No me puedo concentrar en la misa. ¿Vale la pena ir?


Cómo la “participación activa” puede ser algo diferente de lo que estás pensando.

Hola, Katrina. Mi pregunta para usted es acerca de participar activamente en la misa. ¿Todavía se considera que “participa” si no puedo concentrarme por completo en las lecturas o la homilía? Mis dos hijas tienen 3 y 8 meses y generalmente estoy bastante distraída asegurándome de que no se vuelvan demasiado ruidosas y molestas y molesten a los que nos rodean. Algunos domingos extraño por completo todas las lecturas e incluso la homilía. Me pregunto si debería esperar hasta que sean mayores para asistir a misa y así poder concentrarme y participar. ¿Se considera participar en la misa si apenas estoy mentalmente presente?

Sí, ¡todavía estás participando en la Misa! De hecho, incluso diría que alguna “participación” comienza en el minuto en que te levantas y tomas la decisión de asistir a Misa. Recuerdo el nivel de determinación y requerirás salir de la casa con un niño pequeño, no importa la pura hazaña olímpica necesaria para incluso encontrar un momento para ducharse, vestirse y empacar una bolsa de pañales.

Creo que la confusión radica en el significado de la frase “participación activa”. Si crees que solo significa poder decir todas las respuestas, cantar todos los himnos y escuchar atentamente todas las lecturas y homilías sin permitir que una vez mente vagabundear, entonces puedo ver dónde eso llevaría a la frustración y la desilusión, tal vez incluso sentir que fallaste en estar presente.

Este término, “participación activa”, vino del Papa San Pío X a comienzos del siglo XX. Luego fue llevado a la enseñanza sobre la liturgia del Vaticano II:

La Madre Iglesia desea ardientemente que todos los fieles sean guiados a una participación plenamente consciente y activa en las celebraciones litúrgicas que exige la naturaleza misma de la liturgia.

Pero participar activamente no significa simplemente acción externa, como gestos y respuestas. También se refiere a la participación interior. Venir a misa con la intención de estar presente, lo mejor que puedas, es un acto de participación. Como madre, su deber principal es con sus hijos y atender sus necesidades. Si sus necesidades requieren su atención en el medio de la misa, eso no niega su presencia allí. Incluso si pasas toda la Misa persiguiendo a un hiperactivo alrededor del nártex mientras amamantas a un bebé, y todo lo que puedes perdurar son 30 segundos reconociendo el misterio que se desarrolla ante ti, estás participando . Su intención y deseo interior es estar presente, así que esté presente lo mejor que pueda en los pequeños segundos que le den.

“Pero para que la liturgia pueda producir sus efectos completos, es necesario que los fieles lleguen a ella con las disposiciones adecuadas, que sus mentes estén en sintonía con sus voces, y que cooperen con la gracia divina para no recibirlas”. es en vano [ 28 ]. ”   SACROSANCTUM CONCILIUM

La participación activa también puede referirse a la disposición con la que entramos en la liturgia también. ¿Elegimos venir a regañadientes a la misa con una actitud de “por qué molestarse”? ¿O con una actitud de gratitud por cualquier pequeña pepita de la liturgia que podamos absorber en medio del caos maternal? ¿Asistimos con gratitud a los deberes de la maternidad o nos ofendemos la atención que nuestros hijos requieren de nosotros porque es una distracción?

Su compromiso de llevar a su familia a misa es un acto de oración en sí mismo y un trabajo que merece el esfuerzo, así que no deje de llevarlos a misa.

Mientras tanto, no hagas que la Misa dominical sea tu único momento para tratar de conectarte con el Señor. Considere pasar los breves momentos que puede dedicar durante toda la semana con Él: intente leer las lecturas diarias de la Misa en la mañana o en la noche después de que sus niñas se hayan acostado, orar mientras hace las tareas domésticas, cantar himnos con sus hijas, rezar el Rosario en el estacionarse, o tal vez pedirle a su esposo o un miembro de su familia que se haga cargo para que pueda pasar una hora en adoración.

Esté animado a que, con su ejemplo y compromiso, sus hijas aprendan la importancia de asistir a la Misa regularmente. Encuentre la fuerza y ​​la paz al saber que Dios está satisfecho con sus esfuerzos, por muy distraídos que estén.

I can’t pay attention at Mass. Is it even worth going?

Anuncios

Donald Trump propone armar a los profesores para evitar matanzas


Por:

Noticiascaracol.com / AFP

También prometió que su Gobierno tomará medidas para hacer un “control rigoroso de antecedentes” a aquellos que quieran comprar un arma de fuego.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, discutió este miércoles en la Casa Blanca con sobrevivientes y familiares de víctimas de tiroteos la posibilidad de permitir profesores armados en las escuelas para evitar matanzas como la de la semana pasada en un liceo de Florida.

Trump dijo que la idea será analizada “con rigor. Mucha gente estará en contra y pienso que mucha gente estará a favor, pero lo bueno es que habrá mucha gente del lado de esa idea” porque “podría muy bien resolver nuestro problema”.

En una sorprendente reunión, el mandatario también prometió que su gobierno tomará medidas para hacer un “control rigoroso de antecedentes” a aquellos que quieran comprar un arma de fuego.

Trump recibió este miércoles en la sede presidencial a sobrevivientes del tiroteo en el colegio de Florida así como familiares de víctimas de varios episodios similares, para una emotiva reunión en la que se relataron desgarradoras historias.

En un momento de la reunión Trump preguntó a sus interlocutores si alguien tenía alguna sugerencia que hacer, y la idea de tener armas en las salas de clase surgió, paradójicamente, del padre de una alumna que sobrevivió a la masacre en Florida.

“Una posible solución, que puede no ser muy popular, sería tener en las escuelas profesores o personal de administración que voluntariamente tengan armas trancadas en las salas de clase y quienes reciban entrenamiento”, dijo Frederick Abt.

De inmediato, Trump apuntó que la iniciativa “sólo funciona si tenemos gente adepta a usar armas de fuego, y tenemos muchas. Serían profesores y entrenadores”.

“Porte encubierto”

“Esto sería obviamente para personas adeptas a manipular un arma. Y sería con porte encubierto”, reforzó, para sugerir que quienes provocan esas matanzas se aprovechan de que las escuelas son “zonas libres de armas”.

En la visión del presidente estadounidense, “si estos cobardes saben que la escuela está bien protegida (…) probablemente no irían a una escuela, para empezar. Pienso que podría muy bien resolver nuestro problema”.

En ningún momento de la reunión se discutieron planes para obstaculizar la comercialización generalizada de armas pesadas o la prohibición de armamento pesado.

Nicole Hockley, que perdió un hijo en la matanza de la escuela primaria de Sandy Hook, en 2012, comentó que la idea de armar profesores “no es algo que yo apoyaría. Prefiero armarlos con el conocimiento para prevenir estos actos”.

Poco antes, Trump había prometido que además de reforzar los chequeos de antecedentes, su gobierno pondría también “más énfasis en la salud mental, y vamos a hacer muchas otras cosas”.

“Es una situación de largo plazo que tenemos que resolver, y vamos a resolverlo juntos”, dijo el mandatario.

Dirigiéndose directamente a los familiares de víctimas, Trump dijo: “Ustedes están pasando por un enorme dolor y no queremos que otras personas pasen por el mismo dolor”.

En tanto, Samuel Zeif, de 18 años y quien sobrevivió a la matanza en un liceo de Parkland, Florida, dijo que este mismo miércoles leyó que “una persona de 20 años compró un rifle AR-15 en cinco minutos con un documento de identidad vencido. ¿Cómo puede ser tan fácil comprar un arma así?”.

https://noticias.caracoltv.com/mundo/donald-trump-propone-armar-los-profesores-para-evitar-matanzas

I Premio de Ensayo Teológico


February 22, 2018

 

La Editorial PPC convoca por primera vez un premio orientado a la renovación de los estudios teológicos. Está dotado con 1500€ y con la publicación de la obra ganadora. Según se indica en su web:

“En la estela de la constitución apostólica Veritatis Gaudium sobre la renovación de los estudios teológicos, escrita recientemente por el papa Francisco, la editorial PPC convoca el I Premio de Ensayo Teológico Joven PPC, para descubrir a “aquellos valores emergentes del ámbito teológico que puedan ser más valiosos de cara al futuro”, sobre la base de los cuatro criterios expuestos en dicha constitución: contemplación e introducción espiritual, intelectual y existencial en el Evangelio; diálogo para promover una cultura del encuentro; búsqueda de la transdisciplinariedad y necesidad de crear redes entre las diferentes instituciones relacionadas con la teología.

La convocatoria está abierta a hombres y mujeres de entre 18 y 40 años de edad, de cualquier país. La obra, que se firmará con seudónimo, ha de ajustarse al concepto de ensayo y puede versar sobre Teología sistemática, Biblia, Moral, Espiritualidad, Liturgia o Historia de la Iglesia. Ha de estar escrita en español, ser original e inédita, y no puede haber sido distinguida en ningún otro certamen ni presentada a otros concursos mientras se resuelve este de PPC”.

Tenéis las bases completas de este premio aquí. ¡Animaos!

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2018/02/22/I-Premio-de-Ensayo-Teol%C3%B3gico

¿QUE NOS DICE ESTE TIEMPO DE CUARESMA? Olga Lucia Alvarez Benjumea ARCWP*


 

¿Por qué debo comentar, reflexionar y responder a esta pregunta, tan difícil, en estos momentos?

No quería hacerlo, me sentía incapaz hablar del tema. Sentía una honda tristeza, de qué a pesar de tanto dolor, tanto sufrimiento, lo tuviéramos que reafirmar imponiéndonos la señal de la cruz, en la frente, y así andar todo el día, en la calle, en el bus, en el trabajo, en la panadería y mostrar mi rostro con la cruz impresa…

¿Acaso ya no es suficiente, mirar el rostro de un líder social de Derechos Humanos, de un cuidador del Medio Ambiente, asesinado? (220 lideres y defensores/as asesinados en Colombia desde el año 2016. En lo que vamos de este año 2018 ya contamos con 32 victimas…Febrero 14/18). ¿Acaso ya no es suficiente, ver el dolor de su familia, madre, esposa, e hijos? ¿Acaso ya no es suficiente, la indiferencia, el desprecio y la marginación, el abuso sexual que sufren mujeres y niños, incluyendo el feminicidio y la pederastia, venga de dónde venga; sociedad, cultura-iglesia?  ¿Acaso ya no es suficiente, ver el rostro del enfermo anciano, que sufre postrado, aislado, en el rincón de una casa? ¿Acaso ya no es suficiente, ver la forma en como nuestros gobernantes tratan al pueblo, polarizandolo, haciendo que se peleen y maten entre ellos? ¿ Acaso ya no es suficiente ver las injusticias y engaños, ofreciendo platos de lentejas, por la educación, salud, vivienda, empleo, arrebatandoles a los campesinos, afros-e-indígenas sus tierras?

Me niego a iniciar la Cuaresma, ¿es qué acaso ya no estamos en ella, desde hace rato? ¿Acaso, no es la Cuaresma, lo que más se celebra en entre nosotros/as y nos quedamos en ella? Recordarla, si. ¿Pero, reproducirla y quedarnos en ella?.

Es hora de prepararnos para ¡ANUNCIAR LA PASCUA DE RESURRECCIÓN! ¡Empecemos ya!

Es hora de decir ¡BASTA! Desde nuestro dolor y sufrimiento cuaresmal, ¡irrumpamos en la búsqueda de la Esperanza, del Dios de la Vida, de la Resurrección!

La diaconisa Blanca Azucena Caicedo, ARCWP impone la ceniza a los alumnos del Colegio.

“Me comprometo a vivir y anunciar el Evangelio”.
Alumnos del Colegio en Piedecuesta-Colombia

“Mira el rostro interpelante de nuestros niños y jóvenes cargados de futuro y esperanza, cargados de mañana y posibilidad, que exigen dedicación y protección. Brotes vivientes del amor y de la vida que siempre se abren paso en medio de nuestros cálculos mezquinos y egoístas” Francisco. Homilía Miércoles de Ceniza 2018.

Es el momento de silenciar los ruidos de las bayonetas, fusiles, cilindros mortíferos de gas, acabar con las minas quiebra patas, (dejando inválidos),  apagar el incendio que provocan de las mentiras. Es el momento de acallar nuestro interior y dejar que la Divinidad nos hable,  evitando los atentados ruines que interfieren la torre de control de nuestra conciencia, que nos dejan sin señal, bajándonos la moral,  para escuchar el mensaje de la Buena Nueva.

No más escuchar voces de terceros, que más parecen “interferencias” bloqueando nuestro encuentro, dando pistas falsas para llegar de regreso a la Estación divina que nos espera. No mirar más el rostro de Cristo, como un “falso positivo”, con el temor y el miedo del ¿El es, no es, será, no será?

Es hoy, ahora o nunca, que tenemos la oportunidad para dejarnos convertir al Evangelio:

«Les daré un corazón nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne» (Ez 36,26).

 

Soy tierra, soy ceniza, renueva en mi, “la faz de la tierra”, para sembrar esperanza en abundante cosecha. Amén.

 

*Presbitera católica romana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESPAÑA: La paridad se alcanza en las parroquias cacereñas con la actividad de las monaguillas


Miguel Ángel Morán, rector del Seminario diocesano. :: hoy/
Miguel Ángel Morán, rector del Seminario diocesano. :: hoy 

La mayoría de las iglesias de la Diócesis de Coria-Cáceres cuenta con niños y niñas para asistir a los sacerdotes en las misas

VICENTE M. ROSO (EFE)CÁCERES.
2

La mayoría de las parroquias de la Diócesis de Coria-Cáceres cuentan actualmente con algún monaguillo que asiste a los sacerdotes en el altar, un servicio en el que se da la paridad, pues, del mismo modo, niños y niñas, normalmente entre 7 y 10 años, ayudan a los párrocos durante las misas. Varios de estos monaguillos se reunieron ayer en el Seminario diocesano de Cáceres en un encuentro en el que han compartido experiencias y participado en catequesis. «Hay tantos niños como niñas, sin distinción, ayudando en la mesa del Señor. Ahí sí que hemos conseguido la paridad», ha afirmado, en declaraciones a Efe, el rector del Seminario de Coria-Cáceres, Miguel Ángel Morán, para quien se trata de una cantera de posibles vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. A su juicio, hombres y mujeres tienen su papel dentro de la Iglesia, incluso, apunta que si desapareciera el sexo femenino dentro de ella, la Iglesia dejaría de existir, ya que «la mayoría de las parroquias las llevan mujeres, en organización, preparación o en participación».

«La mayoría de los catequistas, cursillistas, de las personas que atienden las iglesias, que celebran la eucaristía, son mujeres. Hay más mujeres creyentes practicantes que hombres», afirma Morán.

Para el rector del Seminario cacereño, la menor asistencia de adultos a misa y las «reticencias» de los padres a «masificar» las actividades de sus hijos son las causantes de la bajada de los últimos años en el número de monaguillos, quienes, en esta diócesis, aprenden el servicio en la misma parroquia.

Desde 1964, en pleno Concilio Vaticano II, tanto niños como niñas pueden servir al presbítero católico en el altar, llevarle los objetos litúrgicos para la comunión, como el cáliz, la patena y el corporal, además de realizar otras funciones.

En el caso de la cacereña parroquia de Fátima, la misa dominical de jóvenes llega a contar con hasta trece monaguillos, la mitad niñas revestidas con su túnica blanca.

Un oficio, el de las chicas, que no siempre es bien visto por ciertos sectores eclesiales, sobre todo en el mundo anglosajón, algo que el formador del Seminario menor de Coria-Cáceres, Pável López, achaca a cuestiones culturales y a la forma de ser de cada sociedad y no a motivos doctrinales. López, natural de Perú, asistió como monaguillo en su parroquia de Trujillo, como también lo hizo su actual obispo, Francisco Cerro, en Malpartida de Cáceres, y recuerda que tenían que realizar turnos para organizarse, pues llegaron a ser veinte chicos. «Estar muy cerca del altar tiene algo especial, sentir que Cristo está a punto de hacerse presente en el pan y el vino y estar tan cerca hace que vivas mejor la misa», afirma López. Para Antonio Barrado, monaguillo de once años de la Ermita de la Paz de Cáceres, su momento más especial es en el que toca la campana cuando el sacerdote alza el pan y el vino consagrado, algo que en un futuro espera realizar por sí mismo, tras llevar cinco años de servicio al altar. Por su parte, Pablo Galán, de once años y natural de Montánchez, ayuda desde hace seis años al párroco de su pueblo. Empezó «llevando la agenda al sacerdote a la sacristía tras la misa» y tras un año empezó a revestirse como monaguillo.

Otro de los asistentes al encuentro de ayer en el Seminario ha sido el cántabro Juanjo, que con 17 años coordina a la docena de monaguillos de la parroquia de Fátima. «A unos les doy la patena, a otros, más pequeños, les digo que recojan las bolsas de la colecta, o que lleven el corporal y el purificador», apunta Juanjo, quien antes se «aburría» en las misas y ahora le resultan «más entretenidas», por lo que anima a los chavales más jóvenes a participar de este modo en la celebración dominical.

http://www.hoy.es/caceres/paridad-alcanza-parroquias-20180128001630-ntvo.html

Francisco da la contraseña a los jóvenes: “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”


Discurso a los jóvenes chilenos (Texto completo)

El Papa Francisco habla a los jóvenes chilenos © L'Osservatore Romano

El Papa Francisco Habla A Los Jóvenes Chilenos © L’Osservatore Romano

(ZENIT – 17 enero 2018).- “¿Qué haría Cristo en mi lugar?”, el Papa Francisco ha confiado a los jóvenes chilenos la contraseña para conectarse a la red. “Los que puedan, anótenlo en su teléfono –les ha animado– Repítanla, pero ¡úsenla!”.

“¡Levantemos nuestras cruces!”, “¡Este es el coro del Papa!”, “¡Esta es la juventud del Papa!” y “¡Francisco, amigo, Chile está contigo!” gritaban los jóvenes chilenos en el encuentro con el Papa Francisco en el Santuario de Maipu, en Chile, este miércoles, 17 de enero de 2018.

“Sin conexión, sin la conexión con Jesús, terminamos ahogando nuestras ideas, nuestros sueños, nuestra fe y nos llenamos de mal humor”, ha anunciado el Santo Padre, a los jóvenes que emocionados aplaudían y levantaban sus cruces de colores.

“Vayan con la única promesa que tenemos –ha exhortado el Papa–: en medio del desierto, del camino, de la aventura, siempre habrá «conexión», existirá un «cargador». No estaremos solos. Siempre gozaremos de la compañía de Jesús, de su Madre y de una comunidad”.

“Sean ustedes los jóvenes samaritanos que nunca abandonan a un hombre tirado en el camino”, ha exhortado el Papa a los jóvenes chilenos. Y les ha preguntado: “¿Han dejado tirado a alguien por el camino?”. “Sean ustedes los jóvenes cirineos que ayudan a Cristo a llevar su cruz y se comprometen con el sufrimiento de sus hermanos”, les ha animado.

RD

Sigue el texto del discurso del Santo Padre a los jóvenes chilenos en el Santuario de Maipu, Chile.

Discurso del Papa Francisco

Yo también, Ariel, estoy gozoso de estar con ustedes. Gracias por tus palabras de bienvenida en nombre de todos los aquí presentes. Igualmente estoy agradecido de poder compartir este tiempo con ustedes; se bajaron del sofá y se pusieron los zapatos, ¡gracias! (aplauso).

Considero muy importante poder encontrarnos y caminar juntos un rato, ¡que nos ayudemos a mirar hacia delante! Gracias! (aplauso).

Me alegra que este encuentro se realice aquí en Maipú. En esta tierra donde con un abrazo de fraternidad se fundó la historia de Chile (aplauso); en este Santuario que se levanta en el cruce de los caminos del Norte y del Sur, que une la nieve y el océano, y hace que el cielo y la tierra tengan un hogar. Hogar para Chile, hogar para ustedes, queridos jóvenes, donde la Virgen del Carmen los espera y recibe con el corazón abierto. Así como acompañó el nacimiento de esta Nación y acompañó a tantos chilenos a lo largo de estos doscientos años, quiere seguir acompañando esos sueños que Dios pone en vuestro corazón: sueños de libertad, sueños de alegría, sueños de un futuro mejor. Esas ganas, como decías vos, Ariel, de «ser los protagonistas del cambio». Ser protagonistas. La Virgen del Carmen los acompaña para que sean los protagonistas del Chile que sus corazones sueñan. Y sé que el corazón de los jóvenes chilenos sueña, y sueña a lo grande, (no solo cuando están un poco curaditos, no) ¡sueñan a lo grande! porque de estas tierras han nacido experiencias que se fueron expandiendo y multiplicando a lo largo de diferentes países de nuestro continente. ¿Quiénes las impulsaron? Jóvenes como ustedes que se animaron a vivir la aventura de la fe. Porque la fe provoca en los jóvenes sentimientos de aventura que invita a transitar por paisajes increíbles, nada fáciles, nada tranquilos… pero a ustedes les gustan las aventuras y los desafíos.

Excepto los que no se atrevieron a bajarse del sofá y a ponerse los zapatos (…) Es más, se aburren cuando no tienen desafíos que los estimulen. Esto se ve claramente, por ejemplo, cada vez que sucede una catástrofe natural: tienen una capacidad enorme para movilizarse, que habla de la generosidad de sus corazones.

El amor a la patria es un amor a la madre, la llamamos “madre patria” (…) Por eso quise empezar con esta referencia de la madre, y de la madre patria. (…) Si no son patriateros, no van a hacer nada en la tierra. (…)

En mi trabajo como obispo pude descubrir que hay muchas, pero muchas, buenas ideas en los corazones y en las mentes de los jóvenes. Y eso es verdad, ustedes son inquietos, buscadores, idealistas. ¿Saben quién tiene el problema? El problema lo tenemos los grandes que, muchas veces, con cara de sabiondos, decimos: «Piensa así porque es joven, ya va a madurar». Pareciera que madurar es aceptar la injusticia, es creer que nada podemos hacer, que todo fue siempre así. (…)

Y teniendo en cuenta toda la realidad de los jóvenes he querido realizar este año el Sínodo y, antes del Sínodo, el Encuentro de jóvenes para que se sientan y sean protagonistas en el corazón de la Iglesia; que nos ayudemos a que la Iglesia tenga un rostro joven, no precisamente por maquillarse con cremas rejuvenecedoras, sino porque desde su corazón se deja interpelar, se deja cuestionar por sus hijos para poder ser cada día más fiel al Evangelio. ¡Cuánto necesita la Iglesia chilena de ustedes, que nos «muevan el piso» y nos ayuden a estar más cerca de Jesús! Sus preguntas, su querer saber, su querer ser generosos son exigencias para que estemos más cerca de Jesús. Todos estamos invitados una y otra vez a estar cerca de Jesús.

Déjenme contarles una anécdota. Charlando un día con un joven le pregunté qué lo ponía de mal humor. Él me dijo: «Cuando al celular se le acaba la batería o cuando pierdo la señal de internet». Le pregunté: «¿Por qué?». Me responde: «Padre, es simple, me pierdo todo lo que está pasando, me quedo fuera del mundo, como colgado. En esos momentos, salgo corriendo a buscar un cargador o una red de wifi y la contraseña para volverme a conectar».

Eso me hizo pensar que con la fe nos puede pasar lo mismo. Después de un tiempo de camino o del «embale» inicial, hay momentos en los que sin darnos cuenta comienza a bajar «nuestro ancho de banda» y empezamos a quedarnos sin conexión, sin batería, y entonces nos gana el mal humor, nos volvemos descreídos, tristes, sin fuerza, y todo lo empezamos a ver mal. Al quedarnos sin esa «conexión» que le da vida a nuestros sueños, el corazón comienza a perder fuerza, a quedarse también sin batería y como dice esa canción: «El ruido ambiente y soledad de la ciudad nos aíslan de todo. El mundo que gira al revés pretende sumergirme en él ahogando mis ideas».[1]

Sin conexión, sin la conexión con Jesús, terminamos ahogando nuestras ideas, nuestros sueños, nuestra fe y nos llenamos de mal humor. De protagonistas —que lo somos y lo queremos ser— podemos llegar a sentir que vale lo mismo hacer algo que no hacerlo. Quedamos desconectados de lo que está pasando en «el mundo». Comenzamos a sentir que quedamos «fuera el mundo», como me decía ese joven. Me preocupa cuando, al perder «señal», muchos sienten que no tienen nada que aportar y quedan como perdidos. Nunca pienses que no tienes nada que aportar o que no le haces falta a nadie. Nunca. Ese pensamiento, como le gustaba decir a Hurtado, «es el consejo del diablo» que quiere hacerte sentir que no vales nada… pero para dejar las cosas como están. Todos somos necesarios e importantes, todos tenemos algo que aportar.

Los jóvenes del Evangelio que escuchamos hoy querían esa «señal» que los ayudara a mantener vivo el fuego en sus corazones. Querían saber cómo cargar la batería del corazón. Andrés y el otro discípulo —que no dice el nombre, y podemos pensar que ese otro discípulo somos cada uno de nosotros— buscaban la contraseña para conectarse con Aquel que es «Camino, Verdad y Vida» (Jn 14,6). A ellos los guió Juan el Bautista. Y creo que ustedes tienen un gran santo que les puede hacer de guía, un santo que iba cantando con su vida: «contento, Señor, contento». Hurtado tenía una regla de oro, una regla para encender su corazón con ese fuego capaz de mantener viva la alegría. Porque Jesús es ese fuego al cual quien se acerca queda encendido.

La contraseña de Hurtado era muy simple —si se animan me gustaría que la apunten en sus teléfonos—. Él se pregunta: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?». En la escuela, en la universidad, en la calle, en casa, entre amigos, en el trabajo; frente al que le hacen bullying: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?». Cuando salen a bailar, cuando están haciendo deportes o van al estadio: «¿Qué haría Cristo en mi lugar?». Es la contraseña, la batería para encender nuestro corazón, encender la fe y la chispa en los ojos. Eso es ser protagonistas de la historia. Ojos chispeantes porque descubrimos que Jesús es fuente de vida y alegría. Protagonistas de la historia, porque queremos contagiar esa chispa en tantos corazones apagados, opacos que se olvidaron de lo que es esperar; en tantos que son «fomes» y esperan que alguien los invite y los desafíe con algo que valga la pena. Ser protagonistas es hacer lo que hizo Jesús. Allí donde estés, con quien te encuentres y a la hora en que te encuentres: «¿Qué haría Jesús en mi lugar?». La única forma de no olvidarse de una contraseña es usarla. Todos los días. Llegará el momento en que la sabrán de memoria, y llegará el día en que, sin darse cuenta, su corazón latirá como el de Jesús.

Porque no basta con escuchar alguna enseñanza religiosa o aprender una doctrina; lo que queremos es vivir como Jesús vivió. Por eso los jóvenes del Evangelio le preguntan: «Señor, ¿dónde vives?»;[2] ¿cómo vives? Queremos vivir como Jesús, Él sí que hace vibrar el corazón.

Arriesgarse, correr riesgos. Queridos amigos, sean valientes, salgan «al tiro» al encuentro de sus amigos, de aquellos que no conocen o que están en un momento de dificultad. Vayan con la única promesa que tenemos: en medio del desierto, del camino, de la aventura, siempre habrá «conexión», existirá un «cargador». No estaremos solos. Siempre gozaremos de la compañía de Jesús, de su Madre y de una comunidad. Ciertamente una comunidad que no es perfecta, pero eso no significa que no tenga mucho para amar y para dar a los demás.

Queridos amigos, queridos jóvenes: «Sean ustedes los jóvenes samaritanos que nunca abandonan a un hombre tirado en el camino. Sean ustedes los jóvenes cirineos que ayudan a Cristo a llevar su cruz y se comprometen con el sufrimiento de sus hermanos. Sean como Zaqueo, que transforma su corazón materialista en un corazón solidario. Sean como la joven Magdalena, apasionada buscadora del amor, que sólo en Jesús encuentra las respuestas que necesita. Tengan el corazón de Pedro, para abandonar las redes junto al lago. Tengan el cariño de Juan, para reposar en Él todos sus afectos. Tengan la disponibilidad de María, para cantar con gozo y hacer su voluntad».[3]

Amigos, me gustaría quedarme más tiempo. Gracias por este encuentro y por su alegría. Les pido un favor: no se olviden de rezar por mí.

_________________________

[1] La Ley, Aquí.[2] Jn 1,38.[3] Card. Raúl Silva Henríquez, Mensaje a los jóvenes (7 octubre 1979).© Librería Editorial Vaticano

https://es.zenit.org/articles/francisco-da-la-contrasena-a-los-jovenes-que-haria-cristo-en-mi-lugar/

COLOMBIA: Carta abierta a los Jóvenes Creadores del Chocó


11 Dic. 2017

Por: Álvaro Restrepo

Invitado por el festival Detonante, una iniciativa privada liderada por María López, Felipe Jaramillo y José Francisco Aguirre y creada con el fin de combinar la innovación social y la cultura para resignificar un territorio, estuve durante ocho días trabajando con el colectivo de danza Jóvenes Creadores del Chocó. Veintidós talentosos jóvenes chocoanos se unieron a 11 bailarines de la Compañía Cuerpo de Indias (núcleo profesional de El Colegio del Cuerpo de Cartagena) para presentar fragmentos de nuestra obra “Negra/Anger (homenaje a Nina Simone)”, en un gran escenario instalado en el malecón en frente del imponente Río Atrato. Fue esta mi tercera visita a Quibdó: cada vez que voy regreso con el corazón anegado (y anudado) de emociones y sentimientos contradictorios. Con esta tierra y sus gentes me une un vínculo íntimo y desgarrador, a través de la figura ausente de mi hermana, la socióloga Mónica Restrepo (q.e.p.d.), fallecida hace 17 años. Mónica fue una de las artífices, junto con muchos líderes sociales de la región, de la trascendental Ley 70 de 1993 (Ley de Comunidades Negras), para muchos la pieza legislativa más importante desde la abolición de la esclavitud, ya que reconoce los derechos de las comunidades sobre la propiedad colectiva de sus territorios ancestrales, entre otras reivindicaciones y conquistas. La actual viceministra de Cultura Zulia Mena, exalcaldesa de Quibdó, organizó en su ciudad hace unos años un conmovedor homenaje a mi hermana y desde entonces sueño con poder extender un brazo o una pierna del cuerpo de El Colegio del Cuerpo (eCdC) para involucrar y beneficiar a jóvenes talentos de la región…un Chocolegio del Cuerpo…

Querid@s muchach@s integrantes de Jóvenes Creadores del Chocó:

Aún es muy pronto para digerir y valorar lo que fue el fecundo intercambio artístico, pedagógico y humano con ustedes. Espero que el tiempo les permita sopesar y decantar los flujos de energía, conocimiento y amor que fueron parte esencial de este diálogo creativo. En menos de una semana logramos encontrar un ritmo de trabajo, de concentración y de disciplina comunes… muy diferentes quizás a los que están ustedes habituados. Pero se llegó a un resultado artístico de gran factura y profesionalismo. Quibdó, que los conoce en el registro de lo que ustedes llaman baile “exótico” y que realizan con asombroso virtuosismo, pudo verlos en el escenario en otro registro —más abstracto y poético— sin dejar de percibir la potencia de su capacidad interpretativa, rítmica, lúdica… La propuesta escénica con la que llegamos desde Cartagena, NEGRA/ANGER, nuestro homenaje a la descomunal artista y activista afro norteamericana Nina Simone, les permitió a ustedes hablar —de otra manera— de un tema que hace parte de la realidad de su pueblo y del nuestro y, a la vez, de la experiencia humana. Negra/Anger, que comienza siendo un grito y una denuncia en contra de la segregación racial y en contra de cualquier tipo de discriminación, termina en una fiesta, en un canto corp/oral que celebra la diversidad humana. El grupo Negra/Anger/Quibdó que interpretó la obra, compuesto por 32 bailarines de todos los colores, trayectorias artísticas y procedencias étnicas diversas, habló de unos asuntos que trascienden el color de la piel y la camisa de fuerza de las identidades locales, para adentrarse en terrenos que nos pertenecen a todos: la raza y la identidad humanas.

En el Chocó nos duele Colombia de una manera muy especial y aguda: ¡tanta riqueza humana (talento, cultura, tradiciones) en medio de tanta pobreza material!… ¡Tanta pobreza humana (corrupción, violencia, abandono del Estado y auto-abandono) en medio de tanta riqueza material (¡recursos naturales infinitos! ¡biodiversidad sin par!). ¿Cómo romper el círculo vicioso de costumbres políticas enfermas, codicia, indolencia, saqueo? ¿Cómo hacer para que el país se dé cuenta de la belleza infinita de sus niños y jóvenes y del potencial humano extraordinario que en muchos casos se desperdicia, se dilapida o se malogra? Seres humanos-minas de diamante…auténticas gemas que, si la educación y las oportunidades no pulen, se convierten, como ha pasado durante generaciones, en otro tipo de minas: carne de cañón para la delincuencia, la guerra, la violencia multiforme, la demencia…o, en el mejor de los casos, la mediocridad y la frustración por la no-realización de esos talentos.

Trabajando con ustedes, Jóvenes Creadores del Chocó, sentí como pocas veces el vigor de un colectivo de seres prodigiosos que —si recibe la orientación artística, pedagógica, política, humana correctas y el suficiente apoyo económico— pueden llegar a convertirse en un proyecto paradigmático (ya lo son): ¡ejemplar! De lo que es posible lograr en nuestro país cuando se ofrecen oportunidades. La realidad de los barrios de la Cartagena profunda, en los que nosotros trabajamos, no es muy diferente de la que viven ustedes allá… Les puedo asegurar que, a través de nuestra praxis pedagógica/artística/política de más de 20 años hemos comprendido y comprobado que la educación con y para el Arte puede transformar la vida de seres y comunidades para siempre: nuevas nociones de riqueza y de valores pueden ser transmitidos e interiorizados, para formar seres —ciudadanos— más sensibles, compasivos, creativos, emprendedores… corresponsables.

La era del posconflicto y la naciente paz que en nuestro país debemos construir entre todos son el terreno abonado para que florezca esta alianza que hoy El Colegio del Cuerpo desde Cartagena le propone al Estrato Talento del Chocó, representado en ustedes, Jóvenes Creadores: seres humanos de luz y de esperanza.

Gracias por acogernos en esa tierra bendita.

Con afecto,

Álvaro Restrepo y tod@s en El Colegio del Cuerpo de Cartagena.

https://www.elespectador.com/opinion/carta-abierta-los-jovenes-creadores-del-choco-columna-727829

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: