Mística, madre de familia, fundadora: la mexicana que podría llegar a ser Doctora de la Iglesia


CONCEPCION CABRERA DE ARMIDA

Public domain

Concepción Cabrera de Armida, un caso excepcional en la historia de la mística universal, va camino a los altares

Concepción Cabrera de Armida (San Luis Potosí, 1862 – Ciudad de México, 1937), mejor conocida como “Conchita” va camino a los altares. Recientemente, el papa Francisco ha reconocido el milagro que le abre las puertas a la beatificación y a una posible santificación.

Carlos Francisco Vera Soto es una sacerdote Misionero del Espíritu Santo que ha seguido, quizá como nadie más en México, la obra y la vida de Conchita Cabrera; ha estado muy cercano a sus escritos, a su labor fundadora, a su espiritualidad y a su enorme presencia en la vida espiritual de un México convulso, el México de la Revolución y de la Cristiada.

¿Qué importancia tiene para México el reconocimiento del milagro atribuido a Concepción Cabrera de Armida y la muy pronta beatificación de esta mujer?

La beatificación de esta mujer mexicana es importante porque se reconoce que una hija de estas tierras ha generado una espiritualidad y unas obras que tienen un mensaje de gran actualidad.

México ha sido un país que ha sufrido en muchos momentos de su historia la dificultad de vivir su fe católica en plenitud.

Conchita vivió en los tiempos más convulsos por los que ha atravesado este país, desde la intervención francesa, el Segundo Imperio, los gobiernos liberales que despreciaron a la Iglesia católica, la Revolución, la persecución callista, las Leyes de la educación socialista que la excluían, etcétera.

Y esta mujer tuvo una actitud abierta al Espíritu que la llevó a trabajar siempre por el bien, la fraternidad y la búsqueda de caminos de reconciliación.

El papa Francisco reconoció el 8 de junio de 2018 el milagro atribuido a Conchita, esto es como el sello y la validación de toda su espiritualidad y su obra.

Se puede decir que es “la firma de Dios” que garantiza esta espiritualidad como un camino de santidad, por esto es importante este reconocimiento.

De todas las virtudes de su obra como hija, esposa, madre, mística, escritora, fundadora y colaboradora de Jesús en la construcción del Reino, ¿cuál destacaría y por qué?

Concepción Cabrera tuvo una rica personalidad y en todas sus fases podemos admirar el poder de la gracia y la manera como Dios trabaja con quien secunda libremente su propuesta de salvación.

Lo más admirable en ella es la armonía de una discípula y misionera que presta su espacio y su tiempo para fecundar a la sociedad en la que le tocó vivir.

Fue una esposa y madre modelo (y también nuera, suegra, cuñada, abuela, tía) fue una mística y escritora que abordó prácticamente todos los temas teológicos más complejos sin haber apenas tenido formación, y fue un apóstol decidido que con la inspiración divina enriqueció a la Iglesia con obras para ayudar a otros en su camino de santidad.

Sin embargo, me parece que el punto más admirable y duradero en Conchita está en su aspecto místico, ya que legó a la Iglesia una inestimable cantidad de escritos que contienen el germen para ser estudiados y desarrollados más adelante para acompañar procesos de santidad.

Es un caso excepcional en la historia de la mística universal.

Dígame tres elementos destacados de la espiritualidad de Conchita que tengan que ver con lo que necesitamos rescatar en estos tiempos.

En primer lugar, el elemento sacerdotal de su espiritualidad. La espiritualidad de la Cruz propone acentuar una mirada sacerdotal que busca tender puentes.

Invita a todos y todas a trabajar por formar un pueblo sacerdotal, contemplativo (que ora) y solidario (que trabaja), especialmente por los más desfavorecidos, por los sacerdotes y por todo el pueblo de Dios.

Seguido de la búsqueda por extender el Reinado del Espíritu Santo, esto quiere decir que en todo y en todos reine el Amor. Es la propuesta sencilla y comprometedora de vivir bajo la sombra del Espíritu y al calor de sus inspiraciones.

Finalmente, en tercer lugar, Conchita propone en su espiritualidad una vida en donde el amor a Dios y el amor a los demás se viva de manera eficaz, a través del ejercicio constante de las virtudes.

¿Y cuál podría ser su propuesta?

En un mundo orgulloso y hedonista propone la humildad y la entrega a los demás; en una sociedad que busca siempre los primeros puestos y la riqueza como meta de la vida, propone la caridad fraterna y la solidaridad con los necesitados. En un mundo descreído y sin esperanza propone la fe en Dios y la confianza en Él y en los demás.

En pocas palabras, vivir lo ordinario de la vida de manera extraordinaria, como Jesús y como María, madre nuestra y modelo de vida según el Espíritu.

Un arzobispo que acaba de fallecer, me dijo que iba a ser difícil que beatificaran a Conchita porque “había escrito mucho”. Quizá eso fue lo que hizo que tardara tanto la beatificación, ¿no cree?

Ciertamente que la causa de Conchita fue muy larga, de 1959 que se introdujo, a 2018 que se le reconoció el primer milagro, y seguramente el arduo estudio y la valoración de sus escritos llevó la mayor parte de ese tiempo.

Se conocen 66 tomos manuscritos de su diario espiritual (Cuenta de conciencia) aproximadamente 6.242 cartas (a arzobispos y obispos, sacerdotes, religiosas, laicos y familiares), 46 obras editadas, de las cuales muchas fueron escritas a petición de obispos mexicanos (devocionarios, obras de piedad, reflexiones, manuales para orar) y 27 obras inéditas, lo que dan un total de alrededor de 66.000 páginas.

Todos estos escritos fueron examinados, por eso en su estudio y valoración se cree que tardaron aproximadamente 23 años.

Entonces nos encontramos ante la fuerza mayor en esta hija de la Iglesia: sus escritos son un tesoro que seguramente irá siendo desgranado y distribuido para alimentar a la Iglesia.

Pensamos que cuando Conchita sea universalmente conocida y sus obras leídas y meditadas, podrá ser declarada Doctora de la Iglesia. Lo que pareció la mayor dificultad es ahora el mayor bien.

¿Habría motivo, como pasó con Junípero Serra, para que a Conchita se le dispense el segundo milagro y sea santificada muy pronto?

La vida y obra de Conchita nos parece en todos sus aspectos admirable. Sin embargo, el camino que ella ha llevado en su ascenso hacia los altares ha sido el mismo que llevó en su vida terrena: “todo sellado por la Cruz”.

Motivos habría muchos: la actualidad de su mensaje, la actualidad de su figura, la concordancia con lo que el papa Francisco está hablando sobre la santidad cotidiana y el ejemplo de Conchita, pero esos juicios corresponden a la autoridad competente.

Creemos que la fase en la cual ahora se encuentra su causa es la de difusión. Debemos difundir la vida y el mensaje de esta mexicana universal que ha sido un regalo de Dios para su Iglesia.

Como dijo de ella el anterior Nuncio apostólico, monseñor Christopher Pierre: “Su vida de relación con Cristo ha sido una fuente de vida espiritual, de valores cristianos, y sería bueno para los mexicanos conocer más a Conchita, porque para mí, Conchita es la mexicana. Es verdaderamente humana. Ha encarnado en sí lo mejor de nuestra fe”.

Mística, madre de familia, fundadora: la mexicana que podría llegar a ser Doctora de la Iglesia

Anuncios

MARIA JOSE ARANA: “LOS COLORES DE LA MÍSTICA”


Conferencia pronunciada en la Biblioteca de Navarra el 29 de Mayo de 2018

Francisco critica a los “cristianos desmemoriados” que “cumplen los mandamientos sin encontrar a Cristo”


La fe es alegría

(J. B./VN).- “Cuando encontramos cristianos ‘desmemoriados’, inmediatamente vemos que han perdido el sabor de la vida cristiana y terminaron siendo personas que cumplen los mandamientos pero sin mística, sin encontrar a Jesucristo. Y a Jesucristo lo debemos encontrar en la vida”. Palabra de Bergoglio.

El Papa Francisco dedicó su homilía matutina de Santa Marta a recordar los “primeros encuentros con Jesús, que nos ha transmitido la fe, y recordar la ley del amor”. “Debemos recordar y contemplar los primeros momentos en los cuales hemos encontrado a Jesús, hacer memoria de quien nos ha transmitido la fe y recordar la ley del amor, que el Señor ha puesto en nuestros corazones”, destacó Bergoglio.

Y es que la memoria “es un volver atrás para encontrar a Cristo”, explica el Papa, “para encontrar fuerzas y poder caminar hacia adelante. La memoria cristiana es siempre un encuentro con Jesucristo”.

La memoria cristiana es como la sal de la vida. Sin memoria no podemos ir adelante. Cuando encontramos cristianos ‘desmemoriados’, inmediatamente vemos que han perdido el sabor de la vida cristiana y terminaron siendo personas que cumplen los mandamientos pero sin mística, sin encontrar a Jesucristo. Y a Jesucristo lo debemos encontrar en la vida”.


Francisco, en la misa de hoy en Santa Marta

Son tres las situaciones, aclara Francisco, “en las cuales podemos encontrar a Jesucristo: en los primeros momentos, en nuestros antepasados y en la ley”. La Carta a los Hebreos nos indica cómo hacer: “recuerden los primeros tiempos, cuando apenas habían sido iluminados”, que eran tan fervientes… “Cada uno de nosotros tiene tiempos de encuentro con Jesús“. En nuestra vida los hubo, prosigue el Pontífice, “uno, dos, tres momentos, en los cuales Jesús se acercó, se manifestó. No olviden estos momentos: debemos volver atrás y retomarlos porque son momentos de inspiración, donde nosotros encontramos a Jesucristo”.

“Cada uno de nosotros tiene momentos así: cuando ha encontrado a Jesucristo, cuando ha cambiado vida, cuando el Señor le ha hecho ver la propia vocación, cuando el Señor lo visitó en un momento difícil… Nosotros en el corazón tenemos estos momentos. Busquémoslos. Contemplemos estos momentos. Memoria de aquellos momentos en los cuales yo he encontrado a Jesucristo. Memoria de aquellos momentos en los cuales Jesucristo me ha encontrado. Son la fuente del camino cristiano, la fuente que me dará las fuerzas”.

“¿Recuerdo aquellos momentos?” – Se pregunta Francisco. “¿Momentos de encuentro con Jesús cuando me cambió la vida, cuando me prometió algo?” Si no los recordamos, busquémoslos. Cada uno de nosotros los tiene.

El segundo encuentro con Jesús, prosigue el Papa, sucede a través de la memoria de los antepasados, que la Carta a los Hebreos llama “vuestros ancianos, aquellos que les han dado la fe”. También Pablo, siempre en la segunda carta a Timoteo, lo exhorta así: “Acuérdate de tu madre y de tu abuela que te han transmitido la fe”. “Nosotros la fe no la hemos recibido por correo“, recuerda el Papa, sino “hombres y mujeres nos han transmitido la fe” y dice la Carta a los Hebreos: “Miren a ellos que son una multitud de testigos y tomen fuerza de ellos, ellos que han sufrido el martirio”.

Siempre cuando el agua de la vida se vuelve turbia, aclara el Papa, “es importante ir a la fuente y encontrar en la fuente la fuerza para seguir adelante. Podemos preguntarnos: ¿yo evoco la memoria de nuestros ancianos, de nuestros antepasados? ¿Yo soy un hombre, una mujer con raíces? ¿O me he vuelto desarraigado y desarraigada? ¿Solamente vivo el presente? Si es así, pedir rápido la gracia de volver a las raíces” a aquellas personas que nos han transmitido la fe.

El Papa Francisco y la memoria

Finalmente, la ley que Jesús nos hace recordar en el Evangelio de Marcos. El primer mandamiento es : “Escucha Israel, al Señor nuestro Dios”

“La memoria de la ley. La ley es un gesto de amor que ha hecho el Señor con nosotros porque nos ha señalado el camino, nos ha dicho: por este camino no te equivocarás. Evocar la memoria de la ley. No la ley fría, aquella que parece simplemente jurídica, no. La ley del amor, la ley que el Señor ha puesto en nuestros corazones”.

¿Yo soy fiel a la ley, recuerdo la ley, repito la ley? – se pregunta el Papa. Algunas veces nosotros cristianos, también consagrados, tenemos dificultad en repetir a memoria los mandamientos: ‘Sí, sí, los recuerdo’, pero después a un cierto punto me equivoco, no recuerdo”.

“Acordarse de Jesucristo, concluye el Santo Padre, significa tener la mirada fija en el Señor”, en los momentos de mi vida en los cuales lo he encontrado, momentos de prueba, en mis antepasados y en la ley. Y la memoria “no es solamente un ir hacia atrás. Es ir hacia atrás para ir adelante. Memoria y esperanza van siempre juntas. Son complementarias, y se completan. “Acuérdate de Jesucristo, el Señor que ha venido, ha pagado por mí y que vendrá. El Señor de la memoria, el Señor de la esperanza”.

Cada uno de nosotros, invita finalmente el Papa, “puede hoy tomar algunos minutos para preguntarse” cómo va la memoria de los momentos en los cuales he encontrado al Señor, la memoria de mis antepasados, la memoria de la ley. Y luego, “como va mi esperanza, en qué espera. Que el Señor nos ayude en este trabajo de memoria y de esperanza”.

Con Thomas Merton, y más


No hay texto alternativo automático disponible.
Con Thomas Merton, y más

“El paradigma teológico oficial de la Iglesia es insostenible. Solo podrá ser mantenido en círculos marginales y cerrados, fundamentalistas más o menos agresivos.

Si la Iglesia quiere anunciar hoy lo que Jesús anunció, si quiere ofrecer a los hombres y mujeres de hoy la liberación y la curación que Jesús les ofreció, debe hablar en otra lengua, en otro paradigma. Pero no se trata solo de traducir sus palabras viejas a una lengua nueva, como se hace en un diccionario. Se trata más bien de situarse en el mundo de otra manera: de mirar y de vivir y de relacionarse con todos los seres con un corazón y una mente distinta. Es necesario abrazar otro paradigma.

En ese nuevo paradigma, es preciso revisar y reinterpretar a fondo el concepto mismo de dogma y todos los dogmas, si realmente queremos que anuncien algo comprensible y sanador a los hombres y a las mujeres de hoy.

Es indispensable superar la imagen de un Dios Ente supremo, separado y omnipotente, que interviene en el mundo desde fuera y en ocasiones, cuando quiere, de modo “milagroso”.

Es necesario superar el exclusivismo cristiano, que entiende a Jesús como la única revelación y encarnación plena de Dios en el mundo. Es urgente entender su “divinidad” como realización de la humanidad o de la bondad, sin querer medirla ni compararla con nada, con nadie.

Es urgente aplicar los principios democráticos a todos los niveles de la Iglesia y en todas sus instituciones.

Es inaplazable reconocer la igualdad de la mujer en la Iglesia a todos los efectos en todo lo que tiene que ver con la distribución del poder y de las funciones.

Es imprescindible aceptar que todas las normas morales, en cuanto normas concretas, son relativas y cambiantes; es imprescindible, en concreto, revisar por entero todos los planteamientos relacionados con la sexualidad (divorcio, homosexualidad…) o referidos a la vida (investigación genética, métodos de reproducción, métodos de contracepción, control de natalidad, aborto, eutanasia…).

Es imperioso, en esta sociedad pluralista en que vivimos, asumir el principio de una sociedad laica, es decir, plural, en todos los campos ligados a la convivencia pública.

Y es preciso asumir a todos los niveles el no saber, la complejidad y la incertidumbre como rasgos constitutivos de nuestra cultura, así como su corolario básico, el pluralismo, y la exigencia fundamental del pluralismo: el diálogo.”

José Arregi

https://www.facebook.com/ConThomasMerton/

Lo espiritual es lo más humano que hay en nosotros


En la fiesta de la Trinidad, jornada que la Iglesia dedica a orar especialmente por la vida contemplativa, compartimos esta entrevista de José Manuel Vidal aparecida hoy en Religión Digital:

 

Gema Juan nació en Algemesí (Valencia) en 1970. Tiene estudios de Música y Farmacia. En 1991, entró en el monasterio de Carmelitas Descalzas de Puzol (Valencia). Ha sido priora y formadora y pronto se incorporará a RD. En el día de la Jornada Pro Orantibus, reivindica su vocación de “contemplativa en la acción”, porque “lo espiritual es lo más humano que hay en nosotros” y se muestra contraria a “buscar fuera el relevo” para las monjas contemplativas (que no de clausura) españolas.

¿Sigue teniendo sentido hoy buscar la espiritualidad y vivir la contemplación? ¿No han pasado de moda las monjas de clausura?

Tienen sentido ambas cosas porque forman parte de lo que nos constituye como seres humanos. Lo espiritual no es un añadido a la vida, forma parte de ella, de lo mejor de ella. En definitiva, lo espiritual es lo más humano que hay en nosotros.
No sé si alguna vez han estado de moda las “monjas de clausura”, si ahora no lo están me parece positivo… porque, en todo caso, somos monjas contemplativas, no nos define la clausura sino la experiencia contemplativa y eso no tiene fecha de caducidad ni depende de las modas.

¿Qué dice, qué significa un monasterio hoy y para la gente de hoy?

Un monasterio, allá donde está, quiere ser una célula viva que colabora con su entorno: somos un grupo de personas que vive de su trabajo, que crea un espacio propio, y abierto a los demás, en el que compartir amistad, el silencio y la oración, inquietudes culturales, que ayuda en lo posible a las gentes que les rodean, y lleva una vida sencilla y sobria… así nos sumamos a cuantos trabajan por hacer de este mundo un lugar mejor para todos.
Todo ello desde la búsqueda de Dios y el seguimiento de Jesús, porque esa es la experiencia que origina, sostiene y atraviesa lo que somos.

¿Cómo se mira el dolor de la gente en época de crisis desde el refugio de un convento?

Miramos desde el amor el dolor del mundo, intentamos mirar con los ojos de Dios. Con ojos abiertos porque ya decía Juan de la Cruz que contemplar es abrir los ojos con advertencia de amor. Y abrir los ojos significa comprender el sufrimiento, hacerse cargo de él, acompañar a las personas y mantener la esperanza y la confianza. Significa escuchar y permanecer.
Por otro lado, el convento no es un refugio. El único refugio que existe es el de quien elige aislarse y mirar hacia otra parte, cosa imposible para quien vive con Dios.

¿Qué es rezar?

Con Teresa de Jesús, es muy sencillo responder: orar es tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama.
Por tanto, orar será bendecir y agradecer, esperar y buscar a Dios. Será reconocerle en toda parte y alegrarse con Él. Será también permanecer junto a Él en los mil Getsemanís del mundo y saber estar donde apenas se le puede reconocer.
Orar es vivir en amistad con Dios.

¿Cómo rezar en medio de las prisas y el vértigo del mundo actual?

En cualquier parte, en cualquier circunstancia se puede vivir la amistad. De una manera o de otra, depende de nosotros. Siempre es posible acudir a lo interior y encontrarse con Él. Y desde ahí, cualquier situación de la vida se puede convertir en encuentro, en presencia, en oración.
La prisa y la velocidad de la vida pueden traer dificultades concretas y aumentar la necesidad de espacios verdes interiores, pero no impiden aquello que decía Teresa de Lisieux sobre la oración: levantar la mirada, tener un impulso en el corazón…

¿Son ustedes una especie de pararrayos de Dios?

Gracias a Dios… no. No somos pararrayos de nada, pero menos aún de Dios. Y antes que cualquier otra cosa, habría que revisar la idea de Dios que subyace en esa definición, porque niega lo que es Dios: amor.

¿Cómo explicar a una chica de hoy que puede ser plenamente feliz dejándolo todo y encerrándose de por vida en un monasterio para rezar y trabajar?

A nadie hay que explicarle que lo deje todo y se encierre. En cambio, es posible ayudar a descubrir a Jesús y la presencia de Dios en la vida. Quien encuentra ese tesoro deja muchas cosas y elige otras nuevas. A partir de ahí, hay que descubrir la vocación personal de cada uno, después de haber sido alcanzado por la palabra de Jesús que llama y despierta lo mejor de cada uno.

¿No serían ustedes más productivas para Dios y para la sociedad siendo contemplativas en la acción, como dicen muchos cristianos?

Yo suelo decir que somos activas en la contemplación. La productividad de eso habría que medirla con los baremos de quien es el origen de las vocaciones en la Iglesia: Dios. Él es quien llama a cada uno para formar parte del único cuerpo que somos.
Gustavo Gutiérrez decía que la gratuidad es el clima de la eficacia. Y crear fraternidad, mostrar que es posible vivir reconciliados, generar motivos para la esperanza, además de tender la mano alrededor de muchas maneras es otra forma de ser productivos.

¿Tiene futuro la clausura española o el relevo hay que buscarlo fuera, en Africa, Asia o Latinoamérica?

Una vez más, quiero insistir en la necesidad de abandonar la palabra clausura para definir la vida contemplativa.
No sé si tenemos relevo en España. Pienso que las cosas tienen que cambiar profundamente. Que debe morir una forma concreta y renacer algo diferente, con una estructura más sencilla y guardando lo esencial, que sería la oración, la fraternidad y el trabajo. Y también creo que recuperaremos la forma de resto, que se acomoda más a la especificidad de nuestra vocación.
Lo que no creo es que tengamos que buscar fuera el relevo. En cada continente, las diferentes formas de vida eclesial tienen que nacer y crecer a su ritmo, con sus características, plenamente encarnadas. Compartir sí pero no trasplantar.
Pienso que el futuro pasa por aceptar el presente y crear desde su realidad lo que Dios nos vaya inspirando.

¿Su oración preferida?

El silencio.

https://delaruecaalapluma.wordpress.com/2013/05/26/lo-espiritual-es-lo-mas-humano-que-hay-en-nosotros/

5 mensajes espirituales que los colibrí están intentando darnos


El colibrí es el ave más pequeña del mundo peor es tan pequeño como fascinante. Posee un pelaje de increíbles colores y el movimiento de sus alas cuando vuela es casi imperceptible. Todo un espectáculo. ¿Tenías idea que este pájaro mueve sus alas alrededor de 70 veces por segundo?

Anuncios

Cuenta una leyenda que cierta vez hubo un gran incendio en el bosque. Todos los animales se asustaron y por eso huyeron del bosque corriendo lo más rápido que podían. Fue el diminuto colibrí el único que se puso a trabajar. Este pajarito fue buscar algunas gotas de agua para arrojar al fuego. Entonces otra animal le preguntó porque hacía eso ya que no lograría apagar le fuego. el colibrí respondió: “lo se pero por lo menos hago algo al respecto”.

Al igual que la paloma esta ave representa la paz. También es símbolo de esfuerzo, voluntad y sobre todo cariño. Este pájaro está estrechamente relacionado con la felicidad.

Por eso decidimos compartirte hoy algunos mensajes espirituales que los colibríes están intentando darnos.Presta atención  todas las cosas que representa esta ave.

Anuncios

¿Qué dicen los colibríes?

Disfruta la vida

Este animal los invita a no olvidar los pequeños placeres de la vida y siempre hacer tiempo en nuestras agendas para divertirnos un poco. La sabiduría de este hermoso animal nos enseña a disfrutar todo lo que la vida nos propone.

También nos invita a abrirnos al amor para poder gozar de una vida completa. Cruzarnos con un colibrí es augurio de que nos está faltando apertura emocional. Expresemos nuestro amor más seguido.

Anuncios

Flexibilidad

El colibrí tiene muchos aspectos fascinantes y uno de ellos es la suavidad con la que se mueve, su rapidez y cambio repentino de dirección. Con su comportamiento nos enseña que lo más importante es tener la valentía de afrontar todo tipo de cambios sobre la marcha. No tener miedo a que las cosas salgan de otra manera. Lo que nos quiere recordar es la capacidad que todos tenemos para enfrentarnos a aquello que nos resulta desconocido y nos sorprende. Una forma de saber que siempre debemos descubrir cómo adaptarnos.

Sensibilidad

Necesitamos permanecer en cierto equilibrio emocional y es por eso que el colibrí nos enseña a adaptarnos pero siempre cuidando nuestra salud emotiva. La sensibilidad es algo que todos tenemos que tener presente y trabajar en ella día a día. Siempre debemos luchar por la estabilidad emocional ya que es de lo más importante para poder gozar de una vida tranquila y plena. 

Positividad

La sabiduría del colibrí y sus colores nos recuerdan lo bueno que resulta encarar la vida con positivismo y ganas de hacer de todo. Cuando nos sentimos un poco deprimidos es fundamental ver el lado bueno de todas las cosas y recordar todo lo que tenemos, estar agradecidos por ello. Cada vez que estés algo triste piensa en este pajarito, en sus colores y toda la energía que tiene.

Grandes desafíos

Estos animales son capaces de recorrer distancias que ni te imaginas, distancias realmente considerables. Con este comportamiento nos recuerdan que nada es imposible. Si realmente queremos alcanzar algo no importa cuán grande sea el desafío, llegaremos a conquistarlo si damos todo y realmente lo queremos. El espíritu del colibrí nos enseña a sobreponernos a todos los inconvenientes de la vida y poder hacerlo con tranquilidad.  La capacidad de llevar a cabo tareas que en un principio parecen imposibles y hacerlo con cierta paz mental es una enseñanza importante que nos ayudará en el día a día. Nunca perdamos le optimismo ni la alegría porque es el mejor remedio para todos los males de esta vida.

https://positivomundo.com/index.php/2018/03/02/5-mensajes-espirituales-los-colibri-estan-intentando-darnos/

VIDEO: ESPIRITUALIDAD Y JUSTICIA CON LAS MUJERES.


http://redmiriam.blogspot.com.co/2018/05/espiritualidad-y-justicia-con-las.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+RedMiriam+(Re

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: