Católicas a favor del aborto: una realidad en América Latina


Católicas a favor del aborto: una realidad en América Latina

HomeENTÉRATE

Movimientos de mujeres católicas que se pronuncian a favor del aborto son una realidad en América Latina. Aunque no se han visto exentos de crítica, reafirman sus convicciones apoyándose en el Código de Derecho Canónico, la carta que en la que se encuentran los derechos y deberes de quienes profesan el catolicismo.

Desde hace casi veinte años, Sandra Mazo lidera la iniciativa Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) en Colombia, que forma parte de una red latinoamericana que tiene presencia en doce países de la región, incluyendo México.

Tras dedicar la mayor parte de su vida a defender los derechos de las mujeres, Mazo creó una organización laica de mujeres católicas con un carácter feminista que no forma parte de la estructura eclesiástica:

Hacemos parte del movimiento social de mujeres y el énfasis que tenemos fundamentalmente es desde la teología feminista”Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

CDD Colombia@CDD_Colombia

Como católicas y feministas seguiremos manifestando nuestra indignación, por estos abusos que ya se conocían. Le exigimos a la Iglesia que junto con las autoridades civiles haga prevalecer la justicia a favor de las monjas víctimas. https://goo.gl/vL3Pma 510:27 – 18 feb. 2019Ver los otros Tweets de CDD ColombiaInformación y privacidad de Twitter Ads

De acuerdo con Mazo, el eje de CDD es la defensa de los derechos de las mujeres, en especial los sexuales y reproductivos, desde una perspectiva de derechos humanos y de laicidad del Estado, donde la Iglesia ha influido considerablemente:

Desde ese espacio de lo político y lo económico, la Iglesia ha tenido una incidencia muy fuerte para frenar los avances de los derechos de las mujeres, pero no los derechos en general, sino básicamente los derechos sexuales y reproductivos”

De acuerdo con Mazo, Colombia y América Latina son producto de la evangelización española, por lo que el catolicismo ha condicionado las relaciones sociales y, sobre todo, ha marcado el estereotipo y el paradigma de mujer que hay en las sociedades latinoamericanas.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Católicas México@CDDMexico

La #PAE no es un #métodoanticonceptivo de uso regular, es solo para una emergencia y tienes hasta 120 horas para usarla,entre más pronto la tomes es más efectiva. Si ya iniciaste tu vida sexual usa un anticonceptivo como el DIU o las pastillas,además de que tu pareja use #Condón2610:00 – 9 abr. 201925 personas están hablando de estoInformación y privacidad de Twitter Ads

El colectivo Católicas por el Derecho a Decidir es conocido principalmente por apoyar la despenalización del aborto; sin embargo, Sandra Mazo afirma que el grupo no promueve la interrupción del embarazo:

Lo que nosotras queremos es que el aborto no sea un delito, que las mujeres no tengan que ir a la cárcel, ni que tengan que ser sancionadas legal ni moralmente por abortar […] Una mujer que aborta, ya sea por riesgo a su salud, por violación, por su situación económica o por cualquier otra razón, tiene razones válidas porque la maternidad es un proyecto de vida, es un proyecto para siempre”

Tras analizar con detenimiento el Código de Derecho Canónico, la ley interna de la Iglesia católica, Claudia Mazo confirmó que el aborto es aceptado por la Iglesia, por lo que se ha dado a la tarea de comunicarlo a muchas mujeres que viven con miedo a traicionar sus principios religiosos.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

#SinRiesgo@sinriesgobo

💚

#EducArte: Obligar a las mujeres a parir es una forma de violencia basada en moralismos machistas.
#Lee el reportaje ganador de investigación periodística sobre Estado Laico:»Ni el útero abierto, ni la boca cerrada” – https://bit.ly/2DbJqYn 

.
.
.#DerechosSinRiesgo2020:57 – 11 abr. 2019Ver los otros Tweets de #SinRiesgoInformación y privacidad de Twitter Ads

Sin embargo, advirtió que esta información no es difundida con la finalidad de mantener la dinámica de sumisión y poder:

Esta información la encuentra el que esté interesado, pero la Iglesia nunca la difunde […] Si esto está en los propios textos de la Iglesia, ¿por qué nos lo esconden? Eso tiene un sentido de poder: ellos necesitan condenar el aborto y condenar las acciones de nosotras las mujeres, entonces quieren mantenernos en un ejercicio de culpabilidades eternas y de miedo”

Según el colectivo CDD, la despenalización del aborto representa un importante avance en el reconocimiento de los derechos reproductivos de las mujeres, cuya dimensión no solo es moral y política, sino que es un tema de salud pública, porque su práctica, en condiciones inseguras, clandestina e insalubres, provoca enfermedades e incluso la muerte.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Futurock.fm@futurockOk

Un estudio de la Universidad de Córdoba y Católicas por el Derecho a Decidir analizó cómo las mujeres religiosas viven la experiencia de abortar Hablamos con Cecilia Johnson, becaria postdoctoral del CONICET, que colaboró con CDD Córdoba #Segurola http://www.futurock.fm  2313:13 – 22 abr. 2019Ver los otros Tweets de Futurock.fmInformación y privacidad de Twitter Ads

De esta manera, el colectivo de católicas ha lanzado algunas consignas:

  • Las mujeres tienen derecho a decidir sobre su sexualidad y sobre su reproducción.
  • El debate sobre aborto debe asumirse como un tema de justicia social, salud pública y derechos humanos.
  • La maternidad debe ser producto de una elección libre, amorosa y responsable y no de una imposición social, por lo que debe respetarse el derecho a decidir sobre si asumen o no un embarazo.
  • La penalización del aborto trae como consecuencia la práctica de procedimientos inseguros y clandestinos.

Asimismo, CDD se pronuncia en contra de la intromisión de las iglesias en la toma de decisiones que comprometen la vida y la salud de las mujeres y que no corresponden al ámbito de la religión, y lucha contra la estigmatización de las personas y organizaciones que trabajan por la despenalización total del aborto.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Católicas México@CDDMexico

La garantía al #DerechoADecidir de las #Mujeres no puede pasar por prejuicios y creencias religiosas2815:00 – 7 abr. 2019Ver los otros Tweets de Católicas MéxicoInformación y privacidad de Twitter Ads

En México, Católicas por el Derecho a Decidir fue fundado por María Consuelo Mejía Piñeros en agosto de 1994, en el contexto de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo realizada en El Cairo, que revolucionó la comprensión y el apoyo internacional a favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Al igual que el colectivo colombiano, su tarea es informar que en la tradición católica y en la Iglesia existen diferentes posturas sobre el aborto y que este no es condenado en algunas circunstancias.

¿Qué te parece?

Con información de Pacifista, CDD Colombia y Católicas México

Foto: Ernesto Lozano Rivero/Artelista

https://www.lanetanoticias.com/enterate/423614/catolicas-a-favor-del-aborto-una-realidad-en-america-latina

MEXICO: Senado reconoce labor de feminista Consuelo Mejía; «soy una católica roja», dice


PorEl Universal-Martes, 26 marzo 2019 04:44 p.m.

Senado reconoce labor de feminista Consuelo Mejía; soy una católica roja, dice

A-AA+

Sin el aplauso panista y escaños vacíos en la izquierda del pleno, en sesión solemne, el Senado entregó el reconocimiento «Elvia Carrillo Puerto 2019», a la feminista Consuelo Mejía Piñeiros, por 30 años de trayectoria a favor de las causas de la mujer, principalmente por sus actividades contra la injusticia social y en pro de los derechos humanos.

Por su parte, el presidente del Senado, Martí Batres Guadarrama, informó que en las dos cámaras del Congreso de la Unión, primero con paridad de género, avanzan los acuerdos a favor de reformas «que permitan la paridad en todos los órganos del Estado, en los tres niveles de gobierno y en los órganos autónomos».

En la sesión solemne, a la que asistió, entre diversas invitadas especiales la escritora Elena Poniatovska, y fue saludada la presencia de la senadora Ifigenia Martínez, decana de la 64 Legislatura del Congreso de la Unión, Consuelo Mejía Piñeiros, retomó la trayectoria de Elvia Carrilo Puerto, en cuyo homenaje se otorga el reconocimiento a feministas.

Señaló que a la revolucionaria de Yucatán se le conoció como «La Monja Roja del Mayab», y en ese sentido dijo, «soy una católica roja».

Precisó: «No soy monja, como tampoco lo fue ella».

Fundadora de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, que en los espacios del catolicismo ha desarrollado su actividad al lado de los religiosos de la Teología de la Liberación, Mejía Piñeiros manifestó desde la tribuna senatorial: «Es posible ser católica y decidir sobre la maternidad, y no sentir que vivimos en pecado».

Expuso que ha contribuido «desde mi posición, hoy, a que las mujeres católicas se rebelen contra la opresión de la jerarquía conservadora de la iglesia católica».

Dijo que siempre se ha identificado con el rojo, «color de la lucha por la justicia social», desde que tuvo conciencia de que había que estar al lado de las mujeres católicas, por lo que con mucho honor soy una católica roja».

Expuso que en América Latina las mujeres enfrentan una desigualdad inadmisible, en cuya base está «la violencia asociada al estereotipo de que las mujeres somos inferiores; los serios conflictos sexuales; las altas tasas de mortalidad materna causadas por abortos clandestinos e inseguros».

Señaló que «las más afectadas son las mujeres marginadas, indígenas afrodescendientes, niñas, adolescentes y jóvenes que menor acceso tienen a la educación y la información».

Indicó que «tristemente, las enseñanzas de la jerarquía católica conservadora refuerzan y mantienen esa posición», ante la cual su causa de vida ha sido «luchar contra la injusticia social y por los derechos humanos», y en particular sobre el derecho a decidir.

Subrayó que «las muertes maternas por aborto son sólo la punta de iceberg de la desigualdad de género».

https://pulsoslp.com.mx/nacional/senado-reconoce-labor-de-feminista-consuelo-mejia-soy-una-catolica-roja-dice/911452

MEXICO: Serie web de grupo católico causa revuelo por contenido


Miércoles, 6 de diciembre, 2017 – 00h00

El derecho al aborto, el uso de anticonceptivos o el amor homosexual son algunos de los temas que se abordan en una serie web animada mexicana. Este proyecto denominado Catolicadas es impulsado por Católicas por el Derecho a Decidir.

Sandra Fosado, coordinadora de comunicación de la organización autora de la serie, explica que esta iniciativa es usada como trampolín para hacer llegar al gran público su perspectiva feminista y católica, que defiende los derechos humanos y de las mujeres y se aleja de la jerarquía católica, recoge una nota del Chicago Tribune.

En Catolicadas, que mañana llega a su capítulo 100, Sor Juana es la protagonista. “Sor Juana es nuestra heroína, porque ella es como la voz que nos representa porque está detrás de todo lo que nosotros queremos transmitir, desde su investidura como una religiosa defensora de los derechos humanos”, comenta Fosado en una publicación de www.marca.com.

En algunos capítulos, como La otra cara de la Luna, que fue el último emitido, se denuncian los femicidios en México y la revictimización de las víctimas. En aquella transmisión Sor Juana sale en defensa de la familia de Luna, la chica asesinada, y llama a una abogada.

Hay otro episodio titulado El triunfo del respeto, en el que dos jugadoras de la selección mexicana de fútbol celebran su victoria en la final del Mundial dándose un beso en los labios. Es allí donde aparece el padre Beto, antagónico de Sor Juana y representante de la Iglesia más arcaica, que considera este hecho “una deshonra” de la parroquia. (I)

https://www.eluniverso.com/noticias/2017/12/06/nota/6513835/serie-web-grupo-catolico-causa-revuelo-contenido

La reforma del papa Francisco


Francisco parece estar reanimando voluntariamente o involuntariamente algunas de las brasas reformistas apagadas tras el Concilio Vaticano II

Por: Óscar Saúl Argüelles Díaz Septiembre 07, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La reforma del papa Francisco

Existe una expresión latina de origen protestante que dice, Ecclesia semper reformanda est, cuya traducción al castellano podría ser “La Iglesia está siempre siendo reformada”.

Según los intelectuales católicos de avanzada la iglesia debía continuamente reexaminarse a sí misma para purificarse de todo aquello que la alejara del pueblo cristiano, teniendo en cuenta, sobre todo, los desafíos que el mundo moderno le presentaba. Una posible expresión comparable a este ideal teológico-eclesiástico podría ser el concepto de “revolución permanente”; guardando las enormes distancias ideológicas entre los procesos históricos de las primeras décadas posteriores a la a la Revolución rusa y al Concilio Vaticano II, podemos decir que en ambos casos los intentos de transformaciones radicales de las estructuras, instituciones y mentalidades fracasaron estrepitosamente luego de una brusca reacción conservadora al interior de la URSS y la Iglesia respectivamente.

La tardía búsqueda de un aggiornamiento y una apertura a los desafíos de la modernidad fue recibida con ambigüedades dentro de la jerarquía católica. Si bien el Concilio Vaticano II trajo grandes transformaciones positivas a la iglesia –renovaciones litúrgicas, promoción del dialogo ecuménico e interreligioso, aceptación oficial de los grandes avances sociales y científicos de los últimos siglos, etc.— rápidamente el papado puso un freno a los avances doctrinarios, eclesiales, litúrgicos y pastorales más importantes. No es necesario remitirnos a la llegada al trono de San Pedro de Karol Wojtyla: es suficiente recordar los debates que se dieron dentro y fuera del mundo católico durante la década del 60 sobre los métodos anticonceptivos y como Pablo VI buscó poner un freno dogmático a los mismos en 1968 con la encíclica Humanae Vitae que estableció firmemente la postura de la Iglesia en contra de la gran mayoría de las formas de control de la natalidad.

Paradójicamente, fue durante el largo pontificado de Juan Pablo II cuando se dio un doble proceso de consolidación de las transformaciones del Concilio Vaticano II junto con una depuración de sus proyecciones más progresistas. Mientras que las transformaciones litúrgicas más indispensables (por ejemplo, la eliminación del uso del latín de la ceremonia de la misa) se afianzaron, otros avances y progresos teológicos, por otra parte, los proyectos más progresistas fueron completamente censurados desde el centro romano. Basta pensar en las innumerables persecuciones a teólogos de “izquierda” como Hans Küng o Jon Sobrino que se dieron durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI o en la repetida condena a aquella importantísima y loable búsqueda de conciliación entre el marxismo y el pensamiento cristiano que fue la Teología de la Liberación. Es conocida, por otra parte, la obsesiva lucha del papa Wojtyla contra el comunismo durante los últimos años de la Guerra Fría. La participación de la Iglesia Católica con su poder simbólico y legitimante en el sostenimiento de las luchas y los regímenes anticomunistas en Europa y América, fue la contracara de la persecución interna que se dio dentro de la propia Iglesia a sus miembros sacerdotes, obispos y teólogos más de avanzada. Asimismo, fue durante este pontificado que se intensificaron las luchas que hoy consideramos “tradicionales” de la Iglesia católica: contra el aborto, la anticoncepción, el divorcio, la teoría de género, etc.

En paralelo con estas cruzadas morales, se dio dentro de la Iglesia católica una continua fuga de fieles por diversas causas: crecimiento del evangelismo o aceleración del proceso de secularización  en el mundo occidental, entre otras. Quizás una de las más importantes haya sido la pérdida de prestigio y legitimidad de esta institución a causa de sus escándalos morales internos. Los numerosos casos a nivel mundial de sacerdotes pedófilos o los casos de corrupción ligados a las finanzas vaticanas son algunos ejemplos de esta crisis moral e institucional eclesial. La misma empeoró durante los ocho años del pontificado de Benedicto XVI. Este pontífice, a pesar de continuar con los mismos tintes teológicos e ideológicos conservadores de su antecesor (no hay que olvidar que Joseph Ratzinger fue, desde 1981 hasta su elección como papa en 2005, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es decir institución encargada del control de la ortodoxia dentro de la Iglesia), intentó lidiar con los problemas institucionales aunque, evidentemente sin éxito alguno. Una de las criticas principales que recibió fue la de ser solamente un intelectual –aunque de gran calibre si recordamos los intercambios de ideas que tuvo siendo aún cardenal con Jürgen Habermas sobre los fundamentos del Estado Liberal moderno- sin ningún tipo de cintura política para afrontar las luchas de poder internas del Vaticano.

Algunas teorías sobre su renuncia en el año 2013 indicarían que Benedicto XVI abandonó el trono de San Pedro justamente al darse cuenta de su incapacidad para solucionar los problemas institucionales de la Iglesia Católica.

Aquí es donde entró en escena Jorge Mario Bergoglio. Es evidente que uno de los principales objetivos de este nuevo pontificado —el número 266 de la historia del catolicismo— es el recuperar la legitimidad de la Iglesia a nivel mundial. La pregunta que podríamos hacernos entonces es: ¿cómo intenta Bergoglio, en su rol de Francisco, ganar nuevamente la confianza de los creyentes (y no creyentes) en la Iglesia?

La primera estrategia es, sin duda, la lucha en el campo mediático simbólico. Si Juan Pablo II buscó ubicarse a sí mismo como un carismático líder geopolítico de influencia internacional, si Benedicto XVI se presentó a sí mismo como un refinado intelectual, Francisco, en cambio, gusta presentarse sin ambigüedades como un pastor humilde cercano a las preocupaciones del pueblo cristiano. Todos recordamos la machacona insistencia con que en los primeros meses de su pontificado fuimos bombardeados con imágenes sobre los “gestos” de humildad del nuevo pontífice: sus zapatos gastados, el pago de su factura de hotel, su nueva y sencilla residencia que se oponía a los lujosos palacios vaticanos, etc… Bergoglio buscó rápidamente desligarse de todo aquello que pudiera ser asimilado con el tradicional boato papal, siendo uno de sus eslóganes más repetidos durante estos años el deseo de “una Iglesia pobre para los pobres”. El propio nombre elegido como papa —que remite al famoso santo medieval— (San Francisco de Asís)  demuestra, finalmente, un interés por darle una importante carga simbólica en favor de la pobreza a su pontificado. Cada uno podrá considerar si estas medidas fueron pensadas o no de manera maquiavélica; lo cierto es que la Iglesia Católica es una institución que depende de manera central de su capital simbólico frente a sus fieles y que necesita urgentemente recuperarlo por todos los medios posibles para su supervivencia.

En segundo lugar, desde el comienzo de su pontificado Francisco ha estado buscando soluciones a los problemas institucionales internos de la Iglesia. Una de sus primeras medidas fue la creación de una comisión especial de cardenales para que colaboren con él en la reforma de la Curia Romana –el órgano de gobierno de la Iglesia que concentró mayor poder durante el pontificado de Juan Pablo II – y de los organismos financieros del Vaticano.  Algunos de los objetivos de esta reforma son la de ofrecer una mayor transparencia financiera al Vaticano, la de descentralizar el gobierno de la Iglesia –buscando disminuir el poder de decisión acumulado por Roma desde el Concilio Vaticano I (1869-70)- y la de abrir paulatinamente la puerta a una mayor participación de los laicos en la misma. En esta línea, es necesario remarcar que Francisco ha criticado, discursivamente al menos, el “clericalismo” y la búsqueda de hacer “carrera” dentro de la Iglesia.

Finalmente, el actual pontífice —continuando con las medidas iniciadas por el propio Benedicto XVI— está buscando aplicar una política de “tolerancia 0” con los casos de pedofilia dentro de la Iglesia.

Bergoglio creó una serie de grupos de estudio sobre esta problemática en la cual incluyó laicos y víctimas de abusos sexuales por parte del clero. Sin embargo, en los últimos meses se han dado salidas intempestivas de estos miembros laicos que fueron interpretadas por muchos no solo como un fracaso rotundo de estos grupos, sino también como una nueva forma de resistencia de las jerarquías vaticanas a profundizar en las investigaciones. Será cuestión de tiempo para ver si todas estas medidas surten efecto dentro de la Iglesia a largo plazo y, por otra parte, si las mismas tienen un contenido gatopardesco o no. Quizás, para alimentar esta duda podemos recordar el caso del padre Grassi y la indiferencia de la jerarquía eclesiástica argentina —de la cual Bergoglio formaba parte— en su momento.

Una tercera manera de recuperar la confianza de los fieles es mediante los cambios del pensamiento teológico. A pesar de las censuras que se dieron al interior de la Iglesia a los teólogos más progresistas, sobrevivieron durante varias décadas en el mundo católico una serie de reclamos doctrinales y pastorales que supusieron siempre un desafío para la jerarquía romana. Desde las demandas más “antiguas” en relación a permitir los métodos anticonceptivos hasta los grupos que luchan por la legalización del aborto como “Católicas por el Derecho a Decidir” o por la ordenación sacerdotal de mujeres, los disensos teológicos progresistas dentro de la Iglesia son varios. La postura de Francisco frente a estos diversos reclamos es, como menos, ambigua. Si bien por un lado parece dar su apoyo a la comunidad homosexual con frases —repetidas numerosas veces en los medios— como “¿quién soy yo para juzgar a las personas con otra orientación sexual?” se entiende que al papa también le gusta recordar que él solo continua con la tradicional praxis católica de “odiar al pecado pero no al pecador”, considerando de esta manera a la homosexualidad como conducta desviada y cerrando la posibilidad a aceptar los matrimonios entre personas del mismo sexo. De la misma manera, mientras el actual pontífice llama en sus discursos a una mayor participación de la mujer dentro de la Iglesia continua cerrando categóricamente la puerta a la ordenación sacerdotal de las mismas.

Existen, sin embargo, en el campo teológico algunos signos que permiten conservar una esperanza en este papado. Primeramente, en estos pareciera haberse relajado desde el Vaticano el control de ortodoxia ideológica a los teólogos católicos: una parte de la comunidad teológica internacional mantiene una actitud positiva con esta flexibilización.

En segundo lugar, Francisco mismo se ha reunido con figuras importantes como Gustavo Gutiérrez —uno de los fundadores de la Teología de la Liberación— en lo que pareciera ser un tímido intento de rehabilitación  casi póstuma de esta corriente teológica. En esta misma línea, Bergoglio está permitiendo la apertura de la discusión teológica en algunos temas de carácter pastoral como permitir la Comunión a los divorciados vueltos a casar, la entrada al sacerdocio a personas ya casadas o la participación litúrgica de las mujeres en roles alternativos al sacerdotal.

Un ejemplo claro de este punto se puede ver en las comisiones teológico-históricas creadas en los últimos meses para estudiar la participación femenina en las comunidades cristianas de los primeros siglos. Uno de los objetivos de muchos teólogos es permitir la posibilidad de que las mujeres puedan ser ordenadas diaconisas, es decir, el escalafón inmediatamente anterior al sacerdotal que se encarga de la administración de algunos sacramentos. Si se diera un paso en esta dirección, la apertura del sacerdocio sería, según la opinión de los especialistas, solo cuestión de tiempo. En tercer lugar, el papado ha estado buscando retirarse mediáticamente de sus tradicionales cruzadas morales. Francisco mismo ha declarado que él no está interesado en que dentro de la Iglesia se continúen pública e insistentemente las campañas en contra del aborto o los derechos a las personas homosexuales.

Para el pontífice lo más importante en este momento es predicar a un Dios misericorde y abierto al amor antes que un Dios que juzga y condena minuciosamente a los hombres por falta morales de todo tipo. Esto no significa que la Iglesia haya abandonado sus posturas tradicionales respecto a estos temas, sino que Bergolio busca correr el eje de la discusión de los temas más polémicos para los fieles hacia los aspectos más amigables y centrales podría llegar a decirse del propio catolicismo.

A pesar de que todas estas posibles transformaciones puedan parecer extremadamente tibias a los espectadores tanto dentro como fuera de la Iglesia, es necesario considerarlas en perspectiva. Por un lado, estos cambios pastorales y teológicos de Francisco están generando grandes resquemores en los sectores más conservadores y reaccionarios dentro de la Iglesia católica. La ultima encíclica papal sobre la familia, Amoris Laetitia, ha sido atacada fuertemente por un grupo de cardenales y ha desatado en Roma una campaña mediática  contra Bergoglio. Estos “príncipes de la Iglesia” sostienen que el lenguaje y las expresiones papales sobre el matrimonio y la sexualidad humana son demasiado ambiguas y que, por lo tanto, podrían llegar a generar en un futuro una avalancha teórica que desmoronaría todo el edificio moral católico. A veces es bueno recordar que los conceptos de “izquierda” y “derecha” o “progresista” y “conservador” son solo una cuestión de perspectiva.

Por otra parte, más allá de las reacciones dentro de la jerarquía eclesiástica, es interesante remarcar que todas estas aperturas parecen responder directamente a muchas de las demandas desatendidas de los fieles católicos; de alguna manera, Roma se está dando cuenta —nuevamente— que algunas transformaciones internas son necesarias para frenar la sangría de fieles. Por poner un ejemplo: la prohibición oficial de que los divorciados vueltos a casar puedan comulgar es ignorada en la práctica cotidiana de la mayoría de las parroquias, aunque sigue generando resquemores en muchos fieles que ven como Roma los mira con desaprensión.

Sin embargo, estas tímidas renovaciones (estéticas/simbólicas, institucionales o teológico/pastorales) no son ni inevitables ni irreversibles. Existen, como dijimos, en las altas esferas de la iglesia numerosos obispos y cardenales bastante descontentos con este papado que no temen manifestarse abiertamente en contra de Bergoglio. Al mismo tiempo, algunos de los futuros candidatos “papables” provienen de la Iglesia africana, una de las Iglesias actualmente más conservadoras en el campo doctrinal y de mayor crecimiento demográfico. Cualquier pequeño avance que pueda darse durante los años de Francisco puede ser perfectamente revertido por un futuro pontificado conservador sin mayores problemas.

Por el momento, Francisco parece estar reanimando voluntariamente o involuntariamente algunas de las brasas reformistas apagadas tras el Concilio Vaticano II. Con todo lo que está sucediendo dentro y fuera de la Iglesia en la actualidad, solo el tiempo podrá decirnos qué tan sinceros o efectivos serán los cambios de su pontificado.

https://www.las2orillas.co/la-reforma-del-papa-francisco/

FEMINISTAS PIDEN ACOGER MENSAJE DEL PAPA CONTRA VIOLENCIA DE GÉNERO


Por: Agencia Notimex | 31 de agosto, 2017 – 07:38 | Internacional |

Agencia Notimex

Bogotá.- Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), un grupo autónomo de feministas en Colombia, pidió a la jerarquía eclesiástica acoger durante la visita del Papa Francisco su mensaje de que “ellas tienen los mismos derechos, y que la violencia y discriminación contra las mujeres debe cesar”.

Recordó que el año pasado “731 mujeres fueron asesinadas; en el primer quinquenio de esta década, 875 mil colombianas fueron víctimas de algún tipo de violencia”.

“Las mujeres son las que corren mayor riesgo de ser víctimas de violencia intrafamiliar, una situación de la cual durante 2016 se presentaron 49 mil 712 casos. Para completar, las mujeres devengan 20 por ciento menos que los hombres, incluso en labores similares”, anotó el movimiento feminista.

Para CDD Colombia, este “es un panorama ante el cual la Iglesia y la comunidad católica del país no pueden ser indiferentes ni pasivos. Máxime cuando Francisco ha abogado explícitamente por esta causa”.

Recordaron que el pontífice recientemente dijo: “muchas mujeres no son suficientemente reconocidas en sus derechos, en el valor de las tareas que realizan regularmente en muchos sectores de la vida social y profesional, en sus aspiraciones dentro de la familia y de la sociedad”.

“La visita del Papa es una oportunidad para poner en evidencia la deuda histórica de la Iglesia católica con las mujeres; y en especial, su acceso a techo, tierra y trabajo y la garantía de sus derechos sexuales y reproductivos. También es un reto para la mayoría católica del país (uno de cada siete colombianos se reconoce como tal)”, aseveró.

Superar la divergencia “entre el progreso que pregona Francisco y la lenta reacción a ese llamado de la jerarquía eclesial católica en Colombia”, señaló Sandra Mazo, vocera de la organización, quien agregó que “la Iglesia debe ser un apoyo y no un tropiezo en el avance de los derechos de las mujeres”.

La visita del Papa “es precisamente la oportunidad para que el progreso de la Iglesia vaya de la mano con la igualdad de condiciones para las mujeres y el reconocimiento de la pertinencia de su lucha por la igualdad. Porque una fe sin obras es una fe muerta”.

CDD Colombia subrayó que el Papa Francisco afirmó que “el primer deber de la Iglesia no es repartir condenas o anatemas, sino proclamar la misericordia de Dios”.

Por eso “si el Papa Francisco da el primer paso por la paz, en Colombia tenemos que dar el siguiente: tener una Iglesia progresista, que entienda, escuche, acompañe y no condene; que piense el mundo como una casa común, en la que entremos todas las personas respetadas y valoradas en toda su dignidad y diversidad”, finalizó el llamado de CDD.

http://netnoticias.mx/2017-08-31-33a206c6/feministas-piden-acoger-mensaje-del-papa-contra-violencia-de-genero/

La gran deuda de la Iglesia católica: Verdad, justicia y reparación para menores abusados sexualmente por sacerdotes.


«…instamos a la Jerarquía y a los sacerdotes que se nombran como católicos y promotores de los valores y de la familia, a que respondan ante la ley ordinaria y ante la iglesia (pueblo de Dios) por los delitos cometidos; además, exigimos coherencia con sus discursos y acciones para que protejan de manera real y efectiva a la niñez que está siendo vulnerable. Los reales enemigos de la fe y los valores católicos son la pedofilia, la complicidad y el silencio que encubre las más atroces vulneraciones a la dignidad humana.»
Esperamos sea de su interés.
Quedamos a disposición  para cualquier información adicional.
Feliz día.
Cordialmente
Laura Torres B. 
Católicas por el Derecho a Decidir -Colombia
Telefax: (57-1) 2885306
Diag. 43 Bis No. 15-71 piso 3
Bogotá, D.C.
Colombia
 
Visita nuestras redes virtuales: 
 

BOLETIN CATOLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR. AGOSTO-DICIEMBRE/16


cdd-boletin-agosto-diciembre-2016

El Papa autoriza a los sacerdotes a perdonar el aborto de manera definitiva


CARTA APOSTÓLICA

Hasta ahora solo lo había autorizado durante el Año Santo de la Misericordia, que concluyó el domingo

El Papa autoriza a los sacerdotes a perdonar el aborto de manera definitiva

GIORGIO ONORATI / EFE

El papa Francisco saluda a los fieles a su llegada a la audiencia general de los miércoles en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

 EL PERIÓDICO / BARCELONA

LUNES, 21 DE NOVIEMBRE DEL 2016 – 12:30 CET

El papa Francisco ha anunciado este lunes que los sacerdotes podrán perdonar el aborto de manera indefinida, una disposición que había autorizado solo durante el Año Santo de la Misericordia que concluyó el domingo.

«Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante cualquier cosa en contrario», escribe el Pontífice en la misiva.

Según la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que comporta excomunión y hasta ahora un sacerdote solo lo podía absolver después de que le autorizase un obispo o el mismo pontífice.

No obstante la concesión del perdón, Francisco enfatiza «con fuerza» en su misiva que «el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente».

Pero agrega que «con la misma fuerza» puede afirmar que «no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre».

«RECONCILIACIÓN ESPECIAL»

«Por tanto, que cada sacerdote sea guía, apoyo y alivio a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial», añade.

En esta carta en la que invita a renovar el tiempo de perdón, reconciliación y caridad con los más necesitados, Francisco también extiende otras disposiciones que había autorizado durante el Jubileo como la de la concesión de absolver los pecados a los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X, los llamados lefebvrianos. (1)

Francisco justifica esta decisión «por el bien pastoral de estos fieles» y para que «se pueda recuperar con la ayuda de Dios, la plena comunión», en lo que se entiende como una mano tendida a los seguidores de Marcel Lefebvre, que no reconocen las novedades introducidas en el Concilio Vaticano II, por lo que están fuera de la Iglesia desde 1988.

El Papa también recuerda a los sacerdotes las diferentes situaciones familiares en la actualidad y les reitera que ante estas personas tengan «un discernimiento espiritual atento, profundo y prudente para que cada uno, sin excluir a nadie, sin importar la situación que viva, pueda sentirse acogido concretamente por Dios, participar activamente en la vida de la comunidad y ser admitido en ese Pueblo de Dios».

(1)  El ex procurador de Colombia pertenece a esa Fraternidad de San Pio X.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/papa-autoriza-sacerdotes-perdonar-aborto-manera-definitiva-5641927

Dolan tilda de «engaño» la campaña de los «Católicos Pro-Derecho a Decidir»


Cardenal T. Dolan

«Una organización promotora del aborto»

Ve «ofensivo» que utilicen el término «católico» para defender el aborto

Redacción, 20 de septiembre de 2016 a las 16:18

La financiación pública de los abortos obligaría a todos los estadounidenses que pagan impuestos a ser cómplices de la violencia del aborto

Catholics Pro Choice/>

Catholics Pro Choice

(Andrés A. Fernández).- El cardenal Timothy Dolan, presidente del comité pro-vida de los obispos de Estados Unidos, calificó de «engaño» la campaña lanzada por el grupo«Catolicos Pro-Derecho a Decidir»(Catholics for Choice) por todo el país.

«Una organización promotora del abortollamada Catholics for Choice» (CFC) ha colocado anuncios, a toda página, engañosos en periódicos en varias ciudades, el 12 de septiembre, promoviendo que los contribuyentes paguen por medio de sus impuestos los abortos, en nombre de la fe católica», dijo Dolan.

«Los obispos católicos de Estados Unidos han afirmado desde hace muchos años, que el uso del nombre «católico» como una plataforma para promover acabar con la vida humana inocente es ofensivo, no sólo para los católicos, sino para todos los que buscan honestidad y franqueza en el discurso público», dijo Dolan.

Aunque en esta organizacion se autodenominan «Católicos» y ademas insisten en su «buena fe» a la hora de propiciar esta campana en favor del aborto financiado con fondos publicos, el cardenal Dolan afirma que «CFC no está afiliada a la Iglesia Católica de ninguna manera y no tiene ninguna clase de pertenencia a ella, y claramente no se dirige a los fieles. Esta financiada por fundaciones privadas de gran alcance, parapromover el aborto como método de control de la población».

«Catholics for Choice rechaza y distorsiona la enseñanza social católica y ataca sus cimientos», dijo Dolan. «Sus anuncios radicales promueven el aborto como si se tratara de un bien social. Pero el aborto mata a los más indefensos, perjudica a las mujeres, y llena de lágrimas el corazón de las familias. La financiación pública de los abortos obligaría a todos los estadounidenses que pagan impuestos a ser cómplices de la violencia del aborto y de una industria que pone las ganancias por encima del bien de las mujeres y los niños «.

Por primera vez en la historia, la plataforma del partido demócrata promueve el aborto financiado por los contribuyentes. El candidato demócrata a la vicepresidencia, el senadorTim Kaine, un auto-identificado como «catolico», ha votado siempre a favor del aborto en todas las votaciones ocurridas en el Senado, aunque ha cambiado aparentemente de parecer varias veces sobre si apoya o no la derogación de la «enmienda Hyde», que actualmente previene a los contribuyentes de financiar los abortos.

 

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2016/09/20/dolan-tilda-de-engano-la-campana-de-los-catolicos-pro-derecho-a-decidir-religion-iglesia-ee-uu.shtml

Card. Timothy Dolan denuncia anuncios engañosos de organización falsamente católica


15 de Septiembre de 2016 /

Nueva York (Jueves, 15-09-2016, Gaudium Press) El Presidente del Comité de Actividades Provida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Cardenal Timothy Dolan, publicó un comunicado en el cual alerta sobre una serie de anuncios publicitarios contratados por la organización Catholics for Choice (Católicos por la «libre elección» – eufemismo para promoción del aborto legal en Estados Unidos) aparecidos en diversos periódicos el día 12 de septiembre. El purpurado indicó que esa organización «no está afiliada a la Iglesia Católica en ninguna manera. No tiene afiliación y claramente no habla en nombre de los fieles».

CARDENAL DOLAN GAUDIUM PRESS.jpeg
Cardenal Timothy Dolan, Arzobispo de Nueva York. Foto: Diócesis de Bridgeport.

«Como los Obispos estadounidenses han declarado durante varios años, el uso del nombre «Católico» como una plataforma para promover el quitar la vida humana inocente es ofensivo no sólo para los Católicos sino para todos los que esperan honestidad y franqueza en el discurso público», comentó el Cardenal Dolan. Al promover el aborto, la organización ataca la base misma de la doctrina social de la Iglesia: la protección de la vida inocente en su estado de mayor indefensión.El purpurado indicó que el apoyo de fondos públicos al aborto solicitado por la organización forzaría a todos los ciudadanos a hacerse cómplices de la violencia del aborto y a apoyar una industria que busca ganar dinero por encima del bienestar de las mujeres y de los niños. «Los anuncios extremos de CFC promueven el aborto como si fuera un bien social. Pero el aborto asesina a los más indefensos entre nosotros, hiere a las mujeres y destroza el corazón de las familias», explicó.

El Card. Dolan recordó que la mayoría de los ciudadanos estadounidenses se opone a la financiación pública del aborto y advirtió sobre la falsedad de una supuesta necesidad de elegir entre los derechos de la madre y del niño por nacer. «Los católicos y todas las personas de buena voluntad están llamados a amarlos a los dos», concluyó. «Consideren apoyar los centros locales de apoyo a la maternidad, los cuales hacen un trabajo increíble cuidando de las madres y también de los niños en una manera coherente con la justicia y la misericordia auténticas».

Con información de Aleteia.

http://es.gaudiumpress.org/content/82074

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: