¿QUE CONOCEMOS DE LOS VIDEO JUEGOS? ¿SE PODRÁN USAR PARA DAR EL MENSAJE DE JESÚS? Olga Lucia Álvarez Benjumea.


Me ha picado la curiosidad, del fenómeno de los video-juegos, cuyos resultados estamos viendo últimamente. Mi pregunta es atrevida, ¿pero no se podrá aprovechar algo de semejantes ingenios re direccionándolos?    Compartiré lo que he encontrado, lo que he reflexionado al respecto.

En primer lugar, no conozco mucho acerca de esa dinámica, hace rato que no lo hago, lo que siempre veía, era una especia de competencia, ganar, y ganar, siempre era tratar de poner obstáculos para bloquear al “otro”, hacerlo caer, o de una vez “matar”. Alguien podrá recordar los famosos Atari y los Play Station,

Parece que el objetivo no ha cambiado mucho. Siempre será atropellar y quitar del medio a quien estorba para coronar la meta, las ansias de poder, y lucir como ganador/a siempre, aunque sea imaginariamente.

En el fondo eso es lo que hemos visto a través de la vida y la experiencia, alguien tiene que “ganar” aplastando, matando al “otro/a”, sea como sea, pero siempre tiene que haber un/a ganador/a.

Es la política androcéntrica, patriarcal machista, misógina, que sostiene y mantiene al sistema capitalista, llevada “inocentemente” a través de los video-juegos.

En el internet solo hay alabanzas para el video-juego, (lo pueden comprobar si les parece) nadie controla, ni dice nada acerca de esto, ni el Estado, ni la Iglesia, páginas y páginas enteras, les dan el visto bueno e invitan cada vez más a hacer “ejercicios”, con estas “inocentes” maquinitas. Claro, cómo se van a ir contra ellos, si ellos son los que los sostienen en el poder. Aquí no se cuestiona, la agresividad, la competencia, la violencia y los “homicidios” generados a través del video-juego.

Aunque no lo creamos, son sus mensajes sublimables, más que para desarrollar en positivo el cerebro, la información que hay al respecto es que: hace que se desarrolle mejor la atención del niño o joven, mejora la memoria, mejora sus habilidades motoras y visuales, mejora en sus relaciones sociales. Los hace capaces de realizar actividades en varios frentes. Todos estos mensajes de los “beneficios”, de lo que conozco, lo pongo en duda, y son dañinos, porque no se les puede hablar, interrumpir, se vuelven agresivos, y permanecen aislados/as.

Pero, papá y mamá, dicen que: “como es tan necio, metido en los videos-juegos no da que hacer”.

El dialogo en la familia, si alguna vez  lo hubo, se acabo, parecen convertirse en seres extraños, ajenos a la verdadera realidad tanto de la familia, como del barrio, la ciudad y el mundo entero. No se genera amistades, nada escuchan, se sienten maltratados, cuando se les invita a comer o a salir, y andan siempre en pie de agresividad.

Estos video-juegos, nada cuestionan, de cara a la realidad social que se vive. No se cuestiona el respeto a los ancianos, a las mujeres y a los niños. Solo enseñan y entrena en tratamiento de fuertes dosis de violencia a nuestros niños a matar…

¿Qué nos queda por hacer?

Las últimas noticias que han venido llegando de niños pre-adolescentes y adolescentes son capaces de matar a la abuela, a la mamá, al hermanito/o, sintiéndose héroes de primera clase, como el reciente caso ocurrió en la ciudad de Medellín, en el Barrio Santa Lucia, donde un menor se trece años mata a 2 hombres y deja herido a otro. El chico se volvió noticia comentada en todos los medios, asustados, estremecidos de dolor, sorprendidos, preocupados, angustiados. Una vez capturado confesó que ha matado a 10 personas más para un total de 12. Por su edad le dan 8 años de cárcel y los expertos en psicología, dicen que no se garantiza su reivindicación como ser humano. ¿Dónde estaba la familia de este niño? ¿No hubo quien lo atajara?

Todavía no hay respuestas, estamos todos/as, confundidos/as, en una crisis de pánico, y gran tristeza.

Según informe del Instituto de Bienestar Familiar-Colombia el año pasado (2018) “300 adolescentes han sido capturados por homicidios, el delito que más preocupa a las autoridades. En cuanto a la edad, las estadísticas revelan que el 36% tiene 17 años, el 20% 15 años, el 11%14 años y el 1% menos de los 14 años”

Este año, (2019) se ve que el dato de homicidios de pre-adolescentes y adolescentes sigue en subida y la edad ya no es de 14 sino de 13 años.

Es escalofriante el futuro para nuestro país, incapaz de lograr la paz y ofrecer un futuro a la juventud.

El problema no es solo de Colombia, hay cantidad de información de estos casos de homicidios realizados por jóvenes en el mundo entero. He entresacado solo alguna información sobre nuestro país.

BIBLIOGRAFIA:

https://noticias.caracoltv.com/antioquia/la-artimana-de-un-menor-que-asesino-dos-personas-para-huir-de-la-justicia

https://www.kienyke.com/radark/joven-en-medellin-asesino-a-12-personas

https://noticias.canalrcn.com/nacional-pais/mas-3000-menores-estan-privados-libertad-icbf

https://www.elespectador.com/tags/delincuencia-juvenil

*Presbitera católica romana

Las mujeres son agentes plenamente humanos del cambio social, político.


3 de abril de 2019por Mary E. HuntOpiniónGente

web 20170118T1003-7385-CNS-PHILIPPINES-EXECUTIVE-ORDER-CONTRACEPTIVES.jpg

Una madre con sus hijos en un puente peatonal en Manila, Filipinas, en 2014 (CNS / EPA / Ritchie B. Tongo)

MARY, MADRE DE LOS MARTIRES: CÓMO LA MATERNIDAD SE CONVIERTE EN EL AUTO-SACRIFICIO EN LA CRISTIANCIA TEMPRANAPor Kathleen Gallagher Elkins176 páginas; Publicado por Estudios feministas en libros de religión.$ 18.95

Kathleen Gallagher Elkins aboga por la utilidad de la erudición bíblica feminista para examinar y transformar el pensamiento patriarcal sobre las mujeres. Su libro es un curso de bienvenida en las últimas investigaciones y escritos en un campo que apuesto a que la mayoría de los predicadores ni siquiera saben que existe. Ella demuestra cómo los cansados ​​tropos del auto sacrificio de las mujeres que refuerzan la opresión y las expectativas de martirio pueden expandirse y refrescarse de manera realista a la luz de las vidas de las mujeres contemporáneas. En general, el sacrificio de cada mujer no es opresivo y toda forma de opresión no es causada por el sacrificio de las mujeres.

Los académicos están en deuda con Elkins por un análisis crítico denso, complicado y de múltiples capas, mientras que los lectores más informales también serán ampliamente recompensados. Ofrece una útil revisión de la literatura que fundamenta sus propuestas creativas, perspicaces e imaginativas. La introducción es, por sí sola, un resumen claro y convincente de su argumento, que lo hace fácilmente accesible.

Estamos buscando nuestro próximo pasante de redacción de Bertelsen. Los estudiantes universitarios y graduados recientes pueden aplicar. Aprende más

Elkins se basa en dos enfoques de señal para los estudios bíblicos feministas. La primera es la insistencia de Elisabeth Schüssler Fiorenza en “la política de la interpretación”, la atención a cómo se interpretan los textos tanto en términos del texto en sí como en cómo esa interpretación afecta a quienes la leen en su vida cotidiana. La otra es la “reflexividad crítica”, tanto el qué como el modo de leer dichos textos en sus contextos. Para exponer su caso, Elkins combina cuatro textos bíblicos familiares con cuatro grupos de mujeres de renombre.

Su primer enfoque es que María es conocida como demasiado bien a través del relato de Lukan (Lucas 1-2) y la interminable predicación sobre su vida de sufrimiento y sacrificio. María está vinculada con las Madres de la Plaza de Mayo (madres de los desaparecidos en Argentina). A través de la lente de su pérdida materna común, los lectores se dirigen a un contexto mucho más amplio. Los esfuerzos de las mujeres por encontrar y proteger a sus hijos (y nietos) son heroicos y curativos para la  polis , no solo para la familia. Esto apunta a una comprensión mucho más matizada y compleja de la narrativa de Jesús: María puede ser vista como una figura compuesta por una comunidad en lucha en lugar de una mujer que cumple su destino como mujer.

El siguiente ejemplo es la Mujer vestida del sol en el Libro de la Revelación (12: 1-17), así como otros iconos femeninos (Jezabel, Babilonia y Jerusalén) mencionados allí. Elkins se niega a reforzar las imágenes de “buena madre” frente a “mala madre” que han crecido alrededor de estos nombres. Más bien, ella sugiere que “estas imágenes múltiples de maternidad que involucran pérdida, amenaza, protección y reproducción también nos permiten ver las formas en que estas cifras se utilizan en discursos más amplios sobre la formación, continuidad y sufrimiento de la identidad comunitaria”.

El análisis tiene sentido, especialmente cuando las cuatro hembras de Revelación están yuxtapuestas con mujeres del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador que lucharon como guerrilleros a fines del siglo XX. Su dolor por la amenaza y la pérdida real de sus hijos también se contextualiza a la luz de luchas más grandes en sus comunidades.

Su tercer ejemplo es la madre macabea con sus siete hijos (2 Macabeos 7: 8-18) que mueren uno tras otro a medida que cumplen, con su aliento, las costumbres de su comunidad. Estos son casos difíciles de racionalizar, de hecho, de comprender en absoluto. Lo que destaca es la profunda complejidad del mal en el que generaciones, incluidas las madres, han tenido que tomar decisiones imposibles.

Elkins mira este texto a la luz de los terroristas suicidas israelíes y palestinos que viven en tiempos igualmente complejos. Todos citan sus tradiciones como razones de sus acciones, tradiciones que desafían la compatibilidad o incluso la coexistencia pacífica. Al hacerlo, Elkins invita a una reflexión profunda, no sobre la historicidad o la moralidad de ninguna de estas acciones, sino sobre el mal mismo. Las interpretaciones baratas y fáciles de estos textos, y la predicación que resulta, ignoran bajo su riesgo la naturaleza a menudo intratable del mal.

Finalmente, este erudito capaz observa a las madres Perpetua y Felicitas que dejan a sus hijos en su propio martirio. Apenas son modelos de mujeres responsables en el patriarcado, incluso en el segundo siglo de la Era Común cuando aparecieron los textos. Elkins admite que sus historias no han tenido el impacto de Mary y que la fluidez de género de Perpetua (a veces se la describe en términos masculinos, lo que hace que el texto sea inusual) agrega una capa inexplicable. Persisten como valores atípicos de género femenino cuyas razones para acciones radicales, como dejar a los niños o ser martirizados, invitan a un examen crítico.

web 20180518T1103-0231-CNS-VATICAN-UN-PALESTINE.jpg

Los familiares palestinos en la ciudad de Gaza lloran a Layila al-Ghandour, de 8 meses de edad, el 15 de mayo de 2018, quien murió un día antes por inhalación de gas lacrimógeno durante los enfrentamientos en la frontera entre Gaza e Israel. (CNS / EPA / Haitham Imad)

Elkins los lee a la luz del grupo ruso Pussy Riot, cuyos miembros han sufrido un destino similar a manos del gobierno de Putin. Sus arrestos y encarcelamientos han sido criticados en términos de abdicar sus responsabilidades como madres, una comparación adecuada y escalofriante. Mucho más que los cuidadores de género, las mujeres son agentes completamente humanos del cambio social y político que a veces utilizan sus propias vidas como garantía.

En todos los casos, lo que brilla es la complejidad hasta la imposibilidad de ser una mujer como lo define el patriarcado. Ya sea una virgen y una madre, una madre cuyos hijos son secuestrados de ella, una mujer que vigila e incluso alienta a sus hijos a sufrir y morir, una mujer que sufre y muere a sí misma, todas las mujeres trabajan y son comprendidas a través de las expectativas e interpretaciones patriarcales de textos antiguos

La conclusión es que las mujeres no pueden ganar por perder en el patriarcado. Sus textos, y especialmente la lectura y reinscripción de ellos en ese contexto, son muy peligrosos y dañinos. Este libro es una buena prueba de que otros resultados son posibles.

[Mary E. Hunt es una teóloga feminista que es cofundadora y co-directora de WATER, la Alianza de Mujeres para Teología, Ética y Ritual, en Silver Spring, Maryland.]Esta historia apareció en el número impreso del 5 al 18 de abril de 2019 bajo el título: Mujeres: agentes completamente humanos de cambio social y político .

https://www.ncronline.org/news/opinion/women-are-fully-human-agents-social-political-change

A %d blogueros les gusta esto: