José I. González Faus, sobre Ángel Hernández: “¿se puede hacer el bien aunque esté prohibido?”


Ángel Hernández
Ángel Hernández

“Quizá convenga advertir que ‘de entrada’ considero inmoral la eutanasia”

“Cuando yo estudiaba moral, nos enseñaban que todos los principios morales pueden encontrar situaciones extremas donde su aplicación resultará discutible o incluso rechazable”

“Si se llega a una ley sobre la eutanasia habría de ser enormemente precisa, porque si no podría convertirse en un coladero para mil atentados contra el cuidado”

08.04.2019 José I. González Faus

Quizá convenga advertir que “de entrada” considero inmoral la eutanasia. Ese es el punto de partida de todas las reflexiones que siguen y que solo intentan señalar los múltiples aspectos del problema.

1.- Jesús.- Cuando conocí el episodio de Ángel Hernández lo primero que me vino a la cabeza fue la pregunta que plantea Jesús en el capítulo 3 de Marcos: “¿se puede hacer el bien aunque esté prohibido?”. Hoy no percibimos ya la seriedad que tenía para aquellos judíos el precepto de no trabajar en sábado. Pero la reacción furibunda que desató aquella pregunta (“fariseos y herodianos -enemigos declarados- buscaron un acuerdo para acabar con El”), permite adivinar lo molestas que fueron las palabras de Jesús.

2.- Casos límite.- Cuando yo estudiaba moral, nos enseñaban que todos los principios morales pueden encontrar situaciones extremas donde su aplicación resultará discutible o incluso rechazable. El profesor citaba con cierta sorna el dislate de san Agustín que plantea el caso de unos hombres armados que persiguen a un pobre infeliz. Yo me tropiezo con este en un cruce de caminos. Al momento llegan los perseguidores y me preguntan por dónde se ha ido. Y como el octavo mandamiento prohíbe mentir, estoy obligado a decirles la verdad, aunque eso suponga la muerte de un inocente… (N.B. Luego la casuística degeneró -como todo- y acabó convertida en sutilezas casi fariseas. Hoy la hemos recuperado con el nombre de discernimiento). 

A olvidar lo anterior ha contribuido el doble abuso de derechas e izquierdas. Aquellas parecen ignorar, con Agustín, la existencia de casos-límite. Estas arguyen como si el caso-límite  fuese la norma para todas las situaciones en las que debemos actuar. Por eso, si se llega a una ley sobre la eutanasia habría de ser enormemente precisa, porque si no podría convertirse en un coladero para mil atentados contra el cuidado.

3.- Los médicos.- También tienen su responsabilidad en este campo, donde bastante se ha avanzado últimamente. Pero hoy creo que los médicos deberían tener claro que no pueden confundir el alargar la vida con el retrasar la muerte. No son lo mismo. Y lo primero pertenece a su misión; lo segundo no. Y temo que un afán de “ganar la partida” o de experimentar para que la ciencia avance, lleva muchas veces a situaciones en las que, por no haber dejado morir a tiempo, hay que recurrir ahora a una occisión directa. Muchos casos-límite se evitarían de esa manera. Y conste que quien escribe esto, debe mucho a los médicos.

4.-La legislación civil.- Tomás de Aquino (que no es un pensador de hoy sino del s. XIII) enseña que la misión del legislador no es convertir todos los preceptos morales en leyes civiles, sino buscar el bien común. Y que en aras de ese bien común puede a veces no penalizar determinadas conductas inmorales (la prostitución era el ejemplo que se ponía entonces por razones de salud pública). Hoy, ocho siglos después, sigue habiendo gentes que creen que la misión del legislador es penalizar legalmente todo lo que ellos consideran inmoral.  Olvidan que el bien solo es bien moral cuando es fruto de la libertad y no de la falta de ella

5.- Los políticos.- Cuando un país necesita algunas leyes estables sobre asuntos cruciales, cuando reclama pactos de estado, que no estén al albur de cualquier gobierno, y esas leyes no se consiguen, hay que culpar de eso a los políticos. Esa culpa me parece hoy seria y radica en que la mayoría de políticos actuales no actúa para el pueblo sino para su poder. Ya hablé otra vez de la incoherencia que supone el que esos políticos que tanto creen en el “mercado regulador”, luego se asignen el sueldo a sí mismos en vez de dejar que se lo asigne el mercado de trabajo a través de su empleador, que en este caso es el pueblo. (Y además se lo suban, como Puigdemont a los tres meses de llegar al cargo). A veces creo que la única forma de conseguir esas leyes estables sería decir a todo el parlamento: no cobraréis vuestros sueldos hasta que no hayáis conseguido una ley definitiva (sobre educación, eutanasia etc….)

6.- Los MCS.- Hoy hemos llegado a una situación en la que lo que no sale en los medios no tiene existencia. Con ello, los MCS ya no son canales de información, sino en “medios de configuración social”. La moralidad de los medios no se sitúa hoy solo en cómo tratan los temas que abordan, sino en qué temas eligen y cuales descartan o ignoran. No tengo nada contra el relieve que se ha dado al drama de Ángel. Pero me pregunto por qué no se dan espacios y repeticiones semejantes a los niños muertos en Yemen bombardeados por armas exportadas por el gobierno español (y la consiguiente pregunta de Francisco: “¿qué coherencia puede tener un gobierno que actúa así?”). O al calentamiento de la tierra. O a la trata de muchachas jóvenes que se repite día tras día. O a tantas injusticias convenientemente ignoradas…

7.- “Morir dignamente”. Nunca me ha gustado esa expresión porque parece reducir la dignidad a algo material. Y la dignidad humana es sobre todo algo espiritual. La muerte del Crucificado del calvario era muy indigna desde el punto de vista material (desnudo, sufriendo en público, expuesto a la vista y las burlas de sus verdugos…). Pero millones de gentes creen que aquella fue la muerte más digna que ha habido en la historia. Comprendo, no bostante, que con esa expresión se busca algo válido: antaño se rezaba a san José para que nos conceda “una buena muerte”. Y todos estaremos de acuerdo en vindicar un derecho a morir sin dolor…  Pero la palabra dignidad está hoy tan falsificada que no resulta bueno aplicarla a ninguna causa. En todo caso, si se la entiende de manera material, más urgente sería hablar del derecho “a vivir dignamente”. Y eso resulta tan peligroso que nuestro sistema económico (fuente de tantas vidas indignas) no lo toleraría. Nos acusarían de “venezolanos” o alguna de esas memeces que se inventa el PP.

8.- Algo de mi historia. Soy mellizo de una hermana que murió de cáncer en 1978. Me recuerdo diciéndole un día a la doctora: “ha llegado la hora de no luchar contra la muerte sino contra el dolor”, con cierta resistencia por su parte. Por aquellos tiempos aparecieron las primeras quimioterapias y ella debió ser de las que “estrenaron” el nuevo medicamento salvador que venía con fama de muy bestia. La recuerdo diciéndome un día: si estos malos tragos míos de ahora sirven para que un día la quimio sea más suave y cure, los doy por bien empleados. Pero la quimio falló y, al cabo de un año, apareció una metástasis generalizada en huesos. Ya internada, recuerdo también un día en que sintió unos dolores inmensos y comenzó a gritar: “que me maten, que me maten” (debo añadir que era una mujer con una fe impresionante).

Drogada por fin (no sé si con morfina o qué) nos encontramos con que cada día al llegar al hospital aparecía con una nueva intubación: “es que le ha pasado algo en el riñón,  o en la vejiga etc. etc., pero durará poco” nos decían mientras ella se movía inquieta queriendo quitarse los tubos. Al segundo día nos plantamos y pedimos sacarla del hospital bajo nuestra responsabilidad, lo que se consiguió gracias a la ayuda de un jesuita médico (Francesc Abel) que supo razonar como yo no habría sabido. Las enfermeras estuvieron sumamente amables al despedirnos: “denle solo agua de vez en cuando  para que no se deshidrate”. Vivió cuatro días más, entre momentos que parecía estar en coma, y momentos en que abría los ojos y me reconocía, pero no identificaba el lugar donde estaba y me hablaba de un paisaje precioso… Así, dormida, expiró el 26 de octubre a las dos de la madrugada y tuve la suerte de estar presente con una amiga que se portó de maravilla y a la que no he vuelto a ver.

No cuento esto para  sacar ninguna conclusión universal. Solo porque todos los temas en discusión necesitan un “desde dónde” se habla, que ayude a conocer mejor al interlocutor. Y sospecho que esa historia puede ser mi “desde dónde”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: