ESCUCHAR LA TIERRA. Programas radiales.


Producciones que nos invitan a entrar en contacto con la Madre Tierra, escucharla y protegerla. 

En 2016, la organización mexicana Ojo de Agua Comunicación con el apoyo del Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) convocó un concurso para producir audios que promovieran la Defensa del Territorio y el Fortalecimiento de la Vida Comunitaria.

Cuatro radios comunitarias del estado de Oaxaca fueron seleccionadas y estas son sus producciones con las que nos invitan a celebrar el Día de la Madre Tierra este 22 de abril.

PRODUCCIONES DE RADIO COMUNITARIA ÑUU KAAN (Castellano)

El Río de la Arena
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/06-rio-de-la-arena.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/06-rio-de-la-arena/

El Río Verde
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/07-el-rio-verde.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/07-el-rio-verde/

La laguna de Corralero
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/08-las-lagunas-de-corralero.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/08-las-lagunas-de-corralero/

Las pozas de Jicaltepec
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/09-las-pozas-de-jicaltepec.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/09-las-pozas-de-jicaltepec/

PRODUCCIONES DE COLECTIVO GUEL NABANI (Castellano)

Mi abuela me contó la fundación del pueblo
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/11-mi-abuelo-me-conto-niguda.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/10-mi-abuela-me-conto-fundacion-del-pueblo/

Mi abuelo me contó Niguda
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/11-mi-abuelo-me-conto-niguda_ozZMyz2.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/11-mi-abuelo-me-conto-niguda/

PRODUCCIONES DE RADIO BUE XHIDZA – RADIO AIRE ZAPOTECO (Zapoteco)

Ben XhenL’achu (Perdona Madre Tierra)
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/01-ben-xhen-lachu-perdona-madre-tierra_mixdown.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/01-ben-xhen-lachu-perdona-madre-tierra/

Bueni Bui’a (Cuidador del Bosque)
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/02-beni-guia-cuidador-del-bosque.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/02-beni-guia-cuidador-del-bosque/

Bueni Gulaza (Cuidador de la Mina)
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/03-beni-gulaza-cuidador-de-la-mina.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/03-beni-gulaza-cuidador-de-la-mina/

Monu Guia’g (Figura de Piedra)
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/04-monu-guiag-figura-de-piedra.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/04-monu-guiag-figura-de-piedra/

Nigula Yegu (La mujer del Río)
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/05-nigula-yegu-la-mujer-del-rio.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/05-nigula-yegu-la-mujer-del-rio/

PRODUCCIONES DE RADIO CULTURAL COMUNITARIA TSAE XIGIAE – LA VOZ DE TEOTITLÁN (Zapoteco)

El Pedimento
https://radioteca.net/media/cyclope/mediaelement/media_player_embed.html?media_url=/media/uploads/audios/2018/04/12-el-pedimento.mp3&file_type=mp3&radioteca_url=https://radioteca.net/audio/12-el-pedimento/

Anuncios

“Despojar y desplazar: Estrategia para el desarrollo de la Orinoquía”


Humanidad Vigente y 11 organizaciones más

11 diciembre, 2017

El presente informe hace una aproximación a la región de la Orinoquia colombiana prestando especial atención a la apropiación de tierras y territorios por grupos políticos, económicos y armados, especialmente paramilitares y/o narcotraficantes, brindando elementos para entender cómo esa disputa por la tierra repercutió en la población local y en las comunidades étnicas de la región…[Se] ejemplifica a las víctimas y los casos sobre emprendimientos agroindustriales documentados en la Altillanura…Nos centraremos en la región de la Orinoquía, que involucra los departamentos de Casanare, Meta[5], Vichada, Guaviare [6], Arauca[7], Guainía y Vaupés…Sin embargo, este Informe hará referencia únicamente a los cuatro primeros y evidenciará los enormes intereses económicos que allí existen, tales como la agroindustria de monocultivos para agrocombustibles y la producción de cereales, proyectos forestales, ganadería extensiva, emprendimientos minero-energéticos, así como cultivos de uso ilícito. Actividades todas desarrolladas bajo una visión extractivista para satisfacer la demanda internacional de materias primas…

http://humanidadvigente.net/wp-content/uploads/2017/12/DESPOJAR-Y-DESPLAZAR-DIGITAL-DIC-6.pdf

https://business-humanrights.org/es/colombia-informe-de-ong-se%C3%B1ala-que-intereses-empresariales-estar%C3%ADan-desplazando-y-acaparando-tierras-en-la-orinoqu%C3%ADa?utm_source=Business+%26+human+rights+-+Weekly+Update&utm_campaign=987b46b515-EMAIL_CAMPAIGN_2018_02_13&utm_medium=email&utm_term=0_3a0b8cd0d0-987b46b515-174111277

América Latina avanza en poner el freno a degradación de tierras


© Reproducir este artículo|     |  Imprimir |  |English version
Una plantación de soja en Tocantins, un estado del norte de Brasil, un país que se apresta a ser el mayor productor mundial de la oleaginosa, un monocultivo para el que se han deforestado millones de hectáreas. La agricultura comercial, en especial de ganadería, soja y aceite de palma, son motores claves en la degradación de los suelos latinoamericanos. Crédito: Mario Osava/IPS

Una plantación de soja en Tocantins, un estado del norte de Brasil, un país que se apresta a ser el mayor productor mundial de la oleaginosa, un monocultivo para el que se han deforestado millones de hectáreas. La agricultura comercial, en especial la pecuaria, de soja y de aceite de palma, son motores claves en la degradación de los suelos latinoamericanos. Crédito: Mario Osava/IPS

SANTIAGO, 29 ene 2018 (IPS) – Dos tercios de los 33 países de América Latina y el Caribe ya entregaron o se aprestan a depositar ante las Naciones Unidas las metas a las que se comprometen a mantener a raya la degradación que enfrentan sus suelos y que amenaza la salud de su agricultura y la vida futura de su población.

En 2015, las partes de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) acordaronestabilizar la superficie saludable del planeta con metas nacionales, que se basan en la situación de erosión de cada país y tienen como objetivo alcanzar para 2030 la neutralidad en la degradación de la tierra (NDT).

“Se estima que en América Latina la mayor parte de tierras degradadas lo fueron por causa de la deforestación (100 millones de hectáreas) y del sobrepastoreo (70 millones). El aumento de la demanda internacional incita a los agropecuarios y grandes propietarios a deforestar de manera de extender sus superficies agrícolas y los pastos a destinación del ganado”: Sally Bunning.

“Lo que estamos haciendo directamente ahora es establecer una política de manejo neutral de las tierras. Es decir, donde yo degrado, por otra parte compenso. No puede ser que sigamos con estas políticas extractivistas de los países donde yo degrado y nunca le devuelvo a la tierra”,  explicó a IPS el coordinador de la UNCCD para la región, José Miguel Torrico, quien opera desde Santiago de Chile.

El nuevo compromiso, subrayó, es que “Lo que yo le quito a la tierra, le pongo y mantengo la productividad”.

El concepto de NDT se define como un estado en el que la cantidad de recursos sanos y productivos de la tierra, necesarios para apoyar los servicios ecosistémicos, permanecen estables o se incrementan en escalas de tiempo y espacio específicas.

“Hoy estamos en el proceso de establecimiento de metas para lograr la neutralidad de las tierras. Eso se está dando en 22 países de la región que participan activamente. Algunos ya establecieron sus metas y otros, como Brasil, están al final del proceso de hacerlo”, destacó Torrico.

Según cifras de la UNCCD, también conocida en español como CNULD, hay actualmente más de 2.000 millones de hectáreas de tierras degradadas en el mundo (un área superior a América del Sur), que cuentan con el potencial para la rehabilitación de tierras y restauración de bosques. De ese total, 14 por ciento corresponden a la región.

Sally Bunning, oficial principal de Políticas-Sistemas Agrícolas, Tierra y Agua de la oficina regional de la FAO para América latina y Caribe,  dijo IPS que “las tierras degradadas representan más de una quinta parte de los bosques y las tierras agrícolas de América Latina y el Caribe”.

“La agricultura comercial es un motor clave (de esa degradación), especialmente la producción de carnesoja y aceite de palma”, afirmó en la oficina regional en Santiago.

Un campesino junto a una cisterna comunitaria para recoger agua de lluvia, con la cual un grupo de familias mitigan los efectos para su producción agrícola y sus necesidades domésticas de las recurrentes sequías que asolan los parajes rurales de la norteña provincia argentina de Chaco, parte de una de las regiones latinoamericanas con mayor erosión de sus suelos. Soluciones como esta mejoran la vida de pobladores en las tierras degradadas de la región. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

Un campesino junto a una cisterna comunitaria para recoger agua de lluvia, con la cual un grupo de familias mitiga los efectos para su producción agrícola y sus necesidades domésticas de las recurrentes sequías que asolan los parajes rurales de la norteña provincia argentina de Chaco, parte de una de las regiones latinoamericanas con mayor erosión de sus suelos. Soluciones como esta mejoran la vida de pobladores en las tierras degradadas de la región. Crédito: Fabiana Frayssinet/IPS

La especialista detalló que “las principales áreas de tierras de cultivo que se enfrentan a múltiples presiones incluyen, pero no se limitan a tierras secas en el noreste de Brasil, áreas de expansión agrícola en el área del Chaco argentino, Chile central, tierras de cultivo en el sur de México, y partes de Cuba y Haití”.

Bunning explicó que la desertificación “se acelera con el sobrepastoreo así como el crecimiento de la demanda de carne y de otros productos agrícolas tal como la soja, el azúcar y el algodón al nivel mundial”.

Chile, a modo de ejemplo

“El concepto de degradación neutral de la tierra busca que los países hagamos algo para que una vez determinada una línea base que cuantifique cuanta tierra se degradó en un período equis de tiempo pasado, generar de aquí al 2030 actividades que reviertan, igualen u ojala recuperen más superficie de la que degradaste para poder neutralizar”.
Así lo resumió Angelo Sartori, coordinador de bosques y cambio climático de la estatal Corporación Nacional Forestal, responsable de cumplir con el acuerdo para alcanzar y mantener esa neutralidad.
Chile ya entregó a la UNCCD en 2017 el documento con su línea base de degradación y sus metas para 2030, con los tres indicadores macro y generales establecidos por la Convención: cambios de cobertura vegetal, perdida de carbono orgánico en el suelo y productividad de la tierra. Adicionalmente, el país propuso medir tres diferentes niveles de erosión.
El informe se basó en datos y mapas sobre el uso de la tierra y sus cambios en el periodo 2001-2013 y el país planifica actualizarlos y homologarlos bianualmente, indicó Sartori a IPS.
A su juicio, el ejercicio tuvo muchas utilidades, entre ellas que permitirá adecuar la investigación chilena a proveer datos confiables y facilitará una mejor toma decisiones en los territorios, incluidas, por ejemplo, los subsidios en el área silvo-agropecuaria.
La principal de todas, abundó, es que aportará un enfoque sobre todo lo vinculado a la degradación. “Es una mirada bastante estatal, de gobierno y de políticas públicas, pero también hemos visto que en algunos puntos ‘gatilla’ intereses del sector privado”, explicó.

“Se estima que en América Latina la mayor parte de tierras degradadas lo fueron por causa de la deforestación (100 millones de hectáreas) y del sobrepastoreo (70 millones). El aumento de la demanda internacional incita a los agropecuarios y grandes propietarios a deforestar de manera de extender sus superficies agrícolas y los pastos a destinación del ganado”, aseveró.

Según la funcionaria regional de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), para enfrentar el problema es crucial “manejar el sector de la ganadería y limitar la eliminación completa de la vegetación original para sustituirla por cultivos”.

“En América del Sur es urgente actuar en la zona del Gran Chaco, zona que cubre cuatro países: Paraguay, Argentina, Bolivia, y a menor grado Brasil”, planteó Bunning.

“Más de la mitad del territorio en Argentina y Paraguay son afectadas por problemas de desertificación y se observa una pérdida neta de 325.000 hectáreas de bosque por año en Paraguay sin olvidar que 45 por ciento y 43 por ciento de la pérdida de los bosques fueron respectivamente provocados por la expansión de los pastos y la expansión de la tierras de cultivos comerciales en Argentina”, sostuvo.

Torrico recordó, por su parte, que en varios países “los fenómenos climáticos han pegado muy fuerte. Por ejemplo el fenómeno de El Niño los afectó seriamente y ahí se ha notado sequías muy profundas en lo que tiene que ver  con la degradación de suelos, pero también con los efectos que la población sufre”.

Según explicó el coordinador regional de la UNCCD, los pequeños agricultores latinoamericanos están afectados en forma directa porque tienen menos disponibilidad de agua para sus cultivos y en algunos casos extremos se ven forzados a migrar.

Añadió que la  desertificación está muy asociada a la migración poniendo como ejemplo que 80 o 90 por ciento de los migrantes de África constituyen un efecto visible de la desertificación.

“La migración de haitianos que está teniendo Chile en estos momentos es básicamente gente que viene de sectores rurales  donde ya no tiene  ninguna posibilidad de cultivar.  No vienen de las ciudades sino de sectores rurales”, subrayó Torrico como un ejemplo de esa situación en la los países latinoamericanos y caribeños.

Bunning, en tanto, dijo que “la desigual distribución y la falta de acceso y control de la tierra y sus recursos pueden ser factores clave de la pobreza, la inseguridad alimentaria y la degradación de la tierra”.

“En América Latina, los conflictos están principalmente entre los que no tienen tierras y los grandes terratenientes, y entre personas sin tierra y las comunidades indígenas”, explicó.

Detalló que “los factores clave de los conflictos por la tierra incluyen una combinación de acceso y control inequitativos de la tierra, degradación de los recursos naturales, reivindicaciones históricas y presiones demográficas, exacerbados por la debilidad de la gestión y la corrupción política”.

El lago Las Canoas, cercano a la capital de Nicaragua, se seca cada vez que el fenómeno de El Niño visita Nicaragua y deja a sus habitantes sin pesca y sin agua para sus cultivos. Crédito: Guillermo Flores/IPS

El lago Las Canoas, cercano a la capital de Nicaragua, se seca cada vez que el fenómeno de El Niño visita Nicaragua y deja a sus habitantes sin pesca y sin agua para sus cultivos. Crédito: Guillermo Flores/IPS

Torrico sumó que el problema de la desertificación está también muy asociado al cambio climático.

“Ya está claro que las precipitaciones van a disminuir de manera importante  en sectores del continente. ¿Cómo prevemos eso?: con un sistema de alerta temprana, que sepamos con  anticipación cuando vamos a tener una sequía y ¿cómo nos preparamos?”, se preguntó.

“Con sistemas de captación de aguas eficientes, embalses, tranques y  pozos.  Y con mejor técnica de cultivo, con riego tecnificado, por goteo y cultivos más efectivos y mejor calidad de semillas”, respondió.

Bunning advirtió que en la región “todavía no están los programas para tener en cuenta la importancia de la gestión del agua¨.

“Para mí esta es una de las  partes más importantes de los problemas de degradación.  No es siempre degradación de los suelos, sino también la degradación de la capacidad de retener el agua en los suelos para  almacenar, reutilizar el agua en la agricultura pero también por otros usuarios de ella”, sostuvo.

La experta de FAO enumeró soluciones para ello, como “sistemas localizados de goteo y sistemas más eficientes, también para reducir la evaporación”.

“Hay tecnologías para utilizar los invernaderos, el plástico cobertor en los campos, para bombear el agua con paneles solares, para distribuir fertilizantes en el agua y disminuir los problemas  de sobre explotación de fertilizantes”, detalló entre los instrumentos que están a mano.

Editado por Estrella Gutiérrez

http://www.ipsnoticias.net/2018/01/america-latina-avanza-poner-freno-degradacion-tierras/

Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia. Declaración Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe


grafica alusiva a Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia. Declaración Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe

Octubre 11 de 2017

Indignación y repudio ante masacre y asesinatos contra luchadoras/es sociales en Colombia

Los hechos ocurridos en Colombia durante los últimos días implican el repudio total y su denuncia internacional por parte de Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC. Desde fuentes oficiales como la Defensoría del Pueblo de Colombia, se señaló que la policía antinarcóticos sería la presunta responsable de una masacre de 9 personas en la vereda Puerto Rico, Departamento de Nariño.

En otros hechos, fue asesinada la comunicadora indígena Efigenia Vásquez -en acciones que se atribuyen al Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD-, de la policía colombiana; y el líder comunal Jorge Luís García fue ultimado en su casa en la ciudad caribeña de Cartagena.

El pasado jueves 5 de octubre, en un operativo de erradicación forzada de los llamados cultivos de uso ilícito, fueron masacradas 9 personas de las comunidades afro-indígenas-campesinas del Alto Mira y Frontera. Dos de las personas masacradas pertenecían a la  comunidad indígena Awá, quienes han sufrido atrocidades múltiples y su exterminio durante el conflicto armado desarrollado por más
de 5 décadas.

Es de subrayarse que esta masacre se da en el marco de la política antidrogas colombiana, que es contraria a los acuerdos alcanzados en la Habana entre el gobierno y la insurgencia, y podría tener relación con la presión que el gobierno de los Estados Unidos ha ejercido en las últimas semanas para que en ese país suramericano se continúe con la erradicación forzada.

Como si la situación no fuese lo suficientemente grave, repudiable y condenable, los medios de comunicación oficiales y al servicio de los capitales privados, intentaron desinformar a la opinión pública, aseverando que los asesinatos y heridas a la población civil habían sido causados por los ataques de una disidencia de la otrora guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-, lo que fue desmentido tanto por las comunidades que se encontraban en la zona como por organismos de verificación que tuvieron acceso al lugar. Aunque por la gravedad del estos hechos, y ante los pronunciamientos de la Defensoría del Pueblo, entre otras instituciones, no es
posible esconder lo acontecido, las cortinas de humo de parte de los medios que desinforman al país y a la opinión pública internacional no se han hecho esperar.

Posteriormente, el fin de semana siguiente a estos demenciales hechos, una comisión humanitaria de verificación que se desplazó a la zona -constituida por la ONU, la OEA, la Defensoría del Pueblo, la Gobernación de Antioquia, entre otras instituciones y organizaciones defensoras de derechos humanos- fue atacada con bombas aturdidoras y disparos de fusil.

Tanto la masacre como los asesinatos de Efigenia y Jorge Luís se dan en un contexto de movilización social en el que las y los luchadores sociales colombianos realizan acciones de protección de sus territorios, como el proceso de Liberación de la Madre Tierra que se adelanta en el Departamento del Cauca y en el que se encontraba la comunicadora indígena al momento de ser asesinada.

Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe, como organización que trabaja por la justicia ambiental, social y de género, en  solidaridad con las organizaciones hermanas y los pueblos de Colombia, reitera su rechazo y repudio a la escalada de violencia y horror  que viola los derechos colectivos de los pueblos y los derechos humanos, y pone en situación de alto riesgo a las comunidades, procesos y movimientos sociales.

Señalamos también que la gravedad de estos sucesos aumenta en tanto las fuerzas policiales del país se encuentran involucradas y son señaladas como las responsables directas de estos asesinatos. Consideramos que tanto la acción como la omisión de las autoridades colombianas en los delitos relacionados con la masacre y los asesinatos que selectivamente se han dado en contra de las y los luchadores sociales en los últimos tiempos, ponen en riesgo la construcción de paz, los acuerdos alcanzados con la otrora insurgencia de las FARC -frente a los que además se denuncia nacional e internacionalmente el incumplimiento sistemático del gobierno de Juan Manuel Santos- y las negociaciones que se llevan a cabo con el Ejército de Liberación Nacional -ELN- en la ecuatoriana ciudad de Quito.

La muerte de cualquier persona en Colombia por su ejercicio de construcción de país y sus acciones democráticas de defensa territorial debe ser rechazada con vehemencia por parte de la comunidad internacional, e instamos a las organizaciones, redes y movimientos de diversas partes del mundo a manifestarse y expresar su solidaridad con el pueblo colombiano.

Al gobierno de Colombia, en cabeza del presidente de la República, y a la institucionalidad del Estado les solicitamos respetuosamente entregar resultados contundentes que permitan esclarecer las responsabilidades de la fuerza pública en la masacre perpetrada en el Departamento de Nariño, y por los asesinatos que se han denunciado por años desde los movimientos sociales y que se han atribuido al Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD- de la Policía Nacional, dando con los autores materiales y definiendo las responsabilidades en la cadena de mando que ha permitido esta barbarie.

A la comunidad internacional en general, y a los países garantes de la construcción de paz en Colombia, en particular, les pedimos su solidaridad concreta expresada en una interlocución directa y efectiva con el gobierno colombiano para exigir resultados inmediatos y evitar que la impunidad reinante propicie que este tipo de acontecimientos se sigan presentando. Es absolutamente necesario que se escarmiente a los responsables y se obtengan las condenas penales y éticas que permitan mínimas garantías de no repetición.

Hacemos un llamado urgente y vehemente para que se proteja la vida de las y los luchadores sociales del país andino con todas las herramientas que estén al alcance de la institucionalidad colombiana desde su obligatoria y constitucional responsabilidad de protección del derecho a la vida y los derechos conexos.

A los medios de comunicación oficiales de Colombia que a través de su ejercicio de desinformación, como el ocurrido ante la masacre del 5 de octubre, pretenden minimizar y tergiversar las magnitudes de la violencia contra la población, les exigimos transparencia en su ejercicio periodístico y una conducta ética que aporte a la construcción de paz y no a la perpetuación de la violencia física y simbólica contra los pueblos.

Al pueblo colombiano nuestra solidaridad y respeto por su valentía y continuidad en la defensa de la vida aún cuando estas atrocidades se atraviesan en su noble propósito. Y finalmente, manifestamos nuestro respaldo a los pueblos indígenas y a la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular en sus jornadas de movilización del 12 de octubre como inicio de la Semana de la Indignación convocada por diversos movimientos sociales colombianos.

Descargue el archivo.

Tipo:pdf pdf. Tamaño: 73.2 kB

 

Audio de la nota

Autor: Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -ATALC.

 

http://censat.org/es/noticias/indignacion-y-repudio-ante-masacre-y-asesinatos-contra-luchadoras-es-sociales-en-colombia-declaracion-amigos-de-la-tierra

 

 

Los Derechos de los Pueblos frente al poder empresarial en América Latina


Autores: Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe

Gráfica alusiva a Los Derechos de los Pueblos frente al poder empresarial en América Latina

La demanda por el control del poder que ejercen las empresas transnacionales a nivel global no es nuevo. Fue el tema del discurso de Salvador Allende ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) en 1972, a menos de un año de su muerte el 11 de septiembre de 1973, cuando el definitivo golpe militar implementó la dictadura de Pinochet, contando con Milton Friedman como consejero para asuntos económicos. Fue el inicio delNeoliberalismo en América Latina.

Desde 2014 está nuevamente en el horizonte de la ONU un proceso de elaboración, por sus Estados miembro, de un Tratado internacional jurídicamente vinculante sobre Transnacionales y otras empresas con respecto a los Derechos Humanos. Ahora, este proceso de negociación se desarrolla en un contexto de nueva ofensiva ultra neoliberal sobre los pueblos de nuestra América; de escalada de violencia sobre defensores y defensoras de los territorios y de la vida; de mayor concentración del poder del capital trasnacional para violar derechos humanos y cometer crímenes ambientales en todo el mundo, y de avance de la arquitectura de impunidad que construye muros de resguardo de las ganancias e intereses de las empresas transnacionales, a través de acuerdos de “libre” comercio y de protección de inversiones que atentan contra los derechos, la soberanía de los pueblos y las políticas públicas estatales.

Esta publicación presenta casos de violación sistémica y sistemática de los derechos humanos, ambientales y de pueblos afectados en ocho países de la Región. Son luchas vivas descritas por miembros de Amigos de la Tierra America Latina y el Caribe, de las cuales se extraen denuncias, enseñanzas desde las resistencias y propuestas concretas para avanzar, desde abajo, en la ley internacional sobre Derechos Humanos y para desmantelar el poder empresarial. Por estas propuestas estaremos movilizados desde el nivel local y nacional hasta el internacional, dándole seguimiento a las negociaciones de un nuevo instrumento vinculante, que empieza con un texto borrador en la mesa a partir de este año del 2017 en el ámbito del Grupo de Trabajo Intergubernamental del Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas.

Ver documento completo en anexo.

Descargue el archivo.

Tipo:pdf pdf. Tamaño: 1.6 MB

http://censat.org/es/publicaciones/los-derechos-de-los-pueblos-frente-al-poder-empresarial-en-america-latina

La tierra no cesa de temblar en California


El Servicio Geológico de EEUU ha registrado al menos cuatro sismos en lo que lleva el día

 

La tierra no cesa de temblar en California
La falla de San Andrés que atraviesa California está preparada para liberar la energía que ha ido acumulando durante el último siglo.
FOTO: CAPTURA DE PANTALLA DE EARTHQUAKE TRACK
POR: REDACCIÓN 

Varios sismos sacudieron hoy a California. De acuerdo con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), el más fuerte se dio en el norte del estado, con una magnitud de 4.3 en la escala deRichter, en el condado de Mendocino, poco antes de las 9:00 a.m.

La estrella en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla del Servicio Geológico de EEUU )

También se registró un sismo de 2.5 en el condado de Solano, ubicado a unas 50 millas de la capital del estado, menos de quince minutos después.

Asimismo, en el centro de California se registró un sismo de 2.2 a unas dos millas del Lago Nacimiento, aproximadamente a las 7:04 a.m.

El punto anaranjado en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla de Eathquake Track)

En el sur de California se registró un sismo de 2.3 a unas tres millas de la ciudad de Malibu casi a las 6:30 a.m.

El punto anaranjado en el mapa muestra el lugar de los hechos. (Captura de pantalla de Eathquake Track)

Hasta el momento, no se han reportado daños o heridos.

Como señala la USGS, los sismos de baja magnitud no sirven para posponer los eventos de grandes magnitudes aliviando la presión en las fallas. Si bien los sismos de baja magnitud liberan una pequeña parte del estrés acumulado, no es del todo suficiente, ni cerca de equivalente a la liberación de energía que representa un sismo de mayor magnitud.


NOTAS RELACIONADAS

La tierra no cesa de temblar en California

Indígenas, guardianes de bosques amenazados en Brasil


Indígenas brasileños durante una de sus cíclicas protestas en Río de Janeiro en demanda de la demarcación de todas sus tierras y de ser tenidos en cuenta en las medidas ambientales y climáticas. Crédito: Mario Osava/IPS

Indígenas brasileños durante una de sus cíclicas protestas en Río de Janeiro en demanda de la demarcación de todas sus tierras y de ser tenidos en cuenta en las medidas ambientales y climáticas. Crédito: Mario Osava/IPS

Por Mario Osava

IPS, 5 de diciembre, 2017.- Los pueblos indígenas, reconocidos como los mejores guardianes de los bosques en el mundo, están perdiendo algunas batallas en Brasil ante la intensificada presión de frentes de expansión agropecuaria, minera y energética.

Las tierras indígenas (TI) brasileñas, “reservas” o “resguardo” en otros países, son las más protegidas en la Amazonia. Suman 22,3 por ciento del territorio y su parte deforestada se limita a 1,6 por ciento del total acumulado hasta 2016 en la región, según el no gubernamental Instituto Socioambiental (ISA).

Las unidades de conservación, bajo protección estatal para investigación, uso limitado sostenible o reserva biológica, sufrieron pérdidas muy superiores, aunque en proceso de fuerte reducción en los últimos años.

“Están destruyendo nuestra cultura, nuestra conciencia y nuestra economía al destruir nuestros bosques, que defendemos porque es nuestra vida y nuestra sabiduría”: Almir Narayamoga Suruí.

La ampliación de esos dos instrumentos de preservación sería decisivo para que Brasil cumpla su contribución determinada a la mitigación del cambio climático, de una reducción de gases del efecto invernadero en 43 por ciento hasta 2030, con base en las emisiones de 2005, que alcanzaron 2.030 millones de toneladas.

Pero la deforestación en reservas indígenas demarcadas en la Amazonia aumentó 32 por ciento en el último año forestal, de agosto de 2016 a julio de 2017, en comparación con el período anterior, a contramano de la reducción de 16 por ciento que hubo en toda la región, conformada por nueve estados.

Es poco en términos absolutos, pero tiene otros efectos dramáticos.

“Están destruyendo nuestra cultura, nuestra conciencia y nuestra economía al destruir nuestros bosques, que defendemos porque es nuestra vida y nuestra sabiduría”, protestó Almir Narayamoga Suruí, un líder del pueblo suruí en la TI Siete de Septiembre, donde viven cerca de 1.400 indígenas, en el noroeste brasileño.

La destrucción es provocada por extractores de madera y “garimpeiros” (mineros informales) de oro y diamante que invadieron la tierra suruí desde comienzos de 2016.

Las denuncias e informaciones ofrecidas por los indígenas no han obtenido respuestas del gobierno, cuestionó Almir Suruí, que se hizo internacionalmente conocido por usar, a partir de 2007, la tecnología de Google Earth para monitorar tierras indígenas con el objetivo de evitar invasiones y deforestación.

“Es una buena alianza, tenemos acceso a una herramienta que facilita y nos permite tener informaciones claves. Pero el gobierno no funciona”, sostuvo en diálogo con IPS.

La deforestación por la expansión de la ganadería domina el paisaje cerca de Alta Floresta, una puerta suroriental de la Amazonia brasileña. Crédito: Mario Osava/IPS

La deforestación por la expansión de la ganadería domina el paisaje cerca de Alta Floresta, una puerta suroriental de la Amazonia brasileña. Crédito: Mario Osava/IPS

Su sospecha es que la corrupción gubernamental, ampliamente desnudada en los tres últimos años por investigaciones del Ministerio Público (fiscalía), debilita los organismos oficiales que deberían combatir la invasión de sus tierras, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y la Fundación Nacional del Indígena (Funai).

Algo similar estaría dividiendo a su pueblo, con algunos de sus miembros “cooptados” por madereros y “garimpeiros” para facilitar la explotación ilegal de recursos naturales, lamentó.

“Es de hecho lo que dividió el pueblo suruí, algunos de sus líderes se involucraron con el robo de madera contando con el apoyo de Funai”, acusó Ivaneide Bandeira, coordinadora de Proyectos de la Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé, organización no gubernamental con sede en Porto Velho, capital de Rondônia.

Habla la relatora especialLos pueblos indígenas estarán entre las principales víctimas del cambio climático, aunque su modo de vida prácticamente no contribuye a la crisis ambiental sino a soluciones, según la relatora especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz.
Además de que muchos de ellos viven en localidades sujetas a los fenómenos extremos, algunos proyectos apuntados como solución, porque reducen las emisiones de los gases del efecto invernadero, afectan directamente la vida indígena, como es el caso de los biocombustibles y centrales hidroeléctricas, que generan impactos en sus territorios.
Tauli-Corpuz reclama insistentemente, en sus informes y ponencias, que se cumpla la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, para una mayor participación indígena en decisiones que los afecten, como las de mitigación y adaptación al cambio climático.

“Situación peor viven los uru-ue-wau-wau”, acotó en diálogo con IPS.

Se trata de un grupo pequeño, mermado por masacres y epidemias traídas por los invasores en las últimas cuatro décadas, que ahora sufre la invasión de miles de agricultores que intentan adueñarse ilegalmente de tierras en la reserva al oeste de los suruís, en el estado noroccidental y amazónico de Rondônia.

“En Brasil las TI cumplen un papel importante en contener el avance de la deforestación y en conservar la biodiversidad, complementando el Sistema Nacional de Unidades de Conservación”, reconoció a IPS el filósofo Marcio Santilli, fundador del ISA, donde coordina el programa de Política y Derecho.

Pero algunas de ellas, en la Amazonia, sufren mayor deforestación, ante “la intensidad de la ocupación territorial cercana, por la ejecución de grandes obras, la presencia de carreteras, frentes de expansión agropecuaria y actividades mineras o madereras”, apuntó Santilli, que también presidió el Funai en el bienio 1995-1996.

“Eso genera una correlación de fuerzas desfavorable”, que supera “la capacidad de organización y controle territorial de los indígenas para de desestimular e incluso repeler invasiones”, explicó.

“Acciones focalizadas en unas 10 tierras indígenas” especialmente afectadas, con “inspecciones eficientes” de los órganos de control gubernamentales, reducirían la deforestación, sugirió. En Brasil existen actualmente 462 TI

Es lo que ocurrió de forma general en la Amazonia desde el año pasado, “por acciones permanentes de las autoridades ambientales en áreas de presión deforestadora”, como las cercanías de la carretera BR163, una vía amazónica de exportación de soja, ejemplificó Santilli.

Los indígenas son los ojos del combate a la deforestación incluso fuera de sus reservas, coinciden todos. Sus informaciones fueron decisivas para orientar la operación Ríos Voladores con que la policía y el Ministerio Público desmantelaron una banda que se apropiaba de tierras públicas con talas controladas, en el oeste del estado amazónico de Pará.

“La eliminación de bosques en los alrededores tienen impactos adentro, como secar nacientes de ríos que cruzan la tierra indígena y atraer incendios”, destacó Paulo Barreto, investigador senior del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonia (Imazon).

Los incendios, una forma tradicional de deforestación, se multiplicaron y se hicieron más destructivos en la Amazonia, ante la mayor frecuencia e intensidad de las sequías. Se acumula más material inflamable y los bosques están más vulnerables, tras la caída de las lluvias en 2010, 2016 y este año.

Eso se relaciona con otra tendencia debilitadora de la Amazonia: la creciente degradación forestal, provocada por las sequías, la extracción maderera y otras formas de restar densidad a los bosques, advirtió Barreto a IPS.

El año pasado hubo un récord de degradación y en octubre último se registró un aumento de 2.400 por ciento sobre el mismo mes de 2016, creciendo de 297 kilómetros cuadrados mensuales a 7.421, según los datos del Sistema de Alertas de Deforestación, creado por Imazon.

“La degradación de un mes superó la deforestación de todo el año, eso empobrece los bosques biológicamente y los incendios dañan la salud animal y humana por el humo. Brasil no está preparado para enfrentar ese fenómeno, que exige fuerte acción local de prevención”, concluyó Barreto.

Restaurar bosques, principalmente en las nacientes y riberas de los ríos, es una forma de mitigar parte de los daños que adoptó la Red de Semillas del Xingu, una iniciativa del ISA inaugurada en 2007 en el tramo alto de la muy deforestada cuenca del amazónico río Xingu.

Además de abastecer empresas e instituciones volcadas en la reforestación, genera ingresos para los cerca de 450 recolectores, la mayoría indígenas, cumple funciones de educación ambiental y acerca distintos actores, como campesinos y hacendados, realzó Rodrigo Junqueira, impulsor de la Red y coordinador del Programa Xingu del ISA.

“Aprendí mucho sobre árboles, la vida y la importancia de la naturaleza, además de ganar dinero como responsable del almacén de semillas” en Nova Xavantina, en el centro-este del estado de Mato Grosso, contó a IPS el estudiante Milene Alves, de 19 años.

Su padre, pescador, “superó la depresión” y la madre, jefa de hogar, ganó otra vida al dedicarse ambos a la recolección de semillas, aseguró Alves, quien eligió biología en la universidad tras esa experiencia.

Todo eso es crucial para la vida pendiente del cambio climático. Cerca de 24 por ciento del carbono almacenado en la superficie terrestre está en los bosques tropicales de territorios indígenas y comunales, según el internacional World Resources Institute.

En el caso de Brasil, según el censo de 2010 esos indígenas suman 897.000 personas, 0,45 por ciento de la población, mientras que las TI suman 1,17 millones de kilómetros cuadrados, equivalentes a 13,8 por ciento del territorio del país, pero englobadas mayormente en zonas especialmente vulnerables al incremento de las temperaturas.

Este artículo integra una serie sobre activistas y comunidades del Pacífico y otras partes del mundo que están respondiendo a los efectos del cambio climático. Líderes de los movimientos por el clima y la justicia social de todo el mundo se reunirán en Suva, Fiji, del 4 al 8 de diciembre para la Semana Internacional de la Sociedad Civil.


Editado por Estrella Gutiérrez

—-
Fuente: Inter Press Service: http://www.servindi.org/node/add/noticia

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: