En el Llamado a la acción, los líderes más jóvenes están reimaginando la reforma de la iglesia


10 de mayo de 2019por Heidi SchlumpfJusticiaGente

5D9A1616.jpg

Un miembro adulto joven de Call to Action ofrece comunión durante la liturgia de clausura de la conferencia nacional de 2018. (Deborah Winarski)

Nota del editor:  Esta es la segunda parte de una serie de tres partes sobre Llamada a la acción, que ha luchado por la reforma de la iglesia desde fines de la década de 1970 y brindó una importante comunidad para los católicos del “Vaticano II” durante un ascenso del conservadurismo en la jerarquía eclesiástica. A lo largo de los años 80 y 90. 

Nuestra  primera historia  echó un vistazo a los desafíos que enfrenta el Llamado a la Acción, incluidos el envejecimiento y la disminución de la membresía y el déficit financiero. Pero un grupo de nuevos líderes más jóvenes se están conectando con la CTA a través de un programa nuevo e innovador llamado Re / Generation, como lo describe nuestra segunda historia . Sin embargo, estos católicos milenarios pueden cambiar la organización cuando asuman el control, y lo que significan tales diferencias generacionales para el futuro de la reforma de la iglesia se explorará en nuestra última historia de la serie. 

Fue difícil perder a los miembros milenarios del nuevo programa Re / Generation de Call to Action en la conferencia nacional de la organización en noviembre pasado en San Antonio. Estaban enérgicos. Y fuerte. 

Visite los Clasificados en línea de NCR para obtener información sobre oportunidades de trabajo, conferencias, retiros y más.

Pero eso no molestó a Dora Saavedra, una miembro de 66 años de Call to Action que ha sido emparejada como mentora mayor de dos mujeres jóvenes a través del programa. Ella puede enfadarse un poco con el término “anciano”, pero Saavedra es optimista sobre la afluencia de católicos progresistas más jóvenes, incluso si finalmente cambian la forma en que la organización de 40 años hace la reforma de la iglesia y la justicia social.

“Mi esperanza no está en el futuro, sino en el presente con los jóvenes”, dijo. “Creo que tienen una relación mucho más saludable con la iglesia. Tienen fe, pero no es ‘orar, pagar y obedecer’ cuando se trata de la jerarquía”.

Saavedra, cuyo esposo se desempeñó como director ejecutivo temporal durante los cambios de liderazgo en Call to Action, se unió a la organización en 1997 después de que su hijo gay se comunicara con ellos. Ahora adoran en una  comunidad eucarística intencional  en McAllen, Texas, y están activos en el capítulo de CTA del Valle del Río Grande. 

Pero para algunos otros miembros de largo tiempo de CTA, los cambios en la organización son preocupantes. Tom Lupia, presidente del capítulo local en Columbus, Ohio, cree que la organización nacional se está moviendo “en la dirección equivocada”.

El énfasis en atraer a los miembros más jóvenes y en la justicia racial está alejando lo que él cree que debería ser el enfoque principal de la CTA: los problemas de reforma de la iglesia, como las exclusiones de mujeres y no celibes de la ordenación, los divorciados / vueltos a casar de la comunión y los católicos comunes Poder de decisión en las parroquias.

Atraer a los jóvenes está bien, aunque Lupia cree que la CTA “siempre se ha enfocado demasiado en el color del cabello de sus miembros”, lo que él ve como una “pista falsa”. 

“Los programas destinados a aumentar la membresía, incluso la membresía específica como las personas más jóvenes, no funcionan a menos que tenga un programa principal que puedan participar”, dijo. 

Y ese programa debe ser una reforma de la iglesia, dijo, no temas de justicia más amplios, que están cubiertos por tantos otros grupos dentro y fuera de la iglesia: “¿Cómo pueden los católicos tener credibilidad sobre el tema de la justicia social cuando no tratamos con ellos? ¿Justicia social en nuestra propia iglesia? preguntó.

El debate sobre la reforma de la justicia social contra la iglesia ha sido parte de la historia de la CTA desde el principio, pero las tensiones actuales, aunque pequeñas, pueden revelar diferencias generacionales más amplias, incluso entre los católicos progresistas que están de acuerdo con los problemas de la justicia social y la reforma de la iglesia.

Diferencias generacionales

Los Millennials, al igual que todas las generaciones, quieren articular su propia agenda y prioridades y no ser percibidos como un “espectáculo paralelo a los grupos de mayor edad”, dijo William Dinges, profesor de religión y cultura en la Universidad Católica de América en Washington DC

Dinges, un baby boom que ha estudiado a jóvenes católicos adultos, dijo que su generación tiende a “asumir erróneamente que nuestra agenda en la iglesia es la misma que su agenda”.

A menudo es solo una cuestión de un énfasis diferente. Los progresistas más jóvenes están más centrados en los problemas de justicia que los afectan en sus vidas cotidianas y menos interesados en los problemas internos que el Papa Francisco ha advertido que pueden ser demasiado “auto-referenciales”, dijo Robert G. Christian III, el editor fundador de  Millennial , un sitio web para jóvenes católicos.

Si bien los problemas internos de la reforma de la iglesia “no son irrelevantes”, según Christian, entre su generación, “hay un deseo mucho mayor de tratar de promover la justicia social y lograr el reino de Dios de esa manera”. 

5D9A0954.jpg

Betty Hill, a la izquierda, quien se desempeña como presidenta del capítulo Western Washington de CTA, y su esposo, Tom. Ambos son miembros de la CTA desde hace mucho tiempo. (Deborah Winarski)

Sobre temas como la pobreza y el medio ambiente, “la generación del Milenio es quizás la generación más progresista en la historia de los Estados Unidos”, dijo Christian, y señaló que incluso los católicos conservadores usan “lenguaje progresista”, como enfatizar los derechos humanos de los no nacidos.

Sin embargo, puede que se desilusionen por el tono de confrontación o antagonismo en algunas organizaciones de reforma de la iglesia más antiguas, dijo, o por la frustración de las enseñanzas de la iglesia, sobre temas internos como la ordenación de las mujeres, si es que cambian lentamente. “Tiene mucho más sentido gastar su energía en otras áreas, construyendo el bien común en la sociedad”, dijo.

La descripción que Christian hace de los católicos milenarios como progresivos está respaldada por los datos del Estudio de paisaje religioso del  Pew Research Center  en 2014, que mostraron que más milenarios católicos (28 por ciento) se describían a sí mismos como liberales que católicos del baby boom (20 por ciento), y menos católicos milenarios ( 28 por ciento) se describieron a sí mismos como conservadores que Boomers (41 por ciento). Sin embargo, la mayor parte de los católicos milenarios (40 por ciento) se describieron a sí mismos como “moderados”.

Liberal, conservador o moderado: los católicos tienen que tomar la decisión de ser católicos en la cultura estadounidense, donde la religión es una cuestión de elección. Y están siendo superados por el crecimiento de los “no”, o aquellos que deciden desafiliarse por completo de la religión institucional, lo que lleva a lo que Mark Silk llama ” el vaciamiento de la religión estadounidense “.

“Es un fenómeno general, no solo entre los católicos”, dijo Silk, profesora y directora del Centro Greenberg para el Estudio de la Religión en la Vida Pública en el Trinity College en Hartford, Connecticut. “Esa cohorte de jóvenes adultos no siente que las instituciones religiosas sean el lugar donde hacen su política moral”.

5D9A0546.jpg

Christine Haider-Winnett, gerente de comunicaciones de CTA, comparte la cena con los miembros. (Deborah Winarski)

No solo la proporción de personas sin afiliación aumentó de menos del 10 por ciento en 1990 a casi una cuarta parte en la actualidad, sino que la membresía real en instituciones religiosas ha disminuido casi el doble de rápido que la proporción de “no”, dijo Silk, citando un informe reciente.  Encuesta de Gallup .

Seda cree que los jóvenes católicos progresistas son “un remanente importante”, pero que es probable que su número no sea influyente, algo parecido a los números más pequeños de protestantes de la línea principal. “No hay muchos de ellos, así que es un trabajo duro”, dijo sobre los jóvenes católicos liberales.

Sin embargo, esta desafiliación está ocurriendo en un momento en que los principales conflictos políticos se centran en temas en los que las enseñanzas morales católicas tienen mucho que decir, dijo Patricia O’Connell Killen, quien junto con Silk es coeditora de un nuevo libro sobre “El futuro de El catolicismo en América “(Columbia University Press).

“Esto no es un argumento acerca de si a los jóvenes les importa o no el significado. Mi opinión es que quieren ser personas de integridad y buscan sabiduría”, dijo Killen. “Lo que no comparten con los boomers o incluso con los Gen-Xers es una suposición de que las tradiciones históricas de fe son útiles para encontrar sabiduría”.

Si encuentran comunidad en las iglesias, se involucrarán, pero su sospecha de las instituciones los lleva a seleccionar solo aquellos que satisfagan sus necesidades, dijo Killen, profesor de estudios religiosos en la Universidad Gonzaga en Spokane, Washington. Simplemente pregúntele a un empleador con empleados del milenio, dijo.

Zach Johnson, el director ejecutivo de CTA de 30 años de edad, dijo que la iglesia como institución es “una idea de último momento” para los católicos más jóvenes, que no piden permiso a los obispos o pastores, ni siquiera a las organizaciones de reforma.

Lo que no quiere decir que las instituciones, incluida la iglesia, no tengan poder, dijo Johnson. “Es obvio que la institución todavía duele a mucha gente y tiene un tremendo poder para hacer el bien y el mal”, dijo. 

5D9A0338.jpg

Miembros de la CTA de todas las generaciones se reunieron en protesta a lo largo del Paseo del Río San Antonio durante la conferencia nacional de 2018. (Deborah Winarski)

“Pero para la forma en que la gente practica la iglesia en el día a día, la institución significa menos de lo que solía hacerlo”, agregó. “Estamos construyendo nuestras propias cosas … No importa que la institución no lo apruebe, porque de todos modos no nos importa”.

Mentoría bidireccional

Si estuviera dando consejos, Dinges sugeriría acentuar los aspectos positivos del catolicismo: la enseñanza social católica, nuestra sensibilidad sacramental, el Papa Francisco y su énfasis en la inclusión en lugar de agitar los dedos, para atraer a más jóvenes progresistas católicos. Los conservadores, por otro lado, parecen estar jugando la carta de nosotros contra ellos, lo que, según los sociólogos, construye la cohesión interna en un grupo. 

Killen animaría a los católicos mayores, en CTA y en otros lugares, a escuchar las preguntas de fe y justicia de las personas más jóvenes. Esto puede ser un desafío para los “baby boomers”, quienes como una generación sobredimensionada han impulsado la narrativa durante la mayor parte de sus vidas. 

La pregunta, dijo Killen, es “¿Cómo aprenderán los ancianos de Call to Action, o cualquier otra organización de reforma católica, a ser amables, generativos y solidarios hacia un futuro que no serán definidos por ellos o en los términos que ¿Son más cómodos para ellos? 

Una espiritualidad de la adultez posterior puede inspirarse en la imagen del “registro de enfermeras”, dijo Killen, en la cual un árbol caído y en descomposición facilita la vida nueva. Cita a las comunidades religiosas de mujeres por haberlo hecho bien.

“El desafío de la fe a los ancianos es realmente un desafío para permitir que se amplíe su imaginación”, dijo Killen.

Así es como los socios dentro del programa Re / Generation de CTA describen la mentoría bidireccional que forma parte del programa. “No es solo que la generación anterior tenga todas las respuestas, y tenemos que aprender”, dijo Claire Hitchins, quien supervisa Re / Gen para CTA. “Honramos esa sabiduría, pero también tenemos una plataforma desde la cual [los jóvenes] también pueden aportar su propia sabiduría”.

Ruby Fuentes, miembro del segundo grupo de Re / Generadores, cree que su generación y la de la “era de los derechos civiles” tienen mucho en común. “Los dos tenemos que la energía y el  coraje  (” valor “),” dijo. “La brecha generacional es un poco inexistente. Nos vemos cara a cara y nos alentamos y fortalecemos mutuamente”.

Marianne Duddy-Burke, directora ejecutiva de DignityUSA, una organización para LGBTQ + Catolics, pudo escuchar, intercambiar ideas y ofrecer recursos a su aprendiz, pero también se inspiró en la “visión expansiva de la iglesia” de los católicos más jóvenes en el programa.

Ruby-pic-Ruby-Fuentes.jpg

Ruby Fuentes (Cortesía de Call to Action)

“Para ellos, los límites y las fronteras entre las denominaciones y los roles son realmente borrosos”, dijo Duddy-Burke, quien ve a la generación más joven “invitándonos a venir” a su nueva visión de la iglesia, dijo.

Su organización, que se prepara para celebrar su 50 aniversario este año, también está siendo “estirada” por los católicos más jóvenes, que han crecido con una experiencia más fluida de género y sexualidad y, en su mayor parte, una cultura que acepta y acepta. Afirmando, dijo ella.

El grupo de jóvenes adultos de Dignity “realmente nos está llamando a algo radicalmente diferente”, dijo Duddy-Burke.

¿Pero los reformadores de esta generación incluso verán la reforma de la iglesia de la misma manera? Probablemente no, ya que sus experiencias de injusticia son diferentes, dijo Delfin Baustista, otro Re / Generador 2019.

“Ni mejor ni peor, solo diferentes”, dijeron, y agregaron que el enfoque podría pasar de enfatizar la “opresión” a enfocarse en la “resiliencia y liberación”. Las redes sociales, como los movimientos de etiquetas, también alterarán la forma en que las nuevas generaciones “hacen” la reforma. 

Bautista tiene la esperanza de que los católicos reformistas de todas las edades tengan “una apertura y voluntad para comprometerse y reconocer que todos tenemos un papel que desempeñar”. 

Saavedra, también, predice que la afluencia de personas más jóvenes literalmente “regenerará” la organización y el movimiento. “Tal vez no seamos la misma organización que empezamos a ser”, dijo. “Pero creo en los milagros. Creo que encontraremos nuevos caminos”.  

[Heidi Schlumpf es corresponsal nacional de NCR. Su dirección de correo electrónico es hschlumpf@ncronline.org . Síguela en Twitter @HeidiSchlumpf . Fue oradora principal en la conferencia nacional de 2018 Llamada a la Acción.]

https://www.ncronline.org/news/justice/call-action-younger-leaders-are-reimagining-church-reform

OTRA  IGLESIA  ES  POSIBLE … DEMOCRATIZANDOLA !!

Card. Ouellet al Celam: escuchar a los laicos y valorar a las mujeres


Cardinal Marc Ouellet.

La “Iglesia sinodal” en el centro de la intervención del cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación para los Obispos, durante la Asamblea General del Consejo Episcopal de América Latina (CELAM) en la ciudad hondureña Tegucigalpa.

Roberta Gisotti – Ciudad del Vaticano

“El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio” ha expresado el cardenal Marc Ouellet, iniciando su intervención con el discurso que pronunció el Papa Francisco con motivo de la conmemoración del 50º aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, celebrado en octubre de 2015. Un camino de reflexión teológica y pastoral – ofrecido por el cardenal al episcopado latinoamericano – para luego solicitar una conciencia de la urgencia de la Iglesia contemporánea de sentir y vivir sinodalidad “en la lógica de la fe en el llamado de Dios a su pueblo”.

La sinodalidad no es organización sino comunión con Dios

“La sinodalidad – ha observado el Prefecto de la Congregación de los Obispos – no significa organización sino la comunión íntima con Dios, que se traduce en un testimonio visible”, como enseña el Papa Francisco, de “una elección que no es solamente de estilo sino de sustancia”, que pide a toda la Iglesia “una conversión misionera”, “involucrando a todos en dar testimonio del Evangelio”. “Obviamente – ha explicado el cardenal Ouellet – los obispos permanecen en el centro de la Iglesia sinodal”, “pero se les insta a hacer un esfuerzo para transformar la actividad pastoral en clave sinodal”.

No dejarse homologar a la mentalidad e ideologías del mundo

No se trata – ha continuado – solo de consultar más adecuadamente al pueblo de Dios, sino de reconocerlo habitado por la presencia del Espíritu en la raíz de su fe, configurando así su pertenencia ontológico-sacramental al Cuerpo de Cristo”. “La dimensión operativa de la sinodalidad es significativa en la medida en que se camina en la fe, siguiendo el Evangelio, yendo al encuentro de las varias culturas con un dinamismo evangelizador, sin dejarse homologar a la mentalidad y a las ideologías mundanas”.

El Colegio Episcopal no es la suma de los obispos responsables

El purpurado después se centró en el “profundo vínculo” entre el concepto de sinodalidad y colegialidad”; de hecho, la sinodalidad eclesial se manifiesta y se realiza a través del ministerio de los obispos. Pero si la Iglesia universal  – continúa – no es “ni la suma de las Iglesias particulares ni una federación de Iglesias particulares”; “tampoco el resultado de su comunión”. La Iglesia Universal es, por tanto, “una realidad que precede” y del mismo modo, puntualiza, “el Colegio episcopal no es la suma de los obispos responsables de las Iglesias particulares, ni el resultado de su comunión, sino que es un elemento esencial en la Iglesia universal, que precede a cada Iglesia particular.”

Superando una cultura eclesiástica fruncida en sí misma

Mirando el contexto latinoamericano, el cardenal Oullet invitó a sus obispos a superar algunos paradigmas aún “muy presentes en la cultura eclesiástica”, y se lamentó de la Comisión Teológica Internacional, que en un estudio sobre la sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia, publicado en marzo de 2018, señala: “la concentración de la responsabilidad de la misión en el ministerio de los Pastores; el insuficiente aprecio de la vida consagrada y de los dones carismáticos; la escasa valoración de la aportación específica y cualificada, en su ámbito de competencia, de los fieles laicos y dentro de ellos, de las mujeres”.

Consultar y formar a líderes comprometidos con la vida pública

De ahí el deseo del Cardenal Ouellet de una “participación más decisiva y significativa de los laicos en la vida pública”, llevando a cabo “con determinación el diálogo entre pastores y políticos, a través de reuniones y diálogos a varios niveles”, que pueden ofrecer una capacitación adecuada a los cristianos comprometidos en la vida pública. Además, aseguró que “es legítimo” aceptar la iniciativa de una formación de líderes católicos que se está extendiendo con entusiasmo en el continente después de una reunión muy estimulante en Roma, c”on una amplia y calificada participación de personalidades masculinas y femeninas”.

Combatir la mentalidad machista y los abusos contra las mujeres

 “América Latina – destacó fuertemente el cardenal Ouellet –  necesita una sinodalidad con las mujeres, es decir, una revisión radical de la situación de la condición femenina en el continente, para dar un salto cualitativo que cambie la mentalidad machista, que luche por combatir la violencia sufrida por las mujeres, la explotación y la pobreza que se suma al abuso y al abandono”. “Esta prioridad – ha dicho – es mucho más necesaria porque las mujeres hoy, aunque en virtud de una mejor formación respecto del pasado, son los pilares de las comunidades parroquiales, pero a menudo sufren de la mentalidad clerical de los pastores. El acceso que han tenido a la educación superior constituye un hecho cultural de enorme importancia, que ya no justifica más que se les relegue a roles marginales y se les deje aparte en los procesos de toma de decisiones. La vitalidad de una Iglesia sinodal en América Latina dependerá de la conversión cultural , que supone la promoción auténtica y urgente de las mujeres en el continente”.

La Iglesia necesita la fe de los jóvenes

Al final de su intervención, Ouellet recuerda que no se debe descuidar a los jóvenes: “la Iglesia necesita su entusiasmo, sus intuiciones de fe, tal y como escribe Francisco en la Exhortación Apostólica Christus vivit”.

https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2019-05/card-ouellet-celam-escuchar-laicos-valorar-mujeres-sinodalidad.html

Contundente y exitoso Paro nacional en Colombia /Miles marcharon en todo el país / Fuerte represión en Plaza Bolivar, Bogotá (Fotos + Videos)


Resumen Latinoamericano, 25 abril 2019

(Informe Especial)

Miles de colombianos marcharon este jueves en varias ciudades de Colombia  en un día de huelga nacional en reclamo de mejoras económicas, mayor calidad en la educación superior y en rechazo al asesinato de líderes sociales.

La Defensoría del Pueblo informó  que desde el 1° de enero de 2018 hasta marzo de este año han sido asesinados 276 líderes de organizaciones sociales y de derechos humanos.

En Bogotá miles de alumnos de universidades púbicas, docentes, indígenas y sindicatos marcharon en forma pacífica desde diferentes partes de la ciudad para converger en la céntrica Plaza de Bolívar, lo que dificultó el tráfico de vehículos.

En una pancarta que llevaban varios estudiantes se podía leer «Mientras reine la desigualdad social, la pobreza y la guerra, el pueblo gritará contra los indolentes del sistema».

Paro Nacional, 25 de abril

VÍAS DE TRÁNSITO CERRADAS POR LOS MANIFESTANTES

La policía dispuso más de 20.000 efectivos en todo el país y destacó unos 3.000 en Bogotá.

Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, dijo a AP «que uno de los motivos de estas marchas y del paro de un día es rechazar las medidas económicas que está empleando el presidente (Iván) Duque contra los colombianos de bajos recursos. Además del rechazo a la muerte de líderes sociales y de derechos humanos por parte de grupos ilegales y del narcotráfico».

Orjuela sostuvo que las manifestaciones son pacíficas y que espera que «más de un millón de nuestros compañeros participen en estas marchas».

Los manifestantes están en contra del Plan Nacional de Desarrollo (PND) del Gobierno nacional, que según afirman, incorpora una reforma laboral y una de la seguridad social.

Según Orjuela, dicho plan «permite la contratación por debajo del salario mínimo y elimina el sistema de seguridad social para los trabajadores, con lo que perderían su derecho a pensión, riesgos laborales, licencias de maternidad, paternidad, e incapacidades, y el derecho a la afiliación a Cajas de Compensación Familiar».

Esta es la primera huelga nacional que enfrenta Duque desde que asumió el cargo, el 7 de agosto del año pasado, y a ella se sumaron los maestros afiliados a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode) que reclaman más recursos para ese sector.

A su vez el presidente de la Federación Colombiana de Educadores, Nelson Alarcón, indicó que 280.000 educadores participan en la jornada de protesta y además de los reclamos de Orjuela demandó que «se respeten y se cumplan los acuerdos firmados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos».

El año pasado los estudiantes colombianos de educación superior hicieron una huelga de más de dos meses en la que alegaron que las universidades públicas necesitaban 3,2 billones de pesos (unos 1.037 millones de dólares) para no cerrar, y al final llegaron a un acuerdo con el Gobierno.

La huelga incluyó a más de siete millones de estudiantes de la enseñanza pública en todo el país que no pudieron asistir a clases.

Vocero del Congreso de los Pueblos analiza el Paro

Movilizacion bulliciosa en Cali

Con ritmo se vive la marcha de organizaciones sociales por Cali. Video Juan Bautista Díaz

Publicada por El Tiempo Cali en Jueves, 25 de abril de 2019

Protestas

En Bogotá una multitud marchó hacia la Plaza Bolívar

En Bogotá la movilización partió desde dos puntos: desde el Centro Administratvo Distrital, ubicado en la Calle 26 con Carrera 30 y desde el Parque Nacional, para finalmente concentrarse en la Plaza de Bolívar.

Aunque la movilización inició formalmente a las 9:00 de la mañana, sobre las 7:00, un grupo de estudiantes se movilizaban por el carril exclusivo de Transmilenio  a la altura de estación Bosa, que, permaneció sin paso por la invasión del carril.

Video insertado

Canal Citytv@Citytv

Los senadores @GustavoBolivar y @AidaAvellaE expresaron su respaldo a @angelamrobledo en la Plaza de Bolívar tras la decisión del Consejo de Estado de anular su elección.12514:56 – 25 abr. 2019118 personas están hablando de estoInformación y privacidad de Twitter Ads

Paro Nacional

Sobre las 7:30 a.m,  dejó de operar la estación Calle 76 hacia el sur al presentarse bloqueos en este punto también, y se suspende el paso por el carril exclusivo, que se retoma en la Calle 74.

A las 8:25 de la mañana, en la Avenida Caracas con Calle 72 se presentó una aglomeración de manifestantes que se movilizaban de manera pacífica con el acompañamiento de la Policía de Bogotá. Así mismo, en la sede tecnológica del sur de la Universidad Distrtital se reportó una aglomeración de 200 personas.

El reporte de las 9:30 de la mañana indica una aglomeración de manifestantes sobre la alle 26 con NQS, en el sector del CAD, quienes iniciaron el desplazamiento hacia el norte. A la misma hora, unidades del Esmad llegaron al Portal Suba, donde se presentó una aglomeración de 50 personas que se desplazaban hacia el oriente, para la estación 21 Ángeles.

“El maestro luchando también está educando” Eso dicen algunos profesores que a esta hora llegan a la Plaza de Bolívar en esta jornada del Paro Nacional. 

Marchas terminaron en disturbios en la Plaza de Bolívar de Bogotá

A las 10:00 de la mañana, una caravana de buses provenientes de municipios aledaños transitan por la carrera 68 con calle 48 hacia el norte, para dirigirse a la Gobernación de Cundinamarca, donde a las 9:30 de la mañana se asentaron unas 700 personas. A  las 10:20, los manifestantes realizaron bloqueos sobre la calle 26, sentido occidente – oriente.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/04/25

Greta: el primer caso de bullying global


Oscar Varela, 30-marzo-2019

Es muy difícil convencer a Oscar que si tiene algo importante para publicar en ATRIO e iniciar un nuevo proceso de reflexión-diálogo-acción, no espere a encontrar en qué hilo ya existente colocarlo. Esta vez lo ha vuelto a hacer en el de la carta de AMLO. Pero el moderador le dice: “anda, Oscar, ascende superius, ven a la página central…”. AD

Vean este vídeo de la Cumbre COP-24 celebrada en Katovice (polonia) y este artículo que hoy publica Página 12 que aquí intentaré resumir:

A Greta Thunberg le ha llegado muy temprano la hora de su estigmatización. A los 16 años.

* Desde que la semana pasada en más de mil ciudades del mundo una cantidad incalculable de estudiantes secundarios se pusieron sobre sus hombros la lucha para detener el cambio climático, comenzó en los grandes medios de Europa una campaña de ridiculización que puede entenderse como el primer caso de bullyng global.

* Su víctima es esa adolescente sueca que fue diagnosticada pasados sus diez años con el síndrome de Asperger, que según ella misma relató en una charla TED con un enorme auditorio siempre fue muy callada, muy solitaria, una persona que sólo hablaba cuando era estrictamente necesario.

* Con voz siempre pausada y meditando palabra por palabra, dijo en esa charla mirando a las butacas:
            – “Por eso estoy hablando hoy aquí.
            – Porque es estrictamente necesario”.

* Fue a los 14 años que en rigor consideró estrictamente necesario hablar ante multitudes, ante auditorios como el Parlamento Europeo o el Foro de Davos, porque fue entonces que hizo, digamos, su comprensión histórica:
            – si su generación no actuaba ya,
            – si ellos, que serán adultos cuando este planeta ya no sea viable,
            – no salen ya a las calles, están pactando con su propia falta de futuro.  

* Según todos los diagnósticos científicos, las emisiones tóxicas deben empezar a reducirse ahora, no “dentro de poco” o en “próximamente”, sino ya, porque los tiempos no dan.

* Esta semana 20.000 científicos de todo el mundo adhirieron al movimiento Viernes por Futuro, el que nuclea a los secundarios de más de cien países, cuyo primer gran paso fue dado el 15 de marzo.
            – “Los jóvenes tienen razón”,
            – fue el título del documento de adhesión.

* El cambio climático provocará desastres y desequilibrios de ecosistemas de una manera irreversible y sin antecedentes en miles de años.

* Cuando hace dos años Greta comprendió eso, decidió hacer huelga, a los 14. Empezó sola. Faltaba a clase todos los viernes, en protesta por la falta de decisiones políticas mundiales que paren el cambio climático.

* Y lo que hace dos años fue apenas la actitud decidida de una niña que había comprendido que era su derecho y el de sus hijos y nietos vivir en este planeta, hoy es un fenómeno global.

* Los grandes medios lo acallaron, como callan todo lo que les resulta incómodo o amenazante.
– Pero fue en mil ciudades que bajo el liderazgo de Greta Thunberg miles y miles de adolescentes salieron a marchar para que sus gobiernos tomen medidas en relación a las emisiones tóxicas, que es lo mismo que decir que debe detenerse entre otras cosas la producción a gran escala en bosques, selvas, desiertos.
– Que el sistema no puede seguir acelerando la extinción de especies porque la humana también es una de ellas.

* Los medios no sólo callaron.
– Cuando a través de las redes el movimiento Viernes por Futuro se hizo visible, comenzaron un ataque simultáneo de ridiculización y degradación de la figura de Greta.
            – La mostraron comiendo una banana:
(en Suecia no hay bananas de modo que la foto era una denuncia de que Greta estaba comiendo una banana gracias al combustible usado en el transporte a su país de una fruta tropical).
            – La mostraron con sus perros:
(indicaban así que si los perros comen carne, Greta tampoco es consecuente en eso).
– Quizá el ataque más degradante lo virtió Le Figaro, a través de un comentario no filtrado y dirigido directamente al síndrome de Asperger de Greta:
(alguien opinó que era “una vergüenza ver a tantos jóvenes dejarse conducir por una zombie”).

La voz de Greta no logra todavía perforar el cerco de silencio con una lógica rasante, directa y áspera, como ella, que en el Parlamento Europeo dijo
– “sé que no les gusta que yo esté acá.
– A mí tampoco me gusta que ustedes estén acá,
– porque no han hecho los deberes.
– Nosotros sí hemos hecho los deberes.
– Hemos leído los informes científicos.
– Lo que pedimos es que le hagan caso a la ciencia,
– porque cuando nosotros seamos adultos será tarde”.

* El movimiento Viernes por Futuro
– encarna en una generación que hace su entrada a la política
– por ese costado vital y poderoso.
– Es con sus cuerpos que lo gritan, lo piensan, lo reclaman.
– Sus cuerpos tienen derecho al hábitat.
– Y advierten, con mucha más claridad y precisión que las otras generaciones,
– la gravedad límite de este momento.
– Ellos son una pata más de la resistencia global
– al modelo tanático que nos avasalla.

* El poder de las finanzas,
– de los transgénicos,
– de las patentes,
– de los buitres, en fin,
– el ala más dura de la derecha
– que puso su pata roñosa sobre tantos territorios,
– niega el cambio climático.

* Para Trump es una mentira de la izquierda.
– Y es en esa clave de resistencia al efecto de irrealidad del que se vale la derecha que hay que leer este inédito movimiento liderado por esa niña de trenzas rubias que toma por literal lo literal:
            – o se actúa ahora o no habrá lugar seguro en la Tierra
– para que los que hoy tienen quince años vivan sus vidas y tengan sus hijos, y continúen así con la posta de la especie.

* La política de la derecha global trae la muerte en muy diversas formas,
– pero siempre la muerte.
– En guerras o en hambrunas,
– en catástrofes naturales,
– en tiros por la espalda como los que diariamente reciben líderes sociales en Perú y en Colombia.

* Esos hombres y mujeres, muchos de pueblos originarios,
– están muertos por defender los recursos naturales.

* Es la misma lucha que la de Greta Thunberg,
– pero desde otra región y otra línea histórica.

* El reclamo es el mismo en un fondo no demasiado profundo.
– Quieren vida.
– Vivir.
– Quieren lo necesario y suficiente para que la vida sea posible.
– Quieren el equilibrio indispensable para vivir.

* Este es el marco macro bajo el cual transcurren nuestras propias y asombrosas circunstancias nacionales.
* No cuesta mucho comprender que hay un poder feroz encaramado en la cima tan alta que nos es indescifrable, y que hacia abajo mueve los hilos para que nada detenga la muerte.
* Y también hay que advertir, con cierta esperanza, que hay sincronías históricas no menos asombrosas, y que la resistencia al proyecto de muerte crece y se nutre de fenómenos impensados.

* Greta y sus congéneres ya son un nuevo actor global que aporta su enorme grano de arena a la lucha por el proyecto de la vida.

* Greta es un síntoma de la regeneración de la vida.

http://www.atrio.org/2019/03/greta-el-primer-caso-de-bullying-global/#more-17233

ISLANDIA: La Iglesia crece deprisa en Islandia, donde a los templos ya acuden más jóvenes que ancianos


La inmigración es en buena medida la respuesta… pero no solo

Religiosas en la iglesia de San Thoriac en el fiordo de Reidarfiordur.

Religiosas en la iglesia de San Thoriac en el fiordo de Reidarfi

El crecimiento de la Iglesia en Escandinavia es prácticamente la única excepción en una Europa en proceso acelerado de descristianización, al que por supuesto tampoco son ajenos aquellos países. El caso de Islandia resulta particularmente esperanzador, como cuenta John Aidan Byrne en el National Catholic Register:

Es una fría y oscura noche invernal en Reikiavik y los fieles abarrotan los bancos de la misa vespertina de la catedral católica de Cristo Rey, un llamativo punto de referencia de la parte oeste de la capital de Islandia. La Iglesia de este país está floreciendo tan rápidamente como su economía, y en la vigilia de Todos los Santos, una de las curiosidades -y la prueba más evidente de este crecimiento- son los jóvenes, que superan en número a los ancianos en los bancos de la iglesia.

Esta catedral neogótica es otra curiosidad, puesto que está atípicamente adornada por un techo plano, lo que sorprende a los visitantes, que esperan la clásica aguja elevándose triunfante hacia los cielos paradisiacos del Norte. Cuando en verano el sol alcanza su apogeo, la ilumina con su luz durante todo el día y es posible ver brillar la piedra gris del exterior de la catedral y las vidrieras de colores.

Las estatuas y el arte sacro no invaden los sentidos en Cristo Rey, que en el año 2000 fue nombrada basílica menor, diez siglos después de que Islandia se convirtiera oficialmente en una nación cristiana. La imaginería religiosa, en cambio, agudiza agradablemente la mente. La estatua del patrón de Islandia, San Thorlaco (1133-1193), en la nave lateral izquierda, es especialmente notable. Cuando el sol atraviesa las vidrieras situadas encima del altar mayor, sus rayos de luz inundan la nave mientras los fieles reciben la comunión. Muchos de ellos se arrodillan en los reclinatorios de comunión situados delante del altar para recibir la comunión en la lengua.

El obispo David Tence celebra misa en la catedral de Cristo Rey.

Esta demostración de reverencia en la comunión -poco común en Estados Unidos- parece un extraordinario acto de piedad, una vuelta a la tradición. El obispo David Tencer, que guía la diócesis católica de Reikiavik, dice: “Aquí es normal“. Según monseñor Tencer, un fraile capuchino de larga barba, arrodillarse es algo habitual entre los católicos islandeses.

“Los fieles normalmente comulgan de rodillas, aunque si alguien lo desea, puede hacerlo de pie”, explica el padre Patrick Breen, rector de la catedral y vicario general de la diócesis. “Siempre ha sido así, y siempre será así a no ser que alguien quite los reclinatorios“, se estremece el padre Breen ante la idea de que esto pueda suceder.

La tradición está muy presente en la Iglesia católica de Islandia. “Diría que los católicos islandeses practicantes tienden a ser bastante conservadores”, afirma el padre Breen. El sonido del canto gregoriano a veces inunda las misas dominicales en la catedral. Y hay muchos otros signos que se pueden asociar a una Iglesia vibrante, desde la Adoración Eucarística a la oración en familia.

Peregrinación diocesana a Mariulind, en la costa occidental. En el centro de la foto, el obispo Tencer.

También es muy clara la postura que tiene la Iglesia de Islandia en la cuestión más importante. En la verde colina situada a poca distancia de la catedral y del centro de la ciudad, lleno de turistas, hay una gran campana de 90 años de antigüedad que espera ser tañida. “Es la campana de la vida“, explica el obispo Tencer. “Y su sonido es magnífico, sobre todo cuando la gente se reúne para rezar junto a ella para pedir la protección de la vida humana en el vientre materno”. “A veces”, añade el obispo, “los visitantes llegan a primera hora de la mañana, sobre todo durante el verano, cuando hace buen tiempo, para escuchar el tañer de la campana. ¡Es tan hermoso!”.

Una Iglesia minoritaria

En un país sumamente secularizado, la Iglesia católica de Islandia está separada de la Iglesia Luterana Evangélica de Islandia, la Iglesia nacional a la que pertenece la mayoría de la población, sobre la cuestión del derecho al aborto. A diferencia de la Iglesia católica, la Iglesia nacional no se opone a la legalización del aborto. La mayoría de los islandeses son, al menos nominalmente, luteranos. Y la sanidad pública cubre el aborto legal en Islandia, país que llenó los titulares de los periódicos del mundo por su índice del 100% de abortos de niños con síndrome de Down. (Un escasísimo número de madres se niegan a hacerse el test prenatal, o rechazan el aborto si su hijo es diagnosticado de síndrome de Down). Al obispo Tencer le entristece profundamente esta estadística y quienes la apoyan. “La obispesa luterana de Islandia ha declarado estar en favor del aborto”, ha dicho, refiriéndose a Agnes Sigurðardóttir. “Esto es muy extraño y para nosotros, católicos, imposible. ¿Cómo se puede ser cristiano y, al mismo tiempo, pro-aborto?”.

Fieles en los bancos

Una vez sentados cómodamente en el interior cálido y seguro de esta notable catedral, consagrada en 1929, los frescos rostros de los fieles en los bancos ofrecen un poderoso retrato de la Iglesia católica islandesa actual. Durante más de una década, los jóvenes católicos han ido llegando a esta Iglesia, la gran mayoría de los cuales han emigrado al país recientemente.

El enorme éxito económico de Islandia ha abierto las puertas de par en par, atrayendo a miles de inmigrantes de Europa del este, Asia y otros países, para suplir la escasez de mano de obra.

“Actualmente tenemos miembros en la Iglesia católica que proceden de varias naciones, hemos contado casi cien idiomas distintos”, dice el obispo Tencer, observando que, de lejos, el número más grande de recién llegados son polacos, que suman el 4% de la población de Islandia.

Con el tiempo Islandia se ha recuperado de la crisis económica de 2008, que interrumpió este impulso y que precipitó la economía de la isla y la nación en una depresión. Fue un retroceso doloroso que obligó a buscar salidas económicas en un país famoso por sus impresionantes paisajes nevados, sus volcanes, sus géiseres y su gran poder geotermal. El turismo, la pesca y la tecnología guiaron la recuperación. Hoy en día, las grúas invaden el centro de Reikiavik, donde multitud de polacos construyen hoteles de vanguardia y mezclan cemento para edificar relucientes torres de oficinas.

Crecimiento en la fe

Quince años después de su fundación, la diócesis católica de Reikiavik, que incluye seis parroquias y dieciocho iglesias distribuidas en esta curiosa isla nórdica del Atlántico Norte, nunca había sido tan fuerte numéricamente. Y está creciendo tan rápidamente como la economía nacional, en la que los turistas son tres veces más que los habitantes locales. Por definición, la Iglesia católica de Islandia tiene el tipo de crecimiento rápido que alegraría a los obispos de otras naciones. “Somos la comunidad católica que más crece, y a mayor rapidez, de los países nórdicos“, afirma el obispo Tencer.

En 1970, había en Islandia unos 1000 católicos, la mayoría nativos del país. Desde entonces, en una década, la población católica se ha disparado desde unos 3.000 miembros hasta unos 13.500, la mayoría de ellos inmigrantes. Esto significa que la población católica de Islandia ha aumentado, en algo menos de una generación, desde un 1% hasta el 4% aproximadamente de la población del país, unos 338.000 habitantes. “Es una Iglesia joven, el 80% de los fieles que vienen a misa el domingo son jóvenes, y este es un fenómeno muy reciente para nosotros”, afirma el obispo Tencer. “Aquí, cuando entras en las iglesias, ves rostros jóvenes, no ancianos”. Las misas se celebran en islandés, polaco, español e inglés. “En un año”, añade el obispo Tencer, “hemos tenido 150 bautismos y sólo 15 ó 20 funerales“.

Para servir a esta población católica, cada vez más numerosa, hay 16 sacerdotes procedentes de otros países y uno de Islandia. Los sacerdotes extranjeros vienen de varios países: cinco de Polonia, tres de Eslovaquia, uno de la República Checa, dos de Irlanda, uno de Alemania, uno de Francia, dos de Argentina y uno de Gran Bretaña (ya retirado). Hay un religioso de Eslovaquia y muchas órdenes de religiosas, muy apreciadas por sus obras de caridad cristiana y sus vidas dedicadas a la oración. El obispo Tencer, nativo de Eslovaquia, fue nombrado quinto obispo de la diócesis en 2015.

A todas luces, la de Islandia es una Iglesia inmigrante. Sentado en el estudio de su limpia parroquia, el padre Breen, nativo de Dublín, Irlanda, ha sido testigo de este rápido crecimiento desde que él llego aquí como sacerdote en 1984. “La Iglesia aquí tiene bastante fuerza”, dice el padre Breen, un abstemio que con orgullo lleva el pin de la Asociación de Abstinencia Total del Sagrado Corazón, un grupo internacional con base en Irlanda y con una rama en Islandia, que fomenta la abstinencia del alcohol. “Los inmigrantes polacos”, añade el padre Breen, “son probablemente los más tradicionalistas”.

Los desafíos de la Islandia católica

Pero si bien el creciente número de los que, en Islandia, se definen católicos es realmente impresionante, la realidad subyacente proporciona un retrato diferente, a veces desalentador. Según varias estimaciones, entre el 20 y el 25% de los católicos de Islandia acuden a misa los domingos, porcentaje que corresponde, más o menos, a la misma estimación de la mayoría de los Estados Unidos, y de muchas partes del mundo occidental, actualmente. (Además, el aumento en el número de turistas que son católicos y que visitan Islandia significa más rostros en las iglesias locales, sobre todo en las misas de los fines de semana).

El padre Patrick Breen (izquierda), John Aidan Byrne (centro) y el diácono Michael Friggie (derecha).

El padre Breen acoge a todos los que vienen. Es muy consciente de la baja participación en la misa dominical y de los problemas sociales que invaden las comunidades de inmigrantes católicos del país, como también de otras comunidades. Es habitual, en la mayor parte de los inmigrantes católicos, que las parejas convivan antes del matrimonio civil y religioso. “Personalmente opino que el número de matrimonios dentro de la Iglesia católica de Islandia es muy bajo, y que muchas parejas tienden a casarse primero por lo civil y luego por la Iglesia”, dice Michael Friggie, diácono permanente en Cristo Rey, “pero tal vez este sea también un fenómeno mundial y europeo”.

El diácono Friggie, ordenado en 2017, casado y padre de seis hijos, llegó a Islandia procedente del Medio Oeste de Estados Unidos para trabajar como genetista en una startup. “Estoy entusiasmado de ser un diácono gracias a esta persona encantadora”, dice señalando al padre Breen, presente también en la habitación, quien animó su vocación. “Amo a esta diócesis, donde la interacción personal es mucho más fácil que en Indianápolis, un lugar donde he visto al obispo sólo en las confirmaciones”, añade Friggie. “Aquí puedo tomar café con el obispo en cualquier momento“.

Al obispo Tencer le gusta ver este crecimiento de la Iglesia católica islandesa, pero como los flujos y reflujos del agua fría del océano que va y viene en la orilla, la marea puede ir hacia cualquier lugar, dice. “El futuro parece brillante si vamos en la dirección actual”, dice el obispo. “Pero las cosas pueden cambiar rápidamente, por lo que es imposible saber dónde estaremos en dos o tres años”. Y añade: “Podría haber otra crisis, por ejemplo, y los extranjeros que han venido a Islandia podrían irse a cualquier otro lugar”.

Sin embargo, el obispo Tencer no se desanima, y considera el flujo de inmigrantes que llega al país como una gran bendición para la Iglesia católica islandesa. Como él dice, “estos inmigrantes vienen de muchas culturas diferentes y traen maravillosos elementos de su fe y sus hábitos y costumbres para la Navidad y otras estaciones”.

Traducido por Elena Faccia Serrano.

Fotos: Diócesis de Reikiavik y John Aidan Byrne, tomadas del National Catholic Register.FacebookTwitterGoogle+LinkedinWhatsappEmail


https://www.religionenlibertad.com/europa/496843807/La-Iglesia-crece-deprisa-en-Islandia-donde-a-los-templos-ya-acuden-mas-jove

El feminismo que aprendí de las monjas


Por LIESL SCHWABE 22 de febrero de 2019Volver al artículo principalComparte esta página

CreditMonica Garwood

Read in English

[Si quieres recibir las mejores columnas de Opinión de The New York Times en Español en tu correo, suscríbete aquí a El Times]

Puede ser difícil rastrear los orígenes de nuestras convicciones más profundas.

A mí prácticamente me educó una madre soltera y yo sabía, casi desde que nací, que las mujeres tienen la capacidad de hacerlo todo y en ocasiones se ven obligadas a hacerlo, sobre todo cuando no hay nadie más que las apoye. Entré a Antioch College en 1993, el año en que la política sobre delito sexual que hizo la escuela fue objeto de burla incansable en todo el mundo por introducir la idea del consentimiento verbal. No mucho tiempo después, en un monasterio birmano me rapé la cabeza para convencerme a mí misma de que mi cuerpo físico no me definía.

Pero la educación feminista más importante que recibí fue en mi escuela católica, a principios de los ochenta, en los suburbios del Medio Oeste estadounidense. Fue ahí donde mis maestras más queridas eran monjas que nos enseñaron a ayudar a los pobres, rezar por los enfermos y a donar nuestras monedas a El Salvador. Fue ahí donde aprendí la necesidad de cooperar y ser autosuficiente, y las posibilidades que eso brinda.

Vestidas con sus trajes de poliéster y zapatos ortopédicos, la hermana Irene y la hermana Betty, mis maestras de primero y segundo de primaria, respectivamente, emanaban una alegría y un sentido de propósito que me parecían contagiosos.

Fundada en 1923, Our Lady of the Elms (Nuestra Señora de los Olmos), en Akron, Ohio, lleva casi cien años siendo una escuela solo para niñas. La institución promete que “en la experiencia de todas las niñas Olmos se entreteje Veritas, la búsqueda de la verdad y la justicia”.

Quizá debido a que mi propia hija ahora está en segundo de primaria, me doy cuenta de que pienso a menudo sobre cómo me enseñaron a buscar la verdad y la justicia, y lo inseparable que esos ideales se volvieron para entender qué significa ser una niña.

A principios de diciembre de 1980, tres monjas católicas provenientes de Estados Unidos y una voluntaria laica fueron violadas y asesinadas a unos kilómetros del aeropuerto de San Salvador. Los hombres responsables formaban parte de los escuadrones de asesinos, entrenados en Estados Unidos, que ayudaban a mantener el control militar en El Salvador. El Vaticano reprendió al clero por declararse en contra de aquel régimen tan violento. Como explicó la escritora Hilary Goodfriend, estas mujeres habían sido “intensamente valientes” por haber arriesgado “sus vidas para ayudar a las víctimas más vulnerables de la política exterior estadounidense a luchar por una vida digna”.

Tenía 5 años cuando entré a primero de primaria en el otoño de 1981. La hermana Irene, de cabello corto y gris, con lentes enormes, estaba sentada ante el grupo en una pequeña silla anaranjada. Detrás de ella había un mapa desplegado de Centroamérica y nos pasó una copia mal hecha de una foto que retrataba la camioneta calcinada de las monjas. No recuerdo qué palabras usó, pero sí me acuerdo de la sensación: el gran impacto que sentía se fue suavizando porque la hermana Irene insistía en el perdón.

No aprendimos de “capitalismo” ni “revolución”. Las monjas no comerciaban con propaganda. Después aprendí que nos enseñaban a rezar con el mismo tipo de ideas que hay en la práctica budista de la compasión, la conciencia de que todas las personas quieren sentirse seguras. Éramos niñas, pero entendíamos qué era el miedo. La hermana Irene nos enseñó que la vulnerabilidad no separaba a las personas, nos conectaba.

Una vez, cuando estaba en segundo de primaria, mi padre bohemio solo empacó ostiones ahumados en mi lonchera de los Muppets en el Espacio. Tan solo el olor era humillante. Pero cuando quise tirarlos, la hermana Betty se paró delante del basurero con las manos en la cadera.

“Acuérdate de que no tiramos la comida”, dijo, y los rizos de su peinado parecían un halo. Y sí me acordaba: no tirábamos la comida porque en El Salvador los niños se morían de hambre. Yo creo que esa idea nos ayudaba a no pensar tanto en lo que no nos gustaba de nuestra comida sino, más bien, en lo que no nos gustaba en el mundo. Aunque había muchas cosas que no sabía, sí estaba consciente de que había personas que no tenían suficiente comida.

Si bien es indudable que, entre las generaciones de niños a los que se les decía que no dejaran comida en el plato porque en Etiopía o Bangladés los niños no tenían qué comer, se suscitaron ideas ingenuas del excepcionalismo estadounidense, este hábito actual que tenemos de tirar comidas enteras (y atuendos y todo lo que compramos y nunca usamos) me parece mucho peor, parte de una miopía estadounidense que absolutamente nunca considera a los demás.

Hasta hace relativamente poco, ser monja era una de las pocas maneras que las mujeres tenían para acceder a la educación superior o elegir un camino distinto al matrimonio y la maternidad. Por eso, durante más de mil años, las mujeres de todo el mundo eran llamadas a tomar votos de pobreza y celibato.

A lo largo del siglo XX, las monjas construyeron y supervisaron un amplio sistema de escuelas y hospitales. Pero para los años ochenta ya disminuía el número de monjas, desanimadas después de que el Vaticano II no les otorgó a las mujeres la igualdad que muchas hermanas esperaban. Los movimientos por los derechos civiles y de las mujeres, junto con las mayores oportunidades de empleo y educación, también hizo que las mujeres que antes habrían entrado al noviciado, ahora tuvieran otras opciones a su disposición.

Mis compañeras y yo estuvimos en lo que fue el final de una era. Estábamos rodeadas de mujeres instruidas que no eran ni esposas ni madres, que no usaban maquillaje y que vivían en comunidad incluso compartiendo un auto. Para nosotras eran un modelo de igualdad. Nos enseñaban lo que en ese momento no pensábamos que fuera una manera tan completamente diferente de vivir.

Mi experiencia con la educación católica fue breve y, en mi vida adulta, nunca me he considerado cristiana. Pero las monjas nos enseñaron generosidad e introspección de una manera tan directa como cuando enseñaban las fracciones y a escribir en cursiva. En otras palabras, mi formación nunca se trató solo de mí, sino del mundo que yo habría de heredar.

En un momento en el que la violencia en contra de los niños, las mujeres, los desposeídos y el planeta es tan extendida, veo dejos de esperanza en la convicción de las monjas de que la compasión puede ser enseñada y el perdón fomentado. Si logramos aprender a enfrentar la existencia del sufrimiento no como una señal de desesperanza, sino como una oportunidad para el amor, todos estaremos más dispuestos a asumir la responsabilidad de ese sufrimiento. Si comprendemos la necesidad de la verdad, entonces podremos buscar la justicia.

Liesl Schwabe es escritora.

Menor apuñaló a sacerdote, en el suroccidente de Bogotá


Bogotá19 Feb 2019 – 8:13 AM-Redacción Bogotá -bogota@elespectador.com

El agresor fue un joven de 16 años. Al religioso lo alcanzaron a trasladar a un centro asistencial, pero falleció. Aunque no se tiene total claridad sobre los hechos, el asesino dice que fue en defensa propia.

Foto de referenciaPixabay

Un menor, de 16 años, mató a un sacerdote, de 65 años. El caso ocurrió en el apartamento de la víctima, ubicado en un conjunto residencial del barrio Patio Bonito, de la localidad de Kennedy. Aunque al religioso lo alcanzaron a llevar a la Clínica de Occidente para que recibiera atención médica, debido a la gravedad de las lesiones, murió en el lugar. 

 >>>Lea: En busca de la verdad sobre la pederastia

El asesino, quien fue detenido por las autoridades, brindó su versión de los hechos, asegurando que ese día fue a visitar al cura a su apartamento. Allí, el religioso intentó abusar de él y su reacción fue atacarlo con arma blanca. Además, dijo que no era la primera ocasión en la que el sacerdote intentaba sobrepasarse con él. 

Contrario a la versión del menor detenido, los vecinos de la zona aseguraron a Noticias Caracol que el sacerdote no parecía ser una persona conflictiva ni mucho menos, como la describió el agresor, quien aceptó su culpa del asesinato a las autoridades. 

Por otro lado, uno de los residentes del sector señaló que fueron dos los menores que salieron del apartamento del sacerdote. Uno de ellos salió encapuchado evadiendo en los vigilantes, y el otro, el que fue detenido, tenía rastros de sangre en su ropa.

>>>Lea:  Por presunto abuso sexual de religiosos, menor se habría suicidado en Bogotá

El joven quedó a disposición de la Policía de infancia y adolescencia. Los autoridades adelantarán la investigación para establecer la verdaderas circunstancias alrededor del hecho. 

En Colombia, según la investigación “Dejad que los niños vengan a mí”, del periodista Juan Pablo Barrientos, en septiembre de 2018 la Fiscalía adelantaba la investigación contra 37 sacerdotes, denunciados por casos de pederastia. De estos, a 14 ya les han archivado los procesos o los han absuelto y solo siete han terminado en condena.

https://www.elespectador.com/noticias/bogota/menor-apunalo-sacerdote-en-el-surorccidente-de-bogota-articulo-840518

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: