Medicina Legal alerta sobre 1.369 mujeres que podrían ser asesinadas


Instituto inició valoración de riesgo en casos de violencia de pareja y encontró la alarmante cifra.

Por:   |

6:32 a.m. | 3 de agosto de 2015

Gustavo Grueso (foto), el padre de Tatiana Grueso, sigue pidiendo justicia por el asesinato de su hija, ocurrido el pasado 18 de mayo en Bogotá, a manos de su novio.

Foto: Archivo particular

Gustavo Grueso (foto), el padre de Tatiana Grueso, sigue pidiendo justicia por el asesinato de su hija, ocurrido el pasado 18 de mayo en Bogotá, a manos de su novio.

El martes 12 de marzo del 2013, María Clara Rivas tuvo la certeza de que nunca podría escapar de la brutalidad de su esposo. Durante 25 años, soportó toda clase de atropellos, pero, como ella misma lo reconoció en una extensa carta dirigida a su padre, nunca se atrevió a pedir ayuda, denunciar a su agresor o abandonarlo para salvar su vida. Y la Policía, que recibió la denuncia del caso que hizo su mejor amiga, tampoco actuó.

Tras tres golpizas entre el 2008 y el 2011, que la dejaron casi ciega, María Clara le pidió a su esposo ese martes del 2013 que hablaran de su agresividad, y él le respondió con cinco puñaladas mortales. (Lea: En Colombia, la infidelidad es una forma de maltrato)

Casos como este motivaron al director de Medicina Legal, Carlos Valdés Moreno, y a un grupo de especialistas a hacer un estudio de valoración de riesgo de las mujeres víctimas de violencia de género que pasan por el instituto. “La idea era tener un panorama más claro de la situación de las víctimas de violencia de pareja para generar prevención, pero en el camino nos encontramos que muchas de las mujeres que llegaron a Medicina Legal a ser valoradas física y psicológicamente, después regresaron ¡muertas!”, denuncia el doctor Valdés.

Hace tres días se conoció el primer resultado del proyecto, que se inició en Medellín en el 2013 y que, además de ser reflejo de una preocupación de la sociedad colombiana, cuenta con elementos técnicos y científicos que determinan el riesgo. Así, en el 2014 fueron identificados 6.219 casos en los que el protocolo de riesgo, que identifica cuatro estados (bajo, moderado, grave y extremo), permitió establecer que el 22 por ciento de estas mujeres están, hoy, en peligro inminente de ser asesinadas.

Este porcentaje son 1.369 mujeres en todo el país, pero además hay otras 746 que están en riesgo grave.

Este llamado de urgencia del director de Medicina Legal y del grupo de trabajo que atiende los casos busca que las entidades encargadas, según la Ley 1257, cumplan lo que esta estípula: proteger y salvar la vida de las mujeres. (Lea: La tragedia que se vive por impunidad en feminicidios)

En lo corrido del 2015, la valoración de riesgo ha detectado 1.658 casos de víctimas que han pasado por Medicina Legal y cuya situación sigue en estado crítico. La Valoración del Riesgo de Violencia Mortal contra Mujeres es un modelo internacional que aplica una entrevista semiestructurada y un cuestionario o escala denominado DA (Danger Assessment).

Actualmente, el DA se ha aplicado en 11 ciudades del país y el resultado es que el mayor porcentaje de mujeres en riesgo extremo está en las ciudades de Popayán, Bogotá y Cartagena. (Lea: ‘Le gritó que mujeres no valían más que un perro y luego la mató’)

Cabe anotar que en el 2014 hubo un total de 41.802 casos de mujeres violentadas por su pareja, según el reciente informe Forensis.

La doctora Luisa Fernanda Alarcón, coordinadora del grupo nacional de psiquiatría de Medicina Legal, señala que esta valoración tiene un solo objetivo: que las mujeres que llegan a un examen legista no regresen muertas. “La valoración es acompañada por un médico, un psicólogo y un trabajador social, que evalúan, con parámetros técnicos, los factores de vulnerabilidad”, señala Alarcón.

Cifras no bajan

El doctor Valdés asegura que los profesionales de Medicina Legal entendieron que su trabajo no se puede limitar a la atención y diagnóstico, sino también a la prevención, y por eso implementaron un protocolo de atención a las víctimas de violencia por parte de sus parejas o exparejas.

Además, las cifras indican que los casos van en aumento, teniendo en cuenta que en el 2013 se registraron 38.000 agresiones de pareja contra mujeres y en el 2014, más de 41.000. (Lea también: Llamado a La Habana por violencia sexual)

En cuanto a los responsables, los agresores siguen siendo el compañero permanente, el excompañero permanente, el esposo y el exnovio, en ese orden. La motivación o justificación de la agresión, según el número de casos, es la intolerancia, celos, desconfianza e infidelidad. Y el lugar donde más se cometen los atropellos y crímenes sigue siendo la casa, seguida de la vía pública.

“No hay conciencia de la gravedad de los crímenes que genera la violencia contra las mujeres. Los casos son dramáticos y es necesario que cada entidad y persona cumpla con lo que corresponde para prevenir”, concluye Valdés.

Entre tanto, la familia de María Clara lamenta que su asesino no haya recibido una pena justa. Un juez consideró que ella, “con su intolerancia, no había hecho lo suficiente” para lograr salvar el matrimonio.

JINETH BEDOYA LIMA
Subeditora de EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/politica/justicia/feminicidio-1369-mujeres-en-riesgo-de-ser-asesinadas/16185115

COLOMBIA: Bogotá y Valle del Cauca, los zonas con más cifras de feminicidios


Feminicidio . Foto: @regioncaribeorg
Según un informe de Medicina Legal en lo que va corrido del año ha muerto 344 mujeres de forma violenta.
Caracol Radio | 18 de Julio de 2015
El informe de Medicina Legal revela que en lo que va corrido del 2015 son tres los departamentos que presentan mayor número de muertes violentas de mujeres. El primero esValle del Cauca donde se registraron 75 casos, le sigue Bogotá con 53 muertes y Antioquiacon 35 hechos.

De los 32 departamentos del país, en 10 incluidos los tres anteriores se han registrado casos de feminicidios: En Santander registró 17 casos; Atlántico registró 15 casos; Cauca,Cundinamarca y Meta, registraron 12 casos; Nariño y Quindío 11 casos.
El informe también revela las cifras del año pasado, el total de muertes violentas de mujeres fue de 1.007 muertes y la mayoría de casos predominaron en el Valle del Cauca, (119 casos) en Bogotá (118 casos) y Antioquia (114 casos).

De acuerdo con el informe del instituto el mayor número de víctimas se encuentra entre los 18 y 29 años: en el 2014 fallecieron 63 mujeres de 18 a 19 años; 166 mujeres de 20 a 24 años; 144 mujeres de 25 a 29 años; mientras que en lo que va corrido del 2015 han fallecido 22 mujeres de 18 a 19 años; 68 mujeres de 20 a 24 años; y 49 mujeres de 25 a 29 años.

Dice la investigación que la mayoría de mujeres muere en manos de su pareja o compañero sentimental por proyectil de arma de fuego, asfixia o algún elemento corto punzante. Hay que decir que entre el primero de enero del 2014 y el 31 de mayo de este año se han presentado 724 muertes violentas de mujeres entre los 20 y los 39 años.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/bogota-y-valle-del-cauca-los-zonas-con-mas-cifras-de-feminicidios/20150718/nota/2857630.aspx

COLOMBIA: Cada tres días es asesinada una mujer en Bogotá


Concha García Hernández /cc
Fueron adaptadas seis casas de refugio y expertos piden que la línea Púrpura atienda 24 horas.
Caracol Radio | 17 de Julio de 2015
En Bogotá, en el primer semestre de 2015 fueron asesinadas 32 mujeres. Irónicamente mayo,el llamado mes de las madres, fue el período más violento.
Lo que más le preocupa a la secretaria de la Mujer, Martha Sánchez, es que las cifras con respecto año pasado se mantienen, lo que obliga a pensar en una política de protección que a su vez garantice un castigo al feminicidio. 

“Creo que las autoridades ya nombran los casos de muertes violentas de mujeres comofeminicidio, es un avance. Ahora lo que falta es que las condenas por estos asesinatos sean ejemplarizantes”, dijo.

La funcionaria indicó que la mayoría de estos crímenes son cometidos por las parejas o ex parejas de las víctimas, quienes inicialmente padecieron en sus hogares violencia intrafamiliar.

“Existen 6 casas refugio que fueron fundadas como medida de protección para las mujeres víctimas de violencia y sus hijos. También se cuenta con 24 comisarías de familias donde se puede denunciar, pero las autoridades deben ser conscientes que estos delitos no pueden ser conciliables”, aseguró

En 2014 se presentaron 24.000 denuncias de violencia intrafamiliar contra las mujeres en Bogotá. 

La Corporación Anne Frank, dedicada a la protección de mujeres violentadas, asegura queBogotá es una de las regiones donde más se registran casos de maltrato y de feminicidio.

Claudia Quintero, directora de la fundación, advierte que la ciudad necesita políticas públicasde prevención del maltrato a la mujer y temas de sensibilización a los hombres.

“Tenemos que convencer a los hombres de que las mujeres no somos de su propiedad. Somos libres de estar con quien queramos, eso es una política pública de nuevas masculinidades”, dijo.

Para Quintero la administración distrital debe reforzar el trabajo de la Línea Púrpura,ampliando su horario a 24 horas; crear mesas de trabajo para hacer seguimiento a los casos de feminicidios y alternativas para que las víctimas rompan su silencio y se atrevan a denunciar a suvictimario, del que en la mayoría de los casos dependen económicamente.

Considera que la ciudad necesita fiscales especializados en casos de violencia contra la mujer y feminicidios.

Pido una condena ejemplar

Dos meses después de que Tatiana Grueso de 22 años fuera asesinada por su compañero sentimental, su papá Gustavo Grueso no puede sacarse de la cabeza las imágenes del cuerpo de su hija destrozado por la violencia a la que fue sometida.
“El caso de mi hija es un feminicidio por la manera brutal como este tipo se aprovechó de ella por el simple hecho de ser mujer y asesinarla de esta manera tan criminal, además no contento con esto este tipo puso a dormir a mi nieto junto con su mamá muerta en la habitación donde la asesinó”.
Tatiana Grueso tenía 22 años, fue madre a los 16 y siempre respondió sola por su hijo. A los 18 años se fue a vivir sola con su pequeño.

Trabajaba como comerciante en el centro de Bogotá donde vendía todo tipo de artículos, especialmente en fechas como el día de la madre, Halloween y navidad.

Tuvo un contrato en Transmilenio donde ayudaba con los usuarios del sistema con la información sobre estaciones y rutas.

En agosto conoció a Diego Murillo con quien inició un relación que terminó trágicamente el pasado 16 de mayo, cuando la asesinó en el barrio Guacamayas, muy cerca de donde vivía la mamá de Tatiana.

Murillo fue capturado, aceptó cargos y espera una condena.

http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/cada-tres-dias-es-asesinada-una-mujer-en-bogota/20150717/nota/2856556.aspx

COLOMBIA: ¿La Ley de Feminicidio protegerá realmente a la mujer?


| 2015/07/07 13:01

Vea el debate sobre la ley que ha sido sancionada por el Presidente Santos y que ha castiga con severidad el crimen contra la mujer.

Desde ahora en Colombia, el crimen contra una mujer por su condición femenina es un delito autónomo y con penas más altas. Se trata del feminicidio, ley que firmó el presidente Santos en las últimas horas y que se convierte en una herramienta legal para ponerle fin a este horror de nuestra sociedad.

A diario en el país se reportan 38 casos de violencia sexual contra las mujeres. Cada 14 minutos, en promedio, una mujer en Colombia es víctima de algún tipo de agresión por parte de su pareja o expareja. Según Medicina Legal, cada mes se asesinan 80 mujeres. Lo que significa que esta tragedia silenciosa produce más víctimas que el conflicto armado.

Las preguntas naturales son: ¿por qué nuestra sociedad produce esta clase de hechos? ¿cuál es la razón para menospreciar a tal grado a las mujeres? Esperemos que la Ley de Feminicidio no sea como otras normas que se crean con la mejor intención, se anuncian con bombos y platillos y después se esfuman entre la avalancha de informaciones que sacuden a nuestra sociedad.

Hoy en Semana en Vivo, ¿La Ley de Feminicidio protegerá realmente a la mujer?
Participe en Twitter en @semanaenvivo y con el hashtag #ViolenciaDeGenero

Nuestros invitados son:
Clara Rojas, representante a la Cámara por el Partido Liberal.
Isabel Cuadros, directora de la asociación Afecto.
Ángela Rodríguez Vergé, periodista.
Lucas Calderón, asesor de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer.

El programa se puede ver por Cable Noticias a las 8:00 p.m. por los siguientes canales:
Directv: 147
Une: 21
Claro básico: 31
Claro avanzado: 465
Vía streaming por Semana.com

http://www.semana.com/nacion/multimedia/semana-en-vivio-la-ley-de-feminicidio-protegera-realmente-la-mujer/433962-3

Feminicidio en México


Regreso al artículo que publiqué en estas páginas hace dos semanas, Agenda: Aborto, feminicidio. Imposible no regresar: El Estado mexicano no se ha pronunciado tras la publicación del desplegado publicado en El País por múltiples organizaciones mexicanas sobre la situación de las mujeres víctimas y asesinadas en nuestra nación. Intitulado, El riesgo de ser mujer en México. Comunicado feminista frente a la situación actual, el manifiesto retrotrae a la realidad números fríos, números reales que representan muertes y sufrimientos inimaginables.
Debido a su crudeza comparto nuevamente las cifras del desplegado: 3 mil mujeres víctimas de feminicidio entre 2012 y 2013; un millón 604 mil 976 hospitalizaciones y 771 muertes maternas por aborto entre 2000 y 2008; 31 defensoras de derechos humanos y periodistas asesinadas entre 2010 y 2014; miles de madres, esposas e hijas, y mujeres huyendo cada día de la violencia y enfrentando los impactos de la desaparición forzada.
Amoral no regresar: El Estado mexicano debe responder. El gobierno es responsable, directa o indirectamente de la situación debido a sus obligaciones en materia de derechos humanos. La inacción o la falta de protección estatal frente a la violencia contra la mujer los responsabiliza. Basta recordar su ineptitud durante la (casi)epidemia de feminicidios en Ciudad Juárez. Entre 1993 y 2003, aproximadamente 800 mujeres fueron asesinadas después de haber sido torturadas.
En la década de los setentas del siglo pasado el término femicide se popularizó en el idioma inglés. Aunque feminicidio en español es una palabra de uso frecuente, fue hasta 2014 cuando la Real Academia Española aceptó incluirlo en el diccionario a su cargo. No todos los expertos coinciden con la definición de la última edición del Diccionario de la lengua española (2014): Feminicidio: “Asesinato de una mujer por razón de su sexo”. La Real Academia erró al no incorporar la perspectiva de género.
Marcela Lagarde, antropóloga mexicana, abunda y explica el embrollo. La condición de género se refiere al conjunto de “características sociales, económicas, jurídicas, políticas y culturales que determinan relaciones de poder y de dominio de los hombres sobre las mujeres”. Y agrega, “El femicidio se inscribe en la violencia de género contra las mujeres y las niñas, se trata de crímenes surgidos de la desigualdad y la discriminación, de las relaciones de poder de género” —femicidio: “asesinato misógino de mujeres cometido por hombres”.
La omisión de la Real Academia tiene historia. La Academia es una institución masculina. En 300 años, más de mil hombres —no cuento con el dato exacto— han sido miembros de la institución frente a ocho mujeres. Actualmente, siete son mujeres, treinta y nueve son hombres. Comparto una hipótesis: Si aceptamos que los Estados —el mexicano seguro— son corresponsables de los feminicidios y extrapolamos las cuotas masculinas de la Academia a las dirigencias de la mayoría de las naciones, el resultado es similar: El número de hombres presidentes en el mundo ha sido mucho mayor que el de mujeres.
¿Son corresponsables nuestros gobiernos de los feminicidios? “Sí”: A) En México seis mujeres son asesinadas al día. B) México ocupa la posición 23 a nivel mundial en la tasa de feminicidios. C) Entre 2011 y 2014 los feminicidios se dispararon: Nos convertimos en el quinto país con el mayor crecimiento en la tasa de asesinatos misóginos. D) Por tipificación inadecuada en México no se investiga el feminicidio. E) En el Estado de México cada 4 horas asesinan a una mujer. El número supera al de Ciudad Juárez. F) De acuerdo al periódico The Guardian sólo un 5% de los casos de feminicidio son resueltos con éxito por las autoridades. G) Etcétera (casi se agotó el espacio).
Concluyo. Nada ha cambiado. En 1990 Diana Russel y Jane Caputi publicaron el artículo Femicide: Speaking the unspeakable, donde denuncian que los asesinatos de mujeres es el culmen de un sinfín de violencias como abuso sexual verbal y físico, tortura, violación, mutilación genital, esclavitud y maternidad forzada.

NOTAS INSOMNES
Dos datos. 1. Según la ONU el 35% de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia física o sexual. 2. De los 25 países con tasas altas de feminicidios, 14 están en Latinoamérica o el Caribe

 

http://www.tiempoenlinea.com.mx/index.php/oaxaca-9/46558-feminicidio-en-mexico

Declaración VIII Conferencia sobre Femicidio/Feminicidio


 

Recomendaciones de la sociedad civil para la cumbre UE CELAC sobre violencia contra las mujeres y feminicidios/femicidios
11/06/2015
Declaración

Las organizaciones de la sociedad civil de Latinoamérica y Europa estamos convencidas que la erradicación de la violencia contra las mujeres y niñas (VCM) en todas sus formas y, en particular, en su manifestación más extrema, el femicidio/feminicidio, requiere que los Estados cumplan con el deber de actuar con la debida diligencia para garantizar los derechos de las mujeres.

 

El diálogo bi-regional sobre género EU-CELAC de Santiago en 2013 tiene como uno de sus ejes centrales la lucha para la erradicación de la violencia contra las mujeres y los femicidios o feminicidios. Esto constituye un hito en la cooperación birregional, sin embargo, hasta ahora se ha mostrado insuficiente. Tal como se señaló en dicha cumbre, el diálogo se debe fortalecer con la participación de las organizaciones de mujeres y feministas de ambas regiones, promotoras de los avances en esta materia en cada uno de sus países.

 

Consideramos necesario que esta Cumbre acuerde medidas efectivas para asegurar avances en la erradicación de esta violencia. Para ello solicitamos:

 

Que el nuevo plan de acción estratégico bi-regional EU-CELAC refuerce el eje sobre  erradicación de la discriminación y eliminación de todas las formas de VCM.

 

El capítulo de género debe estar basado en los estándares de la CEDAW,  la Convención de Belém do Pará, el Convenio de Estambul y los instrumentos delos sistemas regionales de derechos humanos, incluyendo la Carta Europea de derechos fundamentales.

 

Para combatir todas las formas de VCM, el diálogo bi-regional sobre género debe incluir al menos dos sesiones anuales y se debe establecer, con la participación de organizaciones de mujeres y feministas objetivos operacionales y actividades, con plazos determinados y mecanismos eficaces de evaluación y seguimiento de su cumplimiento.

 

Sobre la base del reconocimiento de la diversidad de las mujeres por razones étnicas, de edad y orientación sexual, entre otras; este capítulo debe garantizar al menos:

 

1) Visibilidad de todas las formas de VCM y, en particular, el feminicidio/femicidio, la violencia sexual, la trata con fines de explotación sexual y las desapariciones, así como el reconocimiento de la interrelación entre todas estas expresiones de violencia.

 

2) Acceso a una justicia efectiva y eficiente para todas las mujeres y la erradicación de la impunidad, incluyendo la reparación adecuada para las víctimas y sus familias, el establecimiento de garantías de no repetición, asegurando la justicia transicional.

 

3) Reconocimiento del papel estratégico de las organizaciones feministas y de mujeres en la definición y evaluación social a la respuesta estatal frente a todas las formas de VCM, garantizando la sostenibilidad de los avances, procesos de monitoreo y de rendición de cuentas.

 

 

La debida diligencia, que implica prevenir, proteger, investigar, sancionar todo acto de violencia y reparar a las víctimas, debe manifestarse en que los Estados:

 

  • Firmen y ratifiquen el Convenio de Estambul, así como el Protocolo Facultativo de la CEDAW, con miras a avanzar en estándares compartidos en materia de derechos de las mujeres.

 

  • Avancen en el cumplimiento de las recomendaciones y resoluciones de los órganos de derechos humanos de Naciones Unidas, en especial del Comité CEDAW, y promover la colaboración y el diálogo entre los mecanismos de seguimiento de la Convención de Belem do Pará y el Convenio de Estambul.

 

  • Produzcan, en coordinación con el movimiento feminista y de mujeres, información estadística oficial y accesible sobre todas las formas de VCM en  el ámbito privado o público y, en particular, sobre los femicidios/feminicidios.

 

  • Eliminen las normas y prácticas que impiden el ejercicio pleno de la ciudadanía de las mujeres, garantizando sus derechos sexuales y reproductivos, así como la laicidad del Estado y el cambio de los imaginarios culturales que contribuyen a la perpetuación de la discriminación y la VCM, mediante acciones sostenidas y de alto impacto.

 

  • Promuevan la educación para la igualdad como herramienta clave en la prevención y la construcción de modelos que contrarresten la violencia por razones de género.

 

  • Fortalezcan el trabajo con medios de comunicación para avanzar en la erradicación de los estereotipos sexistas y establecer criterios éticos mínimos sobre el tratamiento mediático de la discriminación y la VCM, promoviendo y supervisando el cumplimiento de los derechos humanos, recomendando sanciones si es necesario.

 

  • Implementen medidas de protección para las mujeres que viven violencia que no restrinjan su autonomía y derechos, que no se limiten a denuncias, procedimientos penales o de otro carácter, así como mecanismos efectivos.

 

  • Aseguren la disponibilidad de diversas medidas de protección utilizando las más avanzadas tecnologías existentes, adecuadas a la situación de cada mujer en sus diversos roles sociales incluyendo activistas y defensoras.

 

  • Adopten legislación específica para la penalización de la VCM y el femicidio/feminicidio en todos los ámbitos, conforme a los estándares internacionales de derechos humanos. Legislaciones que incluyan sanciones a agentes estatales que incumplen con su deber de actuar con debida diligencia en esta materia, por acción u omisión.

 

  • Implementen un plan de formación feminista sobre VCM para profesionales de todos los ámbitos que intervienen en estos casos: aparatos de justicia, servicios de salud, policías, instituciones educativas, asociaciones vecinales, medios de comunicación, entre otros.

 

  • Mejoren y especialicen los sistemas judiciales asegurando la accesibilidad física, económica y cultural de las mujeres a la justicia, incluyendo instrumentos adecuados para la investigación y sanción efectiva de los crímenes, y generación de la información judicial necesaria para su retroalimentación, así como la publicidad de las sentencias para la rendición de cuentas y control desde la sociedad civil.

 

  • Eliminen procedimientos policiales, administrativos o judiciales que discriminan a las mujeres o las ponen en peligro, incluyendo la conciliación. Asimismo, deben poner en práctica mecanismos y acciones concretas para erradicar los estereotipos de género en los procesos judiciales, etapas de investigación y/o procesamiento de casos.

 

Es necesario que los Estados europeos y latinoamericanos reconozcan los múltiples factores interrelacionados que agravan la VCM, incluyendo políticas económicas de carácter transnacional que impactan en la vida de las mujeres y niñas, en particular:

 

  • El impacto desproporcionado que ha tenido las estrategias para el combate de la violencia armada y la “guerra contra las drogas” en la vida de las mujeres y su exposición a la violencia, así como en la debilitación de los Estados, frustrando los esfuerzos por combatir la impunidad. Este reconocimiento debe llevar a los Estados a promover un cambio en la política global de drogas en la próxima sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas (UNGASS 2016), poniendo en el centro el resguardo de los derechos humanos y la urgencia de la erradicación de la extrema violencia y la reducción de la venta de armas hacia los países latinoamericanos.

 

  • Las consecuencias para las mujeres de los acuerdos comerciales que favorecen grandes proyectos industriales en países latinoamericanos, poniendo en riesgo las condiciones de vida de sus comunidades e incrementando su vulnerabilidad frente a diversas formas de violencia. Se debe garantizar que los acuerdos comerciales, sean coherentes con los estándares internacionales de derechos humanos individuales y colectivos.

 

Por último, es necesario que:

 

  • La Unión Europea y los Estados de América Latina incluyan como prioridad la lucha contra todas las formas de VCM dentro de la cooperación al  desarrollo bilateral y regional, las relaciones económicas y el diálogo político.

 

  • El capítulo de género sea dotado de recursos necesarios para su ejecución,  constituyendo un fondo específico para promover y fortalecer el trabajo estratégico de las organizaciones feministas y de defensa de derechos humanos de mujeres.

 

  • La UE aplique sus directrices sobre VCM en su política exterior y de derechos humanos y promueva su erradicación dentro del Gender Action Plan on Women’s Empowerment and Development (GAP II) y en la nueva Estrategia Europea sobre Igualdad entre Mujeres y Hombres.

 

  • Finalmente, este plan de acción bi-regional UE CELAC debe promover un posicionamiento fuerte de ambas regiones ante la 60ª Sesión de la Comisión sobre el Estatuto Jurídico y Social de la Mujer (CSW, Marzo 2016) y así asegurar las mejores conclusiones posibles en lo que se refiere a la lucha contra la VCM a nivel internacional, como objetivo fundamental de la agenda post-2015.

 

– See more at: http://www.alainet.org/es/articulo/170325#sthash.T1fmgaaH.dpuf

¿Es el castigo la respuesta contra el feminicidio?


Por: | junio 07, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 Esta semana como muchos celebré la aprobación de la ley contra el feminicidio en Colombia. Una ley que castiga hasta con 50 años de cárcel a los victimarios que atentan contra la vida de las mujeres.

Pero mientras eso sucedía en nuestro país, miles de ciudadanos en Argentina y otros países del cono sur llevaban a cabo una masiva movilización en las calles para protestar contra este mismo tipo de violencia y resaltar el fracaso de las políticas públicas en la materia.

Entonces tuve menos razones para celebrar. Argentina tiene desde el 2012 leyes que castigan el feminicidio con cadena perpetua pero los casos de violencia contra las mujeres siguen en aumento. Según lo reportaba CNN esta semana entre 2008 y 2014 en este país se contabilizaron 1808 feminicidios y se dice que cada 35 horas matan a una mujer.

Me quedó claro que no es el castigo el que prevendrá incidentes  tan tristes como el de tan mencionado asesinato de Rosa Elvira Cely violada y torturada hasta la muerte en el Parque Nacional de Bogotá o el homicidio de la adolescente argentina Chaira Pérez quien embarazada muriera a manos de su novio.

Ahora, creo que es necesario sacar del anonimato los millones de crímenes que se cometen anualmente contra mujeres indefensas que ni siquiera se conocen porque están incorrectamente clasificados.

La justicia debe tener las herramientas necesarias para poder catalogar adecuadamente este tipo de homicidios, así como la prensa y los investigadores deben dejar de cargar de pasión, o celos la descripción de estos terribles delitos.

Desde ese punto de vista la ley aprobada en Colombia es importante porque estará proveyendo a las autoridades con mecanismos para que puedan identificar este tipo de violencia y logren clasificarla como tal. Más aún, se dice que prevé la sensibilización de la población sobre el tema de la violencia de género.

Este último punto sí que es importante. El feminicidio es un asesinato que se comete por que el victimario se siente empoderado a matar por que el otro  —la mujer— no es igual que él. Por que su género es distinto y como tal puede ser aniquilado.

Estamos frente a una problemática que responde directamente a un elemento cultural arraigado en el machismo de nuestros países. Y es tan profundo que como lo vimos ahora en Argentina, no se puede prevenir ni con cien o más años de cárcel.

La respuesta sigue siendo cultural. Como nos lo recordaron esta semana miles y miles de argentinos, hay que seguir buscando las raíces.

El feminicidio es un síntoma de un problema mayor que persistirá mientras no aceptemos que las causas van mucho más allá de las penas

http://www.las2orillas.co/es-el-castigo-la-respuesta-contra-el-feminicidio/

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 620 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: