Iglesia Anglicana: Mira porque un hombre castró a un sacerdote.


mayo 27, 2019

Un hombre castró a un sacerdote en Sudáfrica tras enterarse que había abusado sexualmente de su hija, una menor de 9 años.

La víctima fue identificada como Mase Malgas, de 66 años. El cura predicaba en una iglesia anglicana llamada St. Phillips en el suburbio de Gompo.

Resultado de imagen para HOMBRE LE CORTÓ EL PENE A SACERDOTE QUE VIOLÓ A SU HIJA DE 9 AÑOS

Según la investigación, el individuo, iracundo, por el acto del religioso fue a buscarlo y al hallarlo empezó a golpearlo; posteriormente sacó un cuchillo y le causó heridas graves en el pene. Le quitó su miembro viril, pero lo hizo con tanta violencia que el religioso murió posteriormente desangrado.

Luego de la agresión, las tres personas llevaron al sacerdote a una estación policial esperando que sea arrestado. Sin embargo, en ese momento los oficiales tuvieron que lidiar con la situación de vida y muerte del acusado.

La Policía pidió asistencia médica, no obstante el presunto violador murió en el hospital por haber perdido mucha sangre.

Reportes médicos han confirmado que la niña sí fue víctima de abuso sexual, aunque restan conocer las pruebas de ADN para saber sí el autor fue realmente el cura Malgas.

http://www.hch.tv/2019/05/27/mira-porque-un-hombre-castro-a-un-sacerdote/

El ‘declive’ de las primeras comuniones: en León se celebran 1.696 en 2019, 149 menos que hace una década


El 'declive' de las primeras comuniones: en León se celebran 1.696 en 2019, 149 menos que hace una década
La baja natalidad y el desarraigo religioso ocasionan que estas ceremonias se reduzcan y caigan más de un 8 por ciento en la provincia

ICALLeónDomingo, 26 mayo 2019, 12:09

Mayo y junio se caracterizan por la llegada del verano, el calor empieza a notarse en el ambiente y las calles comienzan a llenarse de celebraciones, bodas, bautizos, primeras comuniones, confirmaciones….etc. España es un país con una arraigada tradición católica, y un ejemplo de ello es la celebración de estos actos religiosos, entre los que destacan las primeras comuniones, un evento por el cual los pequeños de entre 8 y 10 años reciben por primera vez el Sacramento de la Eucaristía.

Es uno de los actos más significativos en la vida de un niño cristiano, así como también para su familia, que prepara el evento con varios meses de antelación. Sin embargo, pese a ser una tradición, el declive demográfico y el cambio de mentalidad de la sociedad están provocando que cada vez sean menos los niños que reciben el sacramento.

Las diócesis que proporcionan datos sobre la evolución del número de comuniones en la última década, revelan profundos descensos que alcanzan el 55,7 por ciento en Segovia y el 36,9 por ciento en Burgos. En el caso de Segovia, si en 2008 se celebraron 1.470, el año pasado sólo ascendieron a 650; y en la burgalesa, pasaron de las 2.914 a las 1.837.

Asimismo, en Zamora, hace diez años se celebraron 1.021 comuniones, frente a las 796 del ejercicio anterior, con una merma del 22 por ciento; y en Ávila, se pasó de las 1.122 a las 924, con una bajada importante del 17,6 por ciento.

La misma tendencia a la baja se da en Valladolid, donde el número evolucionó de las 3.366 de 2008, a las 2.861 de 2018, con un descenso relativo del 15 por ciento; y en la Diócesis de León, donde se contrajeron un ocho por ciento, desde las 1.845 a las 1.696.

El caso de la Diócesis de Salamanca es un punto y aparte, porque los datos que facilita revelan que si en 2009 oficiaron 1.313 comuniones, el año pasado ese número creció hasta las 1.444.

Los motivos

El vicario de pastoral de la Archidiócesis de Burgos, José Luis Lastra, explica que esta situación puede deberse a dos razones; por un lado el «descenso de natalidad», ya que los niños que están haciendo ahora mismo la comunión, son aquellos que nacieron durante la crisis financiera española que tuvo lugar entre 2008 y 2014. Durante esos años hubo»una bajada brutal de natalidad «, asegura Lastra, por lo que es natural que a los pocos años el número de comuniones se viese reducido.

«En la diócesis de Burgos, hasta 2017 nos mantuvimos entre las 2.000-2.200 comuniones, pero el bajón comenzó a notarse sobre todo durante el pasado año», aunque afirma que ya se veía desde comienzos del siglo XXI, puesto que anteriormente en la ciudad comulgaban entorno a los 3.000 niños, y actualmente las cifras no superan los 1.900.

Por otro lado, otra de las razones que afirma Lastra que tiene un peso fundamental en esta caída es el surgimiento de una sociedad más plural, donde cada vez se bautizan menos niños porque «ha dejado de ser una cosa mayoritariamente sociológica para ser una cosa por elección», explica, por lo que «bautizarse no casi automático sino que la gente elige hacerlo o no».

Además, dada la «composición de nuestra sociedad», explica, dentro de los niños que nacen hay un «porcentaje considerable de origen inmigrante», y aunque entre ellos sí que hay católicos, sobre todo de América Latina, también hay bastantes musulmanes o cristianos de otras confesiones (ortodoxos, evangélicos). «Hay parroquias donde se ve entre un 20 y un 30 por ciento de niños de origen inmigrante», asegura Lastra, y además en Burgos «la mayor parte de la inmigración no es de origen católico».

Sin embargo, pese a este descenso, no lo ven como una «catástrofe», puesto que consideran que era «algo previsible», teniendo en cuenta la sociedad actual en la que nos encontramos. «Es el paso de una sociedad mayoritariamente católica a una sociedad bastante más plural y a la vez envejecida, con una demografía menor», asegura. Además, afirma que se prevé que estas cifras continúen bajando, pero porque «el número de bautizos está bajando», y actualmente es menor al número de comuniones, con lo que se espera que dentro de 8 o 10 años el número de niños de reciban la eucaristía sea aún más bajo.

Por otro lado subraya que ven «bien» que el hecho de llevar a cabo estos rituales católicos sea cada vez «más una elección», puesto que «no sería coherente que gente que no cree en nada haga la primera comunión», asevera. Asimismo, señala que «estamos en camino» de que esta situación deje de hacerse únicamente por ‘el qué dirán’. «Da la impresión de que todavía queda bastante de tradición familiar», afirma Lastra, «los abuelos siguen pesando mucho en esta decisión».

«Nos gustaría que pudiera haber más», destaca, «pero también es lógico y lo acogemos con toda la tranquilidad que cada vez seamos más una iglesia de personas que elijan ser católicos», recalca.

Gastos

Según un informe de 2019 de la Unión de Consumidores de Castilla y León (UCE), la celebración de una primera comunión en la Comunidad, supone un gasto para las familias de entre 2.300 y 2.500 euros, únicamente con «lo básico» y para una treintena de invitados. Asimismo, afirman que continúa siendo un «importante desembolso» y que se convierte además en un «significativo endeudamiento».

El vicario de pastoral de Burgos, considera que en este aspecto «hay de todo», puesto que «quien quiere gastar gasta y quien no quiere no». En este sentido explica que no cree que la gente deje de realizar comuniones por el tema del gasto económico, sino que el dinero «cada vez es menos inconveniente». «Hay familias que hacen lo que nosotros hacíamos hace 40 años», relata, «realizas la celebración y te vas a casa a comer con tu familia más cercana», añade. Asimismo explica que la primera comunión no es un «momento para tener que derrochar nada».

Según los datos de la UCE, el gasto más importante para los padres es el banquete, seguido por el vestuario de los pequeños (donde son más caros los trajes de las niñas), los recordatorios, el reportaje fotográfico y la peluquería.

http://www.leonoticias.com/leon/declive-primeras-comuniones-20190526114214-nt.html

COLOMBIA: Pese a acto de perdón por abuso sexual, Iglesia católica no se retractó por acusaciones a víctimas


Cabe recordar que en 2017 el abogado de Arquidiócesis de Cali señaló a familias de los menores como responsables por aberrantes actos cometidos por un sacerdote.

“Se cita el artículo del código civil donde deja imperiosamente determinado que la responsabilidad de los padres no es sólo en lo bueno, sino también en lo malo. El Padre de familia de ser guía, modelo a seguir, núcleo de la familia, eje central”, dijo en este entonces Walter Collazos, el abogado de la Arquidiócesis.

Vea también:Vídeo10 de Febrero

Abogado de Arquidiócesis de Cali culpa a padres de niños por abuso de sacerdote

En medio del acto de perdón por los abusos cometidos por un religioso a cuatro menores en la capital del Valle del Cauca, la periodista Alejandra Ospina de Noticias Caracol preguntó al arzobispo de la ciudad por dichas afirmaciones, que están grabadas en video, pero él sostuvo que eran falsas.

“Esa pregunta no la acepto porque me da pena que una periodista como tú me haga esa pregunta, porque tú sabes que eso es una ‘fake news’. Eso es una falsa noticia, una forma de reversar las cosas para presentar siempre la defensa de los propios intereses”, expresó monseñor Darío De Jesús Monsalve, arzobispo.

En el acto de perdón que fue citado por la Arquidiócesis de Cali en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, no hicieron presencia las víctimas, ni sus familias, quienes por medio de su abogado aseguraron que no perdonarán a la iglesia católica hasta que no haya una verdadera reparación moral.

Mientras tanto, la iglesia expresó que cumplió con lo ordenado por el fallo de un juez, donde se exigía una reparación moral al pedir perdón y una reparación económica al indemnizar a las víctimas con $310 millones.

https://noticias.caracoltv.com/valle/pese-acto-de-perdon-por-abuso-sexual-iglesia-catolica-no-se-retracto-por-acusaciones-victimas

COLOMBIA: Sin presencia de las víctimas, Iglesia Católica en Cali pide perdón por abuso a menores


La iglesia católica de Cali por medio de una eucaristía le pidió perdón a las víctimas de abuso sexual por parte del padre William de Jesús mazo, en hecho ocurridos en el año 2009.

Los afectados y sus familiares no asistieron porque querían que la comunidad religiosa se retractara de unos señalamientos en los cuales culpan a los menores de edad de los abusos.RCN Radio CaliiCOLOMBIA 2 Mayo 2019 12:39 PM

El acto estuvo relacionado con el caso del sacerdote William de Jesús Mazo, que abusó de cuatro menores de edad.

Diana Marcela Villegas

 DIANA MARCELA VILLEGAS@machevillegas

Sin la presencia de las víctimas del abuso sexual del padre William de Jesús Mazo, la Arquidiócesis de Cali realizó el acto de perdón en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria en el barrio Alfonso Bonilla Aragón.

Le puede interesar: Iglesia católica pide perdón a menores abusados por sacerdote en Cali

La ceremonia tuvo como escenario el oriente de Cali, donde hace 10 años se registraron los vejámenes contra cuatro menores de edad por parte del sacerdote.

Estamos en un acto de petición de perdón a unos niños que fueron abusados, a unas familias que han sufrido todo este tiempo esta situación, junto a los demás feligreses de este sector”, señaló el Arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve. 

En medio de su discurso, monseñor agregó: “En primer término este evento es nuestra petición formal y protocolaria de perdón, ciertamente por una determinación judicial, que favorece a quienes aquí fueron abusados por un hermano nuestro”. 

Frente al tema de la ausencia de las víctimas y familiares de los mismos por el caso del padre Mazo, el prelado de la Iglesia Católica indicó: “Este acto es una obligación que le puso un juez a la iglesia católica, que debíamos hacerlo en este templo y eso lo estamos cumpliendo“. 

Cabe recordar que a través de su representante legal, el abogado Elmer Montaña, las víctimas del sacerdote William de Jesús Mazo tomaron la decisión de no asistir a esta eucaristía, porque querían que la comunidad religiosa se retractara de unos señalamientos en los cuales culparon a los menores de edad de los abusos sexuales, y por no haberse socializado con ellos esta actividad.

Al respecto, monseñor se abstuvo de retractarse de las acusaciones que hizo, al culpar a los familiares de estos hechos. 

Durante el acto también se realizó una mención especial a la señora Yaneth Blandón, madre de una de las víctimas del párroco de la iglesia del barrio Alfonso Bonilla Aragón, la cual falleció por un cáncer, esperando a que la Arquidiócesis realizara esta acción de perdón por los hechos de los que fueron víctimas su hijo y otros tres menores. 

“Concluyo recordando en esta eucaristía a una de las madres de los menores abusados aquí, la señora Yaneth Blandón, quien murió siendo aún muy joven y expresando este dolor y reclamo de perdón que hoy nosotros pedimos”, agregó.

Monseñor Darío de Jesús Monsalve indicó que el padre William de Jesús Mazo aún continúa siendo parte de la iglesia católica y está recluido en la cárcel de Villahermosa, donde fue condenado a 33 años de prisión. 

Lea también: Iglesia católica pide perdón a menores abusados por sacerdote en Cali

El acto de perdón estuvo acompañado de 90 sacerdotes de la ciudad, además de un coro de niños y niñas del barrio Decepaz. 

RCN Radio CaliLa ceremonia se cumplió en el templo parroquial de Nuestra Señora de La Candelaria, del barrio Alfonso Bonilla Aragón, donde se cometieron los abusos contra los menores.

https://www.lafm.com.co/colombia/sin-presencia-de-las-victimas-iglesia-catolica-en-cali-pide-perdon-por-abuso-menores

COLOMBIA:Así fue el acto donde Iglesia Católica de Cali pidió perdón a víctimas de cura pederasta


Posteado por Noticiero 90 MinutosFecha: Mayo 02, 2019

“Nuestra presencia como, Arquidiócesis de Cali, en esta parroquia de La Candelaria, es una súplica de perdón que elevamos a Dios, por Cristo Jesús, y que presentamos en nuestra doble condición de iglesia como comunidad parroquial de feligreses y de iglesia particular de Cali como institución”, manifestó la Iglesia en un comunicado.

Así fue el acto donde Iglesia Católica de Cali pidió perdón a víctimas de cura pederasta

Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Sobre las 10:00 a.m. de este jueves inició el acto de perdón convocado por la Iglesia Católica de Cali, el cual fue encabezado por el Arzobispo de la ciudad, monseñor Darío de Jesús Monsalve, y que buscaba pedir perdón a las víctimas de pederastia del sacerdote William de Jesus Mazo, ocurridas en 2009.

“Nuestra presencia como, Arquidiócesis de Cali, en esta parroquia de La Candelaria, es una súplica de perdón que elevamos a Dios, por Cristo Jesús, y que presentamos en nuestra doble condición de iglesia como comunidad parroquial de feligreses y de iglesia particular de Cali como institución”, manifestó la Iglesia en un comunicado.

Y agregó, ” es, en primer término, nuestra petición formal y protocolaria de perdón, ciertamente por una determinación judicial que favorece a quienes aquí fueron abusados por un hermano nuestro, en ejercicio de su ministerio sacerdotal, con el agravante criminal del delito sexual cometido contra menores de edad. Ante Dios, ante nuestros fieles de ayer y de hoy, ante quienes desde entonces, 2009, han padecido esta vergonzosa ofensa como víctimas indirectas, como familia, sociedad e iglesia, imploramos avergonzados y dolidos su mirada y gesto de personas y de colectivos que nos conceden indulgencia por la culpa por nuestra parte de responsabilidad para que se hubiesen dado dichos delitos y crímenes”.

Video insertado

Noticiero 90 Minutos@Noti90Minutos

#Reporte90 Nuestra periodista @EstacioKathe se encuentra a esta hora en el acto de perdón de la @Arqui_Cali por el abuso de un sacerdote a 4 menores en el barrio Alfonso Bonilla Aragón en 2009. La ceremonia es presidida por @arzobispodecali. Detalles 1. p.m. por @TelepacificoTV210:34 – 2 may. 2019Ver los otros Tweets de Noticiero 90 MinutosInformación y privacidad de Twitter Ads

Noticia en desarrollo.

Fuente: https/90minutos.com

COLOMBIA: CALI. LA IGLESIA INSTITUCIONAL PEDIRÁ PERDÓN POR LAS 4 VICTIMAS DE ABUSO SEXUAL.


Tras un proceso penal de duró un poco más de 10 años, la Iglesia Católica de Cali deberá pedir perdón públicamente a 4 víctimas en casos de pederastia. Pese que a el párroco implicado fue declarado culpable en 2012, la iglesia siempre se negó a pedir perdón.


Anita Suuroverste, la segunda por la derecha, estuvo internada en el convento de Zoeterwoude, en el municipio de Leiderdorp, al oeste de Holanda.
Anita Suuroverste, la segunda por la derecha, estuvo internada en el convento de Zoeterwoude, en el municipio de Leiderdorp, al oeste de Holanda. CORTESÍA DE LAS ENTREVISTADAS

ISABEL FERRER24 ABR 2019 – 07:13 COT

El trabajo de lavandería y costura que se vieron forzadas a efectuar en Holanda cerca de 15.000 mujeres entre 1876 y 1978, en los conventos de la orden de las Hermanas del Buen Pastor ha llegado este martes al Congreso de los Diputados. Entraron en su adolescencia y juventud, y una representación de las supervivientes ha sostenido ante la Comisión de Justicia y Seguridad que el abuso sufrido violó sus derechos humanos. Piden una disculpa oficial, y a ser posible, una compensación económica, porque las encerraron contra su voluntad sin dar explicaciones. Y porque su esfuerzo enriqueció a unas monjas que les arrebataron su identidad, no les dejaron estudiar y cuando las devolvieron a la sociedad, cargaban con el estigma de una mala reputación. El viernes las esperan también en el ministerio de Justicia.

Arriba, Joke Vermeulen de joven. Abajo, ella misma en primer plano, junto a Anita Suuroverste.
Arriba, Joke Vermeulen de joven. Abajo, ella misma en primer plano, junto a Anita Suuroverste. CORTESÍA DE LA ENTREVISTADA
Explotadas en nombre de Dios

Joke Vermeulen tiene 64 años y la llevaron a los 14 a uno de los conventos del Buen Pastor. En La Haya, ante los diputados, se ha sumado a la petición de que se arbitre una disculpa oficial para todas las mujeres y que puedan ser compensadas. “Éramos esclavas en jornadas de trabajo de lunes a sábado y sin poder hablar entre nosotras ni hacer amigas. Todo estaba prohibido y no había escuela o cuidados médicos. De pequeña, hacia los 7 años, un conocido de mi madre abusó de mí. Ella lo sabía porque aquel hombre venía todas las semanas, pero no hizo nada. Desde entonces, fui de un internado religioso a otro, aunque nunca me habían maltratado. Entré en el Buen Pastor sin saber las razones del traslado”, dice. Durante la comparecencia, Jan van Dijk, experto en Ciencia de la Victimología, subrayó la responsabilidad del Estado en el abandono sufrido por las internas, y el hecho de que “tanto su internamiento como los trabajos forzados son delitos a escala internacional”.

Las monjas recibían pupilas remitidas por los servicios sociales, protección del menor o los tribunales, de modo que las instituciones debían supervisar e inspeccionar las residencias. “Pero nos dejaron solas, cuando veníamos de familias rotas o con problemas. Acabamos siendo víctimas de unas monjas que ganaron mucho dinero con nuestro esfuerzo”. La ropa lavada, las camisas cosidas para el Ejército, los manteles y servilletas, eran encargos de tiendas, y también de organismos públicos que pagaban a la orden religiosa. A la página de Facebook abierta en 2018 para recoger los testimonios de otras víctimas, acudieron cerca de 140 mujeres, de las cuales 85 siguen así en contacto. Este mayo hay organizados encuentros regionales para conocerse, y se ha recordado a la comisión parlamentaria que no puede perder el tiempo.

“La más veterana de entre nosotras ha cumplido 85 años. Las hermanas del Buen Pastor que quedan son centenarias; la más joven tiene 75 años. La orden dice que lo ocurrido ‘era producto de las costumbres de la época´, y que rezará por nosotras. Pero hay testimonios de adopciones forzadas de hijos de las internas, y también de abortos efectuados allí dentro, con un médico y en presencia de las monjas. Las mujeres que lo cuentan no mienten. Hay que actuar de una vez”, dice Joke. Cuando ella salió, a los 17 años, carecía de voluntad propia. “Me habían robado la identidad. Recuerdo que nos daban una pastilla cada noche, y por la mañana trabajaba más despacio. Las monjas te llamaban perezosa y podían castigarse en una celda de aislamiento. He conseguido avanzar con mucho esfuerzo. Me casé dos veces, tengo tres hijos y lo he hecho lo mejor que he podido, pero es difícil cuando nunca te dieron amor”.

Cualquiera podía ser llevado al Buen Pastor, donde las chicas eran criminalizadas y no había protección ni caridad cristiana para ellas

Annemie Knibbe, consejera holandesa de la Fundación de Mujeres para los Menores Víctimas de Abusos Eclesiales Históricos, y confidente de las supervivientes del Buen Pastor, ha ilustrado “el efecto anímico, social, de salud y económico que ha tenido en sus vidas el régimen impuesto por la Iglesia católica en connivencia con el poder político, en un entorno conservador”. “Cualquiera podía ser llevado al Buen Pastor, donde las chicas eran criminalizadas y no había protección ni caridad cristiana para ellas”, indica. Para el informe que ha preparado, apoya sus argumentos en la vulneración de los derechos humanos de las internas, que se prolonga mientras no se repara el mal causado. Sigue con ello la línea marcada por la investigadora Maeve O´Rourke, del Centro Irlandés de Derechos Humanos, con las Lavanderías de la Magdalena.

Eran aquellas unas instituciones para “mujeres caídas” donde había jóvenes irlandesas con todo tipo de problemas, no solo madres solteras [fueron 10.000 entre 1922 y 1996]. El Estado irlandés pidió perdón en 2013 y aceptó indemnizar a las supervivientes. En 2011, un informe del Gobierno holandés sobre los abusos sexuales en el seno del catolicismo local reveló 22.000 víctimas entre 1945 y 2010. “Ese estudio no abordaba el trabajo forzoso, y en 2013, después de que un examen negara su existencia, ayudé a entrevistar a 21 de las mujeres que padecieron abusos en centros religiosos de menores. Tres de ellas habían estado en el Buen Pastor, y se publicó un libro sobre lo ocurrido en la congregación. Muchas de las que nos llaman ahora lo han leído y se siente por fin comprendidas. El Estado consintió lo ocurrido, y estas mujeres tienen derecho a ver reconocida la tropelía sistemática padecida. La institución que administra la orden tiene propiedades valoradas en 28 millones de euros”, asegura Knibbe.

La cita con los políticos fue a puerta cerrada, y acudió asimismo Anita Suuroverste, de 65 años, que estuvo dentro entre 1967 y 1970. Pide lo mismo: justicia y reconocimiento para todas. De una familia de 17 hermanos y hermanas y padres divorciados, pasó por centros de acogida entre los 7 y los 13 o 14 años. Luego la llevaron al Buen Pastor. “No sabíamos que las monjas cobraban de las empresas, o el Estado, por nuestro trabajo”. En un documento compilado para que los diputados comprendan el régimen a que estuvieron sometidas, se recogen los relatos de decenas de mujeres. “La niña más pequeña que recuerdo tenía 10 años, pero en los conventos había internas de hasta de 32 años. Aunque te soltaban a los 18 o 21 años, dependiendo de la época para la mayoría de edad, las más mayores ya no podían reintegrarse a la sociedad. Estaban institucionalizadas, y las monjas las trataban igual de mal. Yo salí adelante, estudié, me casé y tengo hijos y un trabajo. Pero no fue gracias a las monjas, que no nos dieron nada. Por eso muchas mujeres siguen sintiendo vergüenza. Imagínese, por hablar podían meterte tres días en una celda sin ventana donde la comida entraba por una ventanilla. Hay quien tiene aún pesadillas. Éramos niñas, no criminales, y buscamos el reconocimiento de que esto nunca debió haber pasado”

https://elpais.com/elpais/2019/04/23/planeta_futuro/1556019426_972298.html

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: