EL EVANGELIO BORDADO A MANO.SIENDO DE BUENA FAMILIA, SE HIZO POBRE ENTRE LOS POBRES: Lucas 2:1-20: Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


Lucas, nos ubica en el momento histórico-político del momento en que el pueblo judío se encontraba. Era el primer censo ordenado por el Emperador Augusto. Todos deben censarse cada uno en su lugar de origen. No era como ahora, que nos censan, ahí donde vivimos y estamos. Así que les tocaba movilizarse quisieran o no, cueste lo que cueste. Hasta donde sabemos no había subsidio para el transporte en ese entonces.

José salió como pudo de Nazaret con María en estado de embarazo, hacia Belén, la Ciudad de David en Judea. Este dato es para indicarnos, que José era de “buena familia”.

Llegando a Belén, a María le llegó la hora del parto. ¡Vaya apuro! Y sin poder encontrar hospedaje, es que no tuvieron tiempo de hacer las reservas, no es que no tuvieran con qué pagar, que eso quede claro. José, era de clase, de “sangre azul” para mejores señas, (Lucas 2:4) como se dice ahora, pero es que Él quería nacer pobre entre los pobres. Parece que a José le llegó tarde la citación; entre enjalmar el burro, ayudar a montar a María, salir a toda carrera, se le olvidó llevar los títulos para acreditar sus credenciales, y pudiera ser atendido como se lo merecía.

Con el apuro de María, no tuvieron más remedio que recibir el Niño, y envolverlo en unos pañales y lo acostó en un pesebre (Lucas 2:7). Lamento mucho, no poder escribir sobre la situación de calefacción o sea del buey y la mula, pero es que Lucas, en su texto, no hace mención de ellos.

Lucas es muy parco, al hablar del nacimiento de Jesús. Resalta la realidad del acontecimiento en un pesebre como espacio no “sagrado” y lo irreligioso del Decreto del Emperador, que nos coloca a José y María con el Niño, en una circunstancia que bien le hubiera pasado a cualquier grupo familiar dentro de lo normal y corriente. Conociendo, que el que nació era Jesús, el Mesías, Hijo del Altísimo, esto es visto como un sacrilegio, un irrespeto, una profanación, alguien podría decir: ¡qué falta de Caridad!

El hecho real y de gran importancia es que Jesús nació y se hizo pobre entre los pobres. ¡Hecho indiscutible!

Jesús, nació además de un pesebre, entre los más pobres, de los pobres, unos pastores, desechados, marginado, considerados unos delincuentes, ladrones, atracadores, rebeldes, contra el sistema operante, sucios, mal olientes, muertos de hambre, borrachos, drogadictos, marihuaneros, degenerados (últimos adjetivos de actualidad). Total, eran gente peligrosa, la sociedad judía los rechazaba, además por su condición de supuestos “desplazados” o “inmigrantes”, no le aportaban nada al Estado del momento, no cumplía con las normas religiosas, no pagaban impuestos y menos cumplían la Ley, no se sentían judíos, no tenían identidad, como tal, ni siquiera habían sacado “papeles” como diríamos por aquí.

José y María estaban muy ocupados atendiendo a Jesús, había llovido y recogieron agua para lavarlo, envolverlo en los pañales y colocarlo en el pesebre (Lucas 2:7). Cuando José, siente que viene un tropel de hombres con sus ovejas, se alcanza a preocupar, pues ya algunos clientes habían pasado por la carpintería, comentando la situación que se presentaba con esos desarrapados y que catalogaban como bandidos peligrosos.

Qué situación tan diferente de cómo los cristianos celebramos el nacimiento de Jesús, en iglesias protegidas, calienticas, por el roce humano, en medio de villancicos, luces, globos, pólvora, regalos, pero para entre nosotros, música bailable y buena comida y bebida. ¿Qué decir de la celebración en la iglesia? Al altar, donde supuestamente esta Jesús, ni los niños y menos las niñas, se acercan, solo están los exclusivos, con sus extrañas vestimentas, hay pan (comida) y vino, solo para algunos/as.

Es increíble que hayamos perdido la pista de quienes fueron, eran y son los destinarios del mensaje, de liberación; los pobres pastores, campesinos, los oprimidos, marginados y pueblo en general.

Es el Dios mismo, quien se dirige a ellos/as, “un Salvador, el Mesías, el Señor” (Lucas 2:8-12); “el grande, el Altísimo” (Lucas 1:31:32). Da la dirección y señales correcta: “Y les doy esta señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre” (Lucas 2:8-12).

Dios, en Jesús, se hizo pobre entre los pobres. No lo busquemos, donde no está. Por que nos empeñamos en buscarlo en lo alto, lejos de nosotros, de la vida cotidiana, en lo material, en lo humano. ¿Quién inventó lo divino, ¿Quién inventó lo sagrado, ¿Quién creo que la distancia entre lo divino y lo humano?

Son los pobres, quienes son evangelizados, son ahora nuestros evangelizadores. (Lucas 15:20)

“Hagan como ellos dicen, pero no como ellos hacen” Mateo 23: 3

Presbitera católica

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: