Francisco nos sigue haciendo sentir un poco incómodos.


Desde su postura sobre los migrantes hasta su encíclica Laudato si ‘, el Papa causa controversia.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano12 de julio de 2019

(FOLLETO DE EPA / EFE / VATICAN MEDIA FOLLETO / MaxPPP)

El Papa Francisco es un ofensor de igualdad de oportunidades.

No importa dónde se coloque a lo largo del amplio espectro de la Iglesia Católica: derecha, izquierda o centro; conservador o liberal Tradicional o progresista: si no se siente desafiado e incluso perturbado por algunas de las cosas que este Papa dice y hace, entonces no está prestando atención.

Y eso incluye a cualquiera de ustedes que pueda considerarse a ustedes mismos como “grupos del Papa Francisco” o “católicos de la derecha o del mal”. Si él no se está poniendo un poco bajo tu piel, entonces tampoco estás escuchando.

A pesar de lo que afirman algunos de sus críticos más tradicionalistas, Francisco no es políticamente correcto. Él es, de hecho, bastante hablado. Él es profético.

Esto se debe a que es, sin lugar a dudas, uno de los papas evangélicos más radicales que la Iglesia haya visto. Y su lectura radical del Evangelio, como la de su santo homónimo de Asís hace más de 800 años, cuestiona y sirve de crítica a todas las ideologías, estilos de vida y formas de pensar.

Ya es bien sabido que la insistencia del Papa de 82 años de que las sociedades ricas del mundo sean más generosas para recibir e integrar a los migrantes y los refugiados está causando un alboroto entre los residentes de esas sociedades.

Irónicamente, algunos de los opositores más feroces a la adopción de la inmigración por parte de Francisco son inmigrantes o, como el Papa, hijos de inmigrantes.

Y no es un secreto que las críticas del Papa italiano-argentino al capitalismo desenfrenado y su llamado a una distribución más justa de la riqueza y los recursos del mundo han frotado a muchos católicos pro capitalistas de manera equivocada.

Pero los creyentes que se oponen a Francisco en estos temas no son los únicos que encuentran difíciles de aceptar algunas de sus enseñanzas.

Hora calurosa, verano en la ciudad.

Esto fue confirmado recientemente en un mensaje publicado en Twitter por alguien que la mayoría de las personas consideraría un católico progresista.

“Hay varias partes de @Pontifex #LaudatoSi con las que discrepo con vehemencia. Uno tiene que ver con su postura sobre el aire acondicionado”, dijo esta persona, que también es catedrática católica de teología, ética y medio ambiente.

Laudato si ‘ es, por supuesto, la polémica encíclica ” sobre el cuidado de nuestra casa común ” , que Francis publicó hace cuatro años. Y el autor del tweet está realmente entusiasmado con este documento de 2014 sobre temas relacionados con la preservación del medio ambiente y toda la creación de Dios (personas incluidas).

Pero, evidentemente, la toma del A / C por parte del Papa es un desafío demasiado grande para la zona de comodidad de este profesor.

“El aire acondicionado en climas bochornosos es un regalo del cielo. Específicamente, deshumidifica y enfría los cielos, y eso es una bendición”, concluyó este “católico” verde “.

Otro católico de mentalidad progresista intervino en:

“Creo que en algunos lugares (A / C) es una necesidad que salva vidas debido al calor excesivo y las alergias. Dicho esto, no tiene que ser una explosión en todas partes en todo momento”.

Pero, ¿qué dice realmente nuestro actual obispo de Roma sobre el asunto en su encíclica? Él hace una sola referencia. Se encuentra en el párrafo 55 del texto.

Y parece ser una respuesta directa a nuestros Tweeters antes mencionados.

Se trata de algo más que A / C

“La gente puede tener una sensibilidad ecológica cada vez mayor, pero no ha logrado cambiar sus hábitos nocivos de consumo que, en lugar de disminuir, parecen crecer aún más. Un ejemplo simple es el uso y la potencia cada vez mayores del aire acondicionado”. el papa escribe

“Los mercados, que se benefician inmediatamente de las ventas, estimulan una demanda cada vez mayor”, continúa.

Francisco llega a una conclusión algo diferente a la de sus críticos. “Un extraño que mira nuestro mundo se sorprendería de tal comportamiento, que a veces parece autodestructivo”, dice.

Sí, esto parece una enseñanza difícil. Pero deténgase y piense: ¿cómo sobrevivimos miles de años antes de que se inventara el aire acondicionado?

Incluso hace 20 o más años, el aire acondicionado no era muy común en la mayoría de los lugares de Italia, por ejemplo. Y la mayoría de las personas en este país siguen siendo ambivalentes acerca de su uso hoy.

Desafortunadamente, eso tiene más que ver con el temor de que el aire recirculado no sea saludable, en lugar de sus efectos nocivos para el medio ambiente, por lo que muchos italianos usan aire acondicionado con las ventanas abiertas para dejar entrar aire fresco o natural.

La vida sin aire acondicionado, incluso en lugares calurosos como Roma en julio y agosto, no es imposible. Solía ​​ser la norma. Había estrategias antiguas para evitar que nos quemáramos, como dibujar las persianas y usar uno o dos fanáticos.

El ritmo de vida (y el trabajo) se ralentizó considerablemente cuando no había aire acondicionado. Y los apetitos de las personas se redujeron significativamente. Estas nunca fueron consideradas cosas malas. De hecho, se consideró que el cambio del ritmo diario estaba en sintonía con la naturaleza y era algo muy saludable.

Pero nuestra sociedad cada vez más consumista y la locura de producir cada vez más dan poco valor al tiempo de inactividad.

Poniéndose a tono con la naturaleza.

El Papa Francisco tiene razón al criticar el uso excesivo (y abuso) del aire acondicionado.

“Nadie está sugiriendo un regreso a la Edad de Piedra, pero sí necesitamos reducir la velocidad y ver la realidad de una manera diferente, para apropiarnos del progreso positivo y sostenible que se ha hecho, pero también para recuperar los valores y los grandes objetivos barridos”. lejos por nuestros delirios desenfrenados de grandeza “, dice (LS, 122).

Porque, como dice el papa, “donde solo cuentan las ganancias, no puede haber pensamientos sobre los ritmos de la naturaleza …” (LS, 190).

Sígueme en Twitter @robinrome

http://www.international.la-croix.com

La visión teológica radical del papa Francisco.


En una dirección pasada por alto, el Papa jesuita ofrece una teología renovada para nuestros tiempos turbulentos.

Robert Mickens, Roma 
Ciudad del Vaticano5 de julio de 2019

El Papa Francisco asiste a la conferencia “Teología después de Veritas Gaudium en el contexto del Mediterráneo” en la Facultad de Teología del sur de Italia, en Nápoles, Italia, el 21 de junio. (Foto por EPA / CIRO FUSCO)

“Entre todos los líderes políticos y sociales del mundo, el Papa Francisco se encuentra cada vez más solo como la fuerza más poderosa para la paz y la estabilidad mundial”.

Así comenzó el preludio de un artículo anterior titulado: “¿ Papa Francisco o Steve Bannon? Los católicos deben elegir “.

En parte, la pieza trató de mostrar cómo el papa está tratando de unir a toda la humanidad, especialmente a las personas de varias religiones, en contraste con aquellos que manipulan deliberadamente la religión para sembrar la división.

“En una época en la que los populistas de extrema derecha se disfrazan de cristianos y usan símbolos religiosos para asustar a los creyentes para que incluyan el racismo, la xenofobia, la islamofobia y el ultranacionalismo, todo esto en desacuerdo con el Evangelio, por cierto, Francisco ha jugado un papel indispensable. papel en la prevención de una espiral peligrosa en un choque de civilizaciones en toda regla …

“Otro papa puede no haber tenido el coraje, la fortaleza o la fe profunda y genuina para oponerse a todo esto y no permitirse ser cooptado por la causa de los soberanos cristianos”.

Fin del preludio.

La fe del papa evangélico.

Desde los primeros días de su pontificado, Francisco ha demostrado ser no ideológico y, sorprendentemente, no partidario. A pesar de los despidos de algunos de sus detractores, incluso dentro de los sectores más intransigentes de la jerarquía de la Iglesia, este Papa es definitivamente católico. Pero incluso más que eso es un cristiano.

Al igual que su homónimo papal, Francisco de Asís, la fe y el liderazgo del Papa están profundamente arraigados en una lectura radical y la adhesión al Evangelio de Jesucristo.

Como obispo de Roma, no está obsesionado con tratar de demostrar que sus propias enseñanzas están en continuidad con los pronunciamientos magistrales anteriores, especialmente cuando esas enseñanzas anteriores han demostrado ser defectuosas (o falsas).

Francisco está más interesado en convertir a la Iglesia a la radicalidad del Evangelio, incluso si eso significa perder el poder, el prestigio, el privilegio y la influencia mundanos.

Él no está interesado en la preservación de nada que no sea esencial para ese Evangelio. Tampoco se le da por mantener ningún tipo de apariencia que la Iglesia (y los papas) nunca puedan errar.

Por esta y muchas otras razones, ha sido criticado por ser débil teológicamente.

El cardenal Gerhard Müller, antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha sido uno de los críticos más entusiastas, a pesar de que utiliza la clásica cortesía del Vaticano para culpar a los asesores del Papa, en lugar de apuntar directamente a los asesores del Papa. papa mismo

Muchos teólogos profesionales parecen pensar que el Papa Francisco apenas tiene conocimientos de teología. Están muy equivocados.

Teología renovada y en contexto específico.

El Papa de 82 años dio recientemente una de las direcciones teológicas más importantes de su pontificado. Es una pena que se haya pasado por alto en gran parte, porque fue una presentación clara de cómo ve la teología y su papel en la Iglesia y en el mundo de hoy.

Dio la dirección el 21 de junio en una escuela de teología dirigida por jesuitas en la ciudad portuaria italiana de Nápoles. Fue tan extraordinario en la forma en que se presentó como en lo que dijo realmente el Papa.

Antes de hablar, Francis pasó la mayor parte de la mañana escuchando las presentaciones teológicas ofrecidas por otros oradores. Sólo después de eso ofreció sus propios pensamientos .

El título de su intervención fue ” Teología después de Veritatis gaudium (la constitución apostólica de 2018 sobre universidades y facultades eclesiásticas) en el contexto del Mediterráneo”.

Es importante tener en cuenta que Francis cree que la teología solo se puede hacer en un contexto real de carne y hueso. Nunca se puede ejercer como mera idea o ideal.

Y fue en el contexto del Mediterráneo, cuna de la civilización occidental, pero tal como está hoy , que el Papa trató de mostrar cómo deben proceder las investigaciones teológicas de la Iglesia.

“El Mediterráneo siempre ha sido un lugar de tránsito, de intercambios y, a veces, incluso de conflictos”, dijo Francis.

Señaló que es un área que enfrenta una serie de preguntas dramáticas, que él y los líderes musulmanes destacaron durante su histórico viaje en febrero pasado a los Emiratos Árabes Unidos.

“Se pueden expresar en algunas de las preguntas que nos hicimos en la reunión interreligiosa en Abu Dhabi : ¿cómo podemos cuidarnos unos a otros dentro de la única familia humana? ¿Cómo podemos fomentar una coexistencia tolerante y pacífica que se traduzca en auténtica fraternidad?

“¿Cómo podemos lograr que la acogida de la otra persona y de quienes son diferentes de nosotros porque pertenecen a una tradición religiosa y cultural diferente prevalece en nuestras comunidades? ¿Cómo pueden las religiones ser caminos de hermandad en lugar de muros de separación? ” el papa recordó

El diálogo como esencial para la teología.

“Estos y otros temas deben ser discutidos en varios niveles, y requieren un compromiso generoso de escuchar, estudiar y dialogar para promover procesos de liberación, paz, fraternidad y justicia.

“Debemos estar convencidos: se trata de iniciar procesos, no de definir u ocupar espacios. ¡Iniciar procesos!” Les contó a los que estaban reunidos en un patio al aire libre bajo el famoso sol napolitano.

Diálogo sobre las grandes preguntas para nuestra humanidad común, como hijos del Único Dios, por el bien de la coexistencia pacífica … Todo esto es parte integrante de la teología en la visión de Francisco.

“No perdemos nada al dialogar. Siempre ganamos algo. En un monólogo, todos perdemos, todos nosotros”, advirtió.

Dijo que el diálogo “no es una fórmula mágica”, pero es esencial, especialmente con musulmanes y judíos, para la renovación de la teología de manera interdisciplinaria.

“Los estudiantes de teología deben ser educados en diálogo con el judaísmo y el islamismo para comprender las raíces y diferencias comunes de nuestras identidades religiosas, y así contribuir de manera más efectiva a la construcción de una sociedad que valora la diversidad y fomenta el respeto, la fraternidad y la coexistencia pacífica”. dijo.

Ese diálogo debe estar marcado por la compasión y la misericordia, agregó el Papa.

“Es importante que los teólogos sean hombres y mujeres de compasión. Hago hincapié en esto: que son hombres y mujeres de compasión; tocados interiormente por la vida oprimida que muchos viven, por las formas de esclavitud presentes hoy, por las heridas sociales, la violencia Las guerras y las enormes injusticias sufridas por tanta gente pobre que vive en las orillas de este “mar común”, dijo.

Una teología sin tal compasión no estaría arraigada en la realidad sino en un aula, sostuvo el Papa. Dijo que sería “una teología de laboratorio, una teología pura, ‘destilada’ como el agua, que no comprende (sabe) nada”.

El diálogo como acogedor

“Yo diría que la teología, particularmente en este contexto, está llamada a ser una teología acogedora”, insistió Francis.

Dijo que debería “desarrollar un diálogo sincero con instituciones sociales y civiles, con universidades y centros de investigación, con líderes religiosos y con todas las mujeres y hombres de buena voluntad, para la construcción en paz de una sociedad inclusiva y fraterna, y también para la cuidado de la creación “.

El punto más importante para el Papa Francisco es que el núcleo esencial de la fe cristiana, el kerygma , sea el corazón de la teología y la evangelización (predicando la Buena Nueva).

“No apologética, no manuales … pero evangelizando. En el centro está evangelizando, que no es lo mismo que hacer proselitismo”, dijo.

“En diálogo con las culturas y las religiones, la Iglesia anuncia la Buena Nueva de Jesús y la práctica del amor evangélico que predicó como una síntesis de toda la enseñanza de la ley, el mensaje de los profetas y la voluntad del padre …

“Solo al escuchar esta Palabra y en la experiencia de amor que se comunica se puede discernir la relevancia del kerygma. El diálogo, entendido de esta manera, es una forma de bienvenida”, agregó el Papa.

Cuestionando la tradición y creciendo desde sus raíces.

Pero esto también significa que los teólogos deben “revisar y reconsiderar continuamente la tradición”.

“¡Reconsidere la tradición! Y siga haciendo preguntas”, enfatizó Francis. Dijo que la nuestra es una “tradición viva” que puede ayudar a dar sentido a los problemas contemporáneos.

“Sin embargo, siempre que se vuelva a leer con sincera voluntad de purificar la memoria, es decir, discernir lo que estaba de acuerdo con la intención original de Dios, revelado en el Espíritu de Jesucristo, y lo que fue infiel a esta intención misericordiosa y salvadora ,” el insistió.

El Papa Francisco dijo que el cristianismo occidental había “aprendido de muchos errores y momentos críticos del pasado”. Esto lo ayudará a “regresar a sus fuentes con la esperanza de poder dar testimonio de la Buena Nueva a los pueblos del este y el oeste, del norte y del sur”.

Al “mantener su mente y su corazón fijos en el ‘Dios misericordioso y misericordioso’ (cf. Jon 4: 2),” la teología debería alentar a “las personas del Mediterráneo a rechazar cualquier tentación de reconquistar o de identificar una identidad cerrada en sí mismo, “ambos de los cuales fueron el resultado del miedo, según el Papa.

“La teología no se puede hacer en un entorno de miedo”, dijo.

La teología renovada que quiere Francisco.

“Sueño con las facultades teológicas donde se viven las diferencias en la amistad, donde se practica una teología del diálogo y la acogida; donde se experimenta el modelo del poliedro del conocimiento teológico en lugar del de una esfera estática e incorpórea. Un proceso de inculturación desafiante pero convincente “, dijo el Papa Francisco, resumiendo su largo discurso.

Y aquí está su conclusión:

“La teología después de Veritatis gaudium es una teología kerygmática, una teología del discernimiento, de la misericordia y de la acogida, en diálogo con la sociedad, las culturas y las religiones para la construcción de la coexistencia pacífica de los individuos y los pueblos”.

Esto no es una rendición de la fe cristiana o una dilución de la creencia de la Iglesia en la verdad del mensaje del Evangelio. Más bien, es una afirmación audaz de ambos.

Y es la única forma responsable, y evangélica, de hacer teología en un mundo donde algunos usarían la religión para dividir en lugar de unirse, para destruir en lugar de construir, para infundir miedo en lugar de amor y esperanza.

Sígueme en Twitter @robinrome

http://www.international.la-croix.com

La vergonzosa complicidad que debe ser reconocida.


Los africanos deben enfrentar una verdad incómoda: hacer la vista gorda a la esclavitud en su continente.

Padre Jean-Paul Sagadou 
17 de julio de 2019

(Imagen: Wikimedia Commons )

Durante demasiado tiempo, los africanos, especialmente en la Iglesia católica, han tenido una conciencia culpable de volver a visitar la larga y dolorosa historia del encuentro del hombre negro con el Occidente blanco: temían, quizás, ser clasificados como ingratos con los misioneros.

Durante mucho tiempo, reinó un silencio sobre el comercio de esclavos. Es bien sabido que la primera ola principal de colonización europea estuvo acompañada por la destrucción masiva de civilizaciones no europeas y la esclavitud brutal de sus poblaciones.

El posicionamiento vergonzoso de la Iglesia a este respecto está bien documentado, pero sería injusto no tomar en consideración sus reacciones contra las creencias racistas que llevaron al desarrollo de la esclavitud. Esto comienza con el hecho de que la salvación cristiana se ofrece a toda la humanidad, a todas las criaturas y a todas las naciones, mientras que algunos papas han reaccionado fuertemente contra los prejuicios racistas.

El 2 de junio de 1537, a través de su encíclica Sublimis Deus , el Papa Pablo III denunció a los que sostenían que los “habitantes de las Indias Occidentales y los continentes austro-húngaros … deberían ser tratados como animales sin ningún motivo y utilizados exclusivamente para nuestra protección. y servicio “.

Agregó solemnemente: “En el deseo de remediar el daño causado, decidimos y declaramos que dichos indios y todos los demás pueblos de los cuales, en el futuro, el cristianismo seguirá teniendo conocimiento, no deben ser privados de libertad y propiedad. A pesar de las afirmaciones en contrario, incluso si no son cristianos, se les debe permitir disfrutar de su libertad y propiedad “.

Más tarde, el papa Urbano VIII fue tan lejos como para excomulgar a los dueños de esclavos indios.

Sobre la esclavitud de los negros, muchos papas y teólogos, junto con muchos humanistas, se levantaron contra su práctica. León XIII lo estigmatizó fuertemente en su encíclica In plurimis del 5 de mayo de 1888, felicitando a Brasil por haber abolido la esclavitud.

En Yaundé, Camerún, el 13 de agosto de 1985, el Papa Juan Pablo II, en su discurso a intelectuales africanos, no dudó en lamentar el hecho de que las personas pertenecientes a naciones cristianas hayan contribuido a este tráfico de negros.

Durante una visita pastoral a Senegal en 1992, hizo una peregrinación a Gorée y visitó lo que llamó una “casa de esclavos”, este “santuario africano de dolor negro”. En ese lugar, el que ahora llamamos San Juan Pablo dijo: “Es apropiado que este pecado del hombre contra el hombre, este pecado del hombre contra Dios, sea confesado en toda verdad y humildad.

“¡Cuánto dura el viaje que debe recorrer la familia humana antes de que sus miembros aprendan a mirarse a sí mismos y se respeten a sí mismos como imágenes de Dios, se amen unos a otros en los corazones y las mentes del mismo Padre celestial!”

Además, en su libro Entrez dans l’Espérance (Enter into Hope), publicado en 1994, Juan Pablo II muestra que, en Cristo crucificado, Dios demostró su radical solidaridad con la humanidad y que “esto incluye todo: todo sufrimiento, ya sea individual o colectivo, el sufrimiento causado por las fuerzas ciegas de la naturaleza y los causados ​​deliberadamente por el hombre: guerras, gulags y genocidios. Estoy pensando aquí en el Holocausto de los judíos, pero también, por ejemplo, en el Holocausto de los esclavos negros de África. … “

Los obispos del Simposio de las Conferencias de Obispos de África y Madagascar (SECAM), durante su 13a Asamblea General en la isla de Gorée en Dakar, Senegal, en octubre de 2003, abrieron una nueva página sobre historiografía africana, buscando “purificar la memoria”. y pidiendo perdón por aquellos africanos que ellos mismos habían “vendido a sus hermanos”.

Al salir de Gorée, los obispos de África y Madagascar se comprometieron con el cuidado pastoral del renacimiento del hombre negro como condición para una auténtica “purificación de la memoria”.

* El padre Jean-Paul Sagadou es un sacerdote asuncionista.

http://www.international.la-croix.com

Las tradiciones católicas no son todas sacrosantas, dice el cardenal.


Joao Braz de Aviz dice que nuestras relaciones con la Iglesia y entre nosotros necesitan una reevaluación constante

Anne-Bénédicte Hoffner 
17 de julio de 2019

Cardenal Joao Braz de Aviz

“Hay que ver qué es fundamental y qué no. Muchas cosas de la tradición, que son más bien una cultura antigua, ya no son útiles”, dijo el cardenal brasileño Joao Braz de Aviz al periódico paraguayo Ultima Hora el 14 de julio.

Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica desde 2011, el Papa fue enviado por el Papa Francisco para participar en una reunión de 90 congregaciones religiosas en Paraguay, que celebraba el 60 aniversario de la Conferencia de Religiones del país sudamericano. .

Consultado sobre los desafíos de la vida religiosa, el cardenal dice que trabaja mucho “para la transformación de la formación”, una formación que debe ser “un proceso de la vida”, un “camino” y que “requiere mucha atención, responsabilidad y la Capacidad de perdonar, de escuchar “.

“Tenemos que cambiar mucho”, admite el cardenal. “Una forma de rezar, una forma de vestir …”

Por ejemplo, continúa, “tenemos formas de vida vinculadas a nuestros fundadores que no son esenciales: una forma de orar, una forma de vestir, de dar más importancia a ciertas cosas que no son tan importantes y de descuidar otras que sí lo son. Todos Las cosas secundarias pueden caer, pero los carismas especiales de los fundadores no pueden caer “.

Para este brasileño, un ex arzobispo de Brasilia, la vida cristiana consagrada incluso debe enfrentar grandes problemas humanos como la afectividad y la sexualidad, repensar la relación entre autoridad y sujeto, así como la relación entre el hombre y la mujer, que ya no está en una “defensa”. Modo pero más “integrado, profundo y completo”.

El celibato un pilar de la vida consagrada.

Cuando se le preguntó si el celibato era una de esas cosas que debían abandonarse, la persona a cargo de las vidas dedicadas a la Curia romana responde negativamente.

El celibato es fundamental, insiste, calificándolo de uno de los pilares de la vida consagrada, de los cuales los tres votos son pobreza, castidad y obediencia.

“Pero estos no son mandamientos, son propuestas, son consejos evangélicos”, dice el cardenal Braz de Aviz.

“Todos deben averiguar si están o no llamados a hacerlo. A veces las personas cometen errores y piensan que se les llama, pero ese no es el caso. Otros no aceptan, porque no lo ven [celibato] como un Valor; hay que distinguir, discernir y seguir “.

Al abordar la cuestión del clericalismo, el cardenal invita a las congregaciones religiosas a reflexionar profundamente. En sus ojos, el sacerdocio debe considerarse “no como lo más importante”, sino como “una vocación” entre otras.

“En la vida consagrada, el sacerdote no debe ocupar el primer lugar, debe ocupar el mismo lugar que otros hermanos y hermanas”, dice.

“Esto, por ejemplo, debe cambiar. El Papa dice que se debe hacer una distinción entre poder y autoridad. La autoridad divina es buena, no poder”.

Transparencia y rendición de cuentas.

Cuando se le preguntó acerca de cómo el papa deseaba manejar la crisis de abuso sexual en la Iglesia, su “ministro de la vida consagrada” resume claramente el enfoque de Francisco: “El papa quiere transparencia. Él quiere responsabilidad”.

“El Papa dice que incluso si hubiera un solo caso de abuso en la Iglesia, debería ser revelado, porque la figura consagrada del sacerdote es una figura que indica un valor divino”, enfatiza, destacando el “gran bien” realizado Por los medios de comunicación cuando “ponen todo esto en perspectiva”.

A su llegada a Asunción, Paraguay, el cardenal Braz de Aviz hizo una declaración a la AFP que se extendió a través de las redes sociales.

“Si han surgido casos en la vida de la Iglesia, debemos aclararlos”, dijo. “Estamos muy avanzados [en investigaciones] pero hay muchas denuncias que no son ciertas, y son las comisiones diocesanas las que verifican si esto es cierto o no”.

En esta entrevista, optó por centrarse en la solución a la crisis actual: “Aclarar los casos y luego cambiar nuestra forma de ser”.

http://www.international.la-croix.com

¿Acto fallido o desprecio por los pobres? – Frei Betto


Artículo originalmente publicado en el periódico O Globo.

       Todavía es tiempo de recordar que, cuando habló en el Palacio de Planalto, el día de su inauguración, Bolsonaro leyó el discurso, no habló de impromptu. El texto original, distribuido anteriormente por el nuevo gobierno, contenía la afirmación de que las inversiones en educación podrían atenuar las diferencias entre ricos y pobres en Brasil.

       Nuestro país es el noveno más desigual del mundo y el primero de América Latina en este mismo ranking. El año pasado, según Oxfam, el 1% más rico de la población se apropió de más del 25% del ingreso nacional. Y la suma de la riqueza del 5% más rico era igual a la suma de la riqueza del 95% restante de la población.

       Entre la población, el 80% (o 165 millones de personas) sobrevivió con un ingreso de menos de dos salarios mínimos por mes (R $ 1,996). Y el 0,1% de la porción más rica estaba en manos del 48% de toda la riqueza nacional. Además, Brasil es el país más violento del mundo. En 2017, se registraron 63.880 mil asesinatos. La principal causa de la violencia fue la desigualdad social.

       Aquí está la versión del texto leído por Bolsonaro: “Por primera vez, Brasil dará prioridad a la educación básica, que es lo que realmente transforma el presente y el futuro de nuestros hijos y nietos, reduciendo la desigualdad social”.

       Desde la parte superior de la sala, en la Plaza de los Tres Poderes, cerró su discurso en “hijos”. Omitió la referencia a la reducción de la desigualdad social.

       Los asesores del presidente, interrogados por los medios de comunicación, dijeron que era un error. “Debe haber saltado, porque sería bueno hacer referencia a la desigualdad”, trató de explicar el general Heleno. “No es fácil leer un discurso así. De repente, las letras comienzan a barajar … “, concluyeron los militares.

       Ahora Bolsonaro no traiciona su sesgo ideológico. Se sabe que la desigualdad social es real, pero considera una concesión al “marxismo cultural” para referirse a esta realidad. Porque, según la lógica de esta ideología, hablar de desigualdad implica querer luchar contra ella. Y para eso hay que buscar sus causas. Y son obvios: el sistema depredador que hace que los ricos se hagan más ricos y que los pobres se vuelvan más pobres.

       En la apertura de Davos este año, Oxfam informó que en 2018, las personas más ricas del mundo tenían un aumento del 12% en fortunas, mientras que las más pobres tenían una disminución del 11% en sus ingresos.

       Como no se pretende reducir la desigualdad social, ni siquiera mejorando la educación o aumentando la oferta de empleo (también omitido por el presidente), hay que tratar de disimularlo. Para esto hay varios recursos ideológicos, ya que no hay milagro que haga desaparecer favelas, mendigos, habitantes de la calle, cuerpos caídos en las aceras, de hecho, los 165 millones de brasileños que sobreviven con menos de dos salarios mínimos mensuales.

       El recurso más utilizado para naturalizar la pobreza es el religioso: “Las cosas son así porque Dios las quiere”. Pero los que viven de acuerdo con los preceptos de la fe alcanzan la prosperidad. Basta con trabajar duro, dejar de fumar y beber, limitar el número de niños (preferiblemente el hombre para hacer la vasectomía) y, si es necesario, practicar el aborto inducido, según Edir Macedo, cuya iglesia está a favor de su despenalización.

       Lo que es importante en este sesgo ideológico es aceptar que la riqueza es una bendición divina y no se debe tratar de reducirla mediante políticas que favorezcan la distribución del ingreso. Y la pobreza es un signo de maldición …

       El único gran problema es que no conocemos a las personas que han soportado la desigualdad durante mucho tiempo. Hay un momento en que la ostentación de los ricos es recibida como una ofensa por los pobres. Entonces, estos descubren que son mayoría, y tienen en sus manos un poder que, hasta hoy, ninguna fuerza militar ha podido vencer.

Frei Betto es escritor, autor de la novela policíaca “Hotel Brasil” (Rocco), entre otros libros.

http://www.ceseep.org.br

La Biblia como acto segundo para descifrar la realidad.Pablo Richard


11 de Julio de 2019

[Por: Pablo Richard]

“La Biblia, el segundo libro de Dios, fue escrita para ayudarnos a descifrar el mundo, para transformar toda la realidad en una gran revelación de Dios” (San Agustín).

El inicio de la exégesis bíblica son las ciencias como la economía, la ecología y otras ciencias sociales. En mi trabajo de exégesis bíblica inicio tomando como referencias autores como Franz Hinkelammert, el papa Francisco, Enrique Dussel, José Comblin, Leonardo Boff, Carlos Marx y muchos otros. En la medida que avanzo en mi trabajo de exégesis bíblica voy profundizando también en las ciencias económicas y otras ciencias. La investigación bíblica siempre es posterior.  

La Biblia, como segundo libro de Dios, nos permite discernir dónde está Dios, cómo es Dios y cuál es su Palabra. La Biblia nos capacita para transformar la realidad en una revelación de Dios. La Biblia nos revela la Palabra de Dios, pero también nos revela donde Dios se revela.

La exégesis bíblica, como acto segundo, si no comienza con el trabajo primero de las ciencias sociales, puede caer en un fundamentalismo vacío y sin sentido. Esto sucede en muchos estudios e investigaciones bíblicas. La exégesis inspirada en la Teología de la Liberación, también toma la praxis de liberación como acto primero y fundante

“Tenemos que ver con los ojos bien abiertos, con los pies bien puestos en la tierra, y el corazón lleno del Evangelio y de Dios”  (Mons. Romero).

Imagen: Luis Henrique Alves Pinto

http://www.amerindiaenlared.org

Las monjas descalzas de Viña se fueron con lo puesto


Autor: Fabián Escobar

 JUE 18 JUL 2019 |  12:25 AM

Baja de vocaciones religiosas obligó al obispado a cerrar el histórico recinto de Agua Santa. Las cinco hermanas que quedaban fueron trasladadas a otros claustros de la orden.


Después de 130 años de funcionamiento, el histórico monasterio de Las Carmelitas Descalzas de Viña del Mar anunció su cierre definitivo. ¿El motivo? El progresivo descenso de vocaciones religiosas que hasta sus últimos días hizo funcionar al recinto con solo cinco monjas, varias de ellas de avanzada edad y deteriorada salud.

A través de un comunicado de prensa, el Obispado de Valparaíso dio a conocer la decisión y agradeció la ayuda que recibieron de parte de sacerdotes y laicos para mantener el funcionamiento del recinto, ubicado en Agua Santa.

“Con mucha pena estamos viendo desde hace algún tiempo cómo se fue reduciendo el número de hermanas en nuestra comunidad. Al ser tan pocas, la comunidad perdió la autonomía vital siendo imposible vivir la vida fraterna y litúrgica que la Iglesia nos pide”, asegura el comunicado.

MÁS SOBRE IGLESIA

Desde el monasterio viñamarino contaron a La Cuartaque hace un par de semanas que se veía venir el cierre, y que actualmente permanecen en el recinto nueve personas, encargadas de la limpieza y funcionamiento administrativo del lugar. Ninguno sabe si seguirá con trabajo después del cierre. Por su parte, las religiosas fueron destinadas a otros monasterios de la misma orden.

Desde la Iglesia aseguran que la muerte de la madre Priora del monasterio, Cristina Santelices, fue decisiva para tomar la decisión, ya que con la poca cantidad de hermanas no se puede escoger a un nueva superiora.

“Desde hace varios meses venimos asumiendo esta realidad. Con la muerte de la Madre se hizo más claro que no podemos seguir, ya que con el número de monjas que somos no podemos convocar a elección de nueva priora”, aseguran desde el obispado.

Antes del cierre definitivo, el funcionamiento del claustro estaba enfocado en la oración diaria por el bien de la Iglesia y las vocaciones, las mismas que hoy están a la baja. Según datos publicados por el Vaticano, se estima que 500 monjas abandonaron la Iglesia hasta 2018, solo en América.

Cuestión de fe

Para sobrevivir, las hermanas de las Carmelitas en Viña del Mar vendían hostias y velas elaboradas por ellas mismas durante las extensas jornadas de oración. Las ganancias iban en beneficio del funcionamiento diario del lugar, el que según la constitución de la orden debía funcionar con al menos 8 hermanas, número que ya no se alcanzó en el último año.

La baja de las vocaciones religiosas es un tema que preocupa al clero, aunque los expertos aseguran que desde la Iglesia Católica chilena aún no hay sinceridad con la cantidad de bajas que pueden sufrir en sus vocaciones.

“A nivel mundial hay una merma importantes de católicos, lo que también influye en las vocaciones religiosas. Cambiaron también las expectativas que tienen los jóvenes en cuanto a vestir un hábito religioso. Si a eso le sumamos el impacto de los abusos sexuales al interior de la iglesia católica no cabe duda que eso impacta. En Chile se han ido conociendo casos y las vocaciones bajan”, comentó Marcial Sánchez, doctor en historia y experto en temas religiosos.

/www.lacuarta.com

Las mujeres en el futuro de la Iglesia Católica.Faustino Vilabrille


iglesia catolicamujerjul122019 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

No puede haber una verdadera reforma y renovación de la Iglesia sin las mujeres, que tienen derecho a habitación propia en ella.
En la Iglesia viene todo de arriba abajo; es puramente piramidal, justo lo contrario
de lo que quiso Jesús, que puso abajo del todo “al que quiera ser el mayor” (Mateo
20,35), y puso arriba del todo a los pobres”, “hambrientos, sedientos, enfermos,
desnudos, emigrantes y encarcelados” (Mateo 25,3 1-46)

“En el consejo divino Dios juzga:
Juzgad en favor del débil y del huérfano,
Al humilde, al indigente haced justicia;
Al débil y al pobre liberad,
De la mano de los impíos arrancadle”
(Salmo 82)
Hoy el más débil, el más huérfano, el más humilde, el más indigente, el más pobre, son las
mujeres y las niñas, y más aun las del el Tercer Mundo, que son el 70 % de los empobrecidos
de la Tierra. Los impíos de hoy son el Neoliberalismo capitalista, con sus bancos, sus
Multinacionales, su BM, su FMI, su Organización Mundial de Comercio, sus Patentes
mundiales. ¿Y en la Iglesia Católica quiénes son los más débiles? ¿Quiénes son los
impíos? ¿Los machistas?

Decíamos en el último comentario que es una gran INJUSTICIA que la puerta de la
Iglesia siga cerrada para la ordenación sacerdotal de las mujeres: estáis
discriminadas por razón de sexo, una injusticia que viene de siglos, que no es solo
una cuestión de género, sino también de dignidad humana.

Desventaja de las mujeres en la sociedad: Afortunadamente hoy las mujeres
estáis exigiendo igualdad de derechos con los hombres en todos los niveles de la vida, y
los vais conquistando cada día más, sobre todo a medida que avanza la democracia real
en los diferentes países, aunque todavía queda mucho por alcanzar, incluso en estos,
como en España donde las mujeres aun estáis en desventaja, pues la mujer necesita
trabajar 1,5 horas más al día para ganar lo mismo que un hombre y, si es inmigrante,
2 horas más. La mayoría de las personas que trabajan por horas sois mujeres. En la
horrible violencia de género también lleváis las de perder, pues el INE cifra en 31.286
las mujeres registradas como víctimas de violencia de género, un 7,8% más. Las
denuncias por violencia machista en España crecieron el año pasado hasta 166.961, y
detrás hay un gran número de niños, víctimas inocentes, incluso con la muerte.

Mayor desventaja de las mujeres en la Iglesia: Pero el problema se
acentúa mucho más en la Iglesia, porque en esta no hay democracia, ni para
hombres, ni para mujeres, con gran machismo por el predominio absoluto de los
hombres. Mientras la Iglesia no se democratice, ni hombres, ni mujeres seremos
verdaderamente adultos en ella, pues nuestra misión es sumisión; e incluso en
España, también sumisión del poder del Estado al poder de la Iglesia, como lo
estamos comprobando con la pederastia eclesiástica, para la que la Iglesia se fabrica
sus propias leyes y espacios de impunidad; en la Iglesia solo nos toca oír, ver, callar
y dar algo cuando nos lo piden, que es demasiado frecuente, incluso pagando
entrada para visitar las catedrales. Las pocas veces que nos piden opinión, esta no
cuenta a la hora de decidir, porque no es vinculante.

Iglesia Piramidal y asimétrica: En la Iglesia viene todo de arriba abajo; es
puramente piramidal, justo lo contrario de lo que quiso Jesús, que puso abajo del
todo “al que quiera ser el mayor” (Mateo 20,35), y puso arriba del todo a los
pobres”, “hambrientos, sedientos, enfermos, desnudos, emigrantes y encarcelados”
(Mateo 25,3 1-46). Para Jesús lo más importante no fue el templo, ni lo sagrado ni
los ritos, ni los cultos, ni el sometimiento a los que tienen poder, aunque sea
religioso. Para El, fue el hombre, fue remediar sus sufrimientos, sus necesidades, sus
carencias humanas: “Jesús contestó: Id y contad a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los
ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos
resucitan y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia” (Lucas 7,22). “Yo he venido para
que todos tengan vida y vida en abundancia” (Juan 10,10).

Este no fue el camino que siguió la Iglesia a partir del Concilio de Nicea que, dejando de
ser coherente con el Evangelio y transmitir fielmente su mensaje a todos, dio primacía a
gobernar a los cristianos según el modo y costumbres del Imperio romano (Juan Hernández),
dejando de ser una Comunidad de Hermanos para ser una sociedad de desiguales y
asimétrica, heredando de él también el machismo de la época, cerrando la puerta a la
participación de las mujeres en la Iglesia.

El poder solo debe dar poder para servir, como el de Jesús: Mientras en
la Iglesia no haya democracia real, nunca podrá firmar ni mucho menos exigir el
cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que es uno de
los documentos más coherentes con el Evangelio surgidos del mundo laico. La
Iglesia se declara a sí misma una Sociedad Perfecta, pero no lo es porque no cumple
los estándares básicos de una sociedad, ni mucho menos perfecta, pues los grandes
fallos que tuvo durante siglos, y más en nuestros días, con crímenes como la
pederastia, o la negación de conciencia crítica al interior de sí misma a muchos
teólogos con condena incluida, son lamentablemente prueba evidente de ello. El
poder solo debe dar poder para servir, no para abusar, corromper, ocultar y
buscar privilegios, como pasó con las finanzas del Vaticano, o los favoritismos
concordatarios y las inmatriculaciones en España (¿usucapión?):
Ver recuadro siguiente:
3
Las inmatriculaciones, regalo envenenado del dictador Franco y del Presidente Aznar,
han permitido a la Iglesia española inscribir a su nombre innumerables bienes inmuebles:
“El Gobierno publicará el censo de templos, parroquias, cementerios, terrenos y otros bienes que
la Iglesia inscribió a su nombre hasta 2015 sin ningún control.
Una ley franquista le otorgó el privilegio de hacerlo con la mera firma de un obispo, que actuaba
como un notario sin necesidad de más documentación. La Iglesia utilizó la ley de Aznar para
poner a su nombre al menos 30 catedrales que pertenecían al Estado desde 1931”
La reforma de Aznar de 1998 extendió esta posibilidad a los lugares de culto.

Desde entonces, la Iglesia puso a su nombre (inmatriculó) al menos 30 catedrales y lugares
emblemáticos como la Mezquita de Córdoba, la Giralda de Sevilla, la Catedral de
Zaragoza… por una cantidad ridícula de apenas 30 € (eldiario.es 21/08/2018). Se habla
de entre 30 y 40.000 bienes inmuebles…La Diócesis de Córdoba no declara en sus
cuentas los ingresos específicos que obtiene por las visitas a la Mezquita-Catedral, que en
2017 fueron 1.908.957, y se calcula que pudieron superar los 15 millones de €. Pensemos
también en Santiago de Compostela,etc.

Entre los bienes inmatriculados encontramos un frontón en Lizoain, Pamplona, una
muralla en Artá, Mallorca, una plaza en Pocito, Córdoba o la casa rectoral que
construyeron los habitantes de Grijota, Pamplona, y que la iglesia vendía por 45.000
euros, un local abandonado de Posadas, Córdoba; o el patio de los naranjos en Sevilla, el
Cementerio de la Palma en Cartagena, además de frontones, viñedos, plazas (La Sexta)
Hay Hoteles que burlan el pago del IBI con complicidad de la Iglesia al estar sobre
terrenos de la Diócesis de Salamanca y así no pagan al Ayuntamiento de Salamanca el
Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que por este concepto dejó de percibir
923.353’16 euros de bienes de la Iglesia Católica.

Al mismo tiempo la Iglesia Católica está exenta del pago de:
Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), cuando se trate
del ejercicio de actividades con finalidad estrictamente religiosa.
Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI): el mismo régimen del que disfrutan todas las
fundaciones de España, ya sea de carácter de investigación, cultural, político,
asociacional (Ley del Mecenazgo). Ejemplos: Las exenciones del IBI en L’Hospitalet
(Barcelona) a la Iglesia católica superan los 500.000 euros anuales. Las exenciones del IBI a
la Iglesia católica en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona) superan los 172.000 euros anuales
¿Tiene esto algo que ver con Jesús de Nazaret y su Evangelio? “Vende todo lo que,
dáselo a los pobres tienes y tendrás un tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme” (Lucas
18,22). Pura contradicción. ¿Pura corrupción legal?

Las religiones y el dinero son fuentes de poder y requiere la vigilancia de la
sociedad, pero el Mensaje de Jesús no es una religión, no es dinero, no es un poder.
Es una forma de vivir en amor, en fraternidad, en igualdad, en solidaridad, en
amistad, en servicio, en justicia, en comunión, en unión, en esperanza, en alegría, en
vida gratificante y compartida con todos y con toda la creación.

Presidente Trump: Todo lo contrario a ese mensaje de Jesús es lo que hace con
impunidad absoluta Donald Trump, el mayor carcelero de niños en la historia de la
humanidad que en cuestión de meses encarceló a 56.278 niños inmigrantes, y entre
los meses de marzo y mayo de este año arrestó a otras 332.981 personas
inmigrantes, y en lo que va de año a más de 600.000 inmigrantes en la frontera con
México, y prohibió a las organizaciones humanitarias dejar garrafas de agua a
disposición de los inmigrantes que cruzaban el desierto de Arizona intentando
llegar a EE.UU., dando orden a las Patrullas fronterizas de vaciarlas y destruirlas
(eldiario.es 09/03/2019).

Participación: Hoy la gente quiere participar, quiere opinar, quiere ser tenida en
cuenta, porque tiene derecho a ello. La Iglesia no solo tiene que reconocer sino
sobre todo responder con hechos a la opresión que sufre más de la mitad de la
humanidad, las mujeres, víctimas de desigualdades, precariedades, desprecios,
discriminaciones, abusos por diferencia de raza, de clase, de origen…, y muchas
veces sexual y laboralmente esclavizada. Los nuevos feminismos son un grito contra
el patriarcalismo que además es capitalista, ecocida, racista, depredador de los
cuerpos de las mujeres, feminicida, reduccionista de las mujeres a tareas
imprescindibles para la vida pero no debidamente reconocidas, como el cuidado de
la infancia, de los dependientes, de los enfermos y ancianos: en España el 82 % de
las personas que cuidan a las personas dependientes son mujeres, y duplican a los
hombres en el doble de tiempo que dedican a las tareas domésticas: 26,5 horas más
a la semana, tengan a no tengan hijos, trabajen o no trabajen fuera de casa. Sin
cuidados no hay vida, pero eso no cuenta en los currículos.

La Iglesia defendió en diferentes documentos la dignidad de la mujer, pero hay que
pasar a los hechos: “Necesitamos que las mujeres entren en los procesos decisionales y
eclesiales con plena autoridad. Estamos cansadas de las palabras, queremos hechos”(Paola
Lazzarini, Doctora ensocióloga, Universidad Católica de Milán).

Luchar por la democracia en la Iglesia: Las mujeres aspiráis con pleno
derecho a ser tenidas en cuenta en todo al interior de la Iglesia, y por tanto también
para la ordenación, pero de momento esto es soñar despierto, porque el primer
derecho que tenemos que conquistar en la Iglesia es la democracia, y a partir de ella
reclamar todas nuestras justas reivindicaciones de plena participación y
corresponsabilidad, pero sin democracia no hay nada que hacer, más que luchar por
que la haya, y es lo primero que tenemos que hacer, sencillamente porque no gozáis
ni de lejos de un régimen de igualdad en la Iglesia. No es solo cuestión del sacerdocio,
que también, sino de igual responsabilidad pastoral, jurídica, legislativa y
académica a todos los niveles, que tampoco se os reconoce, pues en el Sínodo de
octubre pasado, celebrado en el Vaticano, que recomendaba una mayor presencia
femenina en los órganos eclesiales a todos los niveles, sin embargo ninguna de las más
de 30 mujeres participantes en esa asamblea tuvo derecho a voto, a pesar de que lo
pidieron más de 7000 firmas.

La mujer tiene que dejar de estar discriminada en la Iglesia lo antes posible. Es una
exigencia de justicia y coherencia con la dignidad del ser humano. Una Iglesia
androcéntrica nunca puede ser la verdadera Iglesia de Jesús, pues Jesucristo vino a
salvar a todos por igual, hombres y mujeres y para ellas reservó la noticia más
importante de su vida: la resurrección.
Ordenaciones fallidas: Todos los pocos intentos que hubo hasta ahora en la
Iglesia de ordenar mujeres, fueron completamente fallidos, y los que se arriesgaron
a ordenarlas y las que lo fueron acabaron automáticamente excomulgados, ellas y
ellos.

Las instituciones de la Iglesia más valoradas por el pueblo están
mayoritariamente en manos de mujeres: Incorporarse actualmente a la
Jerarquía de la Iglesia Oficial tal como está, y más en el caso de las mujeres, es
sencillamente ser fagocitado por ella, incluso con el Papa Francisco al frente de la
Iglesia y a pesar de que las mujeres sois una gran mayoría dentro de ella y que sus
instituciones más valoradas por el pueblo, como Caritas, Manos Unidas o los
misioneros del Tercer Mundo, están mayoritariamente formadas por mujeres.

Veamos:
Religiosas en el mundo: 693.575
Sacerdotes en el mundo: 415.348
Religiosas misioneras: 50,44 %
Religiosos misioneros: 34 %
Al mismo tiempo el Vaticano exculpa a un cura de abusos a una monja
en el confesonario, a pesar de estar en la campaña de “Tolerancia Cero”
y él haber sido funcionario de Doctrina de la Fe. A ella no se le
permitió ser defendida por un abogado civil y se enteró del veredicto
por la prensa. (Fuente: Religión Digital 21/05/19).

Congregaciones masculinas en Africa
y Asia: 250
Congregaciones femeninas en Africa
y Asia: 738 (Fuente: Iluminare, 4/2019)

Francisco, el primer Papa en denunciar el patriarcado: El Papa Francisco es
mucho más progresista y “objetivamente“ mucho más coherente con el Evangelio que Juan
Pablo II o Benedicto XVI ante la realidad de nuestro tiempo, y ha sido el primer papa en
denunciar el patriarcado, pero sin embargo se le atraganta el papel del sacerdocio de la mujer en
la Iglesia, y además ni la Curia Vaticana, ni los Obispos, ni los cardenales le ayudan en nada en
este problema, que incluso rehúyen hablar de feminismo dentro de la Iglesia, a pesar de que es
un movimiento de justicia con las mujeres; en este sentido las palabras del propio Francisco
diciendo que “todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”, fueron francamente
desafortunadas, por lo que el patriarcado aun va a seguir imperando en la Iglesia por largo
tiempo, mientras no se democratice, y entre tanto seguirán aumentando los ritos pero vacándose
las Eucaristías cada vez más, porque no puede haber una verdadera reforma y renovación
de la Iglesia sin las mujeres, sostiene Silvia Martínez Cano, Presidenta de la Asociación de
Teólogas Españolas. Es necesario regresar a Jesús y hacer contemporáneo el Evangelio. Hacer
contemporáneo el Evangelio pasa necesariamente por hacer contemporáneas las mujeres en la
Iglesia, en la cual no tenéis ni voz ni voto, ni siquiera en las decisiones que os afectan
directamente a vosotras mismas.

Es evidente, que a pesar de los intentos de papa Francisco, que acaba de nombrar a
siete mujeres para formar parte del dicasterio de la Vida Religiosa nos falta mucho
para llegar a una Iglesia acorde con la realidad de nuestro tiempo, democrática y
coherente con el Evangelio.
Las mujeres dicen, basta: Abusos sexuales, machismo, monjas que son tratadas casi
como criadas del obispo o sacerdote de turno… Las mujeres dicen basta y alzan su voz
contra la “cultura del silencio” dentro de la Iglesia católica. Las últimas en lanzar la señal
de alarma fueron las más de medio millón de religiosas representadas por la Unión
Internacional de las Superioras Generales (UISG), que recientemente expresaron su
“profunda tristeza e indignación por las formas de abuso que prevalecen en la Iglesia”.

El mismo Papa Francisco dice que hay que hacer algo: Una realidad silenciada
durante mucho tiempo, que Francisco reconoce y dice que hay que hacer algo, que quedó
reflejada en un reportaje publicado hace unos meses en el suplemento femenino
del Osservatore Romano, el diario oficial del Vaticano, en el que varias religiosas
denunciaban de forma anónima la explotación laboral y el menosprecio que sufrían por
parte de obispos, cardenales o sacerdotes a los que atienden prácticamente gratis sin poder
ni siquiera sentarse en la misma mesa que sirven. Francisco no es así, pero él solo no basta:
necesita que le ayudemos. Si todos los Obispos del mundo le pidiesen la ordenación de
mujeres, para ofrecer la Eucaristía a millones de cristianos que están quedando sin ella,
seguro que avanzaría con más seguridad por este camino, y no tardaría en tomar una
decisión, porque:
“El verdadero problema dentro de la Iglesia no son las mujeres. Es el papel de los
hombres, lo que hace agua por todas partes”, dice la teóloga Marinella Perroni.
Una mayor representación de las mujeres en puestos de responsabilidad en la Iglesia no
sólo es justa sino además una exigencia democrática, que debería formar parte, hace ya
mucho tiempo, de la constitucionalidad de la Iglesia, la haría mucho más creíble, aceptable y
sensible a los problemas, necesidades y aspiraciones al mundo moderno. La Iglesia, sin la
incorporación plena de la mujer a todas sus estructuras renovadas, no tiene futuro.

Esfuerzo de Francisco: Este Papa está haciendo un esfuerzo gigantesco por aproximar la
Iglesia al Evangelio, y este a la realidad de nuestro tiempo, como es:
– la opción preferencial por los empobrecidos, marginados, emigrantes e indígenas,
“con una Iglesia pobre al servicio de los pobres”… “ en contra de una economía que mata”.
“Mientras no se resuelvan radicalmente los problemas de los pobres, no se resolverán los
problemas del mundo”… “ni los derechos de los no nacidos” (de Alegría del Evangelio).
-la opción por la Tierra, la casa común de todos, como un pobre más entre los
empobrecidos del mundo: es el primer documento pontificio dedicado íntegramente a la
Ecología Integral, un documento extraordinario para situarse correctamente ante la realidad
del mundo actual, desde la identificación de la pobreza de los empobrecidos con la pobreza
de la tierra, con unas mismas causas y unos mismos causantes, que condicionan
inexorablemente del futuro de la humanidad y del planeta que la sostiene. El compromiso con
todo el Sistema Tierra es una de las urgencias más grandes de nuestro tiempo, que debería
serlo de toda la Iglesia y de todos y cada uno de los seres humano.

-Retrotraer la Iglesia a la frescura del Evangelio: Los grandes ríos empiezan siempre en
una pequeña fuente, de agua limpia, cristalina, apetecible. Pero a medida que van creciendo y
se hacen más caudalosos, van arrastrando muchas impurezas, recogiendo aguas sucias, feas e
infecciosas, y necesitan pasar por una gran depuradora para que su agua vuelva a ser potable.
La Iglesia empezó siendo un fuente preciosa, nacida del mismo Jesucristo, pero se fue
llenando de muchas adherencias espurias, falsas, dañinas, como las riquezas, el poder, los
privilegios, el boato, la suntuosidad, el ansia de dominio, la connivencia con políticas
conservadoras: mucha agua sucia… El Concilio Vaticano II quiso ser una gran depuradora
para devolverle a la Iglesia la frescura limpia y cristalina de Jesús y su mensaje, que nos llenó
a muchos de ilusión y esperanza de aportar de nuevo al mundo un mensaje de liberación
integral, sobre todo de los más empobrecidos y necesitados.

Pero resultó que muy pronto hemos abandonado la depuradora y su cuidado, no nos preocupamos de mantenerla limpia y activa, hasta que dejó de funcionar y volvimos a ver agua sucia como antes, con una porquería más añadida a las anteriores, sorprendente y asquerosa: el crimen de la pederastia, extendida por doquier. Francisco tiene el gran valor de enfrentarse a ella, cosa que no hicieron y aún ocultaron sus dos antecesores, pero que con ellos lo hicieron muchos Obispos,
Cardenales y Conferencias Episcopales. A todo ello va añadido otro escándalo más: los
millones a pagar a las víctimas en indemnizaciones (en EE.UU 3995 millones de $ hasta
2015), en vez de ser utilizados a favor de los más empobrecidos y marginados, sobre todo del
Tercer y Cuarto mundos, donde tanta gente muere de hambre injustamente.

¿Incorporar ahora la mujer a la Jerarquía de la Iglesia tal como está?
Evidentemente que no, porque incorporar a la mujer a la Jerarquía de la Iglesia tal como está
sería crear una estructura más y reforzar la asimetría, la desigualdad, la configuración y
armadura de poder que la llevó a la Iglesia tan lejos del Evangelio. El objetivo a corto plazo
es democratizarla en toda su organización, para que, lejos de venir todo del centro a la
periferia y de arriba abajo, vaya todo de la periferia al centro, de abajo arriba, empezando por
volcarse toda ella en el compromiso con los últimos de los últimos, sustituyendo poder por
servicio, verticalidad por horizontalidad, desigualdad por igualdad, riqueza por
pobreza, ley por libertad, soberbia por humildad, dureza por misericordia, rigor por
comprensión, autoridad por dulzura, exclusión por participación, machismo por
feminismo hasta alcanzar la igualdad real de todos y todas.
Por tanto, abordar el papel de las mujeres en la Iglesia es abordar su
estructura: Para la presidenta de la Asociación de Teólogas Españolas, Silvia Martínez
Cano, “no se puede hacer reforma sin las mujeres, porque la cuestión de la mujer es
estructural. Si abordamos el papel de las mujeres en la Iglesia, estamos abordando la
estructura”. La teóloga sostiene que la institución tiene la obligación de “empoderar” a la
mujer, “para volver a ese momento en que todas las personas eran iguales”.

“Nos queda muchísimo por hacer”, subraya. “¿Qué hay que hacer? Todo. Hasta el Concilio
no formamos realmente parte de una Iglesia que se ha puesto en camino. Tenemos un
recorrido muy corto, queda mucho que hacer. Estamos abriendo una pequeña puerta a un
diálogo que tiene que ser más profundo y más grande”.

Abordar la estructura es conseguir que en la Iglesia, como en una sociedad mínimamente
madura, todo pase por las urnas: urnas para elegir a los representantes de la Comunidad que
han de ejercer los servicios ministeriales, sean laicales, sacerdotales, episcopales o papales,
con las mismas opciones para los hombres como para las mujeres, y por tanto igual podrá
ser sacerdote una mujer como un hombre; obispo una mujer como un hombre, Papa
una mujer como un hombre; urnas para elegir las prioridades pastorales de la
Comunidad local, nacional e internacional, desde la coherencia con el Evangelio, con
predilección por los últimos. Solo desde las urnas, como hicieron los primeros cristianos,
conseguiremos Comunidades de Creyentes adultas y maduras, en línea directa con los
grandes valores del Evangelio, entusiasmadas e ilusionadas por construir un mundo más
justo, fraternal, solidario, digno de ser vivido por todos, fiel y garante de la dignidad de todos
los hombres y de toda la creación, abriendo desde ese compromiso el sentido de la dimensión
trascendente de la vida.

Para esto sois imprescindibles las mujeres. Y por tanto necesitáis:
Habitación propia: Hace casi un siglo Virginia Woolf reclamaba una habitación propia
para la mujer como indicio de su emancipación personal, así también las mujeres tenéis el
derecho y el deber de luchar por tener en la Iglesia una habitación propia, es decir, el mismo
espacio que los hombres como derecho propio e inalienable, para ser coherentes con la
dignidad, el valor y el compromiso que os reconoció Jesucristo como refleja el Evangelio. No
se trata de algo tangencial sino esencial de coherencia con vuestra fe en Jesucristo como
mujeres.

Fuentes: Las fuentes principales utilizadas para la elaboración de este Comentario han sido Religión Digital, Redes Cristianas, Reflexión y Liberación, Utopía, Autogestión, El País, eldiario.es, Web del Foro de Cristianos Gaspar G. Laviana, Apóstolas de los Apóstoles, La sexta Columna, Euronews, Internet…
Un cordial abrazo a tod@s.-Faustino
faustio.vilabrill@gmail.com
faustino@faustinovilabrille.es

El trabajo silencioso de las Hijas de la Caridad en Haití


por Andrés Felipe Rojas | Jun 14, 2019 | Hijas de la CaridadNoticiasSituaciones de necesidad y respuestas | 3 comentariosLeer en:  EnglishItalianoPolskiFrançais 

La página web: http://www.periodicolaperla.com publicó hace unos días una noticia donde da a conocer el trabajo de las Vicentinas en Puerto Príncipe. Un trabajo en favor de los los ancianos y los niños en Haití, un lugar donde la pobreza abunda y donde sólo pueden las hermanas recibir la eterna gratitud de un pueblo que las ama.

En la zona de La Plaine, a las afueras de Puerto Príncipe, cinco hermanas de la Caridad, dos españolas, una haitiana y una polaca, atienden un dispensario médico y un centro de día para ancianos, que suplica la única ayuda para muchos de sus vecinos.

En un barrio, como muchos otros en la capital haitiana, en el que la mayoría de las casas no tienen luz ni agua, en el que las calles no están asfaltadas y hay montañas de basura por todas partes, el desayuno y la comida que brindan las religiosas en el centro de día son la única alimentación que reciben algunos de los vecinos.

“En Haití, la gente pasa hambre de verdad”, explica a Efe la valenciana Natalia Martínez de Pablo, que a sus 72 años y con una “salud de hierro” es la mayor de las hermanas de esta congregación en este país, al que llegó hace 27 años, después de pasar por Suiza y Tailandia.

“Por lo menos, aquí comen y se llevan un poquito de comida para la noche, porque no tienen nada. Son gente que está totalmente abandonada”, se lamenta.

Para ilustrar las miserables condiciones de vida en la que viven la mitad de los 10 millones de haitianos, cuya situación se ha agravado aún mas en las últimas semanas debido a la tensión política y social por las violentas manifestaciones contra el Gobierno, la religiosa cuenta que una señora le contó que tenía tanta hambre que se llegó a comer todas las pastillas que le habían recetado para calmar el estómago.

Haití es escenario de violentas protestas desde el 7 de febrero, fecha del segundo aniversario de la llegada al poder del presidente Jovenel Moise, en medio de una severa crisis económica, que se agravó este año por una fuerte depreciación del gourde, la moneda oficial, y una inflación galopante.

En estas últimas semanas, “la gente no tenía qué comer porque no podía salir a vender lo poco que tenía”, explica a Efe, la madrileña Mónica de Juan, responsable de la misión “La Milagrosa”, donde está ubicado el centro de día, al que acuden 50 ancianos cada día, algunos de ellos con problemas psiquiátricos y el dispensario médico, en el que trabajan 5 médicos, que atienden diariamente a unas 300 personas.

Aunque durante esos días estos centros no cerraron sus puertas, todo el mundo se quedó en sus casas debido al miedo a las barricadas, a los saqueos y a las violentas manifestaciones, que han causado al menos 9 muertos.

Las religiosas aseguran que no tienen miedo aunque recuerdan que hace unos años el centro sufrió un asalto y golpearon a varias de las hermanas.

“A nosotras nos respetan. Saben que en las comunidades religiosas, sobre todo femeninas, estamos para ellos. Si tenemos algo es para ellos”, asegura la hermana Mónica, que lleva 8 años en Haití.

Cada 15 días, las religiosas, que también atienden urgencias médicas los fines de semana, visitan a los enfermos en sus casas.

Uno de ellos es Ernst, de 46 años y voluntario del centro de día, quien el pasado noviembre se cayó y se rompió el fémur por dos partes.

A Ernst tardaron en operarlo 15 días, ya que debido a los bloqueos de carreteras y manifestaciones, que también se registraron en esas fechas, el hospital al que fue trasladado no disponía del material para la operación.

Ahora Ernst ya se está recuperando y sale, de vez en cuando, de su minúscula vivienda construida de hojalata y con el techo agujereado, a caminar con la ayuda de un andador por las polvorientas calles de su barrio.

En los últimos días, el país ha recuperado una relativa normalidad, y este sábado, a las puertas del centro de las Hermanas de la Caridad, había varios vendedores de fruta, verdura y carne.

Una de las vendedoras es André, a quien hace dos meses la hermana Mónica tuvo que darle varios puntos en la mano después de que se cortara con el machete con el que trocea el pollo que vende en su puesto en el mercado.

Al igual que todos los vendedores del mercado, André saluda cariñosamente a las religiosas y dice a Efe que la única ayuda que ellos tienen es la de las “Hermanas de la Caridad y la de Dios”.

Mientras caminan por las calles de esta zona en la que los vecinos consiguen el agua de varios pozos públicos, las hermanas se cruzan con un par de niños que les muestran orgullosos sus nuevos juguetes, dos automóviles que ellos mismos han construido con botellas de plástico.

A pesar de la grave situación que vive este país, la hermana Natalia se lamenta de que “Haití no es noticia nunca”, solo cuando hay graves catástrofes como la del terremoto del 2010, en la que murieron unas 300,000 personas, hay un “poco de tiempo mucho ruido pero después ya nada”.

Para la hermana Mónica, el problema de Haití es que llegan “ayudas en momentos puntuales” en lugar de dar otro tipo de asistencia que “ayude al país a salir adelante”.

Sin perder la sonrisa, las hermanas recuerdan que fueron las primeras, antes de que llegaran las ONG, en ir a ayudar a los enfermos del brote de cólera, que se desencadenó en 2010 y que se ha cobrado más de 9,000 vidas debido al vertido de aguas fecales del contingente nepalí de la Minustah a un río de Mirabalais, en el centro del país, y explican que son felices haciendo lo que hacen.

“Es una suerte poder estar aquí a pesar de todas las dificultades”, dice la hermana Mónica, mientras que la hermana Natalia asegura “que no se cambia por nadie”.

“Solamente la gratitud de la gente. Ver que tu pequeña ayuda es tan útil, que eso ya merece la pena”, concluye la hermana Mónica Carmen Jiménez.

Fuente: https://www.periodicolaperla.com/el-silencioso-trabajo-de-las-misioneras-en-haiti/

Los jesuitas expulsan a un sacerdote chileno de 95 años por abusos a menores


PABLO SANTOS – 17 Jul 2019 – 16:49 CEST

Los jesuitas expulsan a un sacerdote chileno de 95 años por abusos a menores
El superior de los jesuitas, el sacerdote Arturo Sosa.EP

Archivado en: América Cultura Religió

MÁS INFORMACIÓN

Los jesuitas chilenos confirman nuevas denuncias de abusos contra el cura Renato Poblete

Los jesuitas chilenos confirman nuevas denuncias de abusos contra el cura Renato Poblete

Los jesuitas chilenos investigan una denuncia de abusos en el país

Los jesuitas chilenos investigan una denuncia de abusos en el país

La Compañía de Jesús (jesuitas) decidió expulsar al sacerdote chileno Leonel Ibacache por cinco denuncias de abusos sexuales a menores, y sugirió a la Santa Sede que se retire su estado clerical.

Según un comunicado de los jesuitas, en diciembre del pasado año el Vaticano solicitó abrir un proceso administrativo penal en contra de Ibacache.

Tras las investigaciones, este lunes 15 de julio de 2019 se dio por concluido el proceso y se informó de que el presbítero Arturo Sosa, superior general de la Compañía de Jesús, «determinó expulsar a Ibacachede la orden religiosa y sugirió quitarle su estado clerical».

De acuerdo con el escrito, ya se enviaron los antecedentes a la Congregación para la Doctrina de la Fe, órgano que deberá confirmar si Ibacache es expulsado del sacerdocio.

«Desde ya pedimos perdón como Compañía de Jesús por el grave daño causado, colaboraremos en las instancias judiciales pertinentes y nos comprometemos a buscar, junto con las víctimas, los caminos de reparación que puedan contribuir en su proceso de sanación», añadió la orden religiosa.

En el comunicado se reconoce que «las denuncias hechas por las víctimas han permitido que se establezcan los hechos y se tomen las medidas en justicia», al recalcar que «los momentos dolorosos que hemos vivido nos servirán para ser más responsables en el cuidado de toda persona que participa y colabora en la misión a la que somos llamados».

La Compañía de Jesús aclaró de todas formas que el religioso en cuestión, por razones de edad (95 años) y salud, se encuentra impedido del ejercicio del ministerio sacerdotal.

En Chile, la Iglesia católica atraviesa una grave crisis por casos de abusos sexuales que han salpicado incluso a varios obispos.

http://www.periodistadigital.com

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: