Permanecer en silencio para proteger a la Iglesia Católica es un error teológico.


Un código de buena conducta no es suficiente para superar la actual crisis de abuso sexual; lo que se necesita es una conversión colectiva, dice el arzobispo francés

Céline Hoyeau 
Francia1 de enero de 2019

El arzobispo Luc Ravel de Estrasburgo. (Foto por Bruno Levy / Ciric)

Publicado el 11 de septiembre de 2018.

El arzobispo Luc Ravel, de Estrasburgo, en el noreste de Francia, publicó una larga carta pastoral el 7 de septiembre en la que intentó analizar y abordar la crisis de abuso sexual en la Iglesia católica.

Céline Hoyeau de La Croix hizo esta entrevista exclusiva con él.

La Croix: Su carta se titula “Mieux vaut tard” o “Mejor tarde que nunca”. En 2016, el grupo La Parole libérée (The Liberated Word) desafió a usted y a los obispos de Francia. ¿Por qué no respondiste entonces? 

Arzobispo Luc Ravel: por una razón muy simple. Este tipo de documento solo puede provenir de un corazón que ha sido golpeado o impulsado por una especie de urgencia.

Mientras estaba en el Ordinariato Militar de Francia, solo tuve participación en un caso. Incluso entonces, se encontraba en una etapa tardía del asunto después de haber sido juzgado canónicamente y por los tribunales civiles. Y no tuve la oportunidad de conocer a la víctima.

Así que solo tenía una visión intelectual y teórica, si pudiera usar esos términos. Sin embargo, en los últimos cinco años, después de escuchar las revelaciones que se han hecho, en particular de las 15-20 víctimas cuyos testimonios he escuchado en mi diócesis durante los últimos 14 meses, mi anterior ingenuidad se ha revocado por completo.

Sabía que había pervertidos en la iglesia como en otros lugares. Sin embargo, llegué a apreciar que una clase de gangrena había atacado ciertas áreas de la iglesia en la medida en que todo el cuerpo temblaba de fiebre.

Puedo entender a todos aquellos que sienten que mi carta ha llegado demasiado tarde. Lo reconocí en el mismo título de la carta. Sin embargo, no acepto que la gente diga que es demasiado tarde porque creo que todavía podemos actuar. 

Usted dice en su carta que esta gangrena se remonta a la Segunda Guerra Mundial. ¿No es anterior a eso? 

No lo sé. Por el momento, solo tenemos información desde principios de la década de 1940, pero eso no significa que no haya ocurrido nada antes de esa fecha.

La única referencia histórica que conozco antes se encuentra en los dichos de los Padres del Desierto durante los siglos cuarto y quinto, quienes condenaron enérgicamente el hecho de llevar a los niños a los monasterios.

Sin embargo, también será necesario observar varias regiones geográficas porque casi no puedo creer que este tipo de perversión no exista en África o Asia.

Según lo que he escuchado de algunos nuncios, las grandes olas que ya han barrido a la iglesia tal vez no serán muy similares al tsunami que llegará en los próximos cinco o diez años una vez que se levanten las pantallas culturales en ciertos países. 

¿No deberían los obispos establecer una comisión para trabajar en esta dimensión histórica como sucedió con el caso Touvier en Francia? [Paul Touvier fue un colaborador francés durante la Segunda Guerra Mundial]

Personalmente creo que un estudio histórico sería extremadamente útil para nosotros, tal vez similar al que San Juan Pablo II estableció para el caso de Galilea.

Por un lado, actuaría como una especie de anamnesis para ayudar a sanar la memoria colectiva, mientras que, por otro lado, podría ayudarnos a ver cómo la iglesia respondió a la cuestión del abuso sexual cometido por los sacerdotes en siglos anteriores.

Esto es tanto más importante aquí, ya que hay un argumento que me parece completamente impracticable, a saber, comparándonos con otras instituciones, como el sistema educativo nacional o el círculo familiar donde también se producen abusos.

El Concilio Vaticano II nos recordó claramente, y es simplemente el mensaje del Evangelio, que la iglesia debe ser profética. Así que necesita curar esta herida en su corazón por el bien del mundo.

El Papa Francisco ha llamado a una revolución cultural. Yendo más allá de los códigos de buena conducta, ¿qué debe cambiar para poner fin a esta crisis? 

Un código de buena conducta no es suficiente. Lo que se necesita es una conversión colectiva, incluso por parte del Pueblo de Dios.

No todos somos culpables. Sin embargo, siempre somos solidarios, todos responsables, algunos por culpa personal o complicidad, otros por solidaridad. Pero esto no es evidente hoy en día. El clericalismo solo existe porque hay personas que lo aceptan.

¿No se debería responsabilizar a los obispos por sus acciones sobre la pedofilia?

Sí, y esto también es cierto en otros dominios. El obispo está solo. Personalmente, no estoy obligado a rendir cuentas a nadie.

Desde mi posición, trato de ser responsable por lo que hago, pero nadie viene a supervisarme y deploro esto.

Algunos laicos no quieren lastimar a la iglesia, mientras que algunos obispos han causado escándalos. ¿Es esta una concepción errónea del escándalo? 

Sería bueno para los teólogos estudiar esta noción, que apenas mencioné en mi carta.

Fue muy claro en el caso de los obispos americanos. La gente quería evitar empañar la imagen de la iglesia.

Es cierto que la Biblia habla mucho sobre el escándalo. “¡Ay de aquel que causa escándalo!”

Pero eso nunca fue para proteger a la iglesia sino para proteger a los pequeños.

Los obispos que querían proteger la imagen de la iglesia han cometido un gran error teológico.

A %d blogueros les gusta esto: