Testimonio de Francisco: ¿Finalmente se aclarará el abuso sexual?


El Papa de los viajeros frecuentes pronto enfrentará uno de los mayores desafíos de su pontificado.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano1 de febrero de 2019

Papa Francisco durante un discurso el 31 de julio de 2018 en la Plaza de San Pedro, Vaticano. (Foto por Andreas Solaro / AFP)

El Papa Francisco se dirige a los Emiratos Árabes Unidos el domingo, apenas una semana después de regresar de una visita de cinco días a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud.

El viaje del 3 al 5 de febrero a la Península Arábiga será el primero de un papa romano. Y será el segundo de los cinco viajes al extranjero que está programado que Francis realice en los primeros seis meses de 2019.

Ya en el calendario están las visitas a Marruecos (30-31 de marzo), Bulgaria y Macedonia (5-7 de mayo) y Rumania (31 de mayo a 2 de junio). Se están considerando hasta cuatro viajes más al extranjero para más adelante en el año.

Con la excepción de Panamá, los católicos constituyen un pequeño porcentaje de la población en todos estos países. Y al visitarlos, el Papa Francisco continúa aceptando el desafío que le presentó a sus compañeros cardenales en los días previos a su elección como Obispo de Roma el 12 de marzo de 2013: impulsar la misión de la Iglesia a las periferias.

Jesús está llamando a la puerta para que salga

“La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir a las periferias, no solo aquellas que son geográficas, sino también existenciales: las del misterio del pecado, del sufrimiento, de la injusticia, la ignorancia y la ausencia de fe. “Los del pensamiento; los de toda forma de miseria”, dijo el entonces arzobispo de Buenos Aires.

Luego señaló un pasaje en el Libro de Apocalipsis donde Jesús dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo”.

“Obviamente, el texto se refiere al hecho de que él está parado afuera de la puerta y llama para entrar”, dijo el futuro papa. “Pero a veces creo que Jesús puede estar llamando desde adentro, así que lo dejaremos salir”.

Es una imagen que Francis ha usado para advertir que la Iglesia se convierta (o permanezca) en “auto-referencial” y enfocada interiormente. Él cree, con razón, que una Iglesia que se entregó a sí misma y que está obsesionada con los problemas internos se ve gravemente impedida de cumplir su verdadera misión.

Pero hay una serie de cuestiones críticas relacionadas con la Casa de Dios, particularmente en sus cámaras romanas, que no pueden ser ignoradas o evitadas.

Han sido motivo de escándalo para muchos y una herida para todos. Uno de ellos es el abuso sexual por parte de sacerdotes católicos y la forma inadecuada en que la jerarquía, especialmente el Vaticano y los papas, han respondido a esta conducta pecaminosa y criminal.

Una ‘cumbre’ del Vaticano sin precedentes sobre el abuso de menores

Cuando el Papa Francisco regrese de los Emiratos Árabes Unidos, tendrá poco más de dos semanas para hacer los preparativos finales para una reunión muy exagerada con los presidentes de todas las conferencias de obispos de todo el mundo, que muchos observadores han denominado la “cumbre” del Vaticano el abuso sexual

La reunión sin precedentes se anunció el 12 de septiembre como una reunión sobre el amplio y vago tema de la “protección de los menores”. Y los detalles de lo que está en la agenda de la reunión del 21 al 24 de febrero han sido casi tan vagos.

En un comunicado el 23 de noviembre (más de dos meses después del anuncio inicial), la Oficina de Prensa de la Santa Sede dijo que cuatro hombres, dos cardenales, un arzobispo y un sacerdote jesuita, fueron nombrados para formar el “comité organizador” para la reunión. .

Dijo que el equipo estaría formado por los cardenales Blase Cupich (arzobispo de Chicago) y Oswald Gracias (arzobispo de Mumbai), además del arzobispo Charles Scicluna (Malta) y el padre Hans Zollner SJ (presidente del Centro para la Protección de la Infancia de la Universidad Gregoriana).

El comunicado de prensa dijo que dos mujeres laicas de los laicos, la familia y la oficina de vida del Vaticano, así como “la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y algunas víctimas de abuso por parte de miembros del clero”, también estarían “involucradas en el trabajo preparatorio”. para la reunion.”

Pero cuál sería exactamente su participación, la declaración no lo dijo.

Corto de detalles

Desde que se publicó esta información, el Vaticano ha ofrecido solo algunos otros detalles.

No fue hasta hace unas semanas que la oficina de prensa anunció que el comité organizador se había reunido finalmente para una reunión (probablemente su primera) el 10 de enero y se había reunido en privado con el Papa Francisco.

Alessandro Gisotti, director interino de la oficina de prensa , dijo que el 16 de enero se decidió que la cumbre de los abusos de febrero incluiría “sesiones plenarias, grupos de trabajo, momentos de oración en común y escuchar testimonios, una liturgia penitencial y una celebración eucarística final. “

Dijo que el Papa se comprometió a estar presente durante los cuatro días y que había elegido al padre Federico Lombardi, el jesuita que dirigió la Radio Vaticana durante 26 años y fue director de la oficina de prensa de 2006-2016, para ser moderador de las sesiones plenarias.

En una declaración posterior, Gisotti dijo que el “propósito concreto” de la reunión de cuatro días es asegurarse de que todos los obispos “comprendan claramente lo que deben hacer para prevenir y combatir el problema mundial del abuso sexual de menores”.

El portavoz del Vaticano dijo que el Papa Francisco está convencido de que “un problema global solo puede resolverse con una respuesta global” y desea que la reunión de febrero sea “una asamblea de pastores, no una conferencia académica”.

Es “una reunión caracterizada por la oración y el discernimiento, una reunión catequética y de trabajo”.

El objetivo del Papa, dijo Gisotti, es enviar a los obispos de regreso a sus respectivos países con un claro entendimiento de qué leyes deben aplicarse para que “tomen las medidas necesarias para prevenir el abuso, cuidar de las víctimas y asegurarse de que Ningún caso está cubierto o enterrado “.

Expectativas excesivas

El portavoz restó importancia a las “altas expectativas que se han creado alrededor de la reunión”, subrayando que sería solo una etapa más en el doloroso viaje que la Iglesia ha emprendido sin cesar y de manera decisiva durante más de 15 años “.

Fue una nota de advertencia expresada por primera vez días antes por Andrea Tornielli, el hombre recientemente contratado para establecer la línea editorial oficial para todas las comunicaciones del Vaticano.

“Hay expectativas excesivas de los medios de comunicación en vista de la próxima reunión convocada por el Papa Francisco sobre la protección de menores y adultos vulnerables, como si se tratara de un evento a medio camino entre un concilio y un cónclave”, escribió Tornielli en un editorial del Vatican News en enero. 10.

“Lo que se debe enfatizar, sobre todo, es la universalidad típica de la Iglesia Católica y que reverbera en la reunión”, dijo.

“El fenómeno del abuso de menores, las experiencias horrendas de las víctimas, los procedimientos a ser aplicados frente a las acusaciones y las indicaciones para garantizar un ambiente seguro para los niños y los jóvenes, serán examinados desde una perspectiva que es No solo europeo o americano “, agregó el director editorial del Vaticano.

Evidentemente, los comentarios fueron dirigidos a ciertos comentaristas en los Estados Unidos, especialmente aquellos que han argumentado que los protocolos y procedimientos adoptados por los obispos de los Estados Unidos deben ser el prototipo de las normas universales.

Una catequesis para los obispos del mundo.

El Papa Francisco también trató de reducir el entusiasmo por la cumbre de abusos mientras hablaba con los reporteros en su vuelo del 27 de enero a Roma desde Panamá.

“Permítanme decir que sentí una expectativa algo inflada: debemos reducir las expectativas”, dijo.

Luego, básicamente admitiendo que la reunión de cuatro días con los obispos no sería el capítulo final para responder a la crisis de abuso, advirtió el Papa: “El problema de los abusos continuará. ¡Es un problema humano, pero humano en todas partes!”

Dijo que la reunión del Vaticano fue sugerida por su consejo de cardenales asesores del C9 como una forma de ofrecer una “catequesis” a los obispos del mundo sobre cómo responder al abuso en la Iglesia. “Pero primero tenemos que tomar conciencia, tener los protocolos establecidos y avanzar”, enfatizó.

De grandes esperanzas a profundas preocupaciones.

El anuncio en septiembre pasado de la cumbre del Vaticano sobre la “protección de los menores” (y los adultos vulnerables, según Tornielli), ha generado grandes esperanzas. Y no todas ellas son expectativas infladas o irrazonables.

Una de estas esperanzas se expresó a través de la petición de que los grupos de víctimas fueran consultados de manera significativa, directamente involucrados en la planificación e invitados a hablar en la reunión. No está claro cuán seriamente estas sugerencias han sido consideradas por el comité organizador.

Una cosa es segura: solo faltan unas pocas semanas para que comience la reunión, pero el Vaticano aún no ha publicado una lista completa de todos los participantes.

Sabemos que asistirán los presidentes de las conferencias de obispos, representantes de órdenes religiosas de hombres y mujeres, jefes de varias oficinas del Vaticano y algunas víctimas de abusos. Pero particularmente con respecto a los de este último grupo, nada se sabe.

¿Habrá representantes de adultos vulnerables? ¿Estarán representadas las hermanas religiosas que han sido maltratadas?

El secreto y la falta de transparencia que han rodeado gran parte de la manera en que los obispos de todo el mundo han lidiado durante tanto tiempo con la crisis de abuso sexual del clero (al igual que han tratado con muchas otras cosas), también tienen algo de control sobre esto Próxima reunion.

Poner en orden su propia casa.

Una cosa que es particularmente preocupante es la propia historia cuestionable del Papa Francisco de tratar con acusaciones de abuso, como el arzobispo de Buenos Aires, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y ahora como obispo de Roma.

Existe evidencia documentada que sugiere que estaba sordo a los gritos de las presuntas víctimas y que en general era lento para creer el alcance de los abusos en la Iglesia.

Su respuesta al abuso sexual por parte del clero ha sido marcada, en gran parte de su pontificado, por una actitud de ambivalencia. Algunos pueden decir que es un juicio injusto, pero ciertamente ha aparecido como vacilante en muchos casos en que actuó (o no actuó) en asuntos relacionados con el abuso.

A pesar de los dos intentos diferentes que hizo Francisco para establecer un procedimiento judicial para responsabilizar a los obispos por la mala gestión o encubrir los casos de abuso (uno en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que fue abortada rápidamente), el Vaticano nunca ha publicado ningún registro de un Obispo siendo sometido a juicio.

Recientemente, se anunció: ¡en Nueva York, no en Roma! – que el ex cardenal Theodore McCarrick estaba siendo juzgado (en ausencia) por algún aparato judicial del Vaticano. Una de las víctimas de McCarrick se ha quejado de que no se le ha pedido que preste testimonio.

Francis sacó a McCarrick del Colegio de Cardenales. Ahora hay especulaciones de que lo eliminará del sacerdocio (es decir, lo expulsará) antes de que tenga lugar la cumbre del Vaticano sobre el abuso.

Hace solo unos días , un sacerdote que ha estado trabajando en el CDF desde 1993 “renunció” más de cuatro años después de que fue acusado de hacer avances sexuales con una monja durante la confesión. ¡Más de cuatro años! ¿Cómo fue capaz de permanecer en su trabajo durante tanto tiempo? ¿Dónde estaba la tolerancia cero para los sacerdotes acusados ​​de manera creíble de que el Papa dice que favorece?

Y luego está el caso del obispo argentino que renunció repentinamente en 2017 más de 20 años antes de llegar a la edad de jubilación, supuestamente debido a dificultades para administrar su diócesis.

Francisco le creó un trabajo en una de las principales oficinas financieras del Vaticano meses después. Y ahora se ha revelado que el obispo fue reportado a la Santa Sede en 2015 por conducta sexual inapropiada con los seminaristas, aunque los funcionarios del Vaticano niegan que el Papa tuviera conocimiento de esto.

La dificultad de disciplinar a los obispos.

David Gibson , el galardonado periodista y director del Centro de Religión y Cultura de la Universidad de Fordham, afirma acertadamente que si bien “todo caso de abuso es un crimen, un horror y una tragedia”, es “el ocultamiento de esos actos”. Por los obispos encargados de supervisar a los sacerdotes, eso enfurece al rebaño “.

Para ser justos, el Papa Francisco eliminó a varios obispos acusados ​​de ocultar abusos, la mayoría de ellos en Chile, durante el año pasado.

Pero a estos obispos se les permitió renunciar oficialmente y ni el Papa ni nadie en el Vaticano han declarado de manera clara e inequívoca los motivos de tales renuncias.

Gibson expresa una modesta esperanza para la próxima cumbre de abusos, diciendo que “un paso simple, y que difícilmente debería ser controvertido, sería que el Vaticano explicara por qué un obispo se ha visto obligado a renunciar, o incluso por qué se le permite renunciar a él”. Todo y no ha sido despedido “.

El papa de 82 años ha aparecido en conflicto cuando se trata de despedir obispos. Y hay una explicación plausible para eso.

Durante su reciente conferencia de prensa en vuelo, dijo que la idea de la cumbre de abusos “fue concebida en el C9 [Consejo de Cardenales] porque vimos que algunos obispos no entendían bien o no sabían qué hacer, o lo hicieron. Una cosa buena o una cosa incorrecta “.

El papa debe hacer una elección decisiva.

¿Era solo una expresión noble de empatía por sus compañeros obispos, algunos de ellos amigos, que cometieron errores? ¿O fue una declaración autobiográfica, una admisión de que él, también, no siempre hizo lo correcto, ya sea porque no entendió o no sabía qué hacer?

Hay suficientes signos que apuntan a este último. Y tal vez es por eso que Francis ha parecido tan desgarrado a la hora de disciplinar a los obispos sobre este tema.

Si este es, de hecho, el caso, necesita decirlo, honestamente y con humildad, en la reunión del 21 al 24 de febrero en el Vaticano. Requeriría que se hiciera vulnerable, algo que haya hecho con respecto a otros asuntos en el pasado.

Algunos creen que el Papa Francisco ha sufrido una especie de conversión en los últimos meses en su propia comprensión del abuso en la Iglesia. Eso significa que es probable que no siempre lo haya tratado de la mejor manera.

Compartir su propio testimonio personal de fracasos puede ser la única manera en que él puede ayudar a lograr una conciencia y conversión entre el obispo que no puede admitir dónde ha fallado.

Podría ser uno de los momentos más decisivos para su legado al lidiar con la crisis más grave de la Iglesia en siglos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: