El Espíritu y el ocaso de las religiones: José Arregi


may142018

 

Enviado a la página web de Redes Cristianas

José Arregui1Dentro de una semana es Pentecostés, que en griego significa cincuenta. En la liturgia cristiana, es la fiesta del Espíritu o del aliento universal, alma de cuanto es, energía originaria que crea y une, mueve y transmuta sin cesar todas las formas. Todo, sin cesar. También las religiones, y a esto me referiré en particular.

Cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles, escrito por el año 80, que cincuenta días después de la Pascua, estando las discípulas y discípulos de Jesús encerrados en su cenáculo, de pronto irrumpió el Espíritu, ardió como llama de fuego en sus corazones, disipó sus miedos, los lanzó afuera, “hasta el fin del mundo”. Hablaron nuevas lenguas, rompieron los límites de su religión judía, inventaron nuevas formas sin sujetarse a ellas, trascendieron fronteras, se hicieron hermanas y hermanos de todos, con un mensaje simple y hondo: el Evangelio de Jesús, liberador de opresiones, sanador de heridas. Sin embargo, no mucho tiempo después, los seguidores de Jesús se hicieron “cristianos”, construyeron templos, erigieron sacerdocios y jerarquías, definieron dogmas. El nuevo movimiento se volvió religión. Y así dos mil años hasta hoy.

Pero hoy vivimos, de nuevo, un tiempo singular y crítico. Un tiempo espiritual postsecular y postreligioso a la vez. Un nuevo tiempo en el que el Espíritu irrumpe y se postula más allá de las religiones, y éstas vuelven a revelarse como meras formas contingentes y pasajeras del Espíritu. Lo viejo se desvanece y lo nuevo no ha hallado aún su forma dinámica, mutante y transformadora, su forma fecunda. Todo indica que, para una mayoría creciente, ya no será una forma religiosa en el sentido tradicional: un sistema de creencias, ritos y normas inmutables, fundadas en seres “sobrenaturales” y sometidas a una autoridad sagrada, jerárquica, infundida de lo alto. Como nunca hasta hoy desde el origen de las grandes culturas religiosas, se dibuja en el horizonte el ocaso de este marco religioso tradicional que tomó cuerpo hace unos 8.000 años en el valle del Nilo, en los oasis de Palestina y Siria, en las fértiles llanuras del Tigris y del Éufrates en Irak, en los valles del Indo y del Ganges en la India, y a orillas del Chang Jiang (“el río largo”) y del Hohangho (“el río amarillo”) en China…

Es propio de las religiones, como de todas las formas, aparecer, evolucionar y pasar, dar paso –pascua– a otra forma que sostenga la vida, una forma que puede ser o no ser religiosa. Las religiones desaparecen cuando, por múltiples razones, fallan sus creencias, es decir, cuando sus credos y códigos pierden credibilidad cultural. A lo largo de los últimos milenios, incontables religiones, grandes y pequeñas, han desaparecido, a veces por evolución interna, a veces por asimilación, y no pocas veces por represión violenta.

Miremos, por ejemplo, la extinción masiva de las religiones indígenas del continente americano en los últimos 500 años. Y miremos el imparable proceso de desaparición que hoy mismo, desde hace 100 o solo 50 años, ante nuestra mirada apenada y resignada, están padeciendo tantas religiones tradicionales de América, África y Oceanía: ¿qué será muy pronto de la religión de los aborígenes australianos, de los maoríes de Nueva Zelanda, de los mapuches de la Araucanía chileno-argentina o de los rapanuis de la Isla de Pascua con sus imponentes Moáis que miran al mar, al Infinito en su horizonte? Y, más pronto que tarde, ¿qué será de la religión de los Akán de Ghana, Costa del Marfil y Togo, los zulús de Sudáfrica, Mozambique, Zambia y Zimbabue, o los masáis de Kenia y Tanzania?

Pero miremos más cerca, a nuestro propio continente europeo. El cristianismo, por su pujanza espiritual, por su creatividad cultural y por sus alianzas con el poder político, absorbió y reemplazó las viejas religiones griegas, romanas, eslavas, bálticas, escandinavas, germánicas, celtas y otras. Solo quedó el cristianismo. Pero hoy, a su vez, ¿no está quedándose el propio cristianismo solo y aislado, disociado del marco de lo “creíble” y practicable, perdida su credibilidad cultural? Stephen Bullivant, profesor de teología y sociología de la religión de la Universidad de Saint Mary (Londres), ha publicado recientemente un libro que describe la situación de la juventud europea en relación con la religión: “Adultos jóvenes de Europa y Religión”. Los datos concretos se han difundido y están a disposición de cualquiera en internet.

Por ejemplo: solo el 2% de los jóvenes adultos van semanalmente a misa en Bélgica, el 3% en Hungría y Austria, el 6% en Alemania, si bien es verdad que en Polonia lo hace todavía el 47%, (pero no nos engañemos: hace solo unas décadas eran mucho más). Lo vemos cada domingo con nuestros propios ojos. Y no es solamente que no asista ningún joven adulto, sino tampoco casi nadie por debajo de los 60-65 años. Una religión que no se practica está moribunda. El declive se extiende rápidamente.

Pero, dicen muchos sociólogos, eso sucede solo en Europa. Europa no es la regla, añaden, sino la excepción de la secularización y del ocaso de las religiones. Y aducen como prueba la situación de los Estados Unidos de América, una sociedad puntera en el conocimiento y muy religiosa a la vez. Pero mírese bien: no solo cada uno sigue allí libremente su propia religión, sino que cada uno la entiende y la vive a su propia manera (hasta la grotesca caricatura de Donald Trump, sedicente cristiano presbiteriano de no sé qué iglesia). Claro que la “herejía”, es decir, la elección individual, es inevitable, y en buena medida deseable, pero una vez que se llega a ese punto, cuando se pone en tela de juicio el principio de la autoridad religiosa constituida, empieza justamente la disolución de una religión sustentada en creencias y normas de conducta controladas por una autoridad exterior. La libre decisión personal y la individualización llevan derecho a la fragmentación y/o la disolución de la religión como sistema.

Así sucedió en Europa, y así sucederá, tarde o temprano, en América del Norte y del Sur y en todos los continentes. La razón crítica, la difusión de las ciencias y el principio de la libre decisión personal acarrean inevitablemente la superación de todas las religiones tradicionales, incluido el cristianismo. En esta situación nos hallamos. Ése es el horizonte que se abre ante nosotros. Pero no es un desierto sin vida. Nuevos horizontes nos abren al Infinito.
En esta situación planetaria, con tales horizontes abiertos, si no queremos resignarnos a la alternativa destructiva de Donald Trump ni a ningún tipo de fundamentalismo religioso igualmente destructivo, si aún queremos ser una humanidad hermanada y feliz en la comunión de todos los seres, tendremos que beber de la fuente interior universal, del Espíritu que nos une y nos hace respirar, libres de todas las formas, dogmas y autoridades, pero hermanos de todos los seres. El Espíritu es el ocaso de las religiones, pero nada habremos ganado si no respiramos a fondo Espíritu y Vida.

(Publicado en DEIA y en los Diarios del Grupo Noticias el 13 de mayo de 2018)

http://www.redescristianas.net/el-espiritu-y-el-ocaso-de-las-religionesjose-arregi/#more-89356

Anuncios

¿Soy cristiano, el pastor Timothy Keller?


“La lamentación” de Marco Basaiti muestra el duelo por Jesús después de que su cuerpo fue retirado de la cruz. CréditoHIP / Recurso de Arte

¿Qué significa ser cristiano en el siglo XXI? ¿Puede uno ser cristiano y dudar del nacimiento virginal o de la Resurrección? Le hago estas preguntas al reverendo Timothy Keller , un pastor evangélico cristiano y autor de gran éxito de ventas que se encuentra entre los pensadores evangélicos más prominentes de la actualidad. Nuestra conversación ha sido editada por espacio y claridad.

KRISTOF Tim, admiro profundamente a Jesús y su mensaje, pero también soy escéptico de los temas que han sido parte integral del cristianismo: el nacimiento virginal, la resurrección, los milagros, etc. Como esta es la temporada de Navidad, comencemos con el nacimiento virginal. ¿Es eso una creencia esencial, o puedo mezclar y combinar?

KELLER Si algo es realmente parte integral de un cuerpo de pensamiento, no puedes eliminarlo sin desestabilizar todo. Una religión no puede ser lo que deseamos que sea. Si soy miembro de la junta directiva de Greenpeace y salgo y digo que el cambio climático es un engaño, me pedirán que renuncie. Podría llamarlos de mente estrecha, pero con razón dirían que tiene que haber algunos límites para la disidencia o que no se puede tener una organización cohesiva e integrada. Y tendrían razón. Es lo mismo con cualquier fe religiosa.

Pero los primeros relatos de la vida de Jesús, como el Evangelio de Marcos y la carta de Pablo a los Gálatas, ni siquiera mencionan el nacimiento virginal. Y la referencia en Lucas al nacimiento virginal fue escrita en un tipo diferente de griego y probablemente se agregó más tarde. Entonces, ¿no hay lugar para el escepticismo?

Si fuera simplemente una leyenda que podría descartarse, dañaría el tejido del mensaje cristiano. Luc Ferry, mirando el relato del Evangelio de Juan sobre el nacimiento de Jesús en el mundo, dijo que esto enseñaba que el poder detrás de todo el universo no era solo un principio cósmico impersonal sino una persona real que podía ser conocida y amada. Eso escandalizó a los filósofos griegos y romanos, pero fue revolucionario en la historia del pensamiento humano. Esto llevó a un nuevo énfasis en la importancia de la persona individual y en el amor como la virtud suprema, porque Jesús no fue solo un gran ser humano, sino el Dios Creador preexistente, que milagrosamente vino a la tierra como ser humano.

Y la Resurrección? Debe realmente ser tomado literalmente?

La enseñanza de Jesús no era el punto principal de su misión. Él vino para salvar a la gente a través de su muerte por el pecado y su resurrección. Entonces, su importante enseñanza ética solo tiene sentido cuando no la separa de estas doctrinas históricas. Si la Resurrección es una realidad genuina, explica por qué Jesús puede decir que los pobres y los mansos “heredarán la tierra” (Mateo 5: 5). San Pablo dijo que sin una resurrección real, el cristianismo es inútil (1 Corintios 15:19).

Pero déjame retroceder. Como saben mejor que yo, las Escrituras mismas indican que la Resurrección no fue tan clara. María Magdalena inicialmente no reconoció a Jesús resucitado, ni tampoco algunos discípulos, y los evangelios son confusos acerca de la presencia literal de Jesús, especialmente Marcos, el primer evangelio que se escribirá. Entonces, si consideras estos pasajes como que Jesús literalmente resucitó de entre los muertos, ¿por qué la confusión?

No describiría las descripciones del Nuevo Testamento del Jesús resucitado como borrosas. Son muy concretos en sus detalles. Sí, María no reconoce a Jesús al principio, pero luego lo hace. Los dos discípulos en el camino a Emaús (Lucas 24) tampoco reconocen a Jesús al principio. Su experiencia fue análoga a conocer a alguien a quien viste por última vez cuando era niño hace 20 años. Muchos historiadores han argumentado que esto tiene el anillo de autenticidad de los testigos oculares. Si estuvieras inventando una historia sobre la Resurrección, ¿hubieras imaginado que Jesús fue lo suficientemente alterado para no ser identificado de inmediato, pero no tanto que no podría ser reconocido después de unos momentos? En cuanto al evangelio de Marcos, sí, termina muy abruptamente sin llegar a la Resurrección, pero la mayoría de los eruditos creen que la última parte del libro o pergamino se nos perdió.

Los escépticos deberían considerar otro aspecto sorprendente de estas cuentas. María Magdalena es nombrada como la primera testigo ocular de Cristo resucitado, y otras mujeres son mencionadas como las primeras testigos en los otros evangelios también. Este fue un momento en el que el testimonio de las mujeres no era una prueba admisible en los tribunales debido a su bajo estatus social. Los primeros críticos paganos del cristianismo se aferraron a esto y rechazaron la Resurrección como la palabra de “mujeres histéricas”. Si los escritores de los evangelios inventaran estas narraciones, nunca habrían puesto mujeres en ellas. Entonces ellos no los inventaron.

La Iglesia Cristiana es bastante inexplicable si no creemos en una resurrección física. NT Wright ha argumentado en “La Resurrección del Hijo de Dios” que es difícil encontrar una explicación alternativa históricamente plausible para el nacimiento del movimiento cristiano. Es difícil dar cuenta de que miles de judíos prácticamente de la noche a la mañana adoran a un ser humano como divino cuando todo acerca de su religión y cultura los condicionó a creer que no solo era imposible, sino profundamente herético. La mejor explicación para el cambio fue que muchos cientos de ellos realmente habían visto a Jesús con sus propios ojos.

Entonces, ¿dónde deja eso a la gente como yo? ¿Soy un cristiano? ¿Un seguidor de Jesús? ¿Un cristiano secular? ¿Puedo ser cristiano mientras dudo de la Resurrección?

No sacaría ninguna conclusión sobre un individuo sin hablar con él o ella en detalle. Pero, en general, si no acepta la Resurrección u otras creencias fundamentales según lo define el Credo de los Apóstoles, diría que está fuera del límite.

Tim, la gente a veces dice que la respuesta es la fe. Pero, como periodista, he encontrado útil el escepticismo. Si escucho algo que suena supersticioso, quiero testigos presenciales y pruebas. Esa es la actitud que tomamos hacia el Islam y el hinduismo y el taoísmo, entonces ¿por qué suspender el escepticismo en nuestra propia tradición de fe?

Estoy de acuerdo. Debemos exigir pruebas y un buen razonamiento, y no debemos descartar otras religiones como ‘supersticiosas’ y luego dejar de cuestionar nuestra tradición de fe judía o cristiana más familiar.

Pero no quiero contrastar la fe con el escepticismo tan bruscamente que se los ve como opuestos. Ellos no son Creo que todos basamos nuestras vidas en la razón y la fe. Por ejemplo, mi fe se basa hasta cierto punto en el razonamiento de que la existencia de Dios tiene más sentido de lo que vemos en la naturaleza, la historia y la experiencia. Thomas Nagel escribió recientemente que la visión completamente materialista de la naturaleza no puede explicar la conciencia humana, la cognición y los valores morales. Esa es parte del razonamiento detrás de mi fe. Entonces mi fe se basa en la lógica y el argumento.

Al final, sin embargo, nadie puede demostrar de manera demostrable las cosas primarias en las que los seres humanos basan sus vidas, ya sea que hablemos de la existencia de Dios o de la importancia de los derechos humanos y la igualdad. Nietzsche argumentó que los valores humanísticos de la mayoría de la gente secular, como la importancia del individuo, los derechos humanos y la responsabilidad por los pobres, no tienen lugar en un universo completamente materialista. Incluso acusó a las personas que tenían valores humanistas de ser “cristianos encubiertos” porque requería un acto de fe para aferrarse a ellos. Todos debemos vivir por fe.

ANUNCIO

Aceptaré a regañadientes su punto de vista: mi creencia en los derechos humanos y la moralidad puede ser más acerca de la fe que la lógica. Pero, ¿es realmente análogo creer en cosas que parecen consistentes con la ciencia y la modernidad, como los derechos humanos, y aquellas que parecen inconsistentes, como un nacimiento virginal o una resurrección?

No veo por qué la fe debería verse como inconsistente con la ciencia. No hay nada ilógico acerca de los milagros si existe un Dios Creador. Si existe un Dios que es lo suficientemente grande como para crear el universo en toda su complejidad e inmensidad, ¿por qué un mero milagro sería un tramo mental? Para demostrar que los milagros no podrían suceder, tendrías que saber más allá de toda duda que Dios no existe. Pero eso no es algo que alguien pueda probar.

La ciencia siempre debe suponer que un efecto tiene una causa repetible y natural. Esa es su metodología. Imagínese, entonces, por el argumento de que realmente ocurrió un milagro. La ciencia no tendría forma de confirmar una causa sobrenatural irrepetible. Alvin Plantinga argumentó que decir que debe haber una causa científica para cualquier fenómeno aparentemente milagroso es como insistir en que tus llaves perdidas deben estar bajo la luz de la calle porque ese es el único lugar donde puedes ver.

¿Puedo preguntar: alguna vez tienes dudas? ¿La mayoría de las personas de fe a veces se debate sobre este tipo de preguntas?

Si y si. En la Biblia, el Libro de Judas (Capítulo 1, versículo 22) les dice a los cristianos: “sean misericordiosos con los que dudan”. No debemos alentar a las personas a que sofoquen todas las dudas. Las dudas nos obligan a pensar las cosas y reexaminar nuestras razones, y eso puede, al final, conducir a una fe más fuerte.

También alentaría a los incrédulos de las enseñanzas religiosas a dudar de las suposiciones de fe que a menudo conducen a su escepticismo. Mientras que los cristianos deberían estar abiertos a cuestionar sus suposiciones de fe, espero que los escépticos seculares también cuestionen los suyos. Ninguna de las dos afirmaciones – “No existe una realidad sobrenatural más allá de este mundo” y “Hay una realidad trascendente más allá de este mundo material” – pueden ser probadas empíricamente, y tampoco son evidentes para la mayoría de la gente. Entonces ambos implican fe. La gente secular debe estar tan abierta a preguntas y dudas sobre sus posiciones como personas religiosas.

Lo que más admiro del cristianismo es el increíble trabajo que inspira a la gente a hacer en todo el mundo. Pero me preocupa la idea evangélica de que las personas van al cielo solo si tienen una relación directa con Jesús. ¿Eso no implica que miles de millones de personas, budistas, judíos, musulmanes e hindúes, sean enviados al infierno porque crecieron en familias no cristianas de todo el mundo? ¿Que Gandhi está en el infierno?

ANUNCIO

La Biblia hace declaraciones categóricas de que no se puede salvar, excepto a través de la fe en Jesús (Juan 14: 6, Hechos 4: 11-12). Soy muy comprensivo con sus preocupaciones, sin embargo, porque esto parece tan exclusivo e injusto. Hay muchos puntos de vista sobre este tema, por lo que mis pensamientos sobre esto no pueden considerarse la respuesta cristiana. Pero aquí están:

Usted implica que las personas realmente buenas (por ejemplo, Gandhi) también deberían ser salvadas, no solo los cristianos. El problema es que los cristianos no creen que alguien pueda salvarse siendo bueno. Si no vienes a Dios por la fe en lo que Cristo ha hecho, te estarías acercando en base a tu propia bondad. Irónicamente, esto sería más exclusivo e injusto, ya que a menudo los que tendemos a considerar como “malos” – los abusadores, los que odian, los irresponsables y los egoístas – a menudo tienen antecedentes abusivos y brutales.

Los cristianos creen que son aquellos que admiten su debilidad y la necesidad de un salvador que obtienen la salvación. Si el acceso a Dios es por la gracia de Jesús, entonces cualquiera puede recibir la vida eterna al instante. Esta es la razón por la cual el cristianismo “nacido de nuevo” siempre dará esperanza y se extenderá entre los “miserables de la tierra”.

Me puedo imaginar a alguien diciendo: “Bueno, ¿por qué Dios no puede simplemente aceptar a todos, la salvación universal?” Entonces creas un problema diferente con la justicia. Significa que a Dios realmente no le importaría la injusticia y el mal.

Todavía existe la cuestión de la justicia con respecto a las personas que han crecido lejos de cualquier exposición real al cristianismo. La Biblia es clara sobre dos cosas: que la salvación debe ser a través de la gracia y la fe en Cristo, y que Dios siempre es justo y justo en todos sus tratos. Lo que no nos dice directamente es exactamente cómo ambas cosas pueden ser verdaderas juntas. No creo que sea insuperable. El hecho de que no pueda ver un camino no prueba que no pueda haber tal camino. Si tenemos un Dios lo suficientemente grande como para merecer ser llamado Dios, entonces tenemos un Dios lo suficientemente grande como para reconciliar la justicia y el amor.

Tim, gracias por una gran conversación. Y, cualesquiera que sean mis dudas, creo en esto: ¡Feliz Navidad!

https://mobile.nytimes.com/2016/12/23/opinion/sunday/pastor-am-i-a-christian.html

Detienen a pastor evangélico acusado de abuso sexual


Tiene 52 años y fue denunciado por cinco mujeres mayores de edad. Lo imputaron por “abuso sexual simple”. Se le secuestró un celular y una tablet. Las víctimas manifestaron tener miedo.

Un pastor evangélico, de 52 años, identificado como Arturo Peralta, fue detenido en la localidad cordobesa de Jesús María acusado de abuso sexual.

El fiscal del caso, Martín Berger, señaló a Cadena 3 que fue denunciado por “cinco mujeres mayores de edad” y que esperan recibir más testimonios.

Los hechos habrían ocurrido entre 2015 y 2017, siendo las víctimas varias de las asistentes al templo.

El pastor fue imputado por “abuso sexual sin acceso carnal continuado y abuso sexual con acceso carnal calificado continuado en concurso real”.

El aprehendido era un referente de una comunidad evangélica, por lo que los hechos son “calificados” por la condición del pastor. Llevaba adelante concurridas celebraciones religiosas en un templo ubicado sobre avenida Presidente Perón, denominado “Josafat”, a la vera de ruta 9 norte.

La Policía secuestró en los allanamientos un teléfono celular y una tablet. El referente religioso se encuentra a disposición de la Justicia en la comisaría local.

En tanto, el esposo de una de las víctimas manifestó a Cadena 3: “Mi familia entera se ha visto perjudicada, incluso han llegado al límite de la agresión verbal y tenemos miedo, porque de la agresión verbal a la física hay un sólo paso”.

“La familia de este pastor anda gritando y atosigando en la calle”, agregó.

Informe de Eric Italia.

https://www.cadena3.com/noticias/radioinforme/detienen-pastor-evangelico-acusado-abuso-sexual_112259

COLOMBIA. BARRANQUILLA: Capturaron a pastor que habría abusado de una menor que se congregaba en su iglesia


Ovet David Viloria Araque
Foto: Aldía.co

Minuto30.com-. Sobre el hombre, pastor de una iglesia cristiana, pesaba una orden de captura por el delito de actos sexuales con menor de 14 años. Agentes de la Sijín y la Fiscalía lo capturaron en Soledad, Atlántico.

Los hechos habrían ocurrido al interior de la iglesia que dirigía el pastor, ubicada en el barrio El Bosque de Barranquilla, y la víctima es una menor de edad que se congregaba en el lugar.

Las autoridades investigan si el sujeto está involucrado en otros casos de abusos a menores de edad.

https://www.minuto30.com/capturaron-a-pastor-que-habria-abusado-de-una-menor-que-se-congregaba-en-su-iglesia/594746/

El salafismo, la secta que agrupa a los yihadistas


POR IMAM JULIÁN ZAPATACOLABORACIÓN ESPECIAL | PUBLICADO EL 15 DE NOVIEMBRE DE 2015
Infografía
27 años lleva el grupo terrorista Al Qaeda (’La Base’) de fundado, por el saudita Osama bin Laden en 1988.
EN DEFINITIVA

Frente a quienes toman posturas extremas dentro del Islam, Occidente debe acercarse a musulmanes pruralistas, para que así se puedan derrotar a las ideologías que dan fuerza al yihadismo.

El mundo occidental empezó a conocer que existía una secta e ideología llamada salafí, wahabí, takfiri, a raíz de los trágicos acontecimientos terroristas del 11 de septiembre contra las torres gemelas (2001), los atentados de Madrid (2004), Londres (2005), y Paris (2015). Y especialmente con el surgimiento de los movimientos yihadistas muy bien publicitados: Al- Qaeda de Osama Bin Laden, los talibanes de Afganistán, Boko Haram (Nigeria), Al Nusra (Siria), Ansar Islam (Mali), y el reciente Estado Islámico.

Así mismo la opinión pública especializada está sorprendida al descubrir que los países patrocinadores de esta ideología (Arabia Saudita, Kuwait, Catar, Emiratos Árabes) son los principales aliados políticos, económicos y militares de las grandes potencias del mundo occidental: E.U, Reino Unido, Francia, España, Alemania e Italia. Pero detrás de eso hay toda una historia.

Mientras Europa vivía el siglo de Voltaire, el siglo de las luces, la enciclopedia y la Revolución Francesa, en ese mismo siglo XVIII el mundo musulmán árabe se sumergía en la profunda oscuridad con el surgimiento de una secta fundada por un teólogo del Najd (hoy Arabia saudita) llamado Mohammad Ibn Abul Wahab(1703-1792), quien a su vez se inspiró en la doctrina del jurista sirio del siglo XIII, Ibn Taymiyya (1263-1328).

Estos religiosos reclamaban ser los intérpretes más fieles de la doctrina sunita, que es la rama mayoritaria del Islam. Y aquí surge el primer gran engaño para los nuevos musulmanes de Occidente. El salafismo tiene su origen en la doctrina más pequeña, mas ultraortodoxa, literalista, sectaria y fanática que es el hambalismo. Recibe este nombre del jurista del siglo IX Ahmad ibn Hanbal (780-855), quien se oponía radicalmente a cualquier forma de intromisión de la razón humana, la filosofía, la diversidad doctrinal teológica (el kalam), la mística (sufismo e irfan) en la interpretación de las fuentes primarias del Islam: el Corán y la Sunna (Las enseñanzas y prácticas del profeta Mahoma).

Minoritaria en las ramas

En el curso de los siglos IX y X se estructuraron las cuatro escuelas jurídicas clásicas del Islam sunita: Malikismo, hanafismo, shafiísmo y hambalismo. Estas escuelas jurídicas llevan el nombre de sus fundadores. El malikismo es mayoritariamente seguido por los pueblos del norte de África, del Sahara, como Marruecos, Túnez, Argelia, Libia, parte de Egipto, Mauritania. Fundado por el Imam Malik Ibn Anas (711-795 d.c.) fue la doctrina oficial de la España islámica (Al-Andalus) que permitió la mayor era de coexistencia pacífica y fraternal de la historia del Islam y Occidente. Durante ocho siglos, musulmanes, judíos y cristianos construyeron un crisol de culturas sin parangón en la evolución de las religiones abrahámicas.

La doctrina hanafi es la mayoritaria, y es seguida por el 45 por ciento del mundo sunita, en Turquía, Bosnia-Herzegovina, Albania, Kosovo, Pakistán, India, Siria, Líbano, y Palestina. Fue fundada por el Imam Abu Hanifa (699-767 d.c), y ha sido considerada una doctrina liberal. Por ejemplo no contempla castigos para la apostasía.

La escuela jurídica Shaffi´i es seguida en Malasia, Indonesia, parte de Egipto. Fue fundada por el Imam Muhammad ibn Idris al-Shafi´i (767-820 d.c) Es famosa por sistematizar el derecho islámico. Se le considera una corriente racional, a la vanguardia en el tema científico Halal (fármacos, servicios). Las tres escuelas del sunismo mencionadas anteriormente se reconocen entre sí mismas como legítimas, y le dieron el aval a la cuarta escuela que es el hambalismo, pero esta no devolvió el favor reconociendo las otras.

El hambalismo es la corriente minoritaria de Islam sunita, difícilmente alcanza el 3 por ciento de la población del mundo musulmán. El salafismo tiene su origen en esta visión monocolor. Las preguntas que surgen son: ¿Dónde radica su poder? ¿Por qué el mayoritario mundo sunita ha sido acorralado y secuestrado por esta contracorriente?

Expansión

El salafismo es conocido en Oriente y Occidente con los calificativos de wahabismo por el nombre de su fundador Abdul Wahab y también como takfirismo por su doctrina del anatema que consiste en considerar a los “malos musulmanes” que no comparten su ideal como sus enemigos.

Ellos fundaron el Reino saudí en 1932 junto con su histórico aliado desde el siglo XVIII, la familia del clan Saud, que le da su nombre. La razón principal de la existencia de esta monarquía que controla los lugares más sagrados del Islam, que son las ciudades de la Meca y Medina; fue la alianza que establecieron con el Imperio Británico desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX para debilitar y destruir el Imperio Otomano.

La idea de utilizar el salafismo-wahabismo por parte de potencias occidentales para debilitar y evitar el resurgimiento del mundo musulmán clásico es de vieja data. La famosa “primavera árabe” consistió en desempolvar y desarchivar la misma vieja estrategia, solo que esta vez fue utilizada para crear el caos, la disolución y destrucción de la identidad nacional en Libia, Egipto, Siria, Irak y Yemen. Es bastante extraño que a Turquía, una de las grandes potencias del mundo musulmán, se le sindique de cooperar con estos movimientos reaccionarios para derrocar al gobierno laicista de Siria. Al gobierno de Turquía se le olvidó que fue esta secta salafí–wahabí la que más ayudó a la destrucción del otrora y glorioso Imperio Otomano.

El salafismo es la doctrina religiosa e ideológica oficial del Islam imperante en Arabia Saudita, Kuwait, Baréin, Catar y el Emirato árabe de Sharjah. El descomunal poder de sus petrodólares les ha permitido ir controlando los principales centros educativos del mundo sunita.

En las últimas décadas, la histórica Universidad de al- Azhar, la más prestigiosa de Egipto y el mundo árabe, ha venido sucumbiendo a su influjo. Esta universidad, que fue fundada en el siglo X por los chiítas ismaelíes de la dinastía de los fatimíes, ha tenido por política la enseñanza de las tres principales corrientes del sunismo (malikismo, hanafismo y shafiísmo). En el curso del siglo XX se fue quedando sin recursos económicos por la crisis de Egipto en las guerras contra Israel y su lucha interna contra los movimientos fundamentalistas.

Esta debilidad económica, académica, teológica, científica e ideológica fue aprovechada por Arabia Saudita para ganar su control paulatinamente. Es importante aclarar que a Al-Azhar llegan miles de estudiantes de Oriente y Occidente a formarse en estudios teológicos. Es la mayor fábrica de religiosos del mundo musulmán, que luego son enviados a miles de mezquitas y madrasas que dependen económica e ideológicamente de Arabia Saudita, Kuwait o Catar.

Como se entenderá, estos reinos ricos no solo compran los más famosos clubes de fútbol de Europa, los bonos del tesoro público de estos países, sino lo que es peor, compran la conciencia de los religiosos para que difundan e impongan la secta salafí a través de folletos, libros, revistas, páginas web, emisoras, canales de televisión, etc.

Extremismo

El resultado de esta pseudo-educación “islámica”, es que los jóvenes que aprenden del salafismo terminan rechazando el contacto con su propia familia al considerar que son infieles (kuffar). Se legitima con facilidad el maltrato a la mujer, se promueven interminables confrontaciones dogmáticas en las mezquitas, se reduce la espiritualidad y el recuerdo de Dios (dhikr), a manifestaciones simples y burdas, que no trascienden a largo plazo, en comparación con la sabiduría y belleza de la mística tradicional clásica sunita, chiíta o sufí.

Esta secta que dice ser el Islam verdadero del profeta Mahoma, pero que en realidad terminó secuestrando al sunismo mayoritario, sostiene falacias como la siguientes:

“No hay sino un solo Islam (no hay sino una sola verdad); el mundo está dividido entre el mundo de la guerra y el mundo del Islam; el mundo está dividido entre fieles e infieles; a la mujer hay que guardarla en su casa como se guarda una joya en un cofre; la filosofía y la mística (el sufismo e irfan) son una innovación (bida) y por tanto infidelidad (kufr); quien construya y visite los mausoleos y santuarios de profetas, santos, sabios y héroes es un idólatra, estos lugares deben ser destruidos, y los peregrinos a estos lugares deben ser declarados infieles y eliminados”.

“La música y la poesía están prohibidas. El diálogo, la cooperación y la amistad entre chiítas, sunitas y sufís es una herejía. El amor a la patria y las manifestaciones patrióticas son actos de idolatría”. Celebrar el cumpleaños del profeta Jesús y Mahoma también está prohibido.

Lo más increíble es que el prosélito de esta secta termina convencido que es experto del “Islam”; vive buscando dónde está el enemigo de su fe. Su odio permanente a las diversas formas doctrinales, culturales, filosóficas y políticas del mundo musulmán lo llevan a concebir el mundo en constante guerra. Como todo fanático, tiene el sueño ligero.

Es fácil identificarlos porque repiten como zombis palabras como las siguientes: shirk (politeísmo) bida (innovación) haram (prohibido) kufr (incredulidad). El salafismo pretende encerrar en una pequeña y oscura prisión de cuatro paredes océanos de sabiduría que han llevado al Islam a construir una de las civilizaciones más brillantes e influyentes de la historia de la humanidad. A esta aterradora concepción de la religión no se le debe permitir que prolifere en los países.

Vengo sosteniendo hace muchos años que no es muy difícil para un Estado y sus servicios de inteligencia investigar con objetividad los grupos públicos y secretos que difunden estas ideas de confrontación. Nos sorprende sobre manera las estadísticas que hacen nuestros gobiernos occidentales de los efectos que produce el terror, pero no se estudia seriamente sus causas.

Lo que sobresale del inmediatismo mediático es la elaboración de listas de responsables de los atentados de turno, pero casi nunca aparece la pregunta fundamental: ¿a quién le conviene estos actos de barbarie? Hasta las más grandes instituciones religiosas de Occidente, como la Iglesia Católica, han terminado confundidas.

Con el prurito del “diálogo interreligioso” han terminado legitimando, sin saberlo, a oscuras sectas provenientes del mundo musulmán que se presentan con un inusitado pietismo, mientras los líderes de sus organizaciones en Asia y África persiguen, desplazan, secuestran y asesinan a sus hermanos cristianos, por lo que se entenderá por qué el carismático Papa Francisco ha visitado en su corto reinado países como Jordania y ha hecho permanentes llamados desesperados por la paz.

Puntos de acción

Para enfrentar la oscura noche del extremismo sectario religioso, y dejarlo sin argumentos, son necesarias acciones y compromisos:

1. El mundo occidental puede negociar con los petrodólares de las monarquías ricas del mundo árabe, pero no debe negociar sus valores supremos legitimando el salafismo-wahabismo, y todos los movimientos a los que esta pseudo-visión ha dado origen.

2. La defensa de un Islam del pluralismo; del diálogo y alianza entre civilizaciones; de la mística; la filosofía trascendental; un Islam ilustrado y un humanismo islámico.

3. Se debe enfrentar el salafismo-wahabismo estableciendo con urgencia una alianza sincera y de corazón entre las corrientes filosóficas, jurídicas y místicas de las tres grandes tradiciones históricas del Islam: sunismo, chiísmo y sufismo; junto con los gobiernos, la academia y los medios de comunicación del mundo occidental.

4. Si el mundo musulmán y sus potencias no tienen como política de difusión religiosa y cultural la producción, traducción y exportación masiva de los textos clásicos de la literatura religiosa, jurídica, filosófica y mística del Islam tradicional y sus escuelas de pensamiento; entonces el mundo occidental sí debe hacerlo, de lo contrario perderá la guerra contra el extremismo de origen islámico.

5. Consagrar ante la Unesco como patrimonio histórico, cultural y espiritual de la humanidad el legado de los grandes maestros civilizadores como Mahoma, Jesús, Buda, Lao Tse, Confucio, Kukulkan, María, Fátima, etc.

Esto permitiría no solo una reforma de la academia para consolidar el diálogo y alianza entre civilizaciones, sino que les daría herramientas más efectivas a nuestros gobiernos y legisladores para implementar en los códigos penales sanciones ejemplares a quienes pasan olímpicamente de la sagrada libertad de expresión a la injuria y la calumnia.

En suma, los grupos yihadistas se originan en una lectura sectaria, fanática, literalista, y supuestamente pietista del sagrado Corán y la verdadera tradición. Tienen una falsa visión de la política, ignoran los avances de la civilización islámica de 1.400 años. Es decir, quieren borrar más de 1.000 años de diversidad doctrinal y cultural, negando los aportes del Islam a la historia, la filosofía, el arte, la ciencia política, la literatura, la mística. Pretenden hacer una nueva lectura del Corán, ajustando los principios a su propia versión.

CONTEXTO DE LA NOTICIA

La presencia de inmigrantes musulmanes en América Latina data de finales del siglo XIX y principios del siglo XX y viene como consecuencia de la crisis y disolución del imperio otomano tras la Primera Guerra Mundial. Este proceso de inmigración se aceleró producto de la gradual expulsión del pueblo palestino durante el siglo XX y la consecuente creación del Estado sionista de Israel después de la Segunda Guerra Mundial. Especialmente palestinos, sirios y libaneses empezaron a formar parte de nuestra demografía y ya se cuentan por millones especialmente en Brasil y Argentina. Estos inmigrantes trajeron su herencia cultural y costumbres, su visión religiosa particular, sus ideales e incluso sus frustraciones, pero en paz.

http://www.elcolombiano.com/internacional/el-salafismo-la-secta-que-agrupa-a-los-yihadistas-FH3119979

YIHADISMO AMENAZA PARA COLOMBIA. Imam Julián Arturo Zapata


 

 
Entrevistas al pensador musulman colombiano e Imam Julián Arturo Zapata. Revista Poder Legislativo del Parlamento colombiano; Canal Congreso de la Republica; El Colombiano de Medellin; carta al gobierno frances; donde denuncia el silencio del gobierno, academia, mass media; y sectores Inter-religiosos ante la expansion de la peligrosa secta ideologica del SALAFISMO -WAHABISMO-TAKFIRISMO en nuestro territorio. 
 
El Imam Julián Arturo Zapata @ILIASIYUN es el mayor denunciante y critico sobre la presencia de sectas peligrosas Yihadistas en Colombia y America Latina.
Cualquier estado serio que quiera combatir el terrorismo de origen Yihadista debe expulsar la ideologia del SALAFISMO-WAHABISMO-TAKFIRISMO y los religiosos que la difunden. Existen mucho tipos de Guerras; pero estas clasificaciones no nos eximen de ser PATRIOTAS. ¿Mas confusion?. La lucha contra las “Guerras de Quinta Generación”, es la nueva excusa para no expulsar del Mundo Occidental, America Latina y Colombia la peligrosa ideologia del SALAFISMO-WAHABISMO-TAKFIRISMO, y sus filiales Al-Qaeda, y Estado Islámico: ¿Que nuevo artilugio y patraña es esta?
https://www.youtube.com/watch?v=9CqDrI8-rL8
AUDIENCIAS- El Imam Julian Zapata, director de centro cultural islámico (7/07/2017)

ARCWP. EN CARTAGENA MARZO 16-19/18. Olga Lucia Alvarez Benjumea


 

Estando en Cartagena de Indias en la Asamblea del Colectivo Ecuménico de Biblistas, en el cual aprovechamos para avanzar en nuestra formación bíblico-teológica y reencontrarnos con varios católicos romanos / como, religiosos / as, teólogos / as de diferentes denominaciones: Presbiterianos, Menonitas, Pentecostales Reformados, venidos de varias ciudades: Medellín, Barranquilla, Buenaventura, Bogotá, Sincelejo, Neiva y Cartagena.

Fue una linda Asamblea, donde en su Junta, hoy tiene la igualdad de género: 3 mujeres, 3 varones.

Honramos la memoria de Jesús Chaparro, quien falleció hace dos años, siendo el presidente, un hombre humano, grandes capacidades como líderes, teólogo bíblico y excelente docente, dejando huellas profundas entre sus alumnos, compañeros y amigos.

Hemos estado reflexionando, investigando, haciendo hermenéutica desde la Lectura Popular y Comunitaria de la Biblia, los textos de Génesis 12: 10-20; 20: 2-7 y 20:12. ¿Qué lecciones nos queda este texto, acerca de la mentira de Abraham? Mentiroso, manipulador. ¿Por qué Sarai se prestó? ¿Cuál es el argumento de Abraham para declarar a Sara como su hermana ante el Faraón? ¿Crees que el argumento es válido, por qué? ¿Cómo se afectó una Sara la decisión de Abraham? ¿Cómo se toma la decisión de Abraham la estructura socio-política en Egipto? ¿Qué relación sexual entre el episodio de Génesis 12: 10-20 con el enfoque de Género de los acuerdos de La Habana?

El Equipo del CEDEBI analizando la mentira de Abraham y Sarai

 

La foto final que no podía faltar.

Visitamos a Ignacia Jinete y las acompañantes en su pastoral ejerciendo su ministerio como enfermera.

Nacha, haciéndole la curación a la señora Eustacia (107 años). Ella se cayó, y Nacha le cerró la herida con auto-sanguin, método antiguo usado por los esclavos …

 

 

Lorenza Ramos e Ignacia Jinete, ambas son madres y abuelas, trabajan la pastoral y la catequesis en sus comunidades, hogares, hijos y nietos.

 

Ignacia (Nacha Jinete) enfermera y Rosiris Murillo (teóloga)  

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: