Hasta 8 años de cárcel podrían pagar quienes dañen vehículos y bloqueen vías en protestas


Así lo anunció el fiscal general, Eduardo Montealegre, debido al paro camionero que afronta el país y el anuncio de cese de actividades de taxistas.

Por: Redacción Judicial

Hasta 8 años de cárcel podrían pagar quienes dañen vehículos y bloqueen vías en protestas

Foto: Archivo

La Fiscalía General de la Nación, el Ministerio de Transporte y la Policía Nacional adoptaron un plan de choque para garantizar la normalidad en el transporte a nivel nacional debido al paro camionero, iniciado el 24 de febrero, y el anuncio de cese de actividades de algunas agremiaciones de taxistas desde el próximo lunes.

El fiscal general, Eduardo Montealegre, anunció que serán judicializados inmediatamente quienes perturben el orden público, bloqueen vías e impidan la libre movilización. “Toda persona que cause daños a vehículos podrá ser sancionada con penas de 4 a 8 años. Así lo estipula el Código Penal”, señaló.

Serán activadas unidades de Policía encubiertos que detectarán e individualizarán a quienes instiguen bloqueos y promuevan alteraciones en el orden público, con ayuda del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía que podrán capturar a dichas personas.

Los vehículos que sean utilizados para obstruir vías serán retirados por más de 50 grúas dispuestas para esto y, la Fiscalía aplicará la figura del comiso con fines de extinción del dominio en los casos en que sirvan de instrumento para la comisión de delitos.

Además, el ICBF dispondrá en los 35 departamentos de unidades de infancia y adolescencia para los sitios en los cuales se usen o participen menores de edad.

La Fiscalía General recuerda que el Gobierno Nacional garantiza el derecho legítimo a la protesta social mientras no se recurra a hechos violentos que afecten los derechos de la ciudadanía en general.

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/hasta-8-anos-de-carcel-podrian-pagar-quienes-danen-vehi-articulo-549400

El 2016 que sea el año del encuentro


Por Daniela Saidman

Galeano escribió que la utopía sirve para caminar. Como un faro estrella que desde lo lejos marca el camino a seguir para no perderse, como una señal de que la tierra está próxima, que la casa espera en el horizonte que apenas se divisa tal vez porque una tormenta borra el paisaje. Así es la utopía, una especie de esperanza que nos convoca a mirar el porvenir con la certeza de que el tiempo que nos aguarda es mejor porque juntos lo haremos posible. Por eso este fin de año me abrazo más que nunca a ella, a la utopía, tal vez como el último rayo de un ocaso que cae tornasol sobre la tierra.

No hay duda de que estas fechas que sabemos convencionales y de hechura humana, tienen cierto sabor de vida vivida. Cuando el final de diciembre bordea la textura de un año nuevo, a muchos nos da por hacer balance del tiempo transcurrido, de lamentarnos por los abrazos que se perdieron, alegrarnos por los amigos que ganamos y mantuvimos, de nostalgias a quienes están lejos y de pedirle a dios, la vida, las estrellas o a nadie en particular, que el año que entra irremediable en los calendarios por estrenar sean para seguir viviendo si no felices, por lo menos con ratos de alegría compartida.

Este año que termina fue sin duda alguna de los más intensos. Sufrimos grandes derrotas en el optimismo, por eso más que nunca deseo y les deseo una utopía, una esperanza que compartir, un sueño por el cual seguir hermanados.

El mundo que conocemos está bastante más gris de lo que hubiéramos querido imaginar. Guerras, hambre, naufragios y contaminación, son desgracias que tienen el sello de nuestras civilizaciones. Dudo que podamos hacer mucho por remediar estas tragedias en un año, pero ojalá que por lo menos los meses que vienen nos toquen con la sensibilidad para conmovernos por quienes a través de las pantallas nos miran sin mirarnos. Con un poco de buena suerte a lo mejor nos demos cuenta que el dolor y el miedo de los niños sirios, afganos, palestinos, libios y nigerianos, es la tragedia y el miedo de nuestros niños, porque no hay humanidad posible sino asumimos el nosotros.

Así, abrazados a la utopía es posible que podamos andar un poco más este 2016 tomados de las manos, blandiendo la esperanza como la única vía para hacer del futuro el hogar de todos. Sino es juntos y juntas el mañana luce bastante desolado, por eso cuando este 31 de diciembre despidamos el 2015 pidamos que sea posible dejar atrás el terror que nos produce el reconocernos en el otro y tengamos la valentía de encontrarnos en las diferencias de quienes creemos ajenos, porque es inocultable la proximidad de nuestra sangre y nuestros sueños.

Que este año que inauguramos en Occidente, porque otros pueblos y otras culturas celebran el tiempo en otras fechas y de otras maneras, nos traigan las voces de todos los rincones de la tierra en único canto común, y que ese coro nos arrulle las noches y nos despierte cada día con la certeza del milagro de la vida. Y que para celebrar la existencia seamos capaces de hacer silencio para escuchar cómo el sol baña de colores la tarde para después alumbrar de estrellas la noche.

Que ese coro de voces negras, blancas, rojas y amarillas llene de poesía cada minuto, y ojalá sea obligatorio leer esos versos esparcidos en el viento.

Y que la ternura sea una marea que nos inunde para con ella hacer las banderas que deben ondear en los mástiles de cada escuela, y que al arrearla cada tarde se nos meta en los bolsillos para perfumar el abrazo al volver a casa.

Que los días que están por venir nos regalen el amor en todas sus formas, en el beso de los padres, en la caricia de los hermanos y en la piel y en el alma del cuerpo amado. Que el amor sea el único destino que nos desvele y que después, en el amanecer sepa a café recién colado.

Que traiga buenas lecturas y mundos que solo serían posibles en las hojas del mejor invento humano. Y que haya más y mejores libros, y menos dispositivos electrónicos que nos separan cada vez más.

El 2016 debe ser el año del encuentro. El año para sabernos juntos y tender puentes para cruzar o esperar a quienes están en el otro extremo. Y que ya no desesperen quienes se cansaron de esperar.

¿Para qué sirve la utopía? Pues para todo esto, para iluminar el futuro, para andar hacia adelante, en un abrazo infinito, que nos encuentra a los muchos que soñamos con un mundo mejor.

dsaidman@gmail.com

POR SI INTERESA: Certificado de Salvación


Esperamos sus comentarios. El Cielo esta en promoción.

c6b441_9e596ea7b3db47f9b8baf176349630c0

El Certificado de Salvación es una garantía que te ofrece la Iglesia del Final de los Tiempos, IFT, en la que nuestro Profeta Andrés de la Barra firma una constancia donde se establece que usted fue inscrito en el libro de la vida y que posee asegurada su salvación hasta finalizar la vigencia del Certificado. 

Escrito está que nuestro Señor Jesús volverá en cualquier momento, como ladrón en la noche. Solo nuestro Profeta Andrés de la Barra conoce la fecha exacta, pero por mandato de Dios, no nos la puede revelar. No obstante, sí nos ofrece la posibilidad de estar seguros de que si fallecemos dentro de los próximos dos años, iremos al cielo con Papá Dios.

El Certificado de Salvación es individual, instransferible y no heredable. 

Valor del Certificado: U$ 2,000.00

Vigencia del Certificado: 24 meses

Descuentos: 

3 Certificados -> 3% de dcto.

4 Certificados -> 4% de dcto.

5 Certificados o más -> 5% de dcto.

Nosotros

“El ELN podría convertirse en una piedra en el zapato”Joe Broderick


Joe Broderick, gran conocedor del ELN, hace un retrato descarnado de esa guerrilla y explica por qué será tan difícil alcanzar un acuerdo de paz con ella.

“Este es un momento poítico muy excepcional para la paz. Pero el ELN no entiende las coyunturas y lo ve como una trampita más de la burguesía para acabar la lucha popular” Foto: Daniel Reina Romero

Joe Broderick nunca quiso ser un experto en el ELN, pero desde hace 40 años, cuando se convirtió en el biógrafo del cura guerrillero Camilo Torres, se convirtió en una de las personas que más conoce ese grupo insurgente. Hace más de una década publicó también una biografía del cura Manuel Pérez, titulada El guerrillero invisible. Durante estas décadas ha seguido con gran agudeza el devenir de los elenos y es una de las voces más críticas al respecto, con conocimiento de causa. En esta entrevista expresa su escepticismo sobre un eventual proceso de paz con esa guerrilla.

SEMANA: Por solicitud del ELN el gobierno ordenó buscar los restos de Camilo Torres. ¿Qué importancia tiene este gesto?

JOE BRODERICK: El país tiene derecho a saber dónde están los restos de Camilo porque él fue un héroe nacional. Pero la verdad no lo creo fácil. Quien sabía dónde estaba su cuerpo era su hermano Fernando Torres, quien era un hombre reaccionario. Es por eso que el entonces coronel Álvaro Valencia Tovar le entregó los restos, para que no trascendieran.

SEMANA: ¿Por qué lo considera un héroe?

J.B.: Porque en su momento fue luminoso. Camilo se metió en política pero no se comportó como los políticos. Los políticos son cínicos y él era ingenuo. Eso lo llevó a tomar caminos errados, pero con mucha honestidad. Lo que lo hace un héroe es lo consecuente que era consigo mismo.

SEMANA: ¿No es paradójico que se llegue primero a un acuerdo de paz con las Farc que con el ELN?

J.B.: No. Las Farc siempre ha sido un grupo político militar. Han manejado la política de manera muy astuta. Hay que recordar cómo respondieron cuando por primera vez un presidente, Belisario Betancur, decidió darles un tratamiento político y no como un grupo de delincuentes. Cómo manejaron las armas y las urnas simultáneamente. Los del ELN rechazaron esa oferta porque ellos no tienen idea de la política. No entienden las coyunturas políticas. Para ellos todos los gobiernos son iguales: la burguesía de siempre con diferentes caras.

SEMANA: ¿En qué se diferencian los elenos de las Farc?

J.B.: En dos cosas. La primera es el origen. Las Farc son un movimiento raizal campesino que fue llevado a defenderse de los terratenientes godos y liberales, y que luego de los bombardeos se convierte en guerrilla. Eso les da una gran fuerza. Además estuvieron encabezados durante 40 años por alguien muy singular: Manuel Marulanda. Un hombre de gran inteligencia, conocedor del país y de las políticas del gobierno, y con una evidente habilidad para la guerra de guerrillas.

El ELN, en cambio, nació de un grupo de estudiantes pequeñoburgueses idealistas, muy entusiasmados –como lo estábamos todos en esa época– con la revolución cubana. Ellos hacen entrenamiento militar en Cuba y vienen como paracaidistas a buscar campesinos para convertirlos en su tropa. Y los campesinos, incluyendo a Gabino, son de alguna forma utilizados por ellos.

SEMANA: Pero hay quienes creen que el ELN es más político que las Farc…

J.B.: Yo creo honestamente que el ELN no tiene habilidad política ni militar. Hace poco leí una entrevista con Antonio García en El Espectador, un hombre del comando central que según entiendo domina sobre Gabino. Tú lees esa entrevista y no sacas nada. Que sí, que no, que tal vez. De otro lado, se llaman Ejército de Liberación Nacional pero yo sinceramente creo que no son ni Ejército ni de Liberación ni Nacional.

SEMANA: Explíquese…

J.B.: Hace como dos años dije en un programa de televisión que no creía en las conversaciones con el ELN porque no estoy seguro de que el comando central de esa organización tenga injerencia sobre sus bases. Siempre he tenido la impresión de que el ELN es una federación de frentes vagamente unidos por su adhesión a las tres letras, a la imagen de Camilo y a algunos símbolos. Pero no son una organización piramidal como las Farc. Cada uno de los frentes de las Farc tiene cierta autonomía y cometen barbaridades, pero a la hora del té hay una dirección que se impone sobre ellos.

SEMANA: ¿Y por qué dice que no tienen habilidad militar?

J.B.: Cuando hice mi libro El guerrillero invisible, sobre el cura Manuel Pérez, me contaron que en algún momento él decidió formar un ejército. Entonces crearon una compañía que tuvo una acción conjunta con las Farc, en un intento de tomarse un cuartel en el Bajo Cauca. La acción fue un fracaso y murieron muchos del grupo. A partir de eso, el padre Pérez decidió que no seguía con esa compañía porque no podía sacrificar vidas así. Entonces eso no es un ejército sino una vaga federación de gente armada.

SEMANA: Si no hacen la guerra ¿cuál es el fuerte del ELN?

J.B.: Se dedican a ejercer su concepto de política: adoctrinar, concientizar, despertar a la gente de las causas de su opresión. Una tarea de educación válida y supongo, que la hacen bien. Lo que no sé es para que tienen que hacerla con armas en la mano.

SEMANA: ¿Se puede considerar al ELN el heredero de Camilo Torres?

J.B.: Ellos hablan como si Camilo hubiese sido su fundador, pero eso no es cierto. Lo que sí es cierto es que están muy influenciados por el ethos cristiano que les dieron Camilo, el cura Pérez y muchos otros curas, monjas y seminaristas. Realmente el valor para ellos no es la capacidad de tener éxito político, sino los valores religiosos como la entrega, el sacrificio, la abnegación.

SEMANA: Eso hizo al ELN menos cruel que a las Farc…

J.B.: En cierta forma. Un eleno que conocí en La Habana me resumió todo en una frase: queremos hacer la guerra sin los vejámenes de la guerra. Ellos quieren hacer la guerra sin matar la gente, sin hacer daño. Eso resume su gran contradicción. Ni las Farc ni el Ejército dirían eso porque saben que la guerra es para vencer o morir.

SEMANA: ¿Cuál es la otra diferencia con las Farc?

J.B.: Las Farc no se fundaron con la idea de tomarse el poder sino de defenderse de los atropellos. El ELN, en cambio, quería tomarse el poder por las armas, como Fidel y el Che Guevara. Ahora se han cambiado los papeles. Las Farc llegaron a creer que podían tomarse el poder central de Colombia y Uribe le puso fin a ese sueño. Pero a nadie se le ocurre que el ELN quiera tomarse el poder.

SEMANA: ¿Entonces no cree que se pueda llegar a firmar un acuerdo con el ELN?

J.B.: Yo traté a los principales jefes del ELN cuando hice mi libro sobre Pérez. Lamentablemente no pude hablar con Gabino, que es el más sensato de ellos, por no decir el único. Los del ELN rechazaron mi libro porque tiene algunas críticas a su proceder y ellos no aceptan críticas. No aceptan el diálogo. En mi larga vida yo he tratado con mucha gente y nunca he visto gente menos dialogante que ellos. No son negociadores.

SEMANA: ¿Qué pasará con el ELN si las Farc firman este año un acuerdo de paz?

J.B.: Uno puede esconderse durante años en un monte y matar de vez en cuando a unos soldados, pero no vencer. Las Farc se dieron cuenta de eso. En un tiempo tuvo sentido que la guerrilla estuviera en el monte. Ya no. Porque como dijo una vez León Valencia, la guerra de ahora es para los dormidos. Con un chip que tienes en la bota te bombardean cuando estás dormido. Claro que hacen estorbo para el Estado y mucho daño. Se convertirán en una piedra en el zapato.

SEMANA: ¿Dejarán pasar este momento?

J.B.: Este es un momento político muy excepcional. Pero por esa actitud de no entender las coyunturas ellos lo ven como una trampita más de la burguesía para acabar con la lucha popular. De pronto hasta tienen razón…

SEMANA: ¿Entonces el diálogo con el ELN no va para ningún lado?

J.B.: Lo veo muy difícil. Las Farc entendieron que tenían que negociar con el Estado y en esa lógica si usted cede algo yo cedo algo. El ELN quiere hacer una conversación entre los que detentan el poder –sustentados por la oligarquía y el imperio– y el pueblo. Ese es un concepto muy jodido.

SEMANA: Pero sin el ELN la paz es incompleta.

J.B.: La paz es incompleta de todas maneras.

SEMANA: Y ¿qué consecuencias tendría que no haya paz con el ELN?

J.B.: Sería lamentable porque justificaría que el Ejército siguiera con su financiación para combatir a los insurrectos, en lugar de hacer lo que debe hacer, que es ir a las fronteras. El conflicto interno sigue de todos modos con las bacrim, los narcotraficantes y todos los causantes de la violencia. La paz no se va a conseguir en La Habana. Allá se está dando un buen paso, pero es mejor que la gente no hable tanto de paz. Porque la paz está muy lejos.

http://www.semana.com/nacion/articulo/joe-broderick-explica-por-que-el-eln-no-negociara-paz/457690-3

COLOMBIA: EL PUEBLO EMPIEZA A DESPERTAR Y A OPINAR.


-2:05

Robinson Antonio Manosalva Saldaña

POR FAVOR ESCUCHEN ESTE VIDEO Y COMPARTANLO ES MUY REFLEXIVO Y EL PUEBLO DEBE SABER QUE TODO ES DEL PUEBLO MAS DEL GOBIERNO

COLOMBIA: ESTO SI QUE SE LLAMA TENER PERMISO PARA…


Una menor de edad y una mujer embarazada, fueron golpeadas, amenazadas y secuestradas por policias en la plaza la mariposa de Bogota
ELESPECTADOR.COM

COLOMBIA: EL PODER DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN


Foto de Elkin Tellez.
Elkin Tellez en TODOS POR UN PRESIDENTE HONESTO Y HUMANO

LAS FAMILIAS DUEÑAS DE COLOMBIA, “LOS INTOCABLES”, SON DE LINAJES MASÓN , TIENEN VÍNCULOS DIRECTOS CON LA CUMBRE ILLUMINATI, TODOS LLEGADOS DEL MEDIO ORIENTE Y HAN EXPLOTADO A LOS COLOMBIANOS CON PRODUCTOS QUE POCO LE SIRVEN A SU BIENESTAR COMO LAS BEBIDAS EMBRIAGANTES OTRAS TOXICAS COMO LAS GASEOSAS, HAN EXPLOTADO TERRENOS CONCEDIDOS POR EL ESTADO PARA URBANIZARLOS , HAN MONTADO EL SISTEMA BANCARIO MAS COSTOSO DEL MUNDO Y CON SUS UTILIDADES HAN ADQUIRIDO LA MAYORÍA DE LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN PERMITIENDO CONSOLIDAR SUS MONOPOLIOS Y DIRECCIONAR APOYOS POLÍTICOS DE ACUERDO A SUS CONVENIENCIAS.
Estas familias intocables nunca son juzgadas, ni criticadas en la manera como usan sus empresas e industrias, para obtener ganancias de la población colombiana.
Aquí están los 3 grupos más poderosos, dueños de Colombia, que no les importa el desarrollo del país y del pueblo, sino la Plusvalía y el incremento de su capital, en detrimento de la forma de vida de todo el pueblo colombiano.
-El grupo de Luis Carlos Sarmiento Angulo: Según la revista Forbes (edición 2012) Es el hombre más rico de Sudamérica y el magnate más rico de Colombia y en el puesto 64 en el planeta, su fortuna se estima con un valor neto de $15.500 millones de dólares, es el presidente del holding Grupo Aval Acciones y Valores, S.A. del cual posee más del 90% de las acciones, también es dueño de la Organización Sarmiento Angulo. (Portafolio de Empresas: Bancos Colombianos: Banco AV Villas, Banco de Bogotá S.A., Banco de Occidente, Banco Popular, Fondo de Pensiones y Cesantías: Porvenir S.A. y Bancos en el exterior: En 2013 el medio estadounidense Bloomberg TV anunció que Sarmiento es el quinto banquero más rico del planeta, y figura en el puesto 44 de los más ricos del mundo, estimando su fortuna en un total de 17,000 millones de dólares.es dueño de EL TIEMPO ADN, CITY TV PORTAFOLIO entre varias otras.
-Grupo de Julio Mario Santodomingo: Fue el segundo hombre más rico de Colombia y el 108 del mundo según la revista Forbes (edición 2011), (Posición que hoy ocupa su hijo Alejandro Santodomingo), con un estimado de 8.500 millones de dólares estadounidenses, fue accionista principal del Grupo Empresarial Bavaria hoy 15,1% de SAB Miller y de Valórem, con la cual controla más de 100 compañías alrededor del mundo, entre otras Caracol Televisión y el periódico El Espectador y Cromos .
-El grupo de Carlos Ardila Lülle, siendo el 3er hombre más rico de Colombia. Fundador y promotor de la Organización Ardila Lülle, que conglomera grandes empresas Colombianas, entre ellas RCN Televisión, RCN Radio y, Postobon. También el en campo agroindustrial con varias empresas como el ingenio Incauca.
Su patrimonio para el 2013, es de 5,400 millones de dólares, convirtiéndolo en el tercer hombre

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: