El Papa a médicos católicos: curen a las personas elevándolas como hacía Jesús


2 horas agoRedactora

El Papa a médicos católicos: curen a las personas elevándolas como hacía Jesús

El Santo Padre recibió a la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos: una organización formada por 50 entes repartidos por todo el mundo a quienes exhortó a seguir la escuela de Jesús, quien cura «siendo médico y hermano de los que sufren».

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano, Vatican News, 22 de junio de 2019

El sábado 22 de junio a las 12 del mediodía, el Papa Francisco recibió en la sala Regia del Vaticano a la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos, cuyos miembros han venido a Roma para consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús: una ceremonia que tuvo lugar el viernes 21.

Cuidado de los enfermos: misión de Cristo

Tras agradecer las palabras introductorias del cardenal Peter Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, el Santo Padre les dirigió un discurso en el que destacó cómo las primeras comunidades cristianas presentaban a menudo al Señor Jesús como un «médico», subrayando la atención constante y compasiva que Él prestaba a los que sufrían todo tipo de enfermedades.

«Su misión era, en primer lugar, estar cerca de las personas enfermas o discapacitadas, especialmente de aquellas que por ello eran despreciadas y marginadas. De esta manera Jesús rompe el juicio de condenación que a menudo tildaba al enfermo de pecador; con esta cercanía compasiva, manifiesta el amor infinito de Dios Padre por sus hijos más necesitados», dijo Francisco argumentando que el cuidado de los enfermos, es una de las dimensiones constitutivas de la misión de Cristo; y por eso también lo es en la de la Iglesia.

Otro de los puntos fundamentales que indicó el Papa es la importancia del modo en el que se cura a las personas y para ello es importante «seguir la escuela de Jesús».

Sanar significa iniciar un viaje

Para Jesús, sanar significa acercarse a la persona, aunque a veces haya quien quiera impedirlo, como en el caso del ciego Bartimeo, en Jericó.

«Jesús lo llamó y le dijo: ¿Qué quieres que haga por ti? (Mc 10,51). Para Él, curar significa entrar en diálogo para hacer surgir el deseo del ser humano y el dulce poder del Amor de Dios, trabajando en su Hijo, porque sanar- afirmó el Pontífice- significa iniciar un viaje: un viaje de alivio, de consuelo, de reconciliación y de sanación».

Y en relación a este modo especial de Jesús de «curar a las personas» a través del amor sincero sin olvidar que el ser humano es unidad de espíritu, de alma y de cuerpo; Francisco hizo hincapié en que el cuidado del Hijo de Dios coincide con la «elevación de la persona» y el envío de aquel que se ha acercado y se ha curado, ya que -aseveró el Santo Padre- «hay muchos enfermos que, después de haber sido sanados por Cristo, se convierten en sus discípulos y seguidores».

Escuela de Jesús: médico y hermano de los que sufren

En este contexto, el Papa señala que Jesús se acerca, cuida, sana, reconcilia, llama y envía: «como podemos ver, acercarse a las personas oprimidas por la enfermedad y la dolencia es para Él una relación personal y rica, no mecánica y distante».

Y es en esta escuela de Jesús, «el médico y hermano de los que sufren», donde son llamados los médicos que creen en Él, miembros de su Iglesia.

«Ustedes son llamados a estar cerca de los que pasan por momentos de prueba a causa de su enfermedad», dijo Francisco recordando que no se puede curar ni ser curado sin esperanza: «en este sentido todos estamos necesitados y damos gracias a Dios que nos da esperanza, pero también estamos agradecidos a quienes trabajan en la investigación médica, la cual ha logrado grandísimos avances en los últimos cien años».

La importancia de la cercanía ante el dolor

Finalmente, el Santo Padre destacó la importancia de que el médico sea cercano con sus pacientes:

«Vuestra misión es al mismo tiempo un testimonio de humanidad, una forma privilegiada de hacer ver, de hacer sentir que Dios, nuestro Padre, cuida de cada persona, sin distinción. Por esta razón Él también quiere usar nuestro conocimiento, nuestras manos y nuestro corazón para sanar y sanar a cada ser humano, porque quiere dar vida y amor a cada uno de nosotros», concluyó Francisco alentándolos a continuar con su vocación confiando en que el Espíritu les dará el don del discernimiento para tratar las situaciones delicadas y complejas, «y para expresar las palabras correctas de la manera correcta y el silencio justo en el momento justo».

Papa a los médicos católicos.

http://www.revistaecclesia.com/el-papa-a-medicos-catolicos-curen-a-las-personas-elevandolas-como-hacia-jesus/

¿Papa Francisco o Steve Bannon? Los católicos deben elegir


El líder estadounidense de derecha-derecha recluta a los aliados católicos para poner a las personas en contra del Papa

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano21 de junio de 2019

Entre todos los líderes políticos y sociales del mundo, el Papa Francisco se encuentra cada vez más solo como la fuerza más poderosa para la paz y la estabilidad mundial. Gracias a Dios, y a los cardenales que lo eligieron en marzo de 2013, que el jesuita argentino es el actual obispo de Roma.

En una época en la que los populistas de extrema derecha se hacen pasar por cristianos y usan símbolos religiosos para asustar a los creyentes para que incluyan el racismo, la xenofobia, la islamofobia y el ultranacionalismo, todo esto en desacuerdo con el Evangelio, por cierto, Francisco ha desempeñado un papel indispensable en la prevención de una espiral peligrosa en un choque de civilizaciones en toda regla.

Esto se debe a que hay personas tan locas como los populistas en otras corrientes, también.

Otro Papa puede no haber tenido el coraje, la fortaleza o la fe profunda y genuina para oponerse a todo esto y no permitirse ser cooptado por la causa de los soberanos cristianos.

Y mientras Francis, de 82 años, no ha podido convencer a los votantes suficientes para rechazar a los populistas, ha evitado que la mayoría de los obispos, cardenales y otros líderes católicos los respalden públicamente. Esto no es un asunto menor.

Los populistas afirman que su intención es defender la herencia judeocristiana del mundo occidental. Y, desafortunadamente, esto es bastante atractivo para aquellos para quienes el catolicismo es, en esencia, una ideología filosófica eurocéntrica y un código moral.

Los católicos tribales de “no salvación fuera de la Iglesia Romana” escriben como el mensaje.

Y el hombre que los ha alistado es Steve Bannon.

El millonario estadounidense populista que critica a las élites.

El arquitecto en jefe de la elección de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y cofundador de la extrema derecha Breitbart News , Bannon, de 65 años, es ahora el líder más famoso del movimiento populista de terroristas de la derecha superior.

Ha tenido un gran éxito en la venta de noticias que son falsas y que convencen a las personas racionales de que en realidad es cierto.

¿De qué otra manera podría un ex banquero de inversiones de Goldman-Sachs, cuya riqueza personal (según Forbes ) está entre $ 9.5 millones y $ 48 millones, construir un movimiento completo con la premisa de que sus adversarios son “élites” para aplastar a la clase trabajadora?

El principal adversario de Bannon en este momento es el Papa Francisco. Él está haciendo todo lo posible para poner a la gente en contra del Papa. Y está recibiendo ayuda de otros católicos a quienes no les gusta especialmente el papa actual y que son periodistas.

Uno de ellos es Thomas Williams, un antiguo legionario de Cristo que escribe para Breitbart. Dejó la orden religiosa plagada de escándalos hace algún tiempo para casarse con la hija del ex embajador de Estados Unidos ante la Santa Sede, Mary Ann Glendon, con quien tuvo un hijo en secreto cuando aún era sacerdote. Williams es un gran amigo y aliado de Bannon’s.

Y luego está Edward Pentin. Probablemente sea el más prominente entre los simpatizantes de Bannon, por el solo hecho de que se desempeña como corresponsal en el Vaticano de la corriente principal, aunque es el National Catholic Register en los Estados Unidos y a menudo escribe para un periódico similar en Gran Bretaña, el Católico. Herald .

La entrevista de Bannon en la prensa católica.

En un artículo reciente en el Registro (“El papa Francisco y el populismo europeo: ¿se necesita más diálogo?”), Pentin le dio rienda suelta al Sr. Bannon para que golpeara al Papa.

El líder soberano criticó a Francis por negarse a reunirse con el viceprimer ministro populista y antiinmigrante de Italia, Matteo Salvini, diciendo burlonamente que el Papa siempre está hablando sobre el diálogo, así que ¿por qué no con los populistas?

De hecho, Salvini ha admitido que nunca solicitó una reunión con Francis, que Pentin omitió convenientemente.

Bannon también persiguió al Papa por atreverse a criticar la política del muro de Trump en la frontera entre México y Estados Unidos durante la campaña electoral de 2016. “En realidad nunca se lo ha llamado por eso”, acusó Bannon.

¿Llamado para qué? Sostener los principios del Evangelio y repetir lo que incluso Juan Pablo II (un héroe de Bannon) dijo: “Construye puentes, no muros”.

Pentin registra que lo que el Sr. Bannon considera “más perturbador” para Francis es que está “esencialmente al lado de las élites globales, no de los pobres”.

Evidentemente, eso se debe a su postura complaciente con respecto a la inmigración, que según Bannon está perjudicando a las “personas de clase trabajadora” en el sur de Europa o en el sur de los Estados Unidos.

Ahí está esa tarjeta de miedo otra vez. Los inmigrantes están tomando todos nuestros trabajos. Y si el miedo es el arma más potente en la política, como casi todos saben, no tiene poder contra el aparentemente intrépido Papa Francisco.

Papa Francisco acusado de ser un político del partido de los Verdes y marxista

Ahora debemos dar crédito a Pentin, o quizás a sus editores en el Registro , por no imprimir las partes más vitriólicas e idiotas de su entrevista telefónica del 4 de junio con el Sr. Bannon. Y ciertamente hay mucho vitriolo, así como también dudosas afirmaciones.

Pero, de hecho, Pentin publicó cada parte de esa entrevista, en su blog personal y en un sitio llamado European Conservative , una revista mensual en línea que simpatiza con las opiniones políticas conservadoras de Bannon.

El entrevistador hace algunas preguntas importantes y claramente tiene una opinión similar con el entrevistado.

“(Francis) básicamente ha asumido la responsabilidad de ser el líder del partido de Davos, yendo contra el movimiento de la soberanía … Miente sobre sus acciones para enfrentar la crisis más existencial en la que creo que ha estado la Iglesia (es decir, con respecto al abuso sexual) … ahora está inextricablemente vinculado con este Papa “, dijo Bannon.

Se burló de Francis por estar “obsesionado con temas como el cambio climático”, lo reprendió por “hacer un trato secreto con el Partido Comunista Chino”, lo acusó de ser el líder del partido de los Verdes “de extrema izquierda” y básicamente lo calificó de Marxista. También advierte que Francisco está guiando a la Iglesia hacia un cisma.

Hay todo tipo de basura en esta entrevista, así que lo dejo así. Probablemente nunca hubiera visto todo esto porque el Registro Nacional Católico , que no es exactamente la publicación más entusiasta a favor de Francisco, tuvo la sensatez de no publicarlo o enlazarlo.

Más partidarios católicos de Bannon y los populistas.

Fue otro periodista el que trajo la larga entrevista de Bannon a la atención de muchos de nosotros. Ese fue Robert Moynihan, fundador y editor en jefe de Inside the Vatican , una revista conservadora católica que se publica diez veces al año.

Moynihan envía regularmente sus “Cartas” y en una de las ediciones recientes ofreció la entrevista a Bannon, considerando que el Papa Francisco necesita dialogar urgentemente con los populistas para evitar – ahora prepárense para esto – un cisma en el católico Iglesia, tal como advierte Bannon.

Bob Moynihan es un tipo brillante. Pero tiende a ser un poco apocalíptico, muy dado a los mensajes más premonitorios de Nuestra Señora de Fátima. No en vano, es un católico eurocéntrico que está profundamente inspirado y moldeado por los escritos y la persona de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI.

Pero creo que se equivoca al tomar en serio los comentarios erráticos y divisivos de Bannon. O, dicho de esta manera: esperar que el Papa Francisco se apresure a dialogar con Bannon y sus partidarios.

Y, por cierto, incluyen una serie de cardenales. Algunos de ellos como Raymond Burke lo apoyan abiertamente. Otros, como el húngaro Pèter Erdő (debido a su propia ambición, y los de otros, de que suceda a Francisco como Papa), son más discretos con su apoyo.

Otra figura católica que comparte la mayoría de los puntos de vista de Bannon es Newt Gingrich, un ex presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y uno de los políticos más divisivos de nuestros tiempos.

Su esposa es el embajador de Donald Trump ante la Santa Sede, pero Newt es realmente los ojos y oídos del presidente (y enviado de facto) en el Vaticano.

Los católicos deben elegir

El Papa Francisco ha hecho del “diálogo” uno de los principios más importantes de su pontificado y está tratando de convertir a toda la Iglesia a este método de involucrar al mundo, tratar con otros y resolver problemas.

Pero el tipo de diálogo y discurso del que habla el Papa está dirigido a unir o unificar a las personas; la integración de los inmigrantes; luchar por una distribución más equitativa de la riqueza y los bienes de la tierra; trabajando juntos para proteger “nuestra casa común”, toda la creación de Dios; rompiendo el malentendido entre las diferentes religiones y construyendo paz y armonía sobre la base de nuestra humanidad común como hijos del único Dios.

Bannon y sus semejantes, por otra parte, están empeñados en dividir y excluir a los demás. Acentúan las diferencias de raza, religión y nacionalidad. Favorecen el darwinismo social que premia a los más fuertes e inteligentes, en detrimento de los débiles y los pobres. Y la lista continúa…

El catolicismo está en su mejor momento cuando no es excluyente, cuando abarca ambos / y, en lugar de reducir todo a uno o a otro.

Pero, en este caso, los católicos deben hacer una elección. O están con Francis o con Bannon.

Esta vez realmente es o / o.

www/international.la-croix.com/news/pope-francis-or-steve-bannon-catholics-must-choose/10383?utm_source=Newsletter&utm_medium=e-mail&utm_content=22-06-2019&utm_campaign=newsletter_crx_lci&PMID=3e59d791abad56ce9b244c6c372f196e

Padre Gustavo Rodríguez: “Con los emigrantes se cometen crímenes de lesa humanidad: violaciones, asesinatos, extorsiones, manipulaciones, trata de personas”


Sacerdote de la diócesis de Puebla, al que llaman ‘el cartero de los pobres’ o ‘el cura del morral’
El Padre Gustavo Rodríguez con su morral
El Padre Gustavo Rodríguez con su morral
“Los hondureños están viviendo una revolución contra la imposición de un presidente que les impuso EE.UU.”
“Las transnacionales están quitando las tierras, el agua y la oportunidad de trabajar a la gente”
“Hoy, los profetas no son los obispos ni los sacerdotes, sino los laicos, hombres y mujeres que gritan al mundo que tienen ganas de vivir, y que tienen ganas de ser tratados como personas humanas”
“Los migrantes están pasando. Lo del muro es puro discurso de Trump”
“La reforma de Francisco no va a dar tiempo, es demasiado. Tantos años de corrupción no van a cambiar en un solo periodo, pero está en proceso”

22.06.2019 José Manuel Vidal

Ha conocido al subcomandante Marcos (“está muy enfermo y no es jesuita”) y ha formado a muchos de los diáconos permanentes de Chiapas, que “pronto serán presbíteros”. A sus 72 años, el padre Gustavo Rodríguez, sacerdote de la diócesis mexicana de Puebla, sigue el pié del cañón de la solidaridad. Ahora, ‘el cartero de los pobres’ o el ‘cura del morral’, como le llaman, está centrado en la atención a las caravanas de emigrantes y denuncia que, con ellos se “cometen crímenes de lesa humanidad” y que “el muro de Trump es puro discurso, para mantenerse en el poder”, porque los emigrantes siguen pasando a los Estados Unidos, que “los necesita como mano de obra barata”.

P.- ¿Qué cargos ocupa en la diócesis de Puebla?

R.- Asesor de pastoral en la diócesis, coordinador de movilidad humana, pastoral de migrantes, pastoral de turismo, asesor de cursillos de cristiandad y párroco de una parroquia urbana.

P.- ¿Del centro o de la periferia de Puebla?

R.- De la zona media.

P.- Su parroquia es un punto de referencia para los emigrantes de las caravanas. ¿Cuántos migrantes suelen llegar?

R.- Normalmente, de 3 a 15 a la semana. Y hay momentos en los que llegan 500, 1.000, 1.500 o 2.000, cuando las caravanas son mayores.

P.- Ahora mismo está esperando una.

R.- Se han detenido. Estarán en Puebla mañana o pasado

P.- O sea, que incluso conocen ustedes el trayecto de las caravanas.

R.- Sí, sabemos dónde están y a dónde van.

P.- ¿Y cómo les siguen?

R.- Tenemos una red de albergues en todo el país. Desde Tapachula a Tenosique (Tabasco) en el sur, hasta la frontera norte. A nosotros nos toca coordinarnos con el sur, cómo van avanzado hasta Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, y seguir la escala: Hidalgo y Estado de México, hasta la frontera.

Padre Gustavo

P.- El camino es duro. ¿Ha visto usted situaciones difíciles?

R.- Sí, muy duras. Al principio, solo acompañaba a las comunidades de emigrantes de Puebla a EE.UU: miles y miles, hasta millones de emigrantes en EE.UU.

Cuando empezaron a pasar más centroamericanos, digamos transmigrantes, (solo de paso que nada más atraviesan Puebla y el país) lo que nos espantó fueron las atrocidades que viven. Son crímenes de lesa humanidad: violaciones, asesinatos, extorsiones, manipulaciones, trata de personas…

P.- ¿Quién les maltrata? ¿Hay mafias organizadas?

R.- Hay mafias organizadas y la población, que ya está cansada de verlos pasar y los criminaliza, para no comprometerse. Y, sobre todo, la situación de las comunidades de las que son expulsados.

P.- Los que salen, ¿lo hacen porque no pueden vivir en sus países o por el sueño americano?

R.- Al principio, era ligarse con los ricos; querían vivir un sueño mejor. Hoy, y desde hace cuatro años, huyen de la violencia, de la violencia institucional. Los hondureños están viviendo una revolución contra la imposición de un presidente que les impuso EE.UU.

Su postura es: vamos a EE.UU. a decirles lo que estamos viviendo por su culpa.

P.- ¿Ah, sí?

R.- Esa es al mentalidad de la mayoría.

P.- En Europa, lo que se dice es que huyen de la violencia de las bandas…

R. Huyen de la violencia institucionalizada

El Padre Gustavo oficia una boda de emigrantes

P.- ¿De la violencia del poder?

R.- Del poder económico y del poder político. Y ahí se refuerza la lucha por otro poder, el tercero, el tráfico de armas, de drogas, de personas, de migrantes, de órganos sobre todo.

P.- El tráfico de órganos, para que nos entendamos, consiste en que a cualquiera de estas personas la cogen, la matan y le extirpan los órganos.

R.- Y la entierran en fosas comunes. Por eso se habla de muchos desaparecidos, que están apareciendo en las fosas de algunos Estados.

P.- Y los emigrantes saben todo esto y, sin embargo, salen igual.

R.- Sí, porque si se quedan, los matan. Ya mataron al primo, mataron al hermano… Ya no quieren más muertes y, por eso, salen.

P.- Entonces, la solución, si le entiendo bien, está en el propio país. En que intente cambiar a través de mecanismos políticos.

R.- Sí. Y no es solamente a nivel local. Esto es global. Porque las mineras han fastidiado todo el continente, produciendo más pobres. Están quitando las tierras, el agua y la oportunidad de trabajar. Entonces…

Pero esto es transnacional. Y eso les da a los gobiernos dinero para que sigan facilitando esa entrega de tierras y de agua a las transnacionales. Y para comprar armas para reprimir a su propio pueblo, claro.

Parroquia de la Asunción del Padre Gustavo

P.- ¿La jerarquía de la Iglesia está gritando estas cosas al mundo? En Honduras, ¿qué están haciendo los obispos?

R.- El clero de Honduras no está tan cercano a la gente. Los religiosos y religiosas, sí están cercanos. Pero el clero, como tal, no.

P.- El clero diocesano.

R.- Eso es.

P.- Y los obispos, ¿podrían hacer algo, o sería predicar en el desierto?

R.- Podrían hacer mucho. Yo creo que el papel profético de la jerarquía es, hoy día, de sus laicos. Los profetas son los laicos: las madres que salen con sus hijos de tres años, de dos años. Son los muchachos que salen con la esposa y con los hijos.

Estamos viviendo un profetismo juvenil de esposo y esposa jóvenes, con sus niños, que salen a gritar al mundo que tienen ganas de vivir, y que tienen ganas de ser tratados como personas humanas.

P.- Y cuando la caravana llega al final, si es que llega, se topa con un muro, el muro de Trump.

R.- Por la experiencia que tenemos nosotros de años acompañando migrantes, están pasando. Lo del muro es puro discurso.

P.- O sea, que no conviene decirlo públicamente y que se sepa, pero sí están pasando.

R.- Sí, porque los necesitan. Siempre han necesitado al migrante.

P.- Como mano de obra barata.

R.- Claro. Pero, políticamente lo del muro es el discurso que avala a Trump para mantenerse en el poder, y a su partido.

Padre Gustavo

P.- Pero ¿están pasando en grandes cantidades?

R.- Sí.

P.- ¿Y las primeras caravanas que vimos con miles de integrantes?

R.- Esos no pasan, porque están legalmente con estatus de refugiados, avalados en los convenios internacionales. Son los que están atorados en la frontera.

P.- Esos, han elegido la vía legal de refugiados.

R.- Y esos son los que están atorados. Los demás, sí pasan.

P.- ¿Y por qué esos eligen esa vía y los otros, no?

R.- Porque no quieren sufrir lo que siempre han sufrido al pasar ilegalmente: los riesgos de que los maten en la frontera, de morir ahogados o asfixiados en las camionetas.

P.- O sea, que luchan por su dignidad como personas.

R.- Y eso pueden hacerlo por su perfil de refugiados, aunque los gobiernos no están aceptando esos acuerdos internacionales.

P.- Imagino que le duele en el alma esa situación, después de tantos años acompañando a estos grupos de emigrantes.

R.- Yo tengo un antídoto contra eso: admirarlos. Porque, a pesar de todo, lo que escuchamos es de mucha profundidad. Ellos saben que son dignos y siguen adelante a pesar de lo que están sufriendo. Creen en ellos y creen que pueden hacer algo mejor por su familia.

Caravana de emigrantes

P.- Cuando los ven pasar por aquí, ¿la gente reacciona a su favor? Allí nos llega lo de las madres que dan comida a los que viajan en el tren “la bestia”…

R.- El problema es que hay momentos en que sale la política a favor en el paso de los migrantes mexicanos y, de repente, los vuelven a apresar, a retornar, a hacer ilegales e indocumentados que van para atrás.

Querrían tener la esperanza de las caravanas de hace un año, porque se les trató bien, llegaron hasta la frontera. Y ahora no los dejan pasar.

P.- No se entiende bien que con AMLO, que supuestamente protege a los pobres, tengan más dificultades estos pobres de los pobres.

R.- AMLO tiene que jugar una doble moral: quedar bien con Trump y quedar bien con los migrantes. Pero, en el fondo… Sí dio muchos salvoconductos, más de 15.000 visas humanitarias, con las que pueden trabajar y pasar por México, pero no a los 60.000 que querían pasar.

P.- El implicarse en la causa de esta gente, ¿le trae a usted problemas? ¿Ha sido amenazado de muerte?

R.- En los gobiernos anteriores sí: amenazas de muerte, golpizas a nuestros sacristanes, a agentes de pastoral. Ahora, no; nos ganamos el respeto de la misma autoridad. Ahora colaboran, nos piden asesoría, tenemos reuniones con los gobiernos federales, estatales y municipales, para ayudar en el método de trabajo y de trato humanitario.

P.- ¿Y ese cambio se produjo con este gobierno de López Obrador?

R.- Sí.

Caravana de emigrantes

P.- Un cambio significativo ¿no?

R.- Sí.

P.- A nivel eclesial ¿es usted un hombre incómodo, clericalmente hablando?

R.- Los primeros treinta años de sacerdocio, sí. No podía entrar al seminario a dar pláticas. Luego, el nuevo arzobispo me pidió colaborar y acompañarlo en todas las visitas pastorales, a dar clases al seminario y asesorar a las diócesis.

P.- Entonces, ¿monseñor Víctor Sánchez Espinosa le rehabilitó?

R.- Sí. Al llegar, le dije: “Somos muy diferentes tú y yo, desde el seminario”. Y me contestó: “Y yo ¿para qué quiero uno igual? Quiero uno que sea diferente, y tú conoces todas las diócesis. Y, desde que te conozco, a pesar de tanto rechazo, sigues en la misma postura de darte a los pobres”.

P.- De manera que en este momento tiene el beneplácito del arzobispo para seguir luchando en ese camino.

R.- Y defenderme de la agresividad de los gobiernos.

P.- ¿Los compañeros le escuchan?

R.- Ahora sí, ya.

P.- ¿”Ahora”, sí?

R.- (Ríe) Ahora sí (antes no), porque ven el trabajo. Ven que uno sigue en la base. Uno sigue, a diario. Yo vivo con indígenas.

P.- ¿Vive con indígenas?

R.- Sí, son indígenas universitarios. Y a diario, también, está abierto el albergue, por los migrantes. Y a diario llega gente necesitada. Y yo creo que ese es el valor. La tentación es el protagonismo.

Víctor Sánchez

P.- ¿Siempre hay esa tentación?

R.- Sí, esto de los focos de prensa es muy atrayente. Pero a mí me importa poco; necesito trabajar, necesito ser solidario. Y hay muchos jóvenes solidarios: voluntarios chavos, muchachos y muchachas.

P.- ¿Los obispos mexicanos son de Francisco?

R.- Ya empezó la nueva generación. El secretario, Alfonso de Monterrey, que es el más comprometido con los migrantes, nos ha convocado a todos los albergues. Tras unos seis años de rechazo del episcopado, ahora, él mismo, apoyado en el presidente, ha aceptado. Cambiaron al encargado de inmigrantes, y actualmente está en absoluto apoyo.

P.- ¿A Samuel Ruiz le conoció?

R.- Sí, compartí muchos años con él.

P.- ¿En Chiapas?

R.- Sí, porque yo trabajé con comunidades y con la población de aquella zona.

P.- ¿Con los indígenas?

R.- Sí. Y ahí coincidíamos. Fue algo valioso reconocer que los que yo capacité de catequistas son ahora la comandancia del EZLN.

P.- ¿La comandancia del EZLN?

R.- Sí. A todos les conocí de catequistas.

P.- ¿Y al subcomandante Marcos?

R.- Le conocí un mes antes de que se fuera a la montaña.

Subcomandante Marcos

P.- ¿Qué es de él ahora?

R.- Está muy enfermo. Ya solo está en la memoria.

P.- ¿Pero ya se sabe quién es?

R.- No.

P.- Pero usted lo sabrá.

R.- Hubo tres personas con el mismo personaje.

P.- En Europa se llegó a decir que era un jesuita.

R.- Había una confusión con el jesuita Jerónimo Hernández, de aquí, que estaba en la zona tzeltal. Maurez también es otro jesuita muy comprometido, pero no es el subcomandante. Su papel es la pastoral: acompañar.

P.- ¿La lucha dio algún fruto o fue en vano?

R.- Para mí es la identidad de ser pueblo, de ser comunidad, de ser pobre en lucha, en humanización…, y creo que sigue siendo actual. Les he acompañado veinte años, y siguen. Muchos de los niños, ahora son los líderes. A mí me tocó apoyar con las escuelitas para alfabetizar, porque no las había en las comunidades. Después, ellos crecieron y enseñaron a otros. Y así fue la educación.

P.- ¿Hay curas indígenas o todavía no?

R.- Hay 400 diáconos.

Samuel Ruiz y Raúl Vera

P.- Los que ordenó monseñor Samuel Ruiz

R.- Y don Felipe.

P.- Felipe Arizmendi

R.- Y se siguen preparando. Yo creo que ya van a dar el paso de que les ordenen

presbíteros casados.

P.- ¿Sí? ¿Usted cree que está cerca eso?

R.- Ya lo están preparando.

P.- ¿Y va a ser pronto? Porque hablaban de hacer algo así en el Sínodo de la Amazonía.

R.- Pero son los ya casados.

P.- Los que están ya ordenados.

R.- En las comunidades indígenas no entienden un soltero. La mentalidad indígena es validar el servicio hombre-mujer. No entienden un soltero/a como pastor, como guía, porque no tienen una responsabilidad familiar, y por eso sí respetan a los diáconos, porque sí tienen esa responsabilidad, tienen familia, tienen esposa. Yo creo que ya están capacitados, y esos diáconos van a ser el primer paso a presbíteros casados.

P.- Eso sería un paso histórico: que haya curas célibes y curas casados en una misma diócesis…

R.- Identidad. Es lo mismo que pasa en el Líbano con los maronitas. También fue una experiencia histórica.

P. ¿A monseñor Vera, también le conoce? Me refiero al obispo de Saltillo.

R.- Raúl. Sí, fuimos compañeros en la selva chiapaneca. Hizo su conversión en la montaña.

Papa y Raúl Vera

P.- Allí se convirtió y después lo pasó mal, porque Roma le castigó. ¿Ahora está rehabilitado?

R.- Está en Saltillo, pero allá tampoco le fue tan bien. Es una sociedad muy dura y muy elitista. Le costó trabajo, sobre todo por defender a las prostitutas, a los gays y a los mineros. Tuvo un choque con el clero de Saltillo, había grupos de clérigos gays muy fuertes, que fueron los que se opusieron a toda su labor pastoral.

P.- Pero, si él defiende a los gays, ¿por qué el clero gay se le opone?

R.- Una cosa son los gays y otra cosa las orgías homosexuales del clero. Una cosa es identidad y otra cosa es el fornicio.

P.- ¿El papa Francisco, en su lucha, les ha dado alas? Con lo que dice y con lo que hace, ¿está ayudando a esa causa de la defensa de los pobres emigrantes?

R.- Sí. Porque no es lo mismo hablarlo que vivirlo. Él la ha vivido las escalas, desde cardenal y obispo de Buenos Aires hasta ahora, como obispo de Roma. Se ha topado con lo más duro: la curia romana, la corrupción y ahorita los gay power clerical…, pues no ha habido nada fácil. Y que dentro de su equipo le salgan tres, igual tampoco lo es. Pero ha esbozado un ecumenismo con los judíos, con los musulmanes y con los protestantes de tener apertura, un solo corazón.

P.- ¿Y cree que le van a dejar terminar sus reformas?

R.- La reforma no va a dar tiempo, es demasiado. Tantos años de corrupción no van a cambiar en un solo periodo. Pero ya está en proceso.

Papa y emigrantes

P.- O sea, que tiene que ser el sucesor el que siga el camino. ¿Y usted cree que no se va a dar marcha atrás y que se va a seguir ese camino?

R.- Nosotros tenemos la experiencia: tras los pasos de Juan XXIII y de Pablo VI nos vino Juan Pablo II con el retroceso. Pero la Iglesia siguió. Puede haber un retroceso, pero ya hay mucha curia interncional. Sobre todo, la esperanza está en África y en Asia.

P.- ¿Más que en Latinoamérica?

R.- Para mí, la sinodalidad en África y en Asia es más fuerte. En Latinoamérica hubo todo un cromosoma episcopal, y todavía tenemos esa duda de acomodancia.

P.- ¿El Sínodo de la Amazonía les toca a ustedes algo o no demasiado?

R.- Desde la realidad de los pueblos indígenas, México tiene mucho en común. Y, sobre todo, del respeto a la Madre Tierra. Creo que es algo en lo que tenemos que participar. Por la defensa de la tierra y de la identidad de los pueblos, la sinodalidad del Amazonas va a tener eco.

P.- ¿En qué cree el padre Gustavo, tras tantos años de lucha por los empobrecidos?

R.- Yo creo en dos puntos claves: el papel de los pobres, y de las mujeres pobres. Yo digo que las mujeres son las que llevan los movimientos populares y las que están transformando la Iglesia diocesana. Y digo las mujeres -no las religiosas- de las comunidades, con toda esa riqueza interior y esa fuerza.

El Padre Gustavo en el seminario de Puebla
El Padre Gustavo en el seminario de Puebla

P.- ¿Y se le va reconocer en algún momento ese papel, dentro de la Iglesia, a la mujer?

R.- Claro.

P.- No hay más remedio.

R.- No lo hay. Eso va, y va muy fuerte, porque son realmente las que están haciendo los clanes: las comunidades, los ranchitos, la catequesis, la liturgia, la pastoral social, la defensa de la tierra… Son las mujeres.

P.- ¿Y no se cansan de hacerlo todo?

R.- Lo hacen día tras día. Es tremenda su dignidad de personas.

P.- Muchas gracias por la entrevista y, sobre todo, por su vida entregada a los pobres.

Fuente: www.religiondigital.com

JEP ordena protección para quienes dieron declaraciones sobre ‘falsos positivos’


21 Junio 2019 JEP

Colombia en Transición

El coronel Jesús Rincón Amado y el mayor Gustavo Soto Bracamonte hacen parte de la lista de actores del conflicto armado que están acogidos o son declarantes en el caso 003 y cuyas versiones salieron en medios de comunicación.

La Sala, a través de un auto, le ordenó a la Unidad Nacional de Protección (UNP)implementar medidas de emergencias para los coroneles Jesús Rincón Amado, Santiago Herrera Fajardo, Yeris Gómez Coronel, Héctor Alejandro Cabuya y Heber Hernán Gómez Naranjo, así como también para el exparamilitar Luis Árlex Arango, quienes salieron en los videos contando detalles sobre lo sucedido con los mal llamados “falsos positivos”.

Además, los magistrados pidieron a la Unidad de Investigación y Acusación (UIA), encargada de la evaluación de riesgo de víctimas y comparecientes de la JEP, agregar estas publicaciones al análisis de los informes de protección que adelanta sobre los casos del coronel Heber Hernán Gómez Naranjo, el mayor Gustavo Soto Bracamonte y la abogada Tania Parra Montenegro, quienes actualmente están protegidos con medidas de emergencia y también fueron expuestos en los videos.

Asimismo, le solicitó a la UIA arrancar con el estudio de riesgo y medidas de protección para Rincón Amado, Herrera Fajardo, Gómez Coronel, Cabuya de León, Gómez Naranjo y Arango.

“Ante las numerosas publicaciones de distintos medios de comunicación, la identificación con datos personales que se hace de comparecientes que han rendido versión voluntaria ante la Sala de Reconocimiento, la gravedad de las manifestaciones reseñadas en las notas publicadas y la visibilidad que por ello han obtenido esos comparecientes, procede la Sala de oficio a tomar medidas para que las instancias competentes evalúen el riesgo y, de ser necesario, adopten las medidas de protección que corresponden”, dice el auto.

También les pidió a la UNP, el Comando General de las Fuerzas Militares, el Inpec y la oficina de Derechos Humanos de la Policía Nacional, un informe detallado “sobre el estado de cumplimiento de las medidas de protección de las personas referidas en el presente auto” en un lapso de cinco días. 

https://www.elespectador.com/colombia2020/justicia/jep/jep-ordena-proteccion-para-quienes-dieron-declaraciones-sobre-falsos-positivos-articulo-867094

Voz Profética: ALDO CIVICO.


Hace algunos días escuché una entrevista con la hermana Joan Chittister, una monja benedictina quien es considerada una de las líderes espirituales contemporáneas más escuchadas. Confieso que no estoy acostumbrado a leer o a escuchar monjas, y aún menos a curas católicos. Pero la hermana Joan ha sido en los Estados Unidos una voz provocadora y profética—y a las voces provocadoras hay que prestarles atención porque saben leer los signos de los tiempos con verdad y coraje, y tienen el propósito de sacarnos de nuestros conformismos. Además, estos son tiempos donde estamos normalizando muchas aberraciones.

Antes de compartir con ustedes lo que escuché de la hermana Joan, quiero contarles un poco sobre ella. Esta monja tiene 82 años, practica natación todos los días y durante los últimos 50 años ha luchado por los derechos de las mujeres. Una ferviente promotora de la justicia social, su propósito superior ha sido luchar contra las fuerzas sociales que oprimen y silencian. La “sister” es una verraca.

La hermana Joan es tan polémica que, hasta el mismo Vaticano, en los tiempos del papa Ratzinger, trató de silenciarla. En 2001 el Vaticano ordenó a los benedictinos que le prohibieran a la hermana Joan hablar sobre discipulado en la conferencia Mundial de Ordenación de Mujeres en Dublín. Apoyada por su comunidad religiosa, la “sister” habló de todos modos. Autora de 50 libros, la hermana Joan ha ganado 16 premios de la Asociación de la Prensa Católica y es la copresidenta de la Iniciativa de Paz Global de las Mujeres. La hermana Joan me recuerda mucho a la hermana Alba Stella Barreto del barrio de Aguablanca en Cali, quien falleció a principios de este año. Una monja cuya voz asusta a los jerarcas del Vaticano, hay que escucharla.

Hablando de su último libro, El tiempo es ahora, la hermana Joan, en la entrevista que escuché, declara su preocupación por el momento en el cual vivimos. “Es un tiempo para mi difícil”, dice. “Todo lo que yo he aprendido a lo largo de mi vida sobre el valor del respeto y de la responsabilidad parece haber sido olvidado”. Dice la hermana que estos son tiempos donde estamos normalizando el racismo, el sexismo y la discriminación. Pero lo que más le preocupa a la hermana Joan es el silencio culpable de la mayoría.

Este silencio radica en la ilusión de que cada uno de nosotros es un miembro independiente de la sociedad, que podemos dar la espalda, por ejemplo, a la progresiva destrucción de la noción de bien común. Este es el silencio de los indiferentes. También es el silencio de quienes aceptan la situación tal como se presenta, y no creen en la posibilidad de un cambio. Es el silencio de los conformistas y de quienes se lavan las manos. Es el silencio que, en el siglo pasado, permitió el holocausto y otros genocidios. Al silencio hay que oponer un compromiso ético y espiritual. Por eso hoy vivimos un tiempo crucial para elegir cuál es el futuro que queremos—si es que queremos que haya futuro.

http://www.elcolombiano.com

Un prisma de la enseñanza social católica. Hna.Marcia Sichol


(Wikimedia Commons / Spigget)

20 de junio de 2019 

Nota del editor: partes de esta columna se usaron como contenido en una mesa redonda en Rosemont College en Rosemont, Pennsylvania, el 8 de abril.

Nuestras hermanas de la Compañía del Santo Niño Jesús habían estado rotando periodos de dos semanas en el refugio de la Red de Respuesta Rápida de San Diego , y recientemente hice una rotación de dos semanas allí, trabajando con refugiados y migrantes.

Al reflexionar sobre mis experiencias, fue como mirar a través de un prisma. Usted ha visto la luz captada por un prisma: la luz blanca atrapa las caras de un prisma y aparecen los diferentes colores del arco iris. El prisma por el que me encontré mirando fue el prisma de la enseñanza social católica, y lo que vi saliendo del prisma fueron los principios que lo sustentaban.

La dignidad de la persona humana.

Cuando vemos las noticias de la noche o leemos sobre los acontecimientos actuales, a menudo vemos a la persona humana tratada simplemente como una “unidad económica”, por su valor económico. Su valor depende del dinero, el valor de su trabajo, o algo que puede usarse para servir los intereses de otro ser humano más poderoso. Pero la enseñanza social católica nos muestra que el valor de las personas humanas radica simplemente en el hecho de que son hijos de Dios, sin importar lo que tengan para contribuir a la economía de una nación o al entretenimiento o uso de otra persona.

En el refugio de San Diego, esto se hizo evidente cuando entramos al edificio por primera vez. Nos dijeron que las personas atendidas aquí eran “huéspedes” y que se los llamaba constantemente huéspedes, nunca migrantes o refugiados. Eran valiosos solo por lo que eran.

El bien común

Solidaridad

La solidaridad implica que todos tenemos la obligación mutua de promover los derechos humanos de todas las personas. Apunta a un vínculo fundamental de unidad; en mi propia escritura, lo he llamado la “unión de la humanidad”. Nos ayuda a ver que somos uno, que tenemos necesidades y esperanzas comunes, que la guerra y la persecución son contrarias a lo que somos como personas humanas.

En el refugio, esto me llegó especialmente cuando me dieron la tarea de llevar a una familia de dos padres, un bebé y un niño pequeño de unos 10 años al aeropuerto y escoltarlos hasta su puerta. Después de conseguir los boletos, pasar por seguridad con ellos y llegar a la puerta, descubrí que el avión llegaría dos o tres horas tarde. ¿Qué hacer? Tenían que comer algo antes de ir a un viaje que tomaría otras cuatro horas.

Encontramos un restaurante y conseguimos suficiente comida y bebida para ellos, necesidades que compartimos en común. Luego volvimos a la puerta, pero necesitaba que los padres estuvieran en línea con el personal de la puerta que, por supuesto, todavía no estaba allí. Le pregunté a un hombre sentado con una buena línea de visión con la puerta si se movería por estas personas. Estaba más dispuesto a hacerlo. ¡Solidaridad! Llamamos al patrocinador de la familia para decirle lo que estaba sucediendo y qué tan tarde llegarían; el cuñado se aseguraría de que él y su esposa estuvieran allí para reunirse con ellos. Él sabía lo que necesitaban. ¡Solidaridad! Y luego tuve que dejarlos para que recogieran a mis compañeros en el centro.

Subsidiariedad

De acuerdo con este principio, debe haber un equilibrio de poder que viene desde arriba, verticalmente, y desde el mismo nivel, horizontalmente. Martha brilla como ejemplo de este principio. De origen mexicano, ha sido ciudadana estadounidense durante décadas. Ella era nuestra cocinera, nuestra enfermera y nuestra madre. Ella supervisó todo lo relacionado con la comida en el refugio. Ella nos organizó a todos para obtener la cantidad correcta de comida para aproximadamente 50 en cada asiento, luego para limpiar las mesas y restablecerlas para que cada grupo de invitados pudiera entrar rápidamente para su comida caliente. No había desperdicio de comida ni servilletas ni cubiertos. Cuando terminaba la comida, se la podía ver sentada con los invitados, compartiendo su experiencia, consolando y compadeciéndose con ellos.

Opción por los pobres.

Para los cristianos, la opción por los pobres implica ver a Cristo en los rostros de las personas heridas y heridas. En nuestro tiempo, los más vulnerables incluyen a todas las personas en movimiento, que huyen de sus hogares para escapar de la violencia, el hambre o la ausencia de derechos humanos. Entre nuestros invitados, el rostro de Cristo estuvo siempre presente.

Jacob, de unos 3 o 4 años, y su padre fueron mis primeros pasajeros al aeropuerto. Tenía que tomarlos y simplemente dejarlos en manos de la escolta que los vería a través de la emisión de boletos, la seguridad y el embarque. ¡Pero las instrucciones de mi iPhone me llevaron al extremo opuesto de San Diego! Me detuve en cuanto me di cuenta de lo que estaba pasando y encontré las direcciones del aeropuerto en la web. Hice una vuelta en U, envié un mensaje de texto a la escolta (ya en el aeropuerto) y le conté lo que había sucedido.

Unos cinco minutos después, escuché a Jacob lloriquear en el asiento trasero. Una pequeña lágrima corría por su mejilla. Su padre se dio cuenta de lo que necesitaba: un baño. ¡Ay! Qué hacer. No había tiendas, ni estaciones de servicio, ni nadie en la carretera. Me detuve. “No baños ?” preguntó el padre. “No baños “, respondí, y nos las arreglamos para encontrar un lugar apropiado.

Cuando Jacob regresó, él estaba sonriendo y todo estaba bien. Le enseñé el pulgar hacia arriba y OK. Cuando finalmente llegamos al aeropuerto, me dio la señal de aprobación. Todo estaría bien.

Ese fue el mejor regalo que me dio mi experiencia en San Diego. Sentí como si estuviera acompañando a la Sagrada Familia a un nuevo hogar, aunque temporal, en Egipto, solo que sería Texas. Jacob fue verdaderamente el rostro de Cristo, el Santo Niño, para mí.

[Marcia Sichol es miembro de la Sociedad del Santo Niño Jesús, que ministra en varias capacidades de enseñanza a nivel de primaria y universidad durante aproximadamente 50 años. También se desempeñó en dos equipos de la administración provincial, como líder de la provincia de 1999 a 2005, y dos mandatos como directora ejecutiva del Fondo de Conrad N. Hilton para las Hermanas.

http://www.globalsistersreport.org/column/ministry-migration/prism-catholic-social-teaching-56273

A %d blogueros les gusta esto: