COLOMBIA: HACIENDO REAL LA PAZ. SAN JOSÉ DE APARTADÓ, COMUNIDAD DE PAZ.


Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

Hoy he conocido la Historia más hermosa, tejida en medio del dolor, bañada en hilos de lágrimas, unas veces de tristeza y otras de sueños y esperanza, hecha realidad.

Hemos creído que el solo hecho de pronunciar la palabra fraternidad, comunidad, no es sino sentarnos a esperar que todo lo que ellas nos significan aparezcan como por arte de magia. Muy fácilmente sentamos cátedra y hacemos homilías hermosas, dando lecciones para que otras/os las practiquen, Mat 23:4.

Esta experiencia tiene más de 20 años de estar trabajando, construyendo y haciendo realidad la PAZ en nuestro país.

Es una población que le ha tocado ser desplazada, compuesta por 80 familias campesinas de diferentes veredas y poblaciones, que se han organizado, que han aprendido a convivir unidas teniendo como principio el no participar en ningún grupo que genere guerra o violencia, no aceptando en su Comunidad miembros que apoyen o participen en cualquier grupo armado, llámese como se llame, -lejos de estigmatizar como discriminación-. Esto lo viven intensamente como una objeción de conciencia.

Laboran unidos, sobre todo se protegen mutuamente, en aquel sentir presente a Dios en cada ser humano: “Yo soy tu”. Se han propuesto erradicar todo aquello que divide la Paz en la Comunidad, como las bebidas embriagantes (alcohol), alucinógenas, es no a la participación en cultivos de carácter ilícito.

Buscando solidaridad, apoyo para las familias integrantes de dicha Comunidad de la No-violencia, acudieron a las instituciones previstas oficial y legalmente por la Constitución colombiana para protección y defensa ante la injusticia y violación de los Derechos Humanos, donde tuvieron la “grata sorpresa” de darse cuenta del humo de corrupción que las envuelve, viéndose en la necesidad de abstenerse de estar involucrados en un sistema que en nada les beneficia y protege, espacios donde se encuentran víctimas y victimarios haciendo “cola”, lo que les hace, renunciar totalmente de esperar cualquier apoyo que viole y ofenda la dignidad de la Comunidad a la que pertenecen.

Las revanchas del poder y la política, no se hicieron esperar el boleteo, amenazas, asesinatos y masacres…no es desconocida la actividad oscura y solapada que han hecho siguen haciendo, ya que a los medios de comunicación no trascienden estas situaciones que se viven no solo en esta Comunidad de la No-violencia, sino en otros sitios de nuestro país.

Es más, el hecho de que la Corte Constitucional les haya reconocido el 23 de marzo de 1997 ha sido despertar toda la crueldad, sádica, contra esta Comunidad, que ha querido, quiere y lo es una Comunidad de Paz, así decidieron proclamarse en la celebración de la Eucaristía, como compromiso personal y comunitario, toda la Comunidad, ancianos, mujeres, hombres, jóvenes y niños. Todos unidos en aquella Eucaristía, celebraron e hicieron dar a conocer el significado de celebrar el Corpus Christi en vivo y en directo para que todo el mundo lo sepa, convocando de nuevo aquella invitación de Cristo: “Hagan esto en memoria Mía” Lucas 22:9, I Corintios 11:24-25.

Por ser una Comunidad de Paz, diferente, con estrategias para la producción colectiva, en terrenos colectivos, con una convivencia de fraternidad y apoyo, no ha faltado la amenaza y agresividad verbal, llevada a los hechos, para decirles: “por ser así diferentes, por no regirse por las normas del Estado, por no aceptar el desarrollo y el progreso, deben de ser desaparecidos, exterminados”.

Es una Comunidad de Paz, que, con hechos reales, nos está mostrando que el mensaje de Jesús es posible vivirlo: “amanse los unos a los otros” (Juan 15:12) y lo confirma Hechos de los Apóstoles, donde nos cuentan, acerca de un solo sentir, unidos todos/as en las primeras comunidades cristianas: Hechos 2:32-33.

Hoy, en medio de la situación de violencia en que vive nuestro país, embrutecida por el alcohol, la droga, la falta de empleo, salud, vivienda, educación, Esta Comunidad de Paz, se levanta con su mensaje y testimonio como una luz, anunciado el Evangelio para conocer, aprender de ellos/as: “Mirad cómo se aman” Juan 17:20-26, se ayudan y protegen mutuamente, ante la violencia de los poderosos y su imperio.

presencia_viva

Fiesta del Corpus Christi, Comunidad de Paz.

Gracias, Comunidad de Paz, San José de Apartadó, que cada vez se les conozca más, les apoyamos y protegemos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: