajo el puente frío y húmedo. No siempre camino de esa manera, pero cuando lo hago, ella está ahí. Su vaso de papel está siempre delante de ella y del bebé. A veces pide ayuda y otras veces conversa con otra persona como si estuviera en su sala de estar.
Vivir en esta jungla de concreto también son personas sin hogar. Ellos encuentran pequeños parches de acera o bancos de concreto para tomar una siesta, o para sentarse con su vaso de papel a sus pies. La mayoría no habla o habla en voz baja, pero de vez en cuando alguien compartirá su angustia en voz alta con alguien que se preocupa lo suficiente como para escuchar.
Me gusta pasear por la noche porque el ritmo es un poco más lento. Una noche de camino a la tienda de comestibles (más zanahorias), «Hallelujah» de Leonard Cohen llegó volando por el aire. Seguí el sonido con el enfoque singular de un peregrino en busca de lo sagrado. Y bajo una luz de calle encontré una multitud, joven y vieja, reunida alrededor de un joven tocando la guitarra acústica. Estaba cantando el coro tan convincentemente. Mientras estaba allí, asimilándolo … Sabía que estaba en un lugar sagrado, con una comunidad de creyentes y buscadores en llamas, escuchando una canción de amor que solo Dios y Leonard podrían haber creado.
Sábado, 20 de octubre rueda de prensa.
Hoy, la sala de prensa estaba un poco más llena de lo normal, con el cardenal Blase Cupich uniéndose al panel. Los temas candentes? Abuso sexual del clero, inclusión LGBT, con una pregunta sobre personas laicas y mujeres enviadas.
El cardenal Peter Andrew Comensoli de Melbourne, el cardenal John Ribat de Papua Nueva Guinea y el arzobispo Alain De Raemy de Suiza se unieron al prelado de Chicago.
El prefecto informó que los participantes del sínodo han terminado de hacer enmiendas a la tercera parte del Instrumentum Laboris, la sección sobre el cuidado pastoral para los jóvenes. A medida que se completa el documento final, los participantes del sínodo no se reunirán el lunes. El borrador se presentará el martes por la mañana, donde los obispos harán las enmiendas finales.
Se votará el documento final, párrafo por párrafo, con la posibilidad de que se convierta en parte del magisterio ordinario.
Los miembros del comité de redacción son:
El cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para promover el desarrollo humano integralArzobispo Carlo Aguiar Retes, arzobispo de la Ciudad de MéxicoCardenal Oswald Gracias, presidente de la conferencia de obispos de IndiaBeatitud Sviatoslav Shevchuk, arzobispo principal de la Iglesia Católica Griega de UcraniaP. Alexandre Awi Mello, secretario del departamento del Vaticano para laicos, familia y vidaP. Eduardo Gonzalo Redondo, líder de un programa de vocación pastoral en Cuba.Arzobispo Bruno Forte de Chieti-Vasto de ItaliaArzobispo Peter Comensoli de Melbourne de AustraliaCardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo.Cardenal Sergio da Rocha, relator general del Sínodo de los ObisposJesuita p. Giacomo costaSalesiano p. Sala Rossano
También se está redactando otro documento, una carta dirigida a los jóvenes, sugerida por primera vez por el pequeño grupo de trabajo del cardenal Cupich.
Aquellos que redactarán la carta incluyen:
Briana Santiago, una mujer consagrada estadounidense de los Apóstoles de la Vida Interior.Anastasia Indrawan, miembro de la comisión de jóvenes para la conferencia de obispos de IndonesiaArzobispo Dieudonne Nzapalainga de Bangui, República CentroafricanaObispo Auxiliar Emmanuel Gobilliard de Lyon, FranciaArzobispo Anthony Fisher de Sydney, AustraliaObispo Eduardo Horacio García de San Justo, ArgentinaHermano Alois Löser, anterior de la Comunidad Ecuménica de TaizeMichele Falabretti, líder de la oficina de pastoral juvenil en la conferencia de obispos italianos
Usa tu voz para nosotros
El cardenal Cupich explicó que una de las cosas más importantes que escuchó fue  que los adultos jóvenes quieren que los obispos usen sus posiciones de alto perfil «para expresar sus preocupaciones … para hablar con la misma energía y pasión que hemos escuchado de ellos. ”
Los jóvenes católicos quieren que los obispos hablen con los líderes mundiales y promuevan los valores de la Iglesia Católica en un mundo desgarrado por la guerra, la pobreza, el desempleo, la migración, el tráfico de armas que genera niños soldados y gobiernos corruptos cuya inclinación por la guerra se produce en el país. Coste de las generaciones futuras.
¿Una sección separada sobre preocupaciones LGBT?
Al cardenal Cupich se le preguntó cómo se abordarían los problemas de inclusión LGBT. 
El periodista se refirió a la propuesta de su pequeño grupo de que se escribiera una sección separada del documento final para abordar las inquietudes de LGBT.
Propuesta del grupo B en inglés:  discutimos el tema de los católicos que experimentan atracción por el mismo sexo o disforia de género. Proponemos una sección separada para este tema y cuyo objetivo principal es el acompañamiento pastoral de estas personas que sigue las líneas de la sección correspondiente del Catecismo en la Iglesia Católica.
A la pregunta planteada, respondió Cupich,
Hay un número en nuestro grupo y en los informes de hoy que querían asegurarse de que decimos algo que incluya a todos. Me hicieron una pregunta: ¿Qué va a decir el documento final sobre las personas que son homosexuales, que tienen atracción por el mismo sexo? Mi respuesta fue que creo que todo el documento debería tener algo que decir a todos. Queremos asegurarnos de que las personas se sientan incluidas. Así que cualquiera que sea la forma que tome, nuestro pequeño grupo es para ello
De su respuesta no queda claro si quiere decir que rechazaron la sugerencia de una sección separada para el documento final o no, pero está claro que el cardenal tiene influencia cuando se trata de dar forma al trabajo en el sínodo.
El cardenal Cupich invitó a los cardenales Ribat y al cardenal Comensoli, ambos en su pequeño grupo, a comentar más.
La respuesta del cardenal Ribat fue más sólida y creo que reflejaba más claramente lo que los jóvenes habían estado diciendo en el sínodo.
El enfoque de la iglesia es poder dar la bienvenida a todos. Y para que se sientan como en casa. Nadie está excluido, y esa es la iglesia. Hemos estado hablando de lo que será el documento.
En nuestros pequeños grupos decimos que nadie está excluido. Realmente se trata de no excluir a nadie de dar la bienvenida a todos. La iglesia es un hogar.
Creo que el mensaje está saliendo claramente en nuestras discusiones.
De los jóvenes que escuchamos, ‘Con las dificultades que estamos teniendo, la iglesia es el lugar donde volvemos a casa. Debemos ser reconocidos, debemos ser aceptados, debemos ser bienvenidos, y aquí es donde está nuestro lugar «. 
Este es el mensaje que estamos recibiendo. Y este es el mensaje que estamos compartiendo más. Los jóvenes están hablando de esto libremente. Y quieren que usemos su idioma. 
Dicen: ‘Dirígete a nosotros así porque esto es lo que somos’. 
Nota: es probable que el cardenal se refiera al idioma en el documento anterior al sínodo que se reitera en el sínodo acerca de la necesidad de que la iglesia use el idioma preferido de los jóvenes, como LGBT, etc.
Así que son muy libres de decirnos esto. Y también nos dicen que debemos darles la bienvenida tal como son.Y los jóvenes realmente nos están ayudando a entender, a ver realmente dónde están, cómo y cómo quieren ser escuchados, reconocidos y aceptados.
Lo que queda claro en las respuestas de los prelados es que, si bien han repetido su voluntad de escuchar y ser amables, inclusivos y respetuosos con todos los jóvenes, ninguno de estos hombres usó el término LGBT hoy mientras hablaban de ellos.
Y no hay católicos LGBT autoidentificados en el sínodo para compartir sus historias de alegría, belleza y tristeza con un grupo de hombres católicos que están profundamente necesitados de una conversión del corazón.
Si bien es positivo que los jóvenes delegados expresen su apoyo a sus amigos y familiares LGBT, no está claro en este intercambio de hoy que los obispos han reunido el coraje para usar su voz como los jóvenes han pedido, para hablar. preocupaciones
Las voces ausentes cruciales.
Tom Reese, SJ planteó una pregunta clave para los obispos sobre la solidez de la metodología utilizada para el sínodo a la luz del gran éxodo de nuestra juventud.
Reese:  Usted ha enfatizado la importancia de escuchar a los jóvenes en el sínodo y lo importante que es eso. También nos hemos reunido con varios de ellos. Son maravillosos. Son buenos católicos. Ellos son ‘los salvados’. Pero no representan necesariamente a las muchas personas que han abandonado la iglesia, y me pregunto qué habrá escuchado sobre las preocupaciones de las personas que han abandonado la iglesia y qué habrá aprendido sobre cómo responder a ellas.El cardenal cupich respondió:
En primer lugar, diría que las voces que hemos escuchado pertenecen a personas que se han ido y han encontrado el camino de regreso a la iglesia.Han tenido una experiencia de conversión. Hemos escuchado a la gente contar esas historias en el aula.En segundo lugar, incluso si no se han ido, o están ‘en’ o ‘los salvados’, han dado voz a los miembros de la familia que ya no están practicando la fe. Les duele y han representado sus preocupaciones con bastante fuerza en las discusiones que hemos tenido.Los que no tienen iglesia o no asisten a la iglesia no están subrepresentados.Están muy presentes en las voces de estos jóvenes.El Cardenal Comensoli agregó que uno debe considerar el contexto y las diferencias regionales al observar las razones por las cuales los jóvenes abandonan la fe. Dijo que las razones por las cuales los jóvenes en Australia abandonan la iglesia podrían ser muy diferentes de otras partes del mundo.
Una de las cosas prácticas que espero que se incorporen al documento final, es que lo que se hace a este nivel sinodal a nivel internacional se puede abordar regionalmente, en términos de conferencias, en términos de diócesis, por lo que las preguntas más amplias de El motivo por el cual las personas se van puede verse de manera particular dependiendo de las circunstancias y realidades que son particulares de una localidad.
El cardenal Ribat dijo que los miembros de su pequeño grupo son muy abiertos acerca de por qué los familiares o amigos se van. Abogaron por encontrar maneras de hacer que aquellos que se han ido también se sientan parte de la iglesia. El cardenal dijo: «Hay una apertura para escuchar realmente», dijo.»Creo que algo bueno vendrá, pero el dolor no desaparecerá durante la noche».
La Iglesia debería ser mejor que esto.
Un reportero de EWTN preguntó cómo la crisis de abuso sexual del clero en Australia y los Estados Unidos ha informado las conversaciones en el sínodo, especialmente en lo que respecta a cómo retendremos a los jóvenes y el impacto que podría tener en su formación.
El cardenal comensoli respondió primero.
Desde el primer día, el problema del abuso sexual, la crisis en torno al fracaso del liderazgo para enfrentar adecuadamente los casos de abuso sexual, los fracasos de los hermanos en el episcopado para poder escuchar bien y creer a las víctimas, todos estos asuntos han surgido. Ya han subido consistentemente durante las tres semanas hasta ahora. 
Una de las cosas clave en el futuro, junto con las disculpas y las mejores prácticas, debe ser una acción asociada. 
En el contexto australiano, tenemos una forma particular en la que se está trabajando. La Comisión Real, a través de una gran gracia, ha permitido a la iglesia y especialmente a nosotros en el liderazgo de la iglesia ver cómo moverse mejor. Hay todo tipo de dimensiones que son particulares a Australia.Tenemos nuestras propias leyes civiles particulares y la forma en que se tratarán las cosas aquí será diferente de la forma en que se tratan en Suiza, o en Nigeria, y así sucesivamente.
Con el conocimiento de la próxima reunión de obispos en febrero, Comensoli sugirió que lo importante en este sínodo es afirmar claramente que es necesario actuar.
Cupich agregó que los jóvenes quieren que los obispos alcancen a las víctimas.
Quieren responsabilidad. Nadie está exento. Y eso se traduce en una cultura de privilegio clerical que permitió que todo esto avanzara sin control.
Si vamos a llamar a los jóvenes a ser honestos con sus vidas, que es el Evangelio, tenemos que ser testigos de eso nosotros mismos.
Si bien este tema puede no estar presente en algunos países, muchas de las conferencias de los jefes de obispos están aquí. Y volverán en febrero. Así que este es un trampolín para esa reunión en febrero.
Susiey Pinto, de EWTN, señaló que ha habido algunas críticas a la cumbre de febrero al preguntar cómo los obispos pueden abordar el abuso sexual por parte del clero en tres o cuatro días. Al preguntar qué medidas concretas se pueden tomar para romper la cultura clerical, Pinto agregó: «¿Participarán los laicos y las mujeres en esa cumbre?»
Cupich dijo que confía en que el Papa Francisco se asegurará de que la reunión esté organizada de manera que «logre algo».
Y sí, tiene que haber la participación de los laicos. He llamado para eso. He llamado a cada obispo, comenzando conmigo mismo a ser responsable.Estoy listo para ceder por mi autoridad o derecho y ser investigado si hay un cargo en mi contra. Me gustaría que se hiciera y creo que los obispos tienen que estar dispuestos a hacer eso. Hombres y mujeres, laicos, tienen que estar involucrados en ese proceso. Los laicos quieren que tengamos éxito. Quieren que hagamos esto bien. Ahí es donde tenemos que empezar. Eso es lo que me da esperanza. Hay mucha ira por ahí. Pero debajo de la ira hay una tristeza: la iglesia debería ser mejor que esto. Y que deberíamos hacerlo bien.
Más tarde, cuando se le preguntó de nuevo sobre qué tipo de reformas se implementarán para evitar que el clero abusen de los abusos sexuales, Cupich repitió que los obispos deben aceptar ceder la autoridad y la supervisión a una junta de revisión externa. Cuando se hace una acusación, Cupich quiere que la junta de revisión examine el caso independientemente de la interferencia de cualquier obispo.
Vigano, ¿salvando el día?
El examen cruzado de las noticias de LifeSite fue clásico completo con Vigano como el héroe «testificando» en la batalla contra el mal detrás del abuso sexual del clero, que no es el clericalismo (que ellos aman), sino la homosexualidad (que detestan).
Pregunta 1: «Para volver a lo que dijo sobre aquellas personas que experimentan atracción por el mismo sexo, ¿sería un poco más claro sobre lo que quiere decir con bienvenida, aceptación e inclusión? Por supuesto, es un tema delicado para muchas personas. Así que me pregunto si está haciendo la distinción entre, darles la bienvenida a todos como personas amadas por Dios y darles la bienvenida al estilo de vida homosexual, porque las personas realmente quieren la verdad y quieren que se las acerque más al Señor. Así que me pregunto qué quiere decir con aceptación.
Pregunta 2: «Para el cardenal Cupich, me pregunto qué impacto cree usted que podría tener el tercer testimonio del arzobispo Vigano sobre el sínodo de los obispos en el que refuta las críticas del cardenal Ouellet, especialmente a la luz de lo que dice acerca de que la cultura homosexual es la causa principal de gran parte de El abuso sexual «.
El cardenal Comensoli respondió diciendo que todos los cristianos deben ir al pie de la cruz y que estamos llamados a ofrecernos la amistad de CristoEl cardenal Cupich se refirió a Amoris Laetitia , del Papa Francisco  , diciendo: “Hay una pedagogía divina. Tenemos que asegurarnos de no poner obstáculos frente a la gracia de Dios. Llevamos a las personas a donde están, caminando con ellas, avanzando. A veces, en ese viaje se desvían o retroceden un paso, pero todavía estamos con ellos para continuar ese viaje. Porque es la gracia de Dios que debemos discernir con ellos «.
Continuó: «Con respecto a su segunda pregunta, no sé si hay algo nuevo en la relación entre Vigano y Ouellet], pero lo que puedo decir es que la investigación en el Estudio John Jay y en otros lugares muestra claramente que La causa no es la homosexualidad, sino otros factores. Me referiría a la gente a ese sólido cuerpo de investigación «.
Edward Pentin bateaba limpiamente en la sesión informativa preguntando al cardenal Comensoli,
Un  grupo de jóvenes  de Australia escribió una carta al Sínodo esta semana pidiendo el fin de lo que llamaron política, ambigüedad en la enseñanza de la iglesia y banalidades superficiales. Quieren tener la verdad inequívoca, claridad en la enseñanza de la iglesia, diciendo: «No podemos ayudar a dar forma a la iglesia a menos que la iglesia nos forme a nosotros». Quiero saber qué piensa acerca de eso porque no hemos escuchado mucho en el sínodo.Algunas personas piensan que hay demasiada enseñanza sociológica y no hay suficiente teología y fe.
Comensoli respondió que no estaba al tanto de la carta, pero quería hacer dos puntos. Los jóvenes en el sínodo quieren crecer en su relación con Dios, en la verdad y en el amor, y hacerlo dentro de las enseñanzas de la iglesia tanto en sus sentidos positivos como negativos. Y se había hecho mucho trabajo para mover el documento de un enfoque sociológico a un enfoque de fe.
La opinión de cada católico merece ser escuchada. Pero habría sido un poco más genuino que Pentin dijera que la carta fue firmada por 217 estudiantes universitarios y profesores, no en el 2000. Vivimos en una iglesia interesante y, a veces, entretenida.
Al escuchar a los prelados hoy, no pude evitar preguntarme acerca de la diferencia entre su respuesta a la inclusión LGBT y las preguntas sobre el abuso sexual por parte del clero.
Había una marcada disparidad. 
Parece que en el caso de abuso y encubrimiento sexual por parte del clero, la acción civil y criminal ha superado su motivación para cambiar.
Pero aún son tímidos al confrontar la realidad de los católicos LGBT y muestra en su reticencia el uso del lenguaje que los jóvenes católicos y sus aliados quieren en términos de autoidentificación. Ni una sola vez en ninguna de las respuestas los cardenales usaron el término LGBT.
Tenemos un camino por recorrer.
En este año de escándalo y dolor, estas palabras derretirán tu corazón.
El arzobispo Anthony Fischer, OP, hizo llorar a muchos participantes del sínodo  con sus palabras  en la primera semana del sínodo. Si no los has leído, tómate el tiempo. Le harán bien a tu corazón y verás que los obispos también pueden experimentar la transformación.
Hoy, en tu presencia, Santo Padre, y entre mis hermanos obispos, quiero pedir perdón a los jóvenes por todas las formas en que les hemos fallado.
Por los hechos vergonzosos de algunos sacerdotes, religiosos y laicos, perpetrados en usted y otros jóvenes como usted, y el terrible daño que ha hecho; y por la falta de demasiados obispos y otros para responder adecuadamente cuando se identificó el abuso, y hacer todo lo posible para mantenerlo a salvo; y por el daño hecho así a la credibilidad de la Iglesia y a su confianza; Me disculpo. Lee mas
Papa Francisco y Aarón Bianco
Es posible que Aaron Bianco y su familia no lo sepan, pero, cuando se trata de quienes los ponen en peligro al menospreciarlos y demonizarlos y luego publicar su información personal y su dirección en línea, tienen al Papa Francisco como su campeón. El Papa Francisco nos recordó recientemente : “Tengan cuidado con los que están rígidos. Tenga cuidado con los cristianos, ya sean laicos, sacerdotes, obispos, que se presentan como «perfectos», rígidos.Ten cuidado. No hay Espíritu de Dios allí. Carecen del espíritu de libertad «.
Por favor, apoya este trabajo en cualquier forma que puedas
Creo que lo que se inició hace 28 años por un puñado de católicos visionarios continúa marcando una verdadera diferencia en la vida de la Iglesia de hoy.Con el fin de garantizar iniciativas verdaderamente innovadoras, tales como la Predicación de Mujeres Católicas, Modelos Emergentes de Vida Parroquial y Comunitaria, El Futuro del Ministerio Sacerdotal, Mujeres y la Palabra, Diáconos de Mujeres Católicas, Escuchar a las Mujeres, Católicos también, etc. necesitamos su ayuda. 
Tenemos una subvención equivalente de $ 12,000 durante el Sínodo. Por favor ayúdenos a alcanzar nuestra meta  donando  hoy.
Deborah Rose-MilavecReportando desde Roma

Nueva ola de asesinatos en Colombia


La guerra ha terminado, pero su legado permanece, y los defensores de los derechos humanos están siendo atacados.

por Kimberley Brown

1 de octubre de 201835Impresión

IMG_2147.JPG

Kimberley Brown

Clemencia Carabali ha recibido amenazas de muerte por su activismo por los derechos de las mujeres y los afrocolombianos en el norte del departamento del Cauca. 

En junio, Clemencia Carabali recibió su primera amenaza de muerte este año. Estaba en el taller de planificación de su oficina para la comunidad local, cuando un desconocido llamó a su teléfono personal y le dijo que tenía hasta las 5 de la tarde de ese día para abandonar el territorio o morir. Luego colgó.

La llamada podría haber sido suficiente para que algunas personas huyeran, pero el robusto Carabali se quedó quieto. El defensor de los derechos humanos ha estado trabajando durante mucho tiempo con las comunidades afrodescendientes en el norte de Cauca, un departamento a lo largo de la costa del Pacífico de Colombia. Ella les enseña sobre sus derechos y sobre cómo defender y reclamar legalmente los territorios que les fueron arrebatados violentamente durante las cinco décadas de guerra civil en el país.

«Estamos tratando de plantar una semilla pequeña para que algo cambie», me dice Carabali en una entrevista en su oficina en julio. «Si no lo hacemos por nosotros mismos, nadie lo hará por nosotros».

Pero su decisión de permanecer en Cauca no significa que no tenga miedo. Su voz baja cuando habla sobre la llamada telefónica, y no se le permite dar detalles sobre otras dos amenazas de muerte que ha recibido desde entonces, las cuales están actualmente bajo investigación policial.

«Es muy difícil . . . porque sabemos que esto es una señal de los tiempos difíciles que se avecinan «, dice ella, mirando hacia la distancia.

Este tipo de amenazas se toman muy en serio en Colombia, donde cada vez es más peligroso ser un defensor de los derechos humanos. Desde que el gobierno y los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, firmaron un acuerdo de paz histórico en 2016, que terminó con más de medio siglo de guerra, al menos 340 líderes sociales han sido asesinados. Entre los muertos hay defensores de los derechos humanos, líderes indígenas y afrocolombianos, políticos locales, profesores de izquierda y periodistas.

«Es muy difícil . . . porque sabemos que esto es una señal de los tiempos difíciles que vienen «,

Uno de los casos documentados más recientes es un líder entre los pueblos indígenas de la Nasa, Holmes Alberto Niscue, un antiguo defensor de los derechos de las tierras indígenas. Fue asesinado por tres heridas de bala en la cabeza frente a su casa en Tumaco, en el departamento de Nariño, a solo 200 metros de una estación de policía local. El líder afrocolombiano y ávido defensor de los recursos naturales Luis Alberto Rivas Gómez también fue asesinado por hombres armados cerca de su casa en el departamento de Antioquia en agosto.

Los asesinatos causaron alarma entre la comunidad internacional, y todos, desde Amnistía Internacional , Human Rights Watch y las Naciones Unidas,denunciaron los asesinatos y exigieron que el gobierno colombiano haga más para proteger a los trabajadores de derechos humanos, incluido el fortalecimiento de su sistema de justicia.

Incluso los Estados Unidos, un aliado cercano de Colombia y su mayor contribuyente de ayuda humanitaria y financiamiento militar, se han enterado de los abusos. Durante la última sesión del Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas, el funcionario del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Huda Ibrahim, dijo a los funcionarios colombianos que Estados Unidos estaba «preocupado» por estas amenazas a los trabajadores de derechos humanos y la alta tasa de impunidad de sus asesinatos. También recomendó que Colombia responsabilice rápidamente a los culpables e intensifique sus investigaciones sobre estos casos.

Gimena Sánchez-Garzoli, la directora de los Andes en la Oficina de Washington en América Latina , un grupo de apoyo sin fines de lucro, rastrea el problema a problemas estructurales profundamente arraigados en Colombia, incluido un sistema de justicia penal que “solo está fallando a las personas, especialmente cuando se trata de a arrestar a quienes cometen ataques contra defensores [de los derechos humanos] ”.

El gobierno colombiano ha reconocido y denunciado estos asesinatos, mientras que las autoridades afirman que han progresado en casi el 50 por ciento de las investigaciones, aunque no está claro a cuántas condenas reales ha llegado esto.

El gobierno niega que haya problemas sistémicos detrás de la violencia. Afirma que los asesinatos pueden explicarse por el aumento de organizaciones criminales y narcotraficantes que han ganado fuerza y ​​territorio desde que se desmovilizaron las FARC.

Pero la explicación real es probablemente mucho más complicada.


La ola de asesinatos, ataques y amenazas de Colombia contra los líderes sociales, dicen los observadores, está siendo llevada a cabo por grupos paramilitares y pistoleros contratados.

«El hecho de que existan grupos paramilitares remanentes, algo que Colombia ha negado que existe, es un problema», dice Sánchez-Garzoli, y agrega: «Son un problema y son una gran amenaza porque son capaces de matar». todas estas personas «.

Los grupos paramilitares colombianos fueron creados en oleadas en las décadas de 1980 y 1990 por compañías y agencias gubernamentales que buscaban seguridad adicional contra los grupos guerrilleros de izquierda; Con el paso de los años, se volvieron más violentos y cometieron miles de abusos contra los derechos humanos. Oficialmente, se desmovilizaron entre 2002 y 2006 después de las negociaciones con el gobierno, por lo que el estado se niega a reconocer que existen.

Pero según los organismos internacionales de vigilancia y las comunidades que han vivido sucesivas oleadas de violencia, estos grupos simplemente volvieron con nuevos nombres.

Un informe conjunto publicado en febrero por el think tank colombiano Dejusticia, la Universidad de Oxford y otras instituciones descubrió que más de 800 empresas contrataron grupos paramilitares a lo largo de los años desde la desmovilización. En varios casos, esto implicó pagar a estos hombres armados para dirigirse a líderes sociales y sindicales que se enfrentaron con su modelo de negocio, dice el informe. El servicio se convirtió en instrumental para las empresas locales.

El hecho de que el gobierno no reconozca la existencia de fuerzas paramilitares remanentes está dificultando la solución del problema.

Estos grupos también contaron con el respaldo político y financiero de importantes políticos, incluido el ex presidente colombiano Álvaro Uribe, quien también es mentor y aliado cercano del nuevo presidente Iván Duque, quien asumió el cargo en agosto. Muchos de estos políticos, incluido Uribe, están bajo investigación por estas supuestas conexiones.

Según Sánchez-Garzoli, el hecho de que el gobierno no reconozca que estas fuerzas paramilitares existen hace que el problema sea más difícil de abordar. «Verlos como bandas criminales o criminales vinculados al narcotráfico realmente está simplificando quiénes son», dice ella.

«Obviamente, están apuntando a personas que son vistas como una amenaza política o económica, porque [las víctimas] son ​​sindicalistas o están luchando contra una represa o. . . son afrodescendientes o indígenas y no quieren renunciar a sus tierras «.

Entre los años 2007 y 2009, después de la desmovilización, los defensores de los derechos humanos, los líderes sindicales, los líderes comunitarios y los periodistas fueron objeto de numerosos ataques por parte de las fuerzas paramilitares. Funcionarios gubernamentales de alto rango acusaron a estos líderes de colaborar con los guerrilleros de las FARC, desacreditando así su trabajo y haciéndolos vulnerables a arrestos y ataques.

Hoy en día, los objetivos de estos ataques no son solo las personas que defienden una ideología de izquierda, sino también las que intentan defender su territorio o reclamar tierras, lo que se ve alentado por las reformas rurales establecidas en el acuerdo de paz final.

Aproximadamente ocho millones de hectáreas de tierra fueron robadasdurante la guerra civil de Colombia. Los investigadores dicen que la gran mayoría de esta área fue tomada por grupos paramilitares (con las FARC responsables de solo el 6.25 por ciento de todas las propiedades robadas), quienes luego la vendieron a ganaderos, mineros, grandes terratenientes o multinacionales, dejando a millones de pequeños agricultores sin hogar. El proceso de paz apunta a rectificar esto mediante la redistribución de tierras a los agricultores y comunidades cuyo territorio fue robado.

Pero Ariel Ávila, periodista e investigador de la Fundación Paz y Reconciliación en Bogotá, dice que este es un problema para aquellos que no quieren renunciar a su territorio adquirido.

«Gran parte de esta tierra [robada] ahora está en manos de empresarios y políticos».

«Gran parte de esta tierra [robada] ahora está en manos de empresarios y políticos», dice Ávila. «Estas personas tienen miedo de la verdad y no quieren devolver la tierra que robaron». Él cree que estas son las personas detrás de los asesinatos en masa de líderes sociales.

La violencia contra los líderes sociales, dice Ávila, se está llevando a cabo en áreas donde la lucha durante la guerra fue más fuerte. Aquí es donde más personas habían sido desposeídas de sus tierras, y donde la economía ilícita, como la minería ilegal y el cultivo de coca, sigue siendo fuerte.

El norte del Cauca se encuentra entre las regiones más mortales para los defensores de los derechos humanos. Carabali dice que varios de sus colegas han sido asesinados en los últimos dos años, incluidos los líderes afrodescendientes e indígenas que luchan contra la minería ilegal y las compañías mineras de gran escala en su territorio.


Bajo el ex presidente Juan Manuel Santos, se crearon varios mecanismos para abordar este aumento de la violencia contra los defensores de los derechos humanos. Estos incluían una unidad especial de investigación con la policía nacional y otra unidad con la oficina del fiscal de distrito para dar seguimiento a estos delitos.

Si bien estos son cambios positivos, los funcionarios deben hacer un mayor esfuerzo para atacar a los «autores intelectuales» detrás de los asesinatos, en lugar de a quienes cometen el crimen, dice Ávila.

A principios de este año, setenta y tres miembros del Congreso de los Estados Unidos firmaron una carta al Secretario de Estado Mike Pompeo instando al gobierno de los Estados Unidos a presionar más a Colombia. Esto incluyó instar al país sudamericano a intensificar sus investigaciones y esfuerzos de procesamiento, «para llevar rápidamente ante la justicia a quienes planean y organizan estos asesinatos, y no solo a los» detonadores «que ejecutan los asesinatos».

El presidente Duque también se ha comprometido a tomar en serio el problema y tomar medidas concretas para resolverlo. Pero muchos colombianos son escépticos, considerando sus estrechos vínculos con Uribe y la clase terrateniente.

Carabali, por su parte, no es optimista en cuanto a los cambios que se producirán con este nuevo gobierno, diciendo que sus recuerdos de terror durante la era Uribe todavía están demasiado presentes.

De hecho, muchas personas en el gobierno de Duque han criticado a los defensores de los derechos humanos. La senadora María Fernanda Cabal los llamó «perezosos», y los senadores Carlos Felipe Mejía y María del Rosario Guerra criticaron públicamente una marcha celebrada el 8 de agosto para denunciar los asesinatos en masa.

Carabali, por su parte, no es optimista en cuanto a los cambios que se producirán con este nuevo gobierno, diciendo que sus recuerdos de terror durante la era Uribe todavía están demasiado presentes.

Pero ella planea continuar su trabajo en el norte de Cauca. Ella siente que las Naciones Unidas, la policía nacional y sus colegas la están cuidando, esperando para informar sobre cualquier cosa sospechosa. Esto es todo lo que puede hacer hasta que el gobierno realmente cree las condiciones para la paz, siguiendo las disposiciones del plan de paz para redistribuir la tierra y aumentar la igualdad real y las oportunidades para las personas en las áreas rurales.

«Hemos estado tratando de construir la paz, los demás nos han traído la guerra», dice Carabali. «Eso es lo que vivimos en Colombia, una guerra que no es la nuestra».

Etiquetas

REVISTA OCTUBRENOVIEMBRE 2018 GUERRA Y PAZ COLOMBIA

O6f__9nj_400x400.jpeg

Kimberley Brown

Kimberley Brown es una periodista independiente radicada en Ecuador que cubre temas regionales de derechos humanos. Vea más de su trabajo en http://www.kimberleyjbrown.com o en Twitter @kimberleyjbrown.Leer más por Kimberley Brown

Las mujeres, las grandes olvidadas: Juan José Tamayo


El patriarcado ha negado el protagonismo a ellas en los avances de la sociedad y se los ha atribuido exclusiva e injustamente a los varones

Activistas disfrazadas como mujeres reproductoras de la serie 'The Handmaid's Tale' protestan frente al Congreso de Buenos Aires, el 25 de julio.
Activistas disfrazadas como mujeres reproductoras de la serie ‘The Handmaid’s Tale’ protestan frente al Congreso de Buenos Aires, el 25 de julio. NATACHA PISARENKO (AP)

La razón moderna e ilustrada afirmó la universalidad de los Derechos Humanos y de la razón y, en un acto de incoherencia, se los negó a las mujeres, víctimas de una racionalidad selectiva de carácter patriarcal. Además, con la historia en la mano, hemos de reconocer que entre las víctimas de las masacres humanas, las más numerosas, agredidas y olvidadas, las que han sufrido todo tipo de discriminaciones y la negación de su dignidad, de sus derechos y de su libertad, aquellas a las que se les ha negado hacer sus proyectos autónomos de vida, a quienes se les han destruido sus esperanzas, a quienes se les ha prohibido hasta soñar, han sido y siguen siendo las mujeres.

Ellas son las principales víctimas del sexismo en alianza múltiple y complicidad permanente con el capitalismo en sus diferentes modalidades —hoy el neoliberalismo—, el etnocentrismo, el clasismo, el colonialismo, el imperialismo, la depredación de la naturaleza, el racismo patriarcal, los fundamentalismos de todo tipo, las religiones, etcétera.

OTROS ARTÍCULOS DEL AUTOR

La pederastia, cáncer con metástasis

La transición religiosa

¿Ha muerto Dios?

Son las religiones —o mejor, sus jerarquías— las que imponen a las mujeres una moral de esclavas y subalternas, resumida en estos siete verbos: obedecer, someterse, aguantar, soportar, sacrificarse por, cuidar de y perdonar. A dicha moral, el feminismo opone como alternativa una ética sustentada en los verbos: resistir, rebelarse, negarse a, empoderarse, ser autónoma, compartir los cuidados, exigir perdón, arrepentimiento, propósito de la enmienda, reparación y no repetición.

El cambio en la moral religiosa patriarcal para con las mujeres exige previamente una teoría crítico-feminista de las religiones, de su organización, de sus doctrinas androcéntricas, de sus deidades masculinas y de las masculinidades sagradas que legitiman los comportamientos de los varones, por muy inmorales que sean, basándose en la masculinidad divina, sobre todo en las religiones monoteístas.

El sexismo es inherente al patriarcado que recurre sistemáticamente a la violencia contra las mujeres y los sectores más vulnerables de la sociedad, niños y niñas, en todas sus modalidades desde su silenciamiento e invisibilidad hasta los feminicidios, que se cuentan por millones a lo largo de la historia —solo en 2017, 66.000 asesinatos de mujeres—.

Las religiones han impuesto a las mujeres una moral de esclavas y subalternas resumida en siete verbos: obedecer, someterse, aguantar, soportar, sacrificarse por, cuidar de y perdonar

Es con las mujeres con quienes más deuda tiene la humanidad, la tenemos los hombres, instalados en los privilegios de la masculinidad hegemónica, a los que tenemos que renunciar si queremos que sea sincera y creíble nuestra incorporación a la lucha feminista. Es a las mujeres a quienes hemos de recordar nosotras de manera especial hoy. Y utilizo el femenino intencionadamente porque nosotros somos ellas, su causa es la nuestra. Es a ellas a quienes tenemos que rehabilitar en su dignidad negada.

Es de ellas de quienes tenemos que hacer genealogía, memoria subversiva, recordar sus sufrimientos y sus luchas en defensa de la vida, de la libertad y de la naturaleza. Es a ellas a quienes hay que reconocer sus creaciones culturales, sociales, la mayoría de las veces minusvaloradas, olvidadas o negadas. Gracias a ellas la historia ha avanzado por el camino de la liberación y de la emancipación.

Sin embargo, el patriarcado les ha negado el protagonismo en esos avances y se los ha atribuido de manera exclusiva e injustamente a los varones, y de entre ellos a los reyes, príncipes, aristócratas, plutócratas, etcétera despreciando las actividades de las mujeres, sobre todo las que ejercen en la vida cotidiana, y negando trascendencia a lo doméstico, que es el espacio donde han sido recluidas.

Solo rehabilitando a las mujeres y luchando por su emancipación es posible construir una cultura de paz y una justicia de género. De otra forma, la cultura de paz excluirá a más de la mitad de la humanidad y dejará de ser tal para convertirse en barbarie violenta, y la justicia de género no pasará de ser un eslogan vacío de contenido que se tornará injusticia patriarcal y mantendrá a las mujeres en una situación de discriminación.

Solo rehabilitando a las mujeres y luchando por su emancipación es posible construir una cultura de paz y una justicia de género

Se está produciendo un cambio de paradigma, que ya resulta imparable. Hasta ahora para las mujeres todos eran deberes y obligaciones. Ahora es el tiempo de sus derechos: a la queja, a la protesta, a la insumisión, al disenso, a la autonomía, a la libertad, a los derechos sexuales y reproductivos. Hasta ahora los únicos pactos eran los que sellaban los varones, para aferrarse al poder y repartírselo patriarcalmente, excluyendo a las mujeres de ellos.

Un ejemplo es el “Contrato social” de Jean-Jacques Rousseau, que solo reconoce derechos políticos a los varones y los niega a las mujeres. El pacto social no tenía vigencia en el hogar, donde la mujer debía estar sometida al marido. Léase para comprobarlo el capítulo V del libro de Rousseau Emilio o de la educación (Alianza Editorial, Madrid, 2011, segunda reimpresión, pp. 563 y ss), cuya protagonista es Sofía, la compañera de Emilio, que en las relaciones morales debe ser pasiva y débil y cuya función es “agradar al hombre”:

“En la unión de los sexos, cada uno concurre de igual forma al objetivo común, pero no de igual manera. De esa diversidad nace la primera diferencia asignable entre las relaciones morales de uno y otro. Uno debe ser activo y fuerte, el otro pasivo y débil; es totalmente necesario que uno pueda y quiera, basta que el otro resista poco. Establecido este principio, de él se sigue que la mujer está hecha para especialmente para agradar al hombre. Si el hombre debe agradarle a su vez, es una necesidad menos directa, su mérito está en su potencia, agrada por el mero hecho de ser fuerte. Convengo en que no es esta la ley del amor, pero es la de la naturaleza, anterior al amor mismo” (p. 565).

Ahora ha comenzado el tiempo de los pactos entre mujeres inclusivos de todas las personas vulnerables. Hasta ahora, los cuerpos de las mujeres estaban colonizados, eran propiedad de los esposos, de los confesores, de los padres espirituales, de los asesores matrimoniales, y objeto de abusos sexuales. Ahora las mujeres reclaman y ejercen el derecho sobre su propio cuerpo. Hasta ahora lo que imperaba como ideal en las relaciones humanas era la fraternidad (de “frater”, hermano). A partir de ahora, relaciones entre los seres humanos han de regirse por la fraternidad-sororidad (de “soror”, hermana).

Un antecedente de dicho cambio de paradigma lo tenemos en el protofeminismo de pensadores como el padre Benito Feijoo o el filósofo francés Poulain de Barre con su afirmación “la mente no tiene sexo”. Se encuentra también en la primera ola del feminismo político representado por Olympia de Gouges que, como contrapunto a la androcéntrica Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, de la Revolución Francesa, escribió la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana, en la que afirmaba que “si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna”. Olympia no logró subir a la Tribuna, pero sí subió al cadalso donde fue guillotinada.

Juan José Tamayo es director de la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría”, de la. Universidad Carlos III de Madrid, y autor de Religión, género y violencia (Dykinson, 2017, 2ª ed.).

https://elpais.com/elpais/2018/10/23/opinion/1540308441_605542.html

Entrevista: Mª Eugenia Russian, presidenta de FUNDALATIN.


Confianza en la Paz, Militancia por la Verdad, Compromiso por la liberación y los DDHH.

Por Luis Ángel AGUILAR (Ver NOTA final de la entrevista)

Lleva 28 años de religiosa con las misioneras de Cristo Jesús y su trabajo, experiencia y vida los entrega en los sectores populares de la República Bolivariana de Venezuela, tanto en poblaciones indígenas, como en el campo o en la ciudad. Con ellas estuvo 20 años y luego fundó, con 5 religiosas más, una comunidad de Jesús desde la Teología de la liberación, con una espiritualidad liberadora que trataba de seguir las huellas de Jesús y de San Francisco Xavier misionero. Desde hace 13 años se dedica a atender las comunidades más vulnerables y a defender los DDHH y de la madre Tierra. Jenny, para los amigos, es presidenta de Fundalatin.

Viene a Europa a reunirse con organismos internacionales en Ginebra, lo que hace de pleno derecho, así como en sus reuniones en la OEA, en la ONU y otros organismos internacionales, siempre, denunciando las violaciones de DDHH y cómo las trasnacionales acaban con la madre tierra, comercializándolo todo y convirtiendo la vida humana en una mercancía más

La fundación que preside, y a la que representa, “La Fundación Latinoamericana por los Derechos Humanos y el Desarrollo Social (FUNDALATIN) es una ONG con sede en Caracas, que ya fue reconocida en 1987 con el premio “Mensajero de la Paz” que otorga la Organización de las Naciones Unidas. También se encuentra debidamente acreditada ante la Organización de Estados Americanos (OEA), desde el 2005 y además tiene reconocido (como única ONG de Venezuela) el Estatus Consultivo Especial dentro del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de la ONU desde el año 2015.

Mª Eugenia Russian, valiente monja donde las haya, ya sufrió los ataques de la oposición venezolana cuando quemaron la sede de Fundalatin -con ella y todo el personal dentro. Entrevistada para UTOPÍA, éstas son sus reflexiones.

¿Cómo entendéis en vuestra comunidad la Teología de la Liberación y cómo puede vivirse en un país como Venezuela?

Nuestra comunidad “Juan Vives Suriá” nació con base en la experiencia ecuménica de FUNDALATIN en 1978, con cristianas y cristianos evangélicos, anglicanos y católicos que venían de las traumáticas experiencias de los golpes de estado de los años 1970 como los de Chile, Argentina, Uruguay, Centroamérica… nucleados en el espacio que ofrecía la Venezuela democrática de ese tiempo. Nos unió precisamente la espiritualidad impulsada por la Teología de la Liberación, con la experiencia del P. Juan Vives (catalán), en su atención a refugiados. Y aportes como los de Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Jon Sobrino,  Adolfo Pérez Esquivel, y tantas y tantos otros hermanos al respecto.  Es desde esta inspiración que asumimos la perspectiva ética de defensa de los derechos humanos.

Y desde entonces, asumiendo la lucha de San Romero de América y de tantos profetas de América, se ha continuado el trabajo formativo, divulgativo y organizativo.

¿Cómo están las Comunidades cristianas de base en Venezuela?

Las CEBS trabajan en Venezuela, con el impulso de agentes pastorales populares monjas, sacerdotes, pastores/as, laicas/os, en diversos lugares del país. Tienen una vida muy activa. Recientemente han trabajado actividades con la Red Ecuménica Venezolana en conmemoración de los 50 años de la Conferencia Episcopal Latinoamericana de MEDELLÌN, donde se asumió la opción preferencial por los pobres y las CEBS.

¿Qué opinas de las nuevas espiritualidades que tienen tanta demanda hoy acá?

Desde la espiritualidad liberadora que asume nuestra comunidad consideramos que en cada fuente espiritual verdadera pueden encontrarse contribuciones importantes, sin sectarismos ni fanatismos que impiden el camino liberador, como dice San Romero de América, al proyecto de Jesús Liberador. Como las espiritualidades ancestrales en América, en defensa de la Pacha Mama, la Madre Tierra. Sin embargo, también consideramos que hay tendencias espirituales, en las diversas religiones, que más se preocupan por los bolsillos que por los corazones. Y que alimentan fundamentalismos peligrosamente divisores. Como señala Leonardo Boff, la espiritualidad verdadera es como la llama de una vela. Donde la vela es la religión. La vela puede ayudar a que la llama ilumine. Pero una religión sin llama, es como una vela apagada.

¿Qué piensas de los nuevos paradigmas  y de esas características que hablan de un modelo posteista, posreligional, ecológico, feminista y científico?

En nuestra línea espiritual liberadora consideramos que en este tiempo difícil y conflictivo hay importantes semillas de espiritualidad que incluyen aspectos tan importantes como la dimensión inclusiva y complementaria humana de los diferentes puntos de vista, como el femenino, el de las diversas culturas, el aporte científico para apoyar la vida y no para destruirla, el de los sectores vulnerables que requieren ser incluidos fraternalmente. De allí la diversidad de aportes tanto de los teólogos de la liberación, como de las comunidades espirituales verdaderas de buena voluntad.  En esto hace un aporte actual el Papa Francisco, en especial con su exhortación apostólica Evangeli Gaudium, (La Alegría del Evangelio), con la Encíclica Laudato Si, (Sobre el cuidado de la Casa Común) y sus diversos viajes por el mundo buscando precisamente esta dimensión constructora de paz en unidad en la diversidad.

El Cardenal Baltazar Porras, que creo participó activamente en el golpe de Estado del 2002, ha dicho barbaridades sobre el revocatorio ¿Qué actitud han tomado los obispos y la jerarquía venezolana, tanto en lo referente a la TL como a la situación del gobierno? ¿No ejercen como un lobby o incluso nuevo partido?

Existe en las comunidades populares cristianas la impresión, por causa de las tomas de postura política sectaria en contra del gobierno bolivariano, de la mayoría de los obispos venezolanos actuales, que los obispos se alejan de la población, en especial la más vulnerable. Se mantiene su fe y su esperanza, mucho más con base en el trabajo pastoral popular y en las medidas sociales incluyentes impulsadas por el gobierno. Sufriendo las estrecheces que se viven por los bloqueos financieros externos, los errores internos y focos de corrupción, muchos de ellos inducidos por bandas paramilitares y que se tratan de corregir tanto con los organismos del estado, como con la contraloría social.

¿Por qué crees que a nuestro país – y a buena parte del mundo-  llegan tan desfiguradas las noticias de allá? ¿Podrías resumirnos 5 buenas noticias, iniciativas, tasas o indicadores destacables?

Pese a los problemas graves causados por la caída del precio del petróleo, cuestión básica en la economía venezolana y recientemente con el bloqueo financiero sufrido, en el país, te puedo destacar por ejemplo, como aspectos de inclusión social:

  1. La entrega de 3 millones de viviendas entregadas a familias en sectores populares, muchas de ellas que estaban en refugios luego de tragedias ambientales. En una población de 30 millones de personas, asumiendo 4 personas por familia, puede valorarse este impacto social tan relevante.
  2. La asistencia social gratuita a nivel popular, con diversos y complementarios centros de salud (Misión Barrio Adentro). Y en Hospitales públicos. Este aspecto resulta relevante, pues incluye centros especializados como el Hospital Cardiológico infantil, capaz de asistir gratuitamente a niños con problemas cardíacos de todo el país.
  3. La educación gratuita, desde los 0 a la universidad y que incluye el programa PAE Programa de Alimentación Escolar, como parte de la nutrición en centros escolares. La UNESCO reconoce a Venezuela como libre de analfabetismo.
  4. Frente a la escasez de alimentos actual, por el bloqueo financiero, la iniciativa de los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción –CLAP-, mediante los cuales se distribuyen quincenalmente cajas con alimentos a los sectores populares y se ofrece asistencia para formas alternas populares de producción local de alimentos.
  5. La seguridad social. Que llega a cubrir a toda la población de tercera edad con el Seguro Social para dotarla de una pensión mensual equivalente al salario mínimo. Que, por cierto, junto a las jubilaciones, se ajusta periódicamente.

La prensa española no ha hablado tampoco de las conversaciones de paz, ni de esos esfuerzos de mediación entre el gobierno de Venezuela y los sectores no violentos de la oposición política ¿podrías explicar que fueron estas conversaciones y cómo terminaron?

El intento de diálogo en función de la paz ha estado presente continuamente con llamados hechos desde el gobierno Bolivariano a la oposición. Inclusive en noviembre 2016, con el apoyo de buena voluntad del representante del Papa Francisco, del presidente de UNASUR y de 3 ex presidentes, entre ellos Rodríguez Zapatero, se logró firmar entre representantes del gobierno y de la oposición un documento “Convivir en Paz”

Sin embargo, este documento no logró en la práctica su objetivo. Durante 2017 continuó alimentado por sectores extremos de la oposición, la tendencia a la generación de violencia para salir del gobierno constitucional. Con actos terroristas, como las célebres “guarimbas”.

Una iniciativa posterior, en la cual también estuvieron muy activos Rodríguez Zapatero y el presidente de República Dominicana, permitió, luego de diversas jornadas precisamente realizadas en ese país caribeño, redactar otro acuerdo de convivencia, con condiciones electorales, plazos y observadores internacionales acordados. En el acto que se consideró protocolar para firmar, en último momento el delegado de la oposición Julio Borges, se negó a reconocer y firmar el documento, pese a que ya tenía el Presidente de República Dominicana el ejemplar acordado en depósito como garante de buena fe y anfitrión del encuentro.

Posteriormente sectores extremistas de la oposición venezolana, entre ellos el mencionado Borges, piden en viajes al exterior, que sigan las presiones contra su propio país (como hace ahora Casado en Bruselas, je, je). Una actitud por cierto rechazada por la oposición democrática interna, que se incorporaron a la campaña electoral de las elecciones del 20 de mayo 2018. Uno de los acuerdos presentes en el documento no firmado, pero que el gobierno asume como guía de acción política electoral con la oposición democrática.

¡Qué difícil todo con un bloqueo internacional tan tenaz!. Pero para terminar, quiero pedirte algo muy personal, que vamos a repetir en futuras entrevistas: ¿Qué retos, lecciones o interrogantes nos plantearías, desde tu vida de compromiso para el mundo de hoy?

Como lección fraterna les diría que más allá de los avances tecnológicos que pueden existir en el mundo actual, resulta indispensable avanzar en la formación ética y espiritual, en relación a los valores necesarios, desde las diversas fuentes espirituales, en unidad en la diversidad, para la construcción de la paz. Pues hay demasiadas tensiones que amenazan la paz en el mundo. Y en esto se requiere, como decía San Romero de América: “superar los fanatismos y sectarismos que impiden el camino liberador”, tanto en relación al cuidado de la gente, como al cuidado de la Madre Tierra. Esta formación resulta indispensable para todas las comunidades de buena voluntad y los gobiernos responsables que actúan en los organismos multilaterales.

Como interrogante, les plantearía desde ésta perspectiva ¿porqué, después de tanto tiempo tratando de evitar tragedias humanas como las guerras, que dieron origen a la Carta de la ONU y a la Declaración Universal de los DDHH en la década de 1940, en lugar de avanzar hacia los Derechos de la Madre Tierra y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible firmados, se siguen impulsando en diversos países visiones políticas que tienden a regresar a criterios de segregación humana, con migrantes ahogados en el mediterráneo y con muros intolerantes físicos o legales, en lugar de apoyar la construcción de puentes entre la gente de buena voluntad para detener la espiral de violencia?.

Para nuestra comunidad ecuménica, inspirada en la espiritualidad ecuménica, apoyada por la teología de la liberación, resulta especialmente valioso el reconocimiento que se acaba de hacer a Oscar Arnulfo Romero. Resulta significativo que su testimonio de vida sea reconocido por comunidades de diversas fuentes espirituales. Como se hace también con Ghandi y Luther King, quienes también asumieron su compromiso ético y espiritual hasta dar su vida, en su misión constructora de paz, aún en ambientes intolerantes y bélicos.

Y de allí otros 3 interrogantes: ¿Qué personas de tanto valor humano, varones y mujeres, se reconocen en el mundo, promocionándolas en las nuevas generaciones, para construir un mundo solidario?. ¿Qué educación se ofrece en diversas partes como para entendernos como hermanas y hermanos en la Casa Común? y ¿Qué mensajes constructivos se transmiten mediante los grandes y potentes medios de comunicación masiva?

Nuestro cordial agradecimiento a la hermana Mª Eugenia Russian, cuya vida guarde Dios muchos años, por el bien que rezuma y por su valentía en el compromiso por los DDHH.

NOTA. Esta entrevista, más extensa, la podéis encontrar en el blog de Luis Ángel  LA TERCA UTOPÍA: www.luisangelaguilar.blogspot.com donde os recomendamos entrar.

                                                                                                                                       Redacción de UTOPIA

El Vaticano discutirá si los hombres casados pueden ser curas


Revolución en la Iglesia

En medio del escándalo de abusos sexuales y la disminución del número de sacerdotes en el mundo, el Vaticano permitiría la ordenación de hombres casados en lugares del mundo donde los curas son escasos.

El Vaticano permitiría la ordenación de hombres casados (Twitter).

El Papa Francisco no descarta que hombres casados puedan ser curas

Vocatio, una asociación italiana de «curas casados», prometió en una carta a Francisco semanas atrás su solidaridad con el Papa al afrontar las consecuencias globales de los abusos sexuales y nuevamente ofreció sus servicios pastorales.

El Papa, este martes en Roma (AFP).

El Papa, este martes en Roma (AFP).

«Nos gustaría que tomara en consideración (sin prejuicios ni pretensiones) la oportunidad de permitir nuestra presencia activa en la actividad diocesana, dadas nuestra experiencia y competencia en los sacramentos que hemos vivido: el ministerio y el matrimonio», escribió el grupo.

El titular de Vocatio, el ex sacerdote Rosario Mocciaro, quien se casó por registro civil en 1977, calcula que solo en Italia hay unos 5.000 hombres que renunciaron al sacerdocio, un tercio de los cuales buscarían regresar como hombres casados si se lo permitieran.

El Papa argentino abre una puerta para el sacerdocio a los hombres casados (AFP).

El Papa argentino abre una puerta para el sacerdocio a los hombres casados (AFP).

Expresó esperanzas en que habrá progreso con Francisco y algunos obispos italianos solidarios que han aportado «un nuevo aire y ambiente» al antiguo problema.

«La posibilidad de tener «viri probati» sería una gran apertura, un gran paso adelante», dijo Mocciaro. Con ello tanto la iglesia como la opinión pública empezarían a aceptar la perspectiva de que habría sacerdotes  casados y célibes.

Agencia AP.

https://www.clarin.com/mundo/vaticano-estudia-aceptar-sacerdotes-hombres-casados_0_IaocO8p3R.html

Barbara Lee Carduff



23 DE MAYO DE 1925 ~ 14 DE OCTUBRE DE 2018 (EDAD 93)OBITUARIODETALLES DEL SERVICIOMURO DE TRIBUTOFLORES Y REGALOS

Barbara Lee Carduff falleció pacíficamente mientras dormía en su hogar en Sunrise Senior Living en Grand Rapids, MI, el domingo 14 de octubre de 2018. Tenía 93 años de edad.Barbara era la viuda de Jay Jackson Carduff, MD (d. 1986), y la querida madre de cuatro hijos, siete nietos y tres bisnietos. Barbara nació en el vecindario Brookside de Kansas City, Missouri en el bungalow de su abuela «Mimi» el 23 de mayo de 1925. Ella y Jay se graduaron de Central High School en Kansas City en 1942. Es cierto que Jay se enamoró de ella cuando ella ¡Estaba leyendo el poema “Árboles” de Joyce Kilmer en voz alta durante la clase de literatura inglesa de Miss Shrewsbury! Después de graduarse, Barbara trabajó en el departamento de nóminas de Hallmark Cards en Topeka, Kansas, mientras que Jay se desempeñó como técnico quirúrgico en el Cuerpo Médico del Ejército durante la Segunda Guerra Mundial.  

Después de la escuela de medicina en Omaha, Nebraska, Barbara y Jay volvieron a criar a sus hijos en los suburbios de Kansas City, Kansas durante 30 años hasta que se mudaron a Dallas, Texas, para estar cerca de tres de sus cuatro hijos. A la edad de 70 años, Barbara se mudó a Grand Rapids para estar cerca de su hija menor y sus dos nietos, donde vivió de forma independiente durante casi 23 años. 

Era una «cuna episcopaliana» y muy activa en la Iglesia Episcopal de la Transfiguración en Dallas, y en la Iglesia Episcopal de San Marcos en Grand Rapids. A lo largo de los años, se desempeñó como Lector, Coordinadora de bodas, Ministra de Stephen, y miembro de St. Anne’s Guild, Altar Guild y varios comités.  

Su alegría por la vida se expresó en su amor por las flores, su estudio del ballet en su juventud, su amor por la música clásica, sus viajes a Nueva Inglaterra, su interés en las antigüedades estadounidenses y británicas, y la belleza y maravilla que encontró en la naturaleza. incluyendo su tiempo pasado en el lago Michigan. En su juventud, ella cantaba soprano en la radio local, en espectáculos de talentos y en lugares locales. Ella era una ávida lectora e hizo numerosos edredones y otras costuras. En sus ochenta, aprendió a pintar iconos con su hija mayor Sibila. Era enérgica e ingeniosa, y le encantaba recordar sus años de formación con su hermano y su abuela, y el precioso tiempo que pasaba con «sus bebés». Tenía una mente abierta y curiosa, disfrutaba de una buena conversación, era una excelente oyente, y Era conocida por sus encantadores tés ingleses. Ella expresó un gran amor por su familia, y la amaron y cuidaron de ella; Ella era el centro de la familia y la extrañaremos mucho.

A Barbara le sobreviven sus hijos: Sibyl Dana Reynolds y su yerno Donald de Pebble Beach, California; Alexander Scott de Dallas, Texas; Christopher Lee y su nuera Elizabeth de Nueva York, Nueva York y Melrose, Massachusetts; y su hija Stacey Meghan Heisler y su yerno William de Grand Rapids. Ella era una abuela cariñosa con sus siete nietos y tres bisnietos. Ella fue pre-fallecida por sus padres, Elmer y Sybil (Tucker) Hiltabidel, y su querido hermano Jim de Chicago, Illinois. 

Otros seres queridos incluyen a Larry, su amigo cercano y ex vecino; compartieron muchas tazas de té y buena conversación juntos. También será extrañada por sus muchos amigos y cuidadores en Sunrise, Spectrum Health Hospice y sus acompañantes en Homewatch Caregivers quienes brindaron innumerables horas de amor y atención durante los últimos años. 

El servicio Celebración de la Vida se llevará a cabo en la Iglesia Episcopal de San Marcos, 134 North Division Avenue NE con el Reverendo Christian Brocato, Ph.D., Rector, que presidirá el martes 30 de octubre a las 10:30 am. La visita con la familia se llevará a cabo antes del servicio; Almuerzo a seguir. Aquellos que lo deseen pueden hacer contribuciones al Fondo de Dotación de la Iglesia Episcopal de San Marcos o a una organización benéfica local de su elección. «Ella va a su paz, arrastrando banderas de amor».


Se pueden hacer donaciones a:

Iglesia Episcopal de St. Mark
134 Division Ave N, Grand Rapids MI 49503 
Web: https://stmarksgr.org

https://www.metcalfandjonkhoff.com/notices/Barbara-Carduff

¡No a las mujeres! ANTONIO ARADILLAS


«A las mujeres les sobran regalos y carantoñas eclesiásticas»Antonio Aradillas, 23 de octubre de 2018 a las 10:50  

Antonio AradillasRELIGIÓN | OPINIÓN

La solución no está, ni en la concesión del diaconado femenino, ni en el consentimiento y permiso de que participen, como matrimonios, en dicasterios supremos y sinodales precisamente dedicados a la familia

(Antonio Aradillas).- Redacto estas reflexiones cuando la sangre de más de cuarenta mujeres maltratadas en Españaentintan de rojo violento los titulares de los diversos medios informativos, habiendo antes ellas cursado, o sin cursar, las previas y oportunas denuncias por los cauces oficiales. Cuarenta mujeres, víctimas de la irracional violencia machista registradas en España, obligan a pensar que su número sea similar, o aún mayor, en el resto del mundo, cristiano o sin cristianizar,

Y es precisamente la condición de cristiano, y además de «católico, apostólico y romano», la circunstancia que en mayor cuantía y consideración, estimulan el planteamiento de tan trágico tema, que antes de llenar páginas y secciones de los medios de comunicación, se vivieron en los interiores de los escenarios domésticos, con doliente participación e intervención, en frecuentes ocasiones, de los propios hijos,

Y, en consonancia con lo que piensa y vive el pueblo fiel de la Iglesia, una de las primeras convicciones que se alcanza es la de que esta -la Iglesia- resulta ser en gran parte, responsable de la dramática situación en la que viven -es decir, mueren-, tantas mujeres.

La formación-información de la fe, considerada como religiosa, basada en argumentos bíblicos, eclesiásticos, canónicos, catequísticos, litúrgicos y teológicos, conduce necesariamente al convencimiento de que la mujer, por ser mujer, es objeto y sujeto de pecado, y por supuesto, sierva y esclava del hombre a perpetuidad y sin discrepancia.

La discriminación de la mujer por parte de la Iglesia, impidiéndole el acceso a las responsabilidades que distinguen y honran al hombre, por hombre, es, hoy por hoy, insólito, insostenible, ofensivo y rozando los linderos de la irracionalidad.. Si además son ya muchos los teólogos de reconocida reputación profesional, que opinan lo contrario a la vigente disciplina oficial todavía mantenida en la Iglesia católica, razón de más para que a la mujeres y a no pocos hombres les extrañen, molesten, no comprendan y odien las normas y procedimientos canónicos al uso.

Si todavía algunos mantenedores de disciplinas decrépitas se empeñaran en proclamar el dogmatismo de las mismas -posición que cada día tiene menos adeptos- la solución legítima, y en consonancia con la vida y el evangelio, no sería otra que la de afrontar «en el nombre de Dios» ser declarado verdadero hereje, tanto en masculino como en femenino.

Con honradez, y siempre con amor para el papa Francisco, son ya muchos los cristianos -ellos y ellas- sorprendidos de que el tema no haya sido afrontado por él, hasta sus últimas consecuencias, con la audacia, la autoridad, el sentido común, la autonomía y el amor a los más pobres que define su comportamiento de padre y pastor «franciscanos».

La mujer es hoy la más pobre de toda la grey eclesial. Carece de los derechos de los que el hombre, por hombre, hace gala y disfruta. Ellos -solo ellos- son, y ejercen la autoridad, y además «en el nombre de Dios» y con todos los emolumentos humanos y divinos, aunque no siempre el «servicio» forme parte del referido concepto ni de «autoridad», ni de jerarquía. La mujer no llega a ser tenida en cuenta en la Iglesia como persona, y menos como sagrada. Es más impura que pura, por aquello de las pías orgánicas, biológicas y ancestrales leyes judías…

Tener que ser a perpetuidad esclavas del hombre, por lo de la interpretación alegórica de la costilla,en el Sagrado Libro del Génesis, por las vulgares interpretaciones del apóstol san Pablo y de no pocos «Santos Padres», teólogos y moralistas, el eslogan de que «La Iglesia no quiere mujeres» debiera estar ya a punto de pasar a mejor vida, cuando reconocidas teólogas, con autoridad, estudios, conocimientos y encarnadas en la realidad, y a la luz del santo evangelio, como en el caso de Ivone de Gevara, máxima representante en el mundo de la teología feminista, acaba de diagnosticar que «la Iglesia está ya a punto de perder a las mujeres que piensan y discurren».

La solución no está, ni en la concesión del diaconado femenino, ni en el consentimiento y permiso de que participen, como matrimonios, en dicasterios supremos y sinodales precisamente dedicados a la familia, de los que hasta el presente los más eminentísimos señores cardenales purpurados ni tuvieron ni tienen la más remota idea.

A las mujeres les sobran regalos y carantoñas eclesiásticas, con el recuerdo de que fue una mujer, María de nombre, la única persona que tuvo y tiene la gloria y el privilegio de haber llegado a ser «Madre de Dios». La solución está en la plena y consecuente equiparación con el hombre, dentro y fuera de la Iglesia y ¡basta ya de de «distingos», argucias y sutilezas «dogmáticas» o semi-dogmáticas.

Proporciona sobrados elementos de aterradora reflexión comprobar que, al menos en los programas electorales de todos los partidos políticos, -y más de los izquierdosos-, cuanto se relaciona con la mujer y su estatus, alcanza grados más altos de consideración, de respeto, de evangelio y de teología, que los que pueda albergar el Código de Derecho Canónico.

https://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/10/23/no-a-las-mujeres-religion-iglesia-antonio-aradillas-sinodo-vaticano-privilegios-esclavas-siervas-costilla.shtml

Sacerdote vinculado al caso de violación del obispo indio encontrado muerto


Juego sospechoso de familia tras juego contra el obispo Franco Mulakkal muere repentinamente en Jalandhar

ucanews.com reportero, Nueva Delhi 
India23 de octubre de 2018

Obispo Franco Mulakkal de Jalandhar. (Foto suministrada)

Un alto sacerdote católico considerado un testigo principal contra un obispo indio acusado de violación fue encontrado muerto, y su familia sospechaba de un juego sucio.

El padre Kuriakose Kattuthara, de 67 años, fue encontrado muerto dentro de su habitación en Jalandhar la mañana del 22 de octubre, una semana después de que el obispo Franco Mulakkal de Jalandhar fuera rescatado por el tribunal estatal de Kerala y regresara a su diócesis.

El portavoz diocesano, el padre Peter Kavumpuram, dijo a los medios de comunicación que algunas monjas fueron a buscar al sacerdote cuando no se había despertado a las 10 am en el complejo de la Iglesia de Santa María en la ciudad de Dasuya.

«Cuando él no abrió la puerta, [las monjas] pidieron ayuda. La puerta se rompió y Kuriakose fue hallada inconsciente y hubo vómito en la habitación. Lo llevamos al hospital, donde fue declarado muerto. » él dijo.

Sin embargo, la hermana del sacerdote, Joy Kattuthara, dijo que la familia cree que el sacerdote fue asesinado por su fuerte posición contra el obispo. El sacerdote también fue testigo en el caso cuando dio testimonio contra el obispo, dijo.

«Estaba bajo una tremenda presión» para retractarse de sus declaraciones contra el obispo, dijo Joy a ucanews.com.

El obispo Mulakkal fue arrestado el 21 de septiembre después de que una monja de Misioneros de Jesús, una congregación diocesana bajo su mando, lo acusó de violarla varias veces en Kerala entre 2014 y 2016. El Vaticano lo retiró de sus deberes administrativos diocesanos, pero retuvo su título como su obispo.

El obispo Mulakkal regresó a la diócesis un día después de su liberación de la custodia judicial el 15 de octubre.

El personal médico del Hospital del Sagrado Corazón en Jalandhar dijo que el padre Kattuthara era un paciente crónico que recibía tratamiento para la hipertensión y la diabetes.

Pablo VI: el Papa que quiso dar más voz a las mujeres


Ante 2500 obispos, en la segunda sesión del Concilio Vaticano II se escuchó: “¿Dónde está la otra mitad de la Iglesia?”

ctv-rhx-181023 fundacionpablovi mujeres
  •  

Tiempo de lectura: 5′ 23 oct 2018 – 14:34 Actualizado 14:38

En el dis­cur­so de aper­tu­ra de la si­guien­te se­sión, el 14 de sep­tiem­bre de 1964Pa­blo VI sa­lu­dó a las au­di­to­ras pen­san­do que es­ta­ban allí, par­ti­ci­pan­do por pri­me­ra vez en la his­to­ria de un con­ci­lio ecu­mé­ni­co (en reali­dad se in­cor­po­ra­ron so­la­men­te una se­ma­na más tar­de por­que no ha­bían sido aún con­vo­ca­das for­mal­men­te por los res­pon­sa­bles de la lo­gís­ti­ca va­ti­ca­na…).

Las ma­dres del Con­ci­lio”, ob­via­men­te ha­cien­do alu­sión a “los pa­dres con­ci­lia­res”, fue la de­no­mi­na­ción, en­tre ca­ri­ño­sa e iró­ni­ca, que muy pron­to re­ci­bie­ron en la pren­sa es­tas 23 mu­je­res (10 re­li­gio­sas y 13 lai­cas, en­tre ellas una sola ca­sa­da que asis­tió con su es­po­so). Quie­nes pen­sa­ron que la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na se­ría solo sim­bó­li­ca, se equi­vo­ca­ron. No hubo res­tric­cio­nes para que las au­di­to­ras par­ti­ci­pa­ran en las con­gre­ga­cio­nes ge­ne­ra­les, cual­quie­ra fue­ra el tema tra­ta­do, aun­que sin voz ni voto. Su in­ci­den­cia, se­gún cons­ta en los ar­chi­vos, fue sig­ni­fi­ca­ti­va en las co­mi­sio­nes prin­ci­pal­men­te para me­jo­rar el fa­mo­so “Es­que­ma XIII” que lue­go se­ría dado a co­no­cer como Gau­dium et Spes, Cons­ti­tu­ción so­bre la Igle­sia en el Mun­do Mo­derno y el de­cre­to so­bre el Apos­to­la­do de los Lai­cos. El Es­pí­ri­tu San­to se va­lió de la plu­ma de es­tas mu­je­res para la re­dac­ción de al­gu­nos pun­tos de di­chos do­cu­men­tos.

Múl­ti­ples in­sul­tos y ca­lum­nias de­bió pa­de­cer el Papa ta­les como: ma­són, fi­lo­co­mu­nis­ta, con­ser­va­dor, etc. Tam­bién se le til­dó de mi­só­gino y, des­pués de la apa­ri­ción de Hu­ma­nae Vi­tae, de ho­mo­se­xual. Sus ac­tos y pa­la­bras, a los que se agre­ga la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da para el pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción que puso al des­cu­bier­to la raíz de es­tas úl­ti­mas di­fa­ma­cio­nes, de­mues­tran la fal­se­dad de las acu­sa­cio­nes. Fue Pa­blo VI quien con­vo­có a mu­je­res idó­neas – es­co­gi­das por su desem­pe­ño como lai­cas en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na, como ac­ti­vis­tas viu­das de gue­rra y como re­li­gio­sas di­ri­gen­tes de má­xi­mo ni­vel – en con­tra de aque­llos pa­dres con­ci­lia­res que sos­te­nían la prohi­bi­ción pau­li­na res­pec­to a la in­ter­ven­ción de mu­je­res en las asam­bleas (1 Cor 14-34).

Se dis­tin­guie­ron va­rias “ma­dres del Con­ci­lio” que des­pués de su con­clu­sión fue­ron con­vo­ca­das por el Papa para di­fe­ren­tes en­car­gos. En­tre ellas ha­bía una es­pa­ño­la, Pi­lar Be­llo­si­llo, pre­si­den­ta de la Unión Mun­dial de Or­ga­ni­za­cio­nes Fe­me­ni­nas Ca­tó­li­ca (UMOFC), ele­gi­da dos ve­ces como por­ta­voz del gru­po de au­di­to­ras. A pe­sar del re­co­no­ci­mien­to de sus apor­ta­cio­nes, no ob­tu­vo el per­mi­so para ha­blar du­ran­te las con­gre­ga­cio­nes ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, si re­cor­da­mos que por ese en­ton­ces ni la Ban­ca o el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra ita­lia­nos, ni la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos con­ta­ban con pre­sen­cia fe­me­ni­na, la in­cor­po­ra­ción de mu­je­res al Va­ti­cano II efec­tua­da por Pa­blo VI re­sul­tó una de­ci­sión au­daz.

Pa­blo VI y el sa­cer­do­cio fe­me­nino

En el con­tex­to in­ter­na­cio­nal, la elec­ción de Mon­ti­ni coin­ci­dió con la ges­ta­ción de Mayo ’68. En la dé­ca­da de los 60 sur­gie­ron, en­tre otros, los mo­vi­mien­tos an­ti­sis­te­ma, pa­ci­fis­tas y un nue­vo fe­mi­nis­mo so­cio-cul­tu­ral: ha­bía que po­ner fin a la dis­cri­mi­na­ción por sexo en to­dos los ám­bi­tos y cul­tu­ras, ade­más de lo­grar la pa­ri­dad de de­re­chos de hom­bres y mu­je­res. Prin­ci­pal­men­te en el post-con­ci­lio, al­gu­nos teó­lo­gos y una éli­te de mu­je­res for­ma­das pos­tu­la­ron vi­go­ro­sa­men­te el sa­cer­do­cio fe­me­nino, jun­to a pe­ti­cio­nes de her­ma­nos cris­tia­nos se­pa­ra­dos.

La se­rie­dad de di­chas con­tri­bu­cio­nes le lle­vó al Papa años de aná­li­sis y dis­cer­ni­mien­to has­ta que, en 1976, es­cla­re­ció el tema en la De­cla­ra­ción so­bre la cues­tión de la ad­mi­sión de las mu­je­res al sa­cer­do­cio mi­nis­te­rial, In­ter in­sig­nio­res. La Igle­sia, en la lí­nea del Con­ci­lio, se ma­ni­fies­ta con­tra toda dis­cri­mi­na­ción que afec­te a los de­re­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas – y por ende de las mu­je­res – por ser con­tra­ria al plan de Dios. Sub­ra­ya, en­tre otras con­si­de­ra­cio­nes, la ne­ce­sa­ria par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na cada vez más ac­ti­va en la vida de la Igle­sia, sien­do “no­ble y com­pren­si­ble” que haya mu­je­res de­seo­sas de ser or­de­na­das sa­cer­do­tes, y el pro­ble­ma ecu­mé­ni­co sus­ci­ta­do por la ad­mi­sión de pas­to­ras en co­mu­ni­da­des cris­tia­nas de la Re­for­ma (Pa­blo VI, con sen­ti­da preo­cu­pa­ción por el diá­lo­go ecu­mé­ni­co, el año an­te­rior ha­bía man­te­ni­do co­rres­pon­den­cia epis­to­lar fra­ter­na con el Ar­zo­bis­po de Can­ter­bury so­bre las or­de­na­cio­nes de mu­je­res den­tro de co­mu­ni­da­des an­gli­ca­nas).

La De­cla­ra­ción es­pe­ci­fi­ca una se­rie de ra­zo­nes, ta­les como el com­por­ta­mien­to de Je­sús, quien en va­rias oca­sio­nes con­tra­di­jo las cos­tum­bres y le­yes ju­dai­cas que dis­cri­mi­na­ban al sexo fe­me­nino y sin em­bar­go no por ello con­fi­rió el sa­cra­men­to del or­den sa­gra­do a mu­je­res, y el he­cho de que el sa­cer­do­cio en sí no for­ma par­te de los de­re­chos de la per­so­na y por ende no pue­de ser in­clui­do en la re­cla­ma­ción de pa­ri­dad de de­re­chos; con­clu­ye di­cien­do que “la Igle­sia, por fi­de­li­dad al ejem­plo de su Se­ñor, no se con­si­de­ra au­to­ri­za­da a ad­mi­tir a las mu­je­res a la or­de­na­ción sa­cer­do­tal”. Nada ha cam­bia­do des­de en­ton­ces.

Otras pa­la­bras y ac­cio­nes de Pa­blo VI con re­la­ción a las mu­je­res

Vea­mos sólo gran­des hi­tos. En­tre los men­sa­jes que acom­pa­ñan la clau­su­ra de Va­ti­cano II (1965), el Papa es­cri­be uno a las mu­je­res, con­fi­rién­do­les la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer pe­ne­trar el es­pí­ri­tu del Con­ci­lio “en to­das las ins­ti­tu­cio­nes” y en “la vida de cada día”, y a las cris­tia­nas y no cre­yen­tes les con­fía el sal­var la paz del mun­do. Pro­mul­ga una en­cí­cli­ca ma­ria­na, Ma­ria­lis cul­tus (1974), en la que ad­vier­te que cier­ta li­te­ra­tu­ra vo­ca­cio­nal no en­cua­dra la ima­gen de la Vir­gen con el Evan­ge­lio y con las con­di­cio­nes de la vida con­tem­po­rá­neas; en cam­bio, pre­sen­ta a Ma­ría como mo­de­lo para las mu­je­res que se desem­pe­ñan en los ám­bi­tos fa­mi­liar, po­lí­ti­co, so­cial, cul­tu­ral y cien­tí­fi­co. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria pro­cla­ma a mu­je­res doc­to­ras de la Igle­siaSan­ta Te­re­sa de Ávila y San­ta Ca­ta­li­na de Sie­na (1970), he­cho por el cual son re­co­no­ci­dos sus apor­tes ori­gi­na­les al ma­gis­te­rio de la Igle­sia, en vir­tud de su ca­pa­ci­dad y cien­cia teo­ló­gi­ca.

Ade­más, Pa­blo VI cons­ti­tu­ye una Co­mi­sión para el es­tu­dio so­bre la mu­jer en la so­cie­dad y en la Igle­sia, com­pues­ta por va­rias de las mu­je­res des­ta­ca­das du­ran­te el Va­ti­cano II y miem­bros de la Cu­ria ro­ma­na. Esta Co­mi­sión, se­gún el dis­cur­so inau­gu­ral del Papa (1973) de­bía “re­co­pi­lar, ve­ri­fi­car, in­ter­pre­tar, re­vi­sar, desa­rro­llar ideas so­bre la fun­ción de las mu­je­res en la co­mu­ni­dad mo­der­na”. A pe­sar de las dispu­tas in­ter­nas, pro­du­jo dos in­for­mes: uno con pro­pues­tas con­cre­tas al Sí­no­do de los Obis­pos (1974), y otro fi­nal, que en su sex­ta se­sión (1976) fue eva­lua­do por el Papa como un “rico dos­sier” para la Igle­sia uni­ver­sal y las igle­sias lo­ca­les, a las que re­co­men­dó re­vi­sar y pro­mo­ver el apor­te ac­ti­vo de las mu­je­res a ni­vel dio­ce­sano. Par­te de la Co­mi­sión se in­vo­lu­cró in­clu­so en la dis­cu­sión so­bre el sa­cer­do­cio fe­me­nino y en el Año In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer.

Pa­blo VI se sin­tió tam­bién in­ter­pe­la­do por el Año In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer de Na­cio­nes Uni­das (1975), por lo cual cons­ti­tu­yó un Co­mi­té a fin de pre­pa­rar una con­tri­bu­ción y par­ti­ci­par en for­ma proac­ti­va al even­to, a la vez que en­vió una elo­gio­sa car­ta a la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de di­cha Con­fe­ren­cia Mun­dial, ma­ni­fes­tan­do la ne­ce­si­dad de ha­cer jus­ti­cia a la mu­jer, re­le­ga­da por el hom­bre a una si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad. A este Co­mi­té le de­di­có dos dis­cur­sos po­nien­do en evi­den­cia que la pro­mo­ción de la mu­jer en la so­cie­dad y en la Igle­sia cons­ti­tuía “un signo de los tiem­pos”.

Con­clu­sio­nes per­so­na­les

Sub­ra­yo la de­di­ca­ción de este Papa, en can­ti­dad y ca­li­dad, a las mu­je­res. Un dato: 10 son los es­cri­tos ofi­cia­les (dis­cur­sos, car­tas, etc.) que du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do Pa­blo VI di­ri­gió es­pe­cí­fi­ca­men­te a los lai­cos; de ellos, 8 fue­ron fo­ca­li­za­dos en la te­má­ti­ca de las mu­je­res, o sea, el 80%.

Lo que me lla­ma la aten­ción en su ma­gis­te­rio re­fe­ri­do a la mu­jer es, por un lado, el cam­bio de pa­ra­dig­ma: ya no es más “la cul­pa­ble” del pe­ca­do de Adán sino “la re­con­ci­lia­do­ra” lla­ma­da a rea­li­zar la unión y la paz en­tre los hom­bres, y, por otro, que la con­si­de­re “co­rres­pon­sa­ble” jun­to con el va­rón, no sólo de la fa­mi­lia y la edu­ca­ción de los hi­jos, sino de la lu­cha con­tra el anal­fa­be­tis­mo, las nue­vas es­cla­vi­tu­des mo­der­nas, etc., para con­tri­buir al desa­rro­llo in­te­gral de la hu­ma­ni­dad. Res­pec­to a la re­la­ción hom­bre-mu­jer, las ex­pre­sio­nes cla­ves que uti­li­za­rá son: igual­dad in­na­ta, com­ple­men­ta­rie­dad efec­ti­va e in­te­gra­ción ar­mo­nio­sa.

Así mis­mo, se des­ta­ca su cohe­ren­cia: he­chos y di­chos van de la mano.  Si to­ma­mos en con­si­de­ra­ción el con­tex­to his­tó­ri­co, Pa­blo VI es­tu­vo a la van­guar­dia en la cues­tión fe­me­ni­na y abrió ca­mi­nos que aún hoy he­mos de tran­si­tar, den­tro y fue­ra de la Igle­sia.

Ma­ría Lía Zer­vino
Ser­vi­do­ra

(Fun­da­ción Pa­blo VI)

https://www.cope.es/religion/actualidad-religiosa/vaticano/noticias/pablo-papa-que-quiso-dar-mas-voz-las-mujeres-20181023_280702

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: