COLOMBIA.CARTAGENA: CARTA AL PAPA FRANCISCO


 

 

Querido papa Francisco, ¡Gracias por tu visita a Colombia!

 

Vivo en Cartagena, la última ciudad que visitaste el domingo 10 de septiembre, te vi en las calles de mi barrio cuando bajabas del puente Romero Aguirre recién y medio pintado justo por tu visita y luego en la avenida Venezuela frente al parque Espíritu del Manglar con mi amiga Argentina Jaraba, cerca al centro histórico donde rezaste el Ángelus, luego vi por televisión  la misa campal en Contecar,  a donde no quise ir porque precisamente ese terreno no lo considero tan santo, aunque reconozco que no había en la ciudad  mejor lugar para realizar la misa que albergó a tanta gente de la ciudad y la región caribe que anhelaba  verte y oírte, así como seguí por el canal 1 toda tu peregrinación por Bogotá, Villavicencio y Medellín.

Debo confesarte que todavía hoy estoy emocionado, conmovido, enguayabado, ilusionado y con el mejor de los sentimientos y recuerdos por tus palabras, tu presencia, tu compartir entre nosotros, porque en verdad te sentí cercano, próximo, accesible y de nuestro lado. Aunque no tuvimos contacto físico, me ericé cuando te vi en el papamóvil pasando, saludando, sonriendo, mirando amorosamente a la cantidad de personas en las calles recién reparchadas, ese es un milagro que debes abonarte para tu posterior beatificación, entre otros que hiciste en esta ciudad donde la inversión se hace cada tanto que nos visita alguien importante.

Sabes que toda esa gente que te fuimos a ver somos del sector popular de la ciudad, vivimos tan cerca del centro histórico y turístico, del desarrollo económico, pero tan lejos del disfrute pleno del derecho a la ciudad y de la vida digna. Esas gentes, niños, niñas, jóvenes, hombres y mujeres, adultos, de los barrios bajaron a verte porque tú eres una promesa y una proclamación de que Dios nos ama y está a nuestro lado, y sabes, que Dios, es lo único que estas personas tienen para que les defienda, les proteja, les auxilie, remedie sus males y mantenga vivas las esperanzas de una vida mejor que esta ciudad sede “de los derechos humanos”, les posterga cada vez más.

No te imaginas  cuanto te esperamos expectantes, desde muy temprano,  asombrados de que tú, el papa, se paseara por nuestros barrios, por las calles inseguras, desprestigiadas, invisibles, despreciadas  y estigmatizadas en la ciudad, y quisieras untarte de pueblo porque no es costumbre que en esta ciudad  que recibe a muchos visitantes ilustres y famosos del mundo, se paseen por aquí, por el contrario sus visitas a la ciudad, que se reduce al centro histórico y los grandes hoteles, significa el aumento de los controles, restricciones, y aislamiento de nuestros sectores y de nosotros mismos a nuestra ciudad.

Ese domingo fue un domingo sinigual, de fiesta, muy parecido a ese otro domingo cuando Jesús entró en un burrito a Jerusalén (Mateo 21), a ti te faltó el burrito, Pero el papa móvil estuvo bien, aunque muy rápido. Había gente de  todos los barrios, de todas las edades, de todas las religiones, con niños en sus brazos, pancartas, rosarios, aguas,  e ilusiones en sus corazones para que tú las bendijeras. Y toda la gente, tanto la que estaba a un lado de la avenida, como la que estaba en la otra, gritaba:

« ¡Sálvanos, Papa nuestro!
¡Bendito tú, que vienes en el nombre de Dios!
Por favor, ¡sálvanos, Papa bueno!»

Y cuando pasaste en tu papamóvil escoltado por tantos policías, demasiados creo yo,  y no por tus discípulos, (los sacerdotes) que son tus embajadores en nuestro país, toda la gente se alborotó, y decía:

— ¿Quién es este hombre?

 Y como no estaban tus sacerdotes para contestarles, porque ellos te esperaban en los actos oficiales, ellos mismos se contestaban:

— ¡Es el papa Francisco, el profeta! Él es del pueblo, él quiere ser uno como nosotros.

 

Santo padre, tu visita ha sido inmensamente significativa para mucha gente en el país. Otros deben estar molestos y odiándote. Para nosotros las visitas son importantes. Nos gusta visitar y que nos visiten. Nos gusta atender y recibir bien a los invitados. Nos volvemos locos en atenciones con los visitantes y no podía ser menos tratándose de ti. Preparamos nuestras mentes y nuestros corazones para recibir tus palabras y mensajes, avivar nuestra fe y sobre todo aliviar nuestras tribulaciones por tantos años de guerra, por los efectos que el conflicto ha generado en nuestra sociedad, por los odios y las cizañas que se han instalados en nuestros corazones y cotidianidad por culpa de los falsos profetas, los líderes políticos, los armados, los  violentos y la pérdida de nuestra ética cristiana, civil y pública.

 

Tu visita era esperada, así como esperamos la venida de nuestro padre amado, así como hemos esperado por más de 50 años el acuerdo de paz entre los armados para la terminación del conflicto, como esperamos la justicia, la verdad, la  reparación y no repetición a las víctimas y afectados de este cruel conflicto interno, como esperamos la reconciliación de todos los colombianos, y como seguimos  esperamos la llegada del hijo de Dios entre nosotros.

 

Tu visita ha sido un bálsamo para nuestra esperanza, casi perdida en esta situación en la que estamos empantanados los colombianos, enfrentados entre unos y otros en el país y con poca ilusión por el interesante paso y transito que estamos haciendo de la guerra a la paz. Tu visita es una buena noticia. La noticia de que Él  prometió acompañarnos hasta el fin de los tiempos, y que Él no va a dejar estéril tanto esfuerzo por la paz en el país.

Tus palaras dirigidas a los niños, los jóvenes, las víctimas, los enfermos, y las familias han sido importantes y alentadoras porque al igual que Jesús has dejado que los niños se te acerquen (Marcos 10:14),  has sanado las heridas de los enfermos (Lucas 14), has denunciado las injusticias (Mateo 23), nos has invitado a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos (Marcos 12: 31),  has ido por las ciudades enseñando y proclamando el reino de Dios (Mateo 4:23) nos has mostrado el rostro humano de Jesús. Un rostro que se ha desdibujado en muchos de los prelados de tu iglesia.

 

Creo en ti papa Francisco, en tus palabras, en tus anuncios  y  denuncias, en tus gestos y acciones, creo en tu alineación con los más empobrecidos del mundo y de la tierra. Me inspiras al igual que  me sigue inspirando San Francisco de Asís y quiero seguirte en tu peregrinación por la paz mundial, y la propia de nuestro país, dando pasos amorosos y desarrollando mi compromiso en defensa de la dignidad humana y los derechos humanos, quiero seguir siendo un incansable esclavo de la defensa de los derechos humanos de los niños y las niñas, proclamando la fraternidad universal,  y el respeto por todas las vidas.

Creo en ti, en tu  humanidad, y en tu mensaje apostólico renovador  que nos presentas, pero aún tengo dudas de que esta iglesia apostólica y romana que representas, se adapte a esos cambios, y sea verdaderamente la  iglesia de los pobres  que proclama Jesús  y en la que yo he profesado mi fe.

 

 

Edilberto Noguera Meléndez.

Cartagena, 14 de septiembre de 2017.

Remitido al e-mail

Anuncios

Una mujer denunció que un cura de Resistencia la violó y embarazó a los 15 años


El acusado murió en el 2012 y era jesuita. La víctima tuvo una vida marcada por el trauma. Las negociaciones con la Compañía de Jesús para obtener una reparación fueron suspendidas por carta documento.

Compartir en Facebook

Un cura de la Iglesia San Javier fue denunciado por abuso.

A Cristina le decían Grillito en su adolescencia, porque era menudita y morena. “Ni siquiera estaba desarrollada”, explica. Vivía en Resistencia, en una familia con nueve hijos, padre policía y madre muy católica.

En 1982 iba a cumplir 15 años y se estaba preparando con un grupo de chicas de su edad para la tradicional Misa Blanca. Por eso, frecuentaba la iglesia San Javier y recibía la orientación del padre Mario, que les daba catequesis. Pero el cura iba más allá: les hablaba de su futuro como mujeres adultas, de la maternidad, del período, de cómo prepararse para las relaciones sexuales. Podía interpetarse que era un hombre de mente abierta y moderna y quería guiarlas, pero sus intenciones eran otras.

La Misa Blanca de ese año no llegó a hacerse. Estalló la guerra de Malvinas y muchos de los chicos de la ciudad fueron llevados a combatir. Entre ellos, un hermano de Cristina. Su mamá estaba devastada, la noticia fue recibida con intenso dolor.

Dos días después, el 4 de abril, el padre Mario le dijo que fuera a verlo a la hora de la siesta. Ella creyó que lo hacía para consolarla por su profunda angustia. Pero él le comunicó que “la iba a preparar para lo que le iba a pasar cuando fuera grande”. Que lo que le iba a hacer era “una iniciación”.

“Tenía la sotana puesta y empezó a besarme por todos lados. Se la abrió, me desvistió. Sacó su órgano y me lo puso en la boca. Me dijo que me estaba haciendo el amor. Cuando todo terminó, me dijo que me fuera corriendo a casa y que me bañara. También que no le dijera nada a nadie”, se indigna Cristina a sus 50 años.

El cura siguió convocándola a la misma hora, hasta el 22 de mayo. Cristina tiene todo marcado en un calendario. “Me hacía ir y seguía abusando de mí. Todo empeoró, me trataba como si fuera una adulta con experiencia, penetrándome por todos lados. Yo no podía contarle a nadie”.

Hace un silencio. “Yo no alcanzo a entender por qué seguía yendo, por qué obedecía… El tenía 40 años y me esperaba desnudo debajo de la sotana. Cerraba todas las puertas de la nave de la Iglesia y me lo hacía en un banco, en el piso, donde ponen el cáliz”.

El destierro y la vergüenza

Cuando su madre se enteró que estaba embarazada, le dio una gran paliza. “Sos la vergüenza de la familia. Primero el sufrimiento porque tu hermano se fue a la guerra y ahora esto”. Quiso saber quién era el padre del bebé, pero Cristina no abrió la boca. “No podía decirle que el embarazo era del cura. Además no me habría creído”, explica.

Soportó el destierro al campo hasta el parto y que la echaran de la casa después de tener a su beba.

“Si pudiste embarazarte, podés trabajar y terminar de estudiar sola”, fue la sentencia. Ella siguió callando. “Siempre le tuve mucho respeto a mi mamá. Nunca tuve el impulso de decir la verdad hasta que ella fue muy viejita. Además, mi papá era policía, mis hermanos militares”.

Cristina pasó un tiempo en casa de amigas, después vagó por la ciudad y fue secuestrada por una red de trata que la llevó a Rosario para explotarla. “Tenía que atender de 7 a 10 tipos por día. Por suerte pude escaparme”, continúa.

Se recibió de enfermera y logró conseguir un empleo, pero nunca pudo formar una familia. Su primera hija la repudia y le exige que le diga quién es su padre. Tuvo un hijo varón de una pareja que duró un suspiro. “Por mi trauma, porque yo siempre tengo la violación en la cabeza”, se lamenta.

Las marcas del abuso se hicieron sentir en su salud: tuvo un cáncer de útero que la dejó estéril a los 30 años y después un infarto, que le impide trabajar.

Sin reparación

Después de ver la película Spotlight, sobre el abuso sexual cometido por sacerdotes pedófilos en la diócesis de Boston, decidió escribir una carta sobre su caso que envió al papa Francisco y a una multitud de destinatarios en el Vaticano y en todo el mundo. Fue guiada por SNAP, la agrupación internacional de sobrevivientes de abuso sexual por religosos . Finalmente, se contactó con la red de Sobrevivientes de Abuso argentina.

Sus intentos tuvieron resultados. Fue convocada a una reunión a la Catedral de Resistencia. Me dijeron que la Iglesia no tenía obligación de ayudarme, pero que lo harían porque “era indigente y que podía morir en el proceso” por mi enfermedad. Cristina recibió del estado provincial una vivienda social y una pensión por discapacidad, dos beneficios que le correspondían, pero la iglesia le dijo que había sido “gracias a sus contactos” porque de lo contrario “no se las iban a dar”.

Le preguntaron una y mil veces las mismas cosas y una vez que certificaron que el padre Mario era jesuita, la derivaron a la Compañía de Jesús para pedir compensación por lo padecido.

“Yo me callé todos estos años y eso me destruyó la vida. Todo lo que me pasó, las enfermedades, la imposibilidad de enamorarme es por culpa de eso. Merezco una reparación”, insiste.

Una abogada de la diócesis la maltrató: “Usted quiere sus cinco minutos de fama. Ahora está de moda denunciar sacerdotes. Le sugiero que vaya y rece mucho, que le pida perdón a Dios”. “Le contesté que no iba a rezar, porque desde el momento en que me violó el padre Mario no soy más católica”.

El resto de las chicas que se preparaban con ella para la Misa Blanca tambén fueron abusadas. “Pero ellas no quedaron embarazadas. Tuvieron hijos y son abuelas, no quieren hablar…” Cristina las entiende. Ella tampoco se atreve dar su verdadero nombre y, todavía hoy, le tiene terror al escándalo.

Su abusador, Luxorio Ruiz Bilbao, murió en el 2012. Era efectivamente un jesuita. Cristina acaba de recibir una carta documento de la orden donde le comunican que suspenden una mesa de diálogo que se iba a realizar en Resistencia: “Resulta prematuro realizar un traslado a la provincia de Chaco por motivaciones inciertas y carentes de sustento”, le transmiten.

Apoyo de la Red

“El caso de Cristina se encuadra en la misma relación de abuso de poder que el resto de las víctimas de curas pederastas, que cuentan con el respaldo de la institución religiosa, sea con su silencio, o con el encubrimiento”, afirma el abogado Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico.

“En particular, no sólo fue abusada sino que quedó embarazada. Como cualquier víctima de abuso, tuvo los mismos obstáculos de tipo psicológico para hacer visible su problema. Y cuando lo hizo, ya era tarde para una causa penal porque el culpable había fallecido”, sigue.

Según Lombardi, el reclamo al obispo católico y luego a la Compañía de Jesús “si bien fue escuchado, no ha sido resuelto del mejor modo”. Escuetamente, se le informó que “sería eventualmente evaluado” el reclamo de compensación económica solicitado.

http://www.chacodiapordia.com/2017/09/14/una-mujer-denuncio-que-un-cura-de-resistencia-la-violo-y-embarazo-a-los-15-anos/

La ‘bacanería’ del papa y más fotos en Villavicencio que no se vieron en TV


El sumo pontífice llegó a esta ciudad con un mensaje de reconciliación, y compartió con indígenas y víctimas del conflicto armado.

Papa Francisco.
| L’Osservatore Romano – AFP.

Citado por El Periódico del Meta, Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia, explicó que el papa eligió visitar Villavicencio por ser “la puerta a toda la Orinoquía”.

“Estar allí es acercarse a los indígenas, a los campesinos, a todos los habitantes de las zonas rurales en esa inmensa región y que todos ellos tengan facilidad de encontrar al Papa”.

AFP.
AFP.
L’Osservatore Romano – AFP.

Miles de personas esperaron para verlo y la emoción de su llegada se refleja en sus rostros:

AFP.
AFP.

No solo hubo colombianos, sino personas de otros países latinoamericanos, como Chile y México.

Publicidad
Pulzo
AFP.

Ante una multitud, el padre beatificó a dos religiosos.

EFE.

Uno de ellos fue el sacerdote Pedro María Ramírez Ramos, conocido como el ‘mártir de Armero’. Él fue asesinado el 10 de abril de 1948, durante la revuelta popular que se desató luego del magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán.

AFP.

El segundo religioso proclamado beato fue Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, obispo de Arauca y uno de los mayores defensores de los indígenas de esa región. A él lo asesinó la guerrilla del ELN el 2 de octubre de 1989.

AFP.

Estas son otras fotos de su paso por la capital del Meta, en donde un feligrés le puso un sombrero vueltiao al papa:

AFP.
EFE.
L’Osservatore Romano – AFP.
AFP.

Me gusta:

COLOMBIA. BOGOTÁ. FRANCISCO A LOS JOVENES: “No se dejen robar la alegría y la esperanza!”

07 Sep 2017 Deja un comentario


 

Llegada del Papa Francisco a Bogotá

 

Una bellísima tarde bogotana junto con una multitud de gente volcada a la avenida “El Dorado” recibió al papa Francisco en su llegada a Colombia. A lado y lado de los carriles “volaban” las bicicletas de jóvenes que no se cansaban de pedalear. Con razón que las primeras palabras del Papa, una vez llegado a la nunciatura, fue precisamente “ustedes los chicos, hacen camino de heroísmo, sigan adelante!”.

Vino entonces lo que tenía que venir en cualquier ambiente de regocijo colombiano: la fiesta con mucha música, baile y cantos de jóvenes, de niñas y de niños del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud IDIPRON. Cantando y sonriendo, estas chicas y chicos rescatados de las garras de las drogas, de la delincuencia y de la indigencia, ahora ofrecían una fiesta de bienvenida a quien sentían tan cercano y tan humano.

Concluidos los bailes, obsequiaron tres presentes al Papa: la ruana campesina, un cirio con diseños juveniles y un vitral de jóvenes artesanos. Símbolos de un nuevo tiempo que irrumpe desde la alegría y la esperanza juvenil, pero también desde la profunda resistencia campesina, un Kairós tejido con sus sueños, sus luchas, sus lágrimas y su coraje. El Papa, enruanado y sonriente, agradece y les pide que no se dejen robar la alegría ni se dejen robar la esperanza, como queriendo advertir el contexto adverso de una cultura y un sistema del descarte y exclusión que permanentemente les acecha, les engaña y les devora.

El primer paso tuvo como telón de fondo las montañas orientales y el cielo azul de la sabana bogotana abrazando un escenario lleno de niñez y juventud protagónica, alegre y esperanzada, la que mañana colmará la Plaza de Bolívar anunciando, exigiendo y celebrando el comienzo de un Kairós de paz, justicia, perdón y reconciliación. Es la generación de la paz que no se dejará robar su derecho a la alegría, a la esperanza y a la dignidad.

Fernando Torres Millán

KairEd

Bogotá, 6 de septiembre de 2017

Remitido al e-mail

Sacerdote acusado de violación se entrega a autoridades

19 Ago 2017 Deja un comentario


Estuvo prófugo de la justicia desde hace casi cinco meses; era Rector del Seminario Menor de la Diócesis de Piedras Negras

La PGJE había ofrecido 200 mil pesos de recompensa a quien proporcionara información sobre el ‘padre Meño’. YOUTUBE / Cristina Sada

  • Fue boletinado por las autoridades en todo México y a nivel internacional en más de 190 países

Estuvo prófugo de la justicia desde hace casi cinco meses; era Rector del Seminario Menor de la Diócesis de Piedras Negras

SALTILLO, COAHUILA(18/AGO/2017).- A casi cinco meses de estar prófugo de la ley, el sacerdote católico y ex rector del Seminario Menor Diocesano, Juan Manuel Riojas Martínez, “padre Meño”, demandado por violar a dos ex seminaristas, se entregó este viernes en la Procuraduría General de Justicia (PGJE), delegación Norte I, en la ciudad de Piedras Negras.

Un agente del Ministerio Público (MP) le notificó que la orden de aprehensión es por el delito de violación calificada con abuso de autoridad por aprovecharse de su condición como ministro religioso y le leyó sus derechos, posteriormente, acompañado de su abogado, Ernesto Romero y escoltado por elementos de la Policía Investigadora ingresó a las instalaciones de la PGJE.

El religioso, que llegó sin sotana, vestía playera color rojo y pantalón de mezclilla. Fue trasladado por elementos de la Policía Investigadora al Centro Penitenciario para ponerlo a disposición del juez de la causa, quien esta misma tarde celebrará la primera audiencia de Juicio Oral, donde se le podría vincular a proceso.

Horas antes, este mismo viernes a través de una manta colocada en un panorámico en la carretera 57 la PGJE, donde aparece su fotografía la PGJE ofreció 200 mil pesos de recompensa a quien proporcionara información que permitiera localizar y capturar al presunto pederasta.

Sin embargo, horas después el religioso se presentó voluntariamente ante las autoridades.

“Que brille la justicia”: obispo

A través de un comunicado de prensa, el Obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Alonso G. Garza Treviño, convocó a la comunidad católica a unirse en oración “para que el juez supremo haga brillar la justicia”.

“De acuerdo a nuestra convicción y a nuestros principios, deseamos que se llegue a la verdad y a la justicia y esto es lo que pedimos a las autoridades”, subrayó el prelado de la Iglesia Católica.

La orden de aprehensión fue girada por el juez de Primera Instancia en Materia Penal del Sistema Acusatorio y Oral del Distrito Judicial de Río Grande, quien esta misma tarde efectúa la primera audiencia del Juicio Oral.

Hace varias semanas que la Procuraduría de Justicia del Estado (PGJE) de Coahuila, a través de la Procuraduría General de la Republica (PGR) emitió la “Ficha Roja” para localizar en México, Estados Unidos o en el extranjero a través de la Policía Internacional, Interpol, a Riojas Martínez.

El religioso, quien estuvo prófugo de la justicia desde hace casi cinco meses, era Rector del Seminario Menor de la Diócesis de Piedras Negras, y fue acusado del delito de “violación con calificativa” en perjuicio de dos estudiantes del Seminario.

Por la “Ficha Roja” el cura fue boletinado por las autoridades en todo México y a nivel internacional en más de 190 países.

http://www.informador.com.mx/mexico/2017/735452/6/sacerdote-acusado-de-violacion-se-entrega-a-autoridades.htm

COLOMBIA. SEGOVIA. EL PUEBLO SIGUE PONIENDO LOS MUERTOS…Joven de 18 años murió en medio de paro minero en Segovia.

16 Ago 2017 Deja un comentario


https://mdstrm.com/embed/599391a30f13615c430fa265

El estudiante falleció este martes en enfrentamientos entre los mineros y la Fuerza Pública. El paro completa 26 días.

La segunda víctima mortal que dejan estas jornadas de manifestación sucedidas en Segovia y Remedios, municipios del nordeste de Antioquia, fue identificada como Brandon Steven Ochoa Restrepo.

Las autoridades investigan cómo sucedieron los hechos.

Gerardo Gaviria, líder en Segovia y Remedios, manifestó que en Segovia “no pueden salir, están totalmente secuestrados, allá no puede salir nadie a las calles si no es con un permiso especial, y lo más grave es que no hay comida”.

Javier Ávila, líder de los comerciantes de Segovia habló sobre la muerte del joven en un enfrentamiento: “Brandon Steven pasaba por donde la policía y el Esmad estaban atrincherados y no sabemos qué pasó; al parecer una bola de caucho que utiliza la policía en la protesta le pegó en el pecho”.

Por su parte, la policía entregó su versión frente a los señalamientos de la comunidad.

El coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía de Antioquia, afirmó que “dicen que estaba en la manifestación, en la parte de la electrificadora, en el casco urbano del municipio, y según información de la Fiscalía y un grupo de investigación criminal, algunas personas  lanzaron tatucos y lo impactaron”.

Según las autoridades, 25 personas han sido detenidas por uso indebido de explosivos y terrorismo.

 

VUELVE: DINÁMICAS DE GRUPO PARA LA EDUCACIÓN POPULAR: JAVIER OMAR RUIZ

14 Ago 2017 Deja un comentario


Comparto mi texto Dinámicas de Grupo para la Educación Popular

Dinámicas de Grupo Posted on August 14, 2017August 14, 2017 by admin Para ver el material, darle clic al siguiente link: DinamicasGpoJORuiz
Nota: Este material puede ser empleado en el trabajo formativo que se…
COLECTIVOHOMBRESYMASCULINIDADES.COM

 

DinamicasGpoJORuiz

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: