ARCWP-Colombia. CRÓNICA Segunda parte:PARTICIPACIÓN EN LAS COMUNIDADES DE BASE DICIEMBRE 7-10/17. Olga Lucia Álvarez Benjumea*


SEGUNDA PARTE:

Seguimos reunidos en el espacio proporcionado por nuestros anfitriones, Juan Carlos, Gladys, Daniel (hijo) y Saida, la principal anfitriona del Encuentro.

Saida, nuestra pequeña anfitriona. Una bendición del Cielo!

La pequeña Isabelita, no se pierde detalle.

Escuchando atentas/os las conclusiones del trabajo en grupos. No es un Encuentro Juvenil, es un Encuentro Intergeneracional.

Celebrando la noche de las velitas en honor a Maria la Madre de Jesús. Es una bella tradición en nuestras familias.

Vista parcial del momento de compartir en el comedor.

Representando el camino de la Esperanza, en sus diferentes etapas de la vida…

Mi prima tambien participa y hace su presentación con los adultos que le tocó, según Aymará nos cuenta.

Lucero, y Azucena, en el  socio-drama.

Mientras Juan y Hernando explican a la Asamblea el trabajo del grupo, Saida, parece diciendo: “Esto es solo papel, ojalá que las reflexiones y compromisos no se queden solo en el.”

“Ustedes, no se preocupen, sigan tranquilos que mi mamá me mima”. Parece decirnos Isabelita.

Continuará….

*Presbitera católica

Anuncios

ARCWP-Colombia. CRÓNICA Primera parte:PARTICIPACIÓN EN LAS COMUNIDADES DE BASE DICIEMBRE 7-10/17. Olga Lucia Álvarez Benjumea*


PRIMERA PARTE:

Hemos tenido la oportunidad de encontrarnos para compartir, orar-reflexionar- y hacer nuestro estudio bíblico, desde el pensar del Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, Pablo de Tarso y Apocalipsis, sobre la Esperanza, en medio de la crisis de desesperanza. Veníamos de Popayán, Bogotá, Medellín, Bucaramanga, y Ecuador. Todos/as de diferentes experiencias de Comunidades Eclesiales de Base.

El tema nos llamaba la atención, nos gustaba y lo disfrutábamos. Fue todo un encuentro intergeneracional: dos mamás, con sus hijas muy pequeñas: Saisa (2 añitos) Isabel (15 meses) 3 jóvenes, pre-adolescentes, 2 jovencitas y 20 adultos.

Fueron días, intensos de trabajo. Todo un compartir fraternalmente entre todos, todos eramos familia, hermanos, los nuevos, rápidamente integrados, y acogidos/as como viejos conocidos/as. Era el encuentro anual, que se viene  realizando desde hace 10 años. Las Comunidades Eclesiales de Base, no han desaparecido, están vivas y firmes!

Lo más impactante en el Encuentro, ha sido la participación de los niños, pedían la palabra preguntaba, trabajaron en los grupos , hicieron sus presentaciones, bien, sociodramas, carteleras. En la oración, intervenían, en los temas…esto no es solo para contarlo así no más, esto es para vivirlo.

Escuchar a Aymará (11 años) orando;  pidiendo por la paz, fin del conflicto,los inmigrantes, refugiados, la salud de nuestra hermana Lucia…

Si el tema era buscar la Esperanza, aqui teníamos una muestra entre estos jóvenes. Nos desafiaban a buscar la Esperanza a partir de nosotros mismos. Qué estábamos haciendo cada uno/a para lograr la Esperanza, que no sea ajena a nosotros/as, que no sea ficticia, engañosa, ó  frustraste? Qué esperanza, esperamos? Qué es nuestra Esperanza?

REPORTE GRÁFICO SOBRE EL DESARROLLO DEL ENCUENTRO

Llegando al lugar den encuentro cansados/as del viaje, nos acogen los anfitriones: Juan Carlos, Gladys y Lucero. Para todos hay un sitio y comida. No importa que algunos tuvieron que comer de pie, unos en la escaleras y otros afuera.

Mientras podemos usar el salón asignado, iniciamos nuestro taller en este espacio. Los niños se colocan en primera fila, listos a participar.

Jorge, nos inicia y acompaña la reflexión con su canto música.

Blanca Cecilia, nos explica la dinámica del taller.

Escuchando a Juan su aporte sobre la Esperanza en el A.T.

Olga Lucia. Nos comparte y motiva a reflexionar sobre la carta de Pablo Flp 3:17-21 en clave de esperanza como ciudadanos del Cielo.

Lucero, nos motiva a reflexionar sobre la Esperanza desde la Apocalipsis.

Se nos ofrecen algunas preguntas para trabajar en grupos. Y como hay niños, alguno borró la parte final de la ultima, que dice: ¿que esperanzas humanas coinciden con las esperanzas y valores del Evangelio?

Trabajando en grupos.

Continuará…

*Presbitera católica.

La primera mujer afro cartagenera que se ordenó como sacerdotisa


Encaminó su vida para apoyar a mujeres que, al igual que ella, se fueron huyendo de la violencia.
Vicky, la primera mujer afro cartagenera que se ordenó como sacerdotisa en Londres

Ana Victoria Mendoza, con su traje de religiosa en Londres, donde oficia misa en una parroquia dentro de la religión anglicana.

Foto:

María Victoría Cristancho

Por: María Victoria Cristancho
07 de diciembre 2017 , 09:32 a.m.

“Estoy viviendo un sueño que jamás imaginé que podría soñar”. Así define su vida Ana Victoria Mendoza de Bastidas, la primera mujer negra, cartagenera, ordenada como sacerdotisa de la Iglesia anglicana en Inglaterra.

Vicky, como la llaman, divide sus días entre sus feligreses de una parroquia al noroccidente de Londres y el trabajo en la Comisión de la Verdad, la Memoria y Reconciliación de las mujeres colombianas en la diáspora, organización sin fines de lucro que apoya a connacionales que sufrieron la violencia en diferentes grados y se refugiaron en tierras europeas.

A comienzos de este año, la colombiana se graduó con honores como magíster en Teología en la prestigiosa universidad británica de Cambridge, y en julio pasado fue ordenada sacerdotisa anglicana en la histórica catedral de Saint Paul, donde la realeza británica asiste a sus ceremonias religiosas y la misma donde se realizaron los funerales de la primera ministra Margaret Thatcher y el primer ministro Winston Churchill.

“El día de mi ordenación me parecía que estaba soñando; esta negrita cartagenera estaba allí, en la majestuosidad de ese templo”, rememora.

Semejante título no le llegó del cielo a esta colombiana de 52 años, de una sonrisa amplia, mirada juguetona y voz melódica de buen acento costeño. En su rostro aún lleva las huellas de un vil secuestro, tortura y violación que sufrió hace 25 años a las orillas del río Atrato, en el Chocó, donde trabajaba como bacterióloga tratando de ayudar a las comunidades indígenas emberas a erradicar una epidemia de cólera que azotaba la región.

Ana Victoria, la menor de nueve hermanos varones de un pastor cristiano y una humilde cartagenera, creció y vivió “en la bondad de Dios”, pero nunca se le pasó por la cabeza seguir los pasos religiosos de su padre. Lo suyo era la bacteriología.

¿Quién manda en el Chocó?

A pesar del tiempo, tiene grabados en la memoria y en su piel los estragos de la violencia sufrida cuando apenas comenzaba a practicar su profesión como bacterióloga. Corrían los inicios de los años 90. Le ofrecieron ir a trabajar al Chocó con organizaciones humanitarias. Como estaba recién graduada y llena de ganas de ayudar, aceptó sin chistar.

Vicky, como la llaman cariñosamente, recorría, en lancha las aguas de ese río, que es ‘la autopista’ entre los pueblos pobres de la región, junto a otra joven llamada Helena.

“Aprendimos a conocer la gente por su nombre, nos recibían en sus precarias casas.
Evaluábamos las aguas y les enseñábamos métodos de prevención del cólera. En esos recorridos nos empezamos a dar cuenta de que desaparecían niñas negras e indígenas (…). Descubrimos que había grupos ilegales que estaban traficando con menores para prostitución”.

Una de esas niñas desaparecidas era Kia, una pequeña embera a quien conocían bien porque su hermana había muerto de cólera. “Yo me creía super-Vicky y me fui con Helena a buscar a la muchachita. Nunca se nos pasó por la cabeza que nuestras vidas pudieran correr peligro”, cuenta. Esa zona estaba controlada por grupos ilegales y guerrilleros.

Descubrimos que había grupos ilegales que estaban traficando con menores para prostitución

Por ese atrevimiento de tratar de rescatar a Kia, las dos jóvenes fueron secuestradas, torturadas y violadas por seis días, antes de ser liberadas.

“Nos partieron por dentro y por fuera. Nos hicieron sentir quién mandaba en el Chocó”, recuerda.

“Mi papá me acogió en sus brazos, sin que mediaran preguntas”, recuerda con un dejo de tristeza. A él se lo llevó un infarto a los pocos meses del secuestro.

El sacerdocio como opción

“Opté por el silencio; no quería pensar y traté de enterrar en mi memoria lo sufrido”. Refugiada en estudios bíblicos, comenzó un peregrinaje que la llevó a Bogotá, a Santiago de Chile, a Guatemala y terminó en Londres.

Su plan original era estar unos dos meses en Inglaterra antes de viajar a Suiza, donde tenía previsto participar en unos seminarios de religión evangélica, y luego volvería a Colombia.

El viaje a Suiza se truncó por variaciones en los requisitos para el curso. Decepcionada, Vicky estaba armando maletas para devolverse a Colombia cuando unos amigos de la iglesia le ofrecieron que se quedara en Inglaterra un tiempo más, a mejorar su inglés.

La hospedaron en casa de los padres de unos amigos en un suburbio en las afueras de la capital. “Me dieron vivienda y me pagaron el curso de inglés”.

Así pasó el tiempo, ocupada en sobrevivir a un idioma que no se le hacía fácil. “Sin darme cuenta, me fui quedando, y Londres se volvió mi nuevo hogar. Aquí me sentí a salvo, sin miedo, lejos de lo que había sufrido en el Chocó”, admite la cartagenera, quien obtuvo un título en Estudios Bíblicos, Históricos y Transculturales. “El llamado al sacerdocio me fue llenando el corazón”, dice emocionada.

Para ganarse la vida, Vicky trabajó desde limpiadora de oficinas hasta agente de seguridad de una empresa de despachos internacionales y supervisora de alimentos en Hampton Court, el emblemático castillo real usado por la realeza británica, los ricos y famosos para sus festines.

Asegura que siempre se ha sentido identificada con el precepto de que “el evangelio de Cristo es incluyente, que defiende la Iglesia anglicana”, donde no hay diferencia de género o inclinación sexual. “Todos somos iguales ante los ojos de Dios, y los anglicanos estamos abiertos a recibirlos a todos, sin distinción”.

El proceso hacia su ordenación sacerdotal comenzó con su bautizo, en septiembre del 2011, seguido de dos años de preparación con un guía espiritual, antes de comenzar su magíster en Teología en la Universidad de Cambridge.

Desde muy temprano, cada domingo, Vicky oficia dos misas en la iglesia St Matthew’s Church, en el barrio de clase media y multiétnico de Yiewsley, al noroccidente de Londres, y durante la semana ofrece guía espiritual a los feligreses. Coordina grupos de oración y apoya en trabajo social con jóvenes y ancianos.

Uno de los preceptos religiosos que más le costó interiorizar a Vicky fue el del perdón. “Perdonar no es fácil, es una cosa de todos los días”, comenta sin amargura, serena.

Perdonar no es fácil, es una cosa de todos los días

A través de amigos conoció a Alejandra Borrero, actriz y activista colombiana. Alejandra la empujó a que escribiera su historia, y la convirtió en el famoso monologo Yo soy Victoria, con el que recorre escenarios para denunciar la violencia contra la mujer. En noviembre del 2015 regresó a Quibdó de la mano de la actriz. “Volví al río Atrato, y entre los cantos de las mujeres locales, el calor y amor de la gente, por fin me atreví a perdonar”.

¿Y si viera a los verdugos de su tragedia?

Aun no sé qué haría.

La sanación en la diáspora Vicky ha asumido este año la coordinación en Londres de la Comisión de la Verdad, la Memoria y Reconciliación de las mujeres colombianas en la diáspora, creada en el 2014.

La sacerdotisa cartagenera explica que el trabajo de la comisión tiene un papel sicosocial que busca apoyar a las mujeres que, como ella misma, salieron de Colombia huyendo de la violencia.

“Nos reunimos, hablamos, reímos y hasta bailamos”, explica Vicky, al comentar que la idea es ser un ambiente de sanación, además de documentar las experiencias de la guerra y la migración, facilitar los procesos de integración en los países de acogida, pero sobre todo identificar habilidades y aportar herramientas para el empoderamiento de las mujeres”.

En cosas del amor, Vicky hoy se siente feliz, pues cuenta con Carlos, su esposo, compañero y confidente. Llevan más de una década juntos.

Se habían conocido en Bucaramanga, adonde Vicky había ido a culminar su carrera universitaria. A comienzos del 2000 se reencontró con Carlos por Messenger. Entre mensaje y mensaje, él le pidió que fueran novios. A mediados del 2003, un viaje sin planificar selló el lazo entre Vicky y Carlos, quien dejó su trabajo y sus negocios para seguirla. “Me fui a Colombia soltera y me volví a Londres con argolla de matrimonio.
Ya todo era distinto. Ya no estaba sola”.

¿Qué es la Iglesia anglicana?

​La Iglesia anglicana o Iglesia de Inglaterra fue fundada por el rey Enrique VIII en 1534, en rechazo a la autoridad católica papal de Roma y la declaración resultante de que el rey era la cabeza de la Iglesia en sus dominios.

Aunque sus ritos son muy similares a los del catolicismo romano, se diferencia en que sus sacerdotes y obispos pueden casarse. Además, permite el sacerdocio femenino y de homosexuales.

María Victoria Cristancho
Para EL TIEMPO
Londres

http://www.eltiempo.com/mundo/europa/la-primera-mujer-afro-cartagenera-que-se-ordeno-como-sacerdote-159202

“PORQUE SOY HIJA DE ABRAHÁN” PRESENTACIÓN DEL LIBRO. MARIA ELENA GARMENDIA. Carmelita.


 

Presentación del libro

Iscreb 2 de diciembre 2017

 

I.- Un tipo de escritura

Porque soy hija de Abrahán es un libro corto que quiere pertenecer a un tipo de escritos: el testimonio.

Hace poco leí en una revista una entrevista a Cristina López Barrio (escritora) y  ella comentaba que dejó la carrera de Derecho para presentarse a un premio literario. Como no ganó, volvió a los estudios, pero el gusanillo de la escritura no le abandonaba; y cuando triunfó con La casa de los amores imposibles (Plaza&Janés) abandonó la abogacía por la escritura. A lo largo de la entrevista, esta mujer afirmó dos cosas que me parecen importantes:

  • “Me interesa esa forma de tratar la creación literaria (realidad y ficción se combinan de manera sutil y perfecta), la manera en que, a través de la literatura, creamos vida”.
  • “Niebla en Tánger (su última novela) es una novela que habla cómo las historias nos ayudan y nos dan valor, cómo nos salvan la vida (como se la salvaron al protagonista).

 

Estoy convencida de ese poder de la escritura que comenta Cristina. Con las palabras, con nuestras palabras podemos crear vida y las historias ficticias nos pueden hacer sentir que nos salvan la vida. Hace tiempo, la revista Imágenes de fe dedicó uno de sus números a la cuestión de la novela como herramienta adecuada para la teología. Esa posibilidad amplió mi mentalidad; porque, sí, estoy convencida que la novela –la novela profana-, por no ser dogmática, rompe provocativamente los límites convencionales y puede servir para (re)”pensar” la teología. Cuando en el perfil de los profesores de Iscreb vi que Marc Mercadé era doctorando y su tesis versaba sobre las novelas de Dostoievski, en concreto Los hermanos Karamazov (¡impresionante la figura del Gran Inquisidor!) valoré ese proyecto. Es más, recuerdo que cuando estudié la asignatura Misterio de Dios leí con la misma atención el tratado De Trinitate de S. Agustín  que la novela La cabaña de William Paul Young.

Sin embargo, el libro Porque soy hija de Abrahán no pertenece a este tipo de escritura. No es una novela “en servicio” de la teología. Si me permitís una comparación –salvando las diferencias- creo que mi libro corto se asemeja a la segunda forma de escribir de Teresa de Jesús. Porque sabéis que Teresa de Ahumada fue una mujer culta –no erudita- que demostró un dominio precoz del lenguaje y escribió en su adolescencia una novela de caballería (“que daría mucho que hablar”-según palabras del P. Gracián). Sin embargo, sus obras de teología mística las escribió en su madurez cristiana, a partir de los cincuenta años. Para que nazca cierto tipo de literatura se necesita tiempo. Su libro Vida –su gran clásico de teología narrativa- cristalizó después de varias Cuentas de conciencia, unas más largas que otras. Estas Cuentas de conciencia sirvieron de borradores para el perfil de una obra de 40 capítulos donde la autora “ensaya” doctrina. Es decir, a medida que ella cuenta “lo que le acaeció” nos testifica que la mujer sí es sujeto de oración (algo entonces en entredicho y muy vigilado por la Inquisición) y sujeto de misión (¡tremenda osadía! después de la sesión 25 de Trento que enclaustró a todas las monjas por la fuerza del brazo regular o secular). Las tres grandes obras de Teresa de Jesús (Vida-Camino-Moradas) son como una luna en creciente de su vida interior (mientras escribe -¿y como consecuencia de escribir?, me pregunto- avanza del desposorio al matrimonio espiritual) y crece también su compromiso (la monja se convierte en fundadora de mujeres y varones) lo cual, que revierte en la teología post-tridentina enriqueciéndola con un nuevo título cristológico: Cristo Amigo. A partir de Teresa, las mujeres tenemos status de orantes dentro de la Iglesia[1].

Teresa no es un caso aislado como escritora mistagógica. De este tipo de escritura humana que “fermenta” la teología está llena la Biblia (biblos). Según la RAE fermentar significa transformarse químicamente [una sustancia orgánica] en otra, generalmente más simple, por la acción de un fermento.  Leudar o aleudar la masa del pan es una parábola del Evangelio, algo que Jesús se paró a observar cómo lo hacían las mujeres.

En la Biblia hay libros cortos que son potentes levaduras. Por ejemplo, el libro de Jonás. Estrictamente hablando en términos de la primera Alianza, el libro de Jonás suena heterodoxo porque Dios “no puede” tener compasión del enemigo por excelencia (Nínive). No sólo la historia en sí; también es escandaloso que exista un profeta que “conozca” a Dios con ese temple. Por eso huye Jonás, no porque fuese un mal tipo sino porque era un profeta post-temporal, tocando ya el NT.

No sólo en el profetismo hay levadura, también en el culto. El libro de Judit es una joya “deuterocanónica”[2] donde una mujer corrige el modo de orar de Ozías y los jefes de la ciudad: “”No están bien las palabras que habéis pronunciado hoy delante del pueblo, cuando habéis interpuesto entre Dios y vosotros un juramento, asegurando que entregaríais la ciudad en el plazo convenido (cinco días) no os enviaba socorro el Señor. ¿Quiénes sois vosotros para permitiros hoy poner a Dios a prueba y suplantar a Dios entre los hombres? Así tentáis al Señor Omnipotente, vosotros que nunca llegaréis a sondear el fondo del corazón humano, ni podréis apoderaros de los pensamientos de su inteligencia, pues ¿cómo vais a escrutar a Dios? (…) no exijáis garantías a los designios del Señor (…) pidámosle, más bien, que nos socorra, mientras esperamos confiadamente que nos salve” (Judit 8,11-17). La Biblia de Jerusalén pone en Nota: “Su concepto de la eficacia de la oración es ya cristiano”.

Permitidme referirme, todavía, a otro libro corto de la Biblia: Ruth. En clave de Alianza imaginaros cómo tuvo que sonar el “contrato” de lealtad de una mujer joven y fértil con una mujer acabada: me separaré de mi Dios, pero no de ti. “No insistas que te abandone y me separe de ti, porque donde tú vayas, to iré, donde habites, habitaré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios” (Rt 1,16). Este juramento femenino rompía la teología del Deuteronomio que excluía del culto a los moabitas (DT 23, 4)  y abrió una brecha en la genealogía de Jesús recogida por Mateo, con cinco nombres de mujeres que fueron como un big-bang en el AT.

Este otro tipo de escritura (en la Biblia y en los místicos) no garantiza a sus autores una mejor cobertura humana –cuando murió Teresa todavía estaba en la cuerda floja de la Inquisición- ni llegar a ser bets-seller –el libro de Judith no logra el consenso de su inspiración divina en todas las Biblias-. Pero lo irrefutable de ellos –al menos para nosotros, católicos- es que Dios en estos libros es un amanecer sobre buenos y malos; y el sol y la lluvia benefician universalmente. Es decir: hay escritores que viven de sus libros; y hay libros que dan vida. Como imagináis, soy lúcida como para saber que no me voy a mantener por escribir libros; pero tampoco me considero tan “inspirada” como para traer un nuevo filón a la humanidad. Sin embargo, sería una falsa humildad no creer en la chispa divina que se esconde en del barro de nuestra insignificancia. Lo difícil no es creer en Dios como concepto sino creer a Dios en nuestra quebrada vida. Si he escrito Porque soy hija de Abrahán es porque creo a Dios que se me hizo presente, un Dios que se oculta y se manifiesta según sus criterios. Este libro es el testimonio de una creyente.

 

  1. ¿Cómo se gestó el libro?

1.- Teología narrativa:

Por el hecho de ser carmelita he tenido claro esta diferencia de escrituras que acabo de comentaros. El Carmelo tiene tradición de escritura mistagógica y leer durante años a Teresa y Juan de la Cruz formatea. Pero una cosa es saber y otra hacer. Además, ¿la teología post-moderna escucha a la mística? Escuchando a Roberto Casas hablar de la teología narrativa en Donamaría comprendí el valor y la cualidad del texto testimonial en la actualidad, no sólo en tiempos medievales. Desde un sustrato racional que pide estudio y ciencia, la teología narrativa tiene la intención de consolidar la fe en Dios desde su “ministerio” de creer a Dios. Y subrayo estas dos preposiciones: creer en Dios y creer a Dios; porque opino que una cosa es admitir los dogmas y el Magisterio (creer en Dios) y otra obedecer a Dios –en el sentido bíblico de la palabra- que pide la persona entera (subjetividad) y la historia (objetividad); y que, no pocas veces, supone dejar lo sabido y adentrarse por caminos desconocidos. Los libros que antes os he mencionado (Jonás, Judith, Ruth) en la Biblia son saltos en la fe. Si colocásemos seguidos los 73 libros de la Biblia formando un gráfico, en vez de una línea ascendente continua, la Revelación se dibujaría por sucesivos picos, interconectados, mostrándonos intervenciones trinitarias. Ruth es ancestra de Jesús, el Nazareno; Judith balbucea una primitiva oración cristiana; y Jonás entra en el vocabulario de Jesús. Incluso cuando Teresa suma a la cristología el título Amigo, lo que aflora es la vena de Juan 15, uno de los grandes picos del NT.

 

2.- Desencadenante del libro

¿Cuándo una persona comprende que tiene “algo” que decir? Estaba acompañando a una joven carmelita y el médico nos comentó que se estaba dejando morir (en las mujeres, las hemorragias pueden ser una somatización-señal de lo que nos cuesta posicionarnos vitalmente en la sociedad o en la institución eclesial). Me pregunté con dolor: “¿Cuántas mujeres todavía tienen que morir porque no encuentran su lugar en nuestra Iglesia católica?”. Para canalizar mi frustración y poder dormir, esa noche cogí la revista Vida Nueva y leí un artículo sobre ministerios femeninos, una entrevista hecha a cuatro teólogas. Una de esas teólogas era Adelaide Baracco, profesora en Iscreb presencial. Me puse en contacto con ella y por ella supe que otra mujer había vivido la misma experiencia que yo llamo Suceso. Saber que hay más mujeres con esa experiencia fue decisivo para mí. Fue como pasar de la subjetividad a la objetividad: “Luego Dios está actuando” –me dije- “¡y está haciendo sentir esta llamada a mujeres! ¿Cuántas seremos, en realidad?”

 

3.- Lo fundamental que quiero compartir en el libro es esta experiencia que llamo Suceso, que me ha marcado profundamente y que otras mujeres –estoy segura- han recibido. Si hasta ahora he acatado el magisterio católico sobre las mujeres, en este momento que el Obispo de Roma ha nombrado una comisión para estudiar el diaconado femenino, sería una grave omisión no aportar el dato de lo que Dios hace en la historia y en la vida de algunas creyentes. Sé que “lo místico” suscita recelos; y más ahora que nos hemos vuelto tan empíricos. Pero alguien tiene que dar palabra a Dios.

¿No nos está hablando Dios desde la realidad? Sabemos que en Brasil el 75% de las parroquias se quedan sin la misa dominical porque no hay sacerdotes. ¿Está justificada esta hambre eucarística? En mi opinión, en el catolicismo el tema del sacerdocio no sólo está anclado con referencia a la mujer[3] sino además con respecto al celibato obligatorio[4]. Cuando en mi libro hablo de un presbiterado católico judaizado no me refiero al judaísmo como religión sino a un dato que aparece en los evangelios: el judío Jesús nunca hizo una ruptura irreversible con la Torá  pero su exégesis de YHWH y de la Ley chocó frontalmente con la exégesis oficial de los sacerdotes judíos. Los casos que Jesús interpretó (curar en sábado, sobrepasar el ayuno, salvar a los pecadores, admitir mujeres en su discipulado…) nunca invalidaron la Torá. Ni una tilde. Pero puso el dedo en la llaga: “al principio no era así; con vuestras tradiciones, invalidáis el designio de Dios”. Eso tocaba al poder religioso, no a la Revelación en sí.

Lo que ocurría en tiempos de Jesús puede estar pasando ahora en su Iglesia.

 

4.- El Suceso me ha llevado a una vida oculta durante casi treinta años, y recientemente a escribir un libro. Nunca me ha llevado a la reivindicación por la fuerza sino por la vida. Pero… ¡oh, paradoja! el testimonio tiene una extraña mezcla de servicio y parresía; y mentiría si dijese que no las siento. Tengo confianza en Jesús y amo a esta Iglesia católica. Su bautismo me hizo cristiana. Aquí soy templo de la Trinidad. Para ella ha ocurrido este Suceso. Aunque la institución me persiga, mi vida seguiría siendo una carta del Espíritu a su Iglesia, una carta de amor… al modo de Jesús.

 

 

[1] La inspiración que s. Francisco dio al monasterio de San Dámaso donde vivía Clara fue llamarlas “Damas de la pobreza” y sto Domingo fundó la segunda Orden en función de sus predicadores.

[2] Entró en las listas oficiales del Canon, en Occidente a partir del sínodo romano del 382 y en Oriente a partir del concilio de Constantinopla llamado “in Trullo”, el 692. Ni la Biblia hebrea ni la Biblia protestante lo ha aceptado.

[3] La Carta Apostólica Ordinatio sacerdotalis (1994) de s. Juan Pablo II dice: “la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.

[4] El celibato obligatorio para los presbíteros católicos. Todos sabemos que ni el NT, ni en la Iglesia primitiva, ni en parte de la Iglesia medieval era obligatorio. La obligatoriedad nace de Concilios locales, concretamente del II Concilio Lateranense (1139)

sentación del libro

Iscreb 2 de diciembre 2017

 

 

Remitido al e-mail

Tradiciones espirituales femeninas en la historia de la iglesia


La presencia femenina en la expansión del cristianismo fue muy fuerte. Buceando en la historia descubrimos figuras importantísimas como Tecla, María de Magdala, Marcela de Roma, las Madres del desierto, Melania la Mayor, Olimpia de Constantinopla, Hildegarda de Bingen, Clara de Asís o las Beguinas, Hadewijch de Amberes y Margarita Porete. Constatamos que en todos los casos, la historia no ha sido justa con su valía: en el mejor de los casos han sido silenciadas, pero algunas fueron calumniadas y otras quemadas en la hoguera. Nos preguntamos el motivo y constatamos que no es otro que el mismo que le impide a la iglesia en la actualidad aceptar el sacerdocio femenino.

http://www.feadulta.com/es/effa/95-secc5cat/4204-seccion5col26.html

Videoclip de “O Holy Darkness, Loving Womb” para escuchar a O Little Town of Bethlehem “, ideal para las Meditaciones de Adviento / Navidad


https://youtu.be/HTdZyBc9iw

“O Holy Darkness, Loving Womb”, nuevas letras inspiradoras de la justicia racial, el cuidado de la Tierra, la justicia de género, la curación y la afirmación de lo sagrado de todos, con la melodía de “O Little Town of Bethlehem”. Ideal para meditaciones de Adviento y Solsticio de Invierno. Artista vocal: Shannon Kincaid; Letras: Jann Aldredge-Clanton; Artistas visuales: anotados en créditos y otras imágenes del dominio público; Músicos: notados en créditos. “O Santa Oscuridad, Amoroso Vientre, que nutre y crea, sostennos a través de la noche más larga con sueños de puertas abiertas. Nos movemos hacia el misterio que en nuestro centro habita, donde las corrientes de belleza más rica fluyen de los pozos sagrados que viven. Oscuridad creativa, amigo más cercano, susurras en la noche; Calmas nuestros miedos mientras caminos desconocidos nos sorprenden con una nueva visión. Nos maravillamos de su generosidad, sus regalos tan completos y libres, desplegándonos mientras nos despiertas a la nueva realidad. Oh Noche Santa de la dicha más profunda, celebramos tu poder; infundirnos tu energía que hace florecer nuestras semillas. La voz de la oscuridad excita nuestro celo más cálido para unir oscuridad y luz, revela la verdadera santidad. Oh, ven a nosotros, Sophia; tu imagen, negra y justa, nos mueve a terminar con la injusticia y las heridas de la reparación de la tierra. Los tesoros de tu oscuridad y las riquezas de tu gracia inspíranos a cumplir nuestro llamado, nuestro abrazo de santidad “. Palabras © Jann Aldredge-Clanton, de “Himnos inclusivos para cristianos liberadores” (Eakin Press, 2006) Se puede encontrar más información sobre artistas visuales en mi sitio web: http: //jannaldredgeclanton.com/blog/? …

Comunidad Católica Inclusiva de María Madre de Jesús Primer Domingo de Adviento Liturgia con Elena García ARCWP y Karen Hylen, MIndy Lou Simmons, Ministro de Música


Liturgia Primer domingo de Adviento 3 de diciembre. 2017

Vela de Adviento Iluminación de Oración

Presider: Al igual que nuestros antepasados, honramos los ciclos y las estaciones que nos recuerdan el flujo de vida en constante cambio de la que formamos parte. Los actos rituales le dan sentido a la vida: honran y reconocen la invisible red de la Vida que nos conecta a todos.

TODOS: esperanza, como una semilla enterrada en lo profundo de la tierra;escondido, cubierto por capas de decepción, lucha y dolor; enterrado, sin embargo, se extiende, crece y se vuelve. Esperanza, como una semilla convirtiéndose en una nueva vida. Encendemos una vela por esperanza.

Presider :   luces de vela

Encendemos esta  primera  vela y recordamos al Santo, nuestra Madre, que creó la luz y la vida de la oscuridad amando. La sombra oscura del espacio se inclina sobre nosotros y somos conscientes de que la oscuridad de la avaricia, la explotación y el odio también alarga su sombra sobre nuestro pequeño planeta Tierra.  

TODO: Dios amoroso, al comenzar nuestra peregrinación de Adviento, concédenos el coraje para tener esperanza.

Espero tu presencia

Espero por tu paz

Espero tu promesa.                                                                                                                                                                                                                    

¡Enciendamos la luz de la esperanza!  Amén

Gathering Song: Ven, vienes Emmanuel

Tú vienes, vienes, Emmanuel,
reúnes a todos los que tropezaron y cayeron.

Compartes tu vida, compartes tu amor;

Tu amanecer irrumpe con una luz maravillosa arriba.

Estribillo: ¡
Alégrate, regocíjate, oh pueblo de la tierra! ¡En el gran amor de Dios, comprendemos nuestro valor!

Tú vienes, con gracia, oh Fuente de Luz,

Tú nos enseñas a encontrar coraje en la noche.

Tu camino es justicia, misericordia y paz,

Tu sabiduría es el camino hacia la verdadera liberación. Estribillo.

REZO INICIAL

Presentador: Alimentando a Dios, te volviste humano en Jesús y nos mostraste cómo vivir la vida al máximo. Ya sabes lo que significa reír y llorar, caminar y hablar, amar y ser amado. Sabemos que su presencia materna siempre está con nosotros. Que nosotros, como María, vivamos con la esperanza y la expectativa de su venida y que podamos reconocer su presencia dentro de nosotros en todo lo que decimos y hacemos.  TODO: Amén

TODOS: Gloria a Dios en lo más alto, y paz al pueblo de Dios en la tierra. Oh, amando a Dios, te adoramos, te damos gracias, te alabamos por tu gloria. Oh Jesucristo, santo hijo de nuestro amoroso Dios; nos llenas de alegría en tu presencia. Tú que estás con nuestro Dios, recibe nuestra oración. Porque solo tú eres el Santo; tú solo eres el Mesías Tú solo eres el Altísimo, Jesucristo; con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Amén.

Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Amazing Peace por Maya Angelou    R: Gracias a Dios

Salmo 80 Res: Restore us O Holy One; deja que tu rostro brille sobre nosotros, enséñanos a amar (Nan Merrill)

Segunda lectura: 1Corintios 1: 3-9      R:  Gracias a Dios

Aclamación del Evangelio: Aleluya # 44 “Letanía de la Palabra”

Evangelio: Marcos 13: 33-37         R: Gloria y alabanza a ti Jesús el Cristo

Homilía Inicio / Diálogo Homilía
Elena Garcia ARCWP

Homilía para el primer domingo de Adviento

La semana pasada celebramos el final del año litúrgico A. y hoy comenzamos el año B. La palabra operativa allí es Begin.   Sí, los comienzos están llenos de todo tipo de emociones.   Miedo, incertidumbre, alegría, anticipación, incomodidad, alivio. Se pueden experimentar cuando buscamos o comenzamos un nuevo trabajo, unos meses antes de la jubilación, meses antes del nacimiento de un niño.  En todos estos comienzos, hay elementos de preparación y espera.

Aquí estamos de nuevo en Adviento.   Y sabemos que culmina en la celebración de Navidad.   A medida que maduramos, tendemos a recordar las Navidades del pasado. Para algunos tienen recuerdos agradables y para otros de nosotros pueden haber sido visitados por acontecimientos de la vida desagradables. 

Al prepararme para este Adviento, comencé a recordar las innumerables temporadas de Adviento en mi vida. Recordé cuando no nos permitieron cantar villancicos hasta la misa de medianoche y cuando no hubo decoraciones hasta unos días antes del nacimiento de Jesús. No necesito exponer todos los signos de la Navidad que nos rodean desde hace varios meses.

Entonces ahora pregunto, ¿qué significa Adviento para mí ahora, en este momento?   ¿Cómo me entrego a través de todas estas distracciones para la verdadera preparación y búsqueda de Jesús en mi medio?

Para algunas ideas, vamos a desenvolver un poco de los mensajes que se encuentran en las lecturas de hoy.   Maya Angelou comienza con una descripción de la oscuridad que la naturaleza es capaz de otorgarnos. Y aún en este clima de miedo y aprensión, nace la esperanza. Se monta sobre nuestros hombros y se extiende alrededor de la tierra.   Y la paz, que al principio se experimenta como un susurro, se vuelve más y más fuerte hasta que se vuelve más fuerte que la explosión de las bombas. Tenemos el desafío de mirar nuestro mundo y decir la palabra en voz alta. Paz.

Pablo nos recuerda que Dios, por quien hemos sido llamados a la intimidad con Jesús, es fiel.    Y se nos han dado los dones del espíritu para lograr esa intimidad. Al recordar la letanía de los dones que recibimos en la confirmación, es decir, la sabiduría, la comprensión, el conocimiento, el consejo, el valor, la reverencia y la admiración, puede parecer que no hayamos abierto algunos de esos dones. Ah, pero he llegado a comprender que si no desenvolvemos esos regalos, seguirán siendo inútiles, mis hermanas y hermanos. Como dice Alice Camille: “El complemento completo de los dones está en nosotros listo para servir”. Ella sugiere: “¿Por qué no organizar los dones espirituales a medida que se utilizan en nuestras vidas, de mayor a menor”.   Y luego mira lo que hay en el abajo y cómo podemos abrir ese regalo para el servicio?  Si la sabiduría, encuentre un mentor. Si Conocimiento, lee un libro espiritual o toma una clase y así sucesivamente.

En el Evangelio, escuchamos: “¡Estén atentos, estén alerta! No sabes cuándo llegará el momento “.

La vigilancia de la que Jesús habla en el evangelio de hoy no se trata de esperar con temor, ni se desconoce el objeto de nuestra vigilancia. Es más bien la escucha atenta de los pasos familiares del amado que regresa.  Esperar el regreso de un ser querido largamente esperado puede parecer increíblemente largo. Piensa en cómo te sientes cuando se espera que tu ser querido, que ha estado lejos de ti por cualquier razón, llegue en cualquier momento, ¡y entonces ese ser amado está en la puerta! Y estamos listos con los brazos abiertos.   (Historia de hijo Drew)

Comprometámonos en esta temporada de Adviento a estar conscientes, despiertos y vivos. Para levantar nuestra mirada y notar lo que está a nuestro alrededor. Escuchemos a la persona que nos habla. Este mismo día, Jesús quiere entrar en nuestros hogares y en nuestros corazones y nuestra conciencia. Es nuestra decisión si le permitimos nacer aquí o no. ¿Lo vemos y oímos?

Quédate quieto y escucha.

Preguntas para reflexionar sobre Adviento

  • ¿Cómo puedo encontrar y compartir la paz con el mundo?
  • ¿Qué obsequios espirituales quiero desenvolver durante esta temporada?
  • ¿Cómo puedo comenzar o continuar respondiendo al llamado a la intimidad con Jesús?

Profesión de fe: TODOS: Creemos en Dios, que es el Creador y el nurturer de todos. Creemos en Jesús, el Cristo, que es nuestro amor, nuestra esperanza y nuestra luz. Creemos en el Espíritu Santo, el aliento de la Sabiduría Sofía, que nos da energía y nos guía a construir comunidades que cuidan a los demás y a desafiar las injusticias. Creemos en la comunión de los santos, nuestros amigos celestiales, que nos apoyan en el camino de la vida. Creemos en la asociación y la igualdad de mujeres y hombres en nuestra iglesia y en el mundo. Creemos que todos son uno en la comunidad de la creación. Creemos que Dios nos llama a vivir plenamente, amar tiernamente y servir generosamente. Amén

INTERCESIONES GENERALES

Presidente: En nuestros problemas y debilidades,

En los lugares estériles de nuestras almas, ven a amar a Dios,

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider: En la guerra desgarrada y el refugiado,

En aquellos que viven en conflicto, Ven a amar a Dios,

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider: En las personas sin hogar y los desempleados,

En aquellos que se sienten abandonados, Ven a amar a Dios,

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider : En los enfermos y discapacitados,

En aquellos con Ebola y con cáncer, ven, amando a Dios.

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider: En los pobres y los hambrientos,

En aquellos que están oprimidos o maltratados, ven a amar a Dios.

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider: En la vida de los seres queridos,

En aquellos de quienes estamos distanciados, ven a amar a Dios.

TODO: Cálmate, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presider: en nuestras alegrías y celebraciones,

En nuestro trabajo y nuestros logros, ven, amando a Dios.

TODO: baja, entra, ven a nosotros y haznos sanos.

Presentador : ¡Oh, Cristo, anhelamos tu venida! Apresúrate ese día cuando aquellos que te busquen en cada nación vendrán del este y del oeste, del norte y del sur y se sentarán a la mesa en Your Kindom. Apresúrense el día en que su Kindom vendrá en toda su gloria y el sufrimiento y el dolor y la enfermedad y la opresión y la muerte serán superados para siempre. Apresúrense el día en que seamos resucitados como una gran familia multicultural y vivamos en paz, armonía, alegría y amor juntos en su bondad.

~ escrito por Christine Sine en Godspace para el 1 er Sol de Adviento

Himno del Ofertorio: Abre los Ojos de mi Corazón (Pulse Praise Band)

Abre los ojos de mi corazón, Dios

Abre los ojos de mi corazo’n;

Quiero verte; Quiero verte.

Abre los ojos de mi corazón, Dios

Abre los ojos de mi corazo’n;

Quiero verte; Quiero verte.

~~~~~~~~~~~~~

Para verte alto y levantado,

Brillando a la luz de tu gloria

Derrama tu poder y amor;

Mientras cantamos santo, santo, santo …

Para verte alto y levantado,

Brillando a la luz de tu gloria

Derrama tu poder y amor;

Mientras cantamos santo, santo, santo …

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Santo, santo, santo, santo, santo, santo

Santo, santo, santo, quiero verte.

Santo, santo, santo, santo, santo, santo

Santo, santo, santo, quiero verte.

PREPARACIÓN DE LOS REGALOS

Presentador: Bendito eres tú, Dios de toda la vida. A través de tu bondad, tenemos pan, vino, toda la creación y nuestras propias vidas para ofrecer. A través de esta comida sagrada, podemos convertirnos en tu nueva creación.  TODO:   Bendito sea Dios por siempre.

Presentador: Dios está contigo.   TODO: Y también contigo.

Presentador: levantemos nuestros corazones.   TODOS: los levantamos a Dios.

Presentador: Démosle gracias y alabemos a nuestro Dios.

(Por favor, únase a nosotros en la mesa de la vida)

LLAMADO PARA ADORAR (COMIENZO DE ADVIENTO)

Voz Uno: en medio de compras frenéticas y cansancio de fin de año,

extendimos una tela púrpura, (una tela púrpura se extiende sobre la mesa de la comunión)

lee de nuevo las historias antiguas, (se coloca una Biblia sobre la mesa)

y enciende una vela en la oscuridad (se coloca e ilumina una vela) para celebrar una visita.

Voz Dos: Reunidos aquí, declaramos nuestra intención de vivir como si el regalo más grande del mundo estuviera a punto de ser puesto en nuestras manos, ( un paquete envuelto se coloca sobre la mesa),

y como si el Dador hubiera entendido nuestras necesidades más profundas, nuestras más sinceras oraciones.

Voz Tres: Como María, que nos sorprenda nuestro llamado;

como Simeón y Ana, que los años aumenten nuestra fe;

como soñolientos trabajadores de turno en una ladera, que se abran nuestros ojos;

como José, podemos escuchar nuestros sueños;

para esta temporada requiere nuestra imaginación creativa.

Voz cuatro: hay una presencia en nuestro mundo que pide ser vista, ¿quién permanecerá despierto?

Hay uno que viene a nuestro mundo que busca una bienvenida, ¿quién ofrecerá hospitalidad?

Incluso ahora Jesús el Cristo se está moviendo hacia nosotros.

(escrito por Ann Siddall, publicado en Stillpoint Spirituality Center y Faith Community)

Canción: Preparen el camino de nuestro Dios (repetir)

ORACIÓN EUCARÍSTICA

Voz Uno: Madre de Dios, sacaste toda la creación de tu Vientre que da vida. Oh amor de las edades, te alabamos y saltamos de alegría en tu presencia.

Voz Dos: Santo del antiguo Israel, te revelaste en el vientre de María, en una estrella brillante, en humildes pastores, en un bebé envuelto en pañales. Nos abrazas con infinito amor en cada situación y relación. Tú moras en las profundidades de nuestros corazones.

Voz Tres : Te invitamos este día a profundizar nuestra conciencia de tu amor ilimitado mientras nos reunimos alrededor de la mesa de la vida abundante.Con corazones agradecidos, proclamamos tu alabanza.

TODO: Santo, Santo, Santo, Creador del cielo y la tierra. Todos los seres están preñados de tu gloria. Hosanna en lo más alto. Bienaventurado eres tú que habitas en todas las cosas. Hosanna en lo más alto.

Voz cuatro: Alabado sea Dios que da todo, nacido de María. Tú eres el cuerpo y la sangre de la mujer. Te glorificamos, nutriendo a Dios por el amanecer de la sagrada promesa del Ungido de Dios, cumplida en Jesús, el Cristo.

Voz Cinco: Celebramos el nacimiento de Jesús Nuestro recién nacido Emmanuel, que vino a darnos la plenitud de la vida. Durante esta temporada santa, compartimos el pan de la libertad y levantamos la copa de la salvación.

(levantar las manos hacia el pan y el vino para la invocación del Espíritu Santo)

TODOS: Ven Espíritu Santo profundiza tu Presencia dentro de nosotros y en estos dones de pan y vino, para que puedan llegar a ser el cuerpo de Cristo.

Considerador: Cuando Jesús dio a luz al Nuevo Pacto, tomó el pan y lo compartió con todos los que estaban presentes diciendo:

TODOS: Tomen esto de todos ustedes y cómanlo. Este es mi cuerpo.  

Celebrante: Entonces Jesús tomó una copa de vino, te bendijo, amando a Dios, y la copa con todos los que estaban presentes diciendo:

TODOS: Tomen esto de todos ustedes y beban del pacto, derramado por ustedes y por todos. Haz esto en mi memoria.

Presentador : Proclamemos la presencia sagrada de nuestro Dios protector.

TODO: Cristo, por tu vida, muerte y resurrección, nos has bendecido con abundancia que nunca terminará.

 

Segunda invocación del Espíritu Santo: (Coloque una mano en el hombro de la persona a su izquierda y su derecha)

TODOS: Dios de todos, tú nos llamas “amados”. Danos coraje para aceptar tu fe en nosotros y vivir tu compasión en el mundo. Nos infundes Sophia, Santa Sabiduría, para servirte en lo último y lo menos.

Voz Seis: Mientras esperamos con alegría corazones para el cumplimiento de su amorosa presencia en nuestras vidas, recordamos, los profetas, mártires y santos que nos precedieron: Deborah, Isaías, María de Magdala, Pedro, Marta, Obispo Oscar Romero , Ita Ford, Maura Clark, Jean Donovan y todos los que recordamos como héroes y heroínas en nuestra iglesia que nos inspiran hoy.

(Nombres comunitarios a los que quieren recordar vivos y muertos).

Voz Siete : Dios de nuestros sueños, que podamos dar a luz a la Palabra hecha carne en nosotros todos los días. Que podamos dar a luz a la iglesia de nuestros sueños

y esperanzas Que podamos dar a luz a una profunda reverencia por la tierra y vivir en armonía con todas las criaturas de la tierra.

TODO : A través de Cristo, con Cristo, en Cristo, toda alabanza y Gloria son tuyas, Dios Santo, a través del poder del Espíritu Santo.   Amén

LA ORACIÓN DE JESÚS

TODO: Nuestro Padre y Madre …

EL SIGNO DE PAZ

Presentador: unamos nuestras manos y corazones y oremos por la paz en nuestro mundo mientras cantamos “la paz fluye como un río”, amor, alegría, aleluya

LITANÍA POR LA ROTURA DEL PAN

TODO: Dios amoroso, nos llamas a decir la verdad al poder. 

Lo haremos.

Amando a Dios, tú nos llamas a vivir el Evangelio de paz y justicia.        

 Lo haremos.

         Amar a Dios.   nos llamas para ser tu presencia en el mundo. 

Lo haremos.

Presentador: Este es Jesús, Emmanuel, Dios con nosotros, amándonos para siempre. Todos están invitados a participar de este sagrado banquete de amor.

TODOS: Que seamos quienes somos, El Cuerpo de Cristo.

Presentador: Compartamos el Cuerpo de Cristo con el Cuerpo de Cristo.

TODOS: AMEN

.

CANCIÓN DE LA COMUNIÓN: INSTRUMENTAL

CANCIÓN POST COMUNIÓN: Hills of the North Rejoice (Hermandad de la Esperanza)

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Presentador: Dios de nuevos comienzos, gracias por nutrirnos en tu sacramento. Que tu tierna presencia continúe abriendo nuestros corazones a los milagros diarios de la vida que nos rodean cada día, a través de Emmanuel, Dios-con-nosotros.   TODOS: AMEN

INTRODUCCIONES, GRATITUDES Y ANUNCIOS

RITO CONCLUYENTE

Presidente: Nuestro Dios está contigo.   TODO: y también contigo.

BENDICIÓN

(Todos, por favor extiendan sus manos en bendición mutua)

TODO: Que nuestro amoroso Dios nos llene de alegría radiante. Que nuestro Dios liberador nos llene de paz profunda, y que nuestro compasivo Dios nos bendiga siempre con fortaleza para servir a los quebrantados y excluidos.Amén

Presiders: Al salir de aquí en la paz de Cristo y en el gozo de Dios, seamos personas alegres y compasivas que Dios nos creó para ser. ¡Y deja que nuestro servicio continúe!

TODO: Gracias a Dios. ¡Que así sea!

CANCIÓN RECESIONAL: DEJA QUE TU LUZ BRILDE EN NOSOTROS (Kathy Sherman)

Deja que tu luz brille sobre nosotros

Deja que tu luz brille sobre nosotros

Deja que tu luz brille sobre nosotros, y seremos luz para el mundo. 2x

Seremos uno y la bondad vendrá.

Deja que tu corazón lata dentro de nosotros

Deja que tu corazón lata dentro de nosotros

Deja que tu corazón lata en nosotros, y seremos amor para el mundo.

Seremos uno y la bondad vendrá.

Deja que tu alegría cante en nosotros

Deja que tu alegría cante en nosotros

Deja que tu alegría cante en nosotros, y seremos esperanza para el mundo.

Seremos uno y la bondad vendrá.

Deja que tu paz viva en nosotros

Deja que tu paz viva en nosotros

Deje que su paz viva en nosotros, y lo hagamos por el mundo.

Seremos uno y la bondad vendrá.

Deja que tu luz brille en nosotros

Deja que tu luz brille en nosotros

Deja que tu luz brille en nosotros, y seremos luz para el mundo. 2x

->

Seremos uno y la bondad vendrá.

Publicado por Bridget Mary Meehan a las 10:35 p.m.

https://bridgetmarys.blogspot.com.co/2017/12/mary-mother-of-jesus-inclusive-catholic.html?spref=fb

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: