LA TIERRA SOBREPASÓ EL ULTIMO HITO DEL CAMBIO CLIMATICO: 410 PPM DE C02 EN LA ATMOSFERA.


La Tierra sobrepasó el último hito del cambio climático: 410 ppm de CO2 en la atmósfera

El 18 de abril, la Tierra rompió su último hito del cambio climático. Por primera vez en la historia de la humanidad, los niveles de dióxido de carbono atmosférico se midieron en 410 partes por millón (ppm).

Esto significa que acabamos de cruzar la marca de 410 partes por cada millón de partes que constituyen nuestra atmósfera inferior, la cantidad que ocupa de ella el CO2 o dióxido de carbono.

Este ha sido un momento de reflexión para los científicos, aunque no sorprende. Desde el año pasado, cuando los peligrosos nuevos niveles de CO2 atmosférico en nuestro planeta llegaron a 400 ppm, los científicos advirtieron al público que el próximo hito de 410 ppm vendría. «Estamos en una nueva era», dijo Ralph Keeling, director del Scripps Institution’s CO2 Program cuando pasamos este hito. «Y va rápido», agregó Keeling. «Vamos a llegar a 410 muy pronto.» Ahora, más que nunca, es fundamental que todos los países trabajen juntos para lograr un mundo más verde. Curva Keeling Aunque los factores naturales como El Niño han generado más dióxido de carbono a la atmósfera en los últimos dos años, estos nuevos registros son en su mayoría impulsados ​​por los seres humanos quemando combustibles fósiles en cantidades tremendas y, a su vez, la creación de cantidades récord de dióxido de carbono. «La tasa de aumento bajará cuando las emisiones disminuyan», dijo a Climate Central el científico atmosférico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), Pieter Tans. «Pero el dióxido de carbono seguirá subiendo, aunque más lentamente, y sólo cuando las emisiones se reduzcan a la mitad, el nivel de dióxido de carbono atmosférico se estabilizará inicialmente». Reconociendo la importancia de tomar medidas para detener el cambio climático, científicos y residentes de todo Estados Unidos marcharon por la ciencia en el Día de la Tierra, el 22 de abril. Dirigiéndose a la multitud en San Diego, Keeling declaró: «El debate sobre el cambio climático ha terminado durante décadas». Investigaciones recientes muestran que el suministro de energía global debe ser sólo un 25 por ciento (o menos) dependiente de los combustibles fósiles en 2100 para cumplir con los objetivos del Acuerdo Climático de París. Varios países están tomando medidas para cumplir sus propias metas que están de acuerdo con estas directrices globales. China, por ejemplo, ha introducido un límite al carbón y alcanzará las emisiones máximas de carbón para 2030. Alemania prohibirá los motores de combustión para el año 2030. En Estados Unidos, los defensores del medio ambiente han financiado un fondo de 20 años de energía limpia por un valor de 1.000 millones de dólares. Gran Bretaña estableció recientemente un récord que el mundo estuvo feliz de ver: tuvo su primer día de energía sin carbón en 135 años. Ahora es el momento de un esfuerzo concertado a nivel mundial, y esperamos empezar para ver más registros positivos. Leer más: http://codigooculto.com/2017/05/la-tierra-sobrepaso-el-ultimo-hito-del-cambio-climatico-410-ppm-de-co2-en-la-atmosfera/#ixzz4fphs2r7K Under Creative Commons License: Attribution Non-Commercial No Derivatives Follow us: @codigoocultocom on Twitter | codigooculto on Facebook

Artículo publicado en CodigoOculto.com: La Tierra sobrepasó el último hito del cambio climático: 410 ppm de CO2 en la atmósfera http://codigooculto.com/2017/05/la-tierra-sobrepaso-el-ultimo-hito-del-cambio-climatico-410-ppm-de-co2-en-la-atmosfera/#axzz4fphenEk4

ABUELO: ¿Y Usted que hizo para evitar esto que tenemos? Le voy a responder… todo lo que pude con mi trabajo y… ¡se los dije! Voy a mostrarle este artículo.


Las lecciones de “El Niño Fuerte”

Red o grupo de trabajo:

Durante el período 1.997 – 1.998,  se presentó un fenómeno de “El Niño” similar, en intensidad y duración, al que estamos actualmente viviendo.

Según estimaciones parciales sobre los efectos económicos que tuvo ese período de sequía para Colombia, los daños ascendieron a 564 millones de dólares[1], acompañados con elevados precios e importaciones de los alimentos y aumento en las tasas de interés de intervención del Banco de la República.

Los mayores daños ocasionados centraron los efectos de la sequía sobre la generación de mayores costos y de menores ingresos ocasionados en la prestación de servicios y la producción, especialmente en los sectores de generación de energía eléctrica y el agropecuario (Ver Gráfica).

 

“… el Ministro de Minas y Energía en cada una de sus intervenciones públicas ha insistido en la necesidad de ahorrar energía para alejar el fantasma de racionamiento… Sin embargo esas palabras no han tenido mucho efecto en los colombianos, pues en lo que va corrido del año la demanda de energía en lugar bajar ha aumentado”. Noticia de El Tiempo, 16 de febrero de 1998. ¿Algo similar a lo que sucede en la actualidad?

La diferencia ahora es la renuncia del Ministro.

Los daños en la producción agropecuaria representaron cerca de la quinta parte (19%) del total estimado para el período de sequía, siendo los productos agrícolas los más afectados (18%).

Los efectos de las pérdidas agropecuarias no dejaron de sentirse en los precios de los alimentos al consumidor.

Durante el período de la sequía que afectó al país, el Índice Anual de Precios al Consumidor de los alimentos prácticamente se duplicó pasando del 15,23% al 29,18%, entre Mayo de 1.997 y Mayo de 1.998.

En el segundo semestre de 1.998, terminado el fenómeno, los precios de los alimentos al consumidor descendieron rápidamente.

En la actual sequía, tomando su iniciación en Mayo de 2015, el Índice Anual de Precios de los alimentos al consumidor, sin aun terminado el fenómeno climático, ya se ha prácticamente duplicado. Ha pasado de 6.16% en Mayo de 2.015  a 12,26% en enero de 2.016 (Ver Gráfica).

Como se observa en la gráficas, los precios al consumidor (IPC Total) son desbordados por los precios de los alimentos durante el primer semestre de 1998.

En la actualidad, desde el segundo semestre de 2015 e inicios del 2016, los precios de los alimentos están fuera de control.

Durante el anterior “Niño Fuerte” o severo, como lo llaman algunos analistas, la reacción de las autoridades monetarias fue elevar las tasas de interés con el fin de controlar el fenómeno inflacionario (elevación del IPC).

En ese período, la tasa de intervención del Banco de la República se vio elevada en 5 puntos porcentuales durante los meses  en que los alimentos jalonan el Índice Total de Precios al Consumidor[2]. Un par de meses después, cuando los precios de los alimentos comienzan un acelerado descenso al igual que el IPC total, la tasa de intervención se reduce.

Algo bien parecido sucede en el actual “Niño”. A partir de Septiembre de 2015, cuando los precios de los alimentos comienzan la escalada alcista y jalonan el IPC total, la Tasa de Intervención del Banco de la República comienza a elevarse. Hasta ahora vamos en 1,5 puntos adicionales y la sequía aún no termina. Ya el Banco de la República anuncia nuevas alzas.

Paralelo a estos hechos, el período de 1.997-98 se caracterizó por importantes aumentos de las importaciones de algunos productos de la canasta familiar, pese a que la balanza comercial colombiana era deficitaria, como lo es hoy.

El año de 1.998 (segundo año de El Niño), fue el de mayor déficit comercial durante la década de los 90. Ahora, con el bajonazo de los precios del petróleo, tenemos el mayor déficit comercial de los últimos 35 años y la tasa de cambio más alta de las últimas décadas.

Durante “El Niño” anterior, productos de la canasta familiar como la panela, la papa, el arroz y el lacto suero, vieron crecer las importaciones de manera exacerbada. En menor proporción, pero de manera importante, se elevaron también las importaciones de Maíz y Frijol.

Tomando como base 1.996 (año de condiciones climáticas normales), la panela,  que prácticamente no se importaba, pasó de 5 toneladas en el año 1.996  a 1.039 toneladas en el año 98[3].

En la papa  las importaciones pasaron de 2.290 a más de veintidós mil toneladas en el 98. Al mismo tiempo, las exportaciones de este alimento se redujeron a menos de la tercera parte de las ventas que se realizaron en el año 96.

Entretanto, las importaciones de arroz se vieron multiplicadas por 2,7 veces entre 1.996 y 1.998. En Maíz y Frijol, las importaciones en el período se elevaron en un 18% y 22% respectivamente.

En el caso de la carne, los efectos de la sequía determinaron el aumento sin precedentes en las exportaciones de animales vivos. Se pasó de 1.208 toneladas en 1.996 a 49.544 toneladas en el año 1.998.

Los precios por tonelada exportada de animales vivos pasaron de 3.418 dólares a 1.357 en los dos años de referencia. Sin agua, ni alimentos, hay que liquidar el hato de los animales a cualquier precio. La experiencia estuvo bien para las cuentas de exportaciones, muy mal para el bolsillo de los ganaderos.

En total, entre menores ingresos y mayores costos, la CEPAL estimó que los efectos del fenómeno climático de la sequía 1997-98 significaron pérdidas de 159 millones de dólares en la Balanza de Pagos para el país.

Ahora (7 de Marzo de 2.016), “se estableció 0% de arancel a las importaciones de productos como el fríjol, la lenteja, el ajo y el aceite de palma, entre otros”…[4], con el respectivo rechazo de gremios como la SAC.

A nivel macroeconómico, como se ha venido planteando por algunos expertos en los últimos años, el aumento de las importaciones de alimentos no tiene mayor importancia… ¡eso si hay con que comprar!

Pero ante el enorme déficit en la balanza comercial, que asciende ahora a casi 16 mil millones de dólares (estimados para el 2.015)[5], y un dólar por las nubes, la situación es… ¡bien diferente!

De la experiencia vivida en Colombia con el último fenómeno de sequía llamado El Niño, podría uno entonces derivar algunas lecciones.

La primera de ellas, es la duda que queda sobre si el control inflacionario por alimentos se logró gracias al aumento de la tasa de interés del Banco de la República o a las importaciones realizadas en los productos de la canasta básica y a la liquidación del hato ganadero. ¿O sería ambas cosas?

En el entendido que la elevación de la tasa de interés no está dirigida a tener efectos sobre la demanda de un grupo específico de bienes, como es el caso de los alimentos, si es importante considerar como se accede a estos y el empleo de instrumentos de crédito para su obtención.

Una muy alta proporción de los hogares del sector urbano colombiano (caso Medellín)[6] realiza la compra de alimentos en las tiendas, minimercados, legumbrerías, plaza mayorista o minorista. Solo el 30% del total de los hogares adquieren los productos en supermercados.

Los estratos de población de más bajos ingresos (estratos 1,2 y 3), que son la gran mayoría de la población, tienen como lugar de compra fundamentalmente las tiendas, legumbrerías y minimercados (Ver Gráfica).

 

 

Desde la perspectiva del crédito, no es de esperar que estos hogares lo utilicen para realizar sus compras, salvo el que frecuentan a través de los tenderos de manera informal. ¿Menos circulación de dinero en el mercado financiero institucional podrá afectar la demanda? ¿La elevación de los precios de los alimentos es un problema de demanda o de reducción de la oferta?

¿Qué tan amplio es entonces  el impacto que puede tener el control de la circulación de dinero, a través del alza de la tasa de interés bancaria, sobre los precios de los alimentos? Tema de análisis para los expertos monetarios que en sus modelos económicos habrán tenido en cuenta.

Una segunda lección es la de que, además de los daños estimados por la CEPAL de 564 millones de dólares, sería necesario entonces calcular las pérdidas que la población y la economía en su conjunto tienen por efecto de la elevación de los precios de los alimentos y del aumento en las tasas de interés que finalmente se apliquen en el mercado bancario. ¿A cuántos millones de dólares ascienden estos costos?

¿Con todas las implicaciones relacionadas anteriormente y con una visión interna de país, garantizar el suministro de alimentos y considerar el sector agropecuario como estratégico no es una prioridad frente a lo que se avecina?

Lecciones como las que nos han dado los países de la Unión Europea (con la Ley Agraria vigente desde la postguerra) o los Estados Unidos de América (con el Farm Bill vigente desde después de la gran recesión de 1.929), muestran los positivos resultados que los países  obtienen de la aplicación de políticas de largo plazo en el sector. Después de dieciocho años, nosotros continuamos apagando incendios en sentido literal[7] y figurado.

Puesta la mirada hacia el comercio exterior, ante las exiguas reservas de petróleo que disponemos[8],  la caída de sus precios, su oscura perspectiva y, siendo Colombia uno de los países más ricos en agua (aunque mal protegida y distribuida), el futuro debería ser: ¿exportación de petróleo o de agua convertida en alimentos?[9]

Frente a los anuncios de que para el 2.025 el mayor problema que se tendrá a nivel internacional será el agua, de lo que si no cabe la menor duda es que convertir la riqueza hídrica que tenemos, bien manejada,  en alimentos… es el futuro de Colombia.

Cuando mi nieta en pocos años me pregunte ¿Y Usted que hizo para evitar esto que tenemos? Le voy a responder… todo lo que pude con mi trabajo y… ¡se los dije! Voy a mostrarle este artículo.

—–


[1] CEPAL. Efectos Macroeconómicos del Fenómeno El Niño 1.997 – 1.998. Su impacto en las Economías Andinas. 1.999.

[2] Banco de la República. Estadísticas.

[3] Agronet, DANE

[4] CNC Noticias. Informativo Virtual de Economía y Negocios. 7 de Marzo de 2.016

[5] Banco de la República. Estadísticas.

[6] Alcaldía de Medellín, U. de A. Perfil Alimentario de Medellín. 2.010.

[7] Compárese los incendios forestales presentados en el anterior Niño y el actual.

[8] Véase: Boletín Estadístico Anual, 2.015. Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC).

Este espacio es posible gracias a:

 http://lasillallena.lasillavacia.com/node/1798?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=La%2520red%2520de%2520voces%2520informada

Minería ilegal destruye los ríos de 21 departamentos de Colombia


Comunidades indígenas enferman por el mercurio usado por bandas criminales y Farc para extraer oro.

Por:   |

7:08 p.m. | 3 de mayo de 2015

Según cálculos conservadores, la explotación ilegal de oro en Colombia mueve alrededor de 45.000 millones de pesos al mes

Foto: Archivo El TIEMPO

Según cálculos conservadores, la explotación ilegal de oro en Colombia mueve alrededor de 45.000 millones de pesos al mes

Las 6.450 investigaciones sobre minería ilegal, que la Fiscalía ha abierto en los últimos meses, confirman que este negocio subterráneo se ha extendido por todo el territorio nacional.

El mapa que elaboró la Dirección Nacional de Fiscalías es aterrador. (Lea: El macondiano mundo de la minería ilegal)

Las bandas de buscadores de oro, coltán y hasta uranio están regadas por 12 regiones del país que incluyen 21 departamentos: Cauca, Antioquia, Chocó, los Santanderes, Amazonas, Guainía, Putumayo, Valle, Vichada, Cundinamarca, Sucre, Boyacá, Vaupés, Bolívar, Magdalena, Cesar, Córdoba, Risaralda, Caldas y Caquetá.

Hasta los indígenas que habitan la isla Yarí –territorio formado por dos brazos del río Caquetá– se han visto afectados. Al menos 30 hombres, vinculados a las Farc y a bandas criminales, llevan meses extrayendo oro a punta de mercurio y cianuro.

De hecho, la Fiscalía le acaba de pedir ayuda al Ministerio de Salud, para que atienda a los indígenas tras comprobar que su alimento está contaminado y que la cadena reproductiva de animales de caza y pesca también está afectada.

Los altos contenidos de mercurio en los peces hacen prever que los ciudadanos receptores de la pesca, como comunidades indígenas, colonos y demás consumidores, presenten un bioacumulado de este material pesado”, dice un documento en el que la Fiscalía alerta que el fenómeno se está tragando literalmente el suelo del país.

Hasta el lejano parque Amacayacu, en Tarapacá (trapecio amazónico), está infectado de buscadores de oro ilegales. Además de ‘bacrim’ y Farc (frente 16), colonos (colombianos, brasileños y peruanos) se disputan una tajada del metal que sale del río Cotuhé.

“Allí funciona una cadena delictiva que se gesta desde el tráfico de combustible e insumos, pasa por la extracción y comercialización del material precioso y la financiación de grupos armados al margen de la ley, cumpliendo con todo el fenómeno de macrocriminalidad”, dice el informe, en manos de EL TIEMPO.

El documento fue elaborado tras la investigación de Policía judicial que llevó a tramitar 36 órdenes de captura contra personas vinculadas a la extracción ilegal de oro en isla Yarí y en el Amazonas.

En febrero pasado, todos fueron detenidos en un operativo que requirió el trabajo conjunto de Fiscalía, Policía, Fuerza Aérea y Armada Nacional.

En la redada cayeron el brasileño Raimundo Alves de Souza y el peruano Antonio Francisco Silva Barroso, quienes tendrán que responder por minería ilegal y contaminación ambiental.

Estas conductas son castigadas con penas que van desde los 5 hasta los 12 años de cárcel.

Impacto ambiental

Según cálculos conservadores, la explotación ilegal de oro en Colombia mueve alrededor de 45.000 millones de pesos al mes.

La Fiscalía hoy lleva 512 procesos por extracción ilícita de oro, 124 por carbón, 200 por canteras, 13 por coltán, uno por mercurio, otro por uranio, y por materiales varios, 123.

Es tal el lucro que genera que en algunas regiones, en cuestión de meses, han aparecido asentamientos anormales de población flotante, cerca de cabeceras municipales, como ocurrió en la zona entre Timbiquí y López de Micay (Cauca).

Informes de las alcaldías y de las personerías de esos municipios, recogidos por la Fiscalía en un documento del 15 de marzo, indican que más de mil personas, que llegaron por vía fluvial desde Buenaventura, armaron “entables a cielo abierto”, llevaron dragas y empezaron a explotar oro de aluvión utilizando sustancias peligrosas como el mercurio y el cianuro. El control del negocio y del territorio lo asumieron los frentes 6, 29 y 30 de las Farc.

El oro está siendo sacado de esa región encaletado en viejos camperos que se aventuran por trochas, o en vuelos chárter. Las fotos aéreas de la zona evidencian que la explotación masiva ilegal del oro cambió el paisaje y varió el cauce del río Joli. Por este caso, a finales de marzo fueron capturadas 11 personas, en un operativo realizado simultáneamente en Popayán, Guapi, Buenaventura, Rozo, Jamundí, Bogotá y Cali.

Entre los detenidos están José Urbano Muñoz, Aiber Cabezas, Álvaro Garcés Advincula y Manuel Angulo Riascos. Pero en la investigación hay 18 personas más vinculadas, entre ellas expolicías y miembros de la Armada Nacional.

Incautación de uranio

Las autoridades ya les han incautado retroexcavadoras y dragas, bienes y dinero por valor de 11.500 millones de pesos.

Y si bien también hay minería ilegal en la explotación de bauxita, mercurio, tungsteno, caolín, caliza, gravilla, carbón, níquel, recebo, roca muerta, hidrocarburos e incluso arcilla, hay dos minerales que tienen en alerta a autoridades internacionales: el coltán y el uranio.

En Morichal, Pana y Puerto Colombia (Guainía), la Fiscalía ha incautado en los últimos meses 350 kilos de uranio.

Este material es controlado internacionalmente por usarse para la elaboración de armas nucleares. Según la Fiscalía, ya hay cinco personas vinculadas a su comercialización, dos de ellas en etapa de juicio. (Lea: Minería ilegal acaba con ríos chocoanos)

La dimensión del problema es tal, que bajo el manto de títulos mineros y concesiones legítimas se escudan los ilegales. Por eso, ya hay un trabajo interinstitucional entre la Fiscalía, los ministerios de Minas, Salud y Ambiente y las autoridades de parques nacionales, para hacerle frente y evitar que el monstruo siga creciendo.

Sobornos a policías y casos en la impunidad

La Fiscalía investiga a funcionarios del Amazonas por sus presuntos nexos con las bandas dedicadas a la extracción ilegal del oro. El caso estuvo a punto de frustrarse porque sus capturas fueron en la zona de extracción ilegal y, por su lejanía, se dificultó llevar a los detenidos ante un juez antes de las 36 horas, como lo ordena la ley.

En la investigación por minería ilegal en el Cauca están vinculados dos integrantes de la Armada, así como el excomandante de la Policía de López de Micay, Orobio Caicedo. El exuniformado es acusado de dar información a las Farc para el ataque a la isla Gorgona, el 22 de noviembre del 2014.

La Fiscalía también vinculó a un proceso penal al patrullero de la Policía Nelson Palencia, quien trabaja para la Sijín en Cimitarra, Santander. El uniformado es señalado por testigos de recibir un millón de pesos mensuales para no denunciar a los cabecillas de una organización criminal que trafica con madera extraída ilegalmente del parque natural Yariguíes, en el Magdalena Medio.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

ECLESIOLOGIA: MODELOS DE IGLESIA.


PDF]MODELOS DE LA IGLESIA – Servicios Koinonía

puntos de coincidencia y discrepancia en la eclesiología de las diferentes …. entre los tipos que toco en eclesiología y la que hay en los otros tratados

Eclesiologías en conflictos en las deutedopaulinas – El caso de las Cartas pastorales



http://www.clailatino.org

Consejo Latinoamericano de Iglesias – Conselho Latino-americano de Igrejas

 

Marga J. Ströher

Resumen

Este artículo presenta elementos de eclesiología reflejadas en las Cartas Pastorales, de manera particular en la 1° Carta a Timoteo, destacando las perspectivas eclesiológicas en tensión o en conflicto, dada la diversidad de comprensión sobre los cargos y funciones comunitarias, a partir de las exhortaciones dirigidas a personas que asumen tales funciones.

Abstract
The article presents elements from the ecclesiology that is mirrored in the Pastoral Letters, particularly in the I Letter to Timothy, highlighting ecclesiological perspectives that are in tension or in conflict with regard to the diversity of comprehension about what it means to be church in this context. We also highlight the comprehension about community post and functions based on the exhortations directed to persons who take on such tasks.

 

1.         Introducción

El Nuevo Testamento presenta diversos modelos de eclesiología. Son eclesiologías que encontramos al inicio de las comunidades cristianas. No hay un modelo monolítico, sino una pluralidad de modelos o propuestas que pueden estar interrelacionadas, conviviendo una al lado de la otra, siendo o no convergentes. El momento fundante de la iglesia, experimentado como Pentecostés, indica que la misma es un movimiento de convergencia de pluralidades étnicas, culturales y religiosas. Dentro de esa pluralidad, hay experiencias más vinculadas a la tradición judía, otras a la cultura helénica o romana, e incluso a la riqueza de pluralidad religiosa de Asia Menor o a las particularidades de la realidad africana. La iglesia nace plural e inclusiva. Eso no evita que haya conflictos y diferentes comprensiones o que haya diversidad de vivencias respecto a la nueva fe. Hay, por tanto, una polifonía de experiencias y expectativas religiosas en los inicios de las comunidades cristianas, que lentamente van siendo silenciadas o disminuidas en sus alcances. Esta diversidad de voces se vuelve rugido que incomodaba a los grupos de liderazgo que intentan colocar la experiencia en un formato unívoco y normativo para el conjunto de las comunidades.

La concepción de iglesia presente en las cartas deuteropaulinas no es representativa de las experiencias y concepciones eclesiales de las primeras comunidades cristianas, sino que indican posibilidad en la diversidad de pensamientos, y su actuación sobre el modo de ser iglesia en el primer siglo de la era cristiana. La voz de las pastorales, por ejemplo, representa una de las muchas voces, vinculadas o no al legado de Pablo, en el debate sobre la reorganización comunitaria y por la redefinición de su universo simbólico en un contexto diferente al de la época paulina. Las respuestas encontradas a partir de esta situación son diversas, y hay concepciones diversas de lo que la gente entiende por ser iglesia. En el interior de las propias cartas identificamos voces divergentes, representativas de otras experiencias, alternativas posibles al modelo doméstico jerárquico de iglesia y de las relaciones sociales cristianas defendidas en las Pastorales . En este artículo presento algunos elementos de eclesiología en las Cartas deuteropaulinas, concentrándome en las Cartas Pastorales, particularmente en la 1° de Timoteo. No entro en el debate respecto a la autoría y fecha de composición de estas cartas, dado que este tema debe aparecer en otros artículos de este número.

La perspectiva de lectura es de una aproximación a las Pastorales, a partir de la perspectiva de las personas y grupos contra las cuales el autor se opone con su punto de vista normativo y ortodoxo, cuya voz y tradición sólo podemos percibir por los intersticios del tejido del texto que articula un discurso canonizado. Como destaca Linda Maloney, así es posible percibir diversas prácticas, personas itinerantes, grupos cristianos establecidos en comunidades domésticas, discusiones avivadas por ideas y por el rompimiento de normas sociales y domésticas prescritas. Ese rompimiento puede ser la marca de una comunidad cristiana viva en sus propias tradiciones revolucionarias; siendo así, en estas cartas no hay apenas señales de advertencia sobre herejías y caos . Tener una perspectiva de lectura, a partir de las pluralidades puede ser iluminador y significativo para la interpretación de las Pastorales. Las comunidades eran plurales, es decir no eran todas iguales, así como la participación comunitaria no era ciertamente igual y tampoco acontecía de manera uniforme para todas las mujeres y para todos los hombres.

Trato de presentar elementos más explícitos sobre los cargos y funciones comunitarias y otras cuestiones relacionadas a la organización comunitaria – lo que se presenta en el discurso oficial y lo que está entre líneas, o sea lo que se encuentra en la frontera del discurso y del poder normativo.

 

2.         La organización de la iglesia – elementos ofrecidos por las Cartas Pastorales

El tema central de las pastorales es la organización y la vida de la iglesia, a pesar de que la palabra ekklesiaapenas se menciona tres veces (1Tim 3,5.15; 5,16). Por las orientaciones prácticas contenidas en estas citas, es posible “reconocer un modelo de iglesia de orientaciones bien claras” . La concepción eclesiológica presentada puede ser “develada” por la discusión y comprensión de los ministerios, por la sistemática difamación de personas y grupos y por la fórmula usada para referirse a la iglesia: iglesia de Dios como la casa de Dios (1Tim 3,15) – propuesta singular de ser iglesia en el Nuevo Testamento-, juntamente con una imagen de construcción (1Tim 3,15; 2Tim 2,19-20).

Las Pastorales están atravesadas por preocupaciones por los problemas prácticos que enfrentan las comunidades, así como por las herejías y la aceptación social. Las comunidades a las que se refieren las Pastorales están fragmentadas por corrientes teológicas y deslegitimadas por la sociedad y por los organismos representativos del Imperio Romano. Se percibe la necesidad de una acción de unificación, para evitar la desintegración de las comunidades frente a las animadversiones y contra-reacciones. En diversos pasajes aparece una propuesta o exhortación a las comunidades, en el sentido de hacer un esfuerzo para aparecer en forma positiva delante de las autoridades y de la sociedad (1Tim 2,1-2; 5,14; 6,1-2; Tit 2,1-10). Los oponentes que son atacados en las cartas no son necesariamente personas de fuera, sino líderes activos de la comunidad, entre ellos hay mujeres que oran, enseñan, profetizan, presiden el culto y preservan algunas tradiciones también paulinas, consideradas ahora anatemas por el autor de las Pastorales – ellas hablan y enseñan lo que es considerado vanas doctrinas, mitos y fábulas de mujeres viejas.

Las respuestas y salidas propuestas por grupos y líderes frente a esta situación, pueden ser evaluadas críticamente. También es necesario considerar que las comunidades, en aquel periodo, están buscando respuestas para nuevas situaciones con las que se confrontan. Frente a una relativa desintegración, las comunidades buscan estabilidad. A través de la asimilación o del retomar de algunos preceptos éticos, socialmente aceptados o adecuados, las comunidades serán, de alguna manera, socialmente aceptadas. Sin embargo, no por ello podemos aceptar la opción de caminos jerárquicos y excluyentes, en función de la presión externa.

Las comunidades de las Cartas Pastorales tienen un vínculo con la tradición paulina, pero se encuentran en otra situación y circunstancia histórica con relación a la época de Pablo. De un movimiento de renovación religiosa intra-judío, el cristianismo camina a ser un movimiento propio, si bien aún vinculado con la comunidad judía, ya con cierta distancia a ella, incluyendo una pluralidad de expresiones y de experiencias religiosas de su propio contexto, lo que propicia una diversidad de tendencias religiosas y una visión diferenciada del propio movimiento cristiano.

Las Pastorales presentan instrucciones, regulaciones y normas generales que se configuran en una especie de manual eclesiástico, no totalmente desvinculado de situaciones concretas, sino con un carácter más generalizado para los tiempos, lugares y circunstancias. Diferente a las comunidades paulinas, hay cargos y funciones eclesiásticas más definidas, especialmente obispos, presbíteros, diáconos y viudas, y en ellas constan conceptos y referencias a una estructuración de oficios eclesiásticos que en las cartas de Pablo no estaban presentes . En estas cartas, los modelos de cargos y oficios son constituidos a partir de los roles que las personas ocupaban en las casas patriarcales, pues la comunidad era concebida como una casa de Dios. Esta concepción eclesiológica es extraña a los textos de la tradición paulina, más antigua.

Las comunidades representadas en las Pastorales se enfrentan a la pregunta por la continuidad y unidad de las mismas, frente a cierta fragmentación ocasionada por la diversidad de comprensiones eclesiológicas. Las personas que están detrás de estas cartas buscan mostrar a las comunidades que existe un vínculo con la tradición paulina, que consolida la unidad de la comunidad. Ellos responden a las preguntas de la época e intentan resolver problemas, por ejemplo, la tendencia no estandarizada de comprender a la comunidad, llamada herejía o quizá una turbación o desconfianza por el hecho de que haya mujeres liberadas que eran líderes en las comunidades.

Esta sana doctrina y piedad se presentan como conceptos teológicos relevantes, y el modelo de apóstol se ubica como una categoría teológica, en el sentido de que es la categoría de permanencia en la doctrina correcta y como forma de mantener el vínculo con la tradición paulina . Frente a la posibilidad de otra comprensión cristiana del evangelio y las formas de experimentarlo, vistas como herejías, el concepto de la sana doctrina es propuesto para ser presentado como la verdad, frente a la novedad o lo que se llama otra enseñanza o enseñanza distinta (heterodidaskalia).

La palabra didaskalia, entendida como cuerpo de la doctrina, asume especial importancia en estas cartas. Aparece con frecuencia en 1 Timoteo (1,10; 4,6.13.16; 5,17; 6,1.3), 2 Timoteo (3,10.16; 4,3) y en Tito (1,9; 2,1.7.10). Esta doctrina se asume como la sana y la correcta doctrina, en oposición con la otra doctrina (1Tim 1,3.4; 6,3). Las palabras ugiainein y ugiainousa (y derivados), que aparecen mayoritariamente en los evangelios, siempre ligadas a la salud y la curación, se hacen presente en forma marcada en el lenguaje de las Pastorales, vinculadas al concepto de doctrina sana y correcta (1Tim 1,10; 2Tim 4,2; Tit 1,9; 2,1), bien como la palabra correcta (1Tim 6,3; 2Tim 1,13; Tit 2,8) o como la fe correcta y saludable (Tit 1,3; 2,2). Hay una especie de saneamiento doctrinal para asegurar la doctrina y las normas establecidas por determinado grupo de líderes de las comuniadades.

En 1Tim 1,3-11 se afirma que a Pablo le gustaría que Timoteo estuviese en Éfeso para amonestar (oponerse) a ciertas personas que enseñan otra doctrina, presuponiendo diferencias entre doctrinas falsas y verdaderas . A Timoteo se le recomienda evitar las palabras profanas, las contradicciones y lo que es identificado comoconocimiento, peroque es un saber falso (6,20). Esta referencia debió haber sido usada para identificar a los gnósticos como los oponentes del autor. Linda Maloney observa que este argumento es inconsistente, pues el autor no especifica quienes son y cuáles son las enseñanzas de los oponentes, ni lo que sería la concepción de la sana doctrina .

La iglesia se presenta casi como una institución salvífica, toda vez que su doctrina es la garantía de estar en el camino correcto; quien tiene otra forma de comprender y experimentar la fe, o sea una doctrina diferente, sigue a Satanás (1Tim 5,15; Cf. 1Tim 1,20). La iglesia se presenta como guardiana de la doctrina y reguladora de la fe correcta, cuya tarea de control está reservada básicamente a los obispos. La concepción de episcopado es de un obispo pater familias, que mantiene la comunidad con su respectivo liderazgo y bajo su supervisión y control, basado en las relaciones de superposición y subordinación.

En estas cartas, las relaciones sociales de género y los respectivos papeles sociales y comunitarios son evidentes, desdoblados en diversos niveles y definidos, especialmente, por la edad de las personas, su estado civil, su estatus social, su papel en la casa patriarcal, su actuación pública y comunitaria, si eran varones o mujeres, libres o esclavos. Los códigos domésticos están presentes y se dirigen a los varones para que observen especialmente el comportamiento de las mujeres libres o esclavas y de los esclavos. Su función es constituir o delimitar las actividades o espacios de actuación, deslegitimar sus acciones, controlar la edad de acceso a las funciones comunitarias, el matrimonio y la vida sexual de las mujeres. Este modelo masculino propuesto es monolítico y corresponde a una determinada comprensión de lo que es ser hombre, pues en él, todos los hombres podían o deseaban asumir, desempeñar los papeles sociales y religiosos delineados a partir de la figura tradicional de pater familias, con su respectiva representación en el ejercicio de poder.

Vamos a presentar algunos aspectos de la organización eclesial de las Pastorales, enumerando los grupos y funciones presentes en las referidas comunidades. Diaconisas, diáconos, presbíteras, presbíteros, viudas y obispos son funciones comunitarias relevantes en dichas comunidades. Estos grupos refieren a diferentes situaciones, condiciones y condiciones sociales: mujeres, varones, jóvenes, niños, adultos, casados, solteros, viudas, esclavos, libres, pobres, ricos. Estos grupos transitan y se sitúan en diversos territorios de singularidades, lo cual parece desafinar con la cohesión normativa de una sociedad monolítica.

2.1 Diaconisas y diáconos

Diáconos se emplea en el Nuevo Testamento, conforme al uso común en la literatura de la época, con el sentido de quien sirve la mesa, a un señor o a una causa. En la sociedad en general hay una diferencia de estatus entre quien sirve y quien es servido, “entre el hombre reclinado en el diván y el que sirve con el vestido recogido – o la mujer que esperaba para comer después” . El verbo diakonéo está vinculado al servicio en la mesa (Cf. Mc 1,31; Lc 12,37; 17,8; 22,26-29; Jn 12,2). El significado se amplía a las varias acciones de ayuda al prójimo, como dar de comer y de beber, dar hospitalidad, ayudar a las personas necesitadas. De acuerdo a Joseph H. Thayer, un diácono o una diaconisa, en virtud del oficio que le era atribuido en la iglesia, es alguien que cuida de los pobres y tiene el encargo de distribuir el dinero recolectado para ese fin” .

El concepto del ministerio del diaconado tiene su origen en la actuación de Jesús y de sus discípulas y discípulos. Propiamente dicho, la diaconía es el primer ministerio. Jesús no llamó discípulas y discípulos para otra cosa sino para servir –diakonéo. En la actuación de Jesús aparece otro criterio para las relaciones entre los que son servidos y las personas que sirven: Él mismo se coloca como diácono (Mt 4,23ss; Lc 4,18ss) y revela que la diaconía se realiza a partir de situaciones, contextos y personas . La postura de Jesús es desafiante y provocadora: “pues el mejor entre ustedes, soy yo, el que sirve (Lc 22,27). Diáconos es diferente a doulos, expresión que se usa para definir al esclavo. Deudos alguien amarrado, que mantiene una relación de permanente servilismo con relación a otra persona . El diácono o diaconisa representa al siervo en su actividad de trabajo, no necesariamente en una relación o condición servil. “Servir sin libertad de escoger no es diakonia, sino una esclavitud (douleia) . El servicio, por lo tanto, también hace parte de la esclavitud en lo que respecta al servicio al señor o a la señora –sin embargo, la relación de esclavitud, hemos visto, es distinta.

El sentido de servir a la mesa continúa presente en el cristianismo. En Hechos, diakoneo se usa con el significado de cuidar de la cena y de cuidar de las mesas (Hch 2,6). “Se trata no sólo de la provisión y preparación diaria de las comidas” . El cristianismo se apropió de este término para caracterizar la actividad solidaria de la comunidad a favor de las personas y de sus diferentes necesidades. La comunidad designaba un determinado grupo de personas, mujeres y hombres, encargados de este servicio. Pero, “el significado fundamental del diácono como servidor de la mesa muestra que su función cristiana tiene su origen en la comida común, esto es, en la cena, dentro de la comunidad primitiva” . Sólo a partir de la unión del diaconado con el servicio en la mesa es posible comprender que su actividad no estaba solamente ligada al servicio caritativo a favor de otras personas, “sino también como participante del servicio divino” , como diáconos y diaconisas de las comunidades religiosas cristianas.

Muy temprano en la historia de las comunidades cristianas, se dio una cierta tensión en torno a la importancia de los ministerios de la palabra y de la diaconía. En Hechos 6,2-4 se relata que los discípulos no se daban cuenta de que la diaconía, les estaba ocupando todo el tiempo, en detrimento del ministerio de la palabra, lo que los lleva a escoger siete diáconos para ese servicio. Y en Lc 10,40-43, en la disconformidad de Marta, ocupada con “mucha diaconía”, se percibe una preferencia por la palabra, escogida por María como la mejor parte. Esto no implica una minimización de la diaconía o de la actividad de Marta como muchas veces aparece en las interpretaciones de ese texto, sino que apunta a señalar la tensión existente.

Cuando se trata de determinado cargo en la comunidad, diáconos tiene un significado diferenciado. “Este uso se encuentra en pasajes donde vemos el lento aparecimiento de una organización eclesiástica” . Como parte de una organización comunitaria se refieren a ella, por primera vez, en Flp 1,1, donde los diáconos son saludados, y están en relación con los obispos / episkopos (de forma semejante en 1Tim 3,1-13). Sin embargo, la carta a los Filipenses menciona más de un obispo, o sea que no hay una centralización en la función de un solo obispo.

En la 1° Carta a Timoteo, de la misma forma que el obispo (1Tim 3,1-7), también los diáconos son exhortados a un adecuado comportamiento y a que sean buenos jefes de casa, como condición necesaria para el ejercicio del diaconado (1Tim 3,7-13). Los diáconos son mencionados más por las cualidades que deben buscar para el ejercicio de sus funciones, que por la función misma. La preocupación no es delinear el desempeño de las tareas de sus líderes. Es probable que sea así, porque los ministerios ya estaban más o menos consolidados y reconocidos por buena parte de las comunidades. Pero, en lo que se refiere al obispo, tenemos por lo menos indicaciones sobre cuál era su papel en la comunidad: enseñar, administrar y supervisar.

De los diáconos se pide que sean responsables y no tengan palabras duras, que no sean adictos al vino, ni ávidos por lucrar, sino que tengan la conciencia limpia, que sean experimentados antes de asumir el diaconado, siendo irreprochables, maridos de una sola mujer y que gobiernen bien a sus hijos e hijas y a sus propias casas. Con relación a las mujeres diaconisas, aparecen pocas exigencias de cualidades: son exhortadas a ser honorables, respetables, no ser calumniadoras y son llamadas a ser sobrias y fieles en todo.

Los diáconos y las diaconisas no están colocados en una relación de sumisión directa al obispo, como aparecerá más tarde, con el surgimiento del episcopado monárquico, cuando éstos pasan a ser ayudantes de los obispos. Las Cartas Pastorales representarán un estadio intermedio entre la experiencia menos rígida de cargos y funciones comunitarias, y la centralización y jerarquización de dichos cargos.

2.2. Presbiteras y presbíteros – su posición en la comunidad

Presbíteras y presbíteros reciben exhortaciones específicas (1Tim 5,17-20; Cf. Tit 2,2-5). Los presbíteros son constitutivos del contexto de las comunidades judeo-cristianas, en tanto que diáconos y obispos son conceptos más propios del cristianismo gentil . Sin embargo, esto no puede ser afirmado exclusivamente a partir del libro de los Hechos, pues en este relato se menciona al presbítero para ambas comunidades, la judeo-cristiana y la gentil (Hch 14,23; 20,17) . El presbítero es probablemente una adaptación del modelo judío, presente tanto en las funciones administrativas de la ciudad, cuanto en la sinagoga, por la tanto en una actuación en la esfera de lo público. Su representatividad venía de su prestigio, debido a su edad, experiencia y posición social . En la sinagoga, el presbítero era el representante de la tradición, que transmite su experiencia con la Ley y, de esa manera, garantiza la continuidad de la vida comunitaria , pero no tenían una función pastoral. Sabemos que había estos cargos instituidos en las primeras comunidades cristianas –buenos presbíteros que presiden y trabajan en la palabra y en la enseñanza-, y que éstos debían recibir paga (1Tim 5,17), que se refiere tanto a la honra (honor), cuanto a la remuneración (honorarium). Hay numerosas inscripciones sobre el papel de las presbíteras en las comunidades judías, sin embargo, en la mayoría de las interpretaciones el nombre “presbítera” es asumido como título honorífico, como “esposas de los presbíteros” .

Las únicas personas encargadas de la enseñanza, en las Pastorales, son los obispos y las presbíteras –excepción hecha de Timoteo (2Tim 2,24). Las presbíteras debían actuar como maestras del bien –o como buenas maestras(kalodidaskaloi) – Tit 2,3). Ellas son llamadas a enseñar a las mujeres más jóvenes, en la templanza (sofronizosin –Tit 2,4). El verbo sofronizo significa restaurar a alguien para su sentido, moderar, controlar, disciplinar, restringir . Por lo tanto, las presbíteras debían enseñar o mejor, entrenar a las mujeres más jóvenes, para la disciplina, la templanza y la moderación. El contenido de la enseñanza de las presbíteras estaba predeterminado por este verbo y por la instrucción que sigue en el texto. La exhortación traduce lo que las presbíteras deben enseñar a las mujeres jóvenes: casarse, amar a sus maridos, tener y amar a sus hijos e hijas, administrar bien la casa (literal: ser buenas dueñas de casa) y estar subordinadas a sus maridos, para que la Palabra de Dios no sea blasfemada (Tit 2,4-5). La actividad de enseñar de las presbíteras está limitada a un grupo específico de mujeres y a un contenido que responda a las expectativas de la casa patriarcal.

2.3 Viudas – posición y función comunitaria

El texto de 1Tim 5,3-16 se ocupa enteramente de las viudas, siendo este el grupo que recibe más orientaciones específicas en las Pastorales. Esto muestra la importancia de este grupo en el contexto de los ministerios de las comunidades y en la preocupación del autor; parece que había muchas mujeres que evitaban la vida matrimonial y optaban por el celibato . El autor se muestra especialmente preocupado en distinguir las llamadas “realmente viudas” del grupo general de viudas. Es posible que haya habido cierta confusión entre las viudas que necesitaban de la asistencia de la iglesia, y de las viudas que formaban un grupo o ministerio en la comunidad, con diversas funciones. El contenido de las exhortaciones indica que, en la opinión del autor, no todas las viudas sirven para este ministerio. Su preocupación no es establecer un “orden” que no existía, sino colocar límites en un grupo ya existente y activo en las comunidades .

En 1Timoteo, viuda puede ser la designación para las mujeres que vivían sin marido y que dependían de la asistencia de la comunidad para sobrevivir . Pero, fundamentalmente, viuda es un título para las mujeres dedicadas al ministerio cristiano y que no eran dependientes de un hombre, sea marido, padre u otro pariente masculino . Como las mujeres, en este contexto cultural se casaban muy jóvenes con hombres más viejos, probablemente, una parte considerable de las llamadas viudas eran mujeres de maridos fallecidos . Las viudas pudieron también ser simplemente mujeres célibes, vírgenes o que llevaban un estilo de vida separadas de sus maridos. Conforme el saludo de Ignacio a la comunidad de Esmirna (13,1), las vírgenes son llamadas viudas: “saludos a las familias de mis hermanos, con sus mujeres e hijos y las vírgenes llamadas viudas”.

El texto de 1Tim 5,3-16 parece referirse a diversos grupos de viudas. Un grupo formado por las viudas cuya subsistencia debe ser asumida por sus parientes u otras personas (v. 4.8.16); otro formado por las llamadas viudasverdaderas, que son las catalogadas y que ejercen algún tipo de ministerio en la comunidad; otro grupo, el de lasviudas jóvenes, las que deben casarse y cuidar de la familia (v. 11-15) y un último grupo de aquellas que viven en casa de mujeres, tal vez matronas de las comunidades (v. 16). Estas serían las alternativas para la asistencia a las viudas: las asumidas por la propia familia (v. 4.8), por la comunidad (v. 3.16), por el casamiento (v. 11-12) o por personas particulares (v. 16).

Las llamadas realmente viudas y las viudas catalogadas podrían ser del mismo grupo. Ser catalogas en la comunidad sería, entonces, una precondición para recibir asistencia de la comunidad y, al mismo tiempo, podría ser que éstas sean las que prestaban el servicio de asistencia a otras personas necesitadas, entre ellas las viudas (Cf. v. 10), las realmente verdaderas viudas deben ser honradas (v. 3). La palabra timao se usa muchas veces en el Nuevo Testamento, con el sentido de respetar, valorar y sobre todo honrar. La misma aparece con relación a los presbíteros (5,17), como término técnico para referirse a “la paga” . Presuponiendo, por tanto, una comprensión financiera (honra – honorarium), por los servicios prestados .

Las viudas o las vírgenes hacían parte de un grupo organizado u “orden” –considerado tan importante como cualquier otro ministerio de la iglesia. Por ejemplo, Clemente de Alejandría, en Paedagogus (III. 12, 97.2), ubicó a las viudas junto a los obispos, presbíteros y diáconos, todos con la expresión hypotéke / hypotékaiprecepto, instrucción, orden. Otra referencia es la carta apócrifa a los Filipenses: “saludamos al grupo (systema) de vírgenes, al escuadrón (tágma) de las viudas, de cuya presencia, ojala, me fuera concedido gozar” .

La forma pasiva del verbo katalégomai (ser catalogada/ clasificada) indica una elección hecha por la comunidad . Yparatéomai significa rechazar a alguien a través de la elección , y en este texto “negarse a colocar en la lista de las viudas destinadas a la protección y al sustento especial de parte de la iglesia” . Eso implica que aquellas que no cumplían las pre-condiciones para ser viudas verdaderas, no podían ser electas. Según las condiciones del autor, la candidata debía responder a determinadas condiciones: no tener una familia que la mantenga, estar ocupada en buenas obras, tener más de sesenta años , haber estado casada una sola vez y haber “criado bien a los hijos”, lo que probablemente signifique haber criado hijos sumisos y adecuados según el modelo de casa patriarcal. Esto representa una forma de limitación a la actuación y al número de viudas en la comunidad.

Hay una lista de acciones que probablemente hacia parte de las actividades del ministerio de las viudas (v. 10). En el texto, los verbos que indican las acciones de las viudas (criar niños, ejercer la hospitalidad, lavar, socorrer, y seguir) están en el tiempo aoristo, lo que significa que lo que aconteció en el pasado no necesitaba estar, necesariamente, encerrado en su acción . Las viudas necesitan comprobar su competencia y calificación para el cargo (dando testimonio de buenas obras). El ejercicio de la hospitalidad es una condición exigida también al obispo. Hay una lista de buenas obras que las que las viudas deben estar comprometidas. Ellas deben asistir a las personas atribuladas y afligidas y necesitan haber lavado o estar lavando los pies de los santos. Lavar los pies es una actitud relevante y hace parte del servicio de hospitalidad -el hecho de que Jesús lave los pies (Jn 13,4) en señal de humildad y hospitalidad.

El considerable discurso que se da en las Cartas Pastorales y en los escritos post-apostólicos acerca de la posición y el papel de las viudas, demuestra la importancia y el papel activo de las mismas, en las comunidades cristianas. Ellas tienen movilidad, lo que favorecía el ejercicio de su vocación apostólica; además ejercían el papel deparaclericais, que incluía consejos e instrucciones en las comunidades cristianas . Por las referencias encontradas en 1Timoteo es posible afirmar que las viudas son mujeres de todas las edades, célibes, que fueron casadas o no, y que posiblemente vivían en una comunidad de mujeres (v. 16), involucradas en la enseñanza, en la oración y en el servicio, y que eran mantenidas por la comunidad como un todo. El papel de las viudas proporcionaba a las mujeres un estilo de vida alternativo a la casa patriarcal . “El hecho de que el papel de la viuda no pudiera ser suprimido completamente, llevó al autor de 1Timoteo a proponer más controles, en forma de requisitos adicionales (5,9-11) .

2.4 Los obispos – los encargados de la supervisión

“obispo”, a partir de la terminología, apenas significa supervisor, pero en el uso corriente está ligado a la estructura política romana, ejercida dentro del modelo y de la forma patriarcal, basada en la prescripción de relaciones de sobre posición y subordinación. Una mirada sobre el papel de obispo en contextos extra-bíblicos y neo-testamentarios, revela que, por principio, es un término inconveniente para designar una función comunitaria. Este término tiene una carga histórica, centrada en la administración y en la supervisión diligente y controladora de todos los movimientos de los miembros de la comunidad, en especial de las mujeres y esclavos, y del principio de sumisión a las autoridades.

El cargo de obispo (episkopos) surge relativamente pronto en la comunidad cristiana y podía ser una actividad, más o menos, libre entre otras asumidas por los miembros de la comunidad –tanto el término cuanto la tarea ya aparecen en las cartas paulinas (Flp 1,1; 1Cor 12,28). Sin embargo, episkopos pasa a ser la designación de un cargo estable en la comunidad. Hermann W. Beber afirma que desde el inicio hubo un “proceso evolutivo” y que, en Hechos, donde apenas se describe la actividad y la tarea de los líderes de la comunidad, la instrucción es dirigida a un grupo determinado y distinto de miembros, llamados presbiteroi e episkopio (Hch 20,28) . En la carta a los Filipenses, Pablo saluda a los miembros de la comunidad, junto a los obispos y diáconos (Flp 1,1). La designación no se dice respecto a todos los miembros de la comunidad, sino a un grupo específico. Ese grupo tiene el encargo de supervisar (episkopein) y servir /ejercer la diaconía (diakonein), pero no es posible, a partir de este texto, saber exactamente cuál era la tarea de esas personas. Por eso, la tarea del episkopos no es simplemente una actividad, sino un cargo. “El cargo ya existe objetivamente, pero la designación todavía no es ni firme, ni permanente” .

En las Cartas Pastorales es posible ver una experiencia diferente con relación a los obispos. En 1Tim 3,1-7, el episcopado –episkopé – parece ser ya una institución consolidada, a cuyo acceso se puede aspirar. Quien lo aspire debe llenar ciertos pre-requisitos éticos-morales, e incluso debe ser buen pater familias. Por sí solo ese criterio exceptúa a las mujeres libres y a las esclavas y esclavos de la posibilidad de asumir dicho cargo.

Según Jürgen Roloff, las Pastorales documentan el proceso de fusión de las formas constitutivas del liderazgo comunitario: presbítero, obispo y diácono . En la carta a Tito se lee los términos “presbítero” y “obispo” como si fueran el mismo oficio (Tit 1,5-9). El v.6 puede referirse, tanto a los presbíteros como al obispo. El obispo parece ser uno de los presbíteros. Presbíteros y obispos, por lo tanto, deben tener las mismas virtudes y cualidades.

La centralidad de la organización de la comunidad en el episcopo indica el liderazgo individual de las comunidades locales y establece las bases para el desarrollo de estructuras institucionales más firmes y centralizada, en el periodo posterior. Esto, sin embargo, no implica que en todas las comunidades esto haya sido una realidad. “El hecho de que éste [episkope] representa apenas una de las posibles soluciones, se demuestra abundantemente en los movimientos contrarios, dentro de la historia de la iglesia” .

Episkopoi es un término adoptado, de uso común en el ámbito administrativo y, en la comunidad cristiana, tiene tantas atribuciones administrativas y de supervisión de la comunidad, cuanto en la enseñanza. Hay una concentración de atribuciones, según Jürgen Roloff , que están presentes en las Cartas Pastorales: la enseñanza (1Tim 3,2) y la administración y la supervisión –presidir bien su propia casa y ser un buen administrador de la casa de Dios (1Tim 3,4-5; Tit 1,6-7). El obispo debe cuidar para que la sana doctrina quede asegurada y sea seguida por la comunidad; además debe administrar la comunidad como si fuera su propia casa. Los obispos tienen la función de organizar y mantener a la comunidad cristiana, en analogía con la casa patriarcal .

De la iglesia en la casa, a la iglesia de la casa de los obispos

La casa –oikos- tenía un papel religioso y jurídico central en el mundo antiguo. El oikos representa la forma socio-económica elemental de la antigüedad . Toda la vida social, fuera del ámbito de la casa, era pensada a partir de ella. La casa, en el mundo antiguo, era la base de toda la vida social y el lugar de producción y reproducción de bienes, personas y relaciones, así como ambiente de decisiones, de rituales y de prescripciones. La vida religiosa estaba concentrada en rituales y divinidades domésticas, y la mayor parte de las cuestiones jurídicas eran resueltas por el pater familias en el ámbito de la casa. Con el desarrollo de las ciudades, el oikos asume también un papel político importante. La casa pasa a ser no sólo la base social, sino también el modelo de vida social, económica y política, desde la Grecia antigua hasta la Roma imperial, inclusive cuando florece el helenismo.

La casa es la categoría fundamental para entender la historia de las primeras comunidades cristianas, no sólo en sus inicios, sino también en el tiempo de los llamados cristianos de la tercera generación (finales del siglo I e inicio del siglo II). Se vuelve necesario comprender la iglesia dentro de una economía doméstica, a partir de esta dinámica de casa. La casa, como espacio social, asume dos papeles políticos distintos. Por un lado, como espacio privado tiene una relativa autonomía. La organización o el ejercicio de poder en el oikos podían ocurrir con una considerable independencia con relación a la sociedad más amplia. Sin embargo, la autonomía de la casa era delimitada. La estructura y la organización doméstica, basadas en relaciones jerárquicas, debían ser mantenidas por el pater familias, pues del oikos se esperaba que sirviera de modelo para la organización política, y correspondiese a las expectativas sociales y políticas del mundo público de las ciudades. Es en esta polaridad, que las comunidades cristianas se encuentran. Y, justamente por la posibilidad de autonomía que ofrece la casa, es que ella requiere ser regulada y reglamentada. Por ser espacio de la autonomía posible, la casa necesita estar encuadrada en el proyecto patriarcal y ser formulada conforme a los intereses de los poderes patriarcales y androcéntricos.

La idea de que sólo puede cuidar del orden y del gobierno público, quien sabe cuidar de su propia casa, en perspectiva patriarcal, está presente en las recomendaciones para el obispo y los diáconos, los cuales deben saber cuidar bien del orden privado, para poder cuidar el orden público eclesiástico (1Tim 3,5.13). Una parte importante de este discurso es la condición de saber administrar y gobernar la propia casa, manteniendo a los hijos sumisos. Solamente quien sabe hacer esto bien sabrá también cuidar de la casa de Dios. Hijos sumisos al padre sirven de ejemplo para los miembros sumisos al obispo. Las pastorales afirman las relaciones patriarcales de la casa como modelo de sus relaciones familiares y comunitarias.

El hilo conductor de esta propuesta eclesiológica es la iglesia como casa de Dios; a partir de esta concepción se fundamenta toda la eclesiología y la ética de las Pastorales . Los elementos que configuran el comportamiento y la organización de la casa patriarcal traspasan todas las orientaciones, las cualidades, las condiciones o el comportamiento de las personas que asumen determinada función comunitaria. Hay dos pasajes, además de 1Tim 3,4-5, en los que la metáfora de la casa queda más evidente, dentro de las Pastorales: en 1Tim 3,15, el autor se refiere a la iglesia como la casa de Dios y en 2Tim 2,19-20, la iglesia es comparada a una casa grande donde están presentes, tanto el oro y la plata, como la madera, metáfora para las personas honradas y deshonradas. El obispo es la persona responsable de la administración de esta casa. Por eso debe saber gobernar su propia casa, para saber administrar la iglesia de Dios. El obispo es el señor de la casa, y Dios es el señor de la iglesia, que establece líderes para que administren la casa. En 1Tim 1,4, hay una referencia a la economía de Dios, y en Tit 1,7, el obispo es presentado como un ecónomo de Dios. O sea que el obispo debe ser el representante de Dios que administra la iglesia – casa de Dios.

Optar por un orden eclesial de la casa, significa tener un pater familias en la comunidad cuyo papel será asumido por el obispo. La comunidad será la casa de Dios y el obispo su pater familias. El obispo es el padre de la comunidad y conduce a sus miembros como si fueran niños, en orden y decencia . Para Jürgen Roloff, la expresióncasa de Dios (1Tim 3,14) debe tomarse literalmente: “Dios es visto como el ‘señor de la casa’ (déspotes: 2Tim 2,21). “El ecónomo, o sea, el administrador de la casa (Cf. Tit 1,7), es instituido por el mismo Dios, por eso no puede ser cuestionado, ni contradicho” . Dado que nada puede escapar a su mirada de epíscopo, todo debe pasar por susúper visión.

La casa patriarcal pasa, por tanto, a servir como modelo oficial para la definición de la eclesiología en las Pastorales, centrado en el liderazgo del obispo. Los diáconos también son definidos en su papel como pater familias, pero con una limitación, pues su desempeño no está condicionado directamente a la concepción de iglesia como casa de Dios, que ellos deben administrar. Ese es un papel destinado al obispo, junto con la tarea de enseñar.

En cuanto la comunidad, se entendía como iglesia-asamblea en las casas, oikos representaba un espacio físicodonde la iglesia se suscita como tal; no es la estructura social de oikos el factor determinante para ser iglesia .Al mismo tiempo, ese modo de comprenderse como iglesia, trajo consecuencias a las relaciones sociales de la casa. Ocurren cambios con relación a la participación de las mujeres y de los derechos de los esclavos y esclavas. En las Pastorales aparecen iglesias constituidas como la casa de Dios, no como asambleas en la casa. La comprensión de iglesia como casa es lo contrario de la comprensión de la casa como iglesia. La iglesia en la casa, configurada como asamblea de libres en la casa, es cambiada a un modelo de casa patriarcal para la organización comunitaria.

La casa, que antes no tenía preponderancia en la organización de las comunidades, pasa a ser el modelo de organización, las normas y las relaciones entre los miembros de la comunidad. Estas normas se construyen según la posición social y las diferencias de género y de edad entre las viudas, solteras, libres y esclavos. El modelo es el de la casa patriarcal. El señor asumía el mismo papel en la comunidad. Hay noticias de esclavos que se volvieron obispos, y de mujeres obispos . Con todo, el modelo que se establece es el de la casa patriarcal. Ulrique Wagener habla de un oikos-eclesiología de las pastorales .

La casa de Dios (1Tim 3,5.15) es una imagen central: “una casa de famila, una imagen doméstica, ligada al orden, a la administración, a la disciplina, a la economía, acentuando la diferencia entre dirigentes y súbditos, con gran preocupación doctrinal por la fidelidad a la ortodoxia o el depósito de la fe, ante las incipientes herejías . No se concibe la iglesia a partir de una visión de horizontalidad, sino como una iglesia vertical, en la que Dios está cada vez más distante, mientras que el liderazgo es cada vez más jerárquico. La iglesia se concibe y constituye a partir de la verticalidad y de la jerarquía, no por la pluralidad de sus miembros, dones y servicios, a fin de edificar la iglesia, el cuerpo de Cristo.

Las Pastorales articulan un discurso formulado y dirigido a las mujeres y a los hombres que están fuera del control de la estructura de poder establecida por la iglesia, y que forman otro saber que no se conjuga con la ortodoxia incipiente (la sana doctrina). La insistencia en la sumisión y obediencia, característica de algunos de estos escritos, demuestra que la sujeción a una estructura eclesial jerárquica no ocurre de forma pasiva. Por el contrario, el propio discurso demuestra su fragilidad. “El discurso vincula y produce poder, lo refuerza; pero también lo mina, lo debilita, lo expone y lo auto-excluye” . El ordenamiento de la comunidad en la perspectiva patriarcal correspondería, según la comprensión de poder de Foulcault, a la parte de la lucha constante y al empleo del poder como acción estratégica. El poder se desarrolla en una correlación de multiplicidad de fuerzas y en unos puntos de resistenciasque se encuentran en toda red de poder y que representan otro término en las relaciones de poder . El poder se articula en red, en mallas sociales, lo que hace que el poder se pueda ejercer por personas que hacen parte de dicha red social. Y si el potencial de poder es el saber, es comprensible que la articulación del saber esté siendo blanco de descalificación y deslegitimazación en el intento de retirar de las personas que están al margen del poder establecido, la articulación del saber y la posibilidad del ejercicio del poder, especialmente de las mujeres y de las personas esclavas. No existe saber que no presuponga simultáneamente relaciones de poder.

A partir del discurso exhortativo de las Cartas Pastorales es posible, destaca Joana Dewey , presumir la presencia de grupos cristianos que no definen el comportamiento adecuado a partir de la edad, del sexo y del estatus de la persona, y que mantenían una amplia pluralidad de creencias y prácticas que también eran aceptadas. El ideal de la comunidad, como una bien regulada jerarquía doméstica, probablemente no era típica de todas las comunidades de ese tiempo .

La opción por una estructura monárquica y jerárquica, consecuencia de la escuela del camino patriarcal, volvió a la iglesia una de las principales fuerzas de represión y de control en la historia occidental. Ella se volvió inquisidora, violando los derechos humanos a lo largo de la historia y justificando el sexismo, la esclavitud, el racismo, el colonialismo y el belicismo, y, en muchos momentos, significó la única palabra de verdad. Sin embargo, al interior de la misma iglesia, o paralelamente, innumerables personan mantuvieron su tradición de una iglesia liberadora. Mujeres y hombres, a lo largo de la historia, individualmente o en movimientos colectivos de resistencia, se pusieron a favor de las reformas y cambios, rescatando constantemente los principios liberadores que orientaron la fe y la experiencia de las primeras comunidades, a partir de la comprensión de la iglesia como movimiento de ruptura de estructuras y normatividades esclavizantes y como asamblea de ciudadanos y ciudadanas libres.

Marga J. Ströher
Caixa postal 14
São Leopoldo /RS
93970-001
Brasil
marga@est.edu.br

Este artículo tiene su crédito en la investigación de doctorado. Marga J. STRÖHER, Caminhos de resistencia nas fronteiras do poder normativo – Um estudo das Cartas Pastorais na perspectiva feminista, São Leopoldo: EST/IEPG, 2002, tesis de doctorado.

Cf. Joanna DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, en NEWSOM, Carol A., RINGE Sharon H. (editoras), The Women Bible Commentary, Londres: Nashville/Westminster/Jhon Knox Press, 1992, p. 354.

Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles”, en SCHÜSSLER FIORENZA, Elisabeth (editora), Searching the Scriptures, vol. 1: A feminist introduction, New York: Crossroad Publishing, 2000, p. 377.

Jürgen ROLOFF, A igreja no Novo Testamento, São Leopoldo: Sinodal/EST/CEBI, 2005, p. 279.

Cf. Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles”, p. 362. Rinaldo FABRIS, As cartas de Paulo, São Paulo, Edições Loyola, 1992, p. 222 también considera que los oponentes no están fuera y pueden ser grupos disidentes intra-eclesiales.

Véase la discusión de Joanna DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, p. 353.

Los términos relativos a la piedad sólo aparecen en las Cartas Pastorales, Hechos y Segunda de Pedro, y en otros textos tardíos: eusebeia (1Tim 2,2; 3,16; 4, 7.8; 6,3.5.6.11; 2Tim 3,5; Tit 1,1; Hch 3,12; 2Pe 1,3.6; 3,11), euseubeo(1Tim 5,4; Hch 17,23), ensebes (Hch 10,2.7; 2Pe 2,9) y euseubos (2Tim 3,12; Tit 2,12).

Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles”, p. 366.

Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles”, p. 368.

Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, en KITTEL, Gerhard (editor), A igreja no Novo testamento, São Paulo: ASTE, 1965, p. 277.

Joseph H. THAYER, A Greek-English Lexicon of the New Testament, Grand Rapids: Baker Book House, 4° edición, 1979, p. 138.

Kjell NORSTOKKE (organizador), Diaconia – Fé em ação, São Leopoldo: Sinodal, 3° edição, 1998, p. 28.

Joseph H. THAYER, A Greek-English Lexicon of the New Testament, p. 138.

Elisabeth SCHÜSSLER FIORENZA, “‘Servir á mesa’ – Reflexão sobre a diaconia a partir da teologia feminista critica”, en Concilium, Petropolis,Vozes, v. 218, n.4, 1988, p. 101.

Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, p. 278..

Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, p- 289.

Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, p. 289.

Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, p- 284.

Raymond BROWN, “Episcope y Episkopos – ¿Qué dice el Nuevo Testamento?, en Selecciones de Teología,Barcelona, vol. 21, n. 84, 1982, p. 252; Hermann W. BEYER, “Servir, serviçio e diácono”, p. 287.

Cf. Raymond BROWN, “Episcope y Episkopos”, p. 252.

Jürgen ROLOFF, A igreja no Novo Testamento, p. 291.

Jürgen ROLOFF, Der erste Brief an Timotheos, Göttingen: Vandenhoeck & Ruprecht, 1993, p. 171. Por ejemplo los miembros del senado de Jerusalén.

Sobre esta cuestión,véase Bernadete BROOTEN, Women leaders in the Ancients Synagoge – Inscriptional evidence and backround issues, Chico: Scholars.

Joseph H. THAYER, A Greek-English Lexicon of the New Testament, p. 613.

Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles, p. 371.

Linda M. MALONEY, “The Pastoral Epistles, p. 371.

Ese número de viudas podía ser significativo, lo que representaría una “carga” para la comunidad; con ello puede ser comprendido la apelación del autor de las Pastorales de que las familias con recursos asuman la responsabilidad de las viudas. Eusebio de Cesarea suministra una referencia sobre el número de viudas asistidas y, a pesar de lo exagerado de la información, se verifica que el número no era pequeño: “más de mil quinientas viudas y necesitadas, todas las cuales eran alimentadas por la gracia y el amor del Señor, para con los hombres” (EUSEBIO de Cesarea, História Eclesiástica, IV, 46,11).

Joanna DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, p. 357.

Los hombres, en el contexto greco-romano, se casaban generalmente después de cumplir el servicio militar, lo que ocurría entre los 28 y 30 años.

Bonnie B. THURSTON, The widows – A women’s ministry in Early Church, Minneapolis: Fortress Press, 1989, p. 44

Véase Bonnie B. THURSTON, The widows, p. 44 y Linda M. MALONEY, “The pastoral Epistles, p. 371 y 379, nota 20. Cf. John N. KELLY, Epistolas Pastorais, São Paulo: Vida Nova, 1983, p. 109.

Carta apócrifa a los Filipenses, XV, 1 conforme a la versión española de Daniel RUIZ BUENO, Padres apostólicos,Madrid: editorial católica, 4° edición, 1979, p. 536 (edición bilingüe completa).

Gustav STÄHLIN, “Chera”, en KITTEL, Gerhard e FRIEDRICH, Gerhard (editores), Theologisches Wörterbuch zum Neuen Testament, Stuttgart:: W. Kohlhammer Verlag, vol. 9, 1973, p. 445.

Gustav STÄHLIN, “Chera”, p. 445.

Fritz RIENECKER y Cleon ROGERS, Chave lingüistica do Novo Testamento, São Paulo: Vida Novo, 1995, p. 467.

“Los judíos consideraban que la vejez comenzaba a los sesenta años y lo veían como un tiempo para retirarse del mundo para vivir una contemplación tranquila”, Fritz RIENECKER y Cleon ROGERS, Chave lingüistica do Novo Testamento, p. 466. Esa es la edad ideal, según Platón, para ser sacerdote o sacerdotisa (PLATÓN, “Las leyes”, enObras Completas, traducción del griego, preámbulos y notas de María Araújo, Francisco García Yagüe, Luís Gil y otros, Madrid: Aguilar, 2° edición, 1993, p. 759).

El término aoristo es diferente del imperfecto, que tiene una acción duradera. Su significado es difícil de traducir para el portugués. “El tiempo aoristo expresa acción en su forma más simple –indefinida; no distingue entre acción completa y acción incompleta, apenas considera la acción del verbo como un punto, y es por esto que se la llamapontilear” (William C. TAYLOR, Introdução ao estudo do Novo Testamento grego, Río de Janeiro: JUERP, 8° edición, 1986, p. 64, § 181-182).

Véase, John KELLY, Epistolas Pastorais, p. 113.

Peter BROWN, Corpo e sociedade – O homem, a mulher e a renúncia sexual no inicio do cristianismo, Río de Janeiro: Jorge Zahar, 1990, p. 129-133.

Joanna DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, p. 357.

Joanna DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, p. 357: “The fact that the role of widow could not be suppressed altogether , however, led the author of 1Timothy to propose further controls in the form of additional requirements (5,9-11).

Hermann W.BEYER, “Bispo”, en KITTEL, Gehard (editor), A igreja no NovoTestamento, São Paulo: ASTE, 1965, p. 205.

Hermann W.BEYER, “Bispo”, p. 205.

Cf. Jürgen ROLOFF, Der erste Brief an Timotheos, p. 170.

Lothar COENEN, “Episcopos”, en BROWN, Colin (editor), O Novo Diccionario Internacional de Teologia do Novo Testamento, São Paulo: Vida Nova, vol. 3, 1983, p. 303.

Cf. Jürgen ROLOFF, Der erste Brief an Timotheos, p. 172.

Luise SCHOTTROFF, Dienerlnnen der Reiligen – Der Diakonat der Frauen im Neuen Testament, en SCHÄFER, Gerhard K. y STROHM, Theodor (editores), Diakonie – Biblische Grundlagen und Orientierungen – Ein Arbeitsbuch zur theologischen Verständigung über den diakonischen Auftrag, Heidelberg: HVA, 3° edición, 1998, p. 242.

Dieter LÜHRMANN, “Neutestamentiliche Haustafeln und antike Ökonomie”, en New Testament Studies, Cambridge, vol. 27, 1981,p. 87 Sobre la religión y las decisiones jurídicas en el ámbito de la casa antigua: Fustel de COULANGES, A cidade antita, São Paulo: Martins Fontes, 3° edición, 1995, p. 36-40 y 88-96.

Ulrike WAGENER, “Die Pastoralbriefe: Gezämter Paulus – domestizierte Frauen”, en SCHOTTROFF Luise e wacker Marie-Theres (editoras), Kompendium feministische Bibelauslegunng, Gütersloh: Christian Kayser/Gütersloer Verlaghaus, 1998, p. 663.

Jürgen ROLOFF, A iglesia no Novo Testamento, p. 284. En la traducción portuguesa aparece “hijos e hijas”; en español se da la misma traducción, pero conviene saber que en alemán la expresión usada hacer referencia a los niños que están en etapa de guardería (bebés) (N. de T.).

Jürgen ROLOFF, A iglesia no Novo Testamento, p. 284.

En una basílica romana dedicada a dos santas, Prudencia y Praxis, hay un mosaico pintado, donde aparecen dos santas: María y la obispo Teodora (Teodora episkopa). Cf. Karen J. TORJESEN, When women were priests –Women’s leadership in the Early Church and the scandal of their subordation in the rise of Christianity, New York: Harper Collins, 1995, p. 9-10.

Ulrike WAGENER, Die Pastoralbriefe, p. 665 y 673.

Víctor CODINA, Para comprendeer a eclesiología a partir da America Latina, São Paulo: Paulinas, 1993, p. 49.

Michel FOULCAULT, História da sexualidade, vol. 1: A vontade de saber, Río de Janeiro: Graal, 6° edición, 1985, p. 96.

Michel FOULCAULT, História da sexualidade, p. 88-89.

Joana DEWEY, “1Timothy, 2Timothy, Titus”, p. 354.

 

 

 

 

El Consejo Latinoamericano de Iglesias es una organización de iglesias y movimientos cristianos fundada en Huampaní, Lima, en noviembre de 1982, creada para promover la unidad entre los cristianos y cristianas del continente. Son miembros del CLAI más de ciento cincuenta iglesias bautistas, congregacionales, episcopales, evangélicas unidas, luteranas, moravas, menonitas, metodistas, nazarenas, ortodoxas, pentecostales, presbiterianas, reformadas y valdenses, así como organismos cristianos especializados en áreas de pastoral juvenil, educación teológica, educación cristiana de veintiún países de América Latina y el Caribe.

A %d blogueros les gusta esto: