VENEZUELA, OTRA MIRADA: MARIA FERNANDA VACAS


Venezuela, otra mirada, 23.04.17 (1)

Cuatro claves para leer América Latina


Es posible leer la última década de América Latina a partir de cuatro ejes: el avance de las luchas indígenas; el cuestionamiento de la visión hegemónica de desarrollo a la luz de la expansión del extractivismo; la reactualización de la figura de la dependencia y, vinculado a ella, el alcance efectivo de un regionalismo latinoamericano desafiante. La última clave alude al retorno de los populismos «infinitos». Sin duda, estas no son las únicas claves político-ideológicas, pero la interrelación y la dinámica recursiva que se estableció entre ellas han jugado un rol preeminente en la reconfiguración del escenario político-social a escala regional.

Marzo – Abril 2017

Cuatro claves para leer América Latina

A partir del año 2000, América Latina ingresó en un nuevo ciclo político y económico caracterizado por un novedoso escenario transicional, marcado por el protagonismo creciente de los movimientos sociales y por la crisis de los partidos políticos tradicionales y de sus formas de representación; en fin, por el cuestionamiento al neoliberalismo y la relegitimación de discursos políticamente radicales. El cambio de época tomó un nuevo giro con la emergencia de diferentes gobiernos que, apoyándose en políticas económicas heterodoxas, se propusieron articular las demandas promovidas «desde abajo», al tiempo que valorizaron la construcción de un espacio regional latinoamericano. Frente a ello, no pocos autores alentaron grandes expectativas de cambio y escribieron con optimismo acerca del «giro a la izquierda», la «nueva izquierda latinoamericana» y el «posneoliberalismo», entre otros tópicos.

Para designar a estos nuevos gobiernos, se impuso como lugar común la denominación genérica de progresismo; si bien tiene el defecto de ser demasiado amplia, esta categoría permite abarcar una diversidad de corrientes ideológicas y experiencias políticas gubernamentales, desde aquellas de inspiración más institucionalista hasta las más radicales, vinculadas a procesos constituyentes. Más aún, en una América Latina diezmada por décadas de neoliberalismo y ajustes fiscales, el progresismo fue emergiendo como una suerte de lingua franca, común a diferentes países, más allá de la diversidad de experiencias y los horizontes de cambio.

La hegemonía del progresismo estuvo ligada al boom de los commodities. En un artículo publicado en esta revista, definimos la actual fase de acumulación que atraviesa América Latina con el concepto de «Consenso de los Commodities»1, cuya caracterización parte del reconocimiento de que, a diferencia de lo que ocurría en los años 90, las economías latinoamericanas fueron enormemente favorecidas por los altos precios internacionales de los productos primarios, lo que se verá reflejado en las balanzas comerciales hasta los años 2011-2013. En este contexto, todos los gobiernos latinoamericanos, más allá de su signo ideológico, apostaron por las ventajas comparativas, habilitaron el retorno de una visión productivista del desarrollo y negaron o buscaron escamotear los crecientes conflictos ligados a las implicancias (daños ambientales, impactos sociosanitarios) de los diferentes modelos de desarrollo.

Con el correr de los años, el cambio de época fue configurando un escenario conflictivo en el cual una de las notas mayores es la articulación entre tradición populista y paradigma extractivista. Categorías críticas como la de «(neo)extractivismo», «maldesarrollo», «nueva dependencia» o «populismos del siglo xxi», y otras de tipo propositivo, como «autonomía», «Estado Plurinacional», «buen vivir», «bienes comunes», «derechos de la naturaleza», «ética del cuidado» o «posextractivismo», atraviesan los debates intelectuales y políticos, así como las luchas sociales de la época y plantean modos diversos –si no antagónicos– de pensar la relación entre economía, sociedad, naturaleza y política.Para dar cuenta de estos escenarios en disputa, presentaré algunas líneas de cuatro debates que, si bien atraviesan la historia latinoamericana de los últimos siglos, han vuelto a constituirse en claves importantes para leer el escenario político actual bajo el ciclo progresista (2000-2016). El primer eje se refiere al avance de las luchas indígenas y nos convoca a pensar acerca de la expansión de las fronteras de los derechos de los pueblos originarios. El segundo alude al cuestionamiento de la visión hegemónica de desarrollo, sobre todo, a la luz de la expansión del extractivismo en sus diferentes modalidades. El tercero nos inserta en el plano geopolítico y remite a dos cuestiones: por un lado, la reactualización de la figura de la dependencia, categoría faro del pensamiento crítico latinoamericano, y por otro lado, al alcance efectivo de un regionalismo latinoamericano desafiante. La última clave remite al retorno de los populismos «infinitos» en América Latina. Sin duda, estos debates no son las únicas claves político-ideológicas, pero la interrelación y la dinámica recursiva que se estableció entre ellos han jugado un rol preeminente en la reconfiguración del escenario político-social a escala regional.

El avance de las luchas indígenas: entre la demanda de autonomía y la consulta previa

En las últimas décadas asistimos a un ascenso de los pueblos indígenas y a una apertura de las oportunidades políticas; esto se hizo visible, entre otros factores, en el cruce de la agenda internacional –la discusión en la Organización de las Naciones Unidas (onu) acerca de los derechos colectivos de los pueblos originarios que derivó en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (oit), en 1989 y, posteriormente, en la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, de 2007–, con las agendas regionales y nacionales (la crisis del Estado modernizador desarrollista y, posteriormente, del neoliberalismo, el fracaso de la integración en una identidad mestizo-campesina, la presencia cada vez más masiva de indígenas en las ciudades) y cuestiones de índole político-ideológica (la crisis del marxismo y la revaloración de las construcciones anclada en lo étnico y lo cultural). En suma, hacia los años 90, la apelación a una ciudadanía étnica devino una herramienta política ineludible en la dinámica de empoderamiento de los pueblos indios, no solamente en términos de reconocimiento cultural, sino también vinculado a la reivindicación de la tierra y el territorio.

Sin embargo, en los últimos 15 años, el proceso de expansión de la frontera de derechos tuvo como contracara la expansión de las fronteras del capital hacia los territorios indígenas, junto con la emergencia de una nueva conflictividad. En consecuencia, en el marco de los gobiernos progresistas, esta problemática –leída primero como tensión y posteriormente como antagonismo– fue suscitando respuestas diferentes, frente a lo cual los pueblos originarios colocaron en el centro del conflicto la cuestión de la autonomía y, de modo más generalizado, la defensa del derecho de consulta previa.

  • 1.M. Svampa: «‘Consenso de los Commodities’ y lenguajes de valoración en América Latina» en Nueva Sociedad No 244, 3-4/2013, disponible en www.nuso.org.

ECUADOR. BOLETIN OCARU. NOTICIAS SOBRE EL DEBATE AGRARIO.


26 de abril de 2017. Boletín # 8
Compartimos con Nuestros Seguidores y seguidoras el Boletín Informativo OCARU con el monitoreo de noticias para el debate agrario en Ecuador.
En Esta OCASION, les invitamos al Próximo análisis de coyuntura: Las izquierdas, Comportamiento del voto y Escenarios postelectorales.Pueden ampliar los Contenidos con Un Solo Haga clic en el enlace.

El Universo
La agricultura familiarizados en Riesgo

Euroblog
Por Que Llevar el debate sobre Política Agraria Común al conjunto de la sociedad

Revista Biodiversidad
Latinoamérica es la región con la Distribución de la tierra Más desigual del planeta

Revista Biodiversidad
Paraguay: latifundistas del siglo XXI

Las mentiras del Jueves Santo


Miquel Sunyol, 13-abril-2017

miquelAPROVECHANDO UN ESCRITO DE UN CATÓLICO PRACTICANTE LATINOAMERICANO

Hace un par de años escribía a un amigo diciéndole que, por diversas razones, ya no solía asistir a los “oficios litúrgicos” del Jueves Santo. Su respuesta fue enviarme un escrito de un católico practicante latinoamericano (del Perú, por lo que se puede deducir) en el que exponía sus razones para “dispensarse” de la liturgia de este día.

No hay otro día del calendario litúrgico en que se acumulen mayor cantidad de errores teológicos en la predicación.

Y ponía estos ejemplos, que todos hemos escuchado más de una vez:

“Hoy celebramos el día del sacerdocio”

“Un día como hoy conmemoramos la instauración de la Eucaristía”

Hoy ya no nos pilla ningún pavor si decimos u oímos decir que Jesús no fundó la iglesia y que, por lo tanto, no instituyó ninguna clase de ministerio eclesial y así podemos aceptar que

Todos los ministerios fueron creados por la tradición y las necesidades pastorales

y mantener nuestra negativa a reconocer

…una clase selecta que remonta su existencia a la propia voluntad de Jesús

¿Y qué decir de la “instauración de la Eucaristía”?

Lo que se recuerda en el Jueves Santo es que Jesús festejó la pascua con sus discípulos y que los primeros discípulos, por ser judíos, continuaron celebrándola con un enfoque nuevo: la muerte de Jesús es el inicio de nuestra liberación.

No tenemos ninguna razón para descartar que Jesús con los suyos (sin querer precisar más quiénes -ellos y ellas- formaban parte de este “con los suyos”), judíos como eran, celebraran la Pascua (y sin querer precisar más ni el lugar, ni el tiempo, ni el cómo).

Lo que me parece es que, hoy día, no podemos llegar a precisar cuándo “los primeros discípulos, por ser judíos”, comenzaron a celebrar su fiesta pascual con “un enfoque nuevo”, dando un valor salvífico a la muerte de Jesús.

La doble plegaria eucarística, que muestran un trasfondo judío, conservadas en la didaché (La doctrina de los Doce Apóstoles), pronunciadas “una vez estéis saciados“, no hacen ninguna mención de la muerte de Jesús, ni recuerdan para nada una Última Cena. Cedo la palabra a John Dominic Crossan:

a a finales del siglo I había ciertos cristianos en Siria (¿meridional?)que celebraban una eucaristía del pan y del vino sin el menor rastro de banquete pascual, de Última Cena, o de simbolismo de la Pasión basado directa o indirectamente en ella. No me cabe en la cabeza que este grupo tuviera conocimiento de todos estos elementos y se hubiera tomado la molestia de omitirlos. Lo único que puedo es presumir que, desde luego, no estaban a disposición de todo el mundo desde un principio, y que por tanto no eran una institución solemne, formal y definitiva del propio Jesús… Lo único que digo es que su existencia hace que resulte tanto más inverosímil una Última Cena con el simbolismo de la Pasión instituïda por Jesús el día antes de su muerte con el mandamiento de repetirla periódicamente.

Jesús: Vida de un campesino judío
Pág. 420s

Si quieres saber más…

La crítica de nuestro católico latinoamericano al acto simbólico de lavar los pies podría parecer a algunos ya desfasada, después que el Papa Francisco, el año pasado, fuera a una cárcel de menores, y formaran parte del grupo de los doce diez chicos y dos chicas y, entre los doce, hubiera dos musulmanes. Por mi parte yo mantendría la crítica, pues la “mentira” de este acto simbólico está en lavar lo que ya está más que lavado. Supongo que un buen chorro de agua de colonia llevaría cada pie… Lavar aquello que ya está lavado, ¿no es hacer comedia?

Leer el escrito
de este católico latinoamericano

http://www.atrio.org/2017/04/las-mentiras-del-jueves-santo/#more-13997

Las mujeres artesanas de la victoria histórica del medio ambiente en El Salvador


25 de de abril de, 2017, Por AWIDS

Este texto es un homenaje a todas las mujeres salvadoreñas que han trabajado sin descanso para defender su territorio, a todos aquellos que continúan resistiendo y para aquellos que murieron por la causa.

En un momento, en todo el mundo, las empresas multinacionales siguen los gobiernos por el derecho a explotar los recursos naturales en contra del interés de la tierra y la gente, las perspectivas de victoria a veces parecen muy escasas.

Pero este mes, parece que el viento se ha convertido El Salvador.

Para una decisión reciente que establece un precedente en el mundo, este país latinoamericano ha prohibido la extracción de metales en todo su territorio. La prohibición sigue una demanda perdida por una empresa australiana canadiense después de siete años de lucha por la ejecución del proyecto El Dorado, el proyecto de extracción de oro prevista en el departamento de Cabañas, centro-norte de El Salvador. Por último, se escucharon los argumentos de las comunidades, las organizaciones y los diversos sectores de la población.

“Esta es una decisión valiente, un paso extraordinario y un hito importante en la lucha contra la degradación ambiental en este país”, dijo Lina Pohl, el ministro salvadoreño de Medio Ambiente.

El proyecto de El Dorado plantea un gran riesgo de contaminación para el río Lempa, la fuente de suministro de agua de 77,5% de la población salvadoreña , y esto en un país donde el agua potable se encuentran entre los más contaminados de la región y el medio ambiente entre los más degradados. Según Carolina Amaya , miembro ecologista feminista de la CADA – una de las organizaciones fundadoras de la Mesa Nacional Frente a la Minería Metálica ( MNFMM ) (Mesa Nacional de la minería metálica) – la prohibición pondrá fin a 25 proyectos mineros en fase de exploración y volver a la autorización de explotación concedida a la empresa transnacional Commerce Group .

PNG - 413,9 kb
Carolina Amaya

Esta prohibición es el resultado de once años de defensa de la comunidad. A lo largo de este período, las mujeres en las comunidades rurales y urbanas han educado y movilizado a la particular mediante el bloqueo de calles y demostraciones de operaciones para la defensa de su territorio, sus derechos y su comunidad . Estas acciones han jugado un papel clave en la inversión de la lógica que subyace en las políticas mineras de Salvador – una empresa que antes se consideraban como un terreno fértil para la inversión después de 1992, al final de la guerra civil que desgarró al país para 12 años.

Las mujeres se reunieron más allá de las divisiones ambientales

Frente a las amenazas ecológicas y sociales inminentes se movía la minería, las mujeres han jugado un papel central en la lucha y en el logro de esta victoria histórica. Amaya, Antonia Morales Recinos y Vidalina entre los cientos de mujeres que han luchado durante años a la vanguardia de este movimiento es inspirador y se estimulan entre sí.

“No hay duda de que, las mujeres, hemos estado a la vanguardia de la lucha en los territorios. Sería difícil admitir que el éxito sin reconocer la participación activa de las mujeres en esta lucha “, dice Morales, presidente de ADES (Asociación para el Desarrollo Económico y Social de Santa Marta).

De hecho, las mujeres que participan en esta lucha fueron fuentes de inspiración para los demás y se les anima mutuamente. “Tengo una gran admiración por muchas, muchas mujeres que participan en esta lucha”, dijo Recinos. Ella recuerda haber sido inspirado por sí mismo al comienzo de su propia movilización de Morales.

“[Morales] siempre ha sido todas las luchas por la vida. He trabajado en muchas áreas a su lado, donde defendimos nuestros territorios con convicción inquebrantable y la minería categóricamente condenado. ”

Para Recinos, esta victoria no es abstracta. Esta joven de 25 años creció en Santa Marta, una ciudad cuya comunidad fue a la vanguardia del conflicto armado en la década de 1980. Desde el final de la guerra, esta comunidad ha adoptado un modelo de desarrollo basado tanto en el organización de la comunidad y los métodos de educación popular.

“La minería es sinónimo de muerte irreversible”, observa Recinos. “Experiencias en países en los que los proyectos mineros llevaron muestran que es el cuerpo y la vida de las mujeres que se someten a los daños más significativos”.

PNG - 370,5 kb
                                                             Vidalina Morales

Amaya aprueba esta observación y señala además que la participación de las mujeres a veces se ha pasado por alto.

“La lucha contra el poder de las empresas mineras en El Salvador está marcada con la sangre y el sudor de las mujeres, y esto está más allá de la naturaleza cuantitativa de sus contribuciones … Son las mujeres las que están más movilizados nivel local y nacional para presionar a los tomadores de decisiones, aunque no fueron invitados a la mesa de negociación. Ellos eran la mayoría, pero eran invisibilisées por los hombres mientras estaban sus compañeros de lucha. ”

Pero esta victoria tiene un precio. Recinos Morales y recordar tanto la muerte de algunos de sus compañeros, incluyendo Dora Alicia Sorto , un miembro del Comité Ambiental de Cabañas que fue asesinado en 2009, cuando ella tenía ocho meses de embarazo.

“Honramos su memoria”, dijo Morales, “pero tiene un sabor de la sangre.”

Los próximos pasos

La prohibición de la minería de metales es una victoria notable a nivel nacional como a nivel mundial. Sin embargo, será necesario estar vigilantes para proteger el suministro de agua de la población de El Salvador.

De acuerdo con Amaya, queda mucho por hacer, sobre todo para asegurar que los 8 millones de compensación debida por Oceana El oro es efectivamente pagado y que esta cantidad se destinará a la restauración de los ecosistemas y de las víctimas de las empresas mineras comunidades; trabajar por el establecimiento de consultas populares para crear municipios “libre de minas”; fortalecer la organización y coordinación de las comunidades en la lucha contra la minería, y la perspectiva de un cambio de gobierno; y finalmente luchar por la aprobación de los textos legales – como la ley de aguas o la ratificación del artículo 69 de la Constitución – que pueden ofrecer protección frente a legal a los recursos naturales amenazados por los grupos mineros.

Catherine Coumans de Alerta Minera – una organización canadiense que apoya a nivel mundial, las iniciativas de las comunidades y pueblos indígenas para determinar sus propios horizontes de desarrollo – se suma a la lista de la necesidad de ejercer una supervisión constante.

“La decisión del pueblo de El Salvador, que fue respetado por el gobierno, ahora será defendido de forma continua y el apoyo, ya que, sin duda, será interrogado incesantemente por las empresas mineras como Oceana Oro, y por el lobby minero internacional”.

Para Morales, el mensaje es claro, tanto como el camino a seguir.

“Somos los propietarios legítimos de nuestros territorios y nuestros cuerpos. No podemos seguir viviendo sin preocuparse por el bien común y sin protección. Hay que seguir a organizarnos en todos los niveles y trabajar en la construcción y defensa de proyectos alternativos. “

Su mensaje y esta victoria son elementos que todas las comunidades de El Salvador y otros lugares pueden introducir para tener valor y seguir adelante.

Leer el texto en el sitio awid.org

COLOMBIA. HOMENAJE A TERESITA RAMIREZ. RELIGIOSA MÁRTIR.


                    Vida de Teresita Ramirez


28 de Febrero de 1989
Colombia 

 
Religiosa de la Compañía de María. Asesinada delante de sus alumnos  en Cristales  Antioquia.
Teresita, de 41 años y origen campesino, decide ser religiosa a los 17. Su formación intelectual y religiosa culmina en Medellín. Fiel a su origen de campesina elige siempre trabajar con los marginados. En Barranquilla permanece durante 9 años en El Bosque, un barrio donde impulsa las Comunidades Eclesiales de Base y donde recibe el apodo de “Hermana Chévere”, sinónimo de afecto, confianza, entrega, alegría, sencillez que en Teresita brotan de su profunda fe y de su confianza en el sentido liberador del Evangelio.
 
 


En 1987 se traslada a Cristales y ofrece a Dios su vida en forma definitiva. vive con entusiasmo, con la pasión misionera,  siente profundamente el sufrimiento de este pueblo abandonado.
Se desplaza a las veredas, comparte con las familias campesinas  la vida diaria, la oración comunitaria, la reflexión de la Palabra.    
“Yo por ti diera mi propia vida” quedó escrito en el tablero del salón el día 28 de Febrero de 1989, donde Teresita se encontraba con los estudiantes en clase de español, cuando llegaron los sicarios a quitarle la vida!
Eran Las 11.20 am, “Dos de los muchachos entran al colegio, saludan a la Secretaria y solicitan a la Hermana…
Tere sale a la puerta del salón y saluda de mano a los muchachos . Un corto intercambio de palabras…
 “una ráfaga de ametralladora que hace  blanco en su espalda y luego en su cara, pone punto final a su clase, a su misión educadora, a su vida de mujer, de cristiana, de hermana y amiga de todos, especialmente de los más pobres!”


 “Hoy tu nombre, Tere, nos sabe a justicia, nos sabe a     esperanza…!
Pasaste tu vida entre sonrisas, brindando confianza y seguridad, tocando las manos tendidas sin distingo alguno, enseñándonos con esto que todos somos importantes y por encima de tus defectos y errores como persona, supiste darte a los demás con tus valores y cualidades”
“ Hna. Teresita Ramírez,  un signo del amor misericordioso de Dios Padre; un testimonio de lo que significa e implica seguir a Jesús hoy en Colombia; un estímulo para superar el miedo y renovar nuestra decisión de cumplir  la voluntad de Dios, que en este momento nos exige luchar decididamente por la justicia, por la vida, por la dignidad  humana” .

http://teresita-ramirez.blogspot.com.co/p/vida-de-teresita-ramirez.html

Colombia. Cura denuncia presencia paramilitar en el noroeste del país


Resumen Latinoamericano / Telesur / 26 de abril de 2017.-

Al padre Javier Giraldo Moreno le llama la atención que el Gobierno colombiano desconozca la presencia paramilitar en zonas rurales del país desde la retirada de la FARC-EP a las zonas veredales.

El sacerdote jesuita Javier Giraldo Moreno denunció la presencia de paramilitares en la zona rural del municipio de Apartadó, en el Urabá, departamento de Antioquia, Colombia.

El sacerdote aseguró que este grupo se consolidó en los últimos meses al salir las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército de Pueblo (FARC-EP) del territorio hacia las zonas veredales.

El padre Giraldo, quien es investigador del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), recopiló la historia de esta comunidad en el libro Fusil o toga toga y fusil.

Entre los hechos más recientes acontecidos en la zona resalta la intromisión en la vereda Mulatos Medio de 30 hombres armados en la procesión de Viernes Santos el 14 de abril y la denuncia de violación de una adolescente de 13 años en la vereda La Hoz del corregimiento San José de Apartadó a finales de enero.

El padre Giraldo reseñó que en los últimos cinco meses los paramilitares consolidaron su presencia en un amplio territorio, entre los municipios de Apartadó, Turbo, y Carepa, en Antioquia; y Tierralta, en Córdoba.

Expone que alrededor de 500 hombres del grupo que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia patrullan de forma constante la región. Estos paramilitares además construyeron una vía que va desde la vereda Rodoxali, en Apartadó, hasta Nueva Antioquia, Turbo, aseguró.

El padre Giraldo dice llamarle la atención el desconocimiento por parte de las autoridades sobre esta carretera.

Según el sacerdote, esta circunstancia afecta a más de 400 campesinos que viven de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y sus Aldeas de Paz. El clérigo invita a los pobladores de Urabá a ser consecuentes con la paz, y no admitir ningún grupo armado.

 

El religioso detalla que esta circunstancia afecta a más de 400 campesinos que viven en San José de Apartadó y sus Aldeas de Paz. | Foto: Sputnik Nóvosti

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/04/26/colombia-cura-denuncia-presencia-paramilitar-en-noroeste-de-colombia/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: