Un nuevo miembro de la oficina del Sínodo dice que el Papa está haciendo «pequeños pasos» para las mujeres


Un nuevo miembro de la oficina del Sínodo dice que el Papa está haciendo "pequeños pasos" para las mujeres

El Papa Francisco saluda a la hermana María Luisa Berzosa González antes de una sesión del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional en el Vaticano, 16 de octubre de 2018. También se muestra a Chiara Giaccardi, profesora italiana de sociología. (Crédito: CNS photo / Vatican Media.)

ROMA – La semana pasada, el Vaticano anunció que el Papa Francisco incorporó a cuatro mujeres como Consultoras de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos.

Fue la primera vez que se nombró a una mujer para el cuerpo, que se creó en 1965 y, como su nombre lo indica, es tradicionalmente masculina.

Entre ellos se encuentra la hermana española María Luisa Berzosa, presidenta de Faith and Joy, una federación internacional dedicada a la educación y la promoción del bienestar social.

Hablando con Crux , Berzosa dijo que ella cree que las mujeres necesitan una mayor visibilidad dentro de la Iglesia, y que se están tomando los pasos necesarios, pero son pasos «pequeños».

A pesar del ritmo, se definió a sí misma como una «optimista», y mientras la Iglesia Católica continúe «avanzando», no tiene prisa.

Ella cree que, en última instancia, no habrá roles dentro de la Iglesia que sean inaccesibles para las mujeres, incluido el sacerdocio, pero cree que eso no sucederá hasta más adelante.

«Las cosas tendrían que cambiar», dijo. «Pero creo que si se toman medidas, se hacen procesos, se asumen responsabilidades, la [ordenación de mujeres] puede estar al final de este proceso, sin más preámbulos, como una progresión natural».

«Es cierto que cuando acompaño a una persona espiritualmente, no puedo escuchar su confesión, y tengo que llamar a otra persona para dirigir la liturgia», dijo Berzosa. «Y a veces me gustaría poder hacer eso».

Berzosa habló con Crux el viernes mientras estaba en Roma para la asamblea de Fe y Alegría. Lo que sigue son extractos de esa conversación.

Crux: ¿Esperaba ser nombrado para la comisión permanente del Sínodo?

Berzosa: Absolutamente no. El año pasado participé en el Sínodo de los obispos sobre la juventud y el discernimiento vocacional, y tuve la oportunidad de viajar por España para compartir esa experiencia. Pero cuando eso terminó, pensé que también lo era mi experiencia sinodal. ¡Ni siquiera sabía que había una comisión permanente de la Secretaría del Sínodo!

¿Dio algún discurso memorable durante el sínodo de 2018, o sabe si fue elegido para algo que dijo o hizo en octubre pasado mientras la reunión tuvo lugar en Roma?

No. Participé en el Sínodo como miembro de la comisión a la que me asignaron, la de expertos y consultores. Como todos mis colegas en esa comisión, trabajé muy duro, porque había mucho que hacer todos los días. Fue un gran encargo trabajar. Trabajamos duro, pero estábamos muy sincronizados.

Pero como en el sínodo había muy pocas mujeres, 12 de nosotros fuera de los jóvenes, fuimos muy importantes porque insistimos en ser visibles. Nos hicimos escuchar, hicimos un «desastre», como el Papa Francisco nos pide que hagamos.

¿Qué tan significativo es que la comisión permanente del sínodo ahora tenga cuatro mujeres, tres religiosas y una laica?

Quiero leerlo como una pequeña señal, un pequeño paso en el camino para dar más visibilidad a las mujeres, para incluir sus voces, una pluralidad de voces que va más allá de la del clero. Es una forma de abrir la perspectiva, agregando diferentes vistas. Al final del día, esta fue la propuesta del sínodo del año pasado: una iglesia que es sinodal, de acuerdo con el Concilio Vaticano II, donde no hay una sola voz o una persona, sino una iglesia que es una comunidad de comunidades.

¿Cuál es el papel de las mujeres en la Iglesia?

¿Cuál es el papel de las mujeres en la Iglesia, o cuál debería ser? Aquellos de nosotros que estamos dentro, que sentimos que somos miembros vivos de la Iglesia y no simples espectadores, sentimos que somos parte de ella a través de una pertenencia cordial y debido a la fe que tenemos, pero necesitamos más visibilidad, más lugares de liderazgo. , cargos de responsabilidad, mayor presencia en la toma de decisiones.

¿Hay un largo camino por recorrer para lograr esto?

Sí. Es cierto que la sociedad civil se ha movido mucho sobre esto y aún queda mucho por hacer, y lo mismo en la Iglesia. Pero soy optimista, nunca pierdo la esperanza y quiero creer que mientras continuamos dando pequeños pasos en la dirección correcta, aunque parezcan insignificantes, avanzamos sin parar.

Y creo que esto es algo que beneficia a toda la Iglesia, no solo a las mujeres.

¿Implica eso que el sacerdocio debería estar abierto a las mujeres también?

Personalmente, como la estructura es en este momento, no me gustaría que este fuera el caso. Las cosas tendrían que cambiar. Pero creo que si se toman medidas, se hacen procesos, se asumen responsabilidades, la [ordenación de las mujeres] puede estar al final de este proceso, sin más preámbulos, como una progresión natural.

Es cierto que cuando acompaño a una persona espiritualmente, no puedo escuchar su confesión, y tengo que llamar a otra persona para dirigir la liturgia. Y a veces me gustaría poder hacer eso.

Hay muchos religiosos que no son tratados adecuadamente, que son maltratados o tratados como si fueran inferiores. Conociendo la realidad desde adentro, ¿crees que es así?

Sí, y hay mucho que hacer, pero en ambos lados. Creo que no hay subyugadores sin subyugación, ni personas subyugadas sin subyugadores. A veces una persona cede o se abre a la subyugación. Otros, es claramente un caso de abuso de poder que impide que una persona sea libre.

Debemos prestar atención, y si ha habido casos de subyugación dentro de la Iglesia, debemos asegurarnos de que nunca vuelva a suceder. Necesitamos mantener los ojos abiertos y hablar, decir lo que se debe decir y hacer las preguntas que deben hacerse.

Este comportamiento abusivo no se puede permitir, pero no solo cuando se trata de hermanas religiosas. Una persona, quienquiera que sea, no puede ser tratada como algo menos que como un ser humano. Los abusos de poder no benefician a los abusados, pero también disminuyen la dimensión humana del abusador.

Muchas veces, quienquiera que “sirve” no entiende el significado de la palabra servicio, que no es un sinónimo de esclavitud …

Exactamente. Sin embargo, muchas veces termina siendo esclavitud. Por eso necesitamos dialogar, hablar, exponer situaciones, sin tener miedo de hacerlo. Debido a que el miedo también es una forma de someter a las personas, eso evita que una persona se desarrolle por completo.

Usted habla de la importancia del diálogo, de hablar. ¿Qué papel desempeña el Papa Francisco en la construcción de lo que usted describe como un camino para avanzar a través del diálogo, sin temor a hablar?

Él construye este camino a través de sus gestos, con sus palabras, sus actitudes … Creo que es un hombre que habla más con gestos que con palabras, aunque sus palabras son muy claras. Su forma de acompañar el camino de la Iglesia es abriendo puertas con gestos, con palabras y dando pequeños pasos.

Tal vez no pueda hacer todo lo que quiere hacer, o queremos que haga más, pero valoro esos pequeños gestos, cada pequeño paso hacia adelante. La esperanza me estimula. No debemos tener miedo de correr riesgos. El miedo puede ser paralizante.

Debe ser posible avanzar sin tener miedo, también cuando se trata de mujeres en la Iglesia: no somos niñas, también somos adultos en nuestra fe y, por lo tanto, merecemos tener una opinión.

Sigue a Inés San Martín en Twitter:  @inesanma

http://www.cruxnow.com/interviews/2019/06/15/new-member-of-synod-office-says-pope-making-small-steps-for-women/

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: