El Papa Francisco y ese nudo a disolverse: el paralelismo entre la Iglesia y la Ciudad del Vaticano.


Miércoles 27 de febrero a las 11:00 – por Sante Perticaro.

En las últimas semanas se ha hablado mucho de la Iglesia y la pedofilia: casi como si el mismo problema nunca hubiera ocurrido en los siglos pasados. Tal vez la velocidad y la dimensión global de la información que “viaja” alrededor del mundo con la velocidad supersónica de un bit han hecho que un drama ya no se pueda ocultar y que haya sido bien conocido (y conservado) dentro de los Muros Sagrados. Es muy moral que el Santo Padre Francis esté tomando el asunto al revés y se haya convencido a sí mismo de no cerrar los ojos sobre este asunto: incluso en los niveles más altos de la Jerarquía del Vaticano (por último, el caso del Cardenal Pell, australiano, quien fue rápidamente exonerado de las celebraciones públicas). La figura moral y geopolítica más elevada de este Pontífice no puede, por lo tanto, evitar chocar con ella, mal, con los círculos paludados del Vaticano: donde el silencio,

El significado de la Iglesia universal.

Una Iglesia universal, rica en aproximadamente mil millones y trescientos millones de personas bautizadas, es una comunidad de valores dentro de los cuales las reglas deben ser precisas, morales, ejemplares en el castigo y respetadas por todos. Para que esto suceda, es necesario que Su Guía sea una Alta Santidad que “se ensucie las manos”, cuando sea necesario, incluso al contradecir sus propias jerarquías. Esta es la Iglesia que parece digna de representar un “Norte moral” para todo el mundo. De lo contrario, será solo un asiento que repetirá representaciones escenográficas y rituales vacías. Otra pregunta, tarde o temprano, llevará inevitablemente al Papa Francisco: desatar a la Iglesia Católica de su paralelo cercano con la Ciudad del Vaticano. ¿Vendrá el Santo Padre a esto?

https://www.secoloditalia.it/2019/02/papa-francesco-e-quel-nodo-da-sciogliere-il-parallelismo-tra-chiesa-e-citta-del-vaticano/

Servicio Ecuménico del Miércoles de Ceniza: 6 de marzo de 2019, Reverendo Paul Werner y Bridget Mary Meehan ARCWP


SERVICIO DE MIÉRCOLES DE CENIZA ECUMÉNICA
María Madre de Jesús Comunidad Católica Inclusiva.yIglesia de Cristo Unida de San Andrés

CANCION DE CANCION (cantar tres veces)Llega el Miércoles de Ceniza y, Dios, Oímospor Carolyn Winfrey GilletteMelodía:   TALLIS ‘CANNON

Lecturas                                  
Génesis 2: 4b-7 (La Biblia Inclusiva) Rev. Paul Werner                         
En el momento en que Dios hizo los cielos y la tierra, todavía no había arbustos silvestres en la tierra ni surgió ninguna planta silvestre, porque Dios aún no había enviado lluvia a la tierra, y no había ningún ser humano para cultivar el suelo. . En cambio, un flujo de agua brotaría del suelo y regaría el suelo.
Así que Dios formó una criatura de la tierra con la arcilla de la tierra, y sopló en sus narices el aliento de la vida. Y la criatura terrestre se convirtió en un ser vivo.
Extracto de We Are Dust y al polvo volveremosPor Dawn Hutchings Obispo Bridget Mary Meehan                                    
El miércoles de ceniza nos atrevemos a decir la verdad. Hablamos la verdad no a la refrescante luz de la mañana, sino en la fría oscuridad de una noche de invierno. Somos polvo y al polvo volveremos. Moriremos Somos seres mortales y así acabarán nuestras vidas. Nuestra cultura nos ha enseñado a negar la muerte. Incluso nuestros funerales se han convertido en celebraciones de la vida. Pero la vida sin la realidad de la muerte se vive barata, superficialmente, en un medio sueño, siempre alejándose y negando la realidad. Entonces, el Miércoles de Ceniza, nos deleitaremos con el conocimiento de que somos polvo y al polvo regresaremos. ¡Revel en este conocimiento porque nos libera!
El Miércoles de Ceniza, la realidad de que somos parte de algo mucho más grande que nosotros mismos nace al saber que somos polvo de estrellas, elementos del universo moldeados juntos a lo largo de eones, moldeados juntos por una fuerza mayor de la que podemos comenzar a imaginar, Una fuerza que llamamos Dios, a quien hemos llegado a conocer es el amor. El amor se respira en los elementos eternos y del polvo surgieron nuestros antepasados. Cada uno de nosotros vive y respira y tiene nuestro ser como resultado de la confluencia de tantos milagros que nunca podremos contar. El Amor que es Dios vive y respira, con, a través y más allá de nosotros.

ORACION (al unísono)
Oh Dios, eres tan amable.Confiamos en usted.Esta noche anhelamos tu toque curativo.Esta noche anhelamos la claridad de tu verdad.Estamos ante el temor ante ustedes.Hay una aceleración dentro de nosotros cuando sentimos su presencia.Estamos ansiosos por reconciliarnos contigo.Pon un viento fresco en nuestras velas.Fortalecernos para el trabajo de construir comunidad.Infundenos con tu amor perdonador.Oramos en el nombre de Jesús. Amén.

CONFIRMANDO NUESTRA ORACION EN CANCIONEspíritu del Dios vivo (NCH 283)
Espíritu del Dios viviente, vuelve a caer sobre mí;Espíritu del Dios viviente, vuelve a caer sobre mí.Derríteme, moldéame, llename, usame.Espíritu del Dios viviente, vuelve a caer sobre mí.

LITANY DE LA CONFESION
Bridget Mary:      Cuando nos negamos a obtener la admiración de los demás,Todos: Perdónanos, Misericordioso.                     Paul:                    Cuando no hacemos con los demás como nos gustaría que lo hicieran                           haznos,Todos: Perdónanos, Espíritu de Amor.                     Bridget Mary:      Cuando anteponemos a nuestros seres privilegiados, ante los pobres                           y necesitados y desfavorecidos de este mundo,Todos: Perdónanos, Creador de la Verdad.                     Paul:                    Cuando guardamos para nosotros más de lo que necesitamos,Todos: Perdónanos, Dios generoso.                     Bridget Mary:      Perdona nuestros pecados, transgresiones y deudas.Todos:                       Solo entonces nuestras almas pueden ser lavadas limpias e inmaculadas. Solo así podremos ser tus verdaderos servidores. Amén.

CANCIÓN DE SANACIÓNComo una Corriente Curativa (SPP 73)

MEDITACIÓN (del Salmo 46:10) Obispo Bridget Mary Meehan                 
Acomódate en tu asiento, cierra los ojos e imagina un lugar que te brinde comodidad y paz. Respira la bondad de ese espacio. Respira la bondad que está dentro de ti.
Estar quieto y saber que soy diosEstar quieto y saber que soyEstar quieto y saber que yoEstar quieto y saber queQuédese quieto y sepaEstar quieto yEstate quietoSer

IMPOSICIÓN DE CENIZAS Obispo Bridget Mary Meehan                                 y el Reverendo Paul Werner
“Recuerda las cosas notables que Dios hace con el polvo”.

SERVICIO DE SANTA COMUNION
INVITACIÓN
Pablo:                    Jesús pone la mesa donde cenamos hoy. La bienvenida de Jesús se extiende a toda la humanidad.Todos: No importa la edad que tengas, no importa tu género, no importa tu cultura, no importa a quién ames, no importa tu habilidad, no importa tu raza, no importa tu viaje de fe, todos son bienvenidos en esta mesa.                     Bridget Mary:      Nadie puede “ganar” un lugar en esta comida. Venga de su propia elección.Todos: Trae tus esperanzas y tu historia. Trae tus deliberaciones y tus dudas.Trae tu grito de liberación. Pero lo más importante es que vengas como todo tu ser.                     
CANCION DE COMUNIONSomos personas en un viaje (NCH 340)
Somos personas en un viaje; El dolor está con nosotros todo el camino.Con alegría nos reunimos en la santa fiesta de Dios.
Dios ha enviado la invitación a los humildes y los pobres.Con alegría nos reunimos en la santa fiesta de Dios.
Este es el pan que Dios nos provee, alimentando nuestra unidad.Con alegría nos reunimos en la santa fiesta de Dios.
Cristo está siempre presente con nosotros para unirnos a todos en el amor.Con alegría nos reunimos en la santa fiesta de Dios.
Todos los que verdaderamente tienen sed de justicia buscan aquí su liberación.Con alegría nos reunimos en la santa fiesta de Dios.
PALABRAS DE RECUERDO: LA HISTORIA DE LA COMUNIÓN
Pablo: Oh Dios, te agradecemos por el don de Jesús en la historia y por el don de Cristo en la fe. A través de él, respiras la vida en nosotros. Fue conmovido por su visión de tu presencia constante en todos los que conoció, dondequiera que iba. Te reveló en todo lo que hizo en su vida bien vivido. Y nos mostró, a través de su ejemplo, no solo cómo debemos vivir, sino también por lo que vale la pena morir.                  Bridget Mary:      Y cuando su tiempo en la tierra llegó a su fin, Jesús entregó su vida por un valor que él creía profundamente, vivía y enseñaba, su convicción de que el amor es más fuerte que la muerte. Y luego, proporcionando un ejemplo personal de esta visión para la comprensión de las personas en las edades venideras, abrió los brazos en una cruz y murió. Luego el Espíritu, uno más fuerte que la muerte, levantó a Jesús para vivir, mostrando a todos que la vida es eterna y que el amor es inmortal. Jesús está con nosotros, y vive en nosotros, hoy como lo hará hasta el fin de los tiempos.Todos: Oh Dios, que tu Espíritu de vida, sanidad y plenitud vengan sobre estos dones, este simple trigo y fruto de la vid. Que tu Espíritu los santifique para que se conviertan para nosotros en el Cuerpo y la Sangre de Jesús, nuestro hermano.                     Bridget Mary:      Recordamos el regalo que Jesús nos dio la noche antes de morir. Se reunió con sus amigos para compartir su comida final de la Pascua. Y fue en esa cena que Jesús tomó el pan, dijo la bendición, partió el pan y se lo dio a ellos diciendo: “Tomen esto, todos, y coman. Somos un cuerpo, la presencia de Dios en el mundo. Haz esto en memoria mía.Pablo:                    De la misma manera, Jesús tomó una copa del fruto de la vid. Dijo la bendición y se la dio a sus amigos, diciendo: “Tomen esto, todos ustedes, y beban. Somos una sangre, la presencia de Dios en el mundo. Haz esto en memoria mía.Bridget Mary:      Cuando nos reunimos alrededor de esta mesa de banquete, recordamos la bendición y el amor de Dios de épocas pasadas y celebramos y compartimos estos regalos en amistad, parentesco y paz.Pablo:                    Estos son los dones de Dios para el pueblo de Dios. Ven, porque todas las cosas están listas.
COMUNION DE RECEPCION
Todos son bienvenidos a la mesa de Dios. No se rechaza a nadie.
Recibimos la comunión por el antiguo rito de la intinción. Por favor pase por el pasillo central y regrese por los pasillos laterales. Tome un pedazo de pan, sumérjalo en el cáliz y reciba ambos elementos en especie. Como es nuestra costumbre, el cáliz contiene jugo de uva en lugar de vino, para que todos puedan participar en esta maravillosa comida.

ORACION DE ACCIÓN DE GRACIAS
En gratitud, en profunda gratitud.para este momento,esta comida,estas personas,Nos entregamos a ti.Llévanos a vivir como personas cambiadas.Porque hemos compartido el pan vivo.y no puede seguir siendo el mismo.Pide mucho de nosotros,espera mucho de nosotros,Permitimos mucho por nosotros,anima a muchos a través de nosotros.Entonces, Dios, vivamos para tu gloria,tanto como habitantes de la tierray los ciudadanos del cielo.Amén.

Canción de bendición (cantar tres veces)
Ve ahora en paz; Ve ahora en paz.Que el amor de Dios te rodee.En todas partes, en todas partes, puedes ir.

Lucetta Scaraffia , directora del suplemento femenino de “L´Observatore romano”: “Falta control sobre los obispos. Es lo fundamental”


iglesia catolicamujermar052019 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

Lucetta Scaraffia denuncia la impunidad con la que actúan los obispos en los casos de abusos y subraya la importancia de feminizar la Iglesia para protegerla estas crisis
El suplemento femenino que publica L’Osservatore Romano se imprimió hace un mes con un brutal reportaje sobre los históricos abusos que han recibido las monjas por parte de sacerdotes y obispos. Violaciones, abusos de poder, relaciones de esclavitud… La historia fue reproducida por decenas de medios, abrió un debate cerrado a cal y canto durante años en la Iglesia y obligó al Papa a pronunciarse y a reconocer el problema en pleno vuelo de vuelta de su viaje a Abu Dabi.

Aquella apuesta periodística, como tantas otras, fue idea de Lucetta Scaraffia (Torino, 1948), periodista, historiadora y directora de Mujeres, Iglesia y Mundo, el valiente suplemento que dirige y que impulsó el anterior responsable e L’Osservatore, Giovanni Maria Vian. Azote del machismo rampante en la Iglesia, Scaraffia está convencida que la institución debe feminizarse para afrontar plagas como la de los abusos.

Pregunta. ¿Usted es la gran voz del feminismo dentro del Vaticano. Más bien la única. ¿Qué pensó cuando escuchó decir al papa el otro día que cualquier feminismo es machismo con faldas?
En la Iglesia hay una tradición muy fuerte de ocultamiento de la verdad para salvar a la institución
Respuesta. La verdad es que no estoy muy contenta. Todas las veces que las mujeres son equiparadas metafóricamente a otra entidad simbólica significa también que viene negada su importancia real. Quiere decir que todavía no se acepta dar una respuesta positiva a su presencia. A esa frase le habría respondido que como mujer quiero ser escuchada con respeto y atención, no quiero ser una metáfora de nada. Solo ser escuchada como un sacerdote o un obispo. El feminismo, además, no es equiparable al machismo. Es una rebelión a un rol de opresión que viene del machismo. Son cosas opuestas.
P. ¿El Papa y la Iglesia son machistas?
R. Tienen una tradición patriarcal de la que no salen. No están acostumbrados a escuchar y a respetar a las mujeres.

P. ¿Se ha movido algo últimamente?
R. Algo sí… Pero cada comisión o nueva institución de la Iglesia debería estar compuesta por una mitad de mujeres. En esta cumbre eran poquísimas y han hablado solo tres. Y es una pena, porque las mujeres viven el problema de los abusos como víctimas, pero también como observadoras y protectoras de los menores con otra mirada.
P. Con los abusos da la sensación que sucede lo mismo que con el feminismo. No se entiende el fondo de la cuestión. No se perciben como un problema hasta que es demasiado tarde.
R. No se afronta con sinceridad y coraje. ¿Por qué se da tan poco espacio a las mujeres? No hay una razón. La única es una tradición que debe superarse. Con los abusos, lamentablemente creo que es muy difícil para la Iglesia tener una mirada crítica sobre su propia organización.
La Iglesia y el Papa no están acostumbrados a respetar a las mujeres

P. ¿En qué sentido?
R. Hoy he oído al padre Zollner [organizador de la cumbre sobre abusos] decir en las conclusiones que crearían unas líneas guía para que los obispos sepan cómo comportarse. ¿No lo sabían? Yo soy cristiana, y pensar que un obispo no sabía qué hacer delante de un sacerdote que abusaba de un niño me hace un daño terrible. ¡Claro que lo sabía! Tenía que saberlo. Un cristiano está siempre de parte de las víctimas, no necesitaba ninguna línea guía. Cómo es posible que un sacerdote como Zollner diga con esa tranquilidad eso. El obispo tenía que buscar la verdad y castigar al culpable. Nada más.

P. Y si lo saben, ¿por qué no lo hacen?
R. Hay una tradición muy fuerte de ocultamiento de la verdad para salvar a la institución. Es lo contrario al espíritu cristiano. La misericordia obliga a ponerse de la parte de las víctimas, pero ellos se ponían de parte de los verdugos. Y eso no ha sido afrontado. Hace falta hacer un giro copernicano para cambiar el punto de vista. No son las líneas guía, ¡es el Evangelio!
P. ¿Le ha decepcionado la cumbre?
R. Ha sido positiva porque han venido conferencias episcopales que hasta ahora no han afrontado el problema. La italiana a la cabeza, que hasta la fecha no ha querido escuchar a las víctimas. Pero ahora están obligados a afrontarlo.

P. ¿Qué ha faltado?
R. Más claridad. Una autocrítica mayor, que toque las raíces del Evangelio, y no solo de “líneas guía”. Y luego me choca mucho el problema de los obispos. Siguen siendo los controladores, como si fueran siempre inocentes. El obispo, según esta visión, por definición es bueno y el malo es el sacerdote. Pero hay muchos que no lo son. ¿Quién les juzga? ¿A quién se les puede denunciar? Si un cristiano denuncia a un cura pedófilo y el obispo lo cubre, ¿quién le denuncia? ¿Y si es el obispo el abusador, como le pasa a muchas mujeres? Falta control sobre los obispos. Y este asunto no está contemplado en la previsión de intervención. Debería ser prioritario, es el problema fundamental en esta cuestión. Los buenos propósitos sin esto, no sirven.
P. ¿Entiende la frustración de las víctimas?
R. Sí.

P. ¿Una Iglesia más femenina se protegería mejor de los abusos?
R. Estoy segura de que sí. En todas las comisiones de comportamiento del clero debería haber mujeres. También para romper una cierta solidaridad masculina.
Ya nunca se podrá negar el abuso de sacerdotes sobre las religiosas”
P. ¿Se imagina mujeres como jefas de dicasterios en el Vaticano?
R. Sí, incluso como secretaria de Estado. No hay ninguna ley que diga lo contrario. Pero antes deberían estar en las comisiones de control.

P. ¿Cree que el tema de los abusos históricos y masivos a las monjas que usted publicó en el suplemento de L’Osservatore Romano debería haber sido tratado en la reunión?
R. Bueno, la reunión era sobre menores. Y el Papa lo citó en su discurso final. Esperemos que tenga un seguimiento. Además, hubo un testimonio de una monja abusada. Ahora ya nunca se podrá negar el abuso sobre las religiosas.
P. ¿Qué dimensión tiene este problema y en qué punto estamos?
R. Es un fenómeno vastísimo, más que el de los abusos a menores. Y está solo emergiendo ahora.
P. Usted publica historias que no eran imaginables en un medio del Vaticano. ¿Cómo responde la jerarquía de la Santa Sede?

R. Responden con silencio. No sé si están imaginando otra cosa… Pero solo he notado silencio.
P. ¿Nunca algún comentario positivo?
R. No. Muchísimas felicitaciones y cartas de agradecimiento de las religiosas. Me hicieron comprender que hacía falta dar voz a ese dolor. Pero de la parte masculina, casi nada.
P. ¿Sabe si el Papa lo lee o qué le parece?
R. Supongo que lo lee, pero no me ha dicho qué le parece.

https://elpais.com/sociedad/2019/02/25/actualidad/1551117670_505766.html

http://www.redescristianas.net/lucetta-scaraffia-directora-del-suplemento-femenino-de-lobservatore-romano-falta-control-sobre-l

La relación de géneros y el día de la mujer


01 de Marzo de 2019

[Por: Marcelo Barros]

El día internacional de la mujer (08 de marzo) recuerda que en Nueva York, en 1857, un grupo de mujeres fue asesinado por reclamar mejores condiciones salariales y el derecho al voto. Hoy, en casi todo el mundo, la igualdad legal entre hombre y mujer está garantizada. Sin embargo, todavía hay muchos prejuicios y violencias. En muchos países de nuestro continente, diariamente, ocurren hechos que revelan irrespeto, malos tratos y asesinatos, en los cuales la víctima es mujer y sufre violencia por ser mujer.

Actualmente, en la sociedad y en las Iglesias, se difunden rumores sobre lo que impropiamente llaman “ideología de género“. Ese termo es invocado para impedir la discusión abierta y necesaria del problema real, así como la urgencia de una justa relación de géneros. Para que eso ocurra, es necesario comprender la distinción entre sexo y género. Sexo es lo que nos diferencia en términos anatómicos y fisiológicos. Así los sexos son dos: masculino y femenino. Género es categoría social. Es lo que diferencia socialmente a las personas. La identidad de género es la manera en que alguien se identifica en la sociedad. No siempre la identidad de género corresponde al sexo fisiológico. Por eso, hay diversos géneros. Es fundamental que, a causa de ello, nadie sea discriminado o perseguido. La humanidad sólo construirá su felicidad si respeta el derecho de las personas à la diversidad de géneros y à la salvaguarda de la dignidad de todas las personas, sean de qué género sean y sea cual sea su orientación sexual. Este derecho à diversidad es causa común para mujeres y hombres.

Las Iglesias cristianas y otras religiones tienen una deuda histórica y moral con la causa de la igualdad entre hombre y mujer y la aceptación de las relaciones de género. En el nombre de Dios, la mayoría de las Iglesias y religiones han sido cómplices del patriarcalismo y del moralismo vigente. Aún si usa el nombre divino para legitimar prejuicios sociales e injustos. Por el contrario, quien se deja guiar por el Espíritu, cualquiera que sea su tradición religiosa, sabe que la desigualdad o discriminación, sea de género, racial o social, son anti-espirituales. 

Dios es Amor y nos crea diferentes y para ser lo que somos. Sobre la causa de la igualdad de géneros y la promoción de la mujer, recordemos lo que afirmó su santidad, el Dalai Lama: “Todos nosotros tenemos que desarrollar la capacidad de empatía recíproca que, interiormente, cada persona posee. Es la incapacidad de soportar el sufrimiento de la otra persona. Sólo la solidaridad compasiva salvará al mundo “. 

El arzobispo de Gatineau apuesta por las diaconisas como “primer paso” hacia la igualdad en la Iglesia


¿Para cuándo las diaconisas en la Iglesia católica?
¿Para cuándo las diaconisas en la Iglesia católica?

Monseñor Paul-André Durocher reconoce que para su ordenación como sacerdotes se necesitaría un Concilio, pero no tira la toalla: “Debemos trabajar ahora en lo que somos capaces de hacer” para promover su inclusión

06.03.2019 Cameron Doody

Fuerte alegato del arzobispo de Gatineau, Paul-André Durocher, a favor de un poder mayor para las mujeres en la Iglesia. “Si las mujeres fueran diaconisas… tendrían el poder de celebrar matrimonios y de bautizar. Formarían parte de los equipos de gestión. Creo que sería un primero paso“, ha afirmado el prelado canadiense.

El religioso de la región de Québec en el país norteamericano se manifestó así en el programa radiofónico Tout le monde en parle (“Todo el mundo habla de ello”), en el que también afirmó que ha llegado el momento para estudiar “seriamente” la presencia femenina en las comunidades católicas.

El arzobispo de Gatineau se mostró optimista respeto a la reintroducción de diaconisas en la Iglesia -cuestión sobre la que el Papa Francisco encargó una Comisión de Estudio en agosto de 2016- pero reveló que, a su juicio, el asunto de las mujeres sacerdotes es algo más complicado.

“El problema aquí es que el Papa ha dicho que esto no se puede cambiar, que las mujeres no pueden ser sacerdotes”, reconoció Durocher. “La única manera que se produce este cambio sería que hubiera un Concilio Plenario sobre esa cuestión, y eso no se producirá dentro de mucho tiempo”, admitió.

Pero no es que todo está perdido, según el arzobispo quebequés. “Debemos trabajar ahora en lo que somos capaces de hacer”, en particular en las iglesias locales, para que la institución religiosa sea más igualitaria, alentó el prelado.

“¿No deberíamos abrir nuevas oportunidades para el ministerio de las mujeres en la Iglesia?”

Esta intervención en la radio pública canadiense no es la primera vez en la que Durocher ha promovido la idea de una mayor inclusión de las mujeres en la Iglesia. En el Sínodo sobre la Familia en 2015, por ejemplo, el prelado -otrora presidente de los obispos canadienses- hizo una distinción entre el “ministerio” y el “sacerdocio” para luego afirmar que la igualdad de sexos en la Iglesia es una “pregunta justa” para hacerse. “¿No deberíamos abrir nuevas oportunidades para el ministerio de las mujeres en la Iglesia?”, animó a los padres sinodales.

En esta misma ocasión, el arzobispo Durocher también se reveló partidario de dejar que los matrimonios prediquen en las misas dominicales, “para que testifiquen, testimonien a la relación entre la Palabra de Dios y su vida matrimonial y su propia vida en familia”.

Durocher

https://www.religiondigital.org/america/religion-iglesia-america-durocher-arzobispo-gatineau-canada-diaconisas-igualdad-mujeres_0_2100989884.

¿Quién hablará si usted no lo hace? Video musical


MIÉRCOLES 6 DE MARZO DE 2019

Quién hablará si no lo haces? por Marty Haugenhttps://youtu.be/kZ70EZqlCys
Publicado por Bridget Mary Meehan a las 3:41 PM

La coerción sexual y la violación conyugal: lo que la iglesia debe hacer


6 DE MARZO DE 2019 POR MELINDA SELMYS9 COMENTARIOS300

Fue después del nacimiento de mi sexto hijo, mi familia se había llevado a mis otros hijos para que pudiera descansar y recuperarme con el bebé, y mi esposo estaba bebiendo en exceso. Durante días él se enfureció en la casa mientras yo trataba de cuidar a un recién nacido. Cuando estaba más cerca de estar sobrio, quería discutir sobre la enseñanza sexual de la Iglesia. Cuando estuvo lo suficientemente borracho, el pretexto de la discusión teológica se desvaneció y declaró sus demandas simplemente: “Chupa mi polla”.

Estuve siete días después del parto, todavía dolorida por dar a luz, mis hormonas estaban en una montaña rusa, y estaba aislada y aterrorizada. Le supliqué que dejara de beber, pero él insistió en que esto era imposible. Estaba usando alcohol para lidiar con la frustración sexual insoportable que la enseñanza sexual católica le estaba infligiendo, y que lo estaba forzando a soportar por mi insistencia en permanecer fiel a la enseñanza.

Finalmente, incapaz de lidiar con la rabia y la bebida, me derrumbé y tuve relaciones sexuales con él. Elegí una posición que esperaba que no causara ningún tipo de daño y lo hice “naturalmente” para evitar el pecado mortal.

No fue hasta años después, cuando #metoo estaba explotando en internet, que finalmente pude admitir que lo que ocurrió ese día fue una violación.

Malas respuestas a preguntas difíciles

La enseñanza católica había hecho muy poco para prepararme para pensar en mis propias necesidades o mi propia protección en una situación como esta. El énfasis siempre estuvo en la naturaleza de los actos y la presunción de culpabilidad. La Iglesia consistentemente canonizó a las mujeres que habían resistido el sexo hasta el punto de la muerte. La violación conyugal rara vez se discutía, y cuando surgió, por lo general estaba en el contexto de los argumentos sobre si era incluso algo real en primer lugar.

Años antes, había leído un libro que aplicaba la ética sexual católica a situaciones de la vida real. Estoy bastante seguro de que fue Germaine Grisez ” El camino del Señor Jesús: preguntas morales difíciles “. La autora respondió a las cartas de los lectores, mostrando cómo los principios morales católicos se aplicarían a sus circunstancias particulares.

Una de las cartas fue de una mujer que tenía motivos de salud muy graves para evitar el embarazo, pero su esposo la presionó y la obligó a tener relaciones sexuales durante el período fértil mientras intentaba practicar la PFN. Preguntó si estaría bien usar anticonceptivos ya que básicamente estaba siendo sometida a una violación conyugal. La autora respondió que en los casos de la llamada violación conyugal, la mujer solía consentir, al menos nominalmente, para mantener la paz en el matrimonio, y que, por lo tanto, no estaba siendo realmente violada.

Espero que esa mujer haya ignorado este desastroso consejo, pero no lo hice. El resultado fue lo suficientemente claro: si no estaban literalmente atrapados en una cama y forzados a tener relaciones sexuales contra su voluntad, estaban consintiendo y, por lo tanto, eran responsables. La violencia psicológica y emocional eran factores que se suponía que debías resistir con valentía, y si no tenías los recursos emocionales para hacerlo, entonces eras culpable por lo que te pasara.

La deuda matrimonial

Acompañando esto, había un gran cuerpo de tradición católica que limitaba severamente el derecho de una mujer a decir “no” en primer lugar. Una esposa era el único “objeto legítimo de la concupiscencia” y ella le debía la “deuda de matrimonio” a su marido. Si ella no lograba “hacer la deuda”, entonces ella era responsable de ponerlo en el camino de la tentación de cometer pecados graves como la infidelidad, la pornografía y la masturbación.

Esto permite a los hombres abusivos descargar la responsabilidad por su propia falta de castidad hacia sus esposas. Recuerdo que una vez mi esposo me dijo que estaba terriblemente enojado conmigo porque no podía recibir la comunión. Tuvimos una larga racha de abstinencia porque mis ciclos eran irregulares y él vio que era mi culpa que se hubiera roto y tomado el asunto en sus propias manos.

Pudo citar a las autoridades de San Pablo a Tomás de Aquino, demostrando que le debía sexo, y argumentó que era egoísta por mi parte resentirme de esta obligación. Después de todo, la obligación del domingo de asistir a la misa no era voluntaria, pero eso no significaba que pudiéramos acercarnos a la Eucaristía con resentimiento o renuencia. El sexo era así.

Falta de consejo

Durante los años en que luché con este, nadie, incluidos mis confesores, me sugirió que el problema era que mi marido me estaba maltratando. En cambio, el enfoque estaba en si yo estaba pecando o no, y cómo podía evitar cometer pecado. Incluso cuando los confesores fueron amables, no me dijeron que necesitaba protegerme o comenzar a trabajar en un plan de salida.

Esto no quiere decir que no haya nada en la enseñanza católica que aborde la violencia sexual en el matrimonio. Hay algunos comentarios velados en Familiaris Consortio , expresados ​​en el lenguaje abstracto semi-impenetrable de Juan Pablo II. Con la publicación de Amoris Laetitia , finalmente se dijo claramente que la interpretación de San Pablo que mi esposo solía acosar a mí es realmente desordenada y que la dominación sexual es contraria a los bienes del matrimonio.Pero esto rara vez se discute. Es algo que puedes encontrar profundamente enterrado en largas encíclicas, pero no está al frente y en el centro de la forma en que lo están otras enseñanzas sobre el sexo. En cambio, se nos presenta el “buen ejemplo” de las mujeres de Saintly que salvaron las almas de sus esposos al soportar con paciencia años o décadas de abuso. Se nos dice que perdonemos, perdonemos, perdonemos, y que el propósito del matrimonio es salvar el alma de nuestro cónyuge.

Tampoco está claro lo que debe hacer una mujer en una situación en la que se la está presionando para que tenga relaciones sexuales no deseadas. La mayor parte de lo que la Iglesia ha publicado al respecto deja en claro que el esposo está pecando, pero no da ninguna orientación a la mujer que se encuentra en esta situación. Al igual que mis confesores, la Iglesia reconoce que la mujer está siendo perjudicada, pero no le dice qué hacer al respecto.

Una excepción, que no descubrí hasta después de haber terminado mi matrimonio, es el documento de la USCCB ” When I Call For Help ” que recomendaría encarecidamente a cualquier mujer católica que piense que podría estar en un matrimonio abusivo, y para cualquier sacerdote que trabaje con cónyuges (hombres o mujeres) que puedan ser víctimas de coerción o abuso sexual.

El poder del reconocimiento

Esto no quiere decir que el registro de la Iglesia sea completamente horrible. En las últimas semanas antes de que finalmente llamara a la policía a mi ex, escuché un sermón que no se parecía a ninguno que hubiera escuchado antes. Nuestra parroquia local había cambiado los tiempos de la Misa para dar cabida a una conmemoración menor y terminé yendo a una pequeña parroquia misionera al norte de nosotros.

El sacerdote tenía un rico acento caribeño y abrió su sermón diciendo que Canadá es una nación cristiana. ¿Por qué? Porque la ley protege a mujeres y niños. Llamó a mi hija, quien sonrió tímidamente al ser señalada para esta atención especial, y le puso la mano en el hombro “A los niños pequeños como este”.

Era la primera vez que escuchaba un sermón sobre violencia doméstica, y mucho menos uno que identificaba leyes que permitían a las mujeres abandonar los matrimonios abusivos como algo bueno. Me di cuenta de cuántas veces me había topado con la idea de que Canadá era una nación pagana y que los apoyos que existen para proteger a las mujeres y los niños del abuso eran un ataque a los valores familiares y los derechos de los padres.

Ese día, me sentí visto de una manera que no me había sentido visto durante años. Lloré y finalmente me fui a casa sintiéndome en paz con la idea de que protegerme a mí ya mis hijos era realmente bueno, que era cristiano proteger a los vulnerables y que estaba bien verme como alguien que merecía protección contra la violencia.

Ese solo sermón, de alguien que ni siquiera me conocía a mí ni a mi situación, me dio el coraje de hablar con las autoridades y finalmente obtener ayuda.

La responsabilidad de la iglesia

Es muy agradable decir que el problema no es con la enseñanza de la Iglesia sino con los hombres abusivos, pero a menos que esto esté acompañado de apoyo práctico y consejo para mujeres en situaciones abusivas, esto es simplemente un cambio de culpa. La Iglesia debe ser proactiva al respecto: ayudar a las mujeres a reconocer las señales de alerta antes de contraer matrimonios abusivos, capacitar a los confesores para que reconozcan las señales de que un penitente ha interiorizado la culpa por su victimización y confiesa su abuso como si fuera su propio pecado.

También se debe reconocer y reconocer que la tradición católica incluye muchos tropos que las personas abusivas pueden usar para presionar o controlar a sus víctimas, y que se debe emprender una campaña activa para desmantelar estas ideas tóxicas. Es un gran problema si un chico católico que conoce bien las enseñanzas de la Iglesia puede convencerse de que la masturbación es un pecado grave, pero presionar a su esposa para tener relaciones sexuales no lo es. Los documentos actuales aclaran una de estas cosas, pero expresan la otra en términos ambiguos y dejan espacio para que los hombres justifiquen el comportamiento sexual coercitivo.

Si los católicos van a argumentar que la enseñanza de la Iglesia se ocupa de proteger la dignidad de las mujeres, esto tiene que cambiar. La dignidad de la persona entera de una mujer debe reconocerse antes y antes de la dignidad de su fertilidad. De lo contrario, continuaremos teniendo una cultura que haga que las mujeres se sientan confundidas acerca de sus derechos, obligadas a sus abusadores y culpables por su victimización.

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay.

https://www.patheos.com/blogs/catholicauthenticity/2019/03/sexual-coercion-and-spousal-rape-what-the-church-needs-to-do/?fbclid=IwAR3BH7K67Y

Señoras de la iglesia


por Bil Aulenbach el 28 de febrero de 2019 | 0 comentarios8

 
Me suscribo a The Monastic Way , un boletín mensual publicado por la hermana Joan Chittister, una monja benedictina de Erie, Pennsylvania. La hermana Joan es progresista, escribe de manera prolífica, apoya los ministerios de la prisión y viaja por todo el mundo para que las buenas noticias sean buenas y relevantes para las mujeres.

El número de julio de 2018 de la Vía Monástica fue sobre María de Magdala. ¡Esta María es mi dama favorita en la Biblia!

Creo que ella estaba casada con Jesús. El evangelio no canónico de María (14: 9) dice: “Seguramente el Salvador la conoce bastante bien [código para el coito]. ¡Después de todo, él la amaba más que a nosotros! ”¿Por qué no se casaría Jesús? En aquellos días, casi todos los hombres eran, no necesariamente por amor, sino por propósitos prácticos.

Muchos de los seguidores más cercanos de Jesús eran mujeres, y fueron la base de su éxito. María de Magdala fue una de esas mujeres. La mencionan catorce veces en los evangelios. Solo Lucas 8: 2 y el controvertido final de Marcos acusan a María de sufrir siete demonios antes de unirse al ministerio de Jesús.

Una parte de mí se pregunta si la idea de los siete demonios se agregó más tarde a la historia de Mary a medida que la iglesia se hizo cada vez más patriarcal y minimizó la importancia de las mujeres. María era una potencia, por lo que los hombres a cargo la hicieron prostituta o loca. El mensaje era claro: los hombres debían estar a cargo y las mujeres debían estar subordinadas.

Luego, el liderazgo de la iglesia comenzó a retratar el sexo como algo sucio y desalentador para que los sacerdotes no tuvieran ninguno. Los factores económicos influyeron en esto: los sacerdotes célibes cuestan casi nada. Los sacerdotes casados ​​tenían que mantener a sus esposas e hijos. ¡Eso le costó mucho dinero a la iglesia!

Entonces, la iglesia hizo que Jesús fuera célibe y destruyera o escondía cualquier documento que mostrara cuán importantes eran las mujeres para la iglesia primitiva. Lenta pero seguramente, la iglesia degradó a las mujeres y el sexo hasta que el sexo solo estaba permitido para la procreación, nunca para recreación.

A principios del siglo IV, la iglesia dijo que un sacerdote no podía tener relaciones sexuales el sábado por la noche antes de la misa del domingo. ¿Eh?

En 385, un sacerdote llamado Sirico dejó a su esposa para convertirse en papa y luego emitió una orden que prohibía a los sacerdotes dormir con sus esposas.

Unos doscientos años después, otro edicto papal decretó que cualquier clérigo encontrado en la cama con su esposa sería excomulgado.

En 1074, la iglesia exigió que los sacerdotes fueran célibes. Esto reforzó la mentalidad de que el sexo era solo para la procreación y que las mujeres estaban subordinadas.

Cuando fui ordenado a fines de la década de los cincuenta, a las mujeres aún se les excluía de las posiciones de liderazgo de la iglesia, pero en 1976, la Iglesia Episcopal vio la luz y comenzó a ordenar a las mujeres.

La Iglesia Católica Romana todavía está atrapada en la vieja mentalidad, pero con la reciente epidemia de sacerdotes que se han convertido en gays o pedófilos, tal vez el Papa Francisco considere la posibilidad de permitir sacerdotes casados ​​y mujeres.

Algunas monjas han exigido la ordenación y están siendo sacerdotadas por obispos renegados. Yippee!

El clero católico romano de pensamiento agudo conoce una forma de puerta trasera para casarse y ser sacerdote. Los sacerdotes católicos romanos ordenados se enamoran, dejan la iglesia para casarse y luego son aceptados como sacerdotes en la Iglesia Episcopal. A continuación, encuentran un obispo católico romano que está tan desesperado por los sacerdotes que aceptará a hombres casados, y voilà, nos casamos con sacerdotes católicos romanos.

María fue una figura poderosa como la esposa de Jesús. Mi propia esposa ha sido poderosa en mi ministerio.

Espero que antes de morir vea más sacerdotes católicos romanos casados ​​con esposas e hijos, tal vez incluso mujeres sacerdotes con esposos e hijos.

Pero todavía tengo esta pregunta candente: ¿por qué las mujeres van a las iglesias que no permiten que los clérigos Señoras, ¡no apoyen a las iglesias que los hacen ciudadanos de segunda clase!

Visite el sitio web de Bil Aulenbach aquí .

https://progressivechristianity.org/resources/church-ladies/

Las heridas nunca prescriben


· Testimonio de una mujer europea víctima de abusos ·

23 de Febrero de 2019

Publicamos la traducción al español del testimonio que se presentó durante la cumpre para la protección de los menores en el Aula nueva del Sínodo el viernes 22 de febrero de una mujer europea víctima de abusos.

Buenas tardes, quería contarles de cuando era una niña. Pero es inútil hacerlo porque cuando tenía 11 años un sacerdote de mi parroquia destruyó mi vida. Desde ese momento yo, que adoraba los colores y hacia piruetas en los campos, sin preocupaciones, no he existido más.

En cambio quedan marcadas en mis ojos, en los oídos, en la nariz, en el cuerpo, en el alma todas las veces en las que él me bloqueaba a mí, niña, con una fuerza sobrenatural: yo me paralizaba, me quedaba sin respirar, salía de mi cuerpo, buscaba desesperadamente con los ojos una ventana para mirar hacia afuera, esperando que todo terminara. Pensaba: «si no me muevo, de repente no sentiré nada; si no respiro, de repente podría morir».

Cuando terminaba, yo me volvía a apropiar de aquello que era mi cuerpo, herido y humillado y hasta me iba creyendo haberme imaginado todo. Pero ¿cómo podía yo, niña, entender aquello que había ocurrido? Pensaba: «¡seguramente habrá sido culpa mía!» o «¿me habré merecido este mal?»

Estos pensamientos son las más grandes laceraciones que el abuso y el abusador te insinúan en el corazón, más que las mismas heridas que te marcan el cuerpo. Sentía que ya no valía nada, ni siquiera que existía. Solo quería morir: lo he intentado… no lo he logrado.

Los abusos continuaron por 5 años. Nadie se dio cuenta.

Yo no hablaba, pero mi cuerpo comenzó a hacerlo: problemas alimenticios, varias hospitalizaciones: todo gritaba mi malestar, pero yo, completamente sola, callaba mi dolor. Todo esto era atribuido al ansia por la escuela en donde de improviso, me iba muy mal.

Luego, vino el primer enamoramiento… mi corazón que late y se emociona en lucha con el mismo corazón que se detiene por el terror vivido; gestos de ternura contra actos de fuerza: un paragón insostenible. La consciencia: ¡una realidad insoportable! Para no hacerme sentir el dolor, el asco, la confusión, el miedo, la vergüenza, la impotencia, el no ser adecuada, mi mente ha removido los hechos ocurridos, ha anestesiado mi cuerpo colocando distancias emotivas con respecto a todo aquello que vivía causando en mí enormes daños.

A los 26 años tuve mi primer parto: flash back e imágenes me volvieron a traer todo a la mente. El parto bloqueado; mi hijo en peligro; la lactancia convertida en algo imposible por los recuerdos terribles que afloraban. Creía enloquecer. Entonces me confié con mi marido, confianza después usada en mi contra durante la separación, cuando, a causa del abuso sufrido, él pedía que me fuese quitada la patria potestad por ser una madre indigna. Luego la escucha paciente de una querida persona y el coraje de escribir una carta a aquel sacerdote finalizada con la promesa de no dejarle nunca más el poder de mi silencio.

Desde entonces, hasta hoy, continúo un durísimo recorrido de reelaboración que no tiene atajos, que requiere una enorme constancia para reconstruir en mí identidad, dignidad y fe. Un camino que se hace mayormente en soledad y si es posible, con la ayuda de algún especialista. El abuso crea un daño inmediato, pero no solamente eso: es más difícil hacer las cuentas cada día, con aquello vivido que te invade y se presenta en los momentos más improbables. Deberás convivir con eso… ¡siempre! Solo puedes aprender, si lo logras, a hacerte herir menos.

Dentro de ti conviven una infinidad de preguntas a las que no encontrarás respuesta, ¡porque el abuso no tiene un sentido! «¿Por qué a mí?», me preguntaba, y no seguramente porque habría preferido que le pase a otro, porque lo que yo he sufrido ¡es mucho para cualquier otro!

O sino: «Dios, ¿dónde estabas?»… ¡Cuánto he llorado haciéndome esta pregunta! No tenía más confianza ni en el Hombre ni en Dios, en el Padre-bueno que protege a los pequeños y a los débiles. Yo, niña, ¡estaba segura que nada malo podría venir de un hombre que “perfumaba” a Dios! ¿Cómo podían las mismas manos, que a tanto habían llegado sobre mí, bendecir y ofrecer la Eucaristía? Él adulto y yo niña… se había aprovechado de su poder además que de su rol: ¡un verdadero abuso de fe!

Y no por ultimo: «¿Cómo hacer para superar la rabia y no alejarse de la Iglesia después de tal experiencia sobre todo frente a la gravísima incoherencia de todo lo predicado y cuanto actuado por mi abusador, pero también de aquel que, de frente a estos crímenes, ha minimizado, escondido, silenciado, o peor aún no ha defendido a los pequeños, limitándose mezquinamente a mover a los sacerdotes para que hagan daño en otras partes?» Frente a esto, nosotros víctimas inocentes, sentimos más grande el dolor que nos ha matado: ¡también esto es un abuso a nuestra dignidad humana, a nuestra consciencia, así como a nuestra fe!

Nosotros víctimas, si logramos tener la fuerza de hablar o de denunciar, tenemos que encontrar el valor de hacerlo sabiendo que nos arriesgamos a no ser creídos o a tener que ver que el abusador se libra al final con una pequeña pena canónica. ¡Esto no puede y no debe más ser así!

He necesitado 40 años para encontrar la fuerza de la denuncia. Quería romper el silencio del que se nutre toda forma de abuso; quería volver a partir de un acto de verdad, descubriendo después que este acto ofrecía también una oportunidad a quien había abusado de mí.

He vivido el proceder de la denuncia con un costo emotivo muy alto: hablar con seis personas de gran sensibilidad, pero solo hombres y por lo demás, sacerdotes, ha sido difícil. Creo que una presencia femenina sería una atención necesaria e indispensable para acoger, escuchar y acompañar a nosotros víctimas.

El que se me crea y la sentencia, en todo caso, me ha dado un dato real: aquella parte de mí que siempre ha esperado que el abuso no hubiese jamás ocurrido, se ha tenido que rendir, pero al mismo tiempo ha recibido una caricia: yo ahora sé que soy otra cosa, a parte del abuso que he sufrido y las cicatrices que tengo.

La Iglesia puede estar orgullosa de la posibilidad del proceder en derogación a los tiempos de la prescripción (derecho negado por la justicia italiana), pero no del hecho de reconocer como atenuante, para quien abusa, de la entidad del tiempo transcurrido entre los hechos y la denuncia (como en mi caso). ¡La víctima no es culpable de su silencio! El trauma y los daños sufridos son así de mayores cuando más largo es el tiempo del silencio, que la víctima transcurre entre el miedo, la vergüenza, la remoción y el sentimiento de impotencia. Las heridas jamás prescriben, ¡es más! Hoy yo estoy aquí, y conmigo están todos los niños y las niñas abusados y abusadas, las mujeres y los hombres que intentan renacer de sus heridas pero, sobre todo, también está quien lo ha intentado y no lo ha conseguido, y desde aquí, y con ellos en el corazón, tenemos que volver a partir juntos.

http://www.osservatoreromano.va/es/news/las-heridas-nunca-prescriben

El anuario del Vaticano muestra un ligero aumento de la población católica y una disminución de los seminaristas


06 de marzo de 2019

Hay más de 1.300 millones de católicos bautizados en el mundo, que representan el 17.7% de la población mundial, según las últimas estadísticas del Vaticano.

El Annuariam Statisticum Ecclesiae , un anuario publicado en Roma el 6 de marzo, mostró que el número de católicos está creciendo más rápidamente que la población general en África y Asia. En las Américas, la población católica está creciendo, aunque no tan rápido como la cifra general. En Europa, el número de católicos se mantuvo prácticamente sin cambios respecto al año anterior.

El anuario mostró una disminución en el número de candidatos para el sacerdocio en todo el mundo. Nuevamente, las cifras de África y Asia fueron más prometedoras, mientras que en las Américas y especialmente en Europa el dec.

Las cifras en el Anuario reflejan los informes de 2017, el último año para el cual se dispone de estadísticas completas.

https://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=40926

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: