El poder de las chicas: el Vaticano ‘ocultó el arte que mostraba a las sacerdotes’


Un mosaico en el baptisterio de Letrán en Roma mostró a María como obispo hasta que se pintó sobre blanco.
Un mosaico en el baptisterio de Letrán en Roma mostró a María como obispo hasta que se pintó sobre blanco.

Sarah Mac Donald

3 de julio de 2019 2:30 AM

Existe una “evidencia abrumadora” de que las mujeres sirvieron como clérigos en los primeros años del cristianismo, y algunas de las pruebas fueron ocultadas deliberadamente por el Vaticano, según una investigación innovadora.

Expertos en teología y la historia temprana de la Iglesia Católica escucharon a la Dra. Ally Kateusz, investigadora asociada del Instituto Wijngaards para la Investigación Católica, resumir los hallazgos en una conferencia organizada por la Sociedad Internacional de Literatura Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma ayer.

La Dra. Kateusz, autora de ‘María y mujeres cristianas primitivas: liderazgo oculto’, basa sus hallazgos de investigación en la representación de mujeres como clérigos en artefactos antiguos y en un mosaico en una iglesia romana en la que María, la madre de Jesús, es representada como un obispo

Reveló que este mosaico contenía una cruz roja en una vestimenta que solo llevaban los obispos.

Pero se cubrió con pintura blanca en las órdenes del Vaticano “para disfrazar el hecho de que María fue representada como un obispo”.

Los hallazgos están preparados para desafiar el dogma de larga data en el catolicismo de que las mujeres no pueden ser sacerdotes, estrictamente aplicadas desde el Papa Juan Pablo II, quien también dictaminó que el tema de las mujeres sacerdotes ni siquiera podía discutirse con pena de excomunión.

Una mujer sacerdote en una antigua caja de relicarios.
Una mujer sacerdote en una antigua caja de relicarios.

Algunos de los seis sacerdotes irlandeses que han sido censurados por el Vaticano en los últimos años fueron atacados por su apoyo a las mujeres en el sacerdocio.

Según el Dr. Kateusz, los tres artefactos más antiguos del mundo que representan a los cristianos en el altar en las iglesias, todos representan a una mujer en el altar.

“Representan mujeres en el altar en tres de las iglesias más importantes de la cristiandad: San Pedro en Roma, Santa Sofía en Constantinopla y la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén”, dijo.

Miriam Duignan, portavoz del Instituto Wijngaards, dijo: “Esto es una evidencia de que las mujeres sirven como clérigos en algunas de las iglesias más importantes de la cristiandad”.

La Dra. Ally Kateusz ha escrito un libro sobre las mujeres en el cristianismo.
La Dra. Ally Kateusz ha escrito un libro sobre las mujeres en el cristianismo.

Parte de la investigación se relaciona con una caja de relicario de marfil que data de alrededor del 430 DC y muestra a una sacerdote en el altar en la Basílica de San Pedro en Roma.

Hablando sobre el Baptisterio de Letrán en Roma y el mosaico escondido allí, el Dr. Kateusz dijo: “El Papa Theodore encargó este mosaico, incluido el palio del obispo [sobre María]. Levanta los brazos como si estuviera realizando la Eucaristía. Es una forma simbólica de decir María. era un líder de la iglesia “.

Irlandés independiente

http://www.independent.ie

CHILE: Marcial Sánchez sobre Carlos Irarrázaval: “Ese elemento misógino está presente en varios obispos que tienen su edad”


El presbítero no asumirá como obispo auxiliar tras sus polémicas afirmaciones sobre las mujeres y la comunidad judía. El historiador experto en Iglesia Católica aseguró que ha habido una “deformación” en la educación entregada a los religiosos en materia de género.CompárteloComparte en FacebookComparte en Twitter

Sin siquiera haber sido ordenado, el Vaticano aceptó la renuncia del obispo auxiliar de Santiago, Carlos Irarrázaval Errázuriz, quien fue duramente cuestionado tras sus polémicas declaraciones entregadas a CNN Chile en las que aseguró que en la última cena no había mujeres y eso “había que respetarlo”.

El Vaticano aceptó su renuncia a menos de un mes de haber sido nombrado. Sin embargo, Irarrázaval seguirá desempeñando sus funciones como párroco de la parroquia el Sagrado Corazón de Providencia.

Respecto a los dichos del presbítero, en entrevista con Matilde Burgos, el historiador experto en Iglesia Católica, Marcial Sánchez, aseguró que “Carlos a lo mejor no tiene la culpa, los que tienen la culpa fueron los que formaron a Carlos Irarrázaval”.

“Son generaciones formadas de acuerdo con este elemento misógino que tienen en cuanto a la respuesta de las mujeres en la Iglesia Católica, y eso es tremendamente complejo, y no solamente lo muestra Carlos, sino que otros sacerdotes”, explica.

Además, aseguró que los conductos actuales para nombrar a los obispos, tanto en Chile como en el mundo, no son los adecuados.

“Carlos Irarrázaval no era una mala persona, no era competente para el cargo. Él se da cuenta que no era competente para el cargo”.

“Aquí hay un problema de educación. Ese elemento misógino está presente en varios obispos que tienen su edad, hay una formación, una deformación que es lamentable”, enfatizó Sánchez

http://www.cnnchile.com/programas-completos/marcial-sanchez-sobre-carlos-irarrazaval-ese-elemento-misogino-esta-presente-en-varios-obispos-que-tienen-su-edad_20190614/

Cómo la ‘elección’ bíblica ha justificado la violencia, la misoginia y el sentimiento antiinmigrante


7 de junio de 2019, 10:35 a.m. Peter laarman

El nuevo libro del erudito bíblico Michael Coogan examina los peligros asociados con el concepto bíblico de elección, que tiene sus huellas dactilares en todo, desde el tratamiento genocida de los pueblos indígenas hasta la idea de que las mujeres, cuando los creyentes creían que habían sido creadas como meros recipientes para la reproducción, Puede ser tratado a la manera del ganado de cría.

Dios Padre y Ángel, por Giovan Francesco Barbieri. 
 Musei di Strada Nuova / Wikimedia


Un maestro de escuela dominical temprano dijo que sería una buena idea para nosotros, los pequeños, aprender el idioma holandés lo más rápido posible, ya que era cierto que esta lengua gutural sería el idioma oficial del Cielo. Espero que el erudito de la Biblia Michael Coogan, autor de los Favoritos de Dios: judaísmo, cristianismo y el mito de la elección divina(Beacon Press, abril de 2019), diría que no habría ninguna razón religiosa enparticular  para que mi maestra se considere fuera de lugar en Expresando certeza sobre este punto. Él diría que así es como funciona siempre la religión: la configuramos para servir a nuestros fines parroquiales.

El armamento de la creencia es especialmente agudo en culturas como la nuestra que se creen receptores de una protección divina especial. El daño causado se propaga fácilmente desde ofensas arraigadas directamente en un sentido de elección equivocado (p. Ej., El tratamiento genocida de los pueblos indígenas) hasta atentados estrechamente adyacentes, como la idea de que las mujeres, cuando los creyentes creían que habían sido creadas como meros recipientes para la reproducción, Puede ser tratado a la manera del ganado de cría. El autor Coogan no explora todas estas ramificaciones viles del concepto de elección especial, solo menciona brevemente el papel del concepto en el fomento del sentimiento antiinmigrante, pero su exposición, sin embargo, ayuda a iluminar muchas otras formas de guerra cultural teñida religiosamente.

Coogan, who directs publications for the Harvard Semitic Museum and who adapted his compact book from a course he has taught at Harvard Divinity School, is one of the rare academics who know how to tell a good story with dry wit backed by immense learning. It’s easy to see why HDS students flocked to Coogan’s course: He throws brilliant light on complex and often contradictory Bible texts while reminding us that how these documents appear in their final form always reflects the exercise of social and political power. The unchanging and inerrant Word of God? Not so much. More like propaganda for the winners in bitter internecine power struggles. In this respect, they’re not much different from canonical works produced within other ancient cultures, as in the writings of Virgil, for example, which suggest a divine hand in the foundation of imperial Rome.

En el prefacio de su libro, Coogan marca la “esquizofrenia intelectual” que afecta el estudio bíblico en los últimos dos siglos: el confuso desenfoque creado por los estudiosos que han captado los problemas en textos que tocan el concepto de elección pero que, sin embargo, han permitido que sus sensibilidades religiosas Prevalecen en dar una especie de pase al concepto.

http://www.rewire.news/religion-dispatches/2019/06/07/how-biblical-chosenness-has-justified-violence-misogyny-and-anti-immigrant-sentiment/

¿Ves a esta mujer? Dolores Aleixandre


La pregunta de Jesús al fariseo sigue abierta invitándonos a un cambio de mirada

31.05.2019 |

 Se lo preguntó un día Jesús a Simón el fariseo que, incapaz de mirar más allá de las apariencias, juzgaba con dureza a la mujer que ungía los pies de su invitado.  Nos lo pregunta también a nosotros, acostumbrados a leer una y mil veces los textos evangélicos  “sin contar las mujeres ni los niños”, o mirándolas como aquel ciego que, en lugar de personas, solo veía árboles en movimiento.

¿Dónde está tu hermana?

Podemos aventurar, con poco margen de error, cuál sería la respuesta a esta pregunta por parte de la mayoría de los varones contemporáneos de Jesús: “Las mujeres están allí donde deben estar,  en los lugares que les han sido asignados según nuestras tradiciones y leyes. Su espacio es el interior de la casa y no deben salir de ella sin ser acompañadas por alguno de nosotros. No les está permitido hablar en público, ni dedicarse a estudiar la ley y ningún rabino las aceptará nunca como discípulas. El trato con ellas es peligroso ya que pueden  contaminarnos con su impureza, como nos previene el Levítico (Lev 15,19-33). Por eso  deben estar alejadas del culto, ocupar en el Templo un lugar aparte y permanecer tras la celosía en las sinagogas. Su presencia es irrelevante a la hora de comenzar la oración y tampoco están obligadas a recitar diariamente el Shema, ni a subir en peregrinación a Jerusalén en nuestras  fiestas. Debe bastarles el encargo de encender las velas en la celebración doméstica del sábado y cuidar algunos detalles rituales.

Al ser emotivas e irracionales, parlanchinas y débiles, su testimonio carece de validez; les corresponde ser sumisas y procurar no caer en la vergüenza. Sobre el trato con ellas reflexionan nuestros sabios: “Por las mujeres se han perdido muchos (…);  vino y mujeres extravían a hombres inteligentes” (Eclo 9,8; 19,3) “Ninguna herida como la del corazón, ninguna maldad como la de la mujer” (Eclo 25,13). Sus sentencias están colmadas de razón: “Más vale vivir en rincón de azotea que en posada con mujer pendenciera” (Pr 21,9); “Gotera continua en día de chaparrón y mujer de mal genio hacen pareja” (Pr 27,15); “La mujer iracunda deforma su aspecto y pone cara hostil como de osa; cuando su ma­rido se sienta con los compañeros, suspira sin poderse contener” (Eclo 17,18).

Comentan también nuestros sabios que Dios se preguntó de dónde podría sacar a la mujer: no de la cabeza del ’Adam, para que ella no levante la cabeza por soberbia como las hijas de Sión (Is 3,16); no del ojo, para que no haga de lechuza (Is 3,16); no de la oreja, para que no sea indiscreta al escuchar como Sara (Gen 18,10); no de la boca, para que no sea demasiado locuaz como Miryam (Nm 12,1); no del corazón, para que no sea demasiado celosa como Raquel (Gen 30,1); no de la mano, para que no sea demasiado ávida como Raquel (Gen 31,19); no del pie, para que no sea una vagabunda como Dina (Gen 34,1); sino de una parte escondida del cuerpo, para que sea modesta. Por eso oramos tres veces al día al Santo, bendito sea, diciendo: “Bendito seas Señor porque no me has creado pagano, ni ignorante, ni mujer”.

¿Qué palabras son estas?

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea; Herodes, virrey de Galilea; su hermano Filipo, virrey de Iturea y Traconítida, y Lisanio, virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, en la Galilea de los gentiles se oyó una voz nueva que comenzó a generar un tejido sonoro:  acompañaba la presencia  de un galileo itinerante llegado de  Nazaret y se extendía como un rumor insólito que provocaba asombro, sacudía conciencias y dejaba desvelados y expectantes. Iban dejando a su paso un rastro de sorpresa y de júbilo: estaba surgiendo algo nuevo e imprevisto, una energía poderosa que ponía en pie la esperanza de la pobre gente. Hablaban de ello, lo comentaban,  lo susurraban entre ellos: en este hombre llamado Jesús, el tiempo de Dios se ha cumplido, el Reino se ha acercado. Anuncia la buena noticia de la gracia de Dios, la posibilidad de vivir la vida como una ocasión sorprendente y única. Las palabras del profeta Isaías cobraban un nuevo sentido: “El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en sombras de muerte, una luz les brilló” (Is 8, 23‑9,1).

El rumor  llegó hasta las mujeres y muchas de ellas  se abrieron a aquella inaudita novedad y sintieron caer las cargas que pesaban sobre sus hombros. Alguien hablaba del reino de Dios como de un espacio sin dominación,  anulaba las pretensiones de superioridad masculina, no se interesaba por cuestiones de sexo o de pureza,  actuaba con asombrosa libertad, se relacionaba con las mujeres  a través de sus cinco sentidos: miraba de frente,   escuchaba, dialogaba, no rehuía su contacto, ni sus perfumes ni su afecto. Quizá recordaron el salmo: “El día le pasa el mensaje al día, la noche se lo susurra a la noche…; como un esposo sale de su alcoba, contento como un héroe a recorrer su carrera, nada se esconde de su calor…” (Sal 19, 2. 6).

Cuando aquel hombre hablaba de Dios, incorporaba a su lenguaje las pequeñas cosas de la vida cotidiana que ellas conocían tan bien: la levadura que hundían en la masa para hacerla fermentar; el manto que se rompía si echaban un remiendo de tela nueva; el candil que encendían al atardecer para alumbrar la casa; el agua que iban a buscar cada día a la fuente; la sal con la que condimentaban las comidas; el arcón en el que guardaban cosas nuevas y viejas; el aceite de sus alcuzas,  el barrer cuidadoso que les permitía encontrar una moneda perdida. Se sentían incluidas al escuchar nombrar cosas que les ocurrían cada día:  una boda, una enfermedad, niños que jugaban en la plaza, un hijo que se iba  de casa, una semilla de mostaza plantada en el huerto, una recién parida con su hijo en brazos.

Aquellas realidades dejaban de ser irrelevantes y se convertían en la escala que Jacob había visto en sueños y por ellas bajaban y subían los mensajes de Dios; eran la arcilla de la que aquel  Maestro se servía para modelar sus palabras, la zarza ardiente en la que Dios se revelaba.         

“¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron!”, exclamó entusiasmada una de ellas. “Dichosos más bien quienes escuchan la Palabra de Dios y la guardan”, respondió él (Lc 11,27). Era una bienaventuranza que anunciaba un mundo de iguales y abría ante ellas las puertas del discipulado.

(Christus, Abril 2018)

http://www.religiondigital.org/un_grano_de_mostaza/Ves-mujer_7_2126857302.html

CHILE: Obispo Irarrázaval se disculpó por polémicos dichos sobre mujeres


Publicado: Jueves, 30 de Mayo de 2019 a las 17:36hrs. Autor: Cooperativa.cl

El obispo auxiliar de Santiago aseguró que lamenta haber usado “expresiones que han provocado molestia e incluso dolor”.

La semana pasada, Irarrázaval manifestó que “en la última cena no había ninguna mujer en la mesa y eso tenemos que respetarlo”.

Obispo Irarrázaval se disculpó por polémicos dichos sobre mujeres

Mediante una carta, el obispo auxiliar de Santiago, Carlos Irarrázaval, se disculpó por los polémicos dichos sobre mujeres, emitidos la semana pasada. 

El pasado jueves, Irarrázaval fue entrevistado por CNN donde aseguró que “en la última cena no había ninguna mujer en la mesa y eso tenemos que respetarlo“.

Tras esto, el recientemente nombrado obispo auxiliar emitió una carta donde manifestó que “días atrás, al conceder una entrevista a un medio de comunicación, utilicé expresiones que han provocado molestia e incluso dolor en muchas personas, especialmente al referirme al rol de las mujeres en la vida de la Iglesia, como también al aludir a la crisis por la que atravesamos”.

Quisiera pedir muy sinceramente perdón por el sufrimiento y desconcierto que mis declaraciones pudieron causar”, manifestó.

Además, agregó que está “comprometido con el Señor en trabajar por la comunión de la Iglesia, sabiendo que sinodalmente todos somos constructores –mujeres y hombres- con la riqueza de nuestras diferencias, para una Iglesia más acogedora e inclusiva”.

Ayer, el mismo obispo auxiliar formó parte de una reunión con la Comunidad Judía a quienes también manifestó sus disculpas tras haberlos calificado de “machistas” en la misma entrevista. 

Carta Obispo Carlos Irarrázaval by Cooperativa.cl on Scribd

http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/iglesia-catolica/obispo-irarrazaval-se-disculpo-por-polemicos-dichos-sobre-mujeres/2019-05-30/165329.html

El sexo de la Última Cena


 JUE 30 MAY 2019 |  01:06 AM

Para las mujeres, hasta el espacio dejará de estar vedado. La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) enviará una mujer por primera vez a la Luna en 2024, dentro de su proyecto Artemis, que también supondrá el retorno de las misiones tripuladas al satélite desde la Tierra.

Frente a un hito de tal envergadura, contrastan las palabras del obispo auxiliar de Santiago, Carlos Irarrázaval. Graficó su apreciación sobre el rol de la mujer en la Iglesia Católica recurriendo a una referencia histórica: “Es cierto que en la Última Cena no había ninguna mujer sentada en la mesa y eso tenemos que respetarlo también”. De la indignación generada no debiera seguirse mayor sorpresa. Aunque con Francisco hemos visto el anuncio reciente de la creación del primer equipo de fútbol de la historia de la Santa Sede, así como la incorporación de mujeres a comisiones como la Teológica Internacional, la Pontificia de Protección de Menores y a las que investigaron las finanzas vaticanas, resulta que la que se abrió para abordar el diaconado femenino se habría ralentizado. Tal situación corrobora la afirmación que vertiera Karen Armstrong, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales y estudiosa de las religiones comparadas: “El Talón de Aquiles, no solo del Papa sino del cristianismo en general, es que no ha sabido cómo afrontar el problema de la sexualidad y del género”.

En Chile se vienen debatiendo, con distinto tenor e intensidad, las deudas de la democracia con las chilenas desde que ésta se recuperara. La llegada por primera vez de una mujer a la presidencia, en 2006, y la “ola feminista” de 2018 generaron oportunidades políticas para acelerar el tratamiento de varias de ellas. Vemos hoy que las universidades elaboran protocolos sobre el acoso sexual y sus investigadoras denuncian las dificultades para ser madres, al tiempo que el propio gobierno, ante la falta de diligencia de las empresas, crea un registro de mujeres para sus directorios. Por contraste, no se discute mayormente el rol que les cabe a algunos agentes como las iglesias en el orden de género y su mantenimiento. En el caso de la Católica, resulta aún más curioso dado que los escándalos de abusos sexuales arrasaron en 2018 con toda su jerarquía en un hecho inédito: 34 obispos de todo Chile.

Las iglesias no pueden mantenerse al margen de las demandas por mayor igualdad a las que tratan de responder los gobiernos, las universidades, la sociedad civil y las empresas. Se requiere coraje para gobernar los cambios y una igualdad de género que alcanza a un sacerdocio, también femenino, forma parte también de este intento. Por ahora ¿qué vamos viendo? Que es más fácil que una mujer llegue a la Luna a que pueda impartir los sacramentos.

http://www.latercera.com/opinion/noticia/sexo-la-ultima-cena/675556/

El clero femenino y el techo de vidrieras


Las líderes cristianas y judías transformaron el panorama religioso de los Estados Unidos durante la década de 1970, pero la discriminación sutil ha limitado sus oportunidades.

Carol Coslett es cotejada como el nuevo Arcediano de Chesterfield.

Carol Coslett es cotejada como el nuevo archidiácono de Chesterfield, Inglaterra. via flickrPor: Peter Feuerherd 28 de mayo de 2019  2 minutosCompartirTweet Email Impresión

El 3 de junio de 1972, Sally Jane Priesand fue ordenada la primera mujer rabina en la historia de Estados Unidos. Priesand fue parte de un movimiento que transformó el panorama religioso durante la década de 1970, ya que las mujeres comenzaron a ser ordenadas no solo en el judaísmo sino también en gran parte del cristianismo.

Sin embargo, a medida que más y más mujeres se convirtieron en miembros del clero, descubrieron que el “techo de vitrales” bloqueaba su progreso. El sociólogo Paul Sullins señala que las mujeres ordenadas en la Iglesia Episcopal se vieron relegadas en gran parte a posiciones eclesiales más bajas. La oposición sutil a su ordenación tomó la forma de rechazar oportunidades de trabajo a mujeres clérigos en busca de pastores.

Algunas iglesias cristianas, especialmente el catolicismo romano, se resistieron al movimiento para aceptar a las mujeres como clérigos. Incluso las iglesias que aceptaban al clero de las mujeres lo hacían de mala gana, sin ofrecer oportunidades completas. “La ordenación es una cosa; el despliegue es otro “, Sullins citó a una mujer ordenada para la Iglesia Episcopal.La desigualdad se mantuvo en la Iglesia Episcopal como resultado de los valores culturales incorporados.

A diferencia de las parroquias católicas romanas, los laicos episcopales tienen una fuerte opinión sobre quién es seleccionado como pastor. Sullins sugiere que la desigualdad se mantuvo en la Iglesia Episcopal como resultado de valores culturales incorporados que no cambiaron mucho con el tiempo, incluso cuando el cuerpo eclesial más amplio permitió la ordenación de mujeres. Esto se manifestó en la forma en que las clérigos de las mujeres en la Iglesia Episcopal escalaron las filas de las instituciones eclesiales más grandes y las burocracias, al tiempo que se encontraron con frecuentes oposiciones a nivel parroquial. El proceso de selección más democrático de los rectores, el equivalente de pastor, a menudo funcionó en contra de las mujeres que buscaban avanzar en los rangos de la iglesia. A nivel parroquial, incluso un pequeño grupo opuesto a la idea de una pastora podría ejercer un veto informal en el proceso de selección.

Una generación después de que Priesand fuera ordenado rabino, las mujeres comprendían alrededor del cuatro por ciento del clero judío, divididas en todo el espectro de la Reforma Conservadora. Esas primeras mujeres rabinas vieron su papel de manera diferente a sus contrapartes protestantes. Las ministras mujeres protestantes se vieron a sí mismas en una vena más espiritual, y más a menudo se sintieron llamadas por Dios como líderes religiosas. Las mujeres rabinas se vieron a sí mismas más como líderes de la comunidad y defensores de la justicia social, particularmente en lo que respecta a los problemas relacionados con los derechos de las mujeres.

Según un estudio realizado por los estudiosos Rita J. Simon, Angela J. Scanlan y Pamela S. Nadell, “los rabinos ven sus roles en términos más seculares. Quieren cambiar el mundo, especialmente en asuntos que afectan a las mujeres “.

http://www.daily.jstor.org/women-clergy-and-the-stained-glass-ceiling/

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: