CHILE: NOMBRAMIENTOS EPISCOPALES: SCAPOLO DECIDE O INCIDE


22 MAYO, 20191710

Acaban de nombrar dos curas como obispos auxiliares de Santiago, y ciertamente, “por sus obras” los conoceremos más. Pero debe recordarse que en la actual orgánica de la iglesia católica, el nuncio es quien la lleva en los nombramientos episcopales. Y si alguien pensó que se venían cambios en la iglesia… deberá esperar a verlos en perspectiva histórica.

[22.05.2019 – KAIROS NEWS].- Quizás no todos los lectores recuerden que hace un poco más de un año, el nuncio en Chile, Ivo Scapolo, le mintió al papa Francisco respecto del obispo Juan Barros. Él siempre supo todo respecto de los abusos sexuales en la iglesia. Incluso ideó un plan de año sabático para algunos obispos ligados a Karadima que finalmente no prosperó. También retuvo una carta que el Papa envió a los miembros del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal. Las investigaciones de prensa lo ligan a Legionarios de Cristo y de ser cercano a Angelo Sodano, el otro personaje vaticanista de triste recuerdo en Chile por el daño que le originó a la iglesia, a los creyentes y al país.

Scapolo es nuncio apostólico con calidad de embajador desde hace ocho años. Él es quien canaliza toda la información que llega al escritorio del papa en modo oficial. Francisco podrá usar su teléfono y hacer sus consultas directas a algunas personas pero lo que va en la carpeta… sale de la nunciatura.

Por tanto, el nuncio es quien apura o retrasa los mensajes; él consulta a quien quiere, incluso a laicos si lo desea; él formula la terna que va al Vaticano; él se comunica con el candidato a obispo; él transmite el nombramiento que debe guardarse en reserva hasta que la Santa Sede lo haga público en Roma; él… -en definitiva- tiene el poder. Entonces, ¿qué puede esperarse de los nombramientos episcopales?

“Poco o nada. Igual hay casos en que algo se logra, pero hay que ser persistente y estar atentos a la estrategia”, nos señala una fuente que pide mantenerse en reserva.

Dos de los cuatro obispos auxiliares que solicitó Celestino Aós en su visita de marzo último a Roma, nombró la Curia Vaticana este miércoles 23 de mayo. Conforme a lo que pidió el administrador apostólico de Santiago, faltarían aún otros dos nombramientos que se deberían producir próximamente. Después de ello, el panorama será más claro.

Por ahora, los recientes nombramientos recaen en dos sacerdotes que no eran obispos, y segundo es la primera vez que Francisco nombra “obispos” propiamente tal en Chile después de su visita al país en enero de 2018. Hasta ahora había sacado obispos y nombrado en su reemplazo administradores apostólicos.

¿Quiénes son estos curas recién nombrados?

LAS ESPERANZAS EN CARLOS

Uno es Carlos Eugenio Manuel del Sagrado Corazón Irarrázaval Errázuriz que nació en1966 y fue ordenado sacerdote a los 30 años de edad, en 1996.

El Boletín del Vaticano destaca que Irarrázaval en su ministerio pastoral ha sido vicario parroquial, consejero de Pastoral de la Pontificia Universidad Católica de Chile, vicario del Rectorado de la «Sagrada Familia», Prefecto de Teología del Seminario Pontificio Mayor de Santiago, párroco y director de “Radio María”.

Sin otras intenciones que la de realizar un análisis de coyuntura eclesial, hay que señalar que Carlos Irarrázaval está ligado por familia a la élite socioeconómica, política y eclesial del país. Él no es el primer religioso en su estirpe, y actualmente tiene familiares que son del clero, es sobrino en segundo grado del exarzobispo Francisco Javier Errázuriz y primo de Juan Ignacio González Errázuriz, obispo de San Bernardo y miembro del Opus Dei.

Las fuentes consultadas directamente por Kairós News y que lo conocen de cerca, indican que Irarrázaval es el típico cura formado por el Seminario Pontificio de Santiago. Es decir, tiene una estructura de pensamiento muy conservador y jerárquica, siempre apegado a las normas litúrgicas, aunque en lo personal nadie duda de sus acciones de caridad y lo “grata persona que es, muy disponible a escuchar y a conciliar”, señaló una fuente confiable.

Incluso, indica que se le ha visto en las reuniones del clero de Santiago, liderando a los curas más jóvenes, no ligados al grupo de párrocos que formó Karadima. Probablemente el haber sido director de Radio María, donde semanalmente abordaba diferentes temas en sus editoriales, lo transformó en un agente de opinión respetable entre sus pares.

Algunos tienen cifradas “esperanzas en Carlos” y que pueda ser más empático que Aós para acoger a las víctimas pero otros lo juzgan con más dureza. “No hará nada porque nada hizo en estos años en El Bosque, cuando pudo haber hecho más”, se indicó.

Sin embargo, se debe reconocer que llegar a la parroquia de El Bosque se requería valor. De partida nadie la quería asumir y cuando él lo hizo, fue marcando opinión aunque redujera su feligresía a algunas señoras de la cuarta edad. “Pero sacó de la parroquia hasta los laicos de Karadima”, se indicó.

¿Qué hará como obispo auxiliar? De partida se espera que pueda acompañar a Aós para lograr empatía con todos y todas, incluidas las víctimas de abusos. Pero sus capacidades de gestor podrán ayudar a la administración eclesiástica y de todos modos a las comunicaciones, que son su gran pasión.

¿ALBERTO TAMBIÉN ENCUBRIDOR?

El otro cura nombrado obispo es Alberto Ricardo Lorenzelli Rossi, que según la información vaticana nació en Isidro Casanova (Argentina) en 1953, ingresó a la congregación salesiana y profesó los votos perpetuos en 1977. Fue ordenado sacerdote en 1981. En su ministerio pastoral ha sido Provincial de la Provincia Salesiana de Liguria – Toscana (Italia), Presidente de la Federación Italiana de Institutos de la Vida Consagrada Masculina, e Inspector Superior Provincial del Inspectoría Salesiana en Chile.

Según una fuente bien informada y ligada al mundo salesiano, señaló que Lorenzelli también fue capellán de la seguridad vaticana, es decir, es un hombre muy cercano al papa, tan cercano que fue uno de los comensales en un almuerzo en la Nunciatura de Santiago cuando vino Francisco en enero de 2018, lo que está registrado en una fotografía que aquí reproducimos.

Lorenzelli llegó a Chile en 2010 y en 2012 asumió como inspector de los salesianos impuesto por Roma. Él no fue elegido y se mantuvo como “provincial” hasta 2018 cuando regresó al Vaticano. En este período si bien no estallaron casos de abusos sexuales, salvo el de Audín Araya que logró solucionar y el caso de Rimsky Rojas que nada pasó después de su fallecimiento, y de los demás… silencio.

Al consultar por este obispo electo, pudimos confirmar que hay una imagen pública en círculos eclesiásticos favorables a él. Muchos religiosos lo consideran una persona que “ordenó la congregación”, y que tal como había anunciado El Mercurio, vino a Chile a “salvar” a los salesianos.

Por la misma razón, fue un hombre que siempre sonó para ser arzobispo de Santiago, incluso se supo que contaba con el apoyo del exarzobispo Ricardo Ezatti, también salesiano y que siempre formaba parte de la lista del nuncio Scapolo.

El caso de Lorenzetti es diferente al de Irarrázaval pues en el primero, al ser extranjero, sus lazos fuertes no son la élite chilena sino con las redes del Vaticano, nuncio incluido quien es amigo de Sodano.

El tema es ¿cuál será su postura como obispo respecto de las víctimas de abusos? ¿será similar a la que tuvo en los salesianos? Esto ya levanta voces críticas que provienen de los sobrevivientes, quienes lo señalan como “encubridor”.

CUNAS DIFERENTES

Por tanto, se trata de dos nombramientos de cuna diferente. Pero el puzzle aún no puede completarse, y por tanto, si bien hay antecedentes para bien y para mal, todo dependerá de cómo actúen en el ejercicio del poder. “El poder cambia mucho a la personas – acotó una fuente- para bien o para mal pero cambian”.

En el ámbito del laicado organizado se oían voces de asombro y de rechazo. Después de la carta que el papa Francisco envió al pueblo de Dios el año pasado, luego de su visita a Chile, muchos esperaban que estos nombramientos fueran más condescendientes con lo manifestado en el sínodo laical y menos con las movidas del nuncio.

En cualquier caso, éste es el tema realmente de fondo que preocupa a los laicos y laicas más conscientes y críticos.​ ​Porque más allá de lo que se espera de las personas nombradas, es el procedimiento de nombrar los obipos que ya no soporta más los abusos y relaciones de poder. Es así cómo en un dos por tres el laicado sabe quiénes son encubridores y quiénes no. Si a él se le escuchara simplemente, cuánto ganaríamos en confianza.​

Cierto que los cambios reales toman tiempo pero lo que no toma mucho tiempo es que -al menos- al nuncio Scapolo sea llamado a Roma y lo dejen rezando a perpetuidad en alguna capilla solitaria.

Esa sería la mejor salida para el actual nuncio. / APN.

https://kairosnews.cl/

CARDENAL ORDENA 13 PRESBITEROS PARA BOSTON.


BOSTON – En la primera ceremonia de ordenación celebrada en la Catedral de la Santa Cruz después de renovaciones importantes, el Cardenal Seán O’Malley ordenó al sacerdocio a 13 hombres el 18 de mayo. 

Los nuevos sacerdotes, que constituyen la mayor clase de ordenación para la Arquidiócesis de Boston en más de 20 años: Christopher Boyle, Marcos Enrique, Timothy Hynes, Brian O’Hanlon, Mark Olejnik, William Robinson, Corey Rouse y Paul Wargovich del Seminario de St. John en Brighton; Joseph Almeida, Maciej Araszkiewicz, Przemyslaw Kasprzak y Victor Vitug del Seminario Misionero Arquidiocesano Redemptoris Mater en Brookline; y Corey Bassett-Tirrell del Seminario Nacional Papa St. John XXIII en Weston.

Cientos de amigos y familiares de los ordenados llenaron la recién renovada catedral, con docenas de asistentes a la misa de pie a lo largo de las islas laterales y en la parte posterior de la catedral. 

El rito de ordenación comenzó después de la Liturgia de la Palabra. Cada uno de los candidatos respondió al llamado de su nombre poniéndose de pie y diciendo “presente”, indicando que estaba listo y dispuesto a ingresar al sacerdocio. El cardenal O’Malley los eligió para la ordenación.


Anuncio


En su homilía, el cardenal O’Malley señaló que era la fiesta de San Félix de Cantalice, el primer santo de la orden de los capuchinos a la que pertenece el cardenal. El cardenal O’Malley también habló sobre las luchas que enfrentan dos sacerdotes de la Francia posrevolucionaria: Jean Cheverus, primer obispo de Boston, y St. Jean Vianney, patrón de los sacerdotes. 

“Ha habido muchas veces en nuestra historia cuando la ordenación fue en sí misma una sentencia de muerte”, dijo el cardenal O’Malley. 

Señaló ejemplos de responsabilidad sacerdotal en las lecturas de la liturgia, que eran de los Hechos de los Apóstoles, la Primera Carta a Timoteo y el Evangelio de Juan.

En la primera lectura, el apóstol Pablo se despide emocionalmente de la iglesia de Éfeso. El cardenal O’Malley contrastó esa interacción con la persecución de los cristianos de Pablo antes de su conversión. 

“La conversión de Paul, la vocación de Paul, el cambio de historia y la conversión y la vocación de estos hombres también están cambiando la historia”, dijo el cardenal O’Malley. 

Él habló de los Hechos de los Apóstoles como la “secuela” del evangelio de Lucas, y dijo que le gusta creer que San Lucas terminó intencionalmente los Hechos de los Apóstoles de manera abrupta para indicar que la historia no está terminada. 

“El libro no ha terminado. Somos parte de la secuela. Estos hombres que ordenamos hoy son los nuevos protagonistas”, dijo el cardenal O’Malley.

El rito de ordenación continuó después de la homilía, con cada uno de los ordenandos prometiendo obediencia y respeto al cardenal y sus sucesores. Luego, se postraron en el suelo de mármol mientras la asamblea ofrecía la letanía de la súplica. 

El cardenal O’Malley puso sus manos sobre cada uno de ellos, un gesto que tiene sus raíces en el Nuevo Testamento como un signo de ordenación e invocación del Espíritu Santo. Las docenas de sacerdotes presentes hicieron lo mismo y, más tarde en la ceremonia, volvieron a cruzar la línea para saludar a cada uno de los nuevos sacerdotes. 

Después de la oración de consagración, los nuevos sacerdotes fueron investidos con estolas y casullas, signos del oficio del sacerdocio. Sus manos fueron ungidas con el aceite del crisma, y ​​cada una recibió simbólicamente una patena y un cáliz.

Después del rito de ordenación, los nuevos sacerdotes se unieron al cardenal en el altar para concelebrar la misa, participando en la Santa Cena como sacerdotes por primera vez. 

“Realmente, es un gran día para la Iglesia y para todo el pueblo de Dios. Y mi corazón está tan lleno de gratitud”, le dijo el Padre Corey Bassett-Tirrell al Piloto después de la misa. El 

Padre Christopher Boyle dijo que la experiencia Fue “increíblemente humillante”. 

“Al final, cuando todos se iban y miraba a los sacerdotes, dije: ‘esos son mis hermanos ahora’. Simplemente me derribó “, dijo.

“Mi tiempo se ha cumplido”: El Papa acepta la renuncia de Santiago Agrelo como arzobispo de Tánger


Mons. Agrelo, arzobispo de Tánger
Mons. Agrelo, arzobispo de Tánger
“Si en el cielo hubiere primeros y últimos puestos, estoy seguro de que todos allí me precederíais, pues habéis derrochado tanto amor con los pobres, que, considerada la pobreza del mío, ni siquiera seré digno de desataros las sandalias”, dice a sus fieles en la despedida
El prelado gallego, conocido por su lucha por los derechos de los refugiados e inmigrantes, había rebasado en dos años la edad de jubilación
Francisco le concede la renuncia después del histórico viaje a Marruecos

24.05.2019 Jesús Bastante

Casi dos años después de haber presentado su renuncia (cumple 77 años el próximo 20 de junio), el Papa ha aceptado la jubilación de Santiago Agrelo. El franciscano gallego deja de ser arzobispo de Tánger, en una decisión esperada, que se produce después del histórico viaje papal a Marruecos, en el que Agrelo fue figura destacada.

Por el momento, tal y como recoge el VIS, el Papa deja vacante la sede, a la espera del nombramiento del nuevo arzobispo, que se llevará a cabo en conversación con la procura de los franciscanos (quienes históricamente han llevado las riendas de la Iglesia de Tánger). Por el momento, será Cristobal López, el arzobispo de Tánger, quien administrará la sede.

“Mi tiempo se ha cumplido”, narra, en una emocionante carta a la diócesis, el ya obispos emérito. “Quiero expresar obediencia y reverencia, gratitud y cariño al Papa Francisco, pues en todo momento de mi servicio en esta Iglesia me he sentido confortado por su palabra, por el ejemplo de su vida, por su amor a la Iglesia, por su solicitud con los emigrantes, por su amor a los pobres”, apunta Agrelo.

Carta de amor a la diócesis

“Vuelvo rico del amor que Dios me tiene, amor del que ha sido sacramento real la caridad que vosotros habéis tenido conmigo, el amor con que habéis dulcificado mi camino durante estos años”, añade el franciscano, quien ofrece una declaración de amor a la Iglesia de Tánger.

Si en el cielo hubiere primeros y últimos puestos, estoy seguro de que todos allí me precederíais, pues habéis derrochado tanto amor con los pobres, que, considerada la pobreza del mío, ni siquiera seré digno de desataros las sandalias. Pero seré dichoso, inmensamente dichoso de vuestra dicha, aunque sólo pudiere verla desde lejos y desde abajo. Vosotros habéis hecho posible el cumplimiento del compromiso de servicio a la Iglesia y a los pobres que asumí cuando acepté el nombramiento de obispo.

El prelado gallego es conocido por su lucha en favor de los derechos de refugiados e inmigrantes, y se ha pronunciado en numerosas ocasiones, en la línea de Francisco, contra las políticas anti-inmigración que se está imponiendo en Europa.

Monseñor Agrelo junto a migrantes africanos
Monseñor Agrelo junto a migrantes africanos

Agrelo es uno de los mayores críticos de la instalación de concertinas en la valla de Meililla, y tampoco le duelen prendas en denunciar, proféticamente, la tantas veces errada línea de la cadena Cope en relación con el trato al extranjero. 

Con la marcha de Agrelo -que aún no ha confirmado si seguirá en Tánger o regresará a Galicia-, y hasta el nombramiento de su sucesor, la Iglesia de Marruecos queda al mando de otro español, el arzobispo de Rabat, el salesiano Cristóbal López, al que el Papa ha nombrado administrador apostólico.

El Papa abraza a monseñor Agrelo
El Papa abraza a monseñor Agrelo

Nada más conocerse la decisión papal, el propio Agrelo ha enviado un escrito a su diócesis, ya firmando como obispo emérito. Es el siguiente:

Seré inmensamente dichoso de vuestra dicha

A la Iglesia de Dios que peregrina en Tánger: Paz y bien.

Hermanos míos muy queridos:
Mi tiempo se ha cumplido. 
Para vuestro pastor ha llegado la hora del regreso a la quietud de la vida conventual. Para vosotros llegará otro pastor, llamado a guiar –lo hará con sabiduría y amor- esta Iglesia humilde y hermosa. 
En esta carta quiero dejaros algo así como una memoria personal, una mirada afectuosa al camino que he tenido la dicha y el privilegio de recorrer con vosotros, un pequeño mundo de palabras que os ayuden a guardar en el corazón un recuerdo amable de este hermano menor que fue vuestro obispo durante casi doce años.
Una travesura de niño fue la ocasión de la que se sirvió el Señor para llevarme al Seminario –nosotros lo llamamos Colegio Seráfico- de la Provincia Franciscana de Santiago. Allí los hermanos me enseñaron todo lo que sé, también a buscar al Señor, a amarle; me enseñaron a amar a los pobres, amar a la Iglesia. 
Luego, en el Pontificio Instituto Litúrgico San Anselmo, de Roma, aprendí veneración por la Palabra de Dios. 
El Señor se ocupó siempre de mí, como se ocupa de un niño pequeño una madre cariñosa. 
Cuando el Papa Benedicto me llamó a este ministerio en Tánger, lo acepté confiadamente. Lo acepté con una súplica en el corazón al Dios de mi vida: ayúdame, Señor, a amar a tu Iglesia con el amor con que tú la amas, ayúdame a servirte en los pobres, ayúdame a ser fiel a tu santa voluntad.
En aquel momento me sentí como el patriarca Abrahán, que en la ancianidad había sido llamado a dejar casa y patria, y a ponerse en camino, llevando como único tesoro en el corazón las palabras de la promesa divina. Me sentí como Sara, visitada a la puerta de su tienda por un ángel con un anuncio de hijos, que siempre son para una madre gozos y trabajos. Me sentí turbado y confiado, gozoso y esperanzado, dispuesto a caminar y a cuidar hijos para el Señor. Me sentí profundamente agradecido al Señor, a la Iglesia, al Papa, a quien prometí obediencia y reverencia, y a quien pedí que me ayudase a vivir y morir como hijo en la santa Iglesia. 
Ahora, como obispo ya emérito y como Hermano Menor, quiero expresar obediencia y reverencia, gratitud y cariño al Papa Francisco, pues en todo momento de mi servicio en esta Iglesia, como si hubiese sido a él a quien pedí ayuda, me he sentido confortado por su palabra, por el ejemplo de su vida, por su amor a la Iglesia, por su solicitud con los emigrantes, por su amor a los pobres.
Hermanos míos muy queridos: Terminado mi servicio como obispo de esta Iglesia, vuelvo gozoso a la obediencia de mis superiores religiosos, vuelvo rico del amor que Dios me tiene, amor del que ha sido sacramento real la caridad que vosotros habéis tenido conmigo, el amor con que habéis dulcificado mi camino durante estos años.
Si en el cielo hubiere primeros y últimos puestos, estoy seguro de que todos allí me precederíais, pues habéis derrochado tanto amor con los pobres, que, considerada la pobreza del mío, ni siquiera seré digno de desataros las sandalias. Pero seré dichoso, inmensamente dichoso de vuestra dicha, aunque sólo pudiere verla desde lejos y desde abajo.
Vosotros habéis hecho posible el cumplimiento del compromiso de servicio a la Iglesia y a los pobres que asumí cuando acepté el nombramiento de obispo. 
Por mi parte, a lo largo de estos años he compartido con vosotros lo que he vivido en la fe, y os he comunicado, sin guardarme nada –el menos eso he intentado-, cuanto he recibido del Señor. 
A él y a vosotros pido perdón por la atención que no os haya prestado, por cuanto haya perdido de lo que el Señor quiso que os diese, por cuanto no haya sabido amaros.
Con vosotros, con los pobres, con la Iglesia, resonarán en mi corazón las palabras del cántico de Nuestra Madre la Virgen María: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi salvador”. En verdad, él se ha fijado en su Iglesia, en los pobres y en mí para bendecirnos como jamás hubiese podido soñar. 
Vosotros habéis sido bendición de Dios sobre mi vida, sois mi alegría y mi corona, y con Cristo os llevo guardados para siempre en el corazón.
El Papa Francisco ha encomendado a mi hermano Cristóbal López, arzobispo de Rabat, la administración apostólica de la archidiócesis de Tánger, hasta que la Santa Sede pueda nombrar a mi sucesor. Estoy seguro de que, lo mismo a él que a mi sucesor, los acogeréis como me habéis acogido a mí, con la misma familiaridad, con la misma confianza, con el mismo respeto, con el mismo cariño.
En esta carta, de agradecimiento más que de despedida, entran también con todo derecho el pueblo marroquí y las autoridades de este país que me han acogido durante estos doce años, me han tratado siempre con respeto, con cordialidad, con familiaridad, y me han permitido sentirme uno más en esta tierra bendecida por Dios.
El Señor os bendiga, hermanos míos muy queridos: El Señor os guarde en su paz, os colme de esperanza y de alegría, os llene de su Espíritu, os mantenga siempre unidos, y a todos nos reúna un día en su casa del cielo.

Tánger, 24 de mayo de 2019.

Fr. Santiago Agrelo
Obispo eméritoEl arzobispo Agrelo Agencias

Contenido relacionado

https://www.religiondigital.org/mundo/Papa-Santiago-Agrelo-arzobispo-Tanger-religion-concertinas-inmigrantes_0_2124687527.html

AFRICA: Asesinan a sacerdote que dirigía un instituto para ciegos


Redacción ACI Prensa

1.5K

La agencia vaticana Fides informó del asesinato del P. Landry Ibil Ikwel el domingo 19 de mayo en la ciudad de Beira en Mozambique, África.Ver imagen en Twitter

Ver imagen en Twitter

Agata@1Ragata

Ks. Landry Ibil Ikwel
34 lata

W 2016r przyjął święcenia. Wyjechał na misje do Mozambiku. Był dyrektorem instytutu dla niewidomych w mieście Beira.

W niedzielę nieznani sprawcy zaatakowali go maczetą. To dziesiąty kapłan zabity na świecie od początku roku. #TylkoPowiedzWszystkim109:08 – 21 may. 2019Ver los otros Tweets de AgataInformación y privacidad de Twitter Ads

En una nota publicada este martes 21, Fides señala que el sacerdote de 34 años fue atacado con un machete en su comunidad. Herido fue llevado a un hospital y falleció allí.

La policía ya investiga el asesinato del sacerdote que pertenecía a la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María.

“Unimos nuestros corazones al de nuestros hermanos y hermanas en África en el dolor de la oración y en la confianza de Jesús, que ha muerto violentamente en la cruz perdonando a sus agresores. Pedimos al Señor que, donde sea que la muerte busque prevalecer, prevalga finalmente la vida”, señala un comunicado de la congregación enviado a Fides.

El P. Landry ingresó en el noviciado en el año 2008 y fue ordenado sacerdote el 7 de febrero de 2016 en Kinshasa, en la República Democrática del Congo.

Servía como director del Instituto para Ciegos en Beira, una organización que tenía como misión la formación, rehabilitación, educación e integración social de niños, jóvenes y adultos ciegos.

El sacerdote decía que el instituto que dirigía era su “testimonio elocuente de nuestra opción preferencial por los pobres” donde “la dinámica misionera hoy nos invita a ir a las periferias”.

“Creemos que el trabajo de la congregación en el instituto es una respuesta concreta a esta llamada. Este trabajo es un gran desafío para la misión de hoy”, señaló el P. Landry.

Vatican News señala que el P. Landry es el décimo sacerdote asesinado en lo que va este año.

https://www.aciprensa.com/noticias/asesinan-a-sacerdote-que-dirigia-un-instituto-para-ciegos-90082?fbclid=IwAR0qESRZS8SmgzjJZgm79Vyz5Jes67DAKW1xxsPvGLxFzUXUuL9hJlW1crw

Señores, paren de normalizar y naturalizar la violencia machista


Señores, paren de normalizar y naturalizar la violencia machista
Cada una de las violencias ejercidas por Renato Poblete dan cuenta de un hombre patriarcal, con plena conciencia de su poder y que lo ejerció para quebrar de manera sistemática la voluntad de sus víctimas. Renato Poblete fue un delincuente que actuó bajo el silencio y la acción cómplice de otros hombres que lo rodeaban. Fue un criminal que contó con un contexto ideal, con una institución que no dio credibilidad a la voz de la víctimas y que no quiso ver la gravedad de la violencia oportunamente.
Tatiana Hernández

Por Tatiana Hernández / 21.05.2019

Qué difícil es sostener las transformaciones culturales, cuando la estructura de dominación que se busca erradicar es el patriarcado. El “mayo feminista del 2018” y el movimiento internacional de mujeres frente al acoso y abuso sexual, nos hizo pensar que la credibilidad de los hombres que ejercían violencia de género contra las mujeres, que la acción de culpar a las víctimas y finalmente los contextos de complicidad e impunidad frente a la violencia machista, estaban en retirada.

Se había logrado establecer -por si a alguien le cabían dudas después de todas las convenciones y estándares del derecho internacional de los derechos humanos – que la violencia de género contra las mujeres era un problema social y político, y que las comunidades, las instituciones y los estados debían hacerse cargo.

Las jóvenes en Chile levantaron con fuerza una demanda histórica del movimiento feminista y de mujeres: educación no sexista para una sociedad cuyo estándar en materia de derechos humanos es la igualdad y la no discriminación, donde el deber del Estado es reconocer a las personas en toda su dignidad.

Sin embargo, el patriarcado se las arregla para que nada cambie.  El relato que ha acompañado la violencia de género contra las mujeres ejercida por sacerdotes, que hemos conocido públicamente durante estas últimas semanas, evidencia un problema que las feministas -particularmente comunicadoras feministas que hacen seguimiento a los medios de comunicación- hemos denunciado por años: las representaciones sociales que se construyen en torno al agresor y el carácter de la violencia, que refuerzan la naturalización y normalización de la violencia machista; principal dispositivo de control y reproducción del patriarcado.

Renato Poblete no era una bestia, no era un ser “picado de la araña”, no era un ser sin control, no era un ser “con debilidades”. La violencia que ejerció contra sus víctimas, generó un quiebre irreparable en ellas. Sin embargo algunos sacerdotes y ex sacerdotes de su institución (con mucha influencia para ser entrevistados por uno de los principales medios de comunicación del país) justifican, trivializan y minimizan algunas de estas manifestaciones.

Cada una de las violencias ejercidas por Renato Poblete dan cuenta de un hombre patriarcal, con plena conciencia de su poder y que lo ejerció para quebrar de manera sistemática la voluntad de sus víctimas. Renato Poblete fue un delincuente que actuó bajo el silencio y la acción cómplice de otros hombres que lo rodeaban. Fue un criminal que contó con un contexto ideal, con una institución que no dio credibilidad a la voz de la víctimas y que no quiso ver la gravedad de la violencia oportunamente.

Cuánta indignación nos genera una sociedad que a través del uso de ciertas representaciones sociales busca que sigamos tolerando la violencia de género contra las mujeres. ¿Son conscientes del daño que causan sus “reflexiones” en las víctimas de Poblete, en aquellas que aún no denuncian y en todas las mujeres que podemos ser víctimas de la violencia machista? ¿Cómo construir otro sentido común en una institución patriarcal como la Iglesia Católica, si insisten en decir “no vi nada”, “tenía algunas debilidades” “debió haberse controlado más”, “si hubiesemos sabido de los abortos… (forzados)”, como si las otras manifestaciones no importaran. Cuánto daño hacen a las víctimas y a toda la reflexión que se ha logrado levantar por décadas sobre la violencia de género contra las mujeres como un continuo. Cuánto daño hacen a los hombres que hoy están siendo educados sobre la relevancia del consentimiento y lo fundamental que es ver a las mujeres en todo su dignidad, como personas con voluntad que ellos no deben quebrantar.

No cabe duda que han dejado caer a la figura de Renato Poblete. Y lamentablemente las ideas que circulan en torno a la violencia que él ejerció, no permiten erradicar el patriarcado que está ferozmente enquistado en los imaginarios que se producen y reproducen desde el poder de la iglesia.  Como siempre, estaremos atentas y vigilantes para seguir denunciando al patriarcado y a sus cómplices.  Señores, si no son capaces de decir públicamente algo que fortalezca la voz de quienes sobreviven y fragilice en algo al patriarcado, guarden silencio y paren de normalizar y naturalizar la violencia machista.

https://www.eldesconcierto.cl/2019/05/21/senores-paren-de-normalizar-y-naturalizar-la-violencia-machista/

Especial a un año de “La Cofradía”: ¿Qué sucedió con los sacerdotes acusados y las investigaciones?


Publicado hace 1 día 

el domingo 19 mayo 2019

PorEditor de Prensa

El 21 de mayo pasado se reveló uno de los casos más fuertes que remeció a la Iglesia Católica en Chile, cuando se dio a conocer una denuncia que sacudió a nuestra región en que se reveló que el sacerdote de Paredones Luis Rubio era denunciado por abusos a menores de edad.

La denuncia que se emitió en un medio de comunicación nacional, fue encabezada por Elisa Fernández, una ex colaboradora de la Iglesia durante cerca de 14 años y quien, en ese entonces, hace un año y medio atrás se había reunido con el Obispo Diocesano Alejandro Goic, a quien entregó una denuncia escrita y firmada con un listado de 13 sacerdotes, entre los cuales existían algunos que habrían mostrado abiertamente su preferencia sexual por menores de edad.

Hoy de los 14 sacerdotes acusados, 8 de ellos la Fiscalía Regional dijo no haber encontrado ningún delito y cerró los procesos de investigación. Aún quedan 6 sacerdotes imputados de los que tiene que pronunciarse el Tribunal de Garantía de Pichilemu por denuncias de presuntos abusos sexuales y conductas impropias.

Para saber cuál son los sacerdote sobreseídos y que sucedió con ellos, mañana nuestro medio publicará un reportaje especial del tema…

https://www.elrancaguino.cl/2019/05/19

Iglesia católica descarta ataque pandilleril hacia sacerdote asesinado


Juan Carlos Vásquez / Gabriela Chorro

lunes 20, mayo 2019 – 12:03 am

Este día se sepultarán en Sonzacate los restos del padre José Cecilio Pérez, asesinado el viernes.

El arzobispo de San Salvador dijo que la nota encontrada con el cuerpo busca “distraer la atención”.

La iglesia ofreció ayer una misa en la parroquia de San José La Majada. / David Durán

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, descartó ayer que el asesinato del sacerdote José Cecilio Pérez Cruz, de la parroquia de San José La Majada, en Juayúa, sea autoría de las pandillas.

“Nosotros pensamos que no es cierto lo de esa página. Es algo como para distraer la atención, para engañar”, señaló Escobar durante su acostumbrada conferencia de prensa dominical.PUBLICIDAD

El sacerdote fue asesinado la noche del viernes 17 de mayo y su cuerpo fue encontrado en la mañana del sábado por los feligreses. El padre Pérez y los feligreses solían recorrer las calles de San José La Majada para rezar el rosario desde las 5:00 de la mañana. Al notar la tardanza del párroco, entraron a buscarlo en su vivienda y encontraron el cadáver en su habitación.

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que el cuerpo registraba signos de violencia e impactos de bala. Además, junto al cuerpo del sacerdote se encontró una nota que decía “No pagó la renta MS-13”.

El cuerpo del padre José Cecilio Pérez luego se trasladó a la casa de su familia, donde fue velado. / David Durán

“Me decía el padre (el obispo de Sonsonate, Monseñor Constantino Barrera) que ninguno de los sacerdotes está amenazado ni extorsionado. No es el ‘modo operandi’ de las pandillas. Por eso la impresión que tenemos es que no es así”, insistó el arzobispo de San Salvador.

La nota no es la única peculiaridad del caso. Al revisar la habitación, los agentes policiales notaron que la puerta no se forzó, por lo que consideran que quien perpetró el hecho es una persona cercana al sacerdote.

El caso aún sigue siendo investigado por la Fiscalía General de la República (FGR) y la PNC. Por el momento, las autoridades aún no han comentado cuáles podrían ser las causas del asesinato.

José Cecilio Pérez, de 35 años, servía desde hace tres años como el párroco de la iglesia de San José La Majada. Él era originario de Nahuizalco, Sonsonate y comenzó su labor religiosa como sacerdote diocesano hace más de 10 años. Se caracterizó por ser un cura cercano a la congregación.

“Tanto los sacerdotes, como las personas de la comunidad, testimonian haberlo visto contento. Nunca lo vieron preocupado por nada, si no, al contrario, siempre contento hasta el último momento”, afirmó ayer Escobar Alas.

Feligreses despiden al padre José Cecilio

Este domingo, un nutrido grupo de feligreses y familiares participaron en una misa presidida por el obispo de la Diócesis de Sonsonate, Constantino Barrera, en la parroquia de San José La Majada.

Barrera pidió a las autoridades esclarecer el hecho y que se haga justicia para que este crimen no quede impune.

“Estamos todos dolidos, pero de pie, decididos a servir en este trabajo. La participación de los fieles cristianos debe seguir”, dijo Barrera en su mensaje a la feligresia del cantón San José La Majada.

El religioso les manifestó que la parroquia no se debe detener, ya que el padre José Cecilio les dio una buena formación y les indicó el camino que deben seguir.

El obispo señaló que el párroco asesinado tenía un carácte fuerte y siempre fue libre para denunciar las injusticias. Señalaba con nombre y apellido, y aunque sus allegados le pedían que se moderara, el padre Cecilio decía que ese era su estilo y que no tenía miedo, pero sí temor.

El padre José Cecilio Pérez llegó a la parroquia de San José La Majada en 2016. / DEM

“Al padre no lo juzgamos por su carácter, sino que lo admiramos. Él fue siempre un pastor que defendía a sus ovejas. Las circunstancias de como un sacerdote muere, duele”, indicó Varrera.

“Yo pediría que no hagamos juicios y conclusiones, sino esperemos qué pudo pasar. Hacía mucho que no habia un crimen aquí en la comunidad”, expresó el obispo.

El asesinato del padre José Cecilio Pérez ocurrió un año  y un mes después del crimen en contra del sacerdote Walter Vásquez Jiménez, encargado de las parroquias San Buenaventura y Mercedes Umaña, en Usulután. Ambos fueron compañeros en el seminario.

El homicidio de Vásquez ocurrió el  jueves 29 de marzo de 2018 en el Cantón Las Ventas, de Lolotique, en San Miguel mientras se trasladaba a un acto religioso de Semana Santa.

El crimen contra Vásquez aún no ha sido esclarecido por las autoridades.

https://elmundo.sv

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: