OTRA VEZ ESTE TEXTO DE LA MUJER PAGANA, QUE ME FASCINA: La mujer que calló a Jesús. Domingo 20. Ciclo A.


A Jesús nadie era capaz de callarlo. Ni los sabihondos escribas, ni los piadosos fariseos, por no hablar de sacerdotes y políticos. La única persona que lo calló fue una mujer. Y encima, pagana.

El Mesías antipático y la pagana insistente

Para entender la versión que ofrece Mateo de este episodio hay que conocer la de Marcos, que le sirve como punto de partida.

Marcos cuenta una escena más sencilla. Jesús llega al territorio de Tiro, entra en una casa y se queda en ella. Una mujer que tiene a su hija enferma, acude a Jesús, se postra ante él y le pide que la cure. Jesús le responde que no está bien quitar el pan a los hijos para echárselo a los perritos. Ella le dice que tiene razón, pero que también los perritos comen de las migajas de los niños. Y Jesús: «Por eso que has dicho, ve, que el demonio ha salido de tu hija».

Mateo describe una escena más dramática cambiando el escenario y añadiendo detalles nuevos, todos los que aparece en cursiva y rojo en el texto siguiente.

«En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananeasaliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle:

― Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.

Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle:

― Atiéndela, que viene detrás gritando.

Él les contestó:

― Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.

Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió:

― Señor, socórreme.

Él le contestó:

― No está bien echar a los perros el pan de los hijos.

Pero ella repuso:

― Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos.

Jesús le respondió:

― Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.

En aquel momento quedó curada su hija.

Los cambios que introduce Mateo

ü  El encuentro no tiene lugar dentro de la casa, sino en el camino. Esto le permite presentar a Jesús y a los discípulos andando, y la cananea detrás de ellos.

ü  La cananea no comienza postrándose ante Jesús, lo sigue gritándole: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.» Pero Jesús, que siempre muestra tanta compasión con los enfermos y los que sufren, no le dirige ni una palabra.

ü  La mujer insiste tanto que los discípulos, muertos de vergüenza, le piden a Jesús que la atienda. Y él responde secamente: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.»

ü  La cananea no se da por vencida. Se adelanta, se postra ante Jesús, obligándole a detenerse, y le pide: «Señor, socórreme». Vienen a la mente las palabras de Mt 6,7: «Cuando recéis, no seáis palabreros como los paganos, que se imaginan que por hablar mucho les harán más caso». Esta pagana no es palabrera; pide como una cristiana. Imposible mayor sobriedad.

ü  Sigue el mismo diálogo que en Marcos sobre el pan de los hijos y las migajas que comen los perritos.

ü  Pero el final es muy distinto. Jesús, en vez de decirle que su hija está curada, le dice: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.»

Estos cambios se resumen en la forma de presentar a Jesús y a la cananea.

1) A Jesús lo presenta de forma antipática: no responde una palabra a pesar de que la mujer va gritando detrás de él; parece un nacionalista furibundo al que le traen sin cuidado los paganos; es capaz de avergonzar a sus mismos discípulos.

2) En la mujer, acentúa su angustia y su constancia. Ella no se limita a exponer su caso (como en Marcos), sino que intenta conmover a Jesús con su sufrimiento: «Ten compasión de mí, Señor», «Señor, socórreme». Y lo hace de manera insistente, obstinada, llegando a cerrarle el paso a Jesús, forzándolo a detenerse y a escucharla.

Ni obstinación ni sabiduría, fe

Jesús podría haberle dicho: «¡Qué pesada eres! Vete ya, y que se cure tu hija». O también: «¡Qué lista eres!» Pero lo que alaba en la mujer no es su obstinación, ni su inteligencia, sino su fe. «¡Qué grande es tu fe!». Poco antes, a Pedro, cuando comienza a hundirse en el lago, le ha dicho que tiene poca fe. Poco más adelante dirá lo mismo al resto de los discípulos. En cambio, la pagana tiene gran fe. Y esto trae a la memoria otro pagano del que ha hablado antes Mateo: el centurión de Cafarnaúm, con una fe tan grande que también admira a Jesús.

Con algunas mujeres no puede ni Dios

El episodio de la cananea recuerda a otro aparentemente muy distinto: las bodas de Caná. También allí encontramos a un Jesús antipático, que responde a su madre de mala manera cuando le pide un milagro (las palabras que le dirige siempre se usan en la Biblia en contexto de reproche), y que busca argumentos teológicos para no hacer nada: «Todavía no ha llegado mi hora». Sólo le interesa respetar el plan de Dios, no hacer nada antes de que él se lo ordene o lo permita.

En el caso de la cananea, Jesús también se refugia en la voluntad y el plan de Dios:«Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.» Yo no puedo hacer algo distinto de lo que me han mandado.

Sin embargo, ni a María ni a la cananea les convence este recurso al plan de Dios. En ambos casos, el plan de Dios se contrapone a algo beneficioso para el hombre, bien sea algo importante, como la salud de la hija, o aparentemente secundario, como la falta de vino. Ellas están convencidas de que el verdadero plan de Dios es el bien del ser humano, y las dos, cada una a su manera, consiguen de Jesús lo que pretenden.

Gracias a este conocimiento del plan de Dios a nivel profundo, no superficial, Isabel alaba a María «porque creíste» y Jesús a la cananea «por tu gran fe».

En realidad, el título de este apartado se presta a error. Sería más correcto: «Dios, a través de algunas mujeres, deja clara cuál es su voluntad». Pero resulta menos llamativo.

«Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.»

Con estas palabras pretende justificar Jesús su actitud con la cananea. Si los discípulos hubieran sido tan listos como la mujer, podrían haber puesto a Jesús en un apuro. Bastaba hacerle dos preguntas:

1) «Si sólo te han enviado a las ovejas descarriadas de Israel, ¿por qué nos has traído hasta Tiro y Sidón, que llevamos ya un montón de días hartos de subir y bajar cuestas?»

2) «Si sólo te han enviado a las ovejas descarriadas de Israel, ¿por qué curaste al hijo del centurión de Cafarnaúm, y encima lo pusiste como modelo diciendo que no habías encontrado en ningún israelita tanta fe?»

Como los discípulos no preguntaron, no sabemos lo que habría respondido Jesús. Pero en el evangelio de Mateo queda claro desde el comienzo que Jesús ha sido enviado a todos, judíos y paganos. Por eso, los primeros que van a adorarlo de niño son los magos de Oriente, que anticipan al centurión de Cafarnaúm, a la cananea, y a todos nosotros.

 

Primera lectura y evangelio

La primera lectura ofrece un punto de contacto con el evangelio (por su aceptación de los paganos), pero también una notable diferencia. En ella se habla de los paganos que se entregan al Señor para servirlo, observando el sábado y la alianza. Como premio, podrán ofrecer en el templo sus holocaustos y sacrificios y serán acogidos en esa casa de oración. La cananea no observa el sábado ni la alianza, no piensa ofrecer un novillo ni un cordero en acción de gracias. Experimenta la fe en Jesús de forma misteriosa pero con una intensidad mayor que la que pueden expresar todas las acciones cultuales.

Lectura del libro de Isaías 56, 1. 6-7

Así dice el Señor:

«Guardad el derecho, practicad la justicia, que mi salvación está para llegar, y se va a revelar mi victoria. A los extranjeros que se han dado al Señor, para servirlo, para amar el nombre del Señor y ser sus servidores, que guardan el sábado sin profanarlo y perseveran en mi alianza, los traeré a mi monte santo, los alegraré en mi casa de oración, aceptaré sobre mi altar sus holocaustos y sacrificios; porque mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos.»

http://elevangeliodeldomingojlsicre.blogspot.com.co/2017/08/la-mujer-que-callo-jesus-domingo-20.html?spref=fb

CALI: RINDE HOMENAJE A MONSEÑOR GERARDO VALENCIA CANO EN SU CENTENARIO.


La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, texto

Imagen

Conoce al clero que miraba abajo a los supremacistas blancos en Charlottesville


“Realmente sentí que cada paso que tomas podría ser tu último”.

De izquierda a derecha: Rev. Osagyefo Sekou, Lisa Sharon Harper, Rev. Carlton Smith, Cornel West y otros (incluyendo a Seth Wispelwey con una bata blanca y una estola roja) protestando contra la supremacía blanca en Charlottesville.  CRÉDITO: Heather Wilson, @aNomadPhotog / Dust & Light Fotografía
DE IZQUIERDA A DERECHA: REV. OSAGYEFO SEKOU, LISA SHARON HARPER, REV. CARLTON SMITH, CORNEL WEST Y OTROS (INCLUYENDO A SETH WISPELWEY CON UNA BATA BLANCA Y UNA ESTOLA ROJA) PROTESTANDO CONTRA LA SUPREMACÍA BLANCA EN CHARLOTTESVILLE. CRÉDITO: HEATHER WILSON, @ANOMADPHOTOG / DUST & LIGHT FOTOGRAFÍA

Al preguntársele cómo era marchar por las calles de Charlottesville, Virginia durante el fin de semana, la autora evangélica y fundadora de FreedomRoad.us, Lisa Sharon Harper, fue contundente.

“Realmente sentí que cada paso que tomas podría ser tu último”, dijo, añadiendo más tarde: “Con cada paso, seguí aguantando la llamada al amor”.

La charla de amor no fue la narrativa dominante en Charlottesville el sábado, cuando los supremacistas blancos y los simpatizantes nazis organizaron un mitin “Unite the Right” para oponerse a la remoción de una estatua de Robert E. Lee en el corazón de la ciudad.

“Realmente sentí que cada paso que tomas podría ser tu último”, dijo, añadiendo más tarde: “Con cada paso, seguí aguantando la llamada al amor”.

En cambio, la cobertura de los medios de comunicación se ha centrado en gran medida en el odioso vitriolo lanzado por los supremacistas blancos, así como en sus enfrentamientos violentos con manifestantes antifascistas (a menudo llamados “Antifa”). Las peleas callejeras -que los testigos dicen que ocurrieron sin una adecuada intervención policial- dejaron a varios hospitalizados, y todo el evento culminó en tragedia: un hombre de Ohio que las autoridades dicen que vino a apoyar a los supremacistas blancos ha sido acusado de cortar un grupo de contra- Un automóvil , hirió a 19 y mató a una mujer.

Pero entre las muchas historias no contadas del día angustioso está la cuenta de centenares de líderes religiosos como Harper que descendió en Charlottesville para resistir la supremacía blanca. Si bien las imágenes de resistencia a la oración a menudo son menos llamativas que los puños sangrientos, los manifestantes espirituales siguen siendo una parte crucial de las contra-protestas y los esfuerzos de socorro. Muchos se quedaron de brazos cruzados mientras contemplaban a los supremacistas blancos, y planeaban volver a hacerlo.

Atrapado en una iglesia

El trabajo de los grupos de fe en Charlottesville comenzó semanas atrás. El reverendo Seth Wispelwey, un ministro de la Iglesia Unida de Cristo (UCC) basado en la ciudad, dijo que el clero local comenzó a movilizarse a principios de este año después de que la ciudad universitaria sufrió otras dos manifestaciones de los supremacistas blancos. El resultado fue el Congregado CVille -un grupo formado hace sólo cinco semanas- que pidió que 1.000 clérigos vinieran y resistieran el racismo en el mitin Unite the Right.

Cuando los racistas descendieron a la ciudad la semana pasada, Wispelwey y su grupo ya habían entrenado docenas de clérigos en el arte de la protesta no violenta.

“Se sentía como Selma después del domingo sangriento”.

“Invitamos a líderes religiosos nacionales que fueron capaces de equipar a otros sobre cómo ser disciplinados y presentes en situaciones de volatilidad y violencia y potencial de daño”, dijo Wispelwey.

El plan, dijeron los organizadores, era contrarrestar a los nacionalistas blancos con acontecimientos y acciones que simbolizaban la resistencia religiosa a su odiosa ideología. Las tácticas reflejaban las utilizadas por los líderes de los derechos civiles afroamericanos en los años 60, un paralelo que no se perdió entre los asistentes.

“Cuando llegué, fue la primera vez que dije: ‘Ahora entiendo cómo se sentía el clero cuando llegaron para el Dr. Martin Luther King'”, dijo Harper, quien actualmente está persiguiendo la ordenación con la Iglesia Evangélica del Pacto, a ThinkProgress . “Se sentía como Selma después del domingo sangriento”.

El primero de estos eventos fue un servicio de oración el viernes por la noche, la noche antes del mitin, cuando los asistentes dicen que hasta 1.000 personas llenaron los bancos de la Iglesia Memorial de San Pablo. Dirigentes como el profesor de la Escuela de Divinidad de Harvard, Cornel West, y el ministro de la UCC, Rev. Traci Blackmon, se pusieron de pie ante la multitud reunida para condenar el racismo en términos espirituales.

Harper entregó la carga final del servicio, anotando cómo los antiguos hebreos encontraron consuelo en las primeras páginas de Génesis cuando fueron exiliados.

“Proclamaron a los poderes que son -si somos alguien, sí somos hechos a la imagen de Dios”, dijo, referenciando las Escrituras. “Tenemos que recordar a nuestros antepasados, y cómo lucharon con el reconocimiento de sus derechos”.

Los manifestantes están detrás de los miembros de la milicia camuflada en Charlottesville.  CRÉDITO: Heather Wilson, @aNomadPhotog / Dust & Light Fotografía
LOS MANIFESTANTES ESTÁN DETRÁS DE LOS MIEMBROS DE LA MILICIA CAMUFLADA EN CHARLOTTESVILLE. CRÉDITO: HEATHER WILSON, @ANOMADPHOTOG / DUST & LIGHT FOTOGRAFÍA

Harper dijo que los fieles -un grupo que incluía a personas de fe que viajaban desde muy lejos para asistir- fueron “encendidos” al final del evento. Pero cuando salieron de la iglesia, la noche tomó un giro oscuro.

Un grupo de supremacistas blancos que llevaban antorchas inesperadamente irrumpieron en el campus de la Universidad de Virginia directamente al otro lado de la calle, gritando consignas tales como “las vidas blancas son importantes” y “¡no nos reemplazarán!” Mientras las hordas de camisa blanca rodeaban y acosaban a un pequeño Banda de contra-manifestantes de pie frente a un estatuto de Thomas Jefferson, los líderes religiosos rápidamente cerrar las puertas de la iglesia, instruyendo a la gente a permanecer dentro.

Los líderes religiosos no estaban seguros de qué fue lo que estimuló la demostración sorpresa fuera de la iglesia, pero el mensaje era claro: el odio había llegado.

“Tenemos noticias de que la iglesia está rodeada de nacionalistas blancos”, dijo Harper. “Terminamos siendo detenidos mucho más tiempo porque no era seguro salir”.

Otro pastor, el reverendo Osagyefo Sekou, guió al grupo en himnos mientras esperaban a los racistas. Harper dijo que una mujer que trató de salir de la iglesia fue rápidamente asesinada por los supremacistas blancos, y varios observadores -incluyendo los periodistas de ThinkProgress- anotaron una inquietante falta de presencia policial.

“Estos eran cientos de personas – ancianos, niños – y muchos de los adultos de la comunidad no estaban preparados y no estaban preparados”, dijo Wispelwey. “Así que nos mantuvimos firmes con ellos y los sacamos por las entradas laterales. Ayudamos a conseguir un poco de agua para los activistas que fueron rociados con pimienta. ”

A pesar de las tácticas de intimidación, el grupo permaneció resuelto. En el momento en que se consideró seguro salir, los asistentes dicen que su resolución sólo había crecido más fuerte, al igual que su fe.

“No creo que hubiese un miedo mortal en ese momento”, dijo. “Sabíamos que estábamos en las manos de Dios, y que Dios es más fuerte que cualquier cosa que pudiera venir contra nosotros”.

Resistir el odio y la violencia con amor

El día siguiente comenzó con un servicio de amanecer a las 6:00 am en la Primera Iglesia Bautista de la ciudad, una congregación históricamente afroamericana. Aunque McLaren y Harper son ambos evangélicos progresistas, los testigos dicen que la mayoría de los reunidos en First Baptist eran cristianos generales liberales -los que pertenecen a denominaciones como la UCC y la Iglesia Episcopal, entre otros- o el clero de otras tradiciones religiosas como el judaísmo O el Universalismo Unitario.

“Había unitaristas universalistas que eran mártires en las marchas de Selma “, dijo a ThinkProgress el Rev. Carlton Elliott Smith, un manifestante en Charlottesville y Consultor de Vida Congregacional para la región sur de la UUA. “Así que tenemos un compromiso de larga data para defender la justicia y contra la supremacía blanca”.

McLaren señaló que muchos manifestantes durante el fin de semana también eran ancianos, “un montón de clero en sus 70 y más allá”.

Después del servicio, los manifestantes basados ​​en la fe se dividieron en dos grupos. Un subgrupo – hasta 80 clérigos que habían sido entrenados en la resistencia no violenta, según varias estimaciones de los participantes – marcharían directamente en el corazón de la demostración. El segundo grupo -que incluía a McLaren, que había perdido este entrenamiento debido a un vuelo retrasado- asistiría a una manifestación en un parque a una cuadra de la acción, cuyos límites servirían como un espacio seguro y un centro de atención médica de emergencia.

“Nos quedó claro que si caminamos por la calle, podríamos morir”.

“Nos quedó claro que si caminamos por la calle, podríamos morir”, dijo Harper, quien se unió al segundo grupo junto con Wispelwey y Smith. “Y definitivamente podríamos ser arrestados … porque hay demasiados factores desconocidos aquí”.

Harper y otros presionaron a pesar de los riesgos, llegando eventualmente a su ubicación predeterminada directamente fuera del Parque de Emancipación, donde el mitin estaba programado para convocarse más tarde ese día. Cuando el clero se alineó para enfrentar el campo, una hilera de miembros de la milicia vestida de campamento, cubiertos con armas largas, los miró fijamente.

Al cabo de un rato, el clero se arrodilló y oró, uno por uno. Luego cantaron juntos.

Love Showed Up Today in . We came to bear peaceful witness but met with hate and racist violence. http://ow.ly/8dK830emOQK pic.twitter.com/S5SjzXYTJs

Los supremacistas blancos llegaron lentamente, y Harper dice que muchos parecían inseguros de cómo responder a la presencia del clero. Algunos comenzaron a marchar entre los líderes de la fe y la milicia, llamándolos “débiles” y gritando “¿realmente crees eso?” En sus rostros mientras cantaban.

“Tenemos muchos insultos vitriólicos”, dijo Wispelwey. La mayoría de ellos homofóbicos.

Mientras los manifestantes de Black Lives Matter se amasaban cerca, una bandada de nacionalistas blancos se congregó detrás de la línea de hombres armados para cantar sus propias canciones blancas nacionalistas. En respuesta, el clero comenzó a cantar “el amor ya ha ganado”. Los manifestantes de Black Lives Matter se unieron rápidamente.

“Cantamos, ‘El amor tiene, el amor tiene, el amor ya ha ganado’ … incluso en la cara de esas [armas]”, dijo Wispelway.

“Un grupo de supremacistas blancos rompió nuestra línea con escudos … Algunos de ellos estaban gritando y escupiendo insultos [como ellos] físicamente empujó el clero a un lado con sus escudos”.

Al otro lado de la calle, McLaren y otros trabajaron para ayudar a los manifestantes golpeados por maza o gases lacrimógenos que estaban en “un dolor increíble” (el pastor dijo que incluso se pilló a sí mismo). Grupos como  el grupo de promoción cristiana progresista Sojourners  transmitieron en directo el alboroto, al igual que el Rev. Traci Blackmon, quien en un momento tuvo que huir de un área peligrosamientras hablaba en la televisión nacional. Mientras tanto, la situación siguió aumentando.

“Mi impresión dominante fue el increíble valor de la gente de Black Lives Matter que se estableció cerca de donde el clero se estableció, así que en el centro de la multitud”, dijo McLaren. “Vi botellas y palos volando, y luego contenedores de humo. Y no sé qué era spray de pimienta, qué era mace, qué era bombas de humo … Vi señales de Black Lives Matter tomadas de los manifestantes. Ellos escogerían esos signos y se mantendrían firmes “.

Los manifestantes nacionalistas blancos asaltan a líderes de fe que intentaron bloquear su camino.  CRÉDITO: Heather Wilson, @aNomadPhotog / Dust & Light Fotografía
LOS MANIFESTANTES NACIONALISTAS BLANCOS ASALTAN A LÍDERES DE FE QUE INTENTARON BLOQUEAR SU CAMINO. CRÉDITO: HEATHER WILSON, @ANOMADPHOTOG / DUST & LIGHT FOTOGRAFÍA

Los manifestantes religiosos que hablaron con ThinkProgress estaban en su mayoría espiritualmente dedicados a la no-violencia, y algunos expresaron ambivalencia acerca de las tácticas de otros manifestantes, como el antifa vestido de negro, cuyos miembros a menudo desafían el racismo con sus puños. Parecía haber poca coordinación entre los dos grupos durante el fin de semana: En un momento dado, Whispelwey dijo, los manifestantes de Antifa creyeron erróneamente que el clero estaba tratando de proteger a los supremacistas blancos (que no tenían presencia de fe conocida). Tomó una conversación de fuego rápido para arreglar las cosas.

Pero los grupos encontraron una manera de trabajar juntos eventualmente. A medida que las tensiones aumentaban el sábado por la mañana, algunos clérigos se separaron para organizar una protesta aún más dramática -y mucho más peligrosa-. Una facción que incluyó al profesor West, Smith y Wispelwey formó una línea a través de la entrada del parque y unió los brazos, bloqueando a los supremacistas blancos de entrar.

Tomaron sus posiciones sabiendo que había poca garantía de que habría ayuda si lo necesitaban.

“Creo que la esperanza era que hubiera alguna intervención policial que nos haría retirar [en caso de violencia]”, dijo Smith. “Pero en términos de ser una presencia en el parque, en el rally, no estaban allí. No había posibilidad de que la policía viniera a nuestra defensa si los supremacistas blancos se volvían al clero.

de que los nacionalistas blancos hicieran su movimiento.

“Un grupo de supremacistas blancos rompió nuestra línea con escudos”, dijo Wispelwey. “Algunos de ellos estaban gritando y escupiendo insultos [como ellos] físicamente empujó el clero a un lado con sus escudos.”

El clero reorganizó sus posiciones para intentar detener otra oleada de nacionalistas blancos. Pero cuando el “alt-derecho instigó su violencia” en la calle contra los contra-manifestantes, un grupo de Antifa intervino. El clero tomó el momento como una oportunidad para dispersarse.

“Fue entonces cuando Antifa nos salvó la vida”, dijo.

Primeros auxilios espirituales

La policía finalmente comenzó a cerrar la protesta poco después de que el clero se disolviera, pero la violencia del día estaba lejos de terminar. Los combates y las escaramuzas entre bandas itinerantes de nacionalistas blancos y contra-manifestantes seguían furiosos en las calles, dejando a muchos manifestantes golpeados y ensangrentados.

No queriendo irse, algunos líderes de fe comenzaron a actuar como pacificadores para ayudar a desalentar los conflictos, haciendo todo lo posible para detener las peleas.

CRÉDITO: Joshua Eaton / ThinkProgress
CRÉDITO: JOSHUA EATON / THINKPROGRESS

“A veces nuestra presencia, sólo por un grupo de clérigos apareciendo … la gente que estaba enojada o en busca de una pelea se calmaría”, dijo McLaren, señalando que a menudo llegaron antes de la policía. “Aquí es donde las vestiduras del clero eran una gran cosa. [A veces] el clero era la única gente que decía ‘vamos a calmarnos’ “.

“Un grupo de personas corrió hacia nosotros y dijo: ‘Ustedes son necesarios. Alguien mató a algunas personas ‘”.

Entonces la tragedia golpeó. Mientras McLaren, Wispelwey y otros se reunían en la cima de una colina, un coche en la calle -que dicen las autoridades fue impulsado por el supremacista blanco James Alex Fields Jr.- atravesó un grupo de contramanifestantes, hiriendo a 19 y matando a Heather D Heyer.

En cuestión de minutos, los líderes religiosos fueron llamados a responder.

“Un grupo de personas corrió hacia nosotros y dijo: ‘Ustedes son necesarios. Alguien mató a algunas personas “, dijo McLaren.

El clero corrió al caos, entrando en la masa antes de que llegaran policías o ambulancias. Algunos ayudaron a una mujer a encontrar a su sobrina que había sido golpeada. Otros ayudaron a los mismos heridos.

“Hubo mucha gente herida que probablemente no será contada entre los heridos”, dijo McLaren. “Ayudé a una mujer joven que había sido golpeada, voló en el aire, se dislocó el hombro, tenía un enorme hematoma. Sólo quería alejarse. Así que la ayudé a conseguir agua y hielo. Su mano estaba sangrando.

Cuando la policía apareció minutos más tarde, algunos clérigos ayudaron a dirigir el tráfico.

“Clero sabe algo acerca de entrar en una emergencia y bering una presencia calmante”, dijo.

Esto no va a desaparecer.

A pesar del fin de semana de horror, ninguno de los activistas religiosos entrevistados por ThinkProgress parecía dispuesto a tirar la toalla. Con más protestas de supremacía blanca planeadas en todo el país en los próximos meses, muchos manifestantes religiosos creen que su trabajo está apenas comenzando.

“Esto no va a desaparecer”, dijo McLaren, un veterano manifestante.

Smith dijo que su experiencia podría informar a otros intentos de resistir a los nacionalistas blancos.

“Ahora podemos decir que hay un grupo de hombres blancos que están comprometidos con la violencia y la brutalidad, y eso aumenta las apuestas y hace que los posibles resultados de cualquier acción o desobediencia civil sean mucho más impredecibles”, dijo Smith. “Pero espero que podamos tomar lecciones de Charlottesville y usarlas para estar mejor equipadas para enfrentar la supremacía blanca cuando eleva su cabeza por todo el país”.

Wispelwey y Congregate CVille planean continuar entrenando al clero para este tipo de protestas. Él ya está preparando un “kit de preparación” para los manifestantes basados ​​en la fe que pueden servir como plantilla para futuras demostraciones.

“Se trata de hacer el trabajo largo y profundo de la justicia, de estar en la relación correcta con aquellos que Dios oye y mantiene más estrechamente”.

Pero el verdadero trabajo, dijo, va a transformar los corazones de los racistas.

“No estamos preparando líderes de fe en situaciones de emergencia”, dijo. “Se trata de hacer el trabajo largo y profundo de la justicia, de estar en la relación correcta con aquellos que Dios oye y mantiene más estrechamente”.

Harper dice que hizo un poco de ese trabajo el sábado. Mientras permanecía de pie durante horas frente a una línea de miembros de la milicia -que según se informa se les había instruido para no hablar con la prensa o con los manifestantes-, dice que empezó a llevarlo abajo. Cuando se volvió para irse para evitar el aumento de la violencia, se dirigió al hombre una última vez.

“Sólo quiero que sepas, te queremos”, dijo.

Harper dijo que el rostro del hombre, gris y cansado del día, de repente se suavizó. Después de un momento, respondió: -Te quiero también.

Varias fotos en esta historia se usaron con el permiso de  Heather Wilson. Puedes encontrar más de su trabajo en Dust & Light Photo .

https://thinkprogress.org/clergy-in-charlottesville-e95752415c3e/

¿QUE NOS DIRÍA HOY, GERARDO VALENCIA CANO? Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


Monseñor Gerardo Valencia Cano mxy

Antes de compartir el tema con ustedes, acerca de lo que Gerardo Valencia Cano nos diría hoy. Permítanme agradecer a las personas que han tenido a bien invitarme a compartir el pensamiento de Gerardo, como al  Prof. Armando Olave, al Equipo Coordinador para el Centenario del Nacimiento de Monseñor Valencia Cano, a Ferdinàn Peña que nos hizo la conexión.

¡Vaya pregunta la que se les ha ocurrido!

No obstante, para mí ha sido y es una delicia recordarlo y hablar de él, como el Profeta, el visionario, el maestro, el amigo, el Apóstol de la No-Violencia-Activa, el hombre enamorado de la Divinidad, el hombre del compromiso, con el Evangelio, la Iglesia y con su pueblo.

En muchas ocasiones tuvimos la oportunidad de dialogar con él, fuera del horario de Oficina. Algunos, domingos por la tarde, le buscábamos en la Catedral, las compañeras Diva Maria Ibarra, Maruja Bravo y yo. Nos tomábamos un tinto con él. Subíamos a la salita de recibo, al lado de su habitación, donde él tenía su radio y una figura de Gandhi.

Recuerdo que el 19 de Abril, de 1970. domingo, día de elecciones en el país, le acompañábamos a escuchar los resultados de las elecciones. Según el informe final, después de estar reportando todo el tiempo la votación sobre Rojas Pinilla, como ganador, de pronto un silencio sepulcral en la radio y los resultados fueron cambiando a favor de Misael Pastrana Borrero. Monseñor, se levanta del asiento y nos dice: “¡Ahí esta!  La maquinita, la maquinita”.

Esta anécdota, me lleva a continuar con él, una conversación imaginaria y es la que quiero compartir con ustedes:

Sentadas a los pies de Gerardo, así lo hacíamos, cual discípulas sedientas en la búsqueda de la verdad y el  deseo de querer vislumbrar un futuro mejor para nuestro país y la Iglesia.

Pregunta: Después de todos estos años, en que ni nos veíamos ni conversábamos, cóntanos ¿cómo ves hoy la situación de Buenaventura y Colombia, la Iglesia y la mujer, en general?

Gerardo: La veo, con optimismo y esperanza.

Pregunta: ¿Cómo? ¿Por qué?

Gerardo: ¿Ustedes no han aprendido todavía? ¿No lo acaban de ver en el pasado PARO CIVICO? El pueblo, dio una gran lección a toda Colombia, muy difícil de olvidar.

Buenaventura, no puede seguir siendo invisible, a los ojos de los colombianos. No, al racismo, no a la discriminación, no a la falta de educación, no a la falta de vivienda digna, no a la falta de salud.

Pregunta: Pero, Gerardo, ¿no te parece que los problemas han crecido y que se han agudizado?

Gerardo: Si, Buenaventura, también ha crecido en población. No podemos seguir siendo gente resignada, somos  gente que hemos ido  creciendo, tambien, en identidad y en dignidad.

Me ha fascinado el papel que jugó en las conversaciones el “Comité Ejecutivo del Paro Cívico”, quienes en medio del estrés e intenso trabajo, uno de los primeros logros es haber alcanzado la creación del proyecto de ley para declarar el patrimonio autónomo para Buenaventura que fue radicado el 26 de julio de 2017 en el Senado de la República.

Es que, así tenía que ser, “proyecto de Ley” porque de lo contrario, ya sabemos lo que nos hubiera pasado.

No se puede bajar la guardia, ante los grandes problemas que azotan al Puerto de Buenaventura y a sus habitantes.

Es preciso no dejar de insistir ante el Gobierno Nacional y local, que declare,a Buenaventura en emergencia de salud.

Y si no, miremos, el masivo contagio de la conjuntivitis, que apareció en estos días. Mañana, ¿a qué otra situación más grave quedaremos expuestos?.

Tampoco podemos, ni debemos bajar la guardia, ante el aislamiento en que nos quieren dejar, a través de los 17 mega-proyectos, iniciados mediante, la privatización de Puertos de Colombia, convirtiendo el empleo en algo inexistente. Situación que de manera paralela, impulsa el crecimiento del narcotráfico, y con ellos los grupos armados en nuestras zonas rurales, generando el fenómeno de un 80% de desplazados, además de obstaculizar la generación de empleo en la población, como si no existiéramos y si trayendo personal de afuera.

Esta situación, ya se veía venir.

No nos podemos quedar callados, ante el daño generado por el negocio del dinero fácil, que ha involucrado a los jóvenes y sus familias, exponiéndolas a las vendettas, al odio, a las envidias, al terror y a la muerte. Acabando con la unión en las familias, fomentando la violencia intrafamiliar, de manera especial la violencia contra nuestras mujeres, ancianos y niños.
Es inconcebible que podamos subsistir sin agua potable, en las casas, y todavía no contemos con el alcantarillado.

Parece que no hemos llegado todavía a la mayoría de edad. ¿De qué nos ha servido celebrar los 477 años de fundación de Buenaventura?  No se nos tiene en cuenta, seguimos siendo invisibles. Se nos aplican diversas formas de desarrollo a fin de beneficiar el único modelo económico del país, el cual se viene ejecutando, con presencia del paramilitarismo y sus máquinas: La desforestación  de nuestras selvas que afecta cada día mas  al medio ambiente. El despojo infame de nuestros campesinos de la tierra de los abuelos, donde generaban el “pan-coger”, se mantenía la unidad de la familia, su economía y su desarrollo social.

No podemos bajar la guardia.

Nos toca empoderarnos, que todos los hombres y mujeres aprendamos a ser nuestros propios veedores, cuidando y vigilando, desechando la podredumbre de la corrupción que tanto nos afecta. No solo en el aspecto social, sino también, como miembros de la Iglesia. Debemos hacerlo cada uno desde nuestro lugar, ya seamos religiosos, religiosas, o laicos, todos sin excepción estamos llamados a la misma tarea,  también están llamados los que no son creyentes. Los creyentes testimoniando su fe y comprometidos con la Iglesia y con el Evangelio y los no creyentes comprometidos con el servicio humano y la mejora de sus condiciones  de vida. Los cristianos no podemos olvidar nunca que es a través del compromiso de nuestro Bautismo, que veremos brillar la Justicia y la Paz, sin exclusiones, sin marginar, sin rechazar, sin racismo, sin violencia, en una palabra sin discriminaciones sociales y religiosas.

No nos olvidemos del papel de las mujeres. Vimos su apoyo y compromiso en el pasado PARO CIVICO, de 22 días. No basta con que les digamos: son bellas, útiles, necesarias e importantes. No es hora de piropos y flores, ¡es la hora de reconocerlas, impulsarlas, valorarlas, dignificarlas, al mismo nivel  que se reconoce, impulsa, valora y dignifica a los varones. ¡Hoy estamos llamados a darles el espacio y el reconocimiento pleno de su dignidad humana, reconociendo que ellas, han sido las pioneras en el anuncio del Evangelio y que por méritos propios de su ser mujeres, pueden y deben caminar junto con los hombres en la transformación de la sociedad y en el anuncio del Reino en cualquier ámbito  de la vida!

Se dice que no escribo grandes aportes teológicos, ni grandes documentos académicos. Mi teología y academia, ha sido la realidad que he vivido con ustedes. La cual espero seguir viviendo, porque tengo permiso de la Divinidad para pasar mi Cielo, en Buenaventura, trabajando y celebrando con ustedes.

Gracias, por invitarme a la celebración centenaria de mi nacimiento, pero, ¿saben qué? Mejor, no hacer tanta algarabia.”

Buenaventura, Agosto 24 de 2017

*Presbitera católica

NO, ENSEÑEMOS A LOS NIÑO/AS, SOBRE LA SUPREMACIA DE LOS BLANCOS Y AL RACISMO.


Resultado de imagen para NIÑO VESTIDO DE KKK

NO AL RACISMO, NO A LA SUPREMACÍA DE LOS BLANCOS,

NO AL REGIONALISMO.

TODXS HEMOS SIDO CREADOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DE LA DIVINIDAD!

MEXICO: Una niña de 13 años se embarazó de un sacerdote pero lo peor estaba por delante


¿Qué sucede cuando la ignorancia e intolerancia se juntan?

El resultado de todo esto se traduce a hechos terribles y actos crueles demostrando que nuestra sociedad atraviesa por un terrible momento.
Una niña de 13 años identificada como Rosa Villar fue quemada viva en una pequeña localidad en San Bautista de Tuxtepec en el Estado de Oaxaca (México), según redactó el diario Despierta Dominicano.
Es importante crear conciencia en las personas en base a estas historias, cabe destacar que este artículo puede contener material sensible para algunos lectores y se recomienda discreción.

Ella es Rosa Villar la niña que fue quemada a causa de la ignorancia de la población, siendo estos últimos quienes llevaron a cabo el acto en las calles de la pequeña localidad en Oaxaca.
La gota que derramó el vaso fue la declaración de la misma madre de la niña quién aseguro que está estaba embarazada y que el padre del niño era un sacerdote. Sin presentar pruebas algunas, y con simples afirmaciones la comunidad creyó la declaración y decidieron realizar justicia por mano propia. Pero no con el sacerdote, sino con la menor de edad.
La menor fue llevada hasta la propia plaza del pueblo, en donde los habitantes empezaron a golpear e insultar a la niña, más de un centenar de personas estaban de acuerdo y respaldaban estás acciones y nadie fue capaz de poner un alto.
Al final fue un hombre quién roció con gasolina a la menor y le prendió fuego. “Le estamos dando su merecido y poniendo el ejemplo a los demás pueblos”
Se escuchaban gritos diciendo. “Quemen a los pecadores”

Desafortunadamente la policía federal llegó demasiado tarde a tomar el control en la pequeña localidad y la menor falleció. Y el mismo pueblo encubre al hombre que le prendió fuego a esta niña.

https://myf.today/una-nina-de-13-anos-se-embarazo-de-un-sacerdote-pero-lo-peor-estaba-por-delante/

José María Castillo: “En la Iglesia, en los seminarios, en los centros de estudios teológicos, hay miedo, mucho miedo”


El Cristo de la liberación de Cerezo

“No hay sucesión a la gran generación de teólogos del Vaticano II”

“¿Cómo hacemos presente el Evangelio en este tiempo que nos ha tocado vivir?”

José María Castillo , 15 de mayo de 2017 a las 08:20

¿Cómo es posible defender que la muerte de Cristo fue un “sacrificio ritual” que Dios necesitó para perdonarnos nuestras maldades y salvarnos para el cielo?

II Congreso Continental de Teología/>

II Congreso Continental de Teología

(José María Castillo, teólogo).- Por ley de vida, la gran generación de teólogos, que hicieron posible la renovación teológica que llevó a cabo el concilio Vaticano II, está a punto de extinguirse del todo. Y en las décadas siguientes, por desgracia, no ha surgido una generación nueva que haya podido continuar la labor que los grandes teólogos del s. XX iniciaron.

Los estudios bíblicos, algunos trabajos históricos y algo también en lo que se refiere a la espiritualidad, son ámbitos del quehacer teológico que se han mantenido dignamente. Pero incluso movimientos importantes, como ha ocurrido con la teología de la liberación, dan la impresión de que se están viniendo abajo. Ojalá me equivoque.

¿Qué ha sucedido en la Iglesia? ¿Qué nos está pasando? Lo primero, que deberíamos tener en cuenta, es que es muy grave lo que estamos viviendo en este orden de cosas. Los demás ámbitos del saber no paran de crecer: las ciencias, los estudios históricos y sociales, las más diversas tecnologías sobre todo, nos sorprenden cada día con nuevos descubrimientos.

Mientras que la teología (hablo en concreto de la católica) sigue firme, inasequible al desaliento, interesando cada día a menos gente, incapaz de dar respuesta a las preguntas que se hacen tantas personas y, sobre todo, empeñada en mantener, como intocables, presuntas “verdades” que yo no sé cómo se pueden seguir defendiendo a estas alturas.

Por poner algunos ejemplos: ¿Cómo podemos seguir hablando de Dios, con la seguridad con que decimos lo que piensa y lo que quiere, sabiendo que Dios es el Trascendente, que – por tanto – no está a nuestro alcance? ¿Cómo es posible hablar de Dios sin saber exactamente lo que decimos? ¿Cómo se puede asegurar que “por un hombre entró el pecado en el mundo”? ¿Es que vamos a presentar como verdades centrales de nuestra fe lo que en realidad son mitos que tienen más de cuatro mil años de antigüedad? ¿Con qué argumentos se puede asegurar que el pecado de Adán y la redención de ese pecado son verdades centrales de nuestra fe?

¿Cómo es posible defender que la muerte de Cristo fue un “sacrificio ritual” que Dios necesitó para perdonarnos nuestras maldades y salvarnos para el cielo? ¿Cómo se le puede decir a la gente que el sufrimiento, la desgracia, el dolor y la muerte son “bendiciones” que Dios nos manda? ¿Por qué seguimos manteniendo rituales litúrgicos que tienen más de 1.500 años de antigüedad y que ya nadie entiende, ni sabe por qué se le siguen imponiendo a la gente? ¿De verdad nos creemos lo que se nos dice en algunos sermones sobre la muerte, el purgatorio y el infierno?

En fin, la lista de preguntas extrañas, increíbles, contradictorias, se nos haría interminable. Y mientras tanto, las iglesias vacías o con algunas personas mayores, que acuden a la misa por inercia o por costumbre. Al tiempo que nuestros obispos ponen el grito en el cielo por asuntos de sexo, mientras que se callan (o hacen afirmaciones tan genéricas que equivalen a silencios cómplices) ante la cantidad de abusos de menores cometidos por clérigos, abusos de poder que hacen quienes manejan ese poder para abusar de unos, robarles a otros y humillar a los que tienen a su alcance.

Insisto en que, a mi modesta manera de ver, el problema está en la pobre, pobrísima, teología que tenemos. Una teología que no toma en serio lo más importante de la teología cristiana, que es la “encarnación” de Dios en Jesús. El llamamiento de Jesús a “seguirle”. La ejemplaridad de la vida y del proyecto de vida de Jesús. Y la gran pregunta que los creyentes tendríamos que afrontar: ¿Cómo hacemos presente el Evangelio de Jesús en este tiempo y en esta sociedad que nos ha tocado vivir?

Termino insistiendo en que el control de Roma sobre la teología ha sido muy fuerte, desde el final del pontificado de Pablo VI hasta la renuncia al papado de Benedicto XVI. El resultado ha sido tremendo: en la Iglesia, en los seminarios, en los centros de estudios teológicos, hay miedo, mucho miedo. Y bien sabemos que el miedo bloquea el pensamiento y paraliza la creatividad.

La organización de la Iglesia, en este orden de cosas, no puede seguir como ha estado tantos años. El papa Francisco quiere una “Iglesia en salida”, abierta, tolerante, creativa. Pero, ¿seguiremos adelante con este proyecto? Por desgracia, en la Iglesia hay muchos hombres, con bastones de mando, que no están dispuestos a soltar el poder, tal como ellos lo ejercen. Pues, si es así, ¡adelante! Que pronto habremos liquidado lo poco que nos queda.

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/05/15/jose-maria-castillo-en-la-iglesia-en-los-seminarios-en-los-centros-de-estudios-teologicos-hay-miedo-mucho-miedo-iglesia-religion-dios-jesus.shtml

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: