Testimonio de Francisco: ¿Finalmente se aclarará el abuso sexual?


El Papa de los viajeros frecuentes pronto enfrentará uno de los mayores desafíos de su pontificado.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano1 de febrero de 2019

Papa Francisco durante un discurso el 31 de julio de 2018 en la Plaza de San Pedro, Vaticano. (Foto por Andreas Solaro / AFP)

El Papa Francisco se dirige a los Emiratos Árabes Unidos el domingo, apenas una semana después de regresar de una visita de cinco días a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud.

El viaje del 3 al 5 de febrero a la Península Arábiga será el primero de un papa romano. Y será el segundo de los cinco viajes al extranjero que está programado que Francis realice en los primeros seis meses de 2019.

Ya en el calendario están las visitas a Marruecos (30-31 de marzo), Bulgaria y Macedonia (5-7 de mayo) y Rumania (31 de mayo a 2 de junio). Se están considerando hasta cuatro viajes más al extranjero para más adelante en el año.

Con la excepción de Panamá, los católicos constituyen un pequeño porcentaje de la población en todos estos países. Y al visitarlos, el Papa Francisco continúa aceptando el desafío que le presentó a sus compañeros cardenales en los días previos a su elección como Obispo de Roma el 12 de marzo de 2013: impulsar la misión de la Iglesia a las periferias.

Jesús está llamando a la puerta para que salga

“La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir a las periferias, no solo aquellas que son geográficas, sino también existenciales: las del misterio del pecado, del sufrimiento, de la injusticia, la ignorancia y la ausencia de fe. “Los del pensamiento; los de toda forma de miseria”, dijo el entonces arzobispo de Buenos Aires.

Luego señaló un pasaje en el Libro de Apocalipsis donde Jesús dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo”.

“Obviamente, el texto se refiere al hecho de que él está parado afuera de la puerta y llama para entrar”, dijo el futuro papa. “Pero a veces creo que Jesús puede estar llamando desde adentro, así que lo dejaremos salir”.

Es una imagen que Francis ha usado para advertir que la Iglesia se convierta (o permanezca) en “auto-referencial” y enfocada interiormente. Él cree, con razón, que una Iglesia que se entregó a sí misma y que está obsesionada con los problemas internos se ve gravemente impedida de cumplir su verdadera misión.

Pero hay una serie de cuestiones críticas relacionadas con la Casa de Dios, particularmente en sus cámaras romanas, que no pueden ser ignoradas o evitadas.

Han sido motivo de escándalo para muchos y una herida para todos. Uno de ellos es el abuso sexual por parte de sacerdotes católicos y la forma inadecuada en que la jerarquía, especialmente el Vaticano y los papas, han respondido a esta conducta pecaminosa y criminal.

Una ‘cumbre’ del Vaticano sin precedentes sobre el abuso de menores

Cuando el Papa Francisco regrese de los Emiratos Árabes Unidos, tendrá poco más de dos semanas para hacer los preparativos finales para una reunión muy exagerada con los presidentes de todas las conferencias de obispos de todo el mundo, que muchos observadores han denominado la “cumbre” del Vaticano el abuso sexual

La reunión sin precedentes se anunció el 12 de septiembre como una reunión sobre el amplio y vago tema de la “protección de los menores”. Y los detalles de lo que está en la agenda de la reunión del 21 al 24 de febrero han sido casi tan vagos.

En un comunicado el 23 de noviembre (más de dos meses después del anuncio inicial), la Oficina de Prensa de la Santa Sede dijo que cuatro hombres, dos cardenales, un arzobispo y un sacerdote jesuita, fueron nombrados para formar el “comité organizador” para la reunión. .

Dijo que el equipo estaría formado por los cardenales Blase Cupich (arzobispo de Chicago) y Oswald Gracias (arzobispo de Mumbai), además del arzobispo Charles Scicluna (Malta) y el padre Hans Zollner SJ (presidente del Centro para la Protección de la Infancia de la Universidad Gregoriana).

El comunicado de prensa dijo que dos mujeres laicas de los laicos, la familia y la oficina de vida del Vaticano, así como “la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y algunas víctimas de abuso por parte de miembros del clero”, también estarían “involucradas en el trabajo preparatorio”. para la reunion.”

Pero cuál sería exactamente su participación, la declaración no lo dijo.

Corto de detalles

Desde que se publicó esta información, el Vaticano ha ofrecido solo algunos otros detalles.

No fue hasta hace unas semanas que la oficina de prensa anunció que el comité organizador se había reunido finalmente para una reunión (probablemente su primera) el 10 de enero y se había reunido en privado con el Papa Francisco.

Alessandro Gisotti, director interino de la oficina de prensa , dijo que el 16 de enero se decidió que la cumbre de los abusos de febrero incluiría “sesiones plenarias, grupos de trabajo, momentos de oración en común y escuchar testimonios, una liturgia penitencial y una celebración eucarística final. “

Dijo que el Papa se comprometió a estar presente durante los cuatro días y que había elegido al padre Federico Lombardi, el jesuita que dirigió la Radio Vaticana durante 26 años y fue director de la oficina de prensa de 2006-2016, para ser moderador de las sesiones plenarias.

En una declaración posterior, Gisotti dijo que el “propósito concreto” de la reunión de cuatro días es asegurarse de que todos los obispos “comprendan claramente lo que deben hacer para prevenir y combatir el problema mundial del abuso sexual de menores”.

El portavoz del Vaticano dijo que el Papa Francisco está convencido de que “un problema global solo puede resolverse con una respuesta global” y desea que la reunión de febrero sea “una asamblea de pastores, no una conferencia académica”.

Es “una reunión caracterizada por la oración y el discernimiento, una reunión catequética y de trabajo”.

El objetivo del Papa, dijo Gisotti, es enviar a los obispos de regreso a sus respectivos países con un claro entendimiento de qué leyes deben aplicarse para que “tomen las medidas necesarias para prevenir el abuso, cuidar de las víctimas y asegurarse de que Ningún caso está cubierto o enterrado “.

Expectativas excesivas

El portavoz restó importancia a las “altas expectativas que se han creado alrededor de la reunión”, subrayando que sería solo una etapa más en el doloroso viaje que la Iglesia ha emprendido sin cesar y de manera decisiva durante más de 15 años “.

Fue una nota de advertencia expresada por primera vez días antes por Andrea Tornielli, el hombre recientemente contratado para establecer la línea editorial oficial para todas las comunicaciones del Vaticano.

“Hay expectativas excesivas de los medios de comunicación en vista de la próxima reunión convocada por el Papa Francisco sobre la protección de menores y adultos vulnerables, como si se tratara de un evento a medio camino entre un concilio y un cónclave”, escribió Tornielli en un editorial del Vatican News en enero. 10.

“Lo que se debe enfatizar, sobre todo, es la universalidad típica de la Iglesia Católica y que reverbera en la reunión”, dijo.

“El fenómeno del abuso de menores, las experiencias horrendas de las víctimas, los procedimientos a ser aplicados frente a las acusaciones y las indicaciones para garantizar un ambiente seguro para los niños y los jóvenes, serán examinados desde una perspectiva que es No solo europeo o americano “, agregó el director editorial del Vaticano.

Evidentemente, los comentarios fueron dirigidos a ciertos comentaristas en los Estados Unidos, especialmente aquellos que han argumentado que los protocolos y procedimientos adoptados por los obispos de los Estados Unidos deben ser el prototipo de las normas universales.

Una catequesis para los obispos del mundo.

El Papa Francisco también trató de reducir el entusiasmo por la cumbre de abusos mientras hablaba con los reporteros en su vuelo del 27 de enero a Roma desde Panamá.

“Permítanme decir que sentí una expectativa algo inflada: debemos reducir las expectativas”, dijo.

Luego, básicamente admitiendo que la reunión de cuatro días con los obispos no sería el capítulo final para responder a la crisis de abuso, advirtió el Papa: “El problema de los abusos continuará. ¡Es un problema humano, pero humano en todas partes!”

Dijo que la reunión del Vaticano fue sugerida por su consejo de cardenales asesores del C9 como una forma de ofrecer una “catequesis” a los obispos del mundo sobre cómo responder al abuso en la Iglesia. “Pero primero tenemos que tomar conciencia, tener los protocolos establecidos y avanzar”, enfatizó.

De grandes esperanzas a profundas preocupaciones.

El anuncio en septiembre pasado de la cumbre del Vaticano sobre la “protección de los menores” (y los adultos vulnerables, según Tornielli), ha generado grandes esperanzas. Y no todas ellas son expectativas infladas o irrazonables.

Una de estas esperanzas se expresó a través de la petición de que los grupos de víctimas fueran consultados de manera significativa, directamente involucrados en la planificación e invitados a hablar en la reunión. No está claro cuán seriamente estas sugerencias han sido consideradas por el comité organizador.

Una cosa es segura: solo faltan unas pocas semanas para que comience la reunión, pero el Vaticano aún no ha publicado una lista completa de todos los participantes.

Sabemos que asistirán los presidentes de las conferencias de obispos, representantes de órdenes religiosas de hombres y mujeres, jefes de varias oficinas del Vaticano y algunas víctimas de abusos. Pero particularmente con respecto a los de este último grupo, nada se sabe.

¿Habrá representantes de adultos vulnerables? ¿Estarán representadas las hermanas religiosas que han sido maltratadas?

El secreto y la falta de transparencia que han rodeado gran parte de la manera en que los obispos de todo el mundo han lidiado durante tanto tiempo con la crisis de abuso sexual del clero (al igual que han tratado con muchas otras cosas), también tienen algo de control sobre esto Próxima reunion.

Poner en orden su propia casa.

Una cosa que es particularmente preocupante es la propia historia cuestionable del Papa Francisco de tratar con acusaciones de abuso, como el arzobispo de Buenos Aires, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y ahora como obispo de Roma.

Existe evidencia documentada que sugiere que estaba sordo a los gritos de las presuntas víctimas y que en general era lento para creer el alcance de los abusos en la Iglesia.

Su respuesta al abuso sexual por parte del clero ha sido marcada, en gran parte de su pontificado, por una actitud de ambivalencia. Algunos pueden decir que es un juicio injusto, pero ciertamente ha aparecido como vacilante en muchos casos en que actuó (o no actuó) en asuntos relacionados con el abuso.

A pesar de los dos intentos diferentes que hizo Francisco para establecer un procedimiento judicial para responsabilizar a los obispos por la mala gestión o encubrir los casos de abuso (uno en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que fue abortada rápidamente), el Vaticano nunca ha publicado ningún registro de un Obispo siendo sometido a juicio.

Recientemente, se anunció: ¡en Nueva York, no en Roma! – que el ex cardenal Theodore McCarrick estaba siendo juzgado (en ausencia) por algún aparato judicial del Vaticano. Una de las víctimas de McCarrick se ha quejado de que no se le ha pedido que preste testimonio.

Francis sacó a McCarrick del Colegio de Cardenales. Ahora hay especulaciones de que lo eliminará del sacerdocio (es decir, lo expulsará) antes de que tenga lugar la cumbre del Vaticano sobre el abuso.

Hace solo unos días , un sacerdote que ha estado trabajando en el CDF desde 1993 “renunció” más de cuatro años después de que fue acusado de hacer avances sexuales con una monja durante la confesión. ¡Más de cuatro años! ¿Cómo fue capaz de permanecer en su trabajo durante tanto tiempo? ¿Dónde estaba la tolerancia cero para los sacerdotes acusados ​​de manera creíble de que el Papa dice que favorece?

Y luego está el caso del obispo argentino que renunció repentinamente en 2017 más de 20 años antes de llegar a la edad de jubilación, supuestamente debido a dificultades para administrar su diócesis.

Francisco le creó un trabajo en una de las principales oficinas financieras del Vaticano meses después. Y ahora se ha revelado que el obispo fue reportado a la Santa Sede en 2015 por conducta sexual inapropiada con los seminaristas, aunque los funcionarios del Vaticano niegan que el Papa tuviera conocimiento de esto.

La dificultad de disciplinar a los obispos.

David Gibson , el galardonado periodista y director del Centro de Religión y Cultura de la Universidad de Fordham, afirma acertadamente que si bien “todo caso de abuso es un crimen, un horror y una tragedia”, es “el ocultamiento de esos actos”. Por los obispos encargados de supervisar a los sacerdotes, eso enfurece al rebaño “.

Para ser justos, el Papa Francisco eliminó a varios obispos acusados ​​de ocultar abusos, la mayoría de ellos en Chile, durante el año pasado.

Pero a estos obispos se les permitió renunciar oficialmente y ni el Papa ni nadie en el Vaticano han declarado de manera clara e inequívoca los motivos de tales renuncias.

Gibson expresa una modesta esperanza para la próxima cumbre de abusos, diciendo que “un paso simple, y que difícilmente debería ser controvertido, sería que el Vaticano explicara por qué un obispo se ha visto obligado a renunciar, o incluso por qué se le permite renunciar a él”. Todo y no ha sido despedido “.

El papa de 82 años ha aparecido en conflicto cuando se trata de despedir obispos. Y hay una explicación plausible para eso.

Durante su reciente conferencia de prensa en vuelo, dijo que la idea de la cumbre de abusos “fue concebida en el C9 [Consejo de Cardenales] porque vimos que algunos obispos no entendían bien o no sabían qué hacer, o lo hicieron. Una cosa buena o una cosa incorrecta “.

El papa debe hacer una elección decisiva.

¿Era solo una expresión noble de empatía por sus compañeros obispos, algunos de ellos amigos, que cometieron errores? ¿O fue una declaración autobiográfica, una admisión de que él, también, no siempre hizo lo correcto, ya sea porque no entendió o no sabía qué hacer?

Hay suficientes signos que apuntan a este último. Y tal vez es por eso que Francis ha parecido tan desgarrado a la hora de disciplinar a los obispos sobre este tema.

Si este es, de hecho, el caso, necesita decirlo, honestamente y con humildad, en la reunión del 21 al 24 de febrero en el Vaticano. Requeriría que se hiciera vulnerable, algo que haya hecho con respecto a otros asuntos en el pasado.

Algunos creen que el Papa Francisco ha sufrido una especie de conversión en los últimos meses en su propia comprensión del abuso en la Iglesia. Eso significa que es probable que no siempre lo haya tratado de la mejor manera.

Compartir su propio testimonio personal de fracasos puede ser la única manera en que él puede ayudar a lograr una conciencia y conversión entre el obispo que no puede admitir dónde ha fallado.

Podría ser uno de los momentos más decisivos para su legado al lidiar con la crisis más grave de la Iglesia en siglos.

Defendiendo la guerra y definiendo la paz en Afganistán


31 DE ENERO DE 2019

por KATHY KELLYFacebookTwitterGoogle+RedditCorreo electrónico

El 27 de enero de 2019, los talibanes y el gobierno de los Estados Unidos declararon públicamente la aceptación, en principio, de un borrador del marco para las negociaciones en curso que podría culminar en un acuerdo de paz para poner fin a una guerra de dos décadas en Afganistán.

A medida que aprendemos más sobre las negociaciones, es importante recordar a otros que trabajan para el diálogo y la negociación en Afganistán. Es preocupante que, hasta ahora, las líderes de los derechos de las mujeres no hayan sido invitadas a la mesa de negociaciones. Pero varios han desafiado la persecución potencial para afirmar la importancia de incluir a las mujeres en cualquier marco que busque crear paz y respetar los derechos humanos.

Una joven estudiante graduada de medicina me dijo que estaba privada de la escuela durante la era talibán. “Si el gobierno no protege los derechos básicos de las mujeres”, dijo, “podríamos perder el acceso a la atención médica y la educación”.

“La guerra fue iniciada por hombres, la guerra será terminada por hombres”, dijo un asistente de Rula Ghani, la esposa del presidente Ashraf Ghani, a un   reportero de Reuters . “Pero son las  mujeres y los niños los  que más sufren y tienen el derecho de definir la paz”. En 2018, la ONU expresó su alarma por el aumento en el uso de ataques aéreos por parte de las fuerzas estadounidenses y afganas, lo que causó un aumento en el número de muertos entre mujeres y niños. En el período previo a la última semana de negociaciones e incluso durante las negociaciones, los ataques y contraataques entre las partes en conflicto mataron a decenas de civiles, incluidos mujeres y niños. Tanto los talibanes como los EE. UU. Parecían decididos a mostrar fortaleza y apalancamiento demostrando su voluntad de matar a los inocentes.

Otro grupo que no está representado en la mesa de negociaciones es el ” Movimiento por la paz popular “. A partir de mayo de 2018, eligieron un camino que evita los ataques, la venganza o las represalias. Después de ataques mortales en su provincia natal de Helmand, los iniciadores de este movimiento caminaron humildemente, a veces incluso descalzos, cientos de millas, pidiendo a la gente que rechazara toda la  institución de la guerra.  Han instado a poner fin a la venganza y las represalias y han pedido a todas las partes en conflicto que apoyen un proceso de paz. Sus viajes por todo el país se han convertido en lugares para audiencias informales, lo que permite que las personas imaginen colectivamente la abolición de la guerra.

En los Estados Unidos tenemos mucho que aprender de las defensoras de los derechos humanos de las mujeres afganas y del Movimiento de la Paz de los Pueblos con respecto a la inutilidad de la guerra.

Desde 2001, ya un costo de 800 mil millones de dólares, el ejército de los Estados Unidos ha causado pérdidas irreparables y horribles en Afganistán. Los civiles afganos han soportado la invasión, la ocupación, los bombardeos aéreos, los ataques terrestres, la guerra con drones, la vigilancia extensa, el desplazamiento interno, el aumento de las poblaciones de refugiados, la degradación ambiental y la práctica de la detención indefinida y la tortura. ¿Cómo soportarían los ciudadanos de EE. UU. Una fracción de esta miseria?

Es lógico que esta letanía de sufrimiento lleve a una mayor resistencia insurgente, a un creciente apoyo para los talibanes y a una espiral de violencia.

A fines de 2018, incluso un alto comandante militar, el general de ejército Scott Miller, dijo a CNN que Estados Unidos no tenía ninguna posibilidad de una victoria militar en Afganistán. Afirmó que la lucha continuará hasta que haya un acuerdo político ,

Danny Sjursen , un general y autor excepcionalmente honesto, escribió en diciembre de 2018 que lo único que le quedaba a los militares de EE. UU. En Afganistán era perder.

El general de división Sjursen tuvo razón al admitir la inevitable derrota militar de los EE. UU. En Afganistán, pero hay algo más que los estadounidenses pueden y deben hacer. Es decir, pagar reparaciones por los 17 años de sufrimiento que hemos causado en Afganistán. Esto es, como dijo el profesor Noam Chomsky, “lo que cualquier país civilizado haría”.

Algunos podrían contrarrestar que Estados Unidos ya ha proporcionado más de $ 132 mil millones de dólares para la reconstrucción en Afganistán. Pero, ¿hizo esa suma una diferencia significativa en las vidas de los afganos empobrecidos por el desplazamiento y la guerra? Yo creo que no.

Desde 2008,  John Sopko , el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán, ha presentado informes cuatrienales al Congreso de los EE. UU. Que detallan las formas en que el desperdicio, la malversación, el fraude y el abuso han dado como resultado esfuerzos fallidos de reconstrucción. Sopko y sus equipos de investigadores y analistas ofrecieron una oportunidad para que las personas en los EE. UU. Nos vean a nosotros mismos como a menudo nos ve un público afgano cada vez más cínico. Pero rara vez nos enteramos de los informes SIGAR. De hecho, cuando el  presidente Trump se  enteró de estos informes de vigilancia durante su primera reunión del Gabinete de 2019, ¡se enfureció y dijo que deberían estar encerrados!

Es revelador que SIGAR fue precedido por SIGIR, (el Inspector General Especial para la Reconstrucción de Irak) que presentó informes igualmente críticos pero en gran parte desapercibidos.

Los ciudadanos estadounidenses a menudo consideran a su país como una nación civilizada que va a la guerra contra los tiranos demoníacos. El Dr. Martin Luther King ofreció una visión diferente. Nos instó a ver la humanidad de otros supuestos enemigos, a preguntarnos cómo nos ven otras personas y, de ese modo, a obtener la comprensión necesaria de nuestras propias debilidades. Si pudiéramos escuchar a otras personas amenazadas por el militarismo, incluido el nuestro, si pudiéramos ver cómo nuestras guerras han contribuido al terrorismo, la corrupción y el autoritarismo que ha convertido a los Estados Unidos en un estado de guerra permanente, podríamos encontrar el mismo valor que inspira a las personas valientes. en Afganistán para hablar y resistir la tiranía de la guerra que lo abarca todo.

Podríamos encontrarnos guiados por una pregunta ética esencial: ¿cómo podemos aprender a vivir juntos sin matarnos unos a otros? Si finalmente comprendemos la terrible y cada vez mayor urgencia de esta lección, podríamos anhelar ser vecinos globales de confianza que humildemente paguen reparaciones en lugar de justamente financiar guerras interminables.Únete al debate en FacebookMás artículos de: KATHY KELLY

KATHY KELLY co-coordina  Voces para la No Violencia Creativa  y ha trabajado en estrecha colaboración con los Jóvenes Voluntarios Afganospor la  Paz . Ella es la autora de Other Lands Have Dreams,  publicada por CounterPunch / AK Press. Puede ser contactada en:  Kathy@vcnv.org 

https://www.counterpunch.org/2019/01/31/defying-war-and-defining-peace-in-afghanistan/

Lucetta Scaraffia: “Los abusos a monjas cometidos por sacerdotes son un acto de poder”


  • DIRECTOR: JOSÉ MANUEL VIDAL

LA REVISTA DEL VATICANO ‘MUJER, IGLESIA, MUNDO’ ABORDA EL “ESCÁNDALO” DE LAS AGRESIONES A RELIGIOSAS

“Si la Iglesia sigue cerrando los ojos, la condición de opresión de las mujeres en la Iglesia nunca cambiará”C.D./AP, 01 de febrero de 2019 a las 16:05  

MonjasRELIGIÓN | VATICANO

(C.D./AP).- “Si la Iglesia sigue cerrando los ojos ante el escándalo” del abuso de monjas por parte de sacerdotes, “la condición de opresión de las mujeres en la Iglesia nunca cambiará“. Advertencia contundente de Lucetta Scaraffia, directora de la revista “Mujer, Iglesia, Mundo”del periódico vaticano L’Osservatore Romano. En un número especial, esta publicación de la Santa Sede aborda el problema de las agresiones a profesas que a veces llegan a los extremos de abortos forzados y niños no reconocidos por sacerdotes.

La revista del Vaticano denunció los abusos sexuales contra monjas cometidos por sacerdotes y el consiguiente “escándalo” de las religiosas que debieron abortar o dan a luz a niños cuyos padres no reconocen.

La edición de febrero de “Mujer Iglesia Mundo”fue publicada el viernes. Mencionó el análisis del Papa Francisco sobre los abusos al afirmar que el poder clerical es la raíz del problema.

Agregó que las monjas han callado durante años por miedo a las represalias contra ellas mismas o sus órdenes si denunciaban a los curas abusadores.

La publicación significa un notable reconocimiento público desde el interior del Vaticano de un problema que la Santa Sede conoce desde hace tiempo, pero que ha hecho poco o nada por enfrentar.

El año pasado, después que The Associated Press y otros medios informaron sobre el escándalo, la asociación internacional de órdenes religiosas de mujeres exhortó a las hermanas a denunciar los abusos a sus superiores y a la policía, rompiendo el silencio que durante muchos años ha ocultado el problema.

Diario Río Negro@rionegrocomar

En su artículo, la directora de la revista, Lucetta Scaraffia, observa que durante siglos las mujeres en la Iglesia han sido presentadas como “peligrosas y seductoras”, lo que ha significado un impedimento para que la jerarquía católica reconozca que pueden ser víctimas de insinuaciones sexuales indeseadas por parte de los sacerdotes.

“Pero aquí el análisis del Papa Francisco sobre el abuso puede resultar de ayuda: si se señala el poder y el clericalismo, el abuso contra las hermanas religiosas adquiere otro aspecto y se le puede reconocer por lo que es: un acto de poder en que el tacto se convierte en una violación de la intimidad personal”, escribió.

Según el artículo, en la década de 1990 se presentaron informes de las religiosas a funcionarios del Vaticano acerca de los abusos sexuales contra monjas por parte de sacerdotes en África, donde se les consideraba parejas “seguras” en medio de la crisis del VIH.

Si bien poco o nada ha cambiado, las religiosas del mundo en desarrollo y también de los países ricos empiezan a denunciar los abusos que sufren como parte de un reclamo general de mayor poder para las mujeres en la Iglesia, una derivación de la campaña #MeToo.

“Mujer Iglesia Mundo”, que aparece en italiano, francés y español, tuvo gran repercusión el año pasado con una edición dedicada al “trabajo” y un artículo que denunció cómo las monjas suelen ser tratadas como sirvientas por cardenales y obispos, para quienes cocinan y hacen el aseo por una remuneración casi nula. La edición actual está dedicada al sentido del “tacto” y cómo se lo puede pervertir.

En un editorial de presentación, la destacada intelectual judía Anna Foa escribió que el abuso transforma la caricia, ese aspecto fundamental del amor, “en una expresión de por sí sospechosa y prácticamente obscena”.

Foa también cita a Francisco cuando “agradeció a los periodistas que fueron honestos y objetivos al denunciar a los curas depredadores y hacer que se oigan las voces de las víctimas”.

Maria Jesus Pellejer@JesusPellejer

Los abusos contra monjas, el otro escándalo a punto de estallar en la Iglesia católica https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20190127/abusos-monjas-iglesia-catolica-7270604?utm_source=twitter&utm_medium=social …13:58 – 30 ene. 2019Información y privacidad de Twitter AdsLos abusos contra monjas, el otro escándalo a punto de estallar en la Iglesia católicaDiversas asociaciones denuncian que cientos de religiosas fueron violadas por sacerdotes durante añoselperiodico.comVer los otros Tweets de Maria Jesus Pellejer

https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2019/02/01/religion-iglesia-vaticano-revista-mujer-iglesia-mundo-l-osservatore-s

Revista denuncia abusos a monjas cometidos por sacerdotes


AP 01.02.2019 – 06:11H PST

La revista del Vaticano para mujeres denunció los abusos sexuales contra monjas cometidos por sacerdotes y el consiguiente “escándalo” de las religiosas que debieron abortar o dan a luz a niños cuyos… La revista del Vaticano para mujeres denunció los abusos sexuales contra monjas cometidos por sacerdotes y el consiguiente “escándalo” de las religiosas que debieron abortar o dan a luz a niños cuyos padres no reconocen. La edición de febrero de “Mujer Iglesia Mundo”, una revista mensual distribuida con el periódico vaticano L’Osservatore Romano, fue publicada el viernes. Mencionó el análisis del papa Francisco sobre los abusos al afirmar que el poder clerical es la raíz del problema. Agregó que las monjas han callado durante años por miedo a las represalias contra ellas mismas o sus órdenes si denunciaban a los curas abusadores. La publicación significa un notable reconocimiento público desde el interior del Vaticano de un problema que la Santa Sede conoce desde hace tiempo, pero que ha hecho poco o nada por enfrentar. El año pasado, después que The Associated Press y otros medios informaron sobre el escándalo, la asociación internacional de órdenes religiosas de mujeres exhortó a las hermanas a denunciar los abusos a sus superiores y a la policía, rompiendo el silencio que durante muchos años ha ocultado el problema. En su artículo, la directora de la revista, Lucetta Scaraffia, observa que durante siglos las mujeres en la Iglesia han sido presentadas como “peligrosas y seductoras”, lo que ha significado un impedimento para que la jerarquía católica reconozca que pueden ser víctimas de insinuaciones sexuales indeseadas por parte de los sacerdotes. “Pero aquí el análisis del papa Francisco sobre el abuso puede resultar de ayuda: si se señala el poder y el clericalismo, el abuso contra las hermanas religiosas adquiere otro aspecto y se le puede reconocer por lo que es: un acto de poder en que el tacto se convierte en una violación de la intimidad personal”, escribió. Según el artículo, en la década de 1990 se presentaron informes de las religiosas a funcionarios del Vaticano acerca de los abusos sexuales contra monjas por parte de sacerdotes en África, donde se les consideraba parejas “seguras” en medio de la crisis del VIH. Si bien poco o nada ha cambiado, las religiosas del mundo en desarrollo y también de los países ricos empiezan a denunciar los abusos que sufren como parte de un reclamo general de mayor poder para las mujeres en la Iglesia, una derivación de la campaña #MeToo. “Si la Iglesia sigue cerrando los ojos ante el escándalo _agravado por el hecho de que el abuso de mujeres provoca la procreación y por tanto da lugar a abortos forzados y niños no reconocidos por los sacerdotes_, la condición de opresión de las mujeres en la Iglesia nunca cambiará”, escribe Scaraffia. “Mujer Iglesia Mundo”, que aparece en italiano, francés y español, tuvo gran repercusión el año pasado con una edición dedicada al “trabajo” y un artículo que denunció cómo las monjas suelen ser tratadas como sirvientas por cardenales y obispos, para quienes cocinan y hacen el aseo por una remuneración casi nula. La edición actual está dedicada al sentido del “tacto” y cómo se lo puede pervertir. En un editorial de presentación, la destacada intelectual judía Anna Foa escribió que el abuso transforma la caricia, ese aspecto fundamental del amor, “en una expresión de por sí sospechosa y prácticamente obscena”. Foa también cita a Francisco cuando “agradeció a los periodistas que fueron honestos y objetivos al denunciar a los curas depredadores y hacer que se oigan las voces de las víctimas”.

Ver más en: https://www.20minutos.com/noticia/141678/0/revista-denuncia-abusos-a-monjas-cometidos-por-sacerdotes/#xtor=AD-1&xts=513357

MIS AGRADECIMIENTOS,POR LA SOLIDARIDAD Y APOYO: Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


Me permito agradecer a todos/as nuestros lectores/as su apoyo y solidaridad, ante el “bloqueo” que sufrió el blog, prohibiendo su compartir en Facebook. No se bloqueo la cuenta, solo el blog. diciendo; que se bloqueaba por ser “ofensivo”.

Afortunadamente, ya volvimos a la normalidad. Gracias, por su presencia entre nosotros.

Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP

Presbitera católica romana.

Esto no es una pipa: FERNANDO LACALLE


Por INFOVATICANA | 01 febrero, 2019

René Magritte tituló uno de sus cuadros como Ceci n’est pas une pipe. Esta afirmación (esto no es una pipa) figuraba pintada justo debajo de la imagen de una pipa. Algo parecido viene haciendo el Vaticano desde el cambio de guardia de fin de año en el equipo de comunicación: se afirma desde diversas instancias que la reunión de febrero no es un sínodo para resolver todos los problemas en torno a los abusos clericales. Va a ser una especie de catequesis dirigida a unificar criterio, a dar a conocer mejores prácticas, a sensibilizar. Y va a estar centrada en un único tema: los abusos a menores.

Se trata por parte del Vaticano de un ejercicio de gestión de las expectativas que se parece demasiado a un ponerse la venda antes de hacerse la herida. A una operación de control de daños preventiva.

Porque la imagen que todo el mundo se había hecho de la reunión de febrero es que era la respuesta del Vaticano (por sugerencia del C9) al escándalo McCarrick. Una especie de sínodo extraordinario, que evitaba tener que tomar medidas drásticas entonces, e incluso impedía que los obispos americanos las tomaran en su reunión de noviembre.

Esto no es una pipa, nos dicen ahora. Pero desde el principio todo el mundo se había imaginado una pipa. “No pienses en un elefante” escribió Lakoff, es el mejor modo de que la imagen de un elefante se fije en nuestra mente.

No sé, por ejemplo, qué conviene más: si cerrar jurídicamente el caso de los abusos del ex cardenal por la vía administrativa antes del evento, recordando que tenía algo que ver con esta reunión. O dejarlo pasar, sin resolverlo, como un tema que no afecta directamente a la reunión –salvo en la materialidad de los dos o tres casos de MacCarrick.

Más allá del aspecto de comunicación, uno se pregunta si era necesaria una reunión de este nivel sobre un tema tan trillado –en la teoría- como el de los abusos a menores. A esas alturas todo el mundo debería saber lo que se debe hacer. Quizá la respuesta razonable sería: hay muchos países en los que todavía no hay sensibilidad, ni procedimientos. Sea. Pero no es esa la imagen que nos hemos hecho desde el principio, ni nos preocupa el ABC de los abusos, sino el XYZ de las redes de encubrimiento entre el alto clero, con tanta frecuencia relacionadas con subculturas gais y otros desórdenes morales. El motivo por el que hubo dimisiones en la Comisión Vaticana sobre los abusos no fueron las políticas sobre abusos, sino las medidas para juzgar a obispos. Que es también el tema en el que el Vaticano echó el freno a la Conferencia Episcopal Americana.

En este ejercicio de gestión de expectativas, quizá ayudaría que los organizadores de la reunión de febrero reconocieran explícitamente la importancia de todos los demás temas relacionados e importantes que se quedarán en el tintero: abusos a adultos dependientes, homosexualidad en el clero, laxitud moral entre los sacerdotes y las autoridades de la Iglesia en materia sexual, encubrimiento y procesamiento de obispos, etc. Y que dieran alguna pista sobre cuándo y cómo se abordarán esos otros problemas.

Porque lo que la gente va a querer saber no es si el Papa está en contra de los abusos, que es evidente. Sino si el Papa y los jerarcas eclesiásticos están dispuestos a que se juzgue y condene a un amigo suyo que los cometa o los encubra. Y si están dispuestos a considerar entre los abusos intolerables –y considerarlos por tanto no solo pecadillos o problemas personales de templanza- aquellos que se realizan sobre seminaristas, personas consagradas, y personas bajo la cura pastoral de los agresores.

Yo sería capaz de creerme que todo esto no es una pipa, si me dicen cuándo, cómo y quién abordará esos otros temas. Si no, me temo que esto es en realidad una pipa.

https://infovaticana.com/2019/02/01/esto-no-es-una-pipa/

WikiLeaks filtra carta del Papa Francisco y enciende alertas en el Vaticano


Autor: Fernando Fuentes

 VIE 1 FEB 2019 |  05:00 AM

LOS FIELES SALUDAN Y TOMAN FOTOS AL PAPA FRANCISCO EN EL AULA PABLO VI, EN EL VATICANO, EL MIÉRCOLES.

Misiva de 2016 revela que el Pontífice apoyó la opinión del cardenal Burke de que la distribución de anticonceptivos por parte de la Orden de Malta debía detenerse.

Acostumbrada a revelar secretos gubernamentales y corporativos, la organización WikiLeaks publicó el miércoles una carta confidencial que confirma que el Papa Francisco se opuso firmemente a que la Orden de Malta distribuyera anticonceptivos como parte de su labor humanitaria y que deseaba que el problema estuviera “completamente resuelto”.

En la carta, fechada el 1 de diciembre de 2016, y dirigida al cardenal Raymond Burke, patrón de la Orden de Malta, el Papa destaca que la Orden “debe garantizar que los métodos y medios que utiliza en sus iniciativas y trabajos de atención médica no son contrarios a la ley moral “. Y añade que si “en el pasado ha habido un problema de esta naturaleza, espero que se pueda resolver por completo”, según informa el portal National Catholic Register, que consigna parte de la misiva.

El Pontífice aludía a los descubrimientos de una investigación hecha por la Orden de Malta, publicada en enero de 2016, que documentaba que la Malteser International, la amplia agencia de ayuda humanitaria de los Caballeros, había distribuido miles de condones y de anticonceptivos orales, principalmente para contribuir a prevenir que las prostitutas en el Lejano Oriente y África contrajeran HIV/SIDA, pero también como programa de planificación familiar.

Según el National Catholic Register, en su carta del 1 de diciembre, el Papa le comenta al cardenal Burke que estaría “muy decepcionado si -como usted me dijo- algunos de los altos funcionarios estuvieran enterados de tales prácticas como la distribución de anticonceptivos y, sin embargo, no hubieran intervenido para terminar tales cosas”.

“No tengo dudas”, prosiguió el Papa, “de que al seguir los principios de Pablo y ‘viviendo según la verdad y en caridad’ (Efesios 4:15), el tema podía ser discutido con estos funcionarios y obtener la rectificación necesaria”.

Para el diario The Washington Post, los documentos filtrados por WikiLeaks ofrecen pocas noticias sobre una pelea que hace dos años se cubrió ampliamente en los medios de comunicación. De hecho, el influyente periódico estadounidense destaca que “su contenido parece especialmente miserable en un momento en que el Vaticano está envuelto en escándalos en múltiples continentes”.

Pero la filtración, apunta el Post, “representa la primera vez que WikiLeaks ha centrado su atención en los asuntos internos de la Santa Sede, que son a menudo sórdidos, y algunos observadores del Vaticano se preguntaron si más secretos dañinos podrían comenzar a escapar de los muros de la ciudad-estado”.

Al respecto, Marco Politti, uno de los vaticanistas más prestigiosos y columnista de Il Fatto Quotidiano, dice al Post que “el hecho en sí mismo, WikiLeaks entrando en los asuntos internos del Vaticano, es una campana de alarma”. “El tema en sí no es interesante. Estas son viejas diatribas, viejas luchas. Pero lo importante será el siguiente paso. ¿Habrá una (filtración) de WikiLeaks posterior en algo que no haya sido revelado previamente? Si WikiLeaks saca información sobre la pedofilia o los escándalos bancarios, entonces tendremos algo nuevo”, advierte.

https://www.latercera.com/mundo/noticia/wikileaks-filtra-carta-del-papa-francisco-enciende-alertas-vaticano/510473/

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: