Lucetta Scaraffia: “El Vaticano está lleno de monjas-criadas domésticas”


La entrevista final

    • Compartir en Facebook
    • Compartir en Twitter
    • Enviar por email
  • 16 FEB. 2019 02:15
E. M.

Historiadora, es fundadora y directora de “Donne Chiesa Mondo”, el suplemento para mujeres que desde 2012 publica el Osservatore Romano, el ultracentenario periódico de la Santa Sede.En los últimos años la Iglesia católica se ha visto sacudida por los abusos sexuales a menores. Sin embargo apenas se habla de abusos sexuales de sacerdotes contra monjas. ¿Es que no existen?Claro que existen. De hecho la Unión Internacional de Superioras Generales hizo un llamamiento a denunciar el pasado 25 de noviembre, día contra la violencia contra las mujeres. Es el fin del silencio.¿Y por qué no ha estallado antes el escándalo de los abusos contra monjas?Porque las mujeres han callado, y han callado porque eran muy débiles. Ahora han empezado a hablar las mujeres occidentales, pero la mayor parte de mujeres víctimas de abusos se encuentran en Asia y África.En su reciente viaje a los Emiratos Árabes Unidos el Papa Francisco ha admitido por primera vez que algunos sacerdotes y obispos han abusado sexualmente de monjas. ¿Es un paso adelante?Sí, sin ninguna duda. Es la primera vez que la Iglesia admite públicamente que tienen lugar estos abusos, hasta ahora encubiertos por el silencio.¿Y por qué esos abusos contra monjas han permanecido ocultos durante tanto tiempo mientras que los de menores llevan tiempo denunciándose?Los abusos contra menores son un crimen en casi todas las legislaciones, y por tanto son castigados incluso si no hay denuncia por parte de la víctima. Pero los abusos contra mujeres exigen una denuncia, y con frecuencia se trata de la palabra de una mujer contra la de un hombre. Además muchas mujeres callan por vergüenza, por miedo, porque socialmente son más débiles que los hombres. Sobre todo en la Iglesia.¿Los abusos contra religiosas son en parte atribuibles al machismo imperante en la Iglesia?Por supuesto, las mujeres son víctimas de abusos cuando no existe respeto hacia ellas, cuando sólo son consideradas siervas sin dignidad. Cuando se sabe que son débiles y que no podrán defenderse. Pero ahora todo eso está acabando, y las palabras del Papa permitirán que las religiosas que denuncian sean creídas finalmente.¿Qué se puede hacer para resolver este grave problema?Reconocer a las mujeres respeto y dignidad, no permitir que sean siervas de ningún hombre. Escuchar sus denuncias, poner fin al silencio.¿Y espera que el Vaticano lo haga?Creo que ahora están obligados a hacerlo. El control que ejerce la opinión pública es muy fuerte y con frecuencia intervienen también laicos en apoyo a las monjas, como ha sucedido recientemente en Kerala.Su revista publicó hace unos meses un artículo sobre cómo el papel de las mujeres en la Iglesia se reduce fundamentalmente a servir como criadas domésticas…El Vaticano está lleno de monjas-criadas domésticas. Un ejemplo: un día me invitó a comer un obispo y en la mesa, en la que todos eran curas, fui la última en ser servida por monjas que trabajaban en la cocina. En el Vaticano también hay muchas mujeres que trabajan como empleadas y que son explotadas de manera increíble: por lo general son mujeres muy competentes, laicas consagradas, pero el trabajo que hacen se lo suelen adjudicar los curas. Ellas trabajan en la anulación de su personalidad y dicen que lo hacen por Dios y por la Iglesia, pero no es justo. Es inimaginable el modo en que los altos estamentos de la Iglesia ignoran a las mujeres, creo que ellos se sienten superiores a ellas, que no las ven.Suena terrorífico…Lo que más me impresiona de la Iglesia no es sólo que ignore a las mujeres, sino que se humille a las religiosas aún más que a las laicas. Yo soy laica, profesora universitaria y me pueden tratar mal, pero hasta cierto punto. Pero a las religiosas las tratan fatal. Y eso que hoy las religiosas son mucho más numerosas que los religiosos y mantienen en pie la Iglesia.¿Qué propone?Las mujeres deberían participar en todas las tomas de decisión de la vida de la Iglesia, en todas las organizaciones, en todas las reuniones. Y deberían hacerlo través de sus representantes, porque sus organizaciones son democráticas y son ellas las que eligen a sus representantes. En cambio, cuando los curas eligen a las mujeres para ponerlas en los dicasterios buscan mujeres obedientes, las seleccionan para poder controlarlas. Me gustaría que en el C-9 (el consejo de nueve cardenales que asesora al Papa) hubiera representantes de las asociaciones de religiosas. Y lo mismo en las congregaciones generales: debe haber mujeres que hagan oír su voz.Pero usted está en contra de la ordenación de mujeres como sacerdotes, ¿no?Estoy en contra de la clericalización de las mujeres, y si las mujeres se convierten en sacerdotes es un modo de clericalizarlas. El Papa Francisco dice continuamente que el peligro de la Iglesia es la clericalización, y estoy de acuerdo. Las mujeres debemos de luchar por tener una mayor representación pero sin ser clericales. Las que apoyan el sacerdocio femenino nos consideran unas “traidoras”, lo sé. Pero la belleza de la presencia femenina es la de ser libres, distintas.¿Aboga por que haya mujeres en el colegio cardenalicio, el órgano que entre otras cosas se encarga de elegir a los Papas?Por supuesto.Pero para ser cardenal hay que ser cura, ¿no?No, las mujeres podrían formar parte del colegio cardenalicio sin ser sacerdotes, sin clericalizarse. Siempre hubo cardenales que no eran sacerdotes. El famoso Papa Borgia, que tenía hijos y amantes, durante años fue cardenal sin ser sacerdote. Fue ordenado presbítero sólo unos pocos años antes de convertirse en Papa.¿Podría entonces una mujer convertirse en Papa?No, el Papa tiene que ser sacerdote. Pero sí debería haber mujeres cardenales que pudieran votar en la elección del Papa.¿Son responsables en alguna medida las mujeres de su situación en la Iglesia?En las mujeres de la Iglesia ha imperado hasta ahora una actitud demasiado pasiva, de espera. El Papa Francisco abre caminos, pero es necesario que seamos nosotras, las mujeres, los que los caminemos.Francisco se convirtió en Papa hace siete años. ¿Qué ha cambiado respecto a las mujeres?Un ejemplo lo tiene en el caso de la Magdalena. El Papa ha fijado la paridad litúrgica de la fiesta de la Magdalena, lo que significa que Magdalena es una apóstola, imagínese qué cambio. Y otra cosa importantísima que ha hecho ha sido modificar el perdón en el pecado del aborto. Antes el aborto era un pecado por el cual había que recurrir a un obispo para obtener la absolución, mientras que ahora puede darla cualquier cura. Hasta ese momento un asesino podía solicitar el perdón de sus pecados ante cualquier cura, pero una mujer que había abortado no podía, imagínese qué injusto. Francisco eliminó eso.¿La Iglesia debería de cambiar su posición sobre el aborto?Yo creo que la Iglesia debería dejar de protestar cuando un país, como por ejemplo Argentina, quiere despenalizar el aborto. Estoy de acuerdo con que el aborto es un pecado, pero no con que sea también un delito. Además me parece injusto que sea la mujer la que paga, no el hombre: la mujer paga con su cuerpo, con su dolor físico y psíquico. Se trata de una injusticia hacia las mujeres.¿Se esperaba más de Francisco?El Papa Francisco ha hecho muchísimo, pero no puede cambiarle la cabeza a la gente. Y en el Vaticano no quieren ni ver a las mujeres. Yo misma tengo que soportar momentos de humillación total: si me encuentro con un cardenal o con funcionarios importantes de la Secretaría de Estado vaticana y les pregunto qué piensan de Donne, Chiesa, Mondo me contestan cosas tremendas tipo: “Lo lee mi secretaria, lo lee mi gobernanta”. Ahora han entendido que es importante, aunque no lo admitirán nunca. Yo quiero mucho al Papa Francisco y le estoy muy agradecida, ha abierto caminos muy importantes. Pero no puede hacer por las mujeres más de lo que ha hecho. El Papa no puede cambiar él solo la situación de las mujeres. Y nosotras tenemos que dejar de pensar que de repente llegará un Papa bueno que de golpe llamará a las mujeres para que estén por todos lados. Porque no, no puede hacerlo.Dada la situación de las mujeres en la Iglesia, ¿nunca ha sentido la tentación de abandonarla?A veces sí, tengo momentos de mucha rabia. Pero amo a la Iglesia, trabajo por la Iglesia. Si no fuera por eso, no resistiría.¿Se considera feminista?Por supuesto, claro que sí, siempre fui feminista. Me considero feminista, y como tal reflexiono sobre el papel de las mujeres hoy.

https://www.elmundo.es/papel/lideres/2019/02/16/5c669abe21efa036328b4584.html

Las mujeres ahora dirigen el complejo militar-industrial. Eso no es nada para celebrar.


(MSNBC / captura de pantalla)

SOLO WEB / FUNCIONES »12 DE ENERO DE 2019

Contra el lavado feminista del militarismo norteamericano.POR DEAN SPADE Y SARAH LAZARECompartirTweetReddit 35EmailImpresión

Las falsas relaciones feministas de relaciones públicas no son solo para corporaciones privadas, también se usan para vender torturas dirigidas por mujeres de la CIA.

Los principales medios de comunicación se están adueñando del hecho de que las mujeres están asumiendo altos cargos en las compañías de armas más grandes del país y en las agencias de defensa e inteligencia de los EE. Desde MSNBC hasta Politico y NowThis , varias publicaciones destacadas están enmarcando este ascenso como un indicador del progreso general para las mujeres, y de una mayor equidad en las organizaciones que ahora lideran.

Las mujeres ahora son las CEOs de cuatro de los cinco contratistas militares más grandes del país, escribe el reportero político Politico David Brown, señalando que “a través de la mesa de negociaciones, el principal comprador de armas del Pentágono y el jefe de la reserva nuclear de la nación ahora se unen a otras mujeres en Algunos de los puestos de seguridad nacional más influyentes “. Brown elogia los desarrollos como un” momento decisivo “, y cita a Kathleen Hicks, vicepresidenta senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos cuyos principales patrocinadores corporativos son contratistas de armas, según afirman que “la comunidad de seguridad nacional” es más meritocracia que otros campos.

A lo largo del artículo, las mujeres que lideran estas organizaciones proclaman que las mujeres pueden llegar a la cima si creen en sí mismas. Hacen un llamado a los estereotipos de género bien usados ​​para afirmar que las mujeres tienen algo especial que ofrecer debido a su talento único para negociar, su férrea protección como madres y su “perspectiva diferente” sobre la resolución de problemas. El artículo incluso incluye elogios condescendientes de cómo el liderazgo de las mujeres en el ejército puede dar lugar a soluciones innovadoras como envolver equipos sensibles en pantimedias para evitar la entrada de arena.

Sin embargo, las feministas no deben ver este “ascenso” de las mujeres como una victoria. El feminismo, como lo muestra la ola más reciente de artículos imperialistas feministas, se coopta cada vez más para promover y vender el complejo militar-industrial de los Estados Unidos: una institución profundamente violenta que nunca traerá la liberación a las mujeres, ya sea que estén dentro de sus propias filas. o en los países más afectados por su brutalidad. Como Noura Erakat, abogada de derechos humanos y profesora asistente en la Universidad George Mason, lo puso en una entrevista con In These Times.La inclusión de las mujeres en las instituciones militares de Estados Unidos “hace que el sistema nos subyugue más fuerte y más difícil de combatir. Nuestra exclusión histórica hace que [parezca] deseable lograr [inclusión], pero eso es una falta de imaginación. Nuestra exclusión histórica debería empujarnos a imaginar un sistema mejor y otro mundo que sea posible “.

Este giro de los medios pro militares no es casual: los contratistas de armas están trabajando arduamente para vender al público una marca progresista y pro-mujeres. Raytheon y otras empresas gastan millones en relaciones públicas, y se consideran a sí mismas como nobles empoderadoras de mujeres y niñas en las ciencias. Raytheon defiende su asociación con Girl Scouts of the USA. “A través de un compromiso multianual de Raytheon, Girl Scouts lanzará su primer programa nacional de informática y Cyber ​​Challenge para niñas de secundaria y preparatoria”, afirma una página de promoción. Un video promocional de alto dólar. cita a Rebecca Rhoads, presidenta de los servicios de negocios globales de Raytheon, al afirmar que “la visión de Raytheon de hacer del mundo un lugar más seguro y la visión de las niñas exploradoras de hacer del mundo un lugar mejor no podría ser más adecuada como socios”. un reclamo es particularmente descarado, proveniente de una compañía que suministra un flujo constante de bombas para la guerra entre Estados Unidos y Arabia Saudita en Yemen, que desató una hambruna que mató a  aproximadamente 85,000 niños yemeníes menores de cinco años.

Lockheed Martin, con diferencia el mayor productor de armas del mundo con $ 44.9 mil millones en ventas de armas en 2017,  fabricó la bomba MK 82 guiada por láser de 500 libras que impactó en un autobús escolar yemení en agosto pasado, matando a 54 personas (44 de ellas niños) . Pero eso no impide que la compañía se presente a sí misma como una organización progresista que recluta, y apoya, a mujeres científicas. Una páginaen su sitio web cita el poema de Langston Hughes, “Un sueño diferido”, para demostrar que la compañía ayuda a las niñas a alcanzar sus sueños. “Este poema fue uno de mis favoritos de mi clase de inglés de la escuela secundaria, pero ahora, al considerar mi Servicio a la Comunidad y Compromiso con la comunidad de Lockheed Martin, personalmente sé lo que puede suceder con un sueño diferido, cuando muchos dicen que no, pero Yo digo: ‘Sí, puedes’ ”, dice la página. En su discurso en la Asamblea Mundial de Mujeres de 2015 en Tokio, la presidenta, presidenta y directora general de la compañía, Marillyn A. Hewson, dijo que “es tan importante apoyar a las mujeres mientras trabajan para alzarse y levantarse mutuamente”. Porque asumir la responsabilidad de nuestras propias carreras es empoderar en sí mismo “.

Las falsas relaciones feministas de relaciones públicas no son solo para corporaciones privadas, también se usan para vender torturas dirigidas por mujeres de la CIA. Gina Haspel, quien una vez supervisó la tortura en un sitio negro en Tailandia, ahora dirige la CIA, y el gobierno de Trump la defendió de los críticos de la tortura al señalar el hecho de que ella es una mujer. “Cualquier demócrata que afirme apoyar el empoderamiento de las mujeres y nuestra seguridad nacional, pero se opone a su nominación, es un hipócrita total”, dijo la Sec. De Prensa. Sarah Sanders en Twitter.

Sin embargo, Erakat pregunta: “¿Cómo van a celebrar a las mujeres en altos rangos militares como un logro cuando todo lo que hacen es cumplir una agenda que nunca se creó a través de un marco feminista? Haspel fue un arquitecto de nuestro régimen de tortura. ¿Por qué la celebraría?

Mientras tanto, los criminales de guerra de antaño están siendo rehabilitados por esta cobertura de “poder femenino”. El pasado mes de abril, The Washington Post publicó una historia con el titular que elevaba las cejas: “Los niños aman a Madeleine Albright: cómo un diplomático veterano se convirtió en un ícono del poder femenino”. En 1996, Albright, el entonces estadounidense. embajador ante las Naciones Unidas, dijo a “60 minutos” que el medio millón de niños iraquíes asesinados por el régimen de sanciones de Estados Unidos “merecía” la pena.

“Es una comprensión muy blanca, imperialista y liberal del feminismo pensar que la promoción de las mujeres en la cúspide de la militarización y el militarismo está promoviendo a las mujeres”, dice Kara Ellerby, autora de No Shortcut to Change , quien se burla de lo que ella llama “agregar -Mujeres-y-revueltas “. “Claro, es genial que haya una mujer a la cabeza de Raytheon, pero ¿qué pasa con las mujeres sobre las que se lanzan esas bombas?”, Enfatiza Ellerby a  In These Times . “Desde una perspectiva global, poner a las mujeres a cargo del dominio militar estadounidense no es remotamente feminista: es imperialista”.

La doctora feminista y autora Cynthia Enloe se hace eco de esta preocupación, sugiriendo que el liderazgo de las mujeres en estas organizaciones no cambia lo que las organizaciones hacen al resto del mundo. “No hay evidencia de que haya visto, de la CIA, del departamento de defensa u otras instituciones donde solo unas pocas mujeres están llegando a la cima, de que desafían la misión de la compañía o de la organización”, dice In These Times. .

El complejo militar-industrial no es bueno para las mujeres.

La intervención militar de los EE. UU. Es particularmente mala para las mujeres: permanece profundamente interconectada con la violencia sexual y de género, para los militares, las esposas militares y las personas que viven en o cerca de las aproximadamente 1.000 bases militares de los EE. UU. En todo el mundo o donde las acciones militares de EE. UU. ocurrir. Desde Japón hasta Filipinas , las poblaciones locales han protestado durante mucho tiempo por la presencia del ejército de los EE. UU. Y la destrucción ambiental y la violencia sexual que conlleva.

Los impactos de la guerra , como la reducción de los servicios básicos, la electricidad y el acceso a los alimentos y el agua, la pérdida de familiares y el aumento de las tasas de enfermedad y discapacidad , aumentan la vulnerabilidad de las mujeres a la agresión y empeoran las condiciones de trabajo de las mujeres. Las mujeres son predominantemente responsables del cuidado de personas enfermas y discapacitadas, niños y ancianos, y las condiciones para hacer ese trabajo empeoran severamente en condiciones de guerra. El ejército de los Estados Unidos también es el mayor contaminador  del mundo. Es difícil argumentar que sus actividades son “buenas para las mujeres” cuando contribuyen al cambio climático y al envenenamiento del aire, el agua y la tierra que ponen en peligro a todas las personas.

El ejército estadounidense también es profundamente violento hacia las mujeres dentro de sus propias filas. De acuerdo con los registros de Asuntos de Veteranos, en el año 2015 se realizaron 1,307,781 visitas ambulatorias para atención relacionada con el Traumatismo Sexual Militar (MST). Aproximadamente el 38 por ciento de las mujeres y el 4 por ciento del personal militar masculino y veteranos han experimentado Trauma Sexual Militar, un eufemismo para Violación o agresión sexual. Las investigaciones  revelan que el 40 por ciento de las mujeres veteranas sin hogar han sufrido agresiones sexuales en el ejército. (Se sabe mucho menos o se informa públicamente sobre la violencia sexual de los militares estadounidenses contra los pueblos ocupados).

Los miembros del servicio son castigados por hablar. Un informe del Departamento de Defensa encuentra que el 58 por ciento de las mujeres y el 60 por ciento de los hombres que denuncian agresión sexual enfrentan represalias. Y el 77 por ciento de los informes de represalias alegaban que los represalias estaban en la cadena de mando del reportero. Un tercio de las víctimas son dadas de alta después de informar, por lo general dentro de los 7 meses posteriores a la presentación de un informe. Un informe de la clínica de veteranos de la Facultad de Derecho de Harvard revela que las víctimas de agresión sexual reciben descargas más severas de las fuerzas armadas, con un 24 por ciento separadas en condiciones menos que totalmente honorables, en comparación con el 15 por ciento de todos los miembros del servicio.

Las mujeres que abandonan el ejército porque han sido agredidas sexualmente no pueden subir de rango. Sin embargo, la descripción de los medios de las mujeres que han llegado a la cima de los aparatos militares y de inteligencia se basa en las narrativas complicadas que implícitamente avergüenzan a las mujeres, a menudo enmarcando el fracaso para lograr lo que hicieron en términos de falta de mujeres. De confianza que crea obstáculos para su éxito. Lynn Dugle, CEO de Englity y ex CEO de Raytheon, le dice a Politico : “Uno de mis mayores desafíos ha sido resistir la tentación de decirme a mí mismo que no podía hacer algo”. No pensé que estaba listo para ser presidente de un negocio multimillonario en Raytheon cuando me ofrecieron el puesto. Me recuerdo continuamente tener valor y confianza ”.

Estas narraciones sobre el “progreso” a través de la inclusión de grupos subrepresentados en instituciones dominantes (en este caso, mujeres), en realidad siguen un patrón muy usado en la política de los Estados Unidos. Una de las estrategias de RP más comunes es si los departamentos de policía defienden la ” diversidad ” y perpetúan los daños selectivos contra poblaciones marginadas, o las compañías petroleras se presentan a sí mismas como “verdes”, el impulso de asociarse con un progresismo (inclusivo) o inclusividad En el trabajo por las instituciones más perjudiciales del mundo.

¿Guerras para salvar a las mujeres?

La idea de que el complejo militar-industrial de EE. UU. Puede ser pro-mujer no es solo un ejercicio interno de cambio de marca: se utiliza para justificar desastrosas intervenciones militares de EE. UU. En todo el mundo. En su libro Ideal Illusions , el historiador James Peck muestra cómo esto es parte de una tendencia más amplia que se desarrolló durante la Guerra Fría cuando, como estrategia anticomunista, Estados Unidos renovó su imagen como el protector de los derechos humanos del mundo para justificar su imperio militar La afirmación de los Estados Unidos de que protege de forma única los derechos de las mujeres fue parte de este panorama más amplio.

El gobierno de George W. Bush justificó la guerra en Afganistán argumentando que rescataría a las mujeres de los talibanes. El 17 de noviembre de 2001, Laura Bush pronunció el discurso de radio semanal del presidente, proclamando : “Las mujeres afganas saben, a través de una experiencia difícil, lo que está descubriendo el resto del mundo: la brutal opresión de las mujeres es un objetivo central de los terroristas”. Los medios de comunicación siguieron su ejemplo: en 2010, Time publicó una portada que mostraba a “Bibi Aisha” con la nariz cortada, con el titular “Qué pasa si nos vamos de Afganistán”. Por supuesto, la prolongada ocupación de los EE. UU. Solo ha afianzado a los talibanes. , que ahora controla más territorio que en cualquier momento en los últimos 17 años. Mientras tanto, las muertes de civiles sonescalada . Sin embargo, ninguno de los políticos o expertos que popularizaron la retórica de “salvar a las mujeres” están obligados a responder a cómo esta guerra ha perjudicado, y matado, a las mujeres en Afganistán.

El bombardeo de Libia en 2011 fue aclamado como la primera guerra en Estados Unidos liderada por mujeres, como lo señaló The Daily Beast , que informó que “[e] l ataques aéreos en Libia marcan la primera vez en la historia de los Estados Unidos que un equipo diplomático dominado por mujeres ha instado a los militares. acción ”. El hecho de que el mando de la estrategia aérea de Libia se otorgara a una mujer oficial también se celebró en The Guardian como“ un impulso para las mujeres en el ejército de los EE. UU. que se quejan diariamente de discriminación ”. Responda a las condiciones de pesadilla de hoy en Libia, donde los negros ahora se compran y venden.¿En los mercados de esclavos al aire libre? ¿Las porristas de la intervención realmente examinan si la intervención militar de los EE. UU. En Libia, o en cualquier otro lugar, conduce a mejores condiciones para las mujeres?

Las narrativas sobre el ahorro de mujeres también prevalecen en la guerra de Estados Unidos contra ISIS. Si bien no hay duda de que las mujeres se enfrentan a un tratamiento horrible a manos de ISIS, la violación, la esclavitud y el abuso se han utilizado para justificar una brutal campaña de bombardeos en los EE. UU. Que ha causado  miles  de muertes de civiles en Siria e Irak, y estándares relajados para matar civiles en ambos países. países, abriendo la puerta a más muertes de civiles. Mientras tanto, las atrocidades contra las mujeres perpetradas por el aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita, quedan impunes, lo que revela que la necesidad de proteger a las mujeres depende de los intereses geopolíticos de los Estados Unidos.

Estos tropos no son nuevos. Vienen del libro de jugadas de la colonización de Estados Unidos y Europa occidental, en la que los colonizadores argumentan que su presencia ayuda a las mujeres y que su salida les haría un daño grave. En un solo ejemplo, Lord Cromer, que fue el cónsul general británico en Egipto desde 1883 hasta 1907, citóEl velo, y el bienestar de las mujeres, para argumentar que los egipcios deben ser civilizados por la fuerza. “La posición de las mujeres en Egipto, y en general en los países mahometanos, es, por lo tanto, un obstáculo fatal para el logro de esa elevación de pensamiento y carácter que debería acompañar la introducción de la civilización occidental”, declaró una vez. Sin embargo, como lo ha señalado la académica feminista Leila Ahmed, al mismo tiempo que Cromer se abalanzaba contra el velo, se agitaba a favor de la subordinación de las mujeres en Inglaterra, como líder de la Liga de Hombres por el Sufragio de Mujeres Opuestas.

En su trabajo, “Un vocabulario para la praxis feminista: sobre la guerra y la crítica radical”, la feminista, activista, escritora y erudita Angela Davis articula una visión audaz para el feminismo. “Este feminismo más radical es un feminismo que no capitula al individualismo posesivo”, escribe, “un feminismo que no asume que la democracia requiere el capitalismo, un feminismo audaz y dispuesto a asumir riesgos, un feminismo que lucha por los derechos de las mujeres”. mientras que al mismo tiempo reconoce los escollos de la estructura formal de “derechos” de la democracia capitalista “.

Según Christine Ahn, la fundadora de Women Cross DMZ, una red mundial de mujeres que se moviliza para poner fin a la Guerra de Corea, “Celebrando el auge de las mujeres en estas instituciones de dominación, ya sean contratistas del Pentágono como Lockheed Martin o la CIA (que ha sido responsable “Para programas secretos de tortura y derrocamientos encubiertos de regímenes democráticos en todo el mundo), distrae del punto que nos ocupa, que es que debemos minimizar el poder y el alcance de estas instituciones”.

DEAN SPADE Y SARAH LAZARE

Dean Spade es profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle. Su libro, Vida normal: violencia administrativa, política crítica trans y los límites de la ley fue publicado en 2015 por Duke University Press.

Sarah Lazare es editora web en In These Times. Ella viene de un fondo en periodismo independiente para publicaciones como The Intercept, The Nation, y Tom Dispatch. Ella tuitea en @sarahlazare.

http://inthesetimes.com/article/21682/women-military-industrial-complex-gina-haspel-trump-feminism-lockheed-marti

La “libre elección” es la peor mentira del patriarcado


AUTORA

Natalia Salvo Casaus

Directora del Instituto Aragonés de la Mujer. Licenciada en Historia, especialidad en Historia de las Mujeres y estudios feministas.

Hace unos días leía en este mismo medio a Pilar Aguilar un brillante artículo en el que cuestionaba el término heteropatriarcado, precisamente por acotar un sistema que impregna todas las esferas de nuestra vida a una población muy concreta. El feminismo nos obliga a estar alerta, pues a través del lenguaje o de la manipulación de éste nos intentan colar goles por toda la escuadra. El último: los vientres de alquiler, que ahora eufemísticamente llaman maternidad subrogada.

Los vientres de alquiler liberan a las mujeres, dicen con todo el aplomo del mundo quienes nunca pensaron en nosotras ni en nuestras opresiones. Las mujeres ni somos máquinas reproductoras ni estamos en esta sociedad para hacer felices a quienes, chequera en mano, se pueden permitir comprarnos. No somos territorios de conquista, ni tampoco transacciones en nombre de un fin idealizado y revestido de un falso altruismo.

El mito de la libre elección, del que nos hablaba Ana de Miguel, es la mentira más despiadada del sistema patriarcal, donde la feminización de la pobreza, la cosificación de las mujeres y la violencia extrema contra nosotras definen los modelos relacionales de nuestra sociedad.

El doloroso mito de la libre elección sólo ha servido para mantener los privilegios patriarcales de quienes no estarán jamás dispuestos a ceder poder, aunque se pongan la etiqueta de “feministas.

El doloroso mito de la libre elección sólo ha servido para mantener los privilegios patriarcales de quienes no estarán jamás dispuestos a ceder poder, aunque se pongan la etiqueta de “feministas. Nos decían que había mujeres que ejercían la prostitución por elección, pero nunca les oí decir a esas mismas personas que más del 90% de las mujeres prostituidas son tratadas y que ese supuesto porcentaje, ínfimo, que lo habrían “elegido”, vivían en la más absoluta de las miserias. Estos y estas son las mismas personas que nos dicen que las mujeres se convierten en incubadoras por placer, para hacer felices a otras personas. Altruismo, lo llaman. Son las mismas personas, no cambian.

Los eufemismos se han impuesto para dulcificar una práctica que lleva siglos operando y que no es sino la compra de mujeres pobres. Son los vientres de alquiler de toda la vida. Y las cifras las tenemos. Así como los rostros de las mujeres a quienes les han borrado su identidad hasta el punto de denominarlas “gestantes”.

La paternidad y la maternidad no son derechos, son deseos. Ante la dificultad para serlo puedes optar por dos vías: adoptar o acoger niños y niñas que necesitan más que nadie una familia, o comprar a una mujer pobre para engendrar un hijo o una hija ajenos. Y, claro, aquí también hablamos de ideología y prioridades.

La paternidad y la maternidad no son derechos, son deseos. Ante la dificultad para serlo puedes optar por dos vías: adoptar o acoger niños y niñas que necesitan más que nadie una familia, o comprar a una mujer pobre para engendrar un hijo o una hija ajenos.

¿Os imagináis a la izquierda pensando que como la explotación laboral está presente en nuestra sociedad lo que tenemos que hacer es regularla para que sea lo menos dolorosa posible? Pues lo que no vale para los trabajadores sí vale para las mujeres, por lo visto.

Pero lo más doloroso que he tenido que presenciar los últimos días no es eso, sino ver cómo hombres y mujeres que se dicen de izquierdas emprenden una campaña pública contra las feministas a las que tildan de “locas”, “intolerantes” y “violentas”. ¡Qué deja vu histórico más grande! Cuando las feministas luchamos contra nuestra opresión los argumentos para desprestigiarnos siempre son los mismos. Lo que no creí nunca es que los esgrimiesen personas que se dicen progresistas.

Los vientres de alquiler son la máxima expresión del libre mercado, donde todo está a la venta, se compra y se vende. En la inmensa mayoría de los casos son mujeres pobres o abocadas por una situación de desigualdad estructural, ¿debemos legislar, pues, para una supuesta minoría, a costa de acrecentar la dolorosa situación de la inmensa mayoría de mujeres? Por no hablar de que en la mayoría de países del mundo la maternidad supone la principal causa de mortalidad femenina, algo que olvidamos desde nuestra óptica eurocentrista.

Las mujeres no están en venta, y mucho menos dulcificando una situación de desigualdad estructural bajo el mito de una libre elección que nunca será tal hasta que no derribemos el sistema patriarcal

No es una cuestión de debates, sino de prioridades y de ideología. De ser, o no, feministas. De pensar, o no, en las mujeres. De creer, o no, que en esta vida todo se compra y todo se vende. Las mujeres no están en venta, y mucho menos dulcificando una situación de desigualdad estructural bajo el mito de una libre elección que nunca será tal hasta que no derribemos el sistema patriarcal.

https://tribunafeminista.elplural.com/2017/06/la-libre-eleccion-es-la-peor-mentira-del-patriarcado/

Estos son los 10 países más peligrosos para las mujeres en el mundo


Pese a la ola feminista que existe en el mundo, aún hay países que mantienen políticas retrógradas hacia el género.

0

Estos son los 10 países más peligrosos para las mujeres en el mundo

Internacional , Martes 22 de enero de 2019 a las 10:50 horas

La lucha de las mujeres por la igualdad de género se ha incrementado los últimos años. Iniciativas de la tercera ola feminista y la creación de organizaciones como ONU Mujeres, en 2010, ha fortalecido la búsqueda de los derechos para el género femenino.

Manifestaciones ejemplares que se han desarrollado en el mundo han visibilizado la situación de las mujeres en diferentes culturas cuyos derechos no han evolucionado como en otros países.

Tal es el caso de India, que comenzó 2019 con una manifestación femenina por la igualdad, que contó con 5 millones de mujeres haciendo una cadena humana que medía más de 600 kilómetros.

La concentración tuvo lugar en el sur del país, específicamente en Kerala, y tenía la finalidad de protestar en contra del impedimento a las mujeres que quieren ingresar al templo de Sabarimala, lugar en el que peregrinan quienes pertenecen a la religión hindú.

Sgún un estudio de Thomson Reuters Foundation, por siglos, las mujeres indias han sido víctimas de negligencia médica, discriminación a nivel laboral, educacional y nutricional, ataques físicos por tradiciones culturales que incluyen: ácidos en la piel, mutilación genital, matrimonio infantil, matrimonio forzado, lapidación, abuso físico o la mutilación como forma de castigo / retribución y el infanticidio femenino.

Listado de países más peligrosos para las mujeres

1. India

2. Afganistán

3. Siria

4. Somalia

5. Arabia Saudita

6. Pakistán

7. República Democrática del Congo

8. Yemen

9. Nigeria

10. Estados Unidos.

Purunacia

https://www.puranoticia.cl/noticias/internacional/estos-son-los-10-paises-mas-peligrosos-para-las-mujeres-en-el-mundo/2019-01-22/110728.htm

Jesús de Nazaret era feminista.


ALFONSO SABORIDO 20 DE ENERO, 2019 2 MINUTOS EN LEER

 Las bodas de Caná, según Paolo Veronese

 CompartirFacebookTwitterGoogle+LinkedInStumbleUpon

Es curioso como la liturgia católica corre en el tiempo. No hace nada que se celebraba el nacimiento del niño Jesús y este domingo ya lo tenemos haciendo su primer milagro. Mucho más rápido corre este crecimiento para el mundo cofrade andaluz. Del nacimiento pasa directamente a la entrada de Jesús en Jerusalén, obviando todo lo que nos cuentan los evangelios que hizo Jesús antes de que el poder político y religioso de la época decidieran matarle.

Como digo, este domingo se contará en las iglesias católicas la historia de uno de los milagros más conocidos de Jesús, el de las bodas de Caná, donde faltaba vino para los invitados y su madre, María que estaba allí como invitada se dio cuenta y le pidió a Jesús que ayudara a evitar ese problema y Jesús convirtió agua en vino para que hubiera para todos los invitados.

Esto le da a Jesús un aire de mago, de fantasioso, que ha colado mucho en la fe católica, olvidando que el Evangelio se escribió hace dos mil años y muchas veces es simbólico.

Realmente, el gran milagro de esta historia, ya no es que Jesús convierta el agua en vino, o lo que es lo mismo, lo inerte en algo vivo, sino que cuando su madre le pide ayuda. Él no le dice “mamá” o “María”, le dice “mujer”Jesús reconoce en la persona de su madre a la mujer en sí, en una sociedad machista en absoluta. Muchos acusan a Jesús de no elegir mujeres apóstoles, pero claro ¿quién iba a hacer caso a las mujeres en aquella época y tomarlas en serio? Jesús lo sabía, sin embargo tiene gestos grandes, como éste. Mujer. Utilizar la palabra Mujer dándole el valor que tiene. Lo hará más veces, por ejemplo, eligiendo a la mujer como primera portadora de la noticia de la liberación. Y no elige a reinas. Elige a prostitutas, a extranjeras, a mujeres pobres.

Jesús era feminista más que le pese a algunos y aquí lo dice. MUJER. La palabra MUJER y FEMINISMO escuece dentro de las iglesias cristianas, especialmente la católica, donde la mujer sigue siendo un personaje de segundo lugar y llaman al feminismo con desprecio ideología de género como si el machismo religioso no fuera eso, una ideología de género que machaca el derecho humano más elemental después del derecho a la vida, el de que todas las personas somos iguales. Las mujeres nunca llegarán a los puestos de responsabilidad de la Iglesia Católica. Nunca serán obispas. Ni curas. Ni diáconas. Están hechas para servir a la Iglesia pero dentro de lo que decidan los hombres.

¿Se imaginan ustedes que una organización, cualquiera, pidiera su legalización y entre sus puntos estatutarios declarara la prohibición de la mujer al acceso a determinados puestos, especialmente a los de más responsabilidad?.

Es increíble que en pleno siglo XXI esté sucediendo esto y me pregunto cómo la mujer católica tiene tragaderas para aguantarlo, cuando el mismo Jesús les está dando su sitio. MUJER. Reafirmando el sexo y el género. Así, la llama y el modo de vida tienen que ser considerados: seres humanos con los mismos derechos que los hombres. Un cristiano machista es algo imposible. Porque si lo es, no es cristiano, no sigue a  Cristo. Por mucha oración. Por mucho golpe en el pecho. Por mucha procesión. No es cristiano.

https://www.lavozdelsur.es/jesus-de-nazaret-era-feminista/

Feminismo: “Estos últimos diez años han visto el triunfo de la masculinidad”.


Fuente: http://www.lemondedesreligions.fr/une/feminisme-ces-dix-dernieres-annees-ont-vu-le-triomphe-de-la-masculinite-14-01-2019-7791_115.php?fbclid=IwAR1-MII90CxIvxOnjC0ZFZHGnsRRUFlVeth2pzG6tauyzqA6bOLiePro9vo

Entrevistado por Marjorie Charpentier – publicado el 14/01/2019

Mientras que el Comité de Faldas, que ella creó con Christine Pedotti, acaba de celebrar su décimo cumpleaños, Anne Soupa ve cuánto ha disminuido la situación de las mujeres en la Iglesia. En Consoler les Catholiques *, denuncia una sectarización y una política de disimulación.

© Guido Marzilla / Gamma

© Guido Marzilla / Gamma

El Comité de Faldas acaba de celebrar su décimo aniversario. En 2008, ¿qué te motivó a comenzar?

Un estallido de conciencia después de las palabras del cardenal Vingt-Trois en Radio Notre-Dame:“Lo más difícil es tener mujeres que estén capacitadas. Todo esto es no tener una falda, es tener algo en tu cabeza. ” No hablamos como el de las mujeres. El sentimiento de injusticia en el lugar asignado a ellos vino después.

Diez años más tarde, ¿está satisfecho con el progreso realizado por la Iglesia Católica?

Nada se ha hecho, la situación incluso ha declinado. La Iglesia está atrapada en una corriente conservadora. Hemos visto niños en el coro de niñas confinadas a la nave, a tareas subalternas, en lugar de estar asociadas con la liturgia eucarística. Es un restablecimiento de la noción de impureza de las mujeres, lo que las haría ineptasas para acceder al coro. Estamos en pleno oscurantismo. Estos últimos diez años han visto el triunfo del clericalismo, la exaltación del papel del sacerdote y su masculinidad. Rechazar a las mujeres es rechazar la reforma incluso cuando la situación se vuelve escandalosa en relación con la sociedad. Nuestra pequeña asociación ha obtenido al menos una advertencia verbal a los sacerdotes y obispos. La instrucción es pasada: las mujeres reaccionarán.

¿Los anuncios progresivos del Papa Francisco sobre las mujeres y su representación en instituciones religiosas no son un paso adelante?

Todos los cargos para los cuales han sido nombradas mujeres son meramente consultivos. Son supervisados ​​por alguien que puede eliminarlos si es necesario. El Papa está tratando de calmar el juego, pero el problema no desaparecerá sin una reforma sustancial. Sin cuestionar el privilegio masculino del ministerio de la Eucaristía, el Papa podría mejorar la presencia de las mujeres en el gobierno. Sería necesario asegurarse de separar canónicamente el hecho de ser sacerdote y gobernar la Iglesia. Sería menos difícil que reformar el sacerdocio. El reclamo presbiteral es, en mi opinión, un estancamiento. En cualquier caso, la profesión está en crisis.

Un artículo italiano, reimpreso por la prensa el año pasado, denunciaba las condiciones de trabajo de las monjas, en línea con el movimiento #metoo. ¿Le ha dado más visibilidad a tu lucha?

El artículo de Marie-Lucile Kubacki, publicado por Donne Chiesa Mondo , el suplemento mensual para mujeres de L’Osservatore Romano , ha sido ampliamente publicado, incluso en el diario de 20 horas de Francia 2. Desafortunadamente, las monjas tienden a tener un reflejo de Obediencia: estamos en silencio. No aprovecharon la oportunidad y la pregunta se cerró. La jefa de redacción, Lucetta Scaraffia, fue convocada en la Secretaría de Estado, donde fue amenazada con el cierre si continuaba trabajando en el tema. El movimiento no se ha llevado, las autoridades esperan suprimirlo.

¿Crees que el clero ha tomado la medida de la importancia de la liberación de esta palabra femenina?

Deben decirse a sí mismos que no pueden darse el lujo de resolver el problema, ya que es Roma quien decide. Quienes lo quieren hacen lo que pueden en su parroquia. Los sacerdotes más viejos, más bien, los jóvenes tienden a estar en una marcha reaccionaria. Por otro lado, en las órdenes religiosas dominicanas y jesuitas, por ejemplo, existe un deseo real de asociar a las mujeres tanto en la liturgia como en los puestos de responsabilidad. Hay una diferencia entre las órdenes religiosas y el clero diocesano. En general, las personas religiosas tienen una mejor comprensión del mundo moderno y son un poco más inmunes a las corrientes reaccionarias actuales.

¿Qué piensas de las personas para quienes el feminismo y la religión son antitéticos?

Todo depende de cómo uno lee las escrituras. Trabajé mucho en la Biblia y puedo decir que no es ni una machista ni una sexista. Hay una igualdad fundamental de todos ante Dios. Jesús nunca hizo una diferencia entre los sexos en sus asociados o en sus enseñanzas. Él no confinó a las mujeres a un rol dado. Ningún representante de la iglesia tradicional puede objetar esto. Jesús prueba que podemos ser feministas y religiosos. Si lo hace, por no hablar de que tengo que tratar de hacerlo. Ya en Génesis, cuando Dios crea a la pareja, hay una profunda igualdad entre ellos. El ser humano genérico adquiere su estatus masculino solo en el momento de la creación de la mujer.

¿Es la subrepresentación de mujeres una situación intrínseca a todas las instituciones religiosas?

El mundo judío, como el mundo musulmán, no es monolítico, pero las mismas discriminaciones se encuentran en todas partes. En el judaísmo liberal, las mujeres son reconocidas e integradas; Pero el judaísmo ortodoxo es la mayoría en Francia. En el mundo musulmán, un Islam moderado comienza a predicar a la mujer imamada. Tengo el proyecto de escribir con una mujer judía y una mujer musulmana para decir qué discriminación sufren las mujeres. También esperamos trabajar con la asociación Voz de un Islam iluminado (VIE) que le gustaría crear a la mujer imamada.

¿Crees que la presencia de mujeres y laicos podría promover una modernización de la Iglesia?

La Iglesia está desconectada y critica los desarrollos. Vea cómo manejó el problema de PMA. Los obispos practican la comunicación descendente: difunden la buena palabra, pero no escuchan. Si hubiera mujeres y laicos, sería diferente. Ahora, debemos ver que también hay una tendencia inversa en la sociedad civil, una necesidad de lo sagrado. El sacerdote debe diferenciarse de los demás. Estos movimientos contrarios están vinculados a un desorden, una falta de referencia, tal vez una búsqueda de significado. Todavía no ha salido de una figura espiritual fuerte de los laicos.

¿Existe, en su opinión, una correlación entre la ausencia de mujeres en la Iglesia y la pedofilia?

El mundo de los sacerdotes masculinos favorecía la pedofilia. Es un lugar de refugio para las personas con psique pedófila que esperan encontrar impunidad allí. Si la Iglesia hubiera feminizado, no habría habido una crisis pedófila de tal magnitud.

¿Tiene alguna preocupación por el futuro de la Iglesia Católica después de estos escándalos?

Estos escándalos comienzan el declive de la institución. La Iglesia ha vendido su tesoro: la confianza. Se le acusa menos de haber fallado que de desear disimular. Este es el tema de mi último libro, Consoler Catholics * . La institución, en la forma que conocemos, desaparecerá. En 2009, el teólogo Hans Küng habló sobre el riesgo de ver que la base sociológica de la Iglesia se reduce y refleja una sola opinión, convirtiéndose en una especie de secta. Todos los días, recibimos mensajes que nos piden que nos vayamos, que nos unamos a los protestantes. Cuanto más sectaria es la Iglesia, más personas se alejarán de ella, porque se rechazan la pluralidad de opiniones.

¿Qué lucha tomar ahora en este contexto?

Publicamos una declaración de 10 años de la asociación “Elegimos todo”. El tiempo para negociar migajas ha terminado. El problema radica en la visión ontológica que la Iglesia tiene de las mujeres. En la concepción del magisterio, las mujeres son instrumentalizadas, son objetos. Ahora, un ser humano es como la rosa de Silesio: la mujer y el hombre no tienen razón. Se necesita una afirmación masiva de igualdad. Algunas mujeres internalizan la situación de segundo y son cómplices del sistema que las niega. La prioridad es considerarse uno mismo como iguales. Somos una asociación pequeña, pero muchas mujeres podrían unirse a nosotros. También pueden tomar iniciativas. Uno podría soñar con un proyecto interreligioso entre mujeres, basado en la modernidad y escuchando al otro.

(*) Para  consolar a los católicos  (Salvator, febrero de 2019).

Roma, solidaridad entre mujeres. Juliana Henao



By Juliana Henao

Enero 19, 2019In Feminismo

Mucho se ha escrito acerca de la película Roma de Alfonso Cuarón, de su estilo (neo)realista, donde la historia de una familia de clase media en México a principios de los sesenta  se muestra desde la cotidianidad y la vida real de los personajes. La crítica en general se ha divido entre glorificar la película  o realzar sus puntos débiles. Sin embargo, es evidente el enfoque de la situación que vive la mujer, Cleo quien sirve de empleada en la casa de Sofía, la dueña de la casa.

Ambas mujeres Cleo y Sofía  viven desde su propia soledad el desengaño de no ser correspondidas en el amor y la maternidad sin sus compañeros respectivos. Cleo embarazada, que al expresarle a su novio Fermín su estado actual la rechaza y luego la amenaza. El temor de hablar con  su madre por ser una madre soltera. Sofía, por su parte sufre el abandono de su esposo, el nuevo reto de llevar una casa por sí misma, de ser el sustento económico de su madre, sus cuatro hijos,  y los tres empleados que le sirven en casa. Además de ocultar a sus hijos la verdad acerca de un padre que no va a regresar.  Y la diferencia de clases tan marcadas de la época, que por más que Cleo y Sofía viven una realidad simultánea y ambas se necesitan no se reconoce la familiaridad que puede surgir entre ambas.

Independientemente, se puede observar la solidaridad que se da entre las mujeres de la película Adela, Cleo, Sofía y Teresa donde el juzgar no existe y cada quien desde su quehacer rutinario brinda apoyo. Adela ayuda a Cleo a encontrar a Fermín a través de Ramón su novio. Sofia más que desde su  rol  de jefe brinda los servicios médicos a Cleo y la escucha cuando ella le confiesa que deseo que su bebé no naciera y Adela, Cleo y Teresa ayudan a Sofía no solo con los quehaceres de la casa, el cuidado de los niños, pero con el amor y apoyo, como lo muestra Cleo al salvar los niños de ahogarse en el mar, a pesar de su miedo al agua.

Hay un respeto entre todas por su historia, por sus dolores, por sus frustraciones, por los miedos.  Y aún por el silencio de las emociones no expresadas verbalmente.  Y es ahí donde la solidaridad femenina cobra su mayor fuerza. Y como le diría Sofia a Cleo  “Las mujeres siempre estamos solas” y podríamos agregar en entornos o momentos marcadamente machistas donde la mujer precisa más que en cualquier otro de la solidaridad de otras mujeres.

https://feminismoinc.org/2019/01/roma-solidaridad-entre-mujeres.html?fbclid=IwAR0v8-I_R_-93norrIJtj4A-LQbUYhCJiGkV45a73dXBDHIKoCRg_cRAEGw

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: