EL EVANGELIO ES PROFANO: Carlos Escudero Freire


El Evangelio no es un ente abstracto. Jesús, su actividad y mensaje constituyen el Evangelio. Jesús de Nazaret, desde su concepción hasta su muerte ignominiosa en la cruz, aparece en nuestra historia y camina con nosotros como una persona laica. Su quehacer y su mensaje tienen que ver con las personas normales de su tiempo, con sus preocupaciones, luchas, y marginación; él, que siempre sintonizaba con la gente oprimida, las iba liberando según sus necesidades, poniendo comprensión y alivio donde había marginación y desesperación.

Lo profano, en términos religiosos, es lo opuesto a lo sagrado. Pues bien, la Palabra no se encarna en lo sagrado, sino en lo humano. En Jesús, la divinidad se funde con la humanidad, que es profana, como sabemos por la Anunciación (Lucas 1,26-38) y el Prólogo de Juan (1,1-18); con esta condición humana, semejante en todo a nosotros menos en el pecado (Hebreos 4,15), y, al margen de todo lo sagrado, Jesús proclama y realiza el reinado de Dios (Lucas 4,14-43).

La lectura reposada del Evangelio nos muestra que el Padre se humaniza en Jesús, y, en esta humanización de Dios, comprendemos mejor el Evangelio.

En el Antiguo Testamento todo es sagrado: Moisés, la Ley mosaica, las principales instituciones, los sacerdotes, el templo; no así en el Nuevo Testamento: «La ley y los profetas llegaron hasta Juan, a partir de ahí se anuncia el reinado de Dios» (Lucas 16,16).

Esto significa que el Nuevo Testamento no viene a completar el Antiguo; viene a iniciar algo radicalmente nuevo: el reinado de Dios, que no se presenta en lo sagrado, sino como un estilo de vida nuevo, el de Jesús, que incorpora los valores de este reinado. Y esta es la principal novedad del cristianismo, que no se nos ofrece como una religión más con carácter sagrado, sino en el ámbito de lo profano, en el que Jesús vivió y llevó adelante su misión.

Lucas lo pone de manifiesto desde el comienzo de su evangelio: en el anuncio a Zacarías (Lucas 1,5-25), todo es sagrado: Zacarías es sacerdote, y está en el templo ofreciendo el incienso, rito sagrado. Sin embargo, con todo este aparato de lo sagrado, no creyó en el mensaje de Dios y, por eso, se quedó mudo; con él enmudece el sacerdocio y lo sagrado del Antiguo Testamento.

El contrapunto viene a continuación en la Anunciación: María, una joven desconocida, está en su casa, en Nazaret, lejos del poder religioso de Jerusalén, y, a pesar de que el mensaje de Dios era de total novedad, acepta este mensaje por la fe. La primera bienaventuranza del evangelio de Lucas es para ella: «Dichosa tú porque has creído que lo que te ha dicho el Señor se cumplirá» (Lucas 1,45). Esta revelación es trascendente y gratuita, pero el mensaje se realiza en la vida normal de María y de Jesús, en el ámbito de lo profano.

Si seguimos leyendo el Evangelio, podemos constatar que todo lo relacionado con Jesús se desenvuelve en este terreno de lo profano: nace en un pesebre (Lucas 2,7.12); se bautiza en el Jordán (Lucas 3,21-22), donde tiene lugar otra revelación celeste: se rasga el cielo, desciende el Espíritu sobre él, y el Padre lo proclama su Hijo predilecto. A partir de ahí, nuestra comunicación con el Padre es directa –el cielo abierto- y no necesitamos de intermediarios sagrados, porque tenemos el mismo Espíritu que Jesús.

En las tentaciones de Jesús (Lucas 4,1-13), que anticipan realmente las que tuvo en su vida pública, éste vence la gran tentación de poder y dominio sobre los seres humanos.

Como sabemos, la Iglesia jerárquica, que desde hace muchos siglos reivindica todo el poder sagrado –que encierra todos los demás poderes-, sigue en nuestro tiempo en estructuras de poder y ejerciéndolo de mil maneras, codeándose siempre con los grandes de este mundo. Este poder, fuente de injusticias, margina, divide y corrompe. Pierden pues la capacidad de comprender y trasmitir lo fundamental del Evangelio, ya que Jesús opuso a este poder servicio y solidaridad hacia los más necesitados y excluidos. Es impensable que Jesús les haya transmitido este poder sagrado. Los apóstoles tampoco acababan de entender que Jesús no venía como el Mesías esperado con poder y majestad, sino como el servidor de todos.

Para terminar, y en un resumen muy apretado, baste recordar que Jesús echa por tierra las instituciones más sagradas de Israel: la Ley, el sábado, el templo; rebate también las tradiciones, a las que el sistema religioso atribuía autoridad divina (Marcos 7); para él no son más que tradiciones humanas que marginaban a la gente. No es menos importante que Jesús se mezcle y se sienta a gusto con los pecadores públicos y con aquellos que estaban fuera de la Ley, y no formaban parte del pueblo: los recaudadores y las prostitutas, entre otros. Rompe, pues, las reglas de juego del sistema político-religioso de Israel, oponiendo los valores del reinado de Dios, que reina como Padre sobre toda la humanidad y no discrimina a nadie.

Carlos Escudero Freire

Autor del libro «El evangelio es profano» (Ed. El Almendro)

Fuente: feadulta.com

Lanzan diplomado internacional sobre la mujer y el auténtico feminismo en el siglo XXI


POR GISELLE VARGAS | ACI Prensa

7221

Graduación líderes católicos / Foto: Academia de Líderes Católicos

Graduación líderes católicos / Foto: Academia de Líderes Católicos

Unas 100 mujeres de distintos países latinoamericanos participarán, entre el 5 y 19 de enero de 2019, en el IV Diplomado Internacional de Doctrina Social de la Iglesia cuyo enfoque profundizará en la contribución de la mujer en la Iglesia y en la vida pública.

Según señala su sitio web, el diplomado a cargo de la Academia Internacional de Líderes Católicos, tiene por objetivo general “presentar, analizar y profundizar desde una  antropología filosófica de la mujer, las raíces filosóficas del género e históricas del feminismo, y la mirada del pensamiento social de la Iglesia sobre la mujer para presentar nuestra propuesta desde una clara identidad cristiana acerca de un auténtico feminismo que reconozca la contribución de la mujer en la Iglesia y en la vida pública”.

Este diplomado no es exclusivo para mujeres, por lo que a la participación de las representantes de México, Argentina, El Salvador, Nicaragua, Paraguay, Uruguay, Brasil, Perú y Chile; se sumarán también sacerdotes y obispos de distintas diócesis de la región.

En esta ocasión, el diplomado contará con ponentes como la senadora italiana y experta en bioética Paola Binetti; la ex canciller de Chile Soledad Alvear; el historiador europeo y ex Secretario General de la Universidad Rey Juan Carlos, Enrique San Miguel Pérez; la integrante del Dicasterio de Laicos, Vida y Familia, Pilar Escudero; entre otros.

Ellos abordarán temas como: Introducción a la Doctrina Social de la Iglesia; Persona, sexo y género desde una antropología cristiana; Los feminismos en la historia contemporánea; Mujer e Iglesia: Pensamiento social de la Iglesia sobre la mujer y el feminismo; Claves para una propuesta cristiana acerca del feminismo; entre otros. 

La Academia Internacional de Líderes Católicos (ALC) se fundó en 2015 para formar líderes católicos que a partir de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia transformen los ámbitos sociales, políticos y económicos

Cuenta con el respaldo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad San Sebastián y la Universidad Finis Terrae y tiene presencias en distintos países.

Más información AQUÍ.

https://www.aciprensa.com/noticias/lanzan-diplomado-internacional-sobre-la-mujer-y-el-autentico-feminismo-en-el-siglo-xxi-53459

El punto ciego temprano del Papa Francisco sobre el abuso sexual amenaza el legado


El punto ciego temprano del Papa Francisco sobre el abuso sexual amenaza el legado

Por NICOLE WINFIELD – 
27/12/18 8:09 a.m.

CIUDAD DEL VATICANO – Ha sido un año lamentable para el Papa Francisco, cuyo punto ciego sobre el abuso sexual del clero conspiró con eventos fuera de su control para amenazar su legado y lanzar a la jerarquía católica a una crisis de credibilidad que no se ve en los tiempos modernos.

El último desarrollo, un veredicto de alto perfil en un país lejano, confirma la impresión de que Francisco simplemente no lo “entendió” cuando se convirtió en Papa en 2013 y comenzó a dirigir la iglesia.

Los primeros pasos en faltas incluían asociarse con cardenales y obispos comprometidos y minimizar o descartar los rumores de abuso y encubrimiento. Francisco finalmente se presentó en 2018, cuando admitió públicamente que estaba equivocado en un caso en Chile, se recuperó y sentó las bases para el futuro al convocar una cumbre para la prevención del abuso el próximo año.

Pero se ha hecho daño a su autoridad moral en el tema. Antes de que sus ojos se abrieran, Francis demostró que era un producto de la cultura clerical que tan a menudo denuncia, siempre dispuesto a tomar la palabra de la clase clerical sobre las víctimas.

El año comenzó bastante bien: Francis dedicó su mensaje anual de paz el 1 de enero a la difícil situación de los migrantes y refugiados. Poco después, bautizó a 34 bebés arrullos en la Capilla Sixtina e instó a sus madres a amamantar, una típica muestra franciscana de práctica informal en medio del esplendor del «Juicio Final» de Miguel Ángel.

Luego vino Chile .

La visita de Francisco en enero estuvo dominada por el escándalo de abuso de clérigos allí, y presentó protestas sin precedentes contra una visita papal: las iglesias fueron bombardeadas y la policía antidisturbios usó cañones de agua para sofocar las manifestaciones.

La oposición chilena a Francisco en realidad había comenzado tres años antes, cuando el Papa nacido en Argentina nombró a Juan Barros como obispo de la diócesis del sur de Osorno. Francis había descartado las denuncias de que Barros ignoró y ocultó los abusos del sacerdote depredador más prominente de Chile, y lo impuso en una diócesis que no quería tener nada que ver con él.

«El día que me traigan la prueba contra el obispo Barros, hablaré», dijo Francis en su último día en Chile. “No hay una sola prueba en su contra. Todo es calumnia. ¿Está claro?»

Francis defendió a Barros porque uno de sus amigos y asesores, el cardenal chileno Javier Errazuriz, defendió a Barros. Francis en 2013 había nombrado a Errazuriz en su círculo íntimo, un gabinete paralelo formal de nueve cardenales que se reúnen cada tres meses en el Vaticano.

Las víctimas chilenas, sin embargo, habían acusado durante mucho tiempo que Errazuriz había sido sordo a sus reclamos mientras era arzobispo de Santiago, dando cobertura a los abusadores y sus habilitadores. Francis ignoró las preocupaciones de las víctimas y nombró a Errazuriz para el puesto de alto perfil en el gabinete.

A raíz de su desastroso viaje a Chile, Francisco se acercó lentamente al punto de vista de las víctimas, en parte en respuesta a los informes de The Associated Press. Ordenó una investigación en profundidad sobre la iglesia chilena, admitió haber cometido «graves errores de juicio» y se disculpó personalmente con las víctimas que había desacreditado. Acusó a la dirección chilena de crear una «cultura de encubrimiento» y aseguró las renuncias de cada obispo activo allí, incluido Barros. Juró que la Iglesia Católica «nunca más» ocultaría los abusos y, a principios de este mes, el Vaticano anunció que Francis había despedido a Errazuriz del gabinete.

También se eliminó al cardenal George Pell, quien dejó su cargo como ministro de economía del Vaticano en junio de 2017 para ser juzgado por delitos históricos de abuso sexual en su Australia natal. Al igual que Errazuriz, Pell había sido blanco de la ira de las víctimas de abuso durante años, mucho antes de que Francisco lo llevara al Vaticano, dado su papel prominente en Australia y el horrible historial de la iglesia con el abuso allí.

Ambos hombres niegan las malas acciones. Pero su presencia continua en el Consejo de los Nueve, como se llama al gabinete, se convirtió en una fuente de escándalo para el Papa, quien se despidió en octubre con una carta de agradecimiento por su servicio. Para Pell, la eliminación de C9 sugiere que no reanudará el trabajo en el Vaticano, ya que su mandato de cinco años expira a principios del próximo año.

No son los únicos cardenales en la silla caliente: el arzobispo actual de Santiago está siendo investigado en una amplia investigación criminal sobre el encubrimiento del abuso sexual. Los fiscales en una docena de estados de Estados Unidos están investigando los archivos de la iglesia. Un juicio encubierto en Francia tiene a dos cardenales como acusados, incluido el español que encabeza la oficina del Vaticano que procesa casos de abuso sexual. La Santa Sede invocó la inmunidad soberana para salvar al cardenal español Luis Ladaria Ferrer. Pero no tiene ese poder para proteger al cardenal Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, Francia, quien está acusado de no informar a las autoridades de un sacerdote abusivo confeso a sí mismo. Francis ha dicho que la justicia francesa debería seguir su curso, pero ha elogiado a Barbarin por «valiente».

A pesar de tales problemas, con el escándalo de Chile en gran parte reparado y las decisiones tomadas para purgar su círculo íntimo de miembros comprometidos, Francis parecía estar en el camino del verano para salir de la crisis de abuso sexual de 2018.

En julio, Francisco retiró al arzobispo estadounidense Theodore McCarrick como cardenal después de que los investigadores de la iglesia dijeran que era creíble la acusación de que buscaba a tientas en un altar adolescente en la década de 1970. Posteriormente, varios ex seminaristas y sacerdotes informaron que ellos también habían sido maltratados o acosados ​​por McCarrick cuando eran adultos.

Un mes más tarde, un informe del gran jurado en Pensilvania reveló siete décadas de abuso y encubrimiento en seis diócesis, con denuncias de que más de 1.000 niños habían sido abusados ​​por unos 300 sacerdotes. La mayoría de los sacerdotes estaban muertos y los crímenes eran muy anteriores al papado de Francisco.

Pero el escándalo combinado creó una crisis de confianza en los Estados Unidos y la jerarquía del Vaticano. Aparentemente, en los líderes de los Estados Unidos y el Vaticano era de conocimiento común que el «tío Ted», como se conocía a McCarrick, dormía con los seminaristas, y sin embargo, todavía se alzaba en las filas de la iglesia.

Habiendo eliminado a McCarrick y aprobado un juicio canónico contra él, Francis debería haber emergido como el héroe de la saga ya que corrigió el error de San Juan Pablo II, el papa de 1978 a 2005 que había promovido a McCarrick para comenzar y cuyo registro en Los problemas de abuso son mucho peores que los de Francisco, dada su inacción.

Pero la complicada vuelta de la victoria de Francisco se interrumpió cuando un ex embajador del Vaticano en los Estados Unidos acusó al papa de participar en el encubrimiento de McCarrick.

En una denuncia de 11 páginas en agosto, el arzobispo Carlo Maria Vigano afirmó que los funcionarios del Vaticano de arriba a abajo en el transcurso de tres pontificados sabían sobre la inclinación de McCarrick por los seminaristas, y hicieron la vista gorda.

Vigano escribió que le había dicho a Francisco en 2013, al comienzo de su pontificado, que McCarrick había «corrompido a una generación» de seminaristas y sacerdotes y que el Papa Benedicto XVI lo había sancionado por su conducta sexual indebida.

Vigano afirmó que Francisco ignoró su advertencia de 2013 y rehabilitó a McCarrick de esas sanciones, lo que lo convirtió en un asesor clave y le encomendó delicadas misiones a China y otros lugares.

Francisco nunca respondió a la larga lista de reclamaciones de Vigano. En lugar de eso, Francisco comenzó a culpar al demonio, «el gran acusador», por sembrar división y discordia en la iglesia, un golpe indirecto contra Vigano que solo alimentó la indignación de los conservadores hacia Francisco y le exige que aclare lo que sabía sobre McCarrick y cuándo. .

El Vaticano no ayudó a la posición de Francisco cuando, sin proporcionar una razón plausible, impidió que los obispos de Estados Unidos adoptaran medidas de responsabilidad para tratar de restablecer la confianza con sus rebaños.

Ahora parece claro que Francisco, al menos al comienzo de su pontificado, estaba dispuesto a pasar por alto el mal comportamiento sexual pasado o las reclamaciones de encubrimiento si los responsables hubieran conciliado. Francisco lanzó su pontificado con su famoso comentario «Quién soy yo para juzgar», sobre un sacerdote gay a quien había designado para un puesto de asesor superior a pesar de las acusaciones de que había tenido una serie de amantes.

Ese comentario, que le ganó el aplauso de los católicos liberales y lo llevó a la portada de la revista Advocate, puede que ahora sea su perdición. Si hubiera juzgado a sus asesores más escrupulosamente al inicio de su pontificado sobre sus registros de abusos y encubrimientos, podría haber conservado más credibilidad en 2018.

http://www.therepublic.com/2018/12/27/ye-vatican-sex-abuse/

A %d blogueros les gusta esto: