Asamblea Presinodal en Manaos insiste en una Iglesia más ministerial y femenina


Si hay algo en lo que el Papa Francisco está insistiendo dentro del proceso del Sínodo para la Amazonía es en la necesidad de escuchar las voces de los pueblos, los clamores que vienen de la base. Todo eso está siendo recogido en diferentes niveles, que van desde los encuentros en pequeños grupos a aquello que la Secretaría del Sínodo llama Asambleas Presinodales. Una de estas asambleas ha tenido lugar en Manaos, de 30 de noviembre a 2 de diciembre, reuniendo representantes de las nueve circunscripciones eclesiásticas do Regional Norte 1 de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil – CNBB.

Como señalaba en una carta enviada por el Cardenal Baldesseri, Secretario del Sínodo, al Arzobispo de Manaos, Monseñor Sergio Castriani, con motivo del encuentro, “las Asambleas Territoriales nos ayudan en todo el territorio de la Amazonia a participar activamente en la preparación del Sínodo Pan-Amazónico”, insistiendo en no olvidar que “el objetivo del Sínodo Pan-amazónico es la evangelización de los pueblos de los territorios pan-amazónicos, con especial atención a los pueblos indígenas, a la salvaguarda de la Creación y al actual y urgente tema de la ecología integral”.

El Sínodo para la Amazonía se está convirtiendo en algo que, más allá del resultado final, que debe aparecer en la exhortación apostólica postsinodal, está provocando que surjan nuevas actitudes prácticas a ser asumidas por la Iglesia católica en la región. De hecho, como reconoce Baldisseri en su carta, “estoy seguro de que las respuestas al cuestionario, fruto del trabajo y del discernimiento de estos días, serán muy útiles para su Archidiócesis y toda la región amazónica”.

Monseñor Mario Antonio da Silva, Obispo de Roraima y Presidente del Regional Norte 1 de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil – CNBB, ha reconocido en la Asamblea que “la sinodalidad es algo que nos lleva a caminar juntos, a identificar los peligros y lo que el pueblo necesita”. De hecho, ésta es una actitud que le gusta a Jesús, quien en el Evangelio siempre alabó al grupo de los discípulos cuando éstos caminaban juntos, en la misma dirección.

La importancia de esta dimensión de un caminar común, también fue destaca por Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica – REPAM, quien insistía en la dimensión pan-amazónica del Sínodo, destacando el tradicional papel profético de la Iglesia latinoamericana como defensora de los pobres. En sus palabras, definía el Sínodo como un kairós, un tiempo de gracia, resultado de la misión de la Iglesia en la Amazonía. En ese sentido, el Secretario Ejecutivo de la REPAM, mostraba que la Iglesia no puede continuar caminando aislada ante los desafíos contra la vida que están apareciendo en el horizonte. De hecho, las fuerzas del mal están juntándose, lo que exige una unión eclesial.

Mauricio López veía tres dimensiones presentes en el Sínodo para la Amazonía, definiéndolo como proceso, que genera posibilidades, acontecimiento, pues es la primera vez en que el pueblo está siendo escuchado, y herramienta, que ayudará a recoger las voces proféticas amazónicas.

En Brasil el Sínodo se desarrolla dentro de un contexto eclesial y político un tanto conturbado. En ese sentido, Monseñor Ionilton Lisboa de Oliveira, Obispo de Itacoatiara, al hacer un análisis de la coyuntura eclesial, destacaba que, a nivel mundial, la Iglesia católica vive un tiempo de gracia con el Papa Francisco, pero a nivel local, los ataques a la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil y a las Pastorales Sociales, deben llevar a la propia Iglesia a reflexionar sobre una situación que pone de manifiesto que la Iglesia de Brasil, en las últimas décadas, se fue concentrando en las actividades internas y apartándose de lo externo, hasta el punto de que cada vez es más difícil juntar gente en las actividades de cuño social, algo que repercute en los propios medios de comunicación católicos brasileños, donde lo social no forma parte de las pautas de información.

Esta dimensión también era abordada por la profesora Ivania María Carneiro Vieira, al hacer el análisis de la coyuntura sociopolítica, quien se preguntaba con quién, cómo y por qué se comunica la Iglesia católica. La profesora de Universidad Federal del Amazonas partía de un texto de 1991, “Amazônia busca de alternativas”, con el que pretendía demostrar que después de casi treinta años, las problemáticas presentadas en aquel momento, no cambiaron, sólo aumentaron.

En ese sentido, basada en estadísticas, mostraba que un alto porcentaje de católicos votaron en Bolsonaro y que ahora es momento de asumir las consecuencias de eso, que se manifiesta en propuestas extremamente perversas. Resultaron proféticas las palabras de Deolinda da Silva, indígena del pueblo macuxi, quien afirmaba que están de pie, juntos en la lucha, frente a los ataques del futuro Presidente. Según Ivania Vieira, el mercado es el que marca los destinos de nuestra vida.

Ella reflexionaba sobre el papel de la mujer en la Iglesia católica, cuestionando la falta de reconocimiento, algo que debe ser cuestionado en la región panamazónica, donde las mujeres garantizan la presencia de la Iglesia y son la posibilidad de que la Iglesia asuma un rostro amazónico. Desde esa perspectiva, la profesora se preguntaba el por qué la Iglesia amazónica insiste en mantenerse patriarcal y romana, todavía más si tenemos en cuenta que las mujeres son las columnas de la Iglesia católica.

La Asamblea ha recogido las aportaciones llegadas desde las diferentes circunscripciones eclesiásticas, que siguiendo las preguntas del Documento Preparatorio, han respondido a las preguntas elaboradas por la Secretaría del Sínodo, a partir del esquema ver, juzgar y actuar. Es precisamente esta dimensión práctica la que ha despertado mayor interés, pues lleva a reflexionar sobre el modelo de Iglesia que puede surgir a partir del Sínodo, que quiere hacer realidad nuevos caminos para la Iglesia.

Los participantes de la Asamblea han querido dejar claro que la Iglesia de la Amazonía se sueña osada, profética, dialogal, inclusiva, pobre, solidaria, mística, en salida. Una Iglesia que quiere expresarse en una liturgia y sacramentos inculturados, que asimilan las culturas, que da valor a la religiosidad popular y mariana y promueve el diálogo interreligioso, desde la escucha y la teología indígena. Una Iglesia profética, que promueve nuevos paradigmas de comunicación, que tiene como pauta los pueblos de la Amazonía, que actúa en red y busca repercusión de la vida de la región.

La Iglesia de la Amazonía quiere promover el protagonismo social y eclesial de los laicos, que quieren ser formados, de las mujeres, para las que se pide que puedan participar del ministerio ordenado y de las instancias de decisión, de los actores nativos, de la Vida Religiosa y misioneros, de quienes se espera disponibilidad, osadía y perseverancia, capacidad de acogida y de diálogo intercultural, levedad estructural e incremento de la vida de las comunidades. Junto con eso, es una Iglesia que insiste en la ministerialidad, incrementando los ministerios existentes, promoviendo el diaconado permanente y las diaconisas, el ministerio de la presidencia eucarística, para hombres y mujeres, y los ministerios a partir de las culturas locales.

Muchos de estos elementos han sido recogidos en una carta, con la que la Asamblea Presinodal ha querido hacer partícipe a toda la Iglesia del Regional de lo que está siendo vivido y reflexionado dentro del proceso sinodal, que es un nuevo instrumento que quiere que la Amazonía no tenga fin. Todo ello ha sido confiado en las manos de los obispos presentes, que serán delegados sinodales, a quienes la Asamblea ha enviado como portavoces de toda la vida encerrada en la Tierra Sagrada Amazónica y en los pueblos que la habitan.

Carta de la Asamblea Pre-Sinodal del Regional Norte 1

«No importa lo que donas: es tiempo de avanzar de manos dadas con quien va en el mismo rumbo.»
Thiago de Mello

Como Iglesia del Regional Norte 1, Amazonas y Roraima, nos reunimos, en el Centro de Entrenamiento de Líderes Maromba, en Manaus, en camino sinodal, con la presencia de laicos y laicas, diácono, sacerdotes, religiosos y religiosas, obispos, representando todas las diócesis de la Regional. El Sínodo es una gran luz que el Papa Francisco encendió para hacer pequeñas luces en nuestra realidad Amazónica. En este camino, muchos signos de Dios vienen siendo colocados como marcos, para indicar la dirección a seguir.

El Sínodo es un tiempo de gracia, un kairós, que nos convoca a elevar nuestras voces, a dar las manos y seguir, siempre creyendo que es el Señor que nos convoca a ser «sal de la tierra» (Mt 5,13). El Sínodo es un proceso que genera posibilidades, un acontecimiento que promueve la escucha y una herramienta que ayuda a recoger las voces proféticas de los pueblos de la Amazonia, en una Iglesia llamada a cuidar la forma, el contenido de su comunicación y reconocer el papel de la mujer, en una sociedad dominada por el mercado, por los grandes proyectos, donde se vislumbran propuestas extremadamente perversas.

A partir de la síntesis de la amplia escucha realizada, éste fue un tiempo para dejar que tanta riqueza pasara por el proceso de decantación. Junto a los pueblos de nuestro Regional, soñamos con una Iglesia osada, dialogal, inclusiva, pobre, solidaria, mística, en salida. Una Iglesia que quiere expresarse en una liturgia y sacramentos inculturados, que asimila las culturas, da valor a la religiosidad popular y mariana, promueve el diálogo interreligioso, desde la escucha y la teología indígena. Una Iglesia profética, que promueve nuevos paradigmas de comunicación, con pauta en los pueblos de la Amazonia, que actúa en red y busca repercutir la vida de la región.

Queremos una Iglesia que promueva el protagonismo social y eclesial laical, de las mujeres, de los actores nativos, de la Vida Religiosa y misionera, de quienes se espera disponibilidad, osadía, perseverancia, capacidad de acogida, diálogo intercultural, ligereza estructural e incremento de la vida de las comunidades. Una Iglesia que insiste en la ministerialidad, con los ministerios existentes, promoviendo el diaconado permanente y diaconisas, el ministerio de la presidencia eucarística, para hombres y mujeres, y los ministerios a partir de las culturas locales.

Que Nuestra Señora de la Amazonía, reina de las luces y de las flores, nos dé juicio y sabiduría, para proteger nuestra tierra, nuestra gente, para que la Amazonia no tenga fin.

Manaus, 02 de diciembre de 2018.

http://blogs.periodistadigital.com/luis-miguel-modino.php/2018/12/02/asamblea-presinodal-en-manaos-insiste-en

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: