Comunicado de SICSAL clamando justicia por el crimen del adolescente José Antonio Elena Rodríguez


Publicado por editor1 el Vie, 12/07/2018 – 07:36

Autor | Autores: Consejo Directivo de SICSAL

El Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con los Pueblos de América Latina – SICSAL- constituido en 1980 luego del crimen del que fue víctima San Oscar Arnulfo Romero:

  1. Manifiesta su solidaridad a la familia del adolescente mexicano José Antonio Elena Rodríguez asesinado en 2012 por un agente de la estadounidense patrulla fronteriza en Nogales.
  2. Repudia la impunidad en la que se mantiene su caso, ya que, en un segundo juicio que se adelantó en Tucson Arizona el pasado mes de noviembre de 2018, se absolvió de culpa el oficial Lonnie Swartz quien había disparado en repetidas ocasiones al adolescente.
  3. Llama a las autoridades judiciales del Estado de Arizona para que se cumpla con la nueva reunión programada por el juez de conocimiento del caso y ejerzan con imparcialidad  el  derecho  en  favor  de  la  verdad en la protección  del más débil, de modo que el daño moral que ha venido padeciendo la familia Elena Rodríguez sea resarcido, conforme a los estándares de verdad, justicia y reparación integral del derecho internacional de los derechos humanos.       […]

[Texto completo en el PDF adjunto]

https://media.telemundo20.com

El mexicano José Antonio Elena Rodríguez y el agente Lonnie Swartz. Fuente: telemundo20.com

Remitido al e-mail

POLONIA: Las conversaciones sobre el clima de la ONU en Polonia, conocidas como COP24, han comenzado oficialmente.



 Los negociadores y una oleada de seguidores se reunieron en la ciudad de Katowice, al sur de Polonia, para discutir sobre los próximos pasos a seguir en el acuerdo climático de París. Nosotros del MCMC estamos entre ellos.Crédito: COP24OfficialEsta conferencia es un hito importante en el camino para mantener el calentamiento global por debajo de 1.5 grados. Sin embargo, el progreso en las conversaciones se ha visto frenado por países dependientes de combustibles fósiles que se muestran reacios a comprometerse con una ambición real y por desacuerdos sobre qué naciones pueden considerarse “en desarrollo”. Las naciones “en desarrollo” tienen derecho a una reducción más ligera de gases de efecto invernadero y pueden tener más fondos para establecer su sistema de energía limpia, por eso, incluso países con economías grandes como China y Turquía quieren ser considerados “en desarrollo”.Mientras tanto, los grupos católicos se están reuniendo en el centro de las negociaciones y también a los márgenes. El lunes, el cardenal Pietro Parolin,Secretario de Estado de la Santa Sede, pronunció un emotivo discurso en la sesión plenaria inaugural, diciendo que “el cambio climático es una cuestión más moral que técnica,” ya que las soluciones al cambio climático están a nuestro alcance, pero la pregunta es si las vamos a utilizar. Ese mismo día, los franciscanos convocaron a un evento sobre el rol de las comunidades religiosas en la justicia climática. El momento más destacado fue el diálogo con un veterano que ha trabajado 25 años en los pozos de carbón de Polonia, quien pidió apoyo para que su comunidad pueda hacer la transición hacia la energía limpia.Evento FranciscanoLos católicos continuarán liderando en los próximos días y tú estás invitado a asistir desde tu casa.Sigue a la Peregrinación por el Clima en las redes sociales, ya que harán una protesta en una planta de carbón ubicada cerca de las conversaciones de la ONU. El 07 de diciembre, a partir de las 16:00 CET / 10:00 Este / 22:00 Manila. Las actualizaciones y fotos del evento estarán disponibles aquí.Mira la transmisión en vivo del servicio de oración en la COP24, seguido de una reunión internacional que conecta los temas de alto nivel de la COP con los problemas cotidianos que enfrentan las personas de todo el mundo. El 08 de diciembre a las 16:45 CET / 10:45 Este / 22:45 Manila. Estará disponible aquí.Sigue una conferencia de alto nivel convocada por la Pontificia Academia de las Ciencias en las redes sociales. El 09 de diciembre, todo el día. Las actualizaciones y fotos de la conferencia estarán disponibles aquí.Las conversaciones de la ONU demuestran que aunque los poderes políticos intenten retrasar el progreso, la solución al cambio climático depende en última instancia de nuestra capacidad de amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos y los católicos aportamos fortalezas únicas a este desafío. Con las acciones y oraciones de todos, veremos  como la justicia climática sale a la luz.Juntos en la fe,
Fabián del MCMC 
-=-=-Global Catholic Climate Movement · United States 

CELEBRANDO LA FIESTA DE MARIA INMACULADA: Olga Lucia Avarez Benjumea ARCWP*


 

Resultado de imagen para imagenes de maria inmaculada concepcion

Celebrando la fiesta de María Inmaculada, libre de todo “pecado”. Es lo que nos enseñaron.

María es inmaculada, es libre, más allá de los esquemas creados e impuestos  por el patriarcado.

María, en su libertad, sin presiones, libre y voluntariamente es la que da el “SI” para nuestra liberación y redención.

Es Ella, plena de gracia y gozo, la que dice: “Glorifica, mi alma, al Señor…porque ha puesto su mirada en su humilde sierva…porque ha hecho cosas grandes, en mi…”

María, no es la mujer que nos han querido presentar, llena de joyas y vestimentas de oro,muy elegante, lejos de su pueblo y de sus hermanas, allá, arriba en los altares. 

María, es la mujer libre, libre de atavíos en su formación, que lidera, nos invita a reclamar, sin miedos, y con valentía, a proclamar el poder y la Gloria de Dios: “Derriba de sus pedestales, a los poderosos…y eleva a los humildes…A los ricos los despide vacíos y a los pobres los colma en sus  necesidades…”

Esa es María,la del Magníficat, proclamación, poco aprovechada por no decir que casi desconocida. Es preciso, apropiarnos, asumir sus palabras y hacer de ella nuestros rosarios, que nos llenen de energía, que nos dignifique, laborando, haciendo que su cumpla la promesa y profecía.

Ella, va cual pregonera, saliendo por los caminos, embarrados, empedrados, peligrosos, invitando a otras mujeres y hombres, tal como lo hiciera, buscando a su prima Isabel, para hacerle consciente, haciendo que se involucre, en el cumplimiento resaltado en esta proclamación.

María, es consciente, que no se puede quedar arriba en los altares, alejada de su gente,rodeada de incienso, oro, y luces. Ella, nos busca y anima para liberarnos y hacernos inmaculadas/os de la injusticia, de la pobreza, de la ignorancia, dela enfermedad, de la deshumanización.

Alegrémonos,hoy, de celebrar su fiesta, un Dogma, desaprovechado, y desapercibido, como inducción de liberación, mal interpretado. 

“Dios te SalveMaría!!!” Gracias, por estar con nosostras/os. Gracias por ser nuestra y Madre y Maestra.

*Presbitera católica

8.12.18. El reto de la Inmaculada (descolonizar a las mujeres en la Iglesia)


La advocación y fiesta de la Inmaculadaha cumplido funciones distintas a lo largo de la historia cristiana y posiblemente debe ser replanteada, para así ofrecer un mensaje de vida y esperanza a las nuevas generación.

– (1) La figura “semi-divina” de María Inmaculada ha servido para romper el círculo asfixiante de un tipo de pecado originalque muchos eclesiásticos habían impuesto sobre los creyentes: Hay una,María, que no tiene pecado, de forma que no tiene que someterse a los varones de la Iglesia.

(2) Siguiendo en esa línea, esta figura ha servido también para contrapesar el “dominio” patriarcal y masculino de un tipo de catolicismo, situándose en el centro de la vida de la iglesia, dominada por hombres, al lado de Jesús, como signo de la verdadera humanidad, querida por Dios en sí misma.

(3) Pero esta mujer Inmaculada que es María ha sido en gran medida una mujer colonizada por (al servicio de) los varones,un tipo de mujer ideal (des-humanizada, des-sexualizada), mientras las mujeres concretas han seguido estando dominadas por varones.


En esa línea, este dogma se ha podido utilizar para elevar a una mujer distinta, pero manteniendo sometidas a las otras, como primera posesión y colonia de los hombres, y en especial de los sacerdotes.

Pues bien, reinterpretando el dogma de la Inmaculada, ha llegado el momento de “descolonizar” a las mujeres no sólo en la sociedad en general, sino, de un modo especial, en la iglesia, . En esa línea puede y debe actualizarse la fiesta de la Inmaculada:

1. Conforme al evangelio de esta fiesta (Lc 1, 26-38), María actúa como mujer libre, que decide por sí misma. No depende de un padre, ni tampoco de un marido, ni de una “tribu” de pretendidos hermanos o protectores, sino que dialoga con Dios y responde por sí misma. Ella aparece así como “tipo” y signo de mujeres autónomas, que no dependen de varones, sino que dialogan y deciden “con su espíritu” (el Espíritu de Dios), en libertad, ante sí mismas y ante sus posibles hijos). No pide permiso a nadie, quiere tener un hijo porque quiere.

2.María no es sólo una mujer “descolonizada” (no actúa como servidora de nadie), sino también descolonizadora, conforme al relato de la visitación (va a compartir su experiencia con otra mujer, sin someterse a padre o marido o hermanos), que culmina en el canto de la libertad suprema del evangelio, que es el Magnificat (Lc 2,46-55), en el que proclama, por sí misma que “Dios” derriba del trono a los poderosos y eleva a los oprimidos, que llena de bienes a los pobres y despide vacíos a los ricos…

Según eso, María es “Inmaculada” porque es libre ante Dios (por sí misma) y porque inicia un camino de liberación para todos los pobres y hambrientos, un himno de liberación de la mujeres, a servicio no sólo de ellas, sino de todos los seres humanos.

Desde este fondo quiero presentar unas reflexiones sobre María Inmaculada, desde la perspectiva de “descolonizar” a mujeres y a varones, para que todos podamos vivir en libertad el proyecto de vida que (según el cristianismo) nos ha ofrecido el mismo Dios.

Imagen 1 y 3: La mujer de la paloma-pandero es Miriam, la del éxodo, cantando la victoria de los pobres y oprimidos, con otras mujeres. Ella es el signo bíblico más hondo de María de Nazaret, dialogando en libertad y gozo con el Dios de la libertad, al servicio de la vida. Buen día a todas las inmaculadas.

AMIGA DE DIOS, MUJER LIBRE: INMACULADA

En la línea de Abraham, el amigo de Dios (cf. Is 41, 4), el evangelio de Lucas presenta a María también como amiga de Dios con quien dialoga y comparte un tarea (Lc 1, 26‒38), siendo madre de Jesús, de manera que la Iglesia le ha llamado Inmaculada, no en sentido negativo (sin pecado), sino muy positivo de cooperadora de Dios.

Ella aparece así como mujer de fe (bienaventurada tú porque has creído, Lc 1, 45), y como portadora de amor, conforme a la palabra de Jesús, no os llamo siervos sino amigos (cf. Jn 15, 15), y en esa línea el ángel de Dios le ha llamado kekharitômenê, llena de gracia, esto es amada (Lc 1, 28). En esa fe y amor se centra el dogma de la Inmaculada, que consiste en decirle a Dios “hágase y hagamos”, de tal forma que tu Palabra se haga carne en la historia de los hombres.

La madre de Emmanuel. Dios en busca de los hombres

Dios no ha querido trazar a solas el camino de la historia hombres (desde arriba, desde fuera), sino que lo ha hecho por ellos y con ellos, de manera que su Hijo, nacido en plena guerra de judíos, israelíes y sirios, se llamará Emmanuel, Dios con nosotros (Is 7, 14), como ratifica Mt 1, 23.

Dios había creado cielo y tierra, estrellas y mares, pero no había recibido una respuesta de amor, pues esos elementos no sabían decir lo que él quería, en diálogo de amor. Sólo al crear al ser humano, capaz de responderle, él ha quedado satisfecho, dialogando en amor con la madre de Emmanuel, una joven fiel a la Palabra y a la verdadera humanidad, en medio de guerra general de los reinos de oriente, entre Egipto y Asiria.

Y de esa manera, la madre de Emmanuel, aparece en la Biblia como la primera Inmaculada, signo de la Madre de Jesús, como dice el ángel de Mateo 1, 18‒25, pidiendo a José y a todos los creyentes que la acojan (la acojamos) en la casa de nuestro corazón y nuestra vida, como sigue indicando el evangelio de Juan 19, 25‒27, cuando afirma que el Discípulo Amado la recibió entre sus bienes.

Dios aparece así, en busca de amor, en el centro de la Biblia,desde el tiempo busca de Abraham (Gen 12, 1‒3) y de David (encontré a David, mi siervo: Sal 89, 20‒22), como si necesitara un pueblo amigo, un hombre fiel en el que reposar (Eclo 24). Pero en general los hombres no quisieron responderle, o lo hicieron a medias, de un modo parcial, egoísta, o poniendo siempre condiciones, como sabe la Biblia, desde el mismo “paraíso”. (Gen 2-3), hasta la encarnación de su amor hecho Palabra y Vida huma (vino a los suyos, y los suyos no le recibieron: Jn 1, 12)

Este ha sido y sigue siendo el pecado: La falta de comunicación con Dios, un diálogo roto, de forma que los hombres, en general, han caído en manos de su propia violencia de muerte.Pues bien, a pesar de ello, Dios ha seguido teniendo fe en los hombres que le han escuchado (Abraham, David, Isaías, el buen pueblo israelita…), t no ha querido dejarles morir en su pecado. Por eso, a pesar de las negaciones de los hombres, Dios ha vuelto a dirigirles siempre la Palabra, ofreciéndoles su amor, a través de los profetas, en un diálogo que él siempre ha renovado.

Israel, morada y casa de Dios

En esa línea, la historia mundial puede entenderse como intento repetido de Dios por dialogar con los hombres, por compartir vida con ellos, como dice el comienzo de hebreos (Hbr 1, 1‒3) y el prólogo de Juan (Jn 1, 9‒14). Grande ha sido el rechazo, fuerte el olvido y violencia de los hombres por siglos; pero más grande ha sido la fe y la gracia de Dios que ha seguido confiando en ellos.

En esta línea ha sido privilegiado el pueblo de Israel, al que Dios ha seguido llamando a pesar de sus pecados, en una experiencia y camino que se abre a todos los pueblos de la tierra Dios. Israel aparece así en la Biblia como pueblo pecador por excelencia (de dura cerviz…), pero también abierto al Dios ha preparado en ese pueblo su morada.

Así han ido surgiendo en Israel amigos de Dios y profetas, entre los que destacan figuras especiales, como los patriarcas o transmisores de fe (Abraham), los profetas o mensajeros de la Palabra (Isaías, Jeremías), una gran serie (como una “nube”: cf. Hbr 12, 1) de testigos de la vida, con muchas mujeres escogidas, como Sara y Agar, Rebeca, Raquel y Lía, Rut y la Sunamita, Judit y la madre de los macabeos…

Pues bien, al final de esa línea encontramos a María, Hija de Sion, de Nazaret de Galilea a quien el ángel de la anunciación ha saludado llamándole Amada o Agraciada (kekharitômenê: Lc 1, 28), en palabra la liturgia traduce como llena de gracia. Ella aparece así como Hija de Sion (Hija‒Sion, Mujer-Sion), Nueva Jerusalén, expresión de la gracia y santidad de Dios, es sede y presencia de la divinidad, alianza encarnada, verdadero Israel, pues en ella ha encontrado Dios aquello que estaba buscando y preparando por Abraham y Sara, por Moisés y los profetas (como dice, en otra perspectiva, Eclo 24).

María no ha tenido más dotes o saberes especiales, no ha destacado en la guerra o la política, ni ha sido representante de un tipo de religiosidad de sacerdotes o rabinos (a pesar de que ciertas tradiciones posteriores, de poco fondo histórico, del llamado Proto‒evangelio de Santiago) la hayan hecho vivir en el templo. Lo que dice el Evangelio de Lucas, lo que en verdad nos interesa, es que Dios buscaba en ella amor, y ella se ha dejado amar, escuchando su palabra, creyendo, y respondiendo de un modo generoso fiat (Lc 1, 45), que en griego es genoito (y en hebreo yehy, palabra emparentada con Yahvé), que puede traducirse como hagamos.

Diálogo transparente, amoroso de vida

En nombre de Israel ha escuchado María; en nombre de todos ha respondido a Dios, en diálogo total, de cuerpo y alma, voluntad y sentimiento. Por eso, lo que ella ha concebido y aquello que ha nacido de su diálogo con Dios no ha sido un simple y bello pensamiento, ni un deseo incorporal, sino el mismo Hijo divino, Palabra encarnada, que ella ha debido acoger y cuidar con José, su esposo, siendo ambos a la vez agentes de Dios sobre la tierra.

El Dios de la Escritura de Israel es diálogo y para dialogar con ellos ha creado a los hombres, y se ha introducido en su historia, viviendo y dialogando de esa forma dentro de ella. Siendo como es, gracia, Dios no se ha podido imponer su voluntad sobre los hombres (en contra de aquel verso famoso de A. Machado: tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía), ni ha podido actuar con violencia, como hacían otros dioses, Baal en Palestina, Zeus en Grecia, Indra y Varuna en la India, que tomaban (se decía) forma humana para así violar a las mujeres.

El verdadero Dios de la Biblia no ha querido ni ha podido imponer su voluntad ni su poder sobre los hombres, ni en un plano sexual y/o de maternidad, ni de ninguna otra manera, porque él es libertad de amor, y sólo en pura y plena libertad de amor se manifiesta, cuando alguien ama en plenitud como María Inmaculada.

Por misteriosos y largos caminos, Dios ha suscitado vida personal sobre la tierra, hombres y mujeres, para dialogar con ellos. Libres les ha creado, capaces de escuchar y responder en libertad, sin imponerse sobre ellos, pues sería un pecado de Dios si Dios quisiera obligarles por la fuerza y no unirse con ellos en transparencia de amor sin mancha. Pues bien, cuando ha llegado el momento culminante (cf. Gal 4, 4), Dios ha querido ha querido conversar del todo con los hombres, dialogando de un modo especial con aquella que representa en amor y libertad a todos los seres humanos, suscitando, escogiendo y amando así de un modo especial con María, su amiga

Y de esa forma, Dios ha dialogado con ella, que es Hija‒Sion, ciudad de Dios, representante del pueblo de la Biblia, siendo al mismo tiempo una mujer concreta, signo de la humanidad entera, en la línea de Eva, a quien Gen 3, 20 presenta como en hebreo Hawwa (la Viviente, expresión femenina de Yahvé, el que es) y en griego como Zôê (la Vida), en el sentido intenso de Viviente, que se da en amor y engendra vida.

Mujer fuerte, “gebira”.

En esa línea, conforme a la interpretación más antigua de los Padres de la Iglesia (desde Justino e Ireneo, siglo II d.C.), el mismo Dios que no pudo dialogar en el principio con Eva, pues ella quiso comer, con Adán, para provecho propio, el fruto de la vida, dialoga ahora con María, de manera que ambos dan/regalan en amor el fruto de su Vida, que es el Cristo.

Dios ha querido darse y amar del todo, en forma humana, y para ello ha debido encontrar y escoger la colaboración a una persona que, siendo individual y muy concreta, represente a todos los seres humanos. Pues bien, esa persona en concreto ha sido María y, en ese sentido, decimos que ella ha sido “inmaculada” (no en un plano negativo de ausencia de sexo o de pecado original), sino de apertura y diálogo fundante/original con Dios, como viene diciendo desde el siglo XIII la gran tradición mariológica de los franciscanos.

Este es el centro bíblico y teológico de la advocación de la Inmaculada, que el pueblo cristiano en general ha entendido mejor que algunos teólogos, empeñados en buscar pecados de tipo sexual y maneras de superarlos, en una línea poco acorde a la figura bíblica de María de Nazaret, Madre Fuerte de Jesús, cantora apasionada a del Magníficat (Lc 1, 46‒55), el himno de la liberación total de los hombres y mujeres, en un plano económico, político e ideológico.

Para dialogar con el Dios‒Fuerte (El Gibbôr: Is 9), nacido de María, ella ha sido “mujer fuerte”, Gebira, como dice implícitamente Lc 1, 43 (¡la Madre de mi Señor). Recordemos que la madre de un “hombre de valor”, recibía en la Biblia el nombre de Gebira o Señora, indicando así que el valor del hijo viene de ella (como he puesto de relieve en Gran Diccionario de la Biblia, Verbo Divino, Estella 2015, 500‒501).
Esto es algo que algunas imágenes pietistas de la Inmaculada han olvidado, idealizándola de un modo poco human, como si ella fuera una especie de eterno femenino espiritual, sin carne, sin historia. Pues bien, en contra de eso, la Inmaculada real del evangelio, tal como aparece en Lc 1, 26‒56, es una mujer libre y fuerte, comprometida con la causa de liberación de su pueblo:

‒ Ha sido una mujer libre, dueña de sí misma, capaz de escuchar y responder a Dios de un modo claro, sin inhibiciones, mentiras o pecados, ella, con autonomía, en comunión con José, pero sin dependencia, sin tener que pedirle permiso. Para ello ha debido ser una mujer intensa (con la ayuda de Dios): saber lo que quiere y quererlo de verdad, expresando así la hondura fascinante de lo humano, el deseo de Dios, que la liberación de los hombres, como aparece en el Magníficat.

‒ Ha sido una mujer de comunidad. No habla con Dios y le responde únicamente por si misma (diciendo sólo ¡mi Dios y mi Todo!), sino en nombre de su pueblo israelita y de todos los seres humanos.
 Ella sabe lo que quieren sus hermanos; en su vida abierta a Dios se ha expresado el anhelo de los pueblos, diciendo a Dios lo que todos queremos decirle.
‒ Finalmente, ella comparte un mismo deseo con Dios. Ambos quieren lo mismo, ambos recorren un mismo camino y anhelan un mismo futuro de vida, la vida y presencia de un hijo o mejor dicho, del Hijo. Sólo en este lugar donde el deseo humano y divino se identifica puede hablarse de María. Asumiendo el deseo del conjunto de la humanidad, ella ha podido compartir y comparte un mismo deseo con Dios, de tal manera que ambos se vinculan en su realización.

Historia humana, deseo y diálogo de Dios

Este deseo compartido de María y Dios se puede expresar de muchas formas: es amor, despliegue dual de la vida, comunicación y encuentro mutuo; es camino de futuro, total liberación. Éste es un deseo Inmaculado, en el sentido radical de la palabra, tal como culmina y se despliega en Jesucristo, hijo de Dios y de los hombres, realizada de hecho, en su plenitud, por María.

Ya habían dialogado en tiempo antiguo Dios y los patriarcas (cf. Gen 12 ss.), en términos de fecundidad compartida, como en el caso de Abraham. Pero ese diálogo paterno de Dios con Abraham nunca ha sido completo, pues ni Dios se ha expresado del todo (no ha engendrado en el tiempo a su Hijo eterno) ni Abraham ha ofrecido a Dios todo lo que puede ofrecerle un ser humano.
 Ahora, en cambio, el diálogo del Padre Dios y de la madre María es ya pleno, en amor fecundo Ambos se distinguen como lo infinito y lo finito y, sin embargo coinciden en el mismo gran deseo de dar vida, ofrecer el propio ser al Cristo Mesías, que es Hijo de Dios siendo hijo de María.

La incitativa parte de Dios, cuyo deseo más hondo es engendrar (hacer que nazca en el tiempo) a su Hijo eterno. Por su parte, María responde a Dios con plena libertad, como mujer que ama, como madre que desea un hijo, como hermana que se pone al servicio del conjunto de la humanidad. Ella es distinta de Dios (sólo en cuanto diferentes pueden dialogar y amarse) y sin embargo los deseos de ambos se vinculan y coinciden, de manera que queriendo cada uno lo que quieren el otro engendran así al Hijo.

De esa forma, la paternidad de Dios se expresa a través de la libre respuesta de María y la maternidad de María culmina allí donde expresa y traduce en forma humana el amor eterno de Dios Padre. Así lo ha mostrado en belleza insuperable el texto de la Anunciación (Lc 1, 26-38), en el que Gabriel (Dios Fuerte, Gibbor), como buen hermeneuta, va interpretando el misterio, de forma que se unen la voluntad amorosa de Dios (Espíritu Santo) y voluntad amante de María (fiat).

Ellos ya no son ya dos barcos separados, cada uno por su rumbo, sin jamás juntar sus rutas, ni unir su camino. Pero ahora, por vez primera en los inmensos siglos de la historia, una mujer (un ser humano) yDios han unido del todo sus deseos. Se han juntado así dos voluntades, de tal forma que la Palabra de Dios se ha hecho Carne en la historia de los hombres por María(Jn 1, 14).

En esa línea, en un sentido, el dogma de la Inmaculada implica la superación de un tipo de pecado original (que era el deseo de los hombres, contra Dios: Gen 2‒3), de tal forma que surge y se expresa por María la gracia original que es Cristo. Dios y el ser humano han dialogado en libertad, se han unido los dos en un mismo deseo, poniendo su vida en la vida del otro.

Dios se expresa plenamente como divino (Padre) sobre el mundo y María viene a realizarse en plenitud como persona humana en gracia. Por eso confesamos, con el dogma católico, que ella es Inmaculada. Éste es el misterio, es el enigma: que Dios puede querer, con su propio ser divino e infinito, lo que quiere una mujer; y que una Mujer (una persona humana, en nombre de todos los hombres y mujeres) pueda desear en cuerpo y alma (en carne y sangre) aquello que Dios quiere.

No estamos condenados a luchar y esclavizarnos, en violencia siempre repetida y aumentada, a responder siempre con lucha a la lucha de los otros, sino que podemos compartir en amor la vida. Se ha dicho a veces que María era Inmaculada por ser huerto cerrado, fuente bien guardada donde sólo Dios puede deleitarse o beber agua. En contra de eso, desde el mismo despliegue de la Biblia, debemos afirmar que ella es inmaculada como signo y presencia de la vida abierta de Dios, Huerto universal de Gracia, Fuente de agua abundante, de manera que puede decir y dice, con su Hijo: “Quien tenga sed que venga a mí y que beba” (cf. Jn 7, 37).

http://blogs.periodistadigital.com/xpikaza.php/2018/12/07/descolonizar-a-la-mujer-la-inmaculada

Adviento también para las mujeres, por favor


LA DECLARACIÓN DE LA UISG ES BUENA NOTICIA”

“En nuestra propia Iglesia, difícilmente se escuchan nuestras demandas a favor de una participación más igualitaria”Cova Orejas, 03 de diciembre de 2018 a las 09:04  

El Papa es recibido por miembros de la UISGRELIGIÓN | OPINIÓN

Durante muchas décadas, sino siglos, y hasta hoy, las mujeres han sufrido y sufren a causa de la violencia de género en sus múltiples formas, como dice la declaración de la UISG, no sólo en la sociedad, sino también en la Iglesia

(Cova Orejas, equipo Ruaj).- Estamos de enhorabuena, diría yo, si el #metoo ha calado ya entre nosotras, en la Iglesia. Durante muchas décadas, sino siglos, y hasta hoy, las mujeres han sufrido y sufren a causa de la violencia de género en sus múltiples formas, como dice la declaración de la UISG, no sólo en la sociedad, sino también en la Iglesia.

Nosotras mismas, las religiosas, nos hemos pasado años defendiendo y reivindicando los derechos de las mujeres y de tantos colectivos como sufren por distintas causas en la sociedad. Mientras, en nuestra propia Iglesia, difícilmente se escuchan nuestras demandas a favor de una participación más igualitaria. Y más aún, durante mucho tiempo hemos ignorado o silenciado, en lugar de denunciar, los atropellos sufridos.

Dirán que no son muchas, pues eso creen algunas personas. Dirán que eran mayores de edad, cuando ocurrieron los hechos, como si esto exculpara a quien se sirve de su autoridad y de la violencia para someter a una de nosotras. Dirán que no está bien echar piedras sobre nuestro propio tejado, cuando tan poca gente joven cree en la Iglesia como institución.

Libros como “Víctimas de la Iglesia” (PPC 2016) o “Desde el último banco” de Lucetta Scaraffia , por citar dos de los últimos que se pueden leer en España, han venido a decir en voz alta lo que a muchas de nosotras nos cuestiona y hace daño.
En el documento capitular último de nuestra Congregación, Carmelitas de la Caridad Vedruna, se recoge en su n 32,”ROMPAMOS EL SILENCIO:

…”la violencia y el abuso sexual en la Iglesia, en la vida religiosa y en la sociedad. Estos hechos nos cuestionan como Iglesia y especialmente como mujeres. Nos corresponde dar una respuesta profética ante los mismos….Hemos de vivir con mayor conciencia la realidad del pecado de desigualdad sexual que actualmente existe en todos los ámbitos. Es cuestión de dignidad humana…”. 

Insisto. Nuestro dolor es grande al mirar de frente lo que ocurre y cómo sufren por ello tantas mujeres que, después de padecer abusos y violencia, tienen que afrontar en soledad, estériles procesos intraeclesiales interminables, como si fuera un viaje a ninguna parte. Mientras, casi nadie conoce quiénes son los agresores, qué medidas se están tomando para que esto deje de ocurrir y cómo se protege a la comunidad eclesial de la falta de protección de quienes más necesitan de ella.

La declaración de la UISG es buena noticia. Es un buen apoyo para las mujeres que ya han denunciado los abusos y la violencia sufrida. Celebramos que algunas hayan podido romper el muro del silencio. Hay heridas que no dejan de doler y se extienden de sus cuerpos a los nuestros, porque es cierto: “todas somos una”.

El Equipo Ruaj, con la colaboración de la Provincia Vedruna Europa, hemos organizado este año, por dos veces, las jornadas de formación en torno a las heridas del abuso y de todo tipo de violencia, también en la Iglesia. La reflexión y la acción se dan la mano para restaurar lo roto y seguir creyendo con esperanza que la igualdad, el respeto a la dignidad y la verdad que proclama el Evangelio, también es el anuncio de la Buena Noticia para las mujeres de todo el mundo. Es tiempo de Adviento. No, no es sólo cuestión de hablar de menores.

Cova Orejas, ccv. Equipo Ruaj

https://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2018/12/03/adviento-tambien-para-las-mujeres-por-favor-religion-iglesia-cova-orejas-r

Pederastia, ¿abuso divino?


Durante años cientos de jerarcas de la Iglesia católica han abusado y violado a miles de niños en todo el mundo, aprovechando el fuero clerical con la complacencia y laxitud de una justicia ordinaria ciega y vergonzosa que apenas comienza a investigar los más horrendos actos de pederastia contra víctimas que han callado y sufrido el infierno enmascarado en una milenaria fe mojigata, abusadora, errónea y peligrosa. Una fe que ha fundado su existencia en demonios imaginarios, cuando los propios demonios cobran vida en carne y hueso de cada sacerdote abusador y de los grandes jerarcas que los encubren, desencadenando el más grande y doloroso episodio de abuso sexual contra niños en nombre de la fe.

La fe ya no se viste de idolatrías a ciegas, la fe ya tiene ojos, los ojos de aterrorizados niños que hoy claman justicia y de adultos que callaron obedeciendo el “secreto de confesión”que sus verdugos hicieron que guardaran una y mil veces, pero que su cuerpos y sus almas hoy gritan para que cese la doble moral de una iglesia indigna.

Es difícil mantener una fe con pederastas como mensajeros de Dios, es difícil creer en una iglesia con un manto que ya no le alcanza ni para encubrir los errores propios, pero más doloroso es aún, que los abusadores sean juzgados por tribunales eclesiásticos conformados por miembros que también han sido acusados de violaciones, jugando a cerrar casos y a imponer irrisorios castigos con traslados a otras diócesis o expulsiones canónicas por actos endémicos que bien podrían llamarse “abusos divinos”.

Nada cambiará radicalmente hasta que exista una verdadera voluntad desde el Vaticano para ordenar que sean develadas todas las investigaciones y sentencias de los tribunales eclesiásticos que siguen estando bajo secreto pontificio.

Ni siquiera existe ley divina que contenga la pasividad, el silencio y el encubrimiento de la Iglesia católica en los casos de pederastia. ¡Oh! Han violado nuestra fe.

Astrid Llano Restrepo. Comunicadora y especialista en gerencia social.

https://www.elespectador.com/opinion/dos-cartas-de-los-lectores-columna-826417

CLAR: Religiosos latinoamericanos denuncian que “todo abuso es fruto de una relación asimétrica de poder”


LA CLAR EXPRESA EN UN SEMINARIO EN BOGOTÁ SU “VERGÜENZA Y TRISTEZA” POR LA PEDERASTIA

Se comprometen a “poner a las víctimas al centro” en aras de construir “un nuevo modo de ser Iglesia”CLAR, 01 de diciembre de 2018 a las 21:33  

Las heridas de los abusosRELIGIÓN | AMÉRICA

Nos sentimos llamados a acoger el dolor de las víctimas, a acercarnos a su realidad, igual que cuando nos acercamos a la Cruz para contemplar a Jesús como víctima y para reconocerlo en sus rostros

(CLAR).- La Confederación Latinoamericana de Religiosos, realizó en días pasados el Seminario Continental sobre Cuidado y Protección de Menores con el fin de colaborar en la formación y acompañamiento de comisiones de protección de menores a nivel de las Conferencias Nacionales y las Congregaciones Religiosas.

En el Seminario se primó el diálogo abierto y sincero, en donde se pudieron manifestar las preocupaciones y dificultades que se experimentan en este servicio, para construir juntas y juntos líneas comunes de carácter intercongregacional.

La CLAR quiere impulsar procesos de sensibilización y profundización por parte de las Conferencias Nacionales y las Congregaciones Religiosas, con miras a crear espacios sanos y seguros para los menores y personas vulnerables.

CONFEDERACIÓN CARIBEÑA Y LATINOAMERICANA DE RELIGIOSAS/OS – CLAR

SEMINARIO CONTINENTAL SOBRE CUIDADO Y PROTECCIÓN DE MENORES

Bogotá – Colombia, 20 a 23 de noviembre de 2018

MENSAJE FINAL “Si un miembro sufre, todos sufren con él” (1 Co 12, 26)

En la ciudad de Bogotá nos encontramos religiosas, religiosos, sacerdotes diocesanos y laicos. En total, 76 participantes de 19 países desde EE.UU. hasta Chile. Han sido cuatro días, del 20 al 23 de noviembre de 2018, en los que disfrutamos del compartir fraterno, de ser una Iglesia que camina, reflexiona, ora y crece desde las raíces del Reino.

La CLAR nos convocó bajo el lema, “Salgamos aprisa al cuidado de niñas, niños y adolescentes”.

Mensaje Final del Seminario Continental sobre Cuidado y Protección de Menores

En la ciudad de Bogotá nos encontramos religiosas, religiosos, sacerdotes diocesanos y laicos. En total, 76 participantes de 19 países desde EE.UU. hasta Chile. Han sido cuatro días, del 20 al 23 de noviembre de 2018, en los que disfrutamos del compartir fraterno, de ser una Iglesia que camina, reflexiona, ora y crece desde las raíces del Reino. Leer aquí:http://clar.org/assets/semcpm_mensajefinal.pdf

https://www.periodistadigital.com/religion/america/2018/12/01/religion-iglesia-america-clar-religiosos-latinoamericanos-denuncian-abuso-sexual-fr

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: