¿CLERICALISMO? SÍNDROME DE LA SOLEDAD…Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*


En América Latina, hay una hermosa ave, que es el ave nacional de Guatemala, símbolo de la libertad, ¡el Quetzal!  Si se le pretende atrapar para enjaular, se muere!

Resultado de imagen para el quetzal ave

 

Acabo de leer un articulo sobre la propuesta para desarrollar una Iglesia descentralizada. (https://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2017/09/13/el-papa-francisco-se-mueve-para-desarrollar-una-iglesia-mas-descentralizada/).

No voy a referirme al “síndrome” del clericalismo como tal. Compartiré lo que he escuchado, lo que veo, y sus consecuencias.

En algunos espacios, institucionales de la Iglesia,  porque no son todos, los que hemos visto y escuchado, del gran potencial de pobreza de la gente y la actitud prepotente del representante “legal”. Donde este último, cuando no es que hace escrituras a su nombre de algún terreno, o vende lo que es ajeno, que ha sido trabajado y sudado por nuestros ancestros, como es el levantar un templo, un hospital, un ancianato, escuela o Colegio, etc.

Con dichas actitudes ponen de manifiesto de manera práctica y real que los laicos, el pueblo, los fieles, no se enteran de sus manipulaciones, y es de este modo y con estos comportamientos con los que van cavando su propia soledad, dando lugar a que se les mire con indiferencia, se les desprecie…pero, ¿cuál ha sido la reacción de estos personajes?  Observemos:

 

“¡Yo, soy quien mando, aquí!”, “Es a mí, a quien debes “obediencia”, “Cuando quieras o quieran, pueden irse”, “Para eso son los cánones, las constituciones y reglas y yo las estoy aplicando”, “Queda reducido al laicado”, “Queda ex-comulgado/a”, “Queda suspendido/a, por X tiempo”, “Está inhibido/a, hasta que haga un acercamiento a mi autoridad”.

Dichas, actitudes, llevan a los efectos del “síndrome” clerical de la soledad”. No se puede “mendigar” afectos, apoyo, con rejo, o báculo en mano, golpeando, zapateando contra el piso, delante de la comunidad o haciendo públicos, los decretos de sanciones en el tablero de los avisos a la entrada del templo, o “pulpiteando” por todos los medios.

¿Qué va a pasar con la “descentralización” de la institución eclesial? ¿Dónde están, aquellas mujeres y hombres a quienes se les ha dicho: “¡Ustedes son la Iglesia!”?

¿Están los laicos clericalizados? Observemos: “Fulano/a es mi obispa/o”. “Vamos a pedir permiso, al obispo/a, al padre, a la madre, a ver si se puede…”

¿Qué es esto tan horrible? ¿Un caos, un cisma, anarquía completa?

No, de ninguna, manera. ¡Es tomarle el pulso a nuestra conciencia eclesial! Me importa la Iglesia, me duele la Iglesia, soy de verdad Iglesia. ¿Qué he hecho por mi Iglesia? En última instancia, qué es lo que importa? ¿Para qué es la Iglesia? ¿Cuál es nuestra misión, como miembros de la Iglesia?

¡ANUNCIAR EL EVANGELIO! 

Todas y todos, somos servidores/as dentro de la Iglesia, somos Iglesia, no para conquistar, escalar, conseguir, cargos en Ella. Menos, explotarla, abusar de Ella, ejercer acciones corruptas y delincuenciales, propias de un Estado y Sociedad capitalista, neoliberal.

“MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO” Juan 18:36

Regresemos al ejemplo de Jesús. Él, no construyo templos, no ordeno a nadie. Su ministerio fue en las calles, en las casas, no vivió en palacio, no tuvo carros, o coches, ni guardaespaldas. Su traje, era el de la costumbre de la época. Fue critico, al Sanedrín, el estamento de las Sinagogas y al Estado romano.

Aceptó el apoyo de las mujeres, (Lucas 8:1-3; 1 Co.5:9) sin humillarlas o declaradas impedidas por ser mujeres, acercándose a ellas y dejándose tocar,(Lucas 7:36-50), (Lucas 8:45) rompiendo la costumbre judía que prohibía a los varones, hablar en público con las mujeres.(Juan 4:1-42).

Mirando todo esto a la luz del Evangelio. Cómo no mirar a Pedro, a Felipe, y a los otros, con admiración, el testimonio de su anuncio del Evangelio, a pesar de tener suegra, ser casados y tener hijos? En que afecta el ser ex??? y anunciar el Evangelio?

¿Qué efecto o huella,  ha dejado en ti, tu Bautismo, como hijo/a de Dios empoderado de la Iglesia? Todas y todos/as, somos responsables del papel que realiza la Iglesia, como mensajera del Evangelio, facilitándonos el camino para dirigirnos a la Esencia Divina, Dios-Padre-Madre Creador, conociéndole y dándole a conocer, como nos lo enseñó Jesús, nuestro Hermano y Maestro: “Cuando oréis decid: Abbá=Padre, santificado sea tu nombre; venga tu reino…” Lucas 11:1..)

¿Qué nos hace falta, qué necesitamos? Muchas/os laicos comprometidos/as, que se acerquen, descubran y den a conocer, la PALABRA DE DIOS!

“Salgamos con gozo al mundo, ANUNCIAR EL EVANGELIO”

Soy el ave de la Libertad.

*Presbitera católica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

MENSAJE DEL 37 CONGRESO DE TEOLOGÍA. MUJERES Y RELIGIÓN: DE LA DISCRIMINACIÓN A LA IGUALDAD DE GÉNERO


1.Del 7 al 10 de septiembre de 2017 hemos celebrado el 37 Congreso de Teología sobre “Mujeres y Religión: De la discriminación a la Igualdad de Género” en un clima de debate sereno, diálogo sincero y encuentro fraterno-sororal. Comenzamos guardando un minuto de silencio como expresión de condena por los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils y de solidaridad con las familias, y otro por los asesinatos de mujeres producidos en España y en todo el mundo. Nos unimos con un nuevo minuto de silencio al dolor de los pueblos afectados por varios huracanes y terremotos que han causado decenas de muertos en Estados Unidos, México y El Caribe.

  1. Hemos hecho un análisis crítico del patriarcado como sistema de dominación contra las mujeres, las niñas, los niños y las personas más vulnerables de la sociedad. Este sistema se encuentra en alianza con otros modelos de dominación: capitalismo, colonialismo, fundamentalismo, depredación de la naturaleza, y provoca discriminaciones de género, clase etnia, cultura, religión, procedencia geográfica y orientación sexual en todas las esferas de la vida: lenguaje, vida cotidiana, política, economía, educación, trabajo, familia, espacio doméstico, cultura, ciencia, creación artística, lugares de ocio, medios de comunicación, publicidad.
  2. Nuestra crítica se extiende a las religiones, que tienen una estructura patriarcal, transmiten una ideología androcéntrica, imponen una moral machista y desarrollan prácticas sexistas. En la mayoría de los casos no se reconoce a las mujeres como sujetos religiosos y éticos, sino que las consideran inferiores, subalternas y dependientes. Las excluyen de los espacios de lo sagrado, las marginan de los puestos de responsabilidad, del ejercicio del poder y de los ámbitos de decisión. Generan en ellas actitudes de obediencia y sumisión calificadas como virtudes.
  3. Hemos analizado críticamente y condenado la violencia contra las mujeres y las identidades sexuales disidentes en sus múltiples manifestaciones: cuerpos colonizados; violencia machista como arma de guerra, violaciones, prostitución, trata de mujeres, vientres de alquiler, abusos sexuales de niñas y niños, venta de órganos, niñas y niños robados, penas de muerte, feminicidios, agresiones contra gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales, maltrato a la infancia, retirada de la custodia de los hijos y las hijas a las madres y entrega a los padres condenados por maltrato.
  4. Los dirigentes religiosos se prodigan en condenas contra el aborto, el divorcio, las relaciones prematrimoniales, los métodos anticonceptivos, el matrimonio homosexual, la fecundación in vitro, los derechos sexuales y reproductivos. Descalifican la teoría de género a la que llaman “ideología de género” y la consideran la más perversa de la humanidad. Condenan los movimientos feministas y el LGTBI y muestran su oposición a las leyes de igualdad efectiva entre hombres y mujeres. En sus documentos y declaraciones públicas generan con frecuencia diferentes formas de violencia de género: sexual, simbólica, religiosa, psicológica, y fomentan actitudes y comportamientos machistas y homofóbicos en las personas creyentes y en la ciudadanía. Muestran, sin embargo, insensibilidad hacia la violencia de género, el patriarcado, el sexismo y la LGTBIfobia. En la Iglesia católica se veta a personas sexualmente disidentes el acceso al ministerio sacerdotal y la participación en actividades pastorales.
  5. Hemos dado la palabra a mujeres activistas que han expuesto las aportaciones de los movimientos feministas en diferentes áreas geoculturales, especialmente en América Latina, África y España, y a mujeres creyentes que han hablado de los Movimientos de Mujeres en las religiones que, en sintonía con los movimientos feministas, luchan contra todo tipo de discriminación y en defensa de la igualdad de género.
  6. Valoramos positivamente el encuentro fecundo entre feminismo y cristianismo, que ha provocado la rebelión de las mujeres contra el sistema patriarcal y el nacimiento de la teología feminista, que reconoce el protagonismo de las mujeres en el movimiento de Jesús entendido como discipulado igualitario, en el nacimiento de la Iglesia cristiana por ser testigos de la resurrección y en las primeras comunidades cristianas donde ejercían los ministerios y los carismas sin discriminación, conforme a la afirmación de Pablo de Tarso: “Ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3,28).

La exclusión de las mujeres del ministerio ordenado no responde a razones bíblicas, teológicas o históricas, sino que es el resultado de la pervivencia del patriarcado instalado en la cúpula del poder y en la organización de las instituciones religiosas. Denunciamos que se castigue con la excomunión a las mujeres ordenadas sacerdotes en la Iglesia católica.

  1. Fecundo está siendo el encuentro entre el feminismo decolonial y las teologías feministas, que critican el feminismo hegemónico-occidental, cuestionan la colonialidad del poder, del saber, del tener, del ser y del género, defienden la descolonización de las mentes, del discurso teológico y de las prácticas liberadoras de las religiones y recuperan los saberes, los símbolos y la espiritualidad de los pueblos originarios.
  2. Hemos descubierto que espiritualidad y política son dos realidades indisociables y hemos tomado conciencia de la necesidad y urgencia de una espiritualidad política, que lleva a escuchar el grito de la Tierra y el clamor desgarrador de millones de personas hambrientas de pan y de derechos y a luchar por Otro Mundo Posible.

 

  1. La lección que hemos aprendido en este Congreso es que entre feminismo y religión no hay contradicción y que se puede ser creyente y feminista. Ese es el desafío al que hemos de responder.

Madrid, 10 de septiembre de 2017

Remitido al e-mail

¿Cuánto poder ha perdido la iglesia católica de Colombia?


La visita del Papa a Colombia es un acto pastoral para reforzar el vínculo de los fieles con la iglesia católica. Pero en el país hay ya miles de centros evangélicos que han venido ocupando los espacios tradicionalmente dominados por esta. Hablamos de ello con Helwar Figueroa, estudioso de estos movimientos religiosos

NATALIO COSOY/ BBC MUNDO

 Las iglesias cristianas evangélicas han crecido enormemente a la sombra de la Iglesia Católica

El papa Francisco llega a una Colombia que, aun siendo el séptimo país con más católicos del mundo, es menos católica que la que visitó hace 31 años el papa Juan Pablo II.

Ese retroceso de la feligresía puede deberse a múltiples factores, pero uno especialmente fuerte tiene que ver con la avanzada de las comunidades evangélicas.

En el plebiscito de octubre de 2016 sobre el acuerdo de paz con las FARC, en el que ganó el No, se dijo que el resultado estuvo fuertemente influido por esas iglesias protestantes, que en esa votación mostraron su capacidad de movilización política, incluso -para algunos- superior a la de la católica.

¿Es eso, sumado a la multiplicidad de iglesias evangélicas, miles en Colombia, prueba de que está desplazando al catolicismo en el país en su capacidad político-social?

“Hasta hace 20 años el 90% éramos católicos en América Latina. Pero esas cifras se han modificado”, dice Helwar Figueroa, profesor de la Universidad Industrial de Santander.

Para responder a esta pregunta, en BBC Mundo conversamos con Helwar Figueroa, profesor de la Universidad Industrial de Santander y estudioso de temas de religión en Colombia, miembro del grupo de investigación Sagrado y Profano.

¿Cuán fuerte es la capacidad político-electoral de los grupos cristianos evangélicos?

Más o menos en los últimos 20 años en América Latina, porque no es un fenómeno solamente colombiano, los grupos pentecostales (así se les conoce en el mundo académico a las iglesias cristianas evangélicas) han crecido significativamente. Donde más han crecido es en México, Brasil, Centroamérica, Colombia y un poco en Argentina.

Hasta hace 20 años el 90% éramos católicos en América Latina. Pero esas cifras se han modificado. Si nos fijamos en ellas, encontramos por ejemplo que, en Colombia, donde el 88% éramos católicos en los 80, hemos pasado a ser como el 72%. Digo “como”, porque en el censo no decimos la filiación religiosa. En Brasil y México sí. Esas cifras son aproximadas, recopiladas a partir de encuestas.

Helwar Figueroa es un estudioso de la evolución de las iglesias evangélicas en Colombia.

En todas vemos que desde los años 80 hay un crecimiento de los grupos pentecostales y no los protestantes históricos, como luteranos, calvinistas y presbiteriano.

Los pentecostales son los que han crecido más porque su manera de hacer proselitismo religioso es mucho más activa y más carismática. Esa es una de las características del pentecostalismo, diferente a los protestantes históricos.

Las Asambleas de Dios (pentecostales, una escisión de los protestantes históricos) llegaron a Colombia en los años 40. Eran los “papás” de aquellos que crecieron luego muchísimo, los “neopentecostales”, como la Iglesia Universal en Brasil, los movimientos carismáticos en Argentina, México y Centroamérica.

Así, está el movimiento religioso del grupo político MIRA (Movimiento Independiente de Renovación Absoluta), la Iglesia de Jesucristo Internacional, la Misión Carismática Internacional, la Casa sobre la Roca.

En el Ministerio de Gobierno hay registradas más o menos 5.000 iglesias pentecostales, porque una de sus características es que se dividen rápidamente. Un pastor que está medio formado se abre de la iglesia madre y crea otra con otro nombre.

Para ellos es más importante contar cómo se volvieron pentecostales o cristianos que la propia Biblia. En cambio, para los históricos es fundamental la Biblia.

Obviamente hay una ética del comportamiento. Al volverte cristiano, si eras drogadicto ya no lo vas a ser; si le pegabas a tu mujer, ya no le vas a pegar. Vas a ser supuestamente más responsable con la familia. Y eso en cierta forma ha sido positivo, allí donde ha funcionado.

¿Se conoce el número de fieles de estas comunidades?

No son 10 millones, como dicen ellos. A todas las iglesias les interesa mostrarse muy grandes. Si le preguntas a un pastor cuánta gente hay en su iglesia, te puede responder 20.000. Pero quienes asisten al culto son 300.

Eso explicaría por qué el único partido cristiano que en este momento tiene representantes en el Senado y en concejos municipales es el MIRA. Los otros no tienen porque tal vez no son tantos como uno cree.

Lo que yo concluyo con todas las investigaciones que he hecho es que ellos se sobredimensionan porque eso les da un poder de negociación con las élites regionales políticas. Como este es un país clientelista, dicen: “Yo tengo 1.000 hermanos cristianos que van a hacer lo que yo les diga que haga o que voten a tal candidato, entonces ¿qué me da a cambio?”. Pero todos ellos que van allá no votan por quien diga el pastor.

La primera ola de protestantes en Colombia fue de luteranos, calvinistas y presbiterianos, que no son las iglesias que más han crecido en los últimos 20 años.

Estas iglesias, dice Figueroa, ofrecen la promesa de una vida mejor.

Un cristiano de los años 90, Colin Crawford, decía que ellos se metieron en el mundo de la política porque pensaron que los cristianos iban a votar cristiano, pero se dieron cuenta de que no todos lo hacían así.

Por eso, en esa década, cuando hubo una ley que exigía un mínimo de votos para que fuera reconocido por el Estado y poder recibir financiación, muchos de estos partidos cristianos desaparecieron. No cumplían con el requisito.

Otra cosa: dentro de los cristianos, los grupos protestantes, hay una escisión entre los trinitarios y los unitarios. Y eso tiene que ver con una lectura teológica de la Biblia.

Unos no creen en la política y otros sí. Los que creen en la política partieron de la idea de que iban a cristianizar la política al acabar con la corrupción, por ejemplo como el exsenador de la iglesia Centro Misionero Bethesda, que terminó siendo investigado por corrupción.

La promesa de una vida mejor no siempre se cumple, lo que termina generando mucha movilidad entre iglesias.

Lo que ocurrió fue lo contrario: que la política los penetró y los penetró con el clientelismo y la corrupción. Por eso fracasaron esas ideas o esas propuestas políticas.

Más allá de eso, ¿no hay un crecimiento de estas iglesias en detrimento de la Católica? Sí, claro.

Aunque, a pesar de que las cifras proyectaban un crecimiento exponencial para las pentecostales, llegaron al 12%, 13% en diferentes encuestas y se estancaron.

Crecieron con mucha fuerza en los años 90 y principios de la década del 2000. Pero de 2005 para acá, se estancaron.

¿Por qué ocurre eso? Porque muchos se volvieron como descreídos.

Es decir, fueron a la iglesia cristiana que, por lo general, les estaba vendiendo una teología de la prosperidad. O sea, que usted por ser converso, por ser salvo y por haber sido tocado por el Espíritu Santo, Dios lo iba a bendecir con dinero. Pero no ocurrió y la gente empezó a perder fe en esas comunidades.

Los que se enriquecen por lo general son los pastores de las iglesias y eso pone en cuestión a los creyentes.

Figueroa dice que en muchos casos las iglesias pentecostales dicen tener más feligreses que los que realmente tienen.

Así, como hay tanta oferta de iglesias, empiezan a pasarse de una a otra.

Por ejemplo, hay una iglesia que está muy basada en la profecía. Ahí le están diciendo que usted va a ser alguien salvo y que va a ser bendecido por Dios. Y usted, que tiene un problema de tipo sentimental, va a querer que en esa profecía se le diga que va a conseguir pareja o va a conseguir trabajo o lo van a sanar o va a tener buena suerte. Cada iglesia se especializa en darle fuerza a una de esas profecías.

Cuando eso no se logra, ese cristiano se pasa a otra con la esperanza de que sí se logre. Cuando no se logra, se pasa a otra.

Entonces, en América Latina en un año puedes encontrar una iglesia muy fuerte y, al otro, es muy muy pequeña.

Uno creería que son otros cristianos y no: son los mismos que se están pasando de una iglesia a otra.

Aunque lo que se está empezando a percibir es que se están volviendo incrédulos. Hay como cierto cansancio.

¿En todo caso, cuál ha sido la reacción de la Iglesia Católica ante la avanzada pentecostal en la política?

En lo referente a la política, la Iglesia Católica en Colombia es tremendamente conservadora.

El papa Francisco recorre las calles de Bogotá en el papamóvil.

Ese sector es el mayoritario dentro de la Iglesia y logró asumir posiciones de poder y negociar con el status quo, con los Conservadores, hasta los años 30.

Así, negoció una cantidad de prebendas que constitucionalmente se les reconocieron en 1886, cuando el Estado se volvió, según algunos autores, confesional. Aunque yo lo llamaría un Estado que se aprovecha de la capacidad y legitimidad de la Iglesia para poder gobernar y que algunos autores lo definen como un régimen de cristiandad.

Actualmente yo podría decir lo mismo. La Iglesia católica intentó, para poder mantener su legitimidad, sus ventajas frente a un Estado que solamente hasta la Constitución de 1991 conoció la diversidad religiosa, estar cerca de éste. Porque el Estado conservador o liberal le dio unos privilegios, se los ha reconocido.

Estos privilegios entraron en crisis en 1991, con la Constitución, que permitió la entrada de todos estos grupos pentecostales al escenario de lo público y de lo político.

La Iglesia Católica sigue siendo la institución religiosa más fuerte de Colombia, con el mayor número de fieles, universidades y otras entidades.

Hasta ahí se podría decir que la Iglesia católica era la oficial del Estado y no se reconocía la diversidad religiosa que sí reconoce esa Constitución.

En las discusiones en torno a la Asamblea Constituyente del 91, la Iglesia claramente se mostró contraria a cualquier reforma que le quitara sus privilegios.

Antes, el vínculo de sectores del conservadurismo con sectores más conservadores de la Iglesia Católica, le permitió que en muchas ocasiones fuera el primado de Colombia, quien, desde 1886 casi hasta 1930, diera el visto bueno al candidato conservador a la Presidencia.

Con la Constitución de 1991 ese poder que la Iglesia tenía se puso en cuestión, los pentecostales empezaron a ganar presencia, tanto es así que comenzaron a participar a través de diferentes partidos en el escenario de la política nacional y a lograr poner varios senadores.

Los más importantes fueron el Partido Nacional Cristiano (Misión Carismática Internacional), muy relevante en los 90; la Cruzada Estudiantil y Profesional de Colombia (su sigla era C4); y el MIRA, que sale de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional.

Esos partidos confesionales cristianos que ganaron esa visibilidad en los 90 y hasta mediados de la primera década del siglo XXI (cuando el único que quedó fue el MIRA), se enfrentaron a una Iglesia que no había estado acostumbrada a que en el escenario político tuviera competencia.

Los edificios de estas iglesias se ven por toda Colombia. Algunos son grandes centros de congregación otros son pequeñas casas o edificaciones adaptadas como templos.

Para la Iglesia Católica no ha sido fácil teológicamente enfrentarse a estas corrientes pentecostales que le logran sustraer muchos creyentes.

De hecho, hay una Iglesia católica carismática que intenta, con los mismos rituales que utilizan los pentecostales, atraer a esos sectores populares que ven en esas prácticas religiosas un sentido de inclusión, de alegría, de compromiso con los feligreses más fuertes que el que tradicionalmente tenía un cura.

Entonces ya uno empieza a ver en algunas iglesias más párrocos multitudinarios, que en cierta forma asumen una actitud carismática, como el Padre Chucho.

Teológicamente a la Iglesia le ha costado, y políticamente también, porque no tiene los elementos que sí tienen los pentecostales para participar en la política. Y es que la Iglesia católica nunca necesitó participar políticamente, dado que llegaba a acuerdos con las élites conservadoras. En cambio, estos sectores carismáticos sí tienen que hacer política y campañas electorales para que sus pastores sean elegidos, o sus candidatos.

La Iglesia Católica nunca lo hizo. De hecho en Colombia nunca hubo un partido demócrata cristiano como sí lo hubo en otros países de América Latina, como Chile o Venezuela. En Colombia no fue necesario porque los conservadores eran muy católicos.

Entonces políticamente la Iglesia católica no tiene herramientas para enfrentarse a los pentecostales. Apela un poco a sus relaciones con los partidos tradicionales y con ciertos sectores de las élites de ambos partidos para intentar defender sus privilegios, que son cuestionados por estos grupos pentecostales, que exigen los mismos derechos, que les otorgó la Constitución de 1991.

En el marco del plebiscito por el acuerdo de paz con las FARC de 2016, en el que ganó el No, el presidente Juan Manuel Santos se reunió con 14 representantes de iglesias evangélicas.

Es más, no los enfrenta, porque considera que no es necesario. Los sigue viendo como sectores minoritarios. Sin embargo en sus encuentros espirituales, retiros en la Pastoral Social, ellos son conscientes que en Colombia, como en América Latina, sus creyentes se les están yendo y ellos no han logrado evitarlo.

En los años 60 y 70, la teología de la liberación sí logró evitar que muchos de esos feligreses terminaran en manos de los grupos guerrilleros de influencia comunista.

Pero actualmente considero que la Iglesia no está en la capacidad de hacerle frente a estos grupos pentecostales, por lo menos en el mundo de la política.

La catedral de Bogotá ocupa un espacio que difícilmente alcancen las iglesias pentecostales, por más expansión que tengan.

Recuerdo que en Norte de Santander hubo un cura que se lanzó a la política, al igual que un cura en Barranquilla, Bernardo Hoyos Montoya, que fue muy cuestionado por la manera en que manejó los recursos de la Alcaldía. Es un ejemplo que sirve para mostrar cómo la política, al igual que en el caso de muchos pastores pentecostales, termina corrompiendo.

Pero son la excepción, porque la mayoría de los curas no se meten en política.

Y no creo que esa situación se modifique. Creo que el signo de la Iglesia en el mundo de lo político en el siglo XXI se ha perdido y tiene que buscar otros escenarios por fuera de la política, para lograr incidir.

http://www.el-nacional.com/noticias/bbc-mundo/cuanto-poder-perdido-iglesia-catolica-colombia_202513

CASOS DE IMPLICACIÓN DE LA IGLESIA EN CRIMENES DEL PARAMILITARISMO


317530681-Casos-de-implicacion-de-la-iglesia-en-crimenes-del-paramilitarismo

Evangélicos en Colombia se lanzan a “cruzada electoral” por la presidencia


POR: ANGELO FLOREZ DE ANDRADE  @AFLOREZDEANDRAD  AGO 29, 2017, 3:41 PM
La diputada Ángela Hernández junto al youtuber Oswaldo Ortiz (youtube)
La diputada Ángela Hernández junto al youtuber Oswaldo Ortiz (youtube)

Antes de 1991 la Iglesia Católica gozaba de un status constitucional como religión “de la Nación” colombiana. La Constitución de 1991 removió ese privilegio de la Iglesia Católica y permitió un contexto de mayor libertad política y religiosa. Luego de la redacción de la Constitución de 1991, varios grupos religiosos no católicos han aparecido en el país. Este fenómeno es especialmente importante entre los cristianos reformados. Grupos como el MIRA, PACTO o LIBRES han alcanzado una modesta visibilidad electoral en el país. Diversas organizaciones evangélicas también han impregnado a los partidos políticos en el país. El Centro DemocráticoPartido de la U, Cambio Radical y hasta el Partido Liberal tienen facciones cristianas evangélicas.

Hasta el momento, cinco precandidatos presidenciales han anunciado defender los valores del cristianismo político. En el PanAm Post le contamos cómo se mueven algunas iglesias cristianas para encarar las elecciones de 2018.

El contexto

Uno de los puntos de inflexión para el aumento de la actividad política de los cristianos evangélicos en colombiana sucede en 2016. En este año, según diversos grupos religiosos, el gobierno Santos habría “promovido” una serie de cartillas que estimulaban  la homosexualidad y la ideología de género“.

El debate en torno a la “ideología de género” aumentó con el plebiscito para refrendar los acuerdos FARC-Santos en 2016. Para muchos pastores, los acuerdos implicarían la aplicación de una “ideología de género”. El pastor y concejal bogotano Marco Fidel Ramírez fue más allá y aseguró que Santos buscaba instaurar un régimen “ateo-marxista y homosexual”.

En este contexto político, varias organizaciones religiosas decidieron manifestarse en agosto de 2016 en contra de “la ideología de género” y “en defensa de la familia”. Estas marchas catapultarían el trabajo de líderes cristianos como Oswaldo Ortiz, la diputada Ángela Hernández y el concejal Marco Fidel Ramírez.

Unidos contra la adopción por parte de parejas del mismo sexo

Otro de los hitos del cristianismo político en Colombia es el proyecto de referendo propuesto por Viviane Morales entre 2016 y 2017. La senadora “liberal” recogió 2’135.000 firmas para restringir el derecho a la adopción de niños exclusivamente a parejas heterosexuales. El proyecto de Morales recibió el apoyo de diferentes iglesias y organizaciones cristianas.

Aunque el proyecto de la senadora Morales no fue aprobado, Viviane ganó notoriedad pública. Fue tal la relevancia que ganó la senadora que varias iglesias propusieron la candidatura presidencial de Viviane Morales.

¿Se unirán los partidarios del cristianismo político en un partido?

La crisis de las cartillas y el plebiscito FARC-Santos conllevaron a la reacción de distintos líderes e iglesias cristianas. En este sentido, varios pastores han impulsado una serie de reuniones para propiciar la intervención de los cristianos en política electoral. Estos encuentros fueron denominados “Gran Encuentro Nacional para Discipular a la Nación e impactar las elecciones de 2018“. A estas reuniones habrían asistido importantes líderes del cristianismo político colombiano como Miguel Arrázola, Eduardo Cañas, Viviane Morales, John Milton Rodríguez entre otros.

Según algunos asistentes al Gran Encuentro Nacional para Discipular a la Nación e impactar las elecciones de 2018, pastores como Miguel Arrázola y Eduardo Cañas hablaron de la creación de un partido cristianos evangélico. A estas discusiones no se habrían sumado ni Ricardo Arias ni los integrantes del Partido MIRA, ni la Misión Carismática Internacional.

A pesar de los mencionados encuentros, aún no ha surgido un movimiento que unifique a los cristianos evangélicos del país. Por el contrario, existen múltiples partidos políticos y líderes cristianos que se postularán a las elecciones de 2018. Para las elecciones presidenciales ya hay al menos cinco precandidatos presidenciales que buscan el voto cristiano: Alejandro Ordóñez, Viviane Morales, Ricardo Arias, Édgar Espíndola y Marco Fidel Ramírez. La lista podría ampliarse.

Alejandro Ordóñez y “La patria de pie”

El destituido procurador Alejandro Ordóñez, ferviente católico lefrevrista, designó a David Name como su candidato a la vicepresidencia. Esta elección sorprendió a varios ya que Name es pastor de una iglesia evangélica, el Ministerio Profético Dunamis. No se esperaba que el candidato del catolicismo tradicionalista eligiera a un cristiano reformado como su vicepresidente.

El movimiento de Ordóñez y Name se llamará “La patria de pie”. Sus lemas iniciales de campaña serán “nada sin Dios, todo por la Patria” y “Por la familia”.

A algunos líderes cristianos les ha animado la candidatura de Ordóñez.  Son los casos de la diputada Ángela Hernández y del twittero Oswaldo Ortiz quienes han anunciado su simpatía por la candidatura de Ordóñez.

La campaña de Viviane: “el camino recto hacia la presidencia”

La senadora Morales ha anunciado que buscará ser la candidata a la presidencia del Partido Liberal. Viviane apela a “a todos los cristianos” a apoyar su candidatura “basada en valores”. La candidatura de Morales agrada a varios líderes de las iglesias colombianas. Este es el caso de Jhon Milton de la iglesia cristiana Misión de las Naciones por la paz.

 

Sin embargo, Morales deberá enfrentar a los demás precandidatos presidenciales de su partido: Juan Manuel Galán y Luis Fernando Velasco. Ambos aseguran que podrían dejar el partido si Morales gana la candidatura presidencial. Y no son los únicos, varios líderes históricos de estos partidos han sido críticos con la ideología política de Morales. Son los casos de Horacio Serpa o Héctor Riveros.

Los candidatos de Opción Ciudadana

El partido Opción Ciudadana, antiguo Partido de Integración Nacional, asegura que tendrá candidato presidencial propio. Aunque Opción Ciudadana no es un partido de orientación cristiana, y dice ser “pacifista, ambientalista” y defensor de las libertades individuales, tendrá dos precandidatos presidenciales con orientación tradicionalista evangélica.

Los precandidatos presidenciales de este partido son los pastores Marco Fidel Ramírez y Édgar Espíndola, junto a José Antonio Rocha. Ramírez es reconocido por sus polémicas posturas. Además de asegurar que Colombia se acerca a una “dictadura homosexual”, Ramírez ha pedido abolir Halloween en Bogotá.

 

Édgar Espíndola, ex senador, también es reconocido por sus controversiales propuestas y afirmaciones. Para Espíndola la aprobación del matrimonio de parejas del mismo sexo conduciría a la legalización de la zoofilia y la necrofilia.

 

¿Otras candidaturas del cristianismo político?

Además de Morales, Ordóñez y los pastores de Opción Ciudadana, los partidos políticos cristianos existentes impulsarían un candidato presidencial propio.

El Movimiento Cristianos Libres buscará las firmas necesarias para tener candidato presidencial propio. Se trata de Ricardo Arias, exsenador y ex presidente del Fondo Nacional del Ahorro. Arias tendrá como lema de campaña “primero es la familia”.

El movimiento MIRA planea desde ya su estrategia electoral para regresar al Senado e incrementar el número de representantes en Cámara. Esta organización cristiana no descarta tener candidato presidencial en las próximas elecciones.

¿Qué pasará con el voto cristiano evangélico en 2018?

Dada la relevancia política que han adquirido causas del cristianismo político, hay un boom de candidatos que dicen representar los valores del cristianismo evangélico en el país. Sin embargo, a pesar de querer representar al cristianismo evangélico, los candidatos representan a ciertas iglesias, pero no a todas. Por estas razones es difícil pensar en que exista un partido que unifique a todos los candidatos que defienden el cristianismo político en el país.

Ordóñez deberá convencer a las iglesias cristianas de que su candidatura no representa un integrismo católico excluyente. Por su parte, Morales tendrá que enfrentar la oposición interna de su partido para convertirse en la candidata presidencial del Partido Liberal. Los pastores de Opción Ciudadana no sólo tendrán que derrotar a José Antonio Rocha, sino que también deberán confrontar a los sectores de su partido que buscan apoyar a un candidato presidencial de otro partido.

Ricardo Arias tendrá mucho trabajo qué hacer para posicionarse como candidato presidencial dadas las dificultades que presenta hacer política electoral independiente en Colombia. Por su parte, el MIRA deberá hacer un trabajo titánico para preservar su personería jurídica así como consolidar una candidatura presidencial popular.

Sin duda alguna el cristianismo político es electoralmente rentable. Sin embargo, sólo un 14% de la población colombiana practica alguna forma de cristianismo reformado. En este sentido, los candidatos defensores de la politización del cristianismo evangélico tendrán que presentar propuestas que convenzan a sectores no cristianos. Si los candidatos cristianos presentan proyectos exclusivistas enemigos de la libertades religiosas y sexuales, serán derrotados.

 

Angelo Florez de AndradeAngelo Florez de Andrade

Angelo Flórez de Andrade es internacionalista de la Universidad del Rosario y Maestría en Ciencia Política de la Universidad de Gotemburgo. Ha sido profesor en varias instituciones educativas de Colombia. Síguelo en @Aflorezdeandrad.

https://es.panampost.com/angelo-florez/2017/08/29/evangelicos-en-colombia-se-lanzan-cruzada-electoral-por-la-presidencia/

CHILE. MONSEÑOR PIÑERA: “Ha sido una pérdida muy grande la separación de evangélicos y pentecostales”


Su gran dolor:


domingo, 13 de agosto de 2017


Reportajes
El Mercurio

Le pasó a poco de llegar al país, en la década de 1930. Bernardino Piñera caminaba por el centro de Santiago y se sorprendía por la gran cantidad de gente en la calle, las mujeres envueltas en paños negros, las iglesias iluminadas, las aglomeraciones de personas entrando a ellas: era jueves santo. Una fecha que ni se notaba en el laico París donde se crió, y una imagen que hoy parece inverosímil también en la capital chilena.

El recuerdo lo hace cuando se le pregunta por la situación actual de la Iglesia Católica y lo que parece una notoria pérdida de su influencia en el país.

“Ha habido -dice- un desinfle de la piedad popular, pero en la historia de la Iglesia la piedad popular se ha inflado y desinflado miles de veces. Y no siempre el alta y la baja sociológica corresponde a una baja de la fe, sino a una manera diferente de vivirla. Entonces, no soy catastrófico”.

El cambio también se advierte en otras áreas, como la aprobación del aborto. A propósito de eso, recuerda la historia de la madre del cardenal Silva Henríquez, a quien después de su tercer parto le dijeron que, por salud, no debía tener más hijos; ella, sin embargo, “era una señora muy católica, dijo voy a tener los hijos que Dios me mande, ¡y tuvo 18! El cardenal fue el decimosexto. Claro, no todo el mundo tuvo esa suerte, pero esa era la actitud normal de una mujer católica hace cincuenta años”.

Claro que el tema de fondo es para monseñor Piñera más profundo:

“Me duele que en Chile se haya perdido el respeto a la vida, porque eso también se nota en la criminalidad y en muchas otras cosas. Que se haya perdido el respeto a la vida, apartándose no tanto del evangelio, sino de la ley natural. Yo noto que esa moral universal se ha debilitado mucho en el mundo. Y eso es grave”.

Hay otra cuestión que también le duele:

“La Iglesia Católica ha tenido una pérdida muy grande con la separación de los pentecostales y de los evangélicos. El que una parte importante del pueblo chileno, del pueblo modesto, se haya salido de la Iglesia, no para buscar una promoción económica o social, sino para ser más religiosos, para rezar más, a mí me duele muchísimo, porque siento que lo que ellos hacen es mi iglesia. El día más feliz de mi vida será el día en que logremos ponernos de acuerdo aquí en Chile con los evangélicos, con los pentecostales. Yo siento que rezo en las iglesias de ellos igual como rezo en la mía… el mismo enfoque religioso, la misma fe en Cristo”.

http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=388038

Niñez, abuso sexual y líderes religiosos


Publicado el: 12 agosto, 2017

Tahira Vargas“La violencia sexual se define como “conductas sexuales, coercitivas o no, impuestas a una persona menor de edad, por una persona mayor, que puede ser físicamente superior, con más experiencia y recursos, que utiliza incorrectamente su poder o autoridad. En la violencia sexual se hace referencia al abuso sexual. El abuso sexual es una forma extrema de violación a los derechos humanos de las niñas, los niños y las personas adolescentes, dejando graves secuelas emocionales y psicológicas en las víctimas”. (ONU, 2006:40).
En la cita anterior se establece como elemento clave del abuso sexual, la relación de poder. Muchas figuras de autoridad como: líderes religiosos, directores de centros educativos, docentes, padres, tíos, aprovechan su posición de autoridad para abusar de niños, niñas y adolescentes lo que tiende a ser ocultado e invisibilizado en perjuicio de las víctimas.
Esta semana una noticia ha consternado a nuestra sociedad, el doble crimen de abuso sexual y homicidio cometido por un sacerdote contra un menor de edad. Este caso se suma a otros que se han presentado públicamente en los que niños y adolescentes han sido víctimas de violaciones sexuales cometidas por líderes religiosos tanto de la iglesia católica como de iglesias protestantes.
¿Cómo es que dentro de un espacio religioso se puede generar una relación de abuso sexual hacia una población tan vulnerable como son niños, niñas y adolescentes?
El hecho de que sean figuras de autoridad les otorga la confianza y el permiso social para acercarse, manejar el cuerpo y violentar los derechos de niños, niñas y adolescentes. La permisividad social hacia las figuras de autoridad está sostenida también en la ausencia de sospechas de que sean sujetos de riesgo para la niñez y adolescencia en las comunidades y familias.
Las denuncias contra agresores sexuales que ostentan poder religioso, familiar, social y/o político son escasas. Muchos niños, niñas y adolescentes ocultan que han sido víctimas de violencia sexual por una mezcla entre miedo y culpabilización socialmente aprendido.
A ello se le agrega la impunidad. El hecho de que las denuncias de violaciones sexuales ejercidas por líderes religiosos queden impunes provoca que estos círculos de violencia sexual se reproduzcan por la falta de un régimen de consecuencias.
Estos hechos lamentables deben servir de alarma social para la prevención desde la protección efectiva de la niñez y adolescencia y la ruptura con la impunidad, complicidad y ocultamiento de los círculos de abuso sexual. Junto a ello se hace necesario que las instituciones religiosas tomen medidas de control, supervisión, expulsión y sometimiento a la justicia hacia quienes presentan inclinaciones de pederastia y pedofilia.

http://hoy.com.do/ninez-abuso-sexual-y-lideres-religiosos/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: