Toda una mujer frente al Cardenal Müller


Redacción de Atrio, 19-marzo-2017

COLLINS

Marie Collins, una mujer en la cúspide de la Curia romana. No como florero, sino como defensora a fondo de menores y otras personas abusadas por sacerdotes, como había sido ella. Al final ha tenido que domitir. ¿Fracaso de Francisco? Algunos así lo expresaron. Ella al final ha hablado claro. En carta a cadenal Müller, a quien acusa de seguir ocultando con falsedades la falta de cooperación real. Como el asunto es delicado y cada uno debe formar su opinión, George R. Porta ha hecho el servicio a ATRIO de traducir el texto completo del polémico documento para poder llegar al fondo del significativo incidente. ¡Gracias, George! AD

Marie Collins responde a las acusaciones del cardenal Müller sobre la Comisión Para la Protección de Menores

Nota del editor [de NCR]: La Sra. Marie Collins de Irlanda es la sobreviviente de abuso sexual por parte de clérigos que renunció el 1 de marzo a la Pontificia Comisión Para la Protección de Menores instituida por el Papa Francisco. El cardenal Gerhard Müller, jefe de la Congregación Para la Doctrina de la Fe, concedió una entrevista poco después de la dimisión de la Sra Collins. Ésta escribió una carta abierta a Müller en respuesta a esa entrevista, que ella solicitó que fuese publicada en el National Catholic Reporter.

14 de marzo de 2017

Querido cardenal Müller,

He leído con interés sus respuestas al periódico italiano Corriere della Sera el 5 de marzo [1] en respuesta a algunas partes de mi carta de dimisión [2] a la Pontificia Comisión Para la Protección de Menores. Creo que deba responder a algunas de sus declaraciones en dicha entrevista.

  • 1. Usted dice que «no puede entender que se hable de falta de cooperación» entre la Congregación Para la Doctrina de la Fe (CDF) y la Pontificia Comisión.

Tal vez yo pueda ayudar con un ejemplo. En 2015, algunos de los grupos de trabajo de la Comisión escribieron a su Congregación solicitando que un representante de la misma asistiese a las próximas reuniones que dichos grupos tendrán en Roma para discutir temas de interés mutuo.

Las invitaciones fueron declinadas y los miembros de los grupos de trabajo fueron informados por el Secretario de la Comisión, Mons. Robert Oliver, que no era posible celebrar reuniones cara-a-cara y que cualquier comunicación con dicasterios tendría que ser hecha por escrito.

Las cosas cambiaron eventualmente, lo cual tardó más de un año. En septiembre de 2016 un representante de la CDF fue puesto a disposición de la Comisión y asistió a reuniones de los grupos de trabajo. Ojalá que aquellos debates hayan sido tan útiles para su Congregación cuanto lo fueron para la Comisión.

  • 2. Ud. dice «en los últimos años ha habido un permanente contacto» entre la Comisión y la CDF.

No sé cómo ocurrió dicho contacto permanente. Todo lo que puedo decir es que los miembros de la Comisión no recibieron ningún informe formal ni vieron ningún resultado positivo generado por tal contacto.

  • 3. Usted continua con el comentario de que «uno de los miembros de nuestro staff es parte de ella [de la Comisión].»

Ciertamente, un staff de CDF fue miembro de la Comisión. Es sorprendente, sin embargo, ―dado que usted dice haber tenido permanente contacto con la Comisión― que no sepa que este funcionario, Claudio Papale, cesó su participación activa en la Comisión en el año 2015 (aunque los miembros no fueron notificados de su dimisión [3] hasta mayo de 2016).

La última reunión a la cual asistió fue la plenaria de octubre de 2015. Como esa reunión se llevó a cabo cuatro meses después de ser anunciado que el Papa Francisco había creado un nuevo tribunal para juzgar a los obispos negligentes en responder al abuso, Papale estaba en una posición excelente para poner al día a los miembros de la Comisión sobre la respuesta a dicha iniciativa del Papa por parte de la Congregación para la Doctrina.

  • 4. Sobre el nuevo tribunal, Ud. dice que un “intenso diálogo entre los diversos dicasterios implicados en la lucha contra la pedofilia en el clero” tuvieron lugar tras la decisión del Papa y que el tribunal sólo era considerado un “proyecto”.

¿Dice Ud. que fue un proyecto, solamente un proyecto? Releyendo el anuncio público [4] del Vaticano del 10 de junio de 2015, parece que fuera mucho más. Acciones muy específicas ya habían sido autorizadas por el Santo Padre, incluyendo:

  • «El establecimiento de una nueva Sección Judicial en la Congregación Para la Doctrina de la Fe»
  • «Nombramiento de personal estable para servir en el Tribunal» y
  • «Designación de un Secretario para ayudar al Prefecto con el Tribunal.»
  • El Santo Padre también había ya «autorizado a que suficientes recursos fueran provistos a este propósito»”.

A pesar de la estrecha colaboración que Ud. dice que existía con la Comisión, ésta no fue incluida en el diálogo entre los dicasterios vaticanos. ¿No hubiera sido esta una buena idea dado que la Comisión era ambas cosas, tanto participante en la «lucha» a la cual usted se refiere, cuanto la originadora de la iniciativa?

Usted afirma que la conclusión a la cual se llegó fue que el tribunal no era necesario ya que cualquier negligencia podría ser tratada por medio de las “competencias”, “herramientas” y “medios legales” ya establecidos por la Congregación para los Obispos. Y si en un “caso especial” esto no fuese suficiente, el Santo Padre siempre podría confiarlo a la Congregación (CDF). Así es que ni fue necesario efectuar cambios ni nada fue llevado a efecto.

Me gustaría darle las gracias, Cardenal, por confirmar con sus propias palabras que mis declaraciones acerca del tribunal fueran ciertas. La Comisión Pontificia lo recomendó, el Consejo de Cardenales y el Papa lo aprobaron, y su Congregación lo rechazó.

Una pregunta me viene a la mente. Si todos los medios necesarios han estado disponibles para abordar el caso de un obispo negligente con respecto a proteger a los niños de los abusos, ¿por qué entonces ningún obispo ha sido oficialmente, claramente, sancionado o removido por dicha negligencia?

Si no se debe a la falta de leyes, entonces se debe a la falta de voluntad. Estoy segura de que muchos supervivientes, incluida yo misma, estamos interesados, Cardenal, en la respuesta a esta pregunta.

  • 5. En referencia a la negativa de su Congregación a ambas, a cooperar con el trabajo de la Comisión para instituir Directrices de Protección y a admitir que los sobrevivientes de abuso hubieran escrito al Vaticano, usted declaró: “No sé nada acerca de estos dos supuestos incidentes.”

Si usted tiene alguna duda sobre estos “incidentes”, pudiera refrescar su memoria la respuesta formal enviada por su congregación a la Comisión el 15 de diciembre de 2016. En su primer párrafo, la carta menciona las dos solicitudes, la de acusar recibo de las «directrices» y «acusar recibo de las cartas enviadas.»

En este último caso, la recomendación que la Comisión envió al Santo Padre [ver su comunicado de prensa [5] del 08 de febrero de 2016] y que él aprobó, fue que todos los dicasterios Vaticanos acusaran recibo directamente de aquellas cartas que los sobrevivientes les enviasen.

Cuando esta recomendación fue discutida con el representante oficial de la CDF en la reunión de un grupo de trabajo en septiembre de 2016, dicho representante no vio ninguna dificultad en que la misma se cumpliese. Sin embargo, dos meses más tarde, en la respuesta formal por escrito de su congregación, la misma fue rechazada.

En cualquier área es difícil trabajar con un organismo inconsistente en su proceder, porque no es posible saber en cada momento a qué deba una atenerse.

El motivo de rechazo de la solicitud de la Comisión, como usted confirma en la entrevista, fue «el respeto por la subsidiariedad”. Este énfasis sobre la subsidiariedad demuestra que, dentro de la iglesia, el respeto por el sistema jerárquico y sus miembros todavía sobrepasa el respeto a la persona humana.

Me enseñaron a creer que todos fuéramos iguales ante los ojos de Dios, pero parece que en su congregación haya percepciones diferentes según que se trata de un obispo o de una víctima de abuso. Parece que su preocupación porque el obispo no se sienta tratado sin respeto tiene muchísimo más peso que cualquier preocupación por faltar el respeto a un sobreviviente.

¿Cuántas medidas mucho más fundamentales en materia de justicia para los supervivientes y la prevención de abuso están siendo demoradas o impedidas por causa de consideraciones jerárquicas internas que son anacrónicas y burocráticas?

Puede revisar la carta mencionada para refrescar su memoria con respecto al otro profundamente inquietante «incidente»: La negativa a cooperar con respecto a las Directrices de Protección recomendadas por la Comisión, las cuales la congregación parece particularmente reacia a discutir.

Puede ser que parezca que un grupo de los considerados expertos “externos” se esté entrometiendo en lo que el dicasterio toma como un área de su responsabilidad. ¿Si este fuese el caso, no pudiera haber manera de superar esto por medio de francas discusiones del problema?

La seguridad de los menores en el futuro es demasiado importante para que se tolere la existencia de un obstáculo de cualquier clase. No hay duda de que se deba hacer todo lo posible para resolver cualquier clase de dificultades que haya.

  • 6. Usted dice que “las quejas se basan en malentendidos” sobre la tarea de la CDF.

Como un ex miembro de la Comisión, entiendo claramente la función de la CDF y sus responsabilidades (fuera extraño que los miembros de una Comisión papal fueran tan ignorantes como se ha sugerido).

La Comisión no esperaba que la Congregación acusara recibo de su carta había y que la misma recibiría la debida atención.

Esto fuera una respuesta pastoral por cuando quien originaba la carta sabría que no estaba siendo ignorado. Me entristece que se haya dado públicamente una impresión engañosa sobre esto.

  • 7. Por último, un comentario más personal con respecto a mí misma. Usted declara que “Nunca he tenido la oportunidad de conocerla.”

¿Cardenal, parece que usted haya olvidado aquella noche en la que tuvimos una pequeña cena en Dublín después de mi nombramiento en la Comisión?

Durante la comida discutimos conjuntamente la nueva Comisión, mi designación a la misma y, en general, el tema del abuso en la Iglesia. También estuvieron presentes otros funcionarios de la CDF, incluyendo a Mons. John Kennedy y al entonces «padre» Roberto Oliver, quien antes de su nombramiento en la Comisión se desempeñaba como Promotor de Justicia de la Congregación.

Finalmente, con respeto, Cardenal, no conozco la motivación para poner dificultades a la Comisión Pontificia. Todo lo que la misma desea hacer es ofrecer mejor protección a niños y a adultos vulnerables dondequiera que la Iglesia Católica esté presente en el Mundo. Si hay problemas, nada se gana pretendiendo que todo esté bien.

Quisiera pedir que cuando se levante una crítica como la mía, en lugar reincidir en su postura de negación y ocultación, la Iglesia ofrezca a su gente la explicación adecuada que merece. Tenemos derecho a transparencia, honradez y claridad.

No se puede mantener por más tiempo oculto, tras de las puertas de la institución, el mal obrar de la Iglesia. Esto sólo ocurre en tanto quienes saben la verdad estén dispuestos a permanecer en silencio.

Suya atentamente,

Marie Collins,

Ex miembro de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores

 

_____________________________________________________________________________
[1] https://www.ncronline.org/news/accountability/cardinal-muller-responds-collins-and-defends-not-responding-survivors-letters

[2] https://www.ncronline.org/news/people/exclusive-survivor-explains-decision-leave-vaticans-abuse-commission

[3] https://www.ncronline.org/news/accountability/another-appointee-vatican-abuse-commission-leaves-group-member-reveals

[4] http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2015/06/10/0452/00997.html

[5] http://www.protectionofminors.va/content/tuteladeiminori/en/press-and-media_section/press-releases_page/press-statement_08022016.html

Fuente: National Catholic Reporter (https://www.ncronline.org) (14/03/2017 – 10:44):

https://www.ncronline.org/News/Accountability/Exclusive-Marie-Collins-responds-cardinal-Mullers-allegations-about-Abuse

http://www.atrio.org/2017/03/13912/

CHILE: Papa Francisco vuelve a blindar al obispo Barros: “No se puede aceptar que por razones políticas se intervenga la Iglesia”


Mañana se cumplen dos años desde que el cuestionado Obispo, acusado de ser encubridor de Fernando Karadima, asumió la diócesis de Osorno.

Por @eldesconcierto

/ Agencia Uno

Siete horas en total estuvieron reunidos 29 obispos chilenos con el Papa Francisco en Roma, en el marco del “ad limina”, el encuentro que sostiene la Iglesia chilena con el máximo pontífice cada 5 años.

El presidente de la Conferencia Episcopal Santiago Silva, junto al secretario general Fernando Ramos detallaron para El Mercurio los pormenores del encuentro con el Papa, donde una vez más volvió a defender al cuestionado obispo de Osorno Juan Barros, acusado de encubrir los crímenes de Fernando Karadima en la parroquia de El Bosque. Esto, en la misma semana en que la justicia chilena desligó de toda responsabilidad a la Iglesia en encubrir el caso.

No se puede aceptar que por razones políticas se quiera intervenir en decisiones de la Iglesia. Esto se pensó y se estudió“, les habría dicho Jorge Bergoglio a los cardenales chilenos, entre los que estaba el propio Barros, con quien se mostró “especialmente cariñoso”.

Antes, el Papa había dicho directamente que Osorno sufría por “tonta” y que todas las críticas hacia Juan Barros eran inventos de los “zurdos”.

Su conexión con Karadima

Según cuenta el libro “Karadima: El señor de los infiernos” de la periodista María Olivia Monckeberg, parte de la influencia que construyó el ex parróco comenzó con una jugada clave: poner a un joven Juan Barros Madrid como secretario personal del entonces arzobispo de Santiago, Francisco Javier Fresno.

En 1983 se produjo la primera denuncia contra Karadima, a través de una carta enviada a Fresno y que, terminaría en la basura.

Después de poner a Barros cercano a Fresno, la influencia de los seminaristas de El Bosque se extendió: Horacio Valenzuela -hoy obispo de Talca- llegó a la vicaria de la zona oeste y Andrés Arteaga pasó a ser obispo auxiliar en Santiago. Después, pasaría a ser nombrado vice gran canciller de la PUC.

Barros por su parte, fue obispo de Iquique antes de ser nombrado en 2004 obispo castrense. Desde que estalló el caso Karadima, se ha justificado en múltiples ocasiones con que no sabía nada de las acusaciones. Sin embargo, su figura comenzó a generar recelo dentro de los altos mandos de las Fuerzas Armadas, quienes habrían ido hasta el entonces ministro de Defensa Jorge Burgos para que presione por cambiar al obispo, según publica un reportaje de la revista Qué Pasa.

El paso de obispo castrense a una diócesis menor como la de Osorno es un paso hacia atrás para dentro de la Iglesia, donde las redes de poder y la “muñeca política” suelen ser más importantes que lo que se cree.

Entrevistado por El Desconcierto, el párroco Ámerico Vidal (sacerdote en Osorno) aseguró que Barros es “hijo de Karadima, tiene todos los rasgos de su mentor”.

A dos años de su llegada a Osorno

Mañana martes 21 de marzo se cumplen dos años desde que Juan Barros Madrid llegó a la diócesis de Osorno, tiempo en que la comunidad de la zona se ha dividido como nunca. Dos movimientos de laicos se han formado en la ciudad, unos que critican y otros que defienden al obispo.

Una encuesta realizada en el diario Austral de Osorno es clara en sus resultados: El 99% cree que la llegada de Barros ha agudizado la división al interior de la Iglesia.

Según publicó hace dos meses El Desconcierto, Juan Barros declaró en una homilía ser un enviado de dios y que por lo mismo, “debe seguir lo que dios manifiesta”.

http://www.eldesconcierto.cl/2017/03/20/papa-francisco-vuelve-a-blindar-al-obispo-barros-no-se-puede-aceptar-que-por-razones-politicas-se-intervenga-la-iglesia/

EE.UU. CLEVELAND.OHIO. EL PODER DE LOS LAICOS.!!!ANTE LA SOLICITUD DE LOS FIELES AL VATICANO, SE REABREN 11 TEMPLOS.


Los feligreses que perdonan, volver a conectar 5 años después de iglesias católicas reabiertas (fotos)

Michael K. McIntyrePor Michael K. McIntyre correo electrónico al autor | Siga en Twitter el 07 marzo, 2017 a las 6:05 AM, actualizado 07 de marzo de, 2017 a las 6:51 AM

CLEVELAND, Ohio – Hace cinco años el martes, el Vaticano respondió las oraciones de miles de católicos noreste de Ohio, ordenando la Diócesis de Cleveland a  reabrir 11 iglesias.

Entre 2009 y 2010, entonces obispo Richard Lennon había ordenado el cierre de 50 parroquias en la diócesis de ocho condados. La población estaba cambiando, dijo la diócesis. Estas parroquias carecían de dinero en efectivo, feligreses y sacerdotes.

Los feligreses se notificaron durante el sábado por la noche la misa el 14 de marzo de 2009, sus iglesias estarían cerradas a través de fusiones o cierres. Muchos se negaron a aceptar el fallo como Evangelio y un puñado de iglesias apelaron a Roma.

El tribunal del Vaticano dictaminó el 6 de marzo de 2012, que la diócesis de Cleveland incurrió en error, dando lugar a la reapertura de San Casimiro, Santa Bárbara, San Pedro, San Wendelin, San Patricio (West Park), San Adalberto y San . Emeric, todos Cleveland; St. James en Lakewood; Santa María en Bedford, y las iglesias Akron San Juan Bautista y Santa María.

Una parroquia 12, Santa María en Lorain, se había fusionado en 2009 con la Santa Trinidad y la parroquia combinado se conoce como María, Madre de Dios. Se reunió en la antigua iglesia de Santa María en la séptima calle en Lorain. Tras el fallo del Vaticano en 2012, el nombre de la parroquia volvió a Santa María.

El tribunal del Vaticano, conocido como la Congregación para el Clero, dijo Lennon violó los procedimientos y el derecho canónico cuando cerró las iglesias.

Tras el anuncio de Marzo de 2012, las primeras iglesias eran para reabrir San Casimiro en Cleveland y San Juan Bautista en Akron. La última fue la reapertura de San Emeric en Cleveland el 4 de noviembre de 2012.

San Casimiro feligreses celebran el aniversario en la misa el domingo pasado. Joe Feckanin, un miembro del consejo de la East Side que protestaron por la iglesia para volver a abrir, dijo que ve el fallo, cinco años más tarde, como un regalo.

“A veces uno va sobre su vida y que se olvide de los grandes momentos y luego se le recuerda. Este aniversario es un recordatorio de todas las cosas que eran realizadas por la fe y por el pueblo”, dijo.

Este aniversario es un recordatorio de todas las cosas que eran realizadas por la fe y por el pueblo.

Mientras que algunos se aferran a la amargura de los cierres, Feckanin dice que es derecho de perdonar. Dijo que tiene no guarda rencor a Lennon, quien se retiró el año pasado y está sufriendo de demencia.

“Tal vez pensó que tenía razón,” dijo Feckanin. “No se puede esperar para obtener el bien que desea en su vida si se mantiene un rencor contra alguien más, por no estar dispuesto a perdonarlos.”

Susan Kidd, Director de la Oficina de St. Wendelin en el oeste de Cleveland , recuerda muy bien el día del fallo del Vaticano entró.

“Lo primero que hicimos fue venir a la iglesia, a pesar de que no pudimos entrar. Teníamos que estar aquí”, dijo. “Hemos colgado un cartel que decía:” Alégrense! ‘ y que estábamos allí para regocijarse y estar juntos. Hemos tenido que estar aquí y sabemos que fue de nuevo a ser nuestro nuevo “.

La Iglesia comparte su pastor, el reverendo Robert Kropáč, con la parroquia de San Pedro. Las nuevas familias se están uniendo a los clientes habituales en la noche del sábado y el domingo por la mañana la misa, dijo Kidd. Un jardín de la parroquia se está construyendo, una estatua de San Wendelin se ha encargado de ello. Las torres de las iglesias están iluminados, gracias a un regalo de un feligrés. Y un esfuerzo de recaudación de fondos significa que las vidrieras, que se inclinaban, se están reparando, dijo.

“Por supuesto que siempre podríamos usar un poco más de apoyo”, dijo. “Pero estamos haciendo bastante bien.”

Eva Szabo de San Emeric , una parroquia históricamente húngaro cerca del West Side mercado, dijo que considera la reversión del Vaticano un milagro. Y dijo que mira a los 2 años o más, la iglesia fue cerrada como una bendición.

“Se convirtió en una experiencia maravillosa, basada en la fe para nosotros”, dijo.

Incluso con los feligreses de mayor edad de morir, las cifras del censo de la iglesia están subiendo en San Emeric. Las personas están reconectando.

“Hemos perdido algo bueno y lo conseguimos volver y cuando eso sucede,” dijo Szabo, “usted sabe que tiene que trabajar para mantenerla.”

CHILE: UNA IGLESIA EN CRISIS. LOS LAICOS DE OSORNO SE MANIFIESTAN


Estimada familia, amigo/a, hno/a:
Reenviamos artículo que hemos recibido de parte de discípulos/as –organización de laicos y laicas de Osorno -, editado en revista francesa GOLIAS, que describe la situación que padecen no solamente la comunidad de Osorno en Chile, sino que alcanza a demás comunidades regionales por cuestionado obispo Barros, en su vinculación con los abusos de Karadima, y en que transcurren los tiempos y aún no se vislumbra solución sanadora.
Agradecemos su difusión. 
Fraternalmente, Enrique Orellana (Chile)
 
SI TU Y YO NO HACEMOS “LÍOS” A CORRUPTOS Y ABUSADORE, Y NO CUIDAMOS NUESTRA CASA COMÚN… ENTONCES QUIÉN?!
                                                              Jesús fue ayer en el templo y ahora: “UN INDIGNADO”
El Viernes, 24 de febrero, 2017 14:29:31, Laicos Laicas <laicosylaicas@gmail.com> escribió:
Hermanos obispos,
coincidentemente con su visita Ad Límina en Roma, la Revista Golias hace eco de la dolorosa y poca evangélica situación que padecemos en Osorno.
Anhelamos que si el Santo Padre la lee (dado su prestigio) pueda notar coincidencia entre lo allí escrito y lo que ustedes le informaron en ambas citas que han tenido con él.
El artículo aparece en portada y en las páginas 12, 13, 14 y 15.
Adjunto la revista.
Cordialmente,

Área de archivos adjuntos

COLOMBIA: DECLARACIÓN PÚBLICA PARA PROPONER A AMIGOS QUE LA FIRMEN


Queridos amigos, buenos días! Un grupo de cristianos  del MIIC- Pax Romana, con sede en Medellín, preocupados por el desinterés generalizado que vemos crecer alrededor de la etapa que se inicia para la construcción de la paz, debido a los escándalos políticos recientes y a la proximidad del proceso de elecciones, queremos invitar a otros muchos cristianos que como nosotros deseamos  asumir nuestro compromiso con la reconciliación y la paz, basados en la persona de Jesús y en  su mensaje consignado en el Evangelio y en el llamado de nuestro Papa Francisco a la misericordia.  Creemos que los cristianos católicos podemos ser una fuerza importante en la transformación cultural de nuestra sociedad y en la adopción de formas de vida en las que la ética y la espiritualidad se coloquen por encima de otros intereses.

Les envío este texto para su lectura y reflexión, por si alguno de ustedes quiere apoyarlo con su firma (y cédula) y hacerlo circular entre otras personas que puedan estar interesadas en conocerlo y apropiárselo.  Pueden responderme a mí o a José Fabio Naranjo, josefabionaranjo@hot.mail   Muchas gracias y buena semana.  Cordial saludo,

BeatrizRestrepo

LOS LAICOS CATÓLICOS Y LA CONSTRUCCIÓN DE UN PAÍS MÁS JUSTO Y EN PAZ.

Como profesionales y laicos católicos, discernimos signos del Reino de Dios en nuestra historia; movidos por la Palabra de Jesús y a la luz del “Jubileo de la Misericordia” proclamado por el Papa Francisco, nos referiremos a la implementación de los acuerdos de paz.

Estamos en efecto jubilosos por el Cese al fuego que ha evitado las muertes de civiles, soldados, guerrilleros y policías, y gracias al cumplimiento del ejército nacional y la guerrilla de las farc-ep, miles de familias, en condiciones de pobreza, cuyos jóvenes han sido obligados a participar en la guerra, no sufrirán el dolor de perderlos o de verlos lisiados.

Nos alegra que las farc se desarmen y que contribuyen con sus ideas al logro de un país en el que se proteja la vida; también su vida y la de todos los líderes sociales debe ser salvaguardada pues no debemos temer a la ampliación de la democracia.

Justicia Social y respeto a los derechos: Nos alegra que el cumplimiento de los acuerdos permitirá que campesinos, indígenas, afrodescendientes, mujeres, verán mejoradas sus condiciones sociales y económicas de vida y respetados sus derechos, por la inversión social que el estado se ha comprometido a llevar a cabo en regiones en las que la corrupción política o la ausencia de instituciones del estado ha impedido una vida digna para sus habitantes. También nos alegra la atención específica que dichos acuerdos prestarán a millones de personas, en especial a mujeres víctimas de múltiples violencias: maltratadas, acalladas o en condiciones de miseria y explotación sexual.

Crecimiento de la responsabilidad política y ciudadana. Nos alegra que jóvenes, empresarios, organizaciones populares y de mujeres, y otros muchos sectores sociales se movilicen en pro de la puesta en marcha de los acuerdos de paz. Ello demuestra y alimenta la existencia de una ciudadanía que se dispone a contribuir a la implementación de los acuerdos y a asumir su responsabilidad como ciudadanos. Ellos serán decisivos para que “La paz, que es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento (art. 22 CN) sea una realidad en el país. Esta expresión ciudadana, que ha emergido públicamente en estos meses exigiendo una rápida refrendación e implementación de los acuerdos, puede ser la base para la constitución de un gran acuerdo nacional que en las próximas elecciones para Congreso y Presidente elija los mejores candidatos por la paz. Alegra la movilización ciudadana porque la misericordia además de ser una actitud individual ante la persona que sufre es también una acción política que apunta a cambiar las situaciones estructurales que producen el sufrimiento de millones de personas.

Como cristianos sentimos que estas convicciones políticas se fundamentan en la vida de Jesús y en el magisterio de la  Iglesia. La Biblia, en el relato fundante del Sinaí nos presenta un Dios que, porque ama, siente el sufrimiento del pueblo oprimido, lo quiere liberar y cuenta con Moisés como líder de esta liberación, (Ex 3, 7-10). La misericordia, decía el Papa en enero de 2016, “no puede permanecer indiferente ante el sufrimiento de los oprimidos, ante el grito de aquellos que son sometidos a la violencia, reducidos a la esclavitud o condenados a la muerte”. Por ello también en el sermón de las bienaventuranzas dice Jesús: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzaran misericordia”; “Bienaventurados los que son perseguidos por la causa de la Justicia porque de ellos es el Reino de los cielos” y “Bienaventurados los que trabajan por la paz porque ellos serán llamados hijos de Dios”. (Mt 5). Si comprendemos que la movilización social por la paz es acción del Espíritu Santo, entenderemos que estos “hechos mayores”, son signos del reino de Dios en la actual realidad del país pues este Reino “no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rm 14,17).

Finalmente subrayamos el citado sermón de la montaña del evangelio de Mateo, que en una frase lo dice todo: “Busquen primero el Reino de Dios y su Justicia y todo lo demás se os dará por añadidura” (6,33). El salmo 85 lo dice hermosamente “La Justicia y la Paz se han besado.” Esta mirada teológica de los hechos, es pues la clave que nos permite discernir el significado de nuestra alegría y esperanza ante los acuerdos de paz, los cuales para ser realidad requieren del apoyo y el compromiso alegre y misericordioso de los cristianos, los dirigentes políticos, los gobernantes y la sociedad entera. Es nuestra invitación y nuestro compromiso.

Firmas:

 

Adriana García Londoño  c.c. 43610 404

Andrés García Londoño c.c. 71330674

Beatriz Restrepo Gallego

Carolina García Londoño  c.c  43151927

Inga Rodríguez Mur c.c  391781194

José Fabio Naranjo Mesa c.c. 70065252

Jorge Iván Toro Uribe c.c. 70049030

Lina Ma. Toro Londoño c.c. 43266517

Luz Ma. Londoño Fernández c.c. 32455427

Ma. Eugenia Londoño Fernández c.c. 32395677

Nora Elena Londoño Fernández  c.c. 42866253

 

REMITIDO AL E-MAIL

Juan José Tamayo: “La música de la teología de la liberación suena mucho mejor en ámbitos laicos”


DIARIO EL FERROL-7 DE FEBRERO 2017

Laura Pazo

Criticado en numerosas ocasiones por el Vaticano y numerosos religiosos españoles por su “repetida comparecencia” ante la opinión pública, el teólogo Juan José Tamayo ofrecerá una conferencia el próximo día 10 de este mes en el Ateneo Ferrolán, invitado por el Club de Prensa de la ciudad.

Criticado en numerosas ocasiones por el Vaticano y numerosos religiosos españoles por su “crítica radical” hacia la jerarquía de la iglesia católica ante la opinión pública, el teólogo Juan José Tamayo ofrecerá una conferencia titulada “¿Tiene futuro la Teología de la Liberación?” el próximo día 10 de este mes en el Ateneo Ferrolán, de la Ciudad de Ferrol invitado por el Club de Prensa de la ciudad. Fiel defensor de la teología de la liberación y director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones en la Universidad Carlos III de Madrid, Tamayo asegura estar encantado de la oportunidad que se le brinda en la ciudad naval para explicar sus pensamientos.

¿Qué es lo que van a encontrar los asistentes que acudan al Ateneo el próximo viernes? 
Trataré de responder a una pregunta que se plantea por doquier,  ¿ha muerto la teología de la liberación? Como cada vez parece que está menos presente en los títulos de los libros y al mismo tiempo no aparece como una disciplina ni troncal ni tan siquiera optativa en los estudios de Teología, esto lleva a pensar a la gente que ya no existe que se la ha llevado por delante el huracán de la globalización, cuando en realidad está viva y activa, se mueve en el horizonte de la razón práctica y se reelabora y formula en el horizonte de los plurales  movimientos sociales de liberación y emancipación que luchan por “Otro  mundo posible”.

Ya visitó varias veces la ciudad invitado por el Club de Prensa –por ejemplo, en 2013 cuando vino a presentar el libro “Invitación a la utopía” (Editorial Trotta, Madrid)–. ¿Agradece estas llamadas después de ser vetado en distintas ocasiones por miembros de la comunidad eclesiástica en ciudades como Madrid o Barcelona?
Muchísimo. En los espacios laicos, en los ámbitos culturales y en los colectivos sociales se me abren todas las puertas, mientras que dentro de la institución eclesiástica se me cierran casi todas  aquí en España. En cambio, en  América Latina intervengo en todo tipo de congresos de teología y participo incluso en jornadas y conferencias con presencia de obispos.
Aquí los jerarcas españoles, no todos, son especialmente inquisitoriales porque ya se ha dado el caso de que me han prohibido intervenir en cuatro ocasiones Barcelona, en Madrid alguna otra, en Oviedo… Tengo el récord de los teólogos españoles que ha sido vetado y que más puertas eclesiásticas ha visto cerrada. Lo cual no es que me preocupe, porque si le digo la verdad, cuando prohíben una conferencia se multiplica el número asistentes, pero me parece una contradicción que me prohíban antes de escucharme. Mis intervenciones son críticas, claro está, pero constructivas y con la mirada puesta en el cambio tanto de la sociedad como de la Iglesia. Por eso agradezco enormemente a mis amigos del Club de Prensa de Ferrol la invitación.

Juan José Tamayo asegura haber sido “muy amigo” de uno de los impulsores del club, Luis Mera, por lo que el comienzo de la conferencia del próximo viernes se lo va a dedicar a su figura a través de una semblanza en la que destacará los “valores cívicos y ejemplaridad ciudadana, junto con la coherencia ética de su vida, su militancia y práctica política”, comenta Tamayo. El hecho de que venga a Ferrol, una ciudad de tradición religiosa es bastante significativo…
Aunque no conozco la sociología religiosa de Ferrol, el hecho de que me inviten siendo una ciudad tan religiosa con ese espíritu de una fe muy arraigada en la tradición y que me inviten para hablar precisamente sobre este tema y en un espacio laico, es la mejor prueba de que la música de la teología de la liberación suena mucho mejor en ámbitos en sectores no confesionales que en el interior de la Iglesia. Es necesaria hacer esa alianza y tener esa complicidad entre los sectores culturales laicos y los sectores teológicos críticos con esa mirada en una sociedad más justa y que fomente una convivencia cívica basada en los valores humanos y en una ética humanista que es la que nos aúna a todos. Es el mejor ejemplo de que la creencia o la no creencia no pueden ser motivo de conflicto, sino que tiene que haber un diálogo enriquecedor.
Para todo aquel que piense que la teología pueda estar apartada de la sociedad o de la actualidad, en uno de los artículos que publicó en el blog “Atrio” llevó a análisis la jura de cargo de Mariano Rajoy y sus ministros sobre la Biblia, un texto, a su parecer, “patriarcal”.

¿Este hecho en el que usted ha reparado pone de manifiesto la importancia de esta ciencia en el día a día?
En realidad, la teología de la liberación no es una apología de la religión sino que es una teoría crítica de ella y de la alianza entre los poderes que se alían para aprovecharse de la ciudadanía. El escenario en el que juraron Rajoy y la mayoría de sus ministros, salvo dos, es la Zarzuela, es decir, la monarquía. Después, está la Constitución en la mesa del juramento a la derecha, a la izquierda la Biblia y detrás de esta un crucifijo. Dígame si no es una alianza entre el trono y el altar.
Ese escenario es la muestra más fehaciente de la alianza entre poderes pero también de manipulación de los textos y símbolos religiosos. Se trata de la sacralización de un acto político, el más importante posiblemente de una democracia, que se basa en la promesa de servir a la ciudadanía y de poner en práctica nuestra Carta Magna; es además una transgresión contra la propia laicidad del Estado. Pero lo que más me llamó la atención es que se utiliza la Biblia para reforzar una política discriminatoria de las mujeres que sigue afirmando su inferioridad sobre los varones. Y por otra parte, existe otra contradicción: el crucifijo es el símbolo de una persona que fue ejecutada por criticar al poder, por estar constantemente denunciando las injusticias y los comportamientos contrarios a la ciudadanía, y mire por donde ese símbolo va a legitimar un gobierno en el que hay personas supuestamente corruptas, justifica esas actitudes contrarias a la ética evangélica y cívica.

En numerosas ocasiones se ha mostrado partidario de las actuaciones llevadas a cabo por el papa Francisco, fiel defensor de la apertura de la Iglesia. Es de suponer que su figura va a estar presente en la conferencia del día 10…
Voy a mostrar el cambio tan profundo de actitud que se ha producido entre los pontificados anteriores y el actual. Juan Pablo II y Benedicto XVI condenaron sistemáticamente a lo largo de 34 años a la teología de la liberación y, además, con descalificaciones muy gruesas y condenas muy injustas. Francisco ha puesto en marcha un cambio de modelo en la Iglesia y también ha incluido en su actitud acogedora y respetuosa a la teología de la liberación.
Aunque me parece muy coherente la propuesta que hizo al estrenar el pontificado, “quiero una iglesia pobre y de los pobres”, eso no quiere decir que no tenga actitudes críticas con determinados comportamientos del Papa que me parecen que no conducen de manera correcta a la reforma de la Iglesia que él mismo quiere. Un ejemplo de ello, es el caso de las mujeres, a las que en reiteradas ocasiones ha declarado excluidas del ministerio sacerdotal. No dudo de que tiene enorme dificultades, pero no se están produciendo las reformas que eran de esperar y que él mismo anunció desde que se hizo cargo del gobierno del Vaticano

La verdadera lección de “la taza de café de las misas ‘de Dorothy Day


Dorothy Day con una taza de café diferentes en 1972 (NCR foto)
 | 

“En todo el mundo – todos los puntos preocupados, angustiados hecho del mundo – no es Cristo con los pobres, los que sufren, incluso en la copa que compartimos juntos, en el pan que comemos.”

Día -Dorothy

El biógrafo de Dorothy Day Jim Bosque cuenta una historia que por primera vez recuerdo haber escuchado en una conferencia de 1997 en la Universidad de Marquette que marca el 100 aniversario de su nacimiento: “Cuando un sacerdote cerca de la comunidad utiliza una taza de café para un cáliz en una misa celebrada en la sopa cocina en la primera calle, que luego tomó la copa, la besó, y lo enterró en el patio trasero. Ya no era adecuado para el café – que había mantenido la Sangre de Cristo. He aprendido más acerca de la Eucaristía ese día de lo que había de cualquier libro o sermón “.

ya que la historia se ha apoderado de la imaginación de muchos. Aparece en artículos de periódicos, blogs y sermones en diversas formas. En su relato de la historia, publicada en 1998, Bosque presenta caritativamente el sacerdote celebrante como un bien intencionado inocente haciendo lo que él pensaba que estaba previsto y que humildemente aprender de la experiencia.

En algunos de los recuentos, el cura se expone como una actuación advenedizo arrogante e irrespetuoso con mala intención. Como Our Sunday Visitor dice que en un artículo de 2013, por ejemplo, era un “sacerdote celebridad que se burló normas de la Iglesia.” Siempre, esta historia se cuenta de nuevo como el ejemplo clásico de reverencia del Día de la Eucaristía y por su adhesión al ritual tradiciones y reglamentos de la iglesia.

Esta historia nunca sonó verdad para mí. En primer lugar, el patio trasero en el St. Joseph House en la primera calle – donde vivía desde hace algunos años en la década de 1970 y donde se dice que la taza de café que han sido enterrados – es un pequeño cuadrado de hormigón roto, donde la basura se acumula hasta el día de recogida. El “suelo” en este patio es el detritus de granos de café, cáscaras de papa, vidrios rotos y las heces de compostaje de generaciones de gatos asilvestrados. Un sermón añade el pequeño detalle de que el Día de utilizar “una pequeña herramienta de jardinería,” pero ella habría requerido una piqueta, si no un martillo neumático, para hacer el trabajo.

Además, junto con muchos de su generación que vivió a través de la Gran Depresión, Día tenía una profunda aversión a perder, y es difícil para mí imaginar su sacrificar una buena taza de café a la perfección a cualquier escrúpulo, no importa cuán profundamente arraigado.

Columna “en peregrinación” del día publicado en The Catholic Worker en de marzo de 1966 está a menudo citado como la autoridad detrás de esta historia. “Me temo que soy un tradicionalista, en la que no me gusta ver a la misa ofrecida con una gran taza de café como un cáliz,” escribió. Aunque el Día de sí expresó su malestar por el uso de una copa en una misa dicha por un sacerdote visitante, ella no escribió acerca de enterrar la copa. Por su propio informe, Día realidad no asistir a esta liturgia a sí misma, pero sólo se enteró más tarde: “Yo no estaba allí cuando esto ocurrió a pesar de veinte de la familia de los Trabajadores Católicos estaban allí.”

Artículos y libros sobre el Día citan a menudo sus palabras “Me temo que soy un tradicionalista” para resumir y, creo, simplificar sus sensibilidades litúrgicas y su sumisión a la autoridad de la iglesia. Día fue un radical en cuestiones de guerra y paz y trabajo y la distribución de la riqueza, esta narración se va, pero siempre un católico tradicional, sosteniendo firmemente a las reglas de la iglesia y especialmente intolerante de las innovaciones en el culto.

He leído sus palabras de forma diferente a partir de 1966, y tomo Día en su palabra que ella tenía “miedo” que era un tradicionalista. Lejos de cavar en sus talones y hacer un soporte para las antiguas prácticas aceptadas, día estaba hablando confesional. Ella no estaba haciendo alarde de su tradicionalismo como una virtud, pero estaba admitiendo una debilidad por lo familiar que no era del todo orgulloso.

Interpretado en su contexto, “Me temo que soy un tradicionalista, en la que no me gusta ver a la misa ofrecida con una gran taza de café como un cáliz” habla de un momento de la verdad, una etapa de crecimiento espiritual, incluso tan tarde en su vida. Si bien reconoce su angustia por esta fractura de las rúbricas, Día dice en asombro de la realización que la trajo: “Y sin embargo – y, sin embargo – quizás pasó a recordarnos que el poder de Dios no se durmió en todos estos accesorios con los que nos rodearlo. Que en todo el mundo, en las selvas de América del Sur y Vietnam y África – todos los problemas, los puntos de hecho angustiados del mundo – hay Cristo está con los pobres, los que sufren, incluso en la copa que compartimos juntos, en el pan que comer.”

No es un escándalo para ser enterrado, la “taza de café de misas” era una epifanía, una revelación y una liberación que se celebra el Día de gratitud.

Como católico que recibió su primera comunión en 1963, tengo vagos recuerdos de los cambios en la masa, en especial de giro del uso del latín al Inglés y convirtiendo el altar alrededor, así que el sacerdote se enfrenta a las personas. Recuerdo la resistencia de mis mayores que más tarde llegó a aceptar e incluso celebrar estas innovaciones como acercándolos al Dios que adoraban. Como se evidencia en sus columnas y las entradas del diario, el día era claramente de este número.

Desde hace poco de los 60 años, estoy cada vez más conscientes de lo que significa la nostalgia. Me encuentro pidiendo disculpas a la gente más joven que trabajo para exaltar los “buenos viejos tiempos” y tener que explicar que mis archivos adjuntos a un pasado no son críticas a la forma en que están haciendo las cosas ahora. Me estoy dando cuenta de que puedo dolorosamente largo de los tiempos pasados y todavía se regocijan en las cosas nuevas y desconcertantes surgiendo por todas a mi alrededor.

Algunos tradicionalistas no reformados demandan día a su lado, citando su nostalgia por el viejo estilo de la misa y de las antiguas disciplinas de la iglesia. Pero también podía regocijarse en el nuevo, mientras escribía en su diario en 1967, “Esta misa mañana a las diez de la capilla Buen Pastor en Croton. … La participación de la gente es tan fácil y natural. No se puede concebir de las antiguas masas silenciosas, a menudo una media hora de sueño y distracción “.

Del mismo modo, se podría hablar de falta ver a las monjas en sus hábitos y, sin embargo alabar el valor de esas hermanas que podría desprenderse de tales cosas externas, todo ello sin contradicción. “El cambio puede significar el crecimiento pero duele”, escribió en 1977, y el día de extraordinario valor para aceptar el cambio, aunque a un costo personal.

La narrativa común de la falta de entusiasmo por la innovación litúrgica del día se desafía aún más por su entrada en el diario, de 8 de enero de 1972, pocos años antes de conocerla: “Allen Ginsberg llegó en esta noche. … Asistí a vísperas. Diez en el comedor mantras, algunos de los cuales nos involucró a todos cantaron – Hare Krishna entró en Jesús, María, a continuación, Virgen María, a continuación, una letanía pidiendo oraciones por todos. … Todos hemos cantado mejor ya que estaba aquí “.

Uno de los que perpetúa el mito de D. Day como un tradicionalista sin complejos fue el fallecido cardenal John O’Connor, que como arzobispo de Nueva York lanzó el motivo de su canonización. “Dorothy Day,” dijo en un sermón en 1998, “no permitiría un sacerdote para celebrar el santo sacrificio de la misa en una de sus casas a menos completamente establecidas.”

Yo era parte de la comunidad del Trabajador Católico en Nueva York durante cuatro años hasta 1979, el año antes de la muerte de Day. Durante ese tiempo, se celebró una misa al menos dos veces a la semana por varios sacerdotes y casi a diario durante un largo tramo cuando un sacerdote vivía con nosotros. Ni una sola vez asisto a una misa en nuestras casas celebrada por un sacerdote “derecho adquirido”. Algunos sacerdotes podrían poner en el alba y no a otros, pero incluso una estola no era un requisito estándar. Si Día importaba esto, ella nunca se quejó de que a mi conocimiento. Había mucho antes de llegar a entender que “el poder de Dios no se durmió en todos estos accesorios con los que nos rodean [la misa],” una verdad que parece que el cardenal fue a la tumba sin comprender.

La devoción de la noche a la presencia real de Cristo en la Eucaristía no puede ser exagerada. Recuerdo haberla visto pasar horas y horas en la oración silenciosa ante el Sacramento en la capilla de la Casa de María y en nuestra iglesia del barrio. Pero ella era igualmente dedicado a la presencia real de Cristo en los pobres. La lección sobre la Eucaristía que he aprendido desde el primer día es que la línea de sopa que se sirve todos los interesados todas las mañanas en nuestra cocina era como un ritual sagrado como la Santa Misa. Tanto en la misa y en la línea de sopa, ella nos enseñó, uno se encuentra íntimamente lo divino.

Conocí día casi 10 años después de este pivote y lleno “Taza de café de misas.” Si ella había enterrado una taza en nuestro patio trasero para evitar  el uso profano, por mi tiempo no creo que el evento habría conseguido suficiente interés para ser recordado. No me puedo imaginar que habría ocurrido a alguno de los presentes, incluyendo el día, para hacer cualquier cosa con la copa que había contenido la sangre de Cristo que lavarlo y reverentemente devolverlo al armario para el uso sagrado en la línea de la sopa del día siguiente.

Que la “taza de café de la misa” o algo parecido sucedió no es una pregunta. D. Day escribió sobre él y sobre su propia importancia. ¿Se enterrar esa copa en el patio trasero en la primera calle? Esto es muy poco probable. Un día, los arqueólogos podrían resolver el asunto. En respuesta a las preguntas del gremio de Dorothy Day, planteado en relación con la declaración rendida en el caso de su canonización, Bosque ha aclarado recientemente que “no la vio en realidad enterrar el vaso y del plato”, sino sólo que “se tomó la copa y la placa y dijo que debe ser enterrado “.

Leyendas siempre crecen en torno a la vida de los héroes y santos, y algunas de ellas, incluso las historias más extravagantes e imposibles, todavía pueden señalar e ilustrar verdades superiores. Me temo, sin embargo, que muchos de los que se alegran de volver a contar la historia de la copa enterrada deriva una lección marcadamente diferente de la “taza de café de misas” que el día se ha inventado. Bosque también revela que el celebrante “ofender” de esta misa fue el jesuita Daniel Berrigan. Es este querido amigo del Day que a menudo ha sido calumniado injustamente en el púlpito y la prensa por los que también distorsiona su mensaje.

Si la lección de esta historia no es, como algunos dicen, que la línea entre las cosas que son sagrados y los que son profanos no se debe cruzar y que las reglas en torno a los sacramentos y el culto no puede ser burlado, entonces ¿qué es? ¿Cuál es la lección que Day quiere que aprendamos?

A menudo se parafraseó e hizo suyas las palabras de San Juan Crisóstomo: “. Si no puede encontrar a Cristo en el mendigo en la puerta de la iglesia, no se le puede encontrar en el cáliz” Ella era también un estudiante de San Benito, que en su Regla para los monasterios insistió en que todos los utensilios del monasterio considerarse “como si fueran los vasos sagrados del altar”.

¿Qué día se enteró de la “taza de café de misas” era que la taza de cerámica de la que el Cristo sin hogar sorbe su café de la mañana no es menos santo y no más profano que el cáliz de oro que mantiene la sangre de Cristo en forma de vino en la misa: ” allí Cristo está con los pobres, los que sufren, incluso en la copa que compartimos juntos, en el pan que comemos “.

[Brian Terrell ha sido un Trabajador Católico desde hace más de 40 años.]

Esta historia apareció en el enero 27 hasta febrero 9, 2017 edición impresa bajo el título: La verdadera lección de “la taza de café de masas ‘de día .

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: