Las mujeres aborígenes desaparecidas y asesinadas en Canadá


Una larga historia de opresión y despojo

4 de enero de, 2017, Por CEDIDELP , Gergaud Sophie

“Ninguna relación es más importante para mí – y para Canadá – que tenemos con las Primeras Naciones, los mestizos la Nación  [ 1 ] y los esquimales.” Esto es lo que se dijo Justin Trudeau, el recién elegido primer ministro de Canadá, la Asamblea de las Primeras Naciones en diciembre de 2015. Desde entonces, parece decidido a mantener sus compromisos ya que las medidas anunciadas por el gobierno a principios de este año revolucionando la historia algo turbulenta de las relaciones federales con los pueblos aborígenes  [ 2 ] .

Lamentando el genocidio cultural que les ha ocurrido, el gobierno de Trudeau prevé una inversión de $ 8.4 mil millones en cinco años y es una construcción y renovación importante proyecto, que se creará en toda las reservas del país, con la esperanza de mejorar las condiciones muy miserables. Desde las escuelas hasta preescolares, clínicas, centros de acogida para las personas sin hogar, vivienda para la infraestructura de tratamiento de aguas, todo se va. Por no mencionar el doloroso tema de la violencia contra las mujeres: $ 40 millones en dos años se ha presupuestado para poner en marcha una encuesta nacional sobre desaparecidos y asesinados, las mujeres aborígenes lo había prometido Justin Trudeau durante su campaña electoral.

Mientras que el inicio de la investigación fue anunciado oficialmente el 8 de diciembre de 2015, el Ministro de Asuntos Aborígenes, Carolyn Bennett, está actualmente de gira por el país para satisfacer las familias, sobrevivientes y representantes aborígenes. Ella quiere saber sus expectativas y con el fin de definir con precisión el mandato de la encuesta nacional. E imaginar cómo estas expectativas son particularmente altas en el lado de los que luchan por décadas para que se reconoce esto real femicidio y finalmente se adopten medidas eficaces.

notas

[ 1Las personas mestizas son uno de los tres pueblos aborígenes de Canadá. Se trata de las antiguas mujeres sindicalistas principalmente Cree, Ojibway y Saulteaux con los canadienses franceses e ingleses. Mestizos tradicionalmente hablan Michif.

[ 2En 2011, había 1,8 millones de 53% indios indígenas (Primeras Naciones), 30% de mestizos y un 4% inuit. 11% de los indios no eran miembros (no reconocida por el gobierno federal) y más de la mitad vivía en zonas urbanas.

http://www.ritimo.org/Femmes-autochtones-disparues-et-assassinees-au-Canada

GUATEMALA: Asesinan a la ecologista Laura Vásquez


Fotografía: Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos.

Fotografía: Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos.

Servindi, 19 de enero, 2017.- La ecologista guatemalteca Laura Leonor Vásquez Pineda murió el lunes 16 de enero por un disparo en la cabeza en el departamento de Jalapa, Guatemala. La activista se oponía al proyecto minero San Rafael.

La Iniciativa Mesoamericana (IM) de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos repudió y condenó el asesinato que se produjo “tras haber pasado por un proceso de criminalización acompañado de campañas de estigmatización y difamación”.

A continuación, compartimos el pronunciamiento de la Iniciativa Mesoamericana que articula con los países de El Salvador, Guatemala, Honduras, Méxixo y Nicaragua.

#AlertaDefensoras: Laura Leonor Vásquez Pineda

Organización: Comité en Defensa de la Vida de San Rafael Las Flores

Actividad: Defensa del territorio

Agresiones enfrentadas: Criminalización, Asesinato

En la noche del 16 de enero de 2017, sujetos no identificados irrumpieron en la casa de la defensora Laura Leonor Vásquez Pineda y la asesinaron. El cadáver de la defensora presentaba herida de arma de fuego en la cabeza.

Laura Leonor Vázquez tenía 47 años y actualmente estaba a cargo de dos nietos menores de edad y de un pequeño comercio de su propiedad. En el año 2013, consecuencia de su militancia en el Comité en Defensa de la Vida de San Rafael Las Flores y de su participación en la resistencia pacífica frente a la imposición del proyecto minero San Rafael, fue víctima de un proceso de criminalización que la mantuvo 7 meses en prisión, sin que se demostrara ninguno de los delitos que el Ministerio Público le imputaba. Tras su liberación empezaron una serie de rumores tendientes a estigmatizar y difamar su accionar como comerciante.

Desde la IM-Defensoras repudiamos y condenamos este nuevo crimen contra una defensora en Guatemala, el cual se suma a los 13 que tenemos documentados desde 2012. Nos preocupa especialmente que al igual que en otros casos de defensoras de la tierra y el territorio en la región, como el paradigmático de Berta Cáceres en Honduras, el asesinato de la defensora se produce tras haber pasado por un proceso de criminalización acompañado de campañas de estigmatización y difamación.

Nos solidarizamos con la familia de Laura Leonor Vásquez y exigimos al Estado guatemalteco que investigue debídamente los hechos para dar con los responsables materiales e intelectuales de este crimen, así como que garantice la seguridad y protección de la familia de la defensora.

Finalmente hacemos un llamado a las organizaciones e instancias internacionales para que expresen su condena al crimen y se unan a la exigencia de que no quede en la impunidad.

—-

https://www.servindi.org/actualidad-noticias/19/01/2017/asesinan-la-ecologista-laura-vasquez

COLOMBIA.CAUCA: Cauca: denuncian nuevo homicidio de una defensora de derechos humanos


Se trata de Yaneth Alejandra Calvache Riveros, quien según las organizaciones sociales fue asesinada en su casa de habitación, por un sujeto que le propinó cuatro disparos.

Yaneth Alejandra Calvache Riveros. Foto: Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano

La Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano denunció que Yaneth Alejandra Calvache Riveros, integrante de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Balboa, Cauca, fue asesinada por desconocidos en la vereda Robles.

El coordinador de la Organización, Deivi Hurtado, explicó que aunque los hechos ocurrieron el 30 de diciembre del año 2016, fueron revelados en las últimas horas cuando obtuvieron información clara sobre lo sucedido.

Asimismo, sostuvo que la ola de crímenes registrada a finales e inicio de año en el casco urbano de este municipio impidió hacer el seguimiento respectivo a este caso, que a su consideración es de alto impacto y gravedad por tratarse de otra defensora de derechos humanos.

La Red de Derechos afirmó que la ciudadana fue asesinada en su casa de habitación, donde tenía un local para vender minutos, hasta donde llegó un individuo a efectuar algunas llamadas.

“Cuando Alejandra sale a recibir el celular, el sujeto le propina cuatro impactos de arma de fuego al parecer tipo pistola calibre 9 milímetros, uno en la mandíbula y los otros tres en el pecho”, señaló.

Agregó que tras destruir el celular, el agresor huyó del lugar en una motocicleta que un día antes había sido observada merodeando en el sector.

Aunque la mujer fue auxiliada falleció cuando era trasladada a un centro asistencial.

La mujer también hacía parte de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, el Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano y el Movimiento Marcha Patriótica, según señaló el Colectivo.

“Con el de Alexandra Calvache Viveros son 30 los homicidios de defensores de derechos humanos registrados en el año 2016”. 

Las organizaciones sociales exigieron a las autoridades que se investigue el caso y se ubique a los responsables.

http://www.wradio.com.co/noticias/regionales/cauca-denuncian-nuevo-homicidio-de-una-defensora-de-derechos-humanos/20170111/nota/3353537.aspx?utm_source=dlvr.it

COLOMBIA.VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. Más cifras espeluznantes


Son varias, por supuesto, las interpretaciones que pueden proponerse sobre estos datos y su aumento (que ahora se están reportando más que antes porque se ha combatido el miedo de las mujeres a denunciar, por ejemplo), pero hay algo claro: es abrumadora la violencia que las mujeres del país tienen que soportar cada día.

Por: El Espectador

Más cifras espeluznantes¿Cuántos de esos crímenes ocurren gracias a que hay personas que se sienten con el derecho de cometer abusos contra las mujeres, reforzados por una cultura machista que sigue perpetuando nociones antiguas de la inferioridad de ese género? / Foto: Archivo El Espectador

Este año dedicamos en varias ocasiones este espacio a denunciar la multiplicidad de formas en que las mujeres son víctimas de violencia por causas estructurales y la impotencia de las autoridades para reducir los índices de impunidad. Ahora, con un informe revelado por el Instituto Nacional de Medicina Legal, hay cifras actualizadas que permiten tener un panorama general y preocupante: estamos empeorando.

Según Medicina Legal, a través de su boletín “Violencia de género en Colombia”, en los primeros diez meses del 2016 se registraron 15.082 casos de violencia sexual. Un aumento del 7,5 % si se compara con el año anterior (14.021) y muy superior a los 12.614 casos registrados en el 2014. El informe también dice que en ese lapso fueron asesinadas 731 mujeres, por encima de las 670 del 2015, pero inferior a las 810 del 2014. Los casos de violencia intrafamiliar también aumentaron: los 49.217 reportados este año opacan los 40.483 del 2015 y los 44.228 del 2014.

Son varias, por supuesto, las interpretaciones que pueden proponerse sobre estos datos y su aumento (que ahora se están reportando más que antes porque se ha combatido el miedo de las mujeres a denunciar, por ejemplo), pero hay algo claro: es abrumadora la violencia que las mujeres del país tienen que soportar cada día.

¿Por qué, si hace poco utilizábamos los resultados de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud para hablar de un país con muchas más mujeres cabezas de hogar y empoderadas de su sexualidad, también somos una Colombia donde persiste esta magnitud de abusos irracionales?

Los motivos están en las mismas cifras publicadas por Medicina Legal. Por ejemplo, en la violencia intrafamiliar, el principal sitio donde ocurre es en el hogar y es perpetrada por la pareja o la expareja, lo que, por cierto, fomenta que las mujeres no denuncien, porque la sociedad muchas veces les dice que es más importante una familia que salir de esos ciclos perversos de violencia.

Que las mujeres solteras sean las principales víctimas de violencia sexual confirma que tenemos un país hostil y que detrás también hay prejuicios culturales con los que es necesario entrar a chocar si queremos empezar a cambiar estas cifras.

¿Cuántos de esos crímenes ocurren gracias a que hay personas que se sienten con el derecho de cometer abusos contra las mujeres, reforzados por una cultura machista que sigue perpetuando nociones antiguas de la inferioridad de ese género? Es, por supuesto, imposible saberlo, pero cuando seguimos viendo, año tras año, que los mismos delitos ocurren, con los mismos victimarios y en condiciones similares, es imposible no hablar de que existe un patrón. A eso se refieren las activistas cuando critican las estructuras patriarcales que es necesario cuestionar.

Está claro que el Estado debe seguir adelantando políticas públicas que empoderen a las mujeres, sobre todo que ayuden a cerrar la brecha económica, y que las autoridades tienen que encontrar la manera de reducir la impunidad, fomentando así la denuncia. Pero también tenemos pendiente la batalla cultural que es fundamental dar para que, de una vez por todas, dejemos atrás esa sociedad que ve con buenos ojos ciertas violencias, y que cree que, en efecto, las mujeres están condenadas a tener que soportarlas en silencio. Que esa sea una de las resoluciones nacionales de fin de año.

¿Está en desacuerdo con este editorial? Envíe su antieditorial de 500 palabras a yosoyespectador@gmail.com.

http://www.elespectador.com/opinion/editorial/mas-cifras-espeluznantes-articulo-672225

¿Por qué matar mujeres importa tan poco?


Qué pasaría si en un solo año se mataran 94 militares, 94 políticos, 94 jueces, o que 94 clérigos católicos fueran asesinados; ¿Pueden imaginárselo? Yo sí puedo. Si eso ocurriera se convocarían reuniones al más alto nivel y un gabinete de crisis nacional para evaluar la trágica situación. Inmediatamente, el Parlamento español se reuniría con carácter de urgencia para dictar leyes antiterroristas que pusieran fin a los atentados cometidos contra los soportes de la democracia. ¡Sí!, estoy convencida de que se podría en alerta todos los resortes del Estado.

Pues son 94 mujeres las asesinadas en lo que va del año 2016, entre parejas, ex parejas, personas allegadas y prostitutas; la cifra oficial rebaja el número para no hacer tan ostensible la tragedia. Y ahora viene la pregunta necesaria; ¿qué somos las mujeres para el Estado español y para los estamentos mencionados? Me excedería en páginas si enumerase lo que las mujeres han significado y siguen significando para dichos estamentos; ese análisis da para un nuevo ensayo sobre la influencia de la cultura patriarcal en nuestras sociedades, pero sí puedo apuntar algunos datos:

Es evidente que el status de cosificación que se dio a las mujeres desde que se estableció dicha cultura se ha perpetuado a través del tiempo. No ha cambiado su esencia, aunque las formas han variado o se hayan mitigado algunos aspectos a través de las leyes; cambios que han sido posibles por las movilizaciones de las mujeres y no por la gracia de los gobernantes de turno. Pero ya sabemos que estas mejoras no son globales, ya que en algunas regiones del planeta persisten las formas más arcaicas.

Tampoco se han logrado cambios substanciales en las zonas “llamadas civilizadas”, y en España no nos quedamos cortas; tenemos a una joven Vicepresidenta y al mando del Ministerio de Defensa está Dolores de Cospedal, y antes estuvo Carme Chacón. ¿Hay quién de más? España es mucha España y de nuestras fuerzas armadas qué les voy a decir que ustedes no sepan. Pero esa demostración del poder de ciertas mujeres es una falsa visión que esconde una trágica realidad; la pervivencia de la agresiva cultura patriarcal, desencadenante de todo tipo de conflictos.

Y es que hace mucho tiempo que los hombres que NO amaban a las mujeres comenzaron a desprestigiarlas, a utilizarlas y a despreciarlas. Si Aristóteles aseguró que la mujer era un hombre incompleto, y que por tal motivo no podía pensar ni tener juicios acertados, otros santos varones de la iglesia, muy influyente, conservaron el discurso inicial para seguir denigrando a las mujeres. Ese fue el caso del clérigo y poeta, Fray Luis de león, que en su manual de La perfecta casada daba instrucciones a las mujeres de cómo debían comportarse; que no era nada diferente a los consejos que dieron anteriores teóricos de la iglesia y de la filosofía. Para todos ellos, la mujer debía estar al servicio del hombre, fuese padre, marido, hermano, Estado y Dios.

Y llegaron los ilustrados en el siglo XVIII; ¡qué gran momento histórico! Se le llamó el siglo de las luces, aunque las mujeres quedaban fuera de la luz redentora; con la digna excepción de Nicolás de Condorcet, el resto de ilustrados siguieron viendo de igual modo a las mujeres. Que se lo digan a Jean-Jacquet Rousseau, que llegó a plasmar en Emilio, o sobre la educación, el ideario educativo por el que se guiaron las nuevas generaciones; normas de comportamiento para hombres y mujeres. Y en ese ideario educativo, Sofía es para el filósofo la mujer ideal, mujer que perpetúa la cultura patriarcal de sumisión al hombre. Mary Wollstonecraft discute la propuesta de Rousseau de darles a las mujeres una educación diferencial, se basa para ello en la razón. Olympia de Gougues comprobó que, una vez más, los ilustrados varones se olvidaban de las mujeres en la famosa Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano.Olympia protestó enérgicamente y elaboró, Los derechos de la mujer y la ciudadana, pero su declaración de principios solo sirvió para llevarla al patíbulo.

Dejo para otro momento las declaraciones misóginas de ciertos obispos actuales, pero cuando escucho sus argumentos me vienen a la memoria Las Misiones Evangélicas y el Patronato de Protección a la mujer del régimen franquista; organismos estatales-religiosos creados para reeducar a las “mujeres descarriadas”, el desvío convertido en embarazo, en algunas ocasiones era producido por padres, padrastros u hombres cercanos a la familia.

Y para mayor firmeza educadora en pleno siglo XX, ahí estaban las proclamas sobre la mujer de Pilar Primo de Rivera, directora de los servicios sociales obligatorios para la mujer: Las mujeres nunca descubrirán nada; les falta, desde luego, el talento creador reservado por Dios para las inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer más que interpretar mejor o peor lo que los hombres nos han hecho. Y si no fuese suficiente el ideario misógino de de doña Pilar, el insigne psiquiatra del régimen franquista, Antonio Vallejo Nájera, afirmaba: A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de las islas de Kerguale, ya que su misión en el mundo no es de luchar por la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ellas. Hay que reconocer que el nacional-catolicismo dejó su huella bien marcada.

La historia y sus consecuencias:

Los hombres que NO amaban a las mujeres dejaron su influencia a través de la historia, del pensamiento, de la religión, de la literatura, de la ciencia… Y las consecuencias son terribles. Sobran las buenas palabras, las disculpas y la propaganda para decirnos que se va por el buen camino. En nuestro país las violaciones, los maltratos y los asesinatos dan cifras alarmantes, pero a los sucesivos gobiernos, al parecer, les parece que son efectos colaterales de nuestra compleja sociedad.

Y llegamos a la actual Ley de violencia de género. ¡Púes bien!, por más que digan los redactores y defensores de ella, No es una buena ley. No es buena porque permite seguir matando mujeres impunemente. No es buena porque cuando las mujeres denuncian los continuos malos tratos y las amenazas de muerte no se pone suficientes mecanismos en marcha para abortar los asesinatos anunciados. No es buena porque se exige la carga de la prueba a la mujer y no al agresor y presunto asesino.

Las mujeres merecemos una ley integral que nos proteja de violadores y de asesinos, pero eso no está entre las prioridades del gobierno. Hacen falta leyes que penalicen la violencia marchista, leyes que no puedan ser interpretadas de diversas formas, leyes que protejan a la mujer y que condenen al agresor. La paridad de hombres y mujeres en la representación política no es suficiente sino se logran leyes que saquen a la mujer del estado de servicio y cosificación que aún perdura; leyes que garanticen el respeto que las mujeres merecemos como protagonistas de nuestras vidas, y sin peligro de ser asesinadas. Los crímenes de mujeres deben tipificase como crímenes de lesa humanidad, por cuanto se ejerce terrorismo sobre una determina población. No queremos flores para la tumba, ni leyes que nos retiren a guaridas mientras dejan en las calles a potenciales criminales.

Y vuelvo a lo que exponen las líneas iniciales; ¿qué pasaría si en un año se asesinaran 94 personas de los estamentos anunciados? Estoy convencida de que se establecerían todas las prevenciones y, por supuesto, se haría una ley antiterrorista que apresara preventivamente a los presuntos asesinos antes de cometer el acto final de la tortura. Pero somos mujeres, seres incompletos según algunos filósofos antiguos y contemporáneos, seres para satisfacer a prostituidores y proxenetas, o para alquilar vientres, (vasijas según Platón y Aristóteles).

Los políticos, con algunas dignas excepciones, no entienden la situación porque asumen la ideología patriarcal. Y ese virus les lleva a decir que debe legalizarse la prostitución, aunque ésta sea la nueva esclavitud del siglo XXI (de cada diez víctimas de la trata de mujeres siete son menores de edad). Y compruebo, con mucha tristeza, que cuando las mujeres llegan al poder utilizan los mismos parámetros mentales que los hombres, que no es otro que afianzar la milenaria cultura patriarcal que rige el mundo.

La cosificación de la mujer llega al paroxismo cuando los anuncios que denigran a la mujer están permitidos, cuando la mujer se expone como un objeto que pueden comprar los hombres para afianzar su masculinidad y su poder. La realidad es que se fomenta la violencia marchista desde  diversos estamentos del Estado y de la sociedad, normalizando actitudes que deberían ser condenadas con contundencia.

Las sufragistas que exigían el voto y las obreras que reclamaban salarios dignos y jornadas humanas nos legaron la heroicidad de sus luchas. A todas ellas debemos los avances logrados, pero a la vez nos dicen que la tarea que emprendieron no ha terminado, que hay motivos más que sobrados para no relajarnos, que se sigue menospreciando y matando a las mujeres.

http://www.nuevatribuna.es/opinion/teresa-galeote/matarmujeresimportatanpoco/20161226184057135116.html

VIOLENCIA DE GÉNERO: “LA MATÉ PORQUE ERA MÍA”


Colau lamenta que se hable más de Quintà que de su víctima, la doctora Bertran

La alcaldesa de Barcelona critica que los medios de comunicación se centre en la figura del asesino en lugar de la persona asesinada

Colau lamenta que se hable más de Quintà que de su víctima, la doctora Bertran

JULIO CARBÓ

La alcaldesa Ada Colau, durante el minuto de silencio por el asesinato de la doctora Bertran.

EL PERIÓDICO / BARCELONA

MIÉRCOLES, 21 DE DICIEMBRE DEL 2016 – 13:14 CET

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que este miércoles ha presiddio el minuto de silencio en memoria de la doctora Victòria Bertran, asesinada por su marido, el periodista Alfons Quintà, ha criticado que las noticias hayan destacado el historial profesional del asesino.

“Un hombre ha asesinado a una mujer en Barcelona. No digo ‘su’ mujer aunque estuvieran casados, porque precisamente el hecho de considerarla ‘suya’ ha sido, en este caso, el injustificable motivo de este horrible crimen“, ha escrito la alcaldesa en su cuenta de Facebook.

“Resulta que el hombre era conocido, un periodista famoso. La mujer era médica en un ambulatorio de barrio. Los primeros artículos de prensa se llenaron de datos sobre la biografía de él. Nos explicaban su vida profesional, sus logros, sus apariciones públicas y opiniones políticas, también nos daban detalles de su enfermedad, de su reciente operación”, subraya la alcaldesa.

ALGUIEN IMPORTANTE

“De ella ayer no sabíamos ni el nombre, porque los primeros titulares hablaban de ‘su esposa’, y siempre de forma pasiva, como objeto directo de oraciones en las que el sujeto era él, el asesino”, critica Colau.

“Que él la hubiera matado parecía algo secundario porque la noticia era que él, alguien importante, había muerto”, insiste la alcaldesa.

Ada Colau, que por primera vez ha activado el protocolo de duelo por la muerte de una mujer víctima de violencia machista en Barcelona, ha convocado un minuto de silencio a las 12,00 horas en la plaza de Sant Jaume “para mostrar el absoluto rechazo de esta ciudad hacia los asesinatos machistas”.

MINUTO DE SILENCIO

“Espero que la plaza se llene, y que los y las que no podáis venir, hagáis ese minuto allá donde estéis”, ha pedido Colau.

“Mientras tanto -ha añadido-, habrá tiempo para los matices, habrá tiempo para los detalles de interés periodístico, pero la noticia que hoy debe interpelarnos, la que debemos exigir por rigor y por justicia, es esta: ‘La doctora Victòria Bertran ha sido asesinada por su marido'”.

“Hoy lo importante no es él, sino ella, y el injusto sufrimiento de su familia, amigos y compañeros de trabajo, a quienes esta ciudad acompaña en su dolor”, ha concluido la alcaldesa.

Por su parte, también la decana del Col·legi de Periodistes de Catalunya, Neus Bonet, ha opinado: “El caso de la doctora Victòria Bertran, asesinada el lunes, pide a gritos revisar qué periodismo hacemos“.

FUENTE: www.elperiodico.com/.

COMUNICADO DE PAX CHRISTI-MEDELLIN ANTE LA VIOLACIÓN Y ASESINATO LA NIÑA INDIGENA YULIANA ANDRE SAMBONY MUÑOZ


pax-christi-ante-la-violacion-y-asesinato-de-nina-yuliana-1

 

ANTE LA VIOLACIÓN, TORTURA Y ASESINATO

DE LA NIÑA INDÍGENA YULIANA ANDREA SAMBONY

 

 

Como seguidores y seguidoras de Jesús que amamos y respetamos la vida, todas las formas de la vida, queremos manifestar y aún más, compartir nuestro dolor  ante el abominable suceso de violación, tortura y asesinato de la niña indígena Yuliana  Andrea Sambony en días muy recientes en la ciudad de Bogotá.

 

Nos duele profundamente toda muerte violenta. Y nos duele de manera especial la de esta niña por ser niña, indígena, mujer y  pobre. Nos duele que todavía en nuestra sociedad colombiana, en esfuerzos de construcción de paz, se dé ese tipo de violencias. Nos duele la tortura, nos duele la violación de una niña inocente. Rechazamos que la mujer siga siendo objeto del maltrato y la violencia de los hombres. Rechazamos este hecho en el que un hombre de los sectores económicos y políticos poderosos de nuestra sociedad, egresado de una prestigiosa universidad, que estaría llamado a ejercer una profesión al servicio del bien común y del bien vivir haya hecho uso de sus privilegios para la crueldad irracional de un feminicidio y un infanticidio con tortura y violación. Como organización de creyentes al servicio de la paz, queremos seguir contribuyendo a la construcción de una sociedad nueva en done las espadas se cambien por arados y las lanzas se cambien en hoces y podaderas.

 

Juzgará entre las naciones, y hará decisiones por muchos pueblos. Forjarán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra”. Isaías 2, 4.

 

 

PAX CHRISTI MEDELLÍN

Diciembre 13 de 2016

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: