COLOMBIA: ‘Defendiendo nuestra existencia’: la tribu colombiana se interpone en la exploración petrolera


Andes al AmazonasColombia

En la tercera parte de nuestra serie, el pueblo Siona destaca la oposición a cualquier operación en su territorio.

David Hill

Mar 2 abr 2019 06.00 BSTÚltima modificación en mar 2 abr. 2019 20,20 BST

Comparte269

Erazo Yaiguaje con otras personas en Colombia
 Mario Erazo Yaiguaje, vestido con una chaqueta verde, es el portavoz de Buenavista, una comunidad Siona en Colombia. En total, el número de Siona es de aproximadamente 2,600. Fotografía: Mateo Barriga Salazar.

Pablo Maniguaje, un hombre indígena siona, lleva puesta una túnica de manga blanca y un collar de dientes de pecarí. A la derecha, fuera de la vista, se encuentra el río Putumayo, que corre río abajo hacia el Perú y el tronco principal del Amazonas.

Maniguaje está hablando de su territorio. Él está dispuesto a enfatizar su importancia para la gente Siona. “Los árboles, el agua, el aire … Eso es vida para nosotros”, dijo. “¿Qué más hay ahí?”

Detrás de él se encuentra la sala de reuniones de su aldea, donde acaba de terminar una reunión. La charla fue de una sola cosa: las propuestas de la filial colombiana de la empresa británica Amerisur Resources para explorar en busca de petróleo en sus tierras. Todos los que hablaron se opusieron ferozmente.

Maniguaje reconoció que no sería la primera vez que una compañía petrolera operaba en el territorio de Siona. Justo enfrente de la sala de reuniones hay un puesto de salud, ahora abandonado, que data de la década de 1990 y fue donado por Ram Petroleum y Grant Geophysical.

“Era otra compañía entonces”, dijo Maniguaje. “Nos dieron el puesto de salud. Cortaron caminos [a través del bosque para realizar pruebas sísmicas] ”.

Parece que son las pruebas sísmicas en las que Amerisur también está más interesado. La solicitud de The Guardian para obtener una copia de la evaluación de impacto ambiental de su exploración propuesta fue rechazada por la compañía por ser “privada”, pero la información presentada a la comunidad de Maniguaje, Buenavista, durante un proceso de “consulta previa” sugiere que Amerisur desea corte al menos nueve líneas sísmicas para explorar en busca de petróleo.

Pero Buenavista está efectivamente en el camino. La concesión de Amerisur, Putumayo-12, se extiende a más de 54,000 hectáreas (133,000 acres). Se superpone completamente a la reserva de aproximadamente 4.500 hectáreas de Buenavista, así como a la mitad de un área de 52.000 hectáreas en la que los Siona intentan expandir la reserva bajo un programa gubernamental de restitución de tierras.

‘La guerra continúa’: una tribu atrapada en el conflicto armado de Colombia

 Lee mas

Siguiendo la información presentada en la consulta, parece que cuatro de las líneas sísmicas cruzarían el norte de la reserva, mientras que otras cinco atravesarían el área potencialmente expandida.

Maniguaje, un venerado anciano Siona, ha estado jugando un papel clave en la oposición de Buenavista.

El año pasado, viajó con Mario Erazo Yaiguaje, portavoz de la comunidad, a los Estados Unidos para la Cumbre de Acción Climática Global , y a la República Dominicana para una audiencia con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para hablar sobre las amenazas planteadas por Amerisur. En febrero, visitó Bolivia para otra audiencia de la comisión.

Al igual que Maniguaje, Erazo está desempeñando un papel central en la causa de Buenavista. Lo describió como “defender nuestras vidas y nuestra existencia como pueblo”.

El número de Siona de aproximadamente 2,600 y fueron declarados en riesgo de “exterminio” hace 10 años por el tribunal constitucional de Colombia. Buenavista, que alberga a unas 600 personas, es la mayor reserva de Siona en términos geográficos.

“Estamos firmes en nuestra oposición a las transnacionales”, dijo Erazo. “Ninguna empresa puede operar en nuestro territorio”.

Durante casi tres años, Buenavista ha expresado esta posición en forma reiterada e inequívoca. En una declaración pública en agosto de 2018 a Iván Duque, el presidente colombiano y otros representantes gubernamentales de alto nivel, la comunidad alegó que Amerisur estaba violando sus derechos colectivos, territoriales y constitucionales, y ponía en peligro su “integridad física y cultural”.

El Siona repitió acusaciones similares en una declaración en octubre que anunciaba la muerte de Felinto Piaguaje Yaiguaje, un anciano muy respetado.

Regístrese en el correo electrónico de Green Light para obtener las historias más importantes del planeta

 Lee mas

“Hemos expresado nuestra posición en numerosas ocasiones”, dijo su declaración más reciente, dirigida a Duque y otros en enero. “Amerisur debe abstenerse de cualquier operación relacionada con Putumayo-12 en la reserva o área que se está expandiendo. No aceptamos, autorizamos ni permitimos ninguna actividad extractiva en nuestro territorio “.

La abogada de Buenavista, Lina María Espinosa Villegas, calificó la decisión de la comunidad como “genuinamente trascendental”. Sobre la base de su interpretación de los fallos del tribunal constitucional, argumentó que Siona efectivamente tiene el derecho de vetar a Amerisur en la reserva y en el área potencialmente ampliada.

Además, operar en su territorio sin su consentimiento, según Espinosa, violaría los derechos de Siona según el derecho internacional, así como instrumentos como la declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Un mapa que muestra las concesiones petroleras y las tierras tribales en Colombia.
 Un mapa del área que muestra las concesiones petroleras que incluyen Putumayo-12 y la reserva de Buenavista. Fotografía: Mapa-Democracia Digital

“Para un pueblo tan pequeño, es un tema de dignidad cultural”, dijo Espinosa, quien trabaja para la ONG internacional Amazon Frontlines. “Es una decisión de enorme peso y valor”.

Sin embargo, Buenavista no siempre ha dicho que no. Si bien la consulta finalizó en 2014 con Siona y Amerisur sin llegar a ningún acuerdo, como han reconocido los representantes de la compañía, el año siguiente se llegó a un acuerdo en marzo en el que la comunidad se comprometió a “facilitar y colaborar” con la empresa y sus subcontratistas con respecto a la exploracion Esto fue a cambio de varias formas de compensación, incluyendo 163 millones de pesos colombianos (£ 39,000), ninguno de los cuales alguna vez aceptaron.

Sin embargo, según Erazo y otros, solo hicieron este acuerdo, a regañadientes, porque un representante de Amerisur les había dado verbalmente la impresión, a través de una interpretación de un documento del ministerio del interior, de que ya se le había otorgado permiso para operar.

Después de que Erazo se reunió con representantes del ministerio en Bogotá y descubrió que no había ocurrido tal cosa, muchos Siona sintieron que habían sido engañados, y la comunidad invirtió su decisión.

En abril de 2016, emitió una declaración pública, enviada a Amerisur, declarando que todo el territorio Siona era “sagrado”, se oponía a la exploración sísmica y revocaba “cualquier decisión [anterior] contraria a ella”.

Las razones declaradas para la oposición de Buenavista parecen ser innumerables.

Si bien la percepción de la comunidad sobre Amerisur ya es abrumadoramente negativa debido a los supuestos efectos de las operaciones en una concesión adyacente al oeste de la reserva, podría decirse que aún más importante es el impacto potencial de la exploración propuesta en sus tierras, bosques y ríos.

Para los Siona, estas son fuentes fundamentales de alimentos, agua, refugio e ingresos, y son parte integral de su cultura, espiritualidad e identidad.

Erazo describió su decisión como un “mandato de nuestros mayores”, y agregó: “Estamos pensando en nuestros hijos, nuestra tierra, nuestra medicina, nuestra espiritualidad. Es por todas estas razones que hemos dicho que no a la sísmica “.

Igualmente importante es el temor de que la exploración acentúe aún más el conflicto armado en Putumayo entre el ejército colombiano, los paramilitares y las “guerrillas”, que ha envuelto a los Siona en las últimas décadas. Hasta cierto punto, algunos en Buenavista afirman que esto ya sucedió como resultado de las operaciones en la concesión adyacente, Platanillo.

Un puesto de salud firme en Colombia.
 Un puesto de salud donado por compañías petroleras que anteriormente operaban en el territorio de Siona. Fotografía: David Hill

Una denuncia es que el “reacondicionamiento” del pozo Alea-1 a fines de la década de 2000 llevó a que las guerrillas de las Farc colocaran minas terrestres en el territorio de Siona como parte de un intento de “repeler al ejército” en el pozo, según un comunicado de la comunidad.

Amerisur dijo que no estaba “dispuesto a comentar” sobre el reclamo.

Otra acusación es que casi al mismo tiempo, bombas de mortero disparadas por el ejército desde una base en un asentamiento llamado La Alea dentro de Platanillo cayeron en la reserva de Buenavista. Esto era, según el reclamo de Siona, parte de la estrategia militar para combatir a las Farc, mantenerlas alejadas de las instalaciones petroleras y facilitar la operación de una empresa. Según Erazo, hubo momentos durante un período de cuatro años en los que la reserva fue bombardeada “casi constantemente” por la noche.

Podría decirse que nadie en Buenavista ha sufrido más por el conflicto armado que dos hermanos, Celio Yaiguaje Payaguaje y su hermano Plácido, que viven en el norte de la reserva en un pequeño pueblo llamado Puerto Silencio. Su madre fue asesinada por una mina terrestre de las Farc en 2012.

Tanto Celio, el presidente de Puerto Silencio, como Plácido dicen que se oponen con vehemencia a la exploración en Putumayo-12.

“Guerrilleros, paramilitares, ejército … todos entrarían”, dijo Plácido. “Eso no es lo que queremos. Por eso le hemos dicho no a la sísmica ”.

Tribu colombiana llama a la acción por supuestos efectos de la petrolera británica

 Lee mas

En Buenavista, parece ser una suposición generalizada de que Amerisur no podría operar sin el ejército, y algunos Siona creen que la compañía está “protegida” por ella de las Farc. Los soldados guardan plataformas y otras instalaciones, dicen, o viajan con petroleros u otros medios de transporte.

Declaraciones recientes de la comunidad alegan que la función del ejército en la región es “más una forma de garantizar la explotación petrolera” que cualquier otra cosa, y afirma que aunque “el acuerdo de paz [en 2016 entre las Farc y el gobierno] ha significado una disminución en los intercambios” entre las Farc y las fuerzas armadas, todavía hay un aumento en la presencia militar y las operaciones para proteger la infraestructura petrolera ”. Cuando el Guardián y una delegación de Siona se acercaron a una instalación de Platanillo, emergieron inmediatamente dos soldados armados.

Erazo afirmó: “[La compañía] necesita que el ejército proteja su infraestructura, los trabajadores y los muleros que transportan el crudo”.

No es solo el Siona en Buenavista quien lo ve de esta manera. En un campesino del pueblo (campesino) denominado La Rosa, poco río arriba, el presidente del consejo local, Gregorio Rosales, dijo que creía que la función principal del ejército era defender las operaciones de petróleo, en lugar de proteger a los civiles del conflicto armado o luchar contra la “guerra contra drogas “.

“Eso es lo que hemos estado discutiendo”, dijo Rosales. “Porque antes de 2012 [el año en que dice que Amerisur llegó a La Rosa], no había ningún ejército aquí, y el ejército que ahora está aquí … no es para cuidar a los campesinos o vigilar la frontera. Es para proteger la infraestructura petrolera “.

Cuando se le preguntó si Amerisur tiene algún contrato o acuerdo con el ministerio de defensa para proteger sus operaciones en Putumayo, el departamento dijo que se han realizado seis “acuerdos” desde 2008, todos específicamente con el ejército, con uno firmado cada año entre 2012 y 2017, y el actual que vence este mes.

El objetivo de los acuerdos, dijo el ministerio, ha sido mantener la seguridad en el “área general y área de influencia de las actividades y operaciones de la compañía”.

Un portavoz de Amerisur dijo que “ha estado operando en la región de Putumayo de Colombia por más de 10 años, tiempo durante el cual ha invertido fuertemente tanto en la región como en el apoyo a las comunidades locales para brindar beneficios sociales y económicos positivos, mientras cumple con todos los requisitos. Leyes y reglamentos aplicables. La seguridad del personal de Amerisur es primordial ”.

Además, numerosos Siona en Buenavista alegan que Amerisur también ha alcanzado acuerdos con las Farc, y parece ser otra suposición generalizada de que de otro modo no podría operar.

La compañía lo niega, pero la comunidad hizo la reclamación en un informe el año pasado luego de una visita a la reserva por parte de varias agencias gubernamentales. Se hizo en referencia a la consulta previa con respecto a la exploración propuesta en Putumayo-12, que el reclamo Siona está efectivamente controlado por los guerrilleros.

Una instalación petrolera de Amerisur en la concesión de Platanillo al oeste de Buenavista
 Una instalación petrolera de Amerisur en Platanillo, al oeste de Buenavista, que según el Siona ha contaminado los ríos. Fotografía: Mateo Barriga Salazar.

“Las Farc dijeron que ni la compañía [Amerisur] ni la comunidad [Buenavista] podrían continuar con el proceso de consulta sin su aprobación”, dice el informe, “por lo que tuvieron que dialogar y establecer acuerdos entre las partes”. Varios hicieron Siona Alegaciones similares a The Guardian, pero ninguna puede ser nombrada por su propia seguridad.

Las Farc han estado en la lista de organizaciones terroristas extranjeras del Departamento de Estado de EE. UU. Desde 1997. Un portavoz de Amerisur insistió: “Es absurdo y escandaloso alegar que Amerisur ha negociado con las Farc”.

A pesar de la obvia oposición de Buenavista, el informe anual de Amerisur de 2017 sugiere que tiene la intención de continuar con la exploración propuesta. Afirmó que la consulta previa para Putumayo-12 se “completó” con Buenavista y otras dos comunidades Siona, lo que permitió que “se realicen más operaciones sísmicas en el bloque”.

Si bien es cierto que la consulta previa terminó con otras dos comunidades Siona que llegaron a acuerdos con la compañía, esto no se puede decir sobre Buenavista. No a finales de 2014, o desde abril de 2016, cuando se revocó el acuerdo de marzo de 2015.

Espinosa afirma que, según la ley colombiana, cuando no se llega a ningún acuerdo durante una consulta previa, es el gobierno el que “decide si el proyecto sigue adelante o no”. En este caso, ella no cree que se haya seguido el protocolo correcto.

“[Se supone que esa decisión] se debe tomar sobre la base de criterios como la objetividad, la razonabilidad y la proporcionalidad, y si los impactos negativos sobre los pueblos indígenas son posibles, entonces se deben planificar medidas correctivas”, dijo.

“En este caso, eso no se hizo. Dados los riesgos particulares para una comunidad como Buenavista, deberían tener el derecho de dar su consentimiento o veto “.

Muchos Siona en Buenavista alegan que después de la consulta previa y la revocación del acuerdo de marzo de 2015, Amerisur se negó a aceptar su decisión y siguió intentando llegar a un acuerdo con ellos utilizando diversas estrategias secretas.

En su declaración de agosto, la comunidad informó que un representante de la compañía dijo a otros indígenas que viven en su reserva que, aunque Amerisur aún no había llegado a un acuerdo con Buenavista, “eso cambiará en breve”.

Erazo dijo: “Hemos dicho que no, pero eso no fue suficiente para ellos [la empresa] o el gobierno”.

Rebeldes de las Farc se encuentran en formación en la selva de Putumayo, Colombia.
 Los rebeldes de las Farc se encuentran en formación en la selva de Putumayo, Colombia. Fotografía: Fernando Vergara / AP

De acuerdo con Siona, las estrategias secretas incluyen la afirmación de que el ministerio del interior le había dado permiso a Amerisur para operar cuando no lo había hecho, intentar socavar y / o presionar a líderes de la comunidad como Erazo y ofertas de incentivos financieros a otras comunidades Siona que han alcanzado acuerdos con la empresa, a condición de que pudieran convencer a Buenavista de hacer lo mismo.

Un portavoz de Amerisur dijo: “No se han utilizado tácticas clandestinas. El ministerio del interior ha acompañado todas las interacciones con estas comunidades y ha certificado el debido proceso y se ha seguido el debido proceso “.

Otra denuncia es el intento de intimidar al abogado de Buenavista. Según Espinosa, los representantes de la compañía presentaron una denuncia penal acusándola de bloquear el acceso público a lo largo de una carretera de Putumayo en 2017, aunque dijo que era imposible, porque ese día estaba visitando instalaciones en Platanillo con funcionarios gubernamentales de alto nivel y más de 30 siona.

El año pasado, numerosas organizaciones colombianas e internacionales escribieron al fiscal general diciendo que la acusación contra Espinosa era “infundada” y solicitó el cierre de la investigación.

Pero Amerisur defiende su acusación. “El abogado de la comunidad estuvo presente en un bloqueo ilegal de carreteras que afectó la integridad del personal y las operaciones de la compañía”, dijo un portavoz de la compañía. “Amerisur informó la presencia de estas personas a la policía local, como lo exige la ley”.

También se alega que Amerisur coordinó una reunión en marzo de 2017 entre el embajador del Reino Unido en Colombia, Peter Tibber, y supuestos representantes de Buenavista, incluido un anciano en particular que habló a favor de la compañía. Sin embargo, según los líderes de la comunidad, el anciano no ha vivido en la reserva durante varios años y supuestamente le ofrecieron incentivos financieros por sus comentarios.

Al día siguiente, Erazo y otros hablaron con Tibber, se afirma, y ​​reiteraron su oposición a las operaciones petroleras en su territorio.

“Sí, las personas [que se reunieron con el embajador Tibber] son ​​Siona”, dijo una declaración pública, “pero no son autoridades legítimas de la reserva de Buenavista y no pueden hablar en nuestro nombre, ni tienen ninguna capacidad de representación”.

Erazo dijo que Tibber estaba “sorprendido” cuando escuchó que los Siona que había conocido el día anterior no eran representantes de Buenavista. “Le dije que ya no quería que me llamara la compañía”, dijo Erazo, “y después de eso, dejaron de hacerlo”.

Amerisur negó haber utilizado tácticas secretas con respecto a la visita del embajador. “[A Buenavista] se le invitó a asistir a la reunión, y los que se presentaron tuvieron acceso completo y abierto al embajador durante su visita”, dijo un portavoz.

La situación en la región se ha vuelto más tensa en los últimos 10 meses más o menos. En agosto, Siona informó que los preparativos para la exploración propuesta en Putumayo-12 ya habían comenzado tanto en la reserva como en el área potencialmente expandida, con cuadrillas de Amerisur y un subcontratista que aparentemente estaban despejando el bosque.

En junio, descubrieron una nueva ruta que se ejecutaba desde una instalación de la compañía, que supuestamente pretendía cruzar el área potencialmente expandida. Según la declaración de Buenavista de agosto, “todo esto se hizo con las fuerzas armadas”.

Sin embargo, como parte del proceso legal para expandir la reserva, Mario Coral Mejía, un juez de un tribunal de Putumayo, ordenó a Amerisur, a menos que tenga el “consentimiento informado” de Buenavista, a “abstenerse inmediatamente” de cualquier operación relacionada con pruebas sísmicas. en Putumayo-12 en la reserva y área potencialmente expandida hasta que se complete el proceso legal.

El juez también ordenó a numerosas agencias gubernamentales, incluida la autoridad nacional de licencias ambientales, “suspender o abstenerse” de otorgar licencias o permisos relacionados con operaciones petroleras u otros recursos naturales de extracción en las mismas áreas.

Coral emitió el fallo en agosto. Amerisur dijo que ha suspendido las operaciones pero que debería poder continuar porque, según continúa, la compañía cuenta con el consentimiento de Buenavista.

“Amerisur recibió el consentimiento informado de Buenavista a través del proceso de consulta previa en coordinación con (sic) el ministerio del interior colombiano, que se reafirmó posteriormente mediante un” acta de acuerdo “en marzo de 2015 firmado por Buenavista, y por lo tanto la compañía continuó su acuerdo. y aprobado, programa de trabajo limitado “, dijo un portavoz.

“Amerisur ha emitido un informe al tribunal civil que describe la situación y está esperando la confirmación de que se ha obtenido el consentimiento informado. Mientras tanto, Amerisur confirma que posteriormente ha cesado sus operaciones “.

Amerisur repitió la afirmación de que cuenta con el consentimiento de Buenavista en una carta a la comunidad, Duque y otros en octubre.

La carta también refutó las acusaciones de exacerbar el conflicto armado y tener vínculos con “terroristas” y otros grupos ilegales, y declaró que ha suspendido las operaciones tras el fallo de Coral.

Erazo dijo que Amerisur había dejado de operar, pero no creía que la compañía tuviera el consentimiento de Buenavista. “Es una estafa”, agregó.

La embajada del Reino Unido en Colombia no pudo ser contactada para hacer comentarios.

Ya que estás aquí …

… tenemos un pequeño favor que pedir. Más personas están leyendo y apoyando nuestros informes de investigación independientes que nunca. Y a diferencia de muchas organizaciones de noticias, hemos elegido un enfoque que nos permite mantener nuestro periodismo al alcance de todos, independientemente de dónde vivan o de lo que puedan pagar.

The Guardian es editorialmente independiente, lo que significa que establecemos nuestra propia agenda. Nuestro periodismo está libre de sesgos comerciales y no está influenciado por propietarios multimillonarios, políticos o accionistas. Nadie edita nuestro editor. Nadie dirige nuestra opinión. Esto es importante ya que nos permite dar voz a los menos escuchados, desafiar a los poderosos y exigirles cuentas. Es lo que nos hace diferentes a tantos otros en los medios de comunicación, en un momento en que la información objetiva y honesta es crítica.

Cada contribución que recibimos de lectores como usted, grandes o pequeños, se destina directamente a financiar nuestro periodismo. Este soporte nos permite seguir trabajando como lo hacemos nosotros, pero debemos mantenerlo y desarrollarlo para cada año venidero.

https://www.theguardian.com/world/andes-to-the-amazon/2019/apr/02/colombia-siona-tribe-oil-exploration-territory-putumayo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: