¿Cómo superó el papa Francisco las dudas a su fé?


Durante un encuentro con fieles, el pontífice reveló las claves que aplicó cuando dudó de sus creencias y afirmó que no es malo “enfadarse con Jesús”.

Papa Francisco. Foto: Getty Images

Agencia EFE08/04/2019 – ( hace 10 horas )

El papa Francisco recordó hoy que en algunos momentos de su vida tuvo “muchas dudas” sobre su fe y explicó que salió adelante gracias a que compartió con otros sus inquietudes, una revelación que ya realizó al poco de ser elegido pontífice.

El pontífice acudió el pasado domingo al barrio romano de Monteverde, en el oeste de la capital, para visitar la parroquia de San Julio después de que haya sido reparada de un derrumbe, y en el acto respondió a las preguntas de varios de los fieles.

Una joven le preguntó si alguna vez había dudado de la fe y cómo la recuperó, a lo que el pontífice argentino respondió: “Todos los hombres, mujeres y niños en un cierto momento tienen dudas, es parte de la vida dudar, y también dudar es poner a prueba a Dios“.

(Le puede interesar: Lo que recomienda el papa a los padres que sospechen que su hijo es homosexual)


Francisco indicó que para salir adelante es preciso compartir las inquietudes con otras personas.

Tuve muchas dudas ante las calamidades o las cosas que pasaron en mi vida ¿Cómo he salido adelante? Creo que no he salí solo, no se puede nunca salir solo de la duda, hace falta la compañía de alguno o alguna que te ayude a salir adelante“, recomendó.

(Le puede interesar: Francisco llama a liberarse de los “tentáculos del consumismo y el egoísmo”)

No es la primera vez que el papa Francisco hace esta confesión, pues ya lo hizo en una audiencia general con los fieles en octubre de 2013, apenas siete meses después de ser elegido en cónclave.

Todos hemos experimentado la sensación de estar perdidos, de tener dudas e inseguridades ¿Quién no los ha tenido en su camino de la fe? También yo. Y esto forma parte de este camino y no nos tiene que sorprender porque somos seres humanos, marcados por la fragilidad y limitaciones”, dijo por entonces.

Hoy además sostuvo que es bueno compartir esos momentos de zozobra con “los padres, los amigos o el catequista” y que también lo es “enfadarse con Jesús” en momentos de angustia personal.

(Lea en W Radio: El papa aprueba la histerectomía cuando el útero no es viable para embarazo)

Enfadarse con Jesús es también un modo de rezar, a Jesús le gusta ver la verdad de nuestro corazón. No disimuléis ante Jesús. Es una bella oración”, refirió. 

http://www.wradio.com.co/noticias/internacional/como-supero-el-papa-francisco-las-dudas-a-su-fe/20190408/nota/388814

Con 110 votos, la Cámara rechaza las objeciones de Duque a la JEP


Los representantes negaron la cirugía que el gobierno quería hacerle a la justicia especial de paz. El siguiente round será en Senado. Los derrotados: el presidente y el Centro Democrático, el fiscal general y Estados Unidos.

Con 110 votos, Congreso entierra las objeciones de Duque a la JEP

 Con 110 votos, la Cámara rechaza las objeciones de Duque a la JEP

“Lo mejor es lo que sucede” es un refrán chino que ilustra que las situaciones siempre acaban por encontrar su propio cauce. Ese enunciado se podría aplicar muy bien al destino que tuvieron este lunes las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz(JEP). Como lo anticipaban todos los pronósticos, la Cámara rechazó con 110 votos el paquete de seis propuestas enviadas por el presidente Iván Duque, que solo tuvo 44 votos de respaldo. La nueva coalición tripartita de Cambio Radical, el Partido Liberal y el Partido de la U hizo que al Gobierno no le alcanzaran los números.

Las objeciones se habían convertido en un pulso entre los que habían votado por el Sí y por el No en el plebiscito. Los del Sí tenían la razón jurídica y los del No, la política. Estos últimos sentían que les habían puesto conejo en el plebiscito y que, además, habían ganado las elecciones con un candidato que prometía modificar los acuerdos. Los del Sí, por su parte, consideraban que había que respetar los acuerdos, por imperfectos que fueran, como un compromiso de Estado.

Le recomendamos: Las objeciones en nada destruyen la paz Duque

El presidente justificó las objeciones por inconveniencia, pero en el fondo se trataba de temas constitucionales sobre los cuales la corte ya se había pronunciado y consideraba cosa juzgada. Pero como lo jurídico prima sobre lo político, los defensores del acuerdo ganaron el pulso.

Esas objeciones tenían la particularidad de que la mayoría de la gente que marchaba en favor o en contra no las entendía. Eran puntos complicados de mecánica jurídica, difíciles de entender incluso para los congresistas que las iban a votar. Temas como el delito continuado, la definición del concepto de máximos responsables, la cesación de la acción penal o los conflictos de competencias entre la JEP y la Fiscalía resultaban difíciles de digerir para el colombiano de a pie.

Quienes apoyaron al presidente creían, entre otras cosas, que las objeciones iban a producir un tratamiento penal severo para los exguerrilleros condenados. La contraparte pensaba que las objeciones acabarían con el proceso de paz. Ninguno tenía razón. Los seis puntos propuestos por el presidente seguramente habrían dejado un acuerdo más cercano al concepto tradicional de justicia ordinaria. Sin embargo, la JEP nació precisamente para sacrificar justicia a cambio de verdad, reparación y silencio de los fusiles. Lo que ahora proponía agregar Duque lo había planteado, en su momento, el Gobierno de Juan Manuel Santos, pero quedó incluido precisamente porque, de lo contrario, no hubieran podido firmar.

Le puede interesar: La comisión accidental de la Cámara ya decidió sobre las objeciones a la JEP

¿Qué implicaciones tiene todo esto para el presidente? En términos políticos definitivamente es una derrota. No solo porque tambalean sus objeciones, sino porque por cuenta de estas nació una megacoalición que estará en capacidad de trancar cualquier iniciativa del Gobierno.

En el nuevo ajedrez político, el presidente solo cuenta con el apoyo del Centro Democrático y de un sector del Partido Conservador. El tema también tuvo implicaciones en la relación entre el Ejecutivo y la rama judicial, pues las propuestas presidenciales desautorizaban decisiones tomadas por la Corte Constitucional.

Sin embargo, la derrota presidencial pone fin a las especulaciones sobre el choque de trenes y le da a Duque la oportunidad de pasar la página -esto en caso de que el Senado ratifique la decisión de la Cámara- para concentrarse en los problemas centrales del país, que son muchos y están enredados. En el fondo, el presidente solo se metió en la aventura de las objeciones para satisfacer el ala radical de su partido, que quería un triunfo para vengar el conejo del plebiscito. La sustancia no era lo importante, y Duque lo sabía. Con esto podrá decirle a la galería furibista que él cumplió con tratar, pero no lo dejaron. Y ante el resto del país se podrá presentar como un demócrata que respeta la institucionalidad al firmar lo que le envíe el Congreso. 

https://www.semana.com/nacion/articulo/con-110-votos-congreso-entierra-las-objeciones-de-duque-a-la-jep/608683

Arzobispo de Dublín: “Hay curas que han abusado de tantos niños que ni siquiera recuerdan sus nombres”


Monseñor Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín
Monseñor Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín

“Cualquier organización tiene que preguntarse cómo es que, en un momento en particular, hubo una gran cantidad de pedófilos en serie”, afirma Diarmuid Martin acerca del por qué hay tantos abusos en la Iglesia

08.04.2019 Cameron Doody

Irlanda ha sido uno de los epicentros de la crisis de abusos sexuales y de poder que ha sacudido a la Iglesia. Muchos han sido los escándalos que han salido a la luz gracias a las valientes víctimas que se han atrevido a contar sus historias, pero todo da a pensar que aún hay detalles por salir. Como el que acaba de revelar el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, quien ha lamentado, horrorizado, que haya curas “que han abusado de tantos niños que ni siquiera recuerdan sus nombres”.

Martin se ha expresado así en un documental que será emitido este jueves en la televisión pública irlandesa sobre cómo la Iglesia católica fue dado tanto poder durante más de un siglo sobre todo lo relacionado con la salud, la educación, los servicios sociales y la moral sexual en el país, de acuerdo con lo avanzado por el Independent. Al arzobispo de Dublín le preocupa que nuevas víctimas de abusos que denuncian lo que sufrieron pueden no tener el cierre de heridas que necesitanporque su abusador no recuerda haberle agredido.

“Se están presentando casos y mis investigadores preguntan, por ejemplo, a un cura…. ¿Este nombre significa algo para usted? A veces dicen: ‘Sí, abusé de esa persona’… [pero] otras veces, y esto es lo más preocupante, ellos (dicen) ‘el nombre no significa nada para mí, pero no puedo decirlo con seguridad, podría haber ocurrido…’“, alertó Martin. “Ni siquiera sabe cuántas personas abusaron”.

“Cualquier organización tiene que preguntarse cómo es que, en un momento en particular, hubo una gran cantidad de pedófilos en serie”, continuó el prelado irlandés, a propósito de la plaga de curas abusadores en la Iglesia. “Estoy hablando de pedófilos en serie, porque estamos hablando de cientos”.

La expresidenta de Irlanda acusa a Sodano de pedirle que encubriera a curas pederastas

Y es que la expresidenta de Irlanda, Mary McAleese, ofrece una respuesta a esta pregunta formulada por Martin. En el mismo documental en el que aparece el arzobispo, McAleese revela que ha oído decir en Roma “muchas veces” por clérigos “de alto rango” que “Dios eligió a estos hombres [los curas], y el diablo obra por medio de los niños”. “No tienen ni idea que la persona escuchando lo veo como ridículo – para ellos es, francamente, normal”, denunció McAleese.

Como ejemplo de esta actitud la expresidenta puso el que fuera secretario de Estado vaticano durante su mandato, cardenal Angelo Sodano, quien McAleese afirmó que le preguntó durante una visita a Italia en 2003 si pudiera poner fuera del alcance de la policía expedientes incriminatorias de la Iglesia.

“Salí de allí [de la reunión con Sodano] bastante destrozada que este fuera el número dos de la Iglesia a la que pertenecía. Todo sobre él lo encontré horrible”, sinceró McAleese.

The Sunday Times@thesundaytimes

Diarmuid Martin, the Catholic archbishop of Dublin, has revealed that some priests sexually abused so many children they could not remember all their victims’ names https://www.thetimes.co.uk/article/archbishop-martin-ive-met-priests-who-abused-so-many-theyre-all-a-blur-s99n5mjx9?utm_medium=Social&utm_source=Twitter#Echobox=1554716779 …29:30 – 8 abr. 2019Información y privacidad de Twitter AdsArchbishop Martin: I’ve met priests who abused so many, they’re all a blurDiarmuid Martin, the Catholic archbishop of Dublin, has revealed that some priests sexually abused so many children they could not remember all their victims’ names. “Any organisation has to ask…thetimes.co.ukVer los otros Tweets de The Sunday Times


https://www.religiondigital.org/mundo/religion-iglesia-mundo-irlanda-arzobispo-dublin-martin-curas-han-abusado-tan

Papa Francisco: No hay feminismo sin protesta


04.04.2019

La entrevista que le hizo el periodista español Jordi Évole al Papa Francisco el pasado 31 de marzo ha dado mucho de qué hablar en “positivo”. El Papa respondió con la naturalidad y espontaneidad que lo caracterizan. Hablaron sobre muchos temas sin prisa, de manera cercana, humana y evangélica. Cada tema tratado merecería un comentario pero quiero referirme al tema de las mujeres, precisamente porque ya había comentado -en otro escrito-, la desafortunada frase del Papa de que “Todo feminismo es un machismo con falda”. El periodista le hace precisamente esa pregunta y el Papa responde que se equivocó y explicó el hecho diciendo que “en un momento de mucha intensidad positiva hacia la mujer, cuando estaba explicando, después de haber escuchado la intervención de una mujer (eso fue en la cumbre sobre la Pederastia), estaba escuchando el testimonio de una mujer que iba justo en la línea que yo quería, que yo siento que debe andar, entonces empecé a comentar eso y me fui al feminismo un poco más de protesta y la frase justa tendría que ser eso, tendría que ser así, ‘todo feminismo puede correr el riesgo de transformarse en un machismo con falda’, esa es la frase justa, la otra me equivoqué pero fue una equivocación de momento, no porque lo piense así, la frase justa es ‘todo feminismo corre el riesgo de transformarse en un machismo con pollera’ (así le dicen en Argentina a la falda)”.

Es muy positivo que el Papa reconozca que se equivocó y no dudo de la buena voluntad que tiene de dar a las mujeres más lugares en la iglesia. Pero, lamentablemente, aún el Papa no acierta o no sabe o no es su preocupación o con tantas cosas no acaba de ver la relevancia de la situación de las mujeres o, simplemente, esta cuestión es hoy un signo de los tiempos inaplazable y supone muchos cambios pero no se sabe cómo asumirlo y responder en serio a las transformaciones necesarias y, entonces sigue siendo un tema en el que se “patina” y se dice lo que se puede.

El papa dice que se refería al “feminismo un poco más de protesta”. ¿Acaso puede darse un movimiento social como es el feminismo sin protesta? Y si no se hubiera protestado ¿se hubiera conseguido algo? El Papa dice que “todo feminismo” ¿es acaso verdad? Y los feminismos que han conseguido para las mujeres los derechos civiles, sociales, culturales, ¿son machismo?

El periodista siguió ahondando en el tema de las mujeres y le preguntó al Papa si la mujer se encuentra bien representada en la Iglesia. Le recordó la imagen que quedo del último viaje de Benedicto XVI a Barcelona en la que la única participación que se vio de las mujeres, fue la de las religiosas limpiando el altar. El Papa reconoció que era una situación “muy triste” y que parece que aunque todos estamos llamados al servicio, las mujeres además están llamadas a la “servidumbre”. Pero dio también, la “típica respuesta” de quien no niega lo innegable pero lo relativiza y no da ningún paso a un cambio real. Dijo que para él, hay que promover a las mujeres dándoles algunas funciones como consejeras o como jefes de dicasterios pero que “eso no es lo importante”, porque “lo más importante” es que la Iglesia es “femenina”. A decir verdad la Iglesia es “Pueblo de Dios”, es “comunión”, es “sacramento” y en ella tienen que existir las dimensiones masculinas y femeninas propias de los seres humanospero, sin olvidar, que gracias a la categoría de análisis “género”, los roles atribuidos por la cultura a los varones y a las mujeres, no son exclusivos de cada sexo sino que varones y mujeres podemos ejercer esos roles: las mujeres pueden ser fuertes, valientes, inteligentes, con excelente desempeño en el espacio público y los varones pueden ser tiernos, intuitivos, detallistas y desempeñarse excelentemente en el espacio privado.

El papa Francisco ha traído a la iglesia un sabor a “evangelio”, especialmente, en la centralidad de los pobres para la vida cristiana. Pero la realidad de las mujeres no ocupa la “urgencia inaplazable” que exigen estos tiempos. Parece que hay que seguir esperando ¡y mucho! Porque es demasiada pesada la estructura clerical que se ha construido como para que se pueda entender la urgencia del cambio y la inclusión real de las mujeres en todos los estamentos de la iglesia, no como “femenina” sino como hija de Dios, con igual dignidad y responsabilidad que los varones.

Pero ¡atención! Un poco antes, el 25 de marzo salió la Exhortación Apostólica Postsinodal Christus Vivit y en el  No. 42 está la frase correcta que tal vez el Papa debería haber dicho y la actitud que la iglesia definitivamente tendría que tomar frente a las mujeres: “Una iglesia demasiado temerosa y estructurada puede ser permanentemente crítica ante todos los discursos sobre la defensa de los derechos de las mujeres y señalar constantemente los riesgos y posibles errores de esos reclamos. En cambio una iglesia viva puede reaccionar prestando atención a  las legítimas reivindicaciones de las mujeres que piden más justicia e igualdad. Puede recordar la historia y reconocer una larga trama de autoritarismo por parte de los varones, de sometimiento, de diversas formas de esclavitud, de abuso y de violencia machista. Con esta mirada será capaz de hacer suyos estos reclamos de derechos y dará su aporte con convicción para una mayor reciprocidad entre varones y mujeres, aunque no esté de acuerdo con todo lo que propongan algunos grupos feministas. En esta línea, el Sínodo quiso renovar el compromiso de la Iglesia ‘contra toda clase de discriminación y violencia sexual’. Esa es la reacción de una iglesia que se mantiene joven y que se deja cuestionar e impulsar por la sensibilidad de los jóvenes”.

Ojalá se lea con atención este numeral, se asuma como exigencia y esta iglesia cuestionada por los jóvenes comience a ser una iglesia viva que acompañe las luchas de las mujeres y les abra definitivamente espacios reales de participación.

https://www.religiondigital.org/fe_y_vida/Papa-Francisco-feminismo-protesta_7_2109759009.html

Palencia pierde más del 40% de sus curas en los últimos 24 años


El sacerdote Daniel Becerril abre el sagrario de la Iglesia de la Compañía./Antonio Quintero
El sacerdote Daniel Becerril abre el sagrario de la Iglesia de la Compañía. / ANTONIO QUINTERO

Solo 103 sacerdotes de la Diócesis están en activo y 57 de ellos han cumplido ya los 65 años

Marco Alonso

MARCO ALONSOPalenciaLunes, 8 abril 2019, 07:480

El Papa Francisco dejó muy claras las relaciones entre los medios de comunicación y la Iglesia con una simple frase. «Los sacerdotes son como los aviones, solo son noticia cuando caen». Esto es lo que espetó el sumo pontífice a la Curia Romana hace cinco años y, bajo esta premisa, los curas de la Diócesis de Palencia son noticia. Y es que, si existe una profesión que ha caído en la provincia del cielo al suelo con la misma virulencia que un avión, esa es la curia. El número de sacerdotes ha bajado el 42% en solo 24 años, un descenso de vocaciones que, unido a la elevada edad media de los sacerdotes en activo, augura un oscuro futuro a un clero que ha ido perdiendo peso en una sociedad cada vez más laica.

La Diócesis de Palencia no oculta el problema de falta de vocaciones, que resulta evidente si se analizan los datos de la evolución de su número de sacerdotes. En 1995 eran 308 los sacerdotes de Palencia, pero ese número ha ido descendiendo hasta llegar a los 180 de la actualidad, de los cuales solo 103 se encuentran en activo y 57 de ellos tienen cumplidos ya los 65 años.

La jubilación canónica de los sacerdotes no llega hasta los 75 años, por lo que un párroco que se encuentre jubilado de forma civil a los 65 años sigue trabajando durante 10 años más hasta que llega el momento en el que debe presentar su renuncia al Obispo. Actualmente, hay 57 curas que se encuentran en esa situación en Palencia, por lo que en los próximos diez años se jubilarán además más de la mitad de la ‘plantilla’ de curas de la Diócesis.

Uno de los sacerdotes que tendrá que decir adiós este año a su forma de vida es Deogracias Bustillo, el capellán de San Luis, que cuando mira hacia atrás y piensa en la España de hace cincuenta años, en la que fue ordenado, se percata de que la influencia que ejerce la Iglesia en la sociedad ha sufrido una profunda transformación. «Antes, la mayoría de las personas eran muy religiosas y ahora los grupos son más pequeños, pero están más comprometidos», explica Bustillo, que achaca ese descenso del número de personas abiertamente religiosas a la secularización progresiva que, a su juicio, se está dando en la sociedad. «Recuerdo que hace 50 años cuando había una celebración religiosa, en Semana Santa o Navidad, el 99% de los vecinos acudían a misa. Ahora hay más libertad, antes la Iglesia tenía una influencia más autoritaria y hoy esa influencia es más de servicio. La sociedad ha cambiado y nos ha tocado este momento», afirma Bustillo con cierto pesar.

Y ese momento que le ha tocado vivir a la Iglesia es el de una ausencia casi total de vocaciones religiosas, tal y como se aprecia en la estadística de la Diócesis, en la que se puede observar que no hay ni un solo cura menor de 30 años. No obstante, no todos los miembros de la sociedad actual forman parte de ese bloque secularizado al que hacía mención el capellán de San Luis y algunos, aunque pocos, aún deciden hacer carrera eclesiástica en un mundo como el actual.

Una de esas personas que, pese a todo, ha querido formar parte de la Iglesia es Daniel Becerril que, con 31 años, es el más joven de la Diócesis.La vocación de Daniel fue tardía y antes de decidir su ingreso en el Seminario estudió Ingeniería Superior Informática en Valladolid. «Yo de pequeño nunca había querido ser cura. Cristiano he sido siempre, pero me di cuenta tarde de que toda mi existencia rondaba alrededor del Señor y de que eso era lo que daba sentido a mi vida», afirma Daniel, que fue ordenado sacerdote el 7 de octubre de 2018 después de haber tenido una vida normal en la que sus estudios, sus amigos y una novia que le acompañó durante año y medio marcaron un camino que abandonó cuando tomó la decisión de dedicarse al sacerdocio, una determinación que fue digerida por su entorno de maneras muy dispares.

«Me he encontrado reacciones de todo tipo. Me veían mucho por la parroquia y por eso a alguno no le sonó muy raro, pero otros me decían que no me metiera ahí. Era una de las cosas que más miedo me daba a la hora de dar el paso, pensaba que podía perder algún amigo por decirle que quería ser cura, pero los amigos de verdad compartirán más o menos, pero se conforman con verme feliz», explica Daniel, que reconoce que ese camino que eligió tomar cuando recibió la llamada del Señor no era el más sencillo. «Lo que ha dado sentido a mi vida ha sido responder a esa llamada y confiar en que estaba siguiendo el camino correcto porque no es algo que esté de moda, ni que esté bien visto entre la gente», añade.

Haber conocido una realidad completamente diferente a la que vive ahora no genera añoranza en este joven sacerdote que asegura, sin miedo a pecar de mentiroso, que no echa en falta a las mujeres en esta nueva vida. «Me siento completo. Soy un hombre, como los demás, pero ni siquiera me planteo si echo de menos a las mujeres», asevera.

Este sacerdote treintañero es un ‘rara avis’ en el mundo eclesiástico y está convencido de que el Papa, con su discurso cercano, puede devolver el papel preponderante de la Iglesia en la sociedad. «El Papa Francisco tiene una cosa muy buena: llega con su mensaje de una manera muy humana, muy cercana. Comunicar es muy importante y eso, la comunicación, es algo esencial que a veces falla en la Iglesia. El Papa anterior, Benedicto XVI, era un teólogo genial y Francisco tiene esto, que es crucial», resalta este sacerdote, que comparte la unidad pastoral de Guardo y Velilla con otros dos párrocos, con los que compagina la labor de dar las misas, coordinar la catequesis y llevar la comunión a los vecinos enfermos, unas tareas que le hacen vivir como un cura, pero alejado de las connotaciones que otorga la sabiduría popular a esta expresión. «Si el cura está a lo que tiene que estar, no vive tan bien como dice el dicho», apunta.

Las estadísticas que muestran un drástico descenso del número de sacerdotes de Palencia entristecen a Daniel Becerril, que mira lejos de las fronteras europeas para señalar que, en un mundo global como el actual, la Iglesia sigue creciendo en otros puntos del planeta. «En Europa se está reduciendo el número de sacerdotes, de vocaciones y de cristianos, pero esa tendencia no es global. Solo hay que mirar a África o a Sudamérica», asegura este ingeniero informático, que forma parte de la institución con una media de edad más elevada, unas circunstancias que bien le podrían convertir en uno de los hombres más atareados de la Diócesis, pero hasta ahora su discreción le ha permitido pasar desapercibido entre sus compañeros y pocos de ellos saben que Daniel les puede ayudar a formatear el ordenador o a configurar el móvil. «No voy por ahí diciendo que soy informático y tal vez por eso me hablan más del Señor que de ‘Windows’, y espero que esto no cambie después de este reportaje», concluye con humor este cura que, a sus 31 años, encarna el futuro de una Iglesia que perdura desde hace veinte siglos y que en Palencia ha perdido el 42% de sus curas en solo 24 años.

https://www.elnortedecastilla.es/palencia/palencia-pierde-curas-20190408001507-nt.html

La crisis del abuso sexual no es una crisis, … “frutos de un trastorno sistémico en la iglesia: el clericalismo tóxico.” por Thomas P. Doyle, OP.


“El liderazgo clerical de la Iglesia Católica ha sido consciente de la violación sexual de menores y adultos vulnerables durante siglos. Esta trágica realidad es un problema crítico, a pesar de que ha sido enterrado en secreto. El secreto que terminó a mediados de los años 80, cuando el medios expuesto encubrimiento de la iglesia de un sacerdote-autor prolífico en Louisiana. a menudo se refiere como una “crisis”, que es, de verdad, no una crisis. es algo mucho peor. es una manifestación en todo el mundo de un complejo, condición sistémica y autodestructiva en la iglesia. nos está dando una vista de la versión actual de la cara oculta de la iglesia institucional.La jerarquía ha estado tratando de corregir lo que considera un problema temporal durante más de tres décadas sin éxito real o duradera. A pesar de las innumerables declaraciones, programas, disculpas, explicaciones y excusas proporcionada por los papas y obispos, la toxicidad es todavía una gran parte de la iglesia de hoy. Esencial para avanzar hacia cualquier sanación es la aceptación de bienes por la sucesión de oficina que la iglesia no se limita a los clérigos y los enredado en régimen eclesiástico, pero es lo que el Vaticano II llama “El Pueblo de Dios”, de los cuales la jerarquía no es más que una parte muy pequeña. Gran parte de la torpe e incluso desastrosa respuesta hasta ahora ha sido justificado por los responsables como “por el bien de la iglesia.” “Iglesia”, sin embargo, no ha querido decir lo que es mejor para toda la comunidad de los creyentes. En cambio, significa lo que es mejor para la imagen, la reputación, el poder y la seguridad financiera de la élite clerical. El fracaso persistente para hacer que todo desaparezca es similar a tratar de arreglar un problema de hardware con una solución de software.La gravedad de la situación es reconocida por los gobiernos civiles de varios países. Esto se ha llevado a casa en los EE.UU. por los fiscales generales de varios estados que han puesto en marcha investigaciones sobre las diócesis en sus respectivas jurisdicciones. Las revelaciones de las investigaciones aquí y en otros países dejan claro que el problema no radica en los clérigos disfuncionales que han violado un sinnúmero de personas vulnerables. Estos son violaciónes de la trágica síntoma de mucho más graves deficiencias sistémicas que han hecho imposible que la jerarquía de arreglar lo que ve como el problema. Lo que es peor, la poderosa influencia de la cultura célibe, de oficina ha hecho imposible que los que tienen autoridad para comprender plenamente la terrible naturaleza de esta amenaza profundamente arraigado al pueblo de Dios. En resumen, esto no es una crisis, con un principio y un final. El abuso sexual y la respuesta de la jerarquía se GLARING síntomas de profundas fallas a tierra en la naturaleza de la iglesia institucional.Sobrevivientes de abuso y muchos otros en todo el mundo han insistido, sin rodeos, que el Papa y los obispos dejan de hablar y hacer algo. Hasta la fecha, la jerarquía ha respondido a este desastre al igual que tienen a tantas otras crisis que han desafiado la Iglesia: por tener reuniones, la emisión de declaraciones y luego tener más reuniones y emitir más declaraciones. Si el problema no desaparece, culpar a alguien o algo más. Un buen ejemplo de esto: En su primera carta pública sobre los abusos del clero, (11 de junio, 1993), el Papa Juan Pablo II atribuyó la cultura americana y periodistas seculares para tratar el mal moral “como una ocasión para el sensacionalismo”. Tal enfoque no sólo es inútil, tiene una muy mala situación peor.La jerarquía afirma regularmente que debido a las iniciativas que ha tomado, no hay lugar más seguro para los niños y menores que la iglesia católica. La referencia es, por supuesto, a los muchos programas y políticas de mandato para las instituciones católicas que se supone para proporcionar formación sobre el abuso sexual, así como los protocolos de investigación de antecedentes para identificar los depredadores sexuales. Todos ellos esperan que el presente y el futuro. Si bien es cierto que los líderes de la iglesia han tomado estas medidas, también es cierto que se han visto obligados a hacer todo lo que han hecho. La deficiencia individual más evidente es la falta de cuidado pastoral consistente para las víctimas y sus familias. Las muchas expresiones de pesar, disculpas, promesas de cambio y las garantías de profunda preocupación para las víctimas no tienen un impacto significativo. Ellos no tienen ningún impacto, ya que no son objeto de seguimiento por los intentos sinceros para atender a las víctimas para ayudar a identificar y responder a la devastación emocional, el abuso de confianza y el profundo daño espiritual infligidos no sólo por la propia violación sexual, sino también por la historia de rechazo y re-victimización por la iglesia oficial. Las víctimas se burlan de la santidad de Juan Pablo II con buena razón. Él no sólo no respondió a ninguno de los motivos de las víctimas, que ni siquiera los reconoció. Pero mucho peor era su protección de uno de los peores delincuentes de la iglesia, el difunto P. Marsial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo. Hay muchos sacerdotes y monjas valientes que prestan apoyo pastoral muy eficaz, sin embargo, el liderazgo ordenado de la iglesia simplemente no sabe cómo tratar con las personas a las que ha sido fundamental para hacer daño. Algunos dirían que la jerarquía no sabe cómo, y otros argumentan que incluso si lo hiciera, o bien no pueden o no actuar.Papas Benito y Francisco han hecho mucho más que Juan Pablo II, pero sus esfuerzos han sido claramente deficiente. ¿Qué más se necesita? ¿Qué debe hacer la jerarquía? ¿Qué pueden hacer las personas de Dios?En primer lugar, es esencial reconocer los aspectos más evidentes de la causalidad. La cultura clerical, o el clericalismo, es el colaborador más comúnmente identificada. Este es un mundo apartado del resto de la sociedad. Se sustenta en la creencia tóxico que no sólo se distingue de los laicos, pero superior a ellos los ordenados. Esta creencia fomenta el narcisismo y el sentido del derecho tan común entre los clérigos. También crea un distanciamiento de los niños, la familia y el papel de la intimidad en la vida en la medida en que muchos clérigos simplemente no pueden comprender la experiencia de los padres devastación cuando su hijo es violada sexualmente. Se crea, sostiene y protege la deferencia que demasiados clérigos creen que les es debido. Por la misma razón, demasiadas personas laicas siguen creyendo que esta deferencia es parte de su sistema de creencia católica. Este pensamiento erróneo está en la raíz de la falta de exigir cuentas a los clérigos infractores y sus superiores que los protegen. Durante las últimas tres décadas, la creencia en el privilegio de oficina y la deferencia relacionada no sólo se ha debilitado significativamente, sino que también ha dado lugar a la hostilidad hacia el clero y los obispos en particular, y la hostilidad hacia la iglesia misma. Sin embargo, a pesar de los cambios dramáticos en la actitud hacia el mundo de oficina, la plaga del clericalismo está todavía vivo y tan destructivo como nunca, sobre todo en ciertas culturas donde el clero todavía están protegidos por un alarmante grado de pensamiento mágico.La cultura clerical está protegido por el celibato obligatorio y el mito de que es una práctica generalizada. Esto, por supuesto, depende de la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre la sexualidad humana. Esta enseñanza es disfuncional, confusos y contradictorios, y debe ser seriamente volver a examinarse. Cerrar los estudios de innumerables clérigo autores muestran muchos como psicosexualmente disfuncional en un grado grave. La conexión entre la enseñanza sexual y actitudes que asimilan, y su comportamiento aberrante debe ser examinado. Y tal examen no puede ser sustituida por la ridícula conclusión de que todo el problema ha sido causado porque hay homosexuales en el clero.El problema más acuciante es el reconocimiento de las raíces sistémicas de la respuesta de la iglesia. Esto lleva a la segunda demanda necesaria. “Sistémico” significa que hay factores causales incrustados en la naturaleza misma de la iglesia. El más evidente es la enseñanza de la naturaleza del sacerdocio. Innumerables víctimas han dicho que creían que los sacerdotes estaban más cerca de Dios, y muchos sacerdotes, incluso se cree tomaron el lugar de Dios. Esta falsa creencia da lugar a lo que muchos se refieren como el “asesinato del alma” de las víctimas de clérigos católicos.Este pensamiento tradicional, apoyado por el énfasis de Juan Pablo II en la teoría no demostrada de que un hombre se cambia ontológicamente en el momento de la ordenación, debe ser expulsado de la teología contemporánea del sacerdocio. Hace cincuenta años, los obispos en el Vaticano II luchaban para eliminar la imagen pública de la “Iglesia Triunfante” y volver a imagen sacerdotes y obispos no como miembros de una aristocracia dorada, pero en su lugar como pastores humildes. Esto parecía estar alcanzando sucesivamente, pero sólo por un breve momento. El pontífice polaco, para el deleite de numerosos clérigos de nivel superior, comenzó a deconstruir sistemáticamente las expresiones postconciliares del sacerdocio que colocaron los ministros de la iglesia y no por encima de las personas. Esta tendencia, conocida como “restauracionismo” busca volver prácticas pre-Vaticano, costumbres, teologías y liturgia, todos los cuales están fuertemente infundidos con la elaborada teología de la exclusividad de la religión católica en general y los clérigos ortodoxos y laicos de apoyo en particular. Esto es clericalism tóxico en acción. Con sacerdotes depredadores ser descubierto e incluso condenados y encarcelados de forma creciente, el sostenimiento de la esperanza de un retorno a la edad dorada de la gloriosa clericalismo apenas se va a pasar. Sin embargo, sigue habiendo un importante número de clérigos y laicos que creen firmemente que una vez que los clérigos homosexuales y abusadores sexuales son expulsados, la iglesia volverá a la seguridad y la gloria de sus antiguos días. Para algunos, clérigos homosexuales se han convertido en un chivo expiatorio conveniente para los que son demasiado amenazado a enfrentar más problemas sistémicos que afectan a la jerarquía.Los obispos ejecutar la iglesia católica. El Papa y sus colegas del Vaticano pueden emitir decretos, leyes y cambios de política, sino que significaría poco menos que los obispos los toman en serio. Cuando el Papa Benedicto visitó los Estados Unidos en 2008, se dirigió directamente a los obispos varias veces y sin rodeos les dijo de sus funciones:”Justamente dais prioridad a las expresiones atención compasiva a las víctimas. Es su responsabilidad dada por Dios como pastores a fajar las heridas causadas por cada violación de la confianza, para favorecer la curación, promover la reconciliación y acercaros con afectuosa preocupación a las seriamente dañados “.Se ha realizado estas declaraciones a los obispos de Estados Unidos el 16 de abril de 2008. El día anterior, durante su vuelo a los EE.UU., también dijo sin rodeos: “Vamos a excluir absolutamente pedófilos del ministerio sagrado. Es incompatible. Quien es culpable de ser un pedófilo no puede ser sacerdote “. Es seguro asumir que en el uso del término “pedofilia”, el Papa no estaba hablando en el sentido clínico, es decir, en referencia a los clérigos que violan sexualmente a los niños antes de la pubertad, sino más bien a los que violan los menores.El Papa Benedicto dio a los obispos una orden directa para proporcionar atención pastoral compasiva a las víctimas, en su mayoría una orden ignorado hasta la fecha. Sin embargo, la pastoral ha sido generosamente extendido por los miembros no ordenados de la iglesia y por aquellos clérigos valientes que se preocupan más por Cristo que de carrera.A las palabras de Benedicto XVI, añadir las de Francisco. Ambos pontífices se hacen eco del tema de la obligación colectiva e individual de los obispos a acercaros con afectuosa preocupación a los perjudicados. Estas y otras advertencias papales, que ciertamente se parecen a las órdenes directas, se han mantenido las palabras vacías, nunca siguió en serio por los obispos, porque hacerlo supone una amenaza demasiado grande para las principales prioridades y en realidad sólo de la jerarquía: la seguridad de la imagen episcopal y el poder y la neutralización de cualquier amenaza a lo que queda de ella. Esto habla directamente a la tercera exigencia esencial, que se refiere a la oficina de los obispos y la naturaleza de la iglesia institucional. El abuso sexual por parte de clérigos era un secreto profundo protegida a toda costa hasta los medios seculares a un lado su deferencia para “la iglesia” a favor de informar la verdad. Los obispos creen-y con razón, que el conocimiento público de la magnitud del abuso del clero causaría escándalo entre los fieles, a quien creían erróneamente que no podía manejar. El verdadero escándalo no surgió de la violación sexual de niños y adultos. El verdadero escándalo provino de los propios obispos a través de sus esfuerzos para ocultar el problema, y luego mentir al respecto y, finalmente, tratar de echarle la culpa a cualquier persona, idea o práctica que esperaban que se adhieren a.La tercera exigencia esencial requiere la deconstrucción de la iglesia institucional como un sistema jerárquico, dada por Dios a San Pedro y a través del cual los católicos deben pasar para alcanzar la salvación. Esta construcción depende de los obispos como los pilares de la iglesia en la medida en la iglesia descansa sobre ellos como sucesores de los apóstoles originales. La protección de la iglesia es el valor primario, y por “iglesia” se entiende los obispos y su sistema de gobierno. La promesa de Cristo en Mateo 18: 6 a los que causan una de sus pequeños para tropezar nunca se ha tomado en serio. Este paso supone una amenaza masiva a toda la jerarquía y para aquellos cuyas vidas y los futuros están entrelazados con la movilidad ascendente en la escala jerárquica. Es obvio que implica la disolución de la distinción contraproducente entre laicos y clérigos, una distinción que sostiene la subcultura de oficina, ya que apoya el mito profundamente arraigada de que los clérigos, simplemente debido a la ordenación, son automáticamente superior a los laicos. Incluso esta actitud se encuentra con una amenaza fundamental a partir de un pasaje del Evangelio que demuestra fácilmente su hipocresía: Mateo 19: “Los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos”.La enseñanza constante de la naturaleza sagrada de la iglesia institucional y la élite clerical ha proporcionado clérigos abusivos un acceso más fácil a las víctimas potenciales. La creencia en la práctica ha significado que es mucho peor de cuestionar o dudar de un violador que resultó ser un clérigo de lo que es luchar contra él. Innumerables clérigos aprovecharon la falsa mitología que rodea a los sacerdotes al amenazar a sus víctimas con la ira de Dios se revelan su “secreto”. Algunas víctimas incluso aseguraron que la ira se extenderían a sus padres y seres queridos. Demasiadas víctimas inocentes fueron cargados con la creencia irracional de que el asalto sexual era su culpa, ya que “los sacerdotes no pecan.”Nada de esto sería posible si el entendimiento común del sacerdocio, del ministerio sacerdotal y de la iglesia institucional se desprendieron del pensamiento triunfalista y mágico y lo reemplazó con una re-fotografiada sacerdocio, líderes de la iglesia y la iglesia misma en el contexto de Cristo palabras acerca de la comunidad de creyentes.Estos cambios estructurales y de actitud fundamentales son esenciales, o la pesadilla abusos sexuales del clero y otros similares mantendrán recurrentes. La gente se pregunta cuándo va a ser mayor, ya que casi no creen que los obispos cuyas garantías hasta ahora han caído plana. Se va a acabar cuando el sistema que creó pierde su poder. Se va a acabar cuando la tendencia natural, incuestionable de todos los clérigos y laicos católicos, cuando se le informó de un incidente de abuso sexual, sólo piensa en el impacto en el bienestar y el de la víctima y su familia.Estos movimientos esenciales son parte de un cambio de paradigma, y que es más dependiente de la historia se desarrolla en las demandas de verbalizadas. Mientras tanto, existe un problema muy real que ha hecho un daño indecible a innumerables víctimas inocentes, sus familias, sus amigos y el pueblo de Dios en general. La Santa Sede y los obispos se han enfrentado a numerosas sugerencias e incluso las demandas para la acción efectiva. Lo que han hecho en los últimos años ha sido sólo marginalmente eficaces, por lo que es hora de considerar más medidas radicales. En este sentido, deseo hacer referencia a las palabras de Marie Collins, de Irlanda. Collins es una de las voces más sabias y elocuentes para los sobrevivientes. Fue miembro de la Comisión Pontificia para la protección de los niños hasta que renunció debido al fracaso de la burocracia del Vaticano para evitar la tentación de interferir. También es altamente experimentado y excepcionalmente valiente. Collins recientemente ofreció siete pasos básicos que deben abordarse en la próxima convocatoria papal, si se espera tener alguna credibilidad duradera.La primera condición afecta a todos los demás: dejar de hablar y hacer algo! Hemos escuchado todo lo que tiene que decir muchas veces. No cambió nada en el pasado y no cambiará nada ahora. Hacer algo es otra cosa:1. Ponerse de acuerdo sobre una definición universal de abuso infantil con la rendición de cuentas en todo el mundo. 
2. Crear una definición universal de la tolerancia cero y luego aplicarlo en todo el mundo. 
3. Cambiar la ley canónica para que contenga una definición realista y narrativa sobre el abuso sexual de los adultos vulnerables. 
4. Aprobar las normas de salvaguardia universales que cada obispo tendrán que rendir cuentas. 
5. Exigir que cada obispo se compromete por escrito que va a cumplir con estas normas. 
6. Aprobar un conjunto universal de los pasos de acción y planes prácticos para hacer frente a los abusos, que es el comportamiento criminal, y cada obispo debe ser estrictamente responsables de hacer cumplir esta política. 
7. responder eficazmente a los abusos sexuales del clero, independiente de la participación o injerencia de la burocracia del Vaticano.La presencia secular de violación sexual por parte de clérigos no es un problema desde fuera de la iglesia. Es una terrible manifestación de graves deficiencias en aspectos de la iglesia que los católicos han llegado a creer que son inalterables debido a su propia naturaleza. Sin embargo, los católicos, y especialmente los clérigos, deben preguntarse si el terrible daño que visitó a la gente a causa de estas deficiencias de Dios pueda justificar un comportamiento que Cristo condenó. La comunidad de creyentes se basa en la creencia y la fe en Jesucristo, no en una construcción política hecha por el hombre cuya seguridad depende de la conducta anticristiana “.

URLTom Doyle es un partidario sacerdote dominicano, abogado canónico, adicciones terapeuta y de largo plazo de la justicia y la compasión por las víctimas de abusos sexuales del clero. Es Asesor Presidencial ARCC y ex miembro de la Junta ARCC.

Fuente: remitido al e-mail

MEXICO: CRUZANDO FRONTERAS TEOLOGIAS Y FEMINISMOS.


La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

Imagen

A %d blogueros les gusta esto: