El milagro de mezclar gente. Cristianos unidos de Europa

En el centro del barrio europeo de Bruselas, a 200 metros del Parlamento Europeo, a tres minutos a pie de la Comisión Europea se encuentra un espacio de encuentro, cultura y oración en el que todo el mundo tiene las puertas abiertas. La Chapel for Europe, cuya responsabilidad pastoral recae en los jesuitas es un centro donde  oración, conferencias, exposiciones y cine se llevan a cabo no solo bajo la batuta de los católicos sino en colaboración entre protestantes, ortodoxos,  anglicanos  e incluso otras religiones que pueden tener su punto de encuentro en esta capilla.

Un buen ejemplo de lo que podría fácilmente replicarse en cualquier ciudad española al aliento de la multiculturalidad cada día más presente en nuestras ciudades. Porque la propuesta no es teórica, es experiencial, y desde este funcionamiento basado en la sencillez es posible el acercamiento, el conocimiento y la capacidad de trabajar, pensar y vivir juntos.

Para que no se quede solo en una visión externa, sino que la podamos conocer con un poco más de profundidad nos acercamos a hablar con el Padre Krystian Sowa sj que en la actualidad dirige la capilla, aunque lo primero que nos explica es que el órgano rector de la capilla es un consejo ecuménico ya que legalmente la capilla es sostenida por una ONG creada desde el principio para la gestión de la misma en la que están presentes los donantes que contribuyeron con los fondos suficientes para poder acometer la compra del edificio y su restauración. La Capilla también colabora con varias instituciones europeas cristianas, entre ellas COMECE (Conferencia de los Obispos de la Unión Europea) y CEC (Conferencia de las Iglesias Europeas). Para el Padre Krystian este fue el principal milagro que se dio alrededor de esta capilla, mucha gente distinta se unió para colaborar en la creación de un espacio de encuentro y oración.

En Bruselas el ecumenismo se muestra en acción

Una de las celebraciones ecuménicas en la capilla belga. Foto: Chapel for Europe

Mezclando personas

Una de las preguntas que respondió el jesuita fue el modo en el que se institucionaliza una relación más allá de la afinidad personal, y fue muy claro en su respuesta, «nosotros no hacemos tanto trabajo de reflexión ecuménica, eso es trabajo de otros organismos, nuestra vocación es la de mezclar a la gente» y continuaba reforzando la idea pero citando a Antoine de Saint-Exupéry: «Amar no es mirarse el uno al otro, sino mirar en la misma dirección». Y de esto trata el trabajo de la capilla, en juntarse para ponerse cara, dialogar, ver películas y comentar, asistir a exposiciones y sí, también para rezar juntos.

Hay gente que se acerca a la capilla porque el tema de una conferencia le es interesante,  porque viene a una celebración y también  alguna misa o celebración ecuménica de funerales de funcionarios europeos o, simplemente, porque vienen buscando un espacio de silencio. Es la manera en la que «la gente descubre otra cara de la Iglesia, que no es solamente parroquial o que no son solamente los sacramentos».

El valor de la oración

Explicaba el padre Krystian que el primer paso es conocerse como cristianos y de ahí nace la posibilidad de rezar juntos y un paso de transformación personal, ya que es el momento de valorar que «la oración de los otros es tan importante como la nuestra».

Para ello todos los jueves se organiza el Ecumenical Prayer Lunch o el almuerzo y oración ecuménica, quizá la activad más conocida y extendida de la capilla, a la que están invitadas todas las personas, desde funcionarios europeos, lobistas de distintas organizaciones o cualquier ciudadano de Bruselas.

La oración está dirigida por un grupo distinto cada vez, que se presenta y ofrece en la oración lo mejor que cada uno tiene.

Con voz propia

La propuesta cultural hace que la capilla tenga una voz, ya que se tratan temas que son de interés en la actualidad como pueden ser las migraciones o los refugiados o cómo vivir juntos tras los distintos atentados ocurridos en la propia Bruselas pero también en el resto de Europa, o las reflexiones sobre la visión de Europa y la contribución de los cristianos.

Pero al mismo tiempo está también reflejada la voz de la Iglesia más institucional, «obispos católicos o pastores protestantes vienen a dar conferencias y muestran que nuestra voz es la voz de las Iglesias cristianas».

El futuro de la capilla

Para el padre Krystian, durante los más de 15 años que lleva funcionando la capilla su éxito principal ha sido poder generar un espacio de oración y reflexión para todos, así como de contacto y relación entre las distintas Iglesias y poder ofrecer un programa de actividades culturales y conferencias muy variado. Por la capilla han pasado cardenales y los VIP de las instituciones Europeas, como el presidente de la Comisión Europea el Consejo Europeo Herman Van Rompuy para ofrecer conferencias.

Pero necesitan hacer más visible la capilla llegando a más personas, pese a las dificultades que esto supone: «en el concepto de laicidad francesa no podemos hacer una propaganda de la fe en el espacio público europeo».

Pese a esto el futuro de la capilla, según sus palabras, pasa por continuar con un programa de actividades tan atractivo, mejorar la comunicación de la capilla para ser todavía más visible, especialmente estar más presente en los medios y avanzar en los procesos de sostenibilidad de la capilla, que en la actualidad se mantiene con las donaciones que hacen los participantes en las actividades y los donantes permanentes.

http://www.alandar.org/wp-alandar/es/ecumenismo-europa-capilla-resurreccion-chapele-for-europe-bruselas/