Día del Refugiado. Seis claves que explican la nefasta política de España con los refugiados: Lucia Villa


Público

inmigrantes6España no cumple lo pactado con la UE y recibe muchas menos solicitudes de asilo que sus vecinos comunitarios. Aunque ha mejorado, la concesión del estatus de refugiado sigue siendo muy minoritaria.
En el mundo hay 65,5 millones de desplazados, es decir, personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa de la violencia, la guerra, la miseria y la persecución. Es una cifra histórica, un nuevo récord que se supera año tras año, según los últimos informes de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y un síntoma evidente de una crisis mundial sin precedentes. Sólo en el Mediterráneo, más de 5.000 personas murieron el año pasado tratando de escapar de esta situación. Este mar, que supone para muchos la frontera entre la vida y la muerte, acumula en sus aguas 40.000 cadáveres en lo que lleva de siglo.

VER NOTICIA COMPLETA EN EL SIGUIENTE ENLACE:

http://www.redescristianas.net/

(República Dominicana CW Felix Cepeda en NBC News “Meet el hombre que quiere NYC Iglesias católicas para brindar refugio a los inmigrantes”!)


En todo el país, las iglesias y congregaciones se han unido para ofrecer apoyo a los inmigrantes indocumentados que enfrentan la deportación. Ahora bien, una activista en Manhattan está empujando los poderosos Arquidiócesis de Nueva York para hacer más para ayudar a los inmigrantes.

Felix Cepeda, de 36 años, quiere que la Iglesia Católica Romana para abrir al menos una de sus iglesias cerradas y proporcionar refugio a los inmigrantes sin papeles – un paso que sea tan audaz como podría ser potencialmente peligroso.

Activista Felix Cepeda fuera de la catedral de San Patricio en la ciudad de Nueva York. Raul Reyes

Durante semanas, Cepeda ha gastado cada dos días frente a la catedral de St. Patrick en escena una serie de ayunos y vigilias. Él lleva un cartel que dice, en español, “Ningún ser humano es ilegal”. A veces se habla de turistas curiosos que lo involucran. Sobre todo, se sienta en silencio antes de la multitud de los fieles y el ocupado por los que pasa.

El hijo de inmigrantes y un ex hermano jesuita en la República Dominicana, Cepeda es una misión de la justicia social de un solo hombre . “Siento que la Iglesia Católica hace un gran trabajo, pero siempre podemos hacer más”, dijo a la NBC Latino. “Siento que la iglesia necesita un paso adelante y al menos ofrecer una persona indocumentada santuario aquí.”

Desde 2015, la Iglesia Católica ha cerrado decenas de estructuras de la iglesia en la región de Nueva York, como parte de una reestructuración impulsada por la escasez de sacerdotes y los cambios demográficos. Muchos de estos edificios están vacíos y sin uso, como la Iglesia de Nuestra Señora del Escapulario-St. Esteban, en el centro de Manhattan. La idea de Cepeda es para la iglesia de reutilizar estas estructuras como santuarios de inmigrantes, albergues y espacios de reunión para los organizadores de la comunidad.

Cepeda hizo su propuesta en una carta de abril y el cardenal de Nueva York Timothy Dolan. “No es una de nuestras iglesias abiertas está ofreciendo santuario en Nueva York a los inmigrantes indocumentados que enfrentan la deportación”, escribió. “Hay alrededor de 11 personas en este momento reciben santuario en NYC Iglesias. Lamentablemente ninguno de estos son iglesias católicas romanas “.

Jugar

Madre de 4 que se refugió en una iglesia Obtiene suspensión de la deportación 01:46

De acuerdo con un Centro de Investigación Pew 2014 informe , el 35 por ciento de los católicos de la Ciudad de Nueva York son hispanos. Muchos de ellos son propensos indocumentados, como el área metropolitana de Nueva York / Nueva Jersey es el hogar de del país mayor población de inmigrantes indocumentados.

RELACIONADO: Prohibición de Texas Border Town Sues Estado sobre ‘ciudades santuario’

En una declaración proporcionada a la NBC Latino en nombre de Caridades Católicas y la arquidiócesis, monseñor Kevin Sullivan escribe: “Las parroquias, escuelas, y las agencias de caridad de la Arquidiócesis han dado la bienvenida a inmigrantes a los Estados Unidos por más de 200 años Nos proponemos. para continuar y fortalecer ese legado “.

Sullivan escribe que Catholic Charities servicios para inmigrantes incluyen proveer representación legal, la enseñanza de Inglés y la organización de seguridad en el trabajo. También tiene una línea directa de que los inmigrantes pueden solicitar ayuda de emergencia.

Pero además de estas buenas obras, Cepeda dice que quiere Dolan para visitar a una familia indocumentada tomar refugio en otra iglesia. Dice que el cardenal se extiende santuario a una sola persona o una familia es “totalmente posible”.

Cepeda está actuando solo – sin la afiliación de cualquier grupo – y es consciente de que su búsqueda se puede ver como sea quijotesca o inspirado. Él está diciendo que su historia en idioma español y los medios locales siempre que sea posible, y con la esperanza de dar a conocer su causa.

Ravi Ragbir , directora ejecutiva de la Coalición del Nuevo Santuario de Nueva York City, apoya los esfuerzos de Cepeda.

“Lo que está haciendo, creemos, que es las personas que toman posiciones para la dignidad y la humanidad para todos”, dijo Ragbir. “Estos son tiempos diferentes, y congregaciones con las personas sin papeles están aterrorizados, y (la católica) Iglesia no tomar una posición no disipar sus temores.”

Las iglesias tienen un papel importante que desempeñar cuando un inmigrante se enfrenta a la deportación, explicó Ragbir. Pastores y ministros pueden llegar a ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas), por ejemplo, en nombre de una persona sin un abogado.

A pesar de la Coalición nuevo santuario se compone de instituciones multi-fe , Ragbir dijo, iglesias católicas no han llegado oficialmente a bordo.

Activista Felix Cepeda quiere la iglesia católica de Nueva York para hacer más por los inmigrantes. Raul Reyes

De hecho, un artículo en el National Catholic Reporter señaló que : “Si bien una gran parte de los inmigrantes indocumentados bajo amenaza en Nueva York son católicos, es iglesias protestantes que han salido adelante como vanguardias del incipiente movimiento santuario, que espera utilizar iglesias como un refugio para los inmigrantes indocumentados que huyen de la deportación “.

A medida que el Rev. Juan Carlos Ruiz, co-fundador de la Coalición del Nuevo Santuario a la NBC Latino, “Nuestras instituciones son a veces carecen de la sed de justicia que se necesita en nuestras comunidades.”

A nivel nacional, las iglesias de todas las denominaciones han luchado con la idea de proporcionar un refugio a los indocumentados. En marzo, el cardenal Blase Cupich de Chicago dio instrucciones a sus sacerdotes no abrir las puertas de la parroquia a los agentes de inmigración sin una orden judicial.

Las autoridades de inmigración tienen una política de larga data de no llevar a cabo acciones de aplicación en “lugares sensibles”, tales como iglesias, escuelas y hospitales. Esta política se basa en un memorando interno a partir de 2011, sin embargo, y no es ley.

RELACIONADA: Corte Blunts Crackdown ciudades santuario de Trump

No es una ley federal que prohíbe a sabiendas o imprudentemente el transporte, la acogida, o blindaje “extranjeros” de la detección. Violaciónes se castigan con multas y penas de cárcel. Así que las iglesias que ofrecen refugio a los inmigrantes indocumentados se enfrentan a riesgos legales genuinos.

Históricamente, el movimiento del santuario puede ser visto como teniendo tres olas. En la década de 1980, los centroamericanos que huyen de la violencia en El Salvador y Guatemala comenzaron a tomar refugio en iglesias en las principales ciudades de Estados Unidos, hasta que muchos se les concedió estatus de protección temporal por el gobierno de Estados Unidos.

Una segunda oleada de solicitantes santuario apareció alrededor de 2006 a 2007, cuando estaba en marcha un empuje para la reforma migratoria. Elvira Arellano, probablemente la más famosa cara del movimiento santuario, se refugió en una iglesia de Chicago durante un año a partir de 2006. La motivación para el santuario de asilo y luego fue a llamar la atención sobre la difícil situación de los inmigrantes indocumentados con niños nacidos en Estados Unidos y la comunidad corbatas; una campaña pública fue visto como una manera de influir potencialmente agentes de inmigración.

En la era de Trump, el movimiento del santuario se enfrenta a nuevos retos. La administración Trump ha terminado las prioridades de expulsión de la era Obama, poniendo prácticamente todos los inmigrantes indocumentados en situación de riesgo para su eliminación.

Incluso el cumplimiento de ICE check-ins necesarios se ha traducido en la deportación de algunos inmigrantes indocumentados. Esa es una razón por la que una abuela de Honduras recientemente se refugió en una iglesia Quaker en Albuquerque, Nuevo México.

Del mismo modo que no hay una definición de lo que conlleva ofrecer santuario, no hay un número oficial de las iglesias y congregaciones que participan en el movimiento del santuario. Iglesias de Kalamazoo, Michigan a Salt Lake City, Utah se han declarado disponible como santuarios, y no pueden ser otros que ofrecen refugio bajo el radar.

Cepeda quiere iglesias cerradas como éste para ser reutilizados como santuarios para los inmigrantes. Raul Reyes

Queda por ver si los activistas como Cepeda pueden tener un impacto más amplio, dice Neomi De Anda, profesor de estudios religiosos en la Universidad de Dayton .

“No estoy seguro de la Iglesia Católica es sensible a las acciones individuales, aunque yo creo que prestan atención”, dijo. “Si él (Cepeda) continúa a protestar, y puede involucrar a más personas, entonces podría ser a algo.”

De Anda dijo a NBC Latino que, para las iglesias, declarando santuario es una decisión seria. Debido a que la administración Trump ha amenazado públicamente a ir después de las instituciones que proporcionan santuario, al hacerlo podría poner en peligro los fondos federales y las subvenciones que reciben algunas iglesias. Y las iglesias son reacios a aparecer partidista en un momento de polarización política.

De Anda no se sorprende de que activistas como Cepeda se están movilizando. “Podemos ver más de estas acciones estimulando a la Iglesia Católica para actuar”, dijo. “Cuantas más personas se sienten impotentes, más probabilidades hay de que hacer acciones de justicia social.”

Activista Felix Cepeda mantiene una vigilia en la residencia del cardenal Timothy Dolan, de Nueva York. Raul Reyes

En opinión de De Anda, aquellas iglesias que se van a mover hacia la prestación de santuario lo han hecho, mientras que los que no tiene “probablemente van a permanecer donde están.”

En la avenida Madison de Manhattan, Cepeda mira hacia el imponente puerta de Dolan mansión del siglo 19 . Hasta el momento no ha recibido una respuesta directa a su carta al cardenal.

Cepeda planea persistir en su ayuno y vigilias, siempre y cuando le sea posible, porque cree que la iglesia católica de la ciudad de Nueva York tiene una obligación moral para declarar santuario.

“Voy a hacer esto por el tiempo que sea necesario”, dijo. “Espero que (Dolan) no me ve como un enemigo. Soy católico, y pertenezco a su familia “.

http://www.nbcnews.com/news/latino/meet-man-who-wants-nyc-catholic-churches-offer-sanctuary-immigrants-n773021

 
Contacto Felix Cepeda < felix.cepeda@gmail.com >

Colombia sigue siendo el país con más desplazados internos: 7,4 millones


“Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal”: un horizonte humanista: Javier Tolcachier


Conferencia mundial de los Pueblos en Bolivia:

 

ALAI AMLATINA, 19/06/2017.- El 20 y 21 de Junio se lleva a cabo la Conferencia Mundial de los Pueblos “Por un mundo sin muros hacia la ciudadanía universal” en el municipio de Tiquipaya, Bolivia.

 

El evento, convocado por el Gobierno y los movimientos sociales del Estado Plurinacional de Bolivia, cuenta con la presencia de unos 2500 delegados de organizaciones sociales, defensores de derechos de los migrantes, académicos, juristas y autoridades gubernamentales de distintos puntos del planeta.

 

Según el texto de convocatoria, esta conferencia tiene el “propósito de constituirse en un espacio inclusivo de reflexión, que busque desmontar muros físicos, muros legales invisibles y muros mentales, como la discriminación y el racismo, recuperando paradigmas y visiones propias de los pueblos, promoviendo alternativas y propuestas que contribuyan a superar fronteras, a construir puentes de integración y a trabajar un plan de acción de los pueblos para alcanzar la “ciudadanía universal”.

 

Honrando la invitación, la presente nota pretende ser un aporte a la discusión sobre la cuestión y acerca del paradigma de futuro que este importante cónclave reclama.

 

Migrantes, desplazados, refugiados,

 

Bien vale aclarar algunos términos que suelen utilizarse indistintamente generando confusión. Migrante es una persona que vive en un lugar distinto a aquel en el que nació. Desplazado es quien se ve obligado a dejar su lugar de asentamiento habitual. La migración o el desplazamiento pueden ocurrir dentro de las fronteras del propio país o más allá de ellas, convirtiéndose entonces el migrante o desplazado en emigrante. Se considera refugiado, según la Convención de Viena de1951 a aquellas personas con temor fundado a ser perseguidas por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas que han debido abandonar su país. A estas definiciones que tipifican el reconocimiento de status de refugiado para la ACNUR, se suman algunas otras Declaraciones regionales como la de la Organización de la Unión Africana (OUA) de 1969 y la de Cartagena de 1984 que amplía el concepto “a las personas que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.”[i]

 

O sea, no todo migrante es un refugiado, pero todo refugiado sí es migrante, mientras que un desplazado puede o no emigrar y si bien su condición es en general precaria, no se considera un refugiado en sentido formal.

 

En este contingente de personas que abandonan sus lugares de residencia, ya sea de manera voluntaria o forzada, están incluidos los migrantes internos entre las regiones de un mismo país, generalmente migrando de la ruralidad hacia los distintos conglomerados urbanos y, en éstos, hacia sus periferias.

 

Hechas estas distinciones primarias, creemos necesario abordar como un todo la complejidad de estos fenómenos diferenciados entre sí, pero que se entremezclan tanto en sus raíces como en sus efectos.

 

Por otra parte, la cuestión migratoria en su conjunto presenta dos facetas distintas: una, en sentido positivo, se refiere a la posibilidad de elegir en qué país uno quiere vivir, a diferencia de la imposición de circunstancias que obligan a un conjunto humano a distanciarse de su lugar de residencia habitual.

 

En este último caso, confluyen guerras civiles e internacionales, agresiones armadas extranjeras, hambrunas, desastres climáticos, situaciones de pobreza extrema, la omnipresencia del crimen organizado, pero también persecución política, racial, de género, de orientación sexual u otras formas de vulneración de los derechos humanos. Asimismo una desocupación extendida, la explotación socioeconómica y la depredación medioambiental suelen asociarse indisolublemente a las motivaciones para buscar desesperadamente ámbitos donde sea posible sobrevivir.

 

Pero también es necesario mencionar causales migratorias que no se originan en los lugares de origen sino en los de destino. Nos referimos a que los países económicamente poderosos succionan intencionalmente inmigrantes para bajar sus costos laborales, realizar labores que los trabajadores locales se resisten a hacer por ser consideradas de inferior calidad, flexibilizar de facto condiciones laborales, evitar cargas impositivas o transgredir normas de seguridad a través de la contratación de migrantes no autorizados. En el caso de la inmigración formalizada, lo que motiva a los países supuestamente “benefactores” es la imperiosa necesidad de rejuvenecer su composición demográfica, apuntando a que jóvenes trabajadores extranjeros equilibren con sus aportes las arcas que destinan los estados a la seguridad social.

 

Se hace entonces evidente que, en todos los casos, la violencia en sus distintas formas (física, económica, racial, religiosa, psicológica, etc.) juega un papel central en la migración forzada tanto interna como externa y en muchos casos, hasta en la movilidad aparentemente voluntaria. Dicha violencia es la matriz objetiva y valórica del sistema imperante, que reduce la vida a un circuito de enajenación y condena al ser humano a la tragedia de vivir entre carencias inadmisibles y deseos sufrientes.

 

Un mundo de personas en movimiento

 

En la actualidad, uno de cada siete habitantes del planeta es un migrante. De los mil millones de migrantes, un 75% lo hace dentro de las fronteras nacionales mientras que 244 millones son migrantes internacionales, 71 millones más que a principios de milenio[ii]. Se calcula que aproximadamente cincuenta millones de los migrantes internacionales lo hacen en situación irregular. Muchas de estas personas enferman o mueren debido a las enormes dificultades que deben atravesar en su periplo.

 

Por su parte, a finales de 2015 había 65,3 millones de personas desplazadas, un 10% más que el año anterior.  El informe de ACNUR indica que de éstos, 21,3 millones eran refugiados, 40,8 millones desplazados internos y 3,2 millones solicitantes de asilo.”[iii] El número total de desplazados internos se ha casi duplicado desde el año 2000 y aumentado fuertemente en los últimos cinco años. En 2016, se registraron 31.1 millones de nuevos casos de desplazamiento interno, equivalentes a una persona desplazada por segundo.

 

Todo ello convoca a medidas inmediatas, pero sobre todo, tal como lo propone la Conferencia en Bolivia, a una reflexión revolucionaria. 

 

Migrar es un derecho humano

 

La migración es un fenómeno histórico permanente, motivado por circunstancias externas que dificultan la supervivencia de un grupo humano o por la exploración de nuevos y mejores ámbitos de desarrollo individual o colectivo. En la situación actual, el volumen, ritmo de crecimiento del fenómeno migratorio y sus características de expansión global, nos muestran un nuevo momento de la humanidad. Un momento de interconexión total, inédito en la historia: la primera civilización humana a escala planetaria. Un momento de enormes posibilidades pero también de conflictos.

 

En la situación actual, a la exponencial ampliación del transporte y a las posibilidades que desprende el conocimiento de otras realidades mediante las comunicaciones, se corresponde el desplazamiento veloz de cada vez más grandes grupos humanos. Todo indica que estos flujos, lejos de disminuir, van a continuar en aumento a futuro.

 

Ante este movimiento masivo se levantan muros que repelen, reprimen y excluyen. Vallas que cercenan el derecho a transitar libremente por esta Tierra donde sólo el capital puede moverse a sus anchas. Límites que intentan proteger el botín robado por las potencias coloniales a quienes, en justísimo reclamo, quieren ahora compartir una porción de ese bienestar arrebatado.

 

Las fronteras de los estados no son hechos naturales ni decididos por sus poblaciones, sino elucubraciones artificiales de poderes paradójicamente transfronterizos – imperialistas en palabras sencillas – para delimitar la administración y explotación de áreas de influencia. Por ello es que esas fronteras suelen dividir en países distintos a personas pertenecientes a un mismo pueblo y cultura.

 

Pero las barreras a demoler no son tan sólo corpóreas, sino que se encuentran finalmente en la interioridad humana. Prueba de ello es que, aun atravesando las fronteras entre países, ingresando a las tierras prometidas o prohibidas, persiste la discriminación, la explotación, la segregación de las comunidades inmigrantes, siendo éstas percibidas por un importante núcleo poblacional nativo con extrañeza y en muchos casos, con rechazo. La gran pregunta es qué hacer frente a estos impedimentos localizados en regiones no tan sencillas de acceder.

 

Todos somos migrantes, todos somos mestizos

 

La cultura en la que se crece conforma el molde inicial del pensar, sentir y actuar de cada persona. Sin embargo, la cultura no es un hecho inamovible sino dinámico, que se nutre del aporte de sucesivas generaciones en su construcción. Por otra parte, al revisar distintos aspectos de cada cultura se observa sin mayor dificultad de qué manera éstas han incorporado elementos de otras culturas con las que entraron en contacto. Aún en la imposición, en el avasallamiento colonial, la cultura invasora se impregna de distintos aspectos de la sometida, produciéndose una síntesis distinta y nunca unilateral.

 

Es posible – e imprescindible en los tiempos novedosos que corren – pensar en una existencia intercultural, no tan sólo como convivencia estanca entre naciones diferentes, sino como un enriquecimiento mutuo de saberes y experiencias adquiridas. Este dar y recibir requiere por parte de las poblaciones comprensión sobre las ventajas de abrirse al cambio, disposición a experimentar y paciente aprendizaje, lo cual será facilitado si los liderazgos exhiben coherencia y una cercana docencia.

 

Docencia que debe además señalar sin dobleces la responsabilidad del gran capital especulativo en la crisis económica que genera ajuste, desocupación y miseria. El esclarecimiento es fundamental, ya que de otro modo, el poder económico de las corporaciones – tal como ha sucedido en otros momentos de la historia – busca enfrentar a trabajadores locales contra sus pares inmigrantes, para así ocultar el real funcionamiento sistémico destructivo e impedir que las fuerzas populares se consoliden en torno a cuestionamientos de fondo.

 

Este esfuerzo de diálogo, de comunicación y participación es la única vía para forjar y consolidar un renovado sentido común que permita torcer el actual rumbo político intolerante que parece ampliar su influencia. Signo fascista, revestido indistintamente con perorata proteccionista o ropaje neoliberal, que aprovecha pragmáticamente el malestar que experimentan las poblaciones ante la inestabilidad producida por rasantes transformaciones del paisaje social y la imposición de un estilo de vida individualista que corroe lazos interpersonales y colectivos.

 

En términos políticos, lo primero es garantizar a cada ser humano la libertad de vivir donde quiera, en condición de ciudadano universal.

 

En cuanto a medidas que ayuden a abrir el camino de una migración libre y no forzada en esta selva gobernada por salvajes de traje y corbata y perfumes caros, hay que detener de inmediato y a futuro todas las guerras. Dejar de producir, comprar o almacenar armas, prohibir su tenencia particular, transformar fuerzas armadas como ejército y policía – que son los principales focos de proliferación de tenencia de armas irregulares – en cuerpos de servicio civil.

 

A fin de contrarrestar las presiones económicas que impulsan la migración no deseada, es menester generar mecanismos distributivos como los que emanan de las formas cooperativas o comunitarias, impedir la libre circulación de capitales hacia guaridas fiscales, limitar la economía especulativa con altos impuestos a las transacciones financieras y rechazar el genocidio mercantilista, que en su avance territorial extingue distintas formas de vida de comunidades que son obligadas a exiliarse. Lograr términos justos de intercambio internacional, exigir transferencias de alta tecnología como compensación al expolio colonial y resistir con decisión los embates de anteriores o nuevos imperialismos en formas de tratados librecomercistas son imperativos para generar mejores condiciones de vida en los lugares empobrecidos. En el mismo sentido, multiplicar la inversión social, descentralizando el acceso a bienes y servicios es imprescindible para lograr una distribución poblacional equilibrada y evitar el hacinamiento en conglomerados urbanos.

 

Un aspecto geopolítico vital es el fortalecimiento de la integración regional, no tan sólo desde una mirada economicista competitiva o desde una interestatalidad sujeta al vaivén cambiante de los vientos políticos, sino como práctica permanente desde los pueblos, que permita ir ampliando fronteras hasta su desaparición empírica. Un hermanamiento que pueda alimentarse de un proyecto común a futuro y no tan sólo de raíces comunes – que no todos sienten del mismo modo – ofrece una clave de solidez y una dirección permanente a la integración.

 

La nación humana universal[iv]

 

Es posible incluso ir más allá. La tendencia hacia la mundialización – distinta de la globalización en manos del capital – es evidente. El contacto entre pueblos se irá haciendo cada vez más intenso, lo cual nos permite preguntar acerca del futuro sentido de comunidad necesario para acometer tareas colectivas.

 

La universalidad de lo humano es una posible respuesta a esa pregunta. Más allá de la diferencia, de bienvenidos matices culturales diversos, todos queremos felicidad, bienestar y una existencia plena para nosotros y nuestros seres queridos. Sin embargo, lo imaginamos por diferentes vías y en ocasiones, creemos que la felicidad de unos se opone a la de los demás.

 

Tal falacia genera innumerables problemas y en definitiva, impide el avance histórico. Si por el contrario, se reconoce la humanidad ajena como equivalente a la propia, su diversidad como riqueza y la posibilidad de una convergencia horizontal entre pueblos y culturas, entonces se está invitando a atravesar el umbral de la historia hacia un horizonte radicalmente distinto. Posiblemente ésa sea la puerta de entrada y la convocatoria del momento: hacer de esta primera civilización planetaria de la historia una verdadera nación humana universal.

 

 

[i] Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Módulo autoformativo Nº 2 : La Determinación del Estatuto de Refugiado : ¿Cómo identificar quién es un refugiado?, 1 Septiembre 2005, http://www.refworld.org.es/docid/4c65080ad38.html [Accesado el 17 Junio 2017]

 

[ii] United Nations, Department of Economic and Social Affairs (2015). Trends in International Migrant Stock: The 2015 revision (United Nations database, POP/DB/MIG/Stock/Rev.2015) recuperado Junio 2017 de http://www.un.org/en/development/desa/population/migration/data/estimates2/estimates15.shtml

 

[iii] Informe Tendencias Globales 2016 de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados(ACNUR).

 

[iv] Del Documento Humanista, Silo, Obras Completas, Vol. I, Carta a mis Amigos, Ed. Plaza y Valdés, México (2004).

 

 

URL de este artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/186238

Si, el sacerdocio común, es común, no es propiedad privada de “algunos”. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


Es verdad, ¿por qué no lo había pensado antes?

Como cristianxs y cristianxs, les invito a busca, a desempolvar y a enmarcar la partida de Bautismo. Este sacramento antes que una fiesta social, como lo han querido convertir, es un compromiso.

¿Por qué, querer ignorar, esconder, secuestrar el “sacerdocio común”, haciéndole privilegio solo de algunos?

El Bautismo, es la carta de presentación, nuestra tarjeta de  identidad, como hijas e hijos de Dios. Regalo, don, que hemos recibido de Dios, gratis. Gratis lo debemos dar.

¡Es el sacramento que da brillo a nuestra dignidad!

Nos hace: “sacerdotes, profetas y reinas-reyes”=jefes. Es decir somos responsables cada una/o de nuestras vidas, de nuestra búsqueda de Dios. Somos responsables de dar a conocer a Dios. Nadie nos manda a “buscar” a Dios, somos cada uno/a invitados, llamados a encontrarnos con El, descubrirlo y anunciar con alegría que le hemos encontrado.

Dios, esta en todas partes y aun no le vemos. Se le ignora. En su nombre, la institución de la mafia, la corrupción y la mentira, han decidido salir del Paraíso, llevándose y acaparando las tierras, el agua, las semillas, las cosechas, animales, arrebatando la vida misma de los seres humanos.

Dios, se ha quedado con nosotros/as, su creación no ha terminado, nos la sigue entregando, para ser sus administradores y cuidar de ella. La responsabilidad es nuestra.

La hora es nuestra, saquemos nuestro escudo bautismal, libre, único e invensible ante la maldad. Hagamos uso de nuestro “sacerdocio común” para el servicio del Reino de Dios, de la Iglesia y nuestros/as hermanos/as, con orgullo y dignidad.

Te dejo y sigue descubriendo el valor y los méritos de nuestro Bautismo y “sacerdocio común”.

 

*Presbitera católica.

 

 

 

COLOMBIA.CALI: Qué descaro: delincuentes ingresaron a fundación en Cali y se robaron los ahorros de 15 niños


Este hecho embarga de tristeza a 15 pequeños de la Fundación Paz y Bien, en oriente de Cali. “Se metieron por la parte de atrás, por una terraza y rompieron la reja, por ahí se entraron y salieron. Utilizaron los cuchillos que tenemos en la cocina, rompieron las alcancías y se llevaron las monedas. Otras se las llevaron llenas”, relató Elodia Nieves Balanta, subdirectora de la institución.

La mujer lamentó la situación y recordó la ilusión con la cual los niños habían pedido monedas y billetes para echar a sus alcancías. También señaló que se realizarán distintas actividades para recuperar algo de los ahorros perdidos. “Involucrar la comunidad para poder devolver el dinero a los niños y su alcancía como la tenían, según el peso”, añadió.

El mayor Jonathan Vargas, comandante del Distrito 4 de la Policía, explicó que un hombre fue detenido, pero dejado en libertad “al no encontrar a la persona en flagrancia de los hechos y al no encontrar elementos materiales probatorios de que haya entrado a un inmueble”.

http://noticias.caracoltv.com/cali/que-descaro-delincuentes-ingresaron-fundacion-en-cali-y-se-robaron-los-ahorros-de-15-ninos

Hambre de paz en los Montes de María


Quince municipios conforman esta circunscripción del Caribe, que alberga el territorio en donde ocurrió una de las peores masacres perpetradas por los paramilitares.

Germán Gómez Polo

tejedoras-7.jpg

Las Tejedoras de Mampuján narran los horrores que vivieron durante la guerra.
Mauricio Alvarado

Jugaron fútbol con las cabezas de los muertos. Así de crudos se describen los días, entre el 16 y el 21 de febrero de 2000, en los que 450 paramilitares llegaron al corregimiento de El Salado, en El Carmen de Bolívar, y mataron a unas 60 personas, muchos frente a familiares y otros habitantes del pueblo, como si fuese un espectáculo de diversión.

Leer los relatos sobre cómo los paramilitares ingresaban a las casas y disparaban, sobre cómo obligaron a varios a ir al parque principal de la población y sobre cómo volvieron la matanza una fiesta en la que cada muerte era acompañada con tambores y gaitas, causa horror. Pero es necesario conocer lo sucedido para entender la magnitud que alcanzó el conflicto armado en un territorio que estaba bajo el fuego cruzado.

Sin duda, la masacre de El Salado es una de las más representativas de la violencia paramilitar en una región que aún hoy lucha en contra de complejos problemas sociales, a pesar de las amplias oportunidades para desarrollar proyectos en agricultura, pesca, artesanía y ecoturismo.

Los 15 municipios que conforman los Montes de María, de Bolívar y Sucre, también integran la octava circunscripción especial de paz, que contempla el acuerdo que le dio fin al conflicto con las Farc. Son El Carmen de Bolívar, Córdoba, El Guamo, María la Baja, San Jacinto, San Juan Nepomuceno, Zambrano, Colosó, Chalán, Los Palmitos, Morroa, Ovejas, Palmito, San Onofre y Toluviejo.

Cuando se apruebe el proyecto de ley que cursa en el Congreso, y que creará las 16 circunscripciones de paz, se abrirá la puerta para que esta región pueda elegir a un representante a la Cámara en las elecciones de 2018, que será adicional a los que estipula la Constitución y cuyo candidato deberá inscribirse a través de grupos de víctimas, sociales, indígenas o de mujeres legalmente conformados.

Sin embargo, como es una constante en las zonas más afectadas por la guerra, los riesgos electorales están a la orden del día. Según el informe de la Misión de Observación Electoral (MOE), el censo electoral de los 15 municipios es de 300.717. La participación en las elecciones a Senado y Cámara en 2014 estuvo por encima del 61 %; en las elecciones locales fue del 70,7 %; para la segunda vuelta presidencial fue del 49,7 %, y en la votación del plebiscito fue del 31,8 %.

En 2014, la torta electoral quedó bastante repartida entre los partidos políticos. Hubo participación de los tradicionales, como los partidos de la U (que ganó en seis de los 15 municipios), Cambio Radical y Liberal, sin embargo, en algunos municipios ganaron Opción Ciudadana o 100 % Colombia, detrás del cual estuvo el cuestionado excongresista Yahir Acuña, a quien se le ha relacionado con la empresaria del chanche en Bolívar Enilce López Romero.

En todos los municipios, Juan Manuel Santos ganó la segunda vuelta a la Presidencia, con un alto porcentaje de la votación, y el apoyo al presidente se reflejó en la jornada del 2 de octubre de 2016 cuando el Sí superó al No en la totalidad de las poblaciones. En pocas palabras, una región con hambre de paz en la que se deberán cuidar las candidaturas por la circunscripción para garantizar que no se pongan candidatos que tengan relación con grupos ilegales.

Luego de la salida de las Farc de la zona, donde operaba el frente 37, aún persiste algún arraigo paramilitar, así como bandas de crimen organizado, cuya actividad en municipios como Colosó y Los Palmitos es extrema. Aunque comparada con otras circunscripciones especiales de paz, como Arauca o el Bajo Cauca antioqueño, los hechos de violencia política son menores, el informe de la MOE señala que entre enero 2016 y el 20 de abril 2017 se dieron dos amenazas y un atentado contra un líder.

Aunque el documento de la organización no registra las cifras de la densidad de los cultivos ilícitos en la región, informes del PNUD señalan que ha sido un corredor importante para el narcotráfico y productos estupefacientes provenientes del sur de Bolívar y el bajo Cauca. Por ejemplo, en las épocas en las que el paramilitarismo estaba en furor, la Troncal de Occidente era cerrada en la noche por seguridad, pero utilizada para transportar cargamentos de droga. Un negocio que, incluso, compró tierras sobre la vía.

El escenario, sin embargo, puede ser esperanzador y en muchos de los territorios históricamente afectados por el conflicto interno en el Caribe se desarrollan procesos de restitución, acompañados de proyectos productivos que buscan devolver algo de la dignidad arrebatada por la guerra.

 http://colombia2020.elespectador.com/territorio/hambre-de-paz-en-los-montes-de-maria

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: