El caso que complica a la iglesia católica de Punta Arenas


Reportajes 24:

Conocido como el caso Harex, se trata de un puzzle policial que incluye la muerte de un sacerdote, la desaparición de un joven, denuncias por abuso sexual y acusaciones contra obispos por encubrimiento.

T / REPORTAJES 24

 

http://www.24horas.cl/reportajes24/reportajes-24-el-caso-que-complica-a-la-iglesia-catolica-de-punta-arenas-2748601

Anuncios

Michael Moore: “Ah! América” (Sobre los niños inmigrantes en EE.UU)


NOTA:

Conocer las noticias de lo que están viviendo los niños inmigrantes en EE.UU, me hizo recordar lo que conocí y viví en alguna misión…donde escuché de mis hermanos indígenas, historias similares…para conocer mas sobre esto les remito al controvertido libro del antropólogo Victor Daniel Bonilla: “Siervos de Dios, Amos de indios”. (Bogotá: Editorial Stella, 1969) 55; Gobernación del Putumayo.

Evangelizadoras.


Escribió en su cuenta de Facebook.

“Pasamos a separar a los bebés indígenas de sus padres (luego exterminarlos), a robar bebés de sus padres esclavos ( y luego revenderlos a la esclavitud, a construir un país basado en el trabajo infantil )trabajando en fábricas desde los 8 años) a encarcelar niño japoneses-americanos en campos e internación, a  permitir que sacerdotes abusen sexualmente de niños durante décadas, a forzar baldes de jarabe de maíz alto en fructuosa por la garganta de los niños hasta que la mitad de ellos forman parte de una epidemia de obesidad infantil, a convertir nuestras escuelas en campos de exterminio porque amamos nuestra armas más que lo que amamos a nuestros niños. ¿A quien estamos engañando? Basta de hacerse los sorprendidos de que Trump esta secuestrando niños hispanos de sus padres, como si eso “eso no es lo que somos¨. Sí, lo es. SIEMPRE  lo fue. No digan que Trump esta violando “nuestros valores americanos”. Abusar de niños ES un valor histórico americano. Estén orgullosos, americanos. Trump somos nosotros”

Remitido al e-mail

 

¿PODRÁN NUESTROS LIDERES RELIGIOSOS EL VALOR DE HABLAR?


NCR llamadas para los Obispos de hablar

Podrán nuestros líderes religiosos tienen el valor de hablar?   Un artículo NCR hoy llama a los obispos católicos para hablar de: hacer sonar la bocina, obispos, estamos esperando.  https://www.ncronline.org/news/opinion/editorial-sound-horn-bishops-were-waiting .

Las mujeres en la iglesia siguen liderando el camino. Los sacerdotes católicos romanos de las mujeres y los miembros de la Sala Superior Incluido Comunidad Católica de Albany, Nueva York se están uniendo a los movimientos de base como el cambio de decisiones en sus comunidades. Esta caricatura apareció en la gaceta diaria Periódico (Schenectady, Nueva York) e inmediatamente, los mensajes de correo electrónico comenzó a volar en protesta.

Acción ciudadana de Nueva York publicó este mensaje: Estamos pidiendo a todos a llamar Jefe de Redacción, Miles Reed, al 518-395-3106 y editor, John DeAugustine al 518-395-3051.

Nuestro mensaje es: No aceptamos la publicación, y la perpetuación, del racismo. Exigimos el reconocimiento de que el ataque atroz contra los inmigrantes y personas de color y una disculpa publicada por el dibujo animado creado por Tom Stiglich y publicado el miércoles 20 de junio de, 2018.

Necesitamos que todos llamar y no dejar que este tipo de estereotipos vicioso siga pasando. Las mujeres líderes están tomando medidas en cuestiones locales, nacionales y globales. Estamos hablando fuera! ¿Cuándo vamos a saber de los obispos?

El Papa Francisco suspende del ministerio al cardenal McCarrick, de 88 años, por acusaciones «creíbles» de abuso


El Papa Francisco suspende del ministerio al cardenal McCarrick, de 88 años, por acusaciones «creíbles» de abuso

DEFIENDE SU INOCENCIA Y ACEPTA LA DECISIÓN DE LA SANTA SEDE

Una comisión de investigación encontró que las alegaciones estaban fundamentadas y eran creíbles. El cardenal Pietro Parolin, siguiendo las instrucciones del Papa Francisco, ha ordenado que el cardenal McCarrick abandone el servicio público

(Agencias/InfoCatólica) El cardenal y arzobispo emérito de Washington, Theodore McCarrick, ha sido apartado de sus funciones debido a las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre él, las cuales, tras una investigación interna, han sido consideradas «creíbles» por el Vaticano.

La archidiócesis de Nueva York señala en un comunicado:

«Una comisión de investigación encontró que las alegaciones estaban fundamentadas y eran creíbles. El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, siguiendo las instrucciones del Papa Francisco, ha ordenado que el cardenal McCarrick abandone el servicio público»

McCarrick ha negado en todo momento las acusaciones, que se remontan a los inicios de su ministerio cuando, hace casi 50 años, ejercía de sacerdote en la archidiócesis neoyorquina.

Defiende su inocencia y acepta la decisión de la Santa Sede

El cardenal emérito, de 87 años de edad, ha asegurado a través de un comunicado divulgado este miércoles que, a pesar de que las acusaciones le sorprendieron y de que en todo momento ha defendido su inocencia, cooperó «plenamente» con la investigación:

«Mi tristeza fue aún mayor cuando se me informó de que se había establecido que las acusaciones estaban fundamentadas y eran creíbles. En obediencia, acepto la decisión de la Santa Sede de que no puedo seguir ejerciendo el servicio público».

La archidiócesis de Nueva York ya aconsejó hace unos meses al cardenal que se apartara de la Iglesia debido a las acusaciones realizadas hace cerca de cinco décadas por una persona adolescente, cuyo sexo no ha sido divulgado por la institución católica.

«La archidiócesis de Nueva York, junto con todas las demás archidiócesis del país, hace tiempo que viene abogando para que todos aquellos menores que hayan sufrido abusos sexuales por parte del clero denuncien los hechos», aseguró la institución.

También es acusado en Newark de relaciones sexuales con adultos

Hay también un tercer comunicado sobre este caso, firmado por el actual arzobispo de Newark, el cardenal Joseph William Tobin. En ese texto, el purpurado informa que su diócesis «nunca ha recibido ninguna acusación según la cual el cardenal McCarrik hubiera abusado de un menor». Pero añade que «en el pasado, ha habido acusaciones según las cuales él estaba involucrado en relaciones sexuales con adultos. Esta arquidiócesis y la diócesis de Metuchen han recibido tres acusaciones de mala conducta sexual con adultos hace décadas; dos de estas acusaciones incluso llevaron a ofrecer indemnizaciones».

Tanto en el caso de menores como de adultos son abusos homosexuales

Las palabras del cardenal Tobin demuestran la existencia de diferentes acusaciones en contra de McCarrik por malos comportamientos de carácter sexual, que concluyeron con acuerdos financieros, en los que no estuvo involucrado ningún menor. Circulan documentos y testimonios sobre abusos del cardenal emérito de Washington contra seminaristas: en uno de ellos se habla de un viaje del entonces arzobispo de Newark con dos jóvenes sacerdotes y un seminarista, con el cual habría compartido habitación.

«La crisis de los abusos en nuestra Iglesia ha sido devastadora –continúa el cardenal Tobin. No podemos cancelar las acciones del pasado, pero debemos seguir actuando con vigilancia hoy. Renuevo mi compromiso para buscar el perdón y la sanación, asegurando al mismo tiempo un ambiente seguro para los niños en esta arquidiócesis. Seguiré refiriendo inmediatamente a las autoridades civiles cualquier acusación de abusos sexuales contra menores por parte de clero y colaboraré plenamente en las investigaciones y en el proceso».

Ocultó la carta enviada por el Card. Ratzinger sobre la comunión a políticos católicos abortistas

En 2004, cuando McCarrick era Arzobispo de Washington, DC y responsable de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos para el asunto de las relaciones entre Obispos y Políticos Católicos, el cardenal no reveló una carta a los obispos del entonces Cardenal Joseph Ratzinger como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El Prefecto había enviado la carta «Digno de recibir la Sagrada Comunión. Principios generales» para aclarar a los obispos en qué circunstancias a los políticos católicos pro-abortistas y las personas que votan por ellos se les niega la comunión.

La carta del cardenal Ratzinger fue utilizada por los obispos de los Estados Unidos como una guía durante sus deliberaciones sobre el asunto durante su asamblea general de primavera de 2004. En cambio, McCarrick restó importancia a la claridad de Roma al negar la comunión a los políticos pro aborto en su propia declaración a los obispos. La carta fue publicada semanas después de que se filtrara a los medios de comunicación.

McCarrick, que nació en Nueva York en 1930, fue ordenado sacerdote por el cardenal Francis Spellman en 1958 y fue nombrado obispo auxiliar de su diócesis natal en 1977. En 1981 fue trasladado a Metuchen, en 1986 fue nombrado arzobispo de Newmark y el 21 de noviembre de 2000 fue elegido por Juan Pablo II como sucesor de John O’Connor a la cabeza de la diócesis de la capital federal estadounidense. Fue creado cardenal en 2001 y dejó la diócesis en 2006, un año después del Cónclave para la elección del sucesor de Juan Pablo II, en el que participó como purpurado elector.

http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=32525&utm_medium=email&utm_source=boletin&utm_campaign=bltn180620&icid=f978fc951903946def903fd46c931c71

Víctimas de abusos de curas chilenos aplauden salida de obispos


por  11 junio, 2018

Víctimas de abusos de curas chilenos aplauden salida de obispos
Las víctimas de abusos cometidos en Chile por miembros del clero aplaudieron hoy la decisión del papa Francisco de aceptar las renuncias de tres obispos y comentaron que “la banda de obispos delincuentes se empieza a desintegrar”.

“Empieza un nuevo día en la Iglesia Católica de Chile. Se van tres obispos corruptos y seguirán más” escribió en Twitter Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del influyente párroco Fernando Karadima, que hace algunas semanas fue recibido por el papa en el Vaticano junto a otros dos abusados.

Este lunes, el Vaticano informó que Francisco aceptó las renuncias del obispo de Osorno Juan Barros, acusado de ser encubridor de Karadima por las víctimas, y de los obispos de Valparaíso, Gonzalo Duarte y del arzobispo de Puerto Montt, Cristián Caro.

Las tres diócesis quedarán provisionalmente a cargo de Jorge Concha Cayuqueo, obispo auxiliar de Santiago, en Osorno; Pedro Mario Ossandón, también obispo auxiliar de Santiago, en Valparaíso, y Ricardo Morales Galindo, provincial de la orden de la Merced en Chile, en Puerto Montt, como administradores apostólicos.

La decisión del papa se conoció en la víspera de la llegada a Chile de sus enviados especiales Charles Scicluna y Jordi Bertomeu, en una visita que abarcará Santiago y Osorno.

Desde Estados Unidos, donde reside, Juan Carlos Cruz dijo a radio Cooperativa que a su juicio, hoy “empieza un nuevo día para la Iglesia chilena. No puedo estar más emocionado, más feliz, agradecido del papa, que está cumpliendo y va a seguir cumpliendo lo que nos dijo”,

“Estoy tremendamente contento por las diócesis que se liberan de estos hombres y especialmente por la gente de Osorno, que ha demostrado tanta perseverancia, tanto amor a la Iglesia, a pesar de que les han dicho de todo, se han mantenido firmes y hoy toda su lucha ha tenido resultado”, añadió.

“Es un estado lamentable, pero por otro lado yo lo veo como una cosa buena, que se están yendo los delincuentes para la casa y eso es importante”, recalcó.

Según fuentes de la Iglesia chilena, a Cristián Caro la renuncia le fue aceptada por razones de edad, mientras sobre Gonzalo Duarte el fin de semana se conocieron denuncias de abusos en su contra, de antigua data, que la jerarquía del clero chileno no atendió.

Hace algunas semanas todos los obispos chilenos se reunieron con el papa en Roma, donde les entregó un documento en el que anunció que habría medidas a fin de terminar con la crisis desatada por los abusos sexuales y de poder. En esa oportunidad, todos los prelados pusieron sus cargos a disposición del pontífice.

http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/06/11/victimas-de-abusos-de-curas-chilenos-aplauden-salida-de-obispos/

COLOMBIA.MEDELLIN. Arzobispo de Medellín enredado por recomendación a sacerdote pederasta


La recomendación a un sacerdote pederasta que enreda al arzobispo de Medellín
Ricardo Tobón

Ricardo Tobón, actual Arzobispo de la Arquidiócesis de Medellín.

Foto:

Javier Agudelo / Archivo EL TIEMPO

Por: Juan Pablo Barrientos
15 de junio 2018 , 06:41 a.m.

El 18 de mayo renunciaron ante el papa Francisco 34 obispos chilenos por el caso del obispo José Barros, quien encubrió y protegió por años al sacerdote pederasta Fernando Karadima.

Este escándalo tiene similitudes con el caso del padre Roberto Cadavid, de la Arquidiócesis de Medellín, quien después de pasar de una a otra parroquia abusando de niños terminó trabajando en dos parroquias en Estados Unidos con el permiso y la recomendación de su arzobispo, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, luego de que este mismo lo suspendió de su ministerio, en 2012, por denuncias de pederastia. En la Diócesis de Brooklyn aún no salen del asombro por esa recomendación del arzobispo, más cuando en Estados Unidos, tras los escándalos del 2002, no se dan el lujo de cometer errores.

¿Qué pasó en Chile?

El padre Fernando Karadima (87 años) abusó de menores de edad desde 1980 en uno de los barrios más exclusivos de Santiago. En 2003, el cardenal Francisco Errázuriz recibió los primeros señalamientos públicos, pero disuadió al denunciante de la queja contra el sacerdote y solo tres años más tarde, tras la insistencia de la víctima, envió el caso a la Congregación para la Doctrina de la Fe, en Ciudad del Vaticano.

En 2010, cuatro hombres denunciaron al sacerdote, por lo que fue condenado por el derecho canónico a “una vida en oración y penitencia”.
 Aunque la justicia penal reconoce que el sacerdote cometió delitos, decidió no condenarlo porque los hechos ya habían prescrito.

Sin embargo, el problema para Francisco no fue Karadima, sino el obispo de Osorno, Juan Barros, de 61 años, quien tenía estrechos vínculos con este —fue su seminarista y su dirigido espiritual por más de 40 años— y encubrió sus abusos sexuales. Siendo secretario del cardenal Juan Francisco Fresno, Barros recibió, en 1984, las primeras denuncias, las cuales “rompía”, como le dijo a BBC Mundo Juan Carlos Cruz. Incluso va más allá el denunciante al asegurar: “Juan Barros estaba parado ahí cuando me abusaban a mí. No me lo contaron, me pasó”.

Juan Barros estaba parado ahí cuando me abusaban a mí. No me lo contaron, me pasó

El papa Francisco visitó Chile en enero de 2018, y el obispo Barros estuvo presente en tres de sus ceremonias. El prelado ha defendido su inocencia y el papa, en aquel momento, lo apoyó públicamente desafiando a las víctimas: “El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”.

Al llegar al Vaticano y después de conocer “nueva información”, el sumo pontífice envió una comisión a Chile para investigar a fondo las acusaciones contra el obispo Juan Barros, que por años habían sido tratadas como rumores. Al finalizar la pesquisa, en abril, el papa invitó a la Santa Sede a los denunciantes de Karadima y Barros y les reconoció haber cometido “graves equivocaciones de valoración” frente a los señalamientos contra el obispo.

En mayo, Francisco invitó a todos los obispos chilenos a un retiro en Roma en el que les presentó los resultados de la investigación que hizo el Vaticano. Fue tan devastador el informe de diez páginas que, al otro día, los 34 obispos renunciaron para dejar que el papa “decida libremente por cada uno de nosotros”.

Luego de conocerse las primeras denuncias públicas contra Karadima, en 2010, el obispo Juan Barros se convirtió en su principal defensor y les pidió ayuda a otros obispos para que lo respaldaran ante la opinión pública. Lo hicieron. Su episcopado y el de los obispos de Puerto Montt, Cristian Caro, y de Valparaíso, Gonzalo Duarte, terminó este 11 de junio cuando el papa les aceptó la renuncia.

Un caso similar en Medellín

El padre Roberto Cadavid es un sacerdote de la Arquidiócesis de Medellín de 57 años, 29 de los cuales han sido dedicados al sacerdocio. En 1998 fue nombrado párroco de la parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá, en Bello, y rector del colegio parroquial que lleva el mismo nombre. Allí estuvo hasta 2005, cuando tuvo que salir custodiado por la policía por denuncias de pederastia. Una de las dos familias de los menores, según una fuente de la investigación ‘Dejad que los niños vengan a mí’, de La W, negoció una millonaria conciliación con el sacerdote para acallar la denuncia ante las autoridades civiles.

A pesar de las graves acusaciones y de la escandalosa salida del padre Cadavid de Bello, el arzobispo Alberto Giraldo lo nombró párroco en Santa Ana, en la comuna 3 de Medellín, y rector del colegio parroquial Pablo VI. De allí salió en 2012 por lo mismo: denuncias por pederastia, las cuales no impidieron que fuera nombrado en una de las parroquias más codiciadas en Medellín, donde agregó más nombres a su lista de víctimas.

¿Qué opinan el alcalde de Medellín y su secretario de Educación sobre la forma como se usan los recursos públicos, desde un colegio privado, para acallar a víctimas de sacerdotes pederastas?

Monseñor Ricardo Tobón llegó a Medellín en 2010. Mantuvo el nombramiento del padre Cadavid Arroyave en Santa Ana, a pesar de que tuvo que haber sido informado del caso al posesionarse. Al conocer nuevas denuncias contra el sacerdote en 2012, lo retiró de la parroquia y lo suspendió. Meses más tarde, le dio permiso y lo recomendó para trabajar en la Diócesis de Brooklyn. El sacerdote aterrizó en noviembre de 2012 en Nueva York.

En entrevista con La W, el primero de marzo de 2018, el arzobispo Tobón reconoció que suspendió al sacerdote una vez le llegaron denuncias por pederastia. Aseguró también que no sabía que Cadavid estaba en Estados Unidos y que de saberlo le habría informado al obispo de la diócesis en la que el sacerdote estuviera que estaba suspendido de su ministerio.

El obispo de Brooklyn, monseñor Nicholas Anthony DiMarzio, se quedó esperando esa advertencia y, por el contrario, le envió a La W el contenido de las dos cartas, una de 2012 y otra de 2015, en las que monseñor Tobón recomendó y autorizó al padre Roberto Cadavid, ya suspendido por acusaciones de pederastia en dos parroquias de Medellín, para trabajar en esa diócesis. Solo el año pasado, el arzobispo Tobón le contó a su colega estadounidense que el sacerdote había sido expulsado de la iglesia. De inmediato, monseñor DiMarzio lo devolvió a Colombia. Ahora, Cadavid vive en una de sus cómodas fincas.

El 28 de marzo de 2018, EL TIEMPO publicó uno de los cheques con los que el padre Cadavid concilió con una de sus víctimas. El dinero salió de la chequera del colegio Pablo VI, donde fue rector. Según el monaguillo, con 88 millones compraron su silencio.

Este colegio es privado, pero recibe recursos públicos al ser de cobertura estudiantil. Esto significa que la alcaldía le paga al colegio por educar a cientos de niños de bajos recursos económicos de la comuna 3.

Del escandaloso caso quedan varios interrogantes: ¿Qué opinan el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y su secretario de Educación, Luis Guillermo Patiño, sobre la forma como se usan los recursos públicos, desde un colegio privado, para acallar a víctimas de sacerdotes pederastas?

¿Por qué dijo el arzobispo Tobón en una entrevista que no sabía que Cadavid estaba en Estados Unidos, cuando en verdad lo recomendó y lo autorizó para trabajar en ese país? ¿Y por qué el único sacerdote de Medellín condenado por la justicia por acceso carnal y abuso a menores de 14 años, el padre Mario Castrillón, fue encontrado inocente por el derecho canónico y después de pagar su condena fue enviado a una cómoda parroquia y a un lujoso hospital de El Poblado, en Medellín?

Contra Roberto Antonio Cadavid Arroyave existió un proceso en la Fiscalía que fue archivado, como tantos otros. Factores como el dinero, las presiones y la dificultad de las víctimas para pagar un abogado, pues todas son de escasos recursos económicos, hacen que las denuncias no lleguen a un juez de la República y que sean resueltas por el derecho canónico. El archivo de una investigación por pederastia en la Fiscalía, como lo demuestra el caso del padre Cadavid, no prueba la inocencia de un sacerdote, sino la inoperancia del sistema judicial colombiano para investigar a presuntos religiosos pederastas, quienes, apelando al Concordato de 1973 y a la fidelidad de sus feligreses, evaden la justicia penal y siguen ejerciendo su ministerio con la venia de sus superiores.

Siguiendo el ejemplo de los obispos chilenos, ¿renunciará el arzobispo de Medellín, tras encubrir y proteger al sacerdote pederasta Roberto Cadavid?

JUAN PABLO BARRIENTOS
Especial para EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/vida/religion/la-recomendacion-a-un-sacerdote-pederasta-que-enreda-al-arzobispo-de-medellin-230596

El arzobispo dice que no estaba seguro si los sacerdotes violando a los niños eran un crimen 10 DE JUNIO DE 2014 POR MICHAEL STONE


Despreciable y repugnante: en una muestra increíble de cobardía moral y engaño, el jefe de la Arquidiócesis de St. Louis dijo bajo juramento que no estaba seguro de si sabía si era ilegal que los sacerdotes tengan relaciones sexuales con niños.

Después de admitir que protegía a los sacerdotes pedófilos del enjuiciamiento, el arzobispo de San Luis, Robert Carlson, declaró que no estaba seguro de saber si era ilegal que los sacerdotes tuvieran relaciones sexuales con niños cuando fue canciller de la archidiócesis de las Ciudades Gemelas en la década de 1980, de acuerdo con una transcripción de la corte .

El arzobispo Carlson también dijo bajo juramento que no podía recordar cómo manejó las acusaciones de abuso contra un sacerdote de Minnesota hace años. Pero Carlson admitió que nunca fue a las autoridades después de descubrir a un sacerdote involucrado en una conducta sexual criminal con un menor.

Carlson fue depuesto el mes pasado en un caso contra la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis, donde Carlson investigó denuncias de abuso desde 1979 hasta 1994.

Durante la declaración del mes pasado, el abogado Jeff Anderson le preguntó a Carlson si sabía que era un delito que un adulto tuviera relaciones sexuales con un niño.

“No estoy seguro de si sabía que era un crimen o no”, respondió Carlson . “Entiendo hoy que es un crimen”.

Anderson continuó preguntando a Carlson si sabía, en 1984, cuando era obispo auxiliar en la Arquidiócesis de St. Paul y Minneapolis, que era delito que un sacerdote tuviera relaciones sexuales con un niño.

“No estoy seguro de si lo hice o no”, dijo Carlson .

Los documentos muestran que Carlson hizo una elección consciente para proteger a los delincuentes sexuales acusados ​​y ocultar crímenes. Anderson dice que Carlson usa las palabras “No me acuerdo” 193 veces bajo juramento cuando se le preguntó sobre su conocimiento de casos de abuso sexual infantil en la iglesia.

Carlson dejó Minnesota en 1994 y se desempeñó como obispo en Sioux Falls, Dakota del Sur y Saginaw, Michigan, antes de convertirse en arzobispo de San Luis en 2009.

En respuesta a las preguntas del lunes, la Arquidiócesis de St. Louis emitió una declaración que decía que “si bien no era capaz de recordar su conocimiento de la ley exactamente como lo era hace muchas décadas, el Arzobispo dejó claro que sabe que el abuso sexual infantil es un delito hoy “. La declaración también dijo que la” postura moral de Carlson sobre el pecado de la pedofilia “es” que es una ofensa muy atroz “.

La afirmación del Arzobispo de que él no sabía que era un crimen que un sacerdote violara a un niño es increíble. El hecho de que la iglesia católica continúe apoyando a este monstruo moral es predecible.

Este triste episodio es otro recordatorio del fracaso de la Iglesia Católica para proteger a los niños. La corrupción moral de la Iglesia Católica está ahora bien documentada. La marca católica está para siempre empañada, reducida a un símbolo de corrupción moral y decadencia, símbolo de inhumanidad, símbolo de niños rotos y muertos .

El arzobispo de San Luis, Robert Carlson (Imagen a través de Screen Grab)
El arzobispo de San Luis, Robert Carlson (Imagen a través de Screen Grab)

http://www.patheos.com/blogs/progressivesecularhumanist/2014/06/archbishop-says-he-was-unsure-if-priests-raping-children-was-a-crime/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: