Organizaciones de América Latina se suman a protesta en la Frontera de EEUU y México.






www.soawlatina.org
 —En Colombia, diversas organizaciones de paz, derechos humanos, y religiosas se han sumado a las actividades de protesta que por estos días, del 16 al 18 de noviembre, realiza SOAWatch en la frontera de EEUU y México.El viernes 16 de noviembre, desde el Centro Interactivo  Maloka, en la Ciudad de Bogotá, los activistas caminaron con pancartas y cruces, cantando en letanía los nombres de lideresas y líderes sociales que han sido asesinados en Colombia, gritando “Presente”, rodearon la embajada de los Estados Unidos, y colocaron cruces en el Puente Peatonal de la calle 26 con los nombres de quienes han sido asesinados.Abilio Peña, de SICSAL Colombia, señaló que “El énfasis de la acción fue puesto en el asesinato de los líderes sociales. Son 419 en los tiempos del proceso de paz. Desde enero del 2016 hasta mayo de este año, que son los últimos datos que tenemos, han seguido asesinado casi diariamente a líderes sociales. Reclamamos también a los EEUU por los militares que están implicados en estos crímenes como en los falsos positivos y, como ha ocurrido en El Salvador, Guatemala, Chile, Nicaragua, tienen responsabilidad por tener esta escuela militar, la Escuela de las Américas. También nos solidarizamos con el Tercer Encuentro que se está desarrollando en la frontera”.ChileEn el espacio Epicentro, en la ciudad de Santiago, SOAW Chile, en conjunto con organizaciones de inmigrantes, realizó el jueves 15 de noviembre un conversatorio para analizar por qué tantas personas están huyendo de sus propios países.Alicia Lira, presidenta de AFEP, comenzó su intervención rindiendo homenaje al comunero mapuche Camilo Catrillanca, asesinado por la policía chilena el miércoles 14 de noviembre. Al mismo tiempo, expresó su solidaridad con las acciones que se están realizando en la Frontera y con la Caravana de Inmigrantes que va  desde Honduras hasta los EEUU indicando que esta es una invasión pacífica de personas que quieren salvar sus vidas. En contraste, dijo, “Estados Unidos está acostumbrado a la invasión violenta, con muertes, con armas, con el saqueo de nuestras riquezas a nuestros países”.Claudia Patricia Álvarez, de la Organización de Colombianos Refugiados en Chile, en su intervención, señaló lo difícil que es hoy conseguir refugio en Chile. “Dicen que nosotros los colombianos no nos están dando más refugio porque, según ellos, nosotros tenemos un Acuerdo de Paz y, según ellos, se acabó la guerra y ya no hay más conflicto interno. Eso choca con la realidad, cuántos muertos a diario siguen sucediendo (en Colombia) y eso a diario se sigue repitiendo”.Miguel Sánchez, del Colectivo Raíces en Resistencia, confirmó que a pesar de los Acuerdos de Paz se siguen asesinando a lideresas y líderes sociales. “En Colombia sigue el conflicto, a dos años de los Acuerdos de La Habana, donde no ha habido implementación y el Estado colombiano no ha cumplido los acuerdos con los que se comprometió, a pesar que los haya firmado”.También estuvo presente  Melissa Rocha, de la Secretaría de Mujeres Inmigrantes, y Héctor Pujols, presidente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile.La actividad terminó con una velaton de solidaridad en las afueras de la Catedral, en la Plaza de Armas, de Santiago.
EcuadorEn Ecuador, Quito, la Fundación Pueblo Indio realizó también en su comunidad acciones de apoyo y sensibilización del impacto negativo que ha tenido la Escuela de las Américas para los pueblos de América Latina donde hubo miles de asesinatos, personas desaparecidas, torturados, y millones de personas se vieron forzadas a partir al exilio.Desde la Fundación Pueblo Indio expresaron su apoyo y solidaridad con las acciones que realiza SOAWatch.“Para nosotros es una alegría que, a pesar de las distancias, la lucha por la justicia y verdad para los pueblos nos hermana. Nuestras hermanas originarias, con quienes trabajamos, expresan su solidaridad”, señalaron.

Mas Informacion en www.soaw.org y www.soawlatina.org

¿Por qué el Papa Francisco tuvo razón al detener a los obispos de Estados Unidos?


Los obispos católicos en los Estados Unidos comenzaron a ceder su autoridad de enseñanza a grupos marginales hace décadas. Ahora que los pollos han llegado a casa para descansar, un Papa finalmente ha intervenido.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano16 de noviembre de 201

La asamblea plenaria de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos terminó el 14 de noviembre en Baltimore. (Foto por Patrick Semansky / AP)

La credibilidad moral de los obispos católicos en los Estados Unidos está hecha jirones. Incluso los hombres que encabezan las casi 200 diócesis del país lo han admitido.

Pero no se deje engañar pensando que este déficit de confianza sucedió de repente.

Ciertamente, las revelaciones a principios de este año sobre el comportamiento sexual inmoral del arzobispo Theodore McCarrick y la publicación el verano pasado de un informe del gran jurado que destaca décadas de encubrimiento de abusos en varias diócesis de Pensilvania han tensado aún más la confianza del pueblo católico en sus líderes pastorales.

Pero la crisis de credibilidad episcopal en los Estados Unidos está ligada a algo más profundo y aún más dañino que el espasmódico y, a veces, espantoso, como los obispos, como cuerpo y como individuos, han reaccionado al abuso sexual del clero. La génesis de esta confianza rota entre los católicos estadounidenses y sus obispos se remonta a por lo menos tres décadas o más.

Una oportunidad fallida para enseñar y dirigir.

Refresquemos nuestra memoria colectiva, tan gravemente paralizada en esta era en línea de comunicaciones digitales rápidas cuando incluso la historia reciente es fácilmente dejada de lado o olvidada en una mera sucesión de tweets.

El relato comienza en 1981 cuando los obispos hicieron un compromiso confuso y muy costoso para ingresar a lo que ya se había convertido en un período de rápido crecimiento de las telecomunicaciones por satélite y por cable.

Su conferencia episcopal, entonces todavía una organización de dos frentes conocida como la Conferencia Nacional de Obispos Católicos y la Conferencia Católica de los Estados Unidos (NCCB-USCC) crearon algo llamado CTNA, la Red Católica de Telecomunicaciones de América.

El esfuerzo de los obispos se produjo al mismo tiempo que una monja enclaustrada en Alabama, completamente habitada y llamada Madre Angélica, lanzó su incipiente Red de Televisión del Mundo Eterno (EWTN). Pero CTNA estaba condenada desde el principio, acosada por una planificación deficiente, una falta de visión clara, una respuesta tibia por parte de muchos obispos y, como casi todos en ese momento estaban de acuerdo, su contenido de programa “amateur”.

Catorce años y 14 millones de dólares más tarde, el organismo nacional de obispos (ahora la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos o USCCB) se desconectó de su empresa de telecomunicaciones en junio de 1995 en su asamblea de primavera en Chicago.

Una figura involuntaria en el corazón de la saga.

“Los obispos podrían considerar seriamente la posibilidad de eliminar CTNA y terminar el proyecto”, dijo uno de ellos justo antes de la votación en 1995.

“La presencia de la Madre Angélica en EWTN es la única presencia católica que tenemos a nivel nacional. Espero que la conferencia de obispos coopere más estrechamente con ella en el área de la televisión … “razonó el obispo.

Se llamaba Sean O’Malley, tenía 51 años y era el jefe de la diócesis de Massachusetts en Fall River. Fue la segunda de las cuatro diócesis a las que O’Malley finalmente dirigirá, las tres últimas de ellas son los puntos críticos de la crisis en desarrollo de los abusos sexuales del clero.

O’Malley, actualmente el cardenal-arzobispo de Boston, un miembro de confianza del consejo de asesores del Papa Francis C9 y el presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, probablemente nunca previó el desastre aún mayor que eventualmente resultaría de los obispos ‘Decisión de abdicar el campo de las comunicaciones católicas a ETWN.

Él y los otros miembros de la USCCB probablemente creyeron que podrían trabajar e influir en el tono, el contenido y la dirección de la red de la Madre Angélica.

Pero eso nunca sucedió.

Ahora está claro que fue el primer paso para ceder su enseñanza y su autoridad moral a una monja sarcástica y mordaz que se había convertido en un perro guardián de la ortodoxia y criticaba a los líderes de la Iglesia a quienes consideraba públicamente no lo suficientemente católicos.

Para ser bastante claros, muchos obispos, especialmente al principio, se alarmaron por lo que se estaba desarrollando.

Pero no tenían la voluntad colectiva, ni los vastos recursos (que la Madre Angélica pudo obtener) para poner un control en la red.

Y, sucesivamente, los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI reformaron el episcopado de los Estados Unidos con hombres que compartían la misma mentalidad y visión de la Madre Angélica.

Pero no es poca la ironía histórica que el Cardenal O’Malley, ahora considerado (quizás demasiado míticamente) como el obispo más creíble de EE. UU. Al abordar el abuso en la Iglesia, debería haber sido una de las principales figuras de esta saga.

Gracias al alcance global de EWTN (que se transmite las 24 horas del día en más de siete países, así como en toda América Latina), la credibilidad de los obispos se encuentra en su punto más bajo.

Los partidarios generalmente más tradicionalistas de la red se han agriado en los obispos que EWTN describe de manera rutinaria y sin piedad como débiles y poco ortodoxos.

Mientras tanto, los católicos con una mentalidad más progresista que no les gusta la red, también han perdido la fe en los obispos por haber permitido de facto que EWTN, impulsada por su ideología moralista, en blanco y negro, basada en reglas y clericalista, se convierta en la principal expresión mediática del catolicismo en los estados unidos.

El papa Francisco pone las rupturas a los obispos.

Tanto para el telón de fondo histórico. Pero es importante comprender lo que sucedió la semana pasada en Baltimore cuando la USCCB se reunió para su sesión anual de otoño.

A la luz del caso McCarrick, el informe del gran jurado de Pensilvania y el ataque sin precedentes contra el Papa Francisco el verano pasado por parte del Arzobispo Carlo Maria Viganò (nuncio papal en los Estados Unidos de 2011-2016), quien acusó al Papa de encubrir las fechorías de McCarrick. La agenda de la conferencia tenía como objetivo crear protocolos de responsabilidad para los obispos que han abusado de personas o que han protegido a otros clérigos que han perpetrado abusos.

Pero el cardenal Daniel DiNardo, el presidente de la USCCB, sorprendió a los obispos y al público en general al anunciar al inicio de la reunión el lunes (12 de noviembre) que el Vaticano había ordenado, apenas unas horas antes, que la conferencia demorara la votación de cualquier nuevo abuso. protocolos

La directiva vino del cardenal canadiense Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos, pero no hay duda de que fue la decisión del Papa.

El actual nuncio papal en Washington, el arzobispo Christophe Pierre, también participó en la imposición de la orden, después de haberse reunido con Francisco el sábado anterior en el Vaticano.

La gente quedó aturdida y el cardenal DiNardo se mostró visiblemente molesto por el desarrollo.

Los obispos, bajo más presión que nunca debido a su percepción de mal manejo de la crisis de abuso sexual, habían prometido a los católicos estadounidenses desde el verano pasado que la reunión de Baltimore sería un punto de inflexión decisivo para que sus confesores episcopales fuesen responsables. Ahora el Papa los había detenido en sus pistas.

Hubo una oleada de críticas de los medios de comunicación dirigidas directamente al Papa Francisco y a los funcionarios del Vaticano.

El papa y sus ayudantes fueron acusados ​​de no comprender la gravedad de la crisis de abuso. Algunos incluso acusaron a Francisco de ser un autócrata. Ciertamente, había tomado una decisión impopular, al menos a los ojos de las personas en Estados Unidos.

Los obispos no siempre han tenido la espalda del papa.

El cardenal DiNardo no hizo pública la carta del cardenal Ouellet ni reveló las razones que dio el prefecto del Vaticano para pedirle a la USCCB que no tome un voto vinculante, excepto para indicar que la Santa Sede quiso que la encuesta se retrasara hasta después de febrero, cuando el Papa Francisco celebra una importante cumbre sobre el sexo Abuso con los presidentes de todas las conferencias episcopales del mundo.

Muchos han especulado que esto fue para evitar la vergüenza de los obispos de EE. UU. (Y de la Santa Sede) si los protocolos ratificados de los norteamericanos no estuvieran sincronizados con cualquier cosa que pudiera decidirse en febrero.

Pero también habría habido un problema en el procedimiento y la mentalidad si los obispos hubieran votado en Baltimore.

El Papa Francisco les había ordenado anteriormente que hicieran un retiro de una semana (será en enero) para fomentar la unidad entre ellos y pasar por un período de discernimiento orante sobre cómo responder a esta fase de la crisis de abuso. Los obispos arruinaron esto.

La agenda en la que originalmente iban a votar se finalizó menos de dos semanas antes de su reunión en Baltimore. ¿Cuál sería el punto para tomar decisiones en noviembre y luego hacer un discernimiento dos meses después? Eso sería al revés.

No es un punto sin importancia. Es evidente para todos que desde que la crisis de abuso estalló por primera vez en Luisiana en la década de 1980 y luego en Boston en 2002, la conferencia de obispos ha reaccionado en pánico y principalmente con el asesoramiento de abogados y firmas de relaciones públicas.

Como conferencia, han adoptado en gran medida soluciones de curita en todas y cada una de las nuevas etapas de la crisis y, como individuos, han sido desiguales al aplicar esos recursos.

Luego está la cuestión del ataque del Arzobispo Viganò a Francisco y su llamado al renunciamiento del papa porque encubrió el abuso del Arzobispo McCarrick.

Desde finales de agosto pasado, cuando el ex nuncio papal lanzó el explosivo documento, lleno de acusaciones no comprobadas (algunas ya desacreditadas) e insensatas insensatas, no menos de dos docenas de obispos estadounidenses han avalado públicamente la credibilidad de Viganò y han pedido que las acusaciones se tomen en serio.

Solo una pareja en todo el grupo expresó un apoyo claro e inquebrantable al papa, dando la clara impresión de que estaban al lado del ex-nuncio (algunos a los que obviamente ayudó a nombrar en sus puestos actuales).

Tal vez aún peor, la mayoría de los obispos en los Estados Unidos han permanecido callados o han hecho solo profesiones vagas y tibias de lealtad a Francisco. Lo hicieron como una conferencia completa en Baltimore en una declaración formal que el Cardenal DiNardo leyó con tanta emoción como un profesor que pasa lista.

¿Cómo podría cualquier católico, y especialmente el Papa Francisco, tener algún grado de confianza en este grupo de obispos?

Una respuesta global en la era emergente de la sinodalidad.

La decisión del Vaticano de intervenir en Baltimore indudablemente ha hecho mucho más en juego para que el Papa y los presidentes de la conferencia mundial sobre el debate por el país celebren acciones claras y decisivas el próximo mes de febrero cuando se reúnan en Roma.

Es más que extraño que los comentaristas en los Estados Unidos que han criticado sistemáticamente a los obispos del país por su incapacidad de “vigilar a sí mismos” ahora están criticando al Papa cuando él también (al menos aparentemente) ha llegado a la misma conclusión.

Se equivocan a quienes creen, tal vez por un sentido innato y equivocado de “excepcionalismo estadounidense”, que los obispos de Estados Unidos han hecho las vueltas difíciles para lidiar con el abuso sexual y pueden ser el modelo para otras conferencias en todo el mundo.

El Papa Francisco ha llegado tarde al juego y ha tardado en legislar cualquier norma o procedimiento vinculante para tratar con los abusadores y los obispos que los protegían.

Pero la falta de rapidez no es lo mismo que no hacer nada. El Papa ha sido implacable en la búsqueda de una respuesta más profunda y global que llegue a los fundamentos que han permitido que este veneno se propague por toda la Iglesia. Las soluciones de curita ya no servirán.

Francis es un obispo latinoamericano de 81 años, pero seguramente ya sabe mejor que nadie que el abuso sexual, ya sea público o no, afecta a todas las partes de la Iglesia en todos los lugares de la tierra. Y es por eso que ha convocado la reunión en febrero.

Su nombramiento del Arzobispo Charles Scicluna de Malta como secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (FCD) es una prueba de ello.

Scicluna, que es uno de los funcionarios de la Iglesia más respetados y competentes para combatir los abusos y los abusadores, será un jugador importante en febrero.

¿Este enfoque aparentemente centralizado hace una vergüenza de la insistencia del Papa en una Iglesia más sinodal y descentralizada, en la que a los obispos locales se les confía la autoridad para tomar decisiones para enfrentar situaciones propias de su territorio?

De ningún modo.

El abuso sexual no es exclusivo de ciertas áreas geográficas. Es global Debe haber criterios básicos y un entendimiento común que une a toda la Iglesia universal.

Luego, cada conferencia episcopal tendrá que discernir las mejores y más efectivas formas de implementar los estándares globales a nivel local.

Como he advertido antes, el camino hacia la construcción de una Iglesia sinodal y descentralizada será largo y lleno de innumerables obstáculos.

Probablemente pasarán dos o tres generaciones antes de que tengamos un número suficiente de obispos que sean capaces de liderar esta transformación.

El episcopado mundial en la actualidad se distingue, en el mejor de los casos, por la mediocridad. Y demasiados obispos, como los de Estados Unidos, han perdido su credibilidad y autoridad moral.

Nadie puede culpar al Papa Francisco por eso, al menos no solo a él. El lío actual fue hecho por un par de hombres que, en los muchos años anteriores a él, se sentaron en la silla de Pedro.

Ablandamiento del secreto pontificio.


El encubrimiento del abuso sexual infantil estuvo de acuerdo con ‘Secreta Continere’ y con una interpretación particular de la ley suprema de la Iglesia.

Kieran Tapsell 
Australia17 de noviembre de 2018

El secreto pontificio ha estado en las noticias últimamente debido a los comentarios de dos de los críticos conservadores del Papa Francisco. En su segunda declaración sobre el asunto de McCarrick, el arzobispo Viganó admitió haber violado el secreto pontificio al revelar algunas de las acusaciones contra el ex cardenal.

En una entrevista televisiva , el cardenal Muller, ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, citó el secreto pontificio cuando declinó proporcionar detalles de las denuncias de abuso sexual infantil contra el fallecido cardenal Murphy-O’Connor. Muller alega que el Papa Francisco le ordenó detener la investigación.

Justin Glyn SJ en su artículo Para qué es la ley canónica ( Eureka Street, 8 de agosto de 2018) escribe: ‘Reglas como el Pontificio secreto, por ejemplo, deben leerse de manera que protejan los derechos de los inocentes y eviten falsas acusaciones, pero No debe utilizarse para obstruir la justicia para las víctimas.

Eso es una súplica por lo que debería ser la ley canónica, o es una interpretación benévola del secreto pontificio que no está justificada por las palabras de la Secreta Continere de 1974 del Papa Pablo VI , no es consistente con la interpretación de la Curia Romana, y No es consistente con los hallazgos de la Comisión Real.

En el sistema de derecho civil anglo / estadounidense, la orientación para la interpretación se proporciona principalmente mediante juicios en casos anteriores, algunos de los cuales son vinculantes y otros persuasivos.

En el derecho canónico, la interpretación vinculante es proporcionada por la legislatura, es decir, el papa y su delegado autorizado, el Consejo Pontificio para la Interpretación de Textos Legislativos. A falta de tales dictámenes vinculantes, la “jurisprudencia y práctica de la Curia romana” proporciona orientación.

Entre 1997 y 2002, cinco abogados canon de la Curia romana declararon que los obispos no deben denunciar las acusaciones de abuso sexual infantil contra el clero a las autoridades civiles, dos de los cuales declaran expresamente que infringió la ley canónica.

Ninguno de estos funcionarios de la Curia o sus sucesores se han apartado de esa interpretación del secreto pontificio.

Una carta del 22 de febrero de 2013 de la Congregación para la Doctrina de la Fe a la Conferencia de Obispos Católicos de Australia, informándole que las cláusulas en su protocolo Hacia la Curación para informar de forma obligatoria a las autoridades civiles no deben aplicarse al clero, es consistente con esa interpretación.

El padre Glyn escribe además: “Nada de esto sugiere que el derecho canónico tal como existe actualmente sea perfecto o que esté a la altura de las expectativas justificadas de la comunidad … Los términos absolutos en los que se expresa actualmente el secreto pontificio (prohibiendo cualquier denuncia de casos en los tribunales eclesiásticos, están en curso) es un ejemplo.

El secreto pontificio se aplica no solo cuando estos casos están en curso, sino para siempre. No solo cubre la información revelada en un juicio canónico, sino la denuncia en sí misma. La Comisión Real recomendó enfáticamente que sea abolida o enmendada para permitir el reporte sin restricciones de abuso a las autoridades civiles y no solo donde haya leyes de información civil.

La confidencialidad en los procedimientos judiciales es a veces deseable. El juicio del cardenal Pell se lleva a cabo en secreto, y por una buena razón. Con los medios modernos de comunicación, es virtualmente imposible evitar que los jurados tengan acceso a comentarios fuera de la sala de la corte.

Sin embargo, una vez que esos juicios hayan terminado, habrá acceso público a la evidencia con seudónimos adecuados o redacciones para proteger las identidades de los testigos, cuando sea apropiado. El derecho canónico, sin embargo, requiere un silencio permanente sobre todo, incluso la decisión en sí.

Hay otra diferencia entre el canon y el derecho civil. El canon final del Código (C.1752) dice que la ley suprema de la Iglesia es la “salvación de las almas”. La Comisión Real descubrió que la motivación detrás del secreto pontificio era evitar el escándalo.

Como dijo el arzobispo Hart a la investigación parlamentaria victoriana, el ‘escándalo’ tiene un significado especial en la Iglesia. Significa la pérdida de la fe cuando “una persona que se supone que debe actuar en lugar de Cristo actúa en todo lo contrario y esto causa que la gente pierda la fe”.

La fe, en la teología de la Iglesia, es la clave para la salvación de las almas. El encubrimiento del abuso sexual infantil estuvo de acuerdo con Secreta Continere , y con una interpretación particular de la ley suprema de la Iglesia.

Es comprensible que los canonistas traten de encontrar una interpretación más amable para el secreto pontificio, dado que el encubrimiento causó el abuso de más niños, pero en el sistema canónico, no puede alejarse del significado llano de las palabras y la interpretación colocada. sobre ellos por la curia romana.

Solo podemos esperar que después de la reunión de los jefes de las Conferencias de Obispos Católicos en febrero de 2019, el Papa Francisco adopte la recomendación de la Comisión Real sobre el secreto pontificio, la misma recomendación realizada en 2014 por los Comités de Derechos de las Naciones Unidas Niño y contra la tortura y que el Papa Francisco rechazó.

Kieran Tapsell es un abogado civil jubilado y autor de Potiphar’s Wife: El Secreto del Vaticano y el Abuso Sexual Infantil y de una presentación a la Comisión Real de Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil: Ley Canónica, Un Factor Sistémico en el Abuso Sexual Infantil en el Católico Iglesia. También fue miembro del panel de derecho canónico ante la Comisión Real de Australia.

El papa quiere más presencia de mujeres al mando de la iglesia


"Desde que Pablo VI proclamó a Teresa de Ávila y a Catalina de Siena, doctoras de la iglesia, no cabe duda de que las mujeres pueden alcanzar las cimas más altas en la inteligencia de la fe", dijo el sumo pontífice.

Publicado 17 noviembre 2018 (Hace 6 horas 38 minutos)

por Ángel Guerra

El papa Francisco reconoció el aporte de las mujeres a la iglesia y pidió mayor presencia femenina al frente de esta.

El papa Francisco expresó este sábado, en el marco de  la ceremonia de entrega de los premios Joseph Ratzinger, que quiere mayor presencia de mujeres en cargos de responsabilidad en la iglesia católica.

El pontífice señaló la gran importancia de que, día a día, las mujeres tengan representación “en los diferentes campos de la vida de la iglesia” destacando que el aporte femenino “no solo (debe limitarse) al campo cultural”.

Francisco aseveró que además hay que reconocer el aporte “de las mujeres en el campo de la investigación teológica científica y de la enseñanza de la teología, consideradas durante mucho tiempo territorios casi exclusivos del clero”.

El papa instó a que “esta contribución sea estimulada y que encuentre un espacio más amplio, coherente con el crecimiento de la presencia femenina” en la institución.

“No cabe duda de que las mujeres pueden alcanzar las cimas más altas en la inteligencia de la fe. Juan Pablo II y Benedicto XVI también lo han confirmado”, indicó el máximo representante de la iglesia católica

Los jesuitas crean una web para informar del proceso de beatificación del P. Arrupe


Una vez recibidos el nihil obstat de la Santa Sede y el consentimiento de los obispos más cercanos a Roma, la causa se abre el 5 de febrero de 2019

Los jesuitas crean una web para informar del proceso de beatificación del P. Arrupe

photo_cameraEl Papa Juan Pablo con el P. Arrupe SJ.FECHA17/11/18access_time 1:04COMPARTIR

SECCIÓNVaticanoARCHIVADO ENwebjesuitascompañía de jesúspadre arrupe

El Padre General de los jesuitas, Arturo Sosa SJ, ha confirmado a la Compañía de Jesús el inicio del proceso de beatificación de Pedro Arrupe, jesuita bilbaíno que fue Superior General de la Compañía de Jesús entre 1965 y 1983. El P. General lo hacía en una carta donde manifestaba: “Tengo la alegría de comunicar a todo el cuerpo religioso y apostólico de la Compañía de Jesús que ha comenzado oficialmente el proceso hacia una posible beatificación del P. Pedro Arrupe, 28º Superior General de la Compañía de Jesús. Desde ahora, por tanto, ya es considerado ‘Siervo de Dios’. La causa se ha puesto en marcha en el Vicariato de Roma, lugar de su muerte. Después de haberlo orado y considerado atentamente, la Compañía ha pedido el inicio de este discernimiento eclesial sobre la heroicidad de sus virtudes”.

Primeros pasos 

El P. General continúa en su carta: “Nos encontramos en los primeros pasos de su causa. Una vez recibidos el nihil obstat de la Santa Sede, el consentimiento de los obispos más cercanos a Roma dentro de la Conferencia Episcopal Italiana y constatada la ausencia de obstáculos de parte del pueblo de Dios, el 5 de febrero de 2019, en el 28º aniversario de su muerte, tendrá lugar en la basílica de San Juan de Letrán la sesión de apertura de su causa de beatificación”.

A continuación, los distintos responsables del proceso diocesano comenzarán a trabajar tomando declaración a más de cien testigos repartidos principalmente en España, Japón e Italia.Con todo, ya estos meses previos han empezado su labor dos comisiones encargadas de revisar, respectivamente, todos sus escritos publicados así como otros muchos documentos no publicados, tanto del P. Arrupe como sobre él y del contexto socio-eclesial en el que vivió.

El Padre General señala en su carta diversas cualidades excepcionales de Arrupe y destaca su contribución a la Compañía, a la espiritualidad ignaciana, a la vida consagrada, al sacerdocio y al laicado. Arrupe ejemplificó “el deseo deintegración de los mejores valores de la tradición con aquellos necesarios para la adaptación del cristianismo a los nuevos tiempos“. También afirma que en sus últimos viajes ha podido comprobar personalmente “lo vivo que se encuentra el recuerdo y el legado del P. Arrupe”.

Archivo histórico 

Con motivo de la causa de beatificación del P. Arrupe, los jesuitas han creado un sitio web dedicado al nuevo “Siervo de Dios” que acogerá cualquier información relacionada con la causa a la postulación General de la Compañía en Roma. 

En la web se han publicado algunas fotos que forman parte del archivo fotográfico del P. Arrupe, así como varios testimonios de personas que le conocieron. 

P. Arrupe, foto archivo


https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/vaticano/los-jesuitas-crean-una-web/20181116175319026549.html?utm_medium=email&utm_sour

COLOMBIA: LOS ESTUDIANTES DE 9 SEMESTRE HACIENDO JORNADA DE SALUD PUBLICA EN LAS CALLES.


La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y exterior


+5Laura Catalina

se siente feliz.19 h

Hoy los estudiantes de Medicina de noveno semestre de la Universidad Nacional salimos a las calles, en diferentes puntos de la ciudad, a hacer una Jornada de Salud en Pro de la Educación Pública, en donde tomamos la presión arterial, dimos consejos de hábitos de vida saludable y transmitimos un poco de lo que a diario aprendemos dentro de los hospitales de nuestros maestros. Además de esto, nos dimos, y nos dieron, la oportunidad de hablar de la crisis de la educación; hablamos con muchos profes, sociólogos, trabajadores, de por qué es importante apoyar la educación pública, por qué estamos hoy así y qué podríamos hacer para que el panorama mejore.
Es una acción pequeña, pero que nos enriquece mucho como personas y muestra otra cara de la movilización.

Gracias compañeros por hacer esto posible.

Abuso sexual y clericalismo – ¡Otra vez!


17 de noviembre de 2018 por Regina Bannan .

Los miembros de la Conferencia de Obispos Católicos de los EE. UU. Se reúnen para la reunión anual de otoño de la USCCB el 12 de noviembre de 2018, en Baltimore. (RNS / AP / Patrick Semansky)

Es difícil entender cómo el Papa Francisco puede tanto condenar el clericalismo como anular el intento de los obispos estadounidenses de establecer una junta de revisión laica para supervisar sus propias acciones sobre el abuso sexual. O designe al arzobispo Charles Scicluna de Malta para organizar la reunión mundial sobre prevención del abuso en febrero como parte de un nuevo papel en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Tal vez las propuestas de los obispos fueron “amateur”, como argumenta Michael Sean Winters en NCR .  Pero las tres acciones fueron una señal de que reconocieron lo dañinas que han sido sus evasiones de responsabilidad durante años.

Tal vez Scicluna ha sido excelente en lidiar con las crisis de abuso en Chile y los Legionarios de Cristo sin culpar a los sacerdotes homosexuales , pero su nombramiento me indica que Francisco confía en un colega de confianza en lugar de encargarse él mismo. Si no el clericalismo, el amiguismo.

¿Francis tuvo que frenar las acciones estadounidenses para preparar el camino para más cambios importantes, que pronto se producirán? Las fuentes europeas parecen pensar así. Robert Mickens, escribiendo desde Roma, argumenta que Francis “quiere descentralizar la autoridad de toma de decisiones en la Iglesia. Y eso significa que muchas oficinas del Vaticano, especialmente las congregaciones que han actuado tradicionalmente como cuidadores de las diócesis locales, las instituciones eclesiales y los individuos católicos de todo el mundo, probablemente perderán un poder real “.

Ese poder parece ser lo que se afirmó sobre los obispos estadounidenses: ¿un último hurra? ¿La descentralización no está lista para el prime time? Mickens titula su artículo “The Calm Before the Storm”, que puede anticipar el tsunami curial que resultará de la nueva constitución apostólica que cambia la estructura del gobierno del Vaticano, que dice que llegará en marzo. Él cree que este documento puede desvincular la ordenación y la autoridad en una curia reformada. Estaremos atentos a buenas noticias para el liderazgo de las mujeres, si no para las mujeres sacerdotes.

JOSE F. MORENO / FOTÓGRAFO DEL PERSONAL Los adoradores de Filadelfia y sus suburbios siguen al Rev. Christopher Walsh de Filadelfia, y al pastor de la iglesia de St. Raymond en Mt. Airy, para protestar a los obispos en su conferencia en Baltimore.

Al centrarse en Roma, Mikens ignora el tornado que se encuentra en Estados Unidos. Muchos testigos se reunieron en Baltimore para pedir un cambio, desde un autobús de la parroquia desde Filadelfia  hasta las Organizaciones Católicas para la Renovación, que respaldaron la declaración de “5 Tesis” desarrollada por un grupo de católicos preocupados. Pero el Vaticano descarriló todo esto. El activista de SNAP, David Clohessy, les dijo a los obispos que hay mucho que pueden hacer por sí mismos, pero que el impulso había desaparecido. El titular del artículo de resumen de NCR proclamó que los Obispos se habían conformado “por una metáfora”. Qué despectivo.

Podría decirles que los obispos en Francia y Gran Bretaña están más atrasados ​​que los Estados Unidos en el tratamiento del abuso sexual. Francia acaba de nombrar una comisión de investigación encabezada por un vicepresidente del Consejo de Estado bastante encantador y recientemente jubilado. Inglaterra y Gales están revisando sus procedimientos nuevamente . 

Pero quiero contarles acerca de un artículo sobre la verdad en el Boston Globe de Helen Drinan. 

Drinan, ahora presidenta de Simmons, escribe sobre su experiencia en 2006 como jefa de recursos humanos para Caritas Christi, el sistema de hospitales católicos en la Arquidiócesis de Boston. Se le presentaron denuncias de acoso sexual contra el CEO de Caritas, Robert M. Haddad.

Basado en la evidencia de la investigación y en mis décadas de experiencia profesional, supe inequívocamente que Haddad debe ser terminado. Compartí esa recomendación directamente con el cardenal [Sean O’Malley] … Preocupada, la junta directiva tomaría la decisión equivocada, les envié un correo electrónico a los miembros advirtiéndoles que la iglesia no podía permitirse “una vez más poner al poderoso depredador por delante de la víctima impotente . ”


El cardenal decidió que las afirmaciones creíbles de acoso, incluso contra alguien que tenía el poder sobre sus víctimas, no eran lo suficientemente graves como para justificar la terminación. Optó por reprender a Haddad, advirtiéndole que otro cargo de hostigamiento o una acción de represalia llevaría a la terminación. 

Cuando la noticia de esta decisión salió en The Boston Globe, las compuertas se abrieron. Los empleados actuales y anteriores de Caritas se presentaron para informar sobre el trato que habían recibido por parte de Haddad, y las quejas eran simplemente demasiado serias y numerosas para que la iglesia las ignorara.

Poco después de que el periódico exponía las fallas de la arquidiócesis, me pidieron que asistiera a una reunión convocada por la arquidiócesis para decidir el destino de Haddad. Lo recuerdo como un momento de David y Goliat, sentado en una habitación llena de hombres, incluido el cardenal y algunas de las mejores mentes legales de Boston. 

Los abogados insistieron en que mi sentencia había sido errónea, y que la terminación fue una respuesta draconiana al hostigamiento. Me aferré a mi recomendación. Más tarde, esa noche, supe por la radio que Haddad había sido obligado a renunciar. Él ha negado la actuación inapropiada. 

Tenga en cuenta que a pesar de la amenaza del cardenal de que Haddad sería despedido si hubiera quejas adicionales, fue difícil convencer a “las mejores mentes legales” de que el despido era apropiado. Drinan continúa reconociendo que, doce años después, #MeToo y #TimesUp han cambiado “el mundo secular”. ¿Han cambiado la iglesia?

O’Malley está extrañamente ausente de los millones de artículos que he leído sobre la reunión de la USCCB, a excepción de este. Ya era bastante malo que este año se supiera que O’Malley se había quedado sin leer una queja sobre el cardenal McCarrick en 2015; no había sido transmitido por su secretaria. Peor aún, es a O’Malley a quien el Papa eligió en 2014 para servir como presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, que ha visto la renuncia de sus miembros sobrevivientes y está muy por debajo del radar en este momento. Drinan sigue:

Mi experiencia profesional en el mundo secular me ha enseñado a navegar por organizaciones dominadas por hombres. Entiendo la unión masculina, “la red de los viejos”, la misoginia institucionalizada y el liderazgo jerárquico. 

La iglesia presenta todos estos atributos intransigentes, combinados con los votos de celibato y obediencia. Aunque sagrados en su intento, la experiencia humana de esta mezcla a menudo ha sido tóxica, permitiendo la victimización de los desempoderados, incluidas mujeres, niños y seminaristas. 

Pasé algún tiempo en la gestión de organizaciones, ciertamente más pequeñas que la Arquidiócesis de Boston, por no mencionar que toda la Iglesia Católica. Drinan pone nombres sobre lo que realmente sucede y los resultados que se han magnificado aquí.

Drinan se identifica a sí misma como “una católica de por vida”, y considera el futuro:

Como una comunidad de fe menguante, ¿cómo debemos avanzar? … Cambie la estructura organizativa dividiendo el liderazgo de la arquidiócesis en dos misiones separadas. Que el clero inocente, de los cuales hay tantos, continúe honrando sus vocaciones y haciendo el trabajo de “conversión espiritual”, y entregue a los laicos el trabajo de “transparencia legal y responsabilidad pastoral”. Si la jerarquía religiosa hubiera tenido la Capacidad y voluntad para resolver este enorme problema, seguramente ya lo habrían hecho. 

Esta estructura también proporcionaría un camino para que las mujeres desempeñen un papel completo en la vida cotidiana de la iglesia, un movimiento que ha mejorado constantemente el desempeño general de otras organizaciones grandes. 

Drinan es realista no solo con respecto a la “disminución de la iglesia”, sino también con respecto a la experiencia de liderazgo de las mujeres que tanto falta en la iglesia. Sería una buena opción cuando las mujeres se conviertan en cardenales.

https://www.womensordination.org/blog/2018/11/17/sex-abuse-and-clericalism-again/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: