Rusia propone iniciativa de ‘medidas pacíficas’ venezolanas a la ONU


Rusia propone venezolana

El único objetivo de Trump: acabar con el chavismo

por Alex Anfruns

Rusia reiteró su apoyo al presidente elegido democráticamente, Nicolás Maduro, y presentó una iniciativa de “medidas pacíficas” al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con respecto a Venezuela. 

El viernes por la tarde, Rusia propuso un llamamiento al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, para terminar con la interferencia externa de los Estados Unidos y sus naciones aliadas. 

RELACIONADO: 
El bloqueo de Estados Unidos en Venezuela ha costado US $ 350 mil millones: informe

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, no se ha negado a llamar a las fuerzas de oposición para que acudan a la mesa de negociaciones en un intento por entablar un diálogo pacífico sobre el intento de golpe de Estados Unidos en la nación sudamericana, y ahora Rusia ha sugerido una nueva resolución. para ayudar a Maduro a proteger la soberanía del país contra cualquier posible intervención militar extranjera.

Según AP, la propuesta de Moscú exige “resolver las tensiones políticas en Venezuela a través de ‘medidas pacíficas’ basadas en un ‘acuerdo político’ sin condiciones previas ni interferencias externas”.

Reuters informó que “el borrador ruso expresaría preocupación por los intentos de intervenir en asuntos que son esencialmente dentro de la jurisdicción nacional. También expresaría preocupación por las amenazas de uso de la fuerza contra la integridad territorial y la independencia política de Venezuela”.

Además, TeleSUR Spanish informó que el embajador ruso en Uruguay, Nikolai Sofinski, confirmó la posición de su país para apoyar los esfuerzos realizados por México, Uruguay, Bolivia y la Comunidad de Estados del Caribe (CARICOM) para promover mecanismos de diálogo entre el Gobierno de Venezuela. y la oposición.

“Apoyamos todas las iniciativas que abogan por el diálogo como medio de solución, que aboga por que las partes opuestas estén de acuerdo sin condiciones previas, imposiciones o interferencias de ningún tipo”, dijo Sofinski a la cadena de televisión pública rusa, Rossiya.

El presidente boliviano, Evo Morales, dio su apoyo al diálogo pacífico y luego expresó en Twitter su descontento por los intentos de los Estados Unidos de un golpe de estado. “Rechazamos las declaraciones del autoproclamado Juan Guaidó, quien acoge con satisfacción una intervención militar de los Estados Unidos en Venezuela. Me pregunto qué tienen que decir los presidentes de los hermanos que lo reconocieron sobre tal incitación a la guerra en América Latina”. 

We reject the statements by the self-proclaimed Juan Guaidó who welcomes a US military intervention in Venezuela. I wonder what the brothers presidents who recognized him have to say about such incitement to war in Latin America6019:14 PM – Feb 9, 2019Twitter Ads info and privacy477 people are talking about this

En el artículo, “La vida cotidiana en Venezuela, lejos de una crisis humanitaria” (originalmente publicado en La Jornada), el  autor Luis Hernández Navarro escribe: “¿Existe una crisis humanitaria en Venezuela como dice la oposición? No, ni siquiera de forma remota. A La crisis humanitaria es una situación de emergencia en la que la vida, la salud, la seguridad o el bienestar de una comunidad o grupo de personas en un país o región se ven amenazados. Y en Venezuela la vida continúa. No hay nada que justifique de qué se trata la administración. Donald Trump y Juan Guiadó quieren hacer, una intervención humanitaria de otras naciones “.

Washington respondió a la propuesta de Rusia exigiendo que el Consejo de Seguridad solicite formalmente una nueva elección presidencial en Venezuela, instando a la comunidad internacional a que ofrezca su “pleno apoyo a la Asamblea Nacional como la única institución elegida democráticamente”, informa Reuters.

https://www.telesurenglish.net//news/Russia-Proposes-Venezuelan-Peaceful-Measures-Initiative-to-UN-2019

Yo acuso


10.02.19 | 12:24. Archivado en Papa, , IglesiaDerechos Fundamentales

Tal y como el caso Dreyfus de finales del siglo XIX, conmocionó a la sociedad francesa de la época, hemos podido saber las vergonzantes historias que creíamos, en nuestra ingenuidad, que eran casos aislados y que no subyugaban tanto a la Iglesia jerárquica.

Pero no, el papa Francisco, reconoce los abusos a algunas monjas por parte de curas y obispos y dijo que trabaja para buscar soluciones contra esta situación, que «viene de lejos». En la rueda de prensa a bordo del avión que le trajo de regreso de su viaje a Emiratos Árabes Unidos el papa reconoció la existencia del problema, es decir, de algo enquistado:

«Es cierto, es un problema (…) Dentro de la Iglesia ha habido clérigos que han hecho esto (…) Ha habido sacerdotes y también obispos que han hecho esto», dijo Francisco sobre las denuncias de abusos de algunas religiosas. Continuó: «¿Hay que hacer algo más? Sí ¿Tenemos la voluntad? Sí. Pero es un camino que viene de lejos», señaló.

Pero la estrella del crucificado, que viene de más lejos, por muy radiante y afortunada que queramos vestirla, no son más que oropeles y se ve amenazada por la más vergonzosa a imborrable de las manchas.

No solo es inaceptable y antievangélico, como dicen desde la asociación de teólogas, es mucho más grave: por la indignidad de los delitos, por la destrucción profunda y radical de las personas de buena fe y por el uso y abuso de la libertad ajena.

La expulsión del estado clerical es poco para estos depredadores que se esconden detrás de una cruz. No pueden quedar sin el mayor de los castigos, la cárcel y la repulsa social.

Se han llegado incluso a crear comunidades, como la de Saint Jean —denunciada por el Vaticano— como una orden donde las monjas fueron esclavizadas por su fundador y otros sacerdotes bajo la «teoría del amor de la amistad», que utilizaban para asediar a las religiosas y justificar los abusos.

«Ha habido casos en los que los sacerdotes dejaron embarazadas a las monjas y luego las obligaron a abortar», denuncia Doris Wagner (activista por los derechos de la mujer en la Iglesia), que aporta datos de un informe, que apunta que «el 40% de las religiosas han sufrido abuso sexual, el 10% antes de unirse a la vida religiosa y el 30% después». Pero, ¿cómo es posible que obispos y sacerdotes católicos abusen y violen a niños/as y monjas? ¿Es suficiente con decir que también se hace en otros lares? ¿No tienen los obispos y sacerdotes católicos mayor responsabilidad para con el prójimo y para con el mundo?

No es solo un problema de patriarcado y clericalismo, que también tienen su retranca, sino de unas mentes abyectas, increyentes, cegadas por el poder y el deseo. De una percepción de sí mismos pagada de vanidad: son las huestes del anticristo.

Son consecuencia de las viciadas relaciones humanas que se instalan entre clérigos y laicos, es el poder jerárquico del que se usa y abusa sistémica y arbitrariamente.

Me viene a la mente que si esto ocurre con las monjas, si no ocurrirá lo mismo en algunas delegaciones diocesanas de enseñanza, donde las propuestas para enseñar en la escuela pública y privada están presididas por la arbitrariedad y el nepotismo, incluso con el beneplácito de las administraciones. ¡Quién sabe cuántas mujeres ¡y hombres! han podido ser ultrajados, directa o indirectamente, para obtener un trabajo…!

Lo cierto es que actualmente, los cardenales y obispos, además de algunos sacerdotes tienen a su servicio, como sirvientas, a congregaciones de religiosas. Solo rechazando ese servicio intolerable y de tipo esclavista creeremos que la jerarquía quiere atajar algunos de los problemas de la mujer en la Iglesia: Hic sunt dracones.

http://blogs.periodistadigital.com/speculum.php/2019/02/10/yo-acuso-4

Agentes y espías se infiltran en las Iglesias


02/09/2019 ZHOU XIAOLU

La iglesia está en una reunión
(Tomada de Internet)

Agentes gubernamentales asisten a todos los servicios y los miembros de la Iglesias son sobornados para informar al Gobierno, provocando paranoia entre los creyentes.

Una de las prácticas consistentes del Partido Comunista Chino (PCCh) es la infiltración de agentes gubernamentales y espías en Iglesias de las Tres Autonomías y domésticas para que lleven a cabo vigilancia a largo plazo. Estos espías vigilan secretamente a los cristianos —especialmente el discurso y los movimientos de los predicadores y líderes— y le reportan lo que ven al Gobierno.

A fines del año pasado, Bitter Winter habló con un agente de la Agencia de Seguridad del Estado que había estado monitoreando una Iglesia de las Tres Autonomíasemplazada en la provincia china oriental de Zhejiang. La Agencia de Seguridad del Estado es la principal agencia de inteligencia del PCCh y una de sus funciones es la vigilancia de disidentes y personas religiosas.

“Para decirlo claramente, la Agencia de Seguridad Nacional fue establecida para evitar que el régimen estatal sea derrocado”, afirmó el agente. “Vigilamos cualquier organización que esté creciendo”.

El agente de Seguridad Nacional fue inusualmente honesto y directo en su discurso. “La gente que ves en las iglesias no son todos cristianos. Entre ellos también hay individuos pertenecientes al Departamento de Trabajo del Frente Unido (UFWD, por sus siglas en inglés) y también puede haber empleados de la Agencia de Seguridad del Estado local. Los mismos están equipados con cámaras ocultas y otros equipos de vigilancia. Observan los movimientos de los cristianos para ver si están hablando de manera desventajosa contra el Gobierno. En el pasado, el equipo de vigilancia que era colocado en las iglesias no tenía audio y solo se podían analizar los movimientos de los cristianos a través de lo captado por las grabaciones de video. Actualmente, no obstante, podemos escuchar y monitorear lo que dicen en persona. Cuando descubrimos una anomalía, la reportamos de inmediato y hacemos que las personas en cuestión sean detenidas. Algunas personas no tienen idea de lo que está sucediendo, incluso cuando están siendo detenidas”.

El agente continuó diciendo: “Algunas Iglesias no tienen muchos miembros, pero igualmente colocamos espías en ellas. Infiltramos varios agentes en la mayoría de las Iglesias, a pesar de que ni siquiera sabemos las identidades de todos. Todo es muy secreto y los familiares más cercanos de muchos de los agentes no conocen su verdadera identidad”.

Estos tipos de vigilancia son a largo plazo y se espera que los agentes asistan a la iglesia todas las semanas para escuchar los sermones.

En algunas Iglesias es más difícil infiltrar agentes debido a que la persecución intensa a la que fueron sometidas las ha llevado a desconfiar de los forasteros. Para poder monitorear a esos grupos religiosos, el PCCh a menudo intenta sobornar a miembros de la comunidad para que los mismos sean los encargados de recopilar información.

Recientemente, Bitter Winter entrevistó a un expredicador de una Iglesia de las Tres Autonomías emplazada en la provincia china noroccidental de Shaanxi. El Gobierno local intentó sobornarlo en múltiples ocasiones, ofreciéndole un alto salario si se infiltraba en la Iglesia de Dios Todopoderoso.

Este predicador, que no estuvo dispuesto a revelar su nombre y apellido, declaró que un jefe de división de la Agencia de Asuntos Religiosos local comenzó a ponerse en contacto con él en el año 2013. Le dijeron que su predicación era excelente y que podría ganarse la confianza de la Iglesia de Dios Todopoderoso e infiltrarse en la misma de manera encubierta. El Gobierno le ofreció pagarle 5000 yuanes (aproximadamente 714 al mes) por mes a modo de compensación para que actuara como su agente. No obstante, tendría que permanecer encubierto durante 2 o 3 años y durante ese tiempo tendría que reportar de manera regular las actividades de la Iglesia.

El predicador declaró: “No podían lograr que el personal regular de Seguridad del Estado realizara este trabajo, por lo que no tuvieron más remedio que tratar de sobornar a un creyente para que lo hiciera. La Agencia de Asuntos Religiosos y el UFWD se pusieron en contacto conmigo repetidamente durante un período de seis meses. Simplemente me hice el tonto cada vez que me contactaban, poniendo excusas para mantenerme al margen. Si aceptara su oferta, sería un Judas, y el Señor no estaría complacido con mi accionar”.

Este predicador le dijo a Bitter Winter que también estaba siendo vigilado continuamente por el espía infiltrado en su Iglesia por el PCCh, razón por la cual los funcionarios de la Agencia de Asuntos Religiosos sabían que su prédica era buena.

La infiltración de espías en Iglesias es común en China y las autoridades están extendiendo dicha práctica. De acuerdo con el acta de una reunión interna, todos los oficiales de policía de una Brigada de Seguridad Nacional de una ciudad en la provincia de Jiangxi asistieron a un simposio celebrado en diciembre de 2018 por la subagencia de seguridad pública. En la reunión se exigió dedicar mayor esfuerzo al trabajo de recopilación de información sobre grupos religiosos, especialmente de aquellos catalogados como xie jiao. El simposio también exigía una mayor formación de agentes de inteligencia de élite, un fortalecimiento de las fuerzas secretas, y enfatizaba la necesidad de que agentes de inteligencia de alta calidad pudieran infiltrarse en organizaciones específicas y acercarse a las figuras clave.

La presencia ubicua de espías ha provocado que las Iglesias se vuelvan paranoicas y que traten a los forasteros con escepticismo. Durante una entrevista con católicos clandestinos, los creyentes intentaron reiteradamente descubrir cómo el forastero los había encontrado.

“No tenemos opción. Tenemos que estar en guardia”, afirmó un católico de edad avanzada. “El Gobierno está redoblando sus esfuerzos para vigilar a la Iglesia Católica Clandestina. Algo parecido sucedió un tiempo atrás: en nuestra iglesia había un espía que se llevaba bien con todos. Pero luego de obtener información sobre nosotros, cambió su actitud y reportó la información al Gobierno. Hemos sido engañados y defraudados, y ahora nadie se atreve a confiar en nadie”.

Protegerse contra espías se ha convertido en un hábito para los miembros de muchas Iglesias clandestinas. Su desconfianza y las precauciones que toman son el resultado de la persecución y la vigilancia a largo plazo a la que los sometió el PCCh.

Información de Zhou Xiaolu

https://es.bitterwinter.org/agentes-y-espias-se-infiltran-en-las-iglesias/

Investigan abusos sexuales de curas a monjas en España


Dos religiosas relatan a ARA las vejaciones que sufrieron en una congregación en Málaga y Granada

9 min. ENVIADA ESPECIAL A TALCA (CHILE) 10/02/2019 00:57 

El cura acusado de abusos sexuales, el padre Tejerina, al lado de una de sus víctimas, la hermana Eliana.

El cura acusado de abusos sexuales, el padre Tejerina, al lado de una de sus víctimas, la hermana Eliana. / ARADJMÒNICA BERNABÉ 0

La hermana Eliana recuerda que ella salía de la sacristía cuando el padre Eulogio Tejerina se le puso enfrente, la miró a la cara y le dijo: “Llevas las tetas demasiado caídas”, y le cogió los pechos con ambas manos y se les subió hacia arriba. La hermana Eliana asegura que nunca había visto antes a ese cura, que se quedó pasmada, y que desde entonces aquel sacerdote le amargó la vida.

Eliana Macías -ése es el nombre completo de la religiosa- es una de las 23 monjas que han abandonado la congregación Hermanas del Buen Samaritano desde mediados de 2016 y una de la decena que han dado un paso al frente y han presentado una denuncia canónica y otra civil contra esta hermandad por los abusos sexuales y de poder sufridos en las casas que la congregación tiene en los pueblos españoles de Nerja (Málaga) y Loja (Granada), y en la ciudad chilena de Molina. Algunas de estas religiosas enviaron una carta al papa Francisco el pasado junio -a la que ARA ha tenido acceso- en la que afirman literalmente que eran víctimas de “frotamientos con el cuerpo” y “tocamientos de sus partes íntimas” por parte de algunos curas, que eran tratadas como “esclavas” trabajando más de 12 horas al día, y que sus superioras les prohibían tener comunicación con sus familias, o incluso les revisaban la correspondencia.

Las Hermanas del Buen Samaritano. El cura de la izquierda de la imagen es el padre Tejerina, acusado de abusos sexuales. La tercera monja de la derecha de la foto, con unas flores en la cabeza, es la hermana Eliana.
Las Hermanas del Buen Samaritano. El cura de la izquierda de la imagen es el padre Tejerina, acusado de abusos sexuales. La tercera monja de la derecha de la foto, con unas flores en la cabeza, es la hermana Eliana.

Investigación del Vaticano

De hecho, esta semana una comisión de investigación del Vaticano, liderada por la hermana Rosario Alonso, se ha trasladado a Nerja y Loja para aclarar los hechos denunciados, y la semana anterior también estuvo en Chile. La madre superiora de las Hermanas del Buen Samaritano en Nerja, sor Purificación González, confirmó por teléfono a este diario que efectivamente la comisión estuvo en este pueblo malagueño -donde la congregación gestiona una residencia de ancianos-, pero restó importancia a los abusos. “Fue un caso muy puntual, y Dios quiera que no se vuelva a repetir”, suspiró.

En cambio, para la hermana Eliana los abusos no fueron puntuales, sino que se convirtieron en un auténtico calvario. En concreto, las monjas denunciantes -todas son chilenas- se quejan de tres sacerdotes: los españoles Eulogio Tejerina (claretiano) y Luis González (Opus Dei), y el chileno y también claretiano Iván Herrera. Los tres ya están muertos. Las religiosas, sin embargo, denuncian ahora a la congregación porque, aseguran, su fundadora, la madre Irene García, y su responsable en España durante años, la madre Patricia Ibarra, hicieron oídos sordos a sus ruegos sobre los abusos que sufrían. Además aseveran que quien fue obispo de Talca hasta el año pasado -la diócesis chilena donde se encuentra la casa madre de la congregación-, Horacio Valenzuela, miró hacia otro lado a pesar de que le hicieron saber todo lo que pasaba en la hermandad.

“El padre Tejerina era médico y siempre obligaba a las monjas a desnudarse por completo para examinarlas y aprovechaba para tocarlas”, relata la hermana Eliana, que fue trasladada de Chile a España en 1994, y allí asegura que empezó su suplicio. Dice que el cura le tocaba las piernas y las nalgas mientras se confesaba, y que ella sólo hacía que darle manotazos mientras intentaba concentrarse para enumerar sus pecados. O que el sacerdote también se metía en las habitaciones de las monjas por la noche, se paseaba completamente desnudo por el convento, o decía que estaba “delicado” de salud y pedía que una religiosa le ayudara a lavarse.

La hermana Eliana en la actualidad. / M. B.
La hermana Eliana en la actualidad. / M. B.

“Por ejemplo, él estaba en su habitación y te pedía que le llevaras un vaso de agua. Llamabas a la puerta antes de entrar y te decía «pase», y cuando entrabas te lo encontrabas desnudo -relata la monja-. Si estaba desnudo, ¿por qué me decía que pasara?”. “Para nosotras es muy difícil hablar de todo esto porque somos religiosas y nos da vergüenza”, añade la hermana Eliana, que no quiere entrar en demasiados detalles pero que asegura que muchas monjas callaban pese aquellos atropellos y que las que levantaron la voz nunca fueron escuchadas. Según dice, el padre Tejerina siempre fue tratado en la congregación como si fuera “un príncipe” porque era el cura, el confesor y médico, y las Hermanas del Buen Samaritano necesitaban precisamente que alguien oficiara las misas en la hermandad, confesara a las monjas y examinara los ancianos enfermos. Y el padre Tejerina lo hacía todo.

Gritos y desprecio

El chileno José Agustín Pérez, que ahora vive en Talca y ayudó a la madre Irene a fundar las Hermanas del Buen Samaritano cuando era seminarista, explica que él mismo vio con sus propios ojos como el padre Tejerina gritaba y trataba con desprecio a las monjas chilenas. “Les decía «sois unas indias inútiles que no servís para nada»”, recuerda. Y de hecho, en la carta de denuncia que las religiosas enviaron al Papa en junio, detallan que Tejerina les gritaba: “Si no estuvierais en el convento estaríais en la calle o en un cabaret”.

La hermana chilena Yolanda Tondreaux, que también dejó las Hermanas del Buen Samaritano hace poco más de un año, explica que ella entró a la congregación en Chile en 2004 y entonces ya se hablaba “de lo que pasaba en España” en referencia a los abusos, y de “las amenazas de la madre Patricia”. Ella, afirma, tuvo la suerte de que no la enviaran ni a Loja ni a Nerja, pero también tuvo su propia cruz en la ciudad chilena de Molina: el padre Iván Herrera.

“Las hermanas jóvenes ya me habían advertido que el padre Iván hacía aquellas cosas [abusos sexuales], pero yo no las creí hasta que me tocó a mí”, admite. Un día mientras limpiaba la sacristía, el sacerdote la abordó, abrazándola e intentando besarle en la boca. “Se lo expliqué a la madre Irene [la fundadora de la congregación], y me contestó que eso eran chismes y que aquella era la forma de ser del padre Iván y de demostrarnos su cariño”, dice la monja. “¿Chismes? A mí ese cura me lo hizo tres veces. ¿Así es como me quería mostrar su cariño?”

La hermana Yolanda la semana pasada en Talca. / M. B.
La hermana Yolanda la semana pasada en Talca. / M. B.

Miedo entre las monjas jóvenes

La hermana Yolanda asegura que las monjas jóvenes se avisaban entre ellas cuando veían llegar a este sacerdote al convento. El cura no estaba siempre allí, sólo iba unos días para confesar o oficiar la misa. “Nos escondíamos en nuestras habitaciones o evitábamos movernos a solas por el convento. Siempre íbamos de dos en dos por miedo de que nos pudiéramos encontrar con él”, relata la religiosa.

En mayo de 2016 la madre Patricia, que hasta entonces se había encargado de las casas del Buen Samaritano en España, asumió la dirección de toda la congregación porque la fundadora, la madre Irene, estaba muy enferma. De hecho, esta religiosa murió el 17 de febrero de 2017. A raíz de eso, muchas monjas -hasta 23- abandonaron la hermandad en tromba. Temían que la congregación se convirtiera en un infierno con la madre Patricia al frente, al igual que lo habían sido las casas de la hermandad en España, asegura la hermana Yolanda.

“Hemos denunciado los abusos ahora porque no lo podíamos hacer cuando estábamos dentro de la congregación. Cuando te haces monja te sometes a los votos de obediencia, pobreza y castidad. Y el voto de obediencia también significa silencio”, justifica la religiosa. Y además, difícilmente lo podrían haber hecho. La hermana Yolanda explica que en el convento dependían totalmente de la madre superiora: “Si necesitabas compresas tenías que ir a pedírselas a ella, o si necesitabas ropa interior le debías mostrar que la que tenías ya estaba demasiado vieja. Nosotros en el convento no cobrábamos absolutamente nada. Teníamos los bolsillos pelados, no teníamos dinero, y si alguien nos regalaba alguna cosa debíamos entregarla a la congregación rápidamente porque si no nos caía una buena regañina”, detalla la hermana Yolanda.

La religiosa se queja de que ahora se han quedado con una mano delante y otra detrás: sin nada. “Cuando un cura es acusado de cometer abusos sexuales, continúa recibiendo su mensualidad. En cambio, nosotras, las religiosas que los hemos sufrido, ¿qué pasa con nosotras?”, se queja la monja, que ya tiene 49 años y dice que ahora, a esta edad, difícilmente encontrará trabajo en ninguna parte.

Eliana también se lamenta. Ella tiene 66 años y entró en el convento con diecisiete, cuando era casi una cría. Después de casi medio siglo de vida religiosa, se ha quedado en la calle sin nada: vive en Chile con su hermana de 76 años, cobra una pensión de 100.000 pesos -un tercio del salario mínimo mensual chileno-, y se mueve pesadamente con una muleta. Sufre artrosis y tiene un rodilla hinchada como una pelota.

Las Hermanas del Buen Samaritano emitieron un comunicado en agosto en que se solidarizaban con las monjas que han abandonado la congregación y aseguraban que tomarían medidas para evitar que se repita una situación similar. Por su parte, el portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro, ha asegurado que “si las decisiones tomadas no son las justas, serán revertidas”. ARA ha contactado insistentemente con el portavoz del Papa y la oficina de prensa del Vaticano pero no ha recibido respuesta de momento.

Extractos de la carta de denuncia que las monjas enviaron al Papa

(lea aquí la carta completa en pdf)

“Fuimos testigo y víctimas de numerosas situaciones impropias y derechamente abusivas por parte del sacerdote Eulogio Tejerina Canales, tales como: introducir a las hermanas a su habitación obligándolas a desnudarse para luego proceder a realizar tocamientos en sus partes íntimas”

“El padre Iván se aprovechaba cuando las [monjas] más jóvenes estaban solas -en su habitación o en la sacristía- y les profería abrazos y cariños indebidos, les daba besos y frotaba su cuerpo contra el de ellas”

“Se nos prohibía hablar con otras personas y entre nosotras mismas. También la comunicación con nuestras familias estaba restringida, pasando hasta meses en que no hablábamos con nadie. Incluso nuestra correspondencia era revisada por las hermanas superioras antes de ser enviada fuera del convento. Asimismo, las cartas que recibíamos siempre estaban abiertas, puesto que también eran sometidas al control de ellas.”

“Le pedimos que, por favor, nos ayude a aclarar y frenar estas situaciones. Nuestra intención no es hacer daño, más bien es cooperar, que la verdad salga a la luz y hacer justicia. […] Actualmente quedan alrededor de 10 hermanas dentro del convento. Sabemos que necesitan ayuda, están incomunicadas -les quitaron sus teléfonos móviles-, no pueden salir y se les prohibió hablar con el personal y sus familias”

Fitxer relacionat

 LA CARTA DE DENUNCIA QUE LAS MONJAS ENVIARON AL PAPA

https://www.ara.cat/es/Vaticano-investiga-abusos-sexuales-Espana_0_2177182518.html

Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: