El estilo de vida de las monjas inspira a los millennials más radicales


Las hermanas comprobaron que los jóvenes buscaban en ellas un mapa de ruta para la vida y los rituales, más que un sistema de creencias.

Los milenios que vivían en el Mercy Center en California querían una hoja de ruta para la vida y los rituales, dijeron las hermanas. (Damien Maloney para The New York Times)

Por NELLIE BOWLES

BURLINGAME, California — Sarah Jane Bradley era una profesional soltera, “espiritual, mas no religiosa” de poco más de 30 años cuando se mudó de su casa comunitaria a un convento.

Un grupo de amigos fue con ella.

Llamaron al proyecto Nuns and Nones (Monjas y no religiosos), y ellos eran los “nones”: millennials progresistas, ninguno de ellos católico practicante. Planificado como un proyecto piloto, la inusual situación de compartir casa con las Hermanas de la Misericordia duraría seis meses.

El punta de lanza de la idea fue Adam Horowitz, un judío de 32 años, y el programa piloto estuvo guiado por Judy Carle, una Hermana de la Misericordia de 79 años del área de la Bahía de San Francisco. Horowitz y sus amigos “oyeron el llamado” luego de un viaje en la ruta para visitar comunidades intencionales de vivienda compartida. Estaban pensando en formas en las que podrían llevar vidas de activistas radicales, vidas de devoción total a sus causas. Estaban tratando de averiguar quién estaba haciendo esto ya y cuando Horowitz habló con un ministro, se le ocurrió. La respuesta eran las monjas.

“Estas son mujeres tremendas y radicales que han llevado vidas dedicadas a la justicia social”, dijo Bradley. “Y podemos aprender de ellas”.

Sarah Jane Bradley, izquierda, dijo que los millennials pueden aprender de mujeres como la hermana Diane Clyne. (Damien Maloney para The New York Times)

Sarah Jane Bradley, izquierda, dijo que los millennials pueden aprender de mujeres como la hermana Diane Clyne. (Damien Maloney para The New York Times)

Éstos también son tiempos difíciles para las hermanas. La edad promedio de una monja católica en Estados Unidos es de casi 80 años, y los conventos están cerrando. El número de monjas en EE.UU. ha colapsado por debajo de las 50 mil, comparado con 180 mil en 1965. Las hermanas están pasando el liderazgo en escuelas y hospitales católicos a personas laicas.

Al mismo tiempo, los millennials son el grupo demográfico menos religioso en EE.UU. —sólo el 27 por ciento asiste a servicios religiosos semanales. Las mujeres jóvenes que aspiran a tener vidas de buenas obras sin un marido pueden hacer eso sin el catolicismo.

Sin embargo, el convento está llamando a pequeños grupos de jóvenes urbanos y progresistas. Sus políticas radicales los llevaron a la Iglesia católica.

Los millennials llegaron en auto. Las hermanas habían preparado cuartos pequeños para los hombres y mujeres. Cada uno tenía una cama individual, un escritorio, una silla y una Biblia.

Las hermanas no estaban seguras de qué querían de ellas exactamente los jóvenes y la primera reunión fue un shock.

“Quedé impactada, y les dije a las otras hermanas: ‘nunca adivinarán de qué quieren hablar los millennials: de los votos’”, dijo la Hermana Patsy Harney. “Todo el mundo se rió. Fue como un chiste, ¿saben?”.

Pero los millennials hablaban en serio.

La Hermana Harney encontró un libro sobre los votos —pobreza, obediencia, castidad.

“Los millennials lo estaban viendo como si esto fuera el pegamento”, dijo. “Estaban buscando la receta secreta de cómo hacemos esto”.

Las hermanas empezaron a ver que los millennials querían un mapa de ruta para la vida y los rituales, más que un sistema de creencias.

Los jóvenes trabajaban en sus empleos normales durante el día, pero en las noches y los fines de semana el grupo tenía muchas actividades. Se unieron a las festividades del convento y a la Vigilia Pascual. Les lavaron los pies el Jueves Santo. Estudiaron a los profetas. Invitaron a las hermanas a la cena de Shabbat.

Una noche, un grupo de mille­nnials y hermanas estaban bailando y riéndose. Hacían tanto ruido que un oficial de seguridad llegó, tocó a la puerta y les dijo que la fiesta tendría que continuar en el sótano. Allí continuó.

Nuns and Nones opera hoy grupos en alrededor de una docena de ciudades, incluyendo Nueva York y Boston. En cada localidad, grupos de hermanas y millennials se reúnen con regularidad.

El que estos jóvenes progresistas —que trabajan como organizadores comunitarios, artistas y trabajadores sociales— estén hallando respuestas en la Iglesia católica es una sorpresa para las hermanas. Muchos de los jóvenes dicen que ven la cultura del convento como casi una fuerza rebelde separada, apenas si relacionada con la Iglesia católica, aunque, por supuesto, es una parte integral de la Iglesia.

Wayne Muller, ministro en Santa Fe, Nuevo México, fue quien sugirió a Horowitz que podría valer la pena explorar una asociación entre millennials y hermanas. Dijo que los activistas podrían aprender a evitar el desgaste al estudiar a las hermanas, que han hecho del cambio social un estilo de vida. “El llamado en sí es muy similar”, indicó. “Las hermanas han estado haciendo labor de justicia social radical desde siempre”.

Los Nones se sintieron atraídos a los votos de disciplina y sacrificio. Una vida de castidad era especialmente atractiva para ellos.

“Empecé a darme cuenta de que la castidad era una invitación a una ‘relación correcta’ y no sólo se trataba de celibato”, dijo Bradley. “En la era del MeToo, necesitamos relaciones correctas. Necesitamos saber qué significa respetar a la persona y respetar tu propia persona y ser un conducto para el amor más que para las necesidades del ego”.

Los millennials empezaron a reconsiderar otros votos. La pobreza tiene que ver con una administración de recursos y prosperidad compartida, explicaron. Pero la obediencia, como concepto, era engañosa.

“Suena como que se trata de aceptar órdenes, pero las hermanas me ayudaron a ver que se trata de preparar al corazón para el diálogo y una profunda escucha interna de la verdad”, declaró Bradley.

Otros conventos se interesaron en el programa. Algunas personas en Roma empezaron a preguntar al respecto, y el presidente de la Conferencia de Liderazgos de Mujeres Religiosas, en Chicago, mencionó a Nuns and Nones en un discurso reciente.

“Quieren saber cómo los encontramos y si hay más como ellos”, señaló la hermana Harney.

Sin embargo, durante décadas, la historia de las hermanas ha ido decreciendo.

A medida que han estado pasando sus roles de liderazgo en hospitales y proyectos habitacionales a personas laicas, han encontrado que con frecuencia las reemplazan hombres. Y lo que más les preocupa es quién heredará su carisma religioso —el gran don espiritual que conlleva su orden. Para las hermanas, ese don es la misericordia.

Soli Salgado, reportera para Global Sisters Report que estuvo monitoreando el movimiento, dijo que cree que ésta es la preocupación más existencial de las hermanas.

“Cuando hablan de morir, están menos preocupadas por asegurarse de que la institución sobreviva sino mas bien quién va a heredar el carisma religioso, quién va a continuar esta misión que ha estado impulsándolas todos estos siglos”, señaló. “Para las hermanas, Nuns and Nones podría ser un vehículo para difundir su carisma”.© 2019 The New York Times

http://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/estilo-vida-monjas-inspira-millennials-radicales_0_kTrsTw1A_p.html

Celibato clerical: la histórica propuesta para que Sudamérica sea el primer lugar donde la iglesia Católica ordene sacerdotes casados



Xingú, en el estado amazónico de Pará, es una de las mayores jurisdicciones de la iglesia Católica de Brasil: tiene una superficie de 365.000 kilómetros cuadrados y más del 70% de sus 576.000 habitantes se declaran católicos.POR: BBC MUNDO     26 JUNIO, 2019 – 10:34 AM

La región, sin embargo, es atendida por menos de 30 sacerdotes, lo que significa que algunas comunidades terminan viendo a su clérigo designado apenas dos veces al año.

Y Xingú se ha convertido en un estudio de caso para un movimiento interno en la iglesia Católica que trata de remediar la escasez de sacerdotes en zonas remotas: permitir el ordenamiento de hombres casados.

La propuesta, que va contra la bien establecida norma católica del celibato clerical, está formulada en un documento publicado por la iglesia la semana pasada.

Y la misma será debatida en el próximo Sínodo para la Amazonía del Vaticano, una reunión de obispos que se celebrará en Roma en octubre.

MUCHOS DE LOS QUE SE OPONEN A LA MEDIDA TEMEN UN «EFECTO AMAZONAS».

De aprobarse, no sería la primera vez que el Vaticano acepta curas casados.

En 2009, la Iglesia de Roma les abrió sus puertas a los clérigos de la Iglesia anglicana que decidieron abandonar a la Iglesia de Inglaterra, en su mayoría por no estar de acuerdo con sus políticas sobre el ordenamiento de mujeres y obispos homosexuales.

Y los sacerdotes de algunas denominaciones católicas orientales también pueden casarse.

Sin embargo, el Sínodo para la Amazonía podría implicar importantísimos cambios en la doctrina católica.

Y la reunión de octubre promete ser uno de los momentos más controversiales de todo el pontificado de Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco.

A MUCHAS IGLESIAS EN EL AMAZONAS LES ES DIFÍCIL CONSEGUIR SACERDOTES.

El pontífice, quien asumió la máxima prelatura en 2013, ya se ha pronunciado a favor de reglas excepcionales para las zonas remotas, aunque también ha descartado vehementemente la posibilidad de lo que denominó «celibato opcional».

«Mi decisión es: no al celibato opcional», dijo a un grupo de periodistas en enero.

«No lo haré. Esto queda claro. Quizás tengo una mentalidad cerrada. Pero no tengo ganas de ponerme ante Dios con esta decisión«, explicó.

La propuesta

Según el documento publicado la semana pasada, el Vaticano está considerando permitir el ordenamiento limitado de «miembros respetados y aceptados de sus comunidades, aunque tengan ya una familia establecida y estable, para garantizar los sacramentos que acompañan y sostienen la vida cristiana».

Se trataría, explica el documento, de hombres mayores, especialmente indígenas, que entren en la categoría de lo que la Iglesia llama viri probati, hombres casados de virtud comprobada.

LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS HAN APROVECHADO LA OPORTUNIDAD PARA EXPANDIRSE POR LA REGIÓN.

La selva amazónica cubre 7,5 millones de kilómetros cuadrados en Brasil, Ecuador, Venezuela, Surinam, Perú, Colombia, Bolivia, Guyana y la Guayana Francesa.

Y la mayoría de su población, de más de 30 millones, es católica.

La región se caracteriza por enormes retos logísticos que incluyen la necesidad de desplazarse en bote para llegar a las localidades más alejadas.

Y si bien la Iglesia católica permite que los diáconos administren algunos ritos, como el bautismo, solo los sacerdotes pueden escuchar confesiones o dar la comunión.

Esos requisitos, por su parte, no son parte del protestantismo, y eso puede ayudar a explicar el rápido crecimiento de las iglesias evangélicas en la Amazonía brasileña.

Según datos del censo, los evangélicos pasaron del 19,8% al 30% de la población entre 2000 y 2010.

Y eso explica por qué algunos dentro de la Iglesia católica sienten que llegó la hora de actuar.

«Bajo ningún criterio estamos proponiendo acabar con el celibato. Estamos argumentando que la administración de ritos como la comunión no debería ser restringida solo a hombres célibes», le dijo a la BBC Erwin Kautler, obispo emérito de Xingú.

«Estamos en contra de que existan comunidades excluidas por la falta de sacerdotes. Quien opta por una vida célibe tiene el derecho a hacerlo. Hay muchos que lo hacen y están felices así», explicó vía email.

Vieja práctica

El celibato, en cualquier caso, no siempre ha sido la norma dentro de la Iglesia católica, apostólica y romana.

El primer papa, Pedro, estaba casado, al igual que otros apóstoles. Y el celibato, como norma, se impuso a partir del siglo XII.

La medida tenía como principal justificación garantizar el compromiso completo de los clérigos, pero también tenía como beneficio agregado garantizar que ni hijos ni esposas pudiesen reclamar las propiedades adquiridas por los sacerdotes a lo largo de su vida, las que así pasaban a ser propiedad de la Iglesia.

EL PAPA FRANCISCO HA RECONOCIDO LOS RETOS ENFRENTADOS POR LAS COMUNIDADES CATÓLICAS DE LA AMAZONÍA.

Aunque la regla especial que podría ser aprobada en octubre se refiere exclusivamente a la Amazonía, en caso de tener éxito podría extenderse a otras regiones.

La misma, sin embargo, se enfrenta a considerable oposición entre los obispos católicos. Y puede atizar el descontento con las posiciones más progresistas del papa Francisco.

Escasez mundial

«A los grupos conservadores esto no les va a gustar ni un poquito», advirtió en un ensayo publicado la semana pasada el experto británico en el Vaticano Austin Ivereigh, autor de dos libros sobre el papa Francisco.

Pero Roque Paloschi, el arzobispo de Porto Velho, una diócesis en la Amazonía brasileña, sostiene que reglas menos estrictas son necesarias si la iglesia ha de sobrevivir.

«No podemos ignorar nuestras dificultades locales», dice refiriéndose a la tarea de atender a los 950.000 habitantes de Porto Velho con únicamente 47 sacerdotes.

«Necesitamos dejar de ser una iglesia visitante para convertirnos en una que esté más presente en las comunidades«, afirma.

Que sus colegas estén dispuestos a aceptar el cambio, sin embargo, es un reto igual de grande. Aunque la escasez de sacerdotes no es un problema exclusivo de las iglesias remotas.

Cifras de la Universidad de Georgetown basadas en datos oficiales del Vaticano sugieren que el número global de sacerdotes católicos se ha estancado un poco por encima de los 400.000 desde la década de 1970.

Y, en el mismo período, el número de católicos pasó de 653,6 millones a más de 1.300 millones a nivel mundial.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Reformando a la Iglesia sin ‘posibilidad de retorno’


Cómo el Papa Francisco está iniciando procesos de reforma de la Iglesia que serán difíciles de deshacer.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano28 de junio de 2019

¿Cuántos cardenales se necesitan para ayudar al Papa Francisco a reformar la Curia Romana? ¿Y cuántos años necesitan para hacer el trabajo?

Muchos católicos, al menos aquellos que esperan que el Papa pueda tener éxito en la descentralización del poder eclesial lejos del Vaticano, se han sentido frustrados porque después de unos seis años no ha habido respuestas definitivas a esas preguntas.

Después de reunirse aproximadamente cinco veces al año, el Consejo de Cardenales (un cuerpo formado inicialmente por ocho miembros o C8, luego se expandió rápidamente a C9 y más recientemente se agotó a C6) aún no le ha dado al Papa el borrador final de una nueva constitución apostólica para reformar Las oficinas centrales de la Iglesia.

Pero se están acercando.

En abril, dos miembros del Consejo Asesor conformado un gran revuelo al revelar los componentes clave del proyecto de documento, lo que confirma su título provisional – Praedicate Evangelium (Predica el Evangelio).

Los cardenales Oscar Rodríguez Maradiaga de Honduras y Oswald Gracias de India predijeron que la edición final de ese texto probablemente se presentaría al Papa Francisco el 29 de junio.

Dijeron que la fase final de la consulta, con conferencias de obispos nacionales, órdenes religiosas y profesores selectos en universidades pontificias, estaba llegando a su fin. Pero unas pocas semanas después, el obispo-secretario del C6 vertió agua fría en la proyección de los dos cardenales.

El obispo Marcello Semeraro, secretario del Consejo de Cardenales, dijo a un periódico católico español que el borrador final se presentaría para aprobación papal “dentro del año, pero no el 29 de junio”.

El obispo Semararo se enfrentó a reporteros acreditados por el Vaticano la semana pasada y actualizó la línea de tiempo.

En este punto, dijo, parece que el borrador final, con la inclusión de sugerencias de la conferencia de obispos y otros, que aún deben presentarse, probablemente se completará para la próxima reunión del C6, que es para tendrá lugar del 17 al 19 de septiembre. Pero los observadores entusiastas creen que incluso eso parece un poco demasiado optimista. Piensa más como una cita en 2020.

Una reforma paso a paso en curso

Ha sido un proceso largo y largo. Pero hay una lógica y sabiduría a la lentitud Francisco ha elegido para este importante cambio y la reforma de la curia que aún lleva vestigios de su tarde 16 ª precursor de siglo.

No es como si no se hubiera hecho nada y todos estuvieran sentados en alfileres y agujas preguntándose cómo se verá la Curia Romana después de que Francisco termine con el cambio de imagen de su casa.

De hecho, partes sustanciales de la reforma ya se han puesto en marcha. El Papa de 82 años los ha estado extendiendo, pieza por pieza, durante este largo período. Ha elegido este método con cuidado y propósito, cuyo efecto debería suavizar el golpe que seguramente vendrá con algunos toques finales aún desconocidos.

Tenga en cuenta que Francisco es un papa “forastero”, el primero desde San Pío X (1904-1914) que nunca estudió ni trabajó en Roma. Y aunque ha decidido consultar ampliamente sobre cómo reformar mejor la curia, él, y solo él, tomará la decisión final sobre todos los aspectos de esa reforma.

Procesos de iniciación

Cualquiera que haya estado prestando mucha atención puede ver que ha emprendido una deconstrucción sistemática de la función de larga data de la Curia Romana como la burocracia central (es decir, centralizadora) de la Iglesia universal, que tradicionalmente ha actuado como la capa de facto de gobierno entre el papado y el Iglesias locales.

Lo que el Papa Francisco ha estado haciendo a lo largo de estos casi seis años es poner en marcha procesos (y alguna legislación) con el objetivo de otorgar más autoridad a los obispos locales y las conferencias episcopales nacionales (y regionales).

Cuando se complete la reforma de la burocracia del Vaticano, la curia ya no será un portavoz del Romano Pontífice, sino una institución al servicio de él y de los obispos del mundo.

Francis está obviamente convencido de que los cambios, y muchos de ellos, deben hacerse a las estructuras de la Iglesia, a los métodos de hacer las cosas y a su ética general (mentalidad). Pero él sabe que estos cambios no se pueden introducir todos a la vez. Algunos de ellos no se materializarán en los próximos años.

El tiempo es mayor que el espacio.

Uno de los principios, en partículas, parece sustentar el proyecto de reforma: “el tiempo es mayor que el espacio”.

“Este principio nos permite trabajar de manera lenta pero segura, sin obsesionarnos con los resultados inmediatos. Nos ayuda pacientemente a soportar situaciones difíciles y adversas, o cambios inevitables en nuestros planes. Nos invita a aceptar la tensión entre la plenitud y la limitación, y a Darle prioridad al tiempo “, escribe el Papa en Evangelii gaudium .

Esa exhortación apostólica, que Francisco emitió en 2013, solo meses después de su elección como obispo de Roma, es el manifiesto que rige este pontificado y la visión del Papa jesuita de una Iglesia reformada.

“Dar prioridad al tiempo significa preocuparse por iniciar procesos en lugar de poseer espacios”, escribe. “El tiempo gobierna los espacios, los ilumina y los une en una cadena en constante expansión, sin posibilidad de retorno” (cf. EG, 222-225).

En otras palabras, Francis quiere asegurarse de que cualquier reforma que él y los obispos intenten implementar, incluida la reforma de la Curia romana, sea de larga duración y no sea revertida fácilmente.

En un mundo que está cambiando …

El proyecto de reforma de la curia se originó en las discusiones que celebraron los cardenales de la Iglesia en los días previos al cónclave de 2013 que eligió a Jorge Mario Bergoglio de Buenos Aires como obispo de Roma.

Los cardenales querían que el próximo papa librara al Vaticano de corrupción, simpatía e ineficiencia institucional. Pero pocos podrían haber imaginado que Papá Bergoglio iniciaría una reforma que se extendería mucho más allá de la curia o los confines del pequeño Estado de la Ciudad del Vaticano.

Francisco, en cambio, ha usado el pretexto de la reforma de la curia para poner en marcha una reforma profunda y radical incluso del papado y de toda la Iglesia global. Lo ha hecho volviendo a encender la visión del Concilio Vaticano II (1962-65) y su intención todavía no realizada de llevar a la Iglesia al mundo moderno.

“La cristiandad ya no existe”, dijo el obispo Semeraro en la conferencia de prensa del 27 de junio.

Señaló que los orígenes de la curia romana se remontan al final de la 16 ª siglo y el Papa Sixto V. Se trataba de “una época en que la ley de la Iglesia era la ley del Estado, y la ley del Estado era La ley de la Iglesia “.

Semeraro notó lo obvio: ese mundo se ha ido. ¡Pero lo que no es tan obvio para muchos, o eso parece, es que todavía hay muchos hombres en miters o con oficinas en el Vaticano que continúan fingiendo que todavía lo hacen!

Estas personas están tratando de revivir la cristiandad, que es un sistema de creencias cultural-ideológico en el que el kerygma (la esencia de la fe cristiana) está intrínsecamente unido al pensamiento filosófico griego y se le ha dado forma por el antiguo régimen europeo .

La Iglesia católica es el último pilar de este colapso de los valores y sistemas culturales. El Papa Francisco lo sabe muy bien y es por eso que está decidido a separar la Curia romana, el papado y la Iglesia global de este modelo eurocéntrico antiguo y anacrónico.

Y también es por eso que tiene tantos enemigos.

Predicar evangelium

El obispo Semeraro señaló que en esta era posterior a la cristiandad “ya no es suficiente preocuparse por la doctrina”. El enfoque principal, dijo, debe ser el “anuncio del Evangelio … que debe, en primer lugar, generar alegría”. Pero esto requerirá una renovación radical de cómo llevar a cabo el mandato misionero.

“Salid a todo el mundo; proclamad el evangelio a toda la creación” (Mk 16,15). Esta es la orden final que el Cristo resucitado da a sus discípulos: predicar Evangelium.

El Papa Francisco sabe que esto requiere que la Iglesia (en todas sus formas, expresiones y diversas manifestaciones), de una vez por todas, deje atrás cualquier idea de revivir la cristiandad. Requiere que nos alejemos de nuestra teología y eclesiología eurocéntrica, buscando nuevas formas de proclamar el evangelio en nuevos ambientes y culturas.

La tan esperada reforma de la Curia romana es una parte esencial de los procesos que Francisco ha iniciado para llevar a cabo esta transformación radical.

Y por eso no es de extrañar que los católicos que intentan revivir una visión anticuada de la Iglesia y su relación con la sociedad y sus aliados políticos conservadores, vean a este Papa como una amenaza y un peligro.

Sígueme en Twittter @robinrome

international.la-croix.com/news/reforming-the-church-with-no-possibility-of-return/10428?utm_source=Newsletter&utm

Cayó pastor evangélico prófugo: Está condenado a 15 años de presidio por abusos contra menores


OPAZO95428/06/2019

 Share

La Brigada de Delitos Sexuales (Brisex) Metropolitana, detuvo en la comuna de Quilicura a Juan Esteban Tabilo Gonzalez, pastor evangélico de 59 años de edad que había sido condenado a 15 años y 1 día de presidio como autor de delitos consumados y reiterados de estupro, abuso sexual y violación contra tres menores de edad.

El hombre, que se desempeñaba como pastor de la «Corporación Iglesia Evangélica de Vitacura» (CIEV) cometió los delitos entre 2005 y 2014, y fue condenado en abril de este año (2019) por el Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago -en sentencia unánime- a 15 años de cárcel.

Además, se le aplicaron las penas de «interdicción del derecho a ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa», la sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los 10 años siguientes al cumplimiento de la pena y la toma de muestras biológicas para su inclusión en el registro nacional de ADN de condenados por delitos sexuales.

Tras ser condenado, el pastor de la CIEV -una de las iglesias evangélicas más antiguas de Chile- se escondió de la justicia en calidad de prófugo, situación que mantuvo hasta el día de hoy (viernes) en que finalmente fue aprehendido.

Según consigna en el expediente, entre enero de 2005 y enero de 2008, periodo en que una de las víctimas tenía entre 15 y 18 años de edad, Tabilo González se aprovechó de una relación de dependencia que tenía con la afectada para violarla en reiteradas oportunidades. 

Asimismo, entre septiembre de 2013 y principios de 2014, en el mismo sector de Huechuraba, «en varias oportunidades procedió a realizar actos de relevancia y connotación sexual» hacia una niña nacida el 12 de abril de 2006, «accediéndola carnalmente por vía bucal», señala el fallo.

Si bien los casos de delitos sexuales cometidos por funcionarios de la Iglesia Católica son los que más han remecido a la opinión pública en las últimas décadas, lo cierto es que se trata de una realidad que no escapa a las iglesias evangélicas y protestantes, pues durante los últimos 10 años se han abierto causas penales contra 42 pastores, con un 60% de los casos con condena.

La mayoría corresponde a iglesias pentecostales, que estadísticamente representan más del 75% de las confesiones evangélicas, aunque también hay condenados en las llamadas las «iglesias protestantes históricas» como anglicanos, luteranos o presbiterianos.

Pero estos episodios no sólo ocurren en Chile. Brasil y otros países de la región han enfrentado también este tipo de controversias. En Australia, en 2017, un informe reveló que la Iglesia Anglicana recibió más de 1.000 denuncias de abusos contra menores, entre 1980 y 2015. En Estados Unidos se condenó en 2018 por encubrimiento a la Iglesia de los Testigos de Jehová. En noviembre del mismo año se conoció la polémica declaración del líder evangélico Andy Savage, quien reconoció en una charla haber atacado sexualmente a una joven. Pese a su confesión, los asistentes aplaudieron al victimario.

Cabe señalar que lógicamente hay muchos casos en que los abusos sexuales no son reportados, en particular en situaciones de liderazgo religioso como ocurre en las iglesias católicas y evangélicas, sin embargo en estas últimas la repercusión mediática ha sido menor, por lo que no se ha generado la misma sensibilidad en el debate público que inste a las víctimas a realizar las denuncias, que en muchos casos realizan pastores que llegan a hacerse muy cercanos a la familia y participar de espacios domésticos y de intimidad.

Fuente: Resumen

http://www.elciudadano.com/chile/cayo-pastor-evangelico-profugo-esta-condenado-a-15-anos-de-presidio-por-abusos-contra-me

Carta abierta a Su Santidad, el Papa. MANUEL DE JESÚS LABORDE


OPINIÓNSábado, Junio 29, 2019 – 01:50

El siguiente es el texto de mi tesis sobre el celibato en la Iglesia Católica. El planteamiento es: “El Celibato Sacerdotal debe ser voluntario, y no obligatorio, de acuerdo con la Sagrada Escritura”, porque la Biblia está por encima del Derecho Canónico.

A continuación presento un resumen de la tesis:

1. En el Antiguo Testamento: Al crear al Hombre, Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una auxiliar a su semejanza”, y creó a la mujer. (Génesis 2, 18).

2. En la historia del pueblo de Israel, todos los sacerdotes, llamados “Sumos Sacerdotes”, eran casados. Esto lo hace constar el Evangelio al señalar que los “Sumos Sacerdotes”, miembros del Sanedrín que juzgaron a Jesús, Anás y Caifás, “Sumo Sacerdote” ese año, eran suegro y yerno, respectivamente. (Juan, 18,13).

3. En el Nuevo Testamento está el argumento más fuerte, que por sí solo bastaría para demostrar la tesis: De los doce apóstoles, Jesús escogió como cabeza o jefe de su Iglesia a Simón Pedro, el único del que hay constancia evangélica que estaba casado, porque dice el Evangelio que tenía suegra, a la que curó Jesús. (Lucas 4,38).

4. Por si fuera poco, están los siguientes textos de San Pablo (no sólo célibe, sino, según algunos, misógino).

>4.1. Dice a los Corintios: “No ignoren la tiranía del sexo; que cada hombre tenga su esposa y cada mujer su marido. […] Lo que les digo es a modo de consejo. No estoy dando órdenes. Me gustaría que todos fueran como yo (célibe), pero cada uno recibe de Dios su propia gracia; unos de una manera, otros de otra. A los solteros y a las viudas les digo que estaría bien que se quedaran como yo. Pero si no logran contenerse, que se casen, pues más les vale casarse que estar quemándose por dentro”. (I Cor.7 1-9).

>4.2. A Tito le dice: “Te dejé en Creta para que solucionaras los problemas existentes, y pusieras presbíteros en todas las ciudades, de acuerdo con mis instrucciones. […] Deben ser hombres intachables, casados una sola vez. Es preciso que sus hijos sean creyentes y que no puedan ser acusados de mala conducta o de ser rebeldes”. (Tito 1, 5-7).

>4.3. Y a Timoteo: “Si alguien aspira al cargo de Obispo, no hay duda de que ambiciona algo muy eminente. Es necesario, pues, que el Obispo sea irreprochable, casado una sola vez. […] Que sepa gobernar su propia casa y mantener a sus hijos obedientes y bien criados.  Pues si no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá guiar a la Asamblea de Dios?” (I Tim. 3, 1-5).

5. En la Historia de la Iglesia encontramos que durante los primeros siglos todos, o la gran mayoría, de los sacerdotes eran casados. No fue sino hasta el año 1123, que el Concilio de Letrán decretó que los matrimonios clericales no son válidos.  Sin embargo, vemos que en el siglo XV el 50 por ciento de los sacerdotes eran casados.

6. En 1951, el Papa Pío XII aceptó que, en Alemania, un pastor luterano casado fuera ordenado sacerdote católico y ejerciera su ministerio. En 1980, en Estados Unidos se realizó la ordenación, como sacerdotes católicos, de pastores anglicanos y episcopales casados, y en 1994 sucedió lo mismo en Canadá e Inglaterra, con presbíteros casados que  continuaron ejerciendo el ministerio sacerdotal.

7. En nuestros días, entre los católicos del Rito Oriental (Maronitas, Melquitas, etc.) que están dentro de la Iglesia Católica (no hablo de los Ortodoxos), porque aceptan al Papa de Roma como Autoridad Máxima, se puede conferir la Ordenación Sacerdotal a hombres casados. Entonces, ¿por qué a los del Rito Romano, que dependen del mismo Papa (o sea, de usted), no se les permite?

Con todo respeto: Papa Francisco, usted tiene la palabra.

Reciba el afecto y admiración de un laico, creyente y practicante.

laborde_manuel@hotmail.com

*El autor es sociólogo, catedrático universitario jubilado, con domicilio en Saltillo, Coahuila.

http://www.vanguardia.com.mx

A %d blogueros les gusta esto: