Cardenal sobre el tema del agua: Esta lucha es de vida o muerte


 0BY ALFONSO CASTILLO ON JUNIO 13, 2018NACIONAL

“Esta lucha es de vida o muerte. No permitamos que los pueblos se mueran de sed”, fue el llamado que hizo el cardenal Gregorio Rosa Chávez, ante la posible privatización del agua impulsado por los parlamentarios de derecha en la Asamblea Legislativa.

La iglesia católica, mediante la Conferencia Episcopal de El Salvador, se pronunció contra la privatización del agua, propuesta por la Ley impulsada por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y respaldada por los partidos de derecha en la Asamblea Legislativa.

Monseñor José Luis Escobar Alas expresó su indignación por los intentos de privatizar el agua, y califico estas acciones de la derecha parlamentaria como, una vergüenza nacional. “es una vergüenza que se quiera privatizar el agua.

Agrega que el Papa Francisco, está pendiente del tema”. “A los diputados de la Asamblea Legislativa, les pido que no traicionen al pueblo que los eligió”, agregó Monseñor Alas.

En el pronunciamiento oficial compartido, también afirman que, si se llegara a aprobar una ley que otorgue a una entidad privada el derecho a decidir sobre la distribución del agua en la nación, negándole esta función al Estado, estaríamos ante una ley absolutamente antidemocrática y carente de legitimidad.

Exhortamos a todo el pueblo a hacer uso del derecho a la participación ciudadana, exigiendo a la Asamblea Legislativa la aprobación de una Ley General de Aguas, que garantice este derecho humano fundamental y una ley injusta que violente los derechos del pueblo, no puede ser admitida.

La Comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa decidió tomar como base de discusión la propuesta de ley del agua que Arena, PCN, GANA y PDC presentaron en junio del año pasado.

La propuesta de ley de la gran empresa, pretende que el ente rector del agua esté integrado por cinco miembros: dos nombrados por la ANEP; dos, por Comures; y uno, por el presidente de la República.

http://diariolaportada.com/cardenal-sobre-el-tema-del-agua-esta-lucha-es-de-vida-o-muerte/?fbclid=IwAR3UUv2OyWk8ce

Día Internacional de los Bosques


Día Internacional de los Bosques

Los bosques además de proporcionar una gran ayuda al medio ambiente, se traducen en la fuente esencial de oxígeno para la vida de todos los seres vivos que habitan el planeta, por ello es de vital importancia preservarlos.

teleSURtv

Created By teleSURtvOn 21 mar. 20191

Infórmese de la importancia de los bosques

En el día, los árboles generan oxígeno, absorben dióxido de carbono y así ayudan a limpiar el aire, a su vez, benefician a las personas, a las plantas y a los animales por todo el trabajo invisible que realizan como almacén de carbono, actúan también como un  controlador del clima. Un mundo sin árboles implicaría la muerte de muchos seres vivos así como la contaminación del ambiente. Se estima que el 30 por ciento de superficie terrestre está cubierta por árboles, pero sólo en una década se pierden hasta siete millones de hectáreas de árboles, es de importancia que para preservar la conservación de los bosques tomemos conciencia de dónde vienen las cosas que consumimos y qué impacto brindan estos al medio ambiente.

Getty Images

En el día, los árboles generan oxígeno, absorben dióxido de carbono y así ayudan a limpiar el aire, a su vez, benefician a las personas, a las plantas y a los animales por todo el trabajo invisible que realizan como almacén de carbono, actúan también como un  controlador del clima. Un mundo sin árboles implicaría la muerte de muchos seres vivos así como la contaminación del ambiente. Se estima que el 30 por ciento de superficie terrestre está cubierta por árboles, pero sólo en una década se pierden hasta siete millones de hectáreas de árboles, es de importancia que para preservar la conservación de los bosques tomemos conciencia de dónde vienen las cosas que consumimos y qué impacto brindan estos al medio ambiente.

2

Aproveche al máximo los productos proveniente del papel y la madera

Si bien es cierto que algunos productos hechos de la madera son duraderos (muebles, bates,bastones, cajas, ataúdes, barriles, puertos, puertas), otros no lo son tanto (papel, cartón), por ello es recomendable que para preservar y aprovechar al máximo los bosques a nivel mundial se optimice en la medida de lo posible los productos proveniente de la madera. Para darle continuidad al siglo también se pueden adquirir rubros de papel reciclado, los cuales son además de libres de cloro y actualmente se encuentran en gran variedad y colores. 

Getty Images

Si bien es cierto que algunos productos hechos de la madera son duraderos (muebles, bates,bastones, cajas, ataúdes, barriles, puertos, puertas), otros no lo son tanto (papel, cartón), por ello es recomendable que para preservar y aprovechar al máximo los bosques a nivel mundial se optimice en la medida de lo posible los productos proveniente de la madera. Para darle continuidad al siglo también se pueden adquirir rubros de papel reciclado, los cuales son además de libres de cloro y actualmente se encuentran en gran variedad y colores. 

3

Evitar la deforestación

La deforestación se traduce en la extinción de los bosques del mundo, cada año al menos 13 millones de hectáreas de bosques son talados, hecho que causa mayor contaminación universal, la tala de árboles y bosques, muchas veces, se convierte en parte del problema del cambio climático. Cuando se talan árboles por su madera o para combustible (o cuando se queman los bosques para la agricultura) su CO2 almacenado se libera al aire y de esta manera genera que el planeta se caliente, el calentamiento del planeta origina que ocurran fenómenos naturales que amenazan la existencia humana. Es importante evitar la deforestación. 

Getty Images

La deforestación se traduce en la extinción de los bosques del mundo, cada año al menos 13 millones de hectáreas de bosques son talados, hecho que causa mayor contaminación universal, la tala de árboles y bosques, muchas veces, se convierte en parte del problema del cambio climático. Cuando se talan árboles por su madera o para combustible (o cuando se queman los bosques para la agricultura) su CO2 almacenado se libera al aire y de esta manera genera que el planeta se caliente, el calentamiento del planeta origina que ocurran fenómenos naturales que amenazan la existencia humana. Es importante evitar la deforestación. 

4

Promover conciencia ecológica

Es importante que se creen iniciativas para que se impulse la cosecha económica y ecológica sustentable que no se deriven de productos madereros, reconociendo que los bosques tropicales y antiguos son  recursos no renovables. También hay que exigir a los Gobiernos de los diversos países que se empleen prácticas responsables y supervisadas para que la tala forestal comercial y su reforestación no sean de alto impacto para el planeta.

Getty Images

Es importante que se creen iniciativas para que se impulse la cosecha económica y ecológica sustentable que no se deriven de productos madereros, reconociendo que los bosques tropicales y antiguos son  recursos no renovables. También hay que exigir a los Gobiernos de los diversos países que se empleen prácticas responsables y supervisadas para que la tala forestal comercial y su reforestación no sean de alto impacto para el planeta.

5

Promueva la reforestación

Repoblar espacios talados de árboles nuevo trae grandes beneficios a la humanidad, entre los principales producen oxígeno, purifican el aire, generan suelos fértiles, evitan la erosión, mantiene limpios los ríos, sirven como el refugio de la fauna, reducen la temperatura del suelo, entre otros, por estas razones es importantes exigirle a las autoridades que cada espacio talado se convierta en un espacio reforestado.

Getty Images

Repoblar espacios talados de árboles nuevo trae grandes beneficios a la humanidad, entre los principales producen oxígeno, purifican el aire, generan suelos fértiles, evitan la erosión, mantiene limpios los ríos, sirven como el refugio de la fauna, reducen la temperatura del suelo, entre otros, por estas razones es importantes exigirle a las autoridades que cada espacio talado se convierta en un espacio reforestado.

6

Planta un árbol

Los bosques del mundo necesitan la acción conjunta de todos los seres humanos, puede que usted piense que no puede hacer gran cosa para evitar que los bosques dejen de existir, pero aplicando los consejos anteriores y tomando la iniciativa por lo menos una vez al año de plantar un árbol, le está ofreciendo un pulmón al planeta para que conserve su equilibrio y existencia.

Getty Images

Los bosques del mundo necesitan la acción conjunta de todos los seres humanos, puede que usted piense que no puede hacer gran cosa para evitar que los bosques dejen de existir, pero aplicando los consejos anteriores y tomando la iniciativa por lo menos una vez al año de plantar un árbol, le está ofreciendo un pulmón al planeta para que conserve su equilibrio y existencia.

El Papa llama la atención sobre los “pecados” contra la naturaleza


image: https://es.la-croix.com/images/1000/el-papa-llama-la-atencion-sobre-los-pecados-contra-la-naturaleza.jpg

El Papa llama la atención sobre los “pecados” contra la naturaleza

 Participantes en una marcha para agradecer al papa Francisco la encíclica “Laudato si’” en junio de 2015 en la plaza de San Pedro, en Roma. /Fabio Frustaci/Eidon/MaxPPP 13 feb 2019, 15:57  0 Comentarios3VECES COMPARTIDO

En el recibimiento a los profesores y alumnos de un instituto de formación superior de teología moral, el Papa abogó por “una teología moral que no dude en ensuciarse las manos con la concreción de los problemas”, lejos de cualquier “idealización excesiva”.

“Cuando administro la Reconciliación –también cuando lo hacía antes–, raramente alguno se acusa de haber hecho violencia a la naturaleza, a la tierra, a la creación. Todavía no somos conscientes de este pecado”.

En el recibimiento el sábado 9 de febrero a los representantes la Academia Alfonsiana-Instituto Superior de Teología Moral, el Papa invitó a estos profesores y alumnos de teología moral a ayudar a los fieles a “hacer suya la urgente necesidad de participar decididamente en un esfuerzo conjunto para cuidar de la casa común a través de formas viables de desarrollo integral”.

Pero, en un sentido más amplio, el papa Francisco presentó una verdadera hoja de ruta a los responsables de este instituto fundado por los redentoristas, y que celebra 70 años. Firmemente, y citando los distintos textos de su pontificado, abogó por “una teología moral que no dude en ensuciarse las manos con la concreción de los problemas, especialmente con la fragilidad y el sufrimiento de quienes ven amenazado su futuro”.

Revisión y renovación

La teología moral es una “tarea difícil, pero indispensable, de encontrar y acoger a Cristo en la concreción de la vida diaria”, recordó. Como todas las ramas de la teología, esta, está hoy llamada a inscribirse en el movimiento de “revisión y renovación” lanzado por la Constitución Apostólica Veritatis gaudium, publicada hace un año por el papa Francisco. Esta exhorta a todas las ciencias eclesiásticas –teología, filosofía y derecho canónico– a adentrarse aún más en una lógica de diálogo con las ciencias humanas.

“Es necesario abrirse a esa renovación sabia y valiente que se requiere para la transformación misionera de una Iglesia “en salida””, insistió Francisco, para quien “no es solo una revisión de los estatutos y planes de estudios”, sino más bien “una renovación de toda la vida académica”.

Mediante este diálogo con las distintas culturas y la transdisciplinariedad, el Papa desea un trabajo “creando redes, no solo entre las instituciones eclesiales de todo el mundo, sino también con las instituciones académicas de los distintos países y con las que se inspiran en las diferentes tradiciones culturales y religiosas” para tratar “problemas de alcance histórico que repercuten en la humanidad hoy en día”.

Ni defenderse ni condenar, sino sanar y liberar

Pero el papa Francisco también alertó a estos profesores sobre la propia manera de concebir la teología moral. “Como San Alfonso, siempre debemos evitar dejarnos aprisionar por posturas de escuela o por juicios formulados “lejos de la situación concreta y las posibilidades reales” de las personas y de las familias”, les recordó, advirtiéndoles “contra una “idealización excesiva” de la vida cristiana”.

“Las realidades para escuchar son, ante todo, los sufrimientos y las esperanzas de aquellos que las mil formas del poder del pecado continúan condenando a la inseguridad, a la pobreza y a la marginación. San Alfonso se dio cuenta muy pronto de que no se trataba de un mundo del cual defenderse y menos aún al que condenar, sino sanar y liberar, imitando la acción de Cristo”, insistió Francisco.

En conclusión, el Papa mencionó algunos de los temas sobre los que le parece especialmente necesario que los teólogos moralistas trabajen, o continúen trabajando,  siguiendo el Concilio Vaticano II: la necesidad, contra “la ética individualista”, de ser conscientes de nuestras interdependencias y de la necesidad de medidas colectivas, por ejemplo en el terreno de la ecología; la reflexión sobre el desarrollo de las ciencias biomédicas y sus consecuencias para la humanidad.

Anne-Bénédicte Hoffner. La Croix
Lea más en https://es.la-croix.com/actualidad/vaticano/el-papa-llama-la-atencion-sobre-los-pecados-contra-la-naturaleza#IHYDF2gSWTBAVVGW.99

COLOMBIA: ¿SE MILITARIZA LA GESTION AMBIENTAL Y TERRITORIAL?


  •  Gudynas Eduardo

La militarización de la gestión ambiental es una de las consecuencias de las Bases del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 que acaba de presentar el gobierno Duque. Allí la Naturaleza es presentada como un “activo” que será protegida por militares y policías, donde el componente “político” de una política ambiental queda por debajo de su militarización. La intención no parece centrada en una protección ecológica sino en reemplazar los extractivismos ilegales por otros que sean legales en el sentido de ser otorgados por el Estado. O sea, estamos ante un nuevo síntoma de la lucha por los excedentes económicos que genera la explotación de la Naturaleza. Vale la pena compartir algunas reacciones preliminares sobre esta problemática.

En efecto, en aquel plan de desarrollo se parte de una visión de la “seguridad” que integra varias dimensiones, algunas de ellas muy conocidas como las amenazas al Estado, pero tiene la novedad de sumarle el campo ambiental. Esa dimensión está enfocada en el agua, la biodiversidad y el resto del ambiente, considerándolos un “activo estratégico” del país. Todo esto se debería a un contexto de futura escasez y eventuales conflictos por el control de los recursos.

Al tomar ese camino hay dos consecuencias simultáneas. Por un lado, incluir las cuestiones ambientales en la campo de la seguridad en un país como Colombia, y en sus circunstancias, significa militarizarla. Por otro lado, el ambiente pasa a entenderse como una “activo”, acentuándose dramáticamente la fragmentación de la Naturaleza (1)

Esta nueva “seguridad ambiental” aparece en la sección titulada “Seguridad, autoridad y orden para la libertad: Defensa Nacional, seguridad ciudadana y colaboración ciudadana”. Allí se enumeran diversos objetivos, desde asuntos clásicos en esa materia como la defensa y el control marítimo, terrestre o aéreo, al control territorial, la lucha contra la criminalización y las drogas, la protección a las personas y comunidades.

Obsérvese que de ese modo, dentro del campo de la seguridad del país aparecen mezclados en el mismo nivel, la protección de la integridad territorial y la soberanía del país, con los intereses sobre la biodiversidad, el ambiente y los recursos naturales. A su vez, esa idea de ambiente no es la clásica de los ecólogos o de las comunidades locales, sino que apela al concepto de “activos”, un término cargado de antecedentes que vienen del mundo empresarial. Se está refiriendo a la protección de recursos naturales económicamente relevantes, pero no a la conservación de plantas o animales.

Esta postura de una “seguridad ambiental” ha sido presentada como una gran novedad, aunque hay algunos antecedentes sudamericanos. Se pueden citar a los gobiernos militares en Brasil iniciados en 1964 y que se adentraron en la década de 1980, apostando por controlar la Amazonia. Sus planes no tenían una intencionalidad ecológica, tal como proteger la biodiversidad en la selva tropical, sino que respondían a una obsesión con el control territorial y encaminar una “colonización” de regiones que se consideraban vacías o desaprovechadas. Esa mirada no era ingenua ya que específicamente excluía a los indígenas, y por ello jugaba con la metáfora de región vacía o “desierto verde”. Lo relevante de esos antecedentes es que de algún modo esas posiciones se debilitaron en los años siguientes a medida que avanzaban las políticas ambientales, pero regresaron con el triunfo de la extrema derecha de Jair Bolsonaro. El nuevo presidente de Brasil, y los militares que le acompañan, resucitan los discursos de una región que debe ser explotada, de indígenas que deben desaparecer o ser reconvertidos en empresarios, y una flexibilización de los controles ambientales clásicos. No es descabellado plantearse preguntarse si las posturas tan extremas de Bolsonaro en Brasil generan condiciones para que en los países vecinos, y entre ellos Colombia, se retome esa prédica de un militarismo sobre el territorio.

Las medidas en seguridad y defensa nacional de esos “activos” estarán a manos de una fuerza de “Protección Integral Ambiental” conformada por fuerzas militares y policías, coordinando con la fiscalía y autoridades ambientales. De este modo, policías y soldados deberían ser los nuevos protectores de la biodiversidad. Se consolida así una militarización de la gestión ambiental.

Estas medidas tan extremas se deberían al reconocimiento que las actividades criminales o ilegales tienen crecientes impactos sobre el ambiente. Esa problemática no es nueva, ya que desde hace décadas se sabe que existen prácticas ilegales de extracción y comercialización, por ejemplo, de maderas. Pero es posiblemente el continuo avance de la minería ilegal, con todos sus impactos sociales y ambientales, lo que ha obligado a este movimiento. En el plan se reconoce que grupos armados organizados que actúan en la minería ilegal logran ingresos financieros similares a los del narcotráfico, y que esas actividades se expanden en diversas regiones y ya amenazas a los parques nacionales (2).

La minería ilegal de oro la que concentra todas las atenciones, y la gravedad que representa se la reconoce con sinceridad. En el texto del Plan se deja en claro que el gobierno sabe que es la minería ilegal de oro la que domina totalmente a ese sector: el 86% del oro extraído en Colombia proviene de prácticas ilegales. Por lo tanto, todas las discusiones sobre el manejo de la minería empresarial formal de oro se convierten en eufemismos ante la gravedad de esta situación (3). Dicho de otro modo, Colombia es esencialmente un país de minería de oro ilegal, y los sectores legales son minoritarios. Considerando todo el sector minero, se admite que posiblemente el 13% del PBI minero provenga del tráfico ilegal. El plan también admite que en el 44% de los municipios del país se realiza minería ilegal de oro, carbón o algún otro mineral, dejando en claro la enorme penetración territorial de este flagelo. A su vez, los grupos ilegales que operan en ese tipo de minería están a su vez en muchos casos involucrados en cultivos ilícitos, tráfico de maderas, etc.

El plan propone atacar “estructuralmente” la explotación y comercialización ilícita de minerales, entre varias otras metas, para promover el tránsito hacia prácticas legales. Se anuncian desde posibles reformas normativas a planes de apoyo local. Entre ellas, por ejemplo, promover la participación del sector privado en la lucha contra la minería ilegal a lo largo de la cadena de comercialización.

Entre esos instrumentos, uno de los más preocupantes es la formalización de un ordenamiento territorial a gran escala con las llamadas “Zonas Estratégicas de Intervención Integral (ZEII), para aquellas regiones que son importantes tanto por temas de seguridad como por la protección ambiental. Esas zonas serán “intervenidas” por lo menos durante cinco años con la intención, según la letra del plan, de fortalecer el Estado en ellas, dando servicios sociales y protegiendo a la población civil. Esto incluye aspectos compartibles, tales como reemplazar economías ilegales por otras que sean legales. Pero a la vez deja en claro que en esas zonas el Ministerio de Defensa determinará la estrategia de intervención militar y policial, y que serán complementadas con “ingenieros militares” y “empresas del sector”. Esos extremos están repletos tanto de riesgos, que vienen siendo discutidos desde el pasado año, como de intentos similares que en muchos casos terminaron en un cóctel de más violencia contra las comunidades locales y ninguna salida económica viable. Como parte de ese control territorial, en el plan se insiste en planes de desarrollo local que más o menos reproducen estrategias conocidas, cuando en realidad lo que se necesitan son alternativas al desarrollo.

Se postula una cierta reorganización institucional para todos estos fines. Se reorganiza el Consejo de Seguridad Nacional para incorporar al Ministerio del Ambiente, y la temática ambiental deberá estar incluir en una Estrategia de Seguridad Nacional, y posiblemente también en la Estrategia Nacional de Inteligencia.

Esa ampliación de los servicios de inteligencia sobre la temática ambiental no es menor. Un examen de situaciones similares en países vecinos muestra que, por ejemplo en Ecuador, eso desembocó en espionaje y control sobre organizaciones ambientalistas, y en Argentina, en un programa de seguimiento de líderes locales (el conocido “proyecto X” del gobierno Kirchner que espiaba a más de mil organizaciones ciudadanas; 3). En esos países prevaleció el control político y social sobre los ciudadanos antes que la protección de la Naturaleza.

Estas medidas, analizadas en forma preliminar aquí, así como otras que aparecen en otros capítulos del plan de desarrollo, no generan ninguna certeza en terminar con la problemática ambiental del país. Se construye una estrategia de militarización que tiene por finalidad controlar a los recursos naturales, los territorios y a sus poblaciones, donde el primer propósito que se insinúa es en realidad suplantar los emprendimientos ilegales por otros que serían legales, o al menos no tan ilegales — ya que nada parece indicar que mejorarán las irregularidades en evaluaciones de impacto ambiental, zonificación, control del funcionamiento, participación ciudadanía, información pública.

Dicho de forma muy esquemática, no está en juego el problema mayor que es la minería de oro, con todos sus impactos sociales y ambientales, sino que se busca reemplazarla por una minería en manos de actores empresariales formalizados y reconocidos por el Estado. De ese modo el Estado, y los agrupamientos políticos que cobijan, podrán decidir quién accederá a esa minería, cuánto se cobrará en impuestos, etc. O incluso para aquellos que son escépticos dados los niveles de corrupción incluso dentro del Estado, se podría argumentar que se reemplazarán unos entramados ilegales por otros (4). Es por ello que son tantas las cosas que pueden salir más con esta estrategia.

Esta estrategia de seguridad podría ser interpretada como una pelea por quienes controlan los excedentes económicos de la explotación de los recursos naturales. No es una disputa sobre cómo proteger a la Naturaleza o a las comunidades. Es más, otras medidas dentro del Plan así como otras iniciativas del gobierno muestran una intención de liberalizar todavía más la minería, por ejemplo.

Algunos argumentarán que la militarización de la gestión ambiental comenzó realmente con el accionar de las guerrillas y otros grupos armados, y que el gobierno no tiene más remedio que reaccionar ante ellas. Hay mucho de verdad en ello y es comprensible. Incluso habrá actores locales que reclaman esa seguridad ante las amenazas y violencia que sufren, y esto también es entendible. Pero aceptar esto en un plan de desarrollo es incorporar una lógica de la guerra también en la política ambiental. El riesgo aquí es que un gobierno finalmente termine razonando y actuando como los grupos armados, y entiende que la única solución esté centrada en ese campo. Eso no es nuevo, y en esos enfrentamientos quedan atrapadas las comunidades locales.

Es ingenuo pensar que la protección del ambiente se ganará con pelotones de soldados y policías. Más ingenuo es pensar que con ello se podrá abordar el drama de la minería de oro: ¿pondrán un soldado detrás de cada recodo de cada río? ¿un policía detrás de cada árbol?

El caso del oro es posiblemente uno de los más sencillos para encaminar una alternativa post-extractivista. El país debe implementar una moratoria a la exportación de oro de cualquier origen. No tiene sentido persistir en esas prácticas que, por un lado, no atienden ninguna necesidad vital contemporánea (aproximadamente el 90% del oro se utiliza con fines suntuarios o superfluos como joyas), y que deja en el país un daño ecológico y social enorme. El dinero que se utilizaría en toda esas prácticas de seguridad y militarización, debería ser encaminado en alternativas productivas para las comunidades locales atrapadas en esas prácticas. A su vez, el dinero que se ahorraría en los costos económicos de esos impactos también debería ser orientado a una reconversión productiva (5).

Esta propuesta de seguridad y militarización termina debilitando aún más la “política” en cualquier “política ambiental”. En lugar de promover el debate de ideas, la participación ciudadana y la democratización en la toma de decisiones sobre los aprovechamientos de la Naturaleza, se apuesta a controles militarizados sobre los territorios y las personas, manteniéndose la esencia del papel de Colombia como proveedora de materias primas para la globalización. Es en tod esto que existen enormes riesgos que deberían ser analizados en detalle.

Notas

(1) En el Plan se dice: “Es necesario adoptar una visión multidimensional de la seguridad que implique la comprensión de las amenazas al Estado y a la población como fenómenos articulados que tienen incidencia en los campos económico, político, social y medioambiental y, por tanto, es necesario generar respuestas articuladas de Estado para enfrentarlas. El agua, la biodiversidad y el medio ambiente son el interés nacional principal y prevalente desde la óptica de la seguridad nacional y un activo estratégico del país, en un contexto de futura escasez y de eventuales conflictos por su control.”

(2) El Plan lo dice claramente: “es notoria la progresiva participación de Grupos Armados Organizados en la extracción ilícita de minerales y su posterior comercialización, actividades que generan ingresos similares a los producidos por el narcotráfico y que, al igual que los cultivos de coca, son los factores principales de daño a los recursos hídricos, los parques naturales, los páramos y, en general, a los recursos naturales del país, los cuales representan en su conjunto el más importante activo estratégico de la Nación. La consecuencia es el fortalecimiento de esas organizaciones criminales, la dificultad de garantizar la seguridad y la convivencia en las zonas afectadas, la degradación acelerada del medio ambiente y la creación de condiciones que propician la prolongación indefinida de la violencia y la criminalidad e, incluso, su agravamiento”.

(3) En el Plan se indica que el “86% [de las toneladas de oro producidas en Colombia] fue extraído a partir de las operaciones de mineros artesanales, explotadores informales y organizaciones al margen de la ley (Dirección Nacional de Inteligencia, 2018). En correspondencia con lo anterior, un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo (2010) indicó que en el 44% de los municipios del país existe explotación ilegal de carbón, oro u otro mineral. Así mismo, durante la elaboración del Censo Minero Departamental, se identificaron 14.357 unidades de producción minera, de las cuales tan solo el 37% tienen título minero; mientras que el 63% no lo tienen”. Se agrega que “ la cifra resultante asociada a los ingresos criminales por explotación ilegal de yacimientos mineros podría aproximarse a los $10 billones, lo que representó el 13% del PIB Minero en el año 2012 …”.

(3) Proyecto X: Cómo espió la Gendarmería a más de mil organizaciones, Clarín, 10 marzo 2013, https://www.clarin.com/home/espio-gendarmeria-mil-organizaciones_0_SkFWsScsvQl.html

(4) Sobre el flagelo de la corrupción, siguen vigentes todas las alertas. Por ejemplo, ante este plan de desarrollo, Salomón Kalmanovitz indica que en el “pacto por la legalidad se enuncia que habrá cero tolerancia para los corruptos. Ojalá fuera cierto porque la corrupción endémica causa la pérdida o el desvío de parte importante de los pocos recursos que logra acopiar el Estado”. ¿Cuál plan de desarrollo”, S. Kalmanovitz, 14 enbero 2018, https://www.elespectador.com/opinion/cual-plan-de-desarrollo-columna-833817

(5) Sobre la moratoria de la minería de oro ver la entrevista en El Espectador, en: https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/no-tiene-sentido-seguir-sacando-oro-eduardo-gudynas-articulo-789751

Estas y otras medidas son parte de las llamadas transiciones post-extractivistas; se analizan en detalle para distintos países en varios documentos disponibles en http://www.transiciones.org

El autor es analista en el Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES). Su último libro publicado en Colombia es “Extactivismos y Corrupción”, editado por Desde Abajo.

http://blogs.elespectador.com/actualidad/embrollo-del-desarrollo/se-militariza-la-gestion-ambiental-territorial/amp?__twitter_i

COLOMBIA: Nora Londoño cuida cofres mágicos que germinan


NoticiasPerfiles y Reportajes  Nora Londoño cuida cofres mágicos que germinan

7 febrero, 2019

No hay día en el que Nora no se despierte en medio de un concierto. Es una armonía natural producida por los trinos de cucaracheros, pinches, caciques candelas, guacharacas y otra especie que visita su casa con frecuencia, pero que tiene un nombre “algo feo”, que no quiere mencionar, pues “no se compadece con su belleza”.

Nora Londoño y su familia viven en la vereda El Carmen, parte baja del municipio de El Retiro. A unos dos kilómetros de la zona urbana tienen un paraíso. Se llama Cantos de Agua. Una hectárea de bosque que se logró recuperar con especies nativas y en peligro de extinción: allí hay magnolios, de maderas muy finas, que pueden crecer hasta 25 metros, y tres abarcaduras; chaquiros, pinos montaña, plantas de sotobosque o anturios. Han atraído hasta a 18 variedades de colibríes.

Toda esa labor la ha hecho Nora en compañía de su esposo Jorge Toro y su familia. Ha sido un trabajo mágico, dice ella, tanto como ver la manera en la que una semilla se puede convertir en un siete cueros o cómo en una semilla de unos centímetros está escondida una ceiba gigante. “Son como cofres mágicos”, anota, solo hacen falta las condiciones ideales para despertar su potencial.

Este espacio, al que le reconocen una energía especial, puede ser visitado por el público con un costo de ingreso de 25 mil pesos. Se ha convertido en un atractivo para los amantes de las aves, que llegan allí desde diferentes partes del mundo para observarlas y fotografiarlas.

La labor que se hace desde Cantos de Agua busca generar conciencia sobre el cuidado de los bosques; sin estos no hay agua, se dispara el clima y no hay cómo purificar el aire, explica Nora. Son un “patrimonio invaluable”, amenazado por la ganadería extensiva, la minería ilegal, la expansión urbana, la extracción ilegal de madera, los cultivos ilícitos y otros factores.

Este siempre fue el sueño de Nora y de Jorge. Cuando salieron de la universidad se radicaron en un pequeño lote cerca de Sonsón, donde iniciaron una granja que llamaron Mi Ranchito. Allí realizaron un trabajo comunitario y formativo durante 21 años hasta que la guerra de todos los frentes los obligó a salir con mochila en mano para la ciudad y dejarlo todo para buscar nuevos caminos que finalmente los condujeron a El Retiro.

https://www.vivirenelpoblado.com/nora-londono-cuida-cofres-magicos-que-germinan/

Diaconado femenino: ¿un paso hacia la ordenación sacerdotal de mujeres?


Por Carlos Esteban | 19 enero, 2019

Las teólogas feministas vuelven a la carga no solo para demandar el diaconado femenino, sino para que se le reconozca como verdadera ordenación sacerdotal, en un primer paso hacia el sacerdocio femenino al que cerró definitivamente la puerta Juan Pablo II.

De lo poco bueno de una Iglesia que va a la rastra del mundo en lugar de tratar de convertirlo es que uno puede ya ver por dónde van a ir los tiros con bastante anticipación. Pero todo sucede tan deprisa que los asuntos controvertidos se solapan, y si ya llevamos algún tiempo viendo una ‘suavización’ en la consideración de la homosexualidad activa y el Sínodo de la Amazonía -que, como es ya costumbre, no irá principalmente sobre la Amazonía, como el de la Juventud no fue sobre la juventud- amenaza con acabar con el celibato sacerdotal en el rito latino, vuelve el runrún sobre el sacerdocio femenino.

No directamente, claro. Juan Pablo II trató de cerrar esa puerta definitivamente en su carta apostólica Ordinatio sacerdotalis de 1994, donde dejó escrito que “la ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica exclusivamente a los hombres”. Y añadió que “con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos, declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.

El actual prefecto para la Doctrina de la Fe hizo no hace mucho referencia a esa cita al tratar de este mismo asunto, al igual que el propio Papa Francisco en respuesta a una pregunta de una líder luterana a la vuelta de su viaje a Suecia en 2016: “Sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia Católica, la última palabra es clara y la dio San Juan Pablo II y esto permanece”.

Pero, en palabras del teólogo de cabecera de Francisco, el cardenal alemán Walter Kasper, “ninguno dogma ha dejado nada asentado”, y en la actual ‘Iglesia líquida’ es difícil cerrar posturas que se opongan frontalmente al pensamiento único hoy en vigor en todo Occidente. Así que si las mujeres, de entrada, no pueden ser sacerdotes, ¿por qué no se les puede ordenar diaconisas?  Ya existían en la Iglesia primitiva, ¿no? Así que publicaciones católicas progresistas como Commonweal o Crux han empezado a agitar las aguas en ese sentido.

La caja de Pandora la abrió el propio Santo Padre en mayor de 2016 en su encuentro con las Superioras Generales de Órdenes Femeninas, donde declaró que “las mujeres consagradas ya trabajan tanto con los pobres, hacen muchas cosas … . Se toca el problema del diaconado permanente. Efectivamente sucedía en la antigüedad, hubo un inicio”. Para luego anunciar que pediría a Doctrina de la Fe un estudio sobre el diaconato femenino en la Iglesia primitiva.

La oposición a esta innovación descansa en la ‘unidad sacramental’: si bien el diaconado, el sacerdocio y el episcopado son posiciones perfectamente diferenciadas, el sacramento es uno solo, el orden sacerdotal, del que serían meros grados.

Por otra parte, ¿eran las diaconisas de cuya existencia en la Iglesia primitiva nos han llegado eco lo mismo que hoy se entiende por diácono? No hay que olvidar que el primer idioma oficial de la Iglesia fue el griego, y junto al significado ‘técnico’ de algunos términos, también coexistía con él un significado común. En el caso de ‘diákonos’, el sentido original del término es ‘servidor’, lo que hace, al menos, probable que las primitivas diaconisas tuvieras funciones administrativas y catequéticas que cumplen también hoy muchas mujeres en la Iglesia.

De hecho, en la propia página web oficial del Vaticano puede encontrarse un texto muy interesante en este sentido, ‘De la Diaconia de Cristo a la Diaconia de los Apóstoles’, conclusiones de la Comisión Teológica Internacional sobre el diaconado femenino. En él pude leerse que “las Constitutiones insisten en que las diaconisas no tengan ninguna función litúrgica” y añade que “sus funciones se resumen de esta forma: “La diaconisa no bendice y nada hace de lo que le corresponde hacer a los presbíteros y diáconos, pero guarda las puertas y asiste a los presbíteros en el bautismo de las mujeres a causa de la decencia”.

En suma, concluyen los teólogos, que “ya en el siglo IV, la forma de vida de las diaconisas se aproxima al de las mujeres que viven en monasterios (monjas). Se llama, en esa época, diaconisa a la responsable de una comunidad monástica de mujeres, como da testimonio de ello, entre otros, Gregorio de Nisa”. Y añaden: “Es necesario precisar que, en Occidente, no se encuentra ninguna huella de diaconisas durante los cinco primeros siglos. Los Statuta Ecclesiae antiqua preveían que la instrucción de las mujeres catecúmenas y su preparación al bautismo fuesen confiadas a las viudas y a las monjas “elegidas ad ministerium baptizandarum mulierum”. Es decir, nos hallamos, como tantas veces sucede, con una misma palabra que en distintas épocas tiene significados diferentes. Si lo que se quiere es resucitar el ‘diaconado femenino de la Iglesia primitiva’, esta es la buena noticia: ya existe.

Pero no es así exactamente como se dice en su mente las mujeres feministas que presionan para resucitar el diaconado femenino, sino más bien como parte de una estrategia gradualista para introducir el sacerdocio femenino en la Iglesia Católica.

https://infovaticana.com/2019/01/19/diaconado-femenino-un-paso-hacia-la-ordenacion-sacerdotal-de-mujeres/

Brasil elimina 11 nuevas áreas protegidas en la Amazonía con una superficie de 600 mil hectáreas.


por Sue Branford en 22 diciembre 2018 | Translated by Soledad Agüero

  • Luchas ambientales. La bancada ruralista en el Congreso de Brasil logró eliminar 11 nuevas áreas protegidas en Rondonia, al supeditar un proyecto de ley de financiamiento estatal de emergencia a su eliminación.

El pasado 25 de septiembre, y tras menos de una hora de debate, los diputados estatales de la Asamblea Legislativa de Rondonia eliminaron 11 áreas protegidas que abarcan cerca de 600 000 hectáreas de bosque. Esta cifra equivale al 3 % de la superficie total de ese estado. La medida fue aprobada en tiempo récord: el proyecto de ley ingresó a la Asamblea en la mañana y para la tarde ya se había convertido en ley.

Sin embargo, esta jugada no fue sorpresiva. Por el contrario, la aprobación fue el resultado de una batalla encarnizada a lo largo de seis meses librada entre la bancada ruralista (grupo de presión de la agroindustria) en la Asamblea Legislativa y el Gobierno estatal (respaldado por los ambientalistas).

Lee más | Perú: deforestación se dispara y avanza sobre los bosques del Bahuaja Sonene

El 20 de marzo de 2018, el Gobierno estatal había dictado un decreto mediante el cual se creaban 11 áreas protegidas. Sin embargo, al escuchar los rumores acerca de la inminente firma de este decreto, el diputado estatal de derecha Alex Redano reaccionó rápidamente. Así, introdujo una enmienda constitucional (PEC 037/2017) que impedía la creación de todo tipo de área protegida por parte del Gobierno estatal sin la consulta previa a la Asamblea. Esta enmienda fue aprobada el mismo día en que se promulgó el decreto que creaba las 11 áreas protegidas.

Mapa de las 11 áreas protegidas de reciente creación que han sido eliminadas gracias a las maniobras legislativas de la bancada ruralista, el grupo de presión de la agroindustria brasileña. Foto: Cortesía de Arte G1.
Un árbol forestal en Río Machado. Foto: Cortesía de SEDAM.

Esto generó una fuerte disputa legislativa. Aún cuando la Asamblea había aprobado el decreto que suspendía la creación de las áreas protegidas, este, a su vez, fue rechazado por el Tribunal de Justicia de Rondonia. De este modo, la creación de las áreas protegidas continuaba su curso.

Ante esta situación, el grupo de presión de los agronegocios de la Asamblea no se dio por vencido. Según Hamilton Santiago Pereira, secretario de estado de Desarrollo Ambiental, la bancada ruralista exigió la eliminación de la mayor área protegida recientemente creada: la Estación Ecológica Soldado del Caucho (Estação Ecológica Soldado da Borracha), con una superficie de 178 948 hectáreas. A cambio, el sector ofrecía su apoyo para lograr la aprobación de una ley de emergencia que buscaba aumentar los ingresos públicos necesarios para afrontar pagos fundamentales; entre ellos, los salarios de los funcionarios. El Gobierno estatal aceptó la propuesta a regañadientes.

Lee más | Áreas protegidas en peligro, indígenas cercados y empresas chinas: el balance ambiental de Bolivia en el 2018

La Estación Ecológica Soldado del Caucho, denominada así por los miles de migrantes que arribaron a la región durante la Segunda Guerra Mundial como recolectores, había sido establecida en marzo como Reserva de Desarrollo Sustentable (RDS). El plan era permitirles a las poblaciones tradicionales permanecer en el lugar, pero expulsar a todos los invasores involucrados en la tala ilegal.

Los pueblos tradicionales de Rondonia y sus medios de vida se encuentran amenazados por causa del flujo masivo de familias en búsqueda de tierras y por los ganaderos. Imagen de WWF Brasil.

El Gobierno convino eliminar solamente esta área protegida. Sin embargo, aprovechando la ocasión, la Asamblea aprobó de manera sorpresiva la enmienda que eliminaba las 11 áreas protegidas. El diputado estatal José Eurípides Clemente, conocido como Lebrão, posteriormente declaró que la Asamblea estaba conformada por “diputados rurales que están comprometidos con el estado de Rondonia de manera general, pero más específicamente con los agronegocios”.

Lee más | Panamá: minería arrasa con bosques del Corredor Biológico Mesoamericano

Y agregó: “Que la extinción de las áreas protegidas sirva de ejemplo a los futuros gobernantes, para que no pasen más por encima de la Asamblea Legislativa”.

Por su parte, el diputado estatal Maurão de Carvalho sostuvo: “No caben más reservas en Rondonia. Tenemos demasiadas”.

Río Machado, una de las áreas protegidas que fue eliminada. Foto: Cortesía de SEDAM.

Mauricio Voivodic, director ejecutivo de WWF-Brasil y una de las principales voces en defensa de las nuevas áreas protegidas, afirmó: “Esta decisión no ha sido debatida con la sociedad. Es fundamental mantener esas unidades de conservación. Si se va el bosque, se van con él todos los servicios ambientales de los cuales depende la humanidad”. La selva amazónica es clave para el secuestro de carbono, lo cual ayuda a reducir la peligrosa escalada del calentamiento global causada por el hombre.

El debate acerca del uso de la tierra es particularmente feroz en Rondonia. Las últimas cifras publicadas por el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE) muestranque, mientras hace 30 años solo el 2 % de la superficie estatal había sido deforestada, en la actualidad la cifra asciende a un 28,5 %. La cifra más alta entre los estados amazónicos. Las principales causas de ello son la migración masiva de familias en búsqueda de tierras alentada por el Gobierno, la expansión descontrolada de la tala y el desmonte para la actividad ganadera.

De acuerdo con los conservacionistas, resulta evidente que quedan pocas tierras disponibles para la deforestación legal. Según el Código Forestal Brasileño, todos los terratenientes de los nueve estados conocidos como la “Amazonía Legal” están obligados a destinar un 80 % de sus tierras a la creación de reservas de bosque intacto. En Rondonia, las áreas protegidas, incluidas las reservas indígenas, abarcan cerca del 40 % de la superficie estatal.

Como consecuencia, en la actualidad, muchos de aquellos que buscan tierras invaden áreas protegidas. Estas incursiones ilegales podrían generar una escalada de la violencia en los enfrentamientos con los grupos indígenas y las autoridades de aplicación de la ley; en especial, si la bancada ruralista fortalece su dominio sobre la Asamblea tras la pasada elección nacional, como parece probable.

COMENTARIOS: Utilice este formulario para enviar un mensaje al autor de esta publicación. Si desea publicar un comentario público, puede hacerlo al final de la página.

La Asamblea Legislativa del estado de Rondonia votando la eliminación de 11 áreas protegidas. Imagen de Gilmar de Jesús/ALE-RO.

Si quieres saber más sobre la situación ambiental en la Amazonía,  puedes revisar nuestra colección de artículos.  Si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam,  puedes suscribirte al boletín aquí. Artículo publicado por  Maria Salazar Agricultura del AmazonasAmenazas para el AmazonasBosquesBosques tropicalesConservación del AmazonasCorrupciónDeforestaciónDestrucción del AmazonasMedioambientePolíticas MedioambientalesSalvar el Amazonas

https://es.mongabay.com/2018/12/areas-protegidas-brasil/?fbclid=IwAR1x6wV_1yOVUkyT9UuVb4S6tgGlA0VZ37CkIIKA6pHGMzXGI31A-8aTUrs

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: