Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia. Declaración Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe


grafica alusiva a Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia. Declaración Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe

Octubre 11 de 2017

Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia

Los hechos ocurridos en Colombia durante los últimos días implican el repudio total y su denuncia internacional por parte de Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC. Desde fuentes oficiales como la Defensoría del Pueblo de Colombia, se señaló que la policía antinarcóticos sería la presunta responsable de una masacre de 9 personas en la vereda Puerto Rico, Departamento de Nariño.

En otros hechos, fue asesinada la comunicadora indígena Efigenia Vásquez -en acciones que se atribuyen al Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD-, de la policía colombiana; y el líder comunal Jorge Luís García fue ultimado en su casa en la ciudad caribeña de Cartagena.

El pasado jueves 5 de octubre, en un operativo de erradicación forzada de los llamados cultivos de uso ilícito, fueron masacradas 9 personas de las comunidades afro-indígenas-campesinas del Alto Mira y Frontera. Dos de las personas masacradas pertenecían a la  comunidad indígena Awá, quienes han sufrido atrocidades múltiples y su exterminio durante el conflicto armado desarrollado por más
de 5 décadas.

Es de subrayarse que esta masacre se da en el marco de la política antidrogas colombiana, que es contraria a los acuerdos alcanzados en la Habana entre el gobierno y la insurgencia, y podría tener relación con la presión que el gobierno de los Estados Unidos ha ejercido en las últimas semanas para que en ese país suramericano se continúe con la erradicación forzada.

Como si la situación no fuese lo suficientemente grave, repudiable y condenable, los medios de comunicación oficiales y al servicio de los capitales privados, intentaron desinformar a la opinión pública, aseverando que los asesinatos y heridas a la población civil habían sido causados por los ataques de una disidencia de la otrora guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-, lo que fue desmentido tanto por las comunidades que se encontraban en la zona como por organismos de verificación que tuvieron acceso al lugar. Aunque por la gravedad del estos hechos, y ante los pronunciamientos de la Defensoría del Pueblo, entre otras instituciones, no es
posible esconder lo acontecido, las cortinas de humo de parte de los medios que desinforman al país y a la opinión pública internacional no se han hecho esperar.

Posteriormente, el fin de semana siguiente a estos demenciales hechos, una comisión humanitaria de verificación que se desplazó a la zona -constituida por la ONU, la OEA, la Defensoría del Pueblo, la Gobernación de Antioquia, entre otras instituciones y organizaciones defensoras de derechos humanos- fue atacada con bombas aturdidoras y disparos de fusil.

Tanto la masacre como los asesinatos de Efigenia y Jorge Luís se dan en un contexto de movilización social en el que las y los luchadores sociales colombianos realizan acciones de protección de sus territorios, como el proceso de Liberación de la Madre Tierra que se adelanta en el Departamento del Cauca y en el que se encontraba la comunicadora indígena al momento de ser asesinada.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe, como organización que trabaja por la justicia ambiental, social y de género, en  solidaridad con las organizaciones hermanas y los pueblos de Colombia, reitera su rechazo y repudio a la escalada de violencia y horror  que viola los derechos colectivos de los pueblos y los derechos humanos, y pone en situación de alto riesgo a las comunidades, procesos y movimientos sociales.

Señalamos también que la gravedad de estos sucesos aumenta en tanto las fuerzas policiales del país se encuentran involucradas y son señaladas como las responsables directas de estos asesinatos. Consideramos que tanto la acción como la omisión de las autoridades colombianas en los delitos relacionados con la masacre y los asesinatos que selectivamente se han dado en contra de las y los luchadores sociales en los últimos tiempos, ponen en riesgo la construcción de paz, los acuerdos alcanzados con la otrora insurgencia de las FARC -frente a los que además se denuncia nacional e internacionalmente el incumplimiento sistemático del gobierno de Juan Manuel Santos- y las negociaciones que se llevan a cabo con el Ejército de Liberación Nacional -ELN- en la ecuatoriana ciudad de Quito.

La muerte de cualquier persona en Colombia por su ejercicio de construcción de país y sus acciones democráticas de defensa territorial debe ser rechazada con vehemencia por parte de la comunidad internacional, e instamos a las organizaciones, redes y movimientos de diversas partes del mundo a manifestarse y expresar su solidaridad con el pueblo colombiano.

Al gobierno de Colombia, en cabeza del presidente de la República, y a la institucionalidad del Estado les solicitamos respetuosamente entregar resultados contundentes que permitan esclarecer las responsabilidades de la fuerza pública en la masacre perpetrada en el Departamento de Nariño, y por los asesinatos que se han denunciado por años desde los movimientos sociales y que se han atribuido al Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD- de la Policía Nacional, dando con los autores materiales y definiendo las responsabilidades en la cadena de mando que ha permitido esta barbarie.

A la comunidad internacional en general, y a los países garantes de la construcción de paz en Colombia, en particular, les pedimos su solidaridad concreta expresada en una interlocución directa y efectiva con el gobierno colombiano para exigir resultados inmediatos y evitar que la impunidad reinante propicie que este tipo de acontecimientos se sigan presentando. Es absolutamente necesario que se escarmiente a los responsables y se obtengan las condenas penales y éticas que permitan mínimas garantías de no repetición.

Hacemos un llamado urgente y vehemente para que se proteja la vida de las y los luchadores sociales del país andino con todas las herramientas que estén al alcance de la institucionalidad colombiana desde su obligatoria y constitucional responsabilidad de protección del derecho a la vida y los derechos conexos.

A los medios de comunicación oficiales de Colombia que a través de su ejercicio de desinformación, como el ocurrido ante la masacre del 5 de octubre, pretenden minimizar y tergiversar las magnitudes de la violencia contra la población, les exigimos transparencia en su ejercicio periodístico y una conducta ética que aporte a la construcción de paz y no a la perpetuación de la violencia física y simbólica contra los pueblos.

Al pueblo colombiano nuestra solidaridad y respeto por su valentía y continuidad en la defensa de la vida aún cuando estas atrocidades se atraviesan en su noble propósito. Y finalmente, manifestamos nuestro respaldo a los pueblos indígenas y a la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular en sus jornadas de movilización del 12 de octubre como inicio de la Semana de la Indignación convocada por diversos movimientos sociales colombianos.

Descargue el archivo.

Tipo:pdf pdf. Tamaño: 73.2 kB

 

Audio de la nota

Autor: Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC.

 

http://censat.org/es/noticias/indignacion-y-repudio-ante-masacre-y-asesinatos-contra-luchadoras-es-sociales-en-colombia-declaracion-amigos-de-la-tierra

 

 

Anuncios

Los Derechos de los Pueblos frente al poder empresarial en América Latina


Autores: Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe

Gráfica alusiva a Los Derechos de los Pueblos frente al poder empresarial en América Latina

La demanda por el control del poder que ejercen las empresas transnacionales a nivel global no es nuevo. Fue el tema del discurso de Salvador Allende ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en 1972, a menos de un año de su muerte el 11 de septiembre de 1973, cuando el definitivo golpe militar implementó la dictadura de Pinochet, contando con Milton Friedman como consejero para asuntos económicos. Fue el inicio delNeoliberalismo en América Latina.

Desde 2014 está nuevamente en el horizonte de la ONU un proceso de elaboración, por sus Estados miembro, de un Tratado internacional jurídicamente vinculante sobre Transnacionales y otras empresas con respecto a los Derechos Humanos. Ahora, este proceso de negociación se desarrolla en un contexto de nueva ofensiva ultra neoliberal sobre los pueblos de nuestra América; de escalada de violencia sobre defensores y defensoras de los territorios y de la vida; de mayor concentración del poder del capital trasnacional para violar derechos humanos y cometer crímenes ambientales en todo el mundo, y de avance de la arquitectura de impunidad que construye muros de resguardo de las ganancias e intereses de las empresas transnacionales, a través de acuerdos de “libre” comercio y de protección de inversiones que atentan contra los derechos, la soberanía de los pueblos y las políticas públicas estatales.

Esta publicación presenta casos de violación sistémica y sistemática de los derechos humanos, ambientales y de pueblos afectados en ocho países de la Región. Son luchas vivas descritas por miembros de Amigos de la Tierra America Latina y el Caribe, de las cuales se extraen denuncias, enseñanzas desde las resistencias y propuestas concretas para avanzar, desde abajo, en la ley internacional sobre Derechos Humanos y para desmantelar el poder empresarial. Por estas propuestas estaremos movilizados desde el nivel local y nacional hasta el internacional, dándole seguimiento a las negociaciones de un nuevo instrumento vinculante, que empieza con un texto borrador en la mesa a partir de este año del 2017 en el ámbito del Grupo de Trabajo Intergubernamental del Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas.

Ver documento completo en anexo.

Descargue el archivo.

Tipo:pdf pdf. Tamaño: 1.6 MB

http://censat.org/es/publicaciones/los-derechos-de-los-pueblos-frente-al-poder-empresarial-en-america-latina

La tierra no cesa de temblar en California


El Servicio Geológico de EEUU ha registrado al menos cuatro sismos en lo que lleva el día

 

La tierra no cesa de temblar en California
La falla de San Andrés que atraviesa California está preparada para liberar la energía que ha ido acumulando durante el último siglo.
FOTO: CAPTURA DE PANTALLA DE EARTHQUAKE TRACK
POR: REDACCIÓN 

Varios sismos sacudieron hoy a California. De acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), el más fuerte se dio en el norte del estado, con una magnitud de 4.3 en la escala deRichter, en el condado de Mendocino, poco antes de las 9:00 a.m.

La estrella en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla del Servicio Geológico de EEUU )

También se registró un sismo de 2.5 en el condado de Solano, ubicado a unas 50 millas de la capital del estado, menos de quince minutos después.

Asimismo, en el centro de California se registró un sismo de 2.2 a unas dos millas del Lago Nacimiento, aproximadamente a las 7:04 a.m.

El punto anaranjado en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla de Eathquake Track)

En el sur de California se registró un sismo de 2.3 a unas tres millas de la ciudad de Malibu casi a las 6:30 a.m.

El punto anaranjado en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla de Eathquake Track)

Hasta el momento, no se han reportado daños o heridos.

Como señala la USGS, los sismos de baja magnitud no sirven para posponer los eventos de grandes magnitudes aliviando la presión en las fallas. Si bien los sismos de baja magnitud liberan una pequeña parte del estrés acumulado, no es del todo suficiente, ni cerca de equivalente a la liberación de energía que representa un sismo de mayor magnitud.


NOTAS RELACIONADAS

La tierra no cesa de temblar en California

Indígenas, guardianes de bosques amenazados en Brasil


Indígenas brasileños durante una de sus cíclicas protestas en Río de Janeiro en demanda de la demarcación de todas sus tierras y de ser tenidos en cuenta en las medidas ambientales y climáticas. Crédito: Mario Osava/IPS

Indígenas brasileños durante una de sus cíclicas protestas en Río de Janeiro en demanda de la demarcación de todas sus tierras y de ser tenidos en cuenta en las medidas ambientales y climáticas. Crédito: Mario Osava/IPS

Por Mario Osava

IPS, 5 de diciembre, 2017.- Los pueblos indígenas, reconocidos como los mejores guardianes de los bosques en el mundo, están perdiendo algunas batallas en Brasil ante la intensificada presión de frentes de expansión agropecuaria, minera y energética.

Las tierras indígenas (TI) brasileñas, “reservas” o “resguardo” en otros países, son las más protegidas en la Amazonia. Suman 22,3 por ciento del territorio y su parte deforestada se limita a 1,6 por ciento del total acumulado hasta 2016 en la región, según el no gubernamental Instituto Socioambiental (ISA).

Las unidades de conservación, bajo protección estatal para investigación, uso limitado sostenible o reserva biológica, sufrieron pérdidas muy superiores, aunque en proceso de fuerte reducción en los últimos años.

“Están destruyendo nuestra cultura, nuestra conciencia y nuestra economía al destruir nuestros bosques, que defendemos porque es nuestra vida y nuestra sabiduría”: Almir Narayamoga Suruí.

La ampliación de esos dos instrumentos de preservación sería decisivo para que Brasil cumpla su contribución determinada a la mitigación del cambio climático, de una reducción de gases del efecto invernadero en 43 por ciento hasta 2030, con base en las emisiones de 2005, que alcanzaron 2.030 millones de toneladas.

Pero la deforestación en reservas indígenas demarcadas en la Amazonia aumentó 32 por ciento en el último año forestal, de agosto de 2016 a julio de 2017, en comparación con el período anterior, a contramano de la reducción de 16 por ciento que hubo en toda la región, conformada por nueve estados.

Es poco en términos absolutos, pero tiene otros efectos dramáticos.

“Están destruyendo nuestra cultura, nuestra conciencia y nuestra economía al destruir nuestros bosques, que defendemos porque es nuestra vida y nuestra sabiduría”, protestó Almir Narayamoga Suruí, un líder del pueblo suruí en la TI Siete de Septiembre, donde viven cerca de 1.400 indígenas, en el noroeste brasileño.

La destrucción es provocada por extractores de madera y “garimpeiros” (mineros informales) de oro y diamante que invadieron la tierra suruí desde comienzos de 2016.

Las denuncias e informaciones ofrecidas por los indígenas no han obtenido respuestas del gobierno, cuestionó Almir Suruí, que se hizo internacionalmente conocido por usar, a partir de 2007, la tecnología de Google Earth para monitorar tierras indígenas con el objetivo de evitar invasiones y deforestación.

“Es una buena alianza, tenemos acceso a una herramienta que facilita y nos permite tener informaciones claves. Pero el gobierno no funciona”, sostuvo en diálogo con IPS.

La deforestación por la expansión de la ganadería domina el paisaje cerca de Alta Floresta, una puerta suroriental de la Amazonia brasileña. Crédito: Mario Osava/IPS

La deforestación por la expansión de la ganadería domina el paisaje cerca de Alta Floresta, una puerta suroriental de la Amazonia brasileña. Crédito: Mario Osava/IPS

Su sospecha es que la corrupción gubernamental, ampliamente desnudada en los tres últimos años por investigaciones del Ministerio Público (fiscalía), debilita los organismos oficiales que deberían combatir la invasión de sus tierras, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y la Fundación Nacional del Indígena (Funai).

Algo similar estaría dividiendo a su pueblo, con algunos de sus miembros “cooptados” por madereros y “garimpeiros” para facilitar la explotación ilegal de recursos naturales, lamentó.

“Es de hecho lo que dividió el pueblo suruí, algunos de sus líderes se involucraron con el robo de madera contando con el apoyo de Funai”, acusó Ivaneide Bandeira, coordinadora de Proyectos de la Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé, organización no gubernamental con sede en Porto Velho, capital de Rondônia.

Habla la relatora especialLos pueblos indígenas estarán entre las principales víctimas del cambio climático, aunque su modo de vida prácticamente no contribuye a la crisis ambiental sino a soluciones, según la relatora especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz.
Además de que muchos de ellos viven en localidades sujetas a los fenómenos extremos, algunos proyectos apuntados como solución, porque reducen las emisiones de los gases del efecto invernadero, afectan directamente la vida indígena, como es el caso de los biocombustibles y centrales hidroeléctricas, que generan impactos en sus territorios.
Tauli-Corpuz reclama insistentemente, en sus informes y ponencias, que se cumpla la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, para una mayor participación indígena en decisiones que los afecten, como las de mitigación y adaptación al cambio climático.

“Situación peor viven los uru-ue-wau-wau”, acotó en diálogo con IPS.

Se trata de un grupo pequeño, mermado por masacres y epidemias traídas por los invasores en las últimas cuatro décadas, que ahora sufre la invasión de miles de agricultores que intentan adueñarse ilegalmente de tierras en la reserva al oeste de los suruís, en el estado noroccidental y amazónico de Rondônia.

“En Brasil las TI cumplen un papel importante en contener el avance de la deforestación y en conservar la biodiversidad, complementando el Sistema Nacional de Unidades de Conservación”, reconoció a IPS el filósofo Marcio Santilli, fundador del ISA, donde coordina el programa de Política y Derecho.

Pero algunas de ellas, en la Amazonia, sufren mayor deforestación, ante “la intensidad de la ocupación territorial cercana, por la ejecución de grandes obras, la presencia de carreteras, frentes de expansión agropecuaria y actividades mineras o madereras”, apuntó Santilli, que también presidió el Funai en el bienio 1995-1996.

“Eso genera una correlación de fuerzas desfavorable”, que supera “la capacidad de organización y controle territorial de los indígenas para de desestimular e incluso repeler invasiones”, explicó.

“Acciones focalizadas en unas 10 tierras indígenas” especialmente afectadas, con “inspecciones eficientes” de los órganos de control gubernamentales, reducirían la deforestación, sugirió. En Brasil existen actualmente 462 TI

Es lo que ocurrió de forma general en la Amazonia desde el año pasado, “por acciones permanentes de las autoridades ambientales en áreas de presión deforestadora”, como las cercanías de la carretera BR163, una vía amazónica de exportación de soja, ejemplificó Santilli.

Los indígenas son los ojos del combate a la deforestación incluso fuera de sus reservas, coinciden todos. Sus informaciones fueron decisivas para orientar la operación Ríos Voladores con que la policía y el Ministerio Público desmantelaron una banda que se apropiaba de tierras públicas con talas controladas, en el oeste del estado amazónico de Pará.

“La eliminación de bosques en los alrededores tienen impactos adentro, como secar nacientes de ríos que cruzan la tierra indígena y atraer incendios”, destacó Paulo Barreto, investigador senior del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (Imazon).

Los incendios, una forma tradicional de deforestación, se multiplicaron y se hicieron más destructivos en la Amazonia, ante la mayor frecuencia e intensidad de las sequías. Se acumula más material inflamable y los bosques están más vulnerables, tras la caída de las lluvias en 2010, 2016 y este año.

Eso se relaciona con otra tendencia debilitadora de la Amazonia: la creciente degradación forestal, provocada por las sequías, la extracción maderera y otras formas de restar densidad a los bosques, advirtió Barreto a IPS.

El año pasado hubo un récord de degradación y en octubre último se registró un aumento de 2.400 por ciento sobre el mismo mes de 2016, creciendo de 297 kilómetros cuadrados mensuales a 7.421, según los datos del Sistema de Alertas de Deforestación, creado por Imazon.

“La degradación de un mes superó la deforestación de todo el año, eso empobrece los bosques biológicamente y los incendios dañan la salud animal y humana por el humo. Brasil no está preparado para enfrentar ese fenómeno, que exige fuerte acción local de prevención”, concluyó Barreto.

Restaurar bosques, principalmente en las nacientes y riberas de los ríos, es una forma de mitigar parte de los daños que adoptó la Red de Semillas del Xingu, una iniciativa del ISA inaugurada en 2007 en el tramo alto de la muy deforestada cuenca del amazónico río Xingu.

Además de abastecer empresas e instituciones volcadas en la reforestación, genera ingresos para los cerca de 450 recolectores, la mayoría indígenas, cumple funciones de educación ambiental y acerca distintos actores, como campesinos y hacendados, realzó Rodrigo Junqueira, impulsor de la Red y coordinador del Programa Xingu del ISA.

“Aprendí mucho sobre árboles, la vida y la importancia de la naturaleza, además de ganar dinero como responsable del almacén de semillas” en Nova Xavantina, en el centro-este del estado de Mato Grosso, contó a IPS el estudiante Milene Alves, de 19 años.

Su padre, pescador, “superó la depresión” y la madre, jefa de hogar, ganó otra vida al dedicarse ambos a la recolección de semillas, aseguró Alves, quien eligió biología en la universidad tras esa experiencia.

Todo eso es crucial para la vida pendiente del cambio climático. Cerca de 24 por ciento del carbono almacenado en la superficie terrestre está en los bosques tropicales de territorios indígenas y comunales, según el internacional World Resources Institute.

En el caso de Brasil, según el censo de 2010 esos indígenas suman 897.000 personas, 0,45 por ciento de la población, mientras que las TI suman 1,17 millones de kilómetros cuadrados, equivalentes a 13,8 por ciento del territorio del país, pero englobadas mayormente en zonas especialmente vulnerables al incremento de las temperaturas.

Este artículo integra una serie sobre activistas y comunidades del Pacífico y otras partes del mundo que están respondiendo a los efectos del cambio climático. Líderes de los movimientos por el clima y la justicia social de todo el mundo se reunirán en Suva, Fiji, del 4 al 8 de diciembre para la Semana Internacional de la Sociedad Civil.


Editado por Estrella Gutiérrez

—-
Fuente: Inter Press Service: http://www.servindi.org/node/add/noticia

COMUNICADO DE PRENSA. ARCWP-Colombia APOYA Y DEFIENDE A LOS JÓVENES PROTECTORES DE LOS BOSQUE DE HAMBACH EN ALEMANIA.


ARCWP-COLOMBIA NOS UNIMOS A LA PROTESTA INTERNACIONAL QUE SE VIENE GESTANDO EN APOYO Y DEFENSA A LOS JÓVENES DE ALEMANIA Y DE  PAÍSES HERMANOS,  QUE HOY PONEN EN PELIGRO SU VIDA, POR DEFENDER LOS BOSQUES MILENARIOS DE HAMBACH.

Imagen relacionada

PEDIMOS AL TRIBUNAL DE JUSTICIA, EN EL JUEZ ENCARGADO, DE REVERTIR DE MANERA DEFINITIVA LA ORDEN QUE SE HA EMITIDO PARA DEVASTAR LOS BOSQUES, ATROPELLANDO Y GENERANDO MUERTE A NUESTRA MADRE TIERRA.

TODOS SOMOS HIJOS DE LA MADRE TIERRA, ESTAMOS LLAMADOS A CUIDARLA, SOMOS SUS ADMINISTRADORES, NO SUS DOMINADORES:

GÉNESIS 1:28

“Y los bendijo Dios diciéndoles: –Creced y multiplicaos, llenad la tierra y cuidadla; proteger los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven por la tierra.”

EL CREADOR HA CONFIADO EN NOSOTROS PARA CUIDAR SU CREACIÓN. NO LE DEFRAUDEMOS, PENSEMOS EN EL FUTURO DE LOS HIJOS, NIETOS, Y DEMÁS POR NACER.«¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?» (Laudato si.n. 160).

LA MADRE TIERRA, LOS BOSQUES, TAMBIÉN CUENTAN CON SUS DERECHOS, ASÍ COMO LOS SERES HUMANOS TENEMOS LOS NUESTROS.

«Las Cumbres mundiales sobre el ambiente de los últimos años no respondieron a las expectativas porque, por falta de decisión política, no alcanzaron acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces» (Laudato si.166) «¿por qué se quiere mantener hoy un poder que será recordado por su incapacidad de intervenir cuando era urgente y necesario hacerlo?» (Laudato si 57)

CON LA ESPERANZA, QUE NUESTRA PETICIÓN SEA TENIDA EN CUENTA, Y MUCHAS MÁS ORGANIZACIONES SE SUMEN A ESTA PROTESTA, EN RESISTENCIA Y SOLIDARIDAD!

BENDICIONES, 

Blanca Cecilia Santana

Lucero Arias Manco

Marta Aida Soto Bernal

Blanca Azucena Caicedo

Olga Lucia Álvarez Benjumea

Monica Calan

Maria Cristina Paez

Maria Teresa Martinez M

Juan Castro

Teresa Garcia

José Arturo  Mora

Magdalena Pachón

 

Email: apcrsuramerica@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Por qué Alemania no es tan ecológica como se cree


MARTES 15 DE ABRIL DE 2014 • 10:20

Alemania es un líder activo en la batalla global para reducir las emisiones de CO2 y para lograr eficiencia energética, además de pionera en las energías renovables y en proyectos comunitarios de energía.

Este, más o menos, es el discurso que todo el mundo asume.

Sin embargo, no es fácil decirle esto a Monika Schulz-Hopfner. Ella y su marido, junto a otros 250 residentes de Atterwasch, un pueblo tranquilo ubicado cerca de la frontera con Polonia, tienen que hacer frente al desalojo de su hogar de 30 años para abrir espacio a la mina de carbón Janschwalde-Nord.

Y no es cualquier carbón, sino lignito, la forma más contaminante de este combustible fósil que se extrae de canteras a cielo abierto.

Si lo planes avanzan, el pueblo, que tiene partes de hasta 700 años de antigüedad, será demolido.

“Desde que anunciaron los planes de la mina en 2007 hemos vivido con esta amenaza constante, que ha dominado las vidas de cada individuo y de la comunidad”, dice Schulz-Hopfner.

“Cada decisión que tomamos está afectada por esto”.

Y los residentes de Atterwasch no están solos.

En la región oriental de Lausitz, nueve aldeas están bajo amenaza. Hasta 3.000 personas podrían perder sus hogares para abrir camino a cinco nuevas minas de lignito que están saciando la renovada sed de este país por el carbón.

Otras dos minas más están en consideración.

Impacto inmediato

Las minas son necesarias para alimentar una nueva generación de plantas carboeléctricas.

Dos nuevas centrales termoeléctricas de lignito se inauguraron en 2012, y hay dos más en preparación.

Otras dos centrales de antracita (otra forma de carbón) también comenzaron a funcionar el año pasado, cinco más se abrirán entre este año y el próximo y otras dos están esperando sus licencias.

Los efectos ya se sienten.

La producción de lignito en 2012 alcanzó su nivel más alto en casi 20 años, mientras que las estimaciones iniciales sugieren que este carbón pardo se utilizó para generar 162 mil millones de kWh (kilovatios-hora) de electricidad el año pasado, más que en cualquier otro año desde 1990.

El uso de antracita también se ha incrementado, lo que supone que estas dos fuentes de energía suman el 46% de la producción total de energía en Alemania.

El impacto en las emisiones de CO2 ha sido inmediato.

“Ha habido un aumento de entre 5% y 7% en CO2 en los últimos dos años”, dice Claudia Kemfert, encargada de energía del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Y esto en un país que se propone reducir sus emisiones en un 40% de los niveles de 1990 para el año 2020.

Cómo explica Christian Hey, secretario general del Consejo Asesor Alemán para el Medio Ambiente, “Alemania tiene un problema de carbón”.

“Fracaso”

Hay muchas razones para esto.

Una es el bajo costo del carbón. “Debido al fracaso del sistema de intercambio de emisiones, el precio de los derechos de emisiones de CO2 es muy bajo”, dice Hey.

“La Unión Europea ha fracasado en su manejo de este problema”.

El exceso de suministro y una caída en la demanda de energía -y por lo tanto en los derechos- durante la crisis económica ha provocado que el precio ahora sea de alrededor de 3 euros (U$4,16) por tonelada de CO2.

Si todo hubiera ido de acuerdo a lo planeado, sería 10 veces más alto.

El exceso de capacidad también ha empujado hacia abajo el precio del carbón, mientras que la industria del lignito se ha beneficiado en unos 60 millones de euros (más de U$83 millones) por estar exenta de apoyar la industria de las energías renovables, dice Hey.

Esto significa que el combustible fósil ha descendido lo que se denomina la curva de orden de mérito.

Esta fue introducida en Alemania en la década de 1990 y determina el orden en que las fuentes de energía se utilizan para satisfacer la demanda.

La más barata se usa primero, la segunda más barata en segundo lugar, y así continúa.

Las renovables son ahora las más baratas, seguidas por la energía nuclear. Luego viene el lignito, seguido por la antracita.

Y como el gobierno ha resuelto eliminar gradualmente la energía nuclear para 2022, el lignito se moverá aún más abajo en la curva.

Hasta que suba el precio del carbón, el lignito puede permanecer en el corazón de la producción de energía alemana.

“Esta es una de las incongruencias más grandes de la transición energética, yel gobierno podría abordarla si quisiera”, dice Hey.

“Para resolver la paradoja, el gobierno necesita adoptar una estrategia regulatoria sobre el carbón. Depende del mercado en lugar de la regulación, y eso es clave en este problema”.

O como lo explica Kemfert, “el gobierno no está haciendo nada”.

De hecho, la nueva coalición ha dicho que todas las fuentes de combustible fósil son igualmente importantes para la seguridad del suministro futuro.

“Sin apetito”

Pero a pesar de la inacción del gobierno, hay algunas razones para creer que el creciente uso del lignito puede no durar mucho.

Todas las nuevas plantas carboeléctricas construidas en años recientes, junto con aquellas que abrirán este año y el próximo, fueron autorizadas hace unos 10 años, cuando los precios de la energía eran mucho más altos que ahora.

Algunos sostienen que las enormes inversiones como esas simplemente no son viables en el clima económico de hoy.

Según Mariana Heinrich, de la consultora Poyry, estas centrales “representan el final de ciclo de un negocio y ya no expresan una tendencia”.

Y lo que es más importante, quizás, “no hay un apetito público o político por construir (nuevas plantas de carbón) para los próximos 30-40 años”, dice Lars Waldman, del grupo de investigación Agora Energiewende.

Él sostiene que el lignito no es necesario para llenar el hueco que dejará el abandono de la energía nuclear, una decisión que se tomó en el año 2000.

“Esperamos y pensamos que el gas llenará ese vacío, y hay suficiente capacidad instalada”, indica Waldman.

Esta capacidad está en gran parte inactiva debido al bajo costo del carbón y al precio en aumento del gas.

“Desde el costado económico, las energías renovables y el gas pueden ser la forma más barata de cubrir la demanda”.

Pero no conforma a Monike Schulz-Hopfner.

“Es idiota. No necesitamos más y más lignito porque estamos utilizando más renovables”, dice.

“Si nosotros, los alemanes, de verdad queremos la Energiewende(transición energética), entonces no deberían demolerse más pueblos”.

Sin embargo, la nueva generación de plantas de carbón significa que el combustible fósil seguirá siendo un componente clave en la receta energética de Alemania.

El hecho de que el lignito es barato de producir, junto al poderoso lobbya favor del carbón en la política alemana, supone que la tentación de depender de este sucio combustible seguirá siendo fuerte mientras el precio del carbón siga bajo.

Para un país que es líder en energías limpias –por no mencionar su compromiso de lograr estrictas reducciones de emisiones de dióxido de carbono– parece al menos una extraña contradicción.

ONU: no más combustibles sucios

El último informe de Naciones Unidas sobre cómo mitigar el cambio climático dice que el mundo debe cambiar de rumbo rápidamente y abandonar los combustibles que más emisiones de CO2 producen.

Según los expertos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) debe producirse un cambio masivo a las energías renovables.

El reporte del IPCC fue acordado en Berlín tras una semana de negociaciones entre científicos y representantes de los gobiernos, tal como informa desde la capital alemana Matt McGrath, corresponsal de medio ambiente de la BBC.

Las emisiones de gas carbónico, dice el informe, están aumentando rápidamente.

Cerca de la mitad de todo el dióxido de carbono que los humanos han liberado hacia la atmósfera desde 1750 ha sido emitido en los últimos 40 años.

Y los niveles han aumentado velozmente desde el año 2.000, a pesar de la crisis económica global.

El estudio señala el uso creciente del carbon en el cambio de milenio, “dando marcha atrás a la tendencia de descarbonización del suministro energético mundial”.

Impulsada por el aumento de la población y la actividad económica, la temperatura de la superficie terrestre aumentará entre 3,7ºC y 4,8ºC para 2100 si no se toman medidas.

Richard Anderson

http://www.abc.es/sociedad/abci-greenpeace-exige-merkel-alemania-prescinda-carbon-201711152257_noticia.html

ALEMANIA: Miles de activistas toman la mina más grande de carbón de Europa


EL SALTO

Nota de Briega: Recopilamos dos informaciones que han aparecido estos días sobre la lucha en Hambach. Por un lado, un llamamiento a apoyar la okupación, traducido por Free Collective. Por otro lado, una noticia de El Salto sobre la acción llevada a cabo ayer por lxs activistas cotra la mina.

#Alemania Llamada desde el Bosque de Hambach: ¡Os necesitamos!

Llamado de apoyo para ocupar el Bosque de Hambach cerca de Düren, Alemania

Desde el 21 de noviembre en adelante, ¡Este año necesitamos que todos vosotrxs nos ayudéis a detener la temporada de tala de árboles!

En tres semanas se producirá un juicio sobre la demanda de BUND contra la destrucción planificada de RWE del Bosque de Hambach. El tribunal publicó un “veredicto” que ya muestra el tipo de resultado que podemos esperar: una parte del bosque que no se encuentra en la zona de tala debe estar protegida. Intuimos que la empresa RWE intentará talar tan pronto como termine el juicio el 21 de noviembre. Este año, RWE planea cortar las zonas más antiguas del bosque y todas las aldeas con  casas construidas en los árboles.

Ya hemos construido casas en los árboles en muchos puntos estratégicos y estamos planeando más. Ahora necesitamos las voces y acciones de tantas personas como sea posible para salvar el bosque.

Vamos a demostrar que este tipo de explotación de hábitats con fines de lucro no puede ocurrir sin una resistencia masiva. La lucha aquí concierne a todos. Un tercio de las emisiones de CO2 alemanas son causadas por la extracción de lignito y los daños resultantes al clima están causando muerte, destrucción y obligando a las personas a abandonar sus hogares en todo el mundo.

Prepárate para venir a proteger el bosque a mediados de noviembre. Organícense en grupos de afinidad. Difundid nuestra llamada a aliados y amigos.

Todos podéis apoyarnos de cualquier manera en la que os sintáis cómodos. Las casas en los árboles están bien equipadas, abiertas para todos y sirven como espacios seguros. Compartimos las cargas de la represión juntas. Hemos organizado grupos de acción fuera Alemania. Si no puedes venir al bosque, puedes apoyarnos desde tu ciudad a través de acciones de solidaridad y otros medios.

Mantendremos ocupada la zona libre de tala hasta el final de la temporada. Le daremos mucha vida al bosque. RWE no podrá llevar a cabo sus planes este año. Vamos a difundir lo que sucede durante la temporada de tala con la ayuda de diversos medios de cobertura para que todo el mundo sepa qué crímenes está cometiendo RWE en nombre de las beneficios empresariales.

En caso de un desalojo, volveremos a ocupar el bosque en el cuarto fin de semana después del día X con vuestra ayuda. Manténgase informado y difunda las noticias a familiares, amigos y aliados. La solidaridad es nuestra arma más poderosa.

Juntos vamos a detener esta temporada de tala. Convierte la teoría en práctica y vive la resistencia. En el bosque de Hambach y en todas partes.

Encuentra más información sobre la temporada de tala: hambachforest.org

Todos los medios para contactarnos: hambachforest.org/contact/

Traducción Free Collective

Info en inglés: ContraInfo

hambi

hambi2

hambi3

hambi4

hambi5

https://freecollective.wordpress.com/2017/11/04/alemania-llamada-desde-h…

Miles de activistas toman la mina más grande de carbón de Europa

A las puertas de la cumbre del clima COP23, miles de personas tomaron la mina de Hambach, en Renania del Norte-Westfalia, para exigir medidas efectivas contra el cambio climático.

Miles de activistas, vestidos con mono blanco, corrían campo a través, dejando atrás a la policía alemana, con un mismo objetivo: cerrar, aunque sea por unas horas, la mayor mina de carbón de Europa. Bajo la lluvia, desde primera hora de la mañana, según relata una de las activistas a El Salto, salieron de una estación cercana 4.500 personas convocadas por el movimiento Ende Gelände (Hasta Aquí), que lleva más de dos años denunciando a la empresa RWE, dueña de la mina. Camino de la mina, las activistas atravesaron uno de los pueblos que han quedado abandonados a causa de la contaminación que genera la extracción de carbón.

“Dada la urgencia del problema climático, consideramos necesario y apropiado ir más allá de lo habitual y llevar a cabo actos de desobediencia civil en lugar de protestas públicas”, proclamaba el colectivo en el manifiesto. La Policía alemana, que utilizó gases lacrimógenos y caballos para perseguir a los activistas, detuvo a decenas de personas.

La acción de “desobediencia civil” se enmarca entre denuncias por inacción a los gobiernos. Según, las organizaciones ecologistas, los Estados no han sabido reaccionar ante un agravamiento de los efectos del cambio climático después de un año de cifras récord en temperaturas y en concentración de CO2 en la atmósfera. Según Ecologistas en Acción, “los órganos del Acuerdo de París llegan a esta cumbre con los deberes sin hacer, prolongando así más de una década de inacción”.

Una cumbre marcada por la ausencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que se ha convertido en uno de los adalides de las teorías negacionistas del cambio climático, y las demandas para que se acelere la transición energética, dejando atrás los combustibles fósiles. Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF y Amigos de la Tierra lanzaron esta semana la iniciativa “Europa: un futuro sin carbón” para exigir a la UE una fecha para el abandono del carbón, cuyas emisiones causaron 19.500 muertes prematuras y 10.000 casos de bronquitis crónica en adultos en 2015.

Dos días antes, en la tarde del 4 de noviembre, miles de personas se habían manifestado por las calles de Bonn para reivindicar el abandono de los combustibles fósiles y la búsqueda del empleo de energías  renovables.

https://elsaltodiario.com/cambio-climatico/miles-de-activistas-toman-la-…

Vídeo de la acción: https://www.youtube.com/watch?v=CrbUp1Oa5JM

https://www.briega.org/es/noticias/miles-activistas-toman-mina-mas-grande-carbon-europa

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: