La prohibición de las mujeres sacerdotes podría provocar la “muerte lenta” de la iglesia por Sarah Mac Donald, The Tablet



“Desde mi punto de vista, como católico, no debería sorprendernos al ver a una mujer en el altar, incluso en el sacerdocio”.

La prohibición de las mujeres sacerdotes podría provocar la "muerte lenta" de la iglesia

Foto de archivo Josepha Madigan  
Foto: Niall Carson / PA Archive / PA ImagesUn ministro del gobierno irlandés advirtió que la prohibición del catolicismo a las mujeres sacerdotes es una “discriminación descarada” y podría provocar la “muerte lenta” de la Iglesia.En un discurso titulado “Una comunidad de fe: por qué la Iglesia católica debe abrir todos los ministerios a las mujeres”, Ministra de Cultura, Patrimonio y Gaeltacht, Josepha Madigan dijo que el papel de las mujeres en el sacerdocio todavía se considera un tema tabú en la Altos niveles de la iglesia católica. “¿A qué le teme a la Iglesia?”, Preguntó. 

Su charla, que se llevó a cabo en el Foro de la Iglesia We Are esta semana, se celebraría en el Centro Internacional de la Misericordia en Dublín, pero tuvo que ser trasladada a un hotel después de que los partidarios pro-vida amenazaron con protestar por el apoyo del ministro al aborto. 

“Desde mi punto de vista, como católica, no debería sorprendernos al ver a una mujer en el altar, incluso en el sacerdocio”, dijo el político, que se desempeña como Ministro de la Palabra en su parroquia de Dublín.

La ministra de Fine Gael destacó que hablaba como miembro de la comunidad de la Iglesia, una de las millones de personas en todo el mundo. 

“¿Creemos realmente que Dios discriminaría a [las mujeres que se sienten llamadas al sacerdocio] como lo hace la Iglesia Católica únicamente por su género?” 

Pidió que las mujeres participen más en los sínodos y en los comités del Vaticano. 

“Una Iglesia sin mujeres en su liderazgo es una Iglesia más débil. Un cambio de paradigma en el pensamiento en el liderazgo de la Iglesia es muy necesario ”, dijo. “Soy una hija, soy una esposa, soy una madre, soy una mujer y puedo decirles ahora que si queremos una iglesia que sea adecuada para nuestras hijas, los corazones y las mentes deben cambiar. Las mujeres están esperando. Las mujeres están mirando.

Los manifestantes fuera del lugar pidieron que la ministra fuera “excomulgada públicamente” por la Iglesia sobre sus opiniones sobre el aborto y las mujeres sacerdotes. 

La ministra Madigan dijo a The Tablet: “Siempre habrá elementos que exijan mi excomunión, eso no es una sorpresa para mí y ya no me duele más”. A diferencia de los sacerdotes que podrían ser censurados por el Vaticano, dijo que era un “miembro ordinario de la Iglesia católica” y “por lo tanto, estoy en libertad de hablar sobre las insuficiencias y la discriminación que veo en la iglesia”.

Francisco dice No a Maduro: “En el pasado lo que se acordó no fue seguido por acciones concretas”


Aclarando el tema de la supuesta “Carta del Papa” @Pontifex_es al Presidente Constitucional @NicolasMaduro puedo decirles con toda firmeza y seguridad que es FALSA y es una #FakeNews que casualidad que sale esa noticia luega de la visita de la Ultraderecha al Vaticano. https://t.co/fpknLAx6cD
Gisotti no confirma ni desmiente la misiva, al tratarse de una “carta privada” del PontíficeJesús Bastante, 13 de febrero de 2019 a las 17:05 

Fuentes sensatas en la Iglesia católica venezolana me informan q la expresión “Señor Maduro” no se corresponde con el lenguaje diplomático de la Santa Sede. Es decir, estamos ante otro fake news pero ahora en sotana #EjerciciosMilitaresPorLaPaz #venezuelaproduceenpaz señor maduro https://t.co/Kio4bdbivD

El Papa saluda a MaduroRELIGIÓN | VATICANO

(J. B./Efe).- “Excelentísimo señor Nicolás Maduro Moros”. Así arranca la carta de respuesta que el Papa Francisco envió al líder venezolano el 7 de febrero, tal y como adelanta Corriere della Sera. Un encabezamiento que ya marca posición, pues en ningún momento Bergoglio se dirige a él como “Presidente”.

En la misiva, el Papa recuerda a Maduro que en el pasado “lo que se acordó en las reuniones no fue seguido por acciones concretas”, en referencia a los pasados intentos de mediación solicitados por el todavía presidente de Venezuela para “tratar de encontrar una salida a la crisis venezolana”.

“Desafortunadamente, todos fueron interrumpidos porque lo que se había acordado en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para implementar los acuerdos”, escribe el pontífice, refiriéndose al fallido intento del secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, que fue duramente increpado por el régimen tras solicitar elecciones anticipadas.

El Papa sostiene que esa serie de solicitudes que ya en el pasado se consideraron “indispensables para que el diálogo se desarrolle de manera fructífera y efectiva” y “otras que se han agregado como resultado de la evolución de la situación” son más necesarias que nunca.

Además, añade el diario, Francisco reitera “la necesidad de evitar cualquier forma de derramamiento de sangre”.

El portavoz interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, no quiso comentar, ni desmentir, lo que consideró la publicación “de una carta privada”del papa en un medio.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/

La Iglesia católica puede arrancar de cuajo el abuso sexual. Pero, ¿tiene la voluntad de actuar?


Monjas colombianas siguen la misa del papa Francisco en Medellín, en septiembre de 2017. (Crédito: JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)
Monjas colombianas siguen la misa del papa Francisco en Medellín, en septiembre de 2017. (Crédito: JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

Nota del editor: El padre Edward L. Beck, C.P., es un sacerdote católico y comentarista de religión para CNN. Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor.

(CNN) — El papa Francisco sin duda sabe cómo llamar la atención de la prensa, aunque no siempre obtenga coberturas favorables.

La semana pasada, cuando regresaba desde Emiratos Árabes Unidos, le preguntaron sobre los reportes de monjas abusadas sexualmente por algunos sacerdotes y obispos. Francisco respondió sobre un caso en el que el papa Benedicto disolvió una orden de monjas “porque se había filtrado cierta esclavitud de las mujeres, esclavitud sexual por parte del clérigo o de su fundador”.

Un vocero del Vaticano dijo que los comentarios del papa se referían a un pequeño grupo de hermanas francesas, las Hermanas Contemplativas de Saint-Jean.

Pero que el papa usara el término “esclavitud sexual” hizo que se levantaran varias cejas. El vocero del Vaticano clarificó después que Francisco se refería a “esclavitud sexual” como “manipulación”, o un tipo de abuso de poder que se refleja en el abuso sexual.

Esa aclaratoria contribuyó poco a mejorar una crisis que está cada vez más fuera de control y que sigue envolviendo a la Iglesia Católica en todo el mundo, una crisis que algunos comentaristas han considerado como la amenaza más seria para Iglesia desde la Reforma del siglo XVI. Roma está en llamas y el sexo está alimentando la conflagración.

Han sido pocas las veces en que la Iglesia ha lidiado bien con problemas de sexualidad humana. A pesar de documentos nobles como la “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II, han faltado normas generales prácticas y útiles de negociación de realidades y complejidades esenciales de la sexualidad humana. Los tópicos píos no le han dado resultado a los cristianos (y ni hablar de los celibatos) para salir adelante en una cultura sexualizada que grita sexo en casi toda publicidad, programa televisivo, película y aplicación de citas.

Los sacerdotes, como el resto de la gente, quieren tener sexo. Quieren que los toquen. Queremos que nos deseen. A fin de aliviar estos deseos utilizamos mecanismos de afrontamiento. Lo hacemos por un bien mayor, pero nos engañamos al pensar que es natural o fácil y que a veces no fracasamos.

Los rezos, la abnegación, ayunas, y la abstención total pueden ser antídotos efectivos para el deseo sexual, pero el atractivo de la intimidad humana y el tacto son tan fuertes que solamente la confrontación honesta de los desafíos que presenta puede dar una posible esperanza de poder superar los peligros. La utilización de la represión y supresión tienen un costo y ese precio debe ser reconocido y pagado.

Sin duda, los problemas de abuso sexual son cuestiones aparte de la lucha por integrar nuestra sexualidad de manera saludable y productiva. El abuso sexual se da cuando la ilusión de poder y dominio corrompe la sexualidad de uno e inflige el resultado a otra persona en actos de violencia o dominio. El abuso sexual no es el resultado del celibato. Es el resultado de una patología que aflige de igual manera a los celibatos y no celibatos.

Algunas mujeres religiosas (monjas y hermanas) han sido víctimas de esta patología encarnada por algunos clérigos. Hace mucho tiempo que las mujeres religiosas han sido vistas como ciudadanas de segunda categoría en la jerarquía de la Iglesia. Han sido la fuerza laboral y con frecuencia han realizado las tareas domésticas. En algunas comunidades religiosas, las hermanas le servían la cena al padre y zurcían sus medias. No cuesta mucho ver cómo semejante misoginia puede llevar a la subyugación y al abuso.

Si bien esta percepción de la mujer religiosa ha evolucionado en Estados Unidos y en otros países occidentales, aún existe en muchas culturas la percepción de la hermana religiosa (y de hecho de la mujer) como subordinada.

No hay duda de que el clericalismo, el privilegio, el poder de la jerarquía religiosa y el patriarcado sexista de la Iglesia han contribuido también a los actos atroces de algunos sacerdotes que han abusado sexualmente de monjas. La Iglesia debe hacerse cargo de su complicidad en este comportamiento ilegal e inmoral. Debe asegurarse de que sean abolidas todas las formas de abuso de la Iglesia. Pero esto exige un cambio estructural que la jerarquía ha eludido hasta ahora.

Algunos sugieren que el celibato obligatorio aumenta las ocasiones de abuso sexual. Si bien estoy en desacuerdo con esa valoración, creo que el celibato obligatorio puede indudablemente agravar el problema de abuso si existen también otros factores que potencian a un abusador, como el aislamiento, el mal desarrollo psicosexual, mal uso de poder y narcisismo.

Existía la esperanza de que el Papa iba a emplazar a la Iglesia para que considere la opción de celibato para los sacerdotes. Muchos creen que esto quitaría el velo de secretismo que cubre la vida sexual de algunos sacerdotes.

Se frustraron pronto las esperanzas de cambio en la disciplina eclesiástica de celibato obligatorio cuando, en su vuelo de regreso al Vaticano desde Panamá, Francisco dijo que el celibato para los sacerdotes era un “regalo de la Iglesia” y no era “opcional.” (Si bien pareció dejar la puerta abierta a sacerdotes casados en lugares remotos en donde hay una necesidad pastoral).

El problema es que actualmente la necesidad pastoral está en todos lados. Si no es una necesidad pastoral de escasez de clérigos, entonces es una necesidad pastoral de personas que tengan vidas auténticas y honestas. Algunos sacerdotes no quieren ser (o no pueden ser) célibes. Mientras que no exista una opción para esos hombres, es posible que algunos se comporten mal de muchas maneras destructivas y contrarias a los valores del evangelio a los que declaran adherirse. La Iglesia puede y debe ayudar a frustrar esas elecciones nocivas. Tiene el poder de hacerlo. ¿pero tiene la voluntad de hacerlo?

La tradición dice que, en el año 64, el emperador Nero tocó su violín mientras Roma ardía. Queda por verse si el papa Francisco y su curia pueden apagar las llamas que demuestran ser igual de destructivas para su amada iglesia.

Entrevista con Roy Bourgeois sobre la ordenación de mujeres por Sophie Vodvarka, Patheos


https://www.patheos.com/blogs/sickpilgrim/2019/02/advocacy-and-exile-roy-bourgeois-and-the-fight-for-womens-ordination/



“A lo que llegué, es que como sacerdote católico, tenía una profesión que discriminaba a las mujeres”. – Roy BourgeoisHan pasado siete años desde que Roy Bourgeois fue liberado y excomulgado de la Iglesia Católica por defender la igualdad de las mujeres.Ordenado sacerdote en 1972, el extraordinario viaje de Roy incluye un Premio Nobel de la Paz y una nominación al Oscar, sirviendo en la Armada de los EE. UU. En Vietnam, viviendo como misionero en Bolivia, cumpliendo varias condenas de prisión por protestar y convirtiéndose en fundador de la Escuela de las Américas (SOA) Watch, un movimiento ampliamente apoyado para poner fin al militarismo estadounidense en América Latina. En el camino, se hizo amigo de las mujeres que abrirían su corazón a los sistemas de injusticia en los que estaba incrustado: sexismo y misoginia en la Iglesia católica. Este febrero, cuando el Papa Francisco y los Obispos se reunirán para discutir la actual crisis de abuso sexual, la experiencia de Roy nos da una ventana a una cultura secreta de los clérigos que parece poco probable que se reforme. Roy fue excomulgado de la Iglesia Católica y liberado de la Orden de sacerdotes de Maryknoll porque siguió su conciencia, optó por escuchar a las personas de fe en lugar de seguir ciegamente la tradición, un acto de exclusión, que Roy observó, que corresponde a la historia institucional de la Iglesia. racismo.
Roy cumplió 81 años este enero y su sonrisa atemporal continúa irradiando sus brillantes ojos azules. Eligió vivir en solidaridad con sus amigos, y una decisión como esa, a pesar de las consecuencias, trae paz. A lo largo de su vida, Roy permitió que su poder fuera desafiado, y que su corazón permaneciera abierto. Su historia es convincente porque muestra que importantes cambios de paradigma pueden ocurrir a cualquier edad si nos permitimos estar abiertos. Lamentablemente, su historia también muestra cómo el clero se volverá solo si su poder está amenazado.
Conocí a Roy en 2015 durante la última  convergencia de SOA Watchcelebrada en Ft. Benning en Columbus, Georgia. Si no está familiarizado con el movimiento, le recomendaría que vea este   episodio de Empire Files en busca de antecedentes, en el que aparece Roy. En ese momento, sabía quién era él, pero no entendí completamente su impacto hasta que leí su extraordinaria biografía,  Perturbando la paz.  Al año siguiente, asistí al primer SOA Watch  Encuentro  en Nogales, AZ / México. Compartimos margaritas una noche, lo que llevó a una amistad para escribir cartas. Hace mucho tiempo que quería escuchar más sobre el viaje personal de Roy y él accedió a una entrevista telefónica en diciembre pasado. Este artículo se basa en esa conversación.
Para muchos católicos, 2018 fue un año de cómputo. Personalmente, he llegado a un nuevo lugar espiritual en los últimos meses y frecuentemente pensé en el viaje de Roy durante mis reflexiones. Lo que quería aprender de Roy era lo siguiente: ¿cómo cambió su visión del mundo su encuentro con mujeres llamadas a ser sacerdotes católicos? ¿Cómo se sintió ser excomulgado y aislado del ministerio al que dio su vida? ¿Qué significa ser un forastero en la Iglesia?
Todas las citas a continuación se atribuyen a Roy, a partir de dos conversaciones telefónicas en diciembre de 2018.

Cambio de paradigma
“Algo ocurrió después de muchos años de organización para SOA Watch. Comencé a conocer mujeres en mis charlas en todo el país que me decían:’Eres un sacerdote católico, soy una mujer católica devota, y yo también estoy llamado por Dios a ser sacerdote, como tú lo eres’. Y recuerdo a la primera mujer que conocí, algo sorprendida. No amenazada por ella, pero digamos que me mantuvo despierto por la noche. Primero una mujer, luego dos, luego otra y otra, y realmente me obligó a pensar en lo que estaban diciendo. Ellos preguntan: ” ¿por qué tu llamado de Dios como hombre para ser sacerdote es auténtico, pero mi llamado de Dios como mujer para ser sacerdote no es auténtico?”En lugar de explicar la injusticia con los puntos de conversación habituales, Roy consideró las palabras de sus amigos.”No pasó mucho tiempo en darse cuenta de que lo que estas mujeres estaban diciendo era tan cierto. Y me obligó a reflexionar sobre mis seis años en el seminario cuando me entrenaban para ser sacerdote. Comenzamos a usar palabras allí, que fue el comienzo del, digamos, clericalismo. La raíz del problema es el sexismo, es la discriminación. Realmente nos lavaron el cerebro desde una edad temprana para no cuestionar las enseñanzas de la Iglesia “.“En el seminario aprendimos que nosotros éramos los  consagrados . Nosotros, los hombres, fuimos llamados por Dios con una  tarea especial . Fuimos llamados a ser sacerdotes. Y lo que estábamos haciendo, las mujeres no podían hacer. De manera sutil, fuimos seducidos pensando que éramos  muy  especiales, elegidos por Dios. Mirando hacia atrás, lo que me di cuenta es que estábamos probando el poder. Estábamos experimentando esa cosa del pedestal. Nos convertimos en el foco, y de alguna manera nuestra profesión es diferente de las demás. Y cómo las personas comienzan a tratarnos de manera diferente, incluso a nuestros amigos y familiares, es cuando realmente se establece. La adicción al poder “.Cuando las mujeres le contaron a Roy sus historias, comenzó a pensar en su infancia. Recordó cómo el racismo se reforzó a través de experiencias religiosas desde una edad temprana. Roy creció en Luchter, Louisiana durante la segregación. Asistió a una iglesia católica donde a los feligreses negros solo se les permitía sentarse en los últimos cinco bancos de misa.“Y ni una sola persona, ni un solo maestro o sacerdote, dijo que era racismo. Dijeron ‘esta es nuestra tradición’. Justificamos nuestras iglesias y escuelas segregadas al decir que era nuestra tradición y que estamos separados pero iguales. Así que empecé a reflexionar sobre nuestro sacerdocio, nuestro sacerdocio masculino. Es lo mismo. Las mismas tácticas. Decimos ‘las mujeres no pueden ser ordenadas, es nuestra tradición . “La Iglesia está utilizando la teología para justificar nuestro sexismo tal como lo hicimos con nuestro racismo”.(Cabe señalar que el racismo en la Iglesia católica estadounidense es un tema importante de injusticia en sí mismo. Esta discusión sobre la “tradición” no pretende equiparar las experiencias de los católicos negros con el sexismo experimentado por las mujeres).Cuando los ojos de Roy se abrieron a la exclusión de las mujeres en la Iglesia, comenzó a incorporar esta injusticia en sus charlas sobre SOA Watch.”Terminaría mis conversaciones hablando de esta injusticia más cerca de casa en mi Iglesia, como un sacerdote católico. Lo que yo diría, es:Lo que tenemos aquí es esta grave injusticia contra las mujeres y contra Dios. Lo que tenemos aquí es un pecado, el pecado del sexismo.“Entonces, donde sea que hablé, saqué esto y luego comencé a recibir llamadas de Maryknoll. Se me informaba que hablaba en contra de la enseñanza de la Iglesia. Me dijeron que guardara silencio: concéntrate en SOA Watch. Yo dije: ‘No, no es posible’ ”.
Una entrevista de Radio Vaticano“Comencé a hablar más y luego llegó un punto de inflexión. Me invitaron a Roma para hablar sobre la Vigilancia SOA en una conferencia con unos 300 sacerdotes y religiosas. Así que fui y hablé, y luego me sentí muy decepcionada porque no mencioné la ordenación de las mujeres, tal vez porque tenía miedo. Me mantuvo despierto por la noche. Me sentí como un cobarde. Y me sentí como si hubiera traicionado amigos. Pensé en qué me estoy convirtiendo? Pensé que había perdido una oportunidad que nunca volverá a venir.“Pero luego, al día siguiente, recibí una invitación para hablar en Radio Vaticano, una entrevista en vivo de 15 minutos, traducida a varios idiomas, ¡y pensé wow! Cuando me desperté esa mañana, sabía lo que tenía que hacer, así que fui a la Basílica de San Pedro para orar y obtener algo de coraje. Entonces, durante 12-13 minutos, el foco de la entrevista fue SOA Watch, y luego dije: ‘hay algo más de lo que tengo que hablar como sacerdote católico. Hemos estado hablando sobre la injusticia en la política exterior de los Estados Unidos y quiero hablar sobre una injusticia en la Iglesia, esta injusticia es contra las mujeres. Las mujeres como los hombres son llamados a ser sacerdotes. Y decir que solo los hombres pueden ser sacerdotes es incorrecto. Luego, el gerente de la estación entró con un minuto restante, me interrumpió y comenzó a tocar música gregoriana. Nunca olvidaré eso. Me sentí  muy  bien.“Después de la entrevista, las mujeres que trabajaban en la estación de radio me invitaron a tomar una taza de café y dijeron que nunca antes habían escuchado a nadie hablar sobre eso. Dijeron que viajaban con el Papa a menudo y que “ciertos temas están prohibidos”. Estaban agradecidos de escuchar a alguien hablar sobre la igualdad de las mujeres.”Por supuesto, cuando regresé recibí una llamada del Superior General en Maryknoll New York y me dijeron: ‘será mejor que tengas cuidado, porque lo que estabas diciendo es muy serio’. Y dije: ‘Muy bien, gracias por compartirlo’, y seguí hablando de eso “.
Los jesuitas apoyan a SOA Velar por la igualdad de las mujeresNo solo los Maryknolls se sintieron incómodos con la discusión abierta de Roy sobre el sexismo en la Iglesia Católica. Los jesuitas, quienes eran un poder organizador integral dentro del movimiento SOA Watch, también expresaron preocupación.Los jesuitas estuvieron muy involucrados en el movimiento SOA Watch desde el principio, para honrar y hacer justicia a los jesuitas que fueron asesinados a manos de los graduados de SOA en El Salvador durante la guerra civil en los años ochenta. Docenas de universidades y escuelas secundarias jesuitas organizaron su Enseñanza familiar ignaciana durante el mismo tiempo que los Días de acción de vigilancia de SOA.“Tuvimos 3000 estudiantes de escuelas jesuitas que asistían a SOA Watch cada año, junto con los presidentes y profesores de sus universidades. Los jesuitas me invitarían a dirigirme a sus alumnos, les darían información actualizada sobre el progreso del movimiento y les agradecerían. Pero cuando empecé a hablar públicamente sobre mujeres sacerdotes, recibí una llamada. Me pidieron que no mencionara la ordenación de mujeres. Y, dije como orador, nunca me han dicho lo que puedo y no puedo decir, así que dije que tal vez deberíais desinvitarme. Y dijeron: ‘No, los estudiantes se sentirían decepcionados, pero solo piensen en ello’.
“Fue un discurso de 15 minutos, y la mayoría de las veces hablé sobre el SOA Watch. Y luego, en los últimos minutos, dije que debíamos centrarnos en otra injusticia cerca de casa. Ustedes son católicos, y solo quiero hacerle saber que como sacerdote católico hay otra injusticia que debemos abordar. Llamo a la ordenación de mujeres y, como resultado, me dicen que guarde silencio y no puedo hacer eso. Dije  que no habrá justicia en nuestra Iglesia hasta que las mujeres puedan ser ordenadas .”Todos los estudiantes se pusieron de pie y aplaudieron cuando pedí la ordenación de mujeres, porque muchos de estos estudiantes también apoyan la ordenación de mujeres”.El año siguiente, las universidades jesuitas obtuvieron su apoyo de SOA Watch y comenzaron a planificar su Enseñanza para familias ignacianas en un lugar diferente.Para insultar a las lesiones, un punto de conversación familiar entre los católicos supuestamente interesados ​​en la justicia social fue culpar al apoyo de Roy a las mujeres por el apoyo disminuido de SOA Watch.”Algunas personas dijeron que estaba perjudicando el movimiento SOA Watch al hablar sobre la ordenación de las mujeres”.
Apoyando la ordenación de mujeres desde sus ataúdes.Roy intentó muchas veces convencer a sus amigos de Maryknoll y otros amigos sacerdotes para que firmaran públicamente cartas de apoyo a la ordenación de mujeres. Estaba convencido de que si 20, 30, 50 sacerdotes se agrupaban, no podían ser expulsados ​​a todos.”No se firmaría uno”.Sin embargo, eventualmente convenció a tres amigos sacerdotes para que escribieran en sus voluntades legales que, de su muerte, usarían alfileres de “Ordain Women” en sus sotanas mientras estaban en sus ataúdes.”¡No pueden excomulgarlos cuando están muertos!”(Le encargué a mi amigo, el artista Aubrey Inman, que ilustrara esta escena absurda, arriba).La ordenación de amigos lleva a la excomunión.Roy creía en el carácter sagrado de la ordenación de mujeres, y cuando fue invitado por su amiga, Janis Sevre-Duszynska, a asistir a su ordenación, se alegró de participar. Hay alrededor de 300 mujeres en todo el mundo que han sido ordenadas como sacerdotes, muchas de ellas en los Estados Unidos. Si no has estado en uno de sus servicios, no lo dejes hasta que lo pruebes. He estado en unos pocos y nunca he experimentado nada que se sintiera más cerca de lo que Jesús llamó a sus seguidores a participar. Son hermosas ceremonias comunitarias con calidez y amor femeninos, sin rango ni pompa.Sin embargo, una mujer que busca ser ordenada como sacerdote católico sufre la excomunión, al igual que cualquier persona que participa en su ordenación.“Después de que participé en la ordenación de Janis, fue cuando se puso serio. Cuando regresé de Kentucky, fui convocado a la sede de Maryknoll para una reunión. Dijeron que tenían que enviarme un informe al Vaticano sobre mí.Durante la reunión, Roy dijo que repetidamente hacía preguntas a los Sacerdotes de Maryknoll y al Abogado de Canon que estaban presentes. Dijo que se negaban a discutir la igualdad de las mujeres, diciendo:“El Papa Juan Pablo II dijo que no podemos discutir el tema. Está cerrado.””Dije: ‘Somos hombres adultos. Y la última vez que me dijeron que no podía hablar de algo, era un niño. Dije, ‘¿Qué pasó con la razón? ¿Qué pasó con ser un adulto? Y hubo silencio. Y dije: ‘Tengo que decirles que esta cuestión de mujeres sacerdotes se está discutiendo en toda nuestra iglesia, y están llegando. Esta discusión continúa contigo o sin ti “.Más tarde, Roy notó que la edad promedio de los sacerdotes en Maryknoll es de 79 años. Como muchas órdenes religiosas, sus seminarios se están cerrando. La mitad de los hombres que estaban en su clase de seminario se han ido para casarse o seguir otras carreras. En todo el país, las parroquias católicas se están cerrando, por la falta de nuevas vocaciones de los hombres (entre la gran cantidad de otros temas, incluido el abuso sexual rampante). Lo que Roy estaba diciendo era tanto una practicidad como una lectura del  sensus fidelium.  Sostiene que ha escuchado el espíritu hablando a través de personas fieles. Ha leído los signos de los tiempos.Entonces, ¿qué están haciendo los obispos?
Excomunión y Laicización.“No tardé mucho en recibir la carta del Vaticano. La Congregación de la Doctrina de la Fe dijo que solo los  hombres  son los verdaderos maestros de la fe y la moral. La carta decía que tenía 30 días para retractarme del apoyo público a la ordenación de mujeres o sería expulsado del sacerdocio y de Maryknoll. Me tomé una semana libre. Lo pensé seriamente.”Le escribí al Vaticano y le dije que lo que me está pidiendo no es posible, va en contra de mi conciencia”. Me estás pidiendo que mienta, que diga algo que no creo y debes darte cuenta de que Dios hizo iguales a mujeres y hombres, y lo que tenemos aquí es un caso clásico de sexismo y misoginia. Dijeron que causé un grave escándalo.”Dije que cuando los católicos escuchan acerca de un grave escándalo que no piensan en la ordenación de mujeres, piensan en los sacerdotes depredadores y los obispos que los cubrieron mientras abusaron de niños durante décadas”.Entonces, la carta vino del Papa Benedicto, y Maryknoll apoyó su decisión de laicizar a Roy.”Realmente lloré cuando recibí la llamada de Maryknoll. Me sentí tan decepcionada de mí misma, que tal vez si hubiera sido más elocuente, si hubiera razonado más con ellos, ellos habrían entendido. Pero mis amigos dijeron: ‘No. No hay nada que pudieras haber dicho.“Y pensé que me estaba preparando para esto, pero como muchas cosas que pasamos, no entendí las consecuencias. No me di cuenta de lo triste y lo dolida y rechazada que me sentiría porque había estado en la comunidad durante tantos años. Era una comunidad de amigos de mucho tiempo y habíamos pasado muchas cosas juntos en Bolivia, en SOA Watch. Y fue como la familia. Pero obtener esa carta, expulsarme de Maryknoll y el sacerdocio fue más difícil de lo que había previsto. Tuve que lidiar con mucha ira. Estaba tan dolido y decepcionado por los amigos a largo plazo “.
Solidaridad, sanación y esperanza.Roy dijo que le tomó varios años superar la ira de ser rechazado por el suyo. Pero dice que la gracia de la experiencia ha sido un nuevo entendimiento y solidaridad con las personas de nuestra sociedad que son rechazadas por sus familias y grupos.“Sentí que lo que he estado experimentando en cuanto al rechazo de la vergüenza y el dolor no es más que un vistazo de lo que millones y millones de personas pasan cada día por su género, su raza, su orientación sexual. Mucha gente ha pasado por tanto rechazo. “No podría haber llegado a esa visión de comprensión sin cruzar la línea”.Roy dijo que después del informe del Gran Jurado de Pensilvania en el verano de 2018, experimentó un punto de inflexión.”Por primera vez me puse a pensar, wow, ciertamente no querría estar en este club de niños ahora”. Es una vergüenza. Estoy feliz de haber sido expulsado en lugar de quedarme para justificar mi poder y lo que sea ”.Roy continúa viajando por todo el país y abogando por la ordenación de mujeres, así como por SOA Watch. Recientemente completó una gira de una semana de duración en Upstate New York, donde fue recibido con personas que, debido a la crisis de abuso sexual, están abriendo los ojos a las muchas injusticias en la Iglesia. Dijo que tiene esperanza en las personas con las que continúa conociéndose, así como en los jóvenes que están dispuestos a cuestionar las enseñanzas de la Iglesia.“Muchos de los jóvenes que conozco ahora dicen que solo pertenecerán a organizaciones que traten a sus miembros como iguales. Eso me da esperanza ”.En 2019 existe la sensación de que la Iglesia se encuentra en un momento decisivo de la historia. El viaje de Roy sirve como una señal para el futuro. ¿Por qué no hablar desde nuestros corazones? El coraje es contagioso.A Sophie Vodvarka le gusta escribir sobre la vida creativa, especialmente la espiritualidad, el arte, los viajes y la actualidad. Ella tiene una afinidad por la música gitana y vive feliz en Chicago con su pareja. Ella bloguea en  Straight into Oblivion , y se puede encontrar en Twitter  @SophieVodvarka.Una versión anterior de este ensayo usaba los términos “excomunión” y “laicización” de manera intercambiable. Muchas gracias t

Publicado por Bridget Mary Meehan a las 10:10 PM

Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: