COLOMBIA: EN MEMORIA DE MARÍA DE LOS ANGELES CANO MARQUEZ


 

Integrar imagen

 

Informacion de homenaje a María Cano 260417 (1)

COLOMBIA: El Ensamble Feminismo. Racismo, otro debate pendiente


El debate que desde hace bastante tiempo han puesto mujeres negras, afrodescendientes e indígenas en torno al racismo presente en las luchas feministas sigue tan vigente como décadas atrás. Más aún en un país como Colombia en donde ésta ha sido una discusión solapada e incluso silenciada en varios espacios políticos en donde la tensión se resuelve señalando “la violencia”, “la rabia” y “las formas agresivas” de las mujeres negras o indígenas que deciden denunciar el racismo ejercido por sus propias compañeras de lucha feminista. Es así como hasta el discurso de la digna rabia se les olvida a nombre de la armonía sorora y colectiva.

Esta discusión, evadida o silenciada en la comodidad de un número significativo de procesos feministas, produce resultados nefastos en donde el racismo se naturaliza convirtiéndose incluso en parte de la acción política que es colectiva y pública. Es así como en el mes de noviembre del 2016, en el marco del Día Internacional contra las violencias hacia las mujeres y contando con recursos públicos de entidades como la Secretaría de la Mujer de Bogotá, entre otros, Casa Ensamble un Mutiplex de teatro, a través del festival Ni Con el Pétalo de una Rosa, realizó una serie de acciones en las que se denunciaban las violencias hacia las mujeres, sin embargo, uno de los vídeos promocionales de una de las obras cortas que se presentaban en el marco de la campaña generó profundas molestias e indignación.

En el video se veía un pequeño “diálogo” entre una mujer blanca y una mujer negra del caribe colombiano que suscitó una discusión virtual en la que se denunciaban sus contenidos racistas. Debido a la cantidad de personas que empezaron a denunciar el racismo presente en el video y a un plantón realizado frente a las instalaciones de Casa Ensamble, el Multiplex descolgó de sus redes el video y emitió un comunicado en el que convocaba a un diálogo y además aclaraba que el video no reforzaba la violencia de género -como si fuera eso lo que se estuviera denunciando-.

Durante el plantón, las personas de Casa E invitaron a ver la obra al siguiente día y a tener un diálogo, lo cual se consideró importante sobre todo por la posibilidad de contar con un espacio de debate. Al día siguiente entramos a la sala y, para nuestra sorpresa, la guionista de la obra nos recibió con la lectura de una carta que, según ella desde su dolor, había escrito para sus amigos, no para nosotras. Con la voz entrecortada, nos compartió lo molesta que estaba porque ella no es una racista y porque de ninguna manera aceptaría jamás que en su obra hay racismo. Terminó de leer su arrasadora carta sin lugar a la discusión -porque ya tendríamos espacio para el debate- empezó la obra.

La obra era más racista que lo que se lograba ver en el video. Una obra en la que la blanca europea ilustrada le enseñaba a una mujer negra partera como era la “manera correcta” de recibir un parto. Es decir, una blanca que fue a la academia occidental de medicina le enseñaba a una mujer negra (que se supone desprovista de conocimientos) cómo hacerse partera, cómo lavarse las manos, cómo acomodar el cuerpo de la parturienta, cómo poner las manos para recibir el bebé. La mujer negra del caribe fue representada en la obra de manera supuestamente jocosa: como una persona torpe, sucia, extravagante, temerosa y sin conocimientos sobre la partería, para lo cual la blanca que si tenía el poder del conocimiento, le transmitía de manera “muy amorosa” sus saberes occidentales.

La obra teatral es la representación clara de las jerarquías raciales y violentas que existe entre las mujeres e incluso entre mujeres blancas o mestizas y hombres negros o indígenas. Una jerarquía que aparece en telenovelas, obras literarias y desafortunadamente también en espacios políticos en los que éstas se reproducen incluso cuando se afirma que todas las mujeres son iguales o cuando se habla de “la mujer” como un universo homogéneo desprovisto de violencias, ya no solo por el hecho de ser mujeres, sino además por el hecho de ser negras o indígenas. No es en vano que la reconocida y muy leída feminista Marcela Lagarde en las memorias del Primer Encuentro Mesoamericano de Estudios de Género realizado en el 2001 señaló a las mujeres indígenas como “fósiles vivientes” cuidadoras de la cultura patriarcal indígena. En el mundo feminista hegemónico el patriarcado y, por tanto el género y el sexo, son la columna vertebral de toda interpretación y acción política, y desde ahí también se justifican análisis y prácticas racistas que se encubren, a través de inventos como la sororidad o como la idea de que todas somos iguales.

Una vez terminó la obra y comenzó la discusión fue evidente que el racismo estaba presente no solo en el video y en la obra, sino además en el escenario de discusión, en donde fuimos señaladas de violentas (una vez más por las formas de la denuncia), incluso al final se nos pidió hacer una comunicación pública en la que nos disculpáramos y reconociéramos que Casa Ensamble no ensambló feminismo y racismo en el marco de su campaña: Ni con el pétalo de una rosa.

En este caso es un festival que denuncia las violencias hacia las mujeres, un festival que cuenta con recursos públicos y con el aval de muchos sectores feministas a nivel nacional, un festival que denuncia el patriarcado y el sexismo, pero que con toda tranquilidad reproduce el racismo y de hecho lo justifica después de escuchar los argumentos en los que un grupo de mujeres, una parte de estas negras y afrodescendientes, expusieron el riesgo de que los feminismos sigan reproduciendo el racismo, que sigan avalando una historia construida desde el mundo blanco occidental para borrar los infinitos aportes de las mujeres y de los hombres negros e indígenas.

El debate sigue abierto, aún está pendiente, además ni se abrió ni se cerró con el racismo de Casa Ensamble, es una discusión política tan histórica como las luchas ancestrales de los pueblos afrodescendientes negros e indígenas y al igual que décadas atrás sigue siendo silenciada en espacios de la hegemonía política feminista –para este caso-.

Hace 6 meses Casa E hizo público una vez más el racismo y de hecho el clasismo encubierto en un feminismo que sigue viviendo de la división racial de la vida y la política y aplastado en sus privilegios mientras el racismo sigue cobrando vidas día a día, esas vidas que poco importan, que no se denuncian. Los feminismos no podrán seguir recitando que son antirracistas, anticapitalistas y antipatriarcales si no se mueven de sus privilegios, si no escuchan y si no convierten las consignas en acciones reales.

Queda abierto el debate con el feminismo, un debate que esperamos se dé con fuerza en escenarios públicos en el que lo que medie no sea el miedo a moverse de los privilegios propios; y por supuesto queda pendiente el debate con el mundo de las artes, en donde el teatro es un claro medio de socialización de mensajes que son capturados por quienes los ven, el teatro, así como otras manifestaciones artísticas puede aportar a la transformación de una sociedad capitalista, patriarcal y racista o por el contrario ser un medio para canalizar los mensajes de la dominación y por tanto, responsable de su existencia y de su reproducción cotidiana.

*Historiadora, Feminista, Magister en Estudios de Género. Miembro del Grupo Latinoamericano de Estudio, Formación y Acción Feminista – GLEFAS

MUJERES EN LA HISTORIA


Estas son las últimas historias publicadas en muhimu:
Grandes mujeres que deberían ser recordadas por la historia
Todas las mujeres de las que vamos a hablar a continuación merecen, por diferentes motivos, aparecer en los libros de texto y en los museos; sin embargo, no lo hacen. Todas ellas han aportado tanto a la humanidad que todos y todas deberíamos conocerlas, sin excepción. “Ni el sexo, ni la…

https://muhimu.es/genero/grandes-mujeres-libros-texto-museos/

Antonio Aradillas: Violencia machista e Iglesia


“Para tantas religiones, todavía la mujer es ‘pecado’, digna de reprobación”

Antonio Aradillas, 17 de abril de 2017 a las 10:19
Antonio Aradillas, columnista

Antonio Aradillas, columnista

Si la misma Iglesia considera a la mujer inferior al hombre, ¿qué mal hacen los hombres-varones en maltratarlas con leyes y comportamientos machistas?

La violencia machista mata/>

La violencia machista mata

(Antonio Aradillas).- Apenas si informadores, tertulianos y cronistas disponen ya de palabras esdrújulas, y en superlativo despectivo, para narrar los hechos tan dramáticamente frecuentes relacionados con la violencia machista, que logra ya acaparar los puestos de deshonor y de sangre en los titulares de todos los medios de comunicación social.

No solo por su número, sino por las circunstancias singulares de algunos de ellos, con mención estremecedora para los hijos “testigos”, su narración causa espanto, terror y consternación a la sociedad.

La violencia machista es lacra y señal denigrante también en el contexto de la religión -religiones-, con inclusión de la Iglesia católica, al enclaustrar en su ideario doctrinal, y en su praxis canónica, destellos de discriminaciones y de marginación por razones de sexo.

Para tantas religiones, insisto que con inclusión de la Iglesia católica, todavía la mujer es “pecado”, digna de reprobación, mientras que, por ejemplo, al mismísimo Dios se le trajea de varón, sin escatimársele calidades y valores masculinos, aunque para ello sea preciso “usque ad infinitum et ad absurdum”, forzar argumentos bíblicos.

Fieles receptores, y a la vez, re-creadores de esta infame opinión, son algunas de las frases literalmente extractadas de los Santos Padres y teólogos, que configuran nuestros catecismos, inspiraron la enseñanza religiosa y de alguna y eficaz manera influyeron en la educación también ciudadana y civil, así como en las instituciones que las siguen manteniendo.

Desgraciadamente no es difícil efectuar tal recapitulación doctrinal, dada la abundancia y rotundidad de los ejemplos y de los testimonios. De su conglomerado y patrulla, destaco en esta ocasión, las siguientes:

“No se creó el hombre para la mujer, sino la mujer para el hombre… La mujer debe escuchar la enseñanza quieta y con docilidad. A la mujer no le consiento enseñar ni imponerse a los hombres. Le corresponde estar quieta, porque Dios formó primero a Adán y luego a Eva” (san Pablo, 1 Cor. 2)

“Las mujeres están creadas esencialmente para satisfacer la lujuria de los hombres” (san Juan Crisóstomo)

“El orden justo solo se da cuando el hombre manda y la mujer obedece”

“La mujer es un ser inferior y no fue creada a imagen y semejanza de Dios” (san Agustín)

“Si la mujer no se somete al hombre, que es su cabeza, se hace culpable del mismo pecado que un hombre, que no se someta a Cristo. Nada más impuro que una mujer en el periodo. Todo lo que toca lo convierte en impuro” (san Jerónimo)

“Toda mujer debería sentir vergüenza con solo pensar que es mujer” (san Clemente Alexandrino)

“Las mujeres son débiles, fácilmente seducibles y sin mucha inteligencia” (san Epifanio)

“Adán fue engañado por Eva, no Eva por Adán”

“La mujer debe velar su cabeza porque no es imagen de Dios” (san Ambrosio)


Durante la Edad Media, las casadas no podían comulgar con frecuencia porque no se las consideraba suficientemente limpias y dignas de ello. La prostitución fue tolerada por santo Tomás de Aquino, en su Suma Teológica, “como protectora de la monogamia y de la estabilidad de la familia”. “La mujer vino a la existencia como ayuda del hombre; pero solo como ayuda para la generación. A ella ha de negársele la comunicación directa con Dios”. “En efecto, el hombre es el principio y fin de toda la creación”. “La mujer no puede recibir Órdenes Sagradas porque se encuentra en estado de sumisión”. “La mujer es inferior al hombre en dignidad y en virtud”.

Dado el relieve, creciente por demás que el Opus Dei -“obra de Dios, por antonomasia”- tiene, y seguirá teniendo y ejerciendo, dentro de la Iglesia-, con influencias tan definitivas en empresas, doctrinas y enseñanzas “para” o “extra” eclesiásticas, me creo obligado a acentuar algunos de los pilares que en su “ideario religioso” mantiene como “palabra de Dios”, en relación con la mujer, y que debieran haber sido desaconsejados , y aún reprobados, “por la autoridad competente”, identificada en este caso con la jerarquía.

“Ellas, las mujeres, no hace falta que sean sabias, basta con que sean discretas” (Camino, 946)

“Eres curioso, preguntón, oliscón y ventanero. ¿no se da vergüenza ser tan poco masculino. Sé varón”. (Camino, 50)

La oración con que terminan sus reuniones, si estas son de hombres, está redactada de la siguiente manera:

“¡Santa María, esperanza nuestra, asiento de la sabiduría, ruega por nosotros!”.

Si la sección es de mujeres, su redacción es:

“¡Santa María, esperanza nuestra, esclava del Señor, ruega por nosotras!”.

Las numerarias duermen en camas sin colchón y sobre tablas. No así los numerarios. El servicio doméstico, -llamado de “administración”-, está reservado a las mujeres. “No podrán hablar con nadie en su trabajo, ni deben conocer el nombre de los residentes”.

Fue decisiva la intervención de Álvaro del Portillo en la redacción de la Ordinatio sacerdotalis de Juan Pablo II en 1994, en la que afirma que “la Iglesia carece de de facultad para conferirle la ordenación sacerdotal a las mujeres” y de que “este dictamen debe ser definitivo para todos los fieles”, al igual que en la aclaración del Santo Oficio en 1995 advirtiendo que “la imposibilidad del sacerdocio femenino ha sido propuesta infaliblemente por el magisterio ordinario y universal y exige asentimiento incondicional”.

A nadie se le ocurrirá pensar que con la aportación de estas citas, sensaciones y datos pretenda culpar a la Iglesia de las violencias machistas registradas a lo largo y ancho de la historia, y más de las que en la actualidad acontecen. Pero a todos los varones, y aún a no pocas mujeres, les habrán de servir de puntos de reflexión y de referencias para explicarse los porqués se llegó a tal situación, junto con las dificultades existentes para eliminarlas o mitigarlas lo antes posible.

Si la misma Iglesia considera a la mujer inferior al hombre, con todas sus consecuencias, además de culpable de incontables desgracias de la humanidad, ¿qué mal hacen los hombres-varones en maltratarlas con leyes y comportamientos, eliminándoles, por poner un ejemplo la posibilidad de protagonizar y asumir idénticas responsabilidades a las del hombre por varón -“vir”- , aún dentro de la disciplina -Código de Derecho Canónico- en la misma Iglesia, con inclusión del sacerdocio? Quede constancia que la Iglesia católica como institución, y sus sacerdotes y obispos, son y actúan así, todavía, por definición y convencimientos “dogmáticos” sinceramente machistas.

Para leer todos los artículos del autor, pincha aquí:


http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/04/17/religion-iglesia-opinion-antonio-aradillas-violencia-machista-e-iglesia-opus-dei-juan-pablo-ii.shtml

Sacerdotes casados, equidad de género y menos curas: los desafíos del Papa Francisco


03/04/2017 9:00 AM CDT | Actualizado Hace 8 horas

Cada papado es político, y el del Papa Francisco no es la excepción. Foto Max Rossi/Reuters

Por Verónica Giménez Béliveau, profesora de Religión y Sociedad en la Universidad de Buenos Aires.

En la Iglesia católica, el sacerdote es la gran figura: el pastor que maneja la relación con lo divino. Y desde los años 1930, con algunas pocas excepciones, el número de sacerdotes se ha reducido progresivamente a nivel mundial.

En Argentina, entre 1960 y 2013 la Iglesia católica perdió alrededor del 23% de sus sacerdotes diocesanos, regulares y religiosas. Disminuyeron drásticamente también en Francia y España. En Europa se redujo un 3,6% solo entre 2012 y 2015.

Las exigencias de la profesión representan una combo fatal. Entre el régimen restrictivo del manejo de la sexualidad y la pérdida de importancia social del cura, hay cada vez haya menos seminaristas y, así, menos articuladores del trabajo territorial de la Iglesia, especialmente en lugares remotos, como en el Amazonas, donde hay un cura por cada 10,000 católicos.

Aunque la baja de las vocaciones no obedece a una causa única, la obligación del celibato es una de las razones a la que amplios sectores de la Iglesia atribuyen el problema. En respuesta a este desafío, el Papa Francisco hace poco sostuvo la posibilidad de revisar el celibato de ciertos consagrados.

¿Mujeres diáconos, curas casados?

De hecho, la cuestión del celibato sacerdotal llegó a discutirse en el Concilio Vaticano II (1965- 1968), pero los partidarios del abandono de la castidad obligatoria no lograron imponer entonces su perspectiva. Como otra serie de cuestiones sobre la regulación de los modos de vida de los fieles (consagrados o no), por ejemplo, los métodos de anticoncepción llamados “naturales” y la imposibilidad de comulgar de los divorciados, siguió siendo una discusión pendiente en el seno de la Iglesia.

Y en realidad las afirmaciones recientes del Papa no apuntan a desarmar este pilar histórico de la institución sacerdotal, sino más bien a considerar excepciones: el pontífice se refirió concretamente a la posibilidad de permitir que hombres casados católicos asuman ciertas tareas en lugares remotos. Francisco evocó la figura de los viri probati, expresión latina que define a aquellos varones de fe, pertenencia eclesiástica y obediencia comprobable.

La disminiución en el número de sacerdotes, especiamente en áreas remotas del mundo, es una gran preocupación para la Iglesia católica. Foto: Remo Casilli/Reuters

Es decir, sugirió algo bastante parecido a una institución existente, el diaconado. Los diáconos son varones que, luego de un curso que puede variar de dos a cuatro años, son ordenados para asistir a los sacerdotes y obispos: bautiza y une en matrimonio, predica, administra la eucaristía, pero no puede confesar.

Aunque el concepto es antiguo como la cristiandad misma, ya que la Iglesia declara sus orígenes en los tiempos de los apóstoles, ha tenido una renovación en décadas recientes como respuesta a la escasez de sacerdotes. A los diáconos no se les exige el celibato, pero como el sacerdocio, es un ministerio vedado a las mujeres hasta ahora.

En agosto 2016 Francisco, a pedido de la Asamblea Plenaria de las Superioras Generales, máxima jerarquía entre las religiosas, resolvió crear una comisión para el estudio del diaconado femenino. Convergen pues las recientes afirmaciones del Papa sobre la parcial dispensa del celibato con el posible diaconado de las mujeres.

Los más progresistas del catolicismo latinoamericano miraron en principio con desconfianza a Francisco.

Mujeres diáconas, ordenadas y con un ministerio exclusivo de los varones: no responde a las demandas más progresistas, que quisieran que las mujeres llegaran al sacerdocio, pero calma ansiedades y marca un camino posible.

Reacciones desde América Latina

¿Cómo se recibieron estas declaraciones en Argentina, país de Francisco, y en América Latina? Parafraseando a Émile Poulat, uno de los grandes estudiosos de la Iglesia durante el siglo XX, el catolicismo es un mundo. Y en América Latina, como en otros territorios católicos, es un mundo compuesto por varios sectores diversos.

Acá, estos sectores diversos han recibido el papado de Jorge Bergoglio, un viejo conocido, de distintas maneras. Los más progresistas del catolicismo latinoamericano miraron en principio con desconfianza a Francisco, proveniente de sectores pastorales conservadores y dialoguistas. Durante su ministerio como obispo de Buenos Aires no tuvieron las mejores relaciones con él.

Pero en un camino insospechado,estos han sido seducidos por las declaraciones progresistas del pontífice, quien tiende lazos de escucha y comprensión en temas de diversidad sexual, aborto y delincuentes condenados.

La expectativa en el momento del nombramiento del papa argentino, por parte de los sectores más conservadores de ese país, decreció progresivamente con las afirmaciones dialoguistas del pontífice.

Cuando era cardenal, los temas como el sacerdocio de las mujeres, la revocación del celibato sacerdotal y las discusiones sobre el uso de anticonceptivos no formaron parte de su agenda.

El trabajo con los sectores populares sí fue uno de los puntos fuertes de su gestión: en Argentina, la Iglesia tiene una voz autorizada sobre temas de pobreza. Misas con cartoneros en las plazas y estaciones de trenes y trabajo sacerdotal en villas miseria formaron parte de la acción del cardenal Jorge Bergoglio.

Las buenas obras y estar con el pueblo eran prioridad en la agenda social del Papa cuando era el cardenal Bergoglio en Buenos Aires. Foto: Reuters

Sectores más conservadores, más apegados a las tradiciones eclesiásticas locales, aquellos que celebraron su asunción en la Plaza de Mayo, recorrieron el camino inverso: su expectativa en el momento del nombramiento del papa argentino decreció progresivamente con las afirmaciones dialoguistas del pontífice.

Así el carácter de Francisco: hombre fino e inteligente, formado en las aguas turbulentas de la política eclesiástica argentina, que siempre estuvo relacionada con la política nacional. Las acrobacias políticas le han enseñado al Papa un estilo de conducirse que juega con los límites entre las afirmaciones públicas y lo que se dice en privado, entre la regla general y la misericordia y la escucha frente a los sufrimientos particulares.

Francisco pretende dar testimonio de su compromiso con los más desprotegidos -inmigrantes, pobres, campesinos- sin introducir transformaciones estructurales de la Iglesia.

Pastor perspicaz

Todo papado es político, pero la política depende de los matices del escenario internacional. Así como Juan Pablo II portaba el carisma de la resistencia al comunismo, lo que aceleró la caída de este sistema, y Benedicto XVI mostraba la preeminencia del pensamiento académico teológico europeo, Francisco presenta un modelo pastoralista de cercanía con los fieles y proveniencia periférica. Pretende dar testimonio de su compromiso con los más desprotegidos -inmigrantes, pobres, campesinos- sin introducir transformaciones estructurales de la Iglesia.

Bergoglio es hijo del tipo de catolicismo que ha dominado desde los años 1930 en Argentina: plebeyo por sus orígenes sociales, y con una fuerte relación con los gobiernos. Este catolicismo no se encierra en las creencias individuales: tiene algo que decir a toda la sociedad, y tiene intenciones de discutir con la modernidad, y también, por momentos, dialogar con ella.

Perspicaz pastor, el papa es un maestro en el arte de contener a las personas sin terminar de sostener cambios estructurales. En Argentina circulan historias recurrentes de los llamados papales: la divorciada a la que el papa telefoneó y la tranquilizó sobre la posibilidad de volver a comulgar, el dirigente de la ONG que trabaja con trata de personas que cuenta el apoyo papal para acciones públicas de relevancia política.

Las recientes afirmaciones replanteando la obligación del celibato representan, como estas anécdotas, una continuidad del trabajo con movimientos sociales del obispo de Buenos Aires Jorge Bergoglio y no necesariamente un giro hacia el progresismo en cuestiones de moral sexual. Más bien indican la continuidad de un catolicismo conservador popular en el que el papa Francisco se formó cuando era el cura Bergoglio, y del que sigue siendo hijo predilecto.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y luego traducido y editado. Lee el artículo original aquí.

The Conversation

*Este contenido representa la opinión del autor y no necesariamente la de The Huffington Post México.

http://www.huffingtonpost.com.mx/the-conversation/sacerdotes-casados-equidad-de-genero-y-menos-curas-los-desafio/

Una Mujer escribe el  proyecto del Vía Crucis meditado para Vaticano.


Anne-Marie Pelletier, biblista

(ANSA) – Ciudad del Vaticano, 31 de Marzo – Por primera vez en el papado de Francisco, una mujer va a escribir las meditaciones para el Vía Crucis en el Coliseo el Viernes Santo, dijo el viernes el Vaticano.
El autor de pruebas Via Crucis de este año será la profesora Anne-Marie Pelletier de Francia, una  biblista y el estudiante de la lengua y literatura comparada, que ganó el Premio Ratzinger en 2014.
Anne-Marie Pelletier es la cuarta mujer para redactar el Vía Crucis meditaciones, que son leídos por el Papa.
La última fue la madre Maria Rita Piccione, jefe de la Fundación de las Monjas Agustinas, por Benedict XVI en 2011.
Había dos precedentes bajo John Paul II: en 1993 fueron escritas por la Madre Anna Maria Canopi, jefe de la benedictina ‘Mater Ecclesiae’ Abbey, y en 1995 por la hermana Minke de Vries, monja en la comunidad protestante de Grandchamp en Switerland

http://www.ansa.it/english/news/vatican/2017/03/31/woman-to-draft-via-crucis-meditations_e5da460c-1ec8-46f5-9f5b-c333a8fe6c94.html

TRAILER. MUJERES LIDERES, CANAL WOBI DE LA T.V. DE E.T.B.


Conoce el liderazgo de las mujeres que han transformado el mundo.

Este mes por el canal WOBI de la TV digital interactiva de ETB.

 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: