Exclusivo: el arzobispo Scicluna dice que el inicio de la reunión de febrero de ‘enfoque global’ para combatir el abuso sexual


Gerard O’Connell23 de noviembre de 2018FacebookTwitterEmail

El arzobispo Charles Scicluna, centro, ha sido elegido como parte de un comité directivo para dirigir la reunión de conferencias de obispos de todo el mundo en febrero.  (Foto CNS / cortesía de la Arquidiócesis de Santiago) 

El arzobispo Charles Scicluna, centro, ha sido elegido como parte de un comité directivo para dirigir la reunión de conferencias de obispos de todo el mundo en febrero. (Foto CNS / cortesía de la Arquidiócesis de Santiago) 

En una decisión que resaltó la gran importancia que le da a la reunión cumbre de febrero sobre “la protección de los menores en la iglesia”, a la que ha convocado a los presidentes de todas las conferencias de obispos católicos, el Papa Francisco ha nombrado un comité directivo de alto nivel para supervisar el proyecto.

El comité está compuesto por dos cardenales, Blase Cupich (Chicago) y Oswald Gracias (Bombay, India), y dos expertos de la iglesia en el campo: el arzobispo Charles Scicluna (Malta) y el padre Hans Zollner, un jesuita alemán y presidente de el Centro para la Protección de la Infancia y el Director y profesor de psicología de la Universidad Gregoriana de Roma, que actuará como coordinador. El Vaticano anunció esto hoy, 23 de noviembre.

En esta entrevista exclusiva con América , el Arzobispo Scicluna, a quien el Papa recientemente nombró como secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y quien también es el presidente de su tribunal de apelaciones, habla sobre el significado y los objetivos de la reunión de febrero. y cómo se llevará a cabo.El Vaticano anunció hoy que el arzobispo participará en un comité que supervisa la reunión del Vaticano junto con los cardenales Blase Cupich y Oswald Gracias y el padre jesuita Hans Zollner.tuitea esto

Lo describió como «una reunión sinodal, la primera de su tipo en abordar el tema del abuso sexual de menores en la iglesia.» Es «bastante importante» porque reúne a los presidentes de más de 100 conferencias de obispos de todo el mundo. mundo, y los jefes de todas las iglesias católicas de rito oriental. Además, es «un signo muy importante de lo que llamamos en términos técnicos ‘colegialidad afectiva’, lo que significa reunir a los obispos de todo el mundo con el Santo Padre para discutir temas importantes y hacer que estén en la misma página». con el Santo Padre ”.

Dijo que el Papa Francisco convocó esta reunión en la cumbre porque «se da cuenta de que este problema», es decir, la protección de los niños y la prevención y el tratamiento de los abusos sexuales cometidos por el clero en la iglesia, «tiene que estar en primer lugar en la agenda de la iglesia». que “este es un problema global, no es un caso de criterios geográficos o culturales, sino que es un problema global que la iglesia querría abordar con un frente unido, con respeto por las diferentes culturas pero con una resolución unida y con la gente está en la misma página ”.

Aunque reconoce que solo duran cuatro días (del 21 al 24 de febrero) y «ciertamente no lo resolverá todo», el Arzobispo Scicluna enfatizó que «es un comienzo muy importante de un proceso global que llevará bastante tiempo perfeccionarlo. «. Como resultado de este proceso, espera que» se inicien una serie de iniciativas a nivel continental que recrearán la atmósfera de resolución, determinación y también el propósito que espero marcará la reunión de Roma «, y ayudar a «abordar los problemas en un número diferente de culturas, que tienen sus propias restricciones, sus propios aspectos positivos importantes, pero también los déficits que deben discutirse a nivel continental, pero también local».

Explore la cobertura en profundidad de América del abuso sexual y la Iglesia Católica .

El arzobispo Scicluna describió la reunión de febrero como «el comienzo de un nuevo enfoque que espero sea global, porque concierne a toda la iglesia, pero también tendrá un contexto local muy importante porque salvaguardar no es algo que pueda existir», agregó. Para ser abstracto, debe ser vivido en cada parroquia, en cada escuela, en cada diócesis, y por lo tanto tiene que tener un efecto en el nivel local, de lo contrario no es efectivo en absoluto «.

Explicó que los «objetivos principales» de la reunión «son hacer que los obispos se den cuenta y discutan juntos el hecho de que el abuso sexual de menores no solo es un fenómeno grave en sí mismo y un crimen, sino que también es un síntoma muy grave de algo». más profundo, que en realidad es una crisis en la forma en que nos acercamos al ministerio. Algunos lo llaman clericalismo, otros lo llaman una perversión del ministerio ”.

Recordó que el Papa Francisco «ha hablado mucho sobre la forma en que continuamos con la administración de la comunidad, no solo como obispos sino también como sacerdotes», y dijo que «el tema no solo concierne a los casos trágicos individuales de mala conducta y al impacto». de ese crimen en los más vulnerables, los niños, pero también la forma en que se ejerce la administración cuando nos enfrentamos a los problemas; por lo tanto, la forma en que tratamos a los perpetradores, la forma en que tratamos a las víctimas, la forma en que tratamos a la comunidad ”. Todo esto se discutirá en febrero.

«La rendición de cuentas es parte de la mayordomía», declaró el arzobispo. «La administración no es solo la rendición de cuentas a Dios y a nuestra conciencia, sino también a nuestra comunidad», explicó; «Mayordomía significa hacer su trabajo y hacerlo correctamente, especialmente cuando se trata de cuidados», mientras que «encubrir» es «la antítesis de la mayordomía». «Cuando usted encubre», dijo, «en realidad está no está resolviendo un problema, está decidiendo no resolverlo, está ocultando consecuencias importantes y evitando las demandas de la justicia, lo que ciertamente no es una buena administración ”. Enfatizó que“ debemos alejarnos de las políticas impulsadas por el pánico que ponga el buen nombre de la institución por encima de todas las demás consideraciones ”y“ al final, esas políticas causan daños de reputación a la institución; En realidad, también son contraproducentes, y es un área prohibida. «Insistió en que» debemos avanzar de cualquier tentación para encubrir cualquier crimen. Es solo que la verdad nos hará libres «.HISTORIAS RELACIONADAS

El arzobispo Charles Scicluna de Malta llega a Osorno, Chile, el 14 de junio, comenzando una misión pastoral para promover la curación después de una crisis de abuso sexual clerical.  (Foto CNS / cortesía de la Arquidiócesis de Santiago)

El Papa Francisco nombra al Arzobispo Scicluna para el papel principal en el tratamiento de la crisis de abusoGerard O’Connell

El Vaticano le dice a los obispos de Estados Unidos que demoren los votos en los nuevos protocolos de abuso sexualMichael J. O’Loughlin

El arzobispo Scicluna declaró que «si tenemos una enfermedad en el cuerpo de la iglesia, debemos enfrentarla, no esconderla, porque de lo contrario crecerá y causará más daño». Recordó que el Papa Francisco «abordó la cuestión de la responsabilidad en una ley que promulgó en 2016, «en el decreto » Como madre amorosa «, que» crea un procedimiento por el cual los obispos que son negligentes o no están al nivel de su administración pueden ser removidos «. De hecho, dijo,» allí es una antigua tradición según la cual, si el obispo va a causar daño con su mayordomía, entonces la Sede de Roma tiene el derecho y el deber de destituir a tal obispo «.

En este contexto, enfatizó que «no podemos evitar el importante aspecto teológico de que los obispos somos administradores en una comunión jerárquica junto con el Santo Padre, por lo que existe una jurisdicción del Santo Padre sobre todos y cada uno de los obispos que somos». Hay que respetar cuando hablamos de responsabilidad en el contexto de la Iglesia Católica Romana «.

Dijo que la reunión de febrero apunta a que los obispos y superiores religiosos «se den cuenta de la gravedad de la situación», acepten la propiedad del tema y luego «aborden las cuestiones de la administración», lo que significa «no solo cómo nos preocupamos por nuestros hijos». , pero también la forma en que tratamos los casos [de abuso] y, por lo tanto, las cuestiones de responsabilidad y transparencia son de la mayor importancia «, y se analizarán en la reunión.

En este contexto, dijo, «los obispos tenemos que abordar el tema del abuso sexual de menores como iglesias, y también debemos adoptar lo que el Papa Francisco llama ‘un enfoque sinodal’, es decir, no podemos hacerlo solos». nuestra comunidad, también necesitamos empoderar a los laicos, a los laicos, para ayudarnos a ser buenos administradores «.

Él cree que la reunión comunicará «el importante mensaje» de que «la prevención del abuso, la protección y la protección de nuestros niños y jóvenes no es solo una cuestión del obispo, es una cuestión sinodal; es algo que involucra a toda la iglesia y a todos en la iglesia alrededor del mundo; Se trata de todos y cada uno «.

Insistiendo en “este aspecto sinodal”, dijo el Arzobispo Scicluna, “no solo es unir a los obispos, sino también acercarse a ellos a nivel local como comunidad, en un proceso sinodal. «Se necesita una aldea para educar a un niño, y se necesita una aldea para prevenir el abuso y acercarse a ella adecuadamente donde, por desgracia, sucede».

Dijo que el Papa Francisco quiere que la iglesia avance en esta cuestión de manera sinodal, siguiendo la doctrina del Concilio Vaticano II. Explicó que «sinodalidad significa que apreciamos los diferentes carismas y dones de los laicos, su experiencia, y que los capacitamos para que se unan a los obispos en el papel de mayordomía». Agregó que «no se trata de tener control sobre la jerarquía». , es la jerarquía que otorga poder y facilita el intercambio de carismas que el Espíritu también otorga a los laicos, porque allí hay dones que ayudarán a los problemas de prevención y salvaguarda que debemos incorporar, y debemos facilitar como obispos. ”

Recordó que el Papa Francisco destacó este aspecto sinodal al enfrentar los abusos en su «Carta al Pueblo de Dios» antes de su visita a Dublín en agosto pasado; «Él quiere que eso esté en la agenda de todas las conferencias de obispos de todo el mundo» y en la reunión de Roma quiere que los obispos «escuchen a las víctimas, hablen con expertos y se escuchen entre ellos y a la preocupación de que esto tema trae ante ellos «.

Espera que la reunión de febrero en proceso y estructura sea algo así como un sínodo en la medida en que “habrá sesiones plenarias; Habrá grupos de idiomas trabajando y luego informando; van a haber grupos de oración; Se van a escuchar diferentes estacas. Va a ser una mezcla de información, formación, discusión. La idea es que ciertos valores no solo se acuerdan, sino también que ciertas prioridades son propuestas y adoptadas por los obispos «.

Habrá «una liturgia penitencial» durante la reunión porque «el Papa Francisco lo quiere», dijo el Arzobispo Scicluna, «y las víctimas también formarán parte de esa liturgia, al igual que serán consultadas antes de la reunión, y ser escuchado durante eso «.

Algunos han hablado sobre la necesidad de cambios en la ley canónica para tratar adecuadamente el problema del abuso. Al comentar sobre esto, el arzobispo Scicluna dijo: “El derecho canónico siempre sigue la realidad. Hasta cierto punto, sí forma a las personas en cierto contexto, como el código de derecho canónico de 1983 formó una generación en la implementación del Vaticano II «. Dado que el derecho canónico sigue la realidad, dijo,» tendrá que cambiar en respuesta a las nuevas problemas y nuevas prioridades en la iglesia ”. Previó, por ejemplo, la posibilidad de cambios que otorgarían“ un papel más fuerte para los obispos metropolitanos ”y“ un papel más importante para las víctimas en los procesos penales canónicos.

El Arzobispo Scicluna espera «que el espíritu de esta reunión sea positivo y proactivo, y que también ayude a dar una señal de esperanza a los obispos, a toda la iglesia, al Pueblo de Dios y, lo que es más importante, al liderazgo en todos los niveles». en la iglesia.»

El Vaticano anunció que además de los presidentes de las conferencias de obispos y los jefes de las iglesias católicas de rito oriental, también habrá otros participantes en la reunión de febrero, incluidos los prefectos de la FCD y las congregaciones para la evangelización de los pueblos, Las iglesias orientales, los obispos, los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica y del dicasterio para los laicos, la familia y la vida. Representantes de la Unión de Superiores Religiosos y de la Unión Internacional de Superiores Generales también están invitados.

El arzobispo maltés subrayó la importancia de la presencia de estos superiores superiores porque “tienen cientos de religiosos a su cargo, la mayoría de ellos sacerdotes, pero también religiosos laicos, y también son partes interesadas importantes en la educación, la formación y el cuidado pastoral. Los generales superiores para mujeres religiosas también estarán presentes. «Es muy, muy importante tener a los superiores mayores presentes y parte de este proceso».

En su declaración de hoy, el Vaticano reveló que, además de los cuatro miembros del comité directivo, muchas otras personas están involucradas en la preparación de la reunión, incluidas las laicas expertas y dos laicas que son subsecretarias del dicasterio para los Laicos, el Familia y vida: Gabriella Gambino y Linda Ghisoni. La Comisión para la Protección de Menores, encabezada por el cardenal Sean O’Malley, también participa y, lo que es más importante, también lo son «algunas víctimas de abuso por parte del clero».

Al referirse al comité directivo, el arzobispo Scicluna dijo que el Papa Francisco eligió a sus cuatro miembros para que fueran «responsables de la organización» y «para asesorarlo» y a la Secretaría de los Estados. Su tarea es supervisar la preparación de la reunión y garantizar que todo se haga correctamente. Enfatizó que la elección del Padre Zollner como coordinador del comité es “un recordatorio importante” de que la reunión “no es solo sobre la administración, sino también sobre la administración reflexiva”; Él trae «la experiencia de la psicología y las mejores prácticas en prevención, que tienen que ser parte integrante del papel de la administración de la iglesia».

Concluyó repitiendo que la reunión es solo «el comienzo de un proceso» y cuando finalice «tendremos que dejar al Santo Padre y sus colaboradores cercanos cualquier decisión para futuras reuniones de forma continental, de manera más descentralizada. Este es el comienzo de un proceso, no es el comienzo y el fin de algo ”.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: