Mujeres hablan de su lugar en la Iglesia en la sede del Episcopado


Martes 21 May 2019 | 12:11 pm« Volver

Buenos Aires (AICA):

 Más de 150 mujeres dialogaron sobre el lugar que les cabe en la Iglesia en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina. Es la primera vez que los obispos ceden ese espacio para una actividad de este tipo. Fue el viernes 17 de mayo y participaron las teólogas Virginia Azcuy, hermana Josefina Llach ACI y Nancy Raimondo. Organizó el Departamento de Laicos (Deplai).  

    La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) cedió por primera vez la sala de reuniones de los obispos, en la sede del barrio porteño de Retiro, para más que de 150 mujeres dialoguen sobre el lugar que les cabe en la Iglesia. 

El “Diálogo sobre el lugar de las mujeres en la Iglesia”, a salón repleto, fue el pasado viernes 17 de mayo y estuvo a cargo de las teólogas Virginia Azcuy, hermana Josefina Llach ACI y Nancy Raimondo. 

Coordinó la también teóloga Marcela Mazzin, participante del Sínodo de la Familia, y la introducción estuvo a cargo de Daniel Martini, director del Departamento de Laicos (Deplai) de la CEA. 

La actividad fue organizada por el Deplai y se constituyó en el primer acto público de la nueva Área de las Mujeres. 

Informes: www.deplai.org.ar y en las redes sociales Facebook e Instagram @deplai_cea.+ 

http://www.aica.org/39226-mujeres-hablan-de-su-lugar-en-la-iglesia-sede-del.html

MEXICO: Feligreses protestan en solidaridad al sacerdote Florentino Hernández en Choluteca


 

19 mayo, 2019 – 3:21 pm92VISTOFacebookTwitterWhatsapp

Unos dos mil feligreses de la iglesia católica del municipio de El Triunfo, protestaron frente al edificio del obispado de la ciudad de Choluteca en solidaridad al sacerdote Florentino Hernández. 

Los feligreses de diversas comunidades de El Triunfo, se transportaron en unos 40 autobuses hasta la plaza de La Solidaridad en Choluteca y luego emprendieron la caminata pacifica hasta el Obispado, sin embargo, no fueron atendidos por ninguna autoridad eclesiástica. 

Los miles de católicos, hombres y mujeres, coreaban canticos religiosos y a la vez gritaban consignas a favor del sacerdote Hernández. 

Con pancartas alusivas al acto como también camisetas con la fotografía del sacerdote, se observó durante el recorrido donde las diversas pastorales de la parroquia Cristo de Esquipulas, El Triunfo, leyeron sus pronunciamientos a favor del religioso. 

El señor Filadelfo Escobar con 30 años de pertenecer a la Pastoral de El Triunfo, dijo que “los triunfeñosno queremos a otro sacerdote. Queremos que el padre Florentino Hernández continúe en la parroquia. No aceptaremos que nos impongan a otro sacerdote”. 

Florentino Hernández es el padre más querido en El Triunfo y más evangelizador en todo Choluteca, además que él ha llevado desarrollo al municipio y, es gran defensor de la naturaleza, en especial contra la minería. 

Mientras tanto Ofelia Martínez, una de las coordinadoras de la movilización, dijo que el articulo 522 del Canon católico, les respalda ya que enuncia que todo párroco debe estar en la parroquia que ha sido nombrado de manera indefinida. 

Al tiempo indicó que los triunfeños en un 99% están respaldando al sacerdote y, que lamenta que el obispo u otra autoridad del Obispado no los haya atendido, sin embargo, la lucha continuara a favor del sacerdote. 

“No queremos que el padre Florentino Hernández sea trasladado a otra parroquia. Lo queremos en El Triunfo. No queremos al padre Teodoro Gómez ni a otro sacerdote en nuestra parroquia”. 

Mientras tanto, el coordinador de la agrupación ambientalista, Masvida, German Chirinos, dijo que acompañaron a los feligreses a la manifestación pacífica porque lo vieron justo, ya que la suspensión del sacerdote Hernández no fue por asuntos religiosos, sino políticos y económicos. 

El padre Florentino es un líder en El Triunfo y tiene todo un pueblo que lo respalda y, el seguirá luchando contra la no minería como desarrollando varios proyectos de desarrollo del municipio. 

Los feligreses en sus sonados discursos, advirtieron que, si el padre Hernández sea castigado otra vez, la parroquia Cristo de Esquipulas se separara del Obispado y así tener por siempre a su líder religioso. 

El evento fue acompañado por organismo de derechos humanos como Ac-participa, Centro de Desarrollo Humano (CDH) como una de Suiza.           

https://www.latribuna.hn/2019/05/19/feligreses-protestan-en-solidaridad-al-sacerdote-florentino-hernandez-en-choluteca/

“Contrariamente a lo que se piensa, hay una gran sed espiritual”


SOCIEDAD

22/04/2019 14:30

"Contrariamente a lo que se piensa, hay una gran sed espiritual"

El número de fieles de la Iglesia Católica está en un mínimo histórico pero, para Miguel Pastorino, Uruguay sigue la tendencia de la región.“El descenso de los fieles es un fenómeno de causas múltiples pero que hay que aclarar algo que muchas veces se traduce lineal y es un error. La Iglesia Católica, así como otras iglesias cristianas, salen a evangelizar y a buscar a los alejados porque eso es intrínseco a su identidad, porque la iglesia existe para evangelizar. No importa si hay más fieles, menos fieles o un fenómeno de caída. Sturla viene preparando esta misión hace mucho tiempo. No hay un nexo causal entre una salida misionera y una caída en el número de fieles. Las misiones se hacen en sociedades poco católicas como la uruguaya y en otras muy católicas, como pueden ser Paraguay o México, donde la cultura católica tiene un componente muy fuerte. Pensar que la Iglesia Católica sale a hacer una misión porque tiene pocos fieles es un razonamiento trillado y ridículo”, dijo a ECOS el Licenciado en Filosofía, Magíster en Comunicación y actual alumno del Doctorado en Filosofía, Miguel Pastorino, ex sacerdote y ex vocero de la Arquidiócesis de Montevideo. 

La cifra que uno de cada tres uruguayos se define como católico y la decisión de la Iglesia de abrir las parroquias para salir a recuperar a los fieles disparó el debate sobre la religiosidad en el país.

“La iglesia quiere salir y anunciar. En cada familia estará el anuncio silencioso y el anuncio que se hará en distintas parroquias: convocamos a un encuentro durante los días, 9, 10 y 11 de mayo en las distintas parroquias de Montevideo”, dijo el arzobismo de Montevideo, Daniel Sturla, al anunciar la misión “Casa de todos”.

El anuncio de la campaña busca revertir las cifras expresadas por el Latinobarómetro y por el Monitor de Opinión Pública realizado por Opción Consultores, que indican que uno de cada tres uruguayos se define como católico y que solo 1 de 10 va a misa por semana.

Desde Buenos Aires, donde cursa el doctorado en la Universidad Católica de esa ciudad, Pastorino dijo que la postura de la Iglesia Católica ante ciertos temas puede ser vista como una causa en la caída de los fieles, pero que esta responde a fenómenos culturales.

“Hay una causa que se repite mucho y no tiene nada que ver con el descenso y es la postura de la Iglesia respecto a ciertos temas morales. Se dice, por ejemplo, que la iglesia pierde fieles por su postura sobre el aborto. Hay iglesias protestantes más liberales como la metodista, que fue favorable al matrimonio igualitario o a la despenalización del aborto y le bajaron los fieles mucho más que a la Iglesia Católica a nivel mundial. No se ganan más fieles por una postura ética porque no hay una relación causal. Algunos creían que porque el Papa Francisco había tenido un giro en su discurso iba a atraer a los fieles y no fue así, generó más simpatía entre los que están fuera de la Iglesia como institución. La simpatía cambia entre los que están afuera pero los que están adentro no pierden la fe”, agregó Pastorino. 

Sin embargo, si se analizan los números, la Iglesia Católica perdió en Uruguay mucho peso del que tenía, por ejemplo, hace menos de 40 años.

En 1979 el número de uruguayos que asistían a misa en Montevideo estaba apenas por encima de los 60.000 y en 2016 son menos de 30.000 los que siguen concurriendo.

“Lo que pasa es que hay muchos católicos culturales o nominales, personas que tomaron la comunión y tienen una formación de colegio católico pero que, si se les pregunta, no vive una vida de fe católica, no van a misa los domingos o no lee la biblia. Hay un 38% de católicos nominales en Uruguay y entre un 4% y 5% de católicos practicantes. En Montevideo asisten a misa 30.000 personas y es un número que también bajó. Entre 1979 y 2009 las personas que van a misa bajaron a la mitad”, sostuvo el especialista.

La caída no responde solo a Uruguay sino que es un fenómeno global, con países que sintieron más el impacto como Brasil.

“Brasil bajó del 92% al 64% en 30 años y eso, en Brasil, es una cantidad de gente. Como elemento hay que tener en cuenta los cambios culturales y los procesos de secularización más allá del accionar o la omisión de la Iglesia Católica. Uruguay es un país laico donde la secularización se hizo muy fuerte. Benedicto decía que la iglesia iba hacia una minoría pero de católicos en serio, entendidos estos como fieles que vivían una vida más humilde. En el imaginario creo que la figura de la Iglesia Católica se alejó de los pobres pero la realidad marca que en todos los barrios más vulnerables hay presencia de la iglesia, con católicos de a pie, voluntarios, catequistas y trabajadores que sacan el barrio adelante. Cada uno de esos jóvenes o veteranos que dan su vida por los más pobres todos los días, son la Iglesia también”, aseguró.

La caída en el número de fieles de la Iglesia Católica también responde a determinadas zonas, donde el poder adquisitivo, la formación académica vinculada a la religión y las propias constituciones familiares juegan un rol clave.

“Hay una diferencia también en la franja etaria porque el quiebre cultural afectó a los abuelos que no pueden transmitir esa identidad cultural. Antes los creyentes se socializaban cristianos primero en las familias y luego en las iglesias. Hoy los jóvenes no llegan y ahí hay una diferencia territorial también. En la costa de Montevideo las misas de los domingos se llenan de jóvenes de 20 a 30 años en Punta Carretas, Punta Gorda, Malvín, Pocitos o Carrasco. Del otro lado de Avenida Italia el panorama es otro, hay iglesias con muy poquita gente y gente muy mayor”, definió Pastorino.

El 62% de las mujeres son religiosas (el 43% católicas) contra el 51% de los hombres (32%). Hilando más fino, los cristianos non católicos (evangelistas, pentecostales, protestantes) son un 10% y los creyentes de otras religiones (judaismo, islamismo, afroumbandismo, hinduismo) son un 9%. 

De acuerdo al estudio publicado por Opción, si se incluye a los creyentes sin confesión, tres de cada cuatro uruguayos “tiene algún tipo de vinculación con los fenómenos religiosos, ya sea en el plano de las creencias o de la auto-idetificación”. 

Para Pastorino la Iglesia Católica tiene un desafío en la renovación y dijo que otros movimientos religiosos pusieron el foco en captar adeptos, una pulseada que, al parecer, da resultado.

“Mientras la Iglesia Católica discute sobre lo pastoral hay nuevos movimientos religiosos que se dedican a captar adeptos las veinticuatro horas del día. Hay sectas que invierten tiempo y dinero en una evangelización directa y personalizada. Contrariamente a lo que muchos piensan, hay una gran sed de atención espiritual y hay otros movimientos que llegaron para ocupar ese lugar con cursos bíblicos, seminarios de espiritualidad y atención espiritual para personas en busca de una orientación. Las parroquias se transformaron en academias o clubes sociales que quedaron reducidas a administrar sacramentos”, definió.

Según los resultados del Research Center´s Religion and Public Life Project publicados en 2010 los “creyentes sin religión” eran en Europa un 18%, en Asia, 21%, y en América Latina un 8%. 

Si se manejan cifras globales, en el mundo hay un 31,4 % de cristianos, un 23,2% de musulmanes y un 16,4 % de creyentes sin religión definida. 

“Solo en Estados Unidos las personas que no se identifican con ninguna religión pero que tienen una espiritualidad pasaron del 16,1 % en el 2007 a un 22,8 % en 2014. Esta categoría es el grupo más numeroso dentro de los norteamericanos. La única excepción son los evangélicos pentecostales, que por su religiosidad más acorde a la sensibilidad postmoderna, descienden menos en Estados Unidos pero crecen mucho más en América Latina”, agregó.

La fuga de creyentes es, a nivel regional, hacia iglesias de corte pentecostal, mientras que en Uruguay asume un camino diferente.

“Los católicos nominales migraron a otras iglesias pentecostales en otros países como Brasil donde el peso de la religión es muy fuerte. En Uruguay, como nación laica, los creyentes sin filiación religiosa son un 24% y es un número alto. Ese pasaje es hacia una religiosidad difusa, de corte new age. Las encuestas cometen el error de poner a esa gente como atea o agnóstica y es un error garrafal. Estas personas creen en dios o en una espiritualidad, pero no tienen un vínculo con las instituciones”, sentenció.

http://ecos.la/13/Sociedad/2019/04/22/32700/

VENEZUELA: FUNDALATIN, CELEBRANDO ECUMENICAMENTE EL JUEVES SANTO Y LA PASCUA 2019.


La Rvda Maria Eugenia Russian, nos comparte la celebración de la Pascua, por medio de una crónica gráfica:

Preparando el altar en nuestras sede de Fundalatin.


Celebrando el Jueves Santo, en nuestra sede.

La pequeña quiere preguntar a papá, que esta pasando?

Nos disponemos a celebrar la Pascua: Cristo esta resucitado entre nosotros.

Estan presentes entre nosotros aquellos seres queridos que ya han realizado su Pascua, y nosotros preparamos la nuestra.

Compartimos la Palabra, la comentamos y celebramos la Vida, y nos comprometemos con ella, para que cada día sea más digna y plena en equidad y justicia.

Remitido al e.mail

Mujeres para salvar la Iglesia


FRENTE AL PODER PATRIARCAL

Mujeres para salvar la Iglesia
Emma Riverola

Emma Riverola

Ante la legitimidad perdida y minada por la pederastia, la institución necesita la voz y la presencia de la mujer, también en los órganos de poder, porque ellas han sido víctimas y es justa su restauración

Sábado, 30/03/2019 | Actualizado a las 17:29 CET

En una Iglesia minada por la pederastia, solo la plena incorporación de la mujer en la institución eclesial puede restaurar la legitimidad perdida. Es excesivo el daño provocado para ser considerado una mancha. Es algo más profundo y más extenso, un mal que se ha apoderado de toda la estructura, desde los cimientos a la cúpula, y que precisa un cambio radical en su esencia para restaurarse. Pero el camino hacia la reconstrucción no es fácil.

Lucetta Scaraffia, directora del suplemento mensual femenino de ‘L’Observatore Romano’ (el periódico oficioso del Vaticano), y todo su equipo de 11 mujeres han dimitido al sentirse silenciadas. La renuncia es significativa, ya que la revista fue la que denunció los abusos sexuales y laborales sufridos por monjas a manos de obispos. La Iglesia, hincada en un poder y un modo de actuar milenario, se revuelve contra algo que ya no puede vencer: el tiempo.

Un tiempo acelerado por la tecnología, donde la opacidad y el secretismo cada vez son más difíciles de mantener y, por el contrario, la información corre a raudales. Pero, sobre todo, un tiempo interpretado por otros protagonistas. Creer que la Iglesia, como multinacional de la religión católica, puede seguir siendo relevante en la sociedad marginando a la mujer es haberse instalado en las páginas apergaminadas de una historia que no volverá.

Durante siglos, la Iglesia ha querido controlar a los cuerpos porque era el modo de controlar el mundo. Un control perverso, mucho más cuando ya sabemos que ha actuado como una red de encubrimiento de la pederastia. Es evidente que existe una relación perniciosa entre la Iglesia y los cuerpos. Y por ello la institución necesita la voz y la presencia de la mujer. También en los órganos de poder. Porque ellas han sido víctimas y es justa su restauración. Porque su incorporación romperá con un poder que es la esencia del patriarcado, impregnado de autoritarismo y misoginia. Y porque ellas tendrán el valor de iluminar los rincones oscuros de una historia de vergüenza y ocultación.

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20190330/articulo-opinion-mujeres-para-salvar-la-iglesia-por-emma-riverola-7382385

La Eucaristía, Sacramento laico


Queremos redescubrir cómo nos invita Jesús a vivir la Eucaristía desde las intuiciones del Hno. Carlos y el evangelio                                 

La HOJA Informativa que editamos en Diciembre pasado con el nº 298, pretende ser un instrumento que nos permita reflexionar personalmente y en fraternidad sobre la Eucaristía. En ella se aporta un texto: EUCARISTÍA SACRAMENTO LAICO, con la intención de profundizar este tema en la próxima Asamblea Nacional de la Fraternidad Secular

Queremos compartirlo con todos vosotros desde esta página web de la Familia Foucauld.

Lo importante de esta reflexión será el proceso personal y como fraternidad que hagamos . Queremos redescubrir cómo nos invita Jesús a vivir la Eucaristía desde las intuiciones del Hno. Carlos y el evangelio. En la sociedad que nos toca vivir.

LA EUCARISTÍA, SACRAMENTO LAICO
Desde la espiritualidad foucaldiana la Eucaristía es uno de esos elementos centrales. De todos es sabido que Carlos de Foucauld profesaba una gran devoción y se pasaba horas y horas ante el sagrario. También que uno de sus mayores sufrimientos fue el no poder celebrar la Eucaristía durante algún tiempo. A los que queremos seguir a Jesús desde el carisma de C. de F. se nos pide ir recreando y actualizando ese carisma. Eso tiene que ver con la Eucaristía como memorial, que repetimos cada día: “Haced esto en memoria, en conmemoración mía” Pero, ¿qué es lo que hay que hacer? ¿Repetir las palabras de Jesús o recordar y recrear la vida de Jesús?¿Quién fue (y ya estamos recordando) Jesús para nosotros?

Alguien que se entregó como pan y vino, que se dejó comer por la gente, que se sentó a comer con toda clase de marginados de su tiempo, que liberó de todo tipo de ataduras a las personas con las que convivía, que pasó haciendo el bien… Haced esto en memoria mía. El objetivo de la Eucaristía está en ese recuerdo vivo de Jesús, que enriquece nuestra vida diaria. Así, toda la vida es Eucaristía. Comer y beber sería un medio para ese memorial, pero también hay otros medios. Por tanto, podemos afirmar que la Eucaristía es una experiencia de vida, no un rito sacerdotal. La Eucaristía tiene su origen en las comidas de Jesús: – Unas veces le invitan – Otras, invita él (pensad en las multiplicaciones) – Otra, la Ultima Cena, la organizan los discípulos para celebrar la Pascua, pero Jesús la “cambia” el sentido dando lugar a la nueva Pascua. De esto podemos hablar otro día.
(Se puede leer el libro de Rafael Aguirre, La mesa compartida, Ed. Sal Terrae).

Las primeras comunidades se juntaban para comer y cenar, para recordar y revivir a Jesús. No había sacerdotes, así que presidía el dueño o dueña de la casa, algún invitado o la persona más mayor. En ese recordar a Jesús, Pablo, en su relato de la Eucaristía, el primero de todos, ya echa en cara a los cristianos de Corinto que sin justicia no hay eucaristía; sin compartir la comida, la cena, los bienes, no hay eucaristía; sin hacer comunidad, fraternidad, creando divisiones, no hay eucaristía. Por eso de la Eucaristía hemos de salir más amigos, más hermanos y con nuevos amigos. (cfr, 1ª Cor 11,18-26)

Pero lo realmente importante, lo que a Jesús le importa “es que haya pan ofrecido (repartido), compartido, mesa común, camino y lugar de encuentro (…). Este es el punto de partida de la “nueva” evangelización: que tengamos pan y vino, cereal y zumo para todos y que existan de un modo especial ámbitos de encuentro hechos de palabra fraterna y comunicación universal directa, unos momentos de comida conversada que “consagran” la amistad y entrega mutua de los participantes”
(X. Picaza, La novedad de Jesús: todos somos sacerdotes. Pag 189, Ed. Nueva Utopía)

Eutiquio Sanz.
Fraternidad Secular Valencia

Remitido al e-mail

PERU: Carta abierta de los movimientos laicales al nuevo arzobispo de Lima


Querido/a amigo/a:

Desde Perú recibimos con alegría la carta que  movimientos laicales de esa tierra han escrito al nuevo arzobipo de Lima.

El otro día, presentábamos una entrevista realizada y publicada en  RD a dicho arzobispo, Carlos Castillo Mattasoglio y nos congratulabamos de que haya personas con una responsabilidad jerárquica que se sientan claramente miembros del Pueblo de Dios , capaces de trabajar codo a codo con  los demás, impulsando la acción correponsable del laicado.

Esta carta lo confirma; y también pone de relieve la fuerza  y el entusiasmo de estos doce movimientos laicales de Perú que se sienten Iglesia participativa y correponsable en comunión con su jerarquia; y que desde el VER- JUZGAR- ACTUAR quieren transformar la vida, la sociedad y la Iglesia desde la perspectiva del Evangelio, con la mirada puesta en los pobres.

Agradeciendo la comunicación de su parte, la compartimos hoy con vosotros.

Carta abierta a S.E. Monseñor Carlos Castillo Mattasoglio, arzobispo de Lima

Querido Carlos,

Agradecemos al Señor la acertada decisión que te coloca ahora al frente de la Iglesia de Lima. Saludamos con mucha alegría tus primeras palabras como arzobispo pronunciadas en tu homilía del sábado 2 de marzo. Valoramos enormemente tu decisión de “contribuir desde esta sede primada a que fortalezcamos la unidad en el Espíritu de Jesús, que procuró siempre la diversidad de carismas y estilos, e hizo crecer la unidad dentro de la diversidad”. Y aceptamos con entusiasmo tu propuesta de “entrar en un proceso sinodal permanente, que a todos nos reúna en distintos espacios interpersonales, a fin de conversar y dejarnos iluminar por la palabra de la verdad e irla encontrando juntos y poco a poco”. Nos comprometemos a participar activamente en este proceso desde nuestros diversos carismas, en estrecha relación con el arzobispado de Lima y también con la Comisión Episcopal de Laicos y Juventud que preside Monseñor Alfredo Vizcarra.

Nos conoces. Somos doce movimientos de laicos católicos que desde hace más de trece años nos hemos juntado en la Mesa de Movimientos Laicales para sumar esfuerzos y experiencias y beneficiarnos con nuestra diversidad. Abarcamos a niños, adolescentes, jóvenes y adultos del mundo del trabajo, además de jóvenes universitarios, educadores, comunicadores y profesionales. También nos complementamos en sensibilidades diversas en nuestras espiritualidades, a la vez que todos reivindicamos una posición común de Iglesia “en salida” centrada en la opción preferencial por los pobres fundamentada en el evangelio.

Ante la indiferencia por la pobreza en sus múltiples rostros, ante la violencia hacia las mujeres y los niños que conduce a una ola insoportable de feminicidios y abusos, ante la corrupción, ante las faltas de alternativas de nuestros jóvenes, y tantos otros problemas muy graves de nuestro país y de nuestra Iglesia, observamos a la vez nuevas y extraordinarias oportunidades que nos entusiasman y constituyen nuevos retos.

Como lo han expresado los amigos chilenos en su reciente sínodo laical, estamos convencidos de que “otra Iglesia es posible” y asumimos la tarea de ser parte de la construcción de esta Iglesia pobre para los pobres, seguidora de Jesús y no clerical en la que a los laicos – varones y mujeres – nos corresponde encontrar nuestro lugar de bautizados como parte del pueblo de Dios (Lumen Gentium, cap. II, Evangelii Gaudium 102), ejerciendo nuestro “apostolado en el mundo a manera de fermento” (Apostolicam Actuositatem, 2), en la “transformación de las distintas realidades terrenas”(Evangelii Gaudium, 201). Y, como lo dijo Francisco, que sea una Iglesia “con rostro joven y con rostro femenino” (Discurso de Francisco al Comité Directivo del CELAM en Bogotá – 7 de septiembre de 2017).

Anhelamos y buscamos esa Iglesia a la que Francisco nos convoca cuando habla de una “Iglesia en salida – laicado en salida” que requiere “laicos bien formados, animados por una fe genuina y límpida, cuya vida ha sido tocada por el encuentro personal y misericordioso con el amor de Cristo Jesús. Tenemos necesidad de laicos que arriesguen, que se ensucien las manos, que no tengan miedo de equivocarse, que sigan adelante.” (Francisco en la asamblea plenaria del consejo pontificio para los laicos, 17 de junio de 2016)

Por ello nos comprometemos a participar de esa Iglesia de Lima que propones, “abierta a la sociedad civil, sus búsquedas y puntos de vista laicales”, “que acompaña el sufrimiento de su pueblo con su acción social de servicio solidario y comprometido – hacia los sectores más pobres”, “responda a las exigencias del cuidado de la casa común con una ecología integral”, “una Iglesia que promueve al laicado sensible, serio, responsable y alegre”.

Estaremos también especialmente atentos y te apoyaremos en “la acción de la Iglesia [que] ha de ejercerse en la defensa y la toma de partido en favor de las víctimas, sobre todo menores, y en contra de los abusadores del clero y de sus encubridores.” En la carta que dirigimos al papa Francisco con ocasión de su visita al Perú, insistimos como tú en el deber de escuchar a las víctimas de los abusos sexuales dentro de la Iglesia y de buscar que las instancias judiciales del Estado hagan justicia. Sabemos, como lo has adelantado, que actuarás correctamente en este aspecto, de conformidad con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud mencionadas por el papa como referencia de la política de la Iglesia para evitar los abusos y la violencia con los niños y niñas. Estaremos llanos a participar desde nuestros diferentes carismas y posibilidades en los procesos necesarios para escuchar a las víctimas y resarcirlas, así como para construir estructuras de poder y de formación q
 ue den paso a una Iglesia en la que este tipo de abusos sean combatidos desde la raíz.

Para terminar, querido Carlos, los movimientos firmantes ratificamos nuestro compromiso con la construcción y consolidación de una Iglesia iluminada por el evangelio y por los documentos del Concilio Vaticano II y de las Conferencias Episcopales Latinoamericanas, orientada por nuestro papa Francisco, por nuestra Conferencia Episcopal y por tu conducción como arzobispo de Lima. Seguiremos trabajando por un laicado en salida identificado con la opción preferencial por los pobres.

Esperamos, por ello, que abras cauces para una acción creativa y renovada de los laicos dentro de la Iglesia no clerical y evangélica que soñamos. Convócanos para ello. Desafíanos a “ver, juzgar y actuar” de manera nueva en nuestra Iglesia y en nuestro mundo. Para eso existimos y a unirnos para ello nos comprometemos.

Con nuestros más sinceros saludos y abrazos de hermanos en Jesús nuestro Señor.

Lima, el 25 de marzo de 2019
MESA DE MOVIMIENTOS LAICALES
Juan Ansion (coordinador)

MANTHOC  Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros cristianos

EDOC   Equipos docentes del Perú

Juventud Obrera Católica  JOC PERÚ

Rama secular de los Sagrados Corazones del Perú

Fraternidad secular Carlos de Foucauld

CVX Comunidad de Vida cristiana- Perú

Movimiento de Profesionales Católicos   MPC( MIIC- Pax Romana)

Unión Nacional de Estudiantes Católicos UNEC

Comunidad de laicos y laicas del Prado

Movimiento de Trabajadores Cristianos MTC PERÚ

Asociación peruana de Comunicadores Mons. Luciano Metzinger. SIGNIS- PERÚ

Institución Teresiana- Perú

Esperando que sea de tu interés

Un abrazo fraterno
Emilia Robles

Remitido al e-mail

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: