Justin Trudeau y el lodo de las mineras canadienses en América Latina


Trudeau ha levantado esperanzas tan grandes que resulta difícil comprender su mutismo ante uno de los temas más importantes para los latinoamericanos: el reprobable proceder de varias mineras en la región.CreditChris Wattie/Reuters.

Canadá está de regreso”, ha dicho Justin Trudeau —carismático y bilingüe— en reuniones internacionales, como para mostrar la impronta que quiere darle a la política exterior canadiense respecto de la de su predecesor, Stephen Harper. El primer ministro de Canadá ha empleado en sus discursos términos muy precisos: justicia, cuidado medioambiental, democracia, derechos humanos. Incluso se atrevió a evocar alguno de ellos en su visita oficial a China hace algunas semanas, pero los chinos no lo aplaudieron por eso, sino por sus sonrisas y propuestas de negocios.

Trudeau ya ha dado algunos pasos. Acogió a miles de refugiados sirios, incluyó a Canadá en la lucha contra el cambio climático y ofreció tropas para los cascos azules. América Latina comienza también a sentir los efectos de este viraje diplomático. A partir de diciembre, los mexicanos ya no tendrán que tramitar visa para viajar a Canadá. Además, el gobierno canadiense anunció hace unos días un paquete de ayuda a Colombia —en el marco de la firma de los acuerdos de paz— para auxiliar a los desplazados y apoyar en la reforma de los cuerpos policiales. Aunque se desconoce qué pasará con esta ayuda a raíz del triunfo del No en el plebiscito.

La Trudeaumanía avanza en el mundo entre ciertas acciones, un estilo fresco y palabras de terciopelo, pero puede que esté apuntando demasiado lejos al prometer a mansalva. Trudeau ha levantado esperanzas tan grandes que resulta difícil comprender su mutismo ante uno de los temas más importantes para los latinoamericanos; el mismo que ha provocado que la imagen de Canadá porte gruesas capas de lodo: el reprobable proceder de varias mineras en la región, sobre todo desde que Harper promovió con tesón la presencia canadiense en el sector extractivo fuera de sus fronteras. En los últimos años, entre 50% y 70% de la actividad minera en América Latina ha estado a cargo de compañías de Canadá.

Trabajos periodísticos e informes como el del Consejo de Asuntos Hemisféricos y el del Grupo de Trabajo sobre Minería y Derechos Humanos en América Latina han mostrado que empresas canadienses dañan el medioambiente, fuerzan desplazamientos de personas, ignoran la voz de comunidades autóctonas, intentan influir en el diseño de leyes nacionales y apoyan la criminalización de la protesta social, entre otros puntos.

Indígenas guatemaltecas acusan a Hudbay Mineral Inc. de estar detrás de un desalojo de las tierras donde habitaban. Las mujeres sufrieron agresiones sexuales y sus hogares fueron quemados durante el operativo. En Zacatecas, México, grupos responsabilizan a la compañía Goldcorp de contaminar los mantos freáticos y de afectar la vida silvestre por sus actividades en la mina Peñasquito. Además de Guatemala y México, la situación es preocupante en países como Perú, Chile, Argentina, Panamá y Honduras. El tema ha sido expuesto ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Asimismo, un informe de la ONU sobre Canadá y los derechos humanospublicado en julio de 2015 incluía la inquietud por los abusos de mineras canadienses en el extranjero.

La llegada de Justin Trudeau al cargo de primer ministro ha oscilado entre la esperanza y el pesimismo para poner freno a estas prácticas. Hay que recordar sus mítines en campaña afirmando que sería la antítesis de Harper en política exterior. Un signo positivo es que, cuando era diputado, Trudeau votó a favor de una propuesta de ley presentada ante el parlamento por su colega liberal John McKay en 2010. La propuesta C-300 buscaba imponer sanciones a compañías extractivas canadienses envueltas en actividades ilegales fuera del país. El proyecto finalmente fue derrotado por los votos conservadores. Sin embargo, los liberales no han retomado el tema desde que están en el poder. ¿Acaso preparan una dulce sorpresa o simplemente desean preservar el statu quo?

En abril de este año, Trudeau recibió una carta donde más de 180 organizaciones no gubernamentales de América Latina y de otras latitudes, le piden realizar reformas que regulen seriamente la actividad de las mineras canadienses en el exterior. Harper creó en 2009 la Oficina del consejero en responsabilidad social de las empresas de la industria extractiva, aunque dicho órgano se enfoca en dar consejos técnicos y en favorecer el diálogo entre partes en conflicto. Los liberales catalogaron la iniciativa como insuficiente cuando se encontraban en la oposición, pero ahora que son gobierno siguen contando con ella. Y, hasta el momento, no ha existido respuesta oficial a la misiva que recibió Trudeau.

No hay que tener el cerebro de Kasparov para comprender que la culpa va más allá de las compañías canadienses. Es conocida la larga lista de problemas en América Latina que contribuyen a esta situación: deficiencias en los sistemas de justicia, facilidad para torcer leyes a cambio de sobres llenos de dólares, deseos de crear fuentes de empleo pese a los altos costos sociales, económicos y medioambientales, entre otros. No obstante, el gobierno de Canadá debe también asumir sus responsabilidades. Los informes subrayan que las autoridades canadienses han apoyado con vigor a las compañías mineras en el exterior sin contar necesariamente con la información que asegure su respeto por los derechos humanos y el medioambiente. Además, el discurso oficial grita a los cuatro vientos que las cosas están cambiando, que ha salido el sol luego de tantos años nublados.

Transitar hacia una diplomacia que tome en cuenta las múltiples preocupaciones globales señaladas por Trudeau no es tarea sencilla, sobre todo cuando ello exige tocar puntos neurálgicos de la economía canadiense. De acuerdo con la Asociación Minera de Canadá, esta industria contribuyó con el 3.5% del PIB del país en 2014 y el 66% de los activos mineros canadienses están ubicados en el exterior. Justin Trudeau no es el primer político que debe hacer frente a dilemas de esta naturaleza, aunque se recuerdan pocos ejemplos de líderes empuñando tantas banderas al mismo tiempo. Ya se sabe: la coherencia entre hechos y palabras es prueba de gran estatura política. Trudeau haría bien en adherirse sin excepciones a los principios que figuran en su visión internacional.

Los distintos informes incluyen recomendaciones para combatir el problema, destacando la creación de un organismo canadiense de monitoreo con verdaderas atribuciones, la posibilidad de presentar demandas por parte de individuos o grupos afectados en el exterior ante instancias legales de Canadá, y el cese de toda ayuda gubernamental a empresas involucradas en violaciones a los derechos humanos. Acciones de este tipo contribuirían significativamente a reducir el impacto negativo de la minería canadiense fuera de sus fronteras. Trudeau defendería la justicia, el cuidado medioambiental, la democracia y los derechos humanos al intervenir en el tema. Tiene la oportunidad de matar varios pájaros de un tiro y de obtener el reconocimiento permanente de millones de personas que han tomado muy en serio su compromiso global. De otro modo, la decepción sería colosal.

TABERNA INTERNACIONALISTA VASCA DE BUENOS AIRES: Actividad solidaria con l@s pres@s polític@s vascos


CONTAREMOS CON  LA PARTICIPACIÓN ESPECIAL 
DE LA TROVADORA NEUQUINA NOELIA PUCCI  
(Canto solidario a la gorra)
Resultado de imagen para NOELIA PUCCI
ESCUCHE SU TEMA “MAPU”
https://www.youtube.com/watch?v=5CNP9NP5Uj8

Zygmunt Bauman: “Las redes sociales son una trampa”


Es la voz del ‘precariado’. El sociólogo denuncia la desigualdad y la caída de la clase media. Y avisa a los indignados de que su experimento puede tener corta vida

Ver video en: http://elpais.com/tag/zygmunt_bauman/a

Ricardo de Querol

Acaba de cumplir 90 años y de enlazar dos vuelos para llegar desde Inglaterra al debate en que participa en Burgos. Está cansado, lo admite nada más empezar la entrevista, pero se expresa con tanta calma como claridad. Se extiende en cada explicación porque detesta dar respuestas simples a cuestiones complejas. Desde que planteó, en 1999, su idea de la “modernidad líquida” —una etapa en la cual todo lo que era sólido se ha licuado, en la cual “nuestros acuerdos son temporales, pasajeros, válidos solo hasta nuevo aviso”—, Zygmunt Bauman es una figura de referencia de la sociología. Su denuncia de la desigualdad creciente, su análisis del descrédito de la política o su visión nada idealista de lo que ha traído la revolución digital lo han convertido también en un faro para el movimiento global de los indignados, a pesar de que no duda en señalarles las debilidades.

Este polaco (Poznan, 1925) era niño cuando su familia, judía, escapó del nazismo a la URSS, y en 1968 tuvo que abandonar su propio país, desposeído de su puesto de profesor y expulsado del Partido Comunista en una purga marcada por el antisemitismo tras la guerra árabe-israelí. Renunció a su nacionalidad, emigró a Tel Aviv y se instaló después en la Universidad de Leeds, que ha acogido la mayor parte de su carrera. Su obra, que arranca en los años sesenta, ha sido reconocida con premios como el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2010, junto a su colega Alain Touraine.

Se le considera un pesimista. Su diagnóstico de la realidad en sus últimos libros es sumamente crítico. En ¿La riqueza de unos pocos nos beneficia a todos? (2014) explica el alto precio que se paga hoy por el neoliberalismo triunfal de los ochenta y la “treintena opulenta” que siguió. Su conclusión: que la promesa de que la riqueza de los de arriba se filtraría a los de abajo ha resultado una gran mentira. En Ceguera moral (2015), escrito junto a Leonidas Donskis, alerta de la pérdida del sentido de comunidad en un mundo individualista. En su nuevo ensayo vuelve a las cuatro manos, en diálogo con el sociólogo italiano Carlo Bordoni. Se llama Estado de crisis y trata de arrojar luz sobre un momento histórico de gran incertidumbre. Paidós lo publica en España el día 12.

Bauman vuelve a su hotel junto al filósofo español Javier Gomá, con quien ha debatido en el marco del Foro de la Cultura, un ciclo que celebrará su segunda edición en noviembre y trata de convocar en Burgos a los grandes pensadores mundiales. Él es uno de ellos.

PREGUNTA. Usted ve la desigualdad como una “metástasis”. ¿Está en peligro la democracia?

“Ha sido una catástrofe arrastrar la clase media al precariado. El conflicto ya no es entre clases, sino de cada uno con la sociedad”

RESPUESTA. Lo que está pasando ahora, lo que podemos llamar la crisis de la democracia, es el colapso de la confianza. La creencia de que los líderes no solo son corruptos o estúpidos, sino que son incapaces. Para actuar se necesita poder: ser capaz de hacer cosas; y se necesita política: la habilidad de decidir qué cosas tienen que hacerse. La cuestión es que ese matrimonio entre poder y política en manos del Estado-nación se ha terminado. El poder se ha globalizado pero las políticas son tan locales como antes. La política tiene las manos cortadas. La gente ya no cree en el sistema democrático porque no cumple sus promesas. Es lo que está poniendo de manifiesto, por ejemplo, la crisis de la migración. El fenómeno es global, pero actuamos en términos parroquianos. Las instituciones democráticas no fueron diseñadas para manejar situaciones de interdependencia. La crisis contemporánea de la democracia es una crisis de las instituciones democráticas.

  1. El péndulo que describe entre libertad y seguridad ¿hacia qué lado está oscilando?
  2. Son dos valores tremendamente difíciles de conciliar. Si tienes más seguridad tienes que renunciar a cierta libertad, si quieres más libertad tienes que renunciar a seguridad. Ese dilema va a continuar para siempre. Hace 40 años creímos que había triunfado la libertad y estábamos en una orgía consumista. Todo parecía posible mediante el crédito: que quieres una casa, un coche… ya lo pagarás después. Ha sido un despertar muy amargo el de 2008, cuando se acabó el crédito fácil. La catástrofe que vino, el colapso social, fue para la clase media, que fue arrastrada rápidamente a lo que llamamos precariado. La categoría de los que viven en una precariedad continuada: no saber si su empresa se va a fusionar o la va a comprar otra y se van a ir al paro, no saber si lo que ha costado tanto esfuerzo les pertenece… El conflicto, el antagonismo, ya no es entre clases, sino el de cada persona con la sociedad. No es solo una falta de seguridad, también es una falta de libertad.
  3. Afirma que la idea del progreso es un mito. Porque en el pasado la gente confiaba en que el futuro sería mejor y ya no.
  4. Estamos en un estado de interregno, entre una etapa en que teníamos certezas y otra en que la vieja forma de actuar ya no funciona. No sabemos qué va a reemplazar esto. Las certezas han sido abolidas. No soy capaz de hacer de profeta. Estamos experimentando con nuevas formas de hacer cosas. España ha sido un ejemplo en aquella famosa iniciativa de mayo (el 15-M), en que esa gente tomó las plazas, discutiendo, tratando de sustituir los procedimientos parlamentarios por algún tipo de democracia directa. Eso probó tener una corta vida. Las políticas de austeridad van a continuar, no las podían parar, pero pueden ser relativamente efectivos en introducir nuevas formas de hacer las cosas.
  5. Usted sostiene que el movimiento de los indignados “sabe cómo despejar el terreno pero no cómo construir algo sólido”.
  6. La gente suspendió sus diferencias por un tiempo en la plaza por un propósito común. Si el propósito es negativo, enfadarse con alguien, hay más altas posibilidades de éxito. En cierto sentido pudo ser una explosión de solidaridad, pero las explosiones son muy potentes y muy breves.
  7. Y lamenta que, por su naturaleza “arco iris”, no cabe un liderazgo sólido.
  8. Los líderes son tipos duros, que tienen ideas e ideologías, y la visibilidad y la ilusión de unidad desaparecería. Precisamente porque no tienen líderes el movimiento puede sobrevivir. Pero precisamente porque no tienen líderes no pueden convertir su unidad en una acción práctica.

“El 15-M, en cierto sentido, pudo ser una explosión de solidaridad, pero las explosiones son potentes y breves”

  1. En España las consecuencias del 15-M sí han llegado a la política. Han emergido con fuerza nuevos partidos.
  2. El cambio de un partido por otro partido no va a resolver el problema. El problema hoy no es que los partidos sean los equivocados, sino que no controlan los instrumentos. Los problemas de los españoles no están confinados al territorio español, sino al globo. La presunción de que se puede resolver la situación desde dentro es errónea.
  3. Usted analiza la crisis del Estado-nación. ¿Qué opina de las aspiraciones independentistas de Cataluña?
  4. Pienso que seguimos en los principios de Versalles, cuando se estableció el derecho de cada nación a la autodeterminación. Pero eso hoy es una ficción porque no existen territorios homogéneos. Hoy toda sociedad es una colección de diásporas. La gente se une a una sociedad a la que es leal, y paga impuestos, pero al mismo tiempo no quieren rendir su identidad. La conexión entre lo local y la identidad se ha roto. La situación en Cataluña, como en Escocia o Lombardía, es una contradicción entre la identidad tribal y la ciudadanía de un país. Ellos son europeos, pero no quieren ir a Bruselas vía Madrid, sino desde Barcelona. La misma lógica está emergiendo en casi  todos los países. Seguimos en los principios establecidos al final de la Primera Guerra Mundial, pero ha habido muchos cambios en el mundo.
  5. Las redes sociales han cambiado la forma en que la gente protesta, o la exigencia de transparencia. Usted es escéptico sobre ese “activismo de sofá” y subraya que Internet también nos adormece con entretenimiento barato. En vez de un instrumento revolucionario como las ven algunos, ¿las redes son el nuevo opio del pueblo?

MÁS INFORMACIÓN

 

  1. La cuestión de la identidad ha sido transformada de algo que viene dado a una tarea: tú tienes que crear tu propia comunidad. Pero no se crea una comunidad, la tienes o no; lo que las redes sociales pueden crear es un sustituto. La diferencia entre la comunidad y la red es que tú perteneces a la comunidad pero la red te pertenece a ti. Puedes añadir amigos y puedes borrarlos, controlas a la gente con la que te relacionadas. La gente se siente un poco mejor porque la soledad es la gran amenaza en estos tiempos de individualización. Pero en las redes es tan fácil añadir amigos o borrarlos que no necesitas habilidades sociales. Estas las desarrollas cuando estás en la calle, o vas a tu centro de trabajo, y te encuentras con gente con la que tienes que tener una interacción razonable. Ahí tienes que enfrentarte a las dificultades, involucrarte en un diálogo. El papa Francisco, que es un gran hombre, al ser elegido dio su primera entrevista a Eugenio Scalfari, un periodista italiano que es un autoproclamado ateísta. Fue una señal: el diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú. Las redes sociales no enseñan a dialogar porque es tan fácil evitar la controversia… Mucha gente usa las redes sociales no para unir, no para ampliar sus horizontes, sino al contrario, para encerrarse en lo que llamo zonas de confort, donde el único sonido que oyen es el eco de su voz, donde lo único que ven son los reflejos de su propia cara. Las redes son muy útiles, dan servicios muy placenteros, pero son una trampa.

Estado de crisis. Zygmunt Bauman y Carlo Bordoni. Traducción de Albino Santos Mosquera. Paidós. Barcelona, 2016. 157 págs.

Tomado de: http://elpais.com/tag/zygmunt_bauman/a

ALEMANIA: El perfil. Angela Merkel: la matriarca austera de Europa-


21-11-2016-

http://www.elmundo

RAÚL ARIAS

Abrazó la política de casualidad su padrino fue Helmut Kohl. Arrebató a su mentor el liderazgo de la CDU y se convirtió en la ‘madre de la nación’

21/11/2016 Merkel fue el 28 de febrero pasado al plató de televisión de Anne Will moderadora del programa político estrella de la noche del domingo en Alemania tras meses de lucha contra la tempestad social administrativa y política que levantó en el país su decisión de abrir las fronteras a los refugiados. Llegó herida de muerte en las encuestas con los barones de su partido en pie de guerra rumores de dimisión y los socios europeos revueltos. Los halcones del flanco este sobrevolaban como aves de rapiña la crisis para cobrarse viejas facturas.

– Señora canciller ¿es usted la adecuada para manejar esta crisis? preguntó Will.

– Creo que sí -respondió la canciller a secas.

– ¿Qué tiene que pasar aún para que usted reaccione?

– Cada uno tiene su forma de reaccionar y a veces puede ser con silencio replicó Merkel.

El silencio como estrategia de supervivencia. Una herencia de la República Democrática Alemana RDA que aún se manifiesta entre quienes como Merkel crecieron con el ‘Gran Hermano’ comunista. Lo dice Joachim Maaz neurólogo en la RDA y autor de un libro sobre las consecuencias de la represión en la ‘psiquis’ de los germano orientales.

Merkel ha contado que su familia vivía bajo vigilancia “Se nos observaba porque mi padre era vicario y las iglesias eran puntos de referencia y encuentro de mucha gente. Por eso mi madre nos repetía a mis hermanos y a mí que ante la duda debíamos tener más cuidado que otros niños para no ser atacados lo que a veces me sucedió”.

Al neurólogo le basta para explicar el origen de la coraza que Merkel ha construido a su alrededor. Nadie sabe exactamente lo que siente o qué pasa por su cabeza. Siempre está a la defensiva. No se deja delatar por la mímica y tampoco expresa estados de ánimo en su vestimenta siempre la misma. Nada de faldas en el mundo de machos Alfas en el que se mueve un color llamativo unos accesorios una coquetería. Ni siquiera lleva bolso irrenunciable hasta para la primera dama de hierro del continente Margaret Thatcher.

Merkel rehuye como mujer los aderezos o los guarda para la intimidad con su segundo marido un químico discreto apodado “el fantasma de la ópera” porque sólo se le ve cuando va con su mujer al teatro. Él suele hacer la compra ella cocina cuando puede y casi nunca hablan de política “Necesito desconectar” dice la canciller que recupera fuerzas “durmiendo todo lo que puedo” o trabajando en el jardín de la casa donde creció adonde se escapa todo los fines de semana que puede. Y sin niños porque “no vinieron” pero a veces con amigos. Cuentan que es “tremendamente divertida”.

La austeridad

Como gobernante tampoco recurre al maquillaje. Es austera no despliega narcisismo en el ejercicio de poder aunque lleva anclada en el mismo tres legislaturas. Merkel tiene un estilo propio. El historiador Ulrich Beck le llama ‘Merkiavellismus’ una reacción química que le hace ser vista por los alemanes del Oeste como una mujer del Este y por los del Este como un producto del Oeste.

Llevado al terreno de la política internacional explica la importancia que otorga a las relaciones con EEUU país de las libertades con el que soñaba en su juventud y con cuyos presidentes siempre ha logrado acomodarse. Aún no siendo belicosa apoyó a George Bush en la guerra contra Irak en 2003 y pese a practicar con el ejemplo de respeto a la privacidad trató el escándalo que supuso descubrir quelos servicios secretos estadounidenses NSA le espiaban hasta su teléfono con un tibio mensaje a Obama “Eso no está bien entre amigos. La Guerra Fría ha terminado”.

Merkel tiende a dejar que los temas controvertidos se desinflen aunque no teme el enfrentamiento y tiene una habilidad infinita en lidiar con temas y personalidades difíciles y ahí está entre otros el presidente ruso Vladimir Putinpara corroborarlo.

Y es que cuando se trata de Rusia y pese al deterioro de sus relaciones con Putin Merkel juega con la ventaja de ningún otro líder europeo. Añade al hecho de gobernar la primera economía de la UE sus dotes de negociación su control de los tiempos su conocimiento del país cultura e idioma obligatorio en las escuelas de la RDA y para Merkel que fue brillante como estudiante en todo un mero pasatiempo.

Cuenta su viejo profesor de Matemáticas Hans-Ulrich Beeskov que su muy aventajada alumna jugaba a memorizar vocablos rusos mientras esperaba el autobús para no aburrirse. Luego estudiaría Física y no porque le gustara sino para “lograr algo que no le resultara fácil desde el principio”.

Primeros pasos en política

Merkel abrazó la política con el Muro de Berlín ya en ruinas y más por casualidad que como parte de un plan magistral. Fue portavoz de prensa de Wolfgang Schnur abogado de la RDA y cofundador de Apertura Democrática plataforma de disidentes y defensores de las libertades que logró recabar el apoyo de la Unión Cristianodemócrata CDU dirigida entonces por Helmut Kohl desde Bonn. Luego se supo que Schnur en quien Merkel tenía confianza absoluta por sus vínculos con la Iglesia protestante y por ser hija de vicario había sido miembro de policía secreta la Stasi y siempre fue ateísta.

Kohl ayudó a la “chica” del Este a superar su primera decepción en política nombrándola ministra de Medio Ambiente. En el año 2000 cuando la CDU se enfrentó a un escándalo de financiación irregular la “chica” se rebeló y arrebató a su mentor la secretaría general con el apoyo de su actual ministro de Finanzas Wolfgang Schäuble. Ella dice que cuando le propusieron dar un paso al frente se lo pensó porque no se veía “muy conservadora”.

Decía la verdad pues otro rasgo del ‘Merkiavellismus’ es su amplio espectro. Como líder de la CDU Merkel defiende postulados conservadores pero no duda en dar tajadas a la izquierda. Ha robado programa a Los Verdes procediendo al abandono de la energía nuclear y dado bocados de consideración al de los socialdemócratas del SPD.

La ‘chica de Kohl’ se ha convertido en “madre de la nación” y ante los desafíos que abre el populismo en Europa y al otro lado del Atlántico en el “último baluarte de valores occidentales” según el presidente Obama. La matriarca se lo toma en serio.

Haz clic aquí para Responder, Responder a todos o Reenviar.
9.78 GB (65%) de 15 GB utilizados
Última actividad de la cuenta: Hace 17 minutos.

Detalles

VENEZUELA: Elizabeth Fuentes – Para el gobierno robar por hambre es peor que traficar cocaína


 

Por Elizabeth Fuentes @fuenteseliz.- 

 

Cuando Eduardo Yohandry Ollarves  se roba cinco auyamas Leonardo José Cubillan Chourio hurta una mano de plátanos verdes o tres individuos se apropian de diez ocumos chinos deben ser ridiculizados  públicamente porque están incurriendo  en   “robo continuado de rubro agrícola” como lo define nuestra gloriosa Guardia Nacional Bolivariana a través de su Twitter. Pero cuando se trata de una bicicleta vieja custodiada celosamente  por armas largas y sendos soldados con cara de pocos amigos entonces el hecho pasa a mayores porque es “hurto de material estratégico”.  Aunque existe una tercera foto donde también aparece  un peligroso delincuente esta vez  con el rostro cubierto por un pasamontañas posando frente a ¿medio kilo? de queso blanco mientras uno de los gloriosos soldados de nuestra gloriosa Guardia Nacional apunta hacia el paquetico prueba fehaciente del delito cometido cuya definición por cierto  aún no está del todo clara ¿Robo de rubro terminado de rubro pecuario de relleno para cuatro arepas?

Afortunadamente ya los ladrones están a la orden de la Fiscalía y los venezolanos podemos dormir tranquilo debido a esta éxitosa estrategia de la GN al impedir que los ladrones de comida barata nos quiten el sueño. Ladrones muy jóvenes todos nacidos y educados en revolución maltratados públicamente a través de una humillación mayúscula que los muestra con sus caras tristes sus camisas rotas sandalias de goma todos con cara de muertos de hambre tan muertos de hambre que uno de ellos fue capaz con aquella delgadez de cargar con seis auyamas y otro corrió con un racimo enorme de plátanos verdes encima seguramente rumbo a la cocina de su casa huyendo como podían de aquellos soldados malencarados.De esta tristeza no se ocupa Ultimas Noticias ni algunos de los medios estatales o comprados por dinero chavista. Aunque quizá para cumplir con el particular código de ética de Eleazar Díaz Rangel y los “nuevos” dueños de UN han decidido que ni publican que los sobrinos de Maduro y Cilia Flores han sido declarados culpables de narcotráfico ni tampoco publican que la GN metió presos a cuatro infelices porque se robaron unas auyamas unos plátanos o un kilo de queso.

Pero ocurre que en esas dos imágenes  los sobrinos en la Corte de New York los muertos de hambre detenidos se define lo que es Venezuela hoy día. En una están los grandes apellidos que trafican con drogas y lavan dólares y sobornan en PDVSA armados de abogados pagados con los millones habidos gracias a sus altas conexiones con el poder y en la otra vemos a un pueblo humillado por las armas sometidos a su justicia privada sin derecho a defensa ni a la más mínima dignidad.Un pueblo muerto de hambre frente a un puño de bandidos. Eso también somos.

¿Cómo se siente al ser de color marrón y latina en EE.UU. de Trump?


  • Una niña participa en una protesta pidiendo a las empresas a romper sus relaciones con el republicano candidato a la presidencia de EEUU, Donald Trump.
    Una niña participa en una protesta pidiendo a las empresas a romper sus relaciones con el republicano candidato a la presidencia de EEUU, Donald Trump. | Foto: Reuters
Publicado el 18 de noviembre de el año 2016
“Me siento triste porque todo a su alrededor se siente frágil e inestable, y no tengo respuestas, ninguna fuerza en este momento.”

Me he estado sintiendo un montón de maneras últimamente. No he sido capaz de precisar concretamente mis sentimientos hacia abajo. No me siento una sola cosa, siento todo y me encuentro con ganas de agarrarse de algo, sentirse conectado a tierra. Se siente como si hubiera perdido un gran sentido de lo que soy y lo que mis contribuciones a este mundo son … También me siento tan solo. Escribo todo esto en la esperanza de encontrar la sensación de comunidad, porque esto solo es sofocante y sentir esta esperanza no es saludable.

OPINIÓN:
¿Por qué Trump Won – Y ¿Qué sigue

Me siento enojada. Estoy enojada que Donald Trump es el presidente electo del país que se ha hecho la única opción viable para una gran cantidad de refugiados a huir, irónicamente, debido a las intervenciones de Estados Unidos en nuestros países. Estoy enojada de que no se me permite estar enojada en los espacios públicos, especialmente en los espacios creados por lo que he dado en llamar “unidad-aliados” o “amor-únicos aliados.” Ha habido una oleada de acontecimientos alrededor de mi comunidad pidiendo para aquellos de nosotros que sienten miedo y enfadada por esta elección para dejar de sentirse enojada porque entonces “se convierten en ellos.” estoy enojada que todavía están manejando para vigilar las reacciones de las personas marginadas a algo de mierda. Estoy enojada que no puedo estar enfadado, ya que hace que algunas personas incómodo. Estoy tan enojada sigo llorando porque no sé que puedo contar con más.

Me siento ansiosa, mi personalidad entera gira en torno a la búsqueda de la justicia y la justicia de decisiones, y esto no se siente solo ni justo, y me siento como la gente sigue queriendo militantes a “seguir luchando que la buena lucha”, pero estoy agotada.

Me siento cansada y estoy listo para dormir y para escribir sobre flores y reír sin llorar. Estoy muy ansiosa de que mi piel se ha vuelto contra mí, y tengo una picazón en todo el cuerpo. Estoy muy ansiosa de que mi cerebro ha comenzado a enviar señales a mi cuerpo que estoy en peligro. No puedo sentir como esto en este momento, no tengo el tiempo para llorar y eso me hace más ansiosa.

Me siento triste. Yo sé que consecuencias reales se tuvieron pronto debido a los resultados de esta elección. Trump ama a la policía, que ama las tuberías, que ama a los inmigrantes culpan por la pérdida de puestos de trabajo, que odia a las mujeres, especialmente las mujeres con opiniones, Odia a los manifestantes; En especial le odia gente de color que él desea que él podía castigar como muchos de los derechos civiles manifestantes fueron castigados en los años 60 y 70.

OPINIÓN:
¿Por que una mujer latina puedo evitar de Halloween

Siento que no sé qué hacer, sino esperar hasta que toda la habitación está en llamas siente improductivo. Me siento triste porque se sigue diciendo que las cosas podrían ser diferentes, y algo dentro de lo más profundo de lo que soy me dice que no es cierto. Me siento triste porque aliados ponen en las patas, mientras mis amigos cercanos ponen más cerraduras en las puertas delanteras. Me siento triste porque todo a su alrededor se siente frágil e inestable, y no tengo respuestas, ninguna fuerza en este momento.

Me siento acorralada. Cuando se pone a alguien en una esquina que se muerden la espalda, pero eso es precisamente lo que Donald Trump ha hecho a mucha gente en este país. Siento como vivir en un estado rojo significa que no me he sentido seguro en mucho tiempo, pero también significa que ahora soy particularmente vulnerables. Siento que necesito una estrategia de salida, necesitamos algún tipo de ferrocarril subterráneo para nuestros amigos musulmanes y amigos indocumentados. Esta vez se siente miedo y la acción es todo lo que puedo pensar, pero yo soy congelado. Siento como si no pudiera moverse lo suficientemente rápido y no puedo recuperar mis fuerzas lo suficientemente rápido.

Me siento entumecida. Siento que todo a mi alrededor ha venido señalando a estos resultados en estas elecciones, y lo vi venir. reacción blanca, lo llaman, que es el resultado de esta elección fueron alimentadas por las tensiones raciales que surgen cuando la gente de la demanda del color que sean tratados como seres humanos.

No siento nada porque he visto la forma en que me tratan cuando entro espacios en Nashville, y me he acostumbrado a un cierto nivel de hostilidad. Por lo que esta nueva hostilidad Trump se siente como más de lo mismo cuando se vive en una ciudad que asegura continuamente que te hacen sentir como que no tienen cabida en sus espacios. Me siento preparado para el racismo porque ya he estado viviendo en el racismo.

Siento que todo lo que tengo son mis pensamientos y mi portátil, por lo que “estoy escribiendo, escritura, escritura, por mi vida.” – Pearl Cleage

Priscila Rodríguez Mojica es el fundadora  de rebeldes latinas.

 http://www.telesurtv.net/english/opinion/How-Does-It-Feel-to-Be-Brown-and-Latina-in-Trumps-USA-20161118-0018.html

ARGENTINA: ULTIMAS NOTICIAS RESUMEN LATINOAMERICANO…


18 NOVIEMBRE 2016
 
ARGENTINA: EL PUEBLO VOLVIÓ A SALIR A LA CALLE PARA CONDENAR EL AJUSTE NEOLIBERAL Y EXIGIR UNA LEY DE EMERGENCIA SOCIAL Y LABORAL

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: