“La soledad de Francisco”: un libro analiza la conspiración contra el Papa y los duros momentos de un pontificado tormentoso


Vaticano

El reconocido vaticanista Marco Politi recorre los seis años de  Jorge Bergoglio como líder de la Iglesia. Enemigos, intrigas y luchas de poder.

El Papa argentino enfrenta cada vez más oposición de los sectores tradicionalistas de la Iglesia. /REUTERSLAS MÁS LEÍDAS

de Mundo

 15/06/2019 – 17:18

“El Papa está solo”. La conclusión de Marco Politi, uno de los más influyentes vaticanistas, en su nuevo libro “La soledad de Francisco – Un Papa profético en una Iglesia tempestosa”, representa el balance de un pontificado que vive un segundo tiempo resbalando hacia el ocaso.

“Es impresionante como esta observación recurre en las conversaciones privadas del mundo eclesial romano y no romano”. Una monja agrega; “Es una persona muy sola, se siente”. La soledad del Papa “es más intensa por la inercia de tantos obispos del mundo que no se asoman en la escena pública para relanzar los temas sostenidos por Francisco. Obispos poco valerosos que “no se movilizan ni siquiera si el Papa los exhorta a moverse”.

Marco Politi, vaticanista autor del libro "La Soledad de Francisco" en la plaza San Pedro. /VICTOR SOKOLOWICZ

Marco Politi, vaticanista autor del libro “La Soledad de Francisco” en la plaza San Pedro. /VICTOR SOKOLOWICZ

El libro cuenta cómo en la fase menguante de la era Bergoglio se ha hecho cada vez más exasperada una guerra civil de una agresividad organizada, que atormenta a Francisco y lo obliga a rediseñar sus planes para evitar que la conspiración termine abiertamente en un cisma.

DE LUNES A VIERNES POR LA TARDE.

Recibir newsletter

Politi afirma, y los hechos están a la vista, queconservadores y tradicionalistas llevan adelante una lucha sin cuartel que acusa al Papa argentino de herejía y ha conseguido el arma letal de un arzobispo, Carlo María Viganó, ex nuncio en Washington, que le exige la renuncia.

La Iglesia y el mundo católico aparecen divididos entre lo que creen que Francisco ha sido capaz de reformar a la Iglesia, dando comienzo a una transformación que muchos católicos esperaban, considerándolo incluso un revolucionario, y los que piensan que muchas de esas reformas no se han concretado debidamente.

"La Soledad de Francisco", el libro de Marco Politi. /VICTOR SOKOLOWICZ

“La Soledad de Francisco”, el libro de Marco Politi. /VICTOR SOKOLOWICZ

Los conspiradores conservadores y tradicionalistas quieren volver atrás, a la Iglesia inmóvil, de las celebraciones y las viejas normas.

Golpes al prestigio del Papa

Las cosas cambiaron tras un primer período que se presentó brillante para Jorge Bergoglio, decidido a perorar la causa de una Iglesia abierta, pobre y para los pobres, con un nuevo lenguaje, “hospital de campo” de los descartados, orientada a convertir las periferias geográficas y existenciales en el centro del futuro catolicismo del siglo XXI.

Entrado en el segundo tiempo del pontificado, “el Papa Bergoglio está obligado a afrontar un mundo bruscamente cambiado y empeorado”, escribe Politi. Un mundo donde el esfuerzo multilateral de perseguir el bien común “se debilita y se agrieta la cooperación dentro de la cual la Santa Sede ha operado durante decenios”.

El Papa alertó contra los nacionalismos y el riesgo de un "holocausto nuclear"

Mirá tambiénEl Papa alertó contra los nacionalismos y el riesgo de un “holocausto nuclear”

Francisco se mueve en un planeta donde crece el abismo de la desigualdad para miles de millones de personas. El Papa argentino “ha denunciado desde los primeros meses del pontificado los peligros de la desigualad creciente en el planeta”. La misma directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, evocó el arribo de una “edad de la cólera” si continua con mas intensidad aún la desigualdad”.

El Papa emérito Benedicto XVI se ha convertido en un adversario de Francisco. /ANSA

El Papa emérito Benedicto XVI se ha convertido en un adversario de Francisco. /ANSA

El empobrecimiento de las clases medias, el abandono de las periferias, la crisis de los obreros, preocupan cada vez más al pontífice, señala Poliiti. “Ese empobrecimiento pone en peligro la democracia participativa”.

Los cambios para peor han golpeado contra el prestigio papal, que había alcanzado su momento más luminoso durante el gobierno del presidente Barack Obama en Estados Unidos. Francisco medió exitosamente entre Cuba y Estados Unidos, logró evitar un bombardeo contra Siria, armó un encuentro entre israelíes y palestinos en el Vaticano para defender la convivencia de los dos Estados.

Todo ese tinglado se derrumbó cuando triunfó el Brexit para hacer que Gran Bretaña abandonara la Unión Europea y Donald Trump ganó las elecciones. Mezclado con la expansión del mundo de la desigualdad y la duradera crisis mundial de 2008 que se sigue manifestando en Europa, se ha difundido un enemigo terrible para el Papa argentino: “Una ebullición social que exalta el soberanismo estatal, el nacionalismo agresivo, el lenguaje plebeyo y un orgullo nacional-clerical”.

“Ningún otro Papa ha sido tan atacado y odiado como Francisco”, señala Marco Politi. En el libro cuenta que Bergoglio dijo a un eclesiásitco: “Hay un grupo de curas que se reúnen a rezar por mi muerte. El cardenal Klaus Kasper lanzó la alarma por la televisión alemana. “Hay gente a la que no le gusta el pontificado bergogliano. Quieren terminarlo lo antes poible y quieren un nuevo cónclave pronto. También desean preparar el cónclave para que dé el resultado que buscan sus intenciones”.

Escribe Politi que “en el momento más dramático del pontificado, el 2018, en el que se revelaron la enormidad de los escándalos sexuales y el pedido del arzobispo Viganó de la renuncia del pontífice, el Papa hundió el bisturí en el tumor escondido que corroe la vida eclesiástica: el clericalismo”.

"Varón y hembra los creó": el Vaticano, contra la llamada "ideología de género"

Mirá también“Varón y hembra los creó”: el Vaticano, contra la llamada “ideología de género”

En definitiva Bergoglio atribuye el ejercicio inapropiado del poder clerical como fuente de los abusos. A esta posición responde con una carta que echa mucho veneno el Papa emérito Benedicto XVI, Joseph Ratizinger, quien identifica en el “boom” de la movilización del ’68 en Europa una causa cierta que favoreció los desbandes de los abusos sexuales.

El Papa ayudó en la mediación para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba y se reunió con el entonces presidente estadounidense Barack Obama en 2015. /REUTERS

El Papa ayudó en la mediación para el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba y se reunió con el entonces presidente estadounidense Barack Obama en 2015. /REUTERS

El libro de Marco Politi pasa en revista los principales acontecimientos del pontificado de Bergoglio. Vienen bien para recordar el formidable impulso inicial que tuvo la gestión del Papa argentino, su carisma y su lenguaje y simpatía personal que le atrajeron masas enormes de fieles.

Por ejemplo, los dos sínodos de la familia que convocó en 2014 y 2015 hicieron creer que las grandes reformas atacaban el corazón del atraso de la Iglesia en las cuestiones sexuales. No fue así, Francisco quedó sorprendido por la vastedad de la oposición que le alinearon los conservadores, mayoritarios entre los obispos con el agregado de los episcopales que navegaban entre las dos líneas.

Fue un fracaso resonante el intento de cambiar la aproximación de la Iglesia a la cuestión de la homosexualidad. Los obispos rechazaron en el primer sinodo del 2014 el intento de modificar una posición secular, casi eterna, de la Iglesia bimilenaria. Y en el segundo sinodo, el de 2015, el punto crítico fue la intención del Papa de hacer aprobar una via penitencial que permitiera a los católicos divorciados y vueltos a casar por civil de poder recibir la comunión que les está prohibida.

Finalmente el Papa optó por la decisión retorcida de meter en la famosa nota al pie de página 351 de su carta apostólica, que definió las directivas del Sínodo de la Familia, un agregado para permtir a los obispos que decidieran por el permiso o el mantenimiento de la prohibición.

En Rumania, el Papa llama a terminar con los rencores y elogia la unidad entre distintas etnias y religiones

Mirá tambiénEn Rumania, el Papa llama a terminar con los rencores y elogia la unidad entre distintas etnias y religiones

Lección aprendida. Francisco quiso evitar una confrontación riesgosa en el Sínodo dedicado a los jóvenes, que se realizó en octubre de 2018, diluyendo las conclusiones hasta convertirlo en una oportunidad perdida. de la que se habla poco y nada.

La conspiración contra Jorge Bergoglio, con sedes principales en Estados Unidos y la Curia Vaticana, encontró lo que necesitaba con los divorciados vueltos a casar: una violación de la doctrina, una herejía. Desde entonces, este fue el punto central del ataque para conseguir desmontar del papado al argentino y evitar que al trono de San Pedro se elija un segundo Francisco.

Lo que si ha cambiado es la temática estratégica contra el Papa. Ahora los conservadores y tradicionalistas acusan a Bergoglio de proteger a los homosexuales. El arzobispo Carlo María Viganó hasta señaló la existencia de un fuerte grupo de presión gay en el Vaticano, capaz de influir en los nombramientos de obispos y cardenales del Papa, Faltan las pruebas, pero Viganó es un ariete fundamental en la agresión de las ultraderechas contra Francisco.

Los nacionalismos de ultraderecha 

Los peligros de desestabilización contra el papado bergogliano se han duplicado con la difusión de los nacionalismos de ultraderecha, inevitablemente vinculados al catolicismo tradicional.

En el capítulo “Un antipapa en Italia”, Politi describe la pesadilla. “El 4 de marzo de 2018, tras las elecciones generales, Francisco se encuentra en minoría en Italia. Es como si hubiera perdido las elecciones. Conquistan el Parlamento el Movimiento 5 Estrellas y la Liga”. El gobierno populista conquista la mayoría absoluta. “Un cuarto de siglo de historia termina pulverizado. También para la Iglesia es un golpe”.

El autor cita al historiador Andrea Ricciardi, fundador de la Comunidad de San Egidio. “El mensaje durante cinco años de Fracisco ha sido de esperanza, de apertura a los extranjeros, incluso de una mayor integración europea. Han ganado en cambio, la rabia, el miedo y un confuso antieuropeísmo. La Iglesia y el mundo católico se dan cuenta que el electorado va en otra dirección. En cualquier modo es una derrota para la Iglesia”.

El hombre fuerte del gobierno italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, está enfrentado con el Papa por su postura sobre los inmigrantes. /ANSA

El hombre fuerte del gobierno italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, está enfrentado con el Papa por su postura sobre los inmigrantes. /ANSA

Las elecciones europeas del 26 de mayo dieron en Italia una victoria neta al Hombre Fuerte populista, Matteo Salvini, ultraderechista que besa cruces y rosarios en los mitines, muestra el Evangelio y es amigo de los enemigos del Papa Francisco. Los estudios revelan que del 34,5% de votos que logró, el 27% corresponde a católicos observantes. Las cosas están peor de lo que el Papa imaginaba. La mayoría de los católicos justifica la represión de Salvini a los inmigrantes.

Parte de su fama Salvini la conquistó con una permanente campaña y con medidas como ministro del Interior. Su caballo de batalla “es la lucha contra la ‘invasión’ de los inmigrantes y su expulsión en masa. “Respecto a la predicación del Papa Salvini está en las antipodas. Su lenguaje manda al margen la Iglesia bergogliana”.

En este segundo tiempo del pontificado no es favorable a Jorge Bergoglio el balance de su relación con el clero. “Los sacerdotes se sienten frustrados por Francisco”. Uno de ellos dice: “Nunca tiene una frase gentil para nosotros”. El cardenal Veglió advierte: “Me parece que hace muchas críticas a los curas que también hacen cosas buenas”. Politi titula el capítulo: “Una Iglesia en ansiedad”.

Una minoría de los 32 mil curas en Italia acogió con entusiasmo la elección de Francisco. Pero hoy el clero vive estresado. En las parroquias crece la edad, la falta de vocaciones ralea las filas de los sacerdotes, mucho con más de 60 años, y disminuyen el número de monjas y de laicos para ayudar.

El estilo de Francisco es cuestionado mucho más que antes.Por ejemplo llueven las críticas a su decisión de crearse un mundo paralelo a la Curia Romana en la Casa de Santa Marta, el hotel interno vaticano donde vive. Allí se ha organizado un pequeño grupo de colaboradores “temiendo ser fagocitado por la estructura burocrático”. Pero “a largo andar esta relación escindida con la máquina curial no ayuda al pontífice”.

Los críticos destacan que “habla tanto de sinodalidad (gobierno colectivo), en las cuestiones importantes, pero después adopta decisiones solitarias”.

Los mismos partidarios de las reformas qusieran “una relación mejor entre Francisco y la Curia”. Pero “con los años se ha creado un ambiente de extraneidad”. Un monseñor observa: “Se siente la necesidad de un gobierno robusto y de una visión teológica de la reforma de la Curia. La Iglesia católica no funciona sin Roma”.

Francisco “es un carismático, un combatiente solitario, que no se hace grandes expectativas con la estructura institucional”. “Habrá que ver como teje la tela en el futuro”, cavila un experto, “y cuales serán sus últimos golpes”.

Vaticano, corresponsal

http://www.clarin.com/mundo/soledad-francisco-libro-analiza-conspiracion-papa-duros-momentos-pontificado-tormentoso_0_WMSegTBSt.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: