Roy Bourgeois y Janice Sevre Duszynska ARCWP comparte la llamada de Mujeres Sacerdotes para renovar la Iglesia en San Estanislao de Polonia comunidad católica en St. Louis, texto y resumen de Compartir


 
Janice Sevre Duszynska ARCWP y Roy Bourgeois en la parroquia católica de San Estanislao en St. Louis Missouri

Resumen del P. Hablar de Roy Bourgeois:

Empezó con sus raíces en una pequeña parroquia en Luisiana, donde los últimos bancos estaban reservados para los afroamericanos. Llamó a la injusticia y el pecado del racismo. Habló de su tiempo como un oficial de la marina durante la guerra de Vietnam y la forma en la cercanía de la muerte le hizo consciente del valor de la vida. También hizo darse cuenta de lo que quería hacer bien en el mundo, por lo que se unió a la Orden Maryknoll, y fue ordenado sacerdote. En sus cinco años en Bolivia vivió en los barrios pobres con los pobres. Comenzó a cuestionar el papel del imperio estadounidense en la explotación de las personas y sus recursos. Apenas escapó Bolivia con su vida. Después del asesinato de Oscar Romero, la violación y asesinato de las cuatro mujeres de la iglesia, dos de los cuales eran amigos cercanos, y finalmente la matanza de cerca de los jesuitas y su ama de llaves y su hija.Estos acontecimientos le enfocados a encontrar el origen de estos homicidios.Su búsqueda lo llevó a la Escuela del Ejército de Estados Unidos de América.Por lo tanto, fundó la Escuela de las Americas Watch, que ha llamado la atención sobre los mil millones de dólares de los contribuyentes estadounidenses que se gastan en la formación de oficiales de América Latina, la tortura técnicas, desapariciones y asesinatos. En el camino, Roy se reunió mujeres que compartieron su llamada al sacerdocio con él. Cuando el ex preso de conciencia, Janice Sevre-Duszynska, lo invitó a su ordenación, aceptó.Participó en la ceremonia y dio una homilía profética en apoyo de las mujeres sacerdotes que repercutió en todo el mundo. Por su acción fue excomulgado por el Vaticano, y expulsado de las Maryknolls después de cuarenta años de sacerdocio. Se continúa dando charlas y escribe artículos de opinión que se publican en todo el país sobre la injusticia de la iglesia hacia las mujeres llamados al sacerdocio. Además de la SOA Watch y su apoyo a las mujeres sacerdotes, que apoya la justicia LGBT. Este mes de noviembre será la segunda reunión de la SOA Watch, cerca de la frontera en Nogales. 

 
Fr. Marek Bozak, Annie Watson ARCWP, Janice Sevre Duszynska ARCWP, Roy Bourgeois Celebramos la liturgia en la iglesia de San Estanislao en St. Louis, Missouri

Janice Sevre Duszynska ARCWP: 


Buena noches.

Mi nombre es Janice Sevre-Duszynska. Soy un sacerdote y activista de la paz ordenado. Gracias a todos por invitarme aquí hoy.

Establezca la conexión entre el sexismo y el racismo, el sexismo y el nacionalismo, el sexismo y el militarismo, el sexismo y el capitalismo “, dijo uno de mis primeros mentores, hermana Dominicana Marge Tuite a una Iglesia Mujeres Convergencia reunir en Chicago en 1982.

Sabemos que dos tercios de las mujeres del mundo son pobres y sus hijos a cargo, y gran parte de su sufrimiento es causado por el belicismo.

Como las raíces de Roy están en la comunidad francesa de Cajun de Luisiana, las minas son polaca desde el lado sur de Milwaukee, en la calle 15 Sur, justo al final de la colina de nuestra parroquia, Santos Cirilo y Metodio, los santos a los pueblos eslavos. Las tiendas de comestibles de la esquina barrio eran Adamski de, Sweda de Banicki y de.

Nuestra familia vivía arriba en la casa de mi Busia donde practicábamos costumbres polacas, como Swienconka, la canasta de Pascua bendición; hicimos kielbasa, salchicha polaca, e intercambiamos oplatki, la oblea de Navidad. Mi Busia, Marysia, y mi ojiec, (abuelo) Youzef, cruzaron el océano en el Stefan Batory, el barco que lleva a los europeos del este a los EE.UU. a finales del siglo pasado.

Mis primos vivían en la planta baja con su madre y su padre, el tío Hank, que trabajó segundo turno en el Miller High Life. Un niño de la posguerra, que aprendió acerca de los horrores de la guerra no se habla de tío Hank y los hombres en el barrio, algunos que tenían schrapnel en sus rostros y cuerpos. El tío Hank casa encantada de Busia. Mi madre dijo que era porque la noche antes de los tres días de batalla de las Ardenas,

los hombres estaban jugando concertina y el baile y les dio cortes de pelo. Después de la batalla que el tío Hank sobrevivió de alguna manera, se le ordenó a recoger a los miembros de los cuerpos de sus amigos y colocarlos en un saco de patatas.

Mi Busia era un carácter místico directamente de un cuento Issac Bashevis Singer. Para ella no existía una distinción entre las dimensiones del ser y del espacio. Estábamos conectados con la naturaleza y el mundo espiritual. Ella, que me llamó “Janusia” me ha marcado. Se recordó que cruce a mí mismo con agua bendita del Sagrado Corazón de María fuente como salí de la casa diciendo Zostanchez y bogiem, “caminar con Dios.” Ella solía tocarme la cara y dime en polaco que tenía la “Buena Cabezón ”Buen travesura.” no fue hasta años después cuando empecé a ser testigos públicamente por las mujeres sacerdotes que recordaba sus palabras. Me fortalecidos.

Todos los sábados desde la edad de ocho a trece años, me ayudó a mi maestro y amigo, hermana de Paul, sacristía limpias de los sacerdotes y el santuario de nuestra iglesia. Allí, aprendí los nombres de las vestiduras de los sacerdotes. Practiqué las oraciones monaguillo en América y le preguntó al pastor si podía convertirse en una chica altar, también. Él sacudió la cabeza como Francisco hace hoy en día …

Así que en vez hice creer que era un cura. Al limpiar el santuario que estaba fuera del alcance de las hembras, me sentaba en la silla del sacerdote como Desempolvé ella. Me gustaría ir al altar, fingir que estaba leyendo el Evangelio, entonces predicar. Me levanto el pan y el vino. Daría a cabo Comunión y bendigo al pueblo de Dios.

Estas fantasías también en forma y me formaron.

En San Cirilo de que había tres imágenes de las mujeres que permanecen en mi mente: Por encima de los confesionarios: la María la que derramó aceite perfumado caros en los pies de Jesús. ¿Cómo un hombre en la pintura miraba con desdén a causa de su pantalla sensible de afecto y gratitud. Por el contrario, la madre María, de Jesús en el pesebre vidrieras carecía de espíritu-expresión aún. Me encontré de rodillas, rezando mi penitencia en la nave de bautismo a los pies de la enjoyada Jasna Gora Czestohowa, Nuestra Señora de la Montaña brillante. ¿Era su tierra-tierra-como la oscuridad que resonó conmigo? Aquí reflexioné y empecé a formar preguntas como “¿Por qué fue que mi madre, tías, se pidió no Busia y las hermanas sus opiniones? ¿Por qué no hablan y toman la iniciativa?”

Me encontré con Roy Bourgeois en una llamada a la Conferencia de Acción en Milwaukee en noviembre de 1988.‘Tengo un archivo en ti’, dijo, refiriéndose a la vez que interrumpió el ordenación de un sacerdote varón y le pidió al obispo para ordenar a mí. “Obispo Williams, obispo Williams, yo soy llamado por el Espíritu Santo que me presentase para la ordenación. Mi nombre es Janice y te pido esto para mí y para todas las mujeres.” Entonces me postré, con la esperanza de que mis amigos sacerdotes comportamiento solidario y hacer . un círculo a mi alrededor no sucedió, así que se levantó y dijo: “soy todas las mujeres oprimidas de la Biblia soy Sarah, soy Hannah, soy Elizabeth, soy Verónica, soy la mujer. que tocó el borde de Jesús de prendas de vestir, yo soy la mujer que derramó el aceite sobre la cabeza de Jesús. vine aquí hoy con la ayuda de mi patrona, Juana de Arco, con la esperanza de que me ordene para todas las mujeres. Va a ordenar yo?”

pocos días después de 9-11 nuestra comunidad de paz y la justicia entre religiones trajo Roy para hablar en Lexington, Kentucky, en seis lugares diferentes. Cuando predicaba la verdad sobre el militarismo estadounidense en el mundo, se hicieron algunas de las personas en la catedral enojado, al igual que Isaías, Jeremías, y Jesús lo hizo.

Roy mi mentor como activista de mujeres sacerdotes y como un guisante activista de la CE. Cuando fui a prisión federal por mi testigo para cerrar la Escuela del Ejército de Estados Unidos de América, Roy no pudo visitarme como lo hizo para la mayoría de trescientos presos de conciencia de nuestra comunidad SOA Watch. En su lugar, él vino a mi ordenación. . .

No mucho antes de mi ordenación el 9 de agosto del 2008 YO recibir una llamada de Roy mientras conducía. Me dijo que no podía dormir después de haber recibido mi invitación a mi ordenación. Me puse a un lado de la carretera y se detuvo el coche. “He decidido que voy a su ordenación, Janice,” me dijo. Hubo una pausa. Entonces le dije, “Roy, sé que usted sabe lo que está haciendo? Pero, ¿sabes lo que estás haciendo?”

Vida de dos personas se cambiaron cuando fui ordenado. Tengo la suerte de ser amigo de Roy.

No era sólo la adición de las mujeres y agitación para nosotras las mujeres que se convirtieron en sacerdotes. Más bien, es un sacerdocio renovado en una iglesia reformada.

Nos mujeres sacerdotes trabajando en no jerárquica y no clerical. Estamos tratando de ser un círculo de iguales entre sí y dentro de nuestras comunidades litúrgicas, donde todo el pueblo de Dios son bienvenidos en nuestra mesa. . .

 
Roy Bourgeois y Mark Bozak
 
Roy Bourgeois, Annie Watson ARCWP y Janice Sevre Duszynska ARCWP

http://bridgetmarys.blogspot.com.co/2017/04/roy-bourgeois-janice-sevre-duszynska.html

P. Roy Bourgeois, P. Marek Bozek, Annie Watson ARCWP y Janice Sevre Duszynska ARCWP Co-Presidir Liturgia en San Estanislao Comunidad católica de St. Louis, Missouri 16:00 Liturgia


 

Las Mujeres, mensajeras de la Resurrección de Jesús: Por Pauline Jacob


 

 

28 MAR

No es sorprendente que no le reconocieran en un primer momento… No le esperaban, le habían visto entregar su alma. Ese maestro que las había respetado y considerado en pie de igualdad, sin preocuparse de la ley judía tan dura con las mujeres, ese maestro había desaparecido.

Al cabo de tres días de intenso duelo se les aparece para confiarles una misión: ir a anunciar a los Once que Él estaba vivo y les precedería a Galilea. Un hecho singular en el que merece la pena deternerse: son las mujeres las enviadas a anunciar semejante noticia. ¡Inconcebible para aquella época que fueran precisamente las mujeres las enviadas y portadoras de un mensaje público! Aquellas mujeres, por lo general,  no podían moverse solas y  necesitaban el aval de un hombre para que resultar creíbles. No obstante, Él las hace sus mensajeras.

 

¿Por qué  les pidió a las mujeres que fueran las portadoras de su mensaje? Incluso sin saber exactamente lo que Jesús pensó y sintió, sí nos podemos tomar la licencia de aventurar algunas respuestas. La primera es que las mujeres tenían corazón; son numerosos los textos que nos los recuerdan. Ellas no buscaban el poder, ni el mejor puesto; ningún texto menciona semejante actitud entre ellas. En general, fueron bastante discretas. Todo lo que deseaban era “vivir con él” como todo discípulo verdadero (MC 3, 14). Además, Jesús podía tener la certeza de que en sus manos el mensaje llegaría. Normalmente, cuando tenemos una noticia importante intentamos que llegue a sus destinatarios a través de personas en las que podemos confiar. Cuando tenemos la certeza de que harán lo que les hemos pedido, que se dedicarán con todo su corazón y toda su inteligencia a la misión confiada; exactamente lo que hicieron estas mujeres. Jesús las conocía y sabía que no escatimarían energías para que su mensaje se transmitiera.

 

Nos podemos preguntar  de dónde sacaron fuerzas para llegar hasta el final, para esperar en conta de toda esperanza. Probablemente de su propio interior. Su impulso vital no nos soprende. Actúan de forma similar a todas esas mujeres de hoy en día que,  para transmitir el mensaje, dinamizan comunidades cristianas sin el reconocimiento que les ototgaría el ser ordenadas. Asumen responsabilidades similares a las de sus hermanos varones sin poder ofrecer a sus comunidades el alimento saramental, en especial la eucaristía que la Iglesia sitúa en el corazón de la vida cristiana.

 

A aquellas mujeres, testigos de la Resurrección, no las creyeron cuando anunciaron que Jesús estaba vivo. No valía la pena. En cierto sentido hay una analogía con la situación que se da en la actualidad. A las mujeres dentro de la Institución eclesial católica no se las escucha, salvo que pasen ciertos filtros impuestos y decididos únicamente por varones. Y para algunos de ellos, desgraciadamente, la mujer sigue siendo impura, sigue sin ser una igual aunque se predique lo contrario. Ellas siguen sin ser escuchadas, sobre todo cuando afirman que sienten la llamada a proclamar la Palabra de Dios, llamada similar a la de sus hermanos sacerdotes. Se las sigue ignorando como los apóstoles ignoraron el mensaje de la Resurrección: “Pero a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creyeron” (Lc 24, 6.11). Y, sin embargo, es a María Magdalena a quien Jesús se dirigió: “Ve y di a mis hermanos que voy a reunirme con el que es mi Padre y vuestro Padre, mi Dios y vuestro Dios” (Jn 20, 17b). Fué después cuando los Once y los demás se dignaron a conceder cierta credibilidad a las mujeres (Lc 24, 9-10)…

 

En la tradición cristiana, se evoca la Resurrección como el triunfo de la vida sobre la muerte. Para aquellas mensajeras, la Resurrección que ellas anuncian no es solamente la de Jesucristo, sino también la suya. Jesús las resucita con él. Lo hace reconociéndolas con verdaderos seres humanos, completos, con una dignidad similar a la de sus hermanos varones y una libertad que les abren las puertas y no las encierra en una picota por haber nacido mujeres. Creer en la Resurrección, es creer también que un día, nuestra Iglesia se levantará, se pondrá de pié y aceptará que todos los bautizados, hombres y mujeres, pueden recibir la llamada a proclamar la Resurrección, incluso como sacerdotisas, si esta es su vocación. La Iglesia será entonces una luz para la humanidad.

Remitido al e-mail

ORACION MUNDIAL POR LAS VOCACIONES MUJERES Y HOMBRES.


Orar por las vocaciones? Ordenar a las mujeres!
Estimadxs amigxs:
El 7 de mayo la Iglesia católica institucional romana marca su ” Día Mundial de Oración por las Vocaciones, ” orar por “hombres y mujeres jóvenes a escuchar y responder generosamente a la llamada del Señor al sacerdocio, al diaconado, la vida religiosa, [y] las sociedades de apostólica vida.”
Aunque aparentemente incluido, este idioma deja de lado a la nota dichos Ministerios, donde se rechazan las mujeres, silenciado y castigados por seguir su llamado a la ordenación.
WOC y Ordenación de las mujeres en el mundo irá marcando 7 º mayo, un poco diferente …

En conjunto, la ordenación de las mujeres en el mundo, oramos …
que nuestra Iglesia global puede transformar y renovar su institución y prácticas para convertirse en una voz profética y testimonio por la justicia global de género. Oramos para que nuestra Iglesia mantendrá el mensaje del Evangelio de la igualdad y honor a las vocaciones y ministerios de todos sus miembros. Encuentra Oración adicional y Oración haciendo clic aquí.
Y tomamos la acción!
El anfitrión de un testigo en su comunidad! Unirse a los católicos de todo el mundo a medida que levantan sus voces y mover sus pies por la igualdad de las mujeres en la Iglesia Católica Romana! Encontrar un kit de herramienta de organización haciendo clic aquí . Por favor, L et informarnos si usted está organizando un testigo, o quisieran estar conectados con los miembros de WOC en su comunidad, respondiendo a este correo electrónico.
Gracias por actuar y continuando a rezar por una Iglesia inclusiva que da la bienvenida a los dones de todos sus miembros ti. ¡Eres una bendición!
Por la igualdad,
Kate McElwee y Erin Saiz Hanna
Directores co-productor ejecutivo

El ministerio sacerdotal femenino.


February 22, 2015

Dejamos aquí la entrevista sobre el sacerdocio femenino en la que participó nuestra socia Mª Pau Trayner. Se puede ver a partir del minuto 1:08:00

¡Merece la pena!

http://www.rtve.es/alacarta/videos/para-todos-la-2/para-todos-2-27-01-15/2967763/

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2015/02/22/El-ministerio-sacerdotal-femenino

ESPAÑA. MADRID. Mujeres y Diaconado  


April 22, 2017

Hemos convocado un seminario sobre las mujeres y el diaconado, en colaboración con la Asociación de Teólogas Italianas y del Instituto Superior de Pastoral (sede en Madrid de la Universidad Pontificia de Salamanca). Serán los días 3 y 4 de junio, en Madrid.

La propuesta surgió con la invitación que las teólogas italianas nos hicieron el año pasado a participar en los debates entre expertos que ellas están desarrollando en Italia con motivo de la formación de una comisión vaticana para la reflexión sobre el diaconado femenino.

El deseo de las dos asociaciones es colaborar juntas en la reflexión teológica y en la creación de una opinión eclesial que favorezca la participación de las mujeres en lugares eclesiales donde no se nos permite estar. Creemos que colaborar juntas, con otras instituciones, a través del debate y del diálogo entre expertos y personas formadas en la materia, puede ayudar a un camino que beneficie a las mujeres creyentes y, consecuentemente, a la Iglesia en general.

Las jornadas son, por tanto, unas jornadas tipo seminario, donde las ponencias sirvan de marco para un activo debate posterior que profundice en la eclesialidad, la sacramentalidad y los ministerios como un tema fundamental de las Iglesias hoy y la presencia de las mujeres en ello. No se trata de unas jornadas de divulgación, sino que se busca la participación de personas que estén dispuestas a contribuir con sus opiniones y sabiduría, a un nivel teológico académico. Pretenden sistematizar el debate teológico no solo de los ponentes sino también de los asistentes; de ahí que los asistentes no solo vienen a escuchar, sino a aportar.

Con ello, queremos sacar conclusiones y un discurso teológico coherente, que tiene cierta pretensión de publicarse posteriormente, como venimos haciendo últimamente. Por eso estamos convocando a Facultades de teología, Institutos teológicos, Congregaciones religiosas y otras instituciones eclesiales que tengan interés en el tema.

Queremos hacer notar que esta actividad no anula las jornadas de este año de la Asociación, que se celebrarán el 11-12 de noviembre este año. Anotadlo y reservadlo ya. Este año celebramos nuestros 25 años como asociación y sería bonito que estuviéramos todas.

https://www.asociaciondeteologas.org/single-post/2017/04/22/Mujeres-y-Diaconado

Mujeres diácono y mujeres en la jerarquía, dos desafíos que está zanjando Papa Francisco


Mujeres diácono y mujeres en la jerarquía, dos desafíos que está zanjando Papa Francisco
“Este creciente rol de las mujeres en la Iglesia no es feminismo, sino un derecho de todos los bautizados: varones y mujeres”.
Desde el Concilio Vaticano II el Magisterio de los Papas ha venido destacando cada vez más la dignidad y misión de la mujer, sujetando sus enseñanzas a la verdad presente en el Evangelio e integrando la riqueza de la Tradición doctrinal y espiritual de la Iglesia.

El pasado mes de mayo de 2016, Papa Francisco abordó un asunto que podría ser un signo más de su Pontificado. Se trata de dar respuesta a quienes, desde el interior de la iglesia y fuera de ella, piden que también las mujeres puedan ser diáconos… Vale decir, ser parte del orden sacerdotal. Cuestión que podría re-posicionar la figura de la mujer en el orden jerárquico de la Iglesia.

Para un análisis argumental sobre el asunto que sirva de base a una próxima definición, el Papa nombró a comienzos de agosto de 2016 una Comisión compuesta por seis mujeres y seis hombres, presidida por el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Arzobispo Luis Francisco Ladaria Ferrer.

Tensiones en la Comisión

Phyllis Zagano, profesora de religión en la Universidad de Hofstra y autora de varios libros sobre el papel de las mujeres en la Iglesia católica, a las pocas horas de ser invitada a formar parte de la comisión, expuso en público la polémica sobre el tema. Fue en una entrevista que concedió al diario norteamericano New York Times (03.08.2016) donde precisó el objetivo de trabajo encomendado por el Papa: “La pregunta importante aquí es si las mujeres pueden ser ordenadas como diaconisas y esa es la cuestión teológica que debe estudiarse con profundidad.”

Pero Zagano fue más allá para mostrar su apoyo a la idea de tener mujeres diáconos, y –cual si fuere una vocera oficial del Santo Padre, que no lo es- afirmó con pasión al NYT que: “El papa Francisco ha insistido en que quiere ver a más mujeres en puestos de autoridad y hay algunos cargos que las mujeres no pueden desempeñar porque no están ordenadas. La forma tradicional de obtener el estado eclesiástico es a través de la ordenación del diaconado…”.

Pocos días después, desde su habitual columna del National Catholic Reporter, esta influyente académico sin dar citas argumentales para sus afirmaciones señalaba: “…creo que es importante que la iglesia – toda la iglesia – piense y ore acerca de las mujeres diáconas. ¿Fueron ordenadas en ceremonias idénticas a las usadas para los hombres? Sí. ¿Siempre fue así? ¿Quién sabe? ¿Incluyeron sus ceremonias de ordenación la epiclesis – la llamada del Espíritu Santo – y la imposición de manos? Sí…”.

Tras estas publicaciones, algunas semanas después, la Comisión se reunió por primera vez durante dos días y desde entonces ha trabajado con prudencia, en silencio.

Pero hace pocos días, el pasado 8 de abril, el asunto que estudia esta Comisión volvió a ser mencionado por un cercano colaborador del Papa, el cardenal Christoph Schönborn. Entrevistado por el diario austríaco Wiener Zeitung manifestó su cautela respecto de que mujeres pudieren ser ‘ordenadas’ diáconos. “Primero esperemos y veamos lo que la comisión vaticana concluye”, señaló.

Las luces de la historia

En el corazón de Dios, en la enseñanza y actos de Jesús, que narran los Evangelios y cartas apostólicas, no tiene cabida la discriminación entre hombres y mujeres. Son varios los pasajes donde Jesús se distancia del prejuicio cultural propio de su época que consideraba como alguien inferior a la mujer. El Evangelio da testimonio de un Jesús invitando expresamente a las mujeres a ser parte del Plan de Salvación. Asunto que involucra el compromiso personal. Así de Marta espera una mayor entrega a la fe (cf. Jn 11, 26-27): y ella se da por entero al Maestro, pues profesa su fe antes de que Lázaro resucite. Luego, tras su Resurrección, fueron mujeres piadosas que habían ido al sepulcro y María Magdalena a quienes Jesús confió el desafío de transmitir a los Apóstoles (cf.  Mt 28, 8-10; Jn 20, 17-18) esa buena nueva: “Así las mujeres fueron las primeras mensajeras de la resurrección de Cristo para los propios Apóstoles” (Catecismo de la Iglesia católica, n. 641). Es evidente que Jesús otorga autoridad y una misión particular a las mujeres en el Plan de Salvación, en el servicio del Reino.

Al respecto de lo anterior, en su Audiencia General del 6 de julio de 1994, San Juan Pablo II Papa puso de relieve que:

La historia de las primeras comunidades cristianas atestigua la gran contribución que las mujeres dieron a la evangelización, comenzando por «Febe, nuestra hermana como la llama san Pablo; diaconisa de la Iglesia de Cencreas […]. Ella ―dice― ha sido protectora de muchos, incluso de mí mismo» (Rm  16, 1-2). Me complace rendir homenaje aquí a su memoria y a la de tantas colaboradoras de los Apóstoles en Cencreas, en Roma y en todas las comunidades cristianas”, decía el santo Papa.

Los argumentos mariológicos de “Fortea”

Sin embargo, para algunos teólogos el que hayan existido en la historia de la Iglesia diaconisas tan destacadas como Febe no es argumento suficiente para validar hoy doctrinalmente el acceso de la mujer al diaconado, que es parte del orden sacerdotal.

El conocido teólogo sacerdote José Antonio Fortea, escribía en su blog personal el pasado ´Lunes Santo’ 17 de abril una valiosa reflexión respecto de admitir o no a las mujeres en el orden sacerdotal…

“Las razones negativas para no admitir la ordenación de mujeres siempre me habían parecido insuficientes. Me limité a aceptar la Tradición. Lo cual hice sin restricciones internas. Ahora bien, hace una semana me di cuenta de un pequeño detalle. Si la Virgen María es lo que yo he llegado a barruntar que es -es decir, si la santidad que se contiene en ella es de tales proporciones como ahora lo creo–, entonces, el hecho de que María no haya sido ordenada sí que pasa a ser un hecho sustancial.
El hecho de que se dejara fuera del sacerdocio ministerial a una persona que valía más que la Iglesia entera, pasa a ser un hecho afirmativo, no meramente histórico. De forma expresa se quiso dejar sin sacerdocio a la persona que por su cristificación hubiera sido no sólo la más digna de recibir esa potestad, sino más digna que la dignidad sumada de todos los apóstoles y obispos de la Historia: eso no es un mero argumento negativo.
En una visión teológica en la que la Iglesia es pedestal de María, entonces el que la Madre de Dios fuera excluida de la Última Cena implica un expreso designio acerca de todas las mujeres. No sé cuáles puedan ser las razones de la exclusión de la mujer al sacerdocio, pero no me cabe duda de cuál es la voluntad de Cristo”.

La decisión del Papa

Si -como enuncia padre Fortea- la Santísima Virgen María es tal modelo, entonces estaría pendiente que la Iglesia haga explícita la no discriminación de la mujer, profundizando en la riqueza y autoridad que ese modelo entrega a la misión de la Iglesia… cuestión que podría implicar -siguiendo la reflexión de Fortea- una reforma a la jerarquía de la iglesia que incorpore a la mujer, sin por ello desatender que ser parte del orden sacerdotal sería algo querido por Jesucristo sólo para algunos hombres, según sugiere Fortea.

Si habrá o no diaconisas y si estas serán o no parte del orden sacerdotal es una cuestión que pronto definirá el Papa.

Pero una reforma a la jerarquía que incorpore a la mujer es una decisión ya tomada,  que no depende de si habrá o no diaconisas y si estas serán parte o no del orden sacerdotal. Sobre este particular baste leer las declaraciones de Papa Francisco el pasado 12 de mayo de 2016 ante esas más de 900 superioras de congregaciones religiosas:

“La Iglesia debe involucrar a consagradas y laicas en la consulta, pero también en el proceso de decisión… Este creciente rol de las mujeres en la Iglesia no es feminismo, sino un derecho de todos los bautizados: varones y mujeres”.

http://www.portaluz.org/mujeres-diacono-y-mujeres-en-la-jerarquia-dos-desafios-que-esta-2198.htm

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: